"La mentira de la colza" (La ocultación de la verdadera causa del Síndrome Tóxico impidió la curación de miles de españoles) - artículo de Andreas Faber-Kaiser - año 1988

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"La mentira de la colza" (La ocultación de la verdadera causa del Síndrome Tóxico impidió la curación de miles de españoles) - artículo de Andreas Faber-Kaiser - año 1988 Empty "La mentira de la colza" (La ocultación de la verdadera causa del Síndrome Tóxico impidió la curación de miles de españoles) - artículo de Andreas Faber-Kaiser - año 1988

Mensaje por pedrocasca el Miér Jun 19, 2013 2:04 pm

"La mentira de la colza"
La ocultación de la verdadera causa del Síndrome Tóxico impidió la curación de miles de españoles

artículo de Andreas Faber-Kaiser - año 1988

son 11 páginas de buen formato pdf que se pueden leer y descargar desde el link:

http://andreas.faber.cat/articulos/postscript-pdf/sindrometoxico.pdf

El texto comienza: Mientras la Ciencia a los 3 meses ya sabía QUE NO PODÍA SER EL ACEITE DE COLZA, el Poder ACUSABA Y ENCARCELABA a los industriales del ACEITE DE COLZA. Mientras la Ciencia a los 8 meses ya sabía COMO CURAR A LOS AFECTADOS, el Poder ocultaba a más de 60.000 enfermos la POSIBILIDAD DE SU CURACIÓN.

En la primavera de 1981 fueron envenenados más de 60.000 españoles. Más de 700 de ellos, murieron (en 1888 la OCU ya daba la cifra de 1.100 muertos). Desde entonces y hasta hoy, los gobiernos de UCD y del PSOE han centrado sus esfuerzos en impedir que el auténtico criminal salga a la luz pública. Había que borrar por todos los medios las huellas que conducían al foco de la intoxicación. Se llegó así a un oscuro montaje de los distintos sectores del Poder y de los servicios de inteligencia, para conformar el efectivo «pacto de silencio» que debía evitar que se supiera que aquí se aplicó a seres humanos una nueva combinación química, aplicable en el futuro a una posible guerra química (...)
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"La mentira de la colza" (La ocultación de la verdadera causa del Síndrome Tóxico impidió la curación de miles de españoles) - artículo de Andreas Faber-Kaiser - año 1988 Empty Re: "La mentira de la colza" (La ocultación de la verdadera causa del Síndrome Tóxico impidió la curación de miles de españoles) - artículo de Andreas Faber-Kaiser - año 1988

Mensaje por pedrocasca el Miér Jun 19, 2013 2:15 pm

Texto extraído de "El juicio sobre el síndrome tóxico", de la página web del Grupo de Propaganda Marxista***.

Los que recordamos aquellos sucesos somos conscientes de la campaña cruel de anulación social, ridiculización y destrucción personal de la figura del Dr. Muro, que perseveró en sus investigaciones posteriormente hasta su fallecimiento.

texto a modo de comentario publicado en el otro Foro comunista por el usuario Felix en un tema titulado Las mentiras del aceite de colza

«El primero de mayo de 1981, una enfermedad hasta entonces desconocida irrumpió en la escena nacional española, atacando a colectivos de personas de forma aparentemente aleatoria en las zonas centro, norte y noroeste del país. Fue algo que las autoridades políticas sanitarias bajo el gobierno de la “Unión de Centro Democrático”, empezaron denominando “neumonía atípica” en razón de que el mal atacaba las vías respiratorias. Confundiendo la sintomatología o forma de manifestación de la enfermedad con su etiología o causa que la produce, difundieron que se trataba de un micoplasma o especie de hongo trasmitido a los seres humanos por vía aérea, pero sin aportar las pruebas científicas fundadas en serias investigaciones de laboratorio y hechos empíricos estadísticamente contrastados. Una explicación muy poco consistente, dado que el contagio se extendía a grupos de personas reducidos en poblaciones poco masificadas, así como que se había difundido con gran rapidez en determinadas áreas geográficas distantes unas de otras, todo lo cual desvirtuaba la tesis de la transmisión por vía aérea. Pero bastó que el Estado apelara al ejército de periodistas venales afines al gobierno de turno —silenciando al resto con veladas amenazas de no hacer publicidad institucional en sus medios— para que la tesis oficial cuajara en la conciencia ciudadana.

A todo esto, investigando el cuerpo de los muertos afectados por la enfermedad, el doctor Antonio Muro y Fernández-Cavada, a la sazón director en funciones del Hospital del Rey, comprobó en todos ellos la existencia de una “hiperplasia” en sus intestinos delgados, lo cual reveló de modo concluyente que la causa de la epidemia había sido un tóxico ingerido por vía digestiva.»...

«Si las autoridades sanitarias nunca pudieron presentar pruebas científicas sobre la causa material del “síndrome tóxico” que sin embargo atribuyeron al aceite de colza, ¿cuál fue la causa eficiente de semejante crímen de Estado? La respuesta a esta pregunta se hizo pública en la calle, cuando multitudinarias manifestaciones ante la base madrileña de utilización militar conjunta en Torrejón de Ardoz, demandaron la solución adecuada a ese mal, llegando a exigir, incluso, la renuncia del Alcalde por negarse a liderar esta demanda del pueblo.

Pero la certidumbre que alumbró la conciencia e impulsó el protagonismo de esas protestas, sin duda estuvo en la investigaciones del doctor Muro, en la confirmación empírica de los trabajos realizados por los doctores Martínez Ruiz y Clavera, y en la terapia eficaz aplicada por el doctor Sánchez Monge Montero, verdadera vanguardia intelectual de ese movimiento. Todo esto a despecho de la campaña oficial de descrédito que los grandes medios de difusión hicieron recaer sobre el doctor Antonio Muro, sometiéndoles al oprobio social y al ridículo más cruel, ruin y soez que sus periodistas a sueldo pudieron imaginar contra él.

En su prólogo a la primera edición de “El Capital”, Marx dice que todo investigador científico libre debe enfrentarse al mismo enemigo en todos los campos del conocimiento, y que ese enemigo está en las formas de manifestación que invariablemente velan u ocultan la naturaleza o verdad de cada objeto de estudio, lo cual exige y justifica el trabajo intelectual que la desvele o alumbre al conocimiento...»


***No he podido encontrar el texto en dicha web.

    Fecha y hora actual: Jue Jun 04, 2020 10:46 pm