Una Luz en las Tinieblas de las Cárceles del Perú. Entrevista a la camarada Inez

Comparte
avatar
leooonidas
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 851
Reputación : 1084
Fecha de inscripción : 12/08/2010
Edad : 32

Una Luz en las Tinieblas de las Cárceles del Perú. Entrevista a la camarada Inez

Mensaje por leooonidas el Jue Mar 31, 2011 8:57 am

Entrevista a la Camarada Inez

Una Luz en las Tinieblas de las Cárceles del Perú


Entrevista hecha, a solicitud de Un Mundo Que Ganar, a la Camarada Inez, quien estuvo presa en la notoria cárcel de mujeres Chorrillos en el Perú. Esta es una traducción de la versión en inglés de la entrevista que salió en A World To Win No. 1999/25. – UMQG

Algunas palabras iniciales:

Quisiera comenzar por agradecer la oportunidad de expresar ante la opinión pública lo que he vivido personalmente, pero que va más allá de mi situación particular. Por eso, en este testimonio, comentaré la situación que experimentan miles de presos políticos en el Perú, quienes son los verdaderos sobrevivientes de campamentos de exterminio estilo nazi, creados para aniquilarlos física así como moralmente. Para mí es un deber denunciar todo esto públicamente y éste es el propósito de esta entrevista.

P: ¿Cómo pueden sobrevivir los presos políticos en el Perú en las condiciones a las que los han sometido?

R: Los presos políticos del Partido Comunista del Perú (PCP) tienen años de experiencia con el aparato represivo del viejo Estado y han extraído muchas lecciones para poder resistir y continuar luchando, incluso en las peores condiciones. Por eso y de acuerdo con lo que el Partido y el Presidente Gonzalo nos han enseñado, transformamos las negras mazmorras de la reacción en luminosas trincheras de combate, plasmando el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento Gonzalo, principalmente pensamiento Gonzalo. Se llevan a cabo tres tareas: luchar, movilizar y producir. Así, los presos se organizan en el partido, el ejército y el frente en las trincheras y asumen la práctica omnímoda de las tres tareas. Una cuestión que no se puede pasar por alto es la alta moral de nuestra clase que se pone a prueba en esta situación, demostrando nuestra superioridad a los reaccionarios y a su protervo sueño de aniquilarnos no sólo física sino principalmente, moralmente. ¡Eso, nunca! ¡No han podido y no podrán hacerlo! Una clara expresión de esto es que se siguen llevando a cabo los planes del Partido mientras que se asume de lleno nuestra condición de presos de guerra: ¡Defender la jefatura contra la dictadura genocida y vendepatria!

P: Antes de pasar a otros asuntos, ¿cómo son las condiciones en que los presos llevan a cabo sus actividades cotidianas? Describa las celdas en que están encerradas.

R: Las condiciones de encierro son similares a lo que conocemos acerca de las condiciones en los campamentos de exterminio nazis. Hay tres pabellones. Los pabellones B y C tienen la misma estructura, con una construcción especial para este régimen de “máxima seguridad”. El pabellón A tiene celdas más pequeñas y más hacinamiento, pero tiene un régimen abierto. Las celdas miden 1,5 x 1,5 metros, construidas totalmente de hormigón, con dos plataformas de cemento que sirven de camas, un retrete adentro (un pozo abierto) y una toma de agua (de una cubeta). Hay una verja con gruesas barras de metal construida de tal manera que sólo un dedo quepa entre las barras. Se cubren las barras con un panel metálico que tapa el 30% de su superficie. Se alinean las celdas en grupos de ocho y dan a un pasillo de aproximadamente 80 cm. de ancho. Las paredes del pasillo tienen aberturas oblicuas que dejan entrar diagonalmente un poco de aire y luz, de modo que la luz sólo alcance el pasillo. En cada celda hay dos o tres presas. Algunas presas sufren perturbaciones mentales y están encerradas en celdas aisladas. En toda la prisión hay aproximadamente 17 de estas presas. De modo similar, ponen en estas celdas de aislamiento a unas presas quienes se niegan a someterse a la servidumbre que las autoridades tratan de imponerles. Los guardias controlan las luces eléctricas. A lo largo de los pasillos hay luces fluorescentes de muy baja intensidad y luz (indirecta) que sólo alumbra el pasillo y apenas alcanza las barras (esto genera serios problemas de vista, produce midríasis, en otras palabras, dilatación de los pupilos).

P: ¿Qué pasa día a día en la prisión?

R: Las presas quedan en sus celdas las 23 horas del día. De noche, los guardias llevan a cabo periódicas patrullas armadas para “verificar cualquier situación”; su propósito es atormentar a las presas e impedir que duerman. La última patrulla de la noche es a las 6 de la mañana, hora cuando las presas se levantan. Procedemos a llevar a cabo la limpieza de la celda y hacernos al aseo antes del desayuno, que es o fruta o yogurt, preparado por las presas y que depende de lo que nuestras familias pueden traernos durante las visitas. A las 8, cada presa del pabellón A recibe una taza de Quaker [avena], la cual por lo general contiene alcanfor para sedar a las presas. También dan una pequeña rebanada de pan. A las 9, los guardias pasan lista y obligan a las presas a estar de pie al lado de las barras y las humillan. A discreción de las autoridades carcelarias, algunas presas van a los “talleres” (celdas más grandes); en general las presas hacen artesanías. A las 10, dejan pasar al patio en grupos de cuatro presas a la vez. Esto continúa hasta las 5, cuando dejan pasar al último grupo. El tiempo que les dejan pasar es menos de lo establecido por regla. Un castigo frecuente son restricciones en el patio. A la 1, se reparte el “almuerzo” (más explícitamente el “tazón genocida”), que generalmente consta de una taza de arroz semi-cocido infestado de gusanos y estofado de papa. A las 6, reparten un líquido, supuestamente hecho con hierbas, al que agregan alcanfor y otras sustancias.

P: ¿Qué atención médica reciben?

R: Durante el día los carniceros del servicio de salud pasan. Son guardias del Instituto Penitenciario Nacional, quienes después de un curso de diez días supuestamente han de saber dar inyecciones y recetar medicamentos. Trabajan en complicidad con el carnicero en jefe quien supuestamente es un doctor pero se porta como agente de inteligencia. Por ejemplo, realiza interrogatorios, abusos físicos a las presas, chantaje con sus tratamientos (y una falta de las medidas más mínimas durante sus supuestos exámenes clínicos).

Las visitas al tópico (que es una pequeña sala de examen con sólo una mesa de examen y casi nada de equipo) las supervisa y aprueba directamente el Coronel y son un mecanismo para promover la servidumbre. A aquellas que no se sometan a este chantaje, no les permiten visitas al tópico y les restringen toda atención médica necesaria. En los pocos casos de “atención médica”, curan los males dando placebos o analgésicos, sin tratar las condiciones médicas subyacentes, una situación que provoca el empeoramiento de estos males y emergencias médicas que ponen la vida de las presas en gran peligro (como en el caso de apendicitis e infecciones de la vesícula biliar). En unos casos hasta han llevado a cabo experimentos médicos con las presas (el caso de la Sra. Soledad Flores y Soledad Espinoza quienes eran objeto de innecesarios exámenes con laparascopio en el Hospital Loayza). Sacaron a las presas del hospital después de ser operadas sin permiso del médico y las regresaron a la prisión sin asegurar en absoluto las necesarias condiciones para su recuperación pos-operatoria (como pasó con la Sra. Rosa González Pérez, a quien después de ser operada, la regresaron inmediatamente a la prisión, donde agarró una grave infección que casi le costó la vida).

Los “técnicos” recetan medicinas al capricho, ignorando las indicaciones de dosificación del médico, e incluso tratan de obligar a las presas a tomar supositorios vaginales por boca. Se niega el litio a las presas con problemas psiquiátricas, a fin de crear una situación muy tensa entre las presas. Los “ayudantes sociales” (realmente agentes del Estado) usan a las presas con enfermedades psiquiátricas para generar hostilidad contra otras presas, provocando castigos, como entregar informes perjudiciales que, en los trámites jurídicos, pueden usarse como expedientes criminales contra las presas. A las presas con condiciones médicas serias como el cáncer, les niegan tratamiento médico adecuado y oportuno, a fin de aniquilarlas. Los casos raros de traslados son denigrantes, vilmente brutales e infrahumanos. Trasladan a las presas encadenadas de manos y pies, con una barra de metal entre los dos juegos de grilletes, y las obligan a someterse a exámenes por doctores mientras estén encadenadas, incluso en exámenes ginecológicos.

P: ¿Qué enfermedades son más comunes?

R: Hay una variedad de males como resultado de las condiciones infrahumanas en la prisión. Por ejemplo, hay frecuentes enfermedades contagiosas e infecciosas y gastritis y úlceras son recurrentes y afectan a casi todas las presas. Es importante destacar el papel jugado en esto por el “tazón genocida” que recibimos. La pobre iluminación a que nos exponemos genera problemas de la vista y aunque el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) asume el costo de lentes en algunos casos, sólo lo hace cuando da una prescripción un optometrista, algo que no ocurre en la mayoría de los casos porque no tenemos acceso a un optometrista. Hay numerosas enfermedades de la piel y epidemias de chinches que producen sarna que es imposible controlar o erradicar porque no se permite hervir la ropa. Hay también una alta incidencia de tuberculosis y hepatitis. Hay unos casos de meningitis, los cuales se empeoran a causa de las numerosas complicaciones resultado de la falta de tratamiento. Las autoridades penales no toman medidas para desinfectar las áreas y prevenir la diseminación de infecciones. Aquellas que padecen condiciones como cáncer no reciben tratamiento adecuado. Las presas grandes no reciben tratamientos especiales por su situación difícil. Las presas que se embarazan no reciben adecuados cuidados pre-natales o pos-natales. Se debe notar que algunas presas se embarazan como resultado de ataques sexuales que han sufrido. Los recién nacidos viven con sus madres presas porque muchas veces es difícil que las familias de la presas se encarguen de la criatura. Los problemas dentales también son generalizados porque no se da la más mínima atención a exámenes dentales. A todo eso hay que agregar las infecciones bronquio-pulmonares, los constantes resfríos resultado de la humedad y frío que existen en la zona de Chorrillos, que está cerca de la costa.

P: ¿Cómo es la actitud diaria de las presas que las capacita para superar esta situación?

R: La actitud de las compañeras se basa en un optimismo revolucionario, que pertenece a nuestra clase, de saber que somos las hijas dignas del Presidente Gonzalo, del Partido y de la Revolución, un ejemplo viviente de las prisioneras de guerra quienes han dado la vida en defensa de la causa revolucionaria, del comunismo, y por eso que también estamos preparadas a ser parte del precio que se debe pagar. Nos fortalece una profunda convicción de que la revolución vencerá, esa victoria es nuestra dulce condena, nuestra única, una en que para nosotras, la condición de ser presas es sólo transitoria. En la vida cotidiana, se refleja en la alegría de llevar a cabo nuestras tareas, en nuestras canciones y en nuestros bailes, que para los reaccionarios es una enorme afrenta y una clara prueba de que nunca lograrán someternos. Así, siempre nos reunimos, en especial con motivo de fechas muy importantes así como los cumpleaños de las compañeras.

P: Sabemos que no todas son comunistas, combatientas y activistas presas, que también hay masas presas. ¿Cómo abordan las masas esta situación?

R: Hay que comenzar por ver que en esta prisión, la actividad del Partido ha posibilitado la construcción de una Luminosa Trinchera de Combate, en que luchamos política e ideológicamente contra el imperialismo, el revisionismo y la reacción. Así, también llega a ser una escuela para todas las presas. Las masas se encariñan y reconocen la dirección y la autoridad del Partido, lo que las fortalece ideológica y políticamente y las arma contra este protervo plan de los reaccionarios de aniquilarlas. El amor de las masas y el Partido es grande, poderoso, indestructible.

P: ¿Qué puede decirnos acerca del proceso jurídico?

R: Pues, como todo mundo sabe, en el Perú no se respetan los derechos y garantías jurídicos de los presos políticos y prisioneros de guerra. Continúan procesando a los presos en tribunales militares que son tanto juez como parte (hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha reconocido esto). Para condenar, han continuado usando testimonios anónimos (de testigos quienes se han “arrepentido”), a pesar del hecho de que la misma reacción ha reconocido que estos testimonios no tienen valor probatorio y que se ha derogado la misma “ley” que creó estos testigos “arrepentidos”. Los procesos no son públicos. Hoy han “derogado” los tribunales sin rostro, pero todavía vendan o encapucha a los presos, que es lo mismo. Los abogados son víctimas de encarcelación o persecución, o parte de una proterva lista que tiene el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) para atacarlos. Por eso no existe ninguna forma de defensa jurídica. Los abogados aún no pueden interrogar a testigos, por ejemplo a los propios agentes policiales o militares de la fiscalía que participaron en los arrestos. A todos aquellos que los tribunales militares declaran inocentes, los tribunales civiles los vuelven a procesar por los mismos cargos. Las sentencias o las acusaciones de los fiscales no se fundamentan con nada excepto informes policíacos. No dan pruebas para condenar al acusado, no fundamentan las condenas y ni siquiera toman en cuenta los argumentos de la defensa. Y tendríamos que agregar el control fascista del Estado sobre el llamado “poder judicial”, lo que es cada día más obvio, tanto que los reaccionarios, como el genocida Belaúnde, lo han reconocido públicamente. Para resumir, procesan a los presos en juicios-farsas, en verdad circos romanos donde el dedo pulgar de los acusadores genocidas decide la situación de los prisioneros. No hay ninguna posibilidad de legalidad aquí.

P: ¿Qué piensa de la Comisión Ad Hoc?

R: Crearon esta reaccionaria estratagema para embellecer la imagen del régimen genocida. Sus miembros son lacayos incondicionales de Fujimori y del ejército. Actúan en contubernio con la policía política DINCOTE y SIN. La presión y denuncias internacionales de personas progresistas han destapado la persecución ilegal de las masas y del pueblo. Los reaccionarios han tenido que crear un mecanismo para mellar estas denuncias, pero en la práctica esto no ha cambiado la situación básica. En realidad, ha complicado seriamente la situación, porque cuando esta Comisión se niega a ver un caso, su efecto es de “justificar” la lógica de la condena a ese prisionero; además, no hay garantías con respecto a las decisiones de la Comisión. Hasta el mismo padre Lansier ha señalado que tiene muchos casos de prisioneros quienes no tienen ninguna prueba en su contra en sus expedientes; en otras palabras, su detención es claramente arbitraria e injusta, pero la Comisión Ad Hoc no ha aprobado sus casos porque dice que sabe que el preso pertenece a “sendero rojo” (sobre la base de información de la DINCOTE y el SIN). La práctica de la Comisión Ad Hoc es aún más siniestra que la de las cortes. Aquí no existe ninguna forma de defensa en absoluto. Someten a los presos a interrogatorios sin tener a un abogado presente. Montan careos de los prisioneros con “aquellos quienes se han arrepentido” e incluso buscan pruebas contra el preso en su pueblo natal u hogares. Convocan a los vecinos y otra gente a acusarlos (bajo coerción). No toman el tiempo para estudiar los expedientes porque sólo los usan como puntos de referencia. Tienen equipos de “investigación” que son en realidad agentes de inteligencia. Sólo aceptan ciertos casos presentados por las organizaciones no gubernamentales que cooperen con la DINCOTE y que son tan serviles como lo es la Comisión. La Comisión ha llegado al extremo de la inmoralidad. Ha recibido muchas contribuciones grandes de fundaciones internacionales, que no han beneficiado a los prisioneros sino, al contrario, a los miembros de la Comisión, o en unos casos a ciertos individuos serviles a quienes han liberado. Otro ejemplo de su inmoralidad son los favores sexuales que exige abiertamente el mismo padre Lansier, quien se comporta como un pervertido sexual hacia las presas. Participan en este juego las presas que apoyan el acuerdo de paz, aquellas del MRTA y quienes “se han arrepentido”. Lansier y su camarilla tienen mucho poder y control sobre lo que pasa en la prisión; la controlan conjuntamente con la policía.

P. Se sabe que en la prisión hay quienes piden un acuerdo de paz. ¿Qué argumentos tienen para apoyar su posición?

R: Ponen que el Presidente Gonzalo ha convocado al Partido a firmar un acuerdo de paz. Esto lo basan en unas cartas supuestamente presentadas por Fujimori, las que consideran creíbles. Dicen que no existen condiciones para desarrollar la Guerra Popular, no hay ninguna dirección clara, que la dirección del Presidente Gonzalo no está, que se usurpa la dirección del Partido, que el camino planteado por el Partido llevará a la derrota de la Guerra Popular, que no se desarrollan las acciones como antes, que la posición de continuar es “precipitada y militarista”, que el Partido lleva las masas al genocidio porque la dirección es incorrecta y que sin la dirección directa y personal del Presidente Gonzalo la Guerra Popular no puede desarrollarse. Exigen un fin a la Guerra Popular: ésa es su consigna. Proponen aceptar una amnistía general para todos los presos políticos. Eso es lo central para ellas y eso es lo que plantean hoy, siempre, por todas partes, por medio de sus consignas.

P: ¿Cómo es la situación de aquellas que apoyan el acuerdo de paz? ¿Están en las mismas condiciones que las demás presas? ¿Cuál es la actitud de las autoridades con respecto a aquellas que piden un acuerdo de paz?

R: Tienen facilidades como acceso a las autoridades, contacto frecuente y diálogo con ellas (como con la Comisión Ad Hoc). El padre Lansier, representante de Fujimori, las visita constantemente y se coordina con ellas. Permiten su organización y la reconocen abiertamente. Coordinan y participan en las actividades organizadas por las autoridades carcelarias. Son participantes entusiastas en los campeonatos organizados por los alcaides. Siempre hacen bailes peruanos para entretener a las autoridades, al coronel genocida Ernesto Castillo León y a sus agentes del SIN, quienes siempre visitan la prisión. Juegan a volibol con ellos. No denuncian las condiciones genocidas en la prisión; al contrario, tienen una relación muy buena con los guardias e incluso les lavan la ropa.

P: ¿Cómo actúan las partidarias del acuerdo de paz con respecto a las demás presas?

R: Se sujeta a cada presa que llega a la prisión a un agobiante hostigamiento a fin de quebrarla y obligarla a ingresar a sus filas. Usan cualquier método que puedan para lograr sus metas. Han atacado físicamente a las compañeras. El hostigamiento es constante. Generalmente ponen a las recién llegadas en celdas con estos individuos. Ahí se dedican a atormentarlas las 24 horas al día. Si no pueden convencerlas, buscan quebrarlas psicológicamente. Repiten como loros su cháchara del acuerdo de paz. Cuando las compañeras se resisten, las defensoras del acuerdo de paz las denuncian abiertamente. Ante los guardias, las acusan de cosas para que los guardias las castiguen. Ante los ayudantes sociales y otras autoridades, piden que delaten a aquellas quienes se han mantenido firmes. Aprovechan toda oportunidad para provocarlas, como organizar “cateos” con los guardias para robar y destruir sus pertenencias. Delatan públicamente a las compañeras de la Jefatura, ante agentes del SIN, la Comisión Ad Hoc, el padre Lansier y el coronel genocida Castillo. Por ejemplo la Comisión Ad Hoc usa la información proporcionada por las presas del acuerdo de paz para levantar cargos e impedir la excarcelación de las compañeras. El padre Lansier ha señalado públicamente que en el caso de muchas presas, no hay ninguna evidencia en su contra en los procesos pero que no pueden salir porque (las presas del acuerdo de paz) las han delatado, diciendo que estas compañeras han seguido firmes.

P: ¿Cómo es la actitud de las compañeras que ponen la defensa y continuación de la Guerra Popular con respecto a las presas que defienden el acuerdo de paz? ¿Existe una lucha entre dos líneas con ellas y qué forma asume? ¿Cómo contestan los argumentos que ponen?

R: En primer lugar debemos clarificar unos conceptos. La lucha entre dos líneas se desenvuelve dentro del Partido, es la fuerza motriz del desarrollo del Partido, es su motor. Pero es imposible desarrollar una lucha entre dos líneas con estas presas que, por propia elección, se han separado del Partido. Sería absurdo hacerlo. Nosotros, particularmente el Partido, según lo que sé, las consideramos revisionistas, capitulacionistas y traidoras. Las combatimos con la guía política de “¡Combatir el Imperialismo, el Revisionismo y la Reacción Mundial, Inseparable e Implacablemente!”. Asumimos esta guía dentro de la tarea de barrer con el revisionismo. Las vemos como parte de ese colosal montón de basura que hay que barrer de la faz de la tierra. Tengamos bien en mente que se demuestra muy claramente que el grupillo negro colabora con la reacción, completamente a la luz del día, actúa en contubernio entre sí para delatar y atormentar a las compañeras. Creo firmemente que son parte del plan genocida contra los presos políticos y prisioneros de guerra, pues así actúan. Es importante denunciar el hecho de que son ellas quienes en más de una ocasión envenenaron el agua para el té, pero las acciones del Partido las hicieron abortar su siniestro plan. También es importante ver quiénes son esta escoria, quiénes son sus delegados. Muchas son soplones, desgraciadas quienes acataron la siniestra ley de arrepentimiento. Incluso han entregado a las masas; de esta manera las autoridades carcelarias las utilizan a todas como representantes. Otra cuestión que es importante clarificar es que el Partido nos ha enseñado a distinguir que, aparte de las cabecillas del grupillo negro, hay unas presas a quienes, mediante engaños y amenazas, han obligado a seguir estos disparates revisionistas acerca de los acuerdos de paz; las engañan diciéndoles que las van a liberar. Esto se ve claramente en las traiciones públicas entre ellas. Muchas han dejado sus filas a fin de obtener los beneficios que se dan a las “arrepentidas” que están entre los presos comunes o en áreas donde se aplica régimen más indulgente.

Con respecto a los argumentos que plantean, son muy absurdos y débiles. Dicen que defienden el acuerdo de paz a fin de defender al Presidente Gonzalo, pero su conclusión es amnistía para los presos con la excepción del Presidente Gonzalo, porque “los reaccionarios no aceptarán ese punto”. ¿Para qué luchan, pues? Solamente hacen esto porque no pueden aguantar las condiciones carcelarias, porque buscan su libertad propia. La siniestra imputación de que el Presidente Gonzalo es el autor de estas cartas es infundada e incoherente. Ninguna de ellas dice que se ha entrevistado personalmente con el Presidente Gonzalo. Aunque hay declaraciones públicas de ellas, ninguna ha salido de la prisión con ese propósito. Ellas mismas lo han admitido delante de las masas y compañeras a que han tratado de obligar a someterse. Así, la única cosa en que se basan es la prueba dada por Fujimori: su truco del video. Niegan las condiciones para continuar desarrollando la Guerra Popular. No ven que estas condiciones se agudizan cada día más y que existe una situación revolucionaria en desarrollo que está en ascenso. Esto se ha demostrado en los seis años desde el recodo en el camino, desde la detención del Presidente Gonzalo. No comprenden la profundización de la lucha de clases, la creciente pobreza de las masas ni ven cómo las masas luchan y se resisten.

Con respecto a la dirección, debemos señalar que continuamos bajo la dirección de nuestro querido y apreciado Presidente Gonzalo, lo que jamás ha negado nunca el Partido sino todo lo contrario, su dirección continúa y lo demuestra la manera en que se han cumplido plenamente los acuerdos y los planes que dejó el Presidente Gonzalo, lo que estableció el III Sesión Plenaria del Comité Central. El camino adelante lo definió claramente el Presidente Gonzalo; lo repitió claramente al mundo entero en su magistral discurso del 24 de septiembre [desde la jaula — ver UMQG 1992/18]. El Comité Central claramente continúa lo que estableció el Presidente Gonzalo. Además, ha asumido firme y resueltamente la defensa de la vida del Presidente Gonzalo, lo que se ha establecido como guía política para el período que se desenvuelve. Otra cuestión de gran importancia es ver que la dirección se sostiene con un Pensamiento. El núcleo del Pensamiento Gonzalo está en los documentos del Partido, principalmente en la línea política general establecida por el I Congreso, en la base de unidad partidaria. Si entendemos claramente estas cosas, podemos ver que estas presas del acuerdo de paz quieren negar el I Congreso, piden que se prepare un II Congreso, en otras palabras quieren negar la línea política general y base de unidad del Partido. ¿Por qué? Porque quieren negar el Pensamiento Gonzalo, es decir, negar la dirección. Nos acusan mezquinamente de “militarismo”, pero dicen que, “las acciones de hoy no son como las del pasado”. En primer lugar, ambas cosas son incorrectas y además, se contradicen. Las acciones están a un nivel aún más alto. No más veamos cómo se ha desarrollado cada día más la guerra de movimientos y de posiciones en el campo. La reacción ha admitido que no puede derrotarnos. Ya han pasado 5 años desde 1993 cuando intentaron derrotarnos la primera vez, 3 años desde 1995 que era su segunda etapa. En el campo hay acciones cada vez más grandes. Los medios de comunicación ya no hacen gran alarde al respecto porque eso es parte de su reaccionario plan de guerra de baja intensidad. Segundo, no existe tal militarismo, nunca se ha incurrido en él. Aquellos quienes sólo hablan acerca de acciones son quienes sólo tienen criterios militaristas. Otra proterva fabricación es decir que el Partido lleva las masas al genocidio. ¡Qué imputación tan siniestra! El Partido es el que defiende a las masas. A mi parecer, persistir en la Guerra Popular es la única manera de hacerlo. ¿Qué otra manera existiría ante los bombardeos aéreos, por ejemplo? Las bases de apoyo, los Comités Populares Abiertos, se defienden por medio de la Guerra Popular. Los partidarios del acuerdo de paz piden disolver los comités y las bases de apoyo. En otras palabras que se entreguen a la reacción. Y ¿para qué? Para que la reacción puede cebarse más de la sangre de las masas y consumar su genocidio. Es precisamente esta gente quien quiere que el Presidente Gonzalo siga preso, quiere que la reacción lo elimine, lo asesine; pero no lo logrará porque el Presidente Gonzalo continúa resistiéndose y luchando desde su trinchera de combate, y además, son las acciones del Partido, la Guerra Popular, que impiden que la reacción plasme su siniestro plan de asesinarlo. Las otras fabricaciones del grupillo negro son tan protervas y viles, y a la vez absurdas. Lo hemos demostrado y continuaremos demostrándolo, no sólo en palabras, sino principalmente en hechos, con la Guerra Popula
r.

P: ¿Algunas palabras de conclusión?

R: Quisiera reiterar mi alegría y agradecer la oportunidad de dar esta entrevista. Espero que sirva para continuar desarrollando la lucha por la revolución en mi país, así como, en particular, por la defensa de la vida de los presos políticos y prisioneros de guerra, muy especialmente la defensa de la vida del Presidente Gonzalo. Quiero unirme al agradecimiento y reconocimiento del Partido a los comunistas del mundo entero, a todos los revolucionarios, al proletariado internacional y a los hombres y mujeres del mundo de buena conciencia quienes han asumido firme y decisivamente la defensa de la vida del Presidente Gonzalo, la defensa del pueblo peruano y el apoyo a la Guerra Popular, el único camino hacia la revolución. En particular, quisiera expresar mi agradecimiento al Movimiento Revolucionario Internacionalista y al Comité Internacional de Emergencia, quienes están encabezando esta lucha. Quiero invitar e insisto en que continuemos perseverando en esta batalla. Tenemos que fortalecerla aún más. Es más, quiero reiterar mi compromiso con ella, con la revolución proletaria mundial, con la gran ola que se nos viene. Una última solicitud: Quisiera que se publique tan extensamente como sea posible esta entrevista en su totalidad, para que el mundo entero conozca este testimonio. Espero que ayude en una comprensión de lo que está pasando en mi país.

Muchas gracias.

    Fecha y hora actual: Lun Jul 23, 2018 6:16 am