Organización de lucha contra el fraude científico

Comparte
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Vie Ene 28, 2011 11:32 pm

Dada la creciente importancia del fraude científico, a finales de diciembre de 2008 un grupo de estudiantes puso en marcha una web bajo el nombre de "Tarjeta Roja a la investigación científica fraudulenta" para marcar los documentos científicos que se ha demostrado que son fraudulentos o que están viciados por cualquier otro tipo de práctica científica adulterada.

Claire Ribrault, una estudiante de doctorado en Neurobiología en la Ecole Normale Supérieure de París, anunció el proyecto científico Tarjetas Rojas en un taller sobre la integridad en la investigación patrocinada por la Fundación Europea de la Ciencia (ESF). La idea es identificar los documentos que han demostrado ser fraudulentos, pero que todavía están en circulación.

Una vez que un documento fraudulento se ha publicado es muy difícil eliminarlo, aunque sea fraudulento. Las revistas pueden retirar los artículos de sus bases de datos en línea, pero las bibliotecas de todo el mundo se abastecen con las revistas impresas. Fue precisamente este problema de cómo abordar los documentos fraudulentos que aun continúan ofreciéndose como fuentes de referencia lo que llevó a Ribrault y a sus colegas, todos ellos estudiantes de doctorado en biología, a crear su sitio web Tarjetas Rojas. La base de datos que ofrecen contiene la referencia bibliográfica del documento así como el tipo de práctica científica torticera, entre las que se relacionan la fabricación, la falsificación, el plagio, el conflicto de intereses así como aquellos casos en que no se han respetado las políticas editoriales o los temas de investigación han sido tratados de forma no ética.

"Creemos que una mejor visibilidad de la mala conducta científica podría promover la integridad científica", dijo Ribraut, para quien esta visibilidad podría actuar como un disuasivo para otros.

Tarjetas Rojas Científicas
http://www.scientificredcards.org/
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Vie Ene 28, 2011 11:40 pm

En un artículo publicado en 2006 en The Lancet Jon Sudbo afirmó que el uso de antiinflamatorios reducía el riesgo de cáncer de boca en fumadores. Finalmente tuvo que reconocer que era todo pura invención. Ya de paso reconoció que otros artículos publicados por él en The New England Journal of Medicine y en Journal of Clinical Oncology también eran inventados.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Vie Ene 28, 2011 11:50 pm

Un conocido científico-estafador es Hwang Woo-Suk, que en 2005 afirmó haber clonado embriones humanos. En Corea del sur le consideraban como un auténtico héroe nacional y el gobierno le aflojó unos 40 millones de dólares para que sacase adelante sus proyectos. Pero los artículos de "Science" y "Nature" en donde publicaba sus investigaciones comenzaron a tambalearse. Se demostró que todo era falso.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Sáb Ene 29, 2011 10:37 am

Hoy el artículo de Mendel sobre los guisantes no hubiera sido admitido por ninguna revista científica por su tendenciosidad. En los institutos de todo el mundo enseñan las famosas "leyes de Mendel" pero no enseñan que Mendel nunca habló de que existiera ninguna "ley de la herencia", como tampoco enseñan que el monje agustino apañó las cifras de sus experimentos con guisantes para que cuadraran, lo mismo que experimentó precisamente con guisantes porque en cualquier otro vegetal el experimento ni siquiera hubiera sido posible.

Todo lo que rodea la obra de Mendel y sus famosas leyes es un fraude. Por ejemplo, dichas leyes nunca fueron olvidadas y luego vueltas a redescubrir en 1900. Se lo han inventado. Siempre fueron bien conocidas, lo que pasa en que nadie les hizo caso durante décadas.

La primera denuncia contra las leyes de Mendel la lanzó en 1936 el estadístico británico Fisher, quien decía que las cifras de Mendel eran "demasiado exactas". El monje concentró su atención en siete caracteres dominantes de los guisantes que, además, presentó como mutuamente independientes. Pero hoy sabemos que eso sólo es posible si cada factor que lo produce se encuentra en un cromosoma diferente. De todos los caracteres posibles Mendel seleccionó los que él creía que cumplían sus previsiones, es decir, aquellos situados en cromosomas distintos. Sin embargo, el guisante tiene un total de siete cromosomas y la probabilidad de que siete caracteres tomados al azar pertenezcan cada uno de ellos a un cromosoma distinto es de un 0’6 por ciento, es decir, sólo seis de cada mil. Lo más normal es que uno o varios formen parte del mismo cromosoma, por lo que se heredan de forma conjunta y, por tanto, la proporción prevista por Mendel no podía funcionar en la mayor parte de las ocasiones.

De los siete caracteres que Mendel estudió, y que presentó como independientes, sólo dos eran realmente independientes. El resto no podía cumplir sus famosas leyes. La conclusión fue que las había elaborado no como conclusión de sus experimentos, sino calculando numéricamente cuál sería el resultado si todos los caracteres se transmitieran de manera independiente.

Las famosas "leyes de Mendel" son un fraude. ¿Por que todos esos escépticos de las seudociencias no empiezan por denunciar a Mendel? ¿Por qué permiten que engañen a los niños en los institutos? ¿Tiene algo que ver con el hecho de que Mendel era un monje católico? ¿O se trata de otra conspiración que dura ya un siglo y medio?

avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Sáb Ene 29, 2011 3:03 pm

En 1912 los científicos ingleses anunciaron el hallazgo en Piltdown, una localidad del centro de Inglaterra, de unos restos fósiles que -según dijeron- constituían eslabón perdido entre el hombre y el mono. Los fósiles eran una mezcla de nueve restos craneales de un homínido moderno con la mandíbula de un orangután. Uno de los artífices del fraude era Charles Dawson, abogado especialista en antigüedades.

En aquellos años, los hallazgos fósiles de homínidos se reducían a algunos pocos restos mucho más próximos al hombre moderno que el cráneo hallado en Piltdown. Dawson pretendía mostrar que Inglaterra era la cuna de la humanidad. Se publicaron más de 500 artículos científicos sobre el falso descubrimiento y las excavaciones de Piltdown fueron declaradas monumento nacional en 1950, pero tres años después el engaño quedó al descubierto. Incluso se presentó una proposición en la Cámara de los Comunes para que retirara su confianza en la solvencia científica del Museo Británico.

Lo que las universidades y los libros de ciencia y de historia de la ciencia no cuentan es que el otro artífice del fraude era un conocido jesuita francés, el antropólogo Teilhard de Chardin, que entonces vivía en Inglaterra, quien organizó el montaje junto con su amigo Dawson.

El año que viene se cumplirá un siglo de uno de los mayores fraudes de la historia. ¿Se acordará alguien de este feo asunto o lo taparán? ¿Reconocerán que un cura católico estuvo implicado en la falsificación? ¿Por que esa pandilla de escépticos, cazadores de sandeces y defensores de la ciencia auténtica no denuncian los fraudes en los que participan curas, monjes y misioneros católicos?
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Sáb Ene 29, 2011 8:56 pm

Las malas prácticas en ciencia son un objeto de preocupación creciente como corresponde a una sociedad que cada vez delega más en sus expertos. Disponer de buenos peritajes, separar las pruebas de los intereses, contar con hechos contrastados, son actividades que dejaron de ser de la incumbencia exclusiva de los científicos para tener muy amplias resonancias en los más diversos ámbitos de las políticas sanitarias, medioambientales, energéticas o agroalimentarias. Nadie discute la importancia de las buenas prácticas, pero los estudios con los que contamos arrojan conclusiones inquietantes. Según un reciente estudio publicado en Nature la punta del iceberg del fraude científico estaría rondando porcentajes cercanos al 9% de lo que se publica.

La Office of Research Integrity, responsable del estudio y organismo nacional creado en USA para investigar las sospechas de fraude científico, elabora cada año una media de 24 informes sobre casos sospechosos de "research misconduct" (practicas irregulares deinvestigación). Las actuaciones de la ORI se producen a petición de las instituciones académicas cada vez que alguno de sus miembros es acusado de una conducta irregular o, en otros términos, de haber ocultado, inventado, manipulado o copiado datos para favorecer las conclusiones que mejor se acomodan a sus intereses, incluido el de redondear los datos para que las conclusiones de su trabajo merezcan el favor de alguna revista de prestigio y así poder publicar un artículo.

El estudio aludido afirma que la cifra de artículos sospechosos debe ser de unos 2.325 casos, de los cuales cerca de 1.000 pasan desapercibidos. En efecto, el problema tiene proporciones considerables, aún cuando la estimación ha sido prudente y muy por debajo de lo que seguramente está ocurriendo.

Los datos publicados son los siguientes: Se ha enviado una encuesta sobre el asunto a 4.298 científicos con financiación en 2006 de los National Institutes of Health pertenecientes a 605 instituciones diferentes. A la pregunta de si conocen casos de fraude en los últimos tres años (2002-05) que puedan pormenorizar han respondido 2.212 (el 51%). De ellos, 192 científicos (el 8,7%) han respondido afirmativamente y han descrito 265 incidentes. Tras ser investigadosse ha concluido que hubo 164 científicos (7,4%) que perpetraron en total 201 casos de fraude, ya sea por falsificación de datos (60%), ya sea por plagio (36%). Al extrapolarse estos datos al conjunto (155.000 en total) de los científicos financiados por los NIH, siempre según hipótesis muy prudentes (very conservatively), resultan las cifras y porcentajes previamente comentados.

El informe difundido en Nature recuerda varias veces al lector que la realidad desvelada, la ciencia tramposa, no es más que la punta de un iceberg, que anida sobre todo en las ciencias biomédicas y cuyos principales grupos de afectados son los científicos postdoctorales y los seniors. Y es que, en efecto, el problema tiene unas dimensiones alarmantes. Para solucionarlo, se proponen algunas medias (ver editorialde Nature) entre las que destacan la recomendación de promover políticas de tolerancia cero, porque han comprobado que las instituciones tienden a ocultar, disfrazar o minimizar estas corruptelas por temor a que se deteriore la imagen de la institución y, como consecuencia, perder alumnos o recursos. De hecho, el 43% de quienes denunciaron la existencia de tramposos han declarado que se les presionó para que retiraran la acusación. El problema entonces es profundo y está bien arraigado en el limbo corporativista de la mayoría de las instituciones.

http://www.madrimasd.org/blogs/tecnocidanos/2008/06/24/95413
avatar
Proletario-salamantino
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 415
Reputación : 635
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Proletario-salamantino el Sáb Ene 29, 2011 11:26 pm

muy interesantes artículos Smile
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Dom Ene 30, 2011 9:52 am

En 2002 Victor Ninov aseguró haber descubierto el elemento 118 de la tabla periódica de los elementos químicos. Tras varios intentos de verificarlo llevados a cabo por otros científicos, todos los coautores del trabajo se tuvieron que retractar. Era falso.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Dom Ene 30, 2011 9:54 am

En 2000 Eric T. Poehlman obtuvo financiación del Instituto Nacinoal de la Salud de USA, publicando al menos diez artículos científicos en los que aportaba datos falsos. Frederick Grinnell, director del Program in Ethics in Science & Medicine de la Universidad de Texas, lo considera como uno de los más graves casos de fraude de la historia de la ciencia.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Dom Ene 30, 2011 10:45 am

Normalmente los fraudes se llevan a cabo sigilosamente, en medio del secreto. Pero el fraude científico no funciona así. Lo más característico es que se publiquen con todo alarde publicitario en prensa, televisión, radio y documentales. Como no entendemos de las cosas científicas, nos los tenemos que tragar con patatas fritas porque nos lo cuentan los “expertos” de la Universidad de Harvard o Connecticut con sus despachos llenos de diplomas.

El 15 de octubre de 1999 la revista “National Geographic” convocó una conferencia de prensa para anunciar el descubrimiento de un fósil del primer “dinopájaro”, que supuestamente se había encontrado en la provincia china de Liaoning. El descubrimiento causó una gran conmoción en eso que llaman “la comunidad científica”. El bicho tenía un aspecto magnífico: alas emplumadas y cola de dinosaurio. Toda una fantasía animal. Se llamaba Archaeoraptor liaoningensis, un dinosaurio con alas que se ganó la portada del “National Geographic”: era el supuesto «eslabón perdido» entre los dinosaurios y la aves.

Muchos paleontólogos se agarraron al Archaeoraptor para exigir que se revisaran varias de las actuales teorías sobre la evolución de los dinosaurios. El bicho se ganó un puesto clave en la historia evolutiva: quedó ubicado entre los carnívoros dromosaurios y un ave similar al Archaeopteryx, la más antigua que se conoce. Decían que las plumas habrían sido moneda corriente entre los terápodos. Por lo tanto, razonaron los paleontólogos, no sería extraño que el Tiranosaurus rex hubiera estado emplumado de pies a cabeza.

Pero la ciencia no se conforma con las primeras impresiones, ni con las conferencias de prensa. El paleontólogo chino Xu Ching, un estudiante de la Universidad de Pekín que había participado en el análisis el fósil, decidió viajar al lugar de donde provenían los restos. Quizás la cola de dinosaurio y el esqueleto no pertenecieran al mismo animal. A partir de ese momento, la historia tomó un giro detectivesco. Ching investigó el mundillo del tráfico de fósiles, y después de seguir varias pistas, dio con un coleccionista que tenía un esqueleto que le calzaba perfecto a la cola del Archaeoraptor.

El especimen había entrado de contrabando en USA procedente de China. Fue encontrado en una feria de minerales, fósiles y gemas en Tucson por Stephen Czerkas, dueño y director del museo de dinosaurios en Monticello, Utah, que lo compró por 80.000 dolares. De esa feria pasó a otra: a la portada de “National Geographic”.

Un escáner demostró que el dinosaurio original era un pequeño carnívoro, el «Microraptor zhaoianus», al que le habían trasplantado partes de un ave, denominada «Yanornis martini».

¿Cómo es posible que los especialistas no detectaran el fraude?
¿Por qué anunciaron primero el descubrimiento y luego investigaron si era cierto? ¿No hay que proceder al revés?
¿Se ha corregido el engaño? ¿Se ha avisado del fraude al público defraudado?
No: el falso fósil ha seguido apareciendo en los documentales, libros y películas “científicas”. Tuvo su principal aparición en la serie de televisión Prehistoric Park y apareció como verídico en el tercer episodio de un falso documental de 2006.
Pero esa es otra parte que el personal aún no conoce: que lo que nos presentan como “documentales” científicos o históricos no son tales documentales sino “reconstrucciones” y ficciones. Cuidadín.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Dom Ene 30, 2011 11:53 am

En 2000 un geólogo británico, Simon Day, divulgó un informe que presentaba al volcán Cumbre Vieja, en la isla de la Palma, como “inestable”, susceptible de derrumbarse ante la siguiente erupción; el tsunami que generaría debido a una inconcebible cantidad de rocas vertidas al mar sería el más grande jamás observado: olas de 600 metros de altura arrasarían el Caribe y la costa oriental de Estados Unidos. La percepción de los medios y el mensaje que llegó al público era que la catástrofe podía suceder en un espacio de tiempo como para preocuparse. La BBC se hizo eco de ello en un reportaje sensacionalista, cuando lo cierto es que un fenómeno de estas características sucede a escalas geológicas cada centenares de miles de años. Algunos de los profetas que opinaron en el programa de la BBC, como el vulcanólogo Bill McGuire, con muchos laureles, títulos y diplomas académicos, son asesores de las compañías de seguros.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Dom Ene 30, 2011 2:25 pm

Como es bien conocido por todos, los marxistas se caracterizan por su falta de neutralidad y de objetividad. No son fiables desde el punto de vista científico porque sus ideas políticas les influyen y no les dejan ver con claridad las cosas “tal y como son”. Todo lo analizan a través de la política y ven política (clases, lucha de clases) por todas partes.

Pongamos un ejemplo. En 1909 Lenin escribió “Materialismo y empiriocriticismo”, una de las obras fundamentales del materialismo dialéctico en la que criticó duramente al matemático inglés Karl Pearson es decir, a un científico auténtico. La obra de Pearson “Gramática científica” se tradujo al castellano mucho antes que “Materialismo y empiriocriticismo” porque un conocido “marxista” como Besteiro (del PSOE) lo tradujo del inglés, es decir, porque Besteiro traducía las obras de la burguesía y no traducía las del proletariado.

¿Cómo se atrevió Lenin a criticar a un matemático como Pearson? ¿Acaso tenía Lenin algún título científico? ¿Sabía más Lenin que Pearson? ¿Era Lenin otro conspiranoico?

Uno de los colaboradores más estrechos de Pearson en USA era Charles Davenport, que al año siguiente (1910) “descubrió” que la pelagra, una enfermedad típica de los más explotados y pobres de la sociedad, era de origen genético. Tanto Pearson como Davenport estuvieron entre los fundadores del racismo, que con el nombre de “eugenismo” avalaron científicamente, es decir, dijeron que las diferencias de clases eran diferencias genéticas insalvables.

Lo mismo sucedía (y aún sucede) con las enfermedades, cuyo origen no está nunca en la condición social de clase, en la explotación y la miseria capitalista, sino en los genes. Para Davenport los pobres estaban enfermos de pelagra a causa de sus genes y no del hambre y la desnutrición. Davenport era director del famoso laboratorio de Cold Spring Harbour. Otro científico auténtico (no como Lenin).

El movimiento obrero estuvo luchando durante el siglo XIX para aumentar los salarios y que los trabajadores se alimentaran adecuadamente. Pero según “demostró” Davenport científicamente era inútil establecer un salario mínimo para que los obreros se alimentaran correctamente, ya que la pelagra se transmitía generación tras generación, independientemente del salario. Esta conclusión “científica” se mantuvo como la base de las políticas de salud pública en USA durante muchos años.

Diez años antes ya se había descubierto que la pelagra era debida a la desnutrición de los explotados, a la falta de una vitamina en su alimentación. Años después Joseph Goldberger tuvo que volver a demostrar que la pelagra era consecuencia de una deficiencia vitamínica en la alimentación de los obreros.

Davenport también tuvo mucha influencia en la concepción de que la inteligencia era genética (hereditaria) y se podía medir los famosos “cocientes de inteligencia”. También eso era auténtica ciencia, por lo que había que limitar la entrada al país de emigrantes e imponerles controles a sus matrimonios y, sobre todo, que no se mezclen con nosotros porque la raza blanca degenera. La ciencia demostraba que los “débiles mentales”, como los negros o los emigrantes de cualquier color, producen más “débiles mentales”, que son “una carga para la sociedad” ¿Debemos consentir que esos “débiles mentales” tengan hijos, que también serán “débiles mentales” como sus padres? ¿No aumentará así esa “carga para sociedad”?

Con su auténtica ciencia Davenport convenció a muchos que la falta de inteligencia era genética, no un producto del ambiente y de una educación deficiente, y que era compartida por generaciones sucesivas de la misma familia. El resultado de las investigaciones “científicas” de Davenport fueron las cuotas de inmigración y la legislación racista de esterilización, que perduró durante décadas.

A diferencia de la tendenciosidad marxista, así son las investigaciones científicas de la burguesía: apolíticas, auténticas, neutrales, objetivas, ecuánimes, etc.
avatar
Proletario-salamantino
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 415
Reputación : 635
Fecha de inscripción : 21/11/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Proletario-salamantino el Dom Ene 30, 2011 3:55 pm

Demofilo escribió:En 2000 un geólogo británico, Simon Day, divulgó un informe que presentaba al volcán Cumbre Vieja, en la isla de la Palma, como “inestable”, susceptible de derrumbarse ante la siguiente erupción; el tsunami que generaría debido a una inconcebible cantidad de rocas vertidas al mar sería el más grande jamás observado: olas de 600 metros de altura arrasarían el Caribe y la costa oriental de Estados Unidos. La percepción de los medios y el mensaje que llegó al público era que la catástrofe podía suceder en un espacio de tiempo como para preocuparse. La BBC se hizo eco de ello en un reportaje sensacionalista, cuando lo cierto es que un fenómeno de estas características sucede a escalas geológicas cada centenares de miles de años. Algunos de los profetas que opinaron en el programa de la BBC, como el vulcanólogo Bill McGuire, con muchos laureles, títulos y diplomas académicos, son asesores de las compañías de seguros.
esto nos lo contó el profesor de geología a principio de curso, para que veáis hasta donde llegan estas cosas
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Lun Ene 31, 2011 1:56 pm

Para que veamos hasta qué punto influyen las teorías falsas por todas partes, pondré el ejemplo de los mensajes subliminales, algo que todo el mundo da por bueno.
En 1950 el investigador de mercados y psicólogo aficionado neoyorquino James Vicary dijo haber observado en sus experimentos que presentar intermitentemente la frase un determinado mensaje en el cine o la televisión quedaba grabado en el subconsciente del espectador, lo que se podía aprovechar para hacer publicidad y aumentar las ventas. El espectador no podía leer el mensaje, decía, pero éste se le quedaba grabado en la mente de manera subliminal.
La posibilidad de condicionar y manipular en secreto la conducta de la gente era inquietante, de ahí que mucha gente pidiera la intervención de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos. Sin embargo, Vicary no pudo probar su tesis en un experimento práctico hecha ante ella.
La CBC, cadena de radio y televisión canadiense, hizo un experimento similar: instó subliminalmente al público de un programa de televisión a llamar en ese momento, pero las llamadas no aumentaron.
Vicary nunca expuso sus descubrimientos en ninguna publicación especializada, y si le pedían que repitiera el experimento, su equipo fallaba o arrojaba resultados contrarios a los esperados.
En 1962 admitió que no había investigado lo suficiente y que su información era demasiado escasa como para tenerla en cuenta. Lo cierto es que la persuasión subliminal no funciona, pero persiste la idea contraria, algunos publicitarios siguen promoviéndola y la gente se lo ha tragado totalmente.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Lun Ene 31, 2011 2:00 pm

En plena protesta y lucha por los derechos civiles en USA, en 1969 el psicólogo Arthur Jensen publicó un artículo en la Harvard Educational Review titulado “¿Cuánto podemos esperar mejorar el CI y el fracaso escolar?” Quería explicar el “fracaso de los programas de educación destinados a los negros” a partir de que la inteligencia era determinada en un 80% por la herencia (raza), y que los negros eran sistemáticamente menos inteligentes que los blancos.
Muchos científicos refutaron ese artículo, lleno de errores tanto teóricos como de procedimiento. Además, unos años después, un estudio demostró que las 159 referencias del artículo sobre las que se apoyaba la demostración habían sido sistemáticamente tergiversadas. Jensen había hecho decir a los autores de esas referencias la inversa de lo que habían dicho realmente.
En el libro “El CI en la meritocracia” de Herrnstein, publicado en 1973, se cometieron los mismos fraudes, y el procedimiento se usó nuevamente en el famoso libro “The Bell Curve: Inteligence and Class Structure in American Life” de Richard J. Herrnstein y Charles Murray, donde se “prueba” que hay una diferencia significativa en la distribución de la inteligencia de negros y blancos.
La burguesía no puede demostrar "científicamente" sus políticas racistas más que recurriendo sistemáticamente a la falsificación, algo que en las facultades de sicología está a la orden del día.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Jue Feb 03, 2011 11:20 pm

En 2001 Chandra, un experto de renombre internacional en el campo de la nutrición y la inmunología, publicó un artículo en la revista Nutrition en el que afirmaba que una fórmula multivitamínica que había patentado podía revertir los problemas de memoria en personas de más de 65 años.
El mismo artículo había sido sometido previamente a publicación al British Medical Journal el año anterior y rechazado después de una revisión por expertos estadísticos, quienes afirmaron que dicho estudio reunía las características necesarias para hacer pensar que había sido inventado completamente.
El British Medical Journal solicitó a la Memorial University of Newfoundland de Canadá que investigara el caso. El panel universitario determinó que el estudio no podía haber sido realizado como Chandra había descrito y, cuando se le pidió que mostrara sus datos originales al comité, el investigador afirmó que la universidad los había extraviado. Fue acusado de cometer fraude científico y tuvo que abandonar el Memorial University of Newfoundland.
En 2005 el estudio de Chandra de las vitaminas fue retirado y se inició una investigación de sus artículos anteriores. La carrera científica de Chandra se remontaba a finales de 1980 cuando fue contratado para realizar un estudio para la empresa americana Ross Pharmaceuticals. Esta empresa deseaba averiguar si una fórmula nutricional que había diseñado podía ayudar a los neonatos a evitar la aparición de alergias y decidió encargar el trabajo a Chandra. La enfermera de éste se encargaría de identificar a 288 neonatos cuyos
padres tenían una historia clínica de alergia y que desearan participar en la investigación.
Paralelamente, las compañías de alimentación Nestlé y Mead Johnson también se pusieron en contacto con Chandra para realizar estudios similares a partir de sus fórmulas infantiles. Un año después, y a pesar de que la enfermera no había identificado aún a los 288 neonatos necesarios para el estudio, Chandra publicó el estudio de Nestlé y, posteriormente, los otros dos.
Aunque teóricamente había utilizado ingredientes casi idénticos, Chandra dijo que las fórmulas de Nestlé y Mead Johnson podían prevenir la aparición de alergia en los neonatos, mientras que no ocurría lo mismo en la fórmula de Ross Pharmaceuticals. Cuando se le exigió que explicara tal discrepancia, el investigador aseguró que el estudio de Ross no había sido diseñado apropiadamente y que, además, no había recibido la renumeración suficiente para llevarlo a cabo de forma adecuada.
Posteriormente, el científico fue acusado de no haber realizado nunca los estudios que había publicado en varias revistas científicas, entre ellas el British Medical Journal. Con la finalidad de presentar argumentos en su defensa, Chandra decidió publicar un estudio, cuyo autor era Amrit Jain, en la revista Nutrition Research, de la que el mismo Chandra era editor, y que confirmaba los resultados publicados previamente. Aparentemente, el tal Amrit Jain trabajaba en el Medical Clinic and Nursing Home en Jaipur, en la India. Se constató que ese lugar era ficticio y cuando los investigadores intentaron ponerse en contacto con Jain, no obtuvieron respuesta alguna; ni siquiera pudieron confirmar su existencia.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Jue Feb 03, 2011 11:23 pm

En 2000 Eric T. Poehlman, un experto en el campo de la obesidad y el envejecimiento, fue el primer científico de la historia de Estados Unidos encarcelado por falsificar datos en una solicitud de beca.
Poehlman empezó a trabajar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Vermont en el año 1987 como profesor asociado y, posteriormente, trabajó durante tres años en la Universidad de Maryland en Baltimore. El científico estaba considerado una autoridad mundial en el campo de los cambios metabólicos que aparecen como consecuencia del envejecimiento y la menopausia. Fue autor de más de 200 artículos publicados durante dos décadas, dedicados fundamentalmente a la investigación sobre la genética de la obesidad y el impacto del ejercicio. Estos estudios incluían, a menudo, un seguimiento de los sujetos con la finalidad de documentar cambios en su fisiología.
Obtuvo financiación del NIH y publicó al menos diez artículos aportando datos falsos. Sin embargo, su carrera meteórica se derrumbó cuando Walter DeNino, técnico de laboratorio al que Poehlman había tutelado, decidió denunciar que éste había cometido fraude en varias de sus investigaciones.
El científico fue acusado de mala conducta científica y en marzo de 2005 se declaró culpable de los cargos que se le imputavoban, reconociendo que había falsificado 17 solicitudes de beca financiadas por el Instituto Nacional de Salud y manipulado resultados en al menos diez de los trabajos que había sometido a la publicación de las revistas científicas entre 1992 y 2000.
En 2006 fue condenado a un año y un día de cárcel por un delito de utilización de datos falsos en becas de investigación. Además de condena a prisión, el científico no podría solicitar más becas federales durante el resto de su vida y fue obligado a enviar cartas de retracción y corrección a varias revistas científicas en las que había publicado sus trabajos.
Frederick Grinnell, director del Program in Ethics in Science & Medicine de la Universidad de Texas, lo considera como uno de los más graves casos de fraude de la historia de la ciencia.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Sáb Feb 05, 2011 11:29 am

El 26 de septiembre de 2002 Ecologistas en Acción afirmó en un comunicado público que dos científicos alemanes habían encontrado un pez mutante en el río Ebro, en las proximidades de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), y que la revista "Science" se disponía a publicar un artículo científico sobre dicho pez mutante.

Miguel Soto, uno de los portavoces de la organización, aseguró que dos biólogos alemanes habían encontrado en el embalse de Sobrón, entre las provincias de Burgos y Ávila, una especie de pez con mutaciones atribuidas a la contaminación nuclear. Soto llegó a afirmar que la información se iba a publicar en la revista "Science", dada la envergadura del hallazgo.

Los ecologistas denunciaron también que las hortalizas de la zona eran más grandes de lo normal, según ellos, porque se riegan con agua que tenían isótopos radiactivos.

Los medios de comunicación dieron una amplia cobertura informativa al descubrimiento. Por ejemplo, el diario El Mundo lo publicó en su sección de ciencia:

http://www.elmundo.es/elmundo/2002/09/26/ciencia/1033059715.html

Pero luego el propio Soto en nombre del grupo ecologista tuvo que reconocer que mintió deliberadamente para dar "un golpe de efecto" y alertar sobre el riesgo de las instalaciones. No existía tal pez, ni tal estudio, ni tales científicos alemanes.

Ecologistas en Acción propagó la mentira muy pocos días antes de la convocatoria de una marcha contra la central nucelar.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Sáb Feb 05, 2011 4:15 pm

La ciencia no tiene nada que ver con la manera en la que se presenta y divulga porque la investigación científica sólo es noticia cuando triunfa, nunca cuando fracasa. Esa concepción de la ciencia avanzando linealmente con sus velas desplegadas es fruto de una ideología burguesa basada en la competencia y el éxito. La noticia es que un investigador ha descubierto algo, no que no ha encontrado nada, no que su experimento ha sido un fracaso. Sin embargo, determinadas prácticas, como la fecundación in vitro, por ejemplo, constituyen un fracaso tras otro que a nadie le interesa destapar, por lo cual la gente tienen una idea muy equivocada acerca de determinados asuntos científicos.

En la fecundación in vitro los resultados siguen siendo escasos. En los primeros 25 años transcurridos desde que en 1981 nació la primera niña por fecundación in vitro, han nacido más de un millón de niños mediante esta técnica, pero el porcentaje de niños nacidos por ciclo de tratamiento se cifra entre un 20 y un 30 por ciento, es decir, que son necesarios 24 embriones para conseguir un embarazo.

Las crónicas periodísticas tampoco cuentan que hubo más de mil intentos fallidos antes de lograr clonar al primer perro. En 2003 de 126 intentos de clonación de vacas sólo se obtuvieron 11 terneros. Seis años después la BBC informaba de la clonación del primer camello en Dubai, el único que nació vivo de siete intentos. El 31 de enero de 2009 el diario británico "Telegraph" informaba de la clonación en España de una especie local extinta: la cabra pirenaica. Lograron crear 439 embriones de los que 57 fueron implantados; de ellos sólo 7 prosperaron y únicamente nació una hembra que murió a los 7 minutos del parto.

La clonación saltó a las primeras páginas de los periódicos del mundo el 27 de febrero de 1997, cuando hacía siete meses que existía la oveja Dolly. El retraso en dar a conocer la noticia estuvo motivado porque Dolly fue el único ejemplar clónico que había prosperado entre los cientos de intentos realizados con anterioridad. Antes de anunciarlo públicamente los científicos querían asegurarse de que no se iba a morir inmediatamente, como había ocurrido con los ejemplares anteriores. Lo que no es noticia son hechos como los siguientes: Dolly fue la primera oveja clónica y (casi) la única; no ha vuelto a crearse ninguna otra. Dolly fue una verdadera excepción porque la clonación animal (casi) no es operativa. A día de hoy, hay especies a las que no se ha conseguido clonar, y de cada cien intentos de clonación animal nace un porcentaje entre el cero y el cuatro por ciento; de ese cuatro por ciento que nace, la mayoría muere dentro de las primeras 24 horas. Dolly sólo sobrevivió cinco años y medio.

La burguesía tiene una manera muy curiosa de presentar los avances científicos. El experimento fallido es tan importante como el fructífero y nadie ha dejado de ser reputado como científico por el hecho de haber fracasado. Para que unos científicos avancen otros han debido errar y entrar en vías muertas. Pero como los fracasos no son noticia, se ha convertido la excepción en norma, transmitiendo una imagen falsa del estado de la ciencia: la fecundación in vitro y la clonación no son ejemplos del éxito sino del fracaso de determinadas líneas de investigación.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Dom Feb 13, 2011 2:49 pm

¿Por qué se falsifican cada vez más noticias científicas? Porque poderoso caballero es don dinero.
En 1997 Meredith Wadman llevó a cabo un estudio en 14 revistas de medicina y biología molecular, comprobando que un tercio de los autores principales de los artículos publicados en ellas tenían un interés económico directo en las investigaciones que publicaban, del que no avisaban a sus lectores. Se puede consultar aquí:

Study discloses financial interests behing papers, en Nature, vol. 385, 30 de junio de 1997.

El artículo mostraba sólo una parte de la cuestión: los artículos que se publican. Nada dice de los que no se publican porque son censurados y van a parar al cesto de los papeles.
El 22 de abril de 1994 el diario ABC informaba sobre la manipulación de las informaciones científicas acerca de la adicción a la nicotina. En 1983 un estudio científico ya había demostrado por primera vez que la nicotina provoca dependencia física en el fumador. El estudio había sido encargado por una multinacional tabaquera y, naturalmente, jamás se publicó.
¿No es muy preocupante que una tercera parte de los artículos científicos que influyen sobre nuestra salud estén redactados por científicos que tienen un interés económico directo en aquello que investigan?
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Vie Feb 18, 2011 2:50 pm

En 1903 René Blondlot, un físico francés de la Universidad de Nancy, dijo haber descubierto los rayos N. Blondlot era miembro de la Academia de Ciencias francesa y había recibido tres premios por trabajos experimentales en el campo del electromagnetismo.
Escribió 26 artículos científicos y un libro sobre su grand escubrimiento de los rayos N, sin contar los 38 informes que firmó su principal colaborador sobre el mismo asunto. Más de 100 científicos lo confirmaron y se escribieron unos 300 artículos sobre esta nueva radiación que podía atravesar materiales (metales y otros) que eran opacos al resto del espectro.
Según Blondlot los rayos N se podían almacenar en algunos cuerpos como el cuarzo, el hierro y el agua de mar, que de esa manera se convertían en emisores de rayos N. Otras sustancias, como el aluminio, la madera, el papel o la parafina no servían para almacenarlos.
Dijeron haber encontrado varias fuentes naturales de rayos N, incluidos el Sol y los propios seres humanos, incluidos los muertos.
Pero la estafa empezó a ponerse “rara” cuando Blondlot “descubrió” que la agudeza visual de las personas aumentaba cuando el sujeto se encontraba en presencia de una fuente de rayos N.
Tras este anuncio las chorradas "científicas" empezaron a proliferar. Un profesor de biofísica en la misma universidad, Charpentier, descubrió que los rayos N jugaban un papel fundamental en el funcionamiento del cuerpo humano: eran emitidos por el cerebro y disminuían cuando el paciente era anestesiado. Algunos incluso afirmaron el efecto principal de la anestesia era justamente disminuir la emisión de rayos N del paciente, produciendo el estado de sedación.
Otro especialista, Fabre, publicó un estudio que relacionaba la emisión de rayos N con las contracciones de las parturientas. Según Fabre, los rayos aumentaban su intensidad al ritmo de las contracciones.
Gustave Le Bon juró que había descubierto los rayos N siete años antes que Blodlot, mientras que un tal Audollet afirmaba que Charpentier le había robado el descubrimiento de que los seres vivos emitían esta radiación.
Los especialistas en temas paranormales también reclamaron la prioridad del descubrimiento de los maravillosos rayos.
Para dejar en claro que el descubridor había sido Blondlot, la Academia de las Ciencias Francesa le otorgó en 1904 el premio Leconte, dotado con 50.000 francos.
Pero los premios no hacen ciencia, ni siquiera el Nóbel. A pesar de ellos, al poco tiempo se descubrió que los rayos N no existían. Como los alemanes habían descubierto los rayos X, los franceses también necesitaban sus propios rayos.
Ya ven: aunque algunos se esfuerzan por separar ambas cosas, la ciencia tampoco puede desvincularse de las prequeñas y ridículas rencillas patrioteras.
avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Vie Feb 18, 2011 7:52 pm

El 2 de febrero del año pasado "The Guardian", el periódico de los laboristas británicos, publicó una investigación propia de dos de sus periodistas titulado "Un científico ocultó datos". Se refería a Phil Jones, uno de los jefes del IPCC que defendía la tesis del calentamiento planetario.
El periódico revelaba que Jones había ocultado los datos que le solicitaron y que debía haber entregado según ordena la ley. Para defender su teoría modificó los registros de las estaciones de temperatura de China porque los verdaderos que había proporcionado el científico chino Wei Chyung Wang "lo habían jodido todo", es decir desmentían el calentamiento.
A pesar de la falsedad Jones publicó el artículo con los datos falsos en la revista "Nature" en 1990, un artículo que, a su vez, se usó como referencia en el IV Informe del IPCC de 2007.

A finales de 2009 ya había quedado claro que para sostener su teoría los científicos que defendían el calentamiento planetario habían manipulado las pruebas. Un estudio del "Science and Public Policy" reveló que la ONU exageró hasta seis veces sus previsiones de calentamiento térmico para el futuro.
En el mes de noviembre, cuando sólo faltaban quince días para que comenzara la Cumbre sobre Cambio Climático de Copenague, alguna organización -aún no identificada- interceptó 61 megabytes de información (1.000 correos electrónicos con 3.000 documentos) intercambiados entre 1996 y 2009 por los científicos de la ONU en los que explicaban la falsificación de las cifras para inducir un pánico climático mundial. Los obtuvieron de los ordenadores del CRU (Unidad de Investigación del Clima), un centro perteneciente a la Universidad británica de East Anglia, uno de los centros de investigación más activos en sus esfuerzos por inculcar la farsa del calentamiento planetario. Las instalaciones de CRU son, a la vez, la sede del IPCC.
Los archivos del CRU los colocaron luego en un servidor ruso desde donde fueron difundidos por "Air Vent", un portal contrario a las tesis del calentamiento.

Fue el mayor escándalo científico hasta la fecha. Los correos que se intercambiaron revelaban la falta de escrúpulos del grupo científico que defiende la teoría del calentamiento debido al CO2. Entre los mensajes la palabra inglesa "trick", que puede traducirse como truco, montaje o engaño. Los peor parados fueron los científicos Phil Jones y Michael Mann, el autor de más exito del IPCC, pues a él se debe la curva del "palo de hockey", que abría el informe de la ONU de 2001 y que supuestamente mostraba que el calentamiento climático durante el siglo XX no había tenido parangón en la historia climática desde la aparición de este planeta.
Los científicos quedaron en entredicho. Sus correos electrónicos revelaron la manipulación de las temperaturas, la supresión de datos, el boicot a los científicos opositores así como presiones de todo tipo.
Un correo reconoce que estaban negociando con la petrolera Esso, una de las subsidiarias de Exxon y otro de los documentos muestra que Phil Jones, el director del CRU, se había embolsado más de 19 millones dólares entre 2000 a 2006 para sus investigaciones, más de 6 veces la cantidad que había recibido en los noventa. La ciencia del calentamiento era su negocio, una tesis seudocientífica muy bien cebada.
En sus mensajes Jones reconoce que había usado un "truco" para "ocultar la disminución de las últimas temperaturas globales en una tabla". La correspondencia revela a un científico preguntándose "¿Dónde diablos está el calentamiento?"
En un correo Michael Mann decía que había que acabar con una revista científica que había publicado documentos sobre el clima contrarios a la tesis del calentamiento. En otro pretendía censurar a los científicos opositores para que no pudieran publicar en revistas científicas, dejando el campo en exclusiva para ellos. Uno de los intercambios de correos desvelado se indigna ante la publicación de un par de artículos científicos de la oposición en la revista "Climate Research" y propone un boicot a la misma. En otro explica cómo destruir una revista que ha publicado documentos científicos sobre el clima contrarios a la tesis del calentamiento. En un correo Mann promete contactar con la BBC para averiguar por qué permitió una opinión vagamente escéptica sobre el asunto. Otro correo se queja de que un artículo cuestionando la teoría del calentamiento obstaculizará su esfuerzo para sacarle dinero a Siemens. En otro mensaje se alegran de la muerte en 2004 del científico contrario a su tesis John Daly o desean "darle una paliza" a otro científico también reacio a sus consignas, Patrick Michaels.
Uno de los mensajes interceptados admite que una carta enviada a "The Times" fue en realidad redactada con la ayuda de Greenpeace. Por su parte, el director de Greenpeace admitió que exageró la información sobre el calentamiento global, cuando había dicho que tendríamos un Ártico sin hielo en el 2030.
Tras el escándalo, los científicos reconocieron que habían destruido los datos originales en los que basaron sus conclusiones sobre el incremento de la temperatura en los últimos 150 años, lo cual significa que otros científicos no pueden consultarlos. Sin embargo, en setiembre de 2009 la CRU se vio envuelta en una polémica con el grupo monopolista norteamericano "Competitive Enterprise Institute" por destruir datos originales de toma de temperaturas por "falta de espacio". Tras la destrucción de los originales, no es posible reproducir los argumentos científicos con los que la prensa ha venido alarmando a la población de todo el mundo sobre los riesgos del calentamiento planetario.

Al escándalo de los correos electrónicos se unió a principios de 2010 el reconocimiento por parte del IPCC de que había cometido un “error de cálculo” en 2007 al pronosticar la desaparición de los glaciares del Himalaya para 2035, que también resultó fundamentarse en datos falsifiscados.
Poco después un estudio publicado en “Science” sobre el vapor de agua acumulado en la alta atmósfera desmentía otra de las bases de la tesis del calentamiento.
A partir de entonces la espantada del personal fue espectacular. Phil Jones, director de la Unidad de Investigación sobre el Clima de la Universidad de East Anglia, dimitió de su cargo.
El 25 de febrero del año pasado la BBC informó que, después del fraude, la Oficina Meteorológica del Reino Unido se disponía a revisar 150 años de datos climáticos porque el escándalo por la manipulación de datos habían engendrado "un creciente escepticismo entre el público en general sobre el cambio climático".
El año pasado la Agencia de Medio Ambiente de las Naciones Unidas se reunió en Bali para poner fin al descrédito del IPCC. Para evitar la propagación del fraude, los ministros de medio ambiente tuvieron que discutir a puerta cerrada, completamente al margen del IPCC, como una manera de guardar las distancias, para que el escándalo no les salpicara. Aunque se conjuraron para mantener en secreto sus deliberaciones, se sabe que el clan de Pachauri, el jefe del IPCC, fue investigado.
Otro que echó a correr fue Ivo de Boer, el máximo responsable de la Convención de la ONU para el Cambio Climático, quien renunció a su puesto para unirse a la consultora KPMG como asesor global sobre Clima y Sostenibilidad, así como para colaborar con distintas universidades en mantener el engaño. De Boer aseguró que seguiría trabajando en el clima y la sostenibilidad "desde el sector privado y académico".
De Boer dirigía la organización desde septiembre de 2006, después de haber trabajado en las políticas medioambientales de la UE como director general del Ministerio Holandés de Medio Ambiente. También fue vicepresidente de la Comisión de la ONU sobre Desarrollo Sostenible, actuando como asesor del Gobierno chino y del Banco Mundial y trabajando muy cerca del Consejo Mundial Empresarial de Desarrollo Sostenible.
Ante el escándalo mundial, el 10 de marzo Ban Ki-moon decidió encargar a la organización científica InterAcademy Council una revisión exhaustiva del IPCC y sus informes. Las conclusiones se hicieron públicas el 30 de agosto en Nueva York y decían que el IPCC necesitaba introducir cambios estructurales en su forma de trabajar para evitar fraudes. Según las conclusiones, los científicos de la ONU deberían hacer predicciones sólo cuando disponen de pruebas científicas sólidas. Asimismo, el grupo internacional de expertos que han revisado la labor del IPCC sugiere que este organismo no debería hacer recomendaciones a los políticos.

Holanda pide explicaciones por la falsificación de informes de los expertos de la ONU sobre el calentamiento (artículo en inglés):
http://www.breitbart.com/article.php?id=CNG.8d6e5773c60565dfc6e882b0a8dcbf18.4e1&show_article=1

avatar
Demofilo
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 1354
Reputación : 1653
Fecha de inscripción : 23/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Demofilo el Miér Mar 09, 2011 9:22 am

El crecimiento del número de publicaciones científicas favorece la duplicación de trabajos en todo el mundo. Hay ocasiones en que dos trabajos científicos se parecen sospechosamente, y no porque haya una fortuita "convergencia" de ideas...

En un artículo publicado en la revista "Nature", Mounir Errami y Harold Garner, de la Universidad de Texas, emplean sistemas de búsqueda automática, desde la reproducción sustancial de un trabajo sin hacer la correspondiente cita hasta el plagio -o incluso el autoplagio-, están creciendo escudados en el crecimiento récord de la literatura académica.

En su trabajo, que se centró en los artículos biomédicos, los investigadores utilizaron el software eTBLAST para comparar más de 2000 sumarios de la base de datos Medline publicados en los últimos 12 años. Encontraron 421 potenciales duplicados y los depositaron en la base de acceso público "Déjà vu" (http://spore.swmed.edu/dejavu). La extrapolación de sus resultados a todos los registros de Medline, que tiene alrededor de 8,7 millones de sumarios, arroja alrededor de 117.500 potenciales duplicaciones.

A pesar de que el trabajo de Errami y Garner aún está en proceso, ellos estiman que los duplicados potenciales en toda Medline podrían rondar los... 200.000. "Es posible comenzar a identificar tendencias en la conducta de publicación, escriben los autores. Tal vez la más obvia es un continuo aumento en la frecuencia de estas publicaciones en la literatura biomédica desde 1975".

Y más adelante agregan que, dado que el avance de la ciencia depende de la replicación de las evidencias, "la duplicación, particularmente de los resultados de las pruebas en pacientes, puede afectar negativamente la práctica de la medicina y puede instalar un falso sentido de confianza acerca de la eficacia y seguridad de nuevas drogas y procedimientos".
avatar
pablo80
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 6
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 08/07/2011

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por pablo80 el Sáb Jul 09, 2011 4:32 pm

El famoso caso de la Biston betularia
Publicado por Emilio Cervantes el 10 marzo, 2011


Imagen tomada de The New York Times. Le acompaña esta leyenda:

Las polillas moteadas

Los experimentos que tenían por objeto mostrar la evolución en acción – que las polillas oscuras se hicieron más comunes cuando el hollín de las fábricas ennegreció los árboles – pueden haber sido amañados. Las fotografías son engañosas: las polillas estabn muertas, clavadas en los árboles.

***************************************************************************

Llama la atención encontrar entre las páginas del New York Times dedicadas a fraudes científicos unas fotografías de la Biston betularia. Aunque albergaba muchas dudas al respecto, ignoraba que el ejemplo clásico de la evolución por selección natural fuese ya considerado un fraude.

Citado en muchos libros sobre evolución, el ejemplo consistía en que mariposas de la especie Biston betularia, por efecto de la contaminación se habrían vuelto oscuras camuflándose así mejor de sus predadores en el fondo oscuro de las cortezas de los árboles. Aunque nunca ha sido válido como tal ejemplo de evolución, ya que en el mejor de los casos las mariposas, cambiando de color, seguían perteneciendo a la misma especie, el caso sigue siendo citado a menudo y sus correspondientes imágenes se encuentran en muchos libros de evolución y de biología.

Entre las páginas del New York Times, un artículo indica que se trata de un fraude. Se trata del artículo titulado “La polilla que falló“. Escrito por Paul Raeburn, es un comentario del libro titulado “De polillas y hombres. Una historia evolutiva: La historia no contada de la Ciencia y la polilla moteada”, por Judith Hooper.

Traduzco a continuación el artículo.

***************************************************************************

La polilla que falló

Por Paul Raeburn

Publicado: 25 de agosto 2002

Comentario del libro “De polillas y hombres. Una historia evolutiva: La historia no contada de la Ciencia y la polilla moteada”

Por Judith Hooper.

Ilustrado. 377 pp Nueva York: W. W. Norton & Company. $ 26.95

Era la historia que daba la razón a Darwin. Se inició en Inglaterra, durante la Revolución Industrial, cuando el humo negro comenzó a verter de las chimeneas de las fábricas. El aire se hizo tan espeso de hollín y suciedad que las madres, se dijo,”casi no podían distinguir los contornos de sus hijos en la calle.” La lluvia ácida empapaba los bosques cercanos, despojando a los troncos de sus líquenes pintados, dejándolos desnudos y casi negros.

Al mismo tiempo, lepidopterólogos británicos, sobre todo un grupo de aficionados, notó un cambio en la polilla moteada. La variedad moteada típica fue siendo rápidamente sustituida por una forma inusual negra, especialmente en las zonas contaminadas de los Midlands industriales. Como los bosques oscuros bajo los cielos sucios, también las polillas se oscurecieron. Las polillas típicas moteadas – que habían sido casi invisibles en los troncos de los árboles no contaminados, cubiertos de líquenes – podrían convertirse en presa fácil para los pájaros hambrientos al verlas en los troncos pelados de los árboles oscuros. Tal vez las polillas oscuras, menos visibles en los bosques contaminados, eran una adaptación, la evidencia de la selección natural en acción. Desde Darwin, los biólogos habían estado buscando un ejemplo de evolución en acción. Ahora pensaban tenerlo.

La idea de que la selección natural podría explicar el aumento de las polillas oscuras se sugirió en el siglo XIX. Pero no fue probada hasta 1953, cuando EB Ford, biólogo de Oxford, contrató a un lepidopterólogo aficionado, HBD Kettlewell, para salir al campo y averiguar lo que estaba sucediendo. Kettlewell, médico, y coleccionista de polillas desde niño, aprovechó la oportunidad de abandonar su práctica médica y dedicarse a su afición a tiempo completo.

Cargaba lámparas de vapor de mercurio y trampas de polilla por la campiña inglesa, donde liberó miles de polillas para supervisar su supervivencia. Los experimentos fueron difíciles, pero en dos años Kettlewell tenía las pruebas que Ford estaba buscando. En las zonas industriales, las aves habían devorado las polillas del abedul típicas, dejando a las polillas oscuras. Eso explica por qué la población de polillas oscuras iba en aumento. Y lo contrario sucedió en los bosques nativos – las polillas oscuras eran devoradas, sobreviviendo las típicas.

”Era el baile de la selección natural”, Judith Hooper escribe en ”De polillas y de hombres.” Los experimentos se abrieron paso en todos los libros de texto de Evolución, reproduciendo un par famoso ahora, de aparentemente indiscutibles fotografías en blanco y negro. En una de ellas, una polilla oscura es notablemente evidente en el tronco de un árbol cubierto de líquenes, mientras que una flecha señala una polilla moteada casi invisible cerca. En la otra, la polilla moteada reluce como un faro en el tronco de un árbol oscuro, desnudo, y la polilla oscura queda perfectamente oculta.

Allí estaba: la selección natural en acción. Darwin tenía razón. Fin de la historia. Pero, lamentablemente, como demuestra Hooper, no fue el final de la historia. En los últimos años ha quedado claro que las pruebas en que la historia se apoya son tan frágiles como las alas de una mariposa. Los experimentos de Kettlewell no demostraron nada. El ejemplo más famoso de la evolución en acción ahora debe convertirse en el más infame.

Kettlewell fue al el bosque conociendo los resultados que quería, y no se dio por vencido hasta que los obtuvo. El experimento se realizó bajo condiciones muy artificiales. Polillas crecidas en laboratorio se colocaron en los árboles en posiciones nada naturales, en el momento equivocado de día. Kettlewell mismo decidió qué polillas se ocultaban de forma segura de las aves y cuáles no. Era tan hábil en el campo que incluso sus críticos podrían decir que pensaba como una polilla. Pero nadie creía que pudiese ver como un pájaro. ”No pemitimos experimentos de esta clase nunca más”, dice Ted Sargent, profesor emérito de biología en la Universidad de Massachusetts, Amherst, y el crítico más severo de Kettlewell.

Sargent no sugiere que Kettlewell hubiese mentido o engañado. En la desesperación de Kettlewell para tener éxito, y para complacer a Ford, simplemente podría haber visto lo que quería ver. ”Hay muchas maneras sutiles para seducirte a ti mismo”, dijo Sargent. El libro tan acertadamente titulado de Hooper trata tanto de los hombres como de las polillas. Los personajes de esta trágica historia fueron algunos de los científicos más brillantes de Gran Bretaña. Pero ese brillo se vio socavado por la ambición fría que les llevó a su vez a apoyarse el uno en el otro hasta, tal vez, incluso manipular los resultados de los experimentos. Hooper nos muestra sus fallos, pero con gentileza y respeto, creando un retrato conmovedor y compasivo de Ford, Kettlewell y los demás en este drama de décadas de duración.

La figura más simpática aquí es Kettlewell. Ford lo llevó a Oxford, porque él era el mejor lepidopterólogo de campo que Ford conocía. Ford tenía como misión demostrar la importancia de la selección natural en la teoría de Darwin. Pero Kettlewell nunca fue aceptado en Oxford. No tenía los grados académicos necesarios, ni podía competir en las, a menudo, crueles justas intelectuales, comunes en los comedores universitarios. ”Fue el mejor naturalista que he conocido, y casi el peor científico profesional que he conocido”, dijo un colega.

La vida personal de Kettlewell se derrumbó mientras se esforzaba por cumplir con las exigencias crecientes impuestas sobre él por parte de Ford, cuya fama debe mucho a su análisis de los experimentos de Kettlewell. Ford le agotó. Kettlewell, un hipocondríaco, cada vez más comenzó a sufrir de enfermedades reales: episodios recurrentes de bronquitis, neumonía, pleuresía y la gripe, junto con problemas de corazón. En 1978, se cayó de un abedul en una expedición de recolección, rompiéndose la espalda. Nunca se recuperó. Más que nada, Kettlewell quería ser aceptado como miembro de la Royal Society. Ford lo propuso tres veces, pero de manera tal que se aseguró de que Kettlewell no sería aceptado.

Kettlewell murió el 11 de mayo de 1979. El Dictionary of Scientific Biography dice que”al parecer” se debió a una sobredosis de un analgésico. Pero los colegas de Kettlewell sabían que su muerte no fue un accidente, dice Hooper. Muchos obituarios expresaron su enorme cariño, “todo el mundo lo quería”, dijo uno. Todos, excepto Ford, así fue. Informado de que Kettlewell se había suicidado, Ford lo llamó cobarde.

La historia de la polilla, como Hooper muestra, no es lo que parecía. Tampoco está resuelta. Las polillas oscuras prácticamente han desaparecido, pero el debate continúa. ”En el fondo estaba la ciencia imperfecta, una metodología dudosa e ilusiones”, Hooper escribe. ”Agrupado alrededor de la polilla moteada hay un conjunto de ambiciones humanas, y auto-engaños compartidos entre algunos de los biólogos evolutivos más famosos de nuestra época”.

Paul Raeburn, escritor senior de Business Week, es el presidente de la Asociación Nacional de Escritores Científicos.

http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2011/03/10/132582
avatar
Comunista Libertario
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 136
Reputación : 141
Fecha de inscripción : 12/04/2010

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Comunista Libertario el Vie Ago 12, 2011 1:05 am

Demofilo escribió:Hoy el artículo de Mendel sobre los guisantes no hubiera sido admitido por ninguna revista científica por su tendenciosidad. En los institutos de todo el mundo enseñan las famosas "leyes de Mendel" pero no enseñan que Mendel nunca habló de que existiera ninguna "ley de la herencia", como tampoco enseñan que el monje agustino apañó las cifras de sus experimentos con guisantes para que cuadraran, lo mismo que experimentó precisamente con guisantes porque en cualquier otro vegetal el experimento ni siquiera hubiera sido posible.

Todo lo que rodea la obra de Mendel y sus famosas leyes es un fraude. Por ejemplo, dichas leyes nunca fueron olvidadas y luego vueltas a redescubrir en 1900. Se lo han inventado. Siempre fueron bien conocidas, lo que pasa en que nadie les hizo caso durante décadas.

La primera denuncia contra las leyes de Mendel la lanzó en 1936 el estadístico británico Fisher, quien decía que las cifras de Mendel eran "demasiado exactas". El monje concentró su atención en siete caracteres dominantes de los guisantes que, además, presentó como mutuamente independientes. Pero hoy sabemos que eso sólo es posible si cada factor que lo produce se encuentra en un cromosoma diferente. De todos los caracteres posibles Mendel seleccionó los que él creía que cumplían sus previsiones, es decir, aquellos situados en cromosomas distintos. Sin embargo, el guisante tiene un total de siete cromosomas y la probabilidad de que siete caracteres tomados al azar pertenezcan cada uno de ellos a un cromosoma distinto es de un 0’6 por ciento, es decir, sólo seis de cada mil. Lo más normal es que uno o varios formen parte del mismo cromosoma, por lo que se heredan de forma conjunta y, por tanto, la proporción prevista por Mendel no podía funcionar en la mayor parte de las ocasiones.

De los siete caracteres que Mendel estudió, y que presentó como independientes, sólo dos eran realmente independientes. El resto no podía cumplir sus famosas leyes. La conclusión fue que las había elaborado no como conclusión de sus experimentos, sino calculando numéricamente cuál sería el resultado si todos los caracteres se transmitieran de manera independiente.

Las famosas "leyes de Mendel" son un fraude. ¿Por que todos esos escépticos de las seudociencias no empiezan por denunciar a Mendel? ¿Por qué permiten que engañen a los niños en los institutos? ¿Tiene algo que ver con el hecho de que Mendel era un monje católico? ¿O se trata de otra conspiración que dura ya un siglo y medio?


Es falso todo eso que se ha dicho aquí sobre Mendel. Y asumo que lo dices por ignorancia, o tal vez por fanatismo político.

Mendel fue el descubridor de las leyes básicas de la herencia. A él debemos todo el entendimiento más fundamental de los patrones de herencia.

Sus leyes de la herencia han sido corroboradas y confirmadas por experimentos.

Mendel es el padre de la genética.

Me gustaría saber cuáles son las credenciales de la persona que escribió ese comentario tan errado.

Contenido patrocinado

Re: Organización de lucha contra el fraude científico

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 9:36 pm