¿Por qué un subforo para el anarquismo?

Comparte
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Re: ¿Por qué un subforo para el anarquismo?

Mensaje por Shenin el Mar Jul 26, 2011 1:15 pm

Corea del norte... pues yo si veo una dictadura, y no una dictadura del proletariado, ni siquiera una dictadura del partido comunista. En Corea del norte veo una monarquía absolutista y hereditaria. ¿O es acaso posible que el personaje más capacitado para liderar Corea sea siempre el hijo del anterior líder? ¿Mucha casualidad, no? Creo que una persona que verdaderamente se considerara marxista debería ver indignante que un país que, sea o no su economía socialista, me da igual, se ha convertido en lo que Marx denominaba socialismo reaccionario, con cargos hereditarios fundamentados en la sangre. Vergonzoso.

Marx y Engels llamaban socialismo reaccionario al acercamiento de la pequeña burguesía (ante el miedo que le produce su pauperización) al proletariado y a la propaganda de las viejas aristocracias feudales sobre la miseria de los obreros con el objetivo de atacar a la burguesía. No se referían a un Estado socialista (porque no puede ser otra cosa un Estado que colectiviza los medios de producción y los administra mediante asambleas y comités obreros, es decir, mediante órganos de la dictadura del proletariado) en el que el sucesor del líder del Partido fuese su hijo.

Marx y Engels sobre el socialismo reaccionario:

Spoiler:
1. El socialismo reaccionario


a) El socialismo feudal

La aristocracia francesa e inglesa, que no se resignaba a abandonar su puesto histórico, se dedicó, cuando ya no pudo hacer otra cosa, a escribir libelos contra la moderna sociedad burguesa. En la revolución francesa de julio de 1830, en el movimiento reformista inglés, volvió a sucumbir, arrollada por el odiado intruso. Y no pudiendo dar ya ninguna batalla política seria, no le quedaba más arma que la pluma. Mas también en la palestra literaria habían cambiado los tiempos; ya no era posible seguir empleando el lenguaje de la época de la Restauración. Para ganarse simpatías, la aristocracia hubo de olvidar aparentemente sus intereses y acusar a la burguesía, sin tener presente más interés que el de la clase obrera explotada. De este modo, se daba el gusto de provocar a su adversario y vencedor con amenazas y de musitarle al oído profecías más o menos catastróficas.

Nació así, el socialismo feudal, una mezcla de lamento, eco del pasado y rumor sordo del porvenir; un socialismo que de vez en cuando asestaba a la burguesía un golpe en medio del corazón con sus juicios sardónicos y acerados, pero que casi siempre movía a risa por su total incapacidad para comprender la marcha de la historia moderna.

Con el fin de atraer hacia sí al pueblo, tremolaba el saco del mendigo proletario por bandera. Pero cuantas veces lo seguía, el pueblo veía brillar en las espaldas de los caudillos las viejas armas feudales y se dispersaba con una risotada nada contenida y bastante irrespetuosa.

Una parte de los legitimistas franceses y la joven Inglaterra, fueron los más perfectos organizadores de este espectáculo.

Esos señores feudales, que tanto insisten en demostrar que sus modos de explotación no se parecían en nada a los de la burguesía, se olvidan de una cosa, y es de que las circunstancias y condiciones en que ellos llevaban a cabo su explotación han desaparecido. Y, al enorgullecerse de que bajo su régimen no existía el moderno proletariado, no advierten que esta burguesía moderna que tanto abominan, es un producto históricamente necesario de su orden social.

Por lo demás, no se molestan gran cosa en encubrir el sello reaccionario de sus doctrinas, y así se explica que su más rabiosa acusación contra la burguesía sea precisamente el crear y fomentar bajo su régimen una clase que está llamada a derruir todo el orden social heredado.

Lo que más reprochan a la burguesía no es el engendrar un proletariado, sino el engendrar un proletariado revolucionario.

Por eso, en la práctica están siempre dispuestos a tomar parte en todas las violencias y represiones contra la clase obrera, y en la prosaica realidad se resignan, pese a todas las retóricas ampulosas, a recolectar también los huevos de oro y a trocar la nobleza, el amor y el honor caballerescos por el vil tráfico en lana, remolacha y aguardiente.

Como los curas van siempre del brazo de los señores feudales, no es extraño que con este socialismo feudal venga a confluir el socialismo clerical.

Nada más fácil que dar al ascetismo cristiano un barniz socialista. ¿No combatió también el cristianismo contra la propiedad privada, contra el matrimonio, contra el Estado? ¿No predicó frente a las instituciones la caridad y la limosna, el celibato y el castigo de la carne, la vida monástica y la Iglesia? El socialismo cristiano es el hisopazo con que el clérigo bendice el despecho del aristócrata.

b) El socialismo pequeñoburgués

La aristocracia feudal no es la única clase derrocada por la burguesía, la única clase cuyas condiciones de vida ha venido a oprimir y matar la sociedad burguesa moderna. Los villanos medievales y los pequeños labriegos fueron los precursores de la moderna burguesía. Y en los países en que la industria y el comercio no han alcanzado un nivel suficiente de desarrollo, esta clase sigue vegetando al lado de la burguesía ascensional.

En aquellos otros países en que la civilización moderna alcanza un cierto grado de progreso, ha venido a formarse una nueva clase pequeñoburguesa que flota entre la burguesía y el proletariado y que, si bien gira constantemente en torno a la sociedad burguesa como satélite suyo, no hace más que brindar nuevos elementos al proletariado, precipitados a éste por la concurrencia; al desarrollarse la gran industria llega un momento en que esta parte de la sociedad moderna pierde su substantividad y se ve suplantada en el comercio, en la manufactura, en la agricultura por los capataces y los domésticos.

En países como Francia, en que la clase labradora representa mucho más de la mitad de la población, era natural que ciertos escritores, al abrazar la causa del proletariado contra la burguesía, tomasen por norma, para criticar el régimen burgués, los intereses de los pequeños burgueses y los campesinos, simpatizando por la causa obrera con el ideario de la pequeña burguesía. Así nació el socialismo pequeñoburgués. Su representante más caracterizado, lo mismo en Francia que en Inglaterra, es Sismondi.

Este socialismo ha analizado con una gran agudeza las contradicciones del moderno régimen de producción. Ha desenmascarado las argucias hipócritas con que pretenden justificarlas los economistas. Ha puesto de relieve de modo irrefutable, los efectos aniquiladores del maquinismo y la división del trabajo, la concentración de los capitales y la propiedad inmueble, la superproducción, las crisis, la inevitable desaparición de los pequeños burgueses y labriegos, la miseria del proletariado, la anarquía reinante en la producción, las desigualdades irritantes que claman en la distribución de la riqueza, la aniquiladora guerra industrial de unas naciones contra otras, la disolución de las costumbres antiguas, de la familia tradicional, de las viejas nacionalidades.

Pero en lo que atañe ya a sus fórmulas positivas, este socialismo no tiene más aspiración que restaurar los antiguos medios de producción y de cambio, y con ellos el régimen tradicional de propiedad y la sociedad tradicional, cuando no pretende volver a encajar por la fuerza los modernos medios de producción y de cambio dentro del marco del régimen de propiedad que hicieron y forzosamente tenían que hacer saltar. En uno y otro caso peca, a la par, de reaccionario y de utópico.

En la manufactura, la restauración de los viejos gremios, y en el campo, la implantación de un régimen patriarcal: he ahí sus dos magnas aspiraciones.

Hoy, esta corriente socialista ha venido a caer en una cobarde modorra.
avatar
Ardaigh
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 946
Reputación : 1194
Fecha de inscripción : 19/06/2010

Re: ¿Por qué un subforo para el anarquismo?

Mensaje por Ardaigh el Mar Jul 26, 2011 3:21 pm

Cap_Keating escribió:
Kropotkin escribió:no critico, la critica era referido a la palabra utopía, considero a Fidel a un gran lider y no veo una dictadura en korea del norte, solo un sistema socialista que no deveria ser así ( llegar a ese punto digamos) por eso también podríamos llamar utopía al autentico socialismo devido al capitalismo que no le kiere ver vivo.

saludos.

Corea del norte... pues yo si veo una dictadura, y no una dictadura del proletariado, ni siquiera una dictadura del partido comunista. En Corea del norte veo una monarquía absolutista y hereditaria. ¿O es acaso posible que el personaje más capacitado para liderar Corea sea siempre el hijo del anterior líder? ¿Mucha casualidad, no? Creo que una persona que verdaderamente se considerara marxista debería ver indignante que un país que, sea o no su economía socialista, me da igual, se ha convertido en lo que Marx denominaba socialismo reaccionario, con cargos hereditarios fundamentados en la sangre. Vergonzoso.

Siempre?? UNA vez, una sola vez el hijo de Kim Il-Sung, Kim Jong-Il fue ELEGIDO como secretario general del partido de los trabajadores de corea. No se de donde te sacas de que "corea del norte es una monarquia porque el hijo del Lider fue tomado como el mas apto para el cargo".
avatar
Anteo Zamboni
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 35
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 19/08/2011

Re: ¿Por qué un subforo para el anarquismo?

Mensaje por Anteo Zamboni el Sáb Ago 20, 2011 6:05 pm

En ciertos términos somos compañeros de lucha, pues queremos un fin similar, discrepamos en la manera de llegar y en la forma de mantenerlo. Lo de que comunistas y anarquistas se llevan bien, pregúntaselo a la CNT y al PCE durante la Guerra Civil.

Contenido patrocinado

Re: ¿Por qué un subforo para el anarquismo?

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom Nov 19, 2017 1:30 pm