3 revolucionarios rusos contemporáneos

Comparte
avatar
ñángara
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 432
Reputación : 735
Fecha de inscripción : 18/02/2010
Localización : Venezuela

3 revolucionarios rusos contemporáneos

Mensaje por ñángara el Vie Feb 11, 2011 7:57 pm

I Boris Kagarlitsky

Extractos de
Desrevisando a Marx
por Boris Kagarlitsky
http://www.inisoc.org/boris.htm



Las conclusiones categóricas y rotundas del gran economista [Marx] crean malestar. Se lo ponen difícil a la gente que busca compromisos con el orden capitalista para llevar a cabo políticas moderadas y flexibles, y, en último análisis, constituyen un veredicto moral sobre tales individuos. Por ese motivo, el deseo de revisar el marxismo surgió casi simultáneamente a la aparición de los partidos obreros parlamentarios.

Para moderarse, el socialismo tuvo que pasar a través del revisionismo. Si el marxismo pertenece al pasado, entonces sus conclusiones más duras han perdido su importancia moral para la sociedad contemporánea. Todo lo que queda del socialismo histórico es un conjunto de "valores" generales que cada cual es libre de interpretar como desee. Es bastante obvio que el capitalismo cambia, y que resulta inútil librar [una batalla ideológica] sobre él con la ayuda de citas de libros escritos durante el pasado siglo.

Ni la moderación ni el compromiso son pecados en sí mismos. En condiciones políticas particulares, cualquier partido serio está condenado a buscar compromisos. En política no debe ignorarse la relación de fuerzas.

Hay cierto sabor de contabilidad comercial en el mismo término de revisionismo. No nos referimos a un repensamiento del marxismo, a una crítica de él, sino a un cálculo mecánico de la liquidez teórica disponible, o del "debe" y el "haber" de la doctrina. Tras esta contabilidad, pueden seguir siendo usados algunos "valores" remanentes, mientras que los productos ideológicos caducados son anotados como chatarra.

En esta rigidez y en esta "pasión por lo concreto", los revisionistas son muy semejantes al más conservador de los ortodoxos. La única diferencia reside en que este último se agarra a cada artículo de la ideología, tratando de probar, como anciano inquilino, que debe guardarse dentro de casa "por si acaso...", mientras que los ideólogos revisionistas intentan vaciar el edificio desechando lo antes posible todo lo "superfluo".

El método analítico del revisionismo podría denominarse como descriptivo. Comparando la descripción de uno u otro fenómeno social en el marxismo clásico con la realidad moderna, las revisionistas concluyen, muy razonablemente, que hay diferencias. Cuando este estudio concluye, las diferencias constatadas son vistas como razones en sí mismas para rechazar las conclusiones de Marx. No hay análisis en el sentido preciso de la palabra; se trata, simplemente, de un pensamiento superfluo. El problema es que esa realidad sigue cambiando. Los sucesos y procesos descritos por los revisionistas también se desvanecen en el pasado, sometiendo también a duda sus propias conclusiones.

Históricamente, el discurso revisionista fue muy importante para el desarrollo del pensamiento socialista. El revisionismo de Bernstein fue el punto de partida para Lenin, Trotsky, Gramsci... Los debates sobre la pertinencia del marxismo, periódicamente recurrentes, y las más recientes revisiones marcan la aproximación a un punto de inflexión en la historia del movimiento socialista y del pensamiento socialista. Estas discusiones dan indiscutible testimonio de la crisis del marxismo o de sus interpretaciones dominantes, incluyendo las versiones revisionistas.

Tras el "fin de la historia", la historia comienza nuevamente. La pregunta inevitable es: ¿quién está anticuado ahora? Tras la defunción del Estado de bienestar el mundo no se ha hecho más estable, más justo o más libre., pues la transformación de la violencia en una norma de vida social está devaluando las libertades cívicas.

Pero, aunque se denuncian los vicios del nuevo orden mundial, la izquierda no le ha enfrentado su propia ideología. "La izquierda tiene que aceptar el hecho de que el proyecto marxista de revolución lanzado por el Manifiesto Comunista ha muerto. Habrá posiblemente revoluciones, pero no serán explícitamente socialistas ni seguirán la tradición marxista iniciada con la Primera Internacional"(10).

El estadounidense Roger Burbach y el nicaragüense Orlando Núñez ven la única alternativa al neoliberalismo en movimientos espontáneos que expresen necesidades básicas. Una nueva y más justa sociedad "tendrá que proceder de una amalgama de los diferentes movimientos nacionales, étnicos y culturales del mundo."(11).

Los intelectuales que han perdido su referencia política no necesitan mucho para satisfacerse: "Cualquier política puede llamarse socialista si apunta a limitar el carácter elemental del mercado y a redistribuir las rentas"(14).

El proyecto socialista tiene que traducirse a un lenguaje comprensible para la gente. No es el lenguaje cultivado por los intelectuales occidentales, del radicalismo y el multiculturalismo postmodernos. Es el lenguaje simple y directo del marxismo clásico.

Un retorno al marxismo significa ante todo restaurar la centralidad de clase en el pensamiento político de la izquierda. El marxismo clásico nunca argumentó que la contradicción entre trabajo y capital era la única presente en la sociedad, o necesariamente la más aguda. Ni Marx ni Engels afirmaron que la sociedad está totalmente, y sin excepción, dividida en clases (basta con recordar su razonamiento según el cual no había clases en la Alemania de comienzos del XIX). Marx y Engels solamente afirmaron (y bastante apropiadamente) que la contradicción entre trabajo y capital era crucial, y que sin tomarla en cuenta no podrían resolverse otros problemas y contradicciones. El reduccionismo de clase ha sido, de hecho, una verdadera característica de la tradición marxista.

El conflicto entre trabajo y capital no es solamente un choque de intereses, sino que también involucra una contraposición de valores, principios y morales. Solamente un socialismo ético que descanse sobre una base firme puede tener un significado positivo. Necesitamos saber nítidamente de qué lado estamos.

Notas:
10. R. Burbach, O. Nuñez y B. Kagarlitsky. Globalization and its Discontents. The Rise of Postmodern Socialism. London and Chicago, 1997, p. 142.
11. ibid, p. 145.
14. Svobodnaya mysl', 1995, nº.3, p. 75.
avatar
ñángara
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 432
Reputación : 735
Fecha de inscripción : 18/02/2010
Localización : Venezuela

Re: 3 revolucionarios rusos contemporáneos

Mensaje por ñángara el Vie Feb 11, 2011 8:01 pm

II Alexei Razlatski

"Marxista es solo el que puede mirar la vida con los ojos del proletariado"

Siendo intelectual de tercera generación, un hombre con una cultura inmensa, con unos conocimientos enciclopédicos, él, como nadie, podía ver la vida con los ojos de los obreros. Razlatski era un marxista.

"Segundo Manifiesto Comunista"
http://www.proletarism.org/m1str.shtml

Entonces, ¿qué tendríamos? A un sistema de dos partidos (o pluripartidismo)? Y vamos a dejar de resolver las contradicciones sociales a través de la lucha entre el poder y el partido de la oposición?

Pero, a lo largo de este camino, la contradicción fundamental de la sociedad, la fuente de su desarrollo, se oculta, se hace más complicada e incluso se lleva completamente hacia el lado de la lucha por el poder, es decir, las contradicciones secundarias desviarían mucho esfuerzo, pero de ninguna manera o forma ayuda en la promoción de la sociedad. Además de que, la existencia de muchas partes inevitablemente contribuye a la estratificación de la sociedad y la división de sus intereses, es decir, sirve para poner nuevos obstáculos en el camino de la transformación de la sociedad en una sociedad sin clases.

No, la solución del problema de la dictadura del proletariado sólo es posible por la ruptura a través de los precedentes historicos (y totalmente ajeno al proletariado), sólo por la liberación de uno mismo de la ruta del habitual esquematismo.

No la oposición de un gobernante y un partido de la oposición, sino la inmediata oposición del partido y el Estado; esto es lo que revela plenamente las contradicciones sociales, esto es lo que el proletariado debe esforzarse por lograr.

Sí, el partido debe conducir el proletariado en la lucha por el poder. Sí, el partido a la cabeza del proletariado debe aprovechar este poder. Sí, tiene que destruir el viejo aparato estatal y crear uno nuevo. [El partido] debe promover sus más experimentados organizadores, líderes y jefes a los principales puestos en el estado, y entonces debe retirarlos de inmediato de su lista de miembros con derecho a voto.

Sólo eso. Esto no significa una ruptura completa, sino una reestructuración radical de las relaciones y, por consiguiente, [...], excluyendo la interferencia del Estado en asuntos de partido y la influencia directa de los intereses del Estado en la actividad de los partidos.

El partido debe seguir controlando sus miembros que han sido promovidos a puestos administrativos, debe comprender sus ocupaciones estatales y debe probar que es una ayuda directa en la organización de las masas para el apoyo de las medidas estatales. Pero el partido debe hacer esto, no en virtud de la imposición del estado, sino sólo tal como se desprende de sus propios objetivos y tareas. Es totalmente natural que este apoyo será más enérgico y poderoso en los primeros tiempos, cuando las principales ideas del partido y el estado son casi totalmente convergentes, cuando el Estado es y debe ser refundado y necesita ese apoyo de todos. Pero incluso en este período, el partido no debe comprometerse con cualquier promesa.

Desprendiéndose de sus mejores cuadros a los puestos del estado, el proletariado debe reconocer claramente que esto no va a resolver todos los problemas del desarrollo social. Tarde o temprano, los intereses del aparato del Estado se pondrán en contradicción con el desarrollo de los intereses del proletariado, se convertirán en un obstáculo en la formación de las estructuras estatales y el punto de algunas de sus funciones se perderá. A continuación, una nueva revolución [social] es necesaria para que puedan elevar al nivel estatal los cambios que han tenido lugar en la conciencia de la sociedad. Sólo este tipo de desarrollo revolucionario ininterrumpido puede dar lugar a la fundación de una sociedad comunista.


Última edición por ñángara el Sáb Feb 12, 2011 3:59 am, editado 1 vez (Razón : corrigiendo dirección del 2º manifiesto)
avatar
ñángara
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 432
Reputación : 735
Fecha de inscripción : 18/02/2010
Localización : Venezuela

Re: 3 revolucionarios rusos contemporáneos

Mensaje por ñángara el Vie Feb 11, 2011 8:06 pm

III Víktor Shapínov

"Ya no hay más estalinismo o trotskismo, lo que hay es marxismo revolucionario y reformismo".

    La división en estalinistas, trotskistas, maoístas, y otra serie de pequeños movimientos, que se hizo en el siglo 20, no es un capricho sectario.

    En un mundo, donde al lado del sistema capitalista apareció un sistema social alternativo sobre la base de la ruptura revolucionaria con el capitalismo, que se convirtió en un factor de la lucha frente a los países capitalistas, la izquierda no puede sino definir su actitud respecto a esa lucha.

    La sociedad fue dividida por la lucha de clases, que también fue la lucha entre los campos socialista y capitalista. "El comunista se define por su actitud con respecto a la URSS», Georgiy Dimitrov solía decir. Y es cierto, porque una actitud con la URSS refiere a los comunistas a la categoría de los estalinistas, otra - a los trotskistas, etc.

    Cada una de las tendencias creció a partir de las verdaderas contradicciones de la verdadera revolución, incluso toda la ola de las revoluciones socialistas del siglo 20. El movimiento revolucionario que creció a partir del octubre soviético, tras resultar aislado dentro de un país, se dividió en dos tendencias - uno de ellas (estalinistas) estaban dispuestos a sacrificar algunos de sus principios en aras de mantener los logros de la revolución , y el otro (trotskistas) respetando todos los clásicos fue fijando metódicamente cada desviación del programa de Lenin del "Estado y Revolución" en la práctica del socialismo soviético.

    Luego, cuando después de la Segunda Guerra Mundial, la situación cambió, algunos 'estalinistas' se convirtieron en maoístas, y otros en Khrushchevistas-Brezhnevistas. Y estos comenzaron a reprochar a los otros con las verdades elementales del marxismo-leninismo, que fueron olvidadas por los dirigentes del PCUS en parte por las condiciones existentes anteriormente, en parte debido al nuevo oportunismo.

    La cuestión de si todas las concesiones y compromisos asumidos por Stalin eran necesarios, ¿cuán correctamente interpretó Trotsky el leninismo?, y si los maoístas estaban en lo correcto en todos los puntos durante su polémica con el PCUS en los años 60, debe dejarse para los historiadores del movimiento revolucionario, porque para hoy sólo son de cierta importancia, como ejemplos de la lucha del marxismo revolucionario y el reformismo, a lo sumo.

    Y existe una lucha - entre reformistas y revolucionarios - en cada una de las mencionadas tendencias. Hay partidos revolucionarios 'estalinistas', y hay los que se colaron en el reformismo.

    La mayoría de los partidos comunistas de masas se convirtió en reformista, especialmente los europeos. El Partido Comunista francés es el ejemplo más claro aquí. Por otro lado está el Partido Comunista griego, que se ha ido hacia la izquierda en los años 90 y 2000; está el radical Partido Obrero "estalinista" en Bélgica, y están los "estalinistas" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia con su guerrilla en los bosques de América.

    Los trotskistas, a pesar de que existen en la mayoría de los casos como pequeñas sectas revolucionarias, también tienen sus reformistas. Por ejemplo, el orgullo de troskismo - uno de los pocos partidos de masas trotskista - el partido de Sri Lanka - se deslizó al reformismo e incluso logró sentarse en el gobierno burgués.

    Los maoístas también puede ser reformistas y revolucionarios. Incluso en el pequeño país de Nepal hay dos partidos maoístas: el PCN (maoísta), que lleva a cabo una lucha armada contra el estado burgués y feudal, y el PCN (Marxista-Leninista Unido), que admite la monarquía, era parte de la gobierno y actúa de acuerdo a las pautas reformistas. En la India, donde el maoísmo prevalece en el movimiento comunista, también hay maoístas reformistas y maoístas que llevan a cabo una lucha armada o se preparan para ello.

    Se está declarando la obsolescencia de las viejas contradicciones gradualmente por la izquierda, sí, pero no hay conciencia para esta cuestión. Es difícil deshacerse de las viejas costumbres, rehusar los patrones habituales.

    Sin embargo ya hay experiencia positiva - en Dinamarca y Noruega maoístas, estalinistas y trotskistas formaron una lista electoral unida, y luego también un movimiento unido, casi un partido.

    No vamos a evaluar ahora: el tiempo demostrará si estas asociaciones son reformistas o revolucionarias, otra cosa es importante: no hay prueba directa del hecho de que en la actualidad la división de la izquierda se hace en otras líneas y no en función de su actitud hacia la Unión Soviética estalinista, la China maoísta, la personalidad de Stalin, Mao y Trotsky.

    Vale la pena deshacerse de las viejas contradicciones no porque sean "obsoletas". La vieja división en reformistas y revolucionarios, y de acuerdo con la tradición de Rusia -en mencheviques y bolcheviques, no está anacrónica. Sólo que las condiciones en las que existió el movimiento de izquierda a finales del siglo XX han cambiado radicalmente.

    Con el derrumbe del campo socialista, la restauración del capitalismo en la URSS, Europa oriental y en una forma algo diferente en China presenciamos el final de toda la época del desarrollo del capitalismo y de la revolución mundial, que comenzó con la victoria del socialismo en Rusia y con su derrota en Alemania.

    El "fin" de la historia del mundo, incluso la vuelta a los "antiguos" imperialismos. La polarización de la pobreza y la riqueza, que fue suavizada de distancia en el siglo 20 en los principales países capitalistas, por temor a "la repetición de la URSS", ha alcanzado de nuevo el nivel de 1914.

    La historia describió un giro en espiral y volvió al mismo punto una vez más, pero a un nuevo nivel de desarrollo. Los monopolios nacionales dieron lugar a las transnacionales, el liberalismo al neoliberalismo, el colonialismo al neocolonialismo; la fuerzas productivas avanzadas ya no son un motor de combustión interna y el generador eléctrico, sino la industria de telecomunicaciones y la ingeniería genética y así sucesivamente.

    En consecuencia, la teoría revolucionaria también debe avanzar en una especie de círculo a lo largo de la espiral de su propio desarrollo y, deshacerse de las contradicciones de la otra fase, llegar a la bifurcación entre neo-bolcheviques y neo-mencheviques.

    Las masas lo entienden mejor que los revolucionarios, las masas apenas se interesan en el hecho de quién tenía razón entre Stalin, Trotsky o Mao. Están interesados en las medidas tecno-económicas para resistir a las corporaciones, en la defensa de los derechos laborales y sociales, se puede conseguir que las masa se interesen en la idea de ruptura radical de las relaciones sociales, las relaciones de propiedad y autoridad, en la idea de la revolución.

    Los principales ingredientes de la nueva ideología y de la práctica de la izquierda se forman simultáneamente en diversas tendencias marxistas, lo que constituye la razón de por qué la unificación de la izquierda sobre nuevas base debería suceder.

    Formando la ideología marxista integral tendremos que superar no sólo las palabras: «estalinismo», «trotskismo», etc, pero el correspondiente estilo de pensar. Los sectarios dicen: Bueno, ya no existen las condiciones para dividirse en estalinistas, trotskistas, sólamente existe el marxismo revolucionario y el reformista. Sin embargo, se pondrán de acuerdo para admitir únicamente la tendencia revolucionaria que concuerde con todas las doctrinas de la secta en cuestión.

    Para la secta, en general, es importante lo que la hace diferente, única, pero no lo que la une con el movimiento de masas. Aquí los más pequeños matices de significado en la interpretación de tal o cual texto "santo" son importantes, pero no los problemas reales que enfrenta el movimiento real.

    De hecho, uno tendría que superar el propio enfoque sectario. Aquí también se pueden encontrar una gran cantidad de ejemplos de la historia del movimiento revolucionario. Por ejemplo, incluso los desacuerdos y la profunda antipatía mutua no impidieron que Lenin y Trotsky trabajaran dentro un partido en 1917, cuando sus líneas políticas coincidieron en ese momento.
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Re: 3 revolucionarios rusos contemporáneos

Mensaje por NSV Liit el Sáb Feb 12, 2011 2:03 am

Interesante, solo conocía a Kagarlitski, pero a los demás no.

Gracias por la información, camarada Ñángara.
avatar
Tovaritx
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1994
Reputación : 2408
Fecha de inscripción : 10/06/2010

Re: 3 revolucionarios rusos contemporáneos

Mensaje por Tovaritx el Vie Feb 18, 2011 6:26 pm

Yo también conozco a Boris Kagarlitski y no me gusta nada. Es ante todo un "zapadniki", alguien que piensa que Occidente es el camino correcto a seguir para Rusia. Yo lo veo como un "struvista" del siglo XXI. Alguien que ataacaba a la URSS de totalitaria, que decía el "el partido leninista, más que partido marxista era un partido petrino" (petrino en Rusia siginifica relativo a Pedro I El Grande, zar reformista que impulsó una modernización de Rusia desde arriba, pero a su vez con centralización, autoritarismo y poder omnímodo de la democracia). Es uno de esos que cree que la contradicción en Rusia es ante "antidemócratas" en el poder, y los "demócratas" en la oposición. Ataca al PCRF de "derechista" (por no oponerse lo suficiente a Putin, para él para ser un auténtico "izquierdista" tienes que aliarte con los pro-occidentales contra Putin, no te jode), ataca la "nostalgia". Tiene una visión y análisis de la URSS coincidente con la propaganda antisoviética.

A principios de los 90 encabezó una organización llamada "Frente Popular de Moscú" aunque no se qué ideología tenía.

El texto de Shapinov lo leí hace mucho, aunque no presté atención al nombre del autor. No me gustó, es un tuttifrutismo idealista, muy idealista. Además de no entender bien a Dimitrov en la cita de la "el comunista se mide por la actitud ante la URSS". Dimitrov no se refería a eso en el sentido de que hubiese muchas opciones legítimas dentro del comunismo y que esas opciones se determinasen por la actitud ante la URSS, en plan como un juego de rol "si te gusta la URSS eres A, si te gusta a medias eres B y si no te gusta eres C". Dimitrov dijo eso en una época de terrible propaganda antisovíetica y hostilidad total, en plena ofensiva burguesa contra la URSS en el sentido que para ser comunista es necesario defender a la URSS de esos ataques, desmarcarse de la visión burguesa y combatirla. Que se podía criticar a la URSS pero como camaradas, dentro de la defensa. Que criticar a la URSS apoyándonos en la visiones burguesas, asumiendo el paradigma burgués (al estilo anarquista o trostskista) era no ser comunista o ser anticomunista.

Con Razlatski también me he "topado" alguna vez, aunque la verdad no lo he entendido nunca. Es una cosa muy extraña. Recuerdo que su partido, el "Partido de la Dictadura del Proletariado" defendía a Stalin pero se oponía al Estado Soviético (Razlatski creo que fue detenido durante la URSS).

Su visiones de la "dictadura del proletariado" sin partido, son una vuelta a Kautsky, que condenan al Partido del Proletariado como una oposición permanente, al combate permanente desde la oposición (niega al partido la posibilidad de dirigir el Estado).

Aunque habrá que profundizar más en él, para ver lo que cuenta.

Contenido patrocinado

Re: 3 revolucionarios rusos contemporáneos

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Dic 15, 2017 12:59 pm