El 22 de enero de 1991, se puso en marcha la última reforma monetaria de la Unión Soviética, con una influencia determinante sobre lo que sucedió a continuacion...

    Comparte

    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    El 22 de enero de 1991, se puso en marcha la última reforma monetaria de la Unión Soviética, con una influencia determinante sobre lo que sucedió a continuacion...

    Mensaje por Chapaev el Mar Ene 25, 2011 6:43 pm

    Moscú, RIA Novosti. 24 de enero.



    El 22 de enero de 1991, se puso en marcha la última reforma monetaria de la Unión Soviética, ideada por el último primer ministro soviético, Valentín Pávlov.

    Oficialmente, su objetivo consistió en eliminar los rublos falsos que supuestamente entraban desde el extranjero, pero lo que se pretendió en realidad fue retirar de la circulación el exceso de la masa monetaria para combatir así el déficit del mercado de mercancías.

    Para mediados de 1990, el Gobierno soviético decidió introducir elementos de la economía de mercado. Entre los programas de reformas propuestas, el presidente Mijaíl Gorbachov se declinó por el del Ejecutivo, que apostó por un proceso de transición más prolongado, un sector público predominante y un control más duro de la economía por parte del estado.

    El 22 de enero de 1991, Gorbachov firmó un decreto por el que se retiró de la circulación los billetes de 50 y 100 rublos expedidos en 1961, y se restringió a 500 rublos la cuantía que los particulares podían retirar de sus depósitos bancarios.

    El decreto se divulgó la noche del 22 de enero, cuando la mayoría de los bancos y comercios ya habían cerrado, y entró en vigor a las 00.00 del 23 de enero.

    El plazo disponible para canjear los billetes que se cambiaban por los nuevos fue de tres días, y el importe máximo canjeable fue de 1000 rublos.

    A pesar de que el canje se realizó también en los centros de trabajo y en las oficinas de correo, enseguida surgieron grandes colas, sobre todo en las cajas de ahorro, dado el reducido plazo para el cambio de los billetes.

    Según las autoridades, el objetivo de la drástica medida era combatir los llamados “ingresos extras”, provenientes de la economía sumergida, el mercado negro y la corrupción, así como eliminar de la circulación billetes falsos, para reducir de esta forma la masa monetaria y detener la inflación.

    El autor de la reforma fue el último primer ministro de la URSS, Valentín Pávlov, quien en agosto de 1991 formaría parte de la junta golpista que intentó sin éxito poner fin a la Perestroika de Gorbachov.

    Pávlov argumentó la necesidad de esta medida por las grandes cantidades de billetes de 50 y 100 rublos presuntamente concentradas en la economía sumergida y en el extranjero.

    No obstante, la reforma de Pavlov, quien tan sólo 10 días antes había negado tajantemente su posibilidad, golpeó a decenas de miles de simples trabajadores soviéticos que tenían ahorrado algún dinero, tanto en los bancos, como “debajo del colchón”. Muchos vieron desaparecer en cuestión de días sus ahorros de toda una vida.

    Pese al carácter drástico de la reforma y el gran desgaste que supuso para las autoridades, su objetivo apenas se logró, puesto que la medida permitió retirar de la circulación 14.000 millones de rublos, aproximadamente un 10,5% de la masa monetaria y tan sólo un 17,1% de los 81.500 millones de rublos que se preveían retirar.

    El 2 de abril de 1991, el Gobierno anunció una subida de los precios de los alimentos, el transporte y los servicios de vivienda, que se dispararon entre un 100% y un 300%. Según calculó a finales del año un grupo de expertos, la reforma monetaria de Pavlov provocó que el 1991 cerrara con un alza de precios de un preocupante 680%.

    El resultado principal de la reforma fue, junto al acusado empobrecimiento de la población y al empeoramiento de la crisis económica, la gran pérdida de apoyos del Gobierno soviético.

    En opinión de numerosos politólogos e historiadores, las reformas políticas y económicas llevadas a cabo en 1991 en la URSS, adelantaron en gran medida la caída del antaño poderoso y temible imperio soviético.


      Fecha y hora actual: Dom Dic 11, 2016 4:37 am