"La hambruna de Bengala en 1943 - entre millón y medio y cuatro millones de muertos, según fuentes" - Fotografías de la revista Life

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"La hambruna de Bengala en 1943 - entre millón y medio y cuatro millones de muertos, según fuentes" - Fotografías de la revista Life Empty "La hambruna de Bengala en 1943 - entre millón y medio y cuatro millones de muertos, según fuentes" - Fotografías de la revista Life

Mensaje por pedrocasca el Miér Ago 22, 2012 12:14 am

La hambruna de Bengala en 1943

tomado de los textos que acompañan a las fotografías de Life, de lo publicado en la Wikipedia y de textos traducidos del inglés que circulan por la red.

La hambruna que asoló Bengala durante el año 1943 dejando, según las fuentes que se consulten, entre 1'5 y 4 millones de muertos (siempre desde un punto de vista puramente eurocéntrico) se considera hoy en día uno de los muchos capítulos del genocidio británico en la India. Bengala, regada por los ríos Ganges, Hooghly, Rupnarayan y Damodar se considera una de las regiones más fértiles de la tierra y hasta la intervención británica, no hubo hambrunas conocidas (no hay datos oficiales, pero durante los casi dos siglos de dominación británica se considera hubo entre veinticinco y treinta episodios de carestía y hambre generalizadas, con una cifra indeterminada de víctimas que podría superar los cincuenta millones de muertos).

La hambruna de 1943 no fue el resultado directo de la escasez de alimentos, como indicaban las interesadas conclusiones de las investigaciones oficiales, sino que fue debida a la intervención humana, en particular por las necesidades del ejército británico y la inepta actuación de los administradores coloniales, quizás inducida desde el gobierno de Londres. En 1942 Birmania había caído en poder de las fuerzas japonesas tras la derrota desastrosa de los británios en la batalla de Singapur, por lo que los ingleses llegaron a temer una alianza entre el ejército japonés y el Ejército Nacional indio, al mismo tiempo, se temía una rebelión del pueblo bengalí, nunca contento con la ocupación británica. En Octubre de 1942 se desató una dura ola de represión entre todos los opositores a la Gran Bretaña, hubo numerosas detenciones y las tropas británicas destruyeron locales, centros de reunión e incluso viviendas y aldeas (los soldados estuvieron involucrados en númerosos casos de violaciones, saqueo de víveres y todo tipo de bienes).

Las autoridades, temiendo un desembarco japonés en el golfo de Bengala, confiscaron más de sesenta mil barcos, destruyendo muchos de los que se empleaban en los ríos, lo que conllevó la imposibilidad de practicar la pesca y el comercio, que dependía en gran medida del transporte por estas embarcaciones. La utilización de los transportes ferroviarios para uso militar y la confiscación de vehículos de carga con el mismo fin impidió que se desenvolviera el comercio de manera habitual. Además, si se tiene en cuenta que Birmania, que producía alrededor del 15% del arroz consumido en Bengala y en casi toda la India, estaba ya en manos japonesas y que no se había previsto ningún plan alternativo a la escasez de este alimento fundamental, este tipo de medidas agudizaron la ya negativa situación.

Unas 180.000 personas fueron expulsadas de sus tierras para utilizarlas como bases militares y campos de refugiados y se creó el Plan del Arroz, que tenía un objetivo declarado: hacer acopio de alimentos para los soldados británicos, de manera tal que los japoneses no encontraran alimentos si llegaban a Bengala. En ningún caso se tuvo en cuenta a la ya castigada población civil y dado que entre la gente adinerada, fundamentalmente colonos dueños de grandes extensiones de tierras y funcionarios del Imperio, se consideró una muy buena inversión comprar y almacenar arroz y alimentos susceptibles de ser comprados por el Ejército o de ser exportados hacia otros estados de la India, el precio del arroz y otros granos se elevó de manera vertiginosa y se provocó una carestía artificial. A pesar de que en Bengala había aún suficiente arroz, millones de personas, de repente, eran demasiado pobres para comprar los alimentos.

Durante años nadie dió explicaciones precisas de lo que había sucedido y dada la implicación de grandes fortunas, colonos y aristócratas de la City, además de la euforia desatada tras el triunfo en la Segunda Guerra mundial, la muerte de al menos millón y medio de bengalíes por hambre era un asunto menor en donde apenas se investigó por parte de nadie.

Hay constancia de que la inepta Administración colonial prácticamente no movió un dedo en lo más peliagudo de la situación (aunque sí permitió las exportaciones de arroz hacia otros lugares del subcontinente indio por parte de comerciantes acopiadores del producto) y que fue el Ejército británico quien intentó paliar la crisis con medidas que no fueron más que parches, en muchas de las ocasiones por iniciativa personal de algunos oficiales y no de manera conjunta y ordenada. Se ha llegado a especular con que el Gobierno británico favoreció la existencia de la hambruna como castigo a una región evidentemente hostil y como medio de garantizarle graves problemas al ejército japonés de haber llegado hasta Bengala. La hambruna terminó cuando el gobierno acordó en Londres permisos y medios logísticos para importar 1.000.000 de toneladas de granos a Bengala, reduciendo los precios de los alimentos de manera drástica y obligando a los comerciantes que lo tenían guardado a ponerlo rápidamente en el mercado para no perder dinero.

Datos significativos son que desde 1947, desde su independencia, no se ha producido ningún episodio de hambruna generalizada en la India, cuando durante el dominio británico hay constatadas no menos de 25 grandes hambrunas de propagación a través de varios estados y se puede calcular que entre 30 y 50 millones de indios fueron víctimas de la falta de alimentos en la segunda mitad del siglo IXX y hasta la finalización de la Segunda Guerra mundial.

Cuando menos es curioso el papel jugado en este asunto por Winston Churchill, Primer Ministro británico de la época y héroe por antonomasia del Imperio británico, cuya participación en el desastre se puede considerar que sigue siendo un misterio dadas las nulas ganas de investigación. En respuesta a una petición urgente realizada por el Secretario de Estado para la India para liberar reservas de alimentos y mandarlas a Bengala, Churchill respondió con un telegrama diciendo: que si la comida era tan escasa "por qué Gandhi no había muerto todavía".
Se ha puesto como disculpa que se estaba más preocupado por los civiles de Grecia (que también estaban sufriendo de hambre por la invasión alemana de su país, la guerra mantenida por las guerrillas comunistas contra los nazis y las crueles represalias por parte de estos) que por los bengalíes. Al final, acuciado por la imposibilidad de tapar por más tiempo la grave situación bengalí, Churchill pidió la asistencia y ayuda de los EE.UU. por escrito al presidente Roosevelt, pero la respuesta estadounidense fue negativa. No era un problema que pudiera preocupar a los estadounidenses.

Fotografías de William Vandivert publicadas en la revista Life de la época y de la situación de hambruna en Bengala en 1943 se pueden ver en los links:

http://www.oldindianphotos.in/2009/12/bengal-famine-of-1943-part-1.html

http://www.oldindianphotos.in/2009/12/bengal-famine-of-1943-part-2.html

http://www.oldindianphotos.in/2011/12/bengal-famine-of-1943-part-3.html

http://www.oldindianphotos.in/2011/12/bengal-famine-of-1943-part-4.html




    Fecha y hora actual: Miér Mayo 27, 2020 12:26 pm