Foro Comunista - El foro oficial de Acción Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


"Ante el 60 aniversario del 26 de Julio en Cuba: socialismo o barbarie" - texto publicado en la web de Red Roja el 26 de julio de 2013 - Interesante

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Ante el 60 aniversario del 26 de Julio en Cuba: socialismo o barbarie" - texto publicado en la web de Red Roja el 26 de julio de 2013 - Interesante Empty "Ante el 60 aniversario del 26 de Julio en Cuba: socialismo o barbarie" - texto publicado en la web de Red Roja el 26 de julio de 2013 - Interesante

Mensaje por pedrocasca el Vie Jul 26, 2013 11:33 pm

Ante el 60 aniversario del 26 de Julio en Cuba: socialismo o barbarie

texto publicado en la web de Red Roja el día 26 de julio de 2013

Se conmemora el 60 aniversario del Asalto al Cuartel Moncada (1953), primer gran acto del proceso insurreccional del Movimiento 26 de julio que posibilitó el triunfo revolucionario en Cuba 6 años más tarde. Lo primero que queremos destacar es el profundo significado de aquella fecha para las revolucionarias y revolucionarios organizados de dentro y fuera de Cuba. Y nada mejor para ello que recordar las maravillosas palabras que el Che escribió en su diario en julio de 1967 en la selva boliviana: "Por la noche di una pequeña charla sobre el significado del 26 de julio: rebelión contra las oligarquías y contra los dogmas revolucionarios.” Pero más allá de las enseñanzas concretas que se extraen de aquel hecho histórico y del Movimiento que generó, en lo que refiere al “deber de todo revolucionario [de] hacer la revolución” (Fidel), queremos aprovechar esta conmemoración para reflexionar sobre el alcance que ha tenido la construcción socialista en Cuba que aquellos acontecimientos posibilitaron. Y ya no sólo en clave nacional de aquel querido país, sino en lo que nos muestra e ilumina en el terreno internacional, aún más si tenemos en cuenta la gravísima crisis sistémica actual de un capitalismo que está llevando al centro mismo del sistema una verdadera guerra social contra los pueblos con especial incidencia en países como el nuestro.

Efectivamente, vivimos tiempos en que la crisis estructural del sistema capitalista está agudizando progresivamente las contradicciones propias de la lucha de clases. En momentos como estos, en los que todos los derechos sociales y laborales del pueblo trabajador están siendo saqueados por la oligarquía que detenta el poder económico y político real, es importante que reafirmemos que no existe otro capitalismo posible, pero que otro mundo sí es posible sin capitalismo. Pues bien, no nos cabe duda de que la Revolución Cubana ha demostrado ser uno de los pilares más sólidos de la lucha mundial del pueblo trabajador por conquistar su libertad. Los logros obtenidos por el pueblo cubano son más relevantes aún si tenemos en cuenta que se han conseguido perteneciendo al campo histórico de países expoliados del llamado Tercer Mundo. Ese bienestar de Cuba aún se realza más relativamente cuando reparamos en que no es resultado de ninguno de esos “estados del bienestar” que se han dado en el campo de países desarrollados e imperialistas y que, en buena parte, son producto criminal de la explotación y opresión –remota y presente, colonial y neocolonial- contra países precisamente como Cuba. Una explotación que es de largo alcance en el pasado y que no puede dejar de marcar por mucho tiempo aún tras los procesos de liberación que se dan en ese tipo de países.

Además, en el caso particular de Cuba, todavía se realzan más sus conquistas por el marco geoestratégico en que se encuentra: está situada a sólo 90 millas de Estados Unidos, el país imperialista con más potencia armamentística y el que más intervenciones militares contra otros países ha efectuado en la historia, especialmente en América Latina.

La República de Cuba siempre ha estado marcada por la relación mantenida con EEUU, incluso desde antes del triunfo de la Revolución. Desde la “independencia” de Cuba en 1901 hasta 1933 existía en la Constitución cubana una cláusula que permitía legalmente la intervención militar estadounidense en determinadas circunstancias1. A principios de los años 50, las empresas norteamericanas controlaban la mayor parte de la producción económica de la isla, como por ejemplo el 90% de la electricidad y telefonía, el 100% de la producción de níquel o casi el 50% de la industria azucarera. Con esos datos en la mano, puede verse cómo, pese a que Cuba era nominalmente independiente, en la práctica estaba bajo el dominio del imperialismo norteamericano.

Bajo la dictadura militar de Fulgencio Batista, lacayo de EEUU, se agrava el cuadro de desolación y de crisis ética y político-social del país. El golpe militar había agudizado todas las contradicciones de la isla y había puesto de manifiesto el vacío de dirección nacional frente a la dictadura y la incapacidad de los partidos políticos, enredados en inútiles divergencias y sin visión histórica de aquel momento crucial. Fue en medio de esa oscuridad cuando, precisamente el 26 de julio de 1953 que hoy conmemoramos, un centenar de jóvenes llevaron a cabo el asalto al cuartel de Moncada, con el que intentaban iniciar el derrocamiento del dictador. Aunque esa acción fracasó militarmente, la heroicidad de los combatientes repercutió de manera decisiva en la situación política y social de toda la Isla. Algunos de los participantes exiliados volvieron a Cuba en 1956. Había sonado el comienzo de la Revolución Cubana. El foco guerrillero inicial fue convirtiéndose con el tiempo en todo un ejército rebelde, que con el apoyo del pueblo trabajador derrocó a las fuerzas de Batista en 1959.

Desde ese momento, comenzó un proceso de transformación social que dura hasta hoy a pesar de todos los intentos del imperialismo (desde desestabilizaciones sutiles hasta invasiones directas) por impedir que la riqueza de la isla y el poder estén en manos del pueblo.

Aunque los intentos de asesinato de Fidel Castro por parte de EEUU se cuentan por centenares2, la estrategia general ha sido asfixiar a la isla mediante un bloqueo económico que dura ya más de cincuenta años. Durante mucho tiempo, el único soporte económico para la República de Cuba fue el respaldo de la Unión Soviética, por lo que tras el colapso del bloque del Este la isla se vio inmersa en la peor crisis económica de su historia, con una caída del PIB del 30%, EEUU recrudeció el embargo, creyendo que era el fin del proceso socialista en Cuba. Sin embargo, la voluntad firme del pueblo y su apoyo incondicional a la Revolución consiguieron que Cuba saliese a flote.

Es importante señalar, ahora que todos nuestros derechos están siendo aniquilados con el pretexto de que es “inevitable” recortar a causa de la crisis, que en Cuba el gasto en Sanidad o Educación no disminuyó un ápice en esos años duros3, por lo que no se produjo el salvaje aumento de mortalidad que sí se ha producido en otros países que han privatizado los servicios públicos como respuesta a una crisis, como Grecia, y que es esperable que se produzca en el Estado español.

Mientras vemos cómo la edad de jubilación se prolonga hasta los 67 años, cómo los recortes y las privatizaciones causan que haya cada vez más familias trabajadoras desahuciadas, gente con enfermedades crónicas sin posibilidad de acceder a los medicamentos que necesitan, o cada vez menos personas puedan acceder a los estudios universitarios por el aumento de las tasas, los logros conseguidos por la revolución cubana brillan por sí mismos.

Según la ONU, UNICEF, ONEC, WWF o UNESCO, entidades que consideramos poco sospechosas parcialidad pro-cubana:
Cuba es el único país de América Latina sin desnutrición infantil o problemas de drogas.
No existen personas analfabetas en Cuba. El índice de escolarización primaria es del 100%. El de educación secundaria, un 99.7% (mientras que el promedio en otros países latinoamericanos ronda el 50%) y la enseñanza es totalmente gratuita, incluido los libros, desde la escuela infantil a la universidad.
Es el único país del mundo que cumple los criterios de sostenibilidad ecológica. -Es el país que más número de médicos tiene por habitante en todo el mundo, aproximadamente el doble que Reino Unido.
En América Latina, un 20% de la población (aproximadamente 102 millones) subsiste en la completa indigencia. Ninguna de esas personas vive en Cuba.
El Índice de Desarrollo Humano4 en Cuba es de 0.8 sobre 1.
Posee la tasa de mortalidad más baja de América Latina.
Su tasa de mortalidad infantil es inferior a la de muchas zonas de EEUU.

Si, tal como ya hemos hecho mención, tenemos en cuenta los límites históricos y las agresiones sufridas por Cuba, y que de aquí partiríamos de un nivel superior de desarrollo material, los ejemplos citados demuestran que es posible crear una sociedad donde la economía sea planificada para cubrir las necesidades reales de la población, y no para el enriquecimiento de una minoría.

Pero no sólo la República de Cuba garantiza los derechos sociales necesarios para su población. En medio de provocaciones y de agresiones continuas, que no pueden dejar de limitar el ejercicio realmente democrático a que toda auténtica revolución aspira, en Cuba hay elecciones no partidistas, en las que cualquier persona puede presentarse cada 5 o cada 2 años (dependiendo de si son generales o locales). Sin embargo, es tachada de dictadura por EEUU, el único país que ha usado armas nucleares contra población civil y el que más naciones ha invadido y expoliado en toda la historia de la humanidad.

Aunque estos datos por sí solos hacen que cualquier persona en sus cabales defienda el sistema cubano, los logros del socialismo en la isla van más allá de unas meras cifras, por muy importantes que sean.

Por ejemplo, en el campo de la izquierda revolucionaria y las fuerzas anti-imperialistas, Cuba es un modelo a seguir por su apoyo firme a todos los procesos emancipadores y su rechazo incondicional a toda dominación imperialista. Este compromiso de Cuba se expresó, en el plano militar, como ayuda directa a los países que luchaban por su liberación.

La Cuba revolucionaria fue, y sigue siendo en gran medida, un ejemplo de internacionalismo real, al apoyar con todos sus medios la creación de focos guerrilleros en Nicaragua, Colombia, Bolivia, el Congo y muchos otros lugares; y al contribuir igualmente en la resistencia antiimperialista de países como Argelia, Angola o Vietnam. Cabe destacar la decisiva participación cubana, junto a las tropas angoleñas en la derrota de la Sudáfrica del Apartheid en Angola, donde mención especial merece la batalla de Cuito Cuanavale.

Pero, además, hay que destacar que la Revolución Cubana, desde sus inicios hasta ahora mismo, ha enviado ayuda sanitaria y formado médicos para países de África, Asia y América Latina, incluso en circunstancias extremadamente difíciles. Ya más actualmente, sin Cuba no puede entenderse la emergencia de la Revolución Bolivariana en Venezuela, germinando una semilla de libertad que sigue rebrotando en toda Latinoamérica.

Por otro lado, hay que valorar los logros cubanos en materia de género. Desde Red Roja afirmamos que el socialismo no trae automáticamente la liberación de las mujeres (aunque sea un requisito para la misma). Si bien sabemos, como no podía ser de otra manera, que la lucha antipatriarcal en Cuba está lejos de terminar, podemos sostener que se han producido importantes avances feministas gracias al socialismo cubano: un indicador entre otros es que, actualmente, más de la mitad de las personas electas como representantes del pueblo en la Asamblea General del Poder Popular, el parlamento cubano, son mujeres5. Además todos los métodos de planificación familiar, incluido el aborto, son libres y gratuitos para toda la población.

Para Red Roja, la defensa de la Revolución y el socialismo en Cuba es una cuestión de principios, por más que no seamos acríticos con el devenir de la República de Cuba, dado que eso sería hacer un flaco favor tanto al pueblo cubano como a nosotras y nosotros mismos. Muy al contrario, nuestra postura nos permite aprender tanto de sus victorias como de sus errores; aunque siempre mantendremos esa posición desde el apoyo firme desde un lineamiento antiimperialista, el nuestro, que no pone el acento en el agredido sino en el agresor.

En definitiva, además de la importancia indudable que tiene en su marco estatal concreto, Cuba, al igual que cualquier otra experiencia socialista o revolucionaria como lo fueron la URSS o la China Popular, o como lo son los destacamentos guerrilleros de Colombia o la India, es algo más. Su mayor importancia es la aportación que realiza al campo de la lucha revolucionaria anticapitalista a escala mundial, y las enseñanzas que podemos extraer de estas experiencias concretas a la hora de poner en marcha la construcción del socialismo y el desarrollo del comunismo en todos los lugares del mundo. De ahí que, 60 años después de aquel glorioso 26 de Julio de 1953, queramos destacar la dimensión internacional y la proyección de largo alcance histórico de aquella fecha. Y que podamos gritar:

¡Siempre es 26 de Julio.

Como siempre es 8 de Marzo.

Como siempre es 1 de Mayo.

Viva la revolución cubana.

Viva la lucha de la clase obrera!.

NOTAS:

1 http://www.portalplanetasedna.com.ar/cubana.htm 23 de julio de 2013

2 638 Ways To Kill Castro – Channel 4

3 L.King, D. Stuckler, P. Hamm. Mass Privatization and the Postcommunist Mortality Crisis. PERI. 2006

4 http://hdr.undp.org/es/estadisticas/idh/ 23 de julio de 2013

5 http://www.cubadebate.cu/opinion/2013/02/16/triunfo-electoral-de-lasmujeres- en-cuba/ 23 de julio de 2013

 
 
"Ante el 60 aniversario del 26 de Julio en Cuba: socialismo o barbarie" - texto publicado en la web de Red Roja el 26 de julio de 2013 - Interesante M26julio

    Fecha y hora actual: Lun Ago 03, 2020 2:48 pm