Lucha feminista

    Comparte

    tartesico
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 443
    Reputación : 887
    Fecha de inscripción : 26/03/2010

    Lucha feminista

    Mensaje por tartesico el Jue Ene 27, 2011 12:29 am

    «La mujer de la nueva sociedad será plenamente independiente en lo social y lo económico, no estará sometida lo más mínimo a ninguna dominación ni explotación, se enfrentará al hombre como persona libre, igual y dueña de su destino.»

    August Bebel.

    La mujer y el socialismo

    1879


    1)Antecedentes:

    En primer lugar, cabría señalar el papel del feminismo incipiente en las sociedades griegas del Mundo Antiguo. En ella aparecen algunas historias relacionadas con el feminismo, como el caso de las "amazonas" el mito de mujeres que se organizaban en comunidades femeninas en libertad sin la opresión de los varones. En ellas vivían en total autonomía, y eran respetadas por el uso y posesión de armas al instalarse en zonas de reservas de hierro. En su sociedad, los papeles y roles estaban invertidos y se fomentaba una sociedad con predominio de la mujer y sin existencia de la familia tradicional. No obstante y a pesar de que se ha reconocido su existencia, aun su leyenda esta envuelta en el mito.

    También destacan otros ejemplos de la época, como Jantipa o Safo. El caso de Jantipa no es muy conocido, se la conoce por ser la mujer del filosofo griego Sócrates, que aparece en los "Diálogos" de Platón como mujer "insumisa y de mal carácter" donde se la muestra constantemente como una mujer en

    persistente actitud de rebeldía al papel dominante que tanto Sócrates como la sociedad griega parecían asignarle por su condición de mujer, y de la que Sócrates se quejaba por su mal carácter.

    También destaca aquí el caso de Safo de Lesbos, famosa poetisa griega cuyos poemas amorosos con temática femenina causaron numerosas teorías acerca de su condición sexual. Posiblemente era maestra de mujeres, enseñándolas artes y letras, aunque el hecho de que mantuviera además relaciones sentimentales con muchas de ellas le ha dado la condición de abanderada del amor entre mujeres y nombre a esa opción sexual, el lesbianismo ( por Lesbos).

    En segundo lugar destaca la ilustración, donde ya desde el siglo XVIII las mujeres empezaron a ganar algo de protagonismo social fuera del hogar en los salones, con una participación activa reseñable en los movimientos sociales y literarios de la época. Ya en la ilustración destacan obras clave como "Sobre la igualdad de sexos" de Poulain de la Barre (1673) con inequívoco titulo feminista, donde es la primera obra explícitamente feminista que novedosamente demanda una igualdad de sexos como premisa para una sociedad igualitaria, establece que hombre y mujeres nacen libres e iguales y por tanto tienen todos los mismos derechos, y que dice del feminismo que es la mas alta expresión del igualitarismo radical de la ilustración.

    En tercer lugar destaca la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII, donde con la influencia de los círculos feministas ilustrados intenta poner en práctica estas ideas. En esta época, las mujeres se organizan y reivindican su identidad como oprimidos por su condición de mujeres redactando sus propias peticiones.

    Así, se forman clubes de mujeres y centros de reunión social feministas, cuya máxima expresión tiene lugar con la redacción de la llamada "Declaración de los derechos de la mujer y la ciudadana" (1791) por parte de Olympe de Gouges donde reclama abiertamente la necesidad de la igualdad social denunciando el modelo social vigente donde el hombre, " en la ignorancia mas crasa, quiere mandar como un déspota sobre un sexo que recibió todas las facultades intelectuales".

    Ello se vera complementado poco después con el libro "Vindicación de los derechos de la mujer" (1792) por parte de Mary Wollstonecraft. Con ello, la base para las reclamaciones de igualdad sexual se habían puesto y todas estas bases darían lugar a una intensa campaña de igualdad político-social en los siglos posteriores.

    En cuarto y último lugar destaca el movimiento sufragista, situado entre los siglos XIX-XX aunque iniciado a mediados del siglo XIX. Así, tras estos precedentes y con una mayor conciencia, las mujeres se indignan cada vez más y reclaman su papel en la sociedad. Es debido a ello que las mujeres empiezan a organizarse en movimientos exclusivamente feministas, como es el caso de las sufragistas. Ellas luchaban por la igualdad total de las mujeres en todos los aspectos, según valores democráticos y liberales, además es interclasista pues consideran que la opresión de la mujer no distingue de clases sociales.

    Este movimiento cobro amplio protagonismo especialmente en Estados Unidos y Gran Bretaña. Como precedente de ello estaría la llamada "Declaración de Séneca Falls" (1848) en Nueva York, considerado como texto clave y básico del sufragismo. En el, apelan a la ley natural y a la razón como fundamentos para la igualdad social de las mujeres contra todo prejuicio y tradición. Ello se vera reforzado a través de los escritos del liberal John Stuart Mill que escribe "La sujeción de las mujeres", donde defiende ya abiertamente el derecho de voto femenino en el parlamento británico.

    Toda esta campaña a favor del derecho a voto y la igualdad se lleva a cabo de forma incesante en toda Europa y América. Especialmente activas son las luchas en Estados Unidos y en Inglaterra, donde surgen los movimientos sufragistas más importantes.

    Especialmente intensa es la campaña en Inglaterra, donde resalta la dinastía de las “Pankhurst”, destacadísimas generación de militantes sufragistas integrado por tres de las más famosas feministas de los siglos XIX-XX, Emmeline, Christabel y Sylvia Pankhurst. El movimiento sufragista liderado por Emmeline y Sylvia pronto se convirtió en la cabeza del feminismo ingles y mundial, aunque pronto empezaron a existir diferencias en las formas de actuación de madre e hija; la primera, Emmeline Pankhurst fue una de las iniciadoras del movimiento a favor de la igualdad de la mujer y su derecho a poder votar en igualdad a los hombres en las elecciones, debido a lo cual tomaron el nombre de “sufragistas”.

    Emmeline funda para este fin en 1903 la Unión política y social de la mujer” (WSPU) que a pesar de forma parte de los movimientos mas radicalizados del feminismo ingles por la acción directa ( sufragettes) sin embargo poco después acabo integrando aquello que Sylvia y tantas otras luchadoras han acabado rechazando como el feminismo interclasista y nacionalista. Un feminismo que encuentra como prioridad la lucha de la mujer, ignorando fronteras y clases. Se hace en ellas un llamamiento a todas las mujeres, sin distinguir su clase social y se trata de aunar a todas en un movimiento nacionalista y patriota, propio del periodo previo a la primera guerra mundial.

    Sylvia, por su parte formo parte desde sus inicios del movimiento feminista fundado por su madre y milito junto a ella en el movimiento sufragette, siendo otra de las grandes luchadoras por la igualdad de la mujer. Sin embargo, Sylvia que posee una conciencia y sensibilidad hacia la clase obrera se acaba alejando de ese feminismo interclasista que lidera su madre, abandona las filas del WSPU y empieza a acercarse a posiciones marxistas. Sylvia cree que la unión con la burguesía resulta imposible, y funda el Ejército de Mujeres por la Paz. Asimismo, se acerca al partido laborista ingles, y en 1917 recibe con entusiasmo la revolución rusa a la que se adhiere desde el primer momento. Viajara a la URSS y poco después en los años 20 ayuda a la fundación del Partido Comunista de Gran Bretaña.

    Esta importancia del movimiento feminista y sufragista hasta el momento se plantea según la ya citada visión de un feminismo interclasista al considerar que todas las mujeres estaban oprimidas por su condición. Sin embargo existe otra visión en esta primera oleada del feminismo vinculada a los movimientos revolucionarios vigentes en ese momento.

    En 1848, en “El Manifiesto Comunista” Karl Marx y Federico Engels, hablan ya de la necesidad real de quebrar la familia burguesa y la idea de familia moral, y que solo con la disolución de la familia se conseguirá la disolución de la sociedad burguesa y las diferencias de clase que, en el ámbito intimo y familiar encuentran sus sustento básico para mantener y reproducir fielmente el modelo del estado burgués.

    Engels, en su obra “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” llama a disolver los vínculos familiares y teoriza sobre una sociedad socialista al margen de estos, poniendo además, ejemplos históricos sobre diversas formas de organización social al margen de la clásica estructura judeo-cristiana de organización familiar, ofreciendo como solución un modo de vida colectivo y socialista

    Auguste Bebel que, con su libro "La mujer y el socialismo" inaugura la aceptación de la cuestión feminista como elemento destacado del marxismo, analiza la evolución de la mujer a lo largo de la historia, realizando con ella una demostración de la opresión de la mujer a lo largo de la historia debido a la sociedad patriarcal tradicional, y propone una sociedad basada también en la igualdad y libertad total de la mujer.

    Las bases de esta concepción feminista del marxismo se plantaran cuando en 1907 la militante socialista alemana Clara Zetkin, directora de la revista "Igualdad’ organiza una cumbre de militantes feministas mundial, la llamada Conferencia Internacional de Mujeres de 1907. El día 8 de marzo, tiene su origen en un acontecimiento ocurrido en Nueva York, EE.UU., un 8 de marzo de 1908. Entonces un gran número de mujeres obreras de una fábrica textil, protestaron debido a los constantes abusos laborales de sus empleadores.

    De esta manera las trabajadoras luchaban por sus derechos, al reclamar incrementos salariales y mejores condiciones de trabajo. Pero ellas no fueron escuchadas y sólo consiguieron ser despedidas, así que optaron por encerrarse en la fábrica y declararse en huelga. Se produjo repentinamente un incendio a todas luces provocado y 129 obreras murieron como consecuencia de este fatal siniestro.

    Debido a ello, en 1910, la alemana Clara Zetkin, quien era integrante del Sindicato Internacional de Obreras de Confección, propuso durante el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, Dinamarca, que se declare el Día Internacional de la Mujer.

    Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez el 19 de marzo de 1911, en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

    Menos de una semana después, el 25 de marzo, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes, murieron en el trágico incendio de la fábrica Triangle en la ciudad de Nueva York. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.

    También un 8 de marzo de 1917, las trabajadoras de Petrogrado se alzaron contra el zarismo liderando la conocida como "revolución de febrero de 1917", día que quedaría ligado a las celebraciones del 8 de marzo en la naciente URSS.

    En el siglo XX y al calor de la revolución rusa de 1917 surge la figura de Alexandra Kollontai, la cual en sus múltiples obras (“La nueva moral y la clase obrera”, “Las bases sociales de la cuestión femenina”, “Autobiografía de una mujer comunista sexualmente emancipada”...) asienta las bases de lo que será el pensamiento marxista en el ámbito familiar. Tras el triunfo de la revolución rusa en 1917 se adhiere al partido bolchevique con el que colabora activamente, llegando a desarrollar el Primer Congreso de Mujeres Trabajadoras de toda Rusia en 1918, del cual salió el organismo Zhenotdel, liderado por Kollontai, el cual realizo un enorme esfuerzo por fomentar la participación publica de la mujer en la sociedad rusa y que saliese de su tradicional papel en el hogar.

    Kollontai afirma que la lucha feminista esta en el día a día coherente y no en fechas mas o menos emblemáticas como el 8 de marzo, afirma la necesidad de romper y destruir la familia burguesa, afirma la necesidad de la crianza colectiva de los hijos por parte del estado ( educación, vestido, alojamiento, sustento con casas, guarderías, jardines de infancia, colonias de niños, comedores, sanatorios…) para liberar a la mujer, todo ello financiado y asumido por parte del estado, el matrimonio también deberá desaparecer y dejara de ser un contrato o atadura para ser sustituido por la unión libre y personal de las personas, deroga la prostitucion, (elemento de indudable herencia del patriarcado y la familia tradicional burguesa y cristiana, y en el que se refugiaban los varones por el casticismo moral) y propone la liberación sexual absoluta, el amor libre y la libre relación sentimental y sexual de hombres y mujeres.


    2)Desarrollo del feminismo contemporáneo:

    Sin embargo, el feminismo sufre un periodo no de recesion, pero si de cierta calma a partir de las dos guerras mundiales. Con la elevada cantidad de muertos y los conflictos mundiales que azotan Europa durante casi 30 años seguidos, parece que cuestiones como el feminismo pasen a un segundo plano. La consecución del derecho a voto, la aparente igualdad de derechos sociales de mujeres y hombre y la organización de movimientos feministas en todo el mundo parecen llevar al feminismo a una situación de conformismo y estancamiento durante más de 30 años.

    Así parece estar la cuestión feminista hasta que, a mediados de los años 60 del siglo XX un libro revolucione de nuevo la cuestión feminista y se reactive ésta con mas radicalidad de lo que lo había hecho hasta el momento.

    Es en este momento que aparece una figura clave del feminismo internacional; Simone de Beauvoir.

    Simone de Beauvoir nace en Paris el 9 de enero de 1908 en el seno de una familia burguesa acomodada de la sociedad parisina. Tras estudiar filosofía en la Sorbona conoce a Jean Paul Sartre con el que mantiene una relación sentimental que durara el resto de sus vidas. Durante la guerra mundial se ve obligada a exiliarse y escribe una gran cantidad de libros de filosofía y novela. A pesar de ello, se interesa desde muy joven específicamente en la cuestión del feminismo hasta convertirse en una firme convencida y defensora de los derechos de la mujer que para ella, aun no habían sido conquistados en su totalidad. Esta es la tesis que mantiene en su obra mas celebre, " El segundo sexo" escrito en 1949, tras una reflexión personal acerca de su propia condición de mujer.

    En el, Simone estudia la historia de la mujer, cómo ha sido concebida, en qué situación se encuentra, su evolución histórica, y las formas para mejorar su libertad y su vida.

    Para Simone el arquetipo estereotipado de "mujer" (coqueta, frívola, caprichosa, tonta...) que se da en la sociedad del momento, es fruto de la construcción cultural que ha desarrollado la sociedad a lo largo de la historia. Establece que siempre la mujer se ha considerado en situación de servilismo a lo largo de las épocas como madre, esposa, hija..sin tener una verdadera concepción e identidad propia de mujer como algo autónomo. Ejemplificadora aquí es una frase de ella que dice "No se nace mujer, se llega a serlo".

    Por tanto, el autentico objetivo de las mujeres en el nuevo siglo una vez superadas las conquistas del pasado es alcanzar precisamente esa condición e identidad propia de mujeres, acabar con los estereotipos de la sociedad patriarcal y elevar la categoría de mujer como un elemento autónomo en la sociedad.

    Este libro va a ser una de las obras filosóficas más importantes del siglo XX y que pondrá el punto de partida de un nuevo feminismo combativo que se dedicara a desarrollar sus propias identidades.

    Fruto del impacto social que causa este libro entre las mujeres, empiezan ya a partir de los años 60 a surgir diferentes organizaciones y movimiento de carácter feminista. Ejemplo y pionero de ello será la organización fundada por Betty Friedan, autora del revolucionario libro "El feminismo místico" (1963), en 1966 llamada National Organization for Women (NOW) una de las agrupaciones mas importantes de los Estados Unidos y cuya creación estará acompañada de un gran revuelo.

    Inicialmente de tipo moderado, pronto la organización o parte de sus integrantes variarán hacia posiciones más radicales. Es una agrupación que cuenta con 500.000 miembros y más de 500 secciones en todo Estados Unidos.

    La propia Betty será la fundadora y primera presidenta nacional de la organización. Durante los años 70, NOW será uno de los principales promotores de las campañas de igualdad de derechos en el país, y su primer manifiesto será escrito en 1966 en el que exhortan a las mujeres a "una completa participación en todos los aspectos de la sociedad americana, ejerciendo todos los privilegios y responsabilidades en colaboración con los hombres".

    Fomentan la participación activa de la mujer en la sociedad para escapar de los viejos roles asignados por la sociedad patriarcal. Establecen además que NOW esta "contra toda opresión, reconociendo que el racismo, sexismo y homofobia están interrelacionados, junto con otras formas de opresión como el clasismo, que junto con las anteriores buscan mantener el privilegio y el poder concentrados en las manos de unos pocos".

    No obstante y a pesar del compromiso político de NOW y sus dirigentes, pronto surgirán en los años 60 y 70 nuevas escisiones y secciones dentro del feminismo en posturas mucho más radicales y comprometidas abiertamente con los movimientos de la izquierda social, surgiendo una oposición al movimiento liberal y democrático de NOW. Así fruto de estas controversias y divisiones internas dentro del feminismo surge la llamada "Nueva Izquierda", relacionada con los movimientos sociales en ese momento en auge como feminismo, pacifismo o movimiento estudiantil. La línea común de todos ellos es su afirmación radical y contraria a todo uso reformista de la política y el sistema como método para solucionar sus problemas.

    Como consecuencia de este movimiento radical dentro del feminismo aparecerá de una nueva organización feminista, el "Movimiento de Liberación de la Mujer" como forma de organización autónoma, y separada de los varones y del reformismo político.

    Así pues, ellas se definían como feministas autenticas o simplemente feministas enfrentadas a las "políticas" como NOW que preferían los métodos del sistema para luchar por sus derechos. Así políticas y feministas protagonizaron a partir de los años 70 un duro enfrentamiento interno por el protagonismo del movimiento feminista internacional. Para las políticas el problema de la opresión venia del capitalismo, y por ello debían mostrarse unidos al movimiento anticapitalista pero dentro de la izquierda política. Las feministas, por el contrario, rechazan esta unión con la izquierda política y reclaman un movimiento autónomo propio y exclusivo de las mujeres de corte radical y contra la dominación de los hombres.

    Estos duros e interminables debates caracterizaron el desarrollo del feminismo en la sociedad americana durante los años 70 y pareció al final ahogar todas las iniciativas de renovación feminista que habían surgido hasta el momento. Al final el feminismo radical o simplemente feminismo acabo desarrollándose de manera mas exitosa entre los círculos sociales mas comprometidos, y encontró su época de esplendor entre los años 60 y 70, y ellos a través de dos obras básicas, "Política sexual" de Kate Millet y "La dialéctica de la sexualidad’ de Sulamit Firestone , ambas de 1970.

    En ellas se establecen críticas contra el patriarcado como sistema de dominación básico. Consideran que todos los varones sin excepción reciben los beneficios económico-sociales del patriarcado, y por ello ejercen una crítica contra ellos.

    Ejemplos de este activismo radical aparte de organizaciones de base, eran muestras públicas de fuerza y rabia contra el sistema como manifestaciones, sabotajes, o actos impactantes como quema de sujetadores y corsés. Así el feminismo radical consiguió que sus impactantes proclamas fueran oídas por todos los miembros de la sociedad americana.

    Además, surgen tendencias mas radicales dentro de ella como el feminismo de la diferencia que literalmente resalta las incompatibilidades con los hombres, las reconoce y aviva para estimular una desigualdad y rechazo a lo masculino animando así mismo el "affidamento" o el fomento de la superioridad y autoridad de la mujer en la sociedad, impulsando el lesbianismo. Fruto de esta nueva corriente más radical del feminismo es la aparición en diversos lugares de Europa de diferentes agrupaciones de este tipo, que reclaman las diferencias con el hombre y el enaltecimiento de éstas como algo positivo para la mujer. Como ejemplo de ello estarían grupos como "Psychanalyse et Politique" en Francia, aparecido en los años 70, como bandera del feminismo radical francés, el cual critica muy airadamente al feminismo moderado o feminismo por fomentar la igualdad entre sexos, algo que ellas
    consideran reformista y colaboracionista con la explotación de la mujer y no evita lo mas mínimo la dominación y opresión masculina. Sus partidarias son de gran activismo y proponen acciones vistosas contra el feminismo moderado como contra la sociedad patriarcal.

    También esta el caso del feminismo radical italiano, nucleado a través de manifiestos como "Rivolta femminile" o "Escupamos sobre Hegel" de Carla Lonzi donde además de efectuar una critica del feminismo burgués del siglo XIX realizar a su vez una critica al marxismo al que de alguna manera incluye en ese mundo bipolar de la opresión; ya no hay una lucha de clases, si no de sexos, donde la sociedad patriarcal es la verdadera explotadora, criticando la tibieza o machismo incluso de pensadores marxistas , ambos cercanos al grupo feminista radical italiano DEMAU (Demistificazione autoritarismo patriarcale) surgido en torno a finales de los años 60 e inicios de los 70.

    No obstante las divisiones internas y los continuos debates de actuación acabaron por quemar y agotar estas iniciativas dentro del feminismo.

    Actualmente, el movimiento feminista, desde los años 80 en adelante se ha dividido en dos nuevas tendencias que se han desarrollado y que suponen un nuevo reto a la pervivencia de los movimientos feministas en la sociedades actuales.

    Entre estas nuevas tendencias del feminismo que lo revitalizan esta el ecofeminismo y el ciberfeminismo.

    El ecofeminismo; Actualmente, feminismo y ecologismo son dos movimientos en auge, que aunque hayan tenido históricamente un desarrollo separado, sin embargo pueden converger, siendo unos de los movimientos sociales mas destacados a finales del siglo XX. No obstante, aunque ambos puedan en

    algún momento converger entre si, ello no implica que exista una relación especial entre ambos que lo caracterice por encima del resto. Sin embargo, puntualmente pueden existir acercamientos entre ambos, como puede ser la relación o el papel que pueda jugar la mujer en la llegada de una nueva sociedad según un desarrollo sostenible y ecológico.

    Otro ejemplo podría ser el interés que las mujeres y el movimiento feminista internacional debería tener en el ecologismo y el medio ambiente, ya que generalmente, las mujeres del tercer mundo subdesarrollado suelen ser las mas afectadas en el tema del ecologismo y la destrucción paulatina del medio ambiente. Este ecofeminismo, también tiene a su vez un desarrollo y precedente históricos, donde ya en su libro "El segundo sexo" Simone de Beauvoir denuncia que la exclusión femenina de la sociedad patriarcal se debe a la identificación de esta como naturaleza por parte del varón superior que se reserva para si los beneficios de la civilización. Así se denuncia una identificación y vinculación del pensamiento patriarcal de la mujer-naturaleza para justificar la superioridad y la dominación.

    Un ejemplo de ello seria el caso del filosofo alemán Georg Hegel, el cual desarrolla un pensamiento sexista al vincular la mujer a las formas de vida mas inferiores de la naturaleza como animales o plantas. En ello la mujer es la esperanza de regeneración de la vida y la naturaleza contra la corrupción desencadenada por el hombre. Como ejemplo de esta alternativa seria, el manual ginecológico alternativo de "Colectivo de Mujeres de Boston" donde denuncian los peligrosos efectos secundarios de los anticonceptivos destinados únicamente a la satisfacción personal de los hombres exclusivamente. Esta preocupación por el cuerpo y la naturaleza es un buen ejemplo de este incipiente ecofeminismo.

    También podemos encontrar un ejemplo claro de estas tendencias relacionadas con la teoría feminista de la naturaleza en experiencias prácticas, como el caso de los textos de Vandana Shiva, el constructivismo o la experiencia de Greenham Common.

    Por un lado destaca la figura de Vandana Shiva, física y filosofa india, que realiza una dura critica al sistema tecnológico occidental colonizador del mundo. Establece que " lo que se conoce como desarrollo, es un proceso de violencia contra la mujer y la naturaleza en todo el mundo que tiene sus raíces en postulados patriarcales de dominación y centralización". Como influencia derivada de ello, fomenta la aparición de numerosos movimientos de resistencia contra ese mal desarrollo tecnológico, cuyo ejemplo mas claro se sitúa en las mujeres de Chipko, que frenan el desarrollo de la deforestación del Himalaya atándose a los árboles para evitar su tala masiva. A su vez, este movimiento femenino, extiende la lucha naturista a otros movimientos como el feminismo y rechazo de la violencia de genero o la lucha política.

    También podríamos señalar aquí el caso del ecofeminismo constructivista, con las tesis de la economista Bina Agawal, según un ambientalismo realizando una asimilación mujer-naturaleza, con mujer-economía domestica, lo que hace generar en ellas una conciencia ecológica.

    Por ultimo destacaría un caso practico del ecofeminismo que pondría como ejemplo el desarrollo real de este movimiento en el caso de Greenham Common. Este centro se denomino como Greenham Women"s Peace Camp, que se establece en la base militar de Greenham Common, en 1981 en el sur de Inglaterra, cerca de Newbury, como protesta contra el uso de la base militar y los usos de misiles y artefactos nucleares en la zona, que se venia dando por acuerdo, como base militar estadounidense.

    Como protesta, en 1981, unas 30.000 mujeres se concentración en los perímetros vallados del campo militar y dándose las manos unas a otras formaron un gran lazo humano de protesta , y el establecimiento en los aledaños a la base militar de un campamento social feminista que dura hasta la actualidad y que sirve como centro social para las mujeres. Como reacción, la policía y el ejercito usaban todo tipo de abusos físicos y verbales para intentar neutralizarlas, pero sin ningún éxito en sus pretensiones, pues ellas contrarrestaban con un método de actuación no violento que les granjeo el apoyo de la sociedad.

    El ciberfeminismo; Por ultimo cabria señalar un nuevo movimiento que ha surgido en los últimos años como innovación de los métodos feministas. Ello se realiza según nuevas cuestiones que aparecen en las sociedades tecnológicas de nuestros días, como son el motivo del escaso numero de mujeres en el mundo electrónico, o las escasas mujeres programadoras o "hackers" y es que, a pesar de que a estas alturas las mujeres ya han contribuido en su medida al mundo electrónico, aun son muy pocas las que forman parte de éste. Una de las principales militantes y criticas de este movimiento en auge, es la catedrática norteamericana Donna Haraway quien, en 1985 lanza un ensayo el llamado " The Cyborg Manifesto" según el cual plantea la necesidad de incorporar el cyborg (cybernetic organism) como un elemento de lucha del feminismo actual, según sus propias declaración como "somos todas cyborgs".

    Establecen además estas ciberfeminista un especial rechazo hacia el feminismo de los años 60 y 70 por su negativa rotunda a abrirse al mundo tecnológico, despreciándolas y expulsándolas a un lugar de marginación y exclusión en el movimiento neofeminista cibernético de la actualidad.

    Un ejemplo además de esta nueva corrientes seria el llamado "cibergrrl-ism" o "patria grrrl", que es la plasmación practica del ciberfeminisno en Internet, las cuales generan diferentes nombres de agrupaciones según su identidad ciberfeminista o grrl, como son webgrrls, riot grrls, guerrilla grrrls, bad grrrls.......como muestra de la representación cultural neofeminista en el ciberespacio y todo ello con muchas y variadas actividades cibernéticas, como son listas de emails de contacto, foros de discusión, o fanzines políticos feministas sobre ideología y contra el patriarcalismo y la discriminación sexual, y con un común desprecio y desinterés por la política como método y forma de lucha feminista. Este movimiento, si bien no supone un desafío a las estructuras patriarcales de la sociedad, si al menos, supone un soplo de aire fresco e innovación a lo que parecen anticuados y pasados métodos de lucha político-social o al menos como método alternativo y moderno de lucha por los mismos ideales de hace dos siglos.

    También en los últimos años a partir de los 80 ha aparecido una nueva forma de feminismo, el llamado feminismo institucional a través de carteras ministeriales encargadas de los asuntos de las mujeres. Como ejemplo de ello es la aparición en España en 1983 del Instituto de la Mujer que asegura la atención de las reivindicaciones feministas a nivel local pero lo hacen con subvenciones del estado, por lo que se limita mucho sus reivindicaciones y movimientos de base.

    3)Conclusión

    Hemos visto a lo largo de este breve resumen como el feminismo, como método de lucha por los ideales de la igualdad de la mujer o en algunos casos de la liberación y superación de viejos dogmas sociales de un anticuado y anclado en el pasado sistema social patriarcalista, han mostrado diferentes y diversas caras a lo largo de la historia.

    Han tenido un gran eco y desarrollo en el panorama social de finales del siglo XIX y mediados del siglo XX, para pasar a ser casi un hecho del pasado, cuando la mayoría de la población cree superados unos ideales que muchas personas aun piensan que permanecen latentes hoy día.

    Hoy en día, que parece que la integración política, social y laboral es un hecho para las mujeres en igualdad a los hombres, y que las viejas reclamaciones radicales de las feministas son retales del pasado, sin embargo, si nos paramos a analizar la actualidad y la realidad nos damos cuenta de que están mas en auge que nunca; discriminación sexual en numerosos ámbitos de la vida cotidiana ( trabajo en desigualdad salarial en muchas ocasiones, discriminación laboral por sexo, acoso sexual, publicidad sexista, justicia con muchas referencias patriarcales...) o tan tristemente celebres hoy en día en nuestras sociedad con casos tan lamentables y reaccionarios como la mal llamada "violencia de genero" que, tras un velo de bonitas palabras, parece ocultar la verdad léxica de lo que en realidad es violencia sexista, machista y patriarcal.

    Además, es hora de que el movimiento feminista recupere una tradicional de lucha que se ha perdido en las ultimas décadas.

    Reclamar la herencia de lucha y la cooperación de feminismo y marxismo es mas urgente que nunca, y recuperar los ejemplos de las Pankhurst, Zetkin, Kollontai, Luxemburgo, Modotti, Ibarruri... se muestra como una posibilidad y una necesidad en los movimientos socialistas hoy en día.

    Es, pues, deber de todas y todos los militantes, recuperar y reformar nuevamente esa senda en la que el feminismo se aleje de posiciones puramente burguesas y reformistas, interclasista y totalmente apolíticas que ha llevado manteniendo el feminismo desde Emmeline Pankhurst a Betty Friedan que, si bien han sabido despertar una conciencia de lucha y militancia en las mujeres de todo el mundo, y han sabido reclamar su papel de igualdad y protagonismo en nuestras sociedades, sin embargo no han sabido como las primeras llegar tan alto en las reclamaciones conjunta de una sociedad mas justa en igualdad, solidaridad y cooperación entre mujeres y hombres para crear, sin distinciones de sexo una civilización socialista y un mundo mas justo, e igualitario para todas y todos.

    Por ello, hoy mas que nunca, es necesario un reencuentro total del marxismo revolucionario y del feminismo para que juntos puedan superar al capitalismo y al patriarcalismo, dos caras de la misma moneda, que se complementan y ayudan cuando es necesario, y debemos de ser todos, las mujeres y los hombres concienciados los que debemos luchar contra ese doble modelo y ayuda al pueblo en su lucha.

    http://www.iniciativacomunista.org/venceremos/spip.php?article189

      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 6:47 am