Foro Comunista - El foro oficial de Acción Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


El hombre nuevo - Máximo Gorki - publicado en Pravda en 1932

avatar
Chus Ditas
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2869
Reputación : 5826
Fecha de inscripción : 24/03/2011

El hombre nuevo - Máximo Gorki - publicado en Pravda en 1932 Empty El hombre nuevo - Máximo Gorki - publicado en Pravda en 1932

Mensaje por Chus Ditas el Dom Ene 05, 2014 12:16 am

El hombre nuevo

Por Máximo Gorki

Publicado en Pravda, en 1932. Editado en español por APN, Moscú 1982, traducción Vladímir Alexéiev.

tomado del blog Amistad Hispano-Soviética en enero de 2014


… Las revoluciones jamás fueron pausas en la historia del desarrollo cultural de la humanidad. La revolución es un proceso que infunde vida a nuevas fuerzas creativas.

La revolución cultural se extiende rápidamente por toda la antigua Rusia de los zares Románov y de los mercaderes semianalfabetos que vendían los tesoros de su país a los capitalistas de Europa, expoliando a los campesinos y obreros.

Durante caso cincuenta años he observado la vida de gentes de distintas clases. Por no fiarme demasiado de mis impresiones directas, las he verificado estudiado la historia de mi pueblo,  comparándola con la historia de los pueblos de Occidente. He sido bastante “objetivo”, incluso cuando sentía que el objetivismo frenaba la comprensión de las “verdades” más simples de la vida y doblaba la línea recta del desarrollo de mi conocimiento del mundo.

Afirmo que el obrero y el campesino de la Rusia zarista vivían muchísimo peor que cualquiera de las clases trabajadoras de Europa. La gente del atrabajo de Rusia estaba más privada de derechos y era más ignorante. La presión del Estado sobre la voluntad y la razón del hombre en Rusia era más dura, brutal y deformadora que en Europa. En ninguna otra parte, gente de talento perecía en tal cantidad y tan fácilmente como en tierra rusa. Yo no pertenezco a los ciegos “patriotas de su país” y estoy convencido de que conozco bien el “alma del pueblo”. Este alma, muy “ancha, grande”, estaba llena y emponzoñada con tenebrosos prejuicios y supersticiones producto de las condiciones primitivas de la vida.

¿Qué se ha hecho en el País de los Soviets en los años transcurridos después de la victoria de la revolución socialista? No voy a hablar de la grandiosa obra de reequipamiento industrial del país, cuya economía estaba completamente destruida por las guerras (Gorki se refería a la Primera Guerra Mundial de 1914-1918 y  a la intervención militar y guerra civil de los años 1918-1920 –Nota de la Red.-)

Señalaré el amplio desarrollo de las universidades y de los centros de investigaciones científicas, los múltiples tesoros de la tierra descubiertos en estos años, que asegurarán por largos siglos nuestro progreso económico y cultural. Sólo los cegados por los intereses zoológicos y los inhumanos prejuicios de clases, no ven esas conquistas de la razón y la voluntad.  No lo ven tampoco los perezosos en el mirar, ni los periodistas a quienes los patronos les han prohibido que vean la verdad.

En el País de los Soviets hay un solo dueño: tal es su realización y su diferencia fundamental respecto a los Estados burgueses. Ese dueño es el Estado obrero y campesino, dirigido por los discípulos de Lenin. El objetivo que se han puesto es bien claro: crear para cada uno de los 160 millones (1) de habitantes de distintas etnias las condiciones indispensables para el libre desarrollo de sus dotes y facultades. Dicho con otras palabras, poner toda la masa de energía neuro-cerebral potencial y pasiva en estado de actividad, despertar sus capacidades de creación. ¿Es posible esto?

Esto se está realizando. La masa de gente para la que se han despejado todos los caminos de la cultura, destaca de su seno a decenas de miles de jóvenes talentosos en todos los campos de aplicación de la energía humana: en la ciencia, en las artes, en la administración.

Cierto que no vivimos y trabajamos sin cometer errores, que el instinto de la propiedad, la necedad, vaguería y otros vicios del pasado, que veníamos heredando desde siglos ha, no se puede erradicar en decena y media de años. Empero sólo un loco o uno enfurecido hasta la locura, se decidirá a negar el hecho incuestionable de que la distancia que media entre la generación joven de obreros y los progresos indiscutibles de la cultura universal, se va acortando en el País de los soviets con fantástica rapidez.

Los pueblos de la Unión Soviética, basándose en todo los que es indefectiblemente de valor en la cultura de antaño, desarrollan audazmente lo suyo nacional, pero válido universalmente. De esto puede persuadirse todo el que desee poner mientes en la joven literatura y en la música de las minorías nacionales.

La labor legislativa en el país nace y surge en la masa del pueblo trabajador, en el terreo de su experiencia laboral, y de los distintos cambios operados en las condiciones de trabajo. El Consejo de Comisarios del Pueblo (2) no hace sino generalizar esa experiencia y redactar las leyes, y sólo puede redactarlas en bien de la masa obrera: otro dueño no hay en el país.

En todo el mundo, las leyes caen como un pedrisco, yodas ellas persiguen dos objetivos: explotar al energía laboral de las masas obreras y levantar obstáculos que impidan que esa energía física se transforme en intelectual. Si los medios que la burguesía gasta en armamento para expoliarse mutuamente, los destinara a la educación del pueblo, la espantosa fisonomía del mundo mesocrático no sería, probablemente, tan repulsiva. El odio que la burguesía siente a la Unión Soviética la obliga a invertir tiempo y metal en armamento. Esto lo debemos enjuiciar como un crimen más de la burguesía europea contra sus obreros y campesinos.

Nadie puede citar un solo decreto promulgado por el Consejo de Comisarios del Pueblo que no persiga la finalidad de satisfacer las demandas culturales y necesidades del pueblo trabajador. Leningrado se reconstruye, y en las  conferencias sobre el particular intervienen médicos, pintores, arquitectos, literatos y, huelga decirlo, obreros en representación de las fábricas. Por lo que sé yo, este orden de cosas no existe en Europa.

En el obrero que se siente dueño de la producción se desarrolla, naturalmente, la conciencia de su responsabilidad ante el país, y esta conciencia le hace querer mejorar la calidad de lo que produce y rebajar sus costos.

Antes de la revolución, el campesino trabajaba en las mismas condiciones que en el siglo XVII y dependía por entero de los caprichos ciegos de la naturaleza, de su tierra agotada repartida en pequeñas parcelas. Hoy se equipa rápidamente con tractores, segadoras, cosechadoras y utiliza ampliamente los abonos. Para él laboran 26 institutos agroquímicos de investigaciones científicas. El que no tenía ni la menor idea de lo que es la ciencia, se convence palmariamente de su fuerza, del poderío del pensamiento humano.

El mozo aldeano, cuando entra a trabajar en una fábrica construida de acuerdo con los adelantos más nuevos y perfectos de la técnica, se ve metido en un mundo de fenómenos que, adueñándose de su imaginación y excitando su pensamiento, lo liberan de los salvajes prejuicios y  supersticiones del campo. El ve el trabajo de la razón materializado en complejas máquinas y sutiles mecanismos. El ve que los amos de la fábrica son obreros igual que él, y que el joven ingeniero es hijo de obrero o campesino. El se convence bien pronto de que la fábrica es una escuela para él, que le brinda la posibilidad de desarrollar libremente sus dotes. Si las demuestra, la fábrica lo promueve y lo envía  a un centro de enseñanza superior. Hay ya fábricas que cuentan con escuelas técnicas superiores.

El va a teatros, reputados como los mejores de Europa, lee obras clásicas de Europa y de la vieja Rusia, asiste a conciertos, visita museos, estudia su país como hasta ahora nadie lo había hecho. Y si los capitalistas intentan atacar bandidescamente a la Unión Soviética, sus ejércitos chocarán como combatientes, cada uno de los cuales sabe perfectamente qué es lo que tiene que defender.

En su cínico juego los capitalistas ponen las miras en la estulticia de las masas, mientras que en la Unión, en la masa obrera se desarrolla el proceso de formación de la conciencia de su derecho al poder. Crece el hombre nuevo y podemos definir ya, sin miedo a equivocarnos, sus virtudes.

El confía en la fuerza organizadora de la razón, confianza que han perdido numerosos intelectuales del Occidente, agotados por el estéril trabajo de querer conciliar las contradicciones de clase. El se siente artífice del mundo nuevo, y aunque todavía vive en condiciones difíciles, sabe que crear otras condiciones es objetivo suyo y cosa de su voluntad consciente, por lo que carece de motivos para ser pesimista. No sólo es joven desde el punto de vista biológico, sino también desde el punto de vista histórico. Es la fuerza que acaba de cobrar conciencia de su camino, de su alcance en la historia, y cumple su obra de construcción cultural con toda la audacia inherente a la fuerza joven, no desgastada aún, guiada por una doctrina sencilla y clara. Ve que la burguesía ha perdido afrentosamente su partida en la que ella jugaba la carta del individualismo, que ella no contribuía, en general, al desarrollo de las individualidades. El hombre nuevo, que niega el individualismo zoológico burgués, comprende perfectamente la elevada integridad del individuo sólidamente unido a la colectividad; él es, precisamente, un individuo así, que extrae libremente de la masa, en los procesos de su trabajo, su energía y su inspiración. El capitalismo ha llevado a la humanidad a una anarquía que la amenaza con una catástrofe espantosa. Esto es evidente para toda persona honrada.

La meta del mundo viejo es restablecer, con recursos de violencia física y moral, por medio de las guerras en los campos y el derramamiento de sangre en las calles de las ciudades, el “orden” inhumano, podrido, fuera del cual el capitalismo no puede subsistir.

La meta de la gente nueva es liberar a las masas trabajadoras de las viejas supersticiones y de los prejuicios de raza, de nación, de clase, de religión, y crear una sociedad fraterna mundial, cuyos miembros trabajen cada uno, según su capacidad y reciban según sus necesidades.

Notas:

1.- Datos de 1930. Hoy la URSS (1982) tiene 268 millones de habitantes.
2.- Consejo de Comisarios el Pueblo (1917-1946), órgano ejecutivo y administrativo supremo del poder en la URSS. Desde 1946, Consejo de Ministros. (N. de la Red.)
 
El hombre nuevo - Máximo Gorki - publicado en Pravda en 1932 Gorki2
Gorki con Stalin
succo
succo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 691
Reputación : 795
Fecha de inscripción : 31/12/2010
Edad : 41
Localización : Andalucia

El hombre nuevo - Máximo Gorki - publicado en Pravda en 1932 Empty Re: El hombre nuevo - Máximo Gorki - publicado en Pravda en 1932

Mensaje por succo el Miér Ene 29, 2014 12:21 am

Nunca he leído una defensa más hermosa a los logros de la URSS, que nostalgia...

 :sovflag: 

    Fecha y hora actual: Miér Sep 23, 2020 2:15 am