Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Comparte

    Sondeo

    ¿Se justifica Pacto Ribbentrop-Mólotov?

    [ 24 ]
    73% [73%] 
    [ 7 ]
    21% [21%] 
    [ 2 ]
    6% [6%] 

    Votos Totales: 33

    Camarada Víctor
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos: 1913
    Reputación: 3194
    Fecha de inscripción: 06/08/2009

    Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por Camarada Víctor el Sáb Ene 16, 2010 3:21 pm

    Éste pacto de no agresión mutuo que firmó la URSS con Alemania antes de la II guerra mundial ha sido interpretado de diversas maneras. La oficial compara al nazismo y al comunismo y que ambos estaban compinchados, que se repartieron Europa y demás. La otra es la que defendemos en AC que es la siguiente:
    Stalin en 1935 pidió junto con los países Europeos y demás superpotencias una alianza contra los países fascistas que empezaban a suponer ya un gravísimo peligro. Luego tras que la URSS y el Comintern apoyaran a la República en la guerra civil y los países fascistas apoyaran a Franco, Stalin volvió a intentarlo en 1938, con la misma respuesta. Que no le hicieron ni caso. En ese mismo año, Francia firmo un pacto de no-agresión, pensando que, tal y como ponía en los escritos de Hitler, el expansionismo alemán iría hacia el éste atacando al mortal enemigo del capitalismo, la URSS. Stalin, viendo los planes capitalistas, no se quedo atrás y firmo un igual pacto de no-agresión en 1939, quedando así la URSS fuera de peligro. En Septiembre de ese mismo año, Alemania invade Polonia y la II Guerra Mundial comienza. La URSS anexiona una parte de Polonia con dos objetivos. Que no cayera en manos fascistas y alejar a los alemanes de la URSS, especialmente de Bielorrusia. Alemania atacó a Francia, la cual conquisto en poquísimo tiempo e Inglaterra, la cual aguantaba a la invasión. La URSS se empezaba a preparar para una guerra, al menos mentalmente, pero antes de poder mover ficha, Hitler atacó la URSS en Junio 1941 con la Operación Barbarroja y llegó hasta Stalingrado, teniendo allí lugar la mayor batalla de la historia y tras eso el principio del fin nazi. En primavera de 1945, el Ejército Rojo triunfó en Berlín ganando así la peor guerra de la historia con mas de 30.000.000 de muertos soviéticos.


    ------------------------------
    "El motor de la historia es la lucha de clases".[b]

    "Argumentos tenemos millones para defendernos; el capitalismo es indefendible, el imperialismo es indefendible; el socialismo, cualesquiera que sean los errores que puedan cometer los hombres —y no habrá ninguna obra humana en que los hombres no cometan errores—, es lo más noble, lo más justo y lo más digno que se pueda llevar a cabo".

    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos: 1026
    Reputación: 1261
    Fecha de inscripción: 27/12/2009

    Re: Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por AsturcOn el Miér Ene 20, 2010 6:29 am

    Para comprender mejor el porque los soviéticos se vieron obligados a firmar el pacto de no agresión con la Alemania Nazi, dejo copiado íntegramente este asombroso articulo editado en la comunidad de Voltairenet.org que lo explica de forma resumida de la mano de Viktor Litovkine y Valentín Falin.

    El articulo no tiene desperdicio alguno y en él se pueden confirmar las sospechas que los marxistas-leninistas teníamos sobre la tardía y oportunista intervención militar de EE.UU e Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial.

    Cuando Churchill pensaba con una alianza con los nazis


    Por Viktor Litovkine, Valentín Falin.

    A pesar de la barbarie nazi en la Segunda Guerra Mundial, muchos dirigentes occidentales, entre ellos el primer ministro conservador británico Winston Churchill, estaban convencidos que habría que luchar primero contra el comunismo soviético y promovían una alianza con los nazis de Adolf Hitler. Archivos históricos recientemente abiertos a los investigadores.



    Winston Leonard Spencer Churchill

    La Red Voltaire sigue presentando al público latinoamericano y español, en colaboración con la agencia RIA Novosti un ciclo de documentos y testimonios con motivo de los 60 años conmemorativos de la Victoria sobre el fascismo y la finalización de la Segunda Guerra Mundial. A continuación la charla sostenida entre Valentín Falin, Doctor en Historia, y Víctor Litovkin, comentarista en temas militares de la agencia, en las que se elucidan aspectos antes poco conocidos de este Segundo Conflicto Mundial (Gran Guerra Patria para los rusos).

    La apertura reciente de archivos históricos inéditos demuestran mecanismos que han permanecido desconocidos para un vasto público, así como los móviles de la toma de unas u otras decisiones al más alto nivel político en esa época, los cuales ejercieron una influencia decisiva sobre el desarrollo y desenlace de la Segunda Guerra Mundial.

    Víctor Litovkin: La historiografía [1] contemporánea de la Segunda Guerra Mundial ofrece diversas valoraciones de su etapa final. Unos expertos afirman que la guerra podía haber terminado mucho antes. De ello escribió, por ejemplo, en sus memorias el mariscal Chuikov. Otros sostienen que podía alargarse un año más, como mínimo. ¿Quién está más cercano a la verdad y en qué consiste ésta? ¿Cuál es el punto de vista de usted?

    Valentín Falin: Los debates al respecto se desarrollan no solamente en la historiografía contemporánea. De cuánto iba a durar la guerra en Europa y cuándo terminaría se discutía ya en el transcurso de la guerra, y a partir de 1942, ello se hacía sin cesar. Para ser más exactos, se debe reconocer que ese problema interesaba a los políticos y los militares desde 1942.

    En aquel entonces la mayoría de los estadistas, incluidos Roosevelt y Churchill, creían que la Unión Soviética podría resistir durante cuatro o seis semanas, al máximo. Tan sólo Benes afirmaba que la URSS resistiría la invasión nazi y, en fin de cuentas, derrotaría a Alemania.

    V.L.: Eduard Benes era, si no lo recuerdo mal, presidente de Checoeslovaquia en emigración. Después del complot de Munich de 1938 y la ocupación del país, él residía en Gran Bretaña.

    V:F.: Sí. Pero más tarde, cuando dichas valoraciones - o tasaciones, si usted permite -de nuestra capacidad de resistir no se justificaron, cuando Alemania sufrió la primera -quiero recalcarlo- derrota estratégica en la batalla de Moscú, muchos cambiaron bruscamente de opinión. En Occidente empezaron a expresar recelos de que la Unión Soviética pudiese salir demasiado fuerte de la guerra, y como tal, comenzase a determinar la faz de la futura Europa.


    Eduard Benes presidente de Checoslovaquia en el exilio

    Lo decía, por ejemplo, Berle, secretario de Estado adjunto de EE.UU y coordinador de los servicios de inteligencia estadounidenses. De este mismo parecer eran los allegados de Churchill, incluidas una personas muy influyentes, que antes de empezar la guerra y en su transcurso elaboraban la doctrina de las acciones a desarrollar por las Fuerzas Armadas británicas y también la política de Gran Bretaña.

    Con ello se explica en mucho grado la resistencia que Churchill oponía a la apertura del Segundo Frente en 1942 [2] . Aunque Beaverbrook y Cripps en la dirigencia británica, y especialmente Eisenhower y otros elaboradores de los planes militares estadounidenses, suponían que existían premisas técnicas y otras para asestar una derrota a los alemanes precisamente en 1942, utilizando la circunstancia de que el grueso de las fuerzas alemanas estaban concentradas en el Este y que había una costa de dos mil kilómetros de largo de Francia, Holanda, Bélgica, Noruega y de la propia Alemania, abierta para la incursión de los Ejércitos de los aliados. Los nazis no tenían fortificaciones permanentes en la costa atlántica.

    Es más, los militares estadounidenses procuraban persuadir a Roosevelt (existen varios memorándums de Eisenhower al respecto) de que el Segundo Frente era necesario, que era posible abrirlo y que su apertura acortaría la guerra en Europa y haría capitular a Alemania, si no en 1942, en 1943 a más tardar.
    Pero esos cálculos no le convenían a Gran Bretaña ni a los conservadores de la cúpula estadounidense.

    V.L.: ¿A quién se refiere usted?

    V.F.: Por ejemplo, el Departamento de Estado, con Hall a la cabeza, mantenía una actitud muy adversa con respecto a la URSS. Es por ello que Roosevelt no lo llevó consigo cuando se dirigía a la Conferencia de Teherán. El secretario de Estado recibió los protocolos de las reuniones del «gran trío» sólo al cabo de seis meses de haberse celebrado la conferencia. Lo curioso es que la inteligencia política del Reich haya informado de su contenido a Hitler pasadas tres o cuatro semanas. La vida está llena de paradojas.

    Después de la batalla de Kursk de 1943, que culminó con la derrota de la Wehrmacht, en Québec (Canadá) se reunieron el 20 de agosto los jefes de los Estados Mayores de EE.UU y Gran Bretaña, así como Churchill y Roosevelt. En el orden del día estaba el tema de un eventual abandono por Estados Unidos y Gran Bretaña de la coalición antihitleriana y la formación de una alianza con los generales nazis con el fin de librar guerra conjunta contra la Unión Soviética.


    Un tanque nazi Tiger en el frente de Kursk (Rusia), batalla que ha quedado registrado hasta hoy día como el más grande choque de blindados de la historia militar.

    V.L.: ¿Por qué?

    V.F.: Porque, según la ideología de Churcill y quienes la compartían en Washington, había que detener a los «bárbaros rusos» en el Este, lo más lejos posible, y si no derrotar a la Unión Soviética, por lo menos debilitarla al máximo. Hacerlo, antes que nada, por las manos de los alemanes. Así se formulaba la tarea.

    Era un plan muy viejo de Churchill. Él había desarrollado esa idea al conversar con el general Kutepov ya en 1919. Los norteamericanos, los ingleses y los franceses están sufriendo un revés y no podrán aplastar a la Rusia soviética, decía él.

    Hace falta que de ello se ocupen los japoneses y los alemanes. En 1930, Churchill le explicaba la tarea en la misma clave a Bismarck, primer secretario de la Embajada de Alemania en Londres. Los alemanes se portaron durante la Primera Guerra Mundial como unos necios, decía él.

    En vez de reconcentrarse en inflingir derrota a Rusia, empezaron a librar guerra en dos frentes. Si ellos se hubieran ocupado sólo de Rusia, Inglaterra habría neutralizado a Francia.

    Churchill lo percibía no tanto como una lucha contra los bolcheviques cuanto como continuación de la guerra de Crimea de 1853-1856, en la que Rusia procuró poner fin a la expansión británica, no importa con qué resultado.

    V.L.: En Transcaucasia, Asia Central y Oriente Próximo rico en petróleo...

    V.F.: Por supuesto. Por consiguiente, cuando estamos hablando de diversas variantes de librar guerra contra la Alemania nazi, no debemos olvidar que existían diversos enfoques de la filosofía de ser aliados y de los compromisos que Inglaterra y EE.UU querían asumir ante Moscú.

    Voy a hacer una digresión. En 1954 o en 1955, en Gent se celebró un simposio religioso sobre el tema de si se besan los ángeles. Como resultado de los debates de muchos días se llegó a la conclusión de que sí, se besan, pero sin sentir pasión. Dentro de la coalición antihitleriana, las relaciones de aliados semejaban ser unos besos así, por no decir que eran unos besos de Judas. Se hacían promesas, sin asumir compromisos, o -aún peor- para inducir a error a la parte soviética.

    Esa táctica hizo fracasar las negociaciones entre la URSS, Gran Bretaña y Francia en agosto de 1939, cuando todavía existía la posibilidad de hacer algo para detener la agresión nazi. A los dirigentes soviéticos no les dejaron otra opción que concertar el pacto de no agresión con Alemania.

    Nos expusieron al golpe de la máquina militar nazi, ya preparada para agredir. Conviene citar la directriz formulada en el despacho de Chamberlain: «Si Londres no puede evitar pactar con la Unión Soviética, la firma británica que se ponga al pie del documento no debe significar que en caso de agredir los alemanes contra la URSS los ingleses le acudan en ayuda a la víctima de la agresión, declarando guerra a Alemania. Debemos reservarnos la posibilidad de manifestar que Gran Bretaña y la Unión Soviética interpretan los hechos de distintos modos».

    V.L.: Existe otro ejemplo histórico bien conocido: cuando Alemania agredió en septiembre de 1939 a Polonia, aliada de Gran Bretaña, Londres declaró guerra a Berlín, mas no dio ni un paso concreto para ayudar realmente a Varsovia.

    V.F.: Pero en nuestro caso ni se trató de declarar guerra aunque sea de pura forma. Los tories (políticos conservadores británicos) partían de que la apisonadora alemana iba a llegar a los Urales, aplastándolo todo en su camino. Y que no quedaría quien se quejase de la perfidia de la Albión.

    Esa ligazón entre las épocas y los acontecimientos siguió existiendo durante la guerra, dando pábulo para las reflexiones. Y las conclusiones a que se llegaba no eran muy optimistas para nosotros, según me parece a mí.

    V.L.: Volvamos al deslinde de los años 1944 y 1945. ¿Podíamos haber concluido la guerra antes del mes de mayo o no?

    V.F.: Hagamos la pregunta de otro modo: ¿Por qué el desembarco de los aliados se planeaba precisamente para 1944? Nadie lo acentúa, pero la fecha no se escogió por una casualidad. En Occidente tomaban nota de que en Stalingrado habíamos perdido un inmenso número de soldados, oficiales y material de guerra, que habíamos sufrido colosales pérdidas en el arco de Kursk... Perdimos más carros blindados que los alemanes.

    En 1944, la URSS ya se veía obligada a movilizar a muchachos de 17 años de edad. El campo ya estaba sin la mano de obra masculina. Sólo evitaban llamar a filas a los hombres de los años de nacimiento 1926 y 1927 que trabajaban en las empresas de la industria de guerra, por protestar mucho los directores de éstas.

    Los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos, al valorar las perspectivas, coincidían en que hacia la primavera de 1944 el potencial ofensivo de la Unión Soviética se vería agotado por completo, ya no habría reservas humanas, y la Unión Soviética ya no podría asestarle a la Wehrmacht un golpe comparable con los que ésta recibió en las batallas de Moscú, Stalingrado y Kursk.

    Según sus cálculos, atascados en la confrontación con los nazis, los soviéticos cederían la iniciativa estratégica a EE.UU e Inglaterra hacia las fechas de comenzar el desembarco.

    Con el desembarco de los aliados en el continente se hizo coincidir un complot tramado contra Hitler. Los generales, si se hiciesen con el poder en el Reich, tenían que disolver el Frente Occidental y abrir paso a los estadounidenses y los ingleses para que éstos ocuparan a Alemania y «liberaran» a Polonia, Checoeslovaquia, Hungría, Rumania, Bulgaria, Yugoslavia y Austria... Se pretendía hacer parar al Ejército Rojo en las fronteras del año 1939.

    V.L.: Recuerdo que los estadounidenses y los ingleses hasta desembarcaron en Hungría, cerca de Balatón, con el fin de apoderarse de Budapest, pero los alemanes liquidaron a todo el grupo...

    V.F.: No era un desembarco en sí, era un grupo a que se encomendó restablecer contactos con las fuerzas antisfascitas húngaras. Pero se hizo fracasar no sólo ese plan. Después del atentado, Hitler quedó a salvo, Rommel fue gravemente herido y salió del juego, aunque en Occidente se ponían las miras precisamente en él. Los demás generales se acobardaron.

    Sucedió lo que sucedió. A los estadounidenses no les resultó recorrer Alemania en marcha alegre bajo el son de la música marcial. Ellos se vieron obligados a entrar en combates, a veces pesados, baste con recordar la operación de Ardenas. Pero pese a todo eso, ellos cumplían sus tareas, a veces de una manera bastante cínica.

    Voy a aducir un ejemplo concreto. Las tropas de EE.UU se acercaron a París. Allí había estallado una sublevación. Los estadounidenses se detuvieron a treinta kilómetros de la capital, esperando a que los alemanes acabasen con los rebeldes, porque se trataba en primer lugar de los comunistas.

    Según diversos datos, fueron matados de tres a cinco mil personas. Pero los sublevados lograron imponerse, y entonces los estadounidenses tomaron París. Algo análogo sucedió en la parte Sur de Francia. Volvamos a aquel deslinde del que empezamos a hablar.

    V.L.: Del invierno de 1944 y 1945.

    V.F.: Sí. En otoño de 1944 en Alemania se celebraron varias reuniones, primero bajo dirección de Hitler, y luego, por encargo de éste, de Jodl y Keitel. Su sentido se reducía a lo siguiente: Si les damos una buena tunda a los estadounidenses, en EE.UU e Inglaterra despertará el gusto por volver a las negociaciones que se habían celebrado entre 1942 y 1943 ocultándolo de Moscú.

    La operación de Ardenas fue concebida en Berlín no como una llamada a contribuir a la victoria en la guerra, sino para minar las relaciones de aliados entre Occidente y la Unión Soviética. Se pretendía dar a entender a EE.UU que Alemania todavía era fuerte y podía presentar interés para los países occidentales en su confrontación con la Unión Soviética. Y que a ellos mismos no les alcanzarían fuerzas para hacer parar a los «rojos» en los accesos a Alemania.

    Hitler subrayaba que nadie iba a conversar con un país que estaba en una situación grave. Con nosotros van a hablar si la Wehrmacht demuestra seguir siendo una fuerza de verdad, decía él.

    El factor sorpresa era su as de triunfos. Los aliados se instalaron en locales de invierno, sosteniendo que la zona de Alsacia y las montañas de Ardenas eran un lugar magnífico para descansar y muy malo para librar operaciones de combate. Pero los alemanes tenían planes de abrirse paso hacia Rotterdam y con ello privarlos a los estadounidenses de la posibilidad de utilizar los puertos de Holanda. Era la circunstancia decisiva para toda la campaña occidental.

    El comienzo de la operación de Ardenas se aplazó en varias ocasiones. A Alemania no le alcanzaban fuerzas. Empezó en el momento preciso en que en invierno de 1944 el Ejército Rojo libraba extenuantes combates en Hungría, en la zona de Balatón y Budapest. Estaban en juego las últimas fuentes de petróleo -en Austria y algunas en la propia Hungría -controladas todavía por los alemanes.

    Esta era una de las causas por las que Hitler decidió defender a Hungría a pesar de todo, y en el apogeo mismo de la operación de Ardenas y antes de comenzar la de Alsacia empezó a atraer tropas desde la dirección occidental, para lanzarlas al frente soviético-húngaro. La fuerza básica de la operación de Ardenas - el Sexto Ejército de carros blindados de la SS - fue quitada de Ardenas y trasladada a Hungría...

    V.L.: A Haimasker.

    V.F.: El desplazamiento había comenzado en esencia antes de que Roosevelt y Churchill, presas de pánico, le dirigieron a Stalin un llamamiento que, traducido del lenguaje diplomático al corriente, decía: ayúdennos, sálvennos, estamos sufriendo una desgracia.


    Valetín Falin Doctor en Historia que ha tenido la oportunidad de estudiar y analizar los archivos históricos inéditos de la Segunda Guerra Mundial.

    Hitler a su vez suponía, hay pruebas de ello: puesto que los aliados le fallaban tan a menudo a la Unión Soviética y se ponían a esperar abiertamente cuánto iban a aguantar Moscú y el Ejército Rojo, también la parte soviética podría proceder así.

    En 1941 ellos esperaban cuándo iba a caer la capital de la URSS; en 1942, no sólo Turquía y el Japón, también EE.UU estaban aguardando la caída de Stalingrado, para luego empezar a revisar su política. Los aliados ni siquiera quisieron proporcionarle a la URSS los datos obtenidos por sus servicios de inteligencia, por ejemplo de los planes de los alemanes de desarrollar la ofensiva del Don al Volga y después hacia el Cáucaso, y otros por el estilo...

    V.L.: Si no me equivoco, esa información nos fue suministrada por la legendaria «Orquesta Roja».

    V.F.: Los estadounidenses no nos informaban de nada, aunque conocían muchos detalles, hasta días y horas, por ejemplo, respecto a los preparativos de la operación «Ciudadela» en el Arco de Kursk...

    Teníamos fundamentos de peso, por supuesto, para ver detenidamente en qué grado nuestros aliados sabían y querían combatir y en qué grado estaban preparados para promover su plan principal durante la realización de la operación en el continente, que era el plan «Rankin».

    El plan principal no era el «Overlord», sino precisamente el «Rankin», que preveía establecer control anglo-americano sobre toda Alemania y todos los Estados de Europa del Este, para no dejarnos entrar allá. Eisenhower, cuando fue designado comandante del Segundo Frente, recibió la directriz: ir preparando el plan «Overlord», pero siempre tener en cuenta el «Rankin».

    Si surgían las condiciones propicias para realizar el «Rankin», dejar de un lado el «Overlord» y lanzar todas las fuerzas a cumplir el «Rankin». El levantamiento en Varsovia fue organizado con ese objetivo, así como otras muchas actividades.

    En este sentido, el año 1944 y comienzos del 1945 eran la hora de la verdad. La guerra no se desarrollaba por dos frentes: el del Este y el del Oeste, sino en dos frentes.

    Oficialmente, los aliados realizaban unas operaciones de combate que tenían mucha importancia para nosotros, atando, sin lugar a dudas, una parte de las tropas alemanas.

    Pero su plan fundamental consistía en hacer parar en lo posible a la Unión Soviética, según decía Churchill, mientras que algunos de los generales estadounidenses utilizaban palabras más bruscas: «detener a los descendientes de Genghis Khan».

    Pero fue Churchill quien formuló esa idea en una forma abiertamente antisoviética en octubre de 1942, cuando todavía no había comenzado nuestra contraofensiva el 19 de noviembre en Stalingrado. «Tenemos que hacer parar a esos bárbaros en el Este, lo más lejos posible», dijo él.

    Cuando estamos hablando de nuestros aliados, no quiero menospreciar de ningún modo los méritos de sus soldados y oficiales que combatían, igual que nosotros, sin saber nada de las intrigas y maquinaciones políticas de sus gobernantes, combatían con honestidad y firmeza.

    Tampoco quiero restarle importancia a la ayuda de «land-lease» que se nos prestaba, aunque nunca fuimos los destinatarios principales. Quiero subrayar simplemente en qué grado la situación era complicada, contradictoria y peligrosa para nosotros a lo largo de toda la guerra, hasta resonar las salvas de la Victoria. En qué grado nos era difícil a veces tomar una u otra decisión, cuando no simplemente nos embaucaban sino que nos exponían al peligro.

    V.L.: ¿O sea que la guerra de veras podía haber terminado mucho antes del mayo de 1945?

    V.F.: Respondiendo con absoluta franqueza, diré: sí, podía. Y no es la culpa de nuestro país de que no haya terminado ya en 1943. No es culpa nuestra. Habría terminado, si nuestros aliados hubieran cumplido con honestidad su deber, si se hubieran atenido a los compromisos asumidos ante la Unión Soviética en 1941, 1942 y en la primera mitad de 1943. Pero puesto que no lo hicieron, la guerra se alargó por un año y medio o por dos años, como mínimo.

    Lo principal es que, si no hubiera sido por ese dar largas a la apertura del Segundo Frente, habrían perecido unos 10 ó 12 millones de soviéticos y aliados menos, especialmente en el territorio de la Europa ocupada. Ni habría existido Oswiecim (campo de concentración de Auschwitz), que empezó a funcionar a plena marcha en 1944...

    Viktor Litovkine

    Periodista y comentarista ruso, experto en asuntos militares.

    Amanecer Rojo
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos: 241
    Reputación: 499
    Fecha de inscripción: 20/12/2009
    Localización: Extremadura

    Hacen ya 70 años desde el pacto Mólotov-Ribbentrop

    Mensaje por Amanecer Rojo el Dom Ene 24, 2010 10:22 pm

    El pacto ruso-alemán que dio alas a Hitler para atacar Polonia cumple 70 años

    La firma del pacto Mólotov-Ribbentrop, que dejó las manos libres a Hitler para atacar Polonia en 1939 e iniciar la Segunda Guerra Mundial, cumple hoy 70 años



    IGNACIO ORTEGA/EFE "Mi abuelo nunca lamentó haberlo firmado. Decía que el pacto permitió a la Unión Soviética prepararse para la guerra y, al fin y al cabo, ganarla", afirmó esta semana Viacheslav Níkonov, nieto de Viacheslav Mólotov, ministro de Exteriores soviético.

    El pacto de no agresión suscrito en Moscú por Mólotov y su colega alemán, Joachim von Ribbentrop, en presencia del máximo dirigente soviético, Stalin, cogió al resto de potencias europeas por sorpresa.

    Hitler, que recibió así garantías de no tener que combatir en dos frentes al mismo tiempo, ordenó una semana después la invasión de la vecina Polonia, dando así el pistoletazo de salida a la contienda mundial.

    El pacto también incluía un protocolo secreto de reparto de esferas de influencia en Europa del Este, que marcaría la historia de la división del continente durante la segunda mitad del siglo XX y puso las bases de la Guerra Fría.

    El contenido exacto del protocolo no se conoció hasta que los aliados encontraron un microfilm en los archivos alemanes al final de la guerra, mientras la URSS no reconoció su existencia hasta 1989.

    "Sé cuánto el pueblo alemán quiere al Fuehrer. Por tanto, me gustaría beber a su salud", señaló Stalin en su brindis tras la ceremonia de la firma.

    En los dos años siguientes, la URSS instaló gobiernos-marionetas en los tres países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) y ocupó Besarabia (actual Moldavia), además de iniciar una guerra con Finlandia, a la que arrebató Karelia.

    Además, mientras los tanques alemanes entraban en Varsovia, las tropas soviéticas ocupaban el Este de Polonia y ejecutaban a miles de oficiales polacos.

    Actualmente, al tiempo que la nueva historiografía rusa justifica el pacto, los historiadores occidentales, incluido los alemanes, lo condenan al considerar que Stalin, desesperado por evitar la guerra, dio alas al Tercer Reich para hacer realidad el sueño de ampliar su "espacio vital".

    Mientras miles de europeos morían en el campo de batalla resistiendo a duras penas los embates del temible Ejército alemán, Stalin aprovechó para poner en marcha sus propios planes expansionistas.

    Y es que para los bálticos, polacos y moldavos, el pacto trajo consigo represiones y deportaciones masivas a Siberia, herida que sólo fue parcialmente cerrada con la caída de la URSS.

    El Parlamento Europeo incluso ha propuesto declarar el 23 de agosto como Día de las Víctimas del totalitarismo, equiparando los crímenes de la Alemania nazi y del régimen soviético, iniciativa báltica y polaca que ha sido muy mal vista en Moscú.

    En la misma línea, la organización de derechos humanos Memorial, creada por el científico ruso y premio Nobel de la Paz, Andréi Sájarov, aseguró esta semana que el "pacto es una de las páginas más negras de la historia" de este país.

    En cambio, el ideólogo de la "perestroika" (reestructuración) Alexander Yakovlev, un liberal que dirigió la comisión creada en 1989 para examinar los documentos desclasificados aseguró que Stalin no tenía más remedio que suscribir el pacto, ya que Francia y el Reino Unido estaban empujando a Hitler a atacar a la URSS.

    Al respecto, Níkonov, comentarista político cercano al Kremlin, respalda esa versión al asegurar que fueron "el Reino Unido y Francia quienes alentaron durante años la agresión nazi" al suscribir en 1938 el Acuerdo de Múnich.

    "Los líderes occidentales reconocieron las aspiraciones territoriales alemanas sobre Checoslovaquia", señaló a la agencia oficial RIA-Nóvosti.

    Además, recuerda que en abril de 1939 Stalin propuso a Gran Bretaña y Francia "la firma de acuerdos bilaterales para garantizar la seguridad de Polonia y Rumanía. Se trataba de un acuerdo sobre seguridad colectiva europea".

    "Todos los intentos fueron inútiles. La URSS no tenía más opciones. El pacto Mólotov-Ribbentrop no influyó en los plazos del ataque contra Polonia. En cualquier caso, Hitler habría atacado, con o sin pacto", dijo.

    En su opinión, "para la URSS era una cuestión de vida o muerte": "¿Las tropas alemanes tenían intención de frenar su avanzadilla en Varsovia, o seguirían hasta Minsk o Moscú? La delimitación de esferas de influencia dio respuesta al problema".

    El presidente ruso, Dmitri Medvédev, anunció recientemente una comisión para combatir la revisión de la historia, lo que es visto por algunos expertos como un intento de justificar el pacto y otras atrocidades cometidas por la URSS.

    Una mayoría de rusos no ve condenable el pacto y sólo una minoría cree que fue el desencadenante de la guerra, que le costó la vida a 26 millones de soviéticos entre 1941 y 1945


    Queria plantear una pregunta camaradas. Yo estuve discutiendo con un profesor mio sobre lo que hizo bien o lo que hizo mal stalin. Y entonces me saco el tema del pacto molotov ribbentrop, que segun decia el fue un pacto que inicio la 2ªGuerra Mundial, y que stalin y hitler lo firmaron para repartirse polonia y tal.
    Bueno la pregunta es sencilla:¿que hay de cierto en todo esto?


    Gracias por vuestro interes camaradas

    PD: ¿os importaria poner una bandera con una gran estrella roja entre los emoticonos? os lo agradeceria bastante

    Añado el link de la web de donde he sacado el articulo, aunque solo lo habia añadido como complemento a mi pregunta: http://www.levante-emv.com/sociedad/2009/08/23/sociedad-pacto-rusoaleman-alas-hitler-atacar-polonia-cumple/623847.html


    Última edición por Amanecer Rojo el Dom Ene 24, 2010 10:51 pm, editado 1 vez

    Invitado
    Invitado

    Re: Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por Invitado el Dom Ene 24, 2010 10:39 pm

    Yo creo que si lees detenidamente en esa seccion y lo que se habla en otros hilos de la parte de la URSS puedes hacerte una idea y si no pregunta y se te respondera.

    Por favor tambien intetna poner las fuentes y link de lo que posteas.


    EL pacto obedecio a una nueva iniciativa de Molotov , cambiando de estrategia con respecto a su anterior en el puesto que solo habia obtenido fracasos en el intento de establecer alianzas en Europa en contra de la expansion del Nazismo y el ascenso al poder de Hitler.
    EN aquella época Francia , Inglaterra estaban deseosas de lanzar a sus perros de guerra fascistas en contra de la URSS. La URSS intento en varias ocasiones hacer bloque en contra de Hitler, pero esas propuestas fueron rechazadas en varias ocasiones.

    La misma Polonia rechazo hacer tales alianzas en contra de Hitler, y lo que parece que asoma ahora es que incluso se ve que tenian intencion de hacer alianza en contra de la URSS y participar en su invasión.

    Molotov les dio en las narices haciendo un pacto de no agresion con el perro de los capitalsitas, lo que significo que este se pudo revelar y morderles en todo el cuello.
    Mucho tiene que decir que en la Guerra CIvil Española no se involucraron por no atar las manos a Hitler , en la toma de Checoslovaquia, lo mismo , icluso polonia participo junto a Hitler, y cuando este ataco a Polonia, los franceses y ingleses siendo superiores en numero y medios se mantuvieron a la espectativa sin mover un solo pelo.

    Fue una obra maestra de perfecta ejecución, le dio en las narices a los capitalistas y consiguio tiempo.

    Una obra maestra de la politica.


    Última edición por SS-18 el Dom Ene 24, 2010 10:50 pm, editado 2 veces

    Invitado
    Invitado

    Re: Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por Invitado el Dom Ene 24, 2010 10:51 pm

    Camarada Víctor escribió:Pues decidme que pensáis ustedes de ese pacto de no agresión camaradas!

    yo actualice con un resumen muy breve a espera de algo más contundente Twisted Evil

    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos: 1026
    Reputación: 1261
    Fecha de inscripción: 27/12/2009

    Re: Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por AsturcOn el Lun Ene 25, 2010 1:36 pm

    Este es otro cuento mas que pretenden cargar al hombro de Stalin cuando fue precisamente gracias a ese pacto que se gano tiempo para la victoria impidiendo que los fascistas japoneses atacasen por la retaguardia.

    Los países capitalistas que prefirieron en esa época que Alemania les resolviese sus propios problemas atacando a la Unión Soviética, que demostraron su cobardía y su complicidad con el fascismo porque después de todo el enemigo común de capitalistas y fascistas era el marxismo-leninismo, prefirieron que los nazis sembraran de alambradas y campos de exterminio a todo el continente europeo antes de que el comunismo volviera a triunfar una vez mas.

    Son los países capitalistas los que tienen que dar explicaciones del porque no quisieron formar una alianza con Stalin contra el avance de Hitler por Europa. Son ellos los que tendrían que excusarse de permitir al fascismo masacrar a millones de inocentes. Ese es el aniversario que tendríamos que recordar todos los europeos, el aniversario de la cobardía y la tímida complicidad del capitalismo con el fascismo.

    Es una vergüenza que estemos en Europa celebrando el entupido y venenoso aniversario del pacto vital y transcendental de Mólotov-Ribbentrop acusando injustamente a los soviéticos, en lugar de celebrar el aniversario de la ejemplar y fulminante victoria soviética sobre la Alemania nazi, liberando a Europa eliminando a los que fueron victoriosos ejecitos Alemanes, los cuales se pasearon por toda Europa de victoria en victoria sin apenas resistencia hasta que dieron con los soviéticos y solo estos con el camarada Stalin fueron capaces de parar la maquinaria fascista en el mundo. Tenemos que celebrar que hoy en los países europeos no hablamos en Alemán y tampoco en Ruso gracias a Stalin que fue el que nos libró de esa plaga asesina y genocida.

    El capitalismo se ve entre las cuerdas cuando llega el momento de hacer memoria, porque saben que lo normal en este caso es que sean ellos mismos los que pidan disculpas y se arrepientan de dejar que mas de 60 millones de victimas hayan perdido la vida a manos del fascismo, mientras estos parásitos burgueses animaban a Hitler a invadir y a exterminar a la Unión Soviética. Pero (y perdón por la palabra) que se jodan y se conformen con su mierda de propaganda intentando salvar los muebles de su propia miseria humana, porque les jode profundamente que todo les haya salido mal y que precisamente hayan sido los ejércitos de Stalin los que terminaron con el genocidio mundial. Que se jodan los capitalistas, que se coman toda su mierda fascista, que aquí estamos nosotros para recordárselo.

    Invitado
    Invitado

    Re: Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por Invitado el Lun Ene 25, 2010 4:00 pm

    URRAAAAAAAAA


    Joder Asturcon !!! metete en un partido y enseñales a rebatir que parece que son un poco patanes los comunistas de España que seguro que con esto se dejan de tonterias!!!

    De verdad que estas palabras deberian de estar expuestas en algun sitio, o en la pagina, web o blog o lo que sea.

    Asi uno recluta y convence a comunistas indefinidos...Más claro agua!

    Gracias asturcon por tus palabras camarada!

    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos: 1026
    Reputación: 1261
    Fecha de inscripción: 27/12/2009

    Re: Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por AsturcOn el Lun Ene 25, 2010 5:11 pm

    Camarada amigo SS-18, es usted muy agradecido, pero ha de saber que si yo conozco esta comunidad es porque precisamente usted y el resto de camaradas me han atraído ha este maestro y digno foro en el que yo me siento ya como en casa. Aun recuerdo que buscando por la red información para contrastar me encontré con uno de sus comentarios, el cual no pude dejar de leer y era referente precisamente a Katyn, en el cual usted me inspiró decisivamente.

    En realidad yo vengo de pelear en mas de 15 comunidades bastante variadas y en muchas de ellas no soy mas que un loco, un demente perdido y por mucho que mis palabras le convenzan a usted o a mi mismo, el mundo ya esta definido lo suficiente como para que ninguno de nosotros consigamos imponer nuestros criterios. Aun así tanto ustedes como yo no nos podemos resistir a la tentación de defender lo que tenemos dentro y si fuéramos unos egoístas, unos materialistas, seguiríamos en la misma dirección por la que todo el mundo navega sin cuestionarse ni su propia existencia. Sino es por ese noble sentimiento que tenemos dentro cuando leemos e investigamos, no habríamos llegado a ciertas conclusiones. Nosotros no somos creyentes, no usamos la virtud teologal por que sabemos que la teología es una ciencia inexacta que solo nos haría perder el tiempo. Nosotros necesitamos pruebas, necesitamos ver, tocar y escuchar para confirmar si esto o aquello es real o irreal.

    Un saludo mi camarada amigo.

    Admin
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos: 5402
    Reputación: 7667
    Fecha de inscripción: 01/08/2009

    Re: Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por Admin el Lun Ene 25, 2010 6:14 pm

    AsturcOn escribió:Camarada amigo SS-18, es usted muy agradecido, pero ha de saber que si yo conozco esta comunidad es porque precisamente usted y el resto de camaradas me han atraído ha este maestro y digno foro en el que yo me siento ya como en casa. Aun recuerdo que buscando por la red información para contrastar me encontré con uno de sus comentarios, el cual no pude dejar de leer y era referente precisamente a Katyn, en el cual usted me inspiró decisivamente.

    En realidad yo vengo de pelear en mas de 15 comunidades bastante variadas y en muchas de ellas no soy mas que un loco, un demente perdido y por mucho que mis palabras le convenzan a usted o a mi mismo, el mundo ya esta definido lo suficiente como para que ninguno de nosotros consigamos imponer nuestros criterios. Aun así tanto ustedes como yo no nos podemos resistir a la tentación de defender lo que tenemos dentro y si fuéramos unos egoístas, unos materialistas, seguiríamos en la misma dirección por la que todo el mundo navega sin cuestionarse ni su propia existencia. Sino es por ese noble sentimiento que tenemos dentro cuando leemos e investigamos, no habríamos llegado a ciertas conclusiones. Nosotros no somos creyentes, no usamos la virtud teologal por que sabemos que la teología es una ciencia inexacta que solo nos haría perder el tiempo. Nosotros necesitamos pruebas, necesitamos ver, tocar y escuchar para confirmar si esto o aquello es real o irreal.

    Un saludo mi camarada amigo.
    En lo que a la comunidad respecta, me doy como aludido y me alegro muchisimo que te sientas como en casa, no tengas duda que tus maravillosos post y argumentos seran difundidos ya sea en el blog o en otro espacio.
    Y porfavor decirte que siguas así, que las conciencias se crean con inteligencia y no a ostia.
    Bravo Camarada, eres un grande.


    ------------------------------

    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos: 1026
    Reputación: 1261
    Fecha de inscripción: 27/12/2009

    Re: Pacto Ribbentrop-Mólotov (No-Agresion)

    Mensaje por AsturcOn el Lun Ene 25, 2010 8:54 pm

    De verdad lo digo y con agrado lo repito, es usted el que ha conseguido que este magnifico trabajo se haya podido realizar, ha sido usted el que nos ha movilizado a todos a compartir nuestras experiencias, a formar una gran familia llena de valores. Aunque yo no soy muy propenso a la adulación (cualquiera lo diría) me siento en la necesidad de trasmitirles mis mas sinceras felicitaciones por este gran proyecto alternativo, que se esta desmarcando como una gran referencia.

    Sobre lo de difundir mis comentarios en el blog y en otros espacios, es para mi un verdadero halago, pero solo son modestos post que no definen nada mas que mi propia opinión. Aunque pueden contar conmigo y si desean modificar u omitir cualquier frase o palabra que yo haya escrito, por mi no hay ningún problema.

    Saludos.

      Fecha y hora actual: Jue Nov 27, 2014 2:37 pm