[Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Comparte

    Erazmo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1305
    Reputación : 1446
    Fecha de inscripción : 21/04/2010

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por Erazmo el Mar Feb 01, 2011 2:50 pm

    Lo de Túnez y la caída del mercenario filo yanquisionista ben alí es solo el 1º paso, falta la arremetida contra el sucesor el nuevo ben alí de nombre gannouchi que es la representación del "gatopardismo" que los yanquisionistas pretenden imponer.

    Lo mismo se "cocinará" en egipto sí las protestas masivas persisten.


    Estas 1º escaramuzas no garantizan nada, son las siguientes escaramuzas las que realmente definirán el destino de esos pueblos.

    La bestia yanqui y su secuaz la entidad sionista son los dueños de esos países, sí la población internaliza esa verdad todo será más expedito en cuanto a la lucha y no respecto del desenlace, donde incluso hasta una invasión yanqui respaldada por los saudíes o los marroquíes es posible.

    Hay que seguir los acontecimientos y apoyar desde donde se esté la insurrección de esos pueblos y la condena a los yanquis y los sionistas.

    Sin embargo esto es solo la punta del iceberg que se viene.


    Saludos Revolucionarios

    Tovaritx
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1994
    Reputación : 2408
    Fecha de inscripción : 10/06/2010

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por Tovaritx el Sáb Feb 05, 2011 2:17 am

    El periódico vasco GARA entrevista a Fahem Boukadous, del Partico Cmomunista de los Obreros de Túnez.

    http://www.gara.net/paperezkoa/20110203/246368/es/La-revolucion-tunecina-empezo-regiones-sigue-hoy-muy-activa

    «La revolución tunecina empezó en las regiones y sigue hoy muy activa»


    Fahem Boukadous
    Periodista militante tunecino


    Fahem Boukadous es un periodista que estaba en prisión cuando el pueblo tunecino obligó al dictador Ben Ali a huir del país. Militante del Partido Comunista Obrero de Túnez, hace cada día todo lo que puede para que la gran oportunidad abierta con la revolución no se eche a perder.




    Alma ALLENDE | TÚNEZ

    Fahem Boukadous, por ello, está contento. Es un hombre feliz. Liberado el 19 de enero, cinco días después de la huida del dictador, ha salido a la calle en un Túnez volteado por la revolución. Llevaba seis meses en prisión, pero no era la primera vez que sufría los rigores de la dictadura. En 1999, tras pasar por las cámaras de tortura del Ministerio del Interior, fue condenado a tres años de cárcel, de los que cumplió diecinueve meses antes de ser indultado por una «gracia» presidencial.

    Testigo de excepción de las revueltas de 2008 en la cuenca minera de Gafsa, en la región de Redeyev, volvió a ser encarcelado en 2010 por su papel en la promoción de un periodismo militante que dio a conocer aquellas protestas, que se consideran la antesala de la actual revolución tunecina.

    Esta entrevista ha sido realizada de sobresalto en sobresalto, en medio de una concentración de protesta, de una manifestación o una vez recuperado el aliento tras correr por las calles cercanas a la avenida Bourghiba. Están siendo días cruciales para la revolución, aunque los focos de los grandes medios de comunicación se dirijan ahora hacia Egipto. «Túnez ya no es un asunto internacional sino local», nos decían, con toda sinceridad, trabajadores de Al Jazeera cuando tratábamos de informarles de que las milicias benalistas habían vuelto a las andadas en Sfax. Boukadous no está de acuerdo. «La revolución empezó en las regiones y allí sigue muy activa».

    ¿Qué relación existe entre las revueltas de 2008 y la revolución de 2011?


    Por una parte, la lección de resistencia de los habitantes de Redeyev y de toda la cuenca minera, que se acumula en la memoria colectiva del país. El segundo punto es la participación en el movimiento de 2008 de los diplomados en paro, una de las fuerzas hoy protagonistas en el proceso revolucionario. El tercero es la importancia de los «medios populares». Al-Hiwar-TV y los CD caseros han sido sustituidos por Facebook, a través del cual se ha roto la mordaza de la censura.

    ¿Por qué el movimiento de Redeyev fue derrotado y el de Sidi Bousid, en cambio, se extendió de ciudad en ciudad hasta alcanzar la capital?

    Ése es, precisamente, el elemento de contingencia que ningún análisis histórico puede adelantar o explicar.

    ¿Ha tenido algo que ver EEUU?

    No creo que haya habido ninguna intervención de EEUU para facilitar la caída del dictador. La revolución ha cogido con el pie cambiado a las grandes potencias. Sí, naturalmente, ahora maniobran en busca de «estabilidad», pero están seguras de que no podrán detener el proceso de cambios.

    ¿Se ha acabado el régimen benalista?

    El régimen sigue ahí, no sólo dentro de la Policía y el aparato del Estado, sino también en los medios de comunicación y en Internet. Hay que aprovechar el momento para crear nuevos medios y nuevos formatos. También hay que establecer una coalición entre periodistas tunecinos y extranjeros porque necesitamos experiencia y formación.

    Lo ocurrido en Túnez ha tenido gran repercusión internacional.

    Túnez ha puesto inesperadamente en marcha una avalancha que no es sólo «emulativa»; se trata de una verdadera «rivalidad revolucionaria» o «competencia positiva» que ahora sacude Egipto, el epicentro del mundo árabe. Lo que allí ocurra repercutirá de nuevo sobre este país.

    La Qasba está vacía otra vez. Parece que siempre estuvo así, pero hace unos días era otra cosa, era el centro de la revolución tunecina.


    El retroceso parece claro, pero es más fácil matar a un pueblo despierto que dormirlo de nuevo. La capital es un espejismo. La revolución ascendió desde el centro y el sur y allí vuelve y allí se mantiene. Hay que ir a los pueblos, no obsesionarse con la Qasba. La revolución no es la capital. La Qasba es sólo una de las muchas expresiones de protesta; un símbolo, sin duda, porque concita la atención de los medios, pero la revolución empezó en las regiones y allí sigue muy activa. El otro día se manifestaron 80.000 personas en Sfax y luego la ciudad ha quedado paralizada por una huelga general. En Gafsa, en Sidi Bousid, en Tela... hay concentraciones y protestas.

    ¿Son ciertos los rumores de que las milicias benalistas han llegado a amenazar al nuevo ministro del Interior en su propio despacho? ¿O buscan intencionadamente alimentar la credibilidad del nuevo Gabinete?

    Los rumores forman parte de la misma estrategia de confusión e inseguridad, una fase indisociable de todo proceso revolucionario.

    ¿Cómo valora la relación que tiene la izquierda tunecina con la europea?


    Durante los años de Bourguiba, las relaciones entre la izquierda tunecina y europea fueron muy fuertes. Luego, bajo la durísima represión de Ben Ali, los contactos solidarios han sido más bien a título individual, pero nos han ayudado mucho a resistir. El PCOT mantiene relación con algunas fuerzas de la izquierda marxista en Francia; en el Estado español concretamente con el Partido Comunista (marxista-leninista) de Raúl Marco. Las manifestaciones de estos días en diferentes capitales europeas han sido muy importantes, no sólo como apoyo moral sino como presión a los gobiernos de la UE, tan complacientes con el dictador.

    ¿Cuál es la asignatura pendiente de la izquierda tunecina?

    Por su propia naturaleza, la izquierda es internacional. No hay una izquierda tunecina. Y debemos unirnos todos, superando los sectarismos, para reivindicar ese mínimo común denominador: no sólo la lucha contra las dictaduras locales, sino contra el imperialismo.

    ¿Qué posición tiene el partido en torno al Sahara occidental?


    Nuestro partido ha defendido siempre la independencia del Sahara y la del País Vasco. Los españoles nunca serán libres si no liberan el País Vasco y las otras naciones del Estado español. El principio de autodeterminación es un punto esencial en nuestro programa.

    En un momento en el que los recortes de derechos y libertades son moneda común en Europa, ¿queda algo aprovechable en el continente que está al otro lado del Mediterráneo?


    Es verdad que la democracia recula en Europa, pero necesitamos su experiencia. Los euro-peos hicieron revoluciones democráticas y escribieron sobre ellas. Nosotros no hemos producido reflexiones sobre el tema. Hemos dado una gran lección revolucionaria, pero no podemos avanzar sin el saber político acumulado en la experiencia de la Europa democrática de izquierdas.

    Algunas imágenes de estos días nos han mostrado a manifestantes tunecinos con banderas y símbolos propios de la izquierda, algo que ha resultado chocante a mucha gente en Europa.

    En Túnez hay miles de militantes de izquierdas. Durante los años más duros de la represión nuestras fuerzas se dispersaron y se escondieron. Pero hoy vuelven. El problema es que no tenemos cuadros para canalizar la nueva militancia.

    La gestión de la información se está mostrando crucial estos días, tanto en Túnez como en Egipto. ¿Qué tendríamos que hacer para que no se lleven el gato al agua los grandes medios que sirven al Imperio?

    Es fundamental construir una coalición internacional de periodistas de izquierdas. Organizarse a nivel internacional para producir nuevos formatos y nuevos medios capaces de combatir los prejuicios interesados de la prensa capitalista.

    A muchos europeos les ha resultado sorprendente el uso de la bandera y el himno tunecinos como símbolos de la revolución.

    El discurso oficial de Ben Ali acusaba a la izquierda tunecina de no ser patriótica, de no amar el país. Nosotros respondíamos que era precisamente la dictadura la que no tenía nada que ver con Túnez. Nosotros éramos los verdaderos nacionalistas y Ben Ali y los suyos nunca tuvieron ninguna relación con nuestra patria. La nación es el pueblo. Incluso en los años de mayor represión nos hemos sentido orgullosos de ser tunecinos. Por mi parte, rechacé la posibilidad del exilio porque prefería seguir siendo tunecino bajo la represión que libre en Europa. Nuestro deber es el de ayudar a liberar al pueblo tunecino, que es el nuestro.
    rivalidad

    «Túnez ha puesto en marcha una avalancha que no es sólo acumulativa; se trata de una verdadera rivalidad revolucionaria o competencia positiva que ahora sacude Egipto, el epicentro del mundo árabe. Lo que allí ocurra repercutirá de nuevo sobre este país»
    el «centro»

    «La revolución ascendió desde el centro y el sur del país y allí se mantiene. Hay que ir a los pueblos, no obsesionarse con la Qasba»


    Una vida dedicada al periodismo militante

    Persecución, clandestinidad, incansable combatividad, Fahem nació en Regueb y gran parte de su actividad política ha estado centrada en el periodismo militante. Fue el primero que, en 1998, denunció las actividades mafiosas de las cinco familias que dominaban el país. En 2003, instalado en Gafsa, se convirtió en corresponsal de Al-Badil y tres años más tarde en responsable de la emisión tunecina de Al-Hiwar-TV, un canal vía satélite. En 2008, cuando estallan las revueltas en la cuenca minera de Gafsa, consideradas ensayo general de la actual revolución, este medio precario, pero inalcanzable para el Gobierno, se convierte en el centro radial de las imágenes de las protestas. Boukadous catalizó el malestar de los jóvenes de la región, proporcionándoles un medio de expresión y convirtiéndose por tanto en una amenaza para la dictadura. «Es lo que yo he llamado medios populares. Cientos de jóvenes, a los que parientes que emigraron habían regalado una cámara, se convirtieron en periodistas. Yo sólo tenía que reunir esas imágenes y hacerlas circular».

    Las revueltas de la cuenca minera pusieron a prueba un régimen dentro del cual había ya fisuras y forcejeos. En junio de 2008, tras meses de protestas, Ben Ali decidió extirpar de raíz el movimiento. Redeyev fue tomada por 4.000 policías que asaltaron y saquearon las casas, rompieron los muebles, pegaron a las mujeres. Hubo dos muertos. La ciudad, en un anticipo de lo que ha ocurrido ahora en todo el país, fue parcialmente ocupada por el Ejército. «En Redeyev, el movimiento estuvo dirigido por sindicalistas y militantes, pero en los otros pueblos de la cuenca minera fueron los propios jóvenes los que se organizaron y coordinaron las protestas», asegura.

    En enero de 2010, en un juicio que duró cinco minutos, Fahem Boukadous fue condenado a cuatro años. Tras negarse a pedir perdón y pasar por el hospital, ingresa en prisión el 15 de julio. Allí escribe sin parar; prepara un libro sobre las revueltas de Gafsa. Entra en contacto con los presos comunes y trata de formarlos políticamente, lo que provoca la intervención del director del penal. Gracias a la solidaridad de uno de los médicos, recibe informaciones sobre la muerte de Mohamed Bouazizi y de las reacciones populares que desencadena, cuya velocísima expansión aún le maravilla. A. A.

    cobet
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 578
    Reputación : 758
    Fecha de inscripción : 01/01/2011
    Localización : Ultramenia

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por cobet el Miér Feb 09, 2011 6:03 pm

    una nueva ola de violencia amenaza la transicion de tunez.
    el gobierno provisional llama a los reservistas por temor a una conspiración favorable a Ben Alí.
    el sonido de los disparos volvió ayer a la avenida Habib Burguiba, la principal vía de Túnez, según testigos citados por Reuters. El primer tiroteo en el centro de la capital en las últimas dos semanas se produjo unas pocas horas despues de que el ejercito llamara a filas a los reservistas del país ante el temor de que sean necesarios para mantener la seguridad.

    Según la cadena de TV catarí Al Yazira, responsable de seguridad del gobierno de transición tunecino temen una conspiración orquestada por fieles seguidores del dictador huido, Ben Alí que podría estar tratando de ``extender el caos y recuperar el poder´´ .

    Una posibilidad que ha adquirido forma para el ejecutivo interino, tras el recrudecimiento de la violencia que ha vivido el país en los últimos días. Desde el jueves, al menos siete personas han muerto en enfrentamientos entre manifestantes y policias, así como en nuevos disturbios en tres regiones de Túnez: Sidi Bouzid, donde empezó la revuelta que derrocó a Ben Alí, El Kef y Kebili.

    En Sidi Bouzid, dos manifestantes que habían sido detenidos en una protesta murieron abrasados en la celda de una comisaría, despues de que unos desconocidos la incendiase. Varios testigos aseguraron que los autores fueron milicianos de Ben Alí.

    El domingo tras las muertes del fin de semana, el nuevo ministro de Interior, Farhat Rajhi, anunció la suspensión de las actividades de la Reagrupación Constitucional Democrática (RCD), en lo que se supone un paso irreversible para la disolución del partido hegemónico del autócrata.

    Poco despues, el ministro explicó en la televisión estatal que que s eadoptaban estas medidas ``en espera de presentar una demanda oficial a la Justicia para la disolución´´ del partido y para que aclare los sucesos de este fin de semana´´. Todos los indicios conducen a los responsables del RCD, precisó el responsable.
    Además de estos ataques, que s eatribuyen al entorno de Ben Alí, el Gobierno de Túnez se enfrenta a otro problema: las deserciones y el absentismo en la policía, el cuerpo que sirvió de instrumento de represión al dictador y cuya impopularidad es notable.

    El ministro de Interior tunecino instó ayer a los policías del país a ``desempeñar su papel en la recuperación de la seguridad´´,a través de un comunicado difundido por la agencia TAP. La advertencia llegó un día despues de que el Parlamento del País reforzara la autoridad del presidente interino Fued Mebaza, confiriéndole plenos poderes para gobernar por decret.

    La senda que Túnez parece haber iniciado hacia una transición cuenta con el apoyo de la Unión Europea, según dijo ayer en Rabat su comisario de ampliación. Stefan Fule precisó que la UE está preparando un ``paquete de asistencia´´ a la transición tunecina. En una nueva muestra de apoyo europeo el ministro de Exteriores británico, William Hague, visitó ayer el país magrebí.


    http://www.publico.es/internacional/360362/una-nueva-ola-de-violencia-amenaza-la-transicion-de-tunez

    PD: ¿alguien sabe si los disturbios son de verdad de Ben Alí, o se ha adoptado por parte del gobierno el todo es RCD?

    Agitación
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2079
    Reputación : 2384
    Fecha de inscripción : 10/03/2010

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por Agitación el Miér Feb 09, 2011 7:39 pm

    Una vez más Gara dando una lección de internacionalismo proletario.

    Que envidia me da no tener un diario así en Madrid.

    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por Chapaev el Jue Feb 10, 2011 9:18 pm

    Bravo por Alma "reed" allende: "Tunez Insurgente".



    De paisaje a territorio: tres días en el sur de Túnez (y III)
    Qasserine, humillados y ofendidos



    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=122092

    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por Chapaev el Mar Feb 22, 2011 8:40 pm

    Estamos en Febrero

    La Qasba de Túnez
    Tres trazos

    Alma Allende
    Rebelión


    La revolución tunecina ha sido la revolución de los parados, de los trabajadores precarios, de los pobres, de los humillados, de los sindicalistas y lateralmente de los blogueros, pero ha sido también, en gran medida, la revolución de los abogados. La Asociación de Letrados ha jugado un papel decisivo en la formulación de las reivindicaciones y en la educación política del pueblo. Estuvieron en la primera ocupación de la Qasba y están también en la segunda y su huella se deja ver en el contenido de los carteles que los manifestantes cuelgan en las paredes: asamblea constituyente, constitución, ley electoral, gobierno de salvación nacional, legitimidad, depuración de las instituciones.

    Uno de ellos, un joven tocado con gorra de fieltro y abrigado en una elegante bufanda, despliega toda su elocuencia para explicar que el contrato social ha sido violado por los que dispararon contra el pueblo y que por lo tanto sólo el pueblo puede aprobar uno nuevo. A la pregunta de uno de los improvisados polemistas sobre las presiones coloniales de Francia y EEUU, responde con oratoria jacobina, henchido de relampagueante ingenuidad:

    - Francia hizo su revolución en 1789 y nosotros la hemos hecho ahora. A partir de estos momentos tendrán que tratar con nosotros de igual a igual.

    Nadie puede decir que haya nada medieval en la revolución tunecina pero sí dieciochesco. Y este enorme retraso de dos siglos, cuando la postmodernidad y la religión parecían haber erosionado la idea misma de contrato social, nos parece un adelanto inmenso. Es cuestión de tiempo. Luego llegará la Comuna y los Soviets y esta vez quizás todo saldrá al revés; es decir, del derecho y de izquierdas, como debe ser.


    Con febril actividad de hormiguero pensante, los ocupantes de la Qasba han levantado ya varias jaimas. En una de ellas, al pie de la plaza del palacio municipal, han instalado el pomposo y sencillo “Comité de Información”. En él, cuatro jóvenes vestidos con chalecos reflectantes -improvisado indumento identificatorio- rodean un ordenador y van dando noticias a los que custodian la entrada, encargados a su vez de transmitirlas a los concurrentes:

    - ¡Los de Qasserine han conseguido pasar! En media hora estarán aquí- y todos rompen en aplausos.

    Luego no llegarán los de Qasserine sino otros a los que no se esperaba o llegarán los de Qasserine mucho más tarde, porque la velocidad de la información nunca deja que se completen los relatos. Un ejemplo: a las 12 de la noche recibimos noticias de que el ejército está desalojando las Qasbas de Túnez y de Sfax. Pasamos una hora de angustia hasta que nos desmienten por teléfono la información. Lo que ha pasado es que un camión militar ha arrancado el motor y antes de que se pusiese en marcha y abandonase tranquilamente la plaza, el primer gesto amenazador ya había saltado a facebook y circulado a velocidad sideral. Las noticias de facebook están compuestas muchas veces de “primeros gestos” y esos “primeros gestos” vuelan y vuelan como un vendaval de virutas.

    Facebook ha sido muy importante, qué duda cabe. Pero es demasiado rápido. Y pensando en la frase de los compañeros del Frente ayer (“la realidad va mucho más deprisa que nosotros”) se nos ocurre pensar que no se trata sólo de que no haya una estructura política capaz de recoger el ímpetu de la revolución sino de que hay una, tecnológica, ya preestablecida y que sus ventajas mismas, tan útiles para la movilización, ponen límites a la organización. Hay como una riña o pugna entre los territorios en los que se vuelca la información digital y sobre los que se trabaja narrativamente (las paredes, los carteles, las noches en común, la reivindicación orgullosa del pueblo de origen) y la propia velocidad con la que se ha llegado hasta ellos, a través de mensajes de móvil o convocatorias de internet. La realidad, ¿es el espacio o la velocidad? A veces nos tememos que lo que es bueno para reunir multitudes sólo sirva precisamente para reunir multitudes. Y que tan íntimamente -tan orgánicamente- está vinculada la tecnología al cuerpo que es esa confusión, y no la falta de partidos, la que impide hacer proyectos.

    Pero estos cabezotas de la Qasba, tan dieciochescos, tan de pueblo, siguen narrando la historia con sus cuerpos (que dejan trazas por todas partes).


    Seguimos a un capitán -si es que ése es el cargo que corresponde a tres estrellas- que circula entre la multitud. Ya lo hemos visto otras veces y es seguramente el oficial al mando de la compañía encargada de la plaza. Es un hombre de unos cincuenta años, de poblado bigote blanco, algo barrigudo, de aspecto muy simpático. Trata con enorme familiaridad a todos con los que se cruza, como si fuera uno más de los manifestantes. Lo curioso es que ni él se siente incómodo ni los qasbaníes intimidados. De hecho es abordado una y otra vez por gente que le increpa, le pide cuentas, le palmea la espalda con ironía reprobatoria. El responde con tranquilidad a los reproches e incluso bromea y se ríe con cómplice campechanía. En un momento dado, un corro un poco más apremiante le rodea y le censura la pasividad de la última vez ante el asalto de la policía.

    - Tenéis que proteger al pueblo -le grita un hombre.

    - Es que vosotros sólo sois una parte del pueblo -responde el capitán con paciencia un poco paternal.

    Y entonces una mujer mayor le fusila a nuestro lado con cabreada majestuosidad:

    - Somos la parte que lucha; sólo ella es el pueblo. Los demás, los que no luchan, no son pueblo.

    No hay nada más que decir en este día que ahora termina.
    .

    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por Chapaev el Lun Feb 28, 2011 10:44 am

    “El exceso de miedo mata el miedo”, declaraba hoy un cartel en la Qasba. La lucha sigue un día más.

    Por no ser pesado y aunque ya he dicho antes que algun dia compraremos el libro "Tunez insurgente" o "Diez meses que conmovieron al mundo" Firmado por Alma "Reed" Allende, permitirme que vaya enlazando con los diferentes articulos. Creo que merece la pena.

    26 de febrero

    Venezuela en la Qasba

    27 de febrero

    El asilo y la intemperie

    28 de febrero

    Ghanoushi cae, la Qasba sigue en pie

    donibane
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 162
    Reputación : 188
    Fecha de inscripción : 20/05/2010

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por donibane el Jue Abr 21, 2011 4:05 pm

    «Quieren reducir la revolución tunecina a una liberalización de la dictadura»

    Hamma Hammami
    Portavoz del Partido Comunista Obrero de Túnez
    Hamma Hammami (Ben Arous, Túnez, 1952), padeció la represión de Zine al-Abidine ben Ali hasta el último día del dictador. De hecho, el actual portavoz del Partido Comunista Obrero de Túnez (PCOT) fue liberado el 14 de enero, la histórica jornada en la que Ben Ali abandonó el país. Ahora, trata de evitar que la ilusión desatada tras la revuelta no quede difuminada por una transición controlada por Occidente.

    Alberto PRADILLA | TÚNEZ

    Las últimas semanas en Túnez, las transcurridas desde la ocupación de la Qasbah y que concluyó con la dimisión en bloque del segundo Gobierno provisional, se han convertido en un impasse. Todos los partidos tienen en mente el 24 de julio, fecha en la que se elegirá la Asamblea que elabore una nueva Constitución.

    De cara a estos comicios, los partidos de izquierdas se han unido en torno al Frente 14 de Enero, un bloque que recuerda la fecha en la que Túnez se libró del dictador, Zine al-Abidine ben Ali. El frente está compuesto por una heterogénea amalgama en la que se mezclan todos y cada uno de los istmos que forman la izquierda junto a los nacionalistas árabes. Entre ellos, destaca el Partido Comunista Obrero de Túnez (PCOT), que cuenta con una tradición de oposición al régimen que le convierte, junto a los islamistas, en uno de los principales actores de la nueva era. La caída de Ben Ali ha permitido a la formación comunista recuperar la legalidad y centrarse en impulsar medidas sociales que rompan con los modelos heredados de la dictadura.

    Han pasado más de tres meses desde que se marchó Ben Ali y da la sensación de que las movilizaciones en Túnez se han estancado. ¿Era suficiente con tumbar al dictador?
    La revolución no ha terminado. El pueblo tunecino se ha desembarazado de Ben Ali, pero no de la dictadura, ni de sus instituciones, sus aparatos, su Administración o sus símbolos.

    Dentro de una revolución la pregunta esencial es la del poder. ¿Para qué hacemos la revolución? Para cambiar el poder. Por el momento, el poder todavía no está en manos del pueblo tunecino, sino en las de los reaccionarios, a pesar de que los nombres hayan cambiado.

    A mediados de febrero, se ocupó por segunda vez la Qasbah de la capital y los tunecinos forzaron la dimisión del Gobierno transitorio, pero el nuevo Ejecutivo se comprometió a celebrar elecciones para una Asamblea Constituyente. ¿Cree que el Gobierno liderado por Beyi Caid Sebsi satisface las exigencias de la sociedad tunecina?
    El actual Gobierno está tratando de resistir al cambio. Toma medidas contrarrevolucionarias, como el nombramiento del presidente, de los miembros de la seguridad o de los medios de comunicación. Y esto viene acompañado de políticas que buscan aterrorizar a la población. Se están registrando actos de sabotaje que tratan de extender el miedo. Sin ir más lejos, nosotros mismos hemos sufrido campañas en las que se nos ha acusado de haber llevado a cabo los ataques, de dar dinero a la gente para perturbar el orden público. ¡Todo el mundo sabe que eso es lo está haciendo la Policía Política!

    Esta estrategia de la reacción busca abortar la revolución y preparar las elecciones de la Asamblea Constituyente lo antes posible para reproducir el antiguo régimen. No con la misma fisionomía, sino reformado en algunos planos. Ésta es la estrategia del Gobierno, apoyada por EEUU y Europa, que trata de reducir esta revolución a un proceso de reformas políticas del antiguo régimen sin cambiar realmente la base sobre la que se apoyaba la dictadura. Quieren reducir la revolución a una simple liberalización de la dictadura.

    En los últimos tiempos, personajes como la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, o el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, han visitado Túnez para tratar de imponer una transición controlada. ¿Tienen constancia de más movimientos de esta naturaleza?
    Los europeos aportan dinero y los americanos dicen, directamente, que van a apoyar a este Gobierno. A través de sus declaraciones públicas están demostrando su posición.

    Frente a los intentos de las antiguas estructuras del régimen de liberalizar su sistema en una transición controlada, ustedes participan en el Consejo Nacional para la Protección de la Revolución, que todavía no ha sido reconocido por las instituciones gubernamentales.

    Nosotros apostamos por profundizar en el proceso revolucionario para realizar una ruptura verdadera con el antiguo régimen. El pueblo ha hecho esta revolución para lograr la libertad, la soberanía sobre el Estado. Necesitamos nuevas estructuras de poder político que permitan que el pueblo gobierne el país y que acceda a las fuentes de riqueza. No podemos hablar de democracia si los medios de producción siguen en las manos de la reacción.

    Además, son necesarios cambios en la Administración y en la Justicia. La disolución de la Policía Política debe realizarse correctamente. Si no, ¿cómo vamos a tener verdaderas elecciones democráticas? Tendremos en el poder a los reaccionarios que utilizarán las consignas de la revolución en la Asamblea Constituyente.

    Hasta el momento, la estrategia de movilización ha resultado efectiva. ¿Plantean mantener la protesta en la calle o van a esperar al resultado de las elecciones del 24 de julio?
    Nuestra estrategia es profundizar en el proceso revolucionario y mantener la movilización en la calle. Hay que recordar que, a día de hoy, no existe ningún margen de control sobre el Gobierno ni sobre el presidente. Por eso, han rechazado el Consejo Nacional para la Protección de la Revolución como medio para dirigir esta etapa. Porque quiere dirigirla según los intereses políticos, económicos y sociales de los reaccionarios y de las agencias extranjeras que trabajan en Túnez. Por eso, para nosotros, es necesario mantener la movilización. Si es necesaria una tercera, una cuarta o una quinta Qasbah, lo haremos.

    Además, está la fecha de las elecciones, que no ha terminado de gustar a todos.
    Dentro del Frente 14 de Enero, trabajamos también para atrasar la fecha de las elecciones. Debemos retrasarla un poco, ocho o nueve meses, tampoco demasiado, porque enfriaría las movilizaciones. Debemos dar tiempo a los partidos políticos para prepararse. Existen formaciones que todavía no han sido registradas. ¿Cómo van a tener tiempo para el 24 de julio?

    Además, la población tunecina también necesita una preparación. Si la Asamblea va a discutir una nueva Constitución hace falta que la gente discuta sus contenidos. Finalmente, hay que preparar un clima verdaderamente libre y democrático para estas elecciones. En este tema me refiero a la prensa. Hay que cambiar a los responsables de los medios, depurar la Administración y la Justicia. Y disolver realmente la Policía Política.

    ¿Usted también tiene dudas?
    La Policía Política sigue ahí. No son 200 agentes, como dice el ministro. Esos sólo pueden estar en la avenida Bourguiba (principal calle de la capital). Pueden ser miles. También hay que hablar de las condiciones electorales. Porque si no estaremos inundados de dinero extranjero, puede ser que de los países del Golfo, o de EEUU, que tratarán de favorecer una estrategia que busque reducir la revolución a una liberalización.

    Ha hecho referencia al rechazo por parte de las instituciones a reconocer al Consejo Nacional para la Protección de la Revolución. Sin embargo, el Gobierno transitorio sí que ha creado una institución, el Consejo Revolucionario, que parece que nace con el objetivo de frenar a este frente que une a toda la oposición. ¿Ustedes van a participar en este Consejo?
    No. Está claro que el Gobierno quiere hacer caer al Consejo Nacional para la Protección de la Revolución. Por eso han nombrado a los consejeros de la otra institución sin consultar a nadie y tomando en cuenta a partidos que no participaron en la revolución.

    Sin embargo, no todos los partidos del Frente 14 de Enero comparten esta visión. De hecho, dos formaciones sí que han participado en esta institución y se han enfrentado a sus compañeros de filas. ¿En qué situación se encuentra el Frente 14 de Enero? ¿Llegarán juntos a las elecciones de junio?
    Si, seguro que llegaremos juntos. Vamos a mantener el Frente y reforzarlo. No podemos llegar a las elecciones cada uno por su cuenta. Es necesario un frente amplio, así que trataremos de llegar a más grupos. Nuestra principal estrategia va a ser la de profundizar en la revolución a través de las movilizaciones.

    Si no lo logramos, nos centraremos en las elecciones de la Asamblea Constituyente y las transformaremos en un momento revolucionario importante. Lucharemos para que la nueva Constitución que sea efectivamente democrática y popular.

    ¿Cuál es el papel real de la izquierda en todo este proceso? Hay encuestas que aseguran que podrían obtener una mayoría relativa en la Asamblea Constituyente con un 30% de los votos.
    Sí, es cierto. Túnez no es Argelia, Marruecos o Egipto. El movimiento islamista aquí no tiene apenas fuerza. Aquí la izquierda tiene una historia. El movimiento nacional es un movimiento laico, no es religioso ni sectario. La izquierda, el PCOT, ha simbolizado la resistencia contra la dictadura. Tiene una importancia en diferentes sectores y queremos avanzar unidos hacia las elecciones constituyentes.

    Nuestro partido hará cualquier esfuerzo para llegar unidos a las elecciones.

    «Sería interesante una alianza entre América Latina y el mundo árabe»

    Durante le último mes, Libia ha desplazado al resto de países árabes de las portadas de los medios occidentales. ¿Hasta qué punto cree que la situación en el país vecino puede afectar a Túnez?
    La situación de Libia se ha transformado en una guerra civil, pero el proceso no ha terminado. Al contrario de lo ocurrido con la revolución en Egipto, que dio energías a los tunecinos, no sabemos qué va a ocurrir en Libia. Nosotros estamos con las aspiraciones del pueblo libio por una vida en libertad y democracia. A pesar de todo, estamos en contra de toda intervención extranjera. El triunfo de la revolución en Libia podría beneficiar también a la rebelión tunecina, ya que se establecerían regímenes democráticos en toda la zona. Los dos países serán mejores. En este país juegan algunos factores sociales, como las tribus, que no afectan a Túnez. También está la burocracia que se ha aprovechado del régimen de Gadafi y que defiende sus intereses. A esto se une el despotismo de un sistema que ha realizado masacres para conservar el poder.

    Los analistas coinciden en señalar que la revolución tunecina ha abierto una nueva etapa en el mundo árabe. ¿Llegará a convertirse en otro polo antiimperialista como América Latina?
    Estamos muy interesados en procesos antiimperialistas en América Latina. Esto representa una fuerza muy importante dentro del contexto internacional y ha inspirado a otros pueblos.

    Es cierto que la posición de [el presidente venezolano, Hugo] Chávez no ha sido la correcta, ya que no ha respetado las legítimas aspiraciones del pueblo libio, pero esto es un error político, porque perjudica la imagen del presidente venezolano en el mundo árabe. No se comprende cómo un presidente elegido democráticamente puede apoyar a un déspota. Como Frente 14 de Enero, estamos directamente interesados en mantener relaciones con América Latina. Tenemos una posición estratégica y ellos también, por lo que sería interesante hablar de una alianza antiimperialista entre el mundo árabe y América Latina. Esto permitiría desarrollar los procesos revolucionarios en todo el mundo, incluso en Europa. Al otro lado del Mediterráneo se ha generado un fuerte interés hacia nuestra revolución.

    Los estados español y francés están aquí, hay muchas sociedades extranjeras, así que necesitamos tener también relación con los movimientos revolucionarios en Europa, que pueden aprovechar también nuestra experiencia. Estamos en un momento de eclosión de un movimiento revolucionario: no sólo en el mundo árabe, sino también en Europa. A. PRADILLA

    http://www.gara.net/paperezkoa/20110421/261400/es/Quieren-reducir-revolucion-tunecina--una-liberalizacion-dictadura

    Contenido patrocinado

    Re: [Túnez ]Disturbios y actividad politica

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:12 pm


      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 10:12 pm