Foro Comunista - El foro oficial de Acción Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


José Martí y el socialismo

La Brujula
La Brujula
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1416
Reputación : 1662
Fecha de inscripción : 30/11/2010
Localización : Por aquí, por allá.......donde puedo.

José Martí y el socialismo Empty José Martí y el socialismo

Mensaje por La Brujula el Miér Nov 14, 2012 3:24 pm

Ensayo de José Martí sobre un libro de Herbert Spencer.

La futura esclavitud
(1884)



Tendencia al socialismo de los gobiernos actuales. –La acción excesiva del Estado. –Habitaciones para los pobres. –La nacionalización de la tierra. –El funcionarismo.
La Futura Esclavitud se llama este tratado de Herbert Spencer. Esa futura esclavitud, que a manera de ciudadano griego que contaba para poco con la gente baja, estudia Spencer, es el socialismo. Todavía se conserva empinada y como en ropas de lord la literatura inglesa; y este desdén y señorío, que le dan originalidad y carácter, la privan, en cambio, de aquella más deseable influencia universal a que por la profundidad de su pensamiento y melodiosa forma tuviera derecho. Quien no comulga en el altar de los hombres, es justamente desconocido por ellos.
¿Cómo vendrá a ser el socialismo, ni cómo éste ha de ser una nueva esclavitud? Juzga Spencer como victorias crecientes de la idea socialista, y concesiones débiles de los buscadores de popularidad, esa nobilísima tendencia, precisamente para hacer innecesario el socialismo, nacida de todos los pensadores generosos que ven como el justo descontento de las clases llanas les lleva a desear mejoras radicales y violentas, y no hallan más modo natural de curar el daño de raíz que quitar motivo al descontento. Pero esto ha de hacerse de manera que no se trueque el alivio de los pobres en fomento de los holgazanes; y a esto sí hay que encaminar las leyes que tratan del alivio, y no a dejar a la gente humilde con todas sus razones de revuelta.
So pretexto de socorrer a los pobres –dice Spencer– sácanse tantos tributos, que se convierte en pobres a los que no lo son. La ley que estableció el socorro de los pobres por parroquias hizo mayor el número de pobres. La ley que creó cierta prima a las madres de hijos ilegítimos, fue causa de que los hombres prefiriesen para esposas estas mujeres a las jóvenes honestas, porque aquellas les traían la prima en dote. Si los pobres se habitúan a pedirlo todo al Estado, cesarán a poco de hacer esfuerzo alguno por su subsistencia, a menos que no se los allane proporcionándoles labores el Estado. Ya se auxilia a los pobres en mil formas. Ahora se quiere que el gobierno les construya edificios. Se pide que así como el gobierno posee el telégrafo y el correo, posea los ferrocarriles. El día en que el Estado se haga constructor, cree Spencer que, como que los edificadores sacarán menos provecho de las casas, no fabricarán, y vendrá a ser el fabricante único el Estado; el cual argumento, aunque viene de arguyente formidable, no se tiene bien sobre sus pies. Y el día en que se convierta el Estado en dueño de los ferrocarriles, usurpará todas las industrias relacionadas con estos, y se entrará a rivalizar con toda la muchedumbre diversa de industriales; el cual raciocinio, no menos que el otro, tambalea, porque las empresas de ferrocarriles son pocas y muy contadas, que por sí mismas elaboran los materiales que usan. Y todas esas intervenciones del Estado las juzga Herbert Spencer como causadas por la marea que sube, e impuestas por la gentualla que las pide, como si el loabilísimo y sensato deseo de dar a los pobres casa limpia, que sanea a la par el cuerpo y la mente, no hubiera nacido en los rangos mismos de la gente culta, sin la idea indigna de cortejar voluntades populares; y como si esa otra tentativa de dar los ferrocarriles al Estado no tuviera, con varios inconvenientes, altos fines moralizadores; tales como el de ir dando de baja los juegos corruptores de la bolsa, y no fuese alimentada en diversos países, a un mismo tiempo, entre gentes que no andan por cierto en tabernas ni tugurios.
Teme Spencer, no sin fundamento, que al llegar a ser tan varia, activa y dominante la acción del Estado, habría este de imponer considerables cargas a la parte de la nación trabajadora en provecho de la parte páupera. Y es verdad que si llegare la benevolencia a tal punto que los páuperos no necesitasen trabajar para vivir —a lo cual jamás podrán llegar—, se iría debilitando la acción individual, y gravando la condición de los tenedores de alguna riqueza, sin bastar por eso a acallar las necesidades y apetitos de los que no la tienen. Teme además el cúmulo de leyes adicionales, y cada vez más extensas, que la regulación de las leyes anteriores de páuperos causa; pero esto viene de que se quieren legislar las formas del mal, y curarlo en sus manifestaciones; cuando en lo que hay que curarlo es en su base, la cual está en el enlodamiento, agusanamiento y podredumbre en que viven las gentes bajas de las grandes poblaciones, y de cuya miseria —con costo que no alejaría por cierto del mercado a constructores de casas de más rico estilo, y sin los riesgos que Spencer exagera— pueden sin duda ayudar mucho a sacarles las casas limpias, artísticas, luminosas y aireadas que con razón se trata de dar a los trabajadores, por cuanto el espíritu humano tiene tendencia natural a la bondad y a la cultura, y en presencia de lo alto, se alza, y en la de lo limpio, se limpia. A más que, con dar casas baratas a los pobres, trátase sólo de darles habitaciones buenas por el mismo precio que hoy pagan por infectas casucas.
Puesto sobre estas bases fijas, a que dan en la política inglesa cierta mayor solidez las demandas exageradas de los radicales y de la Federación Democrática, construye Spencer el edificio venidero, de veras tenebroso, y semejante al de los peruanos antes de la conquista y al de la Galia cuando la decadencia de Roma, en cuyas épocas todo lo recibía el ciudadano del Estado, en compensación del trabajo que para el Estado hacía el ciudadano.
Henry George anda predicando la justicia de que la tierra pase a ser propiedad de la nación; y la Federación Democrática anhela la formación de “ejércitos industriales y agrícolas conducidos por el Estado”. Gravando con más cargas, para atender a las nuevas demandas, las tierras de poco rendimiento, vendrá a ser nulo el de estas, y a tener menos frutos la nación, a quien en definitiva todo viene de la tierra, y a necesitarse que el Estado organice el cultivo forzoso. Semejantes empresas aumentarían de terrible manera la cantidad de empleados públicos, ya excesiva. Con cada nueva función, vendría una casta nueva de funcionarios. Ya en Inglaterra, como en casi todas partes, se gusta demasiado de ocupar puestos públicos, tenidos como más distinguidos que cualesquiera otros, y en los cuales se logra remuneración amplia y cierta por un trabajo relativamente escaso; con lo cual claro está que el nervio nacional se pierde. ¡Mal va un pueblo de gente oficinista!
Todo el poder que iría adquiriendo la casta de funcionarios, ligados por la necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe, lo iría perdiendo el pueblo, que no tiene las mismas razones de complicidad en esperanzas y provechos, para hacer frente a los funcionarios enlazados por intereses comunes. Como todas las necesidades públicas vendrían a ser satisfechas por el Estado, adquirirían los funcionarios entonces la influencia enorme que naturalmente viene a los que distribuyen algún derecho o beneficio. El hombre que quiere ahora que el Estado cuide de él para no tener que cuidar él de sí, tendría que trabajar entonces en la medida, por el tiempo y en la labor que pluguiese al Estado asignarle, puesto que a este, sobre quien caerían todos los deberes, se darían naturalmente todas las facultades necesarias para recabar los medios de cumplir aquellos. De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del Estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él; y en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo. Y como los funcionarios son seres humanos, y por tanto abusadores, soberbios y ambiciosos, y en esa organización tendrían gran poder, apoyados por todos los que aprovechasen o esperasen aprovechar de los abusos, y por aquellas fuerzas viles que siempre compra entre los oprimidos el terror, prestigio o habilidad de los que mandan, este sistema de distribución oficial del trabajo común llegaría a sufrir en poco tiempo de los quebrantos, violencias, hurtos y tergiversaciones que el espíritu de individualidad, la autoridad y osadía del genio, y las astucias del vicio originan pronta y fatalmente en toda organización humana. “De mala humanidad —dice Spencer— no pueden hacerse buenas instituciones.” La miseria pública será, pues, con semejante socialismo a que todo parece tender en Inglaterra, palpable y grande. El funcionarismo autocrático abusará de la plebe cansada y trabajadora. Lamentable será, y general, la servidumbre.
Y en todo este estudio apunta Herbert Spencer las consecuencias posibles de la acumulación de funciones en el Estado, que vendrían a dar en esa dolorosa y menguada esclavitud; pero no señala con igual energía, al echar en cara a los páuperos su abandono e ignominia, los modos naturales de equilibrar la riqueza pública dividida con tal inhumanidad en Inglaterra, que ha de mantener naturalmente en ira, desconsuelo y desesperación a seres humanos que se roen los puños de hambre en las mismas calles por donde pasean hoscos y erguidos otros seres humanos que con las rentas de un año de sus propiedades pueden cubrir a toda Inglaterra de guineas.
Nosotros diríamos a la política: ¡Yerra, pero consuela! Que el que consuela, nunca yerra.


La América, Nueva York, abril de 1884.

Tomado de las Obras Completas, tomo 15, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 1975, páginas 388-392.

Razion
Razion
Moderador/a
Moderador/a

Cantidad de envíos : 7216
Reputación : 7667
Fecha de inscripción : 29/09/2011

José Martí y el socialismo Empty Re: José Martí y el socialismo

Mensaje por Razion el Lun Nov 19, 2012 3:58 pm

En otro hilo habíamos mencionado justamente este tema. Comparto la carta de Martí a la muerte de Marx, y coloco el enlace a los otros hilos (por lo menos para no repetirme en cuanto a la intervención).
Artículo de Martí respecto a la muerte de Marx


Honores a Karl Marx, que ha muerto

escrito por José Martí

El 14 de marzo de 1883 muere el filósofo, economista, pensador socialista y líder del proletariado internacional Karl Marx. En las páginas del diario “La Nación”, José Martí publicó el 29 de marzo de 1883, una nota sobre Karl Marx, con motivo de su fallecimiento, donde relata un acto realizado en Nueva York en homenaje al ilustre pensador revolucionario. El artículo de Martí fue reproducido en los años treinta por la 'Revista Socialista', de Buenos Aires y fue incluido en el tomo 9 de las ‘Obras Completas’ del prócer (La Habana, 1963).

Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño y arde en ansias temerosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blanco al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Mas se ha de encontrar salida a la indignación de modo que la bestia cese sin que se desborde y espante. Ved esta sala la preside, rodeado de hojas verdes, el retrato de aquel reformador ardiente, reunidor de hombres de diversos pueblos, y organizador incansable y pujante. La Internacional fue su obra: vienen a honrarlo hombres de todas las naciones. La multitud, que es de bravos braceros cuya vista estremece y conforta, enseña más músculos que alhajas, más caras honradas que paños sedosos.

El trabajo embellece. Remoza ver a un labriego, a un herrador o a un marinero. De manejar las fuerzas de la naturaleza, les viene ser hermosos como ella.

New York va siendo a modo de vorágine: cuanto en el mundo hierve, en ella cae. Acá sonríen al que huye; allá le hacen huir. De esta bondad le ha venido a este pueblo esta fuerza. Karl Marx estudió los modos de enseñar al mundo sobre nuevas bases, y despertó a los dormidos, y les enseñó el modo de echar a tierra los puntales rotos. Pero anduvo de prisa; y un tanto en la sombra, sin ver que no hacen viables, ni de senos de pueblos en la historia, ni de senos de mujer en el hogar, los hijos que no han tenido la gestación natural y laboriosa.

Aquí están buenos amigos de Karl Marx, que no fue sólo movedor titánico de las cóleras de los obreros europeos, sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas, y en los destinos de los hombres, y hombre comido del ansia de hacer el bien. El veía en todo lo que en sí propio llevaba: rebeldía, camino a lo alto, lucha. Aquí está en Lecovitch, hombre de diarios; vedle como habla: llegan a él reflejos de aquel tierno y radioso Bakounia:

comienza a hablar en inglés; se vuelve a otros en alemán: 'Dah dah', responden entusiastas desde sus asientos sus compatriotas cuando les habla en ruso. Son los rusos el látigo de la Reforma; mas no, no son aún estos hombres impacientes y generosos, manchados de ira, los que han de poner cimientos al mundo nuevo; ellos son la espuela, y vienen a punto, como la voz de la conciencia, que pudiera dormirse; pero el acero del acicate no sirve bien para martillo fundador. Aquí está Swinton, anciano a quien las injusticias enardecen, y vio en Karl Marx tamaños de mente y luz de Sócrates. Aquí está el alemán John Most, voceador insistente y poco amable y encendedor de hogueras, que no lleva en la mano diestra el bálsamo con que ha de curar las heridas que abra su mano siniestra. Tanta gente ha ido a oírles hablar, que rebosa en el salón y da a la calle. Sociedades corales, cantan. Entre tantos hombres hay muchas mujeres. Repiten en coro, con aplauso, frases de Karl Marx, que cuelgan cartelones por los muros.

Millot, un francés, dice una cosa bella: 'La libertad ha caído en Francia muchas veces; pero se ha levantado más hermosa de cada caída'. John Most habla palabras fanáticas: 'Desde que leí en una prisión sajona los libros de Marx, he tomado la espada contra los vampiros humanos'. Dice un Magure: 'Regocija ver juntos, ya sin odios, a tantos hombres de todos los pueblos. Todos los trabajadores de la tierra pertenecen ya a una sola nación y no se querellan entre sí, sino que todos juntos contra los que los oprimen. Regocija haber visto, cerca de la que fue en París Bastilla ominosa, seis mil trabajadores venidos de Francia y de Inglaterra'.

Habla un bohemio. Leen una carta de Henry George, famoso economista nuevo, al aire de los que padecen, amado por el pueblo aquí, y en Inglaterra famoso. Y entre salvas de aplausos tonantes, y frenéticos hurras, pónese en pie, en unánime movimiento, la ardiente asamblea, en tanto que leen desde la plataforma en alemán y en inglés dos hombres de frente ancha y mirada de hoja de Toledo, las resoluciones con que la junta magna acaba, en que Karl Marx es llamado el héroe más noble y el pensador más poderoso del mundo del trabajo. Suenan músicas, resuenan cantos; pero se nota que no son los de la paz.


------------------------------
No hay Revolución sin Revolucionarios
Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

Jose de San Martín


"Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
Comandante Ernesto "Che" Guevara

"En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
Marcelo Bielsa
Hectito
Hectito
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 169
Reputación : 185
Fecha de inscripción : 15/06/2011
Localización : Santiago de Chile.

José Martí y el socialismo Empty Re: José Martí y el socialismo

Mensaje por Hectito el Lun Nov 19, 2012 4:09 pm

Siempre me muestran un pedazo de este texto, como diciendo que Jose Marti hoy estaria en contra del Socialismo. No se si yo estoy leyendo mal, o aca Jose Marti solo describe el pensamiento de otra persona, Herbert Spencer.
ajuan
ajuan
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 9390
Reputación : 11118
Fecha de inscripción : 09/05/2010
Localización : Latinoamerica

José Martí y el socialismo Empty Re: José Martí y el socialismo

Mensaje por ajuan el Lun Nov 19, 2012 6:35 pm

No era socialista, tenia ideas nobles, claras y de libertad para la época bastante avanzadas, un gran hombre pero no era socialista ni marxista.


------------------------------
:minihoz: "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos. Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."John Reed  :minihoz:

Blog sobre Vladimir Lenin:  :urss:
http://vlenin.blogspot.com.ar/
alno
alno
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 69
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 19/10/2012

José Martí y el socialismo Empty Re: José Martí y el socialismo

Mensaje por alno el Lun Nov 19, 2012 8:53 pm

ajuan escribió:No era socialista, tenia ideas nobles, claras y de libertad para la época bastante avanzadas, un gran hombre pero no era socialista ni marxista.

El economista-“historiador”-sociólogo, Santiago Niño Becerra, muy seguido en Cataluña opina igual que tú, hoy ha escrito esto:

Periódicamente se habla de Cuba, de lo que fue, de lo que es. Ahora es uno de esos momentos que toca hablar de Cuba.

El fracaso de la Revolución cubana: pienso que no estuvo en su ejecución sino en su planteamiento.
Fidel Castro nunca fue el marxista de manual que se ha pintado sino un ultra nacionalista de libro. ¿qué marxista puede tener de referente a José Martí?.

Su objetivo era eliminar la dependencia de Cuba de las influencias, interferencias, caprichos y conveniencias de USA a la vez que mejoraban las condiciones miserables en las que la dictadura sostenida por aquella forzaba a vivir a una mayoría de la población cubana.

La Revolución triunfó, pero su planteamiento no: Cuba, efectivamente, cortó su dependencia de USA pero en 1961 se vio obligada a iniciar otra: de la URSS.

Las condiciones de vida de la población mejoraron, pero sólo debido esa dependencia por la que Cuba obtenía de todo a cambio de ser un funcionario más de otra metrópoli. Y cuando la URSS se marchó ...

Ahí radica, pienso, el fracaso de la Revolución cubana, aunque la pregunta podría –debería- ser otra: ¿es factible un país latinoamericano verdadera, auténtica y totalmente independiente?.

(Y para la Historia quedará una pregunta: ¿qué hubiese sucedido si en Octubre de 1960 USA no hubiese iniciado el bloqueo económico y financiero de Cuba y, en su lugar, un diálogo a largo plazo hubiese sido planteado por ambos países?).


Es un escrito desde un portal dedicado a la bolsa e inversiones, y muchas veces tienes que interpretar lo que quiere decir. Para mí es un guiño al comunismo, eso sí cuidadito qué camino se elige.

Razion
Razion
Moderador/a
Moderador/a

Cantidad de envíos : 7216
Reputación : 7667
Fecha de inscripción : 29/09/2011

José Martí y el socialismo Empty Re: José Martí y el socialismo

Mensaje por Razion el Lun Nov 19, 2012 9:05 pm

alno escribió:

El fracaso de la Revolución cubana: pienso que no estuvo en su ejecución sino en su planteamiento.
Fidel Castro nunca fue el marxista de manual que se ha pintado sino un ultra nacionalista de libro. ¿qué marxista puede tener de referente a José Martí?.


Eso es una huevada monumental, yo puedo tener de referentes a Bolivar y a San Martín entre otros, debido a que fueron revolucionarios burgueses y luchadores por la emancipación en un momento histórico donde ello era un claro avance frente a la reacción feudal-inquisitorial, y a la dominación imperial Española. Lo mismo con aquellos que levantan a revolucionarios franceses de la revolución burguesa.
Lincoln tampoco era marxista, sino un propulsor del desarrollo industrial y del barrido de las trabas pre capitalistas de EEUU, sin embargo podemos ver una clara reivindicación por parte de Marx respecto a este personaje (lo cual es muy lógico).


------------------------------
No hay Revolución sin Revolucionarios
Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

Jose de San Martín


"Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
Comandante Ernesto "Che" Guevara

"En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
Marcelo Bielsa
ajuan
ajuan
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 9390
Reputación : 11118
Fecha de inscripción : 09/05/2010
Localización : Latinoamerica

José Martí y el socialismo Empty Re: José Martí y el socialismo

Mensaje por ajuan el Lun Nov 19, 2012 10:06 pm

El propio Fidel lo afirma en el libro que estoy leyendo "Cien Horas Con Fidel", Fidel dice muchas veces que el admira a Jose Marti pero es marxista-leninista ¿ademas que mierda tiene que ver tener de referente a Jose Marti con que la Revolución Fracasara? Realmente un fisco total la noticia y el historiador.

Es como decir que no se puede recordar a San Martin o Bolivar o tenerlos como admiración por su lucha (burguesa) pero lucha contra la colonia española, de allí a que Fidel siga los pensamientos puf me parece una bazofia total.

Juzgar a un hombre (ya de por si lo que dice es mentira total ¿ fracaso de la revolución? ) por las admiraciones que tiene PERSONALES y bueno en este caso totalmente justificadas por ser Jose Marti lider y gran hombre que lucho contra el colonialismo... ya ni vale la pena seguir.


------------------------------
:minihoz: "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos. Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."John Reed  :minihoz:

Blog sobre Vladimir Lenin:  :urss:
http://vlenin.blogspot.com.ar/

Contenido patrocinado

José Martí y el socialismo Empty Re: José Martí y el socialismo

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Oct 23, 2020 3:49 am