PO- Partido Obrero.

Comparte
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Miér Feb 16, 2011 2:42 am

Che escribió:De nada.

No faltaba más:

PO 567 - 4/12/97

Rusia en la crisis mundial

por Luis Oviedo



Uno de los epicentros de la crisis financiera internacional es Rusia. Desde principios de setiembre, la bolsa de Moscú perdió el 40% de su valorización —el equivalente a unos 65.000 millones de dólares— y los títulos de la deuda pública rusa "cayeron con la fuerza de una piedra" (Buenos Aires Económico, 11/11).

Moscú se había convertido en los últimos meses en uno de los centros más activos de la especulación internacional. Desde fines del año pasado, entraron en la bolsa varias decenas de miles de millones de dólares —el 80% provenientes del exterior, de fondos de inversión y de pensión norteamericanos, asiáticos y hasta latinoamericanos. Esto infló un 140% el índice bursátil en los primeros seis meses de este año, en lo que constituyó un auténtico récord mundial.

Esta orgía especulativa constituyó un verdadero ‘pulmón’ para el capitalismo mundial. Los enormes beneficios especulativos que se acumularon en esos meses fueron un ‘salvataje’ para los especuladores mundiales que debían levantar sus cuentas de resultados.



Derrumbe

El golpe de la crisis internacional fue demoledor para Rusia. Cuando los inversores coreanos empezaron a vender sus tenencias de acciones y títulos de deuda rusos para cubrir las pérdidas en su propio país —en un movimiento que el Financial Times (13/11) describe como "brutal"— comenzó la catástrofe: se derrumbaron la bolsa y los títulos y comenzó una implacable fuga de capitales. Los bancos extranjeros aceleraron esa caída, especulando a la baja de las acciones.

Con todo, coincide la prensa, "lo peor está por venir". Los inversores externos se deshicieron del 20% de los títulos de la deuda pública en su poder. Esta huida, sin embargo, parece ser apenas la ‘punta del iceberg’: como la ley rusa establece que las ventas de títulos públicos deben ser informadas con un mes de anticipación, muchos temen que esos 4.000 millones que ‘volaron’ sean tan sólo un "anticipo" de la venta de "otras decenas de miles de millones más" (International Herald Tribune, 28/11). Por eso, "muchos corredores de bolsa temen que los compradores no cumplan los contratos" (The Wall Street Journal, 5/11). Esto, en realidad, ya está sucediendo, y los primeros en hacerlo han sido los bancos internacionales que operan en Moscú.

Lo que pinta la situación de cuerpo entero es la afirmación de The Wall Street Journal (5/11) de que las acciones y los títulos no han caído todavía más por la "aguda falta de liquidez". Las órdenes de venta se acumulan sin que nadie quiera comprar.



Devaluación

El derrumbe bursátil ha puesto a Rusia —ya en cesación de pagos interna— al borde de la cesación de pagos internacional. El banco central ya perdió el 10% de sus reservas; lo que todavía queda en su poder —unos 21.000 millones de dólares— apenas alcanza para cubrir los títulos de deuda pública en manos de los inversores externos. Los rusos —principalmente los bancos— tienen a su vez títulos por otros 40.000 millones; en caso de que comiencen a venderlos, "las reservas del banco central no serían suficientes" (International Herald Tribune, 28/11).

Para evitar la fuga de divisas, el banco central ruso elevó las tasas de interés del 21% al 28%, con lo que automáticamente elevó la ya colosal deuda pública en un 33% ... precisamente en momentos en que la recaudación impositiva "es la más baja de todas las épocas" (Le Monde, 13/11).

Todo esto plantea la perspectiva de la devaluación del rublo. Los bancos rusos —que tienen contratos de compra de dólares por miles de millones para los próximos meses y que ya han pérdido enormes sumas en la especulación bursátil y de títulos— "son particularmente vulnerables a una devaluación" (International Herald Tribune, 28/11).

Como última salida para evitar una devaluación, Yeltsin envió a Washington a dos ‘emisarios especiales’ para "buscar el apoyo norteamericano a un amplio programa de asistencia occidental" (ídem).



Rusia profundiza la crisis internacional

La función de este ‘paquete’ es ‘salvar’ a los especuladores internacionales atrapados en el derrumbe ruso.

La devaluación del rublo significará la desvalorización de capitales por un monto de 100.000 millones de dólares, la valorización actual de la bolsa de Moscú. Semejante deflación tendrá un efecto demoledor para los fondos de inversión internacionales. El Cronista (28/11) caracteriza que una devaluación del rublo podría ser el ‘golpe final’ que lleve a los especuladores internacionales a retirarse, en masa y sin distinciones, de todos los ‘mercados emergentes’ de los cinco continentes.



Derrumbe y restauración

Para algunos observadores, como Le Monde (13/11), el derrumbe de las bolsas inviabiliza el programa de privatizaciones de Yeltsin, porque el gobierno ruso no podría vender en la bolsa las acciones de las empresas que todavía retiene en su poder.

Así, la crisis bursátil propinaría un rudo golpe a la perspectiva del desarrollo capitalista de Rusia. Las privatizaciones realizadas hasta ahora, según el ‘esquema’ de ‘deuda por acciones’, permitieron a los bancos rusos apropiarse a precios de regalo de los principales activos industriales y yacimientos del país. Estas características de las privatizaciones revelaron la incapacidad para desarrollar un mercado de capitales que sirviera para canalizar como capital a una parte del ahorro nacional. Al mismo tiempo que se apropiaban de las empresas, los burócratas fugaban masivamente el ‘ahorro nacional’ al exterior. Las fábricas, las minas y los yacimientos, en consecuencia, han cambiado jurídicamente de mano pero no hay inversiones, y los nuevos dueños se limitan a saquear la riqueza social de la que se han apropiado.

Para otros observadores, como el Financial Times, en cambio, la crisis bursátil servirá para acelerar las privatizaciones, porque el gobierno está "desesperado" por obtener fondos para financiar la deuda pública. En un primer paso en esa dirección, Yeltsin derogó el decreto que establecía un límite del 15% a la propiedad de inversores externos en las empresas de gas y petróleo. Inmediatamente, las rivales Shell y British Petroleum se asociaron con empresas rusas para competir en la privatización de la Rosneft, la última petrolera en manos del Estado.

Pero estas nuevas privatizaciones son otra manifestación, más grave aún, de la incapacidad para desarrollar un mercado de capitales en Rusia.

El gas y el petróleo, repite la prensa, son el único sector de la economía rusa que podría ‘atraer’ a los inversores externos. En consecuencia, la perspectiva de desarrollo capitalista que diseña la entrega de los yacimientos energéticos al imperialismo es la de una economía dedicada a la explotación de los recursos naturales, con destino al mercado mundial y virtualmente sin ninguna conexión con la economía interna.

Semejante perspectiva es inviable en un país que, como Rusia, ha alcanzado un elevado grado de desarrollo social, industrial y tecnológico. Sólo podría avanzar a través de brutales crisis políticas y sociales, choques nacionales, guerras y revoluciones.

Volver a la página principal de Prensa Obrera


http://archivo.po.org.ar/po/po567/rusiaen.htm



¿Medio superficial el análisis, cierto?

Lástima que el "gurí" Luis Oviedo se nos muriera hace un año.

¿Qué edad tenías en 1997, Chapulín Colorado?

Gracias por permitir compartir estos viejos archivos con el resto de los lectores.

Gracias al PC(AP)

Saludos.
Che
Che
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 451
Reputación : 653
Fecha de inscripción : 19/05/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Che el Miér Feb 16, 2011 3:08 am

Che pero subi alguno donde el PO critique las posturas contra-revolucionarias de los Trozkistas y la IV Internacional...
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Miér Feb 16, 2011 3:28 am

Che escribió:Che pero subi alguno donde el PO critique las posturas contra-revolucionarias de los Trozkistas y la IV Internacional...

Vos lo pedís, vos lo tenés:

EDM 16 - Marzo 97


La cuestión del programa

Luis Oviedo

El Partido Obrero ha entablado un debate con la Oposición Trotskista Internacional (ITO) sobre el carácter de las diversas corrientes trotskistas, o sea, sobre la apreciación de sus programas y políticas. Semejante discusión remite a una cuestión más general —el carácter del programa para reconstruir la IVa Internacional. El pasaje de las organizaciones trotskistas tradicionales al campo democratizante (repudio de la dictadura del proletariado) significa que son contrarrevolucionarias y un lastre para la reconstrucción de la IVª Internacional.

Dictadura del proletariado

La dictadura del proletariado y la progresiva desintegración del Estado, son las conclusiones estratégicas de toda la teoría social de Marx. Tanto que, para Marx, "lo que yo hice de nuevo fue demostrar ... que la lucha de clases conduce necesariamente a la dictadura del proletariado; (y) que esta misma dictadura no es más que la transición a la abolición de todas las clases y a una sociedad sin clases" (1). Para Lenin, por su parte, "Marxista sólo es quien hace extensivo el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado. En ello estriba la más profunda diferencia entre un marxista y un pequeño (o un gran) burgués ordinario. Esta es la piedra de toque con la que debe comprobarse la comprensión y el reconocimiento reales del marxismo" (2).

La dictadura del proletariado está íntimamente ligada a todas las cuestiones cardinales de la política revolucionaria del marxismo, tales como el internacionalismo proletario y el partido revolucionario. El internacionalismo proletario, según Lenin, es la lucha por la dictadura del proletariado en el propio país y en los restantes países. El partido revolucionario es el instrumento para la toma y el ejercicio del poder por el proletariado. Su misión histórica es la de educar y estructurar a los obreros y a las masas explotadas en la conciencia de la necesidad de la conquista del poder político. En otras palabras, si está ausente la estrategia de la dictadura del proletariado, no hay internacionalismo proletario ni hay partido revolucionario.

El planteamiento de la dictadura del proletariado es, en definitiva, el contenido elemental y último del marxismo. Precisamente, por esta razón, como en el pasado, la cuestión de la dictadura del proletariado –es decir, la disyuntiva entre dictadura del proletariado y dictadura de la burguesía– es la divisoria de aguas entre los trotskistas "reales" (para utilizar las palabras de Lenin) y quienes no lo son … aunque por ‘tradición’, contrabando político o ambas cosas continúen declarándose partidarios de la IVa Internacional.

La cuestión de la dictadura del proletariado, es decir, la de "la comprensión y el reconocimiento reales del marxismo", está en el núcleo de la posibilidad de la reconstrucción de la IVa Internacional. Las corrientes tradicionales que se reclaman del trotskismo, tales como el Secretariado Unificado de la IVa Internacional (SU) o los lambertistas, han abandonado —tanto en la teoría como en la práctica— la estrategia y el programa de la dictadura del proletariado. En otras palabras, han abandonado el terreno del proletariado y del marxismo, y se han colocado en el campo del Estado burgués y del régimen social que éste defiende.

El Secretariado Unificado en el campo de la democracia burguesa

A mediados de la década del 70, comenzó un pronunciado giro derechista de la izquierda europea, cuya vanguardia fueron los llamados partidos ‘eurocomunistas’. En las ‘usinas de ideas’ del PC italiano, bien alimentados burócratas comenzaron a ‘descubrir’ las ‘virtudes’ de la ‘democracia’ … tutelada por el Vaticano. Las proposiciones democratizantes que levantaban los ‘eurocomunistas’ eran, apenas, la expresión pública del recurso ideológico fundamental del imperialismo para imponer la restauración del capitalismo en la URSS y en Europa oriental. Los PC ‘eurocomunistas’ fueron, en este sentido, los auténticos precursores del gorbachovismo.

Por la misma época, el SU calificó como progresivos a los precursores ‘eurocomunistas’. Las tesis sobre "Democracia Socialista y Dictadura del Proletariado", aprobadas en 1977, reflejan el esfuerzo por convergir con los ‘eurocomunistas’, es decir, con los planteos ideológicos del imperialismo ‘democrático’. Estas tesis pusieron al SU en el campo de la democracia burguesa.

"Para el SU, la dictadura obrera significa, por sobre todas las cosas, la ‘extensión’ de las libertades democráticas y afirma que el aplastamiento de la contrarrevolución burguesa debe estar limitado por el respeto de las libertades individuales. Se trata de un abandono del planteamiento marxista, puesto que el Estado obrero debe subordinar las libertades democráticas a la acción directa de las masas y al aplastamiento de la contrarrevolución. Este ha sido el curso seguido por todas las revoluciones (Cromwell, Robespierre, Lenin)" (3).

La concepción del SU de que la dictadura del proletariado es la "extensión de las libertades" contrasta con la de Lenin, para quien "La dictadura del proletariado, es decir, la organización de la vanguardia de los oprimidos como clase dominante con el fin de aplastar a los opresores, no puede dar como resultado sólo la ampliación de la democracia. Simultáneamente con la enorme ampliación de la democracia, que por primera vez se convierte en democracia para los pobres, en democracia para el pueblo, y no en democracia para los ricos, la dictadura del proletariado impone una serie de restricciones a la libertad de los opresores, de los explotadores, de los capitalistas. Debemos reprimirlos para liberar a la humanidad de la esclavitud asalariada; hay que vencer por la fuerza su resistencia; es evidente que no hay libertad ni democracia allí donde hay represión; donde hay violencia" (4). O más claramente: "Democracia para la inmensa mayoría del pueblo y represión por la fuerza, es decir, exclusión de la democracia, de los explotadores y opresores del pueblo: ésta es la modificación que sufrirá la democracia en la transición del capitalismo al comunismo" (5).

Los mandelianos, a diferencia de Lenin, sostienen que la dictadura del proletariado debe garantizar la libertad de acción y de agitación política a la contrarrevolución burguesa. "La constitución y el código penal de la dictadura del proletariado —dice el SU— impedirán y castigarán los actos de insurrección armada, las tentativas para derrocar el poder de la clase obrera mediante la violencia, los atentados terroristas contra representantes del poder de los trabajadores, los actos de sabotaje, de espionaje a favor de potencias extranjeras, etcétera. Pero solamente deberán ser castigados los actos comprobados de esta índole y no la propaganda general explícita o implícitamente favorable a la restauración del capitalismo. Esto significa que se deberá acordar la libertad de organización política a todos los que, en los hechos, respeten la constitución del estado obrero, incluidos los elementos proburgueses …" (6). El SU, de antemano, le otorga a la contrarrevolución burguesa un certificado de ‘legalidad obrera’.

Para el SU, "la libertad de organización de grupos, tendencias y partidos sin restricciones ideológicas (es decir, incluidos los contrarrevolucionarios, LO) constituye una condición previa para el ejercicio del poder político por la clase obrera" (7). Es decir, que esa condición previa no es la dictadura del proletariado, sino la democracia burguesa, o sea, el código penal de los capitalistas. Continúa el SU: "La verdadera alternativa es la siguiente: o bien democracia obrera con el derecho de las masas a elegir a todos los que escojan y la libertad de organización política para todos los que han sido elegidos (incluidas las personas con ideologías o un programa burgués o pequeñoburgués), o bien, una restricción decisiva de los derechos políticos de la clase obrera, con todas las consecuencias que se derivan de ello" (Cool.

Para justificarse, el SU sostiene que "en ningún escrito de Marx, Engels, Lenin o Trotsky, ni en ningún documento programático de la IIIa Internacional bajo Lenin, apareció nunca (una) defensa del sistema de partido único" (9). Falso. Incluso Kautsky defendió la dictadura del Comité de Salud Pública de Robespierre.

El SU sostiene que no se puede proscribir a la contrarrevolución burguesa, porque, entonces, "¿por dónde trazar la línea de demarcación? ¿Se prohibirán a los partidos que tengan una mayoría de miembros de extracción obrera pero al mismo tiempo tengan una ideología burguesa? ¿Cómo se puede conciliar tal posición con el concepto de elección libre de los consejos de trabajadores? ¿Cuál es la línea de demarcación entre el ‘programa burgués’ y la ‘ideología reformista’? ¿Se deben prohibir, entonces, los partidos reformistas? ¿Se suprimirá la socialdemocracia?" (10). Semejante planteamiento delata a una corriente ajena al movimiento obrero. Cualquier obrero huelguista sabe que los campos se determinan por sí mismos por medio de la lucha. ¿Cómo? Tomemos una sencilla asamblea sindical: la asamblea es democrática porque en ella todos pueden dar su opinión … pero una vez que vota ir a la huelga, la propia lucha determina cuál es el campo en el cual los obreros permitirán el ejercicio de la democracia —los huelguistas, que discuten cómo llevar la lucha a la victoria— y quiénes están excluidos del ejercicio de la democracia: los rompehuelgas —a los que no se les respeta, piquetes mediante, el derecho individual a carnerear— y los patrones. Los huelguistas tampoco permitirán, digamos de paso, la propaganda contra la huelga. La asamblea obrera consagra la supremacía de los derechos colectivos de los trabajadores no sólo sobre los patrones sino, incluso, sobre los propios obreros individualmente considerados. Lo mismo hace la dictadura del proletariado. Por el contrario, cuando eleva la legalidad de los partidos burgueses a la categoría de un principio programático, lo que el SU presenta como dictadura del proletariado no es más que la versión idealizada de la democracia burguesa.

El abandono del planteamiento marxista de la dictadura del proletariado lleva al SU, naturalmente, a desconocer el papel del partido revolucionario, cuya función histórica no es para los mandelianos la conquista del poder político, sino "la lucha por conquistar a la mayoría en el seno de la clase para sus propuestas …" (11). La concepción parlamentarista que tiene el SU acerca de la toma del poder justifica la denuncia que formulara la Tendencia Cuarta Internacionalista en su Declaración de Fundación (1979): "Tanto el SU como el CORCI hablan con frecuencia de gobierno obrero y campesino y lo hacen para encubrir su propia debilidad política y programática. Para ellos, gobierno obrero y campesino no es sinónimo de dictadura proletaria, sino, más bien, una fórmula que equivale a un gobierno transitorio en el proceso revolucionario. Como quiera que esa fórmula es presentada como finalidad estratégica, hay que entender que en los países atrasados se la presenta como el equivalente de un gobierno burgués … Dicho de otra manera, el gobierno obrero y campesino, en boca de los renegados del trotskismo, no es otra cosa que una versión modernizada de la fórmula de la dictadura democrática de obreros y campesinos" (12).

El sandinismo nicaragüense fue quien más concienzudamente llevó a la práctica la ‘democracia socialista’ mandeliana, lo que explica que el SU lo apoyara hasta el final. En nombre de la democracia, el sandinismo permitió la libre propaganda y hasta la organización política y la participación electoral de la contrarrevolución. Los resultados son conocidos: la ‘democracia socialista’ es el camino más directo para la entrega de una revolución.

Con sus tesis sobre la "Democracia Socialista y (la) Dictadura del Proletariado", el SU se pasa por entero al campo de la democracia burguesa, es decir, de la dictadura del capital. La política crudamente derechista seguida por el SU a partir de entonces —en Brasil (donde el grupo del SU se convirtió en la ‘policía política’ de la dirección contrarrevolucionaria del PT contra las tendencias de izquierda, apoyo irrestricto al frente popular); en Irlanda y Medio Oriente (apoyo a los ‘procesos de paz’ impulsados por el imperialismo); en Estados Unidos y Gran Bretaña (apoyo a la burocracia sindical en los procesos de formación del Labor Party y del Socialist Labour Party, contra sus alas izquierdas); en México, donde se ha colocado a la rastra del zapatismo— está, por así decirlo, ‘contenida’ en las tesis de 1977, que consagraron su abandono definitivo de la estrategia de la dictadura del proletariado.

Pablismo, foquismo

La degeneración del SU es el resultado de un largo proceso político cuyo punto de arranque fue el pablismo.

Efectivamente, fue el primer intento serio y orgánico dentro de las filas de la IVa Internacional de abandonar la estrategia de la dictadura del proletariado. Para Pablo y sus seguidores, la expropiación del capitalismo en Europa del Este y Yugoslavia planteaba que el stalinismo se había convertido, a pesar suyo, en un factor revolucionario, que se orientaba a construir Estados obreros. Entre el capitalismo y el socialismo se abría, para los pablistas, un período caracterizado por los Estados obreros deformados.

Semejantes posiciones llevaron al Secretariado Internacional a abandonar el planteamiento de la revolución política que, en la concepción de Trotsky, era la herramienta para la regeneración revolucionaria de la dictadura del proletariado en la URSS. Paralelamente, como en la ‘teoría’ pablista la burocracia soviética reemplaza al proletariado como el agente de la revolución social, la construcción de un partido revolucionario —la propia IVa Internacional— es considerada ‘superflua’.

El pablismo cubrió de vergüenza el nombre de la IVa Internacional cuando se opuso a los levantamientos de los obreros de Berlín oriental (1953) y de Hungría (1956), con el argumento de que el derrocamiento de la burocracia stalinista llevaría a esos países a abandonar el ‘campo socialista’. Para los pablistas, la restauración del capitalismo en los Estados obreros degenerados provenía de la acción de las masas contra la burocracia...

Para los pablistas, el socialismo sólo podía ser el resultado de una ‘auto-reforma’ de los regímenes burocráticos, lo que explica que, habiéndose opuesto a los levantamientos obreros de Berlín oriental y Hungría, apoyaran, en cambio, el de Polonia, encabezado por una fracción de la propia burocracia, la de Gomulka, cuyos planteamientos ‘reformistas’ antecedieron a los de Gorbachov en más de 30 años. No hace falta decir que Gomulka hundió el levantamiento polaco.

Las posiciones pablistas hicieron ‘escuela’ en la IVa Internacional, aun entre aquellos que se declararon sus opositores. Durante su efímero matrimonio en 1981/82, Moreno y Lambert, por ejemplo, sostuvieron que la "norma general y exclusiva en el curso y después de la Segunda Guerra Mundial" fue que "las direcciones pequeñoburguesas, burocráticas y contrarrevolucionarias se han visto obligadas a romper con la burguesía, expropiarla y tomar el poder" (13). O más llanamente: "el ascenso revolucionario es tan grande que la burguesía puede ser expropiada sin partido revolucionario" (14). Como criticaban Altamira y Magri en aquel entonces, "si esto es cierto, estamos en presencia de dos novedades: 1) los partidos trotskistas no tienen viabilidad; 2) reformistas y stalinistas no están en el campo del orden burgués, sino en el de la revolución proletaria, con sus propios métodos … Se llega a la misma conclusión de Michel Pablo: hay, primero, un gran período de Estados burocráticos y el papel de los trotskistas no es dirigir sino impulsar" (15). Más cerca en el tiempo, mandelianos, morenistas y lambertistas no tuvieron empacho en caracterizar como progresiva a la perestroika gorbachoviana, es decir, a la primera etapa de la política abiertamente restauracionista de la burocracia soviética.

El pablismo significó la liquidación política de la IVa Internacional, porque importó el abandono del planteamiento y de la estrategia de la dictadura del proletariado.

• • •

Con relación a la Revolución Cubana (1959), el pablismo postuló como ley histórica la representación parcial que tenían de ella algunos intelectuales pequeñoburgueses y elevó al foquismo al rango de programa de la IVa Internacional.

El foquismo sustituye al proletariado como clase dirigente de la revolución por la pequeñoburguesía. En otras palabras, la adhesión al foquismo no significa un ‘desvío militarista’, como suponen algunos de sus críticos; significa, por sobre todo, la adopción del programa político de una clase social hostil al proletariado (la pequeñoburguesía), cuyos intereses históricos son opuestos al comunismo.

Quien más claramente expresó esta sustitución foquista fue Nahuel Moreno, que a mediados de la década del 60 integraba el SU. Para Moreno, "cualquier país, cualquier clase brutalmente explotada puede, por el programa y el método de la revolución permanente, plantearse la acumulación primitiva socialista y adquirir el desarrollo económico, cultural y técnico moderno … así como hemos descubierto (!) que no sólo la clase obrera puede acaudillar la revolución proletaria, lo mismo podemos decir de los movimientos políticos: no sólo los obreros pueden organizar y dirigir las primeras etapas revolucionarias, pueden hacerlo los movimientos y organizaciones democráticas y agrarias" (16). De un plumazo, Moreno —en nombre de la IVa Internacional— arroja a la basura toda la teoría de Marx sobre el papel revolucionario del proletariado.

También aquí, el SU hizo ‘escuela’: la sustitución del proletariado por otras clases sociales como caudillo de la revolución, derivó en la ‘teoría’ de las ‘nuevas vanguardias’ (pequeñoburguesas, nacionalistas, estudiantiles, siempre antiproletarias), con la que no sólo los mandelianos, sino también el morenismo y el lambertismo quisieron reconstruir la IVa Internacional en los últimos veinte años. Y todavía hoy, cuando todas esas ‘nuevas vanguardias’ se han pasado con armas y bagajes al campo proimperialista de la democracia, estos ‘trotskistas’ nos quieren seguir vendiendo a las ‘nuevas vanguardias’ como ‘la’ vía para reconstruir una ‘nueva Internacional’. Esto lo han dicho claramente tanto los lambertistas como la principal sección de la LIT morenista, el PSTU brasileño, y los mandelianos (17).

El paso del aventurerismo foquista al democratismo de las tesis de la ‘Democracia Socialista’ es un complemento necesario. El FSLN de Nicaragua —un ‘niño mimado’ del SU— es la expresión de la perfecta complementariedad entre foquismo y democratismo.

Durante sus más de cuarenta años de trayectoria política —con sus sucesivos congresos, escisiones y reagrupamientos—, la corriente que hoy representa el llamado Secretariado Unificado de la IVa Internacional ha abandonado la estrategia de la dictadura del proletariado para defender, sistemáticamente, la política —y los intereses sociales— de clases hostiles al proletariado. Se trata de una corriente ajena a la IVa Internacional y, por lo tanto, irrecuperable para luchar por su reconstrucción. Cualesquiera hayan sido sus debilidades, a la Tendencia Cuarta Internacionalista le cabe el indudable mérito político de "acabar con el equívoco mantenido por la OCI (lambertista) de Francia, la que evitó decir con toda claridad que el SU no era solamente una desviación ideológica, sino que había pasado a representar intereses extraños a los del proletariado" (18).

El democratismo trotskista

El giro ideológico democratizante de la izquierda mundial de mediados de los 70/principios de los 80 —en consonancia con la ofensiva democratizante del imperialismo y con las primeras formulaciones de la política gorbachoviana— encontró poca oposición a la hora de tomar por asalto esa débil fortaleza política que eran los partidos de la IVa Internacional.

Ya se ha señalado que las tesis de unificación de las tendencias de Lambert y Moreno reprodujeron, con tres décadas de atraso, los planteos fundamentales del pablismo. "Esto implica —señalaba entonces Política Obrera— que la OCI, y con ella el CI, se ha autodesheredado de su único, pero valioso, elemento de tradición revolucionaria de lucha contra la liquidación de la IVa Internacional" (19).

La entente Lambert-Moreno también reprodujo, lo que no es poco, el planteo democratizante del SU. La base política de su unificación fue el apoyo al frente popular, encabezado en Francia por Mitterrand. En este sentido, el ‘récord’ del Comité Internacional es verdaderamente impresionante … si se considera que apenas sobrevivió nueve meses: apoyo al frente popular francés encabezado por Mitterrand (del que la OCI decía que pretendía destruir la Va República, es decir, que le atribuía un objetivo revolucionario); apoyo al frente con la burguesía en Nicaragua; pidió el ingreso (del PST) a la ‘multipartidaria’ de los principales partidos patronales de la Argentina; el planteamiento de que la Constituyente peruana (es decir, el parlamento burgués —en el cual, un frente único que integraban los partidos del CI había sacado el 12% de los votos) tomara el poder para "resolver las contradicciones del pueblo explotado". La lista sigue: Bolivia, El Salvador, Brasil … (20).

Roto el Comité Internacional, el lambertismo entró en un acelerado proceso de desintegración política y organizativa. Su único grupo significativo en América Latina, O Trabalho de Brasil, que actúa en el PT, "consiguió zafarse de la expulsión de las corrientes trotskistas de dicho partido a través de la adhesión de principios a la estrategia de la dirección lulista democratizante, ejerciendo en el PT una especie de oposición consentida (sin hablar de omisión cómplice frente a la expulsión de los trotskistas, ni de su exaltación del caudillismo de Lula)" (21). En cuanto a la OCI, se ha auto-disuelto en un fantasmagórico Partido de los Trabajadores.

El morenismo —que en el pasado había sido peronista y foquista— formó la LIT, que debutó como plenamente democratizante: su planteo estratégico era el "socialismo con democracia" … o sea, la ‘democracia socialista’ mandeliana.

El ‘socialismo con democracia’ es una contradicción en sus propios términos: el socialismo es un régimen social en el cual el Estado ha desaparecido; la democracia es una forma de Estado. Donde hay democracia no puede haber socialismo; donde hay socialismo, ya no existe la democracia. No se trata, sin embargo, de una confusión inocente. Significa que, para el morenismo, el ‘socialismo’ puede ser alcanzado en el marco de la democracia, es decir, sin la destrucción del Estado burgués. "A esta ‘revolución social’ en el marco del Estado burgués, el documento del Mas ("Documento sobre situación nacional", aprobado en el IIIº Congreso del Mas, 1988) la denomina ‘cambiar el carácter del Estado’, es decir, cambiar el contenido de clase del Estado, pero no destruir a éste como aparato de opresión de la burguesía, no hacer la revolución. Este cambio ‘social’ se produce ‘derrotando’ (pero no derrocando) a los partidos burgueses; llevando a la clase obrera al ‘gobierno’ (pero no al establecimiento de un régimen proletario); y a hacerlo a través de ‘sus partidos e instituciones’, todos democratizantes y puntales del Estado burgués (y no a través de nuevas organizaciones revolucionarias de masas)" (22). En el citado documento, el morenismo propone la reorganización completa del Estado a través de una Asamblea Constituyente (y no su destrucción por medio de la revolución y la dictadura del proletariado). El subsiguiente planteamiento morenista de un "gobierno obrero y popular" —sin la necesidad de la destrucción del Estado burgués— es, típicamente, el "gobierno obrero-burgués" que denunciaron tanto la IIIa como la IVa Internacionales. Este conjunto de planteamientos democratizantes justifican plenamente la caracterización que formula Causa Operaria criticando el programa del grupo morenista brasileño: "El ‘socialismo con democracia’ es, en realidad, la democracia pura transportada al escenario de la revolución, es decir, el estrangulamiento de la revolución por medio de la democracia" (23).

Efectivamente, el ‘gobierno obrero’ en su versión morenista no es la dictadura del proletariado, sino una trasposición idealizada del parlamentarismo. Así, los morenistas brasileños sostienen —copiando casi letra por letra la tesis mandeliana de la ‘Democracia Socialista’— que "nuestra lucha consiste en que la clase obrera y los sectores aliados tomen el poder político a través de sus organismos y no que el partido tome el poder … eso significa que la disputa política central entre los sectores revolucionarios y reformistas y las varias alas que pueden existir dentro de una determinada organización, se da dentro de estos organismos" (24). Aquí, la lucha a muerte entre la revolución y la contrarrevolución queda reducida a un ‘debate’ parlamentario en el ámbito de los ‘organismos de poder’. Pero ningún ‘organismo de poder’ puede reemplazar al partido revolucionario, que concentra en su programa los intereses históricos del proletariado como clase internacional.

El ‘partido no toma el poder sino los organismos’ significa, simplemente, que el morenismo sólo está dispuesto a tomar el poder si es acompañado por los partidos contrarrevolucionarios.

Las tendencias trotskistas y la restauración del capitalismo en la URSS

Ya se ha señalado que el planteamiento democratizante fue el carro de guerra político-ideológico del imperialismo para preparar la restauración del capitalismo en la URSS y en Europa del Este. Los tratados internacionales de la década del 70 (Alemania Federal-URSS de 1970; Alemania Federal-Polonia de 1972; Tratado de Helsinki) garantizaron la intangibilidad de las fronteras establecidas y transformaron el derecho internacional (capitalista) en derecho nacional de la URSS y de las llamadas ‘democracias populares’ —la libertad de comercio, la libre circulación económica (que se encubría con la libre circulación de personas … es decir, la circulación de las personas en calidad de mercancías; en otras palabras, fuerza de trabajo). La literatura‘democrática’ acompañó al fenómeno internacional más amplio de la restauración capitalista en la URSS.

"Ese fue el servicio de la ‘teoría’ de la democracia como valor universal, del predominio de la sociedad civil y de la ciudadanía. Cumplía la función ideológica, es decir, encubierta, de un planteo donde el imperialismo y la burocracia andaban del brazo. Estos tratados no sólo mostraban un esquema internacional dirigido a la instauración del régimen capitalista en la URSS y en Europa del Este, sino que estaban revelando un hecho aún más profundo: la tendencia a la restauración capitalista de la propia burocracia, la cual procuraba apoyos legales, de derecho, diplomáticos e internacionales, para proceder ella misma al proceso de restauración capitalista" (25).

El carácter democratizante de las principales corrientes trotskistas reside en no haber comprendido —con la excepción parcial de la OCI— que estos acuerdos políticos estaban delatando la tendencia de la burocracia stalinista a la restauración del capitalismo. Peor aún, caracterizaron este curso como progresivo … porque significaba la ‘ampliación de la democracia’.

El hundimiento de los regímenes burocráticos destruyó las últimas ilusiones socialistas de las tendencias democratizantes del trotskismo. El XIIIº Congreso del SU votó una resolución cuyo corazón político consistía en la siguiente afirmación: "Terminó la época en que el movimiento obrero internacional se determinaba en función de la victoria y de la degeneración de la revolución rusa (que) ya no representa una referencia estratégica central en función de la cual se definen los revolucionarios de todo el mundo" (26). En otras palabras, para el SU ha terminado la época histórica de la revolución proletaria y ha desaparecido la dictadura del proletariado como ‘referencia estratégica central’. La última ‘elaboración’ morenista, por su parte, sostiene que la URSS habría dejado de ser un Estado obrero prácticamente a poco de nacer (a mediados de la década del 20) y hasta niega que en China, Cuba o Vietnam hayan tenido lugar revoluciones y Estados Obreros. Este retroceso —verdadera estampida— en el terreno de los planteamientos políticos y programáticos, se complementó con crisis organizativas mayores, como la que llevó al estallido del morenismo.

Se trata de un resultado curioso para tendencias que se auto-proclamaban herederas políticas de Trotsky, quien había pronosticado —con más de sesenta años de anticipación— que si una revolución no derrocaba a la burocracia, la restauración del capitalismo en la URSS, más tarde o más temprano, sería inevitable. Que caracterizaba a la burocracia como una capa social restauracionista y, como tal, estaba ‘condenada’ a intentar transformar sus privilegios en propiedad. ¿Por qué estas organizaciones se derrumban —política y organizativamente— cuando los pronósticos del fundador de la tendencia política a la cual decían pertenecer encontraban su más negativa verificación práctica?

Lo que explica esta aparente contradicción es que, en realidad, para ninguna de estas corrientes, la URSS y los restantes Estados obreros degenerados eran, como había caracterizado Trotsky, regímenes sociales transitorios entre el capitalismo y el comunismo, cuyo destino final sería resuelto en la arena de la lucha de clases mundial. Para todos ellos, el capitalismo no podía restaurarse en la URSS. Consideraban que la estatización de la propiedad era irreversible, porque la burocracia stalinista actuaba como su ‘guardiana’. Una ‘guardiana’ totalitaria que actuaba en su propio interés … pero ‘guardiana’ al fin. Citemos a Mandel: "Nosotros pensamos que la restauración del capitalismo es, a corto, mediano y largo plazo, imposible" (27).

Fueron incapaces de comprender las enormes contradicciones, de toda índole, acumuladas por el ‘socialismo en un solo país’, y que la integración de la burocracia al mercado mundial —por la vía del endeudamiento externo— había llevado a un punto de explosión. Esas contradicciones debían llevar, obligadamente, a una situación revolucionaria, como la que estalló en Polonia en 1980.

Frente al hundimiento de los regímenes burocráticos —y a la disyuntiva de dictadura del proletariado o restauración del capitalismo que abría este hundimiento—, los planteamientos de la ‘democracia socialista’ y del ‘socialismo con democracia’ que levantaban mandelianos y morenistas no eran otra cosa que el utópico llamado a la ‘autorreforma’ de estos regímenes por las fracciones ‘progresivas’ y democratizantes de la propia burocracia. Como para los morenistas y los mandelianos, la burocracia no era restauracionista, su crítica al stalinismo se limitaba a su aspecto totalitario y antidemocrático... Una ‘inyección’ de democracia debería alcanzar, entonces, para completar positivamente el desarrollo histórico de los regímenes burocráticos. Por eso aplaudieron cuando Gorbachov anunció que su objetivo era alcanzar un "estado socialista de derecho", sin percibir —a excepción del PO— que el planteo de la burocracia apuntaba a establecer el derecho a la propiedad privada, es decir, el marco jurídico de la restauración.

Las consignas de ‘democracia socialista’ y de ‘socialismo con democracia’ se limitaban a pretender el establecimiento de instituciones ‘representativas’ (parlamentarias), en el marco de un régimen al que caracterizaban como ‘socialista’. Como la expropiación del capital (‘socialismo’) no significa que la democracia deje de ser una forma de Estado con su correspondiente burocracia estatal, el ‘socialismo con democracia’ es, en última instancia, el régimen abstracto, e imposible en la práctica, de la dominación de la burocracia.

Para Trotsky, el derrocamiento de la burocracia debía salvar al Estado obrero de la restauración del capitalismo; para los mandelianos y morenistas, por el contrario, la democracia debía salvar, no al Estado obrero, sino al régimen burocrático. Frente al derribamiento del Muro de Berlín por las masas sublevadas contra la burocracia, los morenistas opusieron a la consigna de la "Unidad socialista de Alemania", el "socialismo con democracia" … en la RDA.

Si, como consecuencia del abandono de la estrategia de la dictadura del proletariado, la consigna del ‘gobierno obrero’ se convierte en un ‘gobierno obrero-burgués’, en los Estados obreros degenerados, el abandono de la estrategia de la dictadura del proletariado convierte la consigna de la revolución política en un planteamiento democratizante. El Vo Congreso del Partido Obrero caracterizó que los planteamientos de ‘revolución política antiburocrática’ (morenista) y de ‘revolución política democrática’ (Pierre Broué, ex dirigente de la OCI) se "limitan a desalojar a la burocracia del poder, por la vía de la democratización de las instituciones del Estado. Es decir, no plantean la expropiación de los derechos políticos de la burocracia como categoría social, ni de los medios económicos que ha acumulado … lo cual sólo puede significar, de un lado, un camuflage de la burocracia —que conserva su dominación económica— y, del otro lado, un camuflaje de la restauración capitalista" (28). La aberración del ‘socialismo con democracia’ y de la ‘democracia socialista’ no se refiere, sin embargo, tan sólo a la ‘democracia’, sino también al llamado ‘socialismo’. Sin dictadura del proletariado, la estatización de la propiedad no equivale, ni mucho menos, a un ‘socialismo con o sin democracia’, sino a un capitalismo de Estado.

La regeneración revolucionaria de los Estados obreros no se limita a una tarea puramente política —reinstauración del poder de los soviets, exclusión de la burocracia. Implica una profunda reorganización social. El planteo de que la democracia podría salvar al socialismo ignora la interrelación dialéctica que existe entre el avance de la socialización y la dictadura del proletariado.

Pero esto no es todo, porque el socialismo sólo puede triunfar como un régimen social internacional. El aislamiento de la revolución lleva a la burocratización y a la degeneración del Estado obrero.

El planteamiento de la dictadura del proletariado expresa la unidad del proletariado internacional como clase y el carácter inseparable de la lucha por el poder en los Estados capitalistas con el desarrollo socialista en los países en que el capital fue expropiado.

Qué es el centrismo en la IVa Internacional

El centrismo está determinado por la oposición de extremos irreconciliables: revolución - contrarrevolución; burguesía - proletariado; marxismo - revisionismo. Las formaciones centristas son aquellas que oscilan —ora a la derecha, ora a la izquierda— entre estos dos extremos.

La caracterización de que la IVa Internacional estaría formada por un conjunto indiferenciado de "organizaciones centristas de tipo especial" (y un único agrupamiento revolucionario —los trotskistas consecuentes, la propia ITO) (29), coloca en el polo derechista de la ecuación a los partidos comunistas y socialistas.

Esta caracterización significa que, para la ITO, todas las organizaciones que se reclaman de la IVa Internacional se encuentran en el mismo terreno de clase, y que las divergencias y crisis que la desgarraron durante medio siglo tienen un carácter puramente ideológico o político. La ITO no logra establecer las diferencias de contenido de clase de la política y del programa de las diversas tendencias que se reclaman trotskistas.

Siguiendo el mismo método de análisis, la ITO debería ubicar a Lenin y a Kautsky, en 1918, en el mismo terreno de clase, si es cierto que Kautsky "continuaba emparentándose positivamente" (30) con el marxismo (se declaraba a sí mismo marxista) y si es cierto que Kautsky "programáticamente todavía permanecía en la perspectiva de la dictadura del proletariado" (31). Ocurre que, a mediados de 1918, Kautsky publicó su folleto La Dictadura del Proletariado, al que Lenin calificó como "un perfecto modelo de tergiversación pequeñoburguesa del marxismo y una ruin negación de éste en los hechos, mientras se lo reconoce hipócritamente de palabra" (32). ¡Como Kautsky no había renunciado, de palabra, formalmente, a la dictadura del proletariado, debería ser considerado en el mismo terreno de clase que Lenin! La ITO no formula una caracterización, sino que solicita una declaración jurada ...

La ITO no establece los diferentes contenidos de clase que se han manifestado en la crisis de la IVa Internacional. Por eso no logra avanzar más allá de una definición extremadamente vaga: "la tarea de los trotskistas ortodoxos es desarrollar una tendencia internacional orientada estratégicamente hacia la reconstrucción de la IVa Internacional por medio de la ligazón, el apoyo y la organización de toda lucha por el trotskismo, en favor de todo desarrollo genuinamente trotskista en el mundo, tanto dentro como fuera de las grandes ‘organizaciones centristas’" (33).

No es cierto, sin embargo, que estas ‘organizaciones centristas’ "no han producido una completa y decisiva ruptura con las bases programáticas de la política proletaria revolucionaria. Esas organizaciones continúan emparentándose positivamente, de varias maneras, con el Programa de Transición de 1938. Programáticamente, todavía permanecen en la perspectiva de la dictadura del proletariado basada en la democracia soviética, todavía rechazan formalmente el frentepopulismo, todavía declaran su pertenencia al internacionalismo proletario, y todavía —con cierta confusión y ciertas significativas excepciones— mantienen el análisis trotskista de los regímenes stalinistas y de la necesidad de las formas de propiedad colectivizada contra el imperialismo —incluso mientras revisan y distorsionan estos principios y se adaptan a corrientes hostiles a ellos" (34).

A lo largo de todo este artículo hemos demostrado que estas corrientes han perseverado en una política hostil a la dictadura del proletariado, han sido y son el vehículo del programa y los intereses de clases hostiles al proletariado, son abiertamente frentepopulistas y han abandonado el planteamiento de la revolución política (dictadura del proletariado) para los Estados obreros degenerados. Son, para usar las palabras de Lenin refiriéndose a Kautsky, "un perfecto modelo de tergiversación pequeñoburguesa del marxismo y una ruin negación de éste en los hechos, mientras se lo reconoce hipócritamente de palabra". Estamos autorizados, entonces, a caracterizarlos como Lenin caracterizó a Kautsky: como renegados. El mandelismo y el lambertismo no son ‘centristas’; son el ala derecha de la IVa Internacional y están ubicados en un terreno de clase hostil al proletariado. Su trayectoria de décadas, los ha ‘endurecido’ en sus posiciones antiproletarias y los hace irrecuperables para la lucha por la reconstrucción de la IVa Internacional. En cuanto al morenismo, ha estallado; no existe más. Los grupos que han surgido del estallido morenista manifiestan las posiciones políticas más diversas.

El SU y el lambertismo no son ‘centristas’, pero lo que sí es típicamente centrista es la tentativa de ‘recuperarlos’ y de reconstruir la IVa Internacional reuniendo a todas las tendencias, por el hecho de que se reclaman del trotskismo. Estas tentativas han fracasado en el pasado y no podían más que fracasar, porque significan la fusión, en una organización común, de tendencias y partidos con diferente contenido de clase. El fracaso de estas tentativas confirma el pronóstico formulado por la Tendencia Cuarta Internacionalista hace más de quince años: "La concepción de la reconstrucción de la IVa Internacional, como una reunificación con los revisionistas por medio de la recuperación del SU, está condenada al fracaso. Los grupos que caracterizan al SU como centrista, con la finalidad de postular su recuperación, se estrellarán contra la pared" (35).

"Hay que luchar políticamente contra el revisionismo y sus nuevos aliados —continuaba entonces la TCI—, no para recuperarlos o reformarlos, sino para destruirlos políticamente" (36).

La destrucción política del democratismo y el revisionismo es la vía para reconstruir la IVa Internacional.

La reconstrucción de la IVa Internacional, una tarea inmediata

La experiencia revolucionaria de las últimas seis décadas —años de grandes victorias y amargas derrotas— confirma que no existe ninguna posibilidad de estructurar un partido revolucionario de la clase obrera que no sea la IVa Internacional. Su programa concentra la experiencia de las tres Internacionales que la precedieron y la experiencia de la victoria y de la derrota de la Revolución Rusa. Toda esta experiencia histórica está resumida en la consigna cardinal del marxismo, que preside el Programa de Transición: la dictadura del proletariado. Fuera del programa de la IVa Internacional, dominan las posiciones proimperialistas. La reconstrucción de la IVa Internacional exige diferenciar a las corrientes que actúan en nombre de la IVa Internacional desde un punto de vista de clase.

Por la vía de la delimitación y la clarificación política, mediante el debate y la experiencia de una intervención común en la lucha de clases, será posible reconstruir la IVa Internacional como el partido mundial que lucha por la dictadura del proletariado y el comunismo.

Notas



1 . "Carta de Marx a Joseph Weydemeyer (5 de marzo de 1852)", en Carlos Marx - Federico Engels, Correspondencia; Editorial Cartago, Buenos Aires, 1973.

2 . Vladimir Lenin, El Estado y la Revolución; Editorial Cartago, Buenos Aires, 1974 (cursivas en el original).

3 . Pablo Rieznik, "Sobre el libro ‘La dictadura revolucionaria del proletariado’, de Nahuel Moreno", en Internacionalismo n° 2, Lima, diciembre de 1980.

4 . Vladimir Lenin, El Estado y la Revolución; Editorial Cartago, Buenos Aires, 1974 (diferenciadas por mí, LO).

5 . Idem anterior.

6 . "Democracia Socialista y Dictadura del Proletariado (Resolución del Secretariado Unificado de la IVa Internacional)", en Jornadas de Estudio sobre la IVa Internacional, Ediciones Prensa Obrera, Buenos Aires, setiembre de 1988 (diferenciadas por mí, LO).

7 . Idem anterior (cursivas en el original).

8 . Idem anterior (cursivas en el original, subrayado por mí, LO).

9 . Idem anterior.

10 . Idem anterior.

11 . Idem anterior.

12 . "Declaración de Fundación de la Tendencia Cuarta Internacionalista" (abril de 1979), en Internacionalismo n° 1, Lima, junio de 1980.

13 . "Tesis para la reorganización (reconstrucción) de la IVa Internacional" (Comité Internacional), Tesis I; reproducidas por Jorge Altamira y Julio N. Magri, "Las ‘tesis’ del Comité Internacional", en Internacionalismo n° 3, Lima, 1981.

14 . Idem anterior, Tesis XII.

15 . Jorge Altamira y Julio N. Magri, "Las ‘tesis’ del Comité Internacional", en Internacionalismo n° 3, Lima, 1981.

16 . Nahuel Moreno, "La revolución latinoamericana"; citado por Julio N. Magri en El revisionismo en el trotskismo; Ediciones Política Obrera, Buenos Aires, 1971.

17 . Ver "Resolución sobre la lucha por la reconstrucción de la IVª Internacional (aprobada por el VIIIº Congreso del Partido Obrero)", en En Defensa del Marxismo n° 15, Buenos Aires, diciembre de 1996; Osvaldo Coggiola, "El PSTU se afilia a la LIT y propone disolverla", en En Defensa del Marxismo n° 11, Buenos Aires, abril de 1996; Osvaldo Coggiola, "El XIII° Congreso del Secretariado Unificado de la IVa Internacional", en En Defensa del Marxismo n° 4, Buenos Aires, setiembre de 1992.

18 . "Resoluciones de la 4a Conferencia de la TCI (31 de julio al 2 de agosto de 1981)", en Internacionalismo n° 4, Lima, enero-abril de 1982.

19 . Jorge Altamira y Julio N. Magri, "Las ‘tesis’ del Comité Internacional", en Internacionalismo n° 3, Lima, 1981.

20 . Para una crítica detallada de la política frentepopulista del Comité Lambert-Moreno, ver Jorge Altamira y Julio N. Magri, "El desbande del Comité Internacional", en Internacionalismo n° 4, Lima, 1982.

21 . Osvaldo Coggiola, El Trotskismo en América Latina, Ediciones Magenta, Buenos Aires, 1993.

22 . Jorge Altamira, La estrategia de la izquierda en la Argentina, Ediciones Prensa Obrera, Buenos Aires, 1989.

23 . Rui Costa Pimenta, "Convergencia Socialista y su ‘defensa del socialismo’", en En Defensa del Marxismo n° 2, Buenos Aires, diciembre de 1991.

24 . Joao Ricardo Soares, "La actualidad del partido revolucionario", en revista Desafío n° 2.

25 . Jorge Altamira, "Marx, Engels y la democracia de este fin de siglo", en En Defensa del Marxismo n° 2, Buenos Aires, diciembre de 1991.

26 . Citado por Osvaldo Coggiola, "El XIIIo Congreso Mundial del Secretariado Unificado de la IVa Internacional", en En Defensa del Marxismo n° 4, Buenos Aires, setiembre de 1992.27 . Ernst Mandel, Conferencia dictada en Buenos Aires, poco tiempo antes de su muerte, reproducida en la revista Razón y Revolución n° 2, Buenos Aires, 1996.

28 . Jorge Altamira, "La crisis mundial. Informe internacional al V° Congreso del Partido Obrero", en En Defensa del Marxismo n° 4, Buenos Aires, setiembre de 1992.

29 . Oposición Trotskista Internacional, "La crisis de la IVa Internacional y las tareas de los trotskistas consecuentes", en En Defensa del Marxismo n° 14, Buenos Aires, setiembre de 1996.

30 . Idem anterior.

31 . Idem anterior.

32 . Lenin, Op. Cit., cursivas del original.

33 . Oposición Trotskista Internacional, "La crisis de la IVa Internacional y las tareas de los trotskistas consecuentes", en En Defensa del Marxismo .n° 14, Buenos Aires, setiembre de 1996.

34 . Idem anterior.

35 . "Resoluciones de la 4a Conferencia de la TCI (31 de julio al 2 de agosto de 1981)", en Internacionalismo n° 4, Lima, enero-abril de 1982.

36 . Idem anterior.

Volver a la página principal de En defensa del marxismo

http://archivo.po.org.ar/edm/edm16/lacuesti.htm



¿Medio superficial el análisis, cierto?

Lástima que el "gurí" Luis Oviedo se nos muriera hace un año.

¿Qué edad tenías en 1997, Chapulín Colorado?

Gracias por permitir compartir estos viejos archivos con el resto de los lectores.

Gracias al PC(AP)

Chau, pibe; si te gusta leer tenés para un rato.

Pero no creo que ese sea tu caso.

Saludos.

Che
Che
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 451
Reputación : 653
Fecha de inscripción : 19/05/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Che el Miér Feb 16, 2011 3:41 am

¿Segun el texto, estan a favod de levatamienos armadaos contra.revolucionarios?......


Este texto solo demuestra el fraccionamiento del Movimiento Trozkista.
Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Miér Feb 16, 2011 4:26 pm

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-159354-2010-12-26.html

Los trabajadores tercerizados de la línea Roca que negocian su incorporación plena a la empresa ferroviaria no participaron en el corte de vías del jueves a la altura de Avellaneda. El acampe en las vías fue organizado por un pequeño grupo de dirigentes del partido “Obrero”, que trajo para ello a trabajadores tercerizados de otras líneas. El corte interrumpió el servicio y dio lugar a bien preparados disturbios en Constitución, cuando los obreros que intentaban regresar a sus casas llegaron a la terminal y fueron informados de que no corrían los trenes. Un compacto grupo de jóvenes comenzó la pedrea, a la que luego se sumaron algunos pasajeros, indignados por la imposibilidad de viajar. No queda claro si los primeros atacantes pertenecían al mismo grupo que los responsables del corte, porque actuaron sin ninguna identificación ostensible y porque en general el partido “Obrero” reivindica sus acciones.
Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Miér Feb 16, 2011 4:29 pm

¿Adónde vas, Jorge Altamira?

Por Norberto Galasso

Nunca nos hemos tratado, pero nos conocemos y tenemos un punto teórico común: es necesario crear la sociedad solidaria, igualitaria, donde brote y se consolide el Hombre Nuevo. Eso creo yo y ahí pongo mis modestos esfuerzos: en la liberación nacional y social de una América Latina unida. Vos decís que también luchás por ese objetivo. Entonces, me creo con el derecho a preguntarte: ¿Adónde vas, Altamira? ¿Adónde? ¿A qué conduce tu política?

Disculpame, pero yo no creo que en lo profundo de vos mismo puedas suponer que la interrupción del kirchnerismo en el gobierno va a llevar al P.O. a la Casa Rosada, ni tampoco que le va a provocar un gran crecimiento político. No. No creo que estés tan al margen del desarrollo de la lucha de clases ni que, en nombre del marxismo, saques conclusiones que sólo es posible admitir en un adolescente generoso y utópico – de esos que, en pequeño número, te siguen - y que cree que se puede asaltar el cielo así como así, mañana mismo, con la revolución perfecta, completita, sin contradicción, ni imperfección alguna. No. A los pibes los entiendo – a “tus pibes” – y eso me duele, porque así seguramente pensaba el pibe Ferreyra. Porque a los 18 o los 22 años es posible querer salir de las desgracias, del desaliento, de la injusticia, luchando contra todos al mismo tiempo y de una vez, a todo o nada. Lo lamento por los pibes porque ellos ponen el cuerpo y la derecha no anda con vueltas.

Pero, a vos no te lo puedo entender. Vos viste lo que pasó con el corte de vías el otro día: 20 muchachos rebeldes, en nombre de 60 compañeros tercerizados, provocaron la bronca de miles de usuarios del ferrocarril en Plaza Constitución y esa bronca fue usada por grupos duhaldistas y macristas, por las barras bravas de Barrionuevo, por los comandos de Ritondo, por las bandas de Duhalde. No es como dice tu compañero Ramal que “sería delirante suponer que el P.O. cortaba en Avellaneda y también el P.O. actuaba” en Plaza Constitución. Si algo hay delirante es precisamente lo de Ramal, porque nadie seriamente ha dicho eso. Lo ocurrido es que, en los hechos, esos muchachitos idealistas que cortaron las vías quedaron aliados, en un mismo operativo de pinzas que vos no previste pero se dio en los hechos, con las bandas de derecha.

Entonces, cuando dicen “el P.O. aliado al duhaldismo” no te enojés: en la teoría no es así; en los hechos, sí. Es decir, en la política concreta, el macrista Ritondo es aliado tuyo y también Cecilia Pando y Posse y Redrado y Puerta y Barrionuevo y Toma. Vos y tus compañeros atacan al gobierno porque lo que no ha hecho, por lo que falta; ellos lo quieren voltear por lo que ha hecho y lo que ha hecho es suficiente para que no lo soporten. Pero en conjunto vos y ellos creen que es conveniente interrumpir el avance del kirchnerismo, es decir, la reelección de Cristina.

Claro, ellos, la derecha, están en lo suyo, no soportan la Ley de Medios, no soportan el recupero de los aportes jubilatorios por el Estado, ni la Unasur, ni tampoco la asignación universal por hijo, ni ponerle coto al FMI. Ellos están molestos por el protagonismo popular, por “los oscuramente pigmentados” (como decía el conservador Reinaldo Pastor) y entonces dicen ahora, haciéndole ‘el bocho’ a los vecinos más reaccionarios: “Somos xenófobos y ¿qué?: los bolivianos y paraguayos nos ocupan las escuelas y los hospitales”. Pero vos no podés coincidir con eso. Ya sé que no coincidís en la teoría, pero en los hechos, sí. En la teoría vos sabés de la gesta altoperuana contra los realistas y seguramente sabés del “Moto Méndez” y “el indio Camargo” y Juana Azurduy” y tenés afecto por bolivianos y paraguayos (¡Cómo no tenerlo por Solano López, compañero de lucha contra el mitrismo oligárquico financiado por el Imperio Británico!) pero, sin embargo, vos tocás en la misma orquesta de los xenófobos. Es en la misma orquesta, mi viejo, aunque no estés orquestado en conspiraciones de café. En los hechos, sí.

Por eso te repito: ¿Adónde vas, Altamira? Porque vos debieras saber, lo sabés, supongo, que en política es fundamental conocer al enemigo principal (manual elemental de todo socialista en serio). Y no podés confundir al gobierno - con todas las asignaturas pendientes que vos quieras - con la alianza Duhalde, Macri, Pando y todos los que ya conocemos. No. Eso no te lo voy a entender nunca, ni a justificar.

Por otra parte, vos te formaste en una concepción de la política que otorgaba importancia fundamental, al conocimiento de la correlación de fuerzas. Hay que preguntarse, en cada momento de la lucha, cuál es la correlación de fuerzas. Esto lo aprendiste, como yo, hace muchos años, en los manualitos del socialismo, es el ABC, el primero inferior, como se decía en nuestros tiempos. Y entonces, ¿cuáles son las opciones en juego? No me explico cómo no entendés las fuerzas en juego y la opción consiguiente: la vuelta al 2001 o a 1942, según algunos, es decir, el retroceso profundo con respecto a los avances del kirchnerismo, con todas las imitaciones en que probablemente vos y yo coincidamos o la prosecución y profundización de lo que se está haciendo desde el gobierno. ¡Y no podés decirme a mí que aprendiste en los textos clásicos que estas son luchas interburguesas y que es lo mismo Cristina en el gobierno que la Pando o Duhalde! No, vos sabés que no podés decirme eso, porque eso te invalidaría para actuar concretamente en las luchas políticas que se están dando hoy y aquí.

Vos viviste muchas cosas, Altamira, como las viví yo. ¿O perdiste la memoria? Y las que no viviste, te informaste por una abundante literatura política. ¿Qué hizo la izquierda abstracta, toda la izquierda, desde anarquistas, socialistas, comunistas hasta trotskistas, en el 30? Todos contra Yrigoyen. Y vino Uriburu y después él mismo se encargó de torturar y fusilar, incluso a algunos de estos izquierdistas teóricos que habían sido funcionales a esa derecha fascista. ¿Era lo mismo Uriburu que Yrigoyen? Evidentemente, no. ¿Había que hacerse yrigoyenista, en ese principio de la decadencia del radicalismo? Tampoco. ¿Correspondía colocarse al margen de esa lucha porque eran luchas interburguesas? Menos aún. La única política correcta era la que enseñan los clásicos: al lado del yrigoyenismo, con independencia, junto a la clase media que hacía su experiencia de poder y evidenciaba sus limitaciones. Porque no fue por las limitaciones sino por los aciertos que torturaron y asesinaron radicales en 1931 y había que estar ahí, contra la dictadura y al mismo tiempo junto a “la resistencia radical” denunciando al alvearismo entreguista. Claro que después el radicalismo terminó en De la Rúa y todo lo que conocemos, pero eso no significa que hubiese que atacarlo en su mejor momento, cuando tenían a la mayoría popular apoyándolo. Vos lo sabés bien, porque eso se llama “dialéctica” que en lenguaje de barrio quiere decir: no hay que dejar de enamorar a una mina de 20 años pensando que dentro de 60 años estará arrugada y desdentada. O de otra manera: la degradación del menemismo no justifica a quienes estuvieron con Braden y contra Perón, en el 45.

No puedo creer que no me entiendas, porque entonces sería vano este escrito, inútil totalmente. Y no me digas tampoco… “en esa época, nosotros éramos muy chiquitos y nos hacíamos pipí en la cama”, porque te contestaré como Jauretche, lo peor es que siguen meando en la cama también ahora. Porque también en el 45 y en el 55 sucedió lo mismo, salvo la posición de “Frente Obrero” y sus seguidores de la Izquierda Nacional, que salvaron el honor del socialismo revolucionario junto a los trabajadores peronistas. De lo que ocurrió después que cayó Perón, ¿te acordás?, sin duda. ¿Qué vino? ¿El socialismo, acaso? Sí, quizás el de “Norteamérico” Ghioldi justificando los fusilamientos del ‘56 porque “la letra con sangre entra”. No eran lo mismo Perón y el almirante Rojas, lo sabe cualquier laburante sin haber leído jamás a don Carlos ni a Vladimiro Ilich. Lo sabe porque está en la realidad de la lucha de clases, aunque no sepa qué es la lucha de clases que la mayor parte de la izquierda predica en los fermentarios y talleres de formación con las ventanas cerradas a lo que ocurre en la calle.

¿Puede ser que no me entiendas? Y no te confundas, te lo digo otra vez. Yo no te digo que te hagas kirchnerista. Te digo solamente que no se es izquierda cuando se califica a todos los demás de ser lo mismo, burgueses, echando fuegos de artificio que ilusiona a los adolescentes. Se es izquierda en la acción política concreta y aquí, en América Latina, con años de dependencia y expoliación, cuando aparecen gobiernos con vocación popular - quizás vos digas burgueses disfrazados de populismo - yo no pido que abandones tu organización y te incorpores, a ellos, sino que te pongas al lado. No al lado de la derecha y en contra de ese gobierno. Te lo dijo Lenin, Altamira: “golpear juntos, marchar separados”.

“Junto” con las mayorías populares, aunque las direcciones políticas no sean todo lo que vos quisieras. Y “separados”, es decir, manteniendo la independencia ideológica, política y organizativa, pero jamás serle funcional a la derecha. No, mi viejo.

Porque entonces vas entrando en un juego en que puede caer sobre vos la responsabilidad de lo que ocurra a militantes que son víctimas de enfrentamientos como los que hemos visto, heridos o muertos para que en definitiva no se haga la revolución, sino para que la derecha llegue al poder y persiga a los pocos que te queden.

Hace pocos días lo dijo Rafael Correa, con respecto a su intento de darle una salida popular al Ecuador, protestando porque una “izquierda”, a la que llamó “boba”, se complace en atacarlo haciéndole el juego a la derecha. Lo mismo dice Hugo Chávez respecto a furibundos ex guerrilleros que se le oponen haciéndole el juego a los dueños de la televisión y los grandes grupos económicos de Venezuela. ¿No bastan acaso las fotos del lanzamiento de la candidatura de Duhalde, con el macrista Ritondo y la procesista Pando, obras maestras del terror? Son ellos los que acechan, los que quieren volver, los que quieren otros treinta mil desaparecidos, entre los cuales caerán también muchos de los tuyos. Y no podés hacerle el juego. No podés crear condiciones para que los diarios digan “el P.O. en Avellaneda y el duhaldismo y el macrismo en la Plaza Constitución, operaron contra el gobierno y provocaron incidentes”. No, mi viejo, no podés. Sería un error gravísimo y en política, ya lo sabés, un grave error es peor que un crimen.

Porque en estos países los movimientos nacionales y populares jugaron un papel importante, aunque hayan sido inorgánicos, tumultuosos, “oro y barro”, “abismos y cumbres”, como decía Jauretche, pero en el balance final expresaron avances populares, tanto Yrigoyen como Perón.

A veces, los periodistas dicen que en la Argentina no hay izquierda real ¡Y claro!, si grupos semejantes al tuyo confundieron a Biolcati con Mao Tsé Tung y a Llambías con Trotsky y se colocaron alrededor de “la mesa de enlace agropecuario” enfrentando al gobierno junto a las señoras “bien” del Barrio Norte y los grandes sojeros. En esa ocasión, vos estuviste mejor que ellos, pero no bien. No apoyaste a los ganaderos, pero dijiste que eran luchas interbuguresas. Entonces, decime, ¿toda la historia argentina son luchas interburguesas que no deben importarle a los trabajadores? Yrigoyen derrocado por los conservadores, Perón enfrentando a Braden y luego derrocado y desterrado, Moreno envenenado y San Martín enfrentado a Rivadavia y Sarmiento festejando el degüello del Chacho Peñaloza. Una historia de luchas, sangre y muerte. Y si eso no es lucha de clases, ¿las clases dónde están? ¿Todos son lo mismo, burgueses y todos los enfrentamientos, bombardeos, fusilamientos, etc., son luchas interburguesas? Si pensamos eso, mejor será que nos dediquemos a la pintura abstracta o a aprender a tocar el violín que con eso no jodemos a nadie. Y esperemos que algún día, allá lejos, cuando aparezca otro cordobazo, pero con una vanguardia iluminada, ortodoxamente formada en nuestras academias de socialismo revolucionario, volvamos quizás a la política, pero podría ocurrir entonces que los trabajadores ya hayan forjado sus dirigentes, algunos socialdemócratas, otras burocratizados, otros “fierreros”, qué se yo, pero que no reconozcan a quienes durante toda la historia argentina no incidieron para nada y sacaron el 1% de los votos por sostener que millones de argentinos imbéciles se peleaban por diferencias “burguesas” y no por el socialismo .

Sabemos, desde la Izquierda Nacional, que no es fácil ese “golpear juntos” y marchar separados. Inclusive hago autocrítica cuando Ramos se presentó con candidatura propia el 11 de marzo del ‘73 porque sostenía que era lo mismo Cámpora que los radicales y los candidatos del gobierno militar. Fue un grave error. Y ni qué hablar del apoyo a Menem. Por eso muchos izquierdistas nacionales se colocan a distancia de la historia de Ramos. Pero esta corriente ha sostenido, en general, la única posición correcta de acompañar a todos los movimientos nacionales de América Latina, desde una perspectiva independiente y colocarse claramente frente al enemigo común que, como se sabe, es el imperialismo y los traidores nativos.

Desde esa perspectiva coincidimos en la valoración del peronismo con Cooke, Hernández Arregui, Puiggrós, Walsh y tantos otros, pero insistiendo que era más correcto jugar por afuera y no intentar forjar la izquierda desde adentro. Pero lo que no dudábamos, en la relación con ellos, fue que los trabajadores estaban haciendo su experiencia y debía acompañárselos y enfrentar al enemigo principal.

Ahora la polémica sigue con motivo de las posiciones del P.O. Y te lo repito: ni oposición implacable al movimiento nacional, como la tuya, ni seguidismo. Pero la tuya puede ser más peligrosa. Porque la derecha sabe hoy que pierde en primera vuelta y va a provocar conflictos durante todo el 2011. Y ustedes no pueden estar ahí. ¡Ni cerquita! ¿Entendés?

Haceme caso, Altamira, pensalo. A la noche. En el silencio de la medianoche, pensá en los pibes que podés arriesgar y hacerlos jugar de modo funcional a la derecha. No se trata de hacerle asco a poner el cuerpo, pero sólo cuando políticamente tiene sentido el peligro que se corre. Mártires porque sí, no benefician a nadie sino que enlutan y suman desgracias a las que ya hemos sufrido. Pensá en la derecha que acecha, pensá qué pasaría si se hunde este gobierno. Vos y yo ya estamos más cerca del arpa que de la guitarra y entonces, seguí el consejo de Julián Centeya: en “el finirla, está la salvada”. Ahí uno se puede redimir de viejos pecados. Todavía estás a tiempo y entonces, te lo digo de nuevo, no se trata de hacerte kirchnerista, sino de colocarte críticamente pero acompañando al pueblo en su experiencia. Nacional, popular. Y te lo digo en nombre de los Estados Unidos Socialistas de América Latina sobre los que profetizó Trotsky en 1940, por aquello que, como sabés, lo llevó a apoyar las nacionalizaciones petroleras de Lázaro Cárdenas y que en el fondo, era su teoría de la revolución permanente y aquello otro del frente único antiimperialista que junto con Lenin presentaron en 1922 a los congresos de la III Internacional. Frente único antiimperialista con obreros, muchos obreros y también con estudiantes de la pequeña burguesía y otros oprimidos, pero en estrecha vinculación con el nivel de conciencia política de la mayoría, en ese momento histórico ¿Verdad que te acordás?

Te lo digo yo, que soy, como decía Scalabrini y salvando las distancias, “uno cualquiera que sabe que es uno cualquiera”. No sea cosa que esta conversación la tengamos que continuar en el 2012, los dos en cana o en el exilio. Y preparate entonces, porque, en ese caso, te lo voy a reprochar todos los días, implacablemente, como esa gota de la canilla que persiste y molesta empecinadamente en la madrugada, te lo voy a repetir una y mil veces, haciéndote corresponsable de la desgracia argentina, si aquellos que vos sabés volvieran, aprovechando los errores de una izquierda que todavía no se enteró que El Che puteaba desde Guatemala contra “esos mierdas de aviadores” que bombardearon a su propio pueblo aquel trágico 16 de junio de 1955.

Sólo puedo agregarte que hay momentos en la vida de los hombres que lo mejor que pueden ofrecer a su pueblo es una profunda autocrítica y un replanteo de posiciones erróneas. Ahí se juega su profunda adhesión al mundo nuevo que predican y por el cual dicen que están luchando. Pensalo. Un saludo.
Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Miér Feb 16, 2011 4:34 pm

El trotskismo al servicio de la CIA contra los países socialistas
Ludo Martens
Parti du Travail de Belgique
Octubre 20 de 1992


Después del triunfo de la contrarrevolución burguesa en Europa del Este y en la Unión Soviética, queda de manifiesto, y sin lugar a dudas entre los comunistas, cuál es la verdadera motivación del trotskismo.


El desarrollo del proceso contrarrevolucionario en Europa del Este y la Unión Soviética, nos revela claramente el sentido de clase que imprimen los trotskistas a su posición ideológica, permitiéndonos verificar en la práctica la ambivalencia del discurso que han sostenido por más de sesenta años. No es complicado, hoy día, percibir a través de su lenguaje “izquierdista” el verdadero objetivo de esta corriente. Nos basta leer las declaraciones que han hecho en los últimos dos o tres años, para ver que su estrategia central es el anticomunismo absoluto; una corriente que recluta a los elementos progresistas de la pequeña burguesía, para adoctrinarlos en el anticomunismo.
En suma, decimos que esta tendencia sólo ha llevado a cabo con perseverancia, continuidad y convicción el combate contra el marxismo-leninismo y el movimiento comunista internacional.

Es nuestro propósito probar la veracidad de estas afirmaciones, y lo haremos mediante el estudio y análisis de las proposiciones hechas por los trotskistas en el momento en que surgen las contrarrevoluciones, llamadas de terciopelo, que conllevaron a la restauración del capitalismo en Europa del Este y en la Unión Soviética.

“¡La restauración del capitalismo es imposible!”

En los años treinta Stalin planteó una pregunta esencial: ¿En un país en el cual el socialismo ha establecido la dictadura de la clase trabajadora, es posible el restablecimiento del capitalismo? Trotski respondió: el restablecimiento del capitalismo es imposible sin un levantamiento armado de la burguesía y sin una guerra civil prolongada. Su planteamiento de la “restauración imposible”, sirvió para eliminar toda alerta política e ideológica, favoreciendo una posición conciliadora y estimulante, tanto al interior del Partido, como hacia el enemigo de clase en la sociedad.

Desde la Revolución Cultural, los marxistas-leninistas reafirmaron que un Partido Comunista puede degenerar al ser invadido por concepciones y teorías burguesas y pequeño-burguesas.

El revisionismo es la adopción de las ideas de la burguesía y la pequeña-burguesía disfrazadas con terminología marxista-leninista. Cuando el revisionismo definitivamente logra acaparar un partido comunista, éste se vuelve el instrumento principal para el restablecimiento burgués progresivo, tanto en el plano ideológico-político como económico.

Mandel, el líder principal de la llamada IV Internacional, se ufana afirmando que esta teoría “estalinista” sólo sirve para justificar la arbitrariedad, haciendo así eco a una de las tesis de Trotski.

“Sólo verdaderos tontos…”

En 1934 Stalin demostró que la corriente del grupo oportunista Zinoviev-Kámenev, llevaría necesariamente al restablecimiento del capitalismo en la Unión Soviética. La historia demostró que las críticas de Stalin a Trotski, al grupo Zinoviev-Kámenev y posteriormente a los seguidores de Bujarin, fueron de mucho acierto. El rechazo de esas proposiciones, en el curso de los años veinte y treinta, permitió mantener la dictadura del proletariado y construir el poder político y militar necesario para defender al socialismo de la agresión fascista. Muchas ideas de Trotski, Zinoviev y Bujarin fueron retomadas medio siglo después por los revisionistas Jruschov y Brezhnev; y solo dos años después de la rehabilitación oficial de estas ideas oportunistas por Gorbachov, el restablecimiento del capitalismo era un hecho real.

Es de recordar que en 1943, Trotski argumentó contra Stalin: “Sólo verdaderos tontos son capaces de creer que proposiciones capitalistas, tales como la propiedad privada de los medios de producción, o de la tierra, puedan restablecerse de una manera pacífica en la Unión Soviética, y que desemboquen en un régimen democrático-burgués. De hecho el capitalismo sólo puede restablecerse en Rusia a través de un violento golpe de Estado contrarrevolucionario, que exigiría diez veces más de víctimas que la Revolución de Octubre y la guerra civil”. (1) Diez veces más, eso quiere decir que el restablecimiento del capitalismo en Rusia significaría un número de víctimas entre los 50 y 90 millones…

1989: “La restauración imposible a mediano plazo”

Ya en 1989, momento en el cual las fuerzas contrarrevolucionarias ejercían su abierta ofensiva, Mandel persiste afirmando que el fantasma de la restauración capitalista no es otra cosa que una mentira estalinista para justificar la “represión”. En 1989 ya se habían pasado al campo imperialista Polonia y Hungría. Sin embargo Mandel escribía: “La pequeña y media burguesía forman tan solo una minoría en la sociedad de estos estados obreros-burocráticos y gozan solamente de una ayuda limitada del gran capital internacional. Pero sumando todo esto, la confluencia de intereses no es suficiente para que a corto o a medio plazo se pueda imponer el capitalismo.” (2)

Ya hace mucho tiempo que los marxistas-leninistas describieron las cuatro fuerzas sociales que forman la base para el restablecimiento. Primero, es la capa de burócratas y elementos corruptos en el seno del Partido y del aparato de Estado. Segundo, son las fuerzas políticas e ideológicas de las viejas clases reaccionarias. Tercero, son los nuevos elementos burgueses y explotadores que se han desarrollado dentro de la sociedad socialista. Cuarto y último, son las fuerzas imperialistas que, de manera abierta o clandestina, funcionan en los países socialistas. Mandel desconoce la existencia de las dos primeras formas y minimiza las otras, aunque desde Reagan se duplicó la infiltración e intervención capitalista.

Mandel utiliza los mismos argumentos para apoyar la contrarrevolución en la Unión Soviética: “¿Para dónde va la Unión Soviética de Gorbachov? Excluyamos, por ser imposible, la posibilidad del restablecimiento del capitalismo en la URSS, ya que de la misma manera que es imposible eliminar el capitalismo, tampoco este se puede restaurar progresivamente.” (3)

Los trotskistas dispersaron a los cuatro vientos su teoría de imposibilidad de restauración mientras existiese la más mínima resistencia por parte del Partido Comunista y del Estado.

Desde los años treinta, esta teoría justificará la desproporcionada ayuda a todas las corrientes oportunistas y contrarrevolucionarias. En los años treinta y cuarenta también apoyaron a todas las corrientes y fracciones oportunistas en su lucha contra la dirección marxista-leninista del Partido. En 1956, aplaudieron el “corajudo antistalinismo” de Jruschov, convirtiéndose en propagandistas de Solzhenitsin, el reaccionario seguidor del zar; apoyaron a todas las fuerzas reaccionarias nacionalistas y fascistas, como también a los disidentes prooccidentales. Propagaron sin rodeos todas las teorías anticomunistas que estaban de moda en los círculos gorbachovianos, e incluso destinaron dos tercios de su propio periódico a artículos de derecha, tomados del Novedades de Moscú y del Sputnik. (4) Resumiendo, en nombre de la teoría de la restauración imposible, los trotskistas apoyaron a todos los contrarrevolucionarios, hasta el día en que no quedó nada de las ideas e instituciones socialistas creadas y defendidas por Lenin y Stalin.

Una vez terminada la batalla, Mandel mencionó en una entrevista posterior a los hechos del Este, la teoría de imposibilidad de la “restauración”: “Excluyo la posibilidad de una restauración gradual y pacífica e imperceptible del capitalismo. Esta es una ilusión reformista, antes deberán romper la resistencia obrera…”. Más adelante continuó su declaración aludiendo a la trotskista Catherine Samary, quien dice que la restauración es posible, pero se hará “exclusivamente sobre el modelo turco…” (5). La evocación de una eventual restauración no influye en lo absoluto en la política trotskista, que guarda invariablemente su objetivo primero: la destrucción de todo lo que se parezca al comunismo. De este modo tres meses más tarde, a fines de diciembre de 1989, cuando se produce el asalto final de la contrarrevolución, los trotskistas lanzan la siguiente consigna en primera página: “Solidaridad con la revolución que comienza al Este…” (6)

De un lado “la burocracia”, del otro “las masas”…

La tesis de restauración imposible les sirvió de camuflaje durante sesenta años para desertar decentemente y pasar al lado de los anticomunistas.

Stalin, y después Mao Tsetung, enfatizaron que la lucha de clases continúa dentro del socialismo; que la lucha entre el camino socialista y el camino capitalista permanece durante un gran período histórico, y por supuesto una restauración capitalista siempre es posible. Que para mantener y fortalecer el socialismo, se necesita un Partido Comunista marxista-leninista auténtico, una estructura que en momentos necesarios purifique sus filas de corrientes oportunistas. El socialismo se debe defender contra sus enemigos, contra los restos de las viejas clases reaccionarias, contra los nuevos elementos burgueses que renacen durante el nuevo régimen, y contra los agentes del imperialismo.

Mandel y los trotskistas desarrollan una “teoría” original para combatir estos conceptos: la lucha de clases existe en realidad dentro del socialismo… Pero esta lucha opone la “burocracia” a las “masas populares”. Denunciando violentamente “la burocracia”, como lo hicieran antes los fascistas, los líderes trotskistas apoyan toda forma de oposición reaccionaria contra el socialismo, afirmando que éste es el sentido de le reivindicación y de la voluntad de las “masas populares”. Convirtiéndose en abogados de todas las fuerzas burguesas y anticomunistas, los trotskistas sitúan de un lado la “burocracia” que frena las libertades democráticas, y al otro lado las fuerzas de la “revolución política” que luchan por el “socialismo auténtico”. Así escribe Mandel en octubre de 1989: “El sentido principal de todas las luchas políticas actuales no gira alrededor de la restauración del capitalismo, sino que se trata de avanzar hacia la revolución política antiburocrática, es decir salvaguardar todas las libertades democráticas que las masas conquistaron durante la glasnost. La lucha principal no se sitúa entre las fuerzas procapitalistas y las fuerzas anticapitalistas sino que es la oposición de la burocracia contra el pueblo”. (7)

Partiendo de este punto de vista, que sitúa “la burocracia contra las masas”, Mandel apoya abierta y explícitamente las fuerzas liberales, socialdemócratas, monarquistas y fascistas, en su lucha en contra de los restos del socialismo.


(esto no es ni la mitad, aqui continúa)
http://chamosaurio.com/2008/08/05/el-trotskismo-al-servicio-de-la-cia-contra-los-paises-socialistas/


Última edición por man_09 el Miér Feb 16, 2011 4:38 pm, editado 1 vez
Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Miér Feb 16, 2011 4:35 pm

Bueno, aqui lo de bervitzky que ya había publicado, lo del trotzkismo que publique en otro foro, y la carta de galazo.

Buena suerte magoya.
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Miér Feb 16, 2011 4:58 pm

Te falta la mitad de la polémica.

Acá la postearon completa, hace un tiempo:

http://www.forocomunista.com/t8582-carta-de-galasso-a-altamira-y-su-respuesta


Idz68 es una persona honesta.

Vos tenés otra escuela, sos ladino por escamotear la verdad.



magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Miér Feb 16, 2011 5:05 pm

man_09 escribió: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-159354-2010-12-26.html

Los trabajadores tercerizados de la línea Roca que negocian su incorporación plena a la empresa ferroviaria no participaron en el corte de vías del jueves a la altura de Avellaneda. El acampe en las vías fue organizado por un pequeño grupo de dirigentes del partido “Obrero”, que trajo para ello a trabajadores tercerizados de otras líneas. El corte interrumpió el servicio y dio lugar a bien preparados disturbios en Constitución, cuando los obreros que intentaban regresar a sus casas llegaron a la terminal y fueron informados de que no corrían los trenes. Un compacto grupo de jóvenes comenzó la pedrea, a la que luego se sumaron algunos pasajeros, indignados por la imposibilidad de viajar. No queda claro si los primeros atacantes pertenecían al mismo grupo que los responsables del corte, porque actuaron sin ninguna identificación ostensible y porque en general el partido “Obrero” reivindica sus acciones.


Respuesta a los buchones y cómplices de la Emboscada de Barracas.

http://po.org.ar/libro/partido-obrero-responde-al-kirchnerismo

Están encubriendo el asesinato y la represión que aprenden del Pentágono.

Cerdos.
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Miér Feb 16, 2011 5:24 pm

man_09 escribió:...Bueno, aqui lo de bervitzky

3/2/2011 Situación Política

Verbitsky pide el Código Penal también para los menores
Le ‘baja línea' a Cristina


La hipocresía del autor intelectual de la política de "seguridad democrática" no tiene límites. Basta ver la columna que publicó el último domingo en Página/12 con el sugestivo título de "Seamos francos", en el que apoya el proyecto de ley auspiciado por Scioli y su ministro de Seguridad Casal para reducir la edad de imputabilidad. De su texto se desprende que este cambio de orientación de la Presidenta fue dictado, como ocurre con frecuencia, por su cortesano. El viraje de CFK había sido interpretado por distintos cronistas como un acercamiento a las posiciones de Scioli -el cual, a su vez, pretendía marcarle la cancha al gobierno nacional por el apoyo que brinda a una colectora bonaerense que sume a Sabbatella a la lista nacional del Frente para la Victoria, pero que iría en perjuicio de Scioli en la provincia. En una polémica reciente con el historiador Galasso, nuestro compañero Altamira advirtió que esto significaba la victoria en bandeja del pelirrojo De Nárvaez -salvo, claro, que se instaure una ley de lemas en la provincia.

Verbitsky, sin embargo, forma parte de la plétora que había salido con los tapones de punta contra Scioli cuando éste reclamó que el Congreso apruebe el proyecto que establece la rebaja de la edad de imputabilidad, el que ya había sido votado en el Senado, tanto por los K como por la oposición ‘destituyente' -lo que se dice: una verdadera "política de Estado". Pero Cristina los dejó luego mal parados, cuando en un acto público apoyó la posición del motonauta y de los "barones de conurbano". A partir de ahí, muchos progres se llamaron cautelosamente a silencio, pero no así Verbitsky, quien ocupa el cargo de "consejero estrella" de la Presidenta. Es claro que el pitoniso acabó considerando prematuro y perjudicial un enfrentamiento con el gobernador. Por eso arrimó al oído del poder la conveniencia de un ‘gesto' hacia el motonauta, a costa de los derechos civiles. La posición pro-reducción de la edad imputable ya había sido adoptada por el juez Zaffaroni y hasta por la ‘trotskista' Ripoll -aunque no sabemos si Solanas ahora la hará suya. Mientras en Egipto las masas son agitadas por una fiebre revolucionaria, por nuestras costas el ‘progresaje' procura dar marcha atrás en los derechos existentes. Después de inventar para Mariano Ferreyra el mote de "chico de Constitución" y pedir la aplicación del Código Penal para los obreros tercerizados, Verbitsky quiere lo mismo para el conjunto de los chicos que delinquen.

En el artículo de marras, el ex defensor del retorno de Perón, ex partidario del voto por la fórmula Perón-Perón y ex partidario de la lucha armada elitista a ultranza, sostiene que no hay pruebas firmes que involucren al menor detenido por el asesinato de Fabián Esquivel -crimen que desató la campaña derechista de Scioli, De Narváez y compañía. Por el contrario, ofrece datos que mostrarían su posible inocencia. La acción policial -sostiene- agarró al boleo a un pibe sin tener prueba alguna. Se trata, según sus propias afirmaciones, no de un caso aislado sino de una política sistemática de las fuerzas de seguridad que manejan el delito y ‘limpian' a los que no quieren trabajar (robar) para ellos -cita el caso de Luciano Arruga. Por lo pronto, las estadísticas muestran que la participación de los menores en los delitos, incluso en los graves como asesinatos o robo a mano armada, no es significativa; y que en los casos en los que sí están involucrados, lo hacen como mano de obra ejecutora, ya sea de la policía, ya sea de bandas criminales de mayores que se valen de ellos para realizar sus delitos. O sea que deben ser considerados víctimas y no victimarios. A pesar de estas razones, el cortesano reclama, como sus amigos de la derecha, la reducción de la edad de imputabilidad de los menores.

Verbitsky aduce que "la baja de la edad de imputabilidad... sólo pondría límites legales a la arbitrariedad absoluta que hoy convierte a los pibes pobres en rehenes de las redes de ilegalidad y mano de obra baratísima para el delito" y que "evitaría la discrecionalidad absoluta de la policía y la justicia y proveería a los pibes de las mismas garantías de defensa en juicio que tienen los grandes". Entonces, ¿por qué no la bajamos a diez años o hasta la fecundación? ¿Por qué el cortesano se opuso a ella hasta que CFK le dio curso?

A Verbitsky, en realidad, le interesa un bledo terminar con la "arbitrariedad absoluta" de la policía y la justicia contra los jóvenes, como lo prueba que no planea su desmantelamiento -ni siquiera la ruptura política con los Pedraza. El cortesano alega que la reducción ofrece al menor la posibilidad de que se "puedan defender"; una falacia, cuando el requisito para que se "defiendan" es justamente que puedan ser sometidos por la ley. En el colmo de la hipocresía, Verbitsky presenta esta judicialización de la juventud como el otorgamiento de un derecho.

La sorpresa grande está, sin embargo, al final del artículo. "Tampoco se justifica, dice, idealizar la situación que sobrevendría si los chicos contaran con las mismas garantías que los grandes. Al fin y al cabo, entre siete y ocho de cada diez adultos privados de su libertad en la provincia de Buenos Aires no han sido condenados y la estadística oficial indica que un tercio de ellos serán declarados inocentes cuando llegue el día del juicio. En suma, de 6.000 a 7.000 inocentes, y sus respectivos núcleos familiares, juntando odio dentro de las cárceles más violentas del país". Es decir que Verbitsky no se cree lo que defiende, típico de un impostor o de un periodista a sueldo.

Los campeones de la "seguridad democrática" terminan de la peor manera: empezaron promoviendo el uso del Código Penal para hacer frente a las protestas populares y ahora plantean modificar ese Código Penal para criminalizar a la juventud. Este recorrido alcanza para mostrar el carácter abiertamente reaccionario del ala ‘progresista' del kirchnerismo.

Gabriel Solano

http://po.org.ar/articulo/po1164052/verbitsky-pide-codigo-penal-tambien-para-los-menores


Te voy a seguir posteando, todo lo que encuentre sobre el empleado de la Fundación Ford y albacea del gobierno kirchnerista.

Perdón si soy medio desprolijo.

Saludos y gracias por la difusión de nuestra Prensa.



magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Miér Feb 16, 2011 5:30 pm

man_09 escribió:Bueno, aqui lo de bervitzky ...
Buena suerte magoya.

Gracias, chiquito cheers

29/7/2004 Artículos

Miento para la corona
Verbitsky tuvo su pequeño "incendio del Reichstag"


En un artículo publicado en Página/12 (17/7), el periodista Horacio Verbitsky analizó los hechos ocurridos el día anterior en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, en momentos en que debía votarse la reforma al llamado “Código de Convivencia”.

En su texto, responsabilizó de esos hechos a la izquierda, caracterizándola de “microfracciones paleolíticas”, así como funcional a la “previsible provocación trotskysta”.

Achacó lo ocurrido a la incapacidad del funcionario Norberto Quantin y su equipo para manejar la situación. Ponderó, en contraposición, la eficaz labor desplegada en el pasado por el secretario de Seguridad del gobierno de Duhalde, Juan José Alvarez.

Verbitsky caracteriza lo ocurrido en la Legislatura como un “límite”, llamando a la “contención no violenta” de futuros episodios similares, como forma de respaldar al gobierno de Kirchner, lo que expresa en su artículo sin ninguna vacilación.

El artículo pone efectivamente un límite, por su gravedad, a la trayectoria de quien lo escribe. Tanto el diario Clarín, como La Nación y Página/12 (es decir, el arco más amplio del establishment local) han coincidido en que no ha sido la izquierda la responsable de los hechos. Todos estos medios calificaron coincidentemente lo ocurrido, como una verdadera provocación. Clarín (que apoya a Kirchner) atribuyó su origen al gobierno.

Las imágenes de video demuestran que los causantes del ataque a la Legislatura no superaban las diez personas. En el momento más álgido, los atacantes eran exactamente ocho. Durante tres horas la Policía Federal no hizo nada por contenerlos, lo que bien podría haber hecho sin necesidad de violencia, como sugiere Verbitsky en su artículo, por la mera presencia de un número mayor de efectivos en el lugar. ¿Por qué no estaban? La Policía Federal responde a órdenes directas del Poder Ejecutivo.

Las fuerzas mayoritarias (Macri e Ibarra) ya habían acordado el texto que debía tratarse ese día en la Legislatura. Los manifestantes de las fuerzas políticas opositoras, presentes en la manifestación, como puede verse en videos y fotos, en momento alguno intervinieron en el ataque, y expresaron su discrepancia política con el proyecto, por escrito, abriendo un debate público, lo que es ajeno a los métodos de la provocación.

Entonces, ¿a quién beneficia lo ocurrido en la Legislatura?

La provocación de este “incendio del Reichstag” en miniatura, fue dejada pasar por el gobierno del “tolerante” Kirchner, a cuyo cargo está la Policía Federal, preparando el terreno –guardando las debidas escalas– para “la hora de hacer tronar el escarmiento”. Este es el “límite” al que se refiere Verbitsky. Sus afirmaciones son graves porque se colocan en la misma línea de la provocación, señalando con el dedo a quienes habrá que “contener”, faltando sólo agregar, con voz digna del señor Blumberg: “¿Me entiende?”

Al ensalzar al aparato de seguridad de Duhalde, Verbitsky parece “olvidar” que ese aparato es el responsable de los asesinatos del Puente Pueyrredón y de los innumerables casos de “gatillo fácil” que han sido denunciados unánimemente por todos los organismos de derechos humanos durante estos años, inclusive el Cels, del que Verbitsky es presidente.

El Cels es un organismo fundado por un grupo de valientes abogados, hoy fallecidos, que luchó durante la dictadura fundamentalmente contra la “teoría de los dos demonios”, esgrimida contra los familiares de los desaparecidos. Doblemente grave entonces la actitud de Verbitsky, porque azuza al aparato represivo contra la izquierda opositora, en nombre de la defensa del Estado, sobre la base del esquema de que éste estaría siendo atacado, en forma confluyente, por la derecha y la izquierda. Esto coloca al Cels, en caso de no deslindarse de estas declaraciones, fuera del terreno de la defensa de los derechos humanos y de las libertades democráticas.

El límite esgrimido por el articulista, ha dejado caer el velo de la historia. Así como en el pasado otros robaron, hoy Verbitsky miente para la corona.

Verbitsky tuvo su pequeño "incendio del Reichstag"

http://po.org.ar/articulo/po861109sitpol/miento-para-corona


Saludos.
IonaYakir
IonaYakir
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2430
Reputación : 2782
Fecha de inscripción : 14/09/2010
Localización : Incierta

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por IonaYakir el Miér Feb 16, 2011 5:57 pm

man09 galasso ya recogió los dientes que le tiro Altamira, en ese debate?
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Miér Feb 16, 2011 6:00 pm

man_09 escribió:Bueno, aqui lo de bervitzky...

Buena suerte magoya.

Gracias, chiquilín cheers


30/12/2010 Situación Política

"Una convocatoria a la criminalización del PO"

Nuestra respuesta a Horacio Verbitsky


La columna de Horacio Verbitsky en Página/12 del domingo 26 -"detrás de la escena"- estuvo integralmente dedicada a difamar al PO, e incluso a fundamentar una escalada represiva. Horas después de su difusión, eran detenidos Hospital y Merino. La dirección del PO respondió en estos términos a Verbitsky.

Ante las tergiversaciones y difamaciones del "periodista" Horacio Verbitsky, publicadas en Página/12 de ayer, el Partido Obrero manifiesta:
1) Verbitsky miente al afirmar que el conflicto se reduce a "los trabajadores de los baños". El grupo de despedidos no reincorporados involucra a varias tercerizadas y a la propia Ugofe, donde revistan varios de los despedidos. Pero Verbitsky omite que, desde que se dictó la resolución ministerial, las tercerizadas concretaron decenas de nuevos despidos: entre ellos, 15 en la empresa Herzo, 20 en Mazza Tec Tres, cinco socorristas (personal de enfermería) y cinco de la empresa Mapra. Finalmente, en lo que respecta al personal de los baños, Verbitsky se hace eco de la versión "empresarial" de que "pueden vivir de las propinas" (sic). Sugerimos que el diario Página/12 haga lo propio con la remuneración de su principal columnista.
2) Verbitsky miente al afirmar que, según el compromiso oficial, "el lunes 20, el Ministerio firmaría la resolución por la cual a partir del 1º de enero" se concretaría el pase a planta permanente del millar de trabajadores tercerizados. No: el acta estipulaba que el 20 todos estarían ya en planta permanente. Pero el primero de este mismo mes, todos deberían cobrar, según la resolución, la categoría más baja del convenio ferroviario. Ello no ocurrió: sólo dos tercerizadas (Aumont y Confer, que representan una parte ínfima del total de trabajadores) pagaron un vale en negro por esa diferencia. Respecto de los exámenes preocupacionales citados por Verbitsky, el acuerdo establecía que fueran posteriores al ingreso y no su condición. La razón es clara: si los compañeros son aptos trabajando como precarizados, también lo son para el puesto de trabajo estable. El "preocupacional", en cambio, fue colocado como un factor de filtro y, principalmente, de manipulación o discriminación por parte de los personeros de la burocracia sindical, quienes exigen a toda costa preservar su dictadura sobre los trabajadores del ferrocarril. En torno de este punto, al escriba oficial se le ha escapado lo más importante: a quien quiera escucharlos, los dirigentes de la UF y de la Fraternidad se han manifestado públicamente contra ese pase a planta. En el día de hoy, el dirigente Maturano, de la Fraternidad, volvió a insistir en que ese personal podría ser equiparado, pero nunca integrado a la planta ferroviaria. Este planteo ya ha ganado adeptos en el propio gabinete nacional: el ministro Alak acaba de decir que los reclamos motorizaron el corte de vías del Roca son "imposibles de cumplir". Verbitsky finge ignorar todo esto y da como un hecho la incorporación del millar de tercerizados. Por lo tanto, Verbitsky miente, también, al afirmar que el corte fue protagonizado por tercerizados de "otros ferrocarriles" y no del Roca. Sus falsificaciones apuntan a desautorizar la medida de fuerza de los tercerizados y cuestionar su representatividad.
3) Es completamente falso que Néstor Pitrola haya participado de negociación alguna en el Ministerio de Trabajo, como afirma el venal periodista del gobierno. Más falso aún es que Pitrola sea "empleado de la Legislatura", como afirma Verbitsky. Pitrola fue asesor de Jorge Altamira cuando éste fue legislador, entre 2000 y 2003. A diferencia del mundo que frecuenta Verbitsky -donde los asesores y escribas se perpetúan en el estipendio oficial de todos los gobiernos de turno- Pitrola y todo el equipo del PO dejaron la Legislatura en 2003 junto a Altamira.
4) Verbitsky no se priva de involucrar al PO en los incidentes en Constitución y hasta a Pitrola en persona, quien se habría "levantado de la negociación" en el Ministerio (de la que nunca participó) para que "minutos después" comenzaran los disturbios en la terminal del Roca. En la volteada, Verbitsky atribuye el final de la negociación a la "intransigencia" del PO o de los tercerizados -en este punto vuelve a encubrir el papel del gobierno y de la patota. El periodista sabe muy bien que las negociaciones fueron interrumpidas por Tomada, incluso cuando él mismo ya se había comprometido a un acuerdo. El veto a ese acuerdo fue impuesto por Pedraza y Maturano.
En cambio, el mismo "periodista" -que presume de exhaustivo o riguroso- exime a la burocracia sindical y sus barrabravas a sueldo de toda sospecha en los hechos de Constitución, aun cuando ya han circulado fotografías que los identifican. El periodista sólo "relativiza" su acusación al PO para afirmar, a renglón siguiente, que "en general (sic) el Partido "obrero" reivindica sus acciones". O sea que "duda" con el único propósito de equiparar al PO con un comando foquista. Pero el PO no se adjudica ni deja de adjudicarse nada. Nuestra actuación es pública, de cara a los trabajadores y a toda la opinión popular. Nuestro apoyo a las decisiones soberanas de las asambleas de ferroviarios tercerizados no constituye secreto alguno. Verbitsky mide a todos con su propia vara y trayectoria -que pasó de la conspiración foquista en los '70- a la que practica hoy junto a los servicios de inteligencia del Estado.
5) Las acusaciones al PO por parte de Verbitsky, a su vez presidente del CELS, remiten a una cuestión de enorme gravedad: la actuación de ese organismo como querellante en la causa por el crimen de Mariano Ferreyra. Al equiparar al PO con una banda, Verbitsky hace propio el principal argumento de los defensores de los patoteros detenidos, a saber: que Mariano fue asesinado en un "enfrentamiento". Es llamativo que en la misma columna semanal donde menciona -sólo al pasar- que hay "siete dirigentes y activistas de la UF detenidos" (por el crimen de Mariano), no diga una palabra de la cuestión crucial de la semana: el pedido de excarcelación que los abogados de esa patota acaban de formular. En la audiencia donde se consideró ese pedido, los abogados del CELS no se pronunciaron sobre la excarcelación. En nombre del garantismo, el CELS acompaña al gobierno nacional en su capitulación ante la patota de Pedraza, que es la que boicotea una salida al conflicto ferroviario y la que está conspirando, todo el tiempo, por la libertad de sus siete detenidos. El CELS debe repudiar los términos del ataque de Verbitsky al PO. De lo contrario, está inhabilitado para actuar como querellante en el crimen de Mariano Ferreyra.
6) ¿A dónde apunta Verbitsky con este rejunte de falsificaciones? En primer lugar, estamos ante una convocatoria a la criminalización del PO y de la lucha de los tercerizados. La columna de Verbitsky ha oficiado como acta de detención de Hospital y Merino, militantes del PO y de Causa Ferroviaria apresados en la tarde de ese mismo domingo 26. En segundo lugar, Verbitsky quiere encubrir la complicidad oficial con la patota -y la de él mismo- para con el pedido de excarcelación formulado por los Pedraza y sus defensores. Pero existe un motivo final y de fondo: Verbitsky necesita contener a los propios partidarios del kirchnerismo, que van descubriendo los compromisos de fondo que unen a su gobierno con la patota sindical. Mal que le pese al redactor oficial, la lucha contra la tercerización y contra la impunidad se abrirá camino.
27 de diciembre de 2010

Comisión Ejecutiva del Partido Obrero

http://po.org.ar/articulo/po1161028/convocatoria-criminalizacion-del-po


Saludos.
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Miér Feb 16, 2011 6:13 pm

Che escribió:¿Segun el texto, estan a favod de levatamienos armadaos contra.revolucionarios?......

Citá el párrafo completo que te sugiere tal elucubración y la discutimos.

Che escribió:Este texto solo demuestra el fraccionamiento del Movimiento Trozkista.

Tenés razón, estuve viendo el video de Artés cuando fueron con Junto Podemos en el 2007 en el monumento a Allende y nos falta un montonazo para juntar tanta militancia en la calle.

Saludos.

Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Jue Feb 17, 2011 4:29 pm

IonaYakir escribió:man09 galasso ya recogió los dientes que le tiro Altamira, en ese debate?

Si así fuese habría contestación no te parece?
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Jue Feb 17, 2011 11:29 pm

man_09 escribió:...Si así fuese habría contestación no te parece?


Ja, ja, ja...

Subestimas a uno.

Sobreestimás a otro.

Confundís al autor de un libro, con el vendedor de la librería.

Ya pasó más de un mes de la polémica.

Galasso puede contestar, pero no lo ayuda la putrefacción acelerada del kirchnerismo.

Es un intelectual y vivió épocas de la Argentina, que vos no vas a vivir jamás.

Ellos dos son de la misma generación.

Es Peronista, pero no es un desvergonzado como vos.

Es un intelectual con cierta formación, tal vez por eso y por la memoria de los muertos de uno y otro lado; es que guarda silencio.

Sabe que los idiotas que le pagan el sueldo desde el gobierno, algún día pasarán al olvido de la mediocridad.

No creo que a su edad sea tan alkahuete como las nuevas generaciones de kirchnoperonchos.

El tiene algo de dignidad, por eso no contesta.

Porque los muertos, esta vez, son nuestros muertos.

Y sabe, por experiencia, lo que es ser funcional a una campaña macartista.

Por eso debe ser que no contesta, y prefiere dejarlo ahí.

Porque hay muertos, historia y militancia en el medio que exigen respeto.

¿Entendés, imberbe?

Saludos.

ajuan
ajuan
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 9395
Reputación : 11123
Fecha de inscripción : 09/05/2010
Localización : Latinoamerica

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por ajuan el Mar Mar 01, 2011 4:05 pm

Me encanta quien habrio este tema.
"Che".El usuario mas oportunista y pro reformas capitalistas que vi en este foro.Ademas de nunca tratar con respeto a sus adversarios.El Marxismo que el defiende nunca los vi aca.Defendes a los K.Y adoras sus reformas que no hacen mas que beneficiar parte de la burgesia.Todo lo mismo.Mezcla a Marx-Lenin y Engels con los Mencheviques.Trata de no insultarme si me respondes.

Respecto al PO.Si es verdad que mueve multitudes.Lamentablemente es mas Trotkso que todos los fororeos troll de aca juntos.Estaria muy bueno ser presidente del PO y reformarlo hacia el Leninismo.Pero lo que se puede ver de este.Es el ataque real contra los K.Que por mal decirlo ya son cosa que asusta.Otra cosa que no me gusta de este partido.En su Web Lenin ni aparece.Es un fantasma.

Por lo que veo y leo.Se esta yendo para el lado mafioso(pero guarda no me ataquen puede ser que haya leido mal).Su presidente no me simpatiza para nada la verdad.Pobre Mariano fue asesinado por las mafias K,y los sindicalistas.

¿Argentina? Hacia donde vamos carajo.(Hacia los troskos y "burgesia" disfrasada de izquierda)


------------------------------
:minihoz: "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos. Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."John Reed  :minihoz:

Blog sobre Vladimir Lenin:  :urss:
http://vlenin.blogspot.com.ar/
Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Vie Mar 18, 2011 11:16 pm

ajuan escribió:Me encanta quien habrio este tema.
"Che".El usuario mas oportunista y pro reformas capitalistas que vi en este foro.Ademas de nunca tratar con respeto a sus adversarios.El Marxismo que el defiende nunca los vi aca.Defendes a los K.Y adoras sus reformas que no hacen mas que beneficiar parte de la burgesia.Todo lo mismo.Mezcla a Marx-Lenin y Engels con los Mencheviques.Trata de no insultarme si me respondes.

Respecto al PO.Si es verdad que mueve multitudes.Lamentablemente es mas Trotkso que todos los fororeos troll de aca juntos.Estaria muy bueno ser presidente del PO y reformarlo hacia el Leninismo.Pero lo que se puede ver de este.Es el ataque real contra los K.Que por mal decirlo ya son cosa que asusta.Otra cosa que no me gusta de este partido.En su Web Lenin ni aparece.Es un fantasma.

Por lo que veo y leo.Se esta yendo para el lado mafioso(pero guarda no me ataquen puede ser que haya leido mal).Su presidente no me simpatiza para nada la verdad.Pobre Mariano fue asesinado por las mafias K,y los sindicalistas.

¿Argentina? Hacia donde vamos carajo.(Hacia los troskos y "burgesia" disfrasada de izquierda)

Mariano no fue asesinado por los K? fue asesinado por la mafia de Dualdhe, quien está aliado a Altamira.
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Sáb Mar 19, 2011 2:37 am

"Los movimientos nacionales de contenido burgués capitulan ante el imperialismo, desde Chiang Kai Sek hasta Perón, cuando pierden o están por perder el control de los trabajadores y su capacidad para contenerlos."

Jorge Altamira/"Galasso reincide"/18 de enero de 2011





man_09 escribió:Mariano no fue asesinado por los K? fue asesinado por la mafia de Dualdhe, quien está aliado a Altamira.



Más allá del rosario de pelotudeces que tu afiebrada mente barrunta...

Una cosa es bien segura:

No murió por pigmeos como vos.

Murió defendiendo trabajadores.

Si te buscás en la entrepierna, no vas a encontrar lo que él calzaba.

Huevos proletarios.

Saludos.


Última edición por magoya el Sáb Mar 19, 2011 11:53 am, editado 2 veces
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Sáb Mar 19, 2011 3:00 am

"Los movimientos nacionales de contenido burgués capitulan ante el imperialismo, desde Chiang Kai Sek hasta Perón, cuando pierden o están por perder el control de los trabajadores y su capacidad para contenerlos."

Jorge Altamira/"Galasso reincide"/18 de enero de 2011




magoya escribió:
Porque hay muertos, historia y militancia en el medio que exigen respeto.

¿Entendés, imberbe?





Saludos.
Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Sáb Mar 19, 2011 8:56 pm

magoya escribió:"Los movimientos nacionales de contenido burgués capitulan ante el imperialismo, desde Chiang Kai Sek hasta Perón, cuando pierden o están por perder el control de los trabajadores y su capacidad para contenerlos."

Jorge Altamira/"Galasso reincide"/18 de enero de 2011





man_09 escribió:Mariano no fue asesinado por los K? fue asesinado por la mafia de Dualdhe, quien está aliado a Altamira.



Más allá del rosario de pelotudeces que tu afiebrada mente barrunta...

Una cosa es bien segura:

No murió por pigmeos como vos.

Murió defendiendo trabajadores.

Si te buscás en la entrepierna, no vas a encontrar lo que él calzaba.

Huevos proletarios.

Saludos.

Él murió defendiendo trabajadores, tal cual.
Pero lo mató la mafia de Dualde, en complicidad con Altamira.
magoya
magoya
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 973
Reputación : 1189
Fecha de inscripción : 24/11/2010
Localización : Argentina

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por magoya el Sáb Mar 19, 2011 11:34 pm

"Los movimientos nacionales de contenido burgués capitulan ante el imperialismo, desde Chiang Kai Sek hasta Perón, cuando pierden o están por perder el control de los trabajadores y su capacidad para contenerlos."

Jorge Altamira/"Galasso reincide"/18 de enero de 2011



man_09 escribió:Él murió defendiendo trabajadores, tal cual.
Pero lo mató la mafia de Dualde, en complicidad con Altamira.


Tenés suerte, si esto lo decís en vivo y en directo; en una reunión de militantes...

Te ponen una piña en el tabique nasal.

Acá, por respeto al sitio te digo:

-PROBALO CAPULLO, PROBALO CON DOCUMENTOS, CON ARGUMENTOS, Y A LA VISTA DE TODO EL MUNDO.

De otra manera es una vil calumnia y difamación, salida de la mente enferma de un lumpen.

Saludos.



Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Jue Mar 31, 2011 2:37 am

El Partido Obrero, al ser trotzkista y coordinado por la IV Internacional juega un papel dentro de la historia de la lucha obrera. Ese papel es el de los trotzkistas desde siempre: la contrarrevolución.
¿Qué hacen? Desde su discurso están a favor de la clase obrera, del marxismo, del progreso, del comunismo... pero su accionar y su posición dentro de ese frente marxista, progresista, de izquierda, en fin ese extremo de la lucha de clases lo que hace es dividir, crear duda, atrasar, sabotear y destruir todo avance o progreso alcanzado por la lucha honesta de los trabajadores a lo largo de la historia.

Aquí podemos ver como ejemplo un documento del PTS:



EL PARTIDO OBRERO: POR FUERA DE LA HISTORIA

Fecha: Viernes 16 de julio de 2004


El Partido Obrero, que en el último tiempo se "especializó" en desacreditar a la Comisión Obrera Fiscalizadora y polemizar con el PTS, ha jugado un papel lamentable en este histórico proceso de reorganización de la fábrica. Luego de mentir sobre un supuesto "grupo de activistas autoconvocados", el militante del PO en la fábrica, pasó de intentar armar una lista sábana con sectores de la Azul y Blanca y la Verde (dejando fuera a los miembros de la COF), a darle la espalda a este reagrupamiento, manteniendo un llamativo silencio, no participando de las asambleas y ni siquiera pronunciándose por apoyar a la Lista Negra. En el último número de Prensa Obrera hablan de la visita de Kirchner y Chávez a la fábrica, pero no dicen una palabra de que ese mismo día un masivo plenario de más de 120 trabajadores votaba a mano alzada los cargos de la Lista Negra y el PO no participó de la misma. Qué lejos está el PO de los avances de sectores del movimiento obrero por recuperar los Cuerpos de Delegados y los sindicatos de la manos de la burocracia sindical... a pesar de sus discursos y sus polémicas.



Si esto no ha probado la teoría de que el trotzkismo juega un papel contrarrevolucionario y de que el PO es esa perfecta encarnación en la Argentina, aquí hay otro documento que lo prueba:




LAS ACCIONES IMPROVISADAS Y DESCOLGADAS QUE DEFIENDE EL PARTIDO OBRERO

POSTAL DE UNA POLÍTICA DESASTROSA

Fecha: Jueves 20 de enero de 2011

Por: Manolo Romano


Ante las críticas del PTS a la dirección del Partido Obrero por realizar acciones minoritarias en el ferrocarril, sin apelar a la organización y la decisión democrática en asambleas de los implicados en la lucha, en Prensa Obrera (6/01/11) nos responden básicamente que las asambleas son de importancia secundaria. Que lo decisivo es que se está ante “una confrontación que tiene alcance político nacional” (en la que PO, anote, considera una cuestión menor las asambleas de trabajadores). En fin, que ellos impulsan la lucha con los que los sigan, aunque sean pocos, bajo la preclara visión de la perspicaz dirección del Partido Obrero. Y que cuando a la dirección del PO se le canta convocar a cualquier acción desorganizada con la sola intención de aparecer en los medios, debemos acudir o seremos tildados de “carneros” por los “huelguistas” de la dirección del Partido Obrero.

Están perdidos, cualquiera se da cuenta. Pero aceptemos por un momento que el disparate fuera cierto y el PO demuestra que con el solo concurso de su dirección “perspicaz” se triunfa, sin necesidad de contar siquiera con una agrupación sindical sólida en el ferrocarril (como es el caso del PO). Supongamos que unas decenas de militantes estudiantiles de PO y unos pocos que los sigan pueden sustituir pavadas tales como los organismos de frente único obrero para la lucha de clases, y que esto ya no hace falta para encarar las huelgas, los piquetes, los cortes de vías, la autodefensa.

Consiguieron, en poquitas horas, lo contrario a lo que se aconseja para ganar una batalla: dispersaron las fuerzas propias y concentraron las fuerzas del enemigo. Aislaron a un reducido grupo de despedidos dividiéndolos de la amplia mayoría de tercerizados en lucha, y para peor consiguieron el rechazo masivo de los trabajadores “usuarios”. A los “estrategas” que dirigían el minoritario corte de vías en Avellaneda le cayeron las 7 de la tarde, horario pico donde la clase trabajadora más castigada se hacina en los trenes para volver a sus casas, generando una bronca generalizada en Constitución. Mientras a los expertos negociadores de PO los entretenían en el Ministerio de Trabajo con “caramelos de madera”, en la estación se prendía fuego, sin que los “estrategas” estuvieran enterados ni por teléfono. Es claro que la preparación seria de la lucha, no es el fuerte del PO.

Si el objetivo político era aparecer en los medios, lo consiguieron de sobra. Claro está que se debe saber utilizar los medios masivos para la difusión de una lucha hacia el resto de la clase trabajadora y la población, pero en el corte de vías bajo la orientación del PO esto se convirtió en una calamidad. La simpatía de masas que despertaron los ferroviarios por la denuncia del flagelo de la tercerización con cortes contundentes como el del mes de julio y, más aun, por el repudio masivo al crimen de Mariano Ferreyra, estuvo a punto de ser completamente dilapidada. Las imágenes de Constitución mostradas a millones por las reaccionarias corporaciones mediáticas (que luego invitan a los dirigentes del PO a charlar en sus programas) fueron utilizadas para una campaña de masas para demonizar y desprestigiar las acciones de lucha de los tercerizados que, ajenos al desaguisado de PO, también lo miraban por TV. Es tan evidente que lo de Constitución fue una provocación montada (sobre la falta de experiencia de un grupo que ya, después de tantas décadas de existencia, debiera tener alguna), como también que no había ninguna “inteligencia” de los que realizaban el piquete para evitarla. ¿Fue “la patota de Pedraza para trabar el pase a planta” como dice PO? ¿Fue gente paga por “Duhalde y Barrionuevo para generar el caos”, como dice el gobierno? ¿Fue el mismo kirchnerismo para ensuciar una lucha histórica aprovechando el flanco débil que les ofreció el grupo de PO sin peso en los ferroviarios? A cualquiera de ellos y a todos, menos a los trabajadores tercerizados, les convino el zafarrancho. El que mas lo aprovechó fue el gobierno, que, en primer lugar, usó la acción descolgada del Partido Obrero en Avellaneda para sentar un precedente de su nueva doctrina estatal de “seguridad” y abrir causas judiciales a cuatro de sus militantes por el corte de vías. En fin, resultados desastrosos a causa de una política desastrosa para la lucha de clases. Por más que Altamira recite la teoría de la “revolución permanente” en su carteo con el intelectual kirchnerista Galasso, la dirección de PO ha demostrado una impericia pocas veces vista para colaborar, ya ni hablar de dirigir, la lucha de la clase trabajadora. Esta conclusión no es tan importante para el activismo obrero del propio ferrocarril. Allí hay un amplio consenso entre los luchadores ferroviarios que, a pesar de la adhesión a la causa por encarcelar a los asesinos de Mariano Ferreyra y la pelea contra el procesamiento de sus militantes, el PO es un aparato capaz de darle la espalda a su lucha real con tal de salir en televisión. El mismo afán de figurar, así sea de espaldas a la lucha de clases, lo mostraron concurriendo a la Casa Rosada ante la convocatoria de Aníbal Fernández por la ocupación de tierras en el Indoamericano. La conclusión es más importante para los que se preguntan: ¿qué impulsó a PO a una acción de este tipo? Sencillamente es la consecuencia de un grupo político que ha perdido contacto con la clase trabajadora real y no quiere tenerlo. Están muy por detrás de la corriente morenista que en los años 80 proclamaba, como lema de partido, “luche y vote”. En el caso de PO, su participación en la lucha de clases es apenas una pose, un “cazagiles” para cubrirse por izquierda dentro de una estrategia de construcción de un partido absolutamente electoralista.




Ante esto, y analizando que la oposición recalcitrante para con el gobierno, el ignorar completamente sus logros, el demonizar sus falencias, la calumnia y responsabilizacion al gobierno por el asesinato de Mariano Ferreyra, y el indulto a Dualde y Barrionuevo por ese hecho.
Y considerando que el caos desatado, beneficia en sus posibilidades electorales solo al PJ Federal y al PRO, y teniendo en cuneta el sabotaje de toda marcha donde se reivindique la política de derechos humanos del gobierno (inentendiblemente menospreciada) podemos concluír que:

El PO juega un papel contrarrevolucionario, y es servicial a la burguesía y a la derecha.



Última edición por man_09 el Jue Mar 31, 2011 2:46 am, editado 1 vez
Fran-PRT
Fran-PRT
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 710
Reputación : 973
Fecha de inscripción : 06/12/2010

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Fran-PRT el Jue Mar 31, 2011 2:44 am

Otro artículo nos demuestra que el Partido Obrero de la Argentina juega el papel contrarrevolucionario del trotzkismo:

¿PUEDE SER POSIBLE QUE EL PARTIDO OBRERO DIGA QUE EL MURO DE BERLIN CAYO COMO RESULTADO DE UN LEVANTAMIENTO POPULAR? ¿NO ES ESTO ACASO PRONUNCIARSE A FAVOR DEL IMPERIALISMO, LA CIA, Y LA LIGA ANTICOMUNISTA INTERNACIONAL?



Los análisis de las distintas sectas y grupúsculos troskistas evidencian una vez más la naturaleza demagógica y profundamente contrarrevolucionaria del troskismo. Véamos varios ejemplos en orden cronológico.

El 4 de noviembre un tal Rubén Tzanoff del "Movimiento Socialista de los Trabajadores" de la Argentina saluda la contrarrevolución que destruyó la RDA como un hecho "esencialmente" positivo "ya que derrumbó el viejo orden mundial de la postguerra". Es decir, la creación de un mundo unipolar en que el imperialismo asesino se lanzó a explotar, saquear, oprimir y colonizar el antiguo campo socialista y el Tercer Mundo y aumentó la explotación de los obreros en las metrópolis imperialistas es algo "positivo" ya que, según este sujeto, "significó una tremenda liberación de fuerzas".

El 5 de noviembre Oscar Alba del "Movimiento Al Socialismo" argentino estima que en el socialismo real los pueblos son aplastados "por las orugas de los tanques rusos" en una metáfora propia de la emisora de la CIA Free Europa y de la Liga Anticomunista Mundial. Para este individuo la contrarrevolución en Alemania de 1989 no fue obra del imperialismo y de sus aliados con Gorbachov al frente sino obra de "una multitud con mazas y picos" que "echaron abajo el siniestro Muro".

También el 5 de noviembre una secta troskista estealemana ,"Bund Sozialistischen Arbeiter", asume su participación en la lucha contrarrevolucionaria contra el "régimen estalinista" mientras insulta como "funcionarios despreciados" a los camaradas Erich Mielke, jefe de la STASI, y Kurt Hager, jefe de la propaganda, ambos encarcelados cuando esta banda troskista y sus amos imperialistas tomaron el poder en la RDA.

El 6 de noviembre la web del "Nuevo Partido Anticapitalista" francés heredero de la LCR, publica las declaraciones de un troskista de la RDA que clandestinamente conspiró contra el socialismo. Bernard Gehnke, que así se llama, saluda la caída del Muro como la "caída necesaria y legítima de la dictadura estaliniana" que abrió el camino al imperialismo alemán, a la destrucción de los derechos de los trabajadores de la RDA y a la restauración capitalista. Este criminal saluda a los traidores dentro del PSUA como "renovadores demócratas". Al igual que el difunto jefe de su corriente política, el "Secretariado Unificado de la IV Internacional", Ernst Mandel, considera a la contrarrevolución como una "revolución democrática".

El 9 de noviembre la jefa de la troskista "Lutte Ouvriére" francesa Arlette Laguilier señala que el Muro antifascista que defendió la Paz y contuvo al imperialismo durante 28 años, fue "un muro con alambres cortando en dos una ciudad y separando familias, era ciertamente una infamia". La RDA socialista, según ella, "no tenía nada que ver con el comunismo...Era un régimen de opresión contra la clase obrera".

El 11 de noviembre el jefe de la corriente troskista "Militant" Allan Woods utiliza el mismo adjetivo que su camarada/enemiga Laguillier para definir a la STASI:"infame". Es solidario con los traidores contrarrevolucionarios al enfilar su artillería contra el camarada Erick Honecker que era, según él, un "viejo estalinista" que "se oponía de manera implacable a la reforma". Tenía que haber capitulado como hizo su maestro Trosky. Al menos tiene un punto de honor al separarse de Ernst Mandel y considerar la caída del Muro de Berlín una "contrarrevolución".

El 12 de noviembre Luis Oviedo del "Partido Obrero" de Argentina niega la intervención del imperialismo en los hechos al señalar que "el Muro cayó como resultado de un levantamiento popular".

El troskismo contribuyó a la lucha anticomunista desde dentro del campo socialista, saludó y saluda 20 años mas tarde la victoria contrarrevolucionaria que permitió una ofensiva imperialista a escala mundial sin la menor autocrítica, después apoyó el desmembramiento de Yugoslavia y los bombardeos de la OTAN. Hoy respalda la campaña anticomunista lanzada por el imperialismo en crisis. El ex secretario de Estado Henry Kissinger acaba de declarar al diario francés Le Figago que los neoconservadores de su país piensan como troskistas. En realidad es al revés, los troskistas piensan como neoconservadores y sirven al mismo amo: los monopolios imperialistas

Contenido patrocinado

Re: PO- Partido Obrero.

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Mar 22, 2019 11:45 am