Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Comparte

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por gazte el Lun Abr 04, 2011 8:02 pm

    se de las andanzas de woods en cuba. no he dicho que sea una claudicacion, he dicho k va a ser un punto de inflexion para bien o para mal, pero me lo apunto e intentare buscar algo, gracias.

    proleinternacionalista
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 211
    Reputación : 272
    Fecha de inscripción : 19/02/2011

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por proleinternacionalista el Lun Abr 04, 2011 8:02 pm

    En principio ¿Porque personalizarla?.

    Esta polémica no se dio entre dos individuos, sino que fue en el seno del partido entre dos campos, el de la revolución y su antítesis.

    Opuso al partido bolchevique y a los comunistas revolucionarios del mundo contra el naciente partido "marxista leninista", Zinoviev, Kamenev, Trotsky, Tomsky, Bogdanov, Radek, Bujarin, todos ellos y muchos más. Unos más tarde que otros, la izquierda y la derecha marxistas defendiendo el programa.

    Castro, Mao, Ho Minh, Guevara, Stalin todos fueron muy buenos revolucionarios románticos (léase burgueses), triunfantes y todo aquello.

    Pero, señores para el socialismo, para el proletariado, ¿Qué importancia tienen sus notas escritas criticando la posición proletaria?.

    Un Saludo internacionalista.

    Erazmo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1305
    Reputación : 1446
    Fecha de inscripción : 21/04/2010

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Erazmo el Lun Abr 04, 2011 8:21 pm

    AsturcOn, obviando los insultos que están de más, cometeís errores en vuestros copy&paste por no analizar lo que insertaís, un solo ejemplo:

    Vos pegasteís esto, "En la preparacion de ese informe "secreto" Kruschev propuso introducir un capitulo sobre el culto a la personalidad, pero esta propuesta fue rechazada por Molotov, Malenkov, Vorochilov y Kaganovich entre otros", voroschilov era presidente de la URSS en 1956 y lo siguió siendo hasta 1960, por tanto fue aliado de kruschev en el XX Congreso y mal pudo oponerse a los designios de su secuaz.

    Que el gordinflón hablará trás el congreso con un panfleto secreto no significa nada, porque lo repetiré y vos como de costumbre no tendreís respuesta.

    ¿que hicieron todos los delegados al respecto?, fácil respuesta, se quedaron callados y "unánimemente aprobaron el texto"

    ¿que hiciero molotov-kaganovitch-malenkov-shepilov", fácil respuesta, nada se quedaron callados y se fueron para la casa, no hicieron un mítin, una proclama, una denuncia, siguieron cobrando las jubilaciones e incluso sobrevivieron al gordinflón y jamás dijeron nada.

    ¿Como reaccionaron los altos mando militares de las fuerzas armadas?, los mismos que una década antes flanquearon a Stalin que los condujo a obtener la victoria sobre la Alemania Nazi, fácil respuesta, nada, apoyaron la acción del gordinflón, zhukov fue premiado con el ministerio de defensa y un año después kruschev lo echo a coces y lo acusó de "bonapartista" que hizo el glorioso mariscal ante esa afrenta ¡nada, se quedó callado!

    El propio historiador martens lo señala en su libro "otra mirada a stalin" nadie del círculo de más estrechos colaboradores de Stalin hizo nada por stalin y su memoria, total ya estaba muerto.

    Lo mismo dice el inglés Bill Bland, nadie defendió el recuerdo de stalin, incluso Bland desliza que a stalin lo asesinaron y culpa a molotov-kruschev-beria, el texto vos mismo lo insertasteís en el hilo "el ascenso de stalin, según trotsky"


    Trás el Congreso de la traición, el cadáver momificado de stalin fue retirado del mausoleo y cremado, las cenizas depositadas junto a la muralla, se cambió el nombre de calles-ciudades-regiones, la academia de ciencias de la URSS rehizo las ediciones publicadas y la figura de stalin fue borrada, hablar de stalin incluso fue peligroso ya que podía significar cárcel.

    Por tanto daba lo mismo que el discurso fuera secreto, el odio contra stalin fue vomitado en toda la URSS, ¿Y que hizo el pueblo? nada, no hubo una sola organización refractaria, ni un movimiento de base o espontáneo ¿que pasó AsturcOn?

    Reitero el recuerdo de Stalin va por lo técnico, que no formase cuadros y sí ingenieros es correspondiente con esa capacidad, es razonable que no hubiésen conciencias revolucionarias y sí "cuadros ávidos de poder personal"

    Y mi mejor link es la propia historia, que ahí está.


    Saludos Revolucionarios

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Ereshkigal el Mar Abr 05, 2011 1:42 am

    Gracias por abrir el hilo y por los textos, camarada, yo nos había leído antes. No podemos tener ninguna duda de que defender a Stalin es hacer lo propio con el comunismo y que defender el Trotskismo es defender los intereses del capitalismo.

    Pero todo esto es inútil, una pérdida de tiempo porque los que defendemos a Stalin lo seguiremos haciendo y los trostkistas seguirán haciendo lo que se les da tan bien: intentar desprestigiar a Stalin y a la URSS de todas las maneras posibles. A nadie le gusta leer textos que no sólo critican sus "teorías" si no que las desmienten y desmantelan de la A a la Z.


    Qué Significa Hoy Defender a Stalin
     
    50 Aniversario de la Muerte de Stalin [1]
     
    MIM (Maoist Internationalist Movement)
     
    El 5 de marzo [de 2003] celebramos el 50 aniversario de la muerte de Stalin, el gran líder soviético (de 1924 a 1953) tras cuya muerte una serie de corruptos e incompetentes dirigentes burgueses restauraron el capitalismo en la Unión Soviética. De todos los líderes comunistas, Stalin ha sido quien ha despertado la mayor fascinación en los países imperialistas, con incontables artículos, ensayos y libros de 800 páginas dedicados a él.
     
     
    El croata Ivica Kostelic, que ganó la Copa Mundial de esquí de slalom en enero de 2003, declaró que el nazismo era "un sistema sano" y que Stalin era mucho peor que Hitler ya que supuestamente asesinaba a la gente al azar. Cada vez más personas en Europa del Este están manifestando públicamente similares inclinaciones nazis [2]. Ni Kostelic ni la entidad bancaria austriaca que lo patrocinaba quedaron muy contentos con el fiasco de sus relaciones públicas, [3] pero lo cierto es que las opiniones de Kostelic son bastante comunes en el territorio que abarca desde el Báltico hasta los Balcanes, donde los odios locales fueron capaces de superar a todo lo demás y facilitaron que las poblaciones se pusieran al lado de Hitler y Mussolini para llevar a cabo masacres, con independencia del grupo étnico concreto caído en desgracia. No olvidemos que durante la Segunda Guerra Mundial, con la ayuda alemana y las bendiciones del Papa, los croatas cometieron un espantoso genocidio. Según el historiador del Vaticano John Cornwell, había sólo 2 millones de serbios cristianos ortodoxos, y los croatas liderados por sacerdotes católicos asesinaron a 487.000 entre 1941 y 1945, además de a 27.000 gitanos y entre 30.000 y 45.000 judíos. Viendo este panorama, no resulta sorprendente que Kostelic haya dicho que se preparó para la competición de esquí igual que un soldado nazi en 1941.
     
     
    Seguramente los croatas dirían que nuestro mensaje es unilateral y que los serbios también han cometido genocidios. Mientras la política americana alcanza profundidades inimaginables en su parasitismo mundial, la política de Europa del Este se ve atrapada en la trampa sin fondo del provincialismo. De algún modo, las pequeñas naciones de esta región siempre han logrado culpar a sus vecinos de todos los males del mundo y, mediante un razonamiento mezquino, en no pocos casos el genocidio ha terminado siendo la única solución a los ojos de los pueblos de Europa del Este.
     
     
    Los comunistas tienen un mensaje para los europeos del Este: Stalin y su línea fueron el principal factor que trajo la paz y la armonía a su región. La prueba está en lo ocurrido tras su muerte. Todas las minorías que viven sin derechos, todas las limpiezas étnicas y todas las guerras han sido el resultado de luchas entre proletarios. Por esta vía no se ha logrado ningún progreso: al contrario, se ha producido una terrible involución. Stalin se vio obligado a organizar cierto grado de violencia represiva, pero cuando lo hizo la región entera experimentó un considerable avance.
     
     
    Los Estados Unidos y el movimiento pseudocomunista no quieren que los europeos del Este sepan que la riqueza de Occidente proviene de la superexplotación. Los imperialistas afirman que los proletarios corrientes pueden vivir la vida que viven los americanos, sin necesidad de explotar a otros pueblos bajo el capitalismo. Esto es una gran mentira. Ahora mismo los europeos del Este piensan que sus vecinos les explotan. No se dan cuenta de que la razón de que no puedan comprar en Bloomingdale es que los americanos y otros países occidentales disfrutan de lujos a costa de ellos. Lamentablemente sólo una minoría de personas --entre las que se encuentran los comunistas-- están dispuestas a decirles lo que está sucediendo en realidad. Sólo si el proletariado de Europa del Este es capaz de unirse, podrá encontrar el pueblo una salida a sus degradantes condiciones materiales.
     
     
    Algún día futuro, bajo la dictadura proletaria, la juventud rechazará los rencores heredados del pasado y las pequeñas naciones de Europa del Este se integrarán y trabajarán de manera fraterna y solidaria. Ahora mismo la lucha y la opresión en Europa del Este representan uno de los ejemplos más extremos de la "falsa conciencia", con proletarios que asesinan a proletarios y que imaginan que Hitler era mejor que Stalin. Cueste lo que cueste, los europeos del Este deben adquirir una perspectiva más amplia.
     
     
    En los años 1960 la burguesía occidental culpó de todos los males a Stalin, y ha continuado con esta práctica hasta el día de hoy, como excusa para cualquier fracaso que tenga lugar en Rusia y en las repúblicas vecinas. Hoy en día, si algo bueno sucede en la ex-Unión Soviética podemos estar seguros de que los propagandistas otorgarán el mérito al capitalismo pero, si ocurre algo malo, la mención del nombre de Stalin aparecerá en primer lugar, aunque haya muerto hace 50 años. Lo anterior es un producto de la guerra fría, como lo son las limpiezas étnicas --acontecimientos que han tenido lugar debido al abandono de la postura de Stalin en diversas regiones, especialmente en Yugoslavia, donde Tito se distanció de Stalin después de la Segunda Guerra Mundial y puso en práctica el "control económico local", que condujo al chovinismo local y al genocidio, en uno de los ejemplos más claros de cómo las relaciones de producción afectan a la cultura y a la política de una sociedad.
     
     
    El Partido Maoísta Ruso ha señalado recientemente que Stalin sigue siendo relevante hoy en día, más aún porque en su último discurso público dijo: "¡Abajo los belicistas!". En sus últimos años de vida, Stalin se opuso al militarismo capitalista y al recorte de los derechos individuales en Occidente.
     
     
    También nos gustaría explicar por qué intentamos mantener lo que muchos ven como una rémora, y que tan a menudo suscita las preguntas de mucha gente. Nuestros críticos dirán que no podemos defender los derechos individuales y oponernos al militarismo si invocamos el nombre de Stalin, y que reivindicar su nombre necesariamente echa a perder nuestra causa en contra del militarismo y en favor de los derechos individuales.
     

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    " Defender hoy a Stalin no refleja ninguna obsesión por ningún detalle particular de la historia"
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
     
    Defender hoy a Stalin no refleja ninguna obsesión por ningún detalle particular de la historia. Debemos decir que ninguno de los fundadores del MIM ha vivido nunca bajo el gobierno de Stalin, y que el MIM no siente nostalgia hacia Stalin del mismo modo en que la sienten hoy decenas de millones de personas en la ex-Unión Soviética.
     
     
    Como ocurre con cualquier otro período o personaje histórico, habrá gente que caiga en el fetichismo. Existen incontables grupos trotskistas y marxistas de extrema izquierda que dicen que la Historia básicamente acabó con la "derrota" sufrida por el socialismo en los años 1920. Lo único que les interesa son los años 1920 y la primera revolución socialista --y ahí se acabó todo.
     
     
    Aunque la historia es importante, no somos adoradores de la historia. No estudiamos la historia simplemente para estimular nuestro cerebro, o porque nos guste una idea o un líder en particular .
     

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    "El verdadero significado de defender a Stalin es que estamos a favor del socialismo en todas las circunstancias, no sólo cuando éste cae del Cielo, o cuando la gente comprende simultánea y espontáneamente las virtudes del socialismo, o cuando no existe ningún tipo de violencia o represión"
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
     
    El verdadero significado de defender a Stalin es que estamos a favor del socialismo en todas las circunstancias, no sólo cuando éste cae del Cielo, o cuando la gente comprende simultánea y espontáneamente las virtudes del socialismo, o cuando no existe ningún tipo de violencia o represión. Las difamaciones vertidas contra Stalin son muy semejantes a las difamaciones que se lanzaron contra Abraham Lincoln durante la Guerra Civil Americana, un suceso enormemente penoso pero necesario.
     
     
    Hoy en día existe un considerable coqueteo pequeñoburgués con el socialismo. Casi nadie se opone al comunismo "en teoría", como dice la expresión coloquial. El problema es que el apoyo poco entusiasta al socialismo es el que está acabando con él, y el que proporciona un camuflaje al imperialismo, que impulsa reformas socialdemócratas en los países imperialistas al tiempo que impone la superexplotación violenta en el Tercer Mundo.
     
     
    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    "Defendemos a Stalin porque sabemos que Stalin no inventó los problemas de nuestra especie para construir el socialismo"
    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
     
    Defendemos a Stalin porque sabemos que Stalin no inventó los problemas de nuestra especie para construir el socialismo. Fue necesaria una guerra para acabar con la esclavitud en los Estados Unidos hace menos de 150 años. Entonces ¿cómo es posible sostener que lo que hizo Stalin fuera tan extraordinariamente represivo e innecesario? Los esclavos rusos lucharon contra Napoleón hace menos de 200 años por su "derecho" a seguir siendo esclavos, cuando Napoleón ofrecía la libertad a todos los esclavos y el progreso desde el feudalismo al capitalismo. Obviamente, si hace 200 años los esclavos rusos libraron una gran guerra contra Napoleón y no ganaron su libertad por haber actuado así, la especie humana es menos que perfecta, menos que divinamente creada. Los miles de años de lucha contra la esclavitud son un signo revelador de que, si alguien dice que el progreso es fácil o un asunto de iluminación espontánea de las masas malogrado por ocasionales individuos perversos (como Stalin), no vive en la realidad.
     
     
    Sí, desde luego es posible construir el socialismo de forma tan imperfecta que termine fracasando y retornando finalmente a un estadio todavía más atrasado que el capitalismo. No existe ninguna base real para sostener que esto fue lo que ocurrió en el caso de Stalin. A menudo los críticos de Stalin hablan de éste como si fuera un líder político que se hallaba relativamente por detrás de su época. Muy al contrario, Stalin fue el único líder de estado que se enfrentó al fascismo hasta que Hitler invadió Polonia en 1939. Sólo tenemos que recordar a Hitler, Mussolini, Chamberlain y Quisling para darnos cuenta de que los líderes políticos de entonces eran mucho peores que Stalin, quien se mantuvo como un brillante ejemplo de hombre de estado.
     
     
    Muchos hablan de Stalin como si los líderes comunistas fueran culpables de todos los males de la humanidad. En este barco hay muchos autoproclamados comunistas. Recientemente ha aparecido --sólo en los países imperialistas-- una publicación sin relación con nosotros titulada "Internationalist Notes" ["Apuntes Internacionalistas"], con un manifiesto de menos de una página y media que utiliza las palabras "no", "no" y "ni" 18 veces, además de varias veces "enemigo" "y contra" para referirse a las revoluciones socialistas del siglo XX. Pero la plataforma no tiene mucho que decir sobre los logros de los movimientos políticos a los que presta su apoyo.
     
     
    "Internationalist Notes" defiende la Revolución rusa desde 1917 hasta 1918, pero estima que todo el progreso revolucionario fue aplastado a partir de entonces. En otras palabras, según "Internationalist Notes", no hay nada que pueda salvarse tras sólo dos años de revolución en un país. Estos izquierdistas siguen hablando obsesivamente de cómo una serie de individuos como Lenin y Stalin aplastaron todos los progresos conseguidos. Han adoptado una visión idealista burguesa de la historia según la cual unos pocos individuos tienen poder suficiente para destruir el progreso, en lugar de comprender que Lenin, Stalin y Mao son los mejores líderes de estado producidos por las masas en el siglo XX. Estos idealistas critican la realidad desde la posición ventajosa de una idea abstracta, en vez de mostrar realidades efectivamente creadas por los humanos y de mejorar lo que los humanos han conseguido de hecho.
     
     
    Los responsables de "Internationalist Notes", como muchos ultraizquierdistas y anarquistas, creen que están criticando a Lenin, Stalin y Mao de forma científica. Sin embargo, Stalin y Mao duplicaron las expectativas de vida de sus pueblos a pesar de todas sus represiones. Ésta es la realidad concreta, que sale muy favorecida si se compara con otras realidades que no sean las ideas preconcebidas existentes en las mentes empapadas de religiosidad de los idealistas. Los bordiguistas, los comunistas consejistas y otros izquierdistas no pueden señalar ninguna realidad concreta que ellos apoyen o que su movimiento político haya logrado construir en el siglo XX; lo único que hacen es criticar los logros más avanzados que han existido y que siguen existiendo en el mundo real. Su método es el mismo que el de las sectas protestantes: inventan una idea que parece la más atractiva y luego se dividen en múltiples grupúsculos al sostener versiones contrapuestas de la misma. Por el contrario, el comunismo científico señala que sólo podemos proponer aquello que se ha demostrado posible. Elegimos lo que ha resultado más avanzado en la historia humana --no lo que simplemente existe en nuestra imaginación o en nuestros sueños de grandeza.
     
     
    Un incontable número de idealistas malinterpretan a Stalin y a la propia ciencia en este punto, al sostener que el cambio precisa de algo "nuevo". En este punto de vista se encuentra implícita la idea de que la historia no está llena de cambios. Por eso --argumentan-- se necesita  algo "nuevo", concretamente sus ideas. De hecho, la idea de que nuevas ideas harán progresar una historia prácticamente sin cambios no es nueva, sino que ha existido desde hace miles de años.
     
     
    En www.onlinepolitics.tk, el MIM se dirigió a los que están hartos de las cuestiones históricas y se sienten libres de defender cualquier quimera. Allí dijimos que los pueblos que fueron capaces de derribar gobiernos durante los últimos 100 años han desempeñado, por lo general, un papel progresista en la historia.
     
     
    En lo que respecta al culto a la personalidad, se trata de una grosera extensión del individualismo, pero es exactamente lo que las mentalidades burguesas e izquierdistas están promoviendo. Creer tontamente que somos 'algo nuevo' y que sólo podemos 'intentar algo diferente' es una suerte de locura individualista que se cree estar flotando por encima de la historia. Hitler justificó su gobierno permitiendo que los católicos y otras confesiones creyeran que él era literalmente un enviado de Dios, el salvador de Alemania. Desde luego, si se cree en la posibilidad de que surjan 'cosas nuevas caídas del cielo', va a ser más probable que se caiga en el individualismo más extremo.
     
     
    Por otra parte, si se desconoce la historia, ¿cómo es posible saber si algo es 'nuevo' o no? ¿Cómo es posible saber que algo nuevo va a funcionar si nunca se ha intentado poner en práctica?  Tal vez pensemos que una cosa es nueva, pero en realidad haya sido dicha y hecha mil millones de veces con anterioridad. En otras ciencias es de notar que los especialistas no tienden a denigrar los nombres individuales --al modo en que lo son habitualmente los nombres de Lenin, Stalin, Trotsky y Mao. Al contrario, si se quiere tener un mínimo de rigor es necesario hablar de la 'teoría de la evolución de Darwin' o de la 'teoría de la relatividad de Einstein'. Y después de Darwin ha habido otros biólogos con sus propias teorías de la evolución, que son mencionados por sus nombres en el debate científico. A la gente que no se refiere a los demás por su nombre se la suele considerar desinformada o vacua, o posiblemente plagiaria. Podríamos repetir en su totalidad la teoría de alguien sin mencionar su nombre, pero, por lo general, para decir con rapidez las cosas se considera útil el empleo de la taquigrafía, y la mención del nombre del autor presenta esta utilidad.
     
     
    Finalmente, si los izquierdistas y otros idealistas están tan seguros de que no necesitan a Lenin, Stalin, Mao etc., entonces deben mostrar alguna prueba de sus afirmaciones. ¿Dónde está la prueba real de que el progreso es más rápido cuando se asumen sus principios? Es muy fácil criticar, pero es mucho más difícil hacer aportaciones para mejorar algo. Muchos idealistas pretenden librarse de las limitaciones de la Historia.  Desde luego, cuando se defiende algo que no está respaldado por ningún análisis o estudio de la historia, se hace muy oneroso hablar de historia. En tal caso se está cayendo en una postura de carácter religioso.
     
     
    Ahora bien, el hecho de que sostengamos que sólo pueden defenderse aquellas ideas cuya efectividad se haya demostrado en la práctica no implica que pensemos que "cualquier cosa que suceda en nombre del socialismo estará bien..." Aquí se encuentra el núcleo del asunto. Ésta es la razón por la que los izquierdistas se encuentran estancados en el idealismo, como lo están otros incontables activistas precientíficos. Los comunistas no sostienen que "cualquier cosa que suceda en nombre del socialismo estará bien". Lo que hacemos es comparar una y otra vez las realidades y decidir cuáles son las mejores. Al defender la China de Mao estamos denunciando al mismo tiempo la India capitalista "democrática" y otros 150 sistemas semifeudales dominados por el imperialismo. Esto no implica pensar que "cualquier cosa que suceda en nombre del socialismo estará bien", como les parece a las personas acostumbradas a la discusión moral e ideológica desde dogmas predeterminados.
     
     
    Los idealistas no pueden distinguir entre el apoyo a la Unión Soviética de Stalin (o a la China de Mao) y la idea de que "cualquier cosa que suceda en nombre del socialismo estará bien". No se les ocurre que la discusión científica implica discutir sobre la realidad, sobre los hechos empíricos, y que esto implica únicamente la discusión dentro de la gama de acciones que los humanos han demostrado ser capaces de realizar. Cualquier otra cosa es pura y llanamente religión: exactamente lo que los idealistas arrojan contra nosotros.
     
     
    El caso de la Guerra Civil Española nos sirve de excelente ejemplo. ¿Cuándo han demostrado los ultraizquierdistas que el cambio social conseguido por sus activistas favoritos en España sobrepasara al conseguido en Rusia, China, Albania, etc.? ¿Es necesario recordar el hecho innegable de que, de todos los países del mundo, fue únicamente la Unión Soviética de Stalin la que prestó ayuda militar a la República Española? ¿Había un gobierno trotskista que prestara ayuda a sus poumistas en España? No. ¿Había un gobierno de oposición izquierdista de alguna clase que prestara ayuda a sus anti-estalinistas favoritos en España? No. ¿Había en todo el mundo una comunidad de 150 millones de anarquistas que prestara ayuda a su querida España? No. La gente puede quejarse todo lo que quiera de Stalin, pero éste fue el mejor amigo de los progresistas españoles --como líder de un estado y de una comunidad de 9 dígitos que ofreció su ayuda incondicional al pueblo español. Lo anterior debe juzgarse en relación con los otros pueblos, estados y grupos políticos entonces existentes, y no en relación con lo que los anarquistas y trotskistas desearían que hubiera pasado. El hecho de que hayan transcurrido 50 años desde la muerte de Stalin debería ayudarnos a ser más objetivos a la hora de analizar los deseos de los marxistas de izquierda, trotskistas y anarquistas en tiempos de Stalin. Ni siquiera Francia prestó ayuda militar a la República Española. El mundo entero fue demasiado pusilánime o interesado para enfrentarse a los fascistas, con la única excepción de Stalin. En este sentido, debemos agradecer a los trotskistas y anarquistas el hecho de recordarnos lo importante que es defender a Stalin y lo importante que es escoger en base a la realidad empírica y no realizar críticas de carácter religioso que no tienen ningún valor.
     
     
    En definitiva, los comunistas nos caracterizamos por utilizar el método materialista. Escogemos lo mejor que existe en la realidad. Los que no emplean el método materialista no consiguen nada más que reforzar el status quo, igual que todas las religiones que han existido en el mundo.
     
     
    En ninguna ciencia se inventan las cosas que parecen correctas simplemente porque parezcan correctas, ni se afirma a continuación que ocurrirán en la realidad sin molestarse en hacer la menor comprobación empírica. La teoría de la evolución procedía de la historia, del estudio del registro fósil. Los avances en la teoría de la tectónica de placas estaban basados en el examen de los sedimentos antiguos, i.e., también en la historia. Incluso cuando los científicos predicen realmente cosas nuevas, basan sus predicciones en lo que han aprendido sobre la realidad y en lo que han observado que es posible dentro de la misma.
     
     
    Otra objeción que un idealista podría plantearnos es la siguiente: "Según usted, que la gente aún no haya hecho algo significa que no podrá hacerlo. No es muy coherente, pero es lo que usted dice y obviamente es incorrecto". Nuestra respuesta es que tal aserción no es en absoluto incorrecta. Marx no sacó de la cabeza el Manifiesto Comunista como algo 'nuevo', de la forma en que los izquierdistas parecen dar a entender. Marx observó y participó en varias luchas de clases, sobre todo en las que sacudieron a la Europa Continental. Observó a la gente en las barricadas. Entonces supo que la revolución era posible. Y supo que era posible basándose asimismo en el pasado. Marx fue el primero que dijo que él no había inventado el socialismo, el comunismo ni la lucha de clases. Todo lo que afirmó fue que la victoria traería consigo la 'dictadura del proletariado', porque se necesitarían métodos autoritarios para derrocar al capitalismo, métodos de los que él fue testigo al ver cómo la gente luchaba en las calles durante su propia época. Marx no sabía por adelantado lo que iba a ocurrir en la Comuna parisiense, pero sabía que era lo mejor que había visto hasta la fecha. Ciertamente la criticó, pero no a la manera de la crítica de carácter religioso. La apoyó como el sistema social más avanzado que había existido hasta entonces, y luego intentó ir todavía más allá teniendo en cuenta los indudables logros de la Comuna. Por el contrario, los izquierdistas no hacen más que atacar las luchas de clase más avanzadas que han tenido lugar hasta ahora, y lo hacen en nombre de la historia-ficción, es decir, de una pura quimera.
     
     
    Tampoco estamos afirmando que tengamos una perspicacia especial acerca de 'la gama de acciones que la gente es capaz de realizar', ni ninguna supuesta 'revelación' sobre las mismas. Son los idealistas los que se hallan muy cerca de semejante forma de 'revelación'. Por el contrario, los comunistas tenemos como referencia lo que ya se ha hecho: realizaciones muy concretas conseguidas por las masas populares en las revoluciones rusa, china, albanesa, etc.. Nuestra pretensión es huir de todo tipo de abstracciones. De la misma manera, Marx tuvo como referencia la Comuna Parisiense, a la que calificó de 'dictadura del proletariado', la primera existente en la historia de la humanidad. Es la religión la que dice que el pasado humano no es pertinente porque sólo respondemos ante Dios y porque nuestra 'carne es débil', etc.. Es la religión la que dice desechar o relativizar el oneroso estudio del pasado, porque lo único que importa realmente es nuestra fidelidad a Dios.
     
     
    En este punto los idealistas podrían hacernos todavía otra objeción más: "¿Se atrevería usted a decir que 'X' puede hacerse pero que 'Y' es imposible, por el hecho de que 'Y' nunca se ha hecho antes? ¿Cómo puede usted determinar por adelantado que 'Y' se halla fuera del rango de las posibilidades humanas? ¿Y cuál es la razón de esa determinación? ¡Ah, que 'Y' nunca se ha hecho antes! Dígame, ¿las palabras 'razonamiento circular' significan algo para usted?"
     
     
    La respuesta a la anterior objeción es sencilla. En la ciencia, si alguien tiene una idea auténticamente nueva debe demostrarla en primer lugar en el laboratorio, o bien por medio de una máquina o de algún instrumento de su fabricación. A continuación dicha idea debe poder ser llevada a la práctica por otros científicos en otros laboratorios. En el caso de que la nueva idea pase todas las pruebas experimentales, quien la propuso puede entonces afirmar que ha superado a la ciencia previa --pero no antes. En el caso del marxismo, algunos desprecian la ciencia de la lucha de clases antes de haber conseguido cualquier tipo de logro. Los ultraizquierdistas deberían demostrar que su España era efectivamente la mejor, o de lo contrario adoptar el Marxismo-Leninismo-Maoísmo y trabajar dentro de este paradigma. De hecho, hasta la fecha ningún anarquista ha demostrado que los logros sociales de la España anarquista durante los años 1930 fueran superiores a los de la China de Mao, que tuvo que partir de condiciones económicas bastante más atrasadas que las de España.
     
     
    Cuando Marx y Engels publicaron el Manifiesto Comunista, no dijeron en ningún caso que fuera a ocurrir en el mundo algo que nunca se hubiera hecho antes: la sociedad sin clases no era algo nuevo. Marx y Engels señalaron que el primer estadio de la humanidad fue precisamente la sociedad sin clases, el comunismo primitivo. Ambos llegaron a esta conclusión a partir de las observaciones realizadas en los campos de la antropología y la historia; y asimismo observaron las innumerables luchas revolucionarias que tenían lugar en las calles de toda Europa. (La gente debería ponerse más en contacto con algunas naciones primigenias todavía existentes para conocer de forma concreta la historia del comunismo). Sus ideas sobre cómo hacer avanzar la lucha de clases provenían de la observación y del estudio, y no de sus cabezas ni de comparaciones denigrantes entre diversas proposiciones científicas, lo cual no excluye que su obra esté plagada de fuego de metralla dirigido contra los nombres y las ideas intelectuales burguesas dominantes en su época. Además, Engels dijo que pasaba más tiempo luchando contra los 'socialistas' que contra los burgueses declarados, y que esto era necesario para el progreso.
     
     
    Desde luego, será un acontecimiento bastante novedoso llevar el Marxismo-Leninismo-Maoísmo a la mayor parte del Tercer Mundo, porque la mayor parte del Tercer Mundo no ha superado todavía el semifeudalismo. El propio Mao construyó sus teorías a partir de la observación de las rebeliones campesinas que ya estaban en marcha. Mao no empezó rechazando a Marx, Lenin o Stalin para pasar a continuación a hacer un análisis del campesinado chino. Ninguna ciencia  procede jamás de esta forma. Los críticos deben demostrar la viabilidad de sus razonamientos en primer lugar, para poder jactarse después. 
     
     
    Otra objeción que los burgueses e izquierdistas nos suelen hacer es que el leninismo ha fracasado, ya que todos los países que siguieron ese camino son ahora capitalistas o están volviendo al capitalismo. Esta objeción tampoco tiene razón de ser. El hecho de que una revolución resulte finalmente derrotada, ¿acaso significa que la gente se equivocó al participar en ella? ¿Se equivocó la gente al tratar de mejorar su vida y acabar con la opresión, sólo porque finalmente fueran derrotados?
     
     
    Hay dos formas  principales de ver la cuestión:
     
     
    La primera forma: Si decimos que cualquier revolución que acabe finalmente en derrota debe ser rechazada, entonces no nos queda sino juntar las manos y arrojar también por la borda el 'comunismo izquierdista' y el anarquismo. Lo anterior demuestra la bancarrota de su ideología, porque al desechar el leninismo por la mencionada razón también habremos de desechar esas otras ideologías, ya que fueron igualmente 'derrotadas'. Es la primera  forma de ver la cuestión. Obviamente es incorrecta. Conduce a ignorar la historia y a pretender buscar 'algo nuevo'. Si es así, ¿por qué los izquierdistas siguen aferrándose a Marx? Si consideramos a éste del mismo modo en que ellos consideran al leninismo, entonces debemos empezar por rechazar al propio Marx.
     
     
    La segunda forma: La vía correcta es analizar la historia y construir en base a lo mejor que se ha logrado hasta el momento. ¿Y qué es lo mejor que se ha logrado hasta ahora? Las revoluciones comunistas en la tradición de Lenin, Stalin y Mao han sido las que mejor han funcionado hasta la fecha, como indican las cifras sobre expectativas de vida y otros muchos datos. Desde luego, no sostenemos que esto implique la aceptación acrítica y dogmática de todo lo que se ha hecho en tales revoluciones. Básicamente, lo que queremos decir es que no podemos rechazar lo que hasta ahora ha funcionado mejor. El mundo que existe en la realidad no es perfecto. Marx advirtió que intentamos lograr "una sociedad comunista, no como algo desarrollado exclusivamente sobre sus propios fundamentos, sino, por el contrario, como algo surgido de la sociedad capitalista, que ... todavía llevará las marcas de nacimiento de la vieja sociedad de cuya matriz ha surgido" .
     
     
    Trotskistas, comunistas de izquierda, consejistas, etc., afirman ser marxistas pero no utilizan los métodos materialistas de Marx, por lo que caen de lleno en el idealismo. Se limitan a afirmar que sus ideas son mejores que las de la URSS en la era de Stalin y las de la República Popular China en la era de Mao. Las ideas son siempre mejores que la realidad porque uno puede imaginarse lo que quiera y a continuación compararlo con la realidad. Pero imaginar simplemente 'un mundo mejor' no hará que se convierta en realidad. Entonces surge la pregunta siguiente: ¿cómo podemos lograr lo anterior? Debemos reconocer que hemos de utilizar medios 'imperfectos' para llegar a nuestro objetivo. Así pues, no podemos rechazar sin más lo que nos ha llevado más lejos en esta dirección, por el hecho de que fuera imperfecto o de que finalmente acabara siendo derrotado.
     
     
    Algunos izquierdistas --sobre todo anarquistas-- afirman que el estalinismo es peor que el capitalismo, y que prefieren vivir como esclavos bajo el capitalismo --pero seguir con vida al fin y al cabo-- antes que convertirse en "cadáveres" bajo el estalinismo. Desde luego, si hubieran sido "cadáveres" en la Rusia de Stalin la probabilidad de que fueran campesinos o trabajadores habría sido extremadamente baja. Frente a las incontables calumnias lanzadas por la burguesía contra las revoluciones proletarias, permanece un hecho empírico innegable: Stalin y Mao duplicaron la esperanza de vida de sus pueblos por primera vez en la historia. [4]
     
     
    Tristemente, muchos han creído la propaganda anticomunista según la cual privar de comida a la gente hasta provocarles la muerte --estrategia seguida por la burguesía en tiempos de Stalin y en la actualidad-- supone una coacción menor que tener una policía secreta y un movimiento político general que prevenga la restauración del capitalismo. Bajo el capitalismo, una pequeña minoría de privilegiados tienen derecho a promover libremente las libertades capitalistas, mientras millones de personas que tienen que comer, abrigarse y vivir en algún sitio mueren anualmente. ¿Desde cuándo la gente "libre" decide morirse de hambre? ¿Y qué deberíamos hacer con la gente que defiende la propiedad de la tierra amparándose en la violencia y la fuerza? La coacción capitalista es mucho más masiva y brutal que cualquier otro tipo de coacción que los anarquistas puedan imaginar, y es por eso que  los comunistas --en la línea de Stalin y Mao-- somos los verdaderos anarquistas.
     
     
    Otra objeción habitualmente lanzada contra los regímenes socialistas es la de su supuesto carácter totalitario y el presunto poder absoluto de sus dirigentes. ¿No se ha transformado cada tentativa comunista en una dictadura? Ciertamente, cada gobierno dirigido por comunistas ha sido una dictadura y ellos nunca lo han negado: ahora bien, han sido en todo caso dictaduras ejercidas por la mayoría de la población, por las masas trabajadoras, con el fin de vencer la resistencia de la burguesía explotadora, de defenderse frente a la reacción internacional y de edificar conjuntamente la sociedad socialista. En este sentido, las dictaduras del proletariado fueron mucho más democráticas que las dictaduras ejercidas por la burguesía en las llamadas "democracias" burguesas. Ciertamente las dictaduras del proletariado recurrieron a  medidas de carácter represivo. Ahora bien, la cuestión estriba en lo que debemos concluir de lo anterior: ¿debemos concluir acaso que la especie humana es perfecta, y que no tenemos más que sentarnos a esperar hasta que la gente comprenda lo perfecta que es y hasta que el comunismo caiga del cielo? ¿O tendremos que utilizar medios imperfectos --los únicos de que disponemos-- con el fin de lograr el progreso para la especie?
     
     
    La diferencia entre un comunista científico y uno dogmático es que los científicos trabajan con la realidad, mientras que los anarquistas no marxistas, los comunistas de izquierda, los trotskistas, etc. simplemente asumen que es posible una realidad mejor que la construida por Mao, Stalin, etc.. Tal asunción no se diferencia en nada de la religión. Para ser científico es necesario demostrar dónde ha existido una realidad que fuera mejor. El investigador médico no dice que él/ella es capaz de imaginar una vacuna que puede curar una enfermedad y hacer que él/ella gane el premio Nóbel. Él/ella inventa la vacuna, demuestra que funciona y a continuación gana el premio Nóbel. ¡La cuestión central no consiste en decir que puedo imaginarme mejores medicinas que las que tenemos ahora! Tal imaginación sirve a su propósito en la poesía y en las canciones, pero no en el análisis político.
     
     
    Si el ser humano fuera un animal perfecto, ¿podríamos pensar que le hubiera costado miles de años hacer retroceder a la esclavitud hasta el punto en que se encuentra hoy? ¿Podríamos pensar que los Estados Unidos hubieran necesitado una guerra civil sangrienta? El ser humano siempre ha conocido la opresión, y ha tenido que librarse de la esclavitud mediante la lucha. Esta lucha es siempre un acto autoritario --por definición.
     
     
     
    -------------------------------------------------------------------------
     
    NOTAS:

    [1] Título original: 'Marking 50 years since death of Stalin:What it means to defend Stalin today'.
          Traducción: EDML (www.leninismo.org)
         http://www.etext.org/Politics/MIM/im/stalin50th.html
     
     
    [2] http://news.bbc.co.uk/1/hi/world/europe/2665855.stm
     
     
    [3] http://www.signonsandiego.com/sports/20030115-1353-ski-kostelic-comments.html
     
     
    [4] http://www.etext.org/Politics/MIM/faq/lifeexpectussr2.html


    http://web.archive.org/web/20050310224458/www.leninismo.org/defender_a_stalin.htm
     

    Erazmo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1305
    Reputación : 1446
    Fecha de inscripción : 21/04/2010

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Erazmo el Mar Abr 05, 2011 2:50 am

    Bueno el texto insertado por la Señorita Ereshkigal, solo se echa de menos el análisis de lo siguiente, "tras cuya muerte una serie de corruptos e incompetentes dirigentes burgueses restauraron el capitalismo en la Unión Soviética", ¿porque no se hace el razonamiento de porqué llegaron ahí esos corruptos e incompetentes?, ¿quién avaló su escalada dentro del pcus?, ¿como es que nadie se percató, porque eran muchos?, ¿que pasó con control y cuadros?

    El resto nada que decir, al camarada Stalin se le debe situar en su justa dimensión, tal cual se lee en el texto, es decir desmentir tajantemente que hubo genocidios, desapariciones o asesinatos bajo su mandato; y reconocer que el único asesinato que hubo fue equivalente a una bomba atómica, el de trotsky.

    Quizá un exceso de celo y la ignorancia de sus asesores promovieron la peor política acometida por Stalin haber "Reglamentado el Arte" y "hacer momificar el cadáver de Lenin", en otro hilo se escribe que fue krasin el de la idea pero Stalin debió oponerse y no hacerlo fué un error garrafal.

    Stalin es un ser trágico, un verdadero "hijo de saint just", murió solo y traicionado, quizá a sabiendas de lo que ocurriría, en el momento de escribir el texto los camaradas del MIM no saben sí murió asesinado, como desliza bland; por un ataque cardiáco o un aneurisma, sí muere en el pasillo, en su sofá o en su litera.

    A 58 años de su muerte es justo dejarlo en paz y recordarlo con respeto ni ángel ni demonio, solo un ser humano con virtudes y defectos.

    Al menos Erazmo siempre lo recuerda como el más genial administrador gubernativo de todos los tiempos, la genialidad técnica más clásica, algo no menor ¿quién en la historia puede compararse?, aún cuando alguno se enoje.


    Saludos Revolucionarios

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Ereshkigal el Mar Abr 05, 2011 3:22 am

    Señorito Erazmo, entiendo que esto sea un foro y tenga derecho a expresar su opinión y tal pero, personalmente ( y lo digo o, mejor dicho, escribo sin ánimo de ofender) su opinión sobre Stalin me resulta irrelevante. Ya nos ha quedado claro que nadie parece conocer tanto a Stalin como usted.

    ¿En qué justa dimensión se debe situar al camarada Stalin según usted, Erazmo?

    ¿En la del olvido?

    El día que se juzgue su obra de manera objetiva y no forma sesgada según las fuentes capitalistas dejaremos “descansar” a Stalin, mientras tanto, no.

    Erazmo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1305
    Reputación : 1446
    Fecha de inscripción : 21/04/2010

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Erazmo el Mar Abr 05, 2011 3:46 am

    La mejor dimensión del camarada Stalin es la técnica, y el problema con usted señorita y con otros foreros que piensan como usted es que miran en menos a la técnica.

    Eso es un perjuicio ya que asimilan técnica con trabajos manuales y ausencia de razonamiento, quieren loar a stalin y no saben como, y ello porque lo medular de lo hecho por Stalin y su gobierno lo desconocen del todo.

    Dentro de un plan quinquenal fue preciso hacer todo un mecanismo técnico-científico, algo totalmente nuevo y que el ridículo secretismo y no alabar las creaciones propias, hizo que cayera en el olvido la mayor grandeza de Stalin y su periodo.

    Hay foreros que destacan que en 20 años se pasó del arado medieval, a la energía nuclear y los cohetes al espacio pero no saben que hay trás ese singular esfuerzo técnico-científico.

    Por eso señalo la fortaleza de Stalin está en la técnica, y como era un humano no pudo lograr el equilibrio con otras disciplinas del saber humano, como la psicología de masas y el psocianálisis de las personas; por eso Stalin y su gobierno eran rígidos en lo político e ideológico porque como técnicos entendían la ecuación más no podían explicar las ecuaciones internalizadas en un medio social.

    Porque una cosa es el calculista que diseña el barco y lo somete en el laboratorio a las solicitaciones hidraulicas más extremas y otra cosa es el cientista social que explicará si construir ese barco es realmente importante, en esa diferencia Stalin falló, lo que no es un demérito porque era un humano.

    Pero haber logrado loas proezas técnicas y administrativas que consiguió, de eso no hay parangón en ninguna parte ni época alguna.



    Saludos Revolucionarios

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Ereshkigal el Mar Abr 05, 2011 7:34 am

    No puedo negar que el señorito Erazmo posee un verdadero tesón en su cruzada anti-Stalin como todos los troskistas ( perdón, "socialista científico", es que me traiciona el subconsciente)

    ¿Será que pasar de una sociedad feudal a una industrial no es un logro titánico? Si no se hubiera conseguido en la URSS a día de hoy pensaríamos que se trata de una utopía, de un sueño imposible. ¿ Será que no es un logro garantizar los derechos de los ciudadanos soviéticos? ¿Será que no es un logro casi impensable haber derrotado al nazismo cuando nadie daba nada por la victoria de la URSS? Porque en Occidente nadie apostaba que la URSS liderada por Stalin pudiera resistir a las fuerzas fascistas. Para mí hablar mal de Stalin equivale a hacer lo mismo de los millones de ciudadanos soviéticos que perecieron para que al final su recuerdo sea olvidado porque como ha dicho usted, Erazmo "A 58 años de su muerte es justo dejarlo en paz y recordarlo con respeto ni ángel ni demonio, solo un ser humano con virtudes y defectos." No, Erazmo, por encima de la autocomplacencia burguesa existe la Verdad.

    Hay foreros que destacan que en 20 años se pasó del arado medieval, a la energía nuclear y los cohetes al espacio pero no saben que hay trás ese singular esfuerzo técnico-científico.

    Ilumínenos con sus conocimientos y su sabiduría, Erazmo, ¿qué es lo que se esconde detrás de ese esfuerzo técnico-científico?

    ¿Conoce usted otra gesta semejante en la historia? Personalmente diría que la invención de la escritura en las antiguas ciudades sumerias pero ni eso porque la escritura sólo se hallaba al alcance de unos pocos privilegiados. ¿La invención de la imprenta? ¿La conquista musulmana de Persia, el último vestigio del Mundo Antiguo y de Bizancio?

    Nada se puede comparar a la industrialización de la URSS y si las comparaciones son siempre odiosas, en la Historia lo son más porque los hechos históricos se deben juzgar en su contexto.

    Usted destaca la técnica en Stalin, yo destaco su capacidad sibilina para llevar a la gente a su terreno y que los camaradas tengan que discutir con usted siempre los mismos puntos. ¿Dónde están sus pruebas? Porque aquí hablamos de Historia, no de Metafísica.

    La mejor dimensión del camarada Stalin es la técnica, y el problema con usted señorita y con otros foreros que piensan como usted es que miran en menos a la técnica.

    Eso es un perjuicio ya que asimilan técnica con trabajos manuales y ausencia de razonamiento, quieren loar a stalin y no saben como, y ello porque lo medular de lo hecho por Stalin y su gobierno lo desconocen del todo.

    Le aseguro que yo no tengo ningún problema en la manera en que miro a Stalin. ¿No será que su visión de Stalin está teñida de la visión distorsionada producida por la propaganda capitalista?

    Algunos troskistas son la carcoma del comunismo, un mueble o una casa pueden estar infectados varios años con esas minúsculas larvas, antes de ser detectados pero la mayoría se delata mucho antes. ¿ Y qué los delata? Su odio a Stalin.

    En fin, como lo que yo pienso en realidad carece de importancia y le he cogido gusto a eso del copiar/ pegar os dejo un texto.
    EL TROSTKISMO ES ANTICOMUNISMO
    Por: José Sotomayor Pérez 

    La debacle de la Unión Soviética y la desaparición del campo socialista han servido  a los trotskistas para proclamar el triunfo de  sus teorías sobre la revolución socialista y la construcción del socialismo. Lo extraño  es que hayan convertido a Cuba en  su base de apoyo para  lanzar  su más furiosa campaña anticomunista con ataques demenciales contra  Stalin y su  obra. En su fobia antistalinista  dicen  que hoy debe ponerse a Trostky junto a Lenin, pero a su izquierda, porque representa una posición más avanzada  más “revolucionaria”. Estos delirios  trotskistas  exigen una merecida respuesta.


    I
    Comencemos por exponer brevemente las relaciones de Lenin con Trotsky, a quienes los trotskistas presentan como camaradas con iguales  puntos de vista  y fraternas relaciones de camaradas. Esta es una grosera mentira muy fácil de desbaratar, como lo demuestran los siguientes pasajes textuales de Lenin sobre Trotsky:

    En su artículo titulado “El Sentido Histórico de la Lucha Interna en el Partido en Rusia” Lenin dice: “Martov expone los puntos de vista del menchevismo. Trotsky marcha a la zaga de los mencheviques encubriéndose con  frases singularmente sonoras”.

    “Martov y Trotsky ofrecen a los camaradas alemanes opiniones liberales teñidas de marxismo”.  “Nos encontramos frente a un ejemplo de frases sonoras, pero hueras, en las que es maestro Trotsky”.  “Esta verborrea verdaderamente incontenible  no es mas que  la “sombra ideológica”  del liberalismo. Tanto Martov como Trotsky meten en el mismo saco períodos históricos de naturaleza diferente, comparando a  Rusia, que está realizando su revolución burguesa, con Europa que la ha terminado hace mucho”.

    “Los razonamientos de Martov acerca de la revolución rusa y los de Trotsky sobre la situación actual de la socialdemocracia rusa ofrecen confirmaciones concretas de la inexactitud de sus opiniones fundamentales”.
    “…si Trotsky dice a los camaradas alemanes que él representa la tendencia general del partido, yo debo declarar  que Trotsky solo representa a su fracción y goza de cierta confianza  exclusivamente entre los otzovistas y los liquidadores”.
    En diciembre de 1910, Lenin  dirigió su conocida Carta al Colegio del CC. del PSDR en Rusia, en la que  hace referencias  a Trotsky:

    “En nuestros tiempos de confusión, disgregación y vacilaciones, Trotsky puede convertirse fácilmente en el “héroe del día” que agrupe a su alrededor todo lo trivial. Pero cuanto más descarada sea esta tentativa, tanto más grandioso será su fracaso.”

    “Está claro que Potrésov ( y los de Golos) y los de Vperiod no han abjurado ni de lo uno ni de lo otro. Trotsky los agrupa y, por medio de fullerías, se engaña a sí mismo, engaña al partido y engaña al proletariado. Lo único que conseguirá en la práctica, es fortalecer los grupos antipartido de Potrésov y Maxímov. El fracaso de esta aventura es inevitable.”
    “Trotsky  intenta una y otra vez salir del paso recurriendo al silencio o a frases hueras, pues necesita ocultar a los lectores y al partido la verdad, a saber: que los grupos del señor Potresov, de los 16, etc.… se han constituido en fracciones completamente separadas…”

    “El bloque de Trotsky con Potresov y los de Vperiod es una aventura precisamente desde el punto de vista de “las bases de principios”. Esto no es menos cierto desde el punto de vista de las tareas políticas del partido”.
    En enero de 1911 Lenin escribió  un artículo lapidario contra Trotsky. Los siguientes son algunos pasajes:
    ”El Judas Trotski arremetió en el Pleno contra el liquidacionismo y el atzovismo. Tomó a Dios por testigo y juró que era un defensor del partido. Recibió un subsidio.

    “Después del Pleno, se debilitó el C.C. y aumentaron su fuerza los de Vperiod: consiguieron dinero. Se fortalecieron los liquidadores…escupieron a la cara del partido ilegal… El Judas echó de Pravda al representante del C.C. y empezó a publicar artículos liquidacionistas.. Y este Judas se da golpes de pecho y grita que es fiel a los principios del partido, asegurando que no se ha arrastrado, ni mucho menos, ante los de Vperiod y los liquidadores… Tal es el rubor de la vergüenza del Judas Trotsky.”

    “De aquí se desprende claramente  que Trotsky y sus semejantes ”trotskistas conciliadores” son más nocivos que cualquier liquidador…Trotski engaña a los obreros, encubre el mal y hace imposible desenmascararlo y curarse de él”..
    En diciembre de 1911, en su artículo titulado  “Acerca de la diplomacia de Trotski y de una Plataforma de los defensores del Partido”, Lenin  se refiere a Trotski en los siguientes  términos:

    “La tarea de Trotski, consiste en encubrir el liqudacionismo, arrojando arena a los ojos de los obreros.”.
    “Con Trotski no se puede discutir a fondo, pues carece de toda opinión. Se puede y se debe discutir con los liquidadores y los otzovistas convencidos; pero con un hombre que juega a ocultar los errores de unos y otros no se discute: se le desenmascara como… diplomático de la más baja calidad.”.

    En  marzo de 1914 en su artículo“Desmoronamiento del Bloque de Agosto”,  Lenin dice:

    “Es algo increíble lector. Trotski figura desde agosto de  1912 entre los cabecillas del unificador Bloque de Agosto, pero todo el año de 1913 muestra ya separación de Luch y de los “luchitas”.

    “Trotski jamás ha tenido ni tiene “fisonomía alguna, no tiene más que migraciones, defecciones del campo liberal al campo marxista y viceversa, fragmentos de sonoras frases y palabrejas arrancadas de acá y de allá”.
    “De hecho, tras el biombo de frases singularmente sonoras, vacuas y vagas, Trotski, embrollando a los obreros inconscientes, defiende a los liquidadores al silenciar la cuestión de la clandestinidad, al asegurar que no tenemos una política obrera liberal, etc.”.

    En su obra  “Sobre el Derecho de las Naciones a la Autodeterminación”, Lenin, apabulla a Trotski:
    “¡El servicial Trotski es más peligroso que un enemigo¡ En ninguna parte, si no es en conversaciones en “conversaciones particulares” (es decir, sencillamente en chismes, de los que siempre vive Trotski), ha podido encontrar pruebas para incluir a los marxistas polacos en general  entre los partidarios de cada artículo de Rosa Luxemburgo. Trotski ha presentado a los “marxistas polacos” como gentes sin honor y sin conciencia, que no saben siquiera respetar sus convicciones y el programa de su partido! El servicial Trotski!”.

    “Jamás, ni en un problema serio del marxismo, ha tenido, Trotski opinión firme, siempre se ha metido por la rendija de una u otras divergencias, pasándose de un campo a otro. En el momento presente se halla en  la compañía de bundistas y liquidadores. Estos señores no tienen muchos miramientos con el partido”.

    “Cualquiera  que sean los “buenos propósitos” subjetivos de Trotski y Martov, objetivamente apoyan con sus evasivas al socialimperialismo ruso”.

    En una carta  del 17 de febrero de 1917 a Alejandra Kolontai, Lenin  le dice a su amiga y camarada:

    “!Que cerdo es este Trotski!: frases izquierdistas y bloque con los derechistas contra los zinmerwaldianos de izquierda! Habría que desenmascararlo (usted) por lo menos, con una breve carta a Social Demócrata”.

    El 19 de febrero de 1917, en una carta a Inés Armad, Lenin  califica a Trotski de miserable:

    “…!ha llegado Trotski y este miserable se ha confabulado en el acto con el ala derecha de Novi Mir contra  los zimmerwaldianos de izquierda!. ¡!Así siempre!!.!!Bravo Trotski!!. Siempre fiel a si mismo: raposea, adopta poses de izquierda y ayuda a los derechistas mientras puede…”.

    Este es el Trotski que conoció Lenin, el Trotski verdadero y no el que pintan sus admiradores y seguidores,  muy bien financiados por el imperialismo.  Por eso, resulta realmente extraño que desde Cuba, un grupo de trotskistas  agrupados en torno a la familia Hart, vengan  haciendo propaganda trotskista  furibunda, tomando como pretexto la defensa nada menos que  del “auténtico” leninismo. Estos trotskistas, como todos los trotskistas, vomitan  bilis contra el constructor del socialismo en la URSS y el que dirigió la derrota  del nazi fascismo en la Segunda Guerra Mundial: Stalin. Dicen los trotskistas cubanos que ha llegado la hora de escribir la historia poniendo  a Trotski “al lado izquierdo de Lenin”

    II
    Trotski pidió su ingreso al Partido Bolchevique un mes antes de la Revolución de Octubre junto con su  pequeño grupo centrista (oportunista),  “Mezhraionstsi”, y fue aceptado por Lenin  “reservada y exceptamente”, como el mismo Trotski lo reconoce en su obra autobiográfica, “Mi vida”. No pasó mucho tiempo y  este “Judas”, volvió a sus andanzas  escisionistas creando una corriente de oposición en el seno del Partido de los bolcheviques. Es necesario exponer, por lo menos en forma resumida,  las divergencias principales  que surgieron  en el  Partido de Lenin a causa de la presencia  de Trotski  en su seno:.

    1.-La cuestión de la posibilidad de la construcción del socialismo en un solo país.-  Según Trotski y la oposición  por él encabezada, “si la revolución  proletaria triunfante en Occidente no llegaba a tiempo  en ayuda  nuestra, en un futuro  más o menos próximo, sería necio pensar que la Rusia revolucionaria podría sostenerse  contra la Europa conservadora“.  En su folleto titulado “1917”, Trotski  repite esta misma tesis: ”Considerar las perspectivas de la revolución social en el marco nacional equivaldría a padecer la misma limitación nacional que constituye la esencia del socialpatriotismo”.

    La posición de Lenin y los bolcheviques, expuesta en “El Programa militar de la revolución proletaria” , es totalmente  distinta. He aquí lo que dice Lenin:

    “El socialismo triunfante en un país no excluye en modo alguno de golpe, todas las guerras en general. Por el contrario, las presupone. El desarrollo del capitalismo sigue un curso extraordinariamente desigual en los diversos países. De otro modo no puede ser  bajo el régimen de producción de mercancías. DE AQUÍ LA CONCLUSION INDISCUTIBLE DE QUE EL SOCIALISMO NO PUEDE TRIUNFAR SIMULTANEAMENTE EN TODOS LOS PAISES. EMPEZARÁ TRIUNFANDO EN UNO O EN VARIOS PAISES, Y LOS DEMAS SEGUIRAN SIENDO, DURANTE ALGUN TIEMPO, PAÍSES BURGUESES O PREBURGUESES”.

    2.-La cuestión de la dictadura del proletariado.- La oposición trotskista  negaba la existencia de la dictadura  del proletariado después de la Revolución de Octubre, afirmando que era una “degeneración termidoriana” la que   gobernaba, y que empujaba al país a la restauración del capitalismo.

    3.-La cuestión del bloque de la clase obrera con el campesinado medio. La oposición trotskista negaba  la posibilidad y necesidad de este  bloque, hasta el extremo de afirmar que tal bloque llevaría  la revolución a la catástrofe, repitiendo una vieja tesis menchevique.

    4.-La cuestión referida  al carácter de Revolución de Octubre.- El grupo fraccional de Trotski, consecuente con sus tesis sobre la imposibilidad de la construcción del socialismo, la degeneración termidoriana y el rechazo a la formación de un bloque obrero campesino, negaba el carácter ininterrumpido  de la  Revolución de Octubre, que  llevó hasta el fin la revolución democrático burguesa y dio comienzo a la revolución socialista.

    5.-La cuestión de la dirección de las revoluciones  en los países  oprimidos por el imperialismo.- Partiendo de la diferencia que existe entre el imperialismo y los países que este domina  y oprime, Lenin admitía  la posibilidad de la formación de un bloque antiimperialista  de las fuerzas populares con la burguesía nacional si esta no se opone  a la participación de los  comunistas  en ese  bloque.

    6.-La cuestión del frente único en el movimiento obrero internacional.- Hay que recordar que fue Lenin  quien propuso la táctica del frente único con el fin de que millones de obreros de los países capitalistas, influenciados por la socialdemocracia, pudieran convencerse por experiencia propia de la política justa y acertada de los comunistas. La oposición trotskista  negaba rotundamente esta táctica.

    7.-El problema de  la unidad orgánica del Partido y de su espíritu leninista.- En este problema  la oposición trotskista rompió totalmente con los principios leninistas de edificación  partidaria, llegando al extremo de formar  su propio partido dentro del partido y una nueva internacional comunista.

    Estas son las cuestiones  principales que pusieron frente a  frente al Partido de Lenin y los  bolcheviques contra la oposición trotskista. No es difícil constatar la  incompatibilidad de ambas posiciones. Haciendo un análisis claro y objetivo de estas divergencias, Stalin, en  su Informe ante el XV Congreso  del P.C.(b) de la URSS  señaló:
    “He dicho ya más arriba que, como resultado de nuestro avance, como resultado del desarrollo de nuestra industria, como resultado del incremento del peso específico de las formas socialistas de economía, una parte de la pequeña burguesía urbana, se arruina y se hunde. La oposición refleja las protestas y el descontento de esas capas contra el régimen de la Revolución proletaria”.

    Como  dijo  Stalin en el histórico XV Congreso del PC(b) de la URSS, las raíces sociales de la oposición se encontraban  en  la pequeña burguesía descontenta por el avance  de la revolución socialista,  y Trotski era su líder. Un líder que no aceptaba los acuerdos del Partido ni se sometía a sus normas; un  verdadero “aristócrata” dentro del Partido, como denunció  Stalin. En tal situación se hizo inevitable la expulsión  de este engreído “aristócrata”, defensor rabioso de tesis  radicalmente opuestas al programa y la  línea general del Partido de Lenin

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Ereshkigal el Mar Abr 05, 2011 7:37 am



    III

    El trotskismo actual viene pregonando a los cuatro vientos la validez de la tesis de la “revolución permanente”, e insisten tercamente en la imposibilidad de ”la construcción del socialismo en un solo país”. Esta prédica rabiosa y sectaria le ha valido el apoyo incondicional del imperialismo y de todos los reaccionarios.

    La teoría de la revolución permanente de Trotski es totalmente ajena a la doctrina leninista de la revolución ininterrumpida, que tiene como antecedente inmediato la conocida tesis de Marx y Engels expuesta en marzo de 1850 en su Mensaje del Comité Central a la Liga de los Comunistas:

    “Mientras que los pequeños burgueses democráticos quieren poner fin a la revolución lo más rápidamente que se pueda…nuestros intereses y nuestras tareas consisten en hacer la revolución permanente hasta que sea descartada la dominación de las clases más o menos poseedoras, hasta que el proletariado conquiste el poder del Estado”.

    Esta tesis es absolutamente ajena a la teoría de Trotski sobre la revolución permanente formulada, por propia declaración, de acuerdo a las enseñanzas de Parvus. En efecto, en su libro “Mi vida”, Trotski dice: que su teoría no se basaba en Marx, sino en el socialdemócrata alemán Parvus, cuyas ideas desarrolló. Hay que recordar que este Parvus se convirtió en un calumniador de la Unión Soviética y en un admirador del imperialismo germano. Es oportuno recordar que ya en la primera revolución rusa (1905) Trotski opuso sus tesis parvusianas a la doctrina de Lenin sobre el desarrollo ininterrumpido de la revolución democrático burguesa hasta su culminación y transformación en revolución socialista. Y es que Lenin descubrió las diferencias que existen entre las revoluciones democrático burguesas de la época del imperialismo y las revoluciones burguesas de la época del capitalismo premonopolista. Es de esta diferencia objetiva, producto de la historia, que Lenin llega a la conclusión de que el proletariado estaba llamado a ejercer la dirección y hegemonía en la revolución democrático burguesa en los países coloniales, semicoloniales y dependientes.

    Son conocidas las palabras de Lenin: “No podemos saltar del marco democrático burgués de la revolución rusa, pero podemos ensanchar en proporciones colosales dicho marco, podemos y debemos, en los límites del mismo, luchar por los intereses del proletariado, por la satisfacción de sus necesidades inmediatas y por las condiciones de preparación de sus fuerzas para la victoria completa futura”. Lenin vio con suma claridad que siendo democrática y no socialista la revolución rusa, tendría que cumplir, por su propia naturaleza, las necesidades y demandas más urgentes de los trabajadores sin destruir aun el capitalismo.

    La posición de Trotski era opuesta a la de Lenin. El “Judas”, negaba la necesidad de la revolución democrático burguesa, y defendía su teoría aventurera de que en Rusia, que no había realizado su evolución burguesa, debía realizarse la revolución socialista inmediata. Resumiendo esta “tesis” lanzó la consigna “sin zar pero con gobierno obrero”. Para Trotski nunca fue necesario hacer un análisis de la distribución de clases, ni tuvo importancia el problema de las fuerzas motrices de la revolución y el rol hegemónico del proletariado en el movimiento revolucionario. En su folleto “Nuestra Revolución” publicado en 1907 plantea la tesis “izquierdista” de que la revolución debe asegurar el paso inmediato del poder al proletariado para aplicar en el acto medidas socialistas, propias de un “gobierno obrero”.

    En su libro “La revolución permanente”, Trotski reconoce que sus planteamientos son diferentes de los de Lenin porque dejan de lado las tesis de Marx y Engels, formuladas en forma general sobre el desarrollo de la revolución por etapas, de acuerdo al contenido y carácter cada vez más definidamente proletario. Lenin, en su artículo “El sentido histórico de la lucha interna del Partido en Rusia”, dice:

    “Trotski… nunca fue capaz de asimilar un criterio más o menos definido sobre el papel del proletariado en la revolución burguesa rusa”. Esta incapacidad la atribuía al “error fundamental de Trotski que consiste en que deja a un lado el carácter burgués de la revolución y no concibe de manera clara el paso de esta revolución a la revolución socialista”. Confundiendo los saltos dialécticos, como consecuencia del desarrollo de los cambios cuantitativos, Trotski dice: “El que no se puede en general saltar los peldaños es un absurdo. El vivo proceso histórico siempre da saltos”. Pero para el leninismo las revoluciones no se hacen dando saltos; “ellas surgen de las crisis y los virajes históricos que han madurado en virtud de las leyes objetivas (independientemente de la voluntad de los partidos y de las clases)”.

    Para el trotskismo, la doctrina científica de Lenin sobre el desarrollo ininterrumpido de la revolución democrático burguesa, que pasa a la etapa socialista, es “etapismo”, y le oponen la teoría trotskista aventurera de los saltos de “peldaños”. En la Rusia zarista debía saltarse el peldaño de la revolución burguesa para pasar directamente al peldaño socialista. Las revoluciones de Febrero y Octubre desmintieron categóricamente tan descabellada teoría. Resumiendo en pocas palabras el proceso seguido por la revolución de 1917, Lenin dijo: Las cosas han ocurrido tal como habíamos previsto: al principio con todos los campesinos, y entonces la revolución fue democrático burguesa, y después solo con los campesinos pobres, y la revolución se convirtió en socialista. La práctica hizo añicos la teoría trotskista de la “revolución permanente”, sin etapas y de un solo salto.

    IV
    Otro problema que es necesario enfocar desde posiciones marxistas leninistas es el que se refiere a la posibilidad de la revolución socialista y la construcción del socialismo en un solo país. Desde 1905, Lenin planteó y defendió la tesis de la posibilidad del triunfo del socialismo en un solo país, partiendo del hecho inobjetable del desarrollo desigual de los países capitalistas, en parte de los cuales se produce un rápido avance mientras otros se retrasan. De otro lado, en el sistema imperialista surgen inevitablemente eslabones débiles, que no siempre corresponden a los países más desarrollados económicamente; se encuentran allí donde las contradicciones político económicas se han agudizado al máximo y han creado las premisas, tanto objetivas como subjetivas, de una situación revolucionarias, haciendo posible la toma del poder por el partido de la clase obrera.

    La teoría trotskista de la imposibilidad del triunfo del socialismo en un solo país, es radicalmente opuesta a la siguiente formulación teórica de Lenin:

    “La desigualdad del desarrollo económico y político es una ley absoluta del capitalismo. De aquí se deduce que es posible que el socialismo triunfe primeramente en unos cuantos países capitalistas, o un incluso en un solo país capitalista”.

    El trotskismo negó y se opuso a esta tesis científica de Lenin, afirmando que lo determinante para el imperialismo era la tendencia niveladora que se manifestaba con más fuerza en el siglo XX que durante la época ascendente del capitalismo premonopolista. Trotski afirmaba que en el siglo XIX la desigualdad del desarrollo del capitalismo era “más considerable que en el siglo XX”. Otra particularidad de los razonamientos de Trotski era su teoría sobre la posible atenuación y la fusión de las economías y de los Estados capitalistas en una sola economía mundial unificada, olvidando las inevitables contradicciones interimperialistas y las mismas competencias entre los monopolios. De aquí desprendía su conocida advertencia: “Es desesperado pensar que la Rusia revolucionaria podría mantenerse frente a la Europa conservadora”. Consecuente con este planteamiento, Trotski propuso, en vísperas de la Revolución de Octubre, la consigna de la creación de los Estados Unidos de Europa, pasando por alto la cuestión de la revolución proletaria. Lenin salió al frente de esta consigna liberal burguesa, desenmascarando su carácter cosmopolita y capitulador, propio de la teoría de la “Revolución permanente” de Trotski.

    En su teoría sobre la imposibilidad del triunfo del socialismo en un solo país, Trotski especulaba con posibles acciones “revolucionarias” a escala universal, poniendo en primer plano esquemas “revolucionarios” en un plano internacional y global.

    La mejor respuesta, respuesta contundente a la capituladora teoría trotskista de la imposibilidad de la construcción del socialismo en un solo país, fue dada por la misma historia. Después del triunfo de la Revolución de Octubre y los difíciles años de la guerra civil y de la NEP, el socialismo fue construido sólidamente durante los planes quinquenales estalinianos, pese a la oposición y conspiración permanentes del trotskismo y el imperialismo internacional. La Unión Soviética salió triunfante en la Segunda Guerra Mundial, derrotando a todo el continente europeo, controlado por Adolfo Hitler y el nazifascismo, porque era un país socialista construido sobre firmes bases, haciendo añicos la teoría burguesa capituladora de Trotski sobre la imposibiidad del triunfo del socialismo en un solo país.

    V

    El trotskismo es utilizado por el imperialismo y la reacción en su lucha contra el comunismo. La destrucción de la Unión Soviética socialista comenzó en el tristemente célebre XX Congreso del PCUS, un evento partidario que constituyó un viraje a la derecha, levantando la bandera del antistalinismo típicamente trotskista. Fue en ese Congreso, que el felón Nikita Jruschov leyó su “Discurso Secreto”, un sucio libelo saturado de mentiras y furiosos ataques a Stalin, el gran sucesor de Lenin, el constructor del socialismo y artífice de la derrota del nazifacismo en la Segunda Guerra Mundial.

    El “Discurso Secreto” de Jruschov es un documento político típicamente trotskistas. Recoge todas las infamias propaladas por Trotski y los trotskistas contra Stalin y la edificación del socialismo en la Unión Soviética. Y so pretexto de que en la construcción del socialismo se habían cometido graves errores, comenzó el desmontaje del socialismo construído bajo la dirección de Stalin. Los contrarrevolucionarios infiltrados en el PCUS utilizaron el antiestalinismo para justificar y fundamentar sus reformas traidoras que culminaron en la restauración del capitalismo en la URSS. En la etapa final de esta criminal restauración, Gorvachov con su Perestroika rehabilitaron públicamente a Trotski, al mismo tiempo que estimulaban una campaña demencial contra Stalin, aplaudida por el imperialismo y todos los reaccionarios y revisionistas del mundo.
    Con el nombre de “Nuevo Pensamiento”, la camarilla de Gorvachov se convirtió en abanderada del “humanismo social mundial” y defensora de los “valores universales”, divulgando profusamente las teorías de Trotski y Bujarin, Bernstein y Kautsy. Esa camarilla contrarrevolucionaria, rabiosamente antiestalinista, no pudo ocultar su anticomunismo y antisovietismo y procedió a la restauración del capitalismo y a la liquidación de la Unión Soviética.

    Resulta a todas luces claro que el antiestalinismo es anticomunismo y que el trotskismo es la vanguardia del antiestalinismo. Por eso, decir trotskismo es decir anticomunismo. Esta es una verdad comprobada por la historia y quienes, militando en las filas revolucionarias de la clase obrera, lo olviden, se exponen a graves conflictos internos si el trotskismo ha penetrado en su filas, y a derrotas inevitables en la lucha por la construcción del socialismo, si ya están en el poder. En este caso el trotskismo defenderá su podrida teoría sobre la imposibilidad de la construcción del socialismo en un solo país y se pondrán al servicio del enemigo de clase, para justificar su “teoría”.

    Hoy en día los trotskistas cubanos y su entorno de “perestroikos”, tienen tribuna libre para despotricar contra Stalin. Estamos esperando que los marxistas leninistas de la Isla de Martí y Fidel, les den una respuesta merecida. En una verdadera “batalla de ideas” no se puede permitir que el antiestalinismo militante quede sin respuesta. ¡¿Que hay de las tesis del Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba?¡ .Cobra excepcional actualidad el siguiente párrafo:

    «El contenido fundamental del anticomunismo es la falsificación de la ideología marxista-leninista, la calumnia contra la teoría y la práctica de la construcción del socialismo y el comunismo, la tergiversación de la política de los partidos comunistas». Pues bien, el trotskismo es anticomunismo. Ya en 1937, Stalin dijo:

    «El trotskismo actual no es una tendencia política en la clase obrera, sino una banda, sin ideas ni principios, de saboteadores, agentes de diversión y de información, espías y asesinos, banda de enemigos jurados de la clase obrera, a sueldo de los órganos de espionaje de Estados extranjeros.

    «Tal es el resultado indiscutible de la evolución que ha sufrido el trotskismo durante los siete u ocho años últimos».
    Hoy en día el trotskismo está formado por multitud de bandas que han contribuido a la restauración del capitalismo en el campo socialista y a la desaparición de la Unión Soviética. Son grupos de anticomunistas que se disfrazan de revolucionarios para cumplir su labor nefasta en el seno del movimiento obrero y antiimperialista en general.

    http://pcp-rc.galeon.com/index37.htm

    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1026
    Reputación : 1261
    Fecha de inscripción : 26/12/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 11:14 am

    Mijail Kilev escribió:LOS FACTORES QUE HAN ASEGURADO EL TRIUNFO

    DE LA LÍNEA REVISIONISTA


    MIJAIL KILEV

    Jruschov consiguió imponer la línea revisionista en el PCUS
    en el XX Congreso, la estabilizó y la puso en práctica después de dicho
    Congreso.

    Según nosotros, los factores, acontecimientos y circunstancias
    que aseguraron el triunfo de Jruschov son los siguientes:

    3.1. Utilizando intrigas, y con un golpe de Estado hábilmente
    preparado, Jruschov logró detener a Beria, en una reunión del
    Presidium del Comité Central del PCUS en el Kremlin, al mismo
    tiempo que a sus colaboradores y sustitutos en la KGB y en el NKVD,
    situando en su lugar a personas que le eran fieles. A esta detención le
    siguió la destrucción de los archivos en Moscú y en Ucrania,
    concernientes a la actividad de Jruschov.

    Beneditkov escribe: “He sabido por fuentes seguras, que
    Jruschov había dado la orden de destruir los archivos concernientes a
    las represiones de los años 30 y 40. Al principio, había intentado
    borrar su participación, pero después, también suprimió las pruebas que
    atestiguaban la culpabilidad de los condenados”.

    3.2. Con un guión muy arriesgado pero que consiguió poner en
    práctica en el XX Congreso del PCUS en 1956, Jruschov evitó la
    resistencia de los veteranos del PCUS: Molotov, Vorochilov,
    Kaganovich y otros, y un año más tarde, en junio de 1957, consiguió
    apartarlos del Comité Central. Logró excluirlos del Partido, así como a
    muchos otros miembros del PCUS, fieles al marxismo-leninismo.

    Poco antes del Pleno de junio de 1997, el Presidium del
    Comité Central había tomado la decisión de apartar a Jruschov del
    Comité Central y del puesto de Primer Secretario, pero como
    consecuencia del aviso de Zhukov de que el ejército no admitiría tal
    decisión, Jruschov conservó su puesto. Esta intervención de Zhukov fue decisiva.
    Algunos meses más tarde, éste fue expulsado del puesto de
    Ministro de Defensa.

    3.3. Liberado de la resistencia de los veteranos y de la fuerte
    personalidad de Zhukov, Jruschov concentró todo el poder en sus
    manos, lo utilizó al máximo como Primer Secretario del Comité
    Central del PCUS y Presidente del Consejo de Ministros, y aplicó su
    línea revisionista sin trabas. Nombró en el aparato del Estado y del
    Partido a personas que le eran fieles, les dio privilegios, instaurando así
    una nomenclatura burocrática siguiendo el modelo burgués.

    El hijo de Jruschov, Serguei, escribió que en los años 30,
    Jruschov y Mikoyan tenían una estrecha relación con un tal Sgenov,
    que había sido juzgado en 1938 y condenado, como enemigo del
    pueblo, a 25 años de cárcel. En 1956, Jruschov lo indultó y lo presentó
    como testigo del “terror” bajo Stalin. Este Sgenov emprendió
    “demostrar” que no se trataba de errores de Stalin, pero que su política
    era viciosa y criminal, y que esta política había sido instaurada en 1917.

    ¡Un enemigo tal de la Revolución de Octubre había sido
    nombrado por Jruschov Comisario en el Ministerio de Interior, donde
    dirigía, entre otras cosas, la rehabilitación de las “víctimas del
    estalinismo”!

    El yerno de Jruschov, Azhubey, fue nombrado redactor en jefe
    de “Izvestia”, y tenía una gran influencia sobre todos los medios de
    comunicación.

    Así, el Partido, el Ejército, la KGB, el NKVD y los medios de
    comunicación, se convirtieron en los pilares de la línea revisionista de
    Jruschov.

    3.4. La consolidación de la línea de Jruschov se realizó a través
    de una gran campaña de masas para la explicación de las decisiones
    del XX Congreso y de los Plenos que le siguieron.

    Una campaña calumniadora fue llevada durante años, sin
    descanso, por todos los medios: radio, televisión, prensa, reuniones, etc.
    La “intelligentsia” mostró mucho celo en esta campaña, cuyo objetivo
    era presentar a Stalin como un tirano y un dictador, y convertir esta
    calumnia en axioma.

    Esta campaña fue conducida en nombre del Partido, en
    nombre de la rehabilitación de los principios y normas leninistas de
    vida del Partido, como un desarrollo creador del marxismo-leninismo.
    Lo que significaba para los miembros del Partido, era que el Partido
    decía la verdad en lo concerniente a la obra de Stalin y a los
    acontecimientos ligados a su nombre. Más aún, cuando el informe
    expuesto en la “sesión secreta” del XX Congreso no había sido
    publicado, y ninguna discusión o defensa de la obra y del nombre de
    Stalin fueron admitidas. Al contrario, cada tentativa en este sentido era
    perseguida y castigada.

    Así, tras la primera sorpresa, después del XX Congreso se
    instaló un proceso lento y penoso de embrollamiento de la conciencia
    de los ciudadanos de la URSS y de los miembros del PCUS, que
    contribuyó a la puesta en práctica de la línea revisionista.

    3.5. El revisionismo anunciado como desarrollo creador
    después del XX Congreso, se comprobó un factor serio en el logro de la
    aplicación de la línea revisionista, la situación particular creada en el
    Partido, que se caracterizó por los hechos siguientes:

    -la línea oficial ideológica del PCUS seguía siendo el marxismoleninismo,
    proclamando incluso su nuevo desarrollo “creador”;

    -el sistema social seguía siendo el socialismo, con la promesa oficial de
    Jruschov en el XXII Congreso del Partido de que la generación
    siguiente viviría en el sistema comunista;

    -la propiedad de los medios de producción seguía siendo socialista en
    las fábricas, los koljoses y los sovjoses; el comercio conservaba su
    carácter socialista;

    -fueron conservadas las ventajas y los logros sociales de los
    trabajadores;

    -las fiestas socialistas -el lº de mayo, el 7 de noviembre, el día del
    Ejército Soviético- fueron mantenidas, y siguiendo la misma tendencia,
    el entusiasmo de los trabajadores, de los campesinos y de los
    intelectuales en el trabajo se conservó cierto tiempo;

    -también fue mantenido el carácter antiimperialista de la política
    exterior de la URSS.

    Toda esta situación particular en la URSS, creaba la ilusión de
    que la supresión del “culto” a la personalidad de Stalin era llevada
    a cabo para restaurar los principios leninistas de vida del Partido y
    del Estado, y que este «culto» había sido un gran obstáculo en la
    edificación del socialismo.

    Todo esto convergía para embrollar la conciencia de los
    trabajadores de la URSS, contribuyendo así a la instauración de la línea
    revisionista.

    Pero bajo la cara de esta situación particular, inevitablemente
    se desarrollaba el proceso de degradación en el funcionamiento del
    socialismo.

    Esta situación contradictoria engañó y embrolló no sólo a los comunistas
    en la URSS y en otros países socialistas, sino también a
    muchos partidos comunistas en el mundo. El Partido Comunista Chino
    vislumbró este cambio desde los primeros meses después del XX
    Congreso del PCUS, e intentó persuadir de manera amistosa, tolerante
    y paciente a la dirección del PCUS para que detuviera la aplicación de
    la línea revisionista, y para que la abandonara. Pero, en vez de expresar
    su gratitud por su inquietud y la ayuda ofrecida, la dirección del PCUS,
    con Jruschov a la cabeza, emprendió una campaña calumniadora contra
    el Partido Comunista Chino. Es en 1963 cuando el PCC se decidió a
    publicar su histórica carta abierta del 14 de junio de 1963, por una
    nueva linea general del Movimiento Comunista Internacional.

    Fundada sobre un análisis marxista- leninista de la situación mundial y
    del PCUS, esta carta clarificaba la posición de principio del PCC hacia
    el revisionismo de Jruschov y proponía una salida para sacar a los
    partidos comunistas de lodazal del revisionismo. Pero esta propuesta
    fue rechazada de nuevo, reactivando más masivamente todavía la
    campaña contra el PCC.

    Sólo un año después de la publicación de la carta del PCC,
    Jruschov fue destituido del puesto de Secretario General del PCUS.
    Pero bajo la dirección de su sucesor en el puesto, Leónidas Brezhnev,
    la línea revisionista prosiguió, porque los enemigos a la carta del
    partido habían penetrado en el aparato del Estado y del Partido.

    En Bulgaria, en el Pleno de abril de 1956, inmediatamente
    después del XX Congreso, ninguno de los participantes comprendió,
    para avisar al Partido del peligro de la línea revisionista de Jruschov. Al
    contrario, bajo la influencia del XX Congreso, el C.C. del PCB admitió,
    sin criticar, sus decisiones y estableció la misma línea revisionista en el
    seno del PCB, bajo la dirección de Todor Jivkov.

    Hay gente que razona así: Jruschov no pensó, ni quiso destruir
    el socialismo en la URSS, y aún menos quería la destrucción de la
    URSS.

    A lo mejor no lo quiso. Pero revisó conscientemente las
    posiciones fundamentales del marxismo-leninismo, y así, creó las
    condiciones objetivas para la aparición de los procesos de degradación
    en la URSS, que se desarrollaron bajo Brezhnev y lógicamente se
    transformaron en procesos de disgregación de la URSS bajo Gorbachov
    y Yeltsin. Los deseos e intenciones subjetivos de Jruschov no tienen
    valor histórico. Lo que cuenta, son los resultados objetivos históricos
    de su acción.

    3.6. El hecho de que durante la Gran Guerra Patria murieran más de 3 millones
    de los mejores comunistas, cuadros bien formados, fieles al marxismo-leninismo
    y a la dirección leninista-estalinista, gente cualificada que había ocupado puestos
    importantes en el Partido y en los órganos del Estado, ha jugado un papel no
    despreciable para el establecimiento de la línea revisionista.

    3.7. El hecho de que los cuadros dirigentes de los partidos
    comunistas de los países socialistas fueran reemplazados, bajo la
    influencia y con la ayuda de Jruschov, por gente solidaria con su línea
    revisionista, fue un factor de salida hacia delante.

    3.8. En la campaña calumniadora contra Stalin, Jruschov fue
    activamente apoyado por el imperialismo mundial, que era
    consciente de que denigrar a Stalin se transformaría inevitablemente en
    infamar a Lenin, al marxismo-leninismo y al socialismo, porque el
    nombre de Stalin les era inseparable.

    3.9. El hecho de que después de la muerte de Stalin, no había
    ninguna personalidad fuerte en el Comité Central del PCUS, bien
    preparada política e ideológicamente, cuya autoridad hubiera podido
    imponerse para reemplazar a Stalin, jugó de un gran papel para el
    triunfo de Jruschov. Éste utilizó hábilmente el hecho de que en G.
    Malenkov no se reveló una personalidad así.

    3.10. Los métodos que utilizaba Jruschov le servían bien;
    métodos contrarios a los principios del Partido: hipocresía, violencia,
    amenaza y ultimátum, mentiras y castigos, el golpe de estado y los
    carros blindados. Sirviéndose del arribismo de la gente y utilizando
    intrigas, lograba sus fines.

    I. 4. LAS CONSECUENCIAS DE LA APLICACIÓN DE LA
    LÍNEA REVISIONISTA

    Las consecuencias de la línea revisionista son, como poco,
    tristes. Han provocado los procesos de descomposición en la URSS,
    que han llevado a su destrucción.

    4.1. Hemos indicado que antes del XX Congreso, Jruschov
    había conducido ya una rehabilitación de masas y había liberado a un
    buen número de condenados. Hay que subrayar también que esto se
    realizó “in situ”, mediante listas, después de una breve discusión con el
    interesado, sin tener en cuenta la gravedad de los hechos de la inculpación.
    Por esta razón, fueron liberadas personas juzgadas por
    actividad antisoviética, y criminales. Esta gente creó una fuerza social
    particular en la URSS, que tenía influencia sobre la sociedad y sobre
    Jruschov. Una gran parte de esta gente, particularmente algunos
    cuadros que habían trabajado en el Partido anteriormente, entraron en el
    aparato del Estado y del Partido. Otros se introdujeron en los medios de
    comunicación-periodistas, publicistas en las redacciones de los
    periódicos, revistas, radios, televisión. Han jugado un gran papel en el
    proceso de descomposición de la URSS. En resumidas cuentas, gracias
    a ellos, Gorbachov y Yeltsin han podido llegar a la cima del poder.

    Así, Jruschov, que había anunciado el debilitamiento de la lucha de
    clases, en la práctica aseguró personalmente las condiciones de su
    agudización.

    4.2. Después del XX Congreso del PCUS, apareció el supuesto
    “deshielo” jruschoviano, que se benefició de una larga propaganda en
    la URSS, vanagloriado como algo progresista e incluso revolucionario,
    resultado del “desarrollo creador de la democracia”. Paralelamente a
    la campaña contra Stalin, esta propaganda insinuaba que bajo Stalin no
    hubo tal libertad de palabra, de pensamiento, de crítica y de autocrítica
    como bajo el “deshielo”.

    ¿Que ama de casa dejaría en libertad a las polillas que roen sus
    ropas?

    ¿Qué jardinero dejaría a las malas hierbas asfixiar a las flores,
    en nombre de su coexistencia pacifica?

    El gran escritor ruso Máximo Gorki decía: “el enemigo que no
    se rinde, es abatido”.

    Claro está, hay que saber de qué libertad se trata: de la libertad
    de la minoría para actuar contra los intereses de los trabajadores, o de la
    libertad de los trabajadores para defender sus derechos.
    Evidentemente, bajo Jruschov, no se trataba de la libertad de
    crítica de los inevitables errores y de las insuficiencias en la edificación
    socialista, que el poder soviético tenia interés en apartar. Una libertad
    así existió en la época de la edificación socialista y, más aún, fue
    estimulada. Stalin dijo a este propósito:

    “La autocrítica nos es indispensable como el aire, como el agua.
    Pienso que nuestro país no podría avanzar sin autocrítica,
    permitiéndonos el descubrir nuestras llagas, eliminar nuestros defectos.
    Y tenemos defectos, hay que reconocerlo abierta y honestamente. (...) Debemos descubrir y
    enderezar solos nuestros errores, si queremos andar hacia delante. ¿No
    está claro que no hay nadie para corregirnos?”.

    El 28 de enero de 1929, en su discusión con Campbell sobre el
    socialismo, Stalin dijo: “Sabemos que no estamos a salvo de errores.
    Pero no tenemos miedo a la crítica, no tememos mirar a las dificultades
    de frente y reconocer nuestros errores. Aceptamos y felicitamos la
    critica justa y constructiva”.

    En cuanto a si mismo, Stalin dijo: “No me considero
    irreprochable. Pienso que el Partido sólo puede ganar si el error de un
    camarada es reconocido por él mismo y corregido después”.

    Las cartas, intensamente críticas, del escritor Mijail Sholokov
    en la primavera de 1935, son un ejemplo de crítica concerniente a la
    trasgresión de la legalidad socialista en la región de Vechenski, del cual
    hemos hablado anteriormente.

    Un ejemplo más: “En 1936, el escritor inglés H. G. Wells,
    estando de visita en la Unión Soviética y siendo recibido por Stalin, le
    dijo: Como representante de la organización de escritores, Pen-Club,
    quiero subrayar que esta organización insiste en el derecho de
    expresar libremente opiniones, incluso de oposición. Pero no se si esta
    libertad puede estar asegurada aquí. Stalin le contestó: Aquí llamamos
    a esto autocrítica. Se aplica ampliamente en la URSS))”.

    En la época del “deshielo” jruschoviano, la libertad de
    expresión era la del liberalismo burgués, es decir, la libertad de una
    crítica tendenciosa. Practicado en los países capitalistas occidentales
    para obtener objetivos políticos de circunstancias, este liberalismo
    burgués nunca permite en los países capitalistas la supresión de la
    explotación, del paro, de la pobreza, de la criminalidad y de la pobreza
    cultural de las masas populares trabajadoras. El “deshielo”
    jruschoviano era este “clima caliente”, esta coyuntura favorable a las
    fuerzas imperialistas, permitiéndoles reforzar y actualizar su
    propaganda calumniadora antisocialista. Y, como se podía esperar, esta
    campaña calumniadora se volvió también contra Lenin, contra el
    marxismo y contra el socialismo, a lo largo de un proceso de
    degradación que duró decenios, y persiste todavía hoy. Utilizando los
    modernos medios de comunicación -la radio, la prensa, la televisión-,
    estas calumnias son meticulosamente puestas en escena, trabajadas
    emocionalmente, para transformarlas en axiomas: el socialismo, el
    PCUS, la Unión Soviética, Lenin, Stalin han sido equiparados a la
    violencia y a la dictadura.

    En 1913, Lenin, soñando con elevar la conciencia del
    trabajador común, lo que la revolución proletaria necesitaba, escribió:
    “Las personas han sido y serán siempre, atontadas víctimas del engaño
    y del autoengaño en política, mientras no aprendan a distinguir detrás
    de las frases, detrás de las promesas y de las declaraciones sociales,
    religiosas o políticas, los intereses de clase de los que las divulgan”.273
    Lo que quiere decir que la gente debe acceder a la madurezrevolucionaria de clase,
    para no encontrarse en la situación de víctimas atontadas.

    En octubre de 1917, el proletariado ruso mostró su madurez
    revolucionaria. Lo demostró en el transcurso de los años de la guerra
    civil, los años de la edificación del socialismo y especialmente durante
    la Gran Guerra Patria.

    Y en 1990, es decir, después de la propaganda calumniadora de
    Jruschov, que duró cerca de 35 años, el disidente ruso Alexander
    Zinoviev, escribió: “Me parece que ahora ha caído en Rusia la tapa de
    la interferencia de los espíritus de masa. Los iniciadores y los actores
    de esta interferencia la presentan como un despertar y una perspectiva
    después del periodo oscuro del estalinismo. Pero yo no encuentro en
    ello ningún progreso intelectual o moral. Veo una degradación
    intelectual y moral de la sociedad soviética”.

    Este es el resultado del “deshielo” jruschoviano. Desde 1956,
    era un proceso indomable de degradación ideológica, que duró
    decenios. Todas las tentativas de los comunistas honestos de oponerse
    al revisionismo de Jruschov, de defender el marxismo-leninismo se
    topaban con las persecuciones, con los castigos.

    Pese a todo, más de 2.000 comunistas honestos y valientes la
    han combatido en Bulgaria, viendo el peligro para el Partido y para el
    país de la línea revisionista adoptada sin crítica y aplicada por el PCB
    (Partido Comunista Búlgaro), con Todor Jivkov a su cabeza.
    Desgraciadamente, la dirección del PCB, que sustituyó a Todor
    Jivkov el 10 de noviembre de 1989, emprendió el reemplazo del
    sistema socialista en nuestro país, y no el del revisionismo, las
    deformaciones y los defectos que emanaban de ello. Cambiaron el
    nombre del partido por el de Partido Socialista, después rápidamente
    han desterrado la teoría marxista del programa del Partido y han
    adoptado una concepción socialdemócrata, antimarxista de un
    “socialismo democrático”. Así, este Partido se transformó en simple
    Partido socialdemócrata, satélite fiel y servidor del capitalismo.
    4.3. La nueva fuerza social constituida por los condenados
    rehabilitados, así como el “deshielo” jruschoviano, se han comprobado
    como las dos circunstancias favorables a la ofensiva
    contrarrevolucionaria de las fuerzas imperialistas. Éstas han encontrado
    en los “represaliados” la base social de la quinta columna. La
    campaña calumniadora de Jruschov contra Stalin fue de gran provecho
    para la ofensiva ideológica imperialista, para extenderla a la ola de
    propaganda contra Lenin, contra el marxismo y el socialismo.

    La más terrorífica de las consecuencias del revisionismojruschoviano ha sido el debilitamiento de la vigilancia y de la
    desconfianza en las filas del Partido y del pueblo, facilitando la acción
    de la quinta columna.

    La subida de personas como Gorbachov y Yeltsin a los pisos
    más elevados de la arena política ha sido posible gracias a esta falta de
    desconfianza.

    4.4. Una vez se estableció en el poder del Estado y del Partido,
    Jruschov se ocupó de su propia situación constituyendo en el aparato
    del Estado y del Partido una nomenclatura burocrática de personas
    privilegiadas, siguiendo el modelo burgués, compuesto de sus fieles y
    de sus familiares. Era una capa insignificante de la sociedad, situándose
    por encima de ésta, detentando el poder, que se alejó de los intereses de
    las masas, distinguiéndose de ellas por su modo de vida, su moral y su
    forma de pensar, Al nivel más elevado del Estado y del Partido, la
    nomenclatura del aparato apoyaba sin reserva la línea revisionista de
    Jruschov.

    A nivel medio e inferior, se notaban las deformaciones y los
    defectos, pero se acomodaban para guardar su posición. El tercer tipo
    de gente, que criticaba abiertamente y se declaraba en contra de la línea
    revisionista, era perseguida y apartada.
    En Bulgaria, se creó la misma situación después del Pleno de
    abril de 1956.

    Esta nomenclatura burocrática estaba principalmente
    preocupada por sus propios intereses. Se reforzó particularmente en la
    época de Breznev, y aún más bajo la “Perestroika” de Gorbachov, y
    una parte de ella exhibió abiertamente su traición a los intereses del
    país bajo Yeltsin.

    En su obra “El Estado y la revolución”, Lenin escribe que la
    burocracia es el principal peligro para la dictadura del proletariado, que
    su expresión son “personas privilegiadas, situándose por encima de las
    masas, y alejándose de éstas”. Y también: “A través del ejemplo de la
    Comuna de París, Marx demostró que bajo el socialismo los
    responsables no son ya burócratas o funcionarios, porque paralelamente
    al hecho de que son elegibles, pueden ser reemplazados en cada
    momento: se puede también bajar su sueldo al salario-medio general; y,
    por fin, sustituir las instituciones parlamentarias por organismos
    “trabajantes”, es decir que formulando leyes, deben ponerlas en
    práctica en la vida”.

    Lenin considera particularmente el principio del salario medio
    de los responsables, era no sólo una tesis, sino también una llamada yuna advertencia,
    en vísperas de la Revolución de Octubre en 1917.
    Se sabe que Lenin y Stalin prestaban un interés particular a
    este principio y daban ejemplo de ello.

    Pero Jruschov y Breznev ignoraron esta advertencia de Lenin.
    La experiencia histórica muestra que la “nomenclatura” es
    indispensable a los dirigentes sin autoridad tales como Jruschov y
    Brenev.

    Poco a poco, a través de la nomenclatura burocrática, Jruschov
    estableció un estilo de gobierno de dirigismo administrativo, que
    reforzó la descomposición de la sociedad y el proceso de degradación,
    un proceso profundo, serio y a gran escala.

    4.5. El proceso de descomposición destruía los fundamentos y
    la unidad de la URSS, donde se formaron dos componentes de la
    sociedad soviética. Por un lado, la nomenclatura burocrática y su
    entorno, que poseían el poder y dirigían el Partido y el Estado,
    alejándose de las masas populares a nivel ideológico, político y moral,
    que el pueblo llamó “la burguesía roja”. Por otro lado se encontraban
    los millones de trabajadores de la Unión Soviética, que eran objeto de
    una manipulación incesante después del XX Congreso del PCUS,
    empujados por la propaganda calumniadora de Jruschov. En su espíritu
    se instaló un largo y penoso proceso de degradación ideológica,
    llegando hasta la ignorancia ideológica. El antiguo jefe del servicio de
    información soviético, el general Leónidas Shebarshin, escribió: “En
    1956, se nos obligaba a pensar que Stalin era un criminal (no sólo a
    saberlo, sino a creerlo), que todo lo que se admitía hacía tan poco
    tiempo, era un engaño”.

    El XX Congreso sorprendió y disgustó a los soviéticos.
    Desde entonces, han sido manipulados durante años, y para una gran
    parte, embrollados. El embrollamiento se transformó con el paso de los
    años en incredulidad, y la incredulidad en desesperación. A lo mejor,
    éste es el resultado más triste de la línea de Jruschov: reside en el hecho
    de que dos o tres generaciones después del XX Congreso, la gente
    había perdido la esperanza. La adquisición más grande de la edificación
    del socialismo se ha roto: el romanticismo de las realizaciones de los
    planes quinquenales de Stalin, el colectivismo socialista y el
    patriotismo, que habían entusiasmado a las masas. Es por eso que, no
    ha habido una verdadera resistencia a la traición de Gorbachov y
    de Yeltsin.

    Antes de la Revolución de Octubre, Lenin ya había escrito:
    “No se puede hacer absolutamente nada sin el interés, la conciencia, el
    despertar, el activismo, la voluntad y la autonomía de las masas”.

    Las masas trabajadoras ya mostraron esa conciencia, este
    activismo y esta voluntad durante el primer plan quinquenal. Stalin
    escribió a este propósito:

    “¿Qué es lo que puede jugar y jugó, efectivamente, un gran
    papel para que el Partido obtuviese resultados significativos en la
    realización del plan quinquenal en cuatro años, a pesar de algunos
    errores e insuficiencias?

    ¿Cuáles son las fuerzas fundamentales que han asegurado esta
    victoria histórica, pese a todas las dificultades?

    -Ante todo son: el activismo, el entusiasmo y la iniciativa de
    millones de personas, obreros y koljosianos, quienes al lado de
    las fuerzas técnicas y científicas han desarrollado una energía
    colosal en la competición socialista y en el trabajo

    superproductivo, sobrepasando las normas. No se puede dudar
    que sin esta voluntad no podríamos haber alcanzado el objetivo
    marcado, no podríamos haber avanzado ni un solo paso.

    -En segundo lugar, es la dirección decisiva del Partido y del
    Gobierno, que llamaban a las masas a ir hacia delante, y a
    superar los obstáculos en el camino de los objetivos marcados.

    -Y, por fin, son las ventajas y las prioridades particulares del
    sistema económico soviético que posee posibilidades
    colosales, indispensables para superar las dificultades.
    Son estas tres fuerzas fundamentales las que han definido la
    victoria histórica de la URSS”.

    Pero después del XX Congreso del PCUS, la conciencia, el
    activismo y el entusiasmo de las masas populares en la URSS se
    esfumaron, y éstas se han alejado del poder y del trabajo. No se puede
    esperar y exigir la creación revolucionaria de los trabajadores, como en
    la época de los planes quinquenales de Stalin, cuando la clase obrera,
    los campesinos y la “intelligentsia” se encuentran alejados del poder.
    Era el origen del estancamiento en la época de Brenev y Yeltsin.

    4.6. Utilizando todo su poder en el Partido y en el Estado,
    Jruschov dio rienda suelta a su subjetividad, fuente de toda una serie de
    errores y meteduras de pata, tanto en su política interior como en la
    política exterior de la URSS, de lo cual era personalmente responsable.
    Fueron tomadas una serie de medidas por Jruschov, a saber: la
    fusión de los koljoses, la supresión de las Estaciones de Máquinas y
    Tractores (las SMT), que proveían a las cooperativas de maquinarias
    agrícolas, cuando después de su supresión, las cooperativas se vieron
    obligadas a comprarlas (lo que provocó la desaparición de las pequeñas
    cooperativas -nota del traductor), la producción de maíz, la privación
    de los koljosianos de pequeñas parcelas de producción personal, el
    llamamiento injustificado para sobrepasar a los Estados Unidos en la
    producción de leche, de mantequilla y de carne por habitante en los
    plazos más breves, etc.

    ¡Y su famosa promesa de que la generación siguiente viviría en
    el comunismo! En la política exterior de la URSS, Jruschov mostró
    también su aventurerismo en sus discursos oficiales y en sus acciones.
    La descomposición del movimiento comunista internacional,
    también ha sido el resultado de su línea revisionista. Después del XX
    Congreso, las relaciones entre el PCUS y un número importante de
    partidos comunistas se fueron ensombreciendo, como con el Partido
    Comunista Chino.

    Esta actitud de Jruschov no podía dejar de traer el
    debilitamiento: de la economía por una parte, y de la autoridad del
    PCUS y de la URSS por otra.

    Esta situación provocó el descontento de los trabajadores, lo
    que obligó a la dirección del PCUS a destituirlo del puesto de
    Secretario General del Comité Central del PCUS: era pernicioso hasta
    para la línea revisionista. Los que lo reemplazaron siguieron con la
    línea revisionista y contribuyeron al estancamiento y a la disminución
    de la velocidad en el desarrollo de la URSS.

    Estas consecuencias de la línea revisionista de Jruschov,
    fueron las condiciones objetivas de la traición de Gorbachov, del cual
    el político italiano, Giulio Andreotti, escribió en 1988:”Sin el XX
    Congreso del PCUS, la estrella de Gorbachov no hubiera podido
    elevarse al horizonte”.

    Erazmo escribió:Vos pegasteís esto, "En la preparacion de ese informe "secreto" Kruschev propuso introducir un capitulo sobre el culto a la personalidad, pero esta propuesta fue rechazada por Molotov, Malenkov, Vorochilov y Kaganovich entre otros", voroschilov era presidente de la URSS en 1956 y lo siguió siendo hasta 1960, por tanto fue aliado de kruschev en el XX Congreso y mal pudo oponerse a los designios de su secuaz.

    Me parece que tu tampoco sabes leer o no te has dao cuenta de que todo tu sensacionalismo ya ha sido contestado en el post que he dedicado a tus criticas revisionistas. Y por mucho que patalees Voroschilov fue uno de los que se negaron a incluir el capitulo del famoso culto a la personalidad. Si mas tarde algunos de ellos se echaron para atras, es tambien comprensible aunque sea solo por el instinto de conservacion.

    Ademas, como tu has dicho, el nuevo presindente de la Union Sovietica fue electo en extrañas condiciones, despues de la extraña muerte de Stalin, incluyendo la encerrona que le prepararon a Beria. El resto de camaradas se limitaron a morderse los labios dejando a su nuevo presidente removerlo todo entre bastidores.

    En relacion a tu machacante tema sobre el porque nadie hizo nada para impedir la desestalinizacion, ya te he dicho que Kruschov salpico de promesas a todo el pais, habilito a criminales y antiguos reaccionarios que luego le darian apoyo a el y servirian para formar filas movilizandose para la mediatizacion del golpe de estado dado por Yeltsin. Pero hay muchos motivos por los cuales el pueblo no se entero de la fiesta.

    Mijail Kilev escribió:Una segunda pregunta muy importante se pone de manifiesto: ¿por qué
    los veteranos Molotov, Vorochilov, Kaganovich y otros, que tenían una
    influencia muy grande en el Partido, cedieron a la presión de Jruschov?
    ¿Por qué aceptaron discutir la cuestión del “culto a la personalidad” de
    Stalin en una “sesión secreta”, después de la elección del nuevo Comité
    Central del PCUS? Hoy, más de cuarenta años después de este
    acontecimiento, esta concesión de los veteranos puede ser calificada
    objetivamente como un error histórico grave.

    ¿Por qué los veteranos han cometido este grave error histórico?
    Se puede responder a esta pregunta así:

    1. En primer lugar, los veteranos han sido sorprendidos por Jruschov, al
    plantear la inesperada cuestión del “culto a la personalidad” de Stalin
    en la víspera del Congreso. No habían sospechado que Jruschov sería
    capaz de semejante hipocresía y de semejante deshonestidad. Atónitos,
    no tuvieron el tiempo necesario para juzgar todas las consecuencias del
    informe sobre el “culto a la personalidad” de Stalin, presentado en el
    XX Congreso.

    La prudencia y el temor a lo peor los disuadio de no dar un espectaculo enfrentandose al nuevo lider de la Union Sovietica, simplemente por que en una situacion asi, hay que plantearse cuales son las consecuencias a las que uno podria llegar, por el temor a un bochorno y a una degradacion o linchamiento publico, despues de todo si Kruschev tenia el valor de linchar a Stalin no le costaria nada hacer lo propio con el que se metiera en medio, aun asi la mayor parte de ellos terminaron sustituidos del cargo y se fueron como tu has dicho para sus casas con el rabo entre las piernas tal y como habrias hecho tu tambien señorito Erazmo. En la mesa y en el juego, te dire quien eres luego.

    Mijail Kilev escribió:2. Después, los veteranos no habían observado ni habían evaluado el
    hecho de que durante tres años, desde la muerte de Stalin, Jruschov,
    como Primer Secretario del Comité Central del PCUS se había
    preparado para este acontecimiento. Se había rodeado, dentro del
    aparato del Estado y del Partido y, sobre todo, en los medios de
    comunicación, de cuadros seleccionados entre los antiguos condenados
    y sus allegados. Así, para la preparación y el desarrollo de la “sesión
    secreta” del XX Congreso, no estaba solo. Precisamente por esto,
    planteó su ultimátum con tal “valor” ante el Presidium del C.C. del
    PCUS y en la “sesión secreta” del XX Congreso.

    3. Ahora está claro que los veteranos han contribuido a la gran ilusión
    creada por Jruschov, la de señalar la cuestión del ((culto a la
    personalidad de Stalin en una sesión secreta del XX Congreso, y que se
    quedaría entre los muros del Congreso. Como si los veteranos hubiesen
    olvidado el postulado de Stalin “que el secreto del Partido únicamente
    puede ser guardado por el Buró Político, y que la comunicación de
    cualquier problema, incluso en un Plenario del Comité Central, quiere
    decir que está expuesto en la calle”.

    4. En cuarto lugar, y esto es probablemente lo más decisivo: la
    apreciación de que la correlación de fuerzas en el Congreso no estaba a
    su favor. Y en su deseo de no atacar abiertamente a Jruschov por temor
    al riesgo de escisión en el Congreso y en el Partido, aceptaron dejar la
    tesis del “culto a la personalidad” de Stalin en el XX Congreso, con la
    esperanza de dar una réplica decisiva a Jruschov más tarde.

    Siguiendo con el tema de la paralisis del pueblo y los dirigentes sovieticos ante el XX congreso, hay que decir que fue un golpe de estado en dos fases llamadas degradacion y disgregacion. Estas dos fases comprenden 3 etapas que fueron vitales para la restauracion del capitalismo.

    El periodo de 1956-1964 es la toma de poder y organizacion del revisionismo

    El periodo de 1968-1985 finalizacion de la estructura revisionista y de la burocracia consolidanda como nueva clase burguesa

    El periodo de 1985-1990 restauracion del capitalismo

    Sin estas dos fases, el golpe de estado no habria tenido exito y el pueblo no lo habria permitido. Ademas hay que tener en cuenta que durante la primera etapa o fase de este timido y decisivo golpe de estado, Kruschev no elimino el actual sistema (salvo alguna cuestion teorica y de principios), todo quedo mas o menos igual a como estaba en tiempos de Stalin, los derechos del trabajador, de la mujer... la actividad del PCUS y de todos los organismos del estado, siguieron en la aparente linea marxista-leninista de siempre. Sin recortes sociales y con la falsas promesas de que la lucha de clases ya habia terminado. Prometiendo tambien que las condiciones para la inminente fase al comunismo ya estaban dadas y que en 1980 ya se habrian cumplido con los objetivos. Todo esto fueron promesas que el pueblo, como no podia ser de otro modo, las acepto. Esta era la etapa de degradacion en la que mientras se hacian este tipo de promesas, se iba filtrando poco a poco y por partes, el contenido del informe "secreto" que no se hizo publico oficialmente hasta la segunda fase, o fase de disgregacion de la Union Sovietica. Lo que esta claro son los hechos, y las causas causadas de esta disgregacion son visibles y palpables para cualquiera. El golpe de estado que dio Kruschov habria supuesto su suicidio si lo acompañara de privatizaciones y de recortes sociales y para llegar a eso era indispensable seguir fiel y pacientemente estas dos fases. En la fase de disgregacion ya estaba todo bien atado y los revisionistas ya habian ocupado todos los cargos para que la fase final se produjera sin importar mucho, lo que dijera o hiciera el pueblo sovietico. Hay mucho que contar sobre este asunto, son cientos de indicadores y pruebas que muestran las irregularidades encontradas en estas dos fases del golpe de estado reaccionario.



    Gracias a ti camarada Ereshkigal. La informacion que nos has traido yo tampoco la habia leido antes.






    Última edición por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 2:44 pm, editado 3 veces

    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1026
    Reputación : 1261
    Fecha de inscripción : 26/12/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 12:19 pm

    Lenin escribió:




    I
    Comencemos por exponer brevemente las relaciones de Lenin con Trotsky, a quienes los trotskistas presentan como camaradas con iguales  puntos de vista  y fraternas relaciones de camaradas. Esta es una grosera mentira muy fácil de desbaratar, como lo demuestran los siguientes pasajes textuales de Lenin sobre Trotsky:

    En su artículo titulado “El Sentido Histórico de la Lucha Interna en el Partido en Rusia” Lenin dice: “Martov expone los puntos de vista del menchevismo. Trotsky marcha a la zaga de los mencheviques encubriéndose con frases singularmente sonoras”.

    “Martov y Trotsky ofrecen a los camaradas alemanes opiniones liberales teñidas de marxismo”. “Nos encontramos frente a un ejemplo de frases sonoras, pero hueras, en las que es maestro Trotsky”. “Esta verborrea verdaderamente incontenible no es mas que la “sombra ideológica” del liberalismo. Tanto Martov como Trotsky meten en el mismo saco períodos históricos de naturaleza diferente, comparando a Rusia, que está realizando su revolución burguesa, con Europa que la ha terminado hace mucho”.

    “Los razonamientos de Martov acerca de la revolución rusa y los de Trotsky sobre la situación actual de la socialdemocracia rusa ofrecen confirmaciones concretas de la inexactitud de sus opiniones fundamentales”.

    “…si Trotsky dice a los camaradas alemanes que él representa la tendencia general del partido, yo debo declarar que Trotsky solo representa a su fracción y goza de cierta confianza exclusivamente entre los otzovistas y los liquidadores”.
    En diciembre de 1910, Lenin dirigió su conocida Carta al Colegio del CC. del PSDR en Rusia, en la que hace referencias a Trotsky:

    “En nuestros tiempos de confusión, disgregación y vacilaciones, Trotsky puede convertirse fácilmente en el “héroe del día” que agrupe a su alrededor todo lo trivial. Pero cuanto más descarada sea esta tentativa, tanto más grandioso será su fracaso.”

    “Está claro que Potrésov ( y los de Golos) y los de Vperiod no han abjurado ni de lo uno ni de lo otro. Trotsky los agrupa y, por medio de fullerías, se engaña a sí mismo, engaña al partido y engaña al proletariado. Lo único que conseguirá en la práctica, es fortalecer los grupos antipartido de Potrésov y Maxímov. El fracaso de esta aventura es inevitable.”

    “Trotsky intenta una y otra vez salir del paso recurriendo al silencio o a frases hueras, pues necesita ocultar a los lectores y al partido la verdad, a saber: que los grupos del señor Potresov, de los 16, etc.… se han constituido en fracciones completamente separadas…”

    “El bloque de Trotsky con Potresov y los de Vperiod es una aventura precisamente desde el punto de vista de “las bases de principios”. Esto no es menos cierto desde el punto de vista de las tareas políticas del partido”.

    En enero de 1911 Lenin escribió un artículo lapidario contra Trotsky. Los siguientes son algunos pasajes:

    ”El Judas Trotski arremetió en el Pleno contra el liquidacionismo y el atzovismo. Tomó a Dios por testigo y juró que era un defensor del partido. Recibió un subsidio.

    “Después del Pleno, se debilitó el C.C. y aumentaron su fuerza los de Vperiod: consiguieron dinero. Se fortalecieron los liquidadores…escupieron a la cara del partido ilegal… El Judas echó de Pravda al representante del C.C. y empezó a publicar artículos liquidacionistas.. Y este Judas se da golpes de pecho y grita que es fiel a los principios del partido, asegurando que no se ha arrastrado, ni mucho menos, ante los de Vperiod y los liquidadores… Tal es el rubor de la vergüenza del Judas Trotsky.”

    “De aquí se desprende claramente que Trotsky y sus semejantes ”trotskistas conciliadores” son más nocivos que cualquier liquidador…Trotski engaña a los obreros, encubre el mal y hace imposible desenmascararlo y curarse de él”..

    En diciembre de 1911, en su artículo titulado “Acerca de la diplomacia de Trotski y de una Plataforma de los defensores del Partido”, Lenin se refiere a Trotski en los siguientes términos:

    “La tarea de Trotski, consiste en encubrir el liqudacionismo, arrojando arena a los ojos de los obreros.”.

    “Con Trotski no se puede discutir a fondo, pues carece de toda opinión. Se puede y se debe discutir con los liquidadores y los otzovistas convencidos; pero con un hombre que juega a ocultar los errores de unos y otros no se discute: se le desenmascara como… diplomático de la más baja calidad.”.

    En marzo de 1914 en su artículo“Desmoronamiento del Bloque de Agosto”, Lenin dice:

    “Es algo increíble lector. Trotski figura desde agosto de 1912 entre los cabecillas del unificador Bloque de Agosto, pero todo el año de 1913 muestra ya separación de Luch y de los “luchitas”.

    “Trotski jamás ha tenido ni tiene “fisonomía alguna, no tiene más que migraciones, defecciones del campo liberal al campo marxista y viceversa, fragmentos de sonoras frases y palabrejas arrancadas de acá y de allá”.

    “De hecho, tras el biombo de frases singularmente sonoras, vacuas y vagas, Trotski, embrollando a los obreros inconscientes, defiende a los liquidadores al silenciar la cuestión de la clandestinidad, al asegurar que no tenemos una política obrera liberal, etc.”.

    En su obra “Sobre el Derecho de las Naciones a la Autodeterminación”, Lenin, apabulla a Trotski:

    “¡El servicial Trotski es más peligroso que un enemigo¡ En ninguna parte, si no es en conversaciones en “conversaciones particulares” (es decir, sencillamente en chismes, de los que siempre vive Trotski), ha podido encontrar pruebas para incluir a los marxistas polacos en general entre los partidarios de cada artículo de Rosa Luxemburgo. Trotski ha presentado a los “marxistas polacos” como gentes sin honor y sin conciencia, que no saben siquiera respetar sus convicciones y el programa de su partido! El servicial Trotski!”.

    “Jamás, ni en un problema serio del marxismo, ha tenido, Trotski opinión firme, siempre se ha metido por la rendija de una u otras divergencias, pasándose de un campo a otro. En el momento presente se halla en la compañía de bundistas y liquidadores. Estos señores no tienen muchos miramientos con el partido”.

    “Cualquiera que sean los “buenos propósitos” subjetivos de Trotski y Martov, objetivamente apoyan con sus evasivas al socialimperialismo ruso”.

    En una carta del 17 de febrero de 1917 a Alejandra Kolontai, Lenin le dice a su amiga y camarada:

    “!Que cerdo es este Trotski!: frases izquierdistas y bloque con los derechistas contra los zinmerwaldianos de izquierda! Habría que desenmascararlo (usted) por lo menos, con una breve carta a Social Demócrata”.

    El 19 de febrero de 1917, en una carta a Inés Armad, Lenin califica a Trotski de miserable:

    “…!ha llegado Trotski y este miserable se ha confabulado en el acto con el ala derecha de Novi Mir contra los zimmerwaldianos de izquierda!. ¡!Así siempre!!.!!Bravo Trotski!!. Siempre fiel a si mismo: raposea, adopta poses de izquierda y ayuda a los derechistas mientras puede…”.

    Este es el Trotski que conoció Lenin, el Trotski verdadero y no el que pintan sus admiradores y seguidores, muy bien financiados por el imperialismo. Por eso, resulta realmente extraño que desde Cuba, un grupo de trotskistas agrupados en torno a la familia Hart, vengan haciendo propaganda trotskista furibunda, tomando como pretexto la defensa nada menos que del “auténtico” leninismo. Estos trotskistas, como todos los trotskistas, vomitan bilis contra el constructor del socialismo en la URSS y el que dirigió la derrota del nazi fascismo en la Segunda Guerra Mundial: Stalin. Dicen los trotskistas cubanos que ha llegado la hora de escribir la historia poniendo a Trotski “al lado izquierdo de Lenin”


    Cerdo, Judas, miserable. Estos son los calificativos que definen directamente a Trotski y esta es la sincera opinion que Lenin tenia de el.

    Quizas para los gusanos trotskistas todo esto sea parte de la estrecha relacion que ambos tenian ¿verdad?. Laughing

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Ereshkigal el Mar Abr 05, 2011 3:45 pm

    Erazmo escribió:

    Stalin es un ser trágico, un verdadero "hijo de saint just", murió solo y traicionado, quizá a sabiendas de lo que ocurriría, en el momento de escribir el texto los camaradas del MIM no saben sí murió asesinado, como desliza bland; por un ataque cardiáco o un aneurisma, sí muere en el pasillo, en su sofá o en su litera.

    A 58 años de su muerte es justo dejarlo en paz y recordarlo con respeto ni ángel ni demonio, solo un ser humano con virtudes y defectos.

    Al menos Erazmo siempre lo recuerda como el más genial administrador gubernativo de todos los tiempos, la genialidad técnica más clásica, algo no menor ¿quién en la historia puede compararse?, aún cuando alguno se enoje.


    Saludos Revolucionarios

    Erazmo, no es la primera vez que leo en un mensaje suyo que lo mejor sería dejar descansar a Stalin en paz, ¿tanto le preocupa el descanso eterno del alma de Iosif Vissariónovich Dzhugashvili? Pero no se trata de eso, ¿verdad? Claro que no. La cuestión es la siguiente, si después de cincuenta y ocho años transcurridos desde su fallecimiento y de toda la propaganda mediante vertida en su contra mediante manipulaciones, tergiversaciones, mentiras, etcétera que empezó incluso mucho antes de su muerte, todavía hay quien defiende a Stalin y a la URSS, lo único que queda a los anticomunistas es pedir "el descanso de Stalin" porque saben que eso conllevaría a su olvido.

    ¿Sabe usted cuánto puede durar la manipulación histórica? Eso es lo que se conseguiría dejando descansar a Stalin y permitiendo que fueran las fuentes historiográficas capitalistas las únicas que tuvieran algo que decir al respecto. La manipulación histórica dura siglos, por eso, la mayoría de nosotros estamos convencidos de que los " buenos" eran los griegos y no los persas, los romanos y no los cartagineses, Enrique II el de las Mercedes y no Pedro I el Cruel y así le podría seguir poniendo ejemplos.

    Usted sabe perfectamente que a Stalin no se lo mira de forma objetiva, es el artífice de lo que en Occidente, en esa Meca del Cine que tanto ha exportado el american way of life, se dio por llamar " Terror Rojo" o " Imperio del Mal"

    ¿Es esa la visión objetiva que quiere que permanezca del camarada Stalin?

    ¿Una visión basada en la mentira?

    Le aseguro que ni Stalin ni los comunistas necesitan su falsa compasión hacia el camarada Stalin, por lo menos sea consecuente y, si lo odia tanto como demuestra en sus mensajes (aunque luego lo intente ocultar con pequeñas concesiones), no sea hipócrita.

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15298
    Reputación : 19730
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por SS-18 el Mar Abr 05, 2011 4:25 pm

    Joer que pesadez. Por todos lados el tema.

    A VER SI OS ENTERAIS, quien debe de DEJAR DESCANSAR A STALIN es la propaganda anticomunista , que por si no se han dado cuenta algunos , SON LOS QUE NO PARAN de usarlo en sus ataques anticomunistas para desprestigiar nuestra historia socialista.

    Asi que para los enterados y los que no estan enterados. Aqui se defendera nuestra historia a capa y espada. Faltaria MAS que en un jodido foro, en el único sitio de internet donde se lucha por la verdad y nuestra historia, nos "aconsejen" dejar el tema. Faltaría más.

    El dia que nuestro amigo Erazmo nos haga documentales emitidos en massmedia y nos financie con cientos de miles de euros material audiovisual contratando a todo tipo de profesionales para producir tal material entonces ya hablamos de a quien y a que dejar descansar.


    Es que hay gente que se cree que esto va de charlotear. No se entera que es una lucha ideologica, contrapropagandistica, una lucha de información y desinformación, en la que NOSOTROS ESTAMOS EN CLARA DESVENTAJA.

    Y el consejo más maduro y responsable que leo es que ......" dejemos descanssar a Stalin ", si , seguro Twisted Evil . Un poco mas de cabeza, que parece que hacemos aguas a los intereses de la Burguesia, que tiene pelotas el asunto. COmo algo tan simple es tan DIFICIL DE ENTEDER, que es que yo , fuera de ser un intelectual o alguien inteligente, entiendo y comprendo las necesidades del movimiento.


    Erazmo, si no es capaz de colaborar con el movimiento en la red, como minimo, deje de dar consejos de este tipo, que lo siento y con todos los respetos, en nuestra condición, son mas que estupidos y totalmente desclasados. "Dejar descansar a Stalin", si , ya... Cuando ondee una bandera grande y roja en el mundo entero, igual nos lo pensamos.

    Justo en la propaganda y información es donde peor han trabajado y menos se han desarrollado y combatido los comunistas, asi que a quien menos hay que ir dado consejos de dejar descansar nuestra historia es a nosotros.


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1026
    Reputación : 1261
    Fecha de inscripción : 26/12/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 5:07 pm

    Ereshkigal escribió:
    Erazmo escribió:

    Stalin es un ser trágico, un verdadero "hijo de saint just", murió solo y traicionado, quizá a sabiendas de lo que ocurriría, en el momento de escribir el texto los camaradas del MIM no saben sí murió asesinado, como desliza bland; por un ataque cardiáco o un aneurisma, sí muere en el pasillo, en su sofá o en su litera.

    A 58 años de su muerte es justo dejarlo en paz y recordarlo con respeto ni ángel ni demonio, solo un ser humano con virtudes y defectos.

    Al menos Erazmo siempre lo recuerda como el más genial administrador gubernativo de todos los tiempos, la genialidad técnica más clásica, algo no menor ¿quién en la historia puede compararse?, aún cuando alguno se enoje.


    Saludos Revolucionarios

    Erazmo, no es la primera vez que leo en un mensaje suyo que lo mejor sería dejar descansar a Stalin en paz, ¿tanto le preocupa el descanso eterno del alma de Iosif Vissariónovich Dzhugashvili? Pero no se trata de eso, ¿verdad? Claro que no. La cuestión es la siguiente, si después de cincuenta y ocho años transcurridos desde su fallecimiento y de toda la propaganda mediante vertida en su contra mediante manipulaciones, tergiversaciones, mentiras, etcétera que empezó incluso mucho antes de su muerte, todavía hay quien defiende a Stalin y a la URSS, lo único que queda a los anticomunistas es pedir "el descanso de Stalin" porque saben que eso conllevaría a su olvido.

    ¿Sabe usted cuánto puede durar la manipulación histórica? Eso es lo que se conseguiría dejando descansar a Stalin y permitiendo que fueran las fuentes historiográficas capitalistas las únicas que tuvieran algo que decir al respecto. La manipulación histórica dura siglos, por eso, la mayoría de nosotros estamos convencidos de que los " buenos" eran los griegos y no los persas, los romanos y no los cartagineses, Enrique II el de las Mercedes y no Pedro I el Cruel y así le podría seguir poniendo ejemplos.

    Usted sabe perfectamente que a Stalin no se lo mira de forma objetiva, es el artífice de lo que en Occidente, en esa Meca del Cine que tanto ha exportado el american way of life, se dio por llamar " Terror Rojo" o " Imperio del Mal"

    ¿Es esa la visión objetiva que quiere que permanezca del camarada Stalin?

    ¿Una visión basada en la mentira?

    Le aseguro que ni Stalin ni los comunistas necesitan su falsa compasión hacia el camarada Stalin, por lo menos sea consecuente y, si lo odia tanto como demuestra en sus mensajes (aunque luego lo intente ocultar con pequeñas concesiones), no sea hipócrita.

    Muy de acuerdo contigo camarada Ereshkigal, eso es lo que pretende el capitalismo, que olvidemos nuestros principios, que olvidemos los logros del primer estado socialista del mundo y con el al lider que fue guia de todos esos grandes cambios, logros y victorias que representaron al mayor peligro para los intereses del capitalismo. Eso es lo que pretende Erazmo, que nos olvidemos y lo dejemos descansar en "paz" y como tu bien has dicho, esa frase del señorito ya la ha repetido muchas veces de distintos hilos.

    Que mas quisieras Erazmo, que lo dejemos en paz y nos olvidemos de que fue un heroe bolchevique desde el principio, un heroe que salvo millones de vidas de las garras del fascismo.

    Y señorito Erazmo, aqui todos sabemos que Stalin no es dios. El unico que parece extrañarse de eso eres tu. Todos sabemos que Stalin era de carne y hueso. Ni siquiera nos hemos planteado jamas una cosa asi. Ademas te reto a que nos traigas una frase en la que alguno de los camaradas haya dicho que Stalin era un dios.

    Parece que somos muchos los que coincidimos contigo camarada Ereshkigal. El señorito Erazmo no es mas que un buitre carroñero que se alimenta de la putrida propaganda burguesa. Es lo mismo que ya reseñaron distintos camaradas sobre este gusano que se hace pasar por Socialista-cientifico. Erazmo es un oportunista, un farsante, un cobarde sin principios.

    saludos.






    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1026
    Reputación : 1261
    Fecha de inscripción : 26/12/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 5:12 pm

    SS-18 escribió:Joer que pesadez. Por todos lados el tema.

    A VER SI OS ENTERAIS, quien debe de DEJAR DESCANSAR A STALIN es la propaganda anticomunista , que por si no se han dado cuenta algunos , SON LOS QUE NO PARAN de usarlo en sus ataques anticomunistas para desprestigiar nuestra historia socialista.

    Asi que para los enterados y los que no estan enterados. Aqui se defendera nuestra historia a capa y espada. Faltaria MAS que en un jodido foro, en el único sitio de internet donde se lucha por la verdad y nuestra historia, nos "aconsejen" dejar el tema. Faltaría más.

    El dia que nuestro amigo Erazmo nos haga documentales emitidos en massmedia y nos financie con cientos de miles de euros material audiovisual contratando a todo tipo de profesionales para producir tal material entonces ya hablamos de a quien y a que dejar descansar.


    Es que hay gente que se cree que esto va de charlotear. No se entera que es una lucha ideologica, contrapropagandistica, una lucha de información y desinformación, en la que NOSOTROS ESTAMOS EN CLARA DESVENTAJA.

    Y el consejo más maduro y responsable que leo es que ......" dejemos descanssar a Stalin ", si , seguro Twisted Evil . Un poco mas de cabeza, que parece que hacemos aguas a los intereses de la Burguesia, que tiene pelotas el asunto. COmo algo tan simple es tan DIFICIL DE ENTEDER, que es que yo , fuera de ser un intelectual o alguien inteligente, entiendo y comprendo las necesidades del movimiento.


    Erazmo, si no es capaz de colaborar con el movimiento en la red, como minimo, deje de dar consejos de este tipo, que lo siento y con todos los respetos, en nuestra condición, son mas que estupidos y totalmente desclasados. "Dejar descansar a Stalin", si , ya... Cuando ondee una bandera grande y roja en el mundo entero, igual nos lo pensamos.

    Justo en la propaganda y información es donde peor han trabajado y menos se han desarrollado y combatido los comunistas, asi que a quien menos hay que ir dado consejos de dejar descansar nuestra historia es a nosotros.

    Me sumo tambien a lo dicho por ti mi camarada SS-18. Very Happy

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Ereshkigal el Mar Abr 05, 2011 5:40 pm

    Gracias Very Happy

    Lo cierto es que nunca nos pondremos de acuerdo con Erazmo porque él considera que tenemos un problema con nuestra forma de ver a Stalin.

    Erazmo escribió:La mejor dimensión del camarada Stalin es la técnica, y el problema con usted señorita y con otros foreros que piensan como usted es que miran en menos a la técnica.


    Personalmente, no tengo ningún problema con Stalin, tan sólo considero que tengo una deuda con él y con la URSS ya no sólo por la construcción del socialismo en la URSS si no porque me ha salvado de los nazis. A mí no me cabe la menor duda de que si no fuera por Stalin y la URSS hoy en día sería una esclava o una ramera de los nazis o algo peor y no estaríamos debatiendo en este foro. Eso sin contar con la deuda histórica que tenemos los españoles porque la URSS fue la primera nación que ofreció su ayuda a la II República entre otras cosas.

    Le voy a poner a Erazmo un ejemplo de lo que es el olvido en el capitalismo.

    A causa de la Guerra civil en España, que comenzó el 18 de julio de 1936, el bilbaíno Luis Lavín, con doce años de edad y de la mano de su hermana, tuvieron que huir desde el puerto de Santurce a Leningrado. Estaban entre los 50.000 menores, conocidos como 'niños de la guerra', que a mediados de los treinta escaparon de su patria a la URSS. Sus hogares fueron destruidos por los bombardeos, perdieron su infancia, su juventud, su tierra.

    “Para escribir además tengo dificultades porque estoy aprendiendo a usar la mano izquierda. En julio de 1942, en un combate cuerpo a cuerpo contra los nazis, un casco de metralla se coló sin permiso en mi hombro. Una pequeña herida que pasados unos diez días se curó, pero después de más de sesenta años ha empezado a doler de tal manera que con la mano derecha ya no puedo escribir ni trabajar".

    "Mi vida es un serial que si lo presentara por la televisión duraría mucho. Nací en Bilbao el 9 de marzo de 1925, vivía en el centro, junto al Teatro Arriaga. Mi familia tenía un bar donde solía venir Dolores Ibarruri, 'La Pasionaria', a comer. Mi padre no sé si estaba afiliado al PCE, sé que lo estaba a la UGT y presidía la Asociación de Amigos de la Unión Soviética. La época de la República se vivió mucho en mi casa: el fusilamiento de Fermín Galán, la huida del Rey… Recuerdo que teníamos una radio, algo poco común en aquella época, y durante la Revolución de 1934 yo sintonizaba lo que decía la emisora de Moscú".

    "Cuando estalló la guerra, dispararon a la gente desde la Iglesia de San Francisco y la población la incendió, aunque no cogió a los francotiradores. Manuel Eguiluz, jefe del Ejército del Norte, pasaba mucho por nuestra casa, él y su familia, así que sabíamos qué pasaba por el frente. Nos acostumbramos a las bombas, aunque cerca de nuestra casa, una hundió un edificio de cinco pisos. Durante los bombardeos de Bilbao, dormíamos con los colchones encima como protección. Mi padre trabajaba en el consulado de la URSS. Nos dijo que si queríamos salir de vacaciones, que sería para dos o tres meses. Él se quedó, aunque el cónsul ruso le ofreció venir también. Nos fuimos y no volvimos a tener noticias en 20 años. Los franquistas lo molieron a palos y se pasó tres años en la cárcel, aunque sobrevivió".

    "En 1937 salimos de Santurce en el trasatlántico 'Habana' y luego continuamos en el 'Sontay'. Tenía doce años recién cumplidos y me acompañaba mi hermana Aurora, de diez. Llegamos a Leningrado y enseguida a todos nos atendió un médico y un dentista. Un baño, ropa magnífica y en el comedor una comida de reyes: caviar, jamón, chocolate… todo lo mejor. Estuvimos una semana en Leningrado, como siempre era de día nos escapábamos a cualquier hora. Recuerdo cómo nos llamaban la atención los carteles con letras rusas, que nos parecían rarísimas. Luego pasamos el verano en balnearios de Crimea y nos instalamos en la Casa de Jóvenes de Kiev (3). Era muy joven cuando llegó la noticia de la derrota de la República a la Casa de Jóvenes donde vivía y apenas nos enteramos".

    "Éramos 104 niños, todos vascos. Teníamos educadores en ruso y en castellano. Nunca nos faltó de nada. Nos llevaban al circo, al teatro, nos traducían los libros...", recuerda Lavín. Es el único superviviente del grupo de ocho españoles que ingresaron en las Fuerzas Aéreas de la URSS y combatieron como pilotos de caza en la Gran Guerra Patria.

    Después de trabajar y vivir en la ciudad de Saratov, regresó desde la URSS y actualmente vive en Nules (Castellón), junto a su mujer Svetlana, también veterana de la batalla de Stalingrado. Así como la mayor parte de su vida la pasó en la guerra, conoció a su mujer también durante la lucha contra los nazis; era enfermera.

    "A mí me ofrecieron entrar en el Ejército como cadete para la aviación y entré con otros ocho españoles. Después de todo lo que habíamos vivido en Bilbao, de los bombardeos, pensamos que había que hacer algo". Pero tenía sólo quince años y dijo ser dos años mayor. Era el 22 de abril de 1941, dos meses más tarde empezó la guerra más sangrienta de Europa.

    "La estancia en el Ejército fue muy dura. El invierno en Rusia es feroz. Podía hacer 42 grados bajo cero por la noche; escupías al suelo y caía un pedazo de hielo".

    "Fuimos todos, pero sólo pasamos nueve la revisión médica. Rechazaron a la mayoría. Rubén, el hijo de 'La Pasionaria', un chico muy majo, entre ellos. Los estudios de aviación empezaron en octubre en el Instituto Proletario de Aviación de Moscú. Los nueve éramos: Ignacio Aguirregoicoa, Isaías Albístegui, Ramón Cianca, Antonio Lecumberri, José Luis Larrañaga, Eugenio Prieto, Tomás Suárez, Antonio Uribe y yo. Seis procedíamos de la Casa de Jóvenes de Kiev".

    "Los cursos los terminamos en marzo del año siguiente con muchas dificultades con la ayuda de nuestros dirigentes políticos. El 22 de abril de 1941 ingresamos en la Academia Superior de Aviación Chkalov, en la ciudad de Borisoglebsk, provincia de Voronez. Comencé a volar en el I-16. Y al poco tiempo estalló la guerra. Pensábamos que si se ganaba la guerra a los alemanes, podríamos llegar a España y echar a Franco. Al principio perdimos tantos aviones contra los alemanes que nos quitaron los nuestros para dárselos a los pilotos con más experiencia. En 1942 nos llevaron al campo Ural 5. Teníamos que aprender a manejar los nuevos modelos de aviones y formar a nuevos pilotos. Proseguimos con nuestra formación en condiciones pésimas, en un campo de hierba, con temperaturas polares y viviendo en tiendas de campaña, en medio de la nieve y el viento, estudiando los manuales de los nuevos aviones y luego aprendiendo a manejarlos".
    En julio de 1942 su unidad, el 826 Regimiento, estaba en Povorino, cerca de Stalingrado. Formaban parte de la 36 División Aérea de Caza.

    "Nosotros no nos incorporamos al frente, fue el frente el que se vino a nosotros. Un día estábamos Ignacio Aguirregoicoa y yo cavando unas trincheras y pasó una unidad que iba al frente. Ignacio y yo, sin pensarlo, cosas de la edad, nos montamos en un camión y ¡al frente! Bueno, en realidad no había frente fijo, las patrullas y las columnas avanzaban sin que hubiese una posición fija".

    "Llegamos a un hospital, pero los alemanes habían pasado antes por allí. Estaba destrozado y los alemanes habían asesinado a los heridos, a médicos y enfermeras. Un brigada que venía de retirada desde que empezó la guerra nos dijo que teníamos que minar la carretera porque en cualquier momento podían venir más alemanes, así que Ignacio y yo comenzamos a poner minas y obuses de 122 mm, de más de 20 kilos. El brigada se fue a patrullar con dos soldados por el bosque. Terminamos de minar y entramos en una trinchera. Oímos tiros y al rato salió el brigada solo, corriendo con los alemanes detrás. Había tenido un encuentro con una patrulla en el bosque y habían matado a sus soldados. Y en ese momento por la carretera apareció una columna de esos camiones gigantescos que tenían los alemanes. Ignacio y yo, que teníamos experiencia en tirar de cuando éramos niños en Kiev, matamos a un par de alemanes y luego volamos la columna. Los vehículos quedaron destrozados por toda la carretera".

    "En esto llegó una columna rusa. Y por el otro lado, apareció otra columna alemana. Aquello fue horrible. Una pelea a bayoneta y con palas. Una pesadilla, que hasta si lo sueñas es malo. Yo tenía 17 años y estaba enganchado con un alemán tan mocoso como yo. Alguien tiró una granada que mató al alemán y a mí me hirió en el hombro derecho. Terminó la lucha y el comisario nos dijo que qué hacíamos allí si nuestros uniformes eran de aviadores. Nos 'echó el perro' y nos llevó de vuelta al aeródromo".

    "En 1944 ya volaba en un La-7, con el morro pintado de blanco. Luís era el guardaespaldas del jefe de la escuadrilla, un tártaro. Había tres españoles: Lekumberri y Sevilla Santos, un tártaro, un kirguís, dos armenios, ucranianos y rusos. Todos como hermanos, hermanos que morían todos los días. Formaba parte de una sección de cuatro aviones, cada aparato con un mecánico de aviación y otro de motor. Defendían a las misiones de aviones de ataque y bombarderos".

    "En el momento en el que los bombarderos aterrizaban después de viajes largos, como ataques a Berlín, sin gasolina y sin munición, empezaba la caza alemana: solían aprovechar ese momento para atacar".

    "Tras cada vuelo nos daban 100 gramos de vodka. Siempre estaba en alerta, sentado o descansando cerca del avión. Y así todos los días de la guerra, porque hasta 1945 no hubo un permiso".

    "Con todo, nosotros vivíamos bien, era la población la que más sufría. Cuando volaba veía la situación del país: pueblos quemados, no quedaban ni las chimeneas; las fábricas y las vías de ferrocarril, todo destrozado, los campos vacíos. En algunos pueblos, los alemanes metieron a todos en la iglesia con el cura y le prendieron fuego. Y cuando terminó la guerra todo siguió así varios años. No había comida, ni maquinaria, ni casas, muchos vivían en agujeros bajo tierra. Parte de la comida de nuestras raciones se la dábamos a la población para que pudiesen comer".

    Del grupo que empezaron en el aeroclub de Moscú, al final de la guerra ya había tres muertos: José Luis Larrañaga, Antonio Uribe e Ignacio Aguirregoicoa. José Luis Larrañaga fue derribado por la artillería alemana en 1943, en un combate donde lucharon varios cientos de cazas rusos y alemanes en las orillas del río Kuban. En noviembre de 1943, tras la batalla de Kursk, cerca de Kiev, la misma andanada derribó a Eugenio Prieto y a Antonio Uribe. Antonio tuvo la mala suerte de que explotó el depósito de gasolina bajo el asiento y desapareció en el aire. Pero el avión de Prieto estaba tocado en el motor y lo llevó planeando, queriendo cruzar el Dnieper. El lado este estaba en manos de los rusos y la orilla oeste, en manos alemanas. Con la mala suerte de que se quedó enganchado en un árbol del lado alemán del río. Con el golpe perdió el sentido y lo despertaron a patadas. Los alemanes le habían quitado la pistola, las botas y la chaqueta de cuero y se lo llevaron preso. Pero Eugenio era un artista. Les dijo que no era ruso, que era un piloto español y eso los desorientó, así que lo detuvieron en una casa particular en la aldea de Putoviti. Escapó. Pidió ayuda a un abuelo, que al oír su acento le tomó por un alemán y le dijo que no. Con la suerte de que entonces llegó el nieto que sabía que se había fugado el preso. El abuelo lo llevó a un almacén donde, debajo de un montón del estiércol, había un búnker con dos pilotos más.

    La unidad alemana se marchó y fue reemplazada por otra. Los dos pilotos rusos se fueron con la guerrilla pero Eugenio prefirió quedarse, porque con su forma de hablar ruso era sospechoso. El alcalde del pueblo, que era el jefe de la Resistencia, lo hizo pasar por el marido mudo de su nieta. Le dio un certificado donde ponía que era mudo y sordo.

    A los pocos días el Ejército ruso cruzó el río. Pero no lo creyeron… esa es otra historia.
    Luís Lavín con su mujer, Svetlana. www.lasegundaguerra.com

    Ignacio Aguirregoicoa fue derribado el 9 de marzo de 1944, aterrizó en un lago helado al sur de Leningrado y se suicidó.

    "La verdad es que los pilotos españoles hicieron de todo. Conocí a uno, León Díaz, que formaba parte de una guerrilla que robaba los aviones a los alemanes. Éste se estrelló cuando despegaba con un Junker y se quemó toda la cara" dice Lavín.

    En verano del 43 participó en la batalla de Kursk. En noviembre, en la liberación de Kiev; luego en la batalla de Kobel, en el Dniester, en la primavera del 44. Lublín y Lotz en Polonia y ya, al final de la guerra, en Alemania, en combates en Polonia.

    "Teníamos prohibido volar más allá del río Oder para evitar combatir por equivocación con aviones ingleses o norteamericanos porque en una pasada uno de nuestros pilotos derribó a tres americanos. Entonces convivimos en el aeropuerto con varias tripulaciones americanas que habían caído en nuestra zona".

    Después legó a Saratov, una ciudad industrial situada 600 kilómetros al norte de Stalingrado (actualmente Volgogrado). Trabajó para una fábrica de aviación como jefe del montaje de los aviones. Más tarde se incorporó a otra fábrica de maquinaria en la que ejerció de jefe del control.

    En 1959 Lavín regresó a España por primera vez. Pero pronto tuvo que regresar a Rusia, "porque la policía siempre estaba detrás de nosotros". "No nos dejaban hablar de nuestra vida en la Unión Soviética. No les gustaba porque podíamos decir que allí vivíamos bien, que nos pagaban la vivienda, los estudios. El jefe de la policía de toda España era amigo de mi padre y le recomendó que nos fuéramos, porque a algunos exiliados a la URSS que habían vuelto, les habían metido en la cárcel".

    Y sólo en 1993 regresó de Rusia definitivamente. "Vinimos porque nos invitaron el Rey y [Felipe] González. En Rusia vivíamos bien: trabajábamos, el Gobierno nos había dado una vivienda y cobrábamos dos pensiones cada uno. Ahora no tenemos nada".

    "Comemos de lo que sobra en las tiendas. Los muebles los sacamos del vertedero. Me siento totalmente traicionado. Éramos los vencedores y ahora somos mendigos".

    Su hermana sigue en Rusia. "Ella también fue 'niña de la guerra', pero allí recibe una pensión y una vez al año la traen en avión a España gratis con una semana pagada en un hotel. ¡Fíjate qué diferencia!". Su hijo también se quedó y ya tiene 56 años.

    Pero sigue luchando por lograr aquello por lo que luchaban él y sus ocho compañeros.

    http://actualidad.rt.com/actualidad/rusia/victoria/historia/issue_8269.html


    ¿Tienes tú algún problema con Stalin, camarada AsturcOn?

    De todas formas sigo diciendo lo mismo: el señorito Erazmo siempre se las arregla para llevarnos a su terreno.


    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1026
    Reputación : 1261
    Fecha de inscripción : 26/12/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 6:08 pm

    No, de momento a mi no me ha hecho nada malo. Very Happy

    Y no importa que nos lleve a su terreno, porque todos sus terrenos son iguales.

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15298
    Reputación : 19730
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por SS-18 el Mar Abr 05, 2011 6:33 pm

    Y dentro de dos meses, tendremos otra vez a Erazmo " dejad descansar a Stalin" "no es ni angel ni demonio" y otra vez habra que explicarle el por que de las cosas y el como funcionan estas cosas.

    Erazmo, redacta cartas a los medios Burgueses y a la peste troskista que colabora con la propaganda imperialista y les cuentas tus historias y despues nos informas ¿ ok ?


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1026
    Reputación : 1261
    Fecha de inscripción : 26/12/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 7:11 pm

    Shocked Esperemos que no Laughing

    verdadyreconciliacion
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 919
    Reputación : 1090
    Fecha de inscripción : 31/01/2010

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por verdadyreconciliacion el Mar Abr 05, 2011 7:17 pm

    Había puesto un texto, pero a mi me parece que esto es siempre lo mismo. Lo mejor es leerse a ambos autores, ver y leer las discusiones de los congresos en aquellas épocas, leerse a Marx, y ver los resultados concretos, y ya luego cada uno adopta la postura que crea conveniente. Los panfletos dan una realidad deformada.

    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1026
    Reputación : 1261
    Fecha de inscripción : 26/12/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 7:54 pm

    Compañero V&R, judga tu mismo toda la informacion que hemos traido los camaradas y dinos con sinceridad donde esta el engaño. Sabes que no es asi y creo que serias capaz de apreciar la enorme diferencia entre una version y otra.

    la version burguesa y reaccionaria hace aguas por todas partes y esta muy limitada en argumentacion y administrada por un patron metodico y sistematico que les ha dado buenos resultados, para el anti-comunismo no es casual que todos los lideres comunistas tengan los mismos rasgos, para el capitalismo todos traicionan sus propios ideales, traicionan a la revolucion, asesinan a su gente de confianza, y todos reprimen a sus pueblos cometiendo genocidios.

    Saludos.

    javicho II
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 650
    Reputación : 905
    Fecha de inscripción : 30/07/2010

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por javicho II el Mar Abr 05, 2011 8:39 pm

    Camarada AsturcOn, a qué página puedo ir para encontrar la segunda parte de la carta de Ho Chi Minh. Y los puntos expuestos por el camarada Erazmo es lo mismo de siempre, y que el camarada Thiago ya rebatió "grafía" por "grafía" en otro hilo que todos conocemos.
    Saludos

    AsturcOn
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1026
    Reputación : 1261
    Fecha de inscripción : 26/12/2009

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por AsturcOn el Mar Abr 05, 2011 9:02 pm

    javicho II escribió:Camarada AsturcOn, a qué página puedo ir para encontrar la segunda parte de la carta de Ho Chi Minh. Y los puntos expuestos por el camarada Erazmo es lo mismo de siempre, y que el camarada Thiago ya rebatió "grafía" por "grafía" en otro hilo que todos conocemos.
    Saludos

    Me he puesto ahora mismo a buscarte la supuesta segunda parte, pero no la encuentro, y creo que no existe dicha parte. De todas maneras seguire buscando.

    Saludos.

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Ereshkigal el Mar Abr 05, 2011 9:28 pm

    AsturcOn escribió:No, de momento a mi no me ha hecho nada malo. Very Happy

    Y no importa que nos lleve a su terreno, porque todos sus terrenos son iguales.

    Sí, tienes razón: todos son igual de aburridos y falsos, es la misma historia de siempre. Pero prefiero a un anticomunista que vaya de frente y declare su odio a Stalin abiertamente ( y, por lo tanto al comunismo) y no a estos "socialistas científicos" que son más falsos que Anna Anderson (la supuesta Anastasia) o que su maestro Trotsky.

    Ninguno de los textos anteriores puede ser considerado panfletario como dice V&R, lo más "panfletario"· que he encontrado es este texto, por el estilo en que está escrito, pero no deja de decir verdades.

    ¿Alguien le pide a los capitalistas que dejen descansar en paz a John Fitzgerald Kennedy? ¿A Winston Churchill?

    Alto a la infamia anticomunista!
    Hoja de denuncia contra la resolución anti-comunista del parlamento europeo
    Jueves 2 de marzo de 2006


    Primero apresaron a los comunistas, y no dije nada porque yo no era comunista.
    Luego se llevaron a los judíos, y no dije nada porque yo no era judío.
    Luego vinieron por los obreros, y no dije nada porque no era ni obrero ni sindicalista.
    Luego se metieron con los católicos, y no dije nada porque yo era protestante.
    Y cuando finalmente vinieron por mí, no quedaba nadie para protestar.

    Martin Niemöller


    ¡Alto a la infamia anticomunista !

    Desde hace quince años, los poderosos y sus voceros vienen asegurando que el comunismo ha muerto. Y, sin embargo, siguen temiéndolo. Si no, ¿cómo se entiende que los representantes de la burguesía más rancia, herederos de los nazis, fascistas y franquistas –que integran el Partido Popular europeo-, reclamen la condena del comunismo por parte de la Asamblea de Parlamentarios del Consejo de Europa (APCE) y consigan salirse con la suya con la complicidad de los diputados socialdemócratas más derechistas?

    Como vencedores momentáneos de la lucha que se libra entre el capitalismo y el socialismo desde la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, pretenden revisar la historia deformándola: equiparan a los agresores con las víctimas, a los criminales con los héroes, a los conquistadores con los liberadores, a los nazis con los comunistas. Quieren que ambos sean juzgados y condenados por igual, pero “olvidan” que los demás fascistas, particularmente los cómplices de Franco en nuestro país, siguen impunes. Y, sobre todo, escabullen el bulto de la responsabilidad que recae sobre el capitalismo –fascista o liberal- por su brutal represión, tanto contra los movimientos revolucionarios de obreros y campesinos, como contra los sindicatos y las protestas populares más pacíficas. Por no hablar ya de las víctimas colaterales del capitalismo causadas por sus guerras coloniales e imperialistas, sus crisis económicas, sus revoluciones industriales y tecnológicas, su paro forzoso, sus salarios insuficientes, su flexibilidad/precariedad y sus “accidentes” laborales, su expolio continuado de las tres cuartas partes de la humanidad que incluyen a los países de Europa centro-oriental desde que están “a salvo” del comunismo, etc.; víctimas que son el reverso de sus escandalosos beneficios siempre crecientes.

    Una grave amenaza contra la democracia

    Pero los ataques al comunismo siempre han perjudicado también –y quizás más aun- a otros demócratas y al propio régimen parlamentario que constituye la superestructura política más conveniente para el desarrollo estable del capitalismo. Esto es lo que expresa la conocida advertencia que encabeza el presente comunicado, de la que es autor este pastor y teólogo alemán perseguido por el nazismo y nada simpatizante del comunismo. En efecto, aunque el anticomunismo ejerce un poderoso atractivo sobre todas las clases poseedoras, porque temen la revolución de los desposeídos, implica una restricción de derechos que acaba fácil y frecuentemente convirtiéndose en pretexto para que una parte de la clase dominante acapare todo el poder en detrimento del resto, engendrando fenómenos que estorban la marcha del propio modo de producción capitalista: militarismo, burocratismo, corporativismo, restricción del parlamentarismo, nepotismo ideológico, nacionalismo exacerbado, racismo, clericalismo y demás dogmatismos que frenan el progreso científico, técnico y cultural... en definitiva, fenómenos característicos del fascismo.

    Porque así lo enseña la historia, podemos y debemos unir a la inmensa mayoría de la sociedad contra los intentos de criminalización del comunismo. Pero, ¿por qué no pueden limitar las consecuencias de tal represión a los partidarios de esta ideología o siquiera al movimiento obrero en general?

    El diputado conservador Lindblad que redactó la moción a la APCE sostiene que todos los regímenes comunistas son totalitarios y criminales porque el comunismo como ideología lo es y, por eso, la cosa es tan fácil como arremeter contra este fantasma. Ahí precisamente radica el error fundamental de este “buen ciudadano”, error que, lamentablemente, comparten demasiados defensores del comunismo en la actualidad (alimentando las consiguientes divisiones sectarias en el movimiento obrero).
    El comunismo no es una mera ideología, entendida como un ideal abstracto escogido caprichosamente; no es una arbitraria invención perversa o genial de Marx, Engels, Lenin y otros revolucionarios empeñados en perturbar el engañoso paraíso capitalista. La “ideología” comunista –también llamada marxismo-leninismo o socialismo científico- es la expresión teórica y política más consecuente del movimiento social de los obreros, de su lucha de clase. Y es una expresión tan necesaria e inevitable como lo es la propia lucha de clases, que el burgués Lindblad ni se atreve a cuestionar. Tan necesaria e inevitable como lo es la misma existencia de obreros carentes de medios de producción y consiguientemente obligados a vender su fuerza de trabajo a uno u otro capitalista para sobrevivir (convirtiéndose así cada obrero en esclavo de un capitalista durante una parte de su tiempo y en esclavo de la clase capitalista durante su vida entera). Tan necesaria e inevitable como lo es la creciente socialización de la vida que produce el capitalismo y cuyo mayor exponente es el proletariado, llamado a su vez a culminarla por medio de la abolición de la propiedad privada sobre los bienes de uso social.

    La persecución ideológica y policíaca contra el comunismo sólo podría alcanzar un éxito definitivo si el capitalismo pudiese prescindir de los trabajadores asalariados y de la socialización de las fuerzas productivas, pero entonces se suprimiría a sí mismo, precisamente como resultado de su empeño por perpetuarse. Realmente, el anticomunismo sólo consigue interponerse por un tiempo entre los obreros y su conciencia de clase, entre los obreros todavía prisioneros de la ideología burguesa dominante y los obreros comunistas: lo hace fomentando todo género de obstáculos en el desarrollo teórico y práctico del movimiento obrero. Con ello, sólo alarga el sufrimiento, los dolores de parto de esta ya vieja sociedad capitalista que lleva en sus entrañas otra nueva: la sociedad socialista o comunista.

    Y este sufrimiento no se lo puede administrar únicamente al proletariado porque nuestra clase no está separada del resto de la sociedad por una “muralla de China ” y porque existen otros sectores sociales oprimidos que también se enfrentan a los monopolios o al propio capitalismo y que lo hacen con un ideario que necesariamente tiene puntos de conexión con el comunismo y que además se presenta frecuentemente como “comunismo” para desviar la lucha de las masas obreras a favor de la pequeña burguesía. El anticomunismo tiende pues a embestir sin distinción asimismo contra la acción política democrática de la pequeña y mediana burguesía, conduciendo inexorablemente al fascismo.

    ¿Quién es violento y totalitario?

    El Sr. Lindblad habla del sufrimiento causado por el comunismo “criminal” pero, además de pasar por alto el que inflige el capitalismo gobernante tanto a los trabajadores rebeldes como a los más sumisos, calla escandalosamente cuál ha sido la reacción de sus predecesores cuando los comunistas (es decir, los obreros conscientes) han alcanzado el Poder político. En el París de 1871, la burguesía francesa se alió con el invasor prusiano para aplastar la Comuna y desatar una represión conocida como la Semana Sangrienta, ejecutando a miles de obreros revolucionarios. En la Rusia de 1917, los bolcheviques que habían alcanzado la mayoría en los Soviets (únicos órganos representativos existentes) tuvieron que afrontar una guerra civil declarada por las clases explotadoras y la intervención armada de hasta 14 países capitalistas durante casi tres años, lo que añadió más devastación a la que ya habían causado éstos mismos con su Primera Guerra Mundial inter-imperialista. Después de su victoria, la URSS fue objeto de bloqueos y de provocaciones terroristas mediante el llamado cordón sanitario que en 1941 dio paso a la invasión hitleriana causante de 20 millones de víctimas soviéticas. Al poco tiempo de conseguir derrotarla y de aportar una contribución decisiva para liberar al género humano de la bestia parda (liberación que Lindblad entiende como invasión soviética), la Unión Soviética y el resto del campo socialista fueron hostigados por el mundo capitalista capitaneado por los Estados Unidos de América, durante los siguientes cuarenta años, mediante una Guerra “Fría” que los amenazaba con armamento nuclear, los rodeaba de bases militares y perpetraba agresiones bélicas contra China, Corea, Vietnam, etc. En Indonesia, en 1964, los reaccionarios locales apoyados por los gobiernos capitalistas extranjeros asesinaban a un millón de militantes y simpatizantes del parlamentario Partido Comunista que apoyaba al gobernante nacionalista Sukarno. En Chile, en 1973, la Junta Militar presidida por Pinochet derrocaba con un cruento golpe de Estado el gobierno de la Unidad Popular del que formaban parte los comunistas. Seguían el ejemplo de los militares franquistas que, entre 1936 y 1939, sumieron a nuestro país en una sangrienta guerra -¡y posguerra!- para acabar con la República Española y el gobierno del Frente Popular (integrado en parte por comunistas), elegidos por la voluntad popular expresada en las urnas. Los capitalistas se han opuesto pues sistemáticamente con violencia a que los comunistas gobiernen, incluso cuando han llegado a hacerlo pacíficamente, a través de la tan cacareada legalidad democrática.

    Para sus señorías de la Europa imperialista, toda esa violencia no merece ninguna mención porque ellos no la sufren, no sienten en sus carnes la violencia que significa la explotación, la falta de derechos efectivos, y menos aún han tenido que soportar la violencia de la represión sobre el obrero cuando éste no se resigna con su condición de paria y lucha por la emancipación de su clase. Abstrayéndose así de la realidad, pueden permitirse el lujo de tergiversar el significado de la legítima defensa de los oprimidos –la violencia revolucionaria-, y presentarla como un ejemplo de la maldad intrínseca a una ideología criminal y totalitaria. Todo este revisionismo histórico no encierra ni un ápice de verdad porque está presidido por la defensa egoísta de los intereses de una minoría caduca que, sin embargo, está dispuesta a todo para seguir lucrándose a costa de la mayoría.

    Como culminación del despropósito, los representantes de la burguesía se guardan muy mucho de reconocer el motivo y, sobre todo, el resultado real de la dictadura del proletariado allí donde ésta se ha aplicado. A diferencia del fascismo y también de las formas de dictadura capitalista más democráticas, los comunistas únicamente recurren a la violencia obligados por la previa violencia reaccionaria y, además, lo hacen para poner fin a las condiciones sociales que engendran los antagonismos, las guerras y demás formas de violencia social, mientras que los primeros lo hacen para conservar dichas condiciones y, de ese modo, perpetuar el horror. Y las innegables conquistas de los países socialistas demuestran que no se trata únicamente de buenas intenciones: su desarrollo económico a ritmos sin precedentes, reduciendo o incluso erradicando las desigualdades, el hambre, la miseria, el desempleo, la opresión nacional, el analfabetismo, … y alcanzando niveles envidiables de satisfacción de las necesidades básicas, de salud, de educación y de participación política de todos y para todos; estos logros se fraguaron sin explotación del hombre por el hombre, sin arruinar a las masas de campesinos, sin colonias a las que saquear, desde el atraso, la dependencia y la destrucción en que los había dejado el capitalismo y, encima, teniendo que doblegar la feroz resistencia de los amos derrocados contra estos cambios positivos para la mayoría.

    Unir a todos los demócratas, combatiendo también el revisionismo

    Si bien las masas oprimidas no proletarias están objetivamente interesadas en oponerse al anticomunismo (y debemos propiciar sin falta que lo hagan), al mismo tiempo, sus prejuicios burgueses y pequeñoburgueses causados por su posición social intermedia, relativamente acomodada, proporcionan continuamente armas teóricas contra el comunismo. Con ellas, debilitan la lucha común contra la reacción e influyen sobre los obreros más atrasados en detrimento de la unidad de la clase proletaria. Su revisionismo, a menudo, no se conforma con tergiversar la historia, sino que “corrige” además la ideología comunista, supuestamente por el bien de la misma, pero realmente en beneficio de sus intereses de pequeño propietario. Sus argumentaciones y escuelas van desde el reformismo más derechista hasta el “izquierdismo” más radical y ultrarrevolucionario.

    En el primer extremo, están la socialdemocracia y el revisionismo moderno pseudocomunista al estilo de Jruschov, Carrillo, la dirección del PCE-IU, etc. Cuestionan más o menos directamente la necesidad de la lucha de clases, de la revolución y de la dictadura del proletariado para llegar al socialismo, porque se dejan adormecer por los cuentos burgueses sobre el parlamentarismo, el Estado de derecho y de bienestar, el pacifismo, la igualdad de oportunidades entre explotadores y explotados, ... ¡A pesar de las lecciones flagrantes de la historia! Se ven pues empujados a revisar la propia historia y hacen concesiones de principios al anticomunismo: según ellos, los proletarios revolucionarios que nos han precedido fueron excesivamente violentos y autoritarios, así que, para expiar nuestras culpas, debemos unirnos al coro de los capitalistas –como reclama Lindblad- y condenar a los que llevaron más lejos la obra práctica del socialismo: Lenin, Stalin, Mao Tse-tung y otros muchos comunistas ejemplares. Esta mentalidad estrecha, que idealiza los dogmas de la burguesía sin contrastarlos con los hechos, es propia de la pequeña burguesía más estable y de la minoría de obreros privilegiados y corrompidos por el capital imperialista.

    En el extremo contrario, están los críticos del capitalismo, pero también del comunismo práctico, los cuales se unen a la misma condena que los anteriores pero alegando pretextos opuestos: en nombre de la pureza doctrinal o de los derechos de la masa frente a sus dirigentes, arremeten contra el autoritarismo, el centralismo, el burocratismo, el estalinismo, etc., que, a su parecer, habrían echado a perder la revolución. Los anarquistas y los trotskistas reniegan de toda revolución en cuanto ésta toma tierra, en cuanto se topan con las difíciles condiciones sociales de la transición a la nueva sociedad. Y esto, porque son idealistas en lugar de materialistas, porque son ante todo conservadores de sus propios dogmas, de sus propias ideas preconcebidas, ... y eso delata su posición pequeñoburguesa.

    Por supuesto que el mero hecho de adoptar una posición proletaria, marxista-leninista, por mucho que permita ejercer de vanguardia del progreso social, no pone a nadie a salvo de cometer errores. Aun los mejores comunistas se equivocaron e incluso se mostraron a veces atrasados en relación con lo que hoy en día podamos llegar a propugnar. Nadie puede sustraerse a las condiciones sociales en las que actúa y piensa, y los países en los que, hasta ahora, triunfó la revolución habían sido, hasta ese momento, sociedades escasamente desarrollados desde el punto de vista económico, político y cultural. Por eso, no tenemos ningún derecho a juzgar los presuntos errores de sus dirigentes fuera de este contexto histórico-social. Al contrario, tenemos que admirar cómo consiguieron transformar sus sociedades arcaicas y modernizarlas en la dirección del comunismo (hasta Churchill reconocía que Stalin había llevado a Rusia del arado a la energía nuclear), siguiendo su ejemplo, no para reproducir sus limitaciones, sino para superarlas partiendo del mayor desarrollo social alcanzado en nuestros días. Es significativo que, en la APCE, los países con mayor presencia de fuerzas comunistas que no reniegan de su pasado –Rusia, Chipre y Grecia- fueran los que impidieran, por ahora, que la pataleta anticomunista derivara en medidas prácticas como la reescritura de los manuales escolares, la prohibición de símbolos comunistas, la exigencia de arrepentimiento a los partidos comunistas,...

    En cambio, las críticas que van sólo contra las ideas, desentendiéndose de las raíces materiales de éstas, son idealistas y conducen a exageraciones de un signo u otro, ya sean malintencionadas o de buena fe. Malintencionada es la mayoría de los parlamentarios del Consejo de Europa que sólo desea condenar y reprimir el comunismo sin entenderlo. Con una intención positiva, el movimiento marxista-leninista, encabezado por los comunistas chinos y albaneses, se enfrentó al revisionismo dominante en la Unión Soviética desde los años 50; sin embargo, da la impresión de que las críticas excesivamente idealistas le llevaron a no comprender las condiciones objetivas de atraso social que hacían brotar ese revisionismo; le llevaron a no comprender que esas condiciones eran también las de China y Albania; y, sobre todo, le llevaron a exagerar la lucha contra el social-imperialismo o el social-fascismo de tipo hitleriano en que supuestamente se había convertido la URSS, en lugar de abordar esa lucha de manera dialéctica, trabajando pacientemente por la realización del frente único internacional de la clase obrera, incluso con los revisionistas puesto que dirigían la mayor parte de las masas proletarias combativas. De esta manera, la bienintencionada lucha de esos comunistas por los justos principios revolucionarios parece que acabó reanimando el anarquismo y el trotskismo, y prestigiando a fin de cuentas al anticomunismo a los ojos de los trabajadores. Pero tales errores son sencillamente el reverso del propio revisionismo moderno y tienen su causa en las condiciones sociales de la primera experiencia de socialismo. La victoria mundial del capitalismo es un simple accidente en el camino que nos lleva al comunismo, ya que el inevitable resurgimiento de nuestra causa desde América Latina hasta Nepal (preocupando a los Lindblad y los Aznar) se asienta sobre bases incomparablemente más sólidas y desarrolladas.

    Para concluir, desde la Unión Proletaria, dirigimos la siguiente propuesta a todas las fuerzas democráticas y, sobre todo, a los comunistas y obreros en general:

    1º) Unir a todos los que rechacen el anticomunismo por uno u otro motivo (aunque sus vacilaciones pequeñoburguesas puedan hacerle el juego en algún sentido o aspecto). Lanzar una campaña por diversos medios –incluida la convocatoria de una manifestación mundial- hasta que la APCE dé marcha atrás y continuar la lucha por ampliar los derechos civiles, empezando por recuperar los que la reacción viene arrebatando a los pueblos desde que cayó el Muro de Berlín.

    2º) Al mismo tiempo, y con respeto hacia todos los componentes de este frente unitario, asegurar la independencia, el derecho de defender íntegramente el combate histórico del movimiento comunista internacional y la libertad de crítica contra el revisionismo por parte de las fuerzas proletarias.

    3º) Desarrollar la lucha de clase de los obreros (económica, política y teórica) con el objetivo inmediato de reconstituir el Partido Comunista, hoy dominado y fragmentado por el revisionismo burgués y pequeñoburgués, para que el proletariado pueda realizar su legítimo derecho a la revolución socialista. La revolución proletaria suprimirá las trabas que el capitalismo opone al progreso de la sociedad y liberará a la humanidad de las diferencias de clase, de la explotación de unos por otros y de la correspondiente opresión política y cultural, con toda su batería de mentiras anticomunistas interesadas.

    ¡Abajo el anticomunismo y el revisionismo!
    ¡Viva la lucha de los comunistas por liberar a la clase obrera de la esclavitud capitalista!



    verdadyreconciliacion
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 919
    Reputación : 1090
    Fecha de inscripción : 31/01/2010

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por verdadyreconciliacion el Mar Abr 05, 2011 11:46 pm


    Ninguno de los textos anteriores puede ser considerado panfletario como dice V&R, lo más "panfletario"· que he encontrado es este texto, por el estilo en que está escrito, pero no deja de decir verdades.

    Como no tengo mucho tiempo estos meses para estar desmintiendo todos, sólo un ejemplo.

    En uno de los textos se dice que Trotsky quería militarizar los sindicatos. Lo que no dice es que fue durante el gobierno "leninista" de Stalin donde se aplico.

    Asi hay varios más, y eso que por suerte no son panfletos, sino que serían... cierto?.

    Contenido patrocinado

    Re: Artículo del PCOE: La falsa polémica Stalin-Trotski y los intereses del imperialismo

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:15 am


      Fecha y hora actual: Dom Dic 11, 2016 3:15 am