Foro Comunista - El foro oficial de Acción Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


Quinquenio Gris

AliveRC
AliveRC
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1321
Reputación : 1452
Fecha de inscripción : 09/05/2011
Edad : 25

Quinquenio Gris Empty Quinquenio Gris

Mensaje por AliveRC el Jue Sep 13, 2012 11:07 pm

Quinquenio Gris: La música "prohibida"

Por: Harold Cárdenas Lema

Ésta es obra de todos nosotros: tanto de los ‘barbudos’ como de los lampiños; de los que tienen abundante cabellera, o de los que no tienen ninguna, o la tienen blanca. Esta es la obra de todos nosotros”

Fidel Castro

Del Quinquenio Gris en Cuba se ha escrito mucho en los últimos años, a raíz de la llamada Guerra de los Correos se trató de exorcizar este demonio del pasado que cada cierto tiempo parecía resurgir. Lo cierto es que muy poco queda de los criterios en extremo intolerantes y sectarios que ensombrecieron nuestra política cultural en los años setenta y un poco más, aún así resulta válido recordar lo ocurrido, descubriremos que estudiando nuestra historia, hallaremos la raíz a los errores del presente.

Existen dos discursos políticos que definieron la época, en lo que se conoce como las Palabras a los Intelectuales, Fidel prometía que en Cuba no se permitirían los excesos cometido en otros países socialistas, su discurso era a todas luces tranquilizador y lo mostraba como el gran estadista que sería, pero sucedió que dicho encuentro se tradujo en la mente de muchas personas a través de una frase que resalta por su ambigüedad: “dentro de la Revolución todo, fuera de la Revolución nada”, lo que quedó dentro y fuera, estuvo a la merced de la imaginación de los funcionarios de la época.

El segundo discurso, y que marcó la política social de la época, fue pronunciado el 13 de marzo de 1963, cuando Fidel dijo que “todos son parientes: el lumpencito, el vago, el elvispresliano, el «pitusa»”, estaba incluyendo en la misma lista a los rockeros y homosexuales, junto a los delincuentes, vagos y contrarrevolucionarios. Su preocupación era válida pero la clasificación que hacía era fatal para estos estratos, si queremos hacer justicia habría que agregar que no se trataba de una opinión de un estadista, la Cuba de la época era francamente intolerante y no estaba preparada para los fenómenos musicales que ocurrirían ni la Revolución Sexual que ya tenía lugar.

En los años sesenta y setenta, gracias al estigma del “diversionismo ideológico”, la música que llegaba a la isla proveniente del extranjero, sufría la censura oficial. De esta forma se puede entender cómo estuvimos parcialmente ajenos a fenómenos musicales internacionales, se cometió el error imperdonable de proscribir a los Beatles y otros grupos en el país. Irónicamente, mientras en nuestro país los chicos de Liverpool eran vistos como armas del imperialismo, en Estados Unidos se les veía en algunos círculos como armas del comunismo. De la noche a la mañana, a raíz de las amenazas provenientes de EU, el arte se convertía en arma de lucha, y fue así cómo la música anglófona se convirtió en debilidad ideológica y fue desterrada de emisoras radiales y clubes nocturnos.

A partir de 1966 comenzó a permitirse un poco de música anglosajona en la radio, y el primer programa en transmitirla parece haber sido Nocturno, de Radio Progreso, siempre de manera controlada y en una cantidad menor que la música en español. A partir de 1967 descubrieron una nueva fórmula, los españoles estaban versionando las canciones americanas e inglesas, ya en nuestro idioma se podían transmitir a discreción. El país se inundó de música española: los Fórmula V, los Brincos, los Pasos, los Mitos, los Mustang y muchos otros grupos tuvieron un tremendo éxito en la isla, sencillamente imitando la música prohibida en Cuba, pero al hacerlo en español contaban con la anuencia de las emisoras. Fue así cómo nos quedamos con las imitaciones en vez de los originales, los efectos aún son perceptibles en la actualidad, los cubanos conocemos estos grupos hasta la saciedad pero en cambio ignoramos la mayoría de los clásicos anglosajones.

En los años setenta la música rock internacional fue vista cómo sinónimo de rebeldía, de manifestación contra el poder hegemónico, a favor de movimientos sociales y contra la guerra en Vietnam. Mientras, llama la atención que en la prensa ni nos enteramos de festivales como el de Woodstock, parecía que el mensaje pacifista allí expresado, no era noticia para nuestros medios. Perdimos en aquellos tiempos la oportunidad única de identificar al movimiento hippie internacional, con la Revolución que ocurría en Cuba en esos momentos, pues ambos tenían mucho en común en su forma y contenido revolucionario. El rock anti-sistema norteamericano hubiera tenido un escenario de lujo en La Habana o Varadero, en cambio preferimos auto-marginarnos de este movimiento, craso error.

Lo peor de esos tiempos lo señala Ernesto Juan Castellanos cuando dice que “lejos de comprender e integrar a los jóvenes cubanos con inclinación hacia la música rock a la nueva obra social que construía, la Revolución optó por marginarlos y aislarlos junto a sus inclinaciones culturales. Comenzó a alejar así a una importante cantera de jóvenes a quienes, en respuesta, tampoco les interesó comprenderla a ella”. Todo esto fue responsabilidad de aquellos que veían síntomas de diversionismo ideológico en quien hablara inglés y tuviera pelo largo, al final, estos censores eran contrarrevolucionarios o al menos anti-revolucionarios en su pensamiento.

Hubo que esperar cuarenta años para que John Lennon pudiera sentarse en un parque habanero, si bien en décadas pasadas poseer un disco de los Beatles podía representar un dura reprimenda y ser tildado de blandengue, actualmente la canción Imagine de Lennon se transmite entre la Mesa Redonda y el Noticiero Nacional, si esto no es ejemplo de lo relativo de nuestras vidas, no sé qué lo será.

Hace pocos días presencié un debate entre dos amigos, uno se quejaba de que hay quienes emplean el Quinquenio Gris como recurso y padecen de un victimismo exacerbado, este fenómeno es cierto y lo he observado más de una vez, pero el otro le replicaba con un argumento infalible: el Quinquenio merece ser recordado cada vez que amerite, es algo así como el Holocausto, ¿a quién se le ocurriría reclamar que los judíos hagan tabula rasa de lo ocurrido en la II Guerra Mundial?

¿A quién se le ocurre pedirle a las víctimas de los excesos de los años setenta, que pasen página y olviden su pasado? Ciertamente no a nosotros, en los próximos días hablaremos sobre los rockeros, los homosexuales, los religiosos y todos aquellos que fueron a parar al sótano de una biblioteca, a la UMAP o a una industria metalúrgica, por el pecado de no cumplir el patrón que se trató de imponer en la isla. Es una de nuestras deudas pendientes como país, a ellos dedicamos estos escritos.


Fuente: http://lajovencuba.wordpress.com/2012/02/06/quinquenio-gris-la-musica-prohibida/


Última edición por AliveRC el Jue Sep 13, 2012 11:09 pm, editado 1 vez
AliveRC
AliveRC
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1321
Reputación : 1452
Fecha de inscripción : 09/05/2011
Edad : 25

Quinquenio Gris Empty Re: Quinquenio Gris

Mensaje por AliveRC el Jue Sep 13, 2012 11:08 pm

Quinquenio Gris: La "debilidad" no será permitida

Por: Harold Cárdenas Lema

La verdad nunca daña una causa que es justa.

Mahatma Gandhi

Una de las aristas más peliagudas del llamado Quinquenio Gris, fue el tratamiento hacia los homosexuales en la época, ser homosexual en Cuba significaba estar al margen social y políticamente, de esta forma se les marginó a muchos de ellos de la construcción de la obra socialista, de esta forma muchos abandonaron la isla, no por ser contrarrevolucionarios ni ajenos a la obra de la Revolución, sino precisamente porque se les excluía de ella.

Las organizaciones cumplieron su papel en esta cruzada, las Asambleas de la Moral Comunista terminaron en profundas depuraciones que tuvieron lugar en las universidades, allí se expulsaron a los profesores y estudiantes “sospechosos”, no importó la calidad docente de estos o sus valores personales, en el Quinquenio, al igual que en el Macarthismo, la sospecha era suficiente.

En el año 1963 un intelectual cubano impartía conferencias en universidades explicando que: “es posible que, integrando al trabajo productivo a una gran parte de estos «enfermos», logremos reeducarlos. Muchos son útiles. Son sensibles, inteligentes. El hecho de que comprendamos las causas de su enfermedad no debe conducirnos a la tolerancia”. Este era a grandes rasgos el pensamiento oficial de la época al respecto, esto se pronunciaba a solo cuatro años del triunfo revolucionario y en una década que mostraba los mayores logros de la Revolución tanto en lo social como en la cultura, todavía existían reductos de tolerancia para los “enfermitos”, pero los setenta serían mucho peor para ellos.

En el año 1965 la UJC en un comunicado nacional se transformaba la lucha contra estos en una tarea a cumplir, tan importante como la lucha contra el imperialismo, convertía en consigna la lucha: “¡Fuera los contrarrevolucionarios y los homosexuales de nuestros planteles!”, y para tal efecto lo publicaba en su órgano oficial, la revista Mella. Pero fue Alma Mater la que aclaró toda duda al respecto, decía que: “Algunos pretenden, en su afán de frenar el proceso de Depuración por lo que les toca de cerca, el dividirlo en dos procesos distintos: el de los contrarrevolucionarios y el de los homosexuales. Nosotros decimos que la Depuración es una sola, que tan nociva es la influencia y la actividad de unos como de otros”.

Sin duda alguna el momento de ruptura fue el Congreso de Educación y Cultura en abril de 1971, allí se llegó a afirmar: “no es permisible que por medio de la «calidad artística» reconocidos homosexuales ganen influencia que incida en la formación de nuestra juventud (…) evitar que ostenten una representación artística de nuestro país en el extranjero personas cuya moral no responda al prestigio de nuestra Revolución”, cualquier comentario que pudiera hacer al respecto sería redundante, estas palabras lo dicen todo.

Como en todo período oscuro, se trató incluso de legalizar los prejuicios, en marzo de 1975 se aprobó la Ley 1267, que ilegalizaba al “homosexualismo ostensible y otras conductas socialmente reprobables que proyectándose públicamente, incidan nocivamente en la educación, conciencia y sentimientos públicos”. Por suerte, al año siguiente el Tribunal Supremo eliminaba todos los “parámetros” que se habían establecido en el terreno cultural, dando pie a la creación ese mismo año 1976 del Ministerio de Cultura, con Armando Hart al frente, esto se dio a conocer públicamente en la clausura de la Asamblea Nacional el 30 de noviembre de 1976, un momento de extrema tensión en el que se definió la política cultural del país, pero esto ya es otra historia.


fuente: http://lajovencuba.wordpress.com/2012/02/08/quinquenio-gris-la-debilidad-no-sera-permitida/
AliveRC
AliveRC
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1321
Reputación : 1452
Fecha de inscripción : 09/05/2011
Edad : 25

Quinquenio Gris Empty Re: Quinquenio Gris

Mensaje por AliveRC el Jue Sep 13, 2012 11:10 pm

Quinquenio Gris: la UMAP

Por: Harold Cárdenas Lema
“Es necesario también que los jóvenes que no han demostrado una actitud correcta ante sus estudios, en la disciplina del plantel, que muestren determinadas desviaciones que puedan expresar en ellos algún tipo de blandenguería pequeño burguesa (…) cumplan una tarea honrosa que tiene la juventud cubana actualmente, ingresar en el Servicio Militar Obligatorio (SMO), y que después, acorde con su comportamiento en nuestras gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias, puedan cubrir en sus expedientes las lagunas que hoy tienen, y que les impiden ingresar en nuestras Universidades”

Secretario General de la UJC, Miguel Martín (1965)


Estas palabras no son más que el reclutamiento de los “enfermitos”, religiosos, rockeros y otros sectores realmente antisociales, para algo muy distinto al SMO: la UMAP. Las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (un eufemismo, sin duda) albergaron a religiosos, rockeros, homosexuales y verdaderos delincuentes, todos juntos debían “fortalecerse” a través del trabajo duro, irónicamente, allí estuvieron recluidas algunas de las grandes figuras de la cultura nacional, que sufrieron este período con resignación y como ya eran revolucionarios mucho antes de entrar allí, nunca se marcharon de la isla ni comprometieron sus ideas, como si ocurrió a menudo con muchos de los portavoces de la “mano dura”.

La UMAP tendría su primer llamado en 1965 y continuaría hasta 1968, sobre esta aún yace un manto de silencio bastante llamativo, producto seguramente de la vergüenza que representan para la historia nacional, pero este silencio termina siendo aún más dañino, pues se convierte en un arma en nuestra contra que fácilmente hubiéramos podido canalizar a través del diálogo o el debate. Las UMAP, con sede en Camagüey, no lograron crear revolucionario alguno en sus perímetros, en todo caso provocaron un lógico resentimiento entre las personas que allí estuvieron albergadas.

El propio concepto de la UMAP parece ilógico, más bien se asemeja a las familias burguesas que mandan a sus hijos a escuelas militares para “hacerse hombres”, una noción muy poco alejada de la Revolución pero que en la mente de muchos se parecía bastante a la moral revolucionaria que se exigía de los cubanos. Muchas figuras de la cultura nacional estuvieron allí, entre el cansancio y la marginación a que eran sometidos se encontraban Armando Suárez del Villar, Pablo Milanés, Félix Luis Viera y muchos más.

En las unidades de Monte Quemado, Anguila, y otras más, se destruía parte del orgullo nacional, se ensuciaba la política cultural revolucionaria, y mientras se convertía la cultura en patrimonio del pueblo, se excluía y reeducaba a una parte de este de manera obligatoria. Las palabras del Secretario General de la UJC en el año 1965, traen solapado un chantaje burdo: si quieres ingresar en la universidad, debes primero pasar a la UMAP y eliminar así tus desviaciones y blandenguerías.

En todo caso, la historia juzgará dónde se encontraba la desviación, si en un surco alguien pudo encontrar la Revolución, o si en realidad esta opinión se alejaba por completo de la idea revolucionaria, y sí realmente transformadora, del hombre nuevo.


Fuente: http://lajovencuba.wordpress.com/2012/02/10/quinquenio-gris-la-umap/
ArgentoRojo
ArgentoRojo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1107
Reputación : 1152
Fecha de inscripción : 14/05/2011

Quinquenio Gris Empty Re: Quinquenio Gris

Mensaje por ArgentoRojo el Vie Sep 14, 2012 8:09 am

Muy bueno, habia leído hace tiempo sobre la década del 70 en Cuba y la represión cultural de aquellos tiempos.
La Brujula
La Brujula
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1418
Reputación : 1666
Fecha de inscripción : 30/11/2010
Localización : Por aquí, por allá.......donde puedo.

Quinquenio Gris Empty Re: Quinquenio Gris

Mensaje por La Brujula el Vie Sep 14, 2012 4:19 pm

Excelentes artículos. Espero que tenga más sobre está época sombría de la historia de Cuba.
Granma
Granma
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2919
Reputación : 4434
Fecha de inscripción : 06/08/2011
Localización : ★Marte, Planeta Rojo★

Quinquenio Gris Empty Re: Quinquenio Gris

Mensaje por Granma el Vie Sep 14, 2012 9:19 pm

Sobre las UMAP y los homosexuales habla Fidel en el libro de Ignacio Ramonet "Cien horas con Fidel",dejo aquí esa parte.

Ignacio Ramonet - Uno de los reproches que se le hizo a la Revolución, en los primeros años, es que se dice que hubo un comportamiento agresivo, un comportamiento represivo contra los homosexuales, que hubo campos de internamiento donde los homosexuales eran encerrados o reprimidos. ¿Qué me puede usted decirsobre ese tema?

Fidel Castro - En dos palabras, usted está hablando de una supuesta persecución a los homosexuales.Yo le debo explicar de dónde nace eso, por qué nace esa critica. Sí le puedo garantizar que no hubo nunca persecución contra los homosexuales, ni campos de internamiento para los homosexuales.

Pero hay bastantes testimonios sobre eso.

¿Qué tipo de problema se produjo? Nosotros, por aquellos primeros años, nos vimos obligados a una movilización casi total del país, ante los riesgos que teníamos y hasta riesgos de agresión de Estados Unidos:la guerra sucia, la invasión de Girón, la Crisis de Octubre... En toda aquella etapa hubo muchos presos. Secreó el servicio militar obligatorio.Entonces nos encontramos con tres problemas: hacía falta un nivel escolar para prestar servicio en las Fuerzas Armadas, debido a la necesidad de utilizar tecnología sofisticada, porque tú no puedes entrar consegundo, tercero o sexto grado, tenías que tener por lo menos siete, ocho o nueve grados, y después más. A algunos hombres teníamos que sacarlos de las universidades, y algunos ya graduados. Para manejar una batería de cohetes tierra-aire tenían que ser graduados universitarios.

En ciencias, me imagino.

Usted lo sabe muy bien. Eran cientos de miles de hombres, todo eso afectaba las distintas ramas, no sólo los programas de preparación, sino ramas de la economía. Entonces había personas que no tenían capacidad y el país necesitaba de ellas por la gran sustracción que se hacía a centros de producción. Ése era un problema que teníamos.Segundo, había algunos grupos religiosos que, por principio o por doctrina, no aceptan la bandera o no aceptan las armas. Eso a veces lo tomaba alguna gente como pretexto para crítica u hostilidad.

Tercero, estaba la situación de los homosexuales. Y en aquellos tiempos, mujeres ni pensar en que fueran al servicio militar... Bien, yo me encuentro problemas de resistencia fuerte contra los homosexuales, y al triunfo de la Revolución, en esta etapa de que estamos hablando, el elemento machista estaba muy presente,y había ideas generalizadas relacionadas con la presencia de los homosexuales en las unidades militares.Estos tres factores determinaron que, al principio, no se les llamaba a las unidades militares; pero después aquello se convertía en una especie de factor de irritación, incluso algunos usaban el argumento para criticar aún más a los homosexuales.Con aquellas tres categorías se crearon las llamadas Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP),donde iban de las tres categorías de gente: los que por su bajo nivel de estudios no podían manejar aquellas armas, o personas que por su fe religiosa eran objetores de conciencia, o varones en condiciones físicas adecuadas que eran homosexuales. Eso es una realidad, fue lo que ocurrió.

¿No eran campos de internamiento?

Esas unidades se crearon en todo el país y realizaban actividades de trabajo, principalmente de ayuda a la agricultura. Es decir, no afectaba sólo a la categoría de homosexuales, pero ciertamente sí a una parte de ellos, no a todos, a los que eran llamados al servicio militar obligatorio, porque era una obligación en la que estaba participando todo el mundo.De ahí nace esa situación, y es cierto que no eran unidades de internamiento, ni eran unidades de castigo, al contrario, se trataba de levantar la moral, presentarles una posibilidad de trabajar, de ayudar al país en aquellas circunstancias difíciles. Estaba también mucha gente que por razones religiosas tenía la oportunidadde ayudar de otra manera a la patria, porque prestaban el servicio no en las unidades de combate, sino enunidades de trabajo.Claro, después, transcurrido el tiempo se fueron eliminando esas unidades. No le podría decir ahora cuántos años duró eso, si duró seis o siete años; pero sí le puedo añadir que había prejuicios con los homosexuales.

¿Usted considera que esos prejuicios eran un aspecto del machismo?

Era una cultura, pasaba igual que con las mujeres. Sí le puedo decir que jamás la Revolución promovió eso,al contrario, aquí hubo que promover mucho la lucha contra los prejuicios por razones raciales. Con relacióna la mujer había prejuicios y muy fuertes, y con relación a los homosexuales había prejuicios fuertes. Yo ahora no voy a defenderme de esas cosas, la parte de responsabilidad que me corresponda la asumo.Ciertamente yo tenía otros conceptos con relación a ese problema. Yo tenía opiniones, y más bien me oponía y me habría opuesto siempre a cualquier abuso, a cualquier discriminación, porque en aquella sociedad había muchos prejuicios. Sufrimientos de familias. Ciertamente los homosexuales eran víctimas de discriminación,En otros lugares mucho más que aquí, pero sí eran, en Cuba, víctimas de discriminación, v, afortunadamente,una población mucho más culta, más preparada ha ido superando esos prejuicios.Debo decirle, además, que había —y hay— destacadísimas personalidades de la cultura, de la literatura,gente famosa, orgullo de este país, que eran y son homosexuales, v han gozado y gozan de mucha consideración y mucho respeto en nuestro país. Así que no hay que pensar en sentimientos generalizados. Enlos sectores más cultos y más preparados había menos prejuicios contra los homosexuales. En los sectores con mucha incultura —un país en aquel tiempo de un 30 por ciento de analfabetismo— eran fuertes los prejuicios contra los homosexuales, y en los semianalfabetos también y hasta en mucha gente que pueden ser profesionales. Eso era una verdad en nuestra sociedad.

¿Usted piensa que se han combatido eficazmente los prejuicios contra los homosexuales?

La discriminación contra los homosexuales ya es un problema bastante superado. La adquisición de unacultura general integral, el pueblo que tenemos hoy... No le voy a decir que no haya machismo, pero ya no como el de aquella cultura nuestra en que era muy fuerte. Con el transcurso de los años, se fue tomandoconciencia de todo aquello y se fueron superando aquellos problemas v esos prejuicios fueron disminuyendo.Pero también no se crea que fue fácil.En un principio se suscitaron grandes discusiones. También hubo conflictos entre la Revolución y algunas fuerzas religiosas, que condujeron al Partido al extremismo de no admitir creyentes dentro del Partido.

Yo me considero con parte de esa responsabilidad, porque, realmente, era una cuestión de lealtades en el Partido. Y había muchos católicos, por ejemplo...



Y esta otra parte se habla sobre la persecución religiosa en Cuba.

Otra acusación que se hizo contra ustedes, a los comienzos de la Revolución Cubana, fue que había persecución religiosa. Ustedes nacionalizaron las escuelas católicas, expulsaron a una parte del clero y arrestaron a sacerdotes. ¿Piensa que ahí también hubo excesos?

Ésta es una revolución radical profunda, yo la califico así, y lo puedo justificar y demostrar, donde no hubo un solo sacerdote fusilado. Y eso es parte de una política y de una concepción, no solo de principios éticos,sino hasta de principios políticos. Le interesaba al imperialismo o al gobierno imperialista de Estados Unidos presentar a la Revolución Cubana como una revolución antirreligiosa, a partir de los conflictos que se produjeron en los primeros años y que nos obligaron a algunas medidas. Por ahí empezó la conspiración, y,realmente, no podíamos cruzarnos de brazos. Ocurrieron cosas muy duras.

¿Qué cosas?

Bueno, por ejemplo, la Operación Peter Pan, el secuestro, prácticamente, de 14 mil niños de este país,después de que nuestros adversarios inventaran la atroz calumnia de que la Revolución les iba a quitar a los padres la patria potestad. Y enviaron clandestinamente a Estados Unidos a 14 mil niños de este país, y en esesecuestro participaron algunos sacerdotes católicos que estaban contra la Revolución y también sacerdotes católicos de Miami.


¿Se llevaron 14 mil niños para Estados Unidos?

Sí, se los llevaron porque inventaron que un decreto iba a desposeer a los padres de la patria potestad.Cuando se trata de cosas que tienen que ver con sentimientos de paternidad, la gente enloquece, la engañan fácilmente, según el tipo de mentira de que se trate. En este caso, frente a un sentimiento como el de la paternidad, aquella idea loca chocaba más bien con un instinto en la gente, no la procesaba. Por eso aquí,incluso, lograron asustar a mucha gente y se facilitó aquello del éxodo, del envío clandestino, y muchas familias se separaron para siempre, mandaron a los hijos al exterior.

Después, más adelante, leyendo los libros de Shólojov:Guerra en el Don, El Don ensangrentado,-8-varios de aquellos libros, descubro por mi cuenta, no lo sabía, que ya en las novelas de Shólojov esas mentiras de la patria potestad constaban, eran viejísimas. Figúrese, que yo tenía que decir: "¿Y quién se va a encargar, siquitamos la patria potestad, de todos esos muchachos?", si en 46 años aún no tenemos suficientesinstalaciones para las madres que quieren mandar a sus niños al círculo infantil...Dijeron otra cosa más horrible: que íbamos a convertir a los muchachos en carne enlatada.

¡Qué horror!

Que los íbamos a mandar para la URSS, que en la URSS los iban a convertir en carne enlatada y que iban amandar esa carne enlatada para acá.¡Que cosa monstruosa!Eso es fantasía, aunque no por ser una fantasía no se cree; se cree porque la mentira está asociada con un instinto tan poderoso como el instinto materno y paterno, sobre todo el materno.

¿Y se llevaron a los niños?

Sí, se llevaron 14 mil.

¿Pero los fueron sacando de forma clandestina?

No, porque se permitía que viajaran, nunca se puso ningún coto, desde el triunfo de la Revolución, a todo elque quisiera viajar, incluso los médicos, se llevaron la mitad de los médicos. Entonces iban, y no habíamuchos requisitos de trámite; se suponía que la gente que se iba tenía pasaporte, bueno, algunos requisitos secumplían normalmente, el pasaporte y los documentos habituales.Hay gente que quería irse; pero este caso fue terrible, los padres se quedaron esperando, muchos pensando que la Revolución no duraba mucho, y que mandarían luego a buscar a sus hijos de regreso; pero mandaron a 14 mil niños, muchos de los cuales ahora que son mayores critican a sus padres. Y allá no tenían dónde meterlos, los metieron, incluso, en lugares que eran casi de delincuentes, donde fuera; la masa de niños cubanos sin padres regada por todo Estados Unidos.

¿Y la Iglesia tuvo una responsabilidad en este secuestro gigante?

Ésa es quizás una de las cosas más monstruosas. Ahí estuvo comprometida la Iglesia, la alta jerarquía; porque van a salir para Estados Unidos, todo arreglado, tienen permiso y lo que estaban era mandando niños de cualquier forma, con cualquier papel o sin papel. No se le ponía traba ninguna, los más elementales requisitos de identidad nada más. Ellos fabricaron el decreto falso, lo divulgaron; y se llevaron a 14 mil niños a base del miedo y del terror.


¿Ustedes no se dieron cuenta?

Nosotros, ya le digo, nunca pusimos restricciones para salir, e iban y venían, los norteamericanos abrieron las puertas de par en par para llevarse a los técnicos, a los maestros, a los médicos, a los obreros calificados,y después tener fuerzas entre las cuales reclutar invasores y soldados para atacar a este país. Entonces, esos problemas son bien serios. ¡Cuánto invento no hicieron! Ocurrieron cosas muy serias en ese sentido. No vamos a culpar a Roma de eso, ni vamos a culpar a la Iglesia Católica, porque había muchos católicos revolucionarios... Pero, sencillamente, ocurrieron cosas de esta naturaleza. Y hubo algunos sancionados a prisión.

¿Sacerdotes?

Sí, pero no estuvieron mucho tiempo. En la expedición de Girón vinieron con los mercenarios tres sacerdotes que eran... ¿Cómo les llaman a los que acompañan, predican en los ejércitos?

Capellanes.

Sí. También nosotros teníamos un capellán en la Sierra Maestra, un sacerdote que se unió a los rebeldes,hasta llegó a tener un uniforme, el padre Sardinas, muy conocido y muy querido. No es que nuestros compañeros fueran muy practicantes de la religión católica, de los que van a la iglesia, pero aquí casi todo elmundo estaba bautizado y al que no estaba bautizado, le dije, lo llamaban "judío".

Le estaba diciendo que no era solo cuestión de principios, sino, además, elemental sentido común político:un sacerdote fusilado aquí, hace rato que sería santo y mártir.

¿La Revolución Cubana tuvo un particular cuidado con los sacerdotes?

Algunos hechos fueron graves, pero nunca hubo un sacerdote fusilado... Y ésta es la única revolución radical que no ha fusilado sacerdotes. En México, usted sabe lo de los cristeros-9-y todas esas guerras... Si analiza la historia de Francia donde usted adquirió, pienso, mucho de su pensamiento aunque naciera fuera deFrancia...

La Revolución Francesa fue muy anticlerical.

Acuérdese de los tres Estados. En esa revolución de 1789 se mataron unos a otros, porque el bajo clero estaba con la revolución y la jerarquía eclesiástica estaba con el poder, y algunos incluso de la jerarquía se pasaron a la revolución, algunas personalidades. No conozco ninguna revolución donde no se hayan matadounos a otros.Mire, en la Revolución de Octubre, yo no sé si habrá quienes nieguen ahora que en 1917 hubo unarevolución en aquel país que después se llamó la Unión Soviética... Hubo una revolución en Rusia, allítambién se fusilaron unos a otros.Hubo la revolución de 1910 en México, una revolución social importante, una verdadera revolución social — no socialista, pero sí una revolución social profunda—, allí se mataron unos a otros, se fusilaron.Después hubo la guerra civil española. El español es muy religioso, y de los españoles la mayoría estaba conla República, y se fusilaron. Es decir, no recuerdo ninguna revolución donde no se hayan fusilado unos aotros. Nosotros somos la excepción. Y eso demuestra que nosotros nos hemos guiado por determinados criterios y principios políticos y éticos, las dos cosas. Eso es muy importante. Si no se sabe, si no se dice, si se oculta enesos medios en los que tanto se critica a la Revolución Cubana, a mí no me preocupa gran cosa.Usted me hace una pregunta y yo le explico. ¿Cuántas cosas no se han dicho de la Revolución y de torturas y de veinte cosas por el estilo?


Contenido patrocinado

Quinquenio Gris Empty Re: Quinquenio Gris

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Miér Nov 25, 2020 11:17 pm