Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Joven Guardia
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Joven Guardia el Dom Dic 11, 2011 2:35 pm

Camaradas, abro este post para que recopilemos aqui todas las noticias relacionadas con el encuentro internacional, saludos, intervenciones de los participantes, así como debates, sean centralizados aquí:

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  32cf2b18bc061b77e56b5783aff01222_M


Entre el 9 y el 11 de diciembre en Atenas



El Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros es la reunión más importante del movimiento comunista internacional, que se celebra con carácter anual en distintas localizaciones.

En esta ocasión, los camaradas del Partido Comunista de Grecia han sido los encargados de organizarlo en Atenas, bajo el título “El Socialismo es el futuro”.

El PCPE asistirá con una representación del máximo nivel, dado que estarán presentes el Secretario General y el Secretario de Organización, camaradas Carmelo Suárez y Julio Díaz.

A lo largo de tres días, los partidos discutirán diversos ejes de trabajo conjunto y se producirán debates sobre la estrategia y la táctica que debe seguir el movimiento comunista internacional, que lamentablemente no tiene una posición unificada ni coordinada para afrontar la crisis estructural del capitalismo.



El PCPE defenderá en Atenas la necesidad de profundizar en la puesta en marcha de herramientas estables de coordinación, así como la necesidad de unificar las luchas de la clase obrera y los sectores populares en la perspectiva de la construcción del Socialismo-Comunismo, y no en la mera gestión del capitalismo.

_________



PCP intervém no 13º Encontro Internacional de Partidos Comunistas e Operários


O PCP proferiu a sua intervenção no segundo dia de trabalhos do 13º Encontro Internacional de Partidos Comunistas e Operários (EIPCO) que reúne em Atenas, desde ontem e até amanhã, 80 partidos de mais de 60 países de todos os continentes.

A intervenção do PCP, iniciada com a expressão da solidariedade dos comunistas portugueses para com a luta dos comunistas e dos trabalhadores da Grécia e de todo o Mundo, abordou aspectos fundamentais da situação em Portugal; da crise na, e da, União Europeia, denunciado a perigosa fuga para a frente em curso expressa nas recentes conclusões do Conselho Europeu; da crise do capitalismo, que se aprofunda num Mundo em mudança marcado por uma violenta ofensiva do imperialismo; da luta dos trabalhadores e dos povos, que se intensifica de forma geral em todo o mundo; do objectivo do Socialismo e do projecto comunista, mais actual, necessário e urgente que nunca; da necessidade do fortalecimento do movimento comunista e revolucionário internacional e da frente anti-imperialista e por último da importância do processo dos Encontros Internacionais de Partidos Comunistas e Operários para o qual o PCP tem dado e continuará a dar um importante contributo.

O segundo dia de trabalhos do 13º EIPCO concluiu a primeira ronda de intervenções dos participantes e dará início a uma segunda ronda de intervenções onde serão abordados aspectos relativos à Declaração Final do 13º EIPCO cuja aprovação está prevista para o último dia de trabalhos, e à discussão das linhas gerais de acção comum ou convergente dos partidos comunistas até ao 14º Encontro. O segundo ponto da ordem de trabalhos do Encontro abordará ainda questões como a adesão de novos Partidos ao processo dos Encontros Internacionais e o País e o Partido que receberão o 14º Encontro Internacional em 2012.

Ao final do dia de hoje os participantes no Encontro Internacional participarão de um acto organizado pela Juventude Comunista da Grécia de solidariedade internacionalista em honra dos participantes no 13º Encontro Internacional de Partidos Comunistas e Operários.


Intervenção de Ângelo Alves, membro da Comissão Política do PCP, em Atenas, no 13º Encontro Internacional de Partidos Comunistas e Operários
Intervenção do PCP no 13º EIPCO

Texto Integro Arrow http://pcp.pt/node/254187

KZ
KZ
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 286
Reputación : 346
Fecha de inscripción : 08/10/2010
Localización : No sé dónde vivo, ni sé qué hora es... (8)

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por KZ el Dom Dic 11, 2011 5:18 pm

Intervención del Partido Comunista de España

en el 13º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros
Atenas, 9, 10 y 11 de diciembre de 2011

Queridos camaradas, queridas camaradas:

En primer lugar, en nombre del Partido Comunista de España, queremos expresar nuestra felicitación al Partido Comunista de Grecia por la organización tan eficaz que está realizando en el 13º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros.

Queremos mostrar igualmente nuestra solidaridad y apoyo a la lucha del KKE junto al pueblo y la clase trabajadora griega en esta fase de recrudecimiento de la ofensiva capitalista contra la clase obrera en general: la posición del KKE en la situación de Grecia ha demostrado una vez más que este Partido está a la altura de las circunstancias en cada momento histórico.
Ha pasado un año desde el 12º Encuentro, celebrado en Sudáfrica, y todos los problemas, de los que hablábamos, deriv

ados de la crisis capitalista, los peligros que acechan a la Humanidad, no han hecho más que acentuarse.
Nuestro país, España, está en el ojo del huracán de la ofensiva neoliberal contra la clase trabajadora y contra la propia democracia. Desde Mayo de 2010, se han sucedido los siguientes hechos en España:
Rebaja de salario de los empleados públicos.
Congelación de las pensiones.
Aumento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).
Abaratamiento del despido.
Aumento de la edad de jubilación.
Subida del precio de productos y servicios básicos.
Privatización de empresas y sectores públicos.
A lo anterior hemos de sumar el dato de que España es el único pais de la OCDE en el que, entre 1995 y 2006 (la etapa de crecimiento económico), los salarios perdieron poder adquisitrivo (más de un 4%).
Reforma constitucional, pactada entre la socialdemocracia y la derecha política, con la finalidad de limitar el volumen de gasto público y priorizar el pago de la deuda pública a la gran banca internacional.

Estas agresiones se han desarrollado en un marco social definido por un total de cinco millones de desempleados. Los comunistas somos conscientes de que detrás de estos números hay verdaderos dramas humanos: en estos días, 1.200.000 hogares tienen a todos sus miembros en paro, y más de un millón de desempleados carecen de cualquier prestación o ayuda.

Todas estas medidas y datos desastrosos son consecuencia de las políticas neoliberales aplicadas por el Partido Socialista (PSOE), unas políticas que continuarán llevándose a cabo, tras las elecciones generales del 20 de noviembre, por la triunfante derecha del Partido Popular, pues el PP y el PSOE comparten el mismo modelo económico, y el mismo proyecto europeo neoliberal, emanado de los acuerdos de Maastricht, y posteriormente concretados en los correspondientes Tratados europeos.
En las mencionadas elecciones del 20 de Noviembre, el proyecto político del PCE (Izquierda Unida), ha multiplicado por casi seis el número de diputados en el Parlamento, y aumentado el número de votos de forma importantísima (poniéndose en camino a obtener dos millones de votos).
Este resultado es la consecuencia de la apuesta de los comunistas españoles por un proyecto de la izquierda plural, un programa anticapitalista y un discurso alternativo, fruto, entre otros, de la puesta en marcha de la Alternativa Social Anticapitalista, emanada del Partido Comunista de España. Es también consecuencia de los años de resistencia, perseverancia y coherencia, de apuesta por la movilización social, y denuncia de un modelo de crecimiento basado en la especulación y no basado en la producción de bienes y servicios.

Tras las elecciones del 20 de Noviembre, el PCE ha renovado su apuesta por redoblar esfuerzos en la lucha económica, social, cultural y solidaria:
El PCE, en su apuesta por la paz, intensifica su movilización contra la OTAN, las bases militares norteamericanas, el nuevo escudo antimisiles, y las injerencias y agresiones imperialistas que hemos vivido este año, y que se están preparando contra otros pueblos.
El PCE considera el apoyo a la Revolución Cubana como el elemento central de su política de solidaridad internacional.
El PCE seguirá apoyando la lucha del pueblo saharaui y de su legítimo representante, el Frente POLISARIO, por el reconocimiento pleno y universal de la República Árabe Saharaui Democrática.
El PCE continuará exigiendo y luchando por el derecho del pueblo palestino a su propio Estado.

Saludamos el proceso que se está viviendo en América Latina de construcción de alternativas al neoliberalismo, de afirmación popular y de reivindicación de la soberanía.

En otro orden de cosas, el PCE considera que la lucha contra el capitalismo debe ir aparejada a la lucha contra el patriarcado; la plena igualdad no se consigue si no se entra también en la lucha por nuevos valores, por la igualdad real en el ámbito de lo privado. El socialismo y la revolución deberán tener también rostro de mujer.

Camaradas:
El PCE seguirá apostando en su participación en foros unitarios (regionales o mundiales), de las fuerzas progresistas, antiimperialistas o antineoliberales). El PCE considera que ello no es contradictorio con la existencia de un foro para la reflexión, coordinación y construcción de la alternativa comunista; para ello, creemos que es necesario seguir fortaleciendo el papel del Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros.

Creemos en el comunismo, y en el papel vital de los partidos comunistas como instrumento al servicio de la clase obrera. Hemos ganado en estos años importantes debates internos frente a los intentos liquidacionistas. El próximo día 18 de Diciembre conmemoramos en un importante evento en Madrid el 90º Aniversario de la constitución del Partido Comunista de España.

Estáis todos invitados.

Fuente: http://www.larepublica.es/2011/12/intervencion-del-pce-en-el-13%C2%BA-encuentro-internacional-de-partidos-comunistas-y-obreros/
Joven Guardia
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Joven Guardia el Lun Dic 12, 2011 4:37 pm

Luego intentare hacer una valoración política de la intervención del PCE, por ahora enlazo la página de http://www.solidnet.org/ en la que se van publicando intervenciones y resoluciones, aunque en diferentes idiomas.
Joven Guardia
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Joven Guardia el Lun Dic 12, 2011 4:43 pm

Buena intervención del PCBrasileño;

COMITÊ CENTRAL
Intervención del PCB en el XIII Encuentro Mundial de los Partidos Comunistas y Obreros

El Comité Central del Partido Comunista Brasileño (PCB) saluda a los partidos comunistas presentes, homenajeando al anfitrión, el Partido Comunista Griego, referencia para todos los revolucionarios y trabajadores del mundo, con su ejemplo de lucha sin treguas contra el capital.

La profundización de la crisis sistémica del capitalismo coloca para el movimiento comunista internacional un conjunto de complejos desafíos.

Estamos delante de un estado de guerra permanente contra los trabajadores, una especie de “guerra mundial”, en la cual el gran capital busca salir de la crisis colocando la carga en la cuenta de los trabajadores. Esta es una guerra diferente de las anteriores, que tenían como centro disputas interimperialistas.

A pesar de que persisten las contradicciones interburguesas e interimperialistas en la actual coyuntura, las grandes potencias (sobre todo los Estados Unidos y los países hegemónicos de la Unión Europea) promueven hoy una guerra de rapiña contra todos los países periféricos, sobre todo aquellos que disponen de riquezas naturales no renovables y contra todos los trabajadores del mundo.

La guerra es el principal recurso del capitalismo para intentar salir de la crisis: activa la industria bélica y ramos conexos, permite el saqueo de las riquezas nacionales y la quema de capitales; los capitalistas ganan también con la industria de la reconstrucción de los países destruidos.

En medio de la simultánea ocupación y destrucción de diversos países en los últimos años (Iraq, Afganistán, Libia), ya comienzan a preparar las próximas agresiones: Siria e Irán se destacan en la actual fila. Todos los países víctimas son cuidadosamente escogidos según objetivos estratégicos hegemonistas.

Los métodos son siempre los mismos: satanización, manipulación, estímulo al sectarismo y a las divisiones entre nacionalidades, captaciones, creación o sobrevalorización mediática de manifestaciones y rebeldías, atentados de falsa bandera.

Dentro de algún tiempo, podremos estar delante de una invasión de un país que, hoy en día, nos parece improbable.

En la guerra permanente, por lo menos en esta fase, han sido conservados los llamados países emergentes, socios minoritarios del imperialismo, que legitiman la política de las grandes potencias, componiendo, como actores secundarios, el llamado Grupo de los 20. Sus mandatarios aparecen en la fotografía que simboliza el consenso entre los compañeros, pero las grandes decisiones son tomadas en fórums reservados, de los cuales nunca se tiene noticia.

Estos países emergentes (los llamados BRICS) se han beneficiado con la crisis, en la medida en que ayudan a superarla; enseguida, podrán ser las próximas víctimas tanto de la crisis como de agresiones militares. Hacen el juego de línea auxiliar del imperialismo, como en la omisión vergonzosa en relación a la invasión de Libia. Sólo levantan la voz cuando algún interés nacional es amenazado. De lo contrario, se lavan las manos.

En nuestro país, los banqueros, las empresas, el agronegocio y los monopolios nunca tuvieron tanta ganancia. La política económica y la política externa del estado brasileño están al servicio del proyecto de hacer de Brasil una gran potencia capitalista internacional, en los marcos del imperialismo. Las empresas multinacionales de origen brasileño, apalancadas por financiamientos públicos, ya dominan algunos mercados en otros países, principalmente en América Latina.

Ya la guerra contra los trabajadores no depende de la clasificación del país. Es llevada a efecto en las grandes potencias, en los países emergentes y en los periféricos.

En medio de esta grave crisis y sin la consolidación aún de un importante polo de resistencia proletaria, el capital realiza una violenta ofensiva para retirar de los trabajadores los pocos derechos que les restan. Para hacerlo, intentan cada vez más fascistizar las sociedades, criminalizar los movimientos políticos y sociales antagónicos al orden. La correlación de fuerzas aún nos es desfavorable. Aún sufrimos el impacto de la contra-revolución en la Unión Soviética y de la degeneración de muchos partidos llamados de izquierda y de sectores del movimiento sindical.

Analizando este cuadro, el PCB ha hecho algunas reflexiones.

- A nuestro juicio, no hay más espacio para ilusiones reformistas. De hecho, los reformistas, más que nunca, son grandes enemigos de la revolución socialista, pues ilusionan a los trabajadores y los desmovilizan, facilitando el trabajo del capital. En cada país, las clases dominantes forjan un bipartidismo – en verdad un monopartidismo bicéfalo – en que las divergencias, cada vez más pequeñas, se dan en el campo de la administración del capital. Como no consiguen gestionar la crisis, aquellos que hacen el papel de oposición de turno invariablemente vencen las elecciones siguientes. Es lo que llaman de “alternancia de poder”.
- Pierden sentido proyectos nacional-desarrollistas, no sólo porque es imposible desconectar las economías capitalistas locales de la esfera del imperialismo como también porque hay cada vez menos contradicciones entre este y el núcleo hegemónico de las llamadas burguesías nacionales.

- Cada vez también tiene menos sentido la “elección” de aliados en el campo imperialista y aún entre sus coadyuvantes emergentes, como se hubiera imperialismo del “bien” y del “mal”. La diferencia es sólo en la forma, no en el contenido. Esto no significa subestimar las contradicciones que se producen entre ellos.

- No podemos conciliar con ilusiones de transición al socialismo por vías fundamentalmente institucionales, a través de mayorías parlamentarias y de ocupación de espacios gubernamentales y estatales. El juego de la democracia burguesa es de cartas marcadas. La lucha de masas, en todas sus formas, adaptada a las diferentes realidades locales, es y continuará siendo la única arma de que dispone el proletariado.

- Por más bien intencionados que sean, corren riesgo de agotamiento político los procesos de cambios progresistas basados en líderes populares carismáticos, si esos procesos no avanzan en la construcción del doble poder, en la destrucción gradual del estado burgués y en la autodefensa popular y de masas.

Hemos evaluado también que la actual plantilla de encuentros de partidos comunistas y obreros, que vienen cumpliendo un importante papel de resistencia, necesita adaptarse a las complejas necesidades de la coyuntura mundial, con sus perspectivas sombrías en el corto plazo y sus posibilidades de intensificación de la lucha de clases, con la emergencia de las luchas obreras.

Pensamos que es preciso romper con el “encuentrismo” en que, al final de los eventos, nuestros partidos deciden la sede del próximo encuentro y se despiden hasta el año siguiente, inclusive aquellos de los países de la misma región.

Para potencializar el protagonismo de los partidos comunistas y del proletariado en el ámbito mundial, es necesaria y urgente la constitución de una coordinación política que, sin funcionar como una nueva internacional, tenga la tarea de organizar campañas mundiales y regionales de solidaridad, contribuir con el debate de ideas, socializar informaciones sobre las luchas de los pueblos.

Pero, más allá de la indispensable articulación de los comunistas, nos parece importante la formación de un frente mundial más amplio, de carácter antiimperialista, donde quepan fuerzas políticas e individualidades progresistas, que se identifiquen con las luchas en defensa de la autodeterminación de los pueblos, de la paz entre ellos, de la preservación del medio ambiente, de las riquezas nacionales, de los derechos laborales, sociales y políticos; contra las guerras imperialistas y la fascistización de las sociedades. En resumen, las luchas en defensa de la humanidad.

Dejamos claro que nuestro Partido valora cualquier forma de lucha. No podemos caer en el oportunismo de hacer de vista gorda ante derecho de los pueblos a la rebelión y a la resistencia armada. En muchos casos, esta es la única forma de hacer frente a la violencia del capital y de superarlo. Los pueblos sólo pueden contar con su propia fuerza.

En este marco, concluimos nuestra intervención saludando a los pueblos que hoy enfrentan las más duras batallas. Saludamos a los trabajadores griegos y portugueses que ya se levantan en huelgas nacionales y grandes jornadas y a los demás trabajadores de Europa, que enfrentan terribles planes del capital para intentar superar la crisis, hoy más acentuada en el continente europeo y que podrá agravarse y esparcirse para otros países y regiones.

Saludamos al pueblo palestino, en su saga duradera y dolorosa en el enfrentamiento al sionismo que lo sofoca y reprime, ocupa su territorio, derrumba sus casas, prende sus mejores hijos e impide su derecho a un Estado soberano.

De la misma forma, saludamos a los también sufridos pueblos de Iraq, de Afganistán, de Libia. Saludamos a los pueblos de Egipto, de Yemen y de varios países árabes, en su lucha contra la tiranía y la opresión.

Saludamos a los sirios e iraníes, contra los cuales ya baten los tambores de guerra del imperialismo. Su resistencia puede impedir los planes del siniestro consorcio EUA/OTAN/Israel para Oriente Medio, África, Asia y el mundo en general.

Llegando hasta nuestra América Latina, saludamos a nuestra querida Cuba Socialista en su lucha contra el cruel bloqueo yanqui. Saludamos a nuestros Cinco Héroes. Saludamos los procesos de cambios concretos en América del Sur (Venezuela, Bolivia y Ecuador), en este momento decisivo, una encrucijada entre el avance de los procesos o su derrota.

Saludamos al pueblo colombiano que, en las ciudades y en las montañas, resiste, a través de variadas formas de lucha, contra el estado terrorista de su país, la gran base militar norteamericana en América Latina, uno de los regímenes más sanguinarios del mundo.

Concluimos asociándonos a la propuesta de realización de nuestro próximo encuentro anual en el Líbano, en pleno Oriente Medio, escenario principal de las guerras imperialistas en este periodo.

Desde ya, reiteramos nuestra propuesta de creación de coordinaciones políticas internacionales y regionales de los Partidos Comunistas, teniendo como principio fundamental el internacionalismo proletario.

Atenas, 10 de diciembre de 2011

PCB – Partido Comunista Brasileño


================






Partido Comunista Brasileiro – PCB

Comitê Central : Rua Teotônio Regadas, 26 – sala 402 – Lapa – Rio de Janeiro - RJ - Cep 20021-360

Tels: (021) 2509-2056 e 2262-0855

Home Page: www.pcb.org.br e-mail: pcb@pcb.org.br
Plisken
Plisken
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 16
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 12/12/2011

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Plisken el Lun Dic 12, 2011 8:29 pm

13th International Meeting of Communist and Workers' Parties
Athens, December 9-11, 2011

SOCIALISM IS THE FUTURE!
The international situation and the experience of the communists 20 years after the counterrevolution in the USSR. The tasks for the development of the class struggle in conditions of capitalist crisis, imperialist wars, of the current popular struggles and uprisings, for working class-popular rights, the strengthening of proletarian internationalism and the anti-imperialist front, for the overthrow of capitalism and the construction of socialism.


Contribution of the Workers' Party of Belgium

Herwig Lerouge

Dear Comrades,

Let me first express in this city of Athens our solidarity with the working people of Greece, with PAME, and with KKE. They are fighting with great courage, perseverance and determination the attacks that the bourgeois class in Greece, its government, with the support of the EU, the IMF and the ECB, want to impose in order increase the immense profits of the big financial and industrial capital by bankrupting the people. Their struggles give us precious experience. What happens now in Greece will be extended to all countries of the European Union. In Portugal and Spain, our comrades are already engaged in massive and hard struggles. We salute them also.

In all of Europe the question is being raised: Who has to pay for the crisis of capitalism?

In our country, Belgium, the bourgeois parties have taken 535 days to form a government. A world record. But today they want to pass the harshest anti-workers law in Belgian post-war history in two weeks time. The worker's movement has already responded with two massive demonstrations,the first one counting more than 80,000 workers last week.

We are in the midst of a systemic crisis, a capitalist crisis where all contradictions are quickly building up. We witness an economic and financial crisis but also a crisis of democracy, international relations and ideology.

At the core of the present crisis is an economic crisis of overproduction, of overaccumulation. Post war growth in USA, EU and Japan, had already stopped in 1973. Bourgeoisie then adopted neoliberal managment impoverishing drastically the working masses all over the world. Artificial stimulation of credit demand , including the so called debt of the Third World countries, and speculation have only postponed but not avoided the crisis.

In order to prevent the banking system from collapsing, the most massive state intervention ever was required. This led to the crisis of public finances in most capitalist countries. There is no money left for a keynesian type policy to overcome the crisis. The double-dip, the new recession, is already underway. We are on the verge of a long period of economic stagnation, huge restructuring ans severe austerity plans. In our country crisis up till today has mainly hurt those who live off social security incomes (pensioners, unemployed and ill people). But already those who still have a job are under fire as wages and working conditions are attacked. The German social-democrat-green model of Schröder-Hartz with the suppression of minimum wage, inhumane pressure on unemployed to accept any job at any condition, generalisation of temporary jobs and total flexibility is imposed on all.

We witness a crisis of bourgeois democracy. In the European Union and in the Eurozone. Authoritarian trends of the bourgeois state are on the rise and more and more democratic achievements are under threat. At the European level, we witness a silent «coup d’État » of Business Europe who imposes on all the so-called German model, the export world champion based on compression of direct and indirect wages. The decrees on so-called 'economic governance' express the growing autocratic tendencies to impose on the eurozone countries by force and technocratic governments wage cuts, attacks on public services, on pensions, on labour laws. Everybody knows that the development of the EU is steered by strong monopolies organised among others in the European Round Table of Industrialists. Already in 2002, they called for this economic governance. Eight years later this concept is on the tongue of all European heads of State.

Criminalisation of workers resistance is increasing : picket lines are condemned to huge fines by courts, union organisers are fired. Anticommunism is on the rise.

On a planetary scale the present crisis is leading to escalating international tensions and a change in the global balance of power. The US and its allies undertake wars and foment civil war s to retake the control of the whole of the Middle East. Contradictions with China, Russia and other emerging countries are growing. A currency war is not out of agenda.

In the upcoming years, this crisis will be aggravated by the environmental crisis, another intractable problem inherent to capitalist production.

The ideologists of capitalism no longer have any consistent explanation or theory to offer. Their view of society is falling to pieces and they cling onto evermore reactionary conceptions of the world to justify the absolute power of capital. Acting on multiple axes : the Titanic « we are all in the same boat » theories, xenophobia, culturalism, drugs and alcohol, irrationalism , anti-trade-unionism and anticommunism. Doing so.they intend to smother the growing awakening of class consciousness.

Put the party in a class struggle mode

Comrades,

We all know this crisis has just begun. For the working class in Europe, the crisis brings about growing misery, poverty, unemployment and loss of purchasing power. The companies’ restructuring and the State's plans join in a common aggression against the workers' rights and past conquests. Everything is done to protect capitalist interests.
But this is giving a boost to class consciousness. The social-democratic illusions to 'reform' the system and to 'revitalise' capitalism through Keynesian politics are countered by the daily experience of the toiling masses. What they see is that profits are growing again and that polarisation is increasing.

We are on the verge of a transition towards another stage of the class struggle. In the beginning of this year, the National Council of the Workers' Party of Belgium brought together 320 delegates of the party at a National Conference. The aim was to strengthen political and ideological unity in order to fully take on our duties in the ongoing crisis. At this Conference a resolution was adopted that stated : « The new situation gives our Party great responsibilities. If handled properly, immense opportunities await us ». In Europe, like elsewhere in the world, the year 2011 was a year of growing resistance and deepening class struggle. In places where resistance is vastly and strongly building up, we can see the vanguard role of communist parties, the revolutionary role of the broad workers’ movement and the dynamism of youth in the resistance.

As communists, we endeavour to internationalise the resistance as much as we can and to organise active solidarity with the working class over the whole of the continent and with the people struggling all around the world. More concretely for some years now, we are building strong cooperation between communists of the Benelux countries and Germany. Organising joint conferences, discussing our political analysis and staging common actions, such as press conferences, common interventions in international demonstrations and mutual cooperation during political campaigns.

In our country, class consciousness is not as developed as in European Mediterranean countries. This results from both objective and subjective factors. As communists, it is our duty to identify the seeds of the overthrow and to help them grow strong. The mission of the WPB is to further develop class consciousness through struggles in all areas.

That means at a social level against attacks on pensions, social security and purchasing power; against those who intend to break the solidarity of the working class by splitting up our country; against those who have voted unanimously in favour of intervening in Libya , Syria, Iran and Afghanistan; against those who destroy our democratic rights and our environment. As communists, it is our duty to build as many bridges as possible and to try and bind the struggles together in order to achieve greater political consciousness and to mobilise more numerous forces.

During the upcoming period we will continue to pay particular attention to the struggle against nationalism. The nationalist poison has strongly infiltrated all the reformist political tendencies who have split themselves in two parts (North and South, Dutch and French speaking), but also the media and even trade unions. While the government crisis is pursuing a reactionary institutional reform of our country we must raise workers' consciousness in order to maintain both the unity of the working class and that of its trade union movement. We also have to bolster national unity in the Party.

We are putting our party in a class struggle modus. The new situation means that in the forthcoming period each of our cadres and each militant must redefine his or her duties (a notch higher) in order to be able to cope collectively as a revolutionary party with new challenges. This demands an active communist ideology, a sharp political attitude and a capacity for action in terms of Party build-up.

Each and every cadre and militant, whatever his or her area of work may be, shares the responsibility for developing the Party in the working class. In order to fully assume our leading role, we must first build up an autonomous force within the workers’ movement. If we do not possess a material force for change, we will not change anything at all. We want to educate our party about the strategic role of the working class in the struggle for socialism. We want to focus on recruiting union organisers and workers from the main factories. We want to multiply and reinforce our party goups in the factories.We want to create a new generation of communist working class organisers. We want to put in the centre of attention at alle levels the question of strenghtening the ties between the party and the working class.

This runs counter to a certain spontaneous electoralism and a spontaneous focus mainly on municipal work, or not relating municipal work to what we do in work-places or to class struggle.

Comrades,

Since our 8th Party Congress, three years ago, our external communication has greatly improved, we have succeeded to reach a lot more people and we are approaching the figure of 5 000 members.

Our National Council has decided that it is now the time to create a strong political unity in our larger party on our socialist perspective, on the leading role of the working class and the leninist character of our party in order to be able to resist social-democratic pressure and neo-reformist pressure form the Eurpean Left. We have taken the strategic decision that our next Party Congress shall have « our socialist future » as its main topic .

The system crisis means that there exists no sustainable solution within the capitalist system. There is no third way between capitalist barbarism and socialism. In order to achieve social progress, democracy, equality, peace, international solidarity and a responsible and ecological production, socialism is essential. The propaganda for socialism is not a far-off matter. It is a task that we must assume now. In the upcoming period, the WPB shall both immediately put forward claims in various areas of struggle and spread socialism as an indispensable alternative society. Only in this way can we give class-consciousness its real substance. Our congress must help us to reinforce our internal unity, but also to improve our capacity to link our daily struggle for the interest of the working people to our strategic aim. We must be able to restore the confidence of large sections of the workers movement in the socialist alternative as the only solution and alternative for the capitalist disaster that is coming upon the workers and peoples of the world.

In this period where the democratic legitimity of bourgeois parliamentary democracy is largely questioned by an ever increasing part of the working classes, we must improve our capacity to convince them of the revolutionary way strategy to overcome this suffocating capitalist domination.

If we do this properly, there are immense possibilities in a world where oppression but also resistance is growing.
Joven Guardia
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Joven Guardia el Mar Dic 13, 2011 7:41 pm


Intervención del PCPE
Texto presentado por el camarada Carmelo Suárez en Atenas



Estimados camaradas:



El PCPE siempre ha considerado que el avance de la coordinación del movimiento revolucionario internacional es un elemento imprescindible de su propio proyecto político. Por ello para nosotros es de una gran importancia participar en este 13º Encuentro Internacional. Consideramos que es un acierto el título elegido para esta ocasión, pues sin duda el Socialismo es el futuro, el único futuro que puede garantizar la dignidad del conjunto de la clase obrera y los sectores populares del planeta.



Asimismo, consideramos que es de suma importancia que de este 13 Encuentro podamos salir con acuerdos y avances concretos, puesto que la situación a la que nos enfrentamos es realmente grave.



Han transcurrido 20 años desde el triunfo de la contrarrevolución en la URSS y en el conjunto del bloque socialista europeo y estamos siendo testigos hoy de que el sistema capitalista, que se creyó invencible entonces, hoy está sufriendo una brutal crisis fruto de sus dinámicas internas y de sus propias leyes de desarrollo. La crisis general del capitalismo no desapareció al desaparecer el bloque socialista, sino que se ha agravado y amenaza gravemente la propia supervivencia de la Humanidad.



Los Partidos aquí presentes, que procedemos de los países miembros de la Unión Europea, nos encontramos ante un reto de la mayor importancia: la ilusión generada durante años en las masas trabajadoras de nuestros países, fundamentada en un capitalismo de rostro humano que recibió el hipócrita nombre de “Estado del Bienestar”, se está desmoronando ante la presión que ejercen los capitalistas para tratar de mantener la tasa de ganancia. Ese “Estado del Bienestar” que se apoyó en las organizaciones socialdemócratas para convencer a la clase obrera de que no hacía falta la toma del poder, que sirvió de freno a las aspiraciones revolucionarias tras la victoria contra el nazifascismo, jamás supuso una negación del modelo capitalista, jamás abandonó los criterios de desarrollo y acumulación capitalistas, jamás supuso otra cosa que una forma refinada de dictadura del capital. Hoy, cuando la crisis espolea a los capitalistas y les hace conscientes de que las autolimitaciones pactadas con la socialdemocracia no sirven para reanudar el ciclo de reproducción ampliada del capital, avanzan rápidamente hacia un modelo más descarnado, más violento, que pone en duda incluso el propio mecanismo de la democracia formal burguesa.



La pregunta que hemos de hacernos es ¿cuál es la tarea de los y las comunistas ante esta situación? ¿Hemos de encabezar la lucha por recuperar un modelo obsoleto como es el Estado del Bienestar, sin poner en duda las bases mismas del capitalismo y diciéndole a la clase obrera y a los sectores populares que lo que planteamos es una gestión mejor bajo el capitalismo? O por el contrario ¿vamos a encabezar la lucha por el derrocamiento del capitalismo moribundo, diciéndole a la clase obrera y los sectores populares que no puede haber una vida digna bajo el capitalismo, ya que es el propio capitalismo, como sistema, el que ha provocado la crisis y la pauperización de grandes masas trabajadoras y que lo va a seguir haciendo mientras exista? Es decir, la pregunta que hemos de hacernos es ¿queremos gestionar la dictadura del capital o queremos ejercer la dictadura del proletariado?



De la respuesta que demos a esta pregunta depende nuestra credibilidad como organizaciones revolucionarias ante las masas, no sólo en nuestros países, sino en todo el mundo. Por ello no es un tema que haya que discutir sólo en unos u otros ámbitos regionales de lucha, sino que se trata de un debate que afecta a todo el Movimiento Comunista Internacional en su conjunto, porque la estrategia de los partidos comunistas y obreros ha de ser coordinada, ha de ser consensuada, pero sobre todo ha de ser revolucionaria y no puede perder nunca de vista la tarea histórica de la clase obrera, que no es otra que la construcción del Socialismo-Comunismo. Quienes caracterizamos la época actual como la de transición del capitalismo al socialismo no tenemos dudas de cual es nuestra tarea.



Ésta es la tribuna desde la que debemos señalar y recordar estos importantes asuntos. Los partidos y organizaciones aquí presentes somos comunistas, no otra cosa. Como partidos comunistas, representamos y organizamos a un sector específico y mayoritario de la sociedad, la clase obrera, y hemos de buscar alianzas con otros sectores sociales, pero jamás hemos de perder de vista ni nuestra naturaleza, ni la naturaleza clasista de la sociedad y el Estado. Nunca debemos perder de vista esa realidad, ni tratar de camuflarla recurriendo a viejas posiciones ideológicas que tanto daño han hecho a nuestro movimiento y a la clase obrera internacional.



Camaradas, nuestra lucha es una lucha política, pero también es ideológica. Las situaciones de relativa debilidad que podemos sufrir ante los ataques del capitalismo en todos los ámbitos no pueden hacernos dudar de los elementos esenciales que configuran al partido de la revolución, ni los objetivos que perseguimos los comunistas.



América Latina, que durante tantos años ha sufrido el saqueo y el expolio por parte de las potencias imperialistas de la Unión Europea y de EEUU se encuentra hoy en una situación bien distinta a la europea: los procesos populares avanzan y los partidos comunistas se refuerzan, pero existe una fuerte confusión ideológica inducida por sectores que no quieren que la clase obrera tome el poder, que los procesos avancen todo lo que tienen que avanzar para poner fin a la principal contradicción, que sigue siendo entre capital y trabajo. Desde la humildad y el apoyo a los procesos libertadores de América, pedimos a los partidos hermanos presentes y ausentes que no cejen en la batalla ideológica, que no se vean apresados por concepciones ideológicas ajenas, que mantengan su perfil autónomo en esos procesos para que, cuando la contradicciones estallen, la clase obrera con su partido comunista al frente pueda dar el paso definitivo hacia la toma del poder.



El sistema imperialista es enemigo de todos los pueblos. El sistema imperialista no son sólo lo representan los EEUU, sino también otras estructuras como la UE, la OTAN, el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional. Nuestra lucha no es contra el imperialismo en abstracto, sino contra sus mecanismos y su herramientas. El caso de Libia, o los actuales acontecimientos en Siria, están demostrando que algunas organizaciones comunistas no analizan consecuentemente la naturaleza y la forma de actuar de las potencias imperialistas. Hay momentos en los que no se puede adoptar una posición intermedia, puesto que esa posición intermedia no demuestra la autonomía del partido de la clase obrera, sino todo lo contrario, demuestra el temor a contradecir abiertamente la posición ideológica dominante, que no es otra que la de la clase dominante. La guerra es parte consustancial de la estrategia de dominación del imperialismo mundial, la lucha contra la guerra imperialista requiere de una acción coordinada de masas de todo el movimiento comunista internacional.



Camaradas, tenemos ante nosotros la oportunidad histórica de aprovechar la crisis estructural del capitalismo para demostrar a la clase obrera y a amplios sectores sociales los límites históricos del capitalismo. Es una tarea de gran responsabilidad y de gran importancia, que exige que estemos lo más coordinados posible, pero que también estemos lo más unidos ideológicamente, sobre la base del marxismo-leninismo. El PCPE está dispuesto a dar los pasos que sean necesarios para avanzar en esa unidad.



Desarrollar acciones coordinadas a nivel mundial y/o regional por parte del MCI es una prioridad, y hemos de avanzar cuanto antes en esa dirección. Acciones coordinadas contra la guerra imperialista, por la salida de la UE, contra los ataques a la clase obrera por parte de los gobiernos de la burguesía que aprueban una reforma laboral tras otras. Todas estas acciones tienen que ser respondidas bajo la dirección de los comunistas y en dirección a la revolución socialista.



Comencemos a crear estructuras organizativas para hacer posible esta intervención en la realidad inmediata del desarrollo de la lucha de clases internacional.
Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Bostezos el Miér Dic 14, 2011 2:47 am

Discurso de la Secretaria General del CC del KKE, Aleka Papariga


Estimados camaradas;

Les damos una bienvenida calurosa una vez más en Atenas. Como ya saben, aquí tuvo lugar, por iniciativa de nuestro partido, el primer encuentro de partidos comunistas y obreros en 1998 para la coordinación, la acción conjunta y el reagrupamiento del Movimiento Comunista Internacional que está experimentando una crisis ideológica, política y organizativa.

En 2005 aquí, en Atenas, decidimos de manera colectiva de que este encuentro internacional viajase a otros Estados y continentes, a Europa, América Latina, Oriente Medio, Asia y África. Hoy en día nos encontramos de nuevo en Atenas para estudiar la experiencia, sacar conclusiones de este curso importante, intensificar nuestros esfuerzos en las nuevas condiciones de la crisis capitalista profunda, de antiguos y nuevos focos de guerra por el reparto de los mercados.

Cuando aparecieron los primeros signos de la crisis en nuestro país, nos encontramos ideológica y políticamente preparados para llevar a cabo, con un ajuste muy rápido, las grandes tareas, para especializar nuestra estrategia y táctica, contribuir a la agrupación y aumentar la militancia de las fuerzas obreras y populares, con demandas radicales y formas de lucha avanzadas. Esta preparación se debe, en nuestra opinión, a dos factores combinados que, permítanos decir, su importancia va más allá del nivel nacional:

El KKE ha defendido el socialismo y la contribución de la URSS a la lucha de los pueblos de la ofensiva anticomunista furiosa, incluso en las condiciones más difíciles. Pero no se limitó en esto. Desde principios de la década de 1990 dimos prioridad al estudio científico necesariamente largo en base a los archivos, sobre las causas de la victoria de la contrarrevolución en la URSS y los demás países socialistas. Después de 18 años de estudios, concluimos en la resolución del 18º Congreso mientras seguimos profundizando en asuntos de la superestructura política, de los órganos de poder, del control obrero. Es verdad que la experiencia adquirida destaca la necesidad del poder obrero, la socialización de los medios de producción y la planificación central en oposición a la percepción del “Socialismo del siglo XXI” o del “socialismo del mercado”, que no tienen nada que ver con el socialismo científico y la experiencia de la construcción socialista. Cuando se promovieron las leyes del mercado en la construcción socialista y las relaciones de producción socialistas y el control obrero se debilitaron, empezó la cuenta atrás hacia la contrarrevolución.
Al mismo tiempo prestamos especial atención al estudio de los acontecimientos económicos y políticos en la UE, en el sistema imperialista, de las contradicciones y la competencia, y, por supuesto, de los acontecimientos económicos en Grecia, centrándonos en las consecuencias que hemos tenido y, sobre todo, que vamos a enfrentar como Estado miembro, mientras las tendencias centrífugas hoy día son evidentes. Además, se ha demostrado muy útil, incluso para el presente, el estudio de los veinte años de la historia del Partido y del movimiento en Grecia durante el período 1949-1968. Este periodo es adecuado para el estudio crítico y la evaluación de la estrategia del Partido en un periodo de desarrollo del capitalismo griego y de su adaptación a la Comunidad Europea. Hemos tratado este asunto de modo crítico y autocrítico, pero además desde el punto de vista del impacto del curso del movimiento comunista internacional, del que formamos parte integral.

En el mismo periodo, no ha habido algún problema político de mayor o menor importancia, y, sobre todo, problema obrero popular socioeconómico sobre el cual no intentamos, con trabajo desde la base, agrupar fuerzas en base social y clasista, iluminar ampliamente el pueblo sobre la crisis, su carácter y la salida, organizar y escalar la lucha de clases en todas las formas desde arriba hacia abajo y viceversa, para atraer nuevas fuerzas obreras populares. Se hizo un esfuerzo casi sin precedentes con nuevas formas de lucha y bajo la consigna de desobediencia e indisciplina a organizar colectivamente por ejemplo la resistencia para que el pueblo no pague los peajes los fines de semana en verano, el billete de entrada en las playas privatizadas y recientemente el impuesto sobre la propiedad que se incluye en la factura de electricidad y se acompaña por la amenaza inaceptable y sin precedentes de corte del suministro de electricidad, independientemente de si el importe que corresponde al consumo de electricidad ha sido pagado. El frente principal de lucha se dirige, por supuesto, contra el paro, contra el recorte de salarios y pensiones, contra los despidos en el sector público y privado, la abolición de los convenios colectivos, las formas de trabajo temporales y flexibles, contra la reducción enorme de la financiación de los fondos de la seguridad social, la educación, la salud, la prevención y el bienestar, contra el recorte drástico a expensas de las personas discapacitadas, contra la reducción o incluso la abolición de prestaciones por maternidad, de la financiación de las guarderías etc.
Al mismo tiempo, hemos llevado a cabo un amplio trabajo ideológico y político con debates y conferencias sobre asuntos de suma importancia como es el socialismo, la historia del partido, el tema de la crisis económica capitalista, y el reagrupamiento del movimiento obrero.

La participación en el debate se organizó dentro del partido, hasta las organizaciones de base del Partido, se extendió a los órganos de la KNE y a sus organizaciones de base en varias formas.

Hoy prestamos atención especial y seguimos muy atentos el peligro de un conflicto militar relativamente más generalizado en la zona geoestratégica del Mar Negro, del Oriente Medio, del Mediterráneo Oriental, y por supuesto elaboramos una postura específica contra la guerra imperialista, independientemente de los pretextos que serán utilizados, y sobre todo elaboramos la estrategia de transformación de la guerra en lucha por el poder. La burguesía de nuestro país estará en el lado de uno u otro eje o polo imperialista con el objetivo de participar en el reparto de los mercados, de modo que no se encuentre al margen. El pueblo no debe derramar su sangre por los intereses de los imperialistas, ni los suyos ni de otros. Lo mismo es cierto para los demás pueblos también.

Se trata de un asunto que exige la postura común de los partidos comunistas y de los movimientos obreros, un asunto en que la unidad es de suma importancia. Debemos tener la oportunidad, tal vez en un próximo encuentro regional o local, a intercambiar opiniones sobre este asunto tan grave, reforzando en todo caso el frente contra el llamado “mundo multipolar” que constituye un esfuerzo de manipulación de los pueblos e incorporación en el sistema imperialista y en sus contradicciones.

Es obvio hoy en día que hay un impasse en la gestión burguesa de la crisis; las recetas clásicas no se pueden aplicar como se aplicaron en el pasado aunque con dificultad; la administración de las consecuencias de la crisis es imposible, sobre todo el desempleo y la pobreza. Estimamos que la recuperación cuando venga será débil y quizás antes de suceder habrá un nuevo ciclo de crisis.

El movimiento obrero y sus aliados, sobre todo los trabajadores autónomos sin personal y otros pequeños empresarios pobres que están enfrentando la quiebra, los pequeños campesinos pobres deben mostrar resistencia ante la dureza y la complejidad de la lucha, ante la intransigencia del enemigo. Hoy, la postura defensiva no puede traer ningún resultado porque estamos en condiciones de un ataque que tiene en el punto de mira la abolición de logros sacados en el siglo XX, particularmente después de la II Guerra Mundial en Europa.
Lo que se requiere hoy es la planificación y la escalada de la lucha de clases, para poner –en la medida de lo posible– obstáculos a las medidas que vienen, a atrasar las nuevas decisiones y ganar tiempo para el contraataque, cuyo desenlace debe dirigirse al derrocamiento del poder de los monopolios, del sistema político burgués, por el poder obrero popular, por el socialismo. Las medidas que se toman en nombre de la crisis o de la regulación de la crisis a favor de los monopolios, van más allá de la propia crisis; son medidas que tienen como objetivo el reinicio de la rentabilidad en el período de recuperación, la cual incluso los propios Estados capitalistas no consideran que será estable e impetuosa. Grecia está en un curso de quiebra controlada, mientras que una quiebra incontrolada es bastante posible, así como la salida de la eurozona, la utilización de un doble euro, un euro internamente infravalorado y un euro externo que será determinado por la UE y el FMI para proteger tanto como sea posible a los acreedores.

Ninguna propuesta política burguesa, liberal, socialdemócrata de izquierdas, de “renovación”, no puede constituir una salida política a favor del pueblo, no puede proteger al pueblo de la indigencia ni a corto tiempo, y mucho menos a largo plazo, si no plantea como cuestión de principio la ruptura con los monopolios –industriales, bancarios, navieros, comerciales– es decir ruptura con la propiedad capitalista, sus instituciones estatales, sus alianzas internacionales.

Lo que tiene importancia hoy en nuestro país, así como en Europa en general, es hacer frente desde un punto de vista clasista al engaño total del pueblo de que experimentamos una crisis de deuda, una crisis de los índices financieros, que la crisis ha surgido a causa de la mala gestión, del despilfarro de dinero a servicios sociales en lugar de dirigirse a inversiones productivas y otras. Es decir que la crisis se debe al modelo productivo de desarrollo y a la baja competitividad, es decir que todos, todas las clases y las capas sociales consumen más de sus ingresos; que se debe a la mala arquitectura de la construcción europea, según sostienen con pequeñas diferencias tanto partidos burgueses como partidos reformistas y oportunistas.
Todas estas versiones distorsionan la realidad, ocultan que se trata de una crisis de sobreacumulación de capitales que expresa la agudización de la contradicción fundamental del capitalismo. Disocian la economía de la política, obstaculizan el desarrollo de la conciencia antimonopolista anticapitalista radical. Los trabajadores en Grecia, en la eurozona deben rechazar la teoría que la protección del Estado de la quiebra es un objetivo nacional, que se exigen sacrificios para lograr este objetivo que incluso se denomina patriotismo contemporáneo. Los trabajadores no son responsables para la deuda pública y no tienen que pagarla.

La indignación del pueblo no es suficiente para llevar a cabo el contraataque popular a menos que obtenga un contenido antimonopolista en esencia anticapitalista. No se debe subestimar la experiencia de la burguesía y de sus partidos en distender y desviar el descontento popular, algo que fue observado además en el caso de la llamada “primavera árabe” con una u otra particularidad en los varios países. Así que la cuestión ruptura o sumisión es absolutamente oportuna.
El llamado frente anti-memorándum

En nuestro país incluso fuerzas burguesas y oportunistas, y especialmente intelectuales apologistas del sistema capitalista y de su renovación que ejercen crítica al Memorándum, lo denuncian como ineficaz para la salida de la crisis, argumentando que impone sacrificios unilaterales. Denuncian el Memorándum que fue elaborado por la UE, el BCE y el FMI porque, según sostienen, rompe la “cohesión social”, trae más cerca la amenaza –como dicen característicamente– de la explosión social revelando su hostilidad hacia la lucha de clases. Promueven distintas variaciones de gestión burguesa que supuestamente traerá el equilibrio y la cohesión para que los capitalistas y los monopolios por un lado y los obreros, el pueblo por el otro, puedan vivir en consenso entre ello, y todos juntos servir el desarrollo capitalista, una Grecia fuerte en la eurozona, en el núcleo duro de la UE. Fomentan la ilusión de que puede haber intereses unificados en la salida de la crisis. El mayor servicio que ofrece el oportunismo en el esfuerzo de estabilización del sistema político burgués es la posición que la salida de la crisis y el alivio del pueblo no debe ser un objetivo de lucha a nivel del Estado-nación sino a nivel europeo, considerando que ninguna ruptura no es posible llevarse a cabo a nivel nacional mediante el ascenso de la lucha de clases y la solución de la cuestión del poder.

Ante los impasses de la gestión de la crisis ocurrió algo que fue totalmente previsto y normal para los defensores del sistema capitalista, es decir, se formó un gobierno de coalición mediante los procesos del Parlamento y la intervención dinámica de la UE, entre los dos partidos burgueses básicos y un pequeño partido de ultraderecha que en los últimos años hace el trabajo sucio de la provocación y del anticomunismo de parte del PASOK sobre todo, así como de la ND.

El aunamiento de los partidos burgueses, ante el movimiento emergente, ha intensificado las preguntas y los pensamientos sobre si el sistema político burgués conseguirá manejar esta situación mediante la cooperación directa de los partidos burgueses o si se deben formar dos polos de cooperación, uno de la centroderecha y otro de la centroizquierda. La burguesía, por supuesto, desea que el núcleo de esta cooperación se forme por los dos partidos burgueses, el liberal y el socialdemócrata. Al mismo tiempo se preocupa si esta cooperación facilita la liberación de fuerzas obreras populares de ambos partidos, sobre todo del PASOK socialdemócrata. Durante el último período se ha discutido abiertamente que debe existir un frente más amplio para imponer el consentimiento popular y con el objetivo de impedir la difusión amplia y el impacto de la propuesta política del KKE.

Es interesante la agilidad aventurera de la corriente oportunista en cuanto a la política de alianzas, porque de un día al otro la modifica. Algunas veces se habla de unidad de las fuerzas de la izquierda, otras veces de unidad de fuerzas progresistas y de izquierdas, otra vez habla de fuerzas patrióticas y progresistas, y en otro momento de fuerzas democráticas en un intento de acercarse a fuerzas del espectro del partido burgués liberal. Sin embargo, en lo que se mantiene firme es que promueve como solución política alternativa propuestas que han sido adoptadas en el marco de la competencia de las potencias capitalistas dirigentes. Una propuesta indicativa es la supuesta solución del eurobono, de préstamos exclusivamente del BCE, de la cancelación parcial de la deuda mediante la renegociación entre los gobiernos. Insisten en que la unidad y la salvación de la eurozona están en interés del pueblo, adoptan varios aspectos incluso la propia gobernanza económica, promueven como asunto crucial el aumento de la competitividad, la nacionalización de los bancos, mientras a veces se atraen por el ejemplo de Argentina o destacan el ejemplo de Hungría, en otro caso consideran que otro gobierno en la UE hubiera tratado los asuntos mejor, demostrando que son administradores confiables del sistema. Esto es válido también para el Partido de la Izquierda Europea que promueve posiciones similares.

El frente progresista contra el Memorándum que proponen fuerzas del oportunismo, no representa una amenaza para el sistema; es una variación de la negociación burguesa. Al mismo tiempo se promueve el asunto de la postura patriótica contra Alemania y Francia y estas fuerzas fingen que no entienden que la unión interestatal capitalista regional o mundial y la cooperación de cualquier forma se rigen por la ley del desarrollo desigual que significa desigualdad en las relaciones políticas. Fingen no ver el antagonismo entre los Estados capitalistas, entre los monopolios del mismo sector.

Hoy en día en Grecia, así como en otros países capitalistas, especialmente en el viejo mundo capitalista de Europa, se derrumban los tabúes y los mitos que habían ejercido influencia sobre los pueblos. Su núcleo principal es que la UE constituye una inevitabilidad, que es inconcebible que un pueblo no quiera adherirse o que quiera retirarse de la UE, o que la UE puede transformarse en una Europa de los pueblos a través de la elección de gobiernos de izquierdas o de coaliciones de fuerzas de izquierdas y progresistas. ¿Qué mitos se han puesto al descubierto?
Primero que la UE es una familia, una alianza con solidaridad social y unidad permanente, y que más allá de la UE sólo puede haber caos.


Los Estados burgueses se ven totalmente unidos y solidarios entre ellos en cuanto a la explotación clasista y al golpe del movimiento. Están divididos entre ellos y compiten sobre el reparto de las ganancias en período de altas tasas de desarrollo, así como de las pérdidas en período de crisis.
Segundo el período desde 2008 hasta la fecha es suficiente para derribar todo lo que llevan años diciendo apoyándose en teorías burguesas y oportunistas, es decir que los pueblos pueden controlar el capital, los monopolios y su dominio en la economía. Esta experiencia invalida la consigna sobre el control de los mercados por el poder político, que la política debe preceder a los mercados y la consigna oportunista supuestamente innovadora “el hombre por delante de los beneficios”.
Tercero que la llamada globalización es decir la economía capitalista mundial refuerza la cooperación, asegura los mismos pasos y la convergencia entre los países capitalistas. Incluso a principios de la década de ´90 se decía que la abolición de la guerra y la solución pacífica de los conflictos tendrían prioridad.

La guerra no fue abolida nunca desde que terminó la II Guerra Mundial. Se ha desarrollado tomando la forma de decenas, centenas de guerras locales, y hoy en día se ha empezado una nueva ronda de reparto de los mercados. La profunda crisis que experimentamos, anuncia no sólo nuevos focos de guerra sino también la posibilidad de un conflicto generalizado entre las potencias imperialistas poderosas en el futuro próximo. La implicación de Grecia será aún más peligrosa para el pueblo. Grecia ya se ha visto implicada en guerras locales mediante sus bases militares, el paso de tropas, la participación en fuerzas de ocupación.
Cuatro Es posible de que se pierda significativamente el valor de la llamada obediencia a la legitimidad burguesa, la disciplina, la sumisión a las leyes bárbaras clasistas adoptadas en Grecia por el parlamento burgués, así como a los órganos de la UE. Hay casos, como el de los marineros, de los conductores de camiones cisternas y de taxis que continuaron su huelga a pesar del hecho que los tribunales la declararon ilegal, a pesar de la orden de movilización civil.

Sólo el poder popular puede garantizar la soberanía popular y la retirada verdadera de todas las alianzas imperialistas, como la UE y la OTAN.

Nosotros promovemos los siguientes tres ejes: poder popular-retirada-cancelación unilateral de la deuda. La retirada sin la socialización será también destructiva para el pueblo, mientras que la socialización es imposible sin la retirada.

Hoy en día, más que nunca, el pueblo puede darse cuenta de que no comparte la misma patria con el capital, los monopolios y su poder. Por encima del idioma nacional y el legado político ponen las ganancias y de acuerdo a estas forman alianzas y lo sacrifican todo.

Por eso el término patria adquiere un contenido esencial para el pueblo solamente a través del poder obrero, con las instituciones de la participación obrera popular, la defensa y la protección.

La política de alianzas se limita en los acuerdos desde arriba en base a un programa minimum, mientras que consideran que el movimiento es una palanca para el reordenamiento de las fuerzas políticas para la formación de alianzas de tipo de centroizquierda y políticas de administración del sistema.
Nosotros hablamos al pueblo abiertamente de la alianza sociopolítica de la clase obrera y los sectores populares pequeñoburgueses pobres de la ciudad y del campo. Hablamos sobre el reagrupamiento del movimiento obrero popular con clara orientación antiimperialista, antimonopolista, y en última instancia anticapitalista. Que debe tener claramente en su orientación utilizar en cada país cada fisura y grieta en la administración burguesa para debilitar y derrocarla.
La política de alianzas objetivamente tiene dos aspectos independientemente de la variedad de formas que puede tomar: o bien tendrá como objetivo la preservación y longevidad del poder político burgués o bien habrá un acuerdo básico por la conquista del poder obrero popular.
Cada fisura en el sistema político, en los mecanismos del poder capitalista, cualquier cosa que puede debilitar el gobierno burgués y en general los partidos burgueses, contribuye al fortalecimiento de las fuerzas de la alianza popular por el derrocamiento radical del sistema de la explotación capitalista, de la dictadura de los monopolios.

Luchamos sistemáticamente contra opiniones de tipo “el problema de la economía griega son las superganancias acumuladas en el sistema bancario o en las bolsas en oposición a las ganancias en la industria, en la producción”. Contra opiniones que dividen las ganancias en “legales” o “ilegales”, que el capitalismo supuestamente sano se ha convertido en “capitalismo casino”. Se necesita atención especial en la consideración del imperialismo como política exterior y un tipo de relaciones interestatales, en lugar de sistema socioeconómico, es decir capitalismo monopolista.

Otra variación de la percepción socialdemócrata adopta la posición de necesidad de “rehabilitación” del capitalismo, de su humanización, mediante el control de las funciones más parasitarias del sistema financiero. No quieren y no pueden reconocer el hecho que no existe empresa, grupo monopolista que gran parte de los capitales que activa no sean externos, es decir capitales prestados, y no propios de sus accionistas. En condiciones en que la tasa media de las ganancias tiene una tendencia decreciente, estas empresas tienen dificultad de tomar préstamos y así se dificulta la ampliación de la producción y se produce una recesión. Además, no quieren reconocer que los bancos no realizan solamente prestaciones, no invierten solamente al mercado de dinero sino que además compran o participan en el capital industrial. No aceptan la fusión del capital bancario y del capital industrial.

Está claro que en condiciones de crisis hay posibilidades de agudización repentina de la lucha de clases, de entrada repentina de masas populares más amplias sin la experiencia social y política necesaria. Somos conscientes del peligro de que el movimiento se encuentre en fase de retroceso puesto que experimenta la barbarie del desempleo, la pobreza, la indigencia, las consecuencias de la violencia estatal y patronal, así como el impacto ideológico de la ideología burguesa, del reformismo y del oportunismo, bajo el impacto del anticomunismo desenfrenado que se promueve además de modo oficial a través de los órganos del Estado y sus mecanismos ideológicos.

A pesar de las dificultades, la campaña de intimidación del pueblo en el nombre de la crisis, la intimidación en los centros de trabajo, la impaciencia de las masas sobre todo de aquellos que vienen de sectores populares pequeñoburgueses que hasta hoy tenían un relativamente buen nivel de vida, el KKE se ha mantenido firmemente orientado a la necesidad y la actualidad del socialismo.

La agudización de la crisis económica, las contradicciones dentro de la UE, la conciencia anticapitalista emergente contribuyen para que la gente entienda más fácilmente que se requiere un cambio radical profundo. Por supuesto estos procesos no conducen de modo automático a la opción del conflicto, a la firme participación en la organización de la lucha de clases. Sin embrago, hoy el terreno para un conflicto ideológico-político más profundo es relativamente más fácil, en comparación con años anteriores cuando el deterioro de la situación de los trabajadores se evolucionaba más lentamente en comparación con la tormenta de hoy.

El KKE llama al pueblo a luchar para que los medios concentrados de producción en la industria se conviertan en propiedad popular, para la socialización de la tierra, de las grandes empresas en el sector agrícola y el comercio concentrado. En base a estas relaciones la producción agrícola se debe reorganizar con incentivos de concentración, inicialmente, en cooperativas de producción.

La socialización de los medios de producción y la planificación nacional central con herramientas científicas, librarán grandes posibilidades de producción infrautilizadas, asegurará la científicamente combinada prioridad y satisfacción de las necesidades populares, a condición de que se active el amplio control obrero popular para la plena satisfacción de las necesidades sociales básicas p.ej. la alimentación, la vivienda popular, la educación, la salud y el bienestar, obras de infraestructura.

La expansión del tiempo libre para los trabajadores contribuirá a su participación esencial en el control. El control obrero popular comenzará de las unidades de producción con representantes elegidos y revocables y se extenderá a todo sector y región. En los órganos de poder elegidos participarán representantes de los trabajadores de las unidades de producción y se garantizará la participación de los miembros de cooperativas, de estudiantes y jubilados. Los representantes elegidos en el órgano superior de poder en el país, no serán permanentes sino revocables.

Al mismo tiempo, el poder popular, que para el KKE es el socialismo y no un estadio intermedio entre el capitalismo y el socialismo, ahorrará recursos importantes mediante la abolición de los gastos militares para los planes imperialistas agresivos de la OTAN, mediante la cancelación verdadera y total de la deuda, mediante la abolición de los paquetes de apoyo multiformes a los grupos monopolistas y los bancos. Esta es la superioridad inmensa del poder popular que puede garantizar el bienestar social frente al capitalismo monopolista viejo que lleva a cabo planes para los varios grupos y sectores del gran capital, que se compiten entre ellos para la mayor rentabilidad posible.

Sólo la planificación central puede superar las desigualdades en el desarrollo de las regiones dentro del país. El poder popular es el único poder que puede hacer acuerdos comerciales de beneficio mutuo con otros pueblos, con otras economías populares, y erradicar el fenómeno de las competencias imperialistas sobre la utilización de los recursos naturales del mar y de la tierra.

Sólo esta lucha que tiene en el punto de mira al verdadero enemigo, es decir el poder de los monopolios, e incorpora las iniciativas de obstaculización de la ofensiva antipopular en la organización del contraataque del movimiento popular, puede garantizar la continuidad, la duración de la lucha, alternando constantemente las formas de luchas, y la perspectiva victoriosa para la clase obrera y sus aliados sociales.

Cada reflexión, cada eslogan y posición que está en conflicto con las relaciones de propiedad y el poder capitalistas ha sido atacada por todos los partidos con el argumento de que el socialismo fracasó y, por lo tanto, no hay más solución que la gestión de los problemas dentro del capitalismo. Consiguientemente, el asunto de sacar conclusiones de la victoria de la contrarrevolución es un asunto crucial, no tiene que ver solamente con el período de la construcción sino también con el período de la concentración de fuerzas.

Por supuesto no hay situación revolucionaria en Grecia para plantear en práctica como deber inmediato el derrocamiento del sistema capitalista, pero todo muestra que si el movimiento obrero, la sección más radical del pueblo, no plantea la cuestión de la lucha en dirección hacia el poder obrero, se atrapará en variaciones de la gestión burguesa y perderá toda oportunidad de escalada y de perspectiva.

Antes de la crisis, el asunto del poder obrero para muchos a lo mejor parecía como un asunto de discusión. Sin embargo hoy en día, la realidad demuestra que es un objetivo de lucha obligatorio, da sentido en la lucha diaria en condiciones de una crisis profunda, en condiciones que la burguesía no hace maniobras ni concesiones. El problema del poder afecta hoy las formas de lucha, da prioridad a la organización y al desarrollo de la iniciativa obrera y popular desde abajo, al rechazo de la obediencia y a la indisciplina a las leyes burguesas, a la formación de los gérmenes del nuevo poder y de los órganos de control obrero.
La solución para el pueblo no es la alineación con una sección de la burguesía nacional, con uno de los centros imperialistas abandonando otro, en un período en que sus contradicciones se han agudizado. La solución no es el apoyo de nuevos partidos burgueses contra los viejos, los gobiernos de coalición en lugar de los gobiernos de un partido.

La solución está en la lucha organizada que enfocará en los centros de trabajo, los sindicatos, y tendrá en su orientación el reto, el conflicto y la ruptura con los monopolios, los partidos, los gobiernos y sus alianzas imperialistas, en la perspectiva de su derrocamiento. Esta es la única línea de lucha realista.

No se trata de una obra de un solo acto, por eso los movimientos, los pasos, las fases no deben separarse de este objetivo.

En los próximos meses, en el año que viene, puede y debe manifestarse una participación masiva en las asambleas en los grandes centros de trabajo, en las reuniones del pueblo en los barrios obreros populares, en la organización y el contraataque a las consecuencias de las leyes antiobreras antipopulares, a los impuestos y los recortes en salarios y pensiones, en la lucha por la prestación de desempleo y el funcionamiento de unidades de sanidad, de educación, de bienestar para la protección de la familia popular.

El conflicto con el dominio económico de los monopolios y su poder político se determina en primer lugar allí donde se produce o se apropia la plusvalía, donde se crean las ganancias capitalistas, es decir, las empresas industriales capitalistas, los centros comerciales, los hospitales privados, los bancos, la empresa de gran concentración de trabajadores asalariados, independientemente de la especialización del trabajo. En estos centros se juzga la lucha no en asuntos parciales sino contra la política antipopular en su conjunto. El único criterio para la confiabilidad de cualquier forma de organización sindical o política es su posicionamiento ante la necesidad anterior, la organización y el éxito de la huelga en cada centro de trabajo. No basta con hacer declaraciones sin que se acompañen por las respectivas actividades de organización y protección de las movilizaciones de huelga.

En estos centros de trabajo se debe forjar la lucha de clases unificada teniendo como criterio la lucha de vanguardia contra la patronal capitalista, el sindicalismo pro-gubernamental y amarrillo, los partidos y el poder de los monopolios. Es allí donde se determinará la continuación, la perspectiva del debilitamiento de la política antipopular hasta su derrocamiento radical.

Es obvio que los acontecimientos que experimentamos, la crisis capitalista y la agresividad imperialista imponen el fortalecimiento de la lucha del Movimiento Comunista Internacional por los intereses de la clase obrera, de los sectores populares, por el derrocamiento de la barbarie capitalista, intensificando los esfuerzos para una estrategia revolucionaria unificada. Es en esta dirección que el KKE despliega sus fuerzas.
http://www.solidnet.org/greece-communist-party-of-greece-/2308-13-imcwp-contribution-of-cp-of-greeceen-ru-sp-ar
Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Bostezos el Miér Dic 14, 2011 1:59 pm

Intervencion del PCC de Cataluña

1.- Situación Internacional
A la vez la crisis ha acelerado 2 procesos interrelacionados. Por un lado, la tendencia, cada vez más irreversible hacia la multipolaridad. Se consolidan espacios de coordinación regional en diferentes regiones del mundo: en América del Sur (Unasur / Mercosur) alrededor de Brasil y otros países como China, India y Sudáfrica, que va configurando también un bloque regional aunque con avances más lentos. Por otro, sitúa las fuerzas de izquierda y sectores populares al frente de la movilización, por todo el mundo, para enfrentar las consecuencias de las políticas impuestas generando un contexto de agudización de la lucha de clases a nivel internacional.
En Estados Unidos, el gobierno Obama, condicionado por una correlación de fuerzas desfavorable, ha adoptado medidas que no han afectado a los intereses del capital financiero y especulativo. Como consecuencia, las tasas de crecimiento siguen bajas, aumenta el desempleo y se retrae el consumo.
Las dificultades económicas y las políticas de ajuste por parte del gobierno Obama y de gobiernos de diferentes estados, producen una creciente resistencia social, combinadas con una acelerada desilusión política con Obama y en consecuencia el fortalecimiento de la derecha en general y en especial la más conservadora agrupada en torno al Tea Party.
El gobierno de los Estados Unidos busca enfrentar la crisis internacional y el deterioro de su hegemonía ideológica y política, utilizando su hegemonía monetaria y militar.
Por un lado, promueve una fuerte desvalorización del dólar frente a las otras monedas, con el objetivo explícito de recuperar mercados para sus productos y afrontar la competencia china. Por otro lado, retoma la práctica de proponer soluciones militares para diversos problemas mundiales, aunque con una fachada de respeto a las resoluciones de Naciones Unidas.
Por su parte, Japón, que ya vivía una difícil situación económica, sufre ahora los efectos del terremoto, el tsunami y una catástrofe nuclear que refuerza la necesidad de un debate más amplio sobre los temas energéticos y sobre los controles públicos en áreas estratégicas.
China "salvó" el Euro de su crisis a finales de 2010, y lo hace desde hace años de manera permanente con EEUU mediante la compra masiva de bonos. Esto ha ido transformando el papel de este país, pasando a ser el acreedor de buena parte del mundo desarrollado, con inevitables consecuencias geopolíticas. La creciente participación china en las economías europeas, africana, latinoamericana y norteamericana, no constituye sólo un fenómeno económico, tiene también proyecciones políticas, que tendremos que ver con más atención.
Sería un error no percibir los riesgos de la posibilidad de sustitución de una potencia por otra en los casos de América Latina y África, regiones ricas en recursos naturales y que históricamente han convocado la voracidad de países de tradición colonial o neocolonial, como Inglaterra, Francia o Estados Unidos.
En América Latina, vista en conjunto, se da un cierto equilibrio de fuerzas entre los diversos sectores populares y capas sociales que durante los últimos años han apuntalado los cambios en Brasil, Venezuela, Bolivia, Argentina y otros países y una oligarquía que no renuncia a la recuperación del poder y combina diferentes formas de presión: expansión de la presencia militar norteamericana (bases, IV Flota); presión económica, especialmente a través de acuerdos bilaterales; golpismo (como en Honduras y otros lugares); mediática y político-electoral, con el apoyo a un nuevo centro-derecha regional.
Con todo, se han profundizado los últimos años los procesos de cambio y transformación en diferentes países, aunque con ritmos y características diferentes. Es especialmente importante la victoria electoral del pasado otoño de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, que da continuidad a las reformas puestas en marcha hace 8 años con Lula y garantiza la continuidad de los procesos de regionalización en marcha, (Mercosur, Unasur) por el papel de piedra angular que juega este país en la región.
En esta próxima etapa habrá que estar especialmente atentos al proceso de discusión que sigue el PC cubano y las transformaciones que se están llevando a cabo en el país, los procesos electorales en diferentes países como Perú, Argentina y en el escenario que se dibuja en Colombia, especialmente respecto a las posibilidades de salida negociada al conflicto que duró más de 40 años.
No hay que desdeñar tampoco los efectos de la situación económica mundial, sobre la región, aunque la mayoría de los países latinoamericanos han quedado fuera del epicentro de la crisis.
América del Sur logró proteger su economía de la crisis de los países centrales, confirmando que tiene capacidad para construir un nuevo tipo de crecimiento, que consigue hacer cambios estructurales, superar las dependencias que siguen existiendo y evitar los riesgos de la vuelta al modelo neoliberal de las décadas 80 y 90.
La situación en el mundo árabe en particular.
En todos los países del mundo árabe se estaban generando las condiciones para que se produjera un proceso de estas características.
A nivel político, los regímenes surgidos de la descolonización, fracasaron los intentos de construcción nacional y han ido basculando, en su mayoría, hacia la subordinación a los intereses de EEUU y Europa.
Esto se ha expresado en la incapacidad tanto de la Liga Árabe como de sus miembros a nivel individual, de incidir en ninguno de los conflictos que han resultado en los últimos años (Palestina, guerra de Irak, Líbano).
También en la incapacidad de mantener unidos a sus territorios, Líbano, Sudán, Egipto complementariamente a la estrategia de "caos creativo" que fue impulsada por EEUU a partir de 2001 y que busca la desmembración de los estados en pequeños países de base confesional o tribal.
La consecuencia es que otros países no árabes (Turquía e Irán) han ido ganando espacios en la esfera internacional y situándose en algunas cuestiones (Palestina) como referencia de la población árabe.
A nivel económico, la salida a la crisis de los años 70 supuso la paralización de los incipientes procesos de industrialización que se habían dado después de la independencia, como consecuencia de las políticas que se impusieron desde el FMI y el Banco Mundial. Como consecuencia, el desarrollo económico se estancó, el paro ha crecido hasta niveles muy elevados y las condiciones de vida de la mayoría de la población han retrocedido intensamente.
Durante años, una posible salida para decenas de miles de personas ha sido la emigración. La bunkerización de Europa y de EEUU tras el 11-S hace más difícil esta opción.
Estados de excepción permanente. Las respuestas de los regímenes a las necesidades sociales o políticas de la sociedad ha sido, con variedad de matices, la misma. Un mayor nivel de represión, de violaciones a los derechos fundamentales (políticos, sindicales, civiles, etc.). Y una fortaleza impresionante de los aparatos de seguridad del Estado.
Estos procesos son el resultado de la acumulación de diferentes luchas.
Ni en el caso de Egipto ni en Túnez, países donde se inician los procesos, son explosiones aisladas de rechazo o de desesperación. Ni tampoco son el resultado de las redes sociales por sí. Son países que en muchos casos han acumulado diversas luchas en los últimos años y han servido para crear las condiciones de lo que está sucediendo hoy.
En Túnez la lucha por las libertades democráticas y en defensa de los derechos humanos, en Egipto, luchas sindicales, en 2006, en Mahala, en el sector del textil que dieron pie a la existencia del Movimiento 6 de abril, en Bahrein, presencia del Frente de Liberación Nacional de Bahrein como fuerza armada, en Irak, un PC históricamente con mucha presencia, que con contradicciones, está encontrando su lugar después de la invasión anglo-americana, o el Líbano, con un PC con capacidad de organización en diferentes sectores productivos, y que es la única fuerza multiconfesional y laica, que contribuyeron a echar a la invasión israelí en 2 ocasiones.
Con todo, existen debilidades de la izquierda árabe, en su vertiente política. No hay (todavía) un espacio como el Foro de Sao Paulo, ni el acumulado de la izquierda latinoamericana de los años 90.
Revoluciones democráticas y nacionales.
El acento fundamental de estos procesos es la recuperación de las libertades democráticas, de la soberanía nacional y el control de los recursos naturales de los países, de la capacidad de reconducir la economía hacia modelos menos dependientes y un nuevo papel en la esfera internacional. La importancia de Egipto en este contexto es muy grande por ser el país más poblado de la región, aunque es dependiente en este momento de la ayuda militar y alimentaria de EEUU y de los fondos europeos dada la fragilidad de su economía.
El papel del islamismo político. Ha sido una fuerza secundaria en todos los procesos. Especialmente en Túnez y en Egipto. Aunque se mostrarán contradicciones, porque su presencia en la sociedad en el caso de Egipto es muy importante y no había presencia política formalizada. En un marco de revolución nacional y democrática, posiblemente jugarán un papel en el futuro, dependiendo de cuál sea su orientación, formarán parte de la revolución o de la contrarrevolución, como lo ha sido en el pasado.
Estamos ante un proceso revolucionario y de larga duración, porque la situación no está cerrada. Podemos estar ante el inicio de un proceso similar al que se ha dado en los últimos años en América Latina, pero con la diferencia de que mientras los procesos en ese continente son anteriores al inicio de la crisis, en el caso del mundo árabe es la misma crisis la que los ha acelerado. Con ritmos y agendas característicos de cada uno de los países pero con denominadores comunes de resituación del papel que debe jugar el mundo árabe en la salida de la crisis mundial.
No son procesos irreversibles. Cualquier revolución conlleva contrarrevolución. Y la contrarrevolución y la injerencia tienen diferentes caras. Es una región de alto valor para los EEUU y las otras potencias centrales por sus recursos energéticos. Por lo tanto, se activarán todos los instrumentos. La persuasión y la coaptación de las élites, para que el cambio sea lampedusiano, la deslegitimación y los intentos de asociarlo al islamismo político y la fuerza, expresada de diferentes maneras de intervención militar. Desde la guerra abiertos hasta las "intervenciones humanitarias". En esta clave hay que entender las intervenciones sobre Bahrein y Libia.
Los comunistas, ante lo que está pasando en el mundo árabe.
Intervenimos en diferentes instrumentos y tenemos una relación privilegiada con el conjunto del mundo árabe. Hemos mantenido en los últimos años una relación estrecha con partidos y personalidades de la izquierda libanesa, palestina, jordana, iraquí, marroquí, etc.
1) Ayudando a entender lo que está pasando. Importancia de llevar algunos de los actores de lo que está pasando y de conocer y hacer conocer la realidad de estos procesos.
2) A través de los diferentes instrumentos, activar y extender la solidaridad política material y humana.
3) La movilización en defensa de la Paz.
Europa
Las dificultades en Europa de las fuerzas sociales y políticas de las izquierdas han facilitado que la salida a la crisis se exprese en clave de contrarreforma del proceso de la Unión Europea con la adopción de medidas que protegen el capital financiero y especulativo y generan una situación de mayor estancamiento económico y crisis política y social.
La adopción de estos paquetes de medidas, similares en muchas cosas a las que se implementaron en Latinoamérica en la década de los 90, impiden que Europa pueda jugar un papel relevante, ni positivo en la salida de la crisis, debilitan su papel político en el mundo multipolar que se está configurando y profundizan el rol militarista y agresivo que algunos estados miembros de la UE han mantenido históricamente, tanto en Oriente medio como en África.
En este sentido, las salidas a la crisis y los paquetes de ajuste estructural agudizan las diferencias entre el centro (eje Alemania-Francia-Holanda) y la periferia (países mediterráneos, Irlanda, Portugal). Hay que poner atención también a la agudización de los problemas en torno a las nacionalidades (Bélgica, Italia), que en el marco de esta crisis se aceleran y sitúan algunos países ante la perspectiva de ruptura o de bloqueo institucional.
Cada vez que nos llega una noticia desde Europa y la UE empezamos a temblar. El modelo que nos impone la UE, en sintonía con las FMI, OMC, o BM, supone consolidar la máquina de demolición de lo que conocíamos como estado del bienestar y el hundimiento rápido de lo que se predicaba como un modelo social europeo, a manos de políticas ultra neoliberales. Hace tan sólo unos días llega la noticia de un incremento del precio del dinero con una subida del tipo por parte del BCE del 1 al 1'25%, con las consecuencias derivadas en cuanto a encarecimiento de precios de consumo, de coste de hipotecas, de nueva dificultad añadida.
La situación tiene dimensiones pan-europeas. En cada país la crisis se expresa de una manera concreta y tópica pero la sensibilización ciudadana es global.
Se incrementa la distancia entre países deudores, o deficitarios respecto a los ricos y los que tienen superávit gracias a la misma situación. Aunque hay que considerar entre los pobres si esta deuda ha sido generada desde el sector público (los menos casos) o es de origen privado y además debe secarse con recursos públicos (como es el caso de España).
La crisis ha arrastrado a países "débiles" como Grecia o Irlanda, y ahora también a Portugal a ceder pidiendo rescates que significan una nueva renuncia, más grande y más explícita, los respectivos gobiernos a desarrollar políticas nacionales propias y entregar a los mercados y a las oligarquías bancarias y financieras el mando de sus decisiones. España es ahora el Estado que espera el siguiente turno de esta lista negra de quiebras.
A pesar de las notables diferencias entre los diversos países de la UE -27, una dinámica es común: ataque a los servicios públicos, privatizaciones a granel, desregulación y precarización del trabajo, agresión al sindicalismo de clase, prevalencia e impunidad de los mercados, y formulación y aplicaciones de legislaciones e imposiciones draconianas de carácter ultra neoliberal. Hemos hablado de Portugal y hay que hablar de la interesante experiencia de Islandia donde la decisión popular ha conseguido negarse a devolver deudas bancarias imposibles y ruinosas y está desarrollando una revuelta económica de objeción y nacionalización a seguir, aunque si se mantiene la idea de petición de entrada a la Unión Europea, el pueblo islandés se encontrará con nuevas presiones que lo someterán a nuevas cesiones de soberanía. De eso, claro, no se habla.
Sin embargo, incluso los países más ricos y líderes de la Unión, el deterioro social es patente y ha empezado a generar cambios sociales y políticos así como movilizaciones en Francia, el Reino Unido pero también en Alemania donde las inequidades y los recortes socio-laborales son ya perceptibles. En estas economías más solventes crece también la preocupación social por la sostenibilidad ecológica y la inseguridad generada por el desastre nuclear en Japón, con lecturas alternativas y de progreso que ponen en profunda cuestión la lógica del propio sistema capitalista.
Las movilizaciones se extienden por toda Europa con dos características que aportan un gran valor al análisis: Insurgencia y confluencia.
Movimientos insurgentes, con denuncia y propuesta alternativa incluida, todo, incorporando incluso nuevos países del Este europeo hasta aquí inimaginables: en Budapest este fin de semana más de 40.000 personas se manifestaban contra la cumbre reivindicando la Europa social. Acciones con coordinación a escala europea, confluyendo lo social con la vertiente política y a escala transnacional: nunca hasta aquí la CES había protagonizado llamamientos a la movilización en 22 países europeos al mismo tiempo.
No podemos obviar tampoco el nuevo papel de potencia militar tardo colonial de Europa a la guerra de Libia y otras revoluciones árabes. Ni la crisis humanitaria y cultural, además de económica que genera la situación migratoria y las insuficiencias crecientes de medios de acogida. No podemos ignorar que Europa comienza a calentarse y puede entrar en ebullición, y que un nuevo espíritu (¿un fantasma?) recorre sus barrios y ciudades. Los y las comunistas, aquí y en todas partes, tenemos mucho que decir y que hacer en este escenario.
De hecho estamos trabajando intensamente, en los espacios escasos y difíciles a los que podemos llegar y estamos trabajando en el sentido de abrir nuevas acciones y coordinaciones, tanto sociales como institucionales, como en la red civil, como en los sindicatos, como en organizaciones sectoriales, como colaborando con el GUE / EVN, como en el PIE (Partido de la Izquierda Europea). Hay que informar más, y dar a conocer todo el Partido, como en este último instrumento europeo estamos jugando, como EUiA, un papel relevante, impulsando y co-dirigiendo de forma seria y sostenida las orientaciones más de izquierdas transformadoras, más sociales, más democráticas y más anti-neoliberales. No de forma excluyente ni dogmática pero con nuestro trabajo, modesta experiencia y demostrada solidaridad, junto con las otras fuerzas hermanas, que a nivel del Estado español son IU. Y el PCE.
Y empieza a hacerse presente en el nuevo imaginario colectivo, en lo que ahora llaman "marco mental", un territorio en que la lucha ideológica para recuperar las palabras, los conceptos y los valores está en primer término. Una dimensión de nuestro trabajo actualmente de importancia estratégica ya que nos permite contraponer, frente a la negrura y desesperanza actuales, nuestras aspiraciones justas y alternativas, con entusiasmo, solidaridad y complicidad, hacia una Europa de los servicios públicos, de la equidad, de la paz, del trabajo digno, del crecimiento sostenible, y que debe ser nuestra.
Y es que "Europa, o es social, o no será". Y los / las comunistas no escatimaremos esfuerzos en ello.
Las recientes elecciones Generales al Congreso y Senado en España y Catalunya
Los resultados obtenidos especialmente por el PP, CiU y UPyD son muy preocupantes y expresan que la hegemonía del pensamiento conservador y centralista es muy fuerte en Catalunya y en España. Nos opondremos a sus medidas de recortes y trabajaremos para contrastar con rigor las propuestas de alternativas viables y posibles que nos hacen afirmar que hay otra salida por la izquierda a la crisis, en que nuestro pueblo sea protagonista en los contenidos y en las formas de decidir.
La socialdemocracia debe elegir si continúa alejándose de su base social y electoral o admite que se ha equivocado al imponer las decisiones de los mercados por encima de las personas. Seguiremos abiertos a tantas personas simpatizantes y votantes socialistas que creen en la izquierda, diciéndoles que no renuncien a sus sueños y esperanzas de progreso, e invitando a reconstruir juntos la izquierda en Catalunya y en España.
La coalición ICV-EUiA en Catalunya e IU-Los Verdes en España con la CHA y otros han sido claves en el resultado con la suma de 13 fuerzas políticas anteriormente confrontadas. Las que no se sumaron en su momento y ahora no han obtenido representación parlamentaria deben reflexionar sobre sus decisiones y sus resultados y nosotros las tenemos que volver a invitar con generosidad a que se sumen, ahora sin excusas, a la nueva construcción de la izquierda transformadora en nuestro país.
Debemos reconstruir la izquierda, la nacional en Catalunya y la federal en España, y por eso tenemos que ser ambiciosos, muy ambiciosos, abiertos, plurales, pensando mucho en la movilización social y con pluralidad ideológica. La pluralidad significa sumar y no dividir, significa compartir y no separar y significa buscar una mayoría social y política que derrote a la derecha y sus políticas. Por eso los instrumentos actuales no son inmutables, sino que deben adaptarse ahora para poder seguir creciendo y que el resultado electoral no sea un diente de sierra de una gráfica donde después aparecerá la caída, sino un comienzo de suma que no debe parar.
Vienen tiempos difíciles, la derecha ostenta un poder absoluto, político, económico y de pensamiento, pero queda claro que existen amplios sectores sociales y políticos con gran potencial de movilización y alternativa también social, política e intelectual. Es necesario que nosotros facilitemos activamente su movilización y organización.
Hay que seguir fomentando la indignación y la articulación de la misma, hay que estar muy próximos al sindicalismo de clase para reforzarlo ante los posibles ataques a los trabajadores y trabajadoras. Hay, en definitiva, que seguir manteniendo la bandera de un proyecto alternativo posible.
Joan Josep Nuet i Pujals

http://www.solidnet.org/spain-party-of-communists-of-catalonia/2328-13-imcwp-contribution-of-the-party-of-the-communists-of-cataluna-en-sp
Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Bostezos el Miér Dic 14, 2011 2:28 pm

¿Se va a traducir al castellano la del PTB?
avatar
Invitado
Invitado

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Invitado el Miér Dic 14, 2011 2:35 pm

Muy interesante...es lo que estaba buscando precisamente Very Happy
Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Bostezos el Miér Dic 14, 2011 2:44 pm

Segundo el período desde 2008 hasta la fecha es suficiente para derribar todo lo que llevan años diciendo apoyándose en teorías burguesas y oportunistas, es decir que los pueblos pueden controlar el capital, los monopolios y su dominio en la economía. Esta experiencia invalida la consigna sobre el control de los mercados por el poder político, que la política debe preceder a los mercados y la consigna oportunista supuestamente innovadora “el hombre por delante de los beneficios”

¿Nadie ve aqui un palito al PTB?
Joven Guardia
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Joven Guardia el Miér Dic 14, 2011 11:57 pm

Bostezos escribió:
Segundo el período desde 2008 hasta la fecha es suficiente para derribar todo lo que llevan años diciendo apoyándose en teorías burguesas y oportunistas, es decir que los pueblos pueden controlar el capital, los monopolios y su dominio en la economía. Esta experiencia invalida la consigna sobre el control de los mercados por el poder político, que la política debe preceder a los mercados y la consigna oportunista supuestamente innovadora “el hombre por delante de los beneficios”

¿Nadie ve aqui un palito al PTB?

Jeje, puede que si, puede que no, nose, creo que iria mas enfocado a la corriente del NPA Frances que fue el primero que eligio esa consigna y que han secuandado todos los anticapitalistas de pastel de esa corriente semi trotska moderna, y que el PTB también ha estado utilizando, aunque yo creo que también con otro prisma.
Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Bostezos el Jue Dic 15, 2011 3:13 pm

Supongo que es como dices porque en teoria hay buenas relaciones pero me parece muy especifico citar esa consigna que preside su web

Comunicado conjunto del 13º Encuentro Internacional

de Partidos Comunistas y Obreros


El Socialismo es el futuro



El 13o Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros tuvo lugar en Atenas 9-11 de diciembre de 2011 bajo el tema: “¡El socialismo es el futuro! La situación internacional y la experiencia de los comunistas 20 años después de la contrarrevolución en la URSS. Las tareas para el desarrollo de la lucha de clases en condiciones de crisis capitalista, de guerras imperialistas, de las actuales luchas populares y los levantamientos por los derechos obreros y populares, el fortalecimiento del internacionalismo proletario y el frente antiimperialista, por el derrocamiento del capitalismo y la construcción del Socialismo”.

En el Encuentro participaron representantes de 78 Partidos de 59 países. Un número de partidos que por razones ajenas a su control no lograron participar, han enviado sus mensajes por escrito. Saludamos, desde Atenas, las luchas populares crecientes que desatan un gran potencial emancipador contra el imperialismo, contra la explotación y la opresión capitalista, por los derechos sociales, laborales y de seguridad social de los trabajadores en todo el mundo.

El encuentro se llevó a cabo en condiciones críticas en que la crisis capitalista profunda y prolongada sigue prevaleciendo en la situación internacional, acompañada por la escalada de la agresividad del imperialismo que se ha expresado en las decisiones de la Cumbre de Lisboa para la nueva estrategia de la OTAN. Esta realidad confirma los análisis descritos en las declaraciones del 10º, 11º y 12º Encuentros Internacionales que tuvieron lugar en Brasil (Sao Paolo) en 2008, en India (Nuevo Delhi) en 2009 y en Sudáfrica (Tshwane) en 2010.



Se vuelve cada vez más evidente para millones de obreros que la crisis es una crisis del sistema. No se trata de fallas en el sistema sino es el propio sistema que es defectuoso, generando crisis regulares y periódicas. Es el resultado de la agudización de la contradicción básica del capitalismo entre el carácter social de la producción y la apropiación capitalista privada, y no de cualquier versión de la política de gestión del sistema o de cualquier aberración basada en la codicia de algunos banqueros u otros capitalistas o de la falta de mecanismos efectivos de regulación. Evidencia los límites históricos del capitalismo y la necesidad de fortalecer las luchas para rupturas antimonopolistas anticapitalistas, por el derrocamiento revolucionario del capitalismo.



En los EE.UU., Japón, la UE y en otras economías capitalistas se demuestran los callejones sin salida de las distintas versiones de la gestión burguesa. Por un lado la línea política restrictiva lleva a una recesión prolongada y profunda, y por otro, la política de gestión expansionista con grandes paquetes de ayuda estatales a los grupos monopólicos, al capital financiero, a los bancos, intensifica la inflación y conduce al crecimiento de la deuda pública. El capitalismo convierte las insolvencias empresariales en insolvencias soberanas. El capitalismo no tiene otra respuesta a la crisis más allá de la destrucción masiva de fuerzas productivas, recursos, despidos masivos, cierre de fábricas y el ataque global contra los derechos obreros y sindicales, los salarios, las pensiones, la seguridad social, la reducción de los ingresos del pueblo, el gran aumento del desempleo y de la pobreza.



Se está fortaleciendo la ofensiva contra el pueblo que se manifiesta con especial intensidad en ciertas regiones. La concentración y centralización del capital monopolista están intensificando el carácter reaccionario del poder económico y político. Las reestructuraciones capitalistas y las privatizaciones se están promoviendo con miras a la competitividad y la maximización de las ganancias del capital, garantizando una fuerza de trabajo más barata y regresión de décadas en términos de derechos sociales y laborales.



La intensidad de la crisis, su sincronización global, la perspectiva de una recuperación lenta, débil intensifican las dificultades de las fuerzas burguesas de gestionar la crisis, llevan a la agudización de las contradicciones interimperialistas y las rivalidades mientras que aumenta el riesgo de guerras imperialistas.



Los ataques contra los derechos democráticos y la soberanía se están intensificando en muchos países. Los sistemas políticos se han puesto más reaccionarios. El anticomunismo se está fortaleciendo. Las medidas contra la actividad de los partidos comunistas y obreros, contra las libertades sindicales, políticas y democráticas se están generalizando. Las clases dominantes desarrollan un intento multifacético para atrapar el descontento del pueblo a través de cambios en los sistemas políticos, a través de la utilización de una serie de ONG pro-imperialistas y otras organizaciones, a través de los intentos de canalizar el descontento del pueblo en movimientos con características supuestamente no políticas o incluso reaccionarias.



Saludamos las luchas y los levantamientos extensos de los pueblos y los trabajadores, por derechos democráticos, sociales y políticos contra los regímenes antipopulares en el Oriente Medio y en África del Norte, en concreto en Túnez y Egipto. A pesar de las contradicciones que pone de manifiesto la situación actual, constituye una experiencia significativa que el movimiento comunista debe estudiar y utilizar. Al mismo tiempo, condenamos enérgicamente la guerra imperialista de la OTAN y de la UE contra el pueblo libio y las amenazas e injerencias en los asuntos internos de Siria y de Irán así como de cualquier otro país. Consideramos que cualquier intervención extranjera contra Irán bajo cualquier pretexto ataca los intereses de los trabajadores iraníes y sus luchas por libertades democráticas, justicia social y derechos sociales.

Estos acontecimientos confirman la necesidad de fortalecimiento de los Partidos Comunistas y Obreros para desempeñar su papel histórico, fortalecer aún más la lucha de los trabajadores y del pueblo en defensa de sus derechos y aspiraciones, utilizar las contradicciones del sistema, las contradicciones interimperialistas para un derrocamiento a nivel de poder y economía, para la satisfacción de las necesidades del pueblo. Sin el papel dirigente de los partidos comunistas y obreros y de la clase de vanguardia, la clase obrera, los pueblos serán vulnerables a la confusión, la asimilación y la manipulación por las fuerzas políticas que representan a los monopolios, el capital financiero y el imperialismo.



Se están desarrollando realineamientos significativos en la correlación de fuerzas internacional. Está en curso el debilitamiento relativo de la posición de los EE.UU., el estancamiento general de la producción en las economías capitalistas más avanzadas y la emergencia de nuevas potencias económicas mundiales, especialmente China. La tendencia de aumento de las contradicciones se está fortaleciendo entre los centros imperialistas, y de ellos con las llamadas economías emergentes.



La agresividad imperialista se está intensificando. Ya hay varios lugares de tensión y guerras regionales y se están multiplicando: en Asia y África, en el Oriente Medio con la agresividad creciente de Israel en particular contra el pueblo palestino. Además se están aumentando las fuerzas neo-Nazis y xenófobas en Europa, las intervenciones multifacéticas, las amenazas y la ofensiva contra los movimientos populares y las fuerzas políticas progresistas en América Latina. La militarización se está reforzando. El riesgo de una conflagración general a nivel regional vuelve cada vez mayor. En este sentido es fundamental la expansión y el fortalecimiento del frente social y político antiimperialista y las luchas por la paz en la dirección de erradicar las causas de las guerras imperialistas.



Hay dos caminos de desarrollo:

- El camino capitalista, el camino de explotación de los pueblos que crea grandes peligros de guerras imperialistas, para los derechos obreros, populares y democráticos

- y el camino de la liberación con inmensas posibilidades para la promoción de los intereses de los trabajadores y de los pueblos, para el logro de la justicia social, de la soberanía popular, la paz y el progreso. El camino de las luchas obreras y populares, el camino del socialismo y del comunismo, que es históricamente necesario.



Gracias a la contribución decisiva de los comunistas y del movimiento sindical con orientación de clase, las luchas obreras en Europa y en todo el mundo se fortalecieron aún más. La agresividad imperialista todavía se enfrenta a la resistencia popular decidida en el Oriente Medio, Asia, África y América Latina. Este hecho junto con la experiencia acumulada hasta la fecha especialmente en América Latina, las luchas y los procesos que toman lugar, demuestran las posibilidades de resistencia, de la lucha de clases para que los pueblos den pasos hacia delante, ganen terreno infligiendo golpes al imperialismo cuando tienen como meta el derrocamiento de la barbarie imperialista.



Saludamos las luchas obreras y populares y subrayamos la necesidad de su mayor fortalecimiento. Las condiciones exigen la intensificación de la lucha de clases, de la lucha ideológica, política y de masas para impedir las medidas antipopulares y promover objetivos de lucha para la satisfacción de las necesidades populares contemporáneas, y requieren el contraataque obrero organizado para rupturas antimonopolistas y antiimperialistas, por el derrocamiento del capitalismo, poniendo un fin a la explotación del hombre por el hombre.



Hoy las condiciones están maduras para la construcción de amplias alianzas sociales antimonopolistas y antiimperialistas, capaces de derrotar la ofensiva y la agresión imperialista multifacética y luchar por el poder y promover profundos cambios radicales, revolucionarios. La unidad de la clase obrera, la organización y la orientación de clase del movimiento obrero son factores fundamentales para garantizar la construcción de alianzas sociales efectivas con el campesinado, las capas medias de la ciudad, el movimiento de las mujeres y de la juventud.



En esta lucha el papel de los partidos comunistas y obreros a nivel nacional, regional e internacional y el fortalecimiento de su cooperación son indispensables. La actividad conjunta y coordinada de los Partidos Comunistas y Obreros, de las organizaciones de juventudes comunistas y las organizaciones antiimperialistas en las que los comunistas tienen una contribución importante, constituye uno de los elementos más fiables para la expansión de la lucha antiimperialista y el fortalecimiento del frente antiimperialista.



La lucha ideológica del movimiento comunista es de importancia vital con el fin de defender y desarrollar el socialismo científico, afrontar el anticomunismo contemporáneo, confrontar la ideología burguesa, teorías anti-científicas y corrientes oportunistas que rechazan la lucha de clases, y combatir el papel de las fuerzas socialdemócratas que defienden e implementan políticas antipopulares y pro-imperialistas mediante el apoyo a la estrategia del capital y del imperialismo. La comprensión del carácter unificado de los deberes de la lucha por la emancipación social, nacional y de clase, para la promoción distintiva de la alternativa socialista, requiere el contraataque ideológico del movimiento comunista.



El derrocamiento del capitalismo y la construcción del socialismo constituyen una necesidad imperativa para los pueblos. En vista de la crisis capitalista y sus consecuencias, la experiencia internacional y la práctica de la construcción socialista demuestran la superioridad del socialismo. Subrayamos nuestra solidaridad con los pueblos que luchan por el socialismo y están involucrados en la construcción del socialismo.



Sólo el socialismo puede crear las condiciones para la erradicación de las guerras, del desempleo, del hambre, de la miseria, del analfabetismo, de la incertidumbre de cientos de millones de personas, de la destrucción del medio ambiente. Sólo el socialismo crea las condiciones para un desarrollo de acuerdo con las necesidades contemporáneas de los trabajadores.



Trabajadores, campesinos, obreros en la ciudad y en el campo, mujeres y jóvenes, les llamamos a luchar junto con nosotros para poner un fin a esta barbarie capitalista. Hay esperanza, hay perspectiva. El futuro pertenece al Socialismo.



¡EL SOCIALISMO ES EL FUTURO!

11 de diciembre de 2011

http://www.solidnet.org/13-international-meeting/2346-13-imcwp-final-statement-sp
avatar
Invitado
Invitado

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Invitado el Jue Dic 15, 2011 4:06 pm

Pffffffffffff, sinceramente, me esperaba más del encuentro, no se, a mi parecer no ha dicho nada que sepamos ya, me da que es todo muy teórico y poco pragmático. Espero que haya algo mas detrás de estas conclusiones.
Makarenko
Makarenko
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 630
Reputación : 816
Fecha de inscripción : 25/03/2010
Localización : Vallès Occidental

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Makarenko el Jue Dic 15, 2011 9:29 pm

Bostezos escribió:
Intervencion del PCC de Cataluña

1.- Situación Internacional
A la vez la crisis ha acelerado 2 procesos interrelacionados. Por un lado, la tendencia, cada vez más irreversible hacia la multipolaridad. Se consolidan espacios de coordinación regional en diferentes regiones del mundo: en América del Sur (Unasur / Mercosur) alrededor de Brasil y otros países como China, India y Sudáfrica, que va configurando también un bloque regional aunque con avances más lentos. Por otro, sitúa las fuerzas de izquierda y sectores populares al frente de la movilización, por todo el mundo, para enfrentar las consecuencias de las políticas impuestas generando un contexto de agudización de la lucha de clases a nivel internacional.
En Estados Unidos, el gobierno Obama, condicionado por una correlación de fuerzas desfavorable, ha adoptado medidas que no han afectado a los intereses del capital financiero y especulativo. Como consecuencia, las tasas de crecimiento siguen bajas, aumenta el desempleo y se retrae el consumo.
Las dificultades económicas y las políticas de ajuste por parte del gobierno Obama y de gobiernos de diferentes estados, producen una creciente resistencia social, combinadas con una acelerada desilusión política con Obama y en consecuencia el fortalecimiento de la derecha en general y en especial la más conservadora agrupada en torno al Tea Party.
El gobierno de los Estados Unidos busca enfrentar la crisis internacional y el deterioro de su hegemonía ideológica y política, utilizando su hegemonía monetaria y militar.
Por un lado, promueve una fuerte desvalorización del dólar frente a las otras monedas, con el objetivo explícito de recuperar mercados para sus productos y afrontar la competencia china. Por otro lado, retoma la práctica de proponer soluciones militares para diversos problemas mundiales, aunque con una fachada de respeto a las resoluciones de Naciones Unidas.
Por su parte, Japón, que ya vivía una difícil situación económica, sufre ahora los efectos del terremoto, el tsunami y una catástrofe nuclear que refuerza la necesidad de un debate más amplio sobre los temas energéticos y sobre los controles públicos en áreas estratégicas.
China "salvó" el Euro de su crisis a finales de 2010, y lo hace desde hace años de manera permanente con EEUU mediante la compra masiva de bonos. Esto ha ido transformando el papel de este país, pasando a ser el acreedor de buena parte del mundo desarrollado, con inevitables consecuencias geopolíticas. La creciente participación china en las economías europeas, africana, latinoamericana y norteamericana, no constituye sólo un fenómeno económico, tiene también proyecciones políticas, que tendremos que ver con más atención.
Sería un error no percibir los riesgos de la posibilidad de sustitución de una potencia por otra en los casos de América Latina y África, regiones ricas en recursos naturales y que históricamente han convocado la voracidad de países de tradición colonial o neocolonial, como Inglaterra, Francia o Estados Unidos.
En América Latina, vista en conjunto, se da un cierto equilibrio de fuerzas entre los diversos sectores populares y capas sociales que durante los últimos años han apuntalado los cambios en Brasil, Venezuela, Bolivia, Argentina y otros países y una oligarquía que no renuncia a la recuperación del poder y combina diferentes formas de presión: expansión de la presencia militar norteamericana (bases, IV Flota); presión económica, especialmente a través de acuerdos bilaterales; golpismo (como en Honduras y otros lugares); mediática y político-electoral, con el apoyo a un nuevo centro-derecha regional.
Con todo, se han profundizado los últimos años los procesos de cambio y transformación en diferentes países, aunque con ritmos y características diferentes. Es especialmente importante la victoria electoral del pasado otoño de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, que da continuidad a las reformas puestas en marcha hace 8 años con Lula y garantiza la continuidad de los procesos de regionalización en marcha, (Mercosur, Unasur) por el papel de piedra angular que juega este país en la región.
En esta próxima etapa habrá que estar especialmente atentos al proceso de discusión que sigue el PC cubano y las transformaciones que se están llevando a cabo en el país, los procesos electorales en diferentes países como Perú, Argentina y en el escenario que se dibuja en Colombia, especialmente respecto a las posibilidades de salida negociada al conflicto que duró más de 40 años.
No hay que desdeñar tampoco los efectos de la situación económica mundial, sobre la región, aunque la mayoría de los países latinoamericanos han quedado fuera del epicentro de la crisis.
América del Sur logró proteger su economía de la crisis de los países centrales, confirmando que tiene capacidad para construir un nuevo tipo de crecimiento, que consigue hacer cambios estructurales, superar las dependencias que siguen existiendo y evitar los riesgos de la vuelta al modelo neoliberal de las décadas 80 y 90.
La situación en el mundo árabe en particular.
En todos los países del mundo árabe se estaban generando las condiciones para que se produjera un proceso de estas características.
A nivel político, los regímenes surgidos de la descolonización, fracasaron los intentos de construcción nacional y han ido basculando, en su mayoría, hacia la subordinación a los intereses de EEUU y Europa.
Esto se ha expresado en la incapacidad tanto de la Liga Árabe como de sus miembros a nivel individual, de incidir en ninguno de los conflictos que han resultado en los últimos años (Palestina, guerra de Irak, Líbano).
También en la incapacidad de mantener unidos a sus territorios, Líbano, Sudán, Egipto complementariamente a la estrategia de "caos creativo" que fue impulsada por EEUU a partir de 2001 y que busca la desmembración de los estados en pequeños países de base confesional o tribal.
La consecuencia es que otros países no árabes (Turquía e Irán) han ido ganando espacios en la esfera internacional y situándose en algunas cuestiones (Palestina) como referencia de la población árabe.
A nivel económico, la salida a la crisis de los años 70 supuso la paralización de los incipientes procesos de industrialización que se habían dado después de la independencia, como consecuencia de las políticas que se impusieron desde el FMI y el Banco Mundial. Como consecuencia, el desarrollo económico se estancó, el paro ha crecido hasta niveles muy elevados y las condiciones de vida de la mayoría de la población han retrocedido intensamente.
Durante años, una posible salida para decenas de miles de personas ha sido la emigración. La bunkerización de Europa y de EEUU tras el 11-S hace más difícil esta opción.
Estados de excepción permanente. Las respuestas de los regímenes a las necesidades sociales o políticas de la sociedad ha sido, con variedad de matices, la misma. Un mayor nivel de represión, de violaciones a los derechos fundamentales (políticos, sindicales, civiles, etc.). Y una fortaleza impresionante de los aparatos de seguridad del Estado.
Estos procesos son el resultado de la acumulación de diferentes luchas.
Ni en el caso de Egipto ni en Túnez, países donde se inician los procesos, son explosiones aisladas de rechazo o de desesperación. Ni tampoco son el resultado de las redes sociales por sí. Son países que en muchos casos han acumulado diversas luchas en los últimos años y han servido para crear las condiciones de lo que está sucediendo hoy.
En Túnez la lucha por las libertades democráticas y en defensa de los derechos humanos, en Egipto, luchas sindicales, en 2006, en Mahala, en el sector del textil que dieron pie a la existencia del Movimiento 6 de abril, en Bahrein, presencia del Frente de Liberación Nacional de Bahrein como fuerza armada, en Irak, un PC históricamente con mucha presencia, que con contradicciones, está encontrando su lugar después de la invasión anglo-americana, o el Líbano, con un PC con capacidad de organización en diferentes sectores productivos, y que es la única fuerza multiconfesional y laica, que contribuyeron a echar a la invasión israelí en 2 ocasiones.
Con todo, existen debilidades de la izquierda árabe, en su vertiente política. No hay (todavía) un espacio como el Foro de Sao Paulo, ni el acumulado de la izquierda latinoamericana de los años 90.
Revoluciones democráticas y nacionales.
El acento fundamental de estos procesos es la recuperación de las libertades democráticas, de la soberanía nacional y el control de los recursos naturales de los países, de la capacidad de reconducir la economía hacia modelos menos dependientes y un nuevo papel en la esfera internacional. La importancia de Egipto en este contexto es muy grande por ser el país más poblado de la región, aunque es dependiente en este momento de la ayuda militar y alimentaria de EEUU y de los fondos europeos dada la fragilidad de su economía.
El papel del islamismo político. Ha sido una fuerza secundaria en todos los procesos. Especialmente en Túnez y en Egipto. Aunque se mostrarán contradicciones, porque su presencia en la sociedad en el caso de Egipto es muy importante y no había presencia política formalizada. En un marco de revolución nacional y democrática, posiblemente jugarán un papel en el futuro, dependiendo de cuál sea su orientación, formarán parte de la revolución o de la contrarrevolución, como lo ha sido en el pasado.
Estamos ante un proceso revolucionario y de larga duración, porque la situación no está cerrada. Podemos estar ante el inicio de un proceso similar al que se ha dado en los últimos años en América Latina, pero con la diferencia de que mientras los procesos en ese continente son anteriores al inicio de la crisis, en el caso del mundo árabe es la misma crisis la que los ha acelerado. Con ritmos y agendas característicos de cada uno de los países pero con denominadores comunes de resituación del papel que debe jugar el mundo árabe en la salida de la crisis mundial.
No son procesos irreversibles. Cualquier revolución conlleva contrarrevolución. Y la contrarrevolución y la injerencia tienen diferentes caras. Es una región de alto valor para los EEUU y las otras potencias centrales por sus recursos energéticos. Por lo tanto, se activarán todos los instrumentos. La persuasión y la coaptación de las élites, para que el cambio sea lampedusiano, la deslegitimación y los intentos de asociarlo al islamismo político y la fuerza, expresada de diferentes maneras de intervención militar. Desde la guerra abiertos hasta las "intervenciones humanitarias". En esta clave hay que entender las intervenciones sobre Bahrein y Libia.
Los comunistas, ante lo que está pasando en el mundo árabe.
Intervenimos en diferentes instrumentos y tenemos una relación privilegiada con el conjunto del mundo árabe. Hemos mantenido en los últimos años una relación estrecha con partidos y personalidades de la izquierda libanesa, palestina, jordana, iraquí, marroquí, etc.
1) Ayudando a entender lo que está pasando. Importancia de llevar algunos de los actores de lo que está pasando y de conocer y hacer conocer la realidad de estos procesos.
2) A través de los diferentes instrumentos, activar y extender la solidaridad política material y humana.
3) La movilización en defensa de la Paz.
Europa
Las dificultades en Europa de las fuerzas sociales y políticas de las izquierdas han facilitado que la salida a la crisis se exprese en clave de contrarreforma del proceso de la Unión Europea con la adopción de medidas que protegen el capital financiero y especulativo y generan una situación de mayor estancamiento económico y crisis política y social.
La adopción de estos paquetes de medidas, similares en muchas cosas a las que se implementaron en Latinoamérica en la década de los 90, impiden que Europa pueda jugar un papel relevante, ni positivo en la salida de la crisis, debilitan su papel político en el mundo multipolar que se está configurando y profundizan el rol militarista y agresivo que algunos estados miembros de la UE han mantenido históricamente, tanto en Oriente medio como en África.
En este sentido, las salidas a la crisis y los paquetes de ajuste estructural agudizan las diferencias entre el centro (eje Alemania-Francia-Holanda) y la periferia (países mediterráneos, Irlanda, Portugal). Hay que poner atención también a la agudización de los problemas en torno a las nacionalidades (Bélgica, Italia), que en el marco de esta crisis se aceleran y sitúan algunos países ante la perspectiva de ruptura o de bloqueo institucional.
Cada vez que nos llega una noticia desde Europa y la UE empezamos a temblar. El modelo que nos impone la UE, en sintonía con las FMI, OMC, o BM, supone consolidar la máquina de demolición de lo que conocíamos como estado del bienestar y el hundimiento rápido de lo que se predicaba como un modelo social europeo, a manos de políticas ultra neoliberales. Hace tan sólo unos días llega la noticia de un incremento del precio del dinero con una subida del tipo por parte del BCE del 1 al 1'25%, con las consecuencias derivadas en cuanto a encarecimiento de precios de consumo, de coste de hipotecas, de nueva dificultad añadida.
La situación tiene dimensiones pan-europeas. En cada país la crisis se expresa de una manera concreta y tópica pero la sensibilización ciudadana es global.
Se incrementa la distancia entre países deudores, o deficitarios respecto a los ricos y los que tienen superávit gracias a la misma situación. Aunque hay que considerar entre los pobres si esta deuda ha sido generada desde el sector público (los menos casos) o es de origen privado y además debe secarse con recursos públicos (como es el caso de España).
La crisis ha arrastrado a países "débiles" como Grecia o Irlanda, y ahora también a Portugal a ceder pidiendo rescates que significan una nueva renuncia, más grande y más explícita, los respectivos gobiernos a desarrollar políticas nacionales propias y entregar a los mercados y a las oligarquías bancarias y financieras el mando de sus decisiones. España es ahora el Estado que espera el siguiente turno de esta lista negra de quiebras.
A pesar de las notables diferencias entre los diversos países de la UE -27, una dinámica es común: ataque a los servicios públicos, privatizaciones a granel, desregulación y precarización del trabajo, agresión al sindicalismo de clase, prevalencia e impunidad de los mercados, y formulación y aplicaciones de legislaciones e imposiciones draconianas de carácter ultra neoliberal. Hemos hablado de Portugal y hay que hablar de la interesante experiencia de Islandia donde la decisión popular ha conseguido negarse a devolver deudas bancarias imposibles y ruinosas y está desarrollando una revuelta económica de objeción y nacionalización a seguir, aunque si se mantiene la idea de petición de entrada a la Unión Europea, el pueblo islandés se encontrará con nuevas presiones que lo someterán a nuevas cesiones de soberanía. De eso, claro, no se habla.
Sin embargo, incluso los países más ricos y líderes de la Unión, el deterioro social es patente y ha empezado a generar cambios sociales y políticos así como movilizaciones en Francia, el Reino Unido pero también en Alemania donde las inequidades y los recortes socio-laborales son ya perceptibles. En estas economías más solventes crece también la preocupación social por la sostenibilidad ecológica y la inseguridad generada por el desastre nuclear en Japón, con lecturas alternativas y de progreso que ponen en profunda cuestión la lógica del propio sistema capitalista.
Las movilizaciones se extienden por toda Europa con dos características que aportan un gran valor al análisis: Insurgencia y confluencia.
Movimientos insurgentes, con denuncia y propuesta alternativa incluida, todo, incorporando incluso nuevos países del Este europeo hasta aquí inimaginables: en Budapest este fin de semana más de 40.000 personas se manifestaban contra la cumbre reivindicando la Europa social. Acciones con coordinación a escala europea, confluyendo lo social con la vertiente política y a escala transnacional: nunca hasta aquí la CES había protagonizado llamamientos a la movilización en 22 países europeos al mismo tiempo.
No podemos obviar tampoco el nuevo papel de potencia militar tardo colonial de Europa a la guerra de Libia y otras revoluciones árabes. Ni la crisis humanitaria y cultural, además de económica que genera la situación migratoria y las insuficiencias crecientes de medios de acogida. No podemos ignorar que Europa comienza a calentarse y puede entrar en ebullición, y que un nuevo espíritu (¿un fantasma?) recorre sus barrios y ciudades. Los y las comunistas, aquí y en todas partes, tenemos mucho que decir y que hacer en este escenario.
De hecho estamos trabajando intensamente, en los espacios escasos y difíciles a los que podemos llegar y estamos trabajando en el sentido de abrir nuevas acciones y coordinaciones, tanto sociales como institucionales, como en la red civil, como en los sindicatos, como en organizaciones sectoriales, como colaborando con el GUE / EVN, como en el PIE (Partido de la Izquierda Europea). Hay que informar más, y dar a conocer todo el Partido, como en este último instrumento europeo estamos jugando, como EUiA, un papel relevante, impulsando y co-dirigiendo de forma seria y sostenida las orientaciones más de izquierdas transformadoras, más sociales, más democráticas y más anti-neoliberales. No de forma excluyente ni dogmática pero con nuestro trabajo, modesta experiencia y demostrada solidaridad, junto con las otras fuerzas hermanas, que a nivel del Estado español son IU. Y el PCE.
Y empieza a hacerse presente en el nuevo imaginario colectivo, en lo que ahora llaman "marco mental", un territorio en que la lucha ideológica para recuperar las palabras, los conceptos y los valores está en primer término. Una dimensión de nuestro trabajo actualmente de importancia estratégica ya que nos permite contraponer, frente a la negrura y desesperanza actuales, nuestras aspiraciones justas y alternativas, con entusiasmo, solidaridad y complicidad, hacia una Europa de los servicios públicos, de la equidad, de la paz, del trabajo digno, del crecimiento sostenible, y que debe ser nuestra.
Y es que "Europa, o es social, o no será". Y los / las comunistas no escatimaremos esfuerzos en ello.
Las recientes elecciones Generales al Congreso y Senado en España y Catalunya
Los resultados obtenidos especialmente por el PP, CiU y UPyD son muy preocupantes y expresan que la hegemonía del pensamiento conservador y centralista es muy fuerte en Catalunya y en España. Nos opondremos a sus medidas de recortes y trabajaremos para contrastar con rigor las propuestas de alternativas viables y posibles que nos hacen afirmar que hay otra salida por la izquierda a la crisis, en que nuestro pueblo sea protagonista en los contenidos y en las formas de decidir.
La socialdemocracia debe elegir si continúa alejándose de su base social y electoral o admite que se ha equivocado al imponer las decisiones de los mercados por encima de las personas. Seguiremos abiertos a tantas personas simpatizantes y votantes socialistas que creen en la izquierda, diciéndoles que no renuncien a sus sueños y esperanzas de progreso, e invitando a reconstruir juntos la izquierda en Catalunya y en España.
La coalición ICV-EUiA en Catalunya e IU-Los Verdes en España con la CHA y otros han sido claves en el resultado con la suma de 13 fuerzas políticas anteriormente confrontadas. Las que no se sumaron en su momento y ahora no han obtenido representación parlamentaria deben reflexionar sobre sus decisiones y sus resultados y nosotros las tenemos que volver a invitar con generosidad a que se sumen, ahora sin excusas, a la nueva construcción de la izquierda transformadora en nuestro país.
Debemos reconstruir la izquierda, la nacional en Catalunya y la federal en España, y por eso tenemos que ser ambiciosos, muy ambiciosos, abiertos, plurales, pensando mucho en la movilización social y con pluralidad ideológica. La pluralidad significa sumar y no dividir, significa compartir y no separar y significa buscar una mayoría social y política que derrote a la derecha y sus políticas. Por eso los instrumentos actuales no son inmutables, sino que deben adaptarse ahora para poder seguir creciendo y que el resultado electoral no sea un diente de sierra de una gráfica donde después aparecerá la caída, sino un comienzo de suma que no debe parar.
Vienen tiempos difíciles, la derecha ostenta un poder absoluto, político, económico y de pensamiento, pero queda claro que existen amplios sectores sociales y políticos con gran potencial de movilización y alternativa también social, política e intelectual. Es necesario que nosotros facilitemos activamente su movilización y organización.
Hay que seguir fomentando la indignación y la articulación de la misma, hay que estar muy próximos al sindicalismo de clase para reforzarlo ante los posibles ataques a los trabajadores y trabajadoras. Hay, en definitiva, que seguir manteniendo la bandera de un proyecto alternativo posible.
Joan Josep Nuet i Pujals

http://www.solidnet.org/spain-party-of-communists-of-catalonia/2328-13-imcwp-contribution-of-the-party-of-the-communists-of-cataluna-en-sp

Repugnante, como siempre. El señor Nuet que no hable de alzar banderas pues su organización tan solo alza la misma una y otra vez ,la bandera de la traición a la clase obrera.
el_republicano2
el_republicano2
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2371
Reputación : 2802
Fecha de inscripción : 10/12/2009

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por el_republicano2 el Jue Dic 15, 2011 9:48 pm

Me parece repugnante y un insulto para los camaradas que se reclaman honestamente del marxismo leninismo que se permita a la gentuza del PCC participar en los Encuentros Internacionales. Suscribo el comentario del camarada Makarenko.

Contenido patrocinado

Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros  Empty Re: Atenas; 13 Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Jue Jun 04, 2020 10:01 pm