Foro Comunista - El foro oficial de Acción Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


Eso llamado (que llamamos) respeto.

Nestor Estebenz Nogal
Nestor Estebenz Nogal
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 48
Reputación : 118
Fecha de inscripción : 23/05/2010

Eso llamado (que llamamos) respeto. Empty Eso llamado (que llamamos) respeto.

Mensaje por Nestor Estebenz Nogal el Sáb Oct 23, 2010 8:49 pm

Eso llamado (que llamamos) Respeto. Néstor Estebenz Nogal
Está claro que si todo el mundo se respetara no habría tantos motivos de fricción y de odios como se dan. Respetar es la acción más reclamada. Su amplio arco atencional va desde de los carteles que piden que sea respetado el césped o la jardinería pública reclamando no ser pisados al cuidado en el andar no interfiriendo en el paseo ajeno. Respetar es un concepto tan amplio que extralimita al ámbito de los derechos particulares. Hay que respetar el medio ambiente. Carrefour tiene un slogan que dice algo así como échale una mano al medio ambiente utilizando bolsas de compra que sean reutilizables en lugar de las clásicas bolsas comerciales no biodegradables.
En una discusión-bronca cualquiera tomada al azar, una de las dos partes acudirá a la palabra “respeto” en un plis plas, mientras la otra parte no consentirá en que sea tratada como irrespetuosa. Esta palabra, (la de “respeto”) como tantas otras, se presta a equívocos. Los puñeteros lenguajes de los que nos valemos para redefinir conceptos son complicados no ya por la polisemia de sus palabras sino por la perversión de los hablantes utilizando el propio idioma.
El respeto que un hablante pide para sí puede hacerlo con todo el caradurismo que le asiste al no darse cuenta que es irrespetuoso con otros. Resulta inquietante que se vea herido quien se ve cuestionado en sus elecciones de conducta reclamando ser respetado. Con ese prisa se confunde el respeto con aceptarlo todo, incluido lo que no tiene aceptación alguna. Una conocida con la que vengo coincidiendo en el espacio digital y que en lugar de poner sus fotos pone las de las carpas que pesca como sus triunfos se ha molestado por decirle que son imágenes que pueden herir la sensibilidad de quienes estamos por los derechos animales y consideramos tales vistas como atrocidades. Me ha contestado que le respete no discutiéndole sus fotos y que si me creo que mi filosofía de vida es la mejor de todas. Ese tipo de posicionamientos lían lo elemental. ¿Como es posible que haya alguien que reclama el respeto para sí ostente sus triunfos basados en la falta de respeto a la vida y tranquilidad ajena?
No dudo que sigue habiendo mucha gente que entiende que respetar es igual a consentirlo todo. Eso es uno de los atributos del factor humano que sustenta el conformismo. El esquema de mutuo consentimiento pasa por la idea de yo te respeto en todo lo que hagas sin decirte ni mu a cambio de que tu me respetes en todo lo que haga aceptándolo. Eso da lugar a secuencias de intercambios de negatividad. Es imposible que el mundo cambie si en los detalles mas elementales nos hemos de callar los unos ante los otros por temer a herirnos con nuestras palabras. Es así que si bien la reclamación al respeto es una de las reivindicaciones más elementales, acudir a ese argumento cuando está en contradicción con derechos superiores pone en un pésimo lugar al reclamante. Lo que asiste a ese supuesto de que todo y todo el mundo ha de ser respetado es un relativismo que confunde los términos de las cosas, dándole igual una posición que su contraria, una idea como su antagónica, igualando los sujetos entre sí sin distinguir quienes son verdugos y quienes victimas.
A un relativista es difícil convencerle que ha hecho de su relativismo un absoluto con el que pretende dar cobijo a todas las actitudes. No tienen los mismos derechos el que contribuye a la concordia que quien la destroza. El derecho natural ha sido tradicionalmente el gran regulador de las equidistancias de los seres entre sí, el derecho jurídico no se combina siempre con él.
A la palabra respeto se le da una definición subyacente y sui genéris que significa: cállate, no me molestes, no me cuestiones como soy por mucho que ese modo de ser sea contrario a las buenas artes y a la buena vecindad. No es la única palabra que cae en la manipulación. El lenguaje es un proceso en el que no faltan las trampas ni los tramposos que las practican manipulándolo al servicio de los intereses que tengan y de las emociones que traten de justificar. El respeto es uno de esos grandes conceptos que nunca termina de estar del todo claro por muchas situaciones que se vivan. Cuanto mas se hable de él menos consensuado está. Si bien su definición funcional es fácil articularla su aplicación a cada situacion vivencial y polémica la traduce de manera diferente. Como que se trata de un registro omnipresente, se haga lo que se haga en la vida, no para de rebrotar tanto en detalles menores como en los grandes temas hablados. Aunque para Colm Tóibín, novelista, una novela -dice- no trata de grandes conceptos sino de sensoriales, de los detalles de la vida. No veo el modo de tratar los unos sin los otros aunque concedo que se pueden hacer relatos de vida pasando de largo de los conceptos-ejes de todo sin darse cuenta que están detrás de lo que se dice y lo que se escribe. En la forma de hablar ya se demuestra la concurrencia o no del respeto y callar no significa siempre que sea una forma respetuosa de proceder.

    Fecha y hora actual: Jue Oct 01, 2020 3:31 am