"Reflexiones sobre el tráfico de drogas y el imperialismo, y de cómo el comunismo derrotó a ambos" - artículo de Z k - texto publicado en el blog Cuestionatelotodo en agosto de 2013

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Reflexiones sobre el tráfico de drogas y el imperialismo, y de cómo el comunismo derrotó a ambos" - artículo de Z k - texto publicado en el blog Cuestionatelotodo en agosto de 2013 Empty "Reflexiones sobre el tráfico de drogas y el imperialismo, y de cómo el comunismo derrotó a ambos" - artículo de Z k - texto publicado en el blog Cuestionatelotodo en agosto de 2013

Mensaje por pedrocasca el Jue Ago 08, 2013 4:43 pm

Reflexiones sobre el tráfico de drogas y el imperialismo, y de cómo el comunismo derrotó a ambos

texto publicado en el blog Cuestionatelotodo en agosto de 2013

contiene un artículo de Za

La siguiente entrada es una traducción del artículo publicado a principios de este mes de agosto en el blog Weekly Bolchevik, por Zak, en el que se analiza la relación que existe entre la extensión del tráfico de drogas y la lucha de clases. De hecho, lo que intenta demostrar el artículo es el evidente lazo entre capitalismo y el consumo de drogas, y como el comunismo, ejemplificado en la China de Mao, aunque serviría igualmente la Unión Soviética de Stalin o la Cuba de Fidel Castro, partiendo de la inseparable unidad de la extensión de la drogadicción como arma de la clase capitalista-imperialista contra la clase trabajadora, especialmente los jóvenes, acabó derrocando a la clase capitalista y, en consecuencia, acabando también con la adicción a la droga.

El artículo pone como ejemplo igualmente a los intentos de los Panteras Negras estadounidenses, partiendo del ejemplo maoista, de acabar con la droga en las comunidades negras norteamericanas,  objetivo principal del FBI y la CIA para extender el crack en los años 80, provocando el abandono de la lucha de miles de jóvenes trabajadores de la comunidad negra.
No hay que irse tan lejos para ver como actualmente el enorme interés de las potencias anglosajonas y sus vasallos en controlar la producción y el tráfico de opio en Afganistán, o, citando las palabras de Evo Morales, presidente de Bolivia, la Agencia Antidroga norteamericana tiene como función principal el control del negocio del narcotráfico, y no erradicarlo.
Nos ha parecido muy interesante traducir el artículo, que podéis leer en su versión original en inglés en Drug addiction, imperialism, and how communism defeated both –  http://weeklybolshevik.wordpress.com/2013/08/03/drug-addiction-imperialism-and-how-communism-defeated-both/ --:

No es ningún secreto que la mayor parte del mundo todavía se sufre el problema de la adicción a las drogas. De hecho, el abuso de sustancias no derivadas del cannabis tiene una prevalencia anual mundial de entre el 1,7% y el 3,5% [1]. Si bien esto puede no parecer mucho, hay que entender lo que significa que en cualquier lugar del mundo haya desde  77.38 a 159.31 millones de personas lo que consumen lo que llamamos "drogas duras" con regularidad.
Ahora, no hay que confundir el uso recreativo de las drogas "blandas", como el cannabis, con la dependencia física a sustancias como la heroína. Cuando hablamos de adicción a las drogas se habla únicamente de la dependencia involuntaria de sustancias "duras".
Una pregunta que puede surgir a las primeras de cambio es  la siguiente: ¿y qué? ¿Qué tiene que ver la drogadicción y el abuso de sustancias con la lucha de clases o el comunismo en general?

Bueno, echemos un vistazo a la historia como punto de referencia. Como sabemos, toda la historia puede ser entendida como una lucha entre las fuerzas sociales. La introducción y la propagación del consumo de sustancias adictivas no son diferentes.
En el siglo 19 los imperialistas británicos buscaron una manera de abrir los ricos mercados internos de China. Los británicos utilizan deliberadamente opio como una forma de "acceder" a los mercados locales chinos. A través del tráfico de opio a los chinos, los británicos fueron capaces de extraer cantidades significativas de capitales de la rica dinastía Qing. Esto a la larga condujo a la Primera, y la posterior Segunda Guerra del Opio [2] en la que los chinos trataron de enfrentar este complot imperialista. La dinastía Qing fue finalmente derrotada y China se convirtió en subordinada de la hegemonía británica. Esto dio comienzo a lo que muchos llaman el "siglo de humillación" para China, que ilustra la decadencia de la sociedad china condición embarazosa de la sociedad china y de su soberanía política [3]. Por 1949 se estima que 70 millones de chinos eran usuarios "regulares" del opio introducido por los británicos, incluyendo 20 millones de adictos registrados [4].

Una historia más familiar es la de la introducción de crack de cocaína en los Estados Unidos. Mientras que el abuso de sustancias ha sido siempre paralelo a la 'guetización' de las minorías raciales y los pobres urbanos, nada tuvo nunca tanta gravedad como el crack en los guetos de los EE.UU.. En el periodo 1984-1994, en la considerada como la "epidemia de crack", la tasa de homicidios de varones negros de entre 14 y 17 años se duplicó. Además, los hombres negros de entre 18 a 24 experimentaron aumentos similares [5]. La razón es obvia. El crack era una manera fácil de hacer dinero, para "salir del gueto. Muchos jóvenes alienados buscaron en el tráfico de drogas una forma de mejorar su situación y la de las personas cercanas a ellos, y en consecuencia se utilizaba  la violencia para proteger esta inversión.
Sin embargo, tratan de hacernos creer que el crack fue introducido únicamente por los traficantes de drogas, en gran parte de las Bahamas y de la República Dominicana, aunque la evidencia parece demostrar lo contrario.

La explicación básica que intenta explicar el comercio de cocaína era producir un mayor beneficio para los distribuidores. En algún momento a mediados de 1980 un aumento masivo en la cantidad de cocaína causó que su formato en polvo llegara a perder el 80% de su valor en la calle [6]. Los comerciantes se volvieron entonces hacia la creación de una forma para fumar llamada "crack" que podrían vender a una mayor tasa de beneficio.
En 1986 la administración Reagan admitió haber ayudado a financiar a los Contras anti-comunistas nicaragüenses a través del tráfico de cocaína, a partir de 1984 [7], el mismo año que la "epidemia de crack" comenzó a devastar muchas ciudades del interior de los Estados Unidos. Este aumento de la cocaína se consiguió "alimentando" el consumo de crack que se extendió como un reguero de pólvora a través de los Estados Unidos [8].
Más incriminatorio fue el libro Dark Alliance,  una serie de informes publicados en 1996 por el autor Gary Webb que demostraban una relación directa entre los agentes de la CIA y los traficantes de cocaína. Las pruebas ofrecidas por Webb explicaban cómo la CIA dirigía a las comunidades negras en la mayoría de sus operaciones y luego usaba las ganancias para financiar a los anti-comunistas en Nicaragua [9].

Así que aquí podemos observar una doble naturaleza de la difusión de la cocaína en los Estados Unidos. Por un lado, se utiliza para calmar los sentimientos del Poder Negro, popularizado por grupos como el Partido de las Panteras Negras y el Ejército de Liberación Negro. Por otro lado, vemos como los beneficios van directamente a financiar escuadrones de la muerte anti-comunistas en la periferia.
Lo más importante es que debemos entender la naturaleza de clase que el consumo  de drogas adquiere. Cómo el consumo  de sustancias adictivas no es simplemente una dependencia individual, sino un arma utilizada por el imperialismo para controlar la resistencia, y crear complacencia y dependencia.
Con estos datos podemos entender por qué la "guerra contra las drogas" es poco más que otra justificación para la opresión sistemática de grupos sociales enteros. La CIA, el FBI y el Departamento de Justicia saben exactamente cómo estas drogas están entrando en el país. Ellos son los que supervisan la operación original. La actual 'Guerra contra las drogas' es tan solo una estratagema. Ningún aumento de la represión policial, ley marcial, o encarcelamiento pondrán fin a la venta de drogas duras, incluso si esa fuera la intención original (que no es evidentemente el caso). No es posible acabar con la función burguesa de la opresión mediante el propio estado burgués.
Sin embargo, esto no significa que la epidemia de las drogas no haya sido derrotada nunca antes. De hecho, existen un par de ejemplos sólidos de cómo los comunistas no sólo han resistido con éxito al imperialismo sino específicamente en lo referente al consumo de drogas como un instrumento de opresión.
Volvamos a  China al final del "siglo de humillación", cuando la sociedad china fue tragada por una ola de adicción al opio (70 millones de usuarios regulares, 20 millones de adictos). En 1952 esa cifra se transformo en cero [10]. ¿Cómo pudo haber ocurrido un cambio tan increíble tan rápido?

En 1949, Mao Tse-Tung declaró el fin del "siglo de humillación" con la fundación de la República Popular de China. Muchos problemas graves existían en la empobrecida nación, pero el consumo de drogas estaba muy arriba en la lista.  Para combatir esto, el Partido Comunista de China utilizó sus políticas de masas (mass line and mass politics), con el fin de erradicar la epidemia de opio en todos los niveles de la sociedad [11].
El Partido Comunista alentó la destrucción de la "vieja sociedad" y "viejos valores", incluyendo la dependencia del opio, enseñando  la realidad de que el abuso del opio era el arma de la lucha de clases utilizado por los imperialistas contra los chinos [12]. Se alentó a los adictos a limpiarse y se aprovechó la significativa presión de la comunidad para que los usuarios habituales de droga abandonaran el hábito. De acuerdo con la construcción de este nuevo poder, el aparato del Estado revolucionario sirvió a los intereses del pueblo. El puño de los trabajadores cayó con fuerza sobre los traficantes de opio, quienes desde entonces solo fueron considerados enemigos de clase al servicio de la explotación imperialista. Mientras que muchos traficantes de opio abandonaron el oficio, muchos otros se resistieron al nuevo poder y a la construcción de esta "nueva sociedad". Estos enemigos de clase fueron derrotados justamente, y  miles de ellos condenados a campos de trabajos forzados o ejecutados [13].

Mientras que muchos historiadores burgueses y otros críticos afirman que Mao terminó con el tráfico del opio mediante una" represión brutal ", la razón y la evidencia indican algo muy diferente.
En primer lugar, no hubo castigo alguno por ser un distribuidor o ser un adicto. Sólo hubo represalias cuando un traficante se negaba a renunciar a la profesión o un adicto hacia lo propio y no aceptaba seguir el tratamiento [14]. En segundo lugar, responsabilizar a una única persona de la abolición de la drogadicción en China es ridículo.  La guerra contra el opio en China se libró por las masas y su vanguardia en el Partido Comunista de China. Sólo una movilización masiva y el deseo de destruir la vieja sociedad pudieron acabar con la epidemia de opio en la escala en que esta existía entonces. En tercer lugar, la idea de que las acciones de un Estado por sí solo pueden acabar con la drogadicción generalizada es histórica. El estado policial capitalista en los EE.UU. ha encarcelado a millones en su "guerra contra las drogas" en vano. Esto se debe al hecho de que para enfrentarse al tráfico de drogas este se debe entender en su contexto de lucha de clases. Lograr la victoria frente a la invasión del opio en China o de crack en Estados Unidos solo es posible alcanzando el triunfo en la lucha de clases.
 
Una historia similar se puede exponer acerca de la lucha del Partido de las Panteras Negras contra el abuso de drogas en sus comunidades. Comprendiendo la naturaleza de clase de la drogadicción, el BPP estableció varias iniciativas y programas comunitarios entre los jóvenes para combatir la influencia de la cultura de las drogas en los guetos estadounidenses [15] [16]:
„El depravado opresor capitalista-racista explota estas deficiencias psicológicas y emocionales para todos los que valen. El opresor alienta la participación en cualquier actividad que sea autodestructiva. Nuestros patrones de conducta autodestructivos y nuestras tendencias escapistas constituyen una fuente de ganancias para los capitalistas. También, al debilitarnos, dividirnos y destruirnos, consolidan su poder  de opresión, lo que les permite perpetuar su dominación sobre nosotros”  

El Partido de las Panteras Negras ha entendido la importancia de la lucha contra la influencia de las drogas entre los jóvenes, que son en definitiva el principal motor de la resistencia frente a la dominación capitalista manifestada en Estados Unidos en la hegemonía blanca [17]:
„Mientras nuestros jóvenes hermanos y hermanas negros estén solo persiguiendo la riqueza, mientras  estos sigan atados al consumo de drogas, el estado de nuestros opresores estará seguro y nuestras esperanzas de libertad estarán muertas. Son los jóvenes los que hacen la revolución y es la juventud la que la lleva a cabo. Sin nuestros jóvenes nunca seremos capaces de forjar una fuerza revolucionaria.

Al final, el Partido de las Panteras Negras sabía que solamente un movimiento de masas podría destruir totalmente la plaga del consumo de drogas en la Comunidad Negra. Se trata de una contribución importante no sólo en el ámbito de de la liberación negra, sino del marxismo-leninismo en su conjunto. ¿Cómo resistir la expansión capitalista y la dominación imperialistas? Sólo mediante la potenciación de las masas oprimidas y la aplicación de una línea de masas correcta para nuestra lucha [18]:
“Nosotros somos los únicos capaces de erradicar la plaga de nuestras comunidades. No será una tarea fácil. Se requerirá un enorme esfuerzo. Tendrá que ser un programa revolucionario, un programa para el pueblo. ... Será controlado totalmente por los trabajadores. Nosotros, el pueblo, tenemos que acabar con la plaga, y lo haremos. La droga es una forma de genocidio en el que las víctima pagan para ser asesinados”.

A pesar de que los Black Panthers no tuvieron éxito en su lucha contra el consumo de drogas (sobre todo debido a la intervención del FBI a través de COINTEL y el tráfico de cocaína), todavía podemos aprender de su experiencia.

Lo que sigue siendo cierto es que la lucha contra el consumo de drogas se carga con un carácter de clase cuando se comprende la dominación capitalista. Por otra parte, sabemos por la experiencia china que el comunismo puede ser utilizado como un arma contra todos los mecanismos de explotación capitalista-imperialista. Sin embargo, no es suficiente para librar una "guerra contra las drogas" con criminalizar erróneamente la adicción. La derrota de la drogadicción como una consecuencia más de la opresión significa derrotar al  capitalismo y todas sus formas de expresión. Sólo la construcción exitosa del Socialismo y el avance hacia el comunismo puede eliminar completamente las horribles características de la sociedad burguesa.

Debemos aplastar el sistema que permite este tipo de explotación brutal y los beneficios de su enajenación. Debemos destruir a la clase capitalista-imperialista. Tenemos que crear una nueva sociedad. Tenemos que ganar la lucha de clases.

El comunismo no es amor. El comunismo es un martillo que usamos para aplastar al enemigo

"Reflexiones sobre el tráfico de drogas y el imperialismo, y de cómo el comunismo derrotó a ambos" - artículo de Z k - texto publicado en el blog Cuestionatelotodo en agosto de 2013 Afganistan-drogas
Un marine norteamericano en un campo de opio
Los talibanes habían acabado prácticamente con ellos
   
Notas:

[1] Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Informe Mundial sobre las Drogas 2012.
[2] Kaufman, Alison Adcock. 2010. El "Siglo de la Humillación". Perspectivas chinas y Orden Internacional: Antes y ahora
[3] Ibid.
[4] Ibid.
[5] Reinarmen, C. 1994. El ataque del crack: Política y medios de comunicación en el último susto de Drogas de Estados Unidos.
[6] Departamento de Justicia de EE.UU., 1991. Historia de la DEA, 1876-1990.
[7] Alexander Cockburn. 1999. Whiteout: La CIA, las drogas, y la prensa.
[8] Ibid.
[9] Oficina del Inspector General de Investigaciones. 1998. Volumen I: La historia de California.
[10] Kissinger, C. Clark. Cómo la revolución maoísta erradicó la drogadicción en China
[11] Ibid.
[12] Ibid.
[13] Ibid.
[14] La Motte, Ellen N. 2011. El monopolio del opio.
[15] Bolsón, Brian. 2002. Historia del Partido de las Panteras Negras.
[16] Tabor, Michael "Cetewayo". NY Panther. Capitalismo plus Droga igual a Genocidio.
[17] Ibid.
[18] Ibid.
   
"Reflexiones sobre el tráfico de drogas y el imperialismo, y de cómo el comunismo derrotó a ambos" - artículo de Z k - texto publicado en el blog Cuestionatelotodo en agosto de 2013 83515

    Fecha y hora actual: Sáb Jun 06, 2020 10:40 am