Foro Comunista - El foro oficial de Acción Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


Una ingenuidad que debe ser evitada

asterisco
asterisco
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 273
Reputación : 301
Fecha de inscripción : 13/10/2010
Localización : Asturias

Una ingenuidad que debe ser evitada Empty Una ingenuidad que debe ser evitada

Mensaje por asterisco el Sáb Oct 16, 2010 3:20 pm

No hace mucho, en un hilo de este foro alguien planteaba la cuestión de si el comunismo está muerto. Es una pregunta dolorosa y que incluso podría tener cierta cantidad de maldad, pero, objetivamente, puede estudiarse desde diferentes puntos de vista.
Si consideramos la pervivencia del comunismo en Cuba y la RPD de Corea como forma de gobierno, así como su presencia política en muchos otros paises, hay que decir, ciñendose a la verdad, que el comunismo no ha muerto.
Sin embargo, si hacemos la comparación con los tiempos del siglo pasado en los que el comunismo estaba en un equilibrio de fuerzas con los paises capitalistas, la situación hoy en dia es tan débil, que no sería descabellado afirmar, en ese sentido la muerte del comunismo, al menos en Europa. Sería discutible, pero no descabellado.
De todas formas, y esto es lo importante para mí, hay que hacer una clara distinción, cuando se tratan estos temas -estos temas susceptibles de ser colocados en el centro de la batalla dialéctica entre capitalismo y comunismo-, hay que hacer una clara distinción, digo, de los ámbitos de acercamiento a la realidad en los que nos movemos. Es decir, hay que distinguir si estamos planteando la pregunta -en este caso es sobre la muerte del comunismo,pero puede ser cualquier otra, por ejemplo, democracia y comunismo, derechos humanos, libertades civiles, etc- en términos políticos (ideológicos) o científicos.
Porque tal como sea planteada la pregunta, así debe ser planteada la respuesta.
La lucha que hay entre capitalismo y comunismo, que es real y candente, tiene muchos frentes abiertos, y uno de ellos es, sin duda alguna, el ideológico. Y para afrontar esta lucha hay que tener muy estudiado a qué llamamos lucha ideologica y cómo se desarrolla en los tiempos actuales.
Una buena manera de entender la ideologiá hoy en dia es considerarla la defensa de una interpretación la realidad social. Es decir, es una forma de defender, no una forma de entender. Esto quiere decir que la ideología no necesita de verdades, o no al menos siempre. Dentro de la ideología el objetivo no debe ser la busqueda de la verdad si no el reforzamiento de una posición política -el comunismo en este caso- y el ataque de la contraria en la medida de lo posible.
El conocimiento científico de la sociedad, la visión objetiva, debe estar afianzada antes de entrar en las luchas ideológicas. Para ello está la filosofía, la economía, la historia y las demas ciencias sociales, que son las que deben analizar la realidad de manera rigurosa y honesta, para aportar los conocimientos y convicciones que después deberán ser defendidas -incluso deshonestamente si es necesario- en el ámbito ideológico.
En un mundo ideal esa lucha ideológica no existiría,pues realmente no aporta nada al conocimiento. Pero es un importante campo de batalla, de magnitud multiplicada por los medios de comunicación, donde la casi totalidad de aproximaciones al comunismo son para atacarlo desde la ideología contraria.
Estos ataques, obviamente, nunca son honestos. Los defensores del capitalismo no tienen la menor duda de que en su lucha contra el comunismo todo vale, especialmente si nos referimos al uso de la mentira y la manipulación.
La ingenuidad que debe ser evitada, y a la que me refiero con el titulo de este escrito, es considerar que esos ataques al comunismo estan construidos con verdades o al menos verdades subjetivas capitalistas, es decir, se mueven en el ámbito ciéntifico. Esos ataques son puramente ideológicos. Por supuesto se disfrazan de otra cosa. Pero esto no debe confundirnos. No debemos responder a un ataque ideológico con la verdad. Debemos responder con ideología, porque la verdad no vale nada en una batalla que no es por la verdad. Y la batalla ideológica no es por la verdad.
Si así fuera, hace tiempo que el capitalismo habría desaparecido, devorado por sus mentiras planetarias.
Por lo tanto un militante comunista no debe caer en la trampa que a menudo se le tiende cuando se le presentan puras mentiras o medias verdades, como verdades absolutas.
Así pues, volvamos a la pregunta antes planteada: ¿el comunismo ha muerto? Como personas honestas podríamos considerar varias respuestas si lo que buscamos es la mayor objetividad posible, pero como militantes comunistas no cabe más que decir que el comunismo no ha muerto ni morirá jamás. Esta es una respuesta ideológica -no del todo honesta- a una pregunta igualemnte ideológica -e igualmente deshonesta-.
Si intentasemos responder a las mentiras ideológicas con verdades honradas seriamos rapidamente fulminados en cualquier discusión. Sería como blandir un inofensivo manojo de flores contra un tanque que avanza hacia nosotros.
Tengamos esto presente, porque rara será la vez que participemos o presenciemos un debate entre capitalismo y comunismo que no esté planteado en términos ideológicos. Tanto si se trata de dos amigos discutiendo, de un debate televisivo, de la editorial de un periódico o incluso de libros supuestamente objetivos, debemos ser conscientes de que la verdad no tiene -dentro del debate- una gran importancia, y que por tanto, si somos nosotros los que han de responder, no será la verdad nuestra principal arma.
Demofilo
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Una ingenuidad que debe ser evitada Empty Re: Una ingenuidad que debe ser evitada

Mensaje por Demofilo el Dom Oct 17, 2010 10:15 am

Desde que has insertado este mensaje llevo dándole vueltas a la cabeza porque el tema que planteas me parece apasionante, pero estoy rotundamente en contra de la manera en que lo has planteado y de la solución que le das. Es más: creo que lo que propones es extraordinariamente peligroso para el comunismo. Yo diría que es anticomunista.

Yo he llegado a la conclusión de que en Marx, Engels y Lenin no sólo encontramos conocimientos teóricos sino un ejemplo gigantesco de personas consecuentes que está en sus propias biografías y en sus escritos. Marx escribió varios volúmenes de libros sobre economía política con infinidad de datos que la burguesía ha revisado palmo a palmo para encontrar algún fallo, algún error, y no ha encontrado nada. Las obras completas de Lenin ocupan 50 tomos con sus escritos, libros y artículos que también ha sido meticulosamente revisados sin que nadie haya encontrado una falsedad. No vamos a cambiar ahora para parecernos a los mentirosos de nuesteos enemigos. Sigamos el ejemplo de Marx, Engels y Lenin. Seamos fieles a nosotros mismos.

Si alguien hubiera encontrado un error, llevaríamos décadas aguantando a los imperialistas que se creen que todos son como ellos: mentirosos compulsivos. Desde 1848 en que aparece el Manifiesto, un siglo y medio, 150 años, el comunismo no hubiera durado una década sin una defensa consecuente e intransigente de la verdad. La verdad es nuestra mejor arma; nosotros respondemos a las mentiras del imperialismo con la defensa de la verdad por encima de todo. No hay ninguna contradicción entre la verdad y la revolución porque la verdad es revolucionaria.

Entre nosotros no hay, pues, o no debería haber, ninguna diferencia entre las "personas honestas" y los "militantes comunistas". La verdad sí es nuestra principal arma. Es lo que nos diferencia de todas las demás ideologías políticas, sociales, religiosas o filosóficas. La ideología comunista necesita de verdades siempre y en toda circunstancia, sin excepciones.

Jamás ningún enemigo nos va a fulminar en ninguna discusión si respondemos a sus mentiras ideológicas con verdades honradas. Todo lo contrario. Dentro de cualquier debate la verdad no sólo tiene una gran importancia sino que lo importante es justamente la verdad. A largo plazo la verdad siempre acaba imponiéndose por encima de las farsas y los montajes. El comunismo no ha muerto sino sobrevive gracias a esa defensa incansable de la verdad.

Para mí eso es lo fundamental, pero quiero entrar en otra idea que subyace en tu mensaje, que también me perece errónea: a qué llamamos lucha ideológica y, por lo tanto, qué es la ideología, que tú defines como "la defensa de una interpretación de la realidad social", añadiendo luego que la ideología es una forma de defender, no una forma de entender, para acabar sosteniendo que defender supone incluso defender deshonestamente "si es necesario". Para mí una defensa deshonesta de algo no es una defensa del comunismo.

Ahora bien, supongamos que sabemos qué es la verdad, el conocimiento y la ciencia, y entonces preguntemos: ¿qué es una ideología? Preguntemos también si es cierta esa distinción que tú haces entre "entender" y "defender", en donde lo primero es la ciencia y lo segundo la ideología. Esa separación entre ciencia e ideología es errónea; la hace la burguesía porque lo que ella plantea no tiene nada que ver con la realidad, sus proyectos están condenados al fracaso.

La distinción marxista entre ciencia e ideología es relativa y temporal, no absoluta. La ideología también es una forma de conocimiento de la realidad, pero es un conocimiento inmediato y subjetivo, basado en una vínculo con la práctica, mientras que la ciencia es un conocimiento mediado por el pensamiento y la abstracción. Como cualquier fenómeno dialéctico, el conocimiento también es un movimiento: pasa de las formas inferiores, limitadas, subjetivas e imperfectas, a las superiores, más profundas, más abstractas, más generales y más objetivas.

Pero el conocimiento tampoco se agota ahí sino que retorna a la práctica, a la lucha, a la subjetividad y a lo concreto: es lo que Lenin calificaba como el "partidismo" de la filosofía. Ese partidismo no hace del conocimiento nada deshonesto o falaz sino que es el mismo conocimiento, la misma verdad plena en acción, en movimiento y en lucha contra sus enemigos y contra la mentira.

Lo que va a reforzar las posiciones políticas del comunismo es, pues, la defensa del conocimiento, pero no la defensa académica, pedante y libresca, sino la verdad militante, organizada y ligada a la clase social más avanzada de nuestra época: el proletariado.

Tampoco estoy de acuerdo cuando dices que en un mundo ideal la lucha ideológica no existirá porque no aporta nada al conocimiento. Desde Sócrates sabemos que eso no funciona así: el avance del conocimiento es una contradicción y una lucha entre diferentes concepciones y teorías en pugna o, como dicen los pedantes, una transición entre la tesis, la antítesis y la síntesis.

Mi propuesta es clara, por lo tanto: respondamos a la burguesía (la mentira) con la defensa de la verdad, del conocimiento y de la ciencia; hagamos de esa defensa algo militante, organizado, vivo, revolucionario, colectivo, ligado a los obreros y los explotados del mundo entero. Entonces no hay ni habrá jamás ninguna fuerza humana, ni física, ni geológica, capaz de acabar con movimiento así. El futuro pertenece, pues, al comunismo.

    Fecha y hora actual: Mar Sep 29, 2020 9:56 pm