La muerte.

    Comparte

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    La muerte.

    Mensaje por Ereshkigal el Sáb Dic 04, 2010 7:45 pm

    Tenía cinco años la primera vez que tomé conciencia de la muerte, antes había asistido a entierros con mi madre de los que a penas guardo recuerdo, me habían hablado de la muerte pero o bien no lo recuerdo o bien no lo comprendía. Pero cuando yo tenía cinco años mi bisabuela murió en casa y fue la primera vez que fui consciente de que aquello también me iba a pasar a mí. Los recuerdos de esa época aparecen teñidos con una difusa luz crepuscular, con una especie de neblina no demasiado densa pero sí lo suficiente para que no sean nítidos. Puedo rememorar muchas cosas pero si esos recuerdos no van acompañados de los pensamientos, sentimientos o emociones que yo tenía en ese momento no me sirve de nada.

    En la infancia la muerte tiene algo que sólo puedo calificar de morboso y de fantasioso ( por lo menos en la mía) porque yo recuerdo los velatorios de mediados de la década de los ochenta que se hacían todavía en las casas de las aldeas, cuando las cosas se hacían con naturalidad y la gente podía morir en paz en su propia cama no en un frío hospital, lejos de los suyos. Qué tristeza. Negamos lo que no es de nuestro agrado y la perspectiva del óbito no lo es para casi nadie, apartamos( o lo intentamos) lo que consideramos negativo, la enfermedad, la vejez, la muerte.

    Queremos ser eternos, siempre jóvenes ( no nos vaya a suceder como el mito griego de Eos y Titán a quien ella concedió el don de la inmortalidad pero se olvidó de otorgarle a la vez el de la juventud), siempre hermosos y sanos. A las mujeres sobre todo se nos inculca que siempre debemos parecer jóvenes que debemos de estar hermosas, a todas horas, es un bombardeo continuo. A veces una tiene la sensación de que ser mujer y estar vieja y arrugada debe de ser un horrendo y terrible crimen. No importa la época ni el lugar, la mujer casi siempre es considerada un objeto y sí, ahora también y, desde hace años, no puedo evitar preguntarme si los movimientos feministas del siglo XX no hicieron más daño, en el sentido en que cerraron la herida cuando todavía supuraba. No importa, mejor dejarlo ahí porque no tiene que ver con el tema del que estoy escribiendo ( aunque yo pienso que todo está conectado).

    La decrepitud se percibe como algo horrible, es la decadencia, la antesala de la llegada de Thanatos ( si bien este último no hace distinciones, los niños y los jóvenes también mueren). Se suele decir que antes las personas estaban más habituadas a la muerte, convivían con ella cada día y también es posible que las sociedades agrarias la aceptaran ( y la acepten) porque en la naturaleza la sucesión de la estaciones y de los ciclos agrarios no es otra cosa que una representación de esa eterna lucha.

    Es fácil sentir ternura por un bebé o por un niño pequeño, lo llevamos inscrito en los genes, es una cuestión básica de supervivencia de la especie pero a mí los ancianos siempre me han conmovido de una manera especial y suelo tener con ellos una paciencia casi ilimitada.

    Una persona ya no puede morir decentemente en su cama, rodeada de sus personas amadas, tiene que pasar los últimos momentos de su vida en un frío y aséptico hospital rodeado de personal sanitario y de máquinas. Y, a veces, no puedo preguntarme si casi no es mejor así porque me he encontrado casos en los que los médicos y enfermeras demostraron más sensibilidad que los propios familiares del moribundo. A mí hechos como ese sólo me causan una profunda vergüenza, una desazón terrible, la humanidad cada ves me parece más insensible, más imbécil, parece que en vez de evolucionar, involucionamos si tal cosa fuera posible.

    Yo recuerdo el velatorio de mi bisabuela que se celebró en casa, con el ataúd abierto en medio del salón para que todos la pudieran contemplar y para quienes lo desearan la pudieran besar, tocar y llorar. Recuerdo que la besé en la mejilla porque era lo que se debía de hacer y probablemente después me puse a jugar con los otros niños. De su hermano no recuerdo el velatorio, era demasiado pequeña, pero en cambio sí tengo una débil imagen de él encamado.

    En los velatorios y los entierros los asistentes hablaban, bebían, comían y supongo que en algunos lugares de Galicia todavía se celebran entierros así. La muerte era algo natural y cualquier observador profano pensaría que más que un entierro era una especie de celebración. Dicen que es el substrato pagano que se negó a desaparecer durante mucho tiempo, creencias ancestrales disfrazadas de cristianismo como ya decía San Martín de Dumio en el siglo VI d. C.

    Mi familia es católica, un tanto pagana como casi todas las familias gallegas de pura cepa porque aquí las creencias ancestrales se cubrieron con una ligera pátina de cristianismo pero nunca llegaron a ser erradicadas en su totalidad. Durante años busqué consuelo en la religión pero en mí lo que siempre ha despertado la religión son preguntas en lugar de darme respuestas y como decía( y dice, que la buena señora aún está en este mundo y que lo esté por muchos años porque a mis años aún no he acabado de cortar todavía del todo el cordón umbilical ni creo que lo llegue a hacer nunca...) mi madre:
    “La gente nace y muere, no somos de este mundo...”

    Así que sólo cabía ( y cabe) una cosa: la aceptación. La muerte forma parte del ciclo de las estaciones, para que exista la vida tiene que existir la primera y, con el tiempo, lo que en una primera instancia parece tan terrible, lo que te hace pensar que Dios no es tan bondadoso como pretenden, se convierte en una bendición: existe un final, llegará un momento en que dejaré de ser.

    La gente tiende a negar la muerte o que esta sea el final; se busca consuelo pensando que hay una vida después de esta y para nosotros, occidentales e individualistas tiene que ser una vida consciente , ¿ de qué sirve la vida eterna si no soy consciente de quien soy? La inmortalidad física, en este mundo nuestro parece tentadora pero yo creo que debe de ser el más terrible de los castigos, la penitencia más dura. No creo que la vida sea esencialmente sufrimiento( pero sí que es muy jodida) y sé que todo lo que nace tarde o temprano debe morir.

    La muerte en la historia.

    Nunca podremos saber que llevó a unos neandertales a enterrar a varios de los suyos en una cueva de Shanidar, en el norte de Irak pero quizá una mezcla de respeto, miedo, temor, esperanza en un Más Allá... ¿ Por qué no dejar simplemente sus restos a los elementos, a los animales salvajes que darían cuenta de sus restos porque en la Naturaleza, la vida y la muerte se hallan tan intrínsecamente unidad que resulta difícil determinar donde comienza una y acaba la otra. Para que exista la vida tiene que existir la muerte. Yo si creo las teorías que afirman que Shanidar es un enterramiento, todo apunta a ello aunque también hay quien lo considera fruto de la casualidad. Pero que yo sepa las flores no aparecen por arte de magia en una cueva. Lo que nunca sabremos son los motivos aunque no creo que estén muy lejos de los de cualquiera de nosotros.

    A mí Shanidar me parece fascinante, porque la primera vez que leí sobre ese tema hace muchos años se me cayó la venda de los ojos, la absurda teoría de la superioridad del homo sapiens sapiens pero eso no es un tema para tratar ahora. Los humanos no somos tan únicos y fascinantes como nos consideramos, sólo somos un proyecto más dentro del caos ordenado de la Naturaleza y nos guste o no nos tenemos que adaptar a sus leyes. No somos eternos ni como individuos ni como especie. Si os interesa el tema de los enterramientos neandertales o en la prehistoria en general, como veis me niego a pensar que no hay más gente que comparte mis aficción de saber como nos vamos al Otro Barrio os recomiendo que le echéis un vistazo a esta página: http://platea.pntic.mec.es/~macruz/neander/ritual.html aunque lo mejor es leerse buenos libros de prehistoria.

    La historia nos enseña que pocas veces hay cambios bruscos, que cuando se produce un cambio siempre es lento y gradual. Ahora que vivimos en la cultura del “usar y tirar” solemos olvidar un hecho tan fundamental. En la etapa neolítica ( fascinante porque aparecen las primeras ciudades como Çatal Hüyük), la idea de la vida en ultratumba es un hecho. Del mismo modo que había ocurrido en la etapa anterior, los cadáveres seguían recibiendo ofrendas, pero ahora se levantan monumentos funerarios como dólmenes, menhires, etc. Existen dos modalidades de enterramiento ( como hoy en día), la cremación y la inhumación, en esta última las culturas neolíticas solían enterrar a los cadáveres en posición fetal.

    Acompañar a los difuntos de un ajuar es algo que no inventaron los egipcios o los mesopotámicos, es algo que se hacía desde la Prehistoria. Y es que suele haber un concepto peyorativo y erróneo sobre esta etapa de la humanidad pero los hombres y mujeres que pintaron Lascaux o Altamira no eran tontos, ni brutos, ni insensibles ni nada semejante. Tenemos un desconocimiento casi total sobre este periodo porque apenas hay restos pero es una etapa fascinante y de momento, la más extensa de nuestra historia como especie. El hecho de que no tuvieran escritura no los hace menos válidos, de hecho muchos pueblos de la historia antigua consideraban la escritura perniciosa porque, por decirlo de algún modo, debilitaba la memoria.
    Para los antiguos sumerios la muerte tenía algo de profunda desolación: para llegar al Arallu tenían que cruzar un río y atravesar siete puertas que despojaban de la humanidad y preparaban al difunto para su estancia en el reino de la diosa Ereshkigal. En 1922, sir Leonar Woolley descubrió la necrópolis real de Ur, en algunas de las cuales que no habían sido saqueadas se encontraron fabulosos y valiosísimos ajuares funerarios.http://historiarte.net/descubrimientos/ur.html

    La Epopeya de Gilgamesh( que os recomiendo que leáis si no lo habéis hecho), cuenta como el rey de la ciudad-estado de Uruk, Gilgamesh, decide vender a la muerte y parte en busca del único hombre que ha sobrevivido al Diluvio, Utanapishtim, quien le revela que para alcanzar la inmortalidad deberá permanecer despierto seis días y siete noches. Pero se duerme...
    Los habitantes de la antigua Mesopotamia tenían una idea bastante negativa y pesimista del Más Allá.

    Pasemos a Egipto, la civilización antigua preferida de muchos aunque a mí me dice más bien poco, a pesar de que tuve como casi todos mi etapa de “egiptomanía”. Una vez leí que la civilización egipcia vivía por y para la muerte.

    El Más Allá de los antiguos egipcios era sumamente complejo: el Más Allá se situaba en occidente ( como los celtas y otros pueblos), por eso enterraban a los muertos en la ribera occidental del Nilo.

    Distinguían el sak ( el cuerpo físico), el ib ( el corazón), el ka ( la fuerza vital o el alma), el ba( venía a ser la personalidad o el espíritu), el akh ( era una unión inmortal entre el ka y el ba), el ren ( era el nombre) y shuwt ( la sombra)

    Osiris, que en un principio había sido una divinidad de la agricultura y, por lo tanto de la fecundidad, era el señor del Mundo de los Muertos y de la resurrección, porque descuartizado por su hermano Set había vuelto a la vida gracias a su hermana y esposa Isis.

    Anubis, el dios con cabeza de chacal, conducía a los muertos al Otro Mundo. Era el dios protector de los cementerios y se lo consideraba el inventor de la momificación, pues el cuerpo de Osiris era el primero que había embalsamado.
    También pesaba el corazón del muerto con la pluma de la verdad de Ma'at. Si era condenado, lo devoraba el monstruo Amut y si era salvado, porque la balanza se había inclinado hacia la pluma, tenía que pasar a una sala y recitar los nombres de los dioses..

    El Libro de los Muertos lo ayudaba a pasar las pruebas de la Duat.

    La momificación era un proceso largo y complejo que incluía el lavado y la purificación del cuerpo del difunto, la extracción de los órganos ( el cerebro a través de la nariz con una ganzúa- ¡ da grima sólo de pensarlo!-y después hacían una incisión en el costado izquierdo para quitar las vísceras, excepto el corazón porque para los egipcios el pensamiento residía en el músculo cardíaco). Una vez extraídos lavaban y perfumaban el interior del cuerpo y lo rellenaban y cubrían con natrón durante cuarenta días. Pasado ese período embellecían el cuerpo con cosméticos, aceite de cedro, lo envolvían en vendas y los sacerdotes leían el Libro de los Muertos. Los órganos extraídos también eran deshidratados con natrón, envueltos en vendas e introducidos en los vasos canopos ( Qebehsenuef, el de cabeza de águila, guardaba los intestinos; Imseti, el de cabeza humana, guardaba el hígado; Hapi, el de cabeza de babuíno guardaba los intestinos; Duamutef, el de cabeza de chacal, guardaba el estómago).

    Con el ritual de la apertura de la boca se revivía simbólicamente al cadáver.

    ¿Por qué momificaban a los muertos? Porque en su concepción del Mas Allá sólo podían acceder a este si se cumplían tres requisitos: la conservación del cuerpo, el sustento del ka y la pronunciación del nombre. Recordad que muchos pueblos antiguos tenían la creencia que si conocían el verdadero nombre de algo, alguien o de un dios tenían poder sobre él.
    Para los griegos, el mundo de los muertos era el Hades, gobernado por el dios del mismo nombre.. Lo rodeaban cuatro ríos: el Estigia, el Aqueronte, el Lete y el Piriflegeronte. Colocaban una moneda de plata en la boca del difunto para que pudiera pagar al barquero Caronte y pasar al otro lado. Cerbero, el monstruo medio perro, medio serpiente, vigilaba que los muertos no escaparan del Hades. A su lado se encuentra el dios Hermes.

    La primera región del Inframundo eran los Campos Asfódelos donde las almas de los héroes vagaban eternamente entre las de los plebeyos. En el Erebo se hallaba el palacio de Hades, donde los tres jueces del Infierno, Minos Radamantis y Éaco juzgan las almas de los mortales. Los Campos Eliseos eran el paraíso reservado para las almas más bondadosas, el Tártaro era un lugar de tormento reservado para los condenados y en los Campos Asfódelos acababan las almas que no eran notables.

    Los rituales mortuorios eran complejos, las mujeres lavaban, perfumaban y vestían el cadáver con una túnica blanca y lo envolvían en un sudario que dejaba ver la cara para que amigos y familiares lo pudieran despedir. Debéis saber, como los antiguos griegos, que los pies de un difunto siempre se deben dirigir hacia la puerta. Hacían sacrificios a los dioses
    Cuando el difunto era llevado a su última morada por los hombres, las plañideras, que se habían cortado el cabello en señal de luto proferían lamentos y cánticos fúnebres ( ololygé) y se cubrían los cabellos con ceniza. El cementerio siempre se hallaba fuera de las murallas de la Polis y podían inhumar al cadáver, enterrándolo con un ajuar o lo incineraban para colocar sus cenizas en una urna funeraria.

    Thánatos era considerado el dios del óbito tranquilo mientras que Ker era la personificación de la muerte violenta;curiosamente, a este último se lo consideraba un ente femenino.

    Desde los tiempos más remotos, la Diosa de la Vida ha sido al mismo tiempo la Diosa de la Muerte, cuando los griegos patriarcales convirtieron al taciturno Hades en el Señor del Inframundo, éste se vio obligado a reinar con Perséfone, la hija de Deméter o el yo más joven de la misma diosa. Tampoco pudieron destruir a las moiras, Cloto, Laquesis y Átropos, siempre vestidas de blanco eran la personificación del hado, de la muertey siempre se hallaban al lado de sus simbolos, la rueca el huso, la vara de medir y las tijeras.

    En Roma los rituales fúnebres fueron muy parecidos a los helénicos y cuanto más dinero tenía la familia del finado, más lujoso era el entierro y el desfile funerario. Tras este celebraban un banquete. Los manes eran los espíritus de los ancestros fallecidos y los vivos buscaban su ayuda realizando ofrendas en sus tumbas pues de otra manera, se convertirían en espíritus errantes.. En las paredes de las casas colgaban máscaras de cera que representaban al difunto y las llevaban a los entierros. Existían una especie de “seguros” que cubrían los entierros.

    En China el Más Allá se hallaba tan jerarquizado y burocratizado como el de los vivos, las almas de los muertos tenían que atravesar dos ríos y eran sometidas a un juicio. El culto a los ancestros era llevaba a cabo por las familias y era realizado siempre por la línea paterna ( en altares domésticos donde las mujeres depositaban ofrendas y quemaban incienso, el que se realizaba en los templos y el que se realizaba en las tumbas). En los entierros influían detalles como el género del difunto, la edad, la descendencia que dejaba y su riqueza.

    En la India, el atman abandona el cuerpo en el momento de la muerte; el atman no es un alma individualizada si no que es parte de Brahma. El ciclo de vida-muerta-reencarnación se conoce con el nombre de Samsara y una de sus representaciones es la rueda cósmica con Brahma en el eje y la circunferencia formada por la eterna cadena de óbitos y renacimientos. Todo cambia excepto lo Absoluto. Un hindú busca liberarse de la cadena de las reencarnaciones ( para un occidental la idea de reencarnación puede parecer atractiva pero no para un hindú). La liberación ( moksha) se consigue despojándose del deseo
    Los cadáveres después de ser untados con una loción de sándalo, son incinerados en las piras funerarias y hasta hace poco las viudas saltaban a la hoguera y se inmolaban junto al cuerpo de su difunto marido.

    ¿ Y el budismo? El budismo toma muchos elementos del hinduismo, como es sabido. No hay un alma individual y eterna por lo que la individualidad, el yo, sólo conlleva al sufrimiento en un mundo de ilusión ( maya). Pero uno se puede liberar de esta cadena y fundirse en lo Absoluto que es el Nirvana. Según la ley kármica el hombre tendrá un renacimiento más o menos agradable según fueran las acciones de su vida pero la nueva reencarnación nada tiene que ver con el finado.

    Como sin duda sabéis los celtas creían en la vida después de la muerte: creían en la transmigración de las almas al igual que otros pueblos como los hindúes , ¿ cómo es posible que dos pueblos aparentemente tan dispares y lejanos tengan una base común en sus creencias? Porque en este mundo, en esta vida todo esta conectado como la trama en la urdimbre de un tejido y, bueno, si queréis una explicación que os satisfaga más, porque ambos pueblos tienen un origen indoeuropeo. Los keltoi ( me gusta más el nombre griego) creían en el Otro Mundo, el Annwn, donde no existía la enfermedad y donde siempre se era joven.

    El color del luto y de la muerte.

    En occidente solemos relacionar el negro con el color del luto pero a lo largo de la historia de la humanidad se han empleado simbólicamente otras tonalidades: en la prehistoria y en la Edad del Bronce el color de la muerte era el rojo, pero quizá, el color de la muerte por excelencia, sea el blanco tanto para los musulmanes, africanos, hindúes, chinos e incluso en la Edad Media europea.( en realidad fue en la Edad Media cuando se cambió el blanco por el negro) y los ataúdes de los niños siguen siendo blancos.

    En la época victoriana ( que a mi me parece fascinante porque le encuentro muchísimos paralelismos con la nuestra) la reina Victoria convirtió el negro en el color de luto oficial. A la muerte de su esposo, el príncipe Alberto, la reina llevó luto riguroso durante tres años y el resto de su vida llevaría lo que se conoce como luto de alivio.

    El luto victoriano era observado tanto por la familia como por la servidumbre de forma extricta. Muchas familias pudientes mandaban realizar fotografías de sus seres queridos justo antes de morir ( fotografía antemortem) o después del tránsito.( fotografía post mortem), con el objeto de conservar un recuerdo del ser querido pero también conservaban mechones de cabello. Los adultos llevaban luto negro pero los niños llevaban luto blanco. Si os interesa leer sobre este tema os recomiendo este artículo: http://www.victoriana.com/library/harpers/funeral.html y para la fotografía post mortem, auqnue hay muchísimas páginas en internet dedicadas a ellas: http://brightbytes.com/collection/memento.html

    La muerte física.


    La vida no es más que un largo camino hacia la muerte, nacemos para morir. ¿ Qué es lo que le ocurre a nuestro organismo para dejar de ser un ser vivo? ¿ Qué es lo que nos sucede en el mismo instante del tránsito? Creo que esa pregunta nos la hemos hecho todos alguna vez. Nos hemos vuelto tan insensibles y nuestra estupidez, centrada en egocentrismo infantil y superfluo es tan grande que permitimos que nuestros seres queridos mueran solos o rodeados de desconocidos en asépticos hospitales.

    Todos tememos a la muerte pero esta es inevitable. Nadie quiere sufrir una agonía dolorosa ni quiere que nadie la sufra, ¿ verdad? Lo que sienten solo lo saben ellos, los que han cruzado al Otro Lado , los vivos se limitan a recoger lo que han escuchado y observado pero su opinión tiene que ser necesariamente parcial.

    Morir...

    Dejas de respirar, tus pulmones no responden.

    Tu corazón se detiene y no de manera metafórica, para no volver a latir.

    El electroencefalograma muestra que hay nula actividad cerebral.

    Tu cuerpo no responde a los estímulos externos, ni tan siquiera a los más dolorosos

    Pierde el tono muscular, si permaneces consciente y te hallas en un hospital las enfermeras buscarán colocarte en la posición mas cómoda que hace el ejercicio de la respiración más fácil, probablemente la de Fowler: http://4.bp.blogspot.com/_HZIO9Uu6NHY/TES9NUEUf7I/AAAAAAAAAYI/iWujZUtNMGU/s1600/fowler.gif

    Dejarás de tener hambre pero las enfermeras, por lo que me han contado aquellas que conozco in person me han contado que el moribundo puede sentir sed; probablemente tengas la boca y la gargantas secas.

    Tus sentidos se irán perdiendo gradualmente, tus músculos atrofiados no responderán al tacto, no experimentarás el sabor de los alimentos pero ya no importa porque no puedes comer, tu visión se volverá borrosa y, a menos que seas sordo, el último sentido que perderás será el auditivo.

    Y tu piel... tu piel estará fría y húmeda, por algo se relaciona siempre al frío con la carencia de vida, ¿verdad?
    En realidad, te hallas solo aunque estés acompañado de tus seres queridos, aunque tengas el mejor equipo médico del mundo porque hasta que nos toque estar en esa situación no sabremos lo que se siente realmente. Tampoco debemos olvidar que la Muerte siempre se ha asociado con el sueño eterno y que por eso en griego, Koimeterion, de la cual proviene la palabra cementerio, significa lugar donde se duerme.

    La extremaunción.

    Personalmente no soy creyente pero como he comentado alguna vez no soy atea por vocación, estoy segura de que sería una persona más feliz si pudiera creer o que, al menos, me sentiría más tranquila. Sea como sea mi familia es católica y, tak vez, puede parecer extraño pero el sacramento de la extremaunción es uno de los pocos que no me hacen rechazar del todo a la iglesia. Dicen que muchos que reniegan a Dios necesitan la presencia de un sacerdote cuando sienten el frío aliento de la Segadora en la nuca; estoy segura de que yo que ahora sé que soy atea y que soy bastante pagana ( por no decir totalmente)no querré tener su presencia. Quitando lo que piense del Dios de los Monoteístas y de su Iglesia, ( nada demasiado bueno)el Rito da seguridad...

    No suele ser habitual que la gente fallezca en casa pero un sacerdote católico acude a atender al moribundo a cualquier hora del día y de la noche.

    Por último.


    De alguna manera sé, intuyo, que la paz y la tranquilidad que ansío solo la hallaré en la Muerte. Más tarde o más temprano me llegará mi hora, es algo que tengo asumido. Mientras tanto, me limito a hacer lo mismo que hacemos todos: vivir y preguntarme qué motivos tengo para hacerlo. Pero por angustiosas que sean las ideas que me pasan a veces por la mente, como bandadas de cuervos negros, me temo que soy una persona centrada en los sentidos ( aunque a veces reniego de ellos)Me dominan el olfato, el gusto, el tacto, la vista y el oído; de alguna manera me las arreglo para regirme por el corazón y que la mayoría de la gente piense que soy fría y calculadora... en realidad no importa.

    ¿ Cómo quieres morir?Quiero irme de este mundo con la conciencia lo más tranquila posible, eso es algo que tengo claro desde hace mucho tiempo. Independientemente de que me espere la Vida Eterna ( ruego que no) o la Nada, morir sin tener cargas excesivas en el corazón y en el recuerdo es algo que sé que quiero.

    Empiezo a sospechar que este tema es un poco macabro. De todas formas no importa, el tiempo dirá lo que el Destino me tiene reservado para ese momento pero de alguna manera o de otra llevo pensando en ello desde que tenía cinco años, desde que fui consciente, a la manera que se puede ser a esa edad, que yo también podía morir, como escribía al principio de esta opinión.
    La mayor parte de mi vida se ha regido por tres obsesiones universales: el Amor, la Muerte y el Sexo, quizá suene primitivo, elemental, pero es la verdad y, curiosamente, creo que los tres se hallan intrínsecamente unidos.

    Por último, alguna vez os he hablado de una de las series que marcaron mi infancia, El Cuentacuentos de Jim Henson, trata en uno de sus capítulos el tema de la muerte de una manera que hace reflexionar en El Soldado y la Muerte: un soldado regresa a su hogar tras veinte años en la guerra, es pobre, pero en el camino se encuentra con un mendigo con el que comparte su escasa comida; el mendigo agradecido le entrega un saco en el que puede meter cualquier cosa que desee con solo pedirlo...http://video.google.es/videoplay?docid=-2878459867580700476# y para su lectura:http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/rus/afanasi/soldado.htm

    Quisiera haber comentado muchísimas más cosas o algunos apartados en mayor profundidad pero tampoco pretendo eternizar este escrito. La opinión que escribí originalmente es mucho más larga pero decidí recortarla para no mataros de aburrimiento.
    Muchas gracias por vuestra paciencia, a los que habéis leído este texto.

    De pronto, un día, se asomó a la ventana y vio su jardín lleno de almas desoladas y perdidas, de viejos harapientos que apenas se tenían en pie: estaban esperando, esperando a la Muerte, esperando el alivio que nunca llegaba... 


    ***

    Quizá la parte de la Extremaunción sobra en este foro, cuando escribí esto y lo publiqué en otra página no pensé en ello. A mí me interesan todas las religiones en general y su concepción de la muerte, los ritos que realizan, etc.

    Un saludo, camaradas.




    Ana Gabriela
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 123
    Reputación : 178
    Fecha de inscripción : 04/11/2010
    Edad : 25
    Localización : En mi tierra SANDINISTA!!

    Re: La muerte.

    Mensaje por Ana Gabriela el Mar Dic 14, 2010 3:44 am

    Debo decir q mi mayor miedo es la muerte, no la mia, sino la de mis padres, los miro, y me parece q no los voy a encontrar, q no estaran mas, este miedo vive en mi todos los dias, se q es inevitable no pasar por la muerte, la vida misma alguns veces es la muerte, mi muerte no me preocupa, pero la de mis familiares mas cercanos si, especialmente la de mis padres. Me pregunto por q la vida es tan complicada, tan llena de condiciones, problemas, complejos, tristezas, dolores, angustias, y muy poca alegria, la poca alegria q puede llegar a nuestra vida, termina mas rapido de lo q puede durar la tristeza, me pregunto para q vivimos una vida tan compleja para finalmente tener q morir. Que se sentira morir, como sera la agonia, a donde vamos cuando morimos.....Por q nacemos para tener q morir...Cual es el significado de nuestra existencia...????... Sad

    Harriet Mark
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 44
    Reputación : 46
    Fecha de inscripción : 11/02/2011
    Edad : 22

    Re: La muerte.

    Mensaje por Harriet Mark el Vie Feb 11, 2011 3:57 pm

    Yo creo que mi muerte está más que vencida.
    Pero en el caso de que así no fuera, no creo que sea muy fructífero filosofar acerca de la muerte, pues si no hay nada después de ella ni nos enteraremos de que ha llegado.

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: La muerte.

    Mensaje por Ereshkigal el Vie Feb 11, 2011 5:16 pm

    Harriet Mark escribió:Yo creo que mi muerte está más que vencida.
    Pero en el caso de que así no fuera, no creo que sea muy fructífero filosofar acerca de la muerte, pues si no hay nada después de ella ni nos enteraremos de que ha llegado.

    Yo creo todo lo contrario, esto es un subforo sobre ateísmo y si queremos combatir la alienación que suelen causar las religiones sólo es posible conociendo sus métodos y los temores en los que se basan. Y la muerte, nos guste o no, siempre ha sido el mayor temor.

    De todas formas, ¿fructífero en qué sentido?

    Harriet Mark
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 44
    Reputación : 46
    Fecha de inscripción : 11/02/2011
    Edad : 22

    Re: La muerte.

    Mensaje por Harriet Mark el Vie Feb 11, 2011 6:02 pm

    En el sentido de que si no hay nada más después de morir no tiene mucho sentido que nos amarguemos la vida pensando en cuando llegará ese momento, porque al final la espera nos agustiará mucho más que la misma muerte.
    Aunque claro, esta es una opinión personal, luego cada uno tiene su propia forma de pensar.

    Ereshkigal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 835
    Reputación : 1295
    Fecha de inscripción : 01/12/2010
    Localización : En mi mundo No-Feliz

    Re: La muerte.

    Mensaje por Ereshkigal el Vie Feb 11, 2011 6:16 pm

    Harriet Mark escribió:En el sentido de que si no hay nada más después de morir no tiene mucho sentido que nos amarguemos la vida pensando en cuando llegará ese momento, porque al final la espera nos agustiará mucho más que la misma muerte.
    Aunque claro, esta es una opinión personal, luego cada uno tiene su propia forma de pensar.

    Cierto, pero a mi eso no me amarga, a mi lo que me amarga es el mundo en el que me ha tocado vivir, la estupidez y la indiferencia.

    Me parece que eres nueva, ¡ bienvenida! Very Happy

    Harriet Mark
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 44
    Reputación : 46
    Fecha de inscripción : 11/02/2011
    Edad : 22

    Re: La muerte.

    Mensaje por Harriet Mark el Vie Feb 11, 2011 6:18 pm

    Sí, eso a mí también me amarga un poco... especialmente lo de la estupidez.
    ¡Gracias por la bienvenida!

    Agitación
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2079
    Reputación : 2384
    Fecha de inscripción : 10/03/2010

    Re: La muerte.

    Mensaje por Agitación el Vie Feb 11, 2011 6:24 pm

    No tenemos que preocuparnos de la muerte, más bien deberíamos preocuparnos de la vida, que es lo que nos ocupa.

    Sabemos que la vida es finita, sabemos que las condiciones para que se de la vida y más aun la vida inteligente es bastante commpleja, la vida inteligente y consciente más aun todavía. Por lo tanto debemos asumir que todo llega a su fin, que en nuestro cuerpo sólo tenemos entrañas, no hay ningún alma y que nuestra cabeza es una unión de complicadas relaciones sinápticas, nerviosas etc que estamos lejos de dominar. Los avances científico-médicos han hehco que sepamos prolongar la vida artificialmente en muchos casos, quien sabe si el futuro nos depara novedosos descubrimientos para amplicar el funcionamiento de neustro cuerpo ya sea orgánicamente o inorgánicamente. Y como dijo el camarada Gagarín, la tierra es hermosa y azul, aquí no veo a ningún dios.

    Así pués tenemos la evidencia de que no hay absolutamente nada más allá de la muerte. Las religiones siempre han querido que nos preocupemos más por la muerte que por la vida, normalmente al servicio de la ideología dominante.

    Nuestro legado debe servir a que antes de nuestra muerte centenares recojan nuestra bandera y armas de lucha.

    Salud.

    kosolapov
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1460
    Reputación : 1910
    Fecha de inscripción : 17/12/2010
    Localización : Aunque no estuviese en la oficina nadie lo notaría

    Re: La muerte.

    Mensaje por kosolapov el Vie Feb 11, 2011 6:45 pm

    Harriet Mark escribió:En el sentido de que si no hay nada más después de morir no tiene mucho sentido que nos amarguemos la vida pensando en cuando llegará ese momento, porque al final la espera nos agustiará mucho más que la misma muerte.
    Aunque claro, esta es una opinión personal, luego cada uno tiene su propia forma de pensar.
    Sin saberlo, te estás acercando a las tesis epicúreas sobre la muerte. ¿Cómo era? "Cuando ella está nosotros no, cuando nosotros estamos ella no está" más o menos.

    Ana Gabriela
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 123
    Reputación : 178
    Fecha de inscripción : 04/11/2010
    Edad : 25
    Localización : En mi tierra SANDINISTA!!

    Re: La muerte.

    Mensaje por Ana Gabriela el Vie Feb 18, 2011 5:50 pm

    Si bien en la vida, hay muchas cosas inciertas, la muerte es lo mas seguro q hay en ella. A mi la muerte me tiene sin cuidado, cualquier dia es bueno para morir, morir feliz o amargada da lo mismo... Lo unico q no me gustaria es la tristeza que deja la ausencia...

    Ana Gabriela
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 123
    Reputación : 178
    Fecha de inscripción : 04/11/2010
    Edad : 25
    Localización : En mi tierra SANDINISTA!!

    Re: La muerte.

    Mensaje por Ana Gabriela el Vie Feb 18, 2011 6:02 pm

    Agitación escribió:No tenemos que preocuparnos de la muerte, más bien deberíamos preocuparnos de la vida, que es lo que nos ocupa.

    Sabemos que la vida es finita, sabemos que las condiciones para que se de la vida y más aun la vida inteligente es bastante commpleja, la vida inteligente y consciente más aun todavía. Por lo tanto debemos asumir que todo llega a su fin, que en nuestro cuerpo sólo tenemos entrañas, no hay ningún alma y que nuestra cabeza es una unión de complicadas relaciones sinápticas, nerviosas etc que estamos lejos de dominar. Los avances científico-médicos han hehco que sepamos prolongar la vida artificialmente en muchos casos, quien sabe si el futuro nos depara novedosos descubrimientos para amplicar el funcionamiento de neustro cuerpo ya sea orgánicamente o inorgánicamente. Y como dijo el camarada Gagarín, la tierra es hermosa y azul, aquí no veo a ningún dios.

    Así pués tenemos la evidencia de que no hay absolutamente nada más allá de la muerte. Las religiones siempre han querido que nos preocupemos más por la muerte que por la vida, normalmente al servicio de la ideología dominante.

    Nuestro legado debe servir a que antes de nuestra muerte centenares recojan nuestra bandera y armas de lucha.

    Salud.
    totalmente de acuerdo, preocuparnos mas por la vida misma, vivir un vida en paz, llevando en la sangre el espirtu revolucionario y socialista para llegar a cambiar algun dia este mundo en el que vivimos! Asi moriria yo feliz!!!! cheers

    Zakhal
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 883
    Reputación : 1106
    Fecha de inscripción : 03/01/2011
    Localización : Espiando a contrarrevolucionarios.

    Re: La muerte.

    Mensaje por Zakhal el Miér Mar 09, 2011 12:29 am

    No vale la pena la condena de la mente,es mejor vivir como si no existiese la muerte.A todos nos pasará y no nos daremos cuenta.

    Andres.alcala
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 704
    Reputación : 917
    Fecha de inscripción : 13/01/2010
    Edad : 35
    Localización : BCN País català

    Re: La muerte.

    Mensaje por Andres.alcala el Jue Mar 10, 2011 12:04 am

    El otro día había leído que la muerte tenemos que aprender a aceptarla como algo nuestro, como lo es el amor.

    :Ateo:

    Salud flower

    camarada 17
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 59
    Reputación : 59
    Fecha de inscripción : 15/11/2011
    Edad : 21
    Localización : malaga

    Re: La muerte.

    Mensaje por camarada 17 el Jue Nov 24, 2011 10:48 pm

    la muerte es mi mayor temor , pero creo que la explicaciones es que los seres vivos estamos hechos para arañar hasta el ultimo instante a la muerte , es genético el miedo a la muerte ,pero no me produce temor la muerte de la gente de mi entorno, ya que esta solo me produce tristeza , pero al pensar sobre el hecho de que mi conciencia , mi ser se desbanecera entre la eternidad sin mas historia me provoca no se si miedo es la palabra , pero sensaciones no muy agradables , como ráfagas de viento helado en mi cuello cada vez que vienen a mi mente esos macabros, del árabe" القبر" que curiosamente quiere decir tumba, y otras muy raras generalmente asociadas con hormigueos y frió que me consiguen quitar el sueño., yo creo que el que no teme a la muerte o miente o esta enfermo , porque nacemos para sobrevivir

    Contenido patrocinado

    Re: La muerte.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:38 pm


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 3:38 pm