La religión vigente.

    Comparte

    Nestor Estebenz Nogal
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 48
    Reputación : 118
    Fecha de inscripción : 23/05/2010

    La religión vigente.

    Mensaje por Nestor Estebenz Nogal el Lun Nov 22, 2010 2:12 pm

    . La religión vigente.(notas de Campos de Discusión s.XXI) N.Estebenz Nogal

    Vivir como un cura era –sigue siendo- un reto en el curriculum biográfico de un tipo de aspirantes a influencias. Con el descrédito acumulado por las religiones en general y por la católica en particular a lo largo de sus historias , no se explica que a cada gesto de un papa viajero se le de tanta resonancia mediática. Si la hay es porque los protocolos de negociación de las visitas del jefe de estado del Vaticano coordinan recibimientos por todo lo alto. Mientras siga habiendo bases de feligresías multitudinarias que reciban entusiastas a un clown de su calado, la zona social no teísta tendrá que soportar fantásticas pérdidas de tiempo con sus numeritos que nos pasan por la televisión y no aportan nada nuevo a lo que ya se sabe de su ideología. ¿Cómo es posible que mientras el mundo sigue pasando hambre se soporte a una casta religiosa tan disparatadamente rica y tan superflua?

    Quienes fuimos educados a la fuerza amenazados por el báculo de una religión quedamos traumados para siempre para afiliarnos a otra. Habría que estudiar proporciones y ver estadísticas pero en principio basta una sola experiencia biográfica lo suficientemente explícita en un linaje de creencias para inferir lo que sucede en otro linaje y no caer en la tentación de probarlo. Lamentablemente la new age que se levantó contra antiguos cánones de credulidad y sumisión reinventó a dios dándole el nombre de energía y otros espiritualistas sin templo han terminado en las capillas de los bajos de nuevas tentativas credulistas. (España es uno de los países con más asociaciones religiosas legalizadas. Por haber , incluso hay asociaciones de ateos para confirmar su independencia de los otros). Esa tradición de religiosidad colocó en la línea de la fe hasta tal punto que las mentalidades que quisieron desclavársela reprodujeron su oremus incluso desde posiciones antirreligiosas y hasta ateas. Es así que para un tipo de seguidismo marxista las buenas nuevas preconizadas por los abanderados de la teoría de la liberación humana también fueron tomados como artículos de fe. Ni la revolución pendiente es una de solo ni hay garantía alguna de que ésta sea un éxito, ni está demostrado que el socialismo vaya a ser asumido por las multitudes (mucho menos las acostumbradas al hiperconsumismo y a los individualismos de rivalidades) ni es tan evidente que la sesgada definición de conciencia de clase sea equivalente a la conciencia holística (cuya definición ya de por sí es muy compleja). Alexis Carrel sostuvo que para logran la renovación del hombre moderno era necesario encontrar personas holistas capaces de de sacrificios auto formativos imprescindibles durante 25 años para dominar conocimientos profundos sobre una amalgama de casos científicos. En realidad, el diseño de la persona holista: el Holoperson viene configurándose desde hace tiempo y la noción de formación continuada ha sido institucionalizada aunque ya había sido instaurada tácitamente por la conciencia individual autodidacta. Hay una explicación razonable para entender que excristianos nos convirtiéramos en marxistas (algunos trataron de hacer un cristiano-marxismo: la teología de la liberación, los CPS=cristianos por el socialismo,…) para luego constituirnos en exmarxistas dentro de una colección de excedencias antiguos teorías adulteradas como credos al comprobarlos como inefectividad no solo en la lucha del día a día sino incluso en la configuración de la utopía. Estar de vuelta de antiguas ideologías (una explícitamente religiosas y otras que no lo eran pero que se comportaban como aquellas: congresos de partido que eran templos, y comités centrales que hacían de infalibles) no es una suerte, mucho menos para los hijos sin dios y sin partido a quienes nos han sido reservadas biografías sin esperanza por lo que hace a la perspectiva histórica de un socialismo real en el supuesto de que este sea el nombre de la primera etapa del paraíso en la Tierra, un planeta que seguirá girando alrededor del sol con o sin tal paraíso. Esa falta de perspectiva no es por la desafiliación a una teoría terminada (sigue habiendo muchos crédulos de cielos que no los alcanzarán prometidos por sus religiones y muchos partidistas –que no por equivocación también se llaman correligionarios- de innumerables siglas que sostienen que acabaran con el capitalismo reproduciendo sus mismos métodos jerarquizados y su indisposicion al racionalismo. Pretender una nueva teoría renaciente tras la superación de las anteriores con distintas cuotas de Fe es más propio de anhelos de doctrinas finitas o de sistemas filosóficos completos que no de una disposición abierta a seguir creando y recreando las circunstancias y los discursos: prerrogativa esencial del espíritu humano independientemente del lugar y posición de clase que tenga el humano cargado de espíritu. Son conocidos los procesos de purgas y las distintas versiones de martirio de los disidentes en todos los tiempos y con todas las ideologías. Sus ciclos se han repetido cuando los que antes eran marginados pasaron a ser dominantes (las persecuciones de los cristianos de las catacumbas no enseñaron a los católicos de unos cuantos siglos después que no tenían porque perseguir hasta la quema a sus disidentes. Lo mismo se puede decir de un montón de ejercicios de poder con la etiqueta del marxismo leninismo en coordenadas distantes del planeta. Lo que nos separa de las religiones (y/o de los sistemas de creencias) no es un profundo conocimiento de cada doctrina en si sino aquellos de sus aspectos que dan la clave de todo su corpus. La renuncia a la flexibilidad racional (lo que incluye el auto cuestionamiento de la propia teoría cuando falla como ha venido sucediendo con los modelos instaurados de las dictaduras del proletariado: cunas de nuevos burós elitistas con privilegios no compartidos) no significa tomar el racionalismo como lo interpretó d’ Alembert al descartar que hubiera otros conocimientos que estuvieran fuera de la racionalidad científica. Los movimientos que le esperan al mundo en su historia pendiente de los futuros hechos el conflicto entre el plan a seguir, la dirección de ese plan y los hechos contradiciéndolo seguirá siendo una constante. Parece que la revolución de las mentes se aleja más de sí misma cuanto más quiere encorsetar todos los actos y las formas de interpretarlos. Hay mucho de lo que se tiene por conocimiento (desde las teologías a las sociologías) hasta el punto que puede tratarse de una “docta ignorancia” tal como llamaba Nicolás de Cusa a la ciencia en general ya que contribuye a una visión atomizada e inconexa del mundo vital. Lo revolucionario es lo opuesto a lo devocional y al rito de repetición (en psicología y a partir de una frecuencia alta llamados TOC: trastorno obsesivo compulsivo). Queda comparar con más detalle los ritos de los mí s adeptos a ideas religiosas que nunca ponen en duda a los más adeptos a una teoría socioeconómica decimonónica con equivocaciones en su concepción teórica (aunque bueno Calígula sostenía que toda concepción es por dogma inmaculada), en sus predicciones y ,mucho más, en su puesta en práctica. Un conocido caso de comportamiento blindado de la intelectualidad unas décadas atrás fue el bloqueo que se hizo con líneas de pensamiento que no rendían pleitesía a ese nuevo religare de la esperanza social. Cabe repetir la referencia a Albert Camus, que sufrió la oposición de la mayoría de la intelectualidad cuando dejó de jalear el comunismo .Lo que le llevó a una autoexclusión y a su silencio elaborativo (cosa que otros muchos por suerte no hacen/mos) a pesar del premio Nobel. En el mito de Sísifo plantea: solo hay una cuestión verdaderamente filosófica, la duda de si la vida merece ser vivida o no.

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 9:18 am