Foro Comunista - El foro oficial de Acción Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


La tactica sindical y los comunistas

Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

La tactica sindical y los comunistas Empty La tactica sindical y los comunistas

Mensaje por Bostezos el Mar Oct 25, 2011 1:57 pm

Un debate acerado se desarrolla en todo nuestro movimiento sobre las tacticas sindicales mas apropiadas en el combate contra la burguesia y por la conquista del poder obrero. En España este debate hasta ahora se planteaba en torno a la cuestion de sindicatos confederales " amarillos" frente a sindicatos de rama combativos.
Os dejo una aproximacion del KKE al fenomeno sindical griego donde resalto algunos aspectos que me gustaria debatir

La relacion entre lo economico y lo politico

La Conferencia juzga que el factor subjetivo básico que inhibe promover la estrategia y la táctica del Partido tiene que ver con la separación de la lucha económica de la lucha política. Esto es verdad en nuestra acción diaria como Partido en su totalidad, y en el movimiento, en la combinación con la participación reducida de todas las fuerzas en la lucha o la dificultad de incluir más fuerzas así como integrar las fuerzas de reserva que existen.

El problema se expresa prácticamente en la visión o la práctica de que la agudización de los problemas económicos es un factor que forma o puede formar conciencia de clase política. Que la lucha alrededor de los problemas económicos elevados por sí mismo crea automáticamente las condiciones para la experiencia política y los requisitos previos para la mejora continua y constante en la posición de la clase obrera y el desarrollo de su movimiento. Que la intensidad de las luchas económicas y el combate contra las políticas gubernamentales existentes llevan automáticamente a elevar la conciencia política y la lucha política.

Los problemas económicos, más generalmente los problemas con respecto a las condiciones de vida y trabajo para la clase obrera constituyen definitivamente las bases de sus luchas y su movilización y esta lucha debe llevarse a cabo incesantemente a el nivel de rama y en cada compañía, y debe basarse en el conocimiento más exacto de las condiciones que existen en cada lugar de trabajo específico. Aún cuando esta lucha se agudiza, incluso si toma las formas más elevadas posibles, esto no lleva automáticamente a la conciencia de clase.

La lucha de la clase obrera siempre será limitada y sin perspectivas a menos que se lleve a cabo de una manera que combine todas las formas de lucha – ideológica, política, económica; que la lucha se someta a la concentración y la preparación de la clase obrera para la victoria a nivel del poder estatal, para la abolición del poder de los monopolios y la explotación de hombre por hombre.

Es imprescindible trabajo ideológico y político más profundo para exponer los mecanismos de la explotación y especialmente las condiciones para su abolición. La lucha de la clase obrera por sueldos, por condiciones de trabajo, por la seguridad social y otros derechos, etc., es una lucha que concierne a los términos para la negociación de la venta de su fuerza de trabajo. No hay duda de que es una lucha necesaria y debe llevarse a cabo incesantemente, mas siempre será restringida pues trata con un sólo lado de las relaciones capitalistas, la estrategia económica y política del capital y del estado. Es una lucha para la protección de la clase obrera contra la manía explotadora de los patrones. Es una escuela para comprender que significa la explotación y cómo se hace aparente. La posición de la clase obrera no cambiará por mucho que logre victorias. Puede mejorar en cierto nivel sus condiciones de vida temporalmente pero no cambia en lo más mínimo sus relaciones productivas que son las de explotación, dependencia del capital, una relación de esclavitud a sueldo. La ley de la concentración estatal del capital excluye cualquier disminución del grado de explotación del trabajo que amenace la concentración del capital social; el patrón siempre se mantiene como patrón. Bajo las condiciones de hoy donde el imperialismo internacional en Europa y Grecia ha agotado todas las posibilidades que tuvo con respecto a concesiones como en el periodo que siguió a la Segunda Guerra Mundial o en los primeros años después de 1974 en Grecia, bajo condiciones donde todas las conquistas básicas de la clase obrera son anuladas una tras otra la posición de la clase obrera en su totalidad continuará empeorando siempre que no sea claro que la esencia y el objetivo de la lucha de clases es la abolición de las relaciones capitalistas, siempre que los engaños que reclaman que es posible lograr una mejor gestión del capitalismo, satisfacer las necesidades básicas y que haya soluciones fundamentales directas bajo el capitalismo no sean destruidos.

La batalla elevada contra las ideas reformistas y oportunistas que son reajustadas constantemente y su bancarrota final es una de las condiciones básicas para la conciencia de clase, mientras los engaños de soluciones parlamentarias son sólo una expresión de estos conceptos. Cuando, por ejemplo, nosotros hablamos de la politización de la lucha debe quedar claro cuál es el contenido que le damos. No concierne simplemente a la pura oposición y la expresión de descontento hacia el gobierno del partido burgués en turno o cooperación gubernamental dentro de la armazón de la gestión burguesa. La politización, la lucha política, debe contribuir a la realización de una solución para el problema básico que es el problema del poder estatal. Derrocamiento del poder estatal es y debe ser el objetivo y el centro de la lucha de clases, independientemente si existe un acuerdo más profundo en cuanto a lo que significa la revolución socialista o cuándo y cómo será llevada a cabo.

Además, debe comprenderse que las necesidades contemporáneas de la clase obrera no dependen sólo del nivel del salario o sueldo. La realización de que una parte inseparable de la lucha es la especialización de nuestras políticas sobre mujeres, juventud, parejas de jóvenes, las necesidades de las familias, han sido retrasadas injustificadamente. Se han tomado pasos, pero no son coherentes y no han movilizado amplias secciones de la clase obrera, las amplias masas de las mujeres y la juventud.

La actividad basada sólo en experiencia y esfuerzos inconexos, por militantes y persistentes que sean, por los cuerpos dirigentes de las organizaciones de base del Partido, no es suficiente para vencer los vacíos que han sido detectados.

La relación dialéctica entre economía y política demanda trabajo teórico sistemático y progresivo para enriquecer nuestro frente ideológico-político con ejemplos y evaluaciones vivas y contemporáneas, así como con hechos adquiridos de observar al enemigo de clase y cómo defiende sus posiciones, cómo maniobra, cómo influye en la psicología popular. Muchas veces nosotros hablamos o trabajamos sin tener en cuenta este factor, esto es, cómo el adversario trabaja y a menudo nuestra propaganda parece prefabricada. La relación entre economía y política debe constituir hoy la base del trabajo ideológico en el Partido y alrededor de ello, algo que contribuye, entre otras cosas, a la comprensión más profunda de las conclusiones sobre la construcción socialista.

Cambios en la estructura economica y en la distribucion de la mano de obra

En la economía como un todo, hay 2.922.114 empleados asalariados y la población económicamente activa es de 4.531.914. Se ha registrado un aumento constante del trabajo asalariado.

Las ramas del comercio, la Construcción, el Transporte, la Energía, y del registro financiero registran un aumento en el empleo, mientras hay una tendencia hacia la merma en la Manufactura y una reducción más grande y uniforme en la Agricultura – Ganadería. La tendencia representada por el trabajo asalariado es básicamente el mismo en esas ramas, a excepción del sector agrícola.

Un aumento importante se presenta en la rama de actividades técnicas científicas (es firmas jurídicas y de contabilidad, oficinas de estudios técnicos, compañías/institutos que hacen investigación aplicada) que proporcionan de manera independiente servicios administrativos y directivos en diferentes ramas de la industria y el comercio. Hoy esta rama concentra un número importante de graduados de universidad que trabajan por salarios bajos, en posiciones ejecutivas con formas flexibles de trabajo e intensa movilidad.

Basados en las estadísticas actuales para la distribución del empleo las ramas más masivas son aquellas del Comercio, la Manufactura (en su totalidad), la Construcción, la Educación, el Turismo, los Servicios Científicos, y la Salud-Bienestar.

Se hallan en descenso las ramas de la Manufactura, Industria Textil y del vestido, Ropa, Piel, las industrias madereras. Se observa por contraste un aumento dinámico en las industrias de los Alimento y la Bebida, los Productos Farmacéuticos, las Refinerías de petróleo.

Estos desarrollos específicos afectan la falta de homogeneidad en el corazón de la clase obrera.

Una diferencia importante en el promedio los ingresos anuales entre las ramas del área superior (Refinerías, Energía Eléctrica, Transporte Marítimo) y el área inferior (Comercio de Venta al por menor, la Construcción, el tratamiento de desechos, la Ropa-Piel).

Además, una diferencia importante se registró en los reportes oficiales de salarios más bajos y más altos mensuales en la Energía Eléctrica, en el Turismo y en ramas de la Manufactura.

El trabajo de los comunistas en el sindicato

El mayor peso se pone en la preparación para las elecciones y los esfuerzos para elegir representantes y comités en el sindicato. Aunque este es un proceso importante, distrae y mantiene separados a los comunistas de su principal deber que es la organización de la clase obrera por todos los medios posibles, la unidad entre sus filas, ocuparse con los problemas que conciernen a la vida de la familia de la clase obrera, ocuparse con los problemas de la juventud y las mujeres con la participación de sus miembros en las funciones y acciones del cuerpo sindical, la incesante educación de la clase obrera sobre su misión histórica. Muchas de las organizaciones comunistas no tienen contacto con muchos cuerpos sindicales, no conocen ninguno ni le dan seguimiento a su actividad.

Deben establecerse nuevos canales de comunicación con aquellos obreros que sufren, que buscan soluciones, que se encuentran atrapados, desorganizados o cuyas necesidades no son expresadas por las direcciones sindicales amarillas. La experiencia muestra que donde quiera que se realice trabajo metódicamente planificado se abren nuevas perspectivas. Debemos volvernos más audaces y avanzar, donde quiera que las condiciones estén maduras, hacia el derrocamiento de los liderazgos en quiebra, en los sindicatos locales o en la creación de nuevos sindicatos o en su inclusión en cuerpos sindicales de rama.

Las fuerzas del polo clasista deben obtener la habilidad de desarrollar un trabajo mucho más eficaz en la coordinación de fuerzas y luchas por área, rama, ciudad, en la concentración de fuerzas que se hallan con dificultades derivadas de los nuevos desarrollos y están seriamente cuestionando las mayorías pactistas de los sindicatos. Esta tendencia debe ampliarse y fortalecerse constantemente.

Debemos volvernos más audaces en las formas organizativas en situaciones donde hay una serie de categorías de obreros que no se hallan cubiertos por las organizaciones sindicales o donde existe una rápida transferencia de un trabajo a otro. Podríamos, por ejemplo, haber manejado de mejor manera los problemas que surgieron para los obreros del programa STAGE si hubiésemos intervenido de una manera más pronta y comprensiva, especialmente con la tendencia a dividir y en gran medida, carácter seccional de la organización sindical de los empleados públicos.

Estas cuestiones no se resuelven mediante las elecciones y la búsqueda exclusiva de la elección de representantes o de la mayoría del liderazgo. Requiere un programa de actividades permanente, rico, basado en las necesidades y problemas de la clase obrera, lo más general de cada rama y cada centro de trabajo, ocupándose no solamente con los problemas que surgen aquí y allá sino poniendo atención permanente a las necesidades de toda la familia, desde las necesidades de los niños hasta la de los padres ancianos. Una constante provisión de información y elucidación, solidaridad con otras ramas y pueblos que sufren. Una actividad elevada alrededor de los temas candentes del movimiento y la lucha. El desarrollo del trabajo educativo y cultural está inexcusablemente subestimado. La exhibición de arte organizada por los Sindicatos en la Zona de Astilleros es una experiencia positiva que ayuda a la unificación de los sindicatos con los vecindarios.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

La tactica sindical y los comunistas Empty Re: La tactica sindical y los comunistas

Mensaje por Bostezos el Mar Oct 25, 2011 2:06 pm

Un texto del Grupo Avanzar(Argentina) y otro del Partido del Trabajo de Belgica(PTB. Ademas del texto enviado al Seminario comunista de Bruselas del año 2008 por el KKE. Las condiciones del trabajo sindical son distintas pero entre las conclusiones existen elementos que se pueden universalizar a la practica general de la clase obrera.

La tactica burguesa contra la combatividad obrera: aristocracia obrera y sindicalismo amarillo

La relación Estado-Clase Trabajadora hasta alrededor de la década del ’40 del siglo pasado se había caracterizado por respuestas fundamentalmente represivas a las reivindicaciones obreras. A partir de allí, se utilizó un mecanismo más sofisticado: un conjunto de mejoras habilitó vías para incorporar a la clase obrera dentro de la fracción hegemónica. Ese acuerdo le proporcionó a los asalariados mejores condiciones para vender su fuerza de trabajo, mayor acceso al consumo y una mayor cuota de poder en las relaciones al interior de las empresas. De tal forma, alcanzó un peso mayor en el conjunto de la sociedad por medio de una organización sindical de masas, plena ocupación, alta tasa de sindicalización y un estrecho vínculo con el aparato estatal. Esta suerte de “pacto social” tenía como sujeto activo a un Estado auto-erigido en interventor y árbitro de las relaciones entre capital y trabajo. En ese contexto, estableció normas a las cuales debían someterse los trabajadores para contar con su propia organización, y prohijó una burocracia que, con matices, conservó su papel de mediación a lo largo de las seis décadas siguientes.

Esta integración de la clase obrera tuvo como contrapartida la aceptación de la legitimidad del sistema capitalista y la renuncia a toda pretensión de transformación revolucionaria de la sociedad. Este acuerdo social se transformó en la base de sustentación de la “comunidad organizada”, es decir, del modelo de conciliación de clases.

Un dificil equilibrio: unidad con las bases sindicales y lucha con las direcciones antiobreras

Pese a los antecedentes reseñados, los trabajadores de subterráneos, que vienen librando innumerables batallas contra la patronal y la burocracia sindical, apuntan a lograr la constitución de un sindicato propio por fuera de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Frente al modelo tradicional de organicidad institucional sustentada en un verticalismo y centralismo férreos promovido por los dirigentes de la UTA, los nuevos delegados impulsan formas eficaces de democracia sindical. De tal forma, no sólo le disputan a la UTA los 2 millones de pesos que ésta recibe mensualmente por sus afiliados y el 1% que recibe de la empresa, sino también la apertura de caminos antiburocráticos y una representación genuina de los intereses de los trabajadores. En Argentina la representación recae en el sindicato con mayor número de afiliados; como la UTA aglutina también a las líneas de colectivos, esto le permite mantener a la dirigencia actual la conducción del sindicato. Pero como el Cuerpo de Delegados del Subte posee tal capacidad de acción y representatividad, en la práctica opera como un sindicato en cuanto, si bien sigue siendo la dirigencia de la UTA la que suscribe por ejemplo el convenio colectivo, el Cuerpo de Delegados se ha constituido en actor principal al momento de negociar salarios y condiciones de trabajo.

En perspectiva aparece en Argentina una clase obrera dinámica, joven, que considera a las direcciones gremiales como empresarios recaudadores de sus aportes mensuales[14]. La burguesía intenta imponer el concepto de que el derecho del individuo en “democracia” lo es todo, con lo cual pretende discutirle a la clase obrera sobre sus derechos a usar métodos no convalidados por el derecho burgués. En ese contexto el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja sostiene que “el que hace un piquete hace justicia por mano propia. Esa es la ley de la selva”, y “la metodología de tratar de utilizar el derecho de huelga para justificar acciones ilegales como ocupación de fábricas, privación de la libertad de trasladarse, de la libertad de trabajar, de industria o el derecho de propiedad desvirtúa el ejercicio del derecho de huelga”[15]. Y agrega, “si usted tiene una ocupación de fábrica exitosa, es posible que otros copien como pasó con los piquetes”[16].

La radicalización de las luchas obreras; los métodos de democracia obrera basados en la toma de decisiones en las asambleas; la aparición de nuevos delegados más dispuestos a la acción directa que a la negociación sindical en términos tradicionales; la disposición de los trabajadores al enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en la defensa de sus piquetes; el carácter indeterminado de los planes de lucha, tienen crecientemente preocupada a la burguesía. La mayoría de los conflictos que se vienen desarrollando van en contra de las políticas de conciliación burocráticas de las centrales obreras.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

En 2005 abordamos la lucha contra el “pacto de generaciones” con ora línea: una línea que busca alianzas, que apoya todo lo que sea positivo, que debate intensamente en las estructuras sindicales. En lugar de buscar la ruptura con los sindicatos, nuestro objetivo es reforzarlos.
Es por ello que hemos lanzado una carta de contacto, cada dos semanas, a los sindicatos. Tocamos así a alrededor de 4000 sindicalistas importantes del país. Los sindicalistas toman argumentos de nuestra carta para utilizarlos en sus asambleas y talleres. En la carta, apoyamos las acciones sindicales, como las planificadas entre el 9 y 13 de junio de 2008 por el poder adquisitivo. De esta manera apoyamos la resistencia sindical y creamos vínculos duraderos.
Las últimas dos semanas ha habido elecciones sindicales en toda Bélgica, en 6000 empresas donde podían votar 1,4 millones de trabajadores a 143.000 candidatos (13 % más que hace cuatro años). Se ha elegido a los delegados en dos órganos de concertación: el consejo de empresa y el comité de seguridad. En esta ocasión hemos ayudado a los candidatos de izquierda y militantes en su campaña en las empresas, sin llamar no obstante abiertamente como partido a votar a tal o cual candidato.

De nuestra actitud positiva y nuestra colaboración con los sindicalistas durante las huelgas generales de 2005 y contra el pacto de generaciones, hay más apertura hacia el partido. He aquí un resultado concreto: en 2007, un grupo de sindicalistas de izquierda lanzó, con los presidentes de los sindicatos CSC (Confederación de Sindicatos Cristianos) y FGTB, y numerosos progresistas, la petición “Salvemos la solidaridad” para la unidad de la clase obrera en Bélgica, contra la separación. El resultado: 120.000 firmas. A comienzos de este año, la Progress Lawyers Network (PLN), colectivo de abogados progresistas, organizó con los dos grandes sindicatos CSC y FGTB un debate nacional sobre la protección de los delegados sindicales. 200 sindicalistas importantes participaron. Y el 2 de marzo, nuestro partido organizó por primera vez una sesión de clausura abierta de nuestro 8º Congreso. 35 sindicalistas de izquierda importantes de la CSC y de la FGTB estuvieron presentes por primera vez entre los invitados, entre ellos dos miembros del Buró federal de la FGTB y los presidentes de la FGTB de las mayores provincias obreras, Lieja y Anvers.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

En Grecia hay dos grandes Confederaciones Generales de Trabajadores. Una es la GSEE (Confederación General de Trabajadores Griegos) y representa a los trabajadores del sector privado y las antiguas empresas “de interés general”. La otra es ADEDY (Administración Suprema de Sindicatos de Empleados Públicos Griegos) y representa a los trabajadores de la Administración pública.
Hoy en día no podemos mantener el enfoque de años anteriores para referirnos a las fuerzas reformistas tradicionales que negaban el proceso revolucionario y estaban a favor de algunas reformas administrativas.
Hoy en día, estas fuerzas están incorporadas a la estrategia y aspiraciones del capital y, además, constituyen un factor clave que apoya las uniones imperialistas y las políticas de la “UE de una solo sentido”.
Las fuerzas reformistas son un factor clave en la constelación de fuerzas que apoyan al capitalismo, toda una maquinaria que incorpora a la clase obrera a la lógica de colaboración de clases y corrompe la conciencia popular.
Desde el principio de los 90, estas fuerzas, las fuerzas del sindicalismo controlado por los jefes, el partido Nueva Democracia, el Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) y la oportunista Coalición de la Izquierda, de los Movimientos y la Ecología (SYN), defendió de diferentes maneras las líneas directrices básicas de la UE, apoyó la reestructuración capitalista, las privatizaciones, el ataque contra los derechos laborales y de seguridad social, así como la política de austeridad.
Estas fuerzas intentan limitar las exigencias de los trabajadores promoviendo soluciones “factibles” y “realistas” con el fin de servir a los intereses de los capitalistas.
Para lograr tales metas, estas fuerzas no dudan en utilizar el tacticismo y las maquinaciones. En ocasiones convocan luchas bajo la presión de los trabajadores y el movimiento obrero y hacen uso de varios medios para controlar el movimiento sindical e incluso alterar la correlación de fuerzas.
Los comunistas estamos en constante confrontación con estas fuerzas. En Grecia la lucha de las dos líneas en el movimiento sindical se manifiesta cada día.
El KKE apoya al PAME, el Frente Militante de Todos los Trabajadores es una correlación de federaciones, centros de trabajo, sindicatos, comités de lucha, sindicalistas a título individual y obreros que luchan con orientación de clase a partir de unas exigencias que desafían a los capitalistas, las uniones imperialistas y cualquier política que esté contra los intereses populares.
Las fuerzas afiliadas a PAME no se abstienen de sus obligaciones como miembros de confederaciones ni de otras estructuras del movimiento sindical.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Última edición por Bostezos el Mar Oct 25, 2011 2:25 pm, editado 2 veces
Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

La tactica sindical y los comunistas Empty Re: La tactica sindical y los comunistas

Mensaje por Bostezos el Mar Oct 25, 2011 2:13 pm

Texto presentado por el PCE(m-l) al Seminario Comunista de Bruselas en el año 2008.

La respuesta(erronea) al sindicalismo amarillo: el sindicalismo " aristocratico" y " radical"

Las duras medidas que aplica el capital, alcanzan a sectores que hasta ahora podían negociar en mejores condiciones e incluso parar los principales golpes dirigidos contra ellos. Hablamos de la gran empresa industrial y del sector público: los cierres de industrias, la precarización y la destrucción de empleo son hoy moneda común en ellos.
Debido a esto se ha desarrollado un fenómeno nuevol: el surgimiento de sindicatos sectoriales en la gran empresa y en el sector público, algunos muy combativos y con propuestas radicales, que se autodefinen como sindicatos de clase.
En algunos casos, la durísima represión interna desatada en CCOO cuando surgió el sector crítico, forzó a cuadros sindicales a organizar estructuras sindicales separadas, ante la imposibilidad de trabajar en el seno del sindicato; entonces, esta actitud podría parecer razonable.
Sin embargo, muchos de estos cuadros, militantes de organizaciones autodenominadas comunistas han terminado por justificar este tipo de sindicalismo, rechazando con virulencia la participación de los comunistas en los sindicatos de masas.
Por otra parte, estos sindicatos despertaron inicialmente una cierta expectación en los sectores más activos del movimiento obrero, pero esa expectación se ha ido diluyendo porque ninguno de ellos ha logrado salir del ámbito de la empresa, cuando no de una sección concreta, para configurar una alternativa confederal.
La consecuencia es que este sindicalismo “aristocrático” no solo no ha acercado al proletariado español a la unidad de clase, sino que objetivamente ha contribuido a incrementar la dispersión del movimiento obrero y sindical y a debilitar a los núcleos más consecuentes que intervienen en el seno de los sindicatos de masas, a los que atacan con particular saña, para delimitar su propio espacio.

Una de las cuestiones que debemos precisar es que los comunistas no entendemos por sindicalismo de clase el más radical en sus propuestas concretas, pues éstas van a estar condicionadas por una realidad política que debemos tener permanentemente en cuenta para no desorientar a los trabajadores y generar falsas expectativas que provoquen frustración; sino aquel que defiende una orientación general en la que lo determinante son los intereses de la clase obrera en tanto que tal, lo que en ocasiones exige en la acción concreta priorizar los objetivos de unos sectores sobre los de otros, según las circunstancias.
Los comunistas, también, consideramos imprescindible reforzar la confianza del proletariado en sus propias fuerzas, pues determinado sindicalismo de la frustración, cercano a las tesis anarquistas, que plantea reivindicaciones sin tener en cuenta la correlación de fuerzas y el momento concreto, es rechazado instintivamente por nuestra clase que ha aprendido en su propia piel duras lecciones de la historia y sabe lo importante que son la firmeza, la paciencia, la unidad y la inteligencia para lograr la victoria..

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
kARLnAVAS
kARLnAVAS
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 548
Reputación : 658
Fecha de inscripción : 12/09/2011
Localización : Valladolid

La tactica sindical y los comunistas Empty Re: La tactica sindical y los comunistas

Mensaje por kARLnAVAS el Sáb Oct 29, 2011 9:54 pm

En vez de tanta chachara los sindicatos deberían formar un frente común que abogase por la abolición privada capitalista, de todas formas el problema de estos sindicatos radica en que se nutren de los ingresos de trabajadores puesto que cobran para protegerles convirtiendose así en una especie de aseguradoras.
Aunque creo que una vez construido el Estado Socialista no serán necesarias estas organizaciones puesto que el pueblo habra sido liberado de las cadenas de explotación capitalista.

Contenido patrocinado

La tactica sindical y los comunistas Empty Re: La tactica sindical y los comunistas

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun Sep 28, 2020 1:35 pm