Poesía y revolución

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Jue Sep 27, 2012 10:21 pm

"PALABRAS DE UN OBRERO A UN MÉDICO"

poema de Bertolt Brecht

¡Nosotros sabemos lo que nos enferma!
Cuando nos sentimos mal nos enteramos
que eres tú el que nos va a curar.

Durante diez años, nos dicen,
en hermosas escuelas
construidas con dinero del pueblo,
aprendiste a curar, y tu ciencia
te ha costado una fortuna.
Tienes que saber curar.

¿Sabes curar?
En tu consultorio
nos arrancan los harapos
y tú aplicas el oído a nuestros cuerpos desnudos.
Una mirada a los harapos te informaría mejor
sobre la causa de nuestra enfermedad. La misma causa
desgasta nuestros cuerpos y nuestras ropas.

Dices que el dolor en el hombro
proviene de la humedad, de la que
también proviene la mancha que hay en la pared de nuestra casa.
Dinos entonces:
¿de dónde proviene la humedad?

Exceso de trabajo y falta de comida
nos hacen flacos y débiles.
Tu receta dice:
“Tiene que aumentar de peso.”
Es como decirle al junco
que no debe mojarse

¿Cuánto tiempo nos dedicas?
Es evidente: la alfombra de tu casa
cuesta tanto como cinco mil consultas.

Probablemente dirás que eres inocente.
La mancha de humedad en la pared de nuestra casa
dice lo mismo.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Sep 29, 2012 7:52 pm

LA TIERRA SE LLAMA JUAN

poema de Pablo Neruda

DETRÁS de los libertadores estaba Juan
trabajando, pescando y combatiendo,
en su trabajo de carpintería o en su mina mojada.
Sus manos han arado la tierra y han medido
los caminos.
Sus huesos están en todas partes.
Pero vive. Regresó de la tierra. Ha nacido.
Ha nacido de nuevo como una planta eterna.
Toda la noche impura trató de sumergirlo
y hoy afirma en la aurora sus labios indomables.
Lo ataron, y es ahora decidido soldado.
Lo hirieron, y mantiene su salud de manzana.
Le cortaron las manos, y hoy golpea con ellas.
Lo enterraron, y viene cantando con nosotros.
Juan, es tuya la puerta y el camino.
La tierra
es tuya, pueblo, la verdad ha nacido
contigo, de tu sangre.
No pudieron exterminarte. Tus raíces,
árbol de humanidad,
árbol de eternidad,
hoy están defendidas con acero,
hoy están defendidas con tu propia grandeza
en la patria soviética, blindada
contra las mordeduras del lobo agonizante.

Pueblo, del sufrimiento nació el orden.

Del orden tu bandera de victoria ha nacido.

Levántala con todas las manos que cayeron,
defiéndela con todas las manos que se juntan:
y que avance a la lucha final, hacia la estrella
la unidad de tus rostros invencibles.

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Sep 29, 2012 7:53 pm

LA MUERTE

poema de Pablo Neruda

HE renacido muchas veces, desde el fondo
de estrellas derrotadas, reconstruyendo el hilo
de las eternidades que poblé con mis manos,
y ahora voy a morir, sin nada más, con tierra
sobre mi cuerpo, destinado a ser tierra.

No compré una parcela del cielo que vendían
los sacerdotes, ni acepté tinieblas
que el metafísico manufacturaba
para despreocupados poderosos.

Quiero estar en la muerte con los pobres
que no tuvieron tiempo de estudiarla,
mientras los apaleaban los que tienen
el cielo dividido y arreglado.

Tengo lista mi muerte, como un traje
que me espera, del color que amo,
de la extensión que busqué inútilmente,
de la profundidad que necesito.

Cuando el amor gastó su materia evidente
y la lucha desgrana sus martillos
en otras manos de agregada fuerza,
viene a borrar la muerte las señales
que fueron construyendo tus fronteras.

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Sep 29, 2012 7:59 pm

CARTA DE DESPEDIDA DE MAYAKOVSKI

De mi muerte no culpéis a nadie, y por favor, nada de comentarios. Al difunto le molestaban enormemente. Mamá, hermanos, camaradas, perdonadme; no es éste el método (no se lo aconsejo a nadie), pero no tengo más salida.
Lili, ámame.
Camarada gobierno: mi familia son Lili Brik, mi madre, mis hermanas, y Verónica Vitoldovna Polonskaia.
Te agradezco que les hagas la vida soportable.
Los versos sin terminar dénselos a los Brik.
Ellos pueden descifrarlos.

Como se dice
el incidente está zanjado,
la barca del amor
se estrelló contra la vida cotidiana.
Estoy en paz con la vida. Inútil, recordar
dolores
desgracias
y ofensas mutuas.

Vladimir Mayakovsky
Sed felices
12-4-1930

Camaradas del VAPP, no me consideréis pusilánime.
Realmente no hay nada que hacer.
Saludos.
Díganle a Yermilov que lamento haber quitado mi cartel, debí haber peleado hasta el final.
Vladimir Mayakovisky
En la mesa hay 2000 rublos, para pagar los impuestos. Cobrad lo demás del Giz.

Vladimir Mayakovskyse suicidó en Moscú el 12 de abril de 1930. Fue reconocido por su valor literario como el fundador de la poesía soviética.

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Sep 29, 2012 10:53 pm

UN FANTASMA RECORRE EUROPA ...

poema de Rafael Alberti - año 1933

... y las viejas familias cierran las ventanas,
afianzan las puertas
y el padre corre a oscuras a los Bancos
y el pulso se le para en la Bolsa
y sueña en las noches con hogueras,
con ganados ardiendo,
que en vez de trigos tienen llamas,
en vez de granos, chispas,
cajas,
cajas de hierro llenas de pavesas.

¿Dónde estás,
dónde estas?
Los campesisnos pasan pisando nuestra sangre.

¿Qué es esto?
Cerremos,
cerremos pronto las fronteras.

vedlo avanzar de prisa en el viento del Este,
de las estepas rojas del hambre.

Que su voz no la oigan los obreros,
que su silbido no penetre en las fábricas,
que no divisen su hoz alzada los hombres de los campos.

¡Detenedle!
Porque salta los mares,
recorriendo toda la geografía,
porque se esconde en las bodegas de los barcos
y habla a los fogoneros
y los saca tiznados a cubierta,
y hace que el odio y la miseria se subleven,
y se levanten las tripulaciones.

¡Cerrad,
cerrad las cárceles!

Su voz se estrellará contra los muros.

¿Qué es esto?
Pero nosotros lo seguimos,
lo hacemos descender el viento Este que lo trae,
le preguntamos por las estepas rojas de la paz y del triunfo,
lo sentamos a la mesa del campesino pobre,
presentándolo al dueño de la fábrica,
haciéndolo presidir las huelgas y manifestaciones,
hablar con los soldados y los marineros,
ver en las oficinas a los pequeños empleados
y alzar el puño a gritos en los Parlamentos del oro y de la sangre.

Un fantasma recorre Europa,
El mundo.

Nosotros le llamamos camarada.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Dom Sep 30, 2012 8:53 pm

OH LIGARQUIA

poema de Roque Dalton - octubre de 1960, escrito en la Penitenciaria Central

Dedicado al núcleo de la clase interna lacayo-dominante, que incluye una apreciación nada personal sobre lo que le cabe esperar de su amo, a juzgar por los vientos que soplan.

Oh
ligarquía
madrasta
con marido asesino
vestida de piqué
como una buitra
acechaste en las ramas
del enredo de la Historia
ridícula como todo lo malo
hay que acabar contigo gorda
asna con garras
tigra de palo
cruel y más cruel y todavía odiando
te hacés cargo de la delicia del pollo
no de la horrible
retorcida de buche del traspatio
cenás con el abogado
pero solo dormís tranquila por el pobre cuilio
maje
chucha insepulta y emperifollada
Gran Arquitecta de las cárceles
y de la mayoría de enfermos que se quedan afuera del
Hospital
vieja matona de alma intestinal
una tacita de oro y de café y una pistola
un crucifijo de conchanácar y un garrote
oligarquía
bacinilla de plata del obispo y jefa del obispo
puñal de oro y veneno del Presidente
y mantenedora del Presidente
caja de gastos chichos de Míster Rockefeller
coyota del seños Embajador
rufiana de la patria
oligarquía hoy más que todo
náufraga que quiere hundir al barco
depósito recargado de mierda del avión
imperial
y amenaza tormenta.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Dom Sep 30, 2012 8:56 pm

EL SALVADOR SERÁ

poema de Roque Dalton, año 1960

El Salvador será un lindo
y sin (exagerar) serio país
cuando la clase obrera y el campesinado
lo fertilicen lo peinen lo talqueen
le curen la goma histórica
lo adecenten lo reconstituyan
y lo echen andar.
El problema es que hoy El Salvador
tiene como mil puyas y cien mil desniveles
quinimil callos y algunas postemillas
cánceres cáscaras caspas shuquedades
llagas fracturas tembladeras tufos.
Habrá que darle un poco de machete
lija torno aguarrás penicilina
baños de asiento besos de pólvora.

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Dom Sep 30, 2012 8:58 pm

POEMA DE AMOR

poema de Roque Dalton, año 1960

Los que ampliaron el Canal de Panamá
(y fueron clasificados como "silver roll" y no como "gold roll"),
los que repararon la flota del Pacífico
en las bases de California,
los que se pudrieron en la cárceles de Guatemala,
México, Honduras, Nicaragua,
por ladrones, por contrabandistas, por estafadores,
por hambrientos,
los siempre sospechosos de todo
("me permito remitirle al interfecto
por esquinero sospechoso
y con el agravante de ser salvadoreño"),
las que llenaron los bares y los burdeles
de todos los puertos y las capitales de la zona
("La gruta azul", "El Calzoncito", "Happyland"),
los sembradores de maíz en plena selva extranjera,
los reyes de la página roja,
los que nunca sabe nadie de dónde son,
los mejores artesanos del mundo,
los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera,
los que murieron de paludismo
o de las picadas del escorpión o de la barba amarilla
en el infierno de las bananeras,
los que lloraran borrachos por el himno nacional
bajo el ciclón del Pacífico o la nieve del norte,
los arrimados, los mendigos, los marihuaneros,
los guanacos hijos de la gran puta,
los que apenitas pudieron regresar,
los que tuvieron un poco más de suerte,
los eternos indocumentados,
los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo,
los primeros en sacar el cuchillo,
los tristes más tristes del mundo,
mis compatriotas,
mis hermanos.

Manifiesto
Manifiesto
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1809
Reputación : 2199
Fecha de inscripción : 12/07/2010
Localización : Galiza

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por Manifiesto el Dom Sep 30, 2012 10:41 pm

Prólogo de Juan Manuel Olarieta para "La solidaridad por bandera", el nuevo poemario de Pablo Hasel y Aitor Cuervo:

Mas soy pobre y, ¡mal pecado!
mi tierra mía no es,
que hasta le dan prestado
la vera por que camina
al que nació desdichado

(Rosalía de Castro, Cantares gallegos)

La poesía, como la lucha de clases, siempre habla de lo mismo, de la misma forma: a gritos. Y siempre gritan los mismos en contra de los mismos, por lo mismo de siempre. Por eso vuelve a ocurrir lo mismo. En os algodonales los negreros gritaban a los negros, látigo en mano, mientras estos cantaban con la espalda doblada y la frente rozando el suelo. Así nació el blues, que remonta el Misissipi haciendo escala en los tugurios de San Luis, Chicago y el Bronx para poner los primeros acordes de la música contemporánea, el soul, el jazz, el ritmo y la rima que surgen de un quejido, o lo que es lo mismo, la mezcla de la queja y el grito.

Esa energía para trabajar y cantar a la vez responde a las leyes de la física: ni se crea ni se destruye, sólo se transforma permaneciendo fiel a sí misma, a sus raíces. Es igual en los surcos de una plantación que en las alcantarillas del barrio, donde llana en mano los albañiles silban mientras rasean la fachada subidos al andamio y lanzan piropos a las que pasan por debajo. Poesía en estado puro.

Los versos tienen el mismo venero que el potaje de garbanzos. Si la olla los tiene en abundancia, hay una estrofa; y si no los tiene, hay otra estrofa. Ya lo dijo Antonio Machado, que era un sabio: en poesía, lo que no es de origen popular, es plagio. El trabajo inspira rimas consonantes y la fiesta asonantes. Cautivo, el poeta canta en la cárcel, perseguido canta mientras se esconde. Canta porque su amada le ama y vuelve a cantar cuando deja de amarle. Tiene un verso para los que quiere y otro para los que le quieren.

Antes de los tiempos del euro, en la antigua Grecia, para su formación los niños estudiaban la Iliada y la Odisea. La historia, la filosofía y la geografía estaban en aquellos versos de Homero que, como el propio autor de los mismos, son verdad y fantasía al mismo tiempo, es decir, una reflexión: la mirada del pueblo sobre sí mismo, lo que es y lo que nos gustaría que fuese, lo que fue y lo que nos gustaría que hubiera sido, las mujeres convertidas en diosas y los hombres convertidos en héroes, la convicción profunda, íntima y milenaria, de que eso es posible, es decir, de que las mujeres y los hombres pueden conseguir todo aquello que anhelan, que no existe nada imposible, que todo eso que parece lejano, los sueños, están al alcance de la mano.

Los opresores nos han convencido de todo lo contrario: que somos seres anodinos, mezquinos y mediocres. Nos quieren así; quieren castrarnos, reducirnos, limitarnos, pero Homero escribió para decirnos que cada uno de nosotros llevamos un gigante dentro. Los dioses existen pero no están en el Olimpo sino en los tajos, en los astilleros y en el fondo de las minas. Tienen las manos forradas de callos.

Por su propio origen popular, la poesía con-funde la razón con la emoción. Los opresores nunca han tenido ninguna de las dos cosas: ni azón ni corazón. "La nostalgia es la materia prima con la que se elabora la poesía", decía Rosalía. Es el apego por las cosas cercanas y aquellas otras que nos gustaría que estuvieran junto a nosotros. En el patio de la cárcel de Navalcarnero, el gitano da palmas con la rumba que recuerda a su madre ausente, como Lorca lloró la muerte de Ignacio Sánchez Mejías.

Los poetas son la conciencia viva de una clase, de un país, de un momento. Cantan lo que ven y viven. Iparraguirre estuvo en las guerras carlistas y luego en las barricadas de París durante la revolución de 1848. Le detuvo la Guardia Civil y fue recluido en la cárcel de Tolosa, donde compuso esa extraordinaria "Nere amak baleki" mientras huía. El tiempo pasa y los paisajes cambian, pero la poesía permanece fiel a si misma siempre, y de Tolosa podemos viajar a El Salvador para recordar al gran poeta Roque Dalton, asesinado con un fusil en la mano y un verso en los labios. O al Mar Blanco, cuyas aguas miraba desde su celda el inolvidable Nazim Hikmet, mientras recitaba versos tan crudos como las cadenas que le ataban.

Lector: este libro que ahora abres entre tus manos está tejido de esa misma fibra que inició Homero hace muchos cientos de años y que Pablo Hasél y Aitor Cuervo continúan. Los juglares del siglo XXI son como os del siglo I; recorren las tabernas y posadas donde nos juntamos lo peor de lo peor, los de mala fama, los que arrastramos una existencia incómoda. Estos juglares contemporáneos son nuestra mala conciencia: nos hablan de lo que no queremos escuchar, nos tiran a la cabeza un poemario lleno de claroscuros, como un relámpago en medio del apagón nocturno. Habla de lo que hay, de lo que no hay y de lo que debe haber. De los que mandan y de los que obedecen, de la opresión y de la resistencia.

Lo peor de todo es que, como la Quinta Sinfonía de Beethoven, el poemario te formula a tí el dilema más importante que te perseguirá el resto de tu vida: ¿te conformas con ser un lector de poesía o quieres convertirte en poeta?, ¿cuál es tu aportación para acabar con la opresión que nos impide respirar?, ¿cuándo te vas a convencer de una vez de que para los explotados no hay nada imposible?

Juan Manuel Olarieta
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Mar Oct 02, 2012 12:46 pm

EL ÚLTIMO POEMA DE VÍCTOR JARA

Somos cinco mil
en esta pequeña parte de la ciudad.
Somos cinco mil
¿ Cuántos seremos en total
en las ciudades y en todo el país ?
Solo aquí
diez mil manos siembran
y hacen andar las fábricas.

¡Cuánta humanidad
con hambre, frío, pánico, dolor,
presión moral, terror y locura!

Seis de los nuestros se perdieron
en el espacio de las estrellas.

Un muerto, un golpeado como jamás creí
se podría golpear a un ser humano.
Los otros cuatro quisieron quitarse todos los temores
uno saltó al vacío,
otro golpeándose la cabeza contra el muro,
pero todos con la mirada fija de la muerte.

¡Qué espanto causa el rostro del fascismo!
Llevan a cabo sus planes con precisión artera.
Sin importarles nada.
La sangre para ellos son medallas.
La matanza es acto de heroísmo
¿Es este el mundo que creaste, dios mío?
¿Para esto tus siete días de asombro y trabajo ?
en estas cuatro murallas sólo existe un número
que no progresa,
que lentamente querrá más muerte.

Pero de pronto me golpea la conciencia
y veo esta marea sin latido,
pero con el pulso de las máquinas
y los militares mostrando su rostro de matrona
llena de dulzura.

¿Y México, Cuba y el mundo?
¡Que griten esta ignominia!
Somos diez mil manos menos
que no producen.

¿Cuántos somos en toda la Patria?
La sangre del compañero Presidente
golpea más fuerte que bombas y metrallas
Así golpeará nuestro puño nuevamente!

Canto que mal me sales
Cuando tengo que cantar espanto!
Espanto como el que vivo
como el que muero, espanto.
De verme entre tanto y tantos
momentos del infinito
en que el silencio y el grito
son las metas de este canto.
Lo que veo nunca vi,
lo que he sentido y que siento
hará brotar el momento ...

Hace 39 años, el cuerpo del cantautor y folclorista chileno Víctor Jara fue arrojado en una calle de Santiago. Era el 16 de septiembre de 1973 y la capital chilena, como todo el país, vivía bajo estado de sitio. Cinco días antes, las Fuerzas Armadas bajo el mando del fallecido general Augusto Pinochet habían derrocado el gobierno socialista de Salvador Allende. La dictadura que comenzó con el ocaso del invierno de 1973 duró 17 años y han transcurrido más años de supuesta democracia, pero el crimen del autor de “Plegaria de un labrador” y “El derecho a vivir en paz” sigue en la nebulosa, sin responsables; sus autores materiales viven en la impunidad.La causa judicial por el asesinato de Víctor Jara permanece abierta desde hace más de tres años, después de que la Corte de Apelaciones de Santiago revocara la decisión de cerrarla sin determinar culpables directos del crimen. El juez Juan Eduardo Fuentes deberá realizar unas 40 diligencias solicitadas por el abogado querellante de la familia de Jara. Todas apuntan a identificar a un oficial militar que los prisioneros apodaron “El Príncipe” y que estaba a cargo del equipo de torturadores en el estadio donde fue asesinado el autor de “Te recuerdo Amanda”.
El juez hasta ahora ha procesado sólo a un ex militar, el coronel retirado Mario Manríquez Bravo, que estaba cargo del recinto que cobijó a casi cinco mil prisioneros y donde fueron ejecutadas siete personas en los días en que fue asesinado Víctor Jara. Manríquez Bravo se ha negado a identificar al cuerpo de oficiales que lo acompañó en la custodia de prisioneros y el Ejército ha dicho que no conserva archivos de su personal destinado a la represión durante las primeras semanas del golpe de Estado.
Jara, autor en poco más de diez años de una decena de discos con su obra más conocida, llegó temprano la mañana del 11 de septiembre de 1973 a la Universidad Técnica de Santiago, en la zona poniente de Santiago. Allí trabajaba él; pero ese día era especial pues el propio presidente Allende hablaría al mediodía para anunciar un plebiscito que pusiera fin a la crisis política que vivía Chile. Pero los militares se adelantaron y dieron su golpe. En eso estaba el 11 de septiembre de 1973. Víctor Jara fue llevado junto a centenares de prisioneros a un estadio que ahora lleva su nombre. Durante las primeras horas, los militares no sabían que estaba entre los detenidos. Pero cuando lo descubrieron se ensañaron. Una comisión oficial dijo que a Víctor Jara lo torturaron con brutalidad extrema, que sus manos quedaron convertidas en “una sola llaga” y su cuerpo quemado con cigarrillos.
Poco antes de ser sacado la noche del 15 de septiembre hacia un pasillo del estadio entregó unas hojas a un prisionero que más tarde las sacaría del lugar entre sus ropas. Era su último poema. De mano en mano llegó la hoja arrugada a su esposa, la bailarina británica Joan Jara, quien declaró:" ... Cuando más adelante me trajeron el texto del último poema de Víctor, supe que él quería dejar su testimonio, su único medio de resistir ahora al fascismo, de luchar por los derechos de los seres humanos y por la paz."

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Mar Oct 02, 2012 1:15 pm

LA BANDERA

poema de Pablo Neruda

Levántate conmigo.

Nadie quisiera
como yo quedarse
sobre la almohada en que tus párpados
quieren cerrar el mundo para mí.
Allí también quisiera
dejar dormir mi sangre
rodeando tu dulzura.

Pero levántate,
tú, levántate,
pero conmigo levántate
y salgamos reunidos
a luchar cuerpo a cuerpo
contra las telarañas del malvado,
contra el sistema que reparte el hambre,
contra la organización de la miseria.

Vamos,
y tú, mi estrella, junto a mí,
recién nacida de mi propia arcilla,
ya habrás hallado el manantial que ocultas
y en medio del fuego estarás
junto a mí,
con tus ojos bravíos,
alzando mi bandera.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Mar Oct 02, 2012 1:20 pm

EL SER SOCIAL DETERMINA LA CONCIENCIA SOCIAL

poema de Roque Dalton

se puede escuchar en vídeo en:
https://www.youtube.com/watch?v=dTRGys6uXdM&feature=player_embedded

Las campanas del otoño hacen difícil la primera nevada.

Como si el sacristán fuera el demonio
viejo muñeco de paja puesto a arder para siempre.

La tristeza da tos
y si te descuidas un poco, cariño,
la vida se te vuelve una jornada de Anita la Huerfanita
un solo llanto entre gordos.

En todo caso trabajar en un país socialista
y no ganar para comprar bufanda o guantes
hace amar la metafísica fundamental
desear su violín lila para volver
a la playa donde puedes hartarte de flores por el ombligo.

Ay es que soy funcionario
del Partido Comunista más chiquito del mundo
uno que tratará de hacer su revolución sin miles de muertitos
porque se arruinarían las posibilidades de la agricultura nacional
con las tumbas.

Para colmo de males,
ahora tú me niegas lo poco que me iba quedando
dices lógicamente “ahora no quiero”
pero es ahora cuando yo tengo frío
y advierto el hueco dejado por la patria
que antes me acariciaba en el pecho.

Odio tu vestido celeste
tu ropa interior llena de trampas tirantes
todo lo que me oculta tus dulces nalguitas sonrojadas
tus pechos de piedra blanca
hechos para la boca de los niños adultos
tu vientre que es mi patio para jugar con soldaditos de plomo
a los ojos de un sol perfectamente inventado.

Salir a estas horas a la calle
borra todos los pecados del mundo
además ver tanto pájaro muerto
(eso que nunca dicen del invierno que nace)
no se me cura lejos de tus ojos:
soy tan semi-fascista como Kafka.

Mañana el paso hacia el comunismo tendrá un día menos
regocíjate
el invierno derribará un día más
entre la niebla saludabilísima
más de algún hijo de puta
seguirá riendo por lo que dicen del Che Guevara
y en los supermercados
las gordas viejas seguirán la línea de la cola pacífica
para comprar muchas compotas y yogurt.

América Latina es una bella anaconda
que se golpea los dientes a colazos
uno no sabe nada de política
pero se ha oído decir que tiene su corazoncito
ahí el problema de exponer la ternura a las cataratas
dejar que la serenidad pasee descalza
sobre una alfombra de gigantescas parásitas
hacer huir la idea del verde de las copas de menta
y dedicarla a esa mayor parte del arco iris
formada por las loras salvajes.

Un día diferente a este
hace treinta años
hacía yo madre a mi madre
un día como este hace treinta años
oraban los oradores del VII Congreso
de la Internacional:
pronto necesitaré anteojos
y unos masajes para reducir la barriga
pues mi figura actual no da mayor decoro
niega respaldo a mi famosa fuga de la cárcel.

El frío ha dado frutos en mi vida
oh dorada visión cuyo nombre
no puedo poner aquí:
sobre todo esta sed de ti que es cobardía política
olvido en mayor grado
del ceño que aseguran debería
mantener.

Déjame quedarme en el horno divino
afuera sólo las brujas espolean su escoba entre las techumbres
tan llenas de hollín y tan ajenas
a mi cultura de humus y peñas viscosas
(no quiero darte otro cursillo sobre la naturaleza tropical
quiero quedarme a dormir contigo
hacer el amor siete u ocho veces
hasta que no puedas alzar el brazo desmayado del suelo
y en la cama un mundo de cinc herido por el ácido
sea el clima heredado desde la alegre culpa).

Te cantaría entonces una canción mexicana
con ciertas alteraciones que te harían feliz
te aceptaría sin las bromas usuales
que Sholojov mereció el Premio Nobel
y que la poesía soviética tiene cruciales diferencias
con el chewing gum.

(La asimilación crítica de la realidad
debe ir más allá de rascarse la cabeza
y decir en cualquier idioma lo equivalente a “coño”
-esto no puedes escucharlo
pues se supone que solamente lo pienso
convención muy usada hoy en la poesía
o en la novela sicológica-. Sigamos.)

No creo que deba seguirte embadurnando con la infancia
ese huevo salvaje de mi vida en el fondo del largo corredor
mas bien debo hacer los gestos del adiós
buscar el impermeable
hacer una pelota con la última caja de cigarrillos
en el más probatorio desconsuelo.

El brazo del mar es más poderoso que el ala de la paloma
en él nos bañamos asustados
pero no nos sirve para volar:
las majestades más pobres tiemblan
cuando los poetas se caen por las ventanas como Caupolicán.

(Esto es lo que se llama proverbios sobrantes.)
Recuerdo que las campanas sirvieron para iniciar esta charla
pero nada pueden contra tu silencio y tu desdén
el sacristán no es el demonio
es un imbécil que huele a sudor de viejo
y que debe andar como yo con el sueldo atrasado
(mañana tenemos otro día de Conferencia
y hasta mi habitación hay una buena hora de tranvía).

Esta noche no tuvimos cognac sólo esas uvas demasiado dulces
(el ser social juega ping-pong con la conciencia de uno
sobre todo en invierno).
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Vie Oct 05, 2012 7:10 pm

¿QUÉ LES QUEDA A LOS JÓVENES?

poema de Mario Benedetti

¿Que les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
tambien les queda no decir amen
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

¿que les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
les queda respirar abrir los ojos
descubrir las raíces del horror
inventar paz así sea a ponchazos
entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar

¿que les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
tambien les queda discutir con dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan abrir puertas
entre el corazón propio y el ajeno
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines de pasado
y los sabios granujas del presente

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Miér Oct 10, 2012 9:29 pm

INDIA

poema de Eduardo Andrade do Nascimento

India

territorio
donde se
escriben en
letras
púrpuras
un luminoso
camino,
patria donde
a tus hijos,
hoy, pisan
compañías sus
suelos contaminados
por imperios
de imperiosa
malignidad.

Las clases
dominantes
en su frenesí
por sangre
del pueblo,
idean
una verde
caza, repleta
de perros guardianes,
empuñando las
armas extranjeras.

Contra aquellos
que atreven
liberar su
sitio secular,
las garras de
potencias
imperialistas
caen como
papel descolorido.

Una caza verde
fue diseñada
allí en oficinas
de una blanca
casa en Washington,
donde títeres
financieros
y burócratas
realizan
puntualmente las órdenes
más allá de las expectativas
de su pueblo.

Quisieron pintarte
de verde para
así esconder
sus males,
para ocultar
las dementes
barbaries
cometidas contra
sus valientes hijos,
que empuñan en
una de sus manos
la bandera roja
de una Nueva India y
el rifle en la otra,
que convierte
madre soberana
de sus pobres
hijos.

Sí, intentan
hacer de ti
una imagen
que no te corresponde,
una ilustración
donde se traza
una anciana sentada
a las puertas de sus
antiguos templos,
que carga en una
de sus manos una
taza de limosnas
extranjeras
y otra mano
se encuentra el vacío
o la nada, incluso ni
la limosna.

Esa repetida mano
vacía representa
el saqueo de
extrañas y
extranjeras
metrópolis.

Por más
que insistan
en dibujarte
en líneas indecisas,
por más que intenten
ocultar su milenaria
historia de incansable
hermana combatiente,
no podrán cubrir
de verde ni
con sangre
tu ropa de
guerrillera,
no podrán
soplar las armas
que empuñaste
porque tu pueblo
construirá
nuevas.

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Vie Oct 12, 2012 7:43 pm

poema de Abya Yala (Takir Mamani), líder aymara

Esta gran tierra que os habla sangrando
reprueba bravatas neocoloniales;
no teme ya a espadas que, pregonando
victorias, instalan vueltas de males.

En aguas la codicia, salpicando
residuos de oro, pedacitos letales
de servidumbre, sigue recordando
que daños pasados son inmortales.

La cruz fue la losa que a corazones
rebeldes sumir en la desmemoria
no pudo ni con punzantes sermones.

Golpizas conservadas por la Historia
fachas, malditos, hijos de cañones,
celebran en mi nombre con euforia.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Oct 13, 2012 7:02 pm

Malditas elecciones

poema-canción de Chicho Sánchez Ferlosio

se le puede ver recitando y cantando en:
https://www.youtube.com/watch?v=MU5eql4uzG8&feature=related

"Que el mundo va a cambiar, nos dicen...
que cuando votemos, nos escucharán.
Si en cambio no votáis, nos dicen...
los del otro lado nos aplastarán,
y así se quedarán, nos dicen,
con las manos libres para hacer su plan.

Malditas elecciones, decimos,
si la voz rebelde se domesticó.
Malditas elecciones, decimos,
quieren el gobierno,
y nosotros no...

Menudos demagogos,
con sus perros de presa,
jugando como siempre
al palo y la promesa.

Malditos socialistas
vendidos al patrón,
jugando con nosotros
al gato y el ratón.

Nos habéis traicionado
sin ninguna vergüenza,
nos habéis desterrado
y matado también...

Habrá que echar la cuenta
de tantas injusticias,
la cuenta de la sangre
y de la libertad.

La cuenta de la sangre,
y de la libertad..."


Última edición por pedrocasca el Sáb Oct 13, 2012 10:40 pm, editado 1 vez
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Oct 13, 2012 7:20 pm

De la dulce libertad

poema-canción de Chicho Sánchez Ferlosio

se le puede ver recitando y cantando en:
https://www.youtube.com/watch?v=wzIPsD8bPyA&feature=related

Historia de tres amigos
De la dulce libertad
Si se hicieron anarquistas no fue por casualidad
Buenaventura Durruti, Ascaso y García Oliver
Llamados los solidarios que desprecian al poder
buscados y perseguidos por el campo y la ciudad.

Si acabaron en la cárcel no fue por casualidad
Buenaventura Durruti, Ascaso y García Oliver
Tres hojas de trébol negro
Contra el viento del Poder.

Siguiendo con su costumbre
De burlar la Autoridad
Si cruzaron la frontera
No fue por casualidad.
Buenaventura Durruti, Ascaso y García Oliver
La negra sombra del Pueblo
Contra el brillo del Poder.

Después de una temporada
Se volvieron para acá
Si temblaron los burgueses
No fue por casualidad.

Buenaventura Durruti, Ascaso y García Oliver
Tres balas negras de plomo
Apuntando hacia el Poder
Buenaventura Durruti, Ascaso y García Oliver
Tres balas negras de plomo
Apuntando hacia el Poder.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Oct 13, 2012 10:41 pm

UN HOMBRE PASA CON UN PAN AL HOMBRO

poema de César Vallejo

Un hombre pasa con un pan al hombro
¿Voy a escribir, después, sobre mi doble?

Otro se sienta, ráscase, extrae un piojo de su axila, mátalo
¿Con qué valor hablar del psicoanálisis?

Otro ha entrado en mi pecho con un palo en la mano
¿Hablar luego de Sócrates al médico?

Un cojo pasa dando el brazo a un niño
¿Voy, después, a leer a André Bretón?

Otro tiembla de frío, tose, escupe sangre
¿Cabrá aludir jamás al Yo profundo?

Otro busca en el fango huesos, cáscaras
¿Cómo escribir, después del infinito?

Un albañil cae de un techo, muere y ya no almuerza
¿Innovar, luego, el tropo, la metáfora?

Un comerciante roba un gramo en el peso a un cliente
¿Hablar, después, de cuarta dimensión?

Un banquero falsea su balance
¿Con qué cara llorar en el teatro?

Un paria duerme con el pie a la espalda
¿Hablar, después, a nadie de Picasso?

Alguien va en un entierro sollozando
¿Cómo luego ingresar a la Academia?

Alguien limpia un fusil en su cocina
¿Con qué valor hablar del más allá?

Alguien pasa contando con sus dedos
¿Cómo hablar del no-yó sin dar un grito?

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Lun Oct 15, 2012 1:05 pm

MASA

poema de César Vallejo

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: "No mueras, te amo tanto!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
"No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando: "Tanto amor, y no poder nada contra la muerte!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: "¡Quédate, hermano!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces, todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporóse lentamente
abrazó al primer hombre; echóse a andar...
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Lun Oct 15, 2012 1:09 pm

HIMNO A LOS VOLUNTARIOS DE LA REPUBLICA

poema de César Vallejo

Voluntario de España, miliciano
de huesos fidedignos, cuando marcha a morir tu corazón,
cuando marcha a matar con su agonía
mundial, no sé verdaderamente
qué hacer, dónde ponerme; corro, escribo, aplaudo,
lloro, atisbo, destrozo, apagan, digo
a mi pecho que acabe, al que bien, que venga,
y quiero desgraciarme;
descúbrome la frente impersonal hasta tocar
el vaso de la sangre, me detengo,
detienen mi tamaño esas famosas caídas de arquitecto
con las que se honra el animal que me honra;
refluyen mis instintos a sus sogas,
humea ante mi tumba la alegría
y, otra vez, sin saber qué hacer, sin nada, déjame,
desde mi piedra en blanco, déjame,
solo,
cuadrumano, más acá, mucho más lejos,
al no caber entre mis manos tu largo rato extático,
quiebro con tu rapidez de doble filo
mi pequeñez en traje de grandeza!

Un día diurno, claro, atento, fértil
¡oh bienio, el de los lóbregos semestres suplicantes,
por el que iba la pólvora mordiéndose los codos!
¡oh dura pena y más duros pedernales!
!oh frenos los tascados por el pueblo!
Un día prendió el pueblo su fósforo cautivo, oró de cólera
y soberanamente pleno, circular,
cerró su natalicio con manos electivas;
arrastraban candado ya los déspotas
y en el candado, sus bacterias muertas...

¿Batallas? ¡No! Pasiones. Y pasiones precedidas
de dolores con rejas de esperanzas,
de dolores de pueblos con esperanzas de hombres!
¡Muerte y pasión de paz, las populares!

¡Muerte y pasión guerreras entre olivos, entendámosnos!
Tal en tu aliento cambian de agujas atmosféricas los vientos
y de llave las tumbas en tu pecho,
tu frontal elevándose a primera potencia de martirio.

El mundo exclama: "¡Cosas de españoles!" Y es verdad.
Consideremos,
durante una balanza, a quema ropa,
a Calderon, dormido sobre la cola de un anfibio muerto
o a Cervantes, diciendo: "Mi reino es de este mundo, pero
también del otro": ¡punta y filo en dos papeles!
Contemplemos a Goya, de hinojos y rezando ante un espejo,
a Coll, el paladín en cuyo asalto cartesiano
tuvo un sudor de nube el paso llano
o a Quevedo, ese abuelo instantáneo de los dinamiteros
o a Cajal, devorado por su pequeño infinito, o todavía
a Teresa, mujer que muere porque no muere
o a Lina Odena, en pugna en más de un punto con Teresa...
(Todo acto o voz genial viene del pueblo
y va hacia él, de frente o transmitidos
por incesantes briznas, por el humo rosado
de amargas contraseñas sin fortuna)
Así tu criatura, miliciano, así tu exangüe criatura,
agitada por una piedra inmóvil,
se sacrifica, apártase,
decae para arriba y por su llama incombustible sube,
sube hasta los débiles,
distribuyendo españas a los toros,
toros a las palomas...

Proletario que mueres de universo, ¡en qué frenética armonía
acabará tu grandeza, tu miseria, tu vorágine impelente,
tu violencia metódica, tu caos teórico y práctico, tu gana
dantesca, españolísima, de amar, aunque sea a traición,
a tu enemigo!

¡Liberador ceñido de grilletes,
sin cuyo esfuerzo hasta hoy continuaría sin asas la extensión,
vagarían acéfalos los clavos,
antiguo, lento, colorado, el día,
nuestros amados cascos, insepultos!
¡Campesino caído con tu verde follaje por el hombre,
con la inflexión social de tu meñique,
con tu buey que se queda, con tu física,
también con tu palabra atada a un palo
y tu cielo arrendado
y con la arcilla inserta en tu cansancio
y la que estaba en tu uña, caminando!
¡Constructores
agrícolas, civiles y guerreros,
de la activa, hormigueante eternidad: estaba escrito
que vosotros haríais la luz, entornando
con la muerte vuestros ojos;
que, a la caída cruel de vuestras bocas,
vendrá en siete bandejas la abundancia, todo
en el mundo será de oro súbito
y el oro,
fabulosos mendigos de vuestra propia secreción de sangre,
y el oro mismo será entonces de oro!

¡Se amarán todos los hombres
y comerán tomados de las puntas de vuestros pañuelos tristes
y beberan en nombre
de vuestras gargantas infaustas!
Descansarán andando al pie de esta carrera,
sollozarán pensando en vuestras órbitas, venturosos
serán y al son
de vuestro atroz retorno, florecido, innato,
ajustarán mañana sus quehaceres, sus figuras soñadas y cantadas!

¡Unos mismos zapatos irán bien al que asciende
sin vías a su cuerpo
y al que baja hasta la forma de su alma!
¡Entrelazándose hablarán los mudos, los tullidos andarán!
¡Verán, ya de regreso, los ciegos
y palpitando escucharán los sordos!
¡Sabrán los ignorantes, ignorarán los sabios!
¡Serán dados los besos que no pudisteis dar!
¡Sólo la muerte morirá! ¡La hormiga
traerá pedacitos de pan al elefante encadenado
a su brutal delicadeza; volverán
los niños abortados a nacer perfectos, espaciales
y trabajarán todos los hombres,
engendrarán todos los hombres,
comprenderán todos los hombres!

¡Obrero, salvador, redentor nuestro,
perdónanos, hermano, nuestras deudas!
Como dice un tambor al redoblar, en sus adagios:
qué jamás tan efímero, tu espalda!
qué siempre tan cambiante, tu perfil!

¡Voluntario italiano, entre cuyos animales de batalla
un león abisinio va cojeando!
¡Voluntario soviético, marchando a la cabeza de tu pecho universal!
¡Voluntarios del sur, del norte, del oriente
y tú, el occidental, cerrando el canto fúnebre del alba!
¡Soldado conocido, cuyo nombre
desfila en el sonido de un abrazo!
¡Combatiente que la tierra criara, armándote
de polvo,
calzándote de imanes positivos,
vigentes tus creencias personales,
distinto de carácter, íntima tu férula,
el cutis inmediato,
andándote tu idioma por los hombros
y el alma coronada de guijarros!
¡Voluntario fajado de tu zona fría,
templada o tórrida,
héroes a la redonda,
víctima en columna de vencedores:
en España, en Madrid, están llamando
a matar, voluntarios de la vida!

¡Porque en España matan, otros matan
al niño, a su juguete que se pára,
a la madre Rosenda esplendorosa,
al viejo Adán que hablaba en alta voz con su caballo
y al perro que dormía en la escalera.
Matan al libro, tiran a sus verbos auxiliares,
a su indefensa página primera!
Matan el caso exacto de la estatua,
al sabio, a su bastón, a su colega,
al barbero de al lado -me cortó posiblemente,
pero buen hombre y, luego, infortunado;
al mendigo que ayer cantaba enfrente,
a la enfermera que hoy pasó llorando,
al sacerdote a cuestas con la altura tenaz de sus rodillas...

¡Voluntarios,
por la vida, por los buenos, matad
a la muerte, matad a los malos!
¡Hacedlo por la libertad de todos,
del explotado, del explotador,
por la paz indolora -la sospecho
cuando duermo al pie de mi frente
y más cuando circulo dando voces-
y hacedlo, voy diciendo,
por el analfabeto a quien escribo,
por el genio descalzo y su cordero,
por los camaradas caídos,
sus cenizas abrazadas al cadáver de un camino!

Para que vosotros,
voluntarios de España y del mundo, vinierais,
soñé que era yo bueno, y era para ver
vuestra sangre, voluntarios...
De esto hace mucho pecho, muchas ansias,
muchos camellos en edad de orar.
Marcha hoy de vuestra parte el bien ardiendo,
os siguen con cariño los reptiles de pestaña inmanente
y, a dos pasos, a uno,
la dirección del agua que corre a ver su límite antes que arda.

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Lun Oct 15, 2012 1:14 pm

Plaza Roja 1961

poema de Javier Heraud

Plaza Roja 1961.
verano de Otoños incendiados.
Palomas que circundan el aire
a cada Paso nuestro.
Hombres que se detienen.
Aire libre y puro y sano.

(San Basilio canta su hermosa
balada de colores).
Lenin, dormido,
vigila la marcha de su pueblo.
(Allí está. Pueden verlo.
No es engaño).

Adoquines y pasos.
Gente que se reúne:
Gagarín que regresa de su vuelo
con una flor que arrancó a las estrellas.
(Titov besa a las mujeres y a los niños).

Plaza Roja 1961
El Kremlin reposa con su muralla
exprimida del fondo de los siglos.
Gorki en la pared
canta a los niños su historia
(En los jardines del Kremlin
los niños juegan con helados
de frutas y con globos)

Los enamorados se besan
bajo árboles frondosos.
La campana rota calla su sonido.
(Del cañón salen palomas
que juegan a los trinos).

Plaza Roja 1961.
Aquí yo he estado en el centro del incendio,
en plena Plaza Roja y varias veces,
tragándome mis penas
y forzando mi pequeñísima alegría.
He dicho Paz en rojo, en calles,
en plazas y jardines.

Y digo paz en Moscú, en Tashkent,
o en el corazón herido de mi pueblo.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Lun Oct 15, 2012 1:16 pm

Palabra de guerrillero

poema de Javier Heraud

Porque mi patria es hermosa
corno una espada en el aire,
y más grande ahora y aun
más hermosa todavía,
yo hablo y la defiendo
con mi vida.
No me importa lo que digan
los traidores,
hemos cerrado el pasado
con gruesas lágrimas de acero.
El cielo es nuestro,
nuestro el pan de cada día,
hemos sembrado y cosechado
el trigo y la tierra,
y el trigo y la tierra
son nuestros,
y para siempre nos pertenecen
el mar
las montañas y los pájaros.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Oct 20, 2012 8:37 pm

Los pensamientos son libres

poema de Hans Litten***

1
Los pensamientos son libres,

¿Quién los puede apresar ?
Vuelan más allá
Como sombras nocturnas
Ningun ser humano puede conocerlos,
Ningún cazador puede dispararles
ellos se quedan allí.
Los pensamientos son libres.

2
Yo pienso lo que quiero

y lo que me hace felíz,
Todo en silencio
y como vengan.
A mis deseos y experiencias
no me los pueden quitar
Quedan allí:
Los pensamientos son libres

3
Aunque me encierren

en un obscuro calabozo
Siguen siendo
obras inmortales
Porque mis pensamientos
destrozan las barreras
y los muros en dos
los pensamientos son libres.

4
Ahora tampoco quiero,

atarme por el amor
ni quiero tampoco
encadenarme
Se puede reír
y bromear desde el corazón
Y pensar entonces que:
Los pensamientos son libres

5
Yo amo el vino,

y a mi muchacha por sobre todo,
Dejarme solo que
así me gusta mas,
Nunca estoy solo
cuando mi vaso de vino
y mi muchacha estan conmigo:
Los pensamientos son libres.


***Hans Litten: ver el tema del Foro titulado El Hombre que humilló a Hitler
http://www.forocomunista.com/t24289-el-hombre-que-humillo-a-hitler
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Sáb Oct 27, 2012 11:26 am

Me gustan los estudiantes

poema-canción de Violeta Parra

se puede ver un vídeo de la canción interpretada por la autora:
https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Y3Bal1z0L58#!

se puede ver un vídeo de la canción interpretada por Daniel Viglietti:
https://www.youtube.com/watch?v=Lm5CgKX2BNI&feature=player_embedded

Que vivan los estudiantes,
jardín de las alegrías.
Son aves que no se asustan
de animal ni policía,
y no le asustan las balas
ni el ladrar de la jauría.
Caramba y zamba la cosa,
que viva la astronomía.

Que vivan los estudiantes
que rugen como los vientos
cuando les meten al oído
sotanas o regimientos,
pajarillos libertarios
igual que los elementos.
Caramba y zamba la cosa,
que vivan los experimentos.

Me gustan los estudiantes
porque son la levadura
del pan que saldrá del horno
con toda su sabrosura
para la boca del pobre
que come con amargura.
Caramba y zamba la cosa,
viva la literatura.

Me gustan los estudiantes
porque levantan el pecho
cuando les dicen harina
sabiéndose que es afrecho,
y no hacen el sordomudo
cuando se presenta el hecho.
Caramba y zamba la cosa,
el Código del Derecho.

Me gustan los estudiantes
que marchan sobre las ruinas;
con las banderas en alto
va toda la estudiantina.
Son químicos y doctores,
cirujanos y dentistas.
Caramba y zamba la cosa,
vivan los especialistas.

Me gustan los estudiantes
que van al laboratorio.
Descubren lo que se esconde
adentro del confesorio.
Ya tiene el hombre un carrito
que llegó hasta el purgatorio.
Caramba y zamba la cosa,
los libros explicatorios.

Me gustan los estudiantes
que con muy clara elocuencia
a la bolsa negra sacra
le bajó las indulgencias.
Porque, ¿hasta cuándo nos dura,
señores, la penitencia?
Caramba y zamba la cosa,
que viva toda la ciencia.
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por pedrocasca el Dom Oct 28, 2012 3:42 pm

Objetos usados

poema de Bertolt Brecht - año 1932

De todos los objetos, los que más amo
son los usados.

Las vasijas de cobre con abolladuras y bordes aplastados
los cuchillos y tenedores cuyos mangos de madera
han sido cogidos por muchas manos. Estas son las formas
que me parecen más nobles. Esas losas en torno a viejas casas,
desgastadas de haber sido pisadas tantas veces,
esas losas entre las que crece la hierba, me parecen
objetos felices.

Impregnados del uso de muchos,
a menudo transformados, han ido perfeccionando sus formas y se
han hecho preciosos
porque han sido apreciados muchas veces.

Me gustan incluso los fragmentos de esculturas
con los brazos cortados. Vivieron
también para mí. Cayeron porque fueron trasladadas;
si las derribaron, fue porque no estaban muy altas.

Las construcciones casi en ruinas
parecen todavía proyectos sin acabar,
grandiosos; sus bellas medidas
pueden ya imaginarse, pero aún necesitan
de nuestra comprensión. Y, además,
ya sirvieron, ya fueron superadas incluso.

Todas estas cosas
me hacen feliz.

Contenido patrocinado

Poesía y revolución - Página 12 Empty Re: Poesía y revolución

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Mar 28, 2020 5:04 pm