Foro de debate, intercambio y opinión


Cómo China ayuda al movimiento obrero

avatar
Invitado
Invitado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Invitado el Dom Nov 21, 2010 11:32 pm

http://www.unionproletaria.net/spip.php?article363

Cómo China ayuda al movimiento obrero

Por Unión Proletaria

En el movimiento obrero hay desconfianza e incluso rechazo hacia la política china. Muchos comunistas la consideran capitalista y muchos sindicalistas de Europa y Norteamérica la culpabilizan del cierre de empresas y del deterioro de los salarios. Por su parte, los imperialistas hacen negocios con China, pero ven en ella al enemigo a largo plazo: por ejemplo, Gorbachov, en su confesión anticomunista de 1999, destacaba a China como el gran problema pendiente. ¿Será beneficioso para los trabajadores unirse a la cruzada de los capitalistas contra China?

La crisis económica ha llevado a tasas de crecimiento negativas a casi todos los países capitalistas desarrollados y, pese a ello, el crecimiento global ha sido posible gracias a la contribución de los países a los que se llama “emergentes”: Brasil, India y, sobre todo, China. La crisis ha afectado a este país sobre todo por la reducción de la demanda internacional. El crecimiento del gigante asiático bajó desde más del 10% hasta el 7%, pero este año remontará previsiblemente por encima del 9%. China se está convirtiendo en una de las primeras potencias económicas del mundo en cifras absolutas. Claro que si se matiza este dato con el hecho de su elevadísima cifra de población, la riqueza por habitante es todavía bastante baja, si la comparamos con la de los países más avanzados. No obstante, es una potencia cada vez más influyente en el escenario internacional. Pero, ¿es una potencia socialista o una potencia capitalista, incluso imperialista? Debemos hallar la respuesta correcta a esta pregunta porque así podremos concretar mejor la política que necesita la clase obrera para avanzar lo más rápidamente posible hacia su emancipación.

Antes incluso de desentrañar la naturaleza política de la sociedad china, vamos a examinar las consecuencias del desarrollo de China en el proceso de la revolución proletaria mundial, aun en el caso de que sus dirigentes quisieran instaurar plenamente el capitalismo.

China está transformando el mundo

Es un hecho objetivo y reconocido por todos que las autoridades chinas han favorecido un crecimiento importante de las relaciones de producción mercantiles e inclusive capitalistas, y que, como consecuencia de ello, se han desarrollado mucho las fuerzas productivas. La propaganda de los imperialistas ha aprovechado esto para, en primer lugar, decretar el fin del socialismo en el país más poblado de la Tierra y, en segundo lugar, para confirmar su prejuicio de que el socialismo sólo sirve para repartir la pobreza, mientras que el capitalismo y su egoísmo son el único medio capaz de crear riqueza. Todo esto, obviamente, con la intención de desmoralizar a los comunistas y a los obreros con conciencia de clase. Sin embargo, los imperialistas son los primeros en no creerse del todo su propia propaganda al constatar que el imperio del capital tropieza en China con serios límites y que este país supera la prueba de la crisis económica mejor que las grandes potencias de Occidente. De ahí que tomen partido por los independentistas tibetanos y uigures; de ahí que le concedan el Premio Nobel de la Paz al opositor Liu Xiaobao; etc., etc.

Pero, volvamos al frío análisis de los resultados. En China, están creciendo las fuerzas productivas, el carácter social de las mismas (es decir que la gran producción está ganando terreno sobre la pequeña producción), el número y la proporción de proletarios sobre el conjunto de la población, su movimiento huelguístico y sindical, etc. Y todo eso, precisamente allí donde se concentra una quinta parte de la humanidad. Nada más que por eso, porque se debilitan los obstáculos materiales con los que tropezó el socialismo en el pasado, debemos reconocer que la política que sigue China ayuda objetivamente a la revolución proletaria mundial. Y el impacto de esta política no queda encerrado en sus fronteras nacionales, sino que se extiende a todo el planeta.

En primer lugar, el movimiento de capitales hacia China en condiciones internacionales de sobreproducción capitalista provoca, en el seno de los países imperialistas, un deterioro acelerado de la economía productiva y de la situación de las masas laboriosas. Este factor, combinado con la actual crisis, da como resultado en estos países un brusco empeoramiento de la situación de la clase obrera, una reducción de la “clase media” y una tendencia a la homogeneización en las condiciones de vida del proletariado internacional. Sin embargo, contrariamente a lo que nos cuentan los políticos burgueses, la causa de este fenómeno no radica en China, donde la situación de los trabajadores mejora continuamente. Los únicos responsables son los magnates financieros de las grandes potencias que exportan sus capitales para sacar mayor provecho, aunque con ello perjudiquen a la mayoría de sus compatriotas. El resultado objetivo, en última instancia, es que aparecen condiciones objetivas que impulsan la lucha de clases, motor principal del progreso hacia el socialismo en países de capitalismo desarrollado.

En segundo lugar, aunque sólo sea porque China necesita materias primas (petróleo, minerales, etc.) y carece de los vínculos tradicionales coloniales y de instrumentos neocoloniales que tienen las potencias occidentales, establece sus relaciones económicas con los países del Tercer Mundo en condiciones ventajosas para éstos y, con ello, está contribuyendo al desarrollo de los mismos. Existe un reconocimiento generalizado de que así es: de que el trato de China con los países de África, Asia y América Latina se distingue, por ahora, del habitual expolio imperialista. Como consecuencia de esta novedad, los países atrasados están desarrollando sus infraestructuras, una incipiente industria, el nivel cultural de sus pobladores, etc., y así no necesitarán tanto malvender sus materias primas en el extranjero. Esto, a su vez, va a reducir las superganancias que, de esta fuente, obtenían los monopolios y mermará la capacidad de éstos para sobornar permanentemente a la aristocracia obrera en sus países, lo cual redundará en beneficio de la independencia política del proletariado y del auge de su lucha de clase.

En tercer lugar, y éste es uno de los reproches más habituales de la propaganda imperialista, China no atiende a criterios políticos o geopolíticos a la hora de establecer relaciones económicas con otros países. Esto le lleva a no respetar los bloqueos y embargos decretados por los cárteles imperialistas y a comerciar e invertir capital en países socialistas y otros que sin serlo sufren el hostigamiento imperialista. Cuba, Corea, Vietnam, Laos y también Venezuela, Irán, Sudán, Eritrea, la R. D. del Congo, etc., agradecen esta ayuda material de China, la cual debilita el dominio imperialista internacional y favorece el desarrollo de la lucha antiimperialista y su unidad.

En cuarto lugar, la política exterior china se opone a la guerra y al hegemonismo, aunque al mismo tiempo trate de evitar los conflictos con el imperialismo a veces a costa de dolorosas concesiones al mismo. No estamos ante un ejercicio tan explícito de internacionalismo proletario como el que realizaron la URSS y la China de Mao, pero la correlación de fuerzas ha empeorado políticamente. Lo que más beneficia hoy a la causa obrera internacional es el máximo desarrollo de las tendencias económico-sociales hasta aquí explicadas, antes de que estalle la guerra a gran escala. Así, en el caso de que ésta ocurra, en el caso de que la revolución no madure lo suficientemente rápido como para adelantarse a la guerra imperialista, ésta se enfrentará a un movimiento obrero y a unos países socialistas más fuertes. Recapitulando, aunque los dirigentes chinos fueran unos revisionistas partidarios de desarrollar plenamente el capitalismo en su país, su labor es útil al proletariado internacional porque están subvirtiendo el sistema de relaciones internacionales que sustentó al imperialismo durante el siglo XX.

La evolución política de China

Dicho esto, no podemos dejar de tener en cuenta también la declaración de intenciones de los gobernantes chinos, contrastada con los resultados de su política. Dicen que su objetivo es el comunismo y que están construyendo el socialismo, todavía en su etapa primaria. La propiedad de los medios de producción es estatal o cooperativa en su tres cuartas partes. Han sacado de la pobreza a cientos de millones de sus compatriotas. Están llevando a cabo el mayor plan de inversiones de la historia para reducir las diferencias sociales y territoriales. El gobierno lo ejerce un partido comunista que proclama basarse en el marxismo-leninismo y que aplica una dictadura contra los elementos burgueses domésticos y foráneos que intenten subvertir el orden político interno. El PC de China tiene relaciones preferentes con los partidos comunistas y participa en los debates y resoluciones del movimiento comunista internacional, etc. ¿Intentan engañarnos con palabras y apariencias? ¿Se engañan a sí mismos, haciendo concesiones innecesarias y fatales a la burguesía? ¿O su política, aunque innovadora y arriesgada, es correcta según el criterio marxista, es decir, proletario?

Para saberlo, tenemos que examinar la evolución de este país científicamente, desde el punto de vista del materialismo histórico, sin idealismo, sin dogmatismo.

China emprende el camino del socialismo en 1949, con la ayuda militar, política y económica de una gran potencia como era la Unión Soviética y bajo una correlación de fuerzas de clase más favorable al proletariado que la actual: el socialismo y el movimiento obrero y democrático acababan de derrotar al fascismo, engendro del gran capital. Aunque fuera un país tremendamente atrasado, mucho más que la Rusia prerrevolucionaria, y empobrecido por décadas de guerras, el contexto internacional le permitía avanzar con cierta rapidez en la construcción del socialismo y en la destrucción de las relaciones sociales feudales y capitalistas.

Sin embargo, esta tendencia política internacional beneficiosa para la revolución pronto se invirtió: el imperialismo concentró sus fuerzas en la “Guerra Fría” contra el comunismo y algunos países socialistas no tardaron en ceder, emprendiendo un proceso contrarrevolucionario. No se trataba solamente de un repliegue táctico, sino que el PCUS y otros partidos comunistas rompían ostentosamente con su pasado y con los principios del marxismo-leninismo, para experimentar una desnaturalización pequeñoburguesa, una socialdemocratización. Los dirigentes comunistas chinos con Mao Zedong a la cabeza se oponen a esta deriva y pierden por eso el apoyo que recibían de la URSS y sus aliados. China busca entonces el modo de proseguir su revolución socialista en estas nuevas circunstancias. Primero, intenta acelerarla a través del “Gran Salto Adelante” y las Comunas Populares, pero, al parecer, los resultados no son muy positivos. Aplica luego, durante cinco años una política más moderada, con más concesiones a las viejas relaciones sociales, consiguiendo estabilizar la situación y mejorarla. Entonces, Mao y otros dirigentes consideran que el país corre el peligro de deslizarse hacia el capitalismo y desencadenan la llamada Gran Revolución Cultural Proletaria que, con sus altibajos, duraría unos diez años, desde 1966 hasta poco después de la muerte de Mao en 1976. En este período también se intenta acelerar la adopción de relaciones sociales nuevas, de tipo comunista, como motor del desarrollo de la economía, de las fuerzas productivas sociales. En el ámbito internacional, China convierte a la URSS en su principal enemigo, consuma la ruptura de un movimiento comunista internacional seriamente afectado de revisionismo y busca un acercamiento con EE.UU. que le beneficie.

Al fallecer Mao, la dirección política china dará un viraje considerable. Se reprime a los partidarios de continuar la “revolución cultural” y se impone una política de “apertura y modernización socialista” por la que se permite el desarrollo de empresas capitalistas y de inversiones extranjeras capitalistas, con la única condición de desarrollar las fuerzas productivas y respetar el orden político del país. El precedente más conocido de una política de concesiones a la burguesía practicada por un gobierno comunista es la NEP en la URSS de los años 20. Sin embargo, la nueva política china va mucho más allá. ¿Es por ello revisionista? ¿Conduce a la plena instauración del capitalismo y a la dominación de la burguesía?

¿Dogmatismo o marxismo?

La respuesta será afirmativa si nos atenemos a la experiencia soviética y a la de otros países socialistas; y, sobre todo, si nos quedamos en la letra, si elevamos a la categoría de principios las decisiones adoptadas en ellas. Pero la teoría de la revolución socialista no puede limitarse a las primeras experiencias de ésta. Por supuesto, tiene que asimilarlas, pero sin convertirlas en modelo absoluto. Sobre todo tiene que entenderlas desde la concepción del mundo del marxismo-leninismo, que es mucho más que cualquier experiencia particular. No tenemos ninguna dificultad en entender eso cuando decimos que, si bien apreciamos el sindicalismo como forma básica del movimiento obrero, no estamos dispuestos a que el comunismo se quede en eso, en “economicismo”. Sin embargo, nos cuesta mucho más adoptar la misma actitud científica con respecto a la Unión Soviética, porque tememos que eso nos lleve a despreciarla para abrazar alguna teoría política atrasada, como el anarquismo, el trotskismo o el “Socialismo del Siglo XXI”. La teoría, como decía Stalin, es la práctica concentrada o acumulada, y el marxismo-leninismo es la teoría que concentra la práctica soviética, como una de las más avanzadas, pero no sólo ella, sino también la práctica de la clase obrera e incluso de la humanidad a lo largo de toda la Historia. Es, por eso mismo, mucho más rica que la práctica soviética y es la única base teórica válida para enjuiciar la política actual de China.

Pero comprender esto no basta para ponernos a salvo del dogmatismo y del doctrinarismo. Para orientarnos, no tenemos más instrumentos de navegación que los que nos ha legado el pasado, que son muy numerosos y complejos, incluso infinitos. Pero la realidad viva, presente y futura, lo es mucho más. Por eso, a Lenin le gustaba la cita del Fausto de Goethe: “gris es toda teoría, y verde es el árbol dorado de la vida”. No podemos, pues, ocupar todo nuestro tiempo estudiando e investigando. No podemos esperar a agotar la labor teórica para tomar posición y actuar, por miedo a equivocarnos. Eso no es propio de proletarios marxistas, sino de intelectuales pequeñoburgueses. Marx completa la maduración proletaria de su pensamiento con la última tesis sobre Feuerbach que dice así: “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo.” Por eso, Engels y Lenin, insistían en que estudiáramos la teoría del marxismo, pero que no la convirtiéramos en un dogma, sino en una guía para la acción.

Ser audaces sin ser temerarios

Dicho esto, y para simplificar la cuestión, ¿quién tiene razón: Stalin y Mao que implementaron un proceso relativamente rápido de construcción del socialismo, o Deng Xiaoping que lo ralentizó o lo hizo retroceder? En otros términos, se trata de ver hasta qué punto la voluntad, la subjetividad, pueden intervenir en la realidad concreta acelerando su desarrollo necesario, sin violentarla produciendo un efecto contrario al deseado. Veamos la respuesta de Lenin al socialdemócrata Sujánov:

“Para implantar el socialismo -decís- hace falta cultura. Perfectamente. Pero, entonces, ¿por qué no habíamos de crear primero en nuestro país premisas culturales como la expulsión de los terratenientes y de los capitalistas rusos y, después, iniciar ya el movimiento hacia el socialismo? ¿En qué libros habéis leído que semejantes variaciones del orden histórico habitual sean inadmisibles o imposibles? Recuerdo que Napoleón escribió: ‘On s’engage et puis... on voit’, lo que traducido libremente quiere decir: ‘Primero hay que entablar el combate serio y después ya veremos lo que pasa’. Pues bien, nosotros, en octubre de 1917, entablamos primero el combate serio y después ya hemos visto los detalles del desarrollo (desde el punto de vista de la historia universal, éstos, indudablemente, son detalles), tales como la paz de Brest, o la nueva política económica, etc. Y hoy no cabe ya duda de que, en lo fundamental, hemos obtenido el triunfo.

Nuestros Sujánov, sin hablar ya de aquellos socialdemócratas que están más a la derecha, incluso no se imaginan que las revoluciones, en general, no pueden hacerse de otra manera. Nuestros pequeños burgueses europeos no piensan ni por soñación que las ulteriores revoluciones en los países del Oriente, con una población incomparablemente más numerosa y que se diferencian mucho más por la diversidad de las condiciones sociales, les brindarán sin duda más peculiaridades que la revolución rusa.

Ni que decir tiene que el manual escrito siguiendo a Kautsky fue, en su época, cosa muy útil. Pero ya es tiempo de renunciar a la idea de que este manual había previsto todas las formas del desarrollo de la historia universal. A los que piensan de tal modo es hora ya de llamarles simplemente imbéciles.”

Lenin sostiene que, a diferencia de los oportunistas y acomodados socialdemócratas, debemos actuar, aunque no se den las mejores condiciones para alcanzar nuestra meta. Incluso dice que esas condiciones se pueden conquistar de una manera distinta de la habitual. Eso es lo que él hizo y lo que han hecho más tarde todos los grandes revolucionarios proletarios como Stalin, Mao, Hoxha, Che Guevara, Fidel Castro, Kim Il Sung, Ho Chi Minh, etc. Pero, al mismo tiempo, ninguno de ellos sostuvo que la voluntad es omnipotente, que querer es poder o que cualquier deseo se puede convertir en realidad, porque eso sería subjetivismo y voluntarismo, idealismo a fin de cuentas. Lo que han intentado todos ellos es sacar el máximo provecho de las condiciones objetivas, acelerar al máximo su desarrollo. Para lograrlo, claro está, hay que estar bien atento a cuáles son las condiciones concretas en las que intervenimos, a cómo están evolucionando, y apoyarse en el conocimiento que tenemos de cuál es el desarrollo necesario de la realidad.

Más concretamente, nuestros precursores trataron de acelerar el paso al comunismo, sin dejar de tener en cuenta las condiciones reales. Por eso, al tiempo que Lenin combate así la pasividad derechista de los Sujánov, lucha por una Nueva Política Económica que resucitaba en parte la propiedad privada, el comercio, la explotación de los obreros por los capitalistas e incluso buscaba atraer las inversiones extranjeras con ciertas restricciones. Así es como se proponía conseguir las condiciones que le faltaban a la construcción del socialismo en Rusia. “Después del triunfo del proletariado, aunque sólo sea en un país, aparece –según Lenin- algo nuevo en la relación entre las reformas y la revolución. En principio, el problema sigue planteado del mismo modo, pero en la forma se produce un cambio, que Marx, personalmente, no pudo prever, pero que sólo puede ser comprendido colocándose en el terreno de la filosofía y de la política del marxismo… Después del triunfo, ellas [las reformas] (aunque en escala internacional sigan siendo el mismo ‘producto accesorio’) constituyen, además, para el país en que se ha triunfado, una tregua necesaria y legítima en los casos en que es evidente que las fuerzas, después de una tensión extrema, no bastan para llevar a cabo por vía revolucionaria tal o cual transición. El triunfo proporciona tal ‘reserva de fuerzas´, que hay con qué mantenerse, tanto desde el punto de vista material como del moral, aun en caso de una retirada forzosa.” (Acerca de la significación del oro en la actualidad y después de la victoria completa del socialismo) Stalin añade que tales reformas no están llamadas “a descomponer a la revolución, sino a las clases no proletarias.” (Fundamentos del leninismo)

En ese esfuerzo por aprovechar las condiciones reales para avanzar de la manera más rápida hacia el comunismo, los grandes revolucionarios pudieron cometer errores de apreciación y errores prácticos, pero no por eso dejan de ser para nosotros un ejemplo del que debemos inspirarnos. A priori, es imposible saber si vamos a acertar, si nos vamos a pasar o a quedar cortos. Hay que estar dispuesto a asumir riesgos.

En otras palabras, debemos ser audaces en la acción, pero evitando caer en la temeridad. Esta exageración de la audacia –la temeridad- es lo que reprochan los dirigentes chinos actuales al Mao de los últimos años, al tiempo que defienden el carácter globalmente positivo de su actuación y de su legado (no como hizo Jruschov respecto de Stalin). Por ahora, parece que el desarrollo de China les da la razón. Los comunistas vietnamitas primero y, ahora, los comunistas cubanos emprenden caminos similares, a la vez que todos los países socialistas superan sus contradicciones mutuas y estrechan su colaboración.

La base científica de la política comunista

Precisamente, para ser audaces sin ser temerarios, debemos conocer los límites –elásticos, pero límites al fin y al cabo- que no debe traspasar nuestra audacia y ese conocimiento nos lo proporciona el materialismo histórico. Examinemos, a la luz de todo lo anterior, la exposición sintética que del mismo hace Marx en el prólogo a su obra Crítica de la Economía Política:

“… en la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales”.

Existe pues una dependencia de las relaciones de producción con respecto a las fuerzas productivas. Esto significa que es más difícil construir relaciones sociales comunistas en una sociedad de escasas fuerzas productivas como es todavía China que en una sociedad desarrollada por el capitalismo como la europea o la norteamericana. Claro que esa dificultad no significa imposibilidad, sino que puede vencerse si, por ejemplo, China recibiera la ayuda de alguna potencia socialista desarrollada, como pudo ser la URSS o podrían ser algunos países como el nuestro si fuéramos capaces de transformar nuestro revolucionarismo verbal en hechos.

Los dirigentes chinos actuales estimaron que, en las condiciones internacionales dadas, no les era posible avanzar en la construcción del socialismo si, previamente, no desarrollaban y socializaban sus fuerzas productivas pobres y desperdigadas haciendo parcialmente uso del capitalismo. No obstante, cabe la posibilidad de que hayan exagerado las dificultades y hayan hecho concesiones exageradas a la burguesía.

En cualquier caso, esta ley fundamental del desarrollo de la sociedad nos permite comprender y explicar a las masas por qué el capitalismo es capaz de desarrollar las fuerzas productivas en los países emergentes como China (donde se combina con la fuerza de la propiedad social y la planificación central) y por qué, en cambio, estrangula la producción en los países desarrollados, sustituyéndola por la especulación, la rapiña y la corrupción: esto simplemente significa que el capitalismo está agotando su papel histórico progresivo y debe ser sustituido por el socialismo allí donde ha creado potentes fuerzas productivas de carácter social.

De la observación de Marx también deducimos que el desarrollo de las fuerzas productivas en China permitirá sustituir más fácilmente las relaciones de producción capitalistas por otras socialistas, si existen condiciones políticas y voluntad política para ello. En cuanto a esas condiciones políticas e ideológicas, Marx explica sus vínculos con la base material y productiva de la sociedad:

“El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia.

Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica, se revoluciona, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella.”

Por consiguiente, a mayor desarrollo económico, como el que ha experimentado el mundo desde la II Guerra Mundial y China en particular, mayor posibilidad de difusión de la conciencia revolucionaria. Pero no se trata de una difusión espontánea o automática, sino en lucha contra la conciencia difundida a su vez por la clase dominante. En China reviste gran importancia que la dominación la ejerza el Partido Comunista, que propugna la ideología del proletariado, y que no la ejerza la burguesía a la que se ha permitido crecer en los últimos 30 años.

Después del bandazo derechista contra los excesos de la revolución cultural, China sufrió la revuelta de Tien An Men, una tentativa de contrarrevolución política burguesa a la que hizo frente con éxito. Desde entonces, parece que ha corregido un tanto su enfoque excesivamente unilateral sobre el desarrollo de la fuerzas productivas a cualquier precio y, desde el último Congreso del PCCh, se aprecia cierto giro a la izquierda.

“Ninguna formación social –continúa Marx- desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella y jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua. Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, pues, bien miradas las cosas, vemos siempre que estos objetivos sólo brotan cuando ya se dan o, por lo menos, se están gestando, las condiciones materiales para su realización.”

En esto se apoyan los actuales dirigentes chinos para fomentar la producción mercantil simple y capitalista en su país, así como para sostener que al capitalismo todavía le queda cuerda. Ciertamente, el capitalismo no está del todo agotado y quizás supere superficialmente esta última crisis, pero no tardará en caer en otra aún peor y la tendencia a la conflagración mundial va a acentuarse a un ritmo exponencial. Los comunistas chinos parecen confiar excesivamente en evitar que, en su país, la burguesía tome el Poder político y que, a escala mundial, desencadene un gran conflicto. Quizás sean demasiado confiados con el enemigo y demasiado desconfiados con el potencial revolucionario de los trabajadores, pero no existen fundamentos sólidos para afirmar que son revisionistas partidarios del capitalismo. Al contrario, su línea política, aunque heterodoxa, respeta las bases científicas del marxismo y está haciendo mucho más de lo que parece para ayudar a la causa proletaria. Si queremos contribuir a que los comunistas chinos corrijan sus posibles errores derechistas, los revolucionarios de los países más desarrollados no debemos condenarlos sino apoyarlos. Y, además y sobre todo, somos nosotros quienes tenemos la responsabilidad de recuperar la iniciativa del socialismo internacional ya que disponemos de las mejores condiciones para construir la nueva sociedad.

En general, no se trata de esperar a un agotamiento total de las posibilidades del capitalismo para desarrollar las fuerzas productivas. Esto no lo ha hecho ningún modo de producción anterior: la burguesía pasó a dominar el mundo sin esperar a que se desarrollara el capitalismo en todas partes; incluso empezó a dominarlo cuando la mayoría de los países todavía vivía en condiciones de semi-feudalidad y hasta se apoyó en eso para acelerar la acumulación de capital. El proletariado chino también está apoyándose en el capitalismo para avanzar hacia el socialismo. En países avanzados como España, hay que comprender y explicar esta dialéctica, y apoyarnos en todas las circunstancias objetivas favorables que se están desarrollando para avanzar resueltamente hacia la revolución socialista proletaria. Aquí sí que el capitalismo está suficientemente agotado, y la clase obrera debe conquistar el Poder político para emprender un proceso de socialización de la propiedad sobre los medios de producción. Tal es el objetivo estratégico necesario determinado por el desarrollo de la contradicción entre el carácter ya enteramente social del grueso de las fuerzas productivas en España y las relaciones de producción de capitalismo monopolista. Sin embargo, no todas las condiciones empujan en una dirección revolucionaria y tenemos que tenerlas todas en cuenta. En particular, se da un gran desfase entre las condiciones objetivas y las subjetivas, entre la necesidad económica y la conciencia y organización social que han de satisfacerla. Es más, estas últimas siguen una evolución diametralmente opuesta que augura un agudo conflicto político. Los comunistas de China y de Occidente también seguimos métodos opuestos, pero avanzamos hacia la misma meta común: el socialismo.


Última edición por UniónProletaria el Dom Nov 21, 2010 11:51 pm, editado 1 vez
el_republicano2
el_republicano2
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2371
Reputación : 2802
Fecha de inscripción : 10/12/2009

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por el_republicano2 el Dom Nov 21, 2010 11:44 pm

¿Esto no debería ir en comunicados de organizaciones?
avatar
Invitado
Invitado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Invitado el Dom Nov 21, 2010 11:52 pm

Spoiler:
http://www.unionproletaria.net/spip.php?article363

Cómo China ayuda al movimiento obrero

Por Unión Proletaria

En el movimiento obrero hay desconfianza e incluso rechazo hacia la política china. Muchos comunistas la consideran capitalista y muchos sindicalistas de Europa y Norteamérica la culpabilizan del cierre de empresas y del deterioro de los salarios. Por su parte, los imperialistas hacen negocios con China, pero ven en ella al enemigo a largo plazo: por ejemplo, Gorbachov, en su confesión anticomunista de 1999, destacaba a China como el gran problema pendiente. ¿Será beneficioso para los trabajadores unirse a la cruzada de los capitalistas contra China?

La crisis económica ha llevado a tasas de crecimiento negativas a casi todos los países capitalistas desarrollados y, pese a ello, el crecimiento global ha sido posible gracias a la contribución de los países a los que se llama “emergentes”: Brasil, India y, sobre todo, China. La crisis ha afectado a este país sobre todo por la reducción de la demanda internacional. El crecimiento del gigante asiático bajó desde más del 10% hasta el 7%, pero este año remontará previsiblemente por encima del 9%. China se está convirtiendo en una de las primeras potencias económicas del mundo en cifras absolutas. Claro que si se matiza este dato con el hecho de su elevadísima cifra de población, la riqueza por habitante es todavía bastante baja, si la comparamos con la de los países más avanzados. No obstante, es una potencia cada vez más influyente en el escenario internacional. Pero, ¿es una potencia socialista o una potencia capitalista, incluso imperialista? Debemos hallar la respuesta correcta a esta pregunta porque así podremos concretar mejor la política que necesita la clase obrera para avanzar lo más rápidamente posible hacia su emancipación.

Antes incluso de desentrañar la naturaleza política de la sociedad china, vamos a examinar las consecuencias del desarrollo de China en el proceso de la revolución proletaria mundial, aun en el caso de que sus dirigentes quisieran instaurar plenamente el capitalismo.

China está transformando el mundo

Es un hecho objetivo y reconocido por todos que las autoridades chinas han favorecido un crecimiento importante de las relaciones de producción mercantiles e inclusive capitalistas, y que, como consecuencia de ello, se han desarrollado mucho las fuerzas productivas. La propaganda de los imperialistas ha aprovechado esto para, en primer lugar, decretar el fin del socialismo en el país más poblado de la Tierra y, en segundo lugar, para confirmar su prejuicio de que el socialismo sólo sirve para repartir la pobreza, mientras que el capitalismo y su egoísmo son el único medio capaz de crear riqueza. Todo esto, obviamente, con la intención de desmoralizar a los comunistas y a los obreros con conciencia de clase. Sin embargo, los imperialistas son los primeros en no creerse del todo su propia propaganda al constatar que el imperio del capital tropieza en China con serios límites y que este país supera la prueba de la crisis económica mejor que las grandes potencias de Occidente. De ahí que tomen partido por los independentistas tibetanos y uigures; de ahí que le concedan el Premio Nobel de la Paz al opositor Liu Xiaobao; etc., etc.

Pero, volvamos al frío análisis de los resultados. En China, están creciendo las fuerzas productivas, el carácter social de las mismas (es decir que la gran producción está ganando terreno sobre la pequeña producción), el número y la proporción de proletarios sobre el conjunto de la población, su movimiento huelguístico y sindical, etc. Y todo eso, precisamente allí donde se concentra una quinta parte de la humanidad. Nada más que por eso, porque se debilitan los obstáculos materiales con los que tropezó el socialismo en el pasado, debemos reconocer que la política que sigue China ayuda objetivamente a la revolución proletaria mundial. Y el impacto de esta política no queda encerrado en sus fronteras nacionales, sino que se extiende a todo el planeta.

En primer lugar, el movimiento de capitales hacia China en condiciones internacionales de sobreproducción capitalista provoca, en el seno de los países imperialistas, un deterioro acelerado de la economía productiva y de la situación de las masas laboriosas. Este factor, combinado con la actual crisis, da como resultado en estos países un brusco empeoramiento de la situación de la clase obrera, una reducción de la “clase media” y una tendencia a la homogeneización en las condiciones de vida del proletariado internacional. Sin embargo, contrariamente a lo que nos cuentan los políticos burgueses, la causa de este fenómeno no radica en China, donde la situación de los trabajadores mejora continuamente. Los únicos responsables son los magnates financieros de las grandes potencias que exportan sus capitales para sacar mayor provecho, aunque con ello perjudiquen a la mayoría de sus compatriotas. El resultado objetivo, en última instancia, es que aparecen condiciones objetivas que impulsan la lucha de clases, motor principal del progreso hacia el socialismo en países de capitalismo desarrollado.

En segundo lugar, aunque sólo sea porque China necesita materias primas (petróleo, minerales, etc.) y carece de los vínculos tradicionales coloniales y de instrumentos neocoloniales que tienen las potencias occidentales, establece sus relaciones económicas con los países del Tercer Mundo en condiciones ventajosas para éstos y, con ello, está contribuyendo al desarrollo de los mismos. Existe un reconocimiento generalizado de que así es: de que el trato de China con los países de África, Asia y América Latina se distingue, por ahora, del habitual expolio imperialista. Como consecuencia de esta novedad, los países atrasados están desarrollando sus infraestructuras, una incipiente industria, el nivel cultural de sus pobladores, etc., y así no necesitarán tanto malvender sus materias primas en el extranjero. Esto, a su vez, va a reducir las superganancias que, de esta fuente, obtenían los monopolios y mermará la capacidad de éstos para sobornar permanentemente a la aristocracia obrera en sus países, lo cual redundará en beneficio de la independencia política del proletariado y del auge de su lucha de clase.

En tercer lugar, y éste es uno de los reproches más habituales de la propaganda imperialista, China no atiende a criterios políticos o geopolíticos a la hora de establecer relaciones económicas con otros países. Esto le lleva a no respetar los bloqueos y embargos decretados por los cárteles imperialistas y a comerciar e invertir capital en países socialistas y otros que sin serlo sufren el hostigamiento imperialista. Cuba, Corea, Vietnam, Laos y también Venezuela, Irán, Sudán, Eritrea, la R. D. del Congo, etc., agradecen esta ayuda material de China, la cual debilita el dominio imperialista internacional y favorece el desarrollo de la lucha antiimperialista y su unidad.

En cuarto lugar, la política exterior china se opone a la guerra y al hegemonismo, aunque al mismo tiempo trate de evitar los conflictos con el imperialismo a veces a costa de dolorosas concesiones al mismo. No estamos ante un ejercicio tan explícito de internacionalismo proletario como el que realizaron la URSS y la China de Mao, pero la correlación de fuerzas ha empeorado políticamente. Lo que más beneficia hoy a la causa obrera internacional es el máximo desarrollo de las tendencias económico-sociales hasta aquí explicadas, antes de que estalle la guerra a gran escala. Así, en el caso de que ésta ocurra, en el caso de que la revolución no madure lo suficientemente rápido como para adelantarse a la guerra imperialista, ésta se enfrentará a un movimiento obrero y a unos países socialistas más fuertes. Recapitulando, aunque los dirigentes chinos fueran unos revisionistas partidarios de desarrollar plenamente el capitalismo en su país, su labor es útil al proletariado internacional porque están subvirtiendo el sistema de relaciones internacionales que sustentó al imperialismo durante el siglo XX.

La evolución política de China

Dicho esto, no podemos dejar de tener en cuenta también la declaración de intenciones de los gobernantes chinos, contrastada con los resultados de su política. Dicen que su objetivo es el comunismo y que están construyendo el socialismo, todavía en su etapa primaria. La propiedad de los medios de producción es estatal o cooperativa en su tres cuartas partes. Han sacado de la pobreza a cientos de millones de sus compatriotas. Están llevando a cabo el mayor plan de inversiones de la historia para reducir las diferencias sociales y territoriales. El gobierno lo ejerce un partido comunista que proclama basarse en el marxismo-leninismo y que aplica una dictadura contra los elementos burgueses domésticos y foráneos que intenten subvertir el orden político interno. El PC de China tiene relaciones preferentes con los partidos comunistas y participa en los debates y resoluciones del movimiento comunista internacional, etc. ¿Intentan engañarnos con palabras y apariencias? ¿Se engañan a sí mismos, haciendo concesiones innecesarias y fatales a la burguesía? ¿O su política, aunque innovadora y arriesgada, es correcta según el criterio marxista, es decir, proletario?

Para saberlo, tenemos que examinar la evolución de este país científicamente, desde el punto de vista del materialismo histórico, sin idealismo, sin dogmatismo.

China emprende el camino del socialismo en 1949, con la ayuda militar, política y económica de una gran potencia como era la Unión Soviética y bajo una correlación de fuerzas de clase más favorable al proletariado que la actual: el socialismo y el movimiento obrero y democrático acababan de derrotar al fascismo, engendro del gran capital. Aunque fuera un país tremendamente atrasado, mucho más que la Rusia prerrevolucionaria, y empobrecido por décadas de guerras, el contexto internacional le permitía avanzar con cierta rapidez en la construcción del socialismo y en la destrucción de las relaciones sociales feudales y capitalistas.

Sin embargo, esta tendencia política internacional beneficiosa para la revolución pronto se invirtió: el imperialismo concentró sus fuerzas en la “Guerra Fría” contra el comunismo y algunos países socialistas no tardaron en ceder, emprendiendo un proceso contrarrevolucionario. No se trataba solamente de un repliegue táctico, sino que el PCUS y otros partidos comunistas rompían ostentosamente con su pasado y con los principios del marxismo-leninismo, para experimentar una desnaturalización pequeñoburguesa, una socialdemocratización. Los dirigentes comunistas chinos con Mao Zedong a la cabeza se oponen a esta deriva y pierden por eso el apoyo que recibían de la URSS y sus aliados. China busca entonces el modo de proseguir su revolución socialista en estas nuevas circunstancias. Primero, intenta acelerarla a través del “Gran Salto Adelante” y las Comunas Populares, pero, al parecer, los resultados no son muy positivos. Aplica luego, durante cinco años una política más moderada, con más concesiones a las viejas relaciones sociales, consiguiendo estabilizar la situación y mejorarla. Entonces, Mao y otros dirigentes consideran que el país corre el peligro de deslizarse hacia el capitalismo y desencadenan la llamada Gran Revolución Cultural Proletaria que, con sus altibajos, duraría unos diez años, desde 1966 hasta poco después de la muerte de Mao en 1976. En este período también se intenta acelerar la adopción de relaciones sociales nuevas, de tipo comunista, como motor del desarrollo de la economía, de las fuerzas productivas sociales. En el ámbito internacional, China convierte a la URSS en su principal enemigo, consuma la ruptura de un movimiento comunista internacional seriamente afectado de revisionismo y busca un acercamiento con EE.UU. que le beneficie.

Al fallecer Mao, la dirección política china dará un viraje considerable. Se reprime a los partidarios de continuar la “revolución cultural” y se impone una política de “apertura y modernización socialista” por la que se permite el desarrollo de empresas capitalistas y de inversiones extranjeras capitalistas, con la única condición de desarrollar las fuerzas productivas y respetar el orden político del país. El precedente más conocido de una política de concesiones a la burguesía practicada por un gobierno comunista es la NEP en la URSS de los años 20. Sin embargo, la nueva política china va mucho más allá. ¿Es por ello revisionista? ¿Conduce a la plena instauración del capitalismo y a la dominación de la burguesía?

¿Dogmatismo o marxismo?

La respuesta será afirmativa si nos atenemos a la experiencia soviética y a la de otros países socialistas; y, sobre todo, si nos quedamos en la letra, si elevamos a la categoría de principios las decisiones adoptadas en ellas. Pero la teoría de la revolución socialista no puede limitarse a las primeras experiencias de ésta. Por supuesto, tiene que asimilarlas, pero sin convertirlas en modelo absoluto. Sobre todo tiene que entenderlas desde la concepción del mundo del marxismo-leninismo, que es mucho más que cualquier experiencia particular. No tenemos ninguna dificultad en entender eso cuando decimos que, si bien apreciamos el sindicalismo como forma básica del movimiento obrero, no estamos dispuestos a que el comunismo se quede en eso, en “economicismo”. Sin embargo, nos cuesta mucho más adoptar la misma actitud científica con respecto a la Unión Soviética, porque tememos que eso nos lleve a despreciarla para abrazar alguna teoría política atrasada, como el anarquismo, el trotskismo o el “Socialismo del Siglo XXI”. La teoría, como decía Stalin, es la práctica concentrada o acumulada, y el marxismo-leninismo es la teoría que concentra la práctica soviética, como una de las más avanzadas, pero no sólo ella, sino también la práctica de la clase obrera e incluso de la humanidad a lo largo de toda la Historia. Es, por eso mismo, mucho más rica que la práctica soviética y es la única base teórica válida para enjuiciar la política actual de China.

Pero comprender esto no basta para ponernos a salvo del dogmatismo y del doctrinarismo. Para orientarnos, no tenemos más instrumentos de navegación que los que nos ha legado el pasado, que son muy numerosos y complejos, incluso infinitos. Pero la realidad viva, presente y futura, lo es mucho más. Por eso, a Lenin le gustaba la cita del Fausto de Goethe: “gris es toda teoría, y verde es el árbol dorado de la vida”. No podemos, pues, ocupar todo nuestro tiempo estudiando e investigando. No podemos esperar a agotar la labor teórica para tomar posición y actuar, por miedo a equivocarnos. Eso no es propio de proletarios marxistas, sino de intelectuales pequeñoburgueses. Marx completa la maduración proletaria de su pensamiento con la última tesis sobre Feuerbach que dice así: “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo.” Por eso, Engels y Lenin, insistían en que estudiáramos la teoría del marxismo, pero que no la convirtiéramos en un dogma, sino en una guía para la acción.

Ser audaces sin ser temerarios

Dicho esto, y para simplificar la cuestión, ¿quién tiene razón: Stalin y Mao que implementaron un proceso relativamente rápido de construcción del socialismo, o Deng Xiaoping que lo ralentizó o lo hizo retroceder? En otros términos, se trata de ver hasta qué punto la voluntad, la subjetividad, pueden intervenir en la realidad concreta acelerando su desarrollo necesario, sin violentarla produciendo un efecto contrario al deseado. Veamos la respuesta de Lenin al socialdemócrata Sujánov:

“Para implantar el socialismo -decís- hace falta cultura. Perfectamente. Pero, entonces, ¿por qué no habíamos de crear primero en nuestro país premisas culturales como la expulsión de los terratenientes y de los capitalistas rusos y, después, iniciar ya el movimiento hacia el socialismo? ¿En qué libros habéis leído que semejantes variaciones del orden histórico habitual sean inadmisibles o imposibles? Recuerdo que Napoleón escribió: ‘On s’engage et puis... on voit’, lo que traducido libremente quiere decir: ‘Primero hay que entablar el combate serio y después ya veremos lo que pasa’. Pues bien, nosotros, en octubre de 1917, entablamos primero el combate serio y después ya hemos visto los detalles del desarrollo (desde el punto de vista de la historia universal, éstos, indudablemente, son detalles), tales como la paz de Brest, o la nueva política económica, etc. Y hoy no cabe ya duda de que, en lo fundamental, hemos obtenido el triunfo.

Nuestros Sujánov, sin hablar ya de aquellos socialdemócratas que están más a la derecha, incluso no se imaginan que las revoluciones, en general, no pueden hacerse de otra manera. Nuestros pequeños burgueses europeos no piensan ni por soñación que las ulteriores revoluciones en los países del Oriente, con una población incomparablemente más numerosa y que se diferencian mucho más por la diversidad de las condiciones sociales, les brindarán sin duda más peculiaridades que la revolución rusa.

Ni que decir tiene que el manual escrito siguiendo a Kautsky fue, en su época, cosa muy útil. Pero ya es tiempo de renunciar a la idea de que este manual había previsto todas las formas del desarrollo de la historia universal. A los que piensan de tal modo es hora ya de llamarles simplemente imbéciles.”

Lenin sostiene que, a diferencia de los oportunistas y acomodados socialdemócratas, debemos actuar, aunque no se den las mejores condiciones para alcanzar nuestra meta. Incluso dice que esas condiciones se pueden conquistar de una manera distinta de la habitual. Eso es lo que él hizo y lo que han hecho más tarde todos los grandes revolucionarios proletarios como Stalin, Mao, Hoxha, Che Guevara, Fidel Castro, Kim Il Sung, Ho Chi Minh, etc. Pero, al mismo tiempo, ninguno de ellos sostuvo que la voluntad es omnipotente, que querer es poder o que cualquier deseo se puede convertir en realidad, porque eso sería subjetivismo y voluntarismo, idealismo a fin de cuentas. Lo que han intentado todos ellos es sacar el máximo provecho de las condiciones objetivas, acelerar al máximo su desarrollo. Para lograrlo, claro está, hay que estar bien atento a cuáles son las condiciones concretas en las que intervenimos, a cómo están evolucionando, y apoyarse en el conocimiento que tenemos de cuál es el desarrollo necesario de la realidad.

Más concretamente, nuestros precursores trataron de acelerar el paso al comunismo, sin dejar de tener en cuenta las condiciones reales. Por eso, al tiempo que Lenin combate así la pasividad derechista de los Sujánov, lucha por una Nueva Política Económica que resucitaba en parte la propiedad privada, el comercio, la explotación de los obreros por los capitalistas e incluso buscaba atraer las inversiones extranjeras con ciertas restricciones. Así es como se proponía conseguir las condiciones que le faltaban a la construcción del socialismo en Rusia. “Después del triunfo del proletariado, aunque sólo sea en un país, aparece –según Lenin- algo nuevo en la relación entre las reformas y la revolución. En principio, el problema sigue planteado del mismo modo, pero en la forma se produce un cambio, que Marx, personalmente, no pudo prever, pero que sólo puede ser comprendido colocándose en el terreno de la filosofía y de la política del marxismo… Después del triunfo, ellas [las reformas] (aunque en escala internacional sigan siendo el mismo ‘producto accesorio’) constituyen, además, para el país en que se ha triunfado, una tregua necesaria y legítima en los casos en que es evidente que las fuerzas, después de una tensión extrema, no bastan para llevar a cabo por vía revolucionaria tal o cual transición. El triunfo proporciona tal ‘reserva de fuerzas´, que hay con qué mantenerse, tanto desde el punto de vista material como del moral, aun en caso de una retirada forzosa.” (Acerca de la significación del oro en la actualidad y después de la victoria completa del socialismo) Stalin añade que tales reformas no están llamadas “a descomponer a la revolución, sino a las clases no proletarias.” (Fundamentos del leninismo)

En ese esfuerzo por aprovechar las condiciones reales para avanzar de la manera más rápida hacia el comunismo, los grandes revolucionarios pudieron cometer errores de apreciación y errores prácticos, pero no por eso dejan de ser para nosotros un ejemplo del que debemos inspirarnos. A priori, es imposible saber si vamos a acertar, si nos vamos a pasar o a quedar cortos. Hay que estar dispuesto a asumir riesgos.

En otras palabras, debemos ser audaces en la acción, pero evitando caer en la temeridad. Esta exageración de la audacia –la temeridad- es lo que reprochan los dirigentes chinos actuales al Mao de los últimos años, al tiempo que defienden el carácter globalmente positivo de su actuación y de su legado (no como hizo Jruschov respecto de Stalin). Por ahora, parece que el desarrollo de China les da la razón. Los comunistas vietnamitas primero y, ahora, los comunistas cubanos emprenden caminos similares, a la vez que todos los países socialistas superan sus contradicciones mutuas y estrechan su colaboración.

La base científica de la política comunista

Precisamente, para ser audaces sin ser temerarios, debemos conocer los límites –elásticos, pero límites al fin y al cabo- que no debe traspasar nuestra audacia y ese conocimiento nos lo proporciona el materialismo histórico. Examinemos, a la luz de todo lo anterior, la exposición sintética que del mismo hace Marx en el prólogo a su obra Crítica de la Economía Política:

“… en la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales”.

Existe pues una dependencia de las relaciones de producción con respecto a las fuerzas productivas. Esto significa que es más difícil construir relaciones sociales comunistas en una sociedad de escasas fuerzas productivas como es todavía China que en una sociedad desarrollada por el capitalismo como la europea o la norteamericana. Claro que esa dificultad no significa imposibilidad, sino que puede vencerse si, por ejemplo, China recibiera la ayuda de alguna potencia socialista desarrollada, como pudo ser la URSS o podrían ser algunos países como el nuestro si fuéramos capaces de transformar nuestro revolucionarismo verbal en hechos.

Los dirigentes chinos actuales estimaron que, en las condiciones internacionales dadas, no les era posible avanzar en la construcción del socialismo si, previamente, no desarrollaban y socializaban sus fuerzas productivas pobres y desperdigadas haciendo parcialmente uso del capitalismo. No obstante, cabe la posibilidad de que hayan exagerado las dificultades y hayan hecho concesiones exageradas a la burguesía.

En cualquier caso, esta ley fundamental del desarrollo de la sociedad nos permite comprender y explicar a las masas por qué el capitalismo es capaz de desarrollar las fuerzas productivas en los países emergentes como China (donde se combina con la fuerza de la propiedad social y la planificación central) y por qué, en cambio, estrangula la producción en los países desarrollados, sustituyéndola por la especulación, la rapiña y la corrupción: esto simplemente significa que el capitalismo está agotando su papel histórico progresivo y debe ser sustituido por el socialismo allí donde ha creado potentes fuerzas productivas de carácter social.

De la observación de Marx también deducimos que el desarrollo de las fuerzas productivas en China permitirá sustituir más fácilmente las relaciones de producción capitalistas por otras socialistas, si existen condiciones políticas y voluntad política para ello. En cuanto a esas condiciones políticas e ideológicas, Marx explica sus vínculos con la base material y productiva de la sociedad:

“El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia.

Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica, se revoluciona, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella.”

Por consiguiente, a mayor desarrollo económico, como el que ha experimentado el mundo desde la II Guerra Mundial y China en particular, mayor posibilidad de difusión de la conciencia revolucionaria. Pero no se trata de una difusión espontánea o automática, sino en lucha contra la conciencia difundida a su vez por la clase dominante. En China reviste gran importancia que la dominación la ejerza el Partido Comunista, que propugna la ideología del proletariado, y que no la ejerza la burguesía a la que se ha permitido crecer en los últimos 30 años.

Después del bandazo derechista contra los excesos de la revolución cultural, China sufrió la revuelta de Tien An Men, una tentativa de contrarrevolución política burguesa a la que hizo frente con éxito. Desde entonces, parece que ha corregido un tanto su enfoque excesivamente unilateral sobre el desarrollo de la fuerzas productivas a cualquier precio y, desde el último Congreso del PCCh, se aprecia cierto giro a la izquierda.

“Ninguna formación social –continúa Marx- desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella y jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua. Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, pues, bien miradas las cosas, vemos siempre que estos objetivos sólo brotan cuando ya se dan o, por lo menos, se están gestando, las condiciones materiales para su realización.”

En esto se apoyan los actuales dirigentes chinos para fomentar la producción mercantil simple y capitalista en su país, así como para sostener que al capitalismo todavía le queda cuerda. Ciertamente, el capitalismo no está del todo agotado y quizás supere superficialmente esta última crisis, pero no tardará en caer en otra aún peor y la tendencia a la conflagración mundial va a acentuarse a un ritmo exponencial. Los comunistas chinos parecen confiar excesivamente en evitar que, en su país, la burguesía tome el Poder político y que, a escala mundial, desencadene un gran conflicto. Quizás sean demasiado confiados con el enemigo y demasiado desconfiados con el potencial revolucionario de los trabajadores, pero no existen fundamentos sólidos para afirmar que son revisionistas partidarios del capitalismo. Al contrario, su línea política, aunque heterodoxa, respeta las bases científicas del marxismo y está haciendo mucho más de lo que parece para ayudar a la causa proletaria. Si queremos contribuir a que los comunistas chinos corrijan sus posibles errores derechistas, los revolucionarios de los países más desarrollados no debemos condenarlos sino apoyarlos. Y, además y sobre todo, somos nosotros quienes tenemos la responsabilidad de recuperar la iniciativa del socialismo internacional ya que disponemos de las mejores condiciones para construir la nueva sociedad.

En general, no se trata de esperar a un agotamiento total de las posibilidades del capitalismo para desarrollar las fuerzas productivas. Esto no lo ha hecho ningún modo de producción anterior: la burguesía pasó a dominar el mundo sin esperar a que se desarrollara el capitalismo en todas partes; incluso empezó a dominarlo cuando la mayoría de los países todavía vivía en condiciones de semi-feudalidad y hasta se apoyó en eso para acelerar la acumulación de capital. El proletariado chino también está apoyándose en el capitalismo para avanzar hacia el socialismo. En países avanzados como España, hay que comprender y explicar esta dialéctica, y apoyarnos en todas las circunstancias objetivas favorables que se están desarrollando para avanzar resueltamente hacia la revolución socialista proletaria. Aquí sí que el capitalismo está suficientemente agotado, y la clase obrera debe conquistar el Poder político para emprender un proceso de socialización de la propiedad sobre los medios de producción. Tal es el objetivo estratégico necesario determinado por el desarrollo de la contradicción entre el carácter ya enteramente social del grueso de las fuerzas productivas en España y las relaciones de producción de capitalismo monopolista. Sin embargo, no todas las condiciones empujan en una dirección revolucionaria y tenemos que tenerlas todas en cuenta. En particular, se da un gran desfase entre las condiciones objetivas y las subjetivas, entre la necesidad económica y la conciencia y organización social que han de satisfacerla. Es más, estas últimas siguen una evolución diametralmente opuesta que augura un agudo conflicto político. Los comunistas de China y de Occidente también seguimos métodos opuestos, pero avanzamos hacia la misma meta común: el socialismo.
Grande
Grande
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 30
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 04/11/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Grande el Lun Nov 22, 2010 9:41 am

china explota
Mecagoendios
Mecagoendios
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4200
Reputación : 5097
Fecha de inscripción : 10/01/2010
Edad : 25
Localización : En la basura que abonará un gran futuro.

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Mecagoendios el Lun Nov 22, 2010 3:11 pm

Muevo a China.
Dimitri Kalashnikov
Dimitri Kalashnikov
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2226
Reputación : 2555
Fecha de inscripción : 04/06/2010
Edad : 26
Localización : Stalingrado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Lun Nov 22, 2010 4:16 pm

Yo creo que apoyar a China es apoyar al imperialismo, lo unicop que ha hecho china por el movimiento obrero es apoyar en todo el mundo partidos revisonistas ,eurocomunistas y demás , como el partido comunista de la república de moldavia y demás partidos que se definen como partidos acceptantes de la economía mixta de mercado.

China hoy en dia podría perfectamente desarollarse en un sistema socialista más de lo que la URSS ya que la URSS contaba con infinitamente menos bases materailes ,con una guerra que se le vino encima y demás obstaculos.

Como ya he dicho China ya ha mostrado su caractrer imperialista adquiriendo por ejemplo unas explotaciones petroliferas en Iraq o diferentes explotaciones de recursos naturales en países tercermundistas, sin contar las pesimas condiciones laborales que tienen los trabajadores chinos(jornadas laborales de 12 horas).

Se trata de ver esto desde la lucha de clases no del apoyo y posicionamiento de uno u otro bloque imperialista.

Y eso de afirmar que el proletariado chino se apoya en el capitalismo para construir el socialismo me parece fuera de lugar en una organisación marxista-leninista seria como pretende ser UP.
Universal
Universal
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 742
Reputación : 1025
Fecha de inscripción : 21/08/2010
Localización : Barrio de Tetuán

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Universal el Lun Nov 22, 2010 4:30 pm

A mí esto me deja perplejo, y lo único que se me ocurre es escribir alguna barbaridad. ¿Acaso creen que el proletariado consciente es imbécil? ¿tratan de justificar y argumentar que el régimen comunista desarrolla el capitalismo para supuestamente y posteriormente avanzar en el socialismo? ¿UP se lo cree o es que hay algún cheque por cobrar? ¿quién les dicta este tipo de comunicados?

Por cierto en África el gobierno Chino actúa del mismo modo, exactamente el mismo, que Francia, Estados Unidos o España: esclavizando y saqueando. En realidad no hace falta irse muy lejos, esa esclavitud está muy arraigada en la China actual, mientras su gobierno (rico y poderoso) se dedica a especular y expoliar por el mundo mientras pone facilidades a las multinacionales para que se asienten en China y puedan producir a bajo coste, a costa de los obreros claro.



Dimitri Kalashnikov
Dimitri Kalashnikov
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2226
Reputación : 2555
Fecha de inscripción : 04/06/2010
Edad : 26
Localización : Stalingrado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Lun Nov 22, 2010 4:49 pm

Mecagoendios escribió:Muevo a China.

Esta repetido , fusionalo , http://www.forocomunista.com/internacional-f99/como-china-ayuda-al-movimiento-obrero-t7196.htm
Shenin
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Shenin el Lun Nov 22, 2010 6:45 pm

Grande escribió:china explota

Pero, hombre, habrá que desarrollar el argumento un poco más, ¿no?
Mecagoendios
Mecagoendios
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4200
Reputación : 5097
Fecha de inscripción : 10/01/2010
Edad : 25
Localización : En la basura que abonará un gran futuro.

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Mecagoendios el Lun Nov 22, 2010 8:52 pm

Hecho.
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Deng el Lun Nov 22, 2010 11:09 pm

Dimitri Kalashnikov escribió:Yo creo que apoyar a China es apoyar al imperialismo, lo unicop que ha hecho china por el movimiento obrero es apoyar en todo el mundo partidos revisonistas ,eurocomunistas y demás , como el partido comunista de la república de moldavia y demás partidos que se definen como partidos acceptantes de la economía mixta de mercado.

China hoy en dia podría perfectamente desarollarse en un sistema socialista más de lo que la URSS ya que la URSS contaba con infinitamente menos bases materailes ,con una guerra que se le vino encima y demás obstaculos.

Como ya he dicho China ya ha mostrado su caractrer imperialista adquiriendo por ejemplo unas explotaciones petroliferas en Iraq o diferentes explotaciones de recursos naturales en países tercermundistas, sin contar las pesimas condiciones laborales que tienen los trabajadores chinos(jornadas laborales de 12 horas).

Se trata de ver esto desde la lucha de clases no del apoyo y posicionamiento de uno u otro bloque imperialista.

Y eso de afirmar que el proletariado chino se apoya en el capitalismo para construir el socialismo me parece fuera de lugar en una organisación marxista-leninista seria como pretende ser UP.

Bueno y afirmar que hacen falta dos revoluciones, una Revolución Democrática y luego una Socialista, para un país imperialista como es España (http://www.jovenguardia.es/web/biblioteca/category/27-estrategia-y-tactica.html?download=103%3Asobre-la-unidad-popular-la-lucha-por-la-republica-y-el-socialismo)
o que "la República es el único camino para construir un futuro de solidaridad, igualdad, y justicia social" (Octubre nº35, Abril de 2010), a mí me parece muy revisionista en una organización como la suya que encima presume de ortodoxia. Smile

Eso por no decir que además apoya a policías "de izquierdas" en Ecuador.

¡Viva China Popular!

Saludos Socialistas.
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Deng el Lun Nov 22, 2010 11:12 pm

Universal escribió:A mí esto me deja perplejo, y lo único que se me ocurre es escribir alguna barbaridad. ¿Acaso creen que el proletariado consciente es imbécil? ¿tratan de justificar y argumentar que el régimen comunista desarrolla el capitalismo para supuestamente y posteriormente avanzar en el socialismo? ¿UP se lo cree o es que hay algún cheque por cobrar? ¿quién les dicta este tipo de comunicados?

Por cierto en África el gobierno Chino actúa del mismo modo, exactamente el mismo, que Francia, Estados Unidos o España: esclavizando y saqueando. En realidad no hace falta irse muy lejos, esa esclavitud está muy arraigada en la China actual, mientras su gobierno (rico y poderoso) se dedica a especular y expoliar por el mundo mientras pone facilidades a las multinacionales para que se asienten en China y puedan producir a bajo coste, a costa de los obreros claro.

¿Camarada?, instrúyase:

http://www.infochina.be/fr/content/d%C3%A9veloppement-enfin-l%E2%80%99afrique-noire

Lo curioso es que lo que dice usted en parte parece, letra por letra, sacado de la prensa burguesa. ¿Casualidad?

¿Y qué más? ¿En Cuba la gente vive en la miseria y en la RPDC hay 200 000 presos políticos?

P.D. en efecto, usted ha escrito más de una barbaridad. En eso al menos no miente.
Joven Guardia
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Joven Guardia el Mar Nov 23, 2010 1:13 am

El PC de China y sus diálogos estratégicos con el PASOK y la Internacional Socialista

Comentario del periódico “Rizospastis” – Órgano del CC del KKE (Partido Comunista de Grecia-19/11/2010)

Es bien sabido que el KKE ha llegado a la conclusión que en la China actual se desarrollan las relaciones capitalistas con la particularidad de que esto ocurre bajo la dirección política de un partido que lleva el título de “comunista”.

Son bien conocidas las consecuencias de este desarrollo: ascenso de China en la posición superior entre los países con la mayor tasa de desarrollo capitalista y número de multimillonarios; abolición de logros importantes de los trabajadores como la atención sanitaria y la educación gratuitas que los trabajadores hoy en día tienen que pagar, millones de desempleados y trabajadores mal pagados.

Así que no fue por casualidad que Liu Jieyi -Director Adjunto del Departamento de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de China- en su reunión (16/1) con el primer ministro griego y presidente del PASOK y de la Internacional Socialista , Georgios Papandreou, dijo que: “La relación entre el PASOK y el Partido Comunista de China es excelente y tenemos toda la intención de colaborar estrechamente para promover las relaciones entre los partidos y a través de este canal a reforzar la cooperación estratégica excelente entre los dos países, especialmente ahora que nos enfrentamos a tantos desafíos”. Liu Jieyi no se olvidó a felicitar a G.Papandreou para “los resultados excelentes de las elecciones”. No podría ser de otra manera, ya que los representantes políticos de los monopolios (como COSCO), independientemente de su presentación (“socialista” en Grecia o “comunista” en China), entienden sus intereses clasistas comunes.

Las decisiones antipopulares del gobierno del PASOK reciben el saludo y el apoyo de los funcionarios chinos con la condición de que abran el camino para los monopolios chinos.

Como nos hemos enterado por Liu Jieyi, el interés del Partido Comunista de China no se limita solamente hacia el PASOK “socialista” sino que abarca la Internacional Socialista en su conjunto. Como ha dicho él mismo: “Consideramos muy importante la continuación de la coordinación y el intercambio de puntos de vista, así como el diálogo estratégico entre la Internacional Socialista y el Partido Comunista de China. Tenemos toda la intención de continuar este diálogo porque en las reuniones de estos dos últimos días nos hemos dado cuenta de las cosas en común entre la Internacional Socialista y la orientación política del Partido Comunista de China”.

Hay que recordar que esta “Internacional” en concreto ha apoyado las guerras imperialistas de los EE.UU. y de la OTAN, que constituye un pilar político de apoyo del sistema de explotación capitalista en Europa y en todo el mundo.

Después de todo eso, uno se puede preguntar si el Partido Comunista de China está a punto de abandonar su última “hoja de higuera”, su título.
Dimitri Kalashnikov
Dimitri Kalashnikov
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2226
Reputación : 2555
Fecha de inscripción : 04/06/2010
Edad : 26
Localización : Stalingrado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Mar Nov 23, 2010 1:39 am

Dimitrov escribió:
Dimitri Kalashnikov escribió:Yo creo que apoyar a China es apoyar al imperialismo, lo unicop que ha hecho china por el movimiento obrero es apoyar en todo el mundo partidos revisonistas ,eurocomunistas y demás , como el partido comunista de la república de moldavia y demás partidos que se definen como partidos acceptantes de la economía mixta de mercado.

China hoy en dia podría perfectamente desarollarse en un sistema socialista más de lo que la URSS ya que la URSS contaba con infinitamente menos bases materailes ,con una guerra que se le vino encima y demás obstaculos.

Como ya he dicho China ya ha mostrado su caractrer imperialista adquiriendo por ejemplo unas explotaciones petroliferas en Iraq o diferentes explotaciones de recursos naturales en países tercermundistas, sin contar las pesimas condiciones laborales que tienen los trabajadores chinos(jornadas laborales de 12 horas).

Se trata de ver esto desde la lucha de clases no del apoyo y posicionamiento de uno u otro bloque imperialista.

Y eso de afirmar que el proletariado chino se apoya en el capitalismo para construir el socialismo me parece fuera de lugar en una organisación marxista-leninista seria como pretende ser UP.




Bueno y afirmar que hacen falta dos revoluciones, una Revolución Democrática y luego una Socialista, para un país imperialista como es España (http://www.jovenguardia.es/web/biblioteca/category/27-estrategia-y-tactica.html?download=103%3Asobre-la-unidad-popular-la-lucha-por-la-republica-y-el-socialismo)
o que "la República es el único camino para construir un futuro de solidaridad, igualdad, y justicia social" (Octubre nº35, Abril de 2010), a mí me parece muy revisionista en una organización como la suya que encima presume de ortodoxia. Smile

Eso por no decir que además apoya a policías "de izquierdas" en Ecuador.

¡Viva China Popular!

Saludos Socialistas.

Pues informate un poco mejor ya que al parecer no tienes ni idea de lo que propone el PCE(m-l).

El PCE(m-l) plantea lo siguiente. COmo objetivo general la conquista del socialismo y el comunismo. En las condiciones actuales de nuestro pais, las tareas de revolucion socialista se entrelazan con tareas democratico revolucionarias y antiimperialistas( por ej, derecho de autodeterminacion)
La propuesta de Republica popular y federativa consiste en: derrocar a la monarquia oligarquica e imperialista, supresion del aparato judicial y represivo; y un nuevo aparato estatal bajo control de las organizaciones de clase
Implantacion de un nuevo poder popular, expulsion del imperialismo del pais y abandono de la OTAN y la UE.
Nacionalizacion de todas las empresas bajo capital extranjero y de las grandes empresas en general. Nacionalizacion de bancos, empresas del suelo, bosques, energia electrica, astilleros, siderurgia, minas, seguros..etc.
Lo nacionalizado integraran el sector estatal que se regira por principios de economia socialista.
Expropiacion forzosa de tierras de latifundistas y demas y apoyo a la formacion de cooperativas y granjas estatales en el campo. Confiscacion de riquezas en manos de ordenes religiosas.
Reduccion de jornada laboral y nueva legislacion laboral. Igualdad de hombre y mujer, y reconocimiento del migrante entre otras muchas cosas.


Antes de hablar de una organisación enterate como funciona antes de decir estas cosas , además no estamos en el hilo del PCE(m-l), asi que no se a que viene esto.


Y sobre el caso de ecuador , tambien hay un hilo , y discutiremos alli sobre todo lo de Ecuador.


Y en cuanto a China me parece una barbaridad seguir creyendo a los ''comunistas'' Chinos que como te he dicho son los que apoyan partidos revisonistas como nada más y nada menos que el de Moldavia o la intentona en Rumania de crear un aprtido de autodefinición , ''principios de economía mixta de mercado'' , además de que China es imperialista, cualquier leninista sabría que el capitalismo siempre lleva a un sitio el imperialismo.




CHINA SE APODERA DE LA TORTA
En los próximos tres años China concederá a Africa 33.000 millones de dólares en préstamos preferenciales y otros 2.000 millones en créditos. Paul Wolfowitz (presidente del Banco Mundial) criticó estos “préstamos suaves” chinos, porque rivalizan directamente con el papel que tienen organismos como el Banco Mundial o el FMI en la esclavización de estos países y en velar por los intereses del imperialismo estadounidense en la región. Pero la relativa “suavidad” de China no debe confundirnos porque sus intereses son similares, el control de los recursos naturales, pero en la medida que ha entrado más tarde en la escena del mercado capitalista necesita este tipo de política que la diferencia del imperialismo norteamericano y europeo con sus rudos métodos de explotación y dominio.

Pero además ha empezado a surgir otro problema más serio para el gobierno chino, las protestas de los trabajadores africanos. Las empresas chinas en África imponen unas condiciones laborales draconianas, no sólo ritmos de producción, escasas medidas de seguridad sino que además prohiben cualquier actividad sindical. En la última visita de Hu Jintao hace unas semanas al continente tuvo que suspender su viaje a Zambia por las protestas de los trabajadores.

En este país la empresa minera estatal china, China Non-Ferreus Metal Mining (Group) compró una mina en el cinturón del cobre, en Chambishi, en 1998, es verdad que eso generó empleos e inversiones. Pero los nuevos dueños chinos impusieron nuevas condiciones laborales y prohibieron la actividad sindical. En 2005 hubo una explosión que provocó decenas de muertes debido a la falta de medidas de seguridad, no es casualidad que China tenga la tasa más alta del mundo de muertes en la minería. Fue el peor desastre laboral de la historia del país. Los empresarios ni siquiera indemnizaron a las familias. Al año siguiente estalló una protesta laboral en la misma mina contra las condiciones de vida y los trabajadores se encontraron con la feroz represión de los vigilantes privados de la mina que asesinaron a cinco trabajadores. Esto ha provocado un gran resentimiento con el gobierno chino. Y este descontento con las condiciones impuestas por las empresas chinas no es algo aislado de Zambia sino que empieza a generalizarse.

China y EEUU son solo dos bloques imperialistas enfrentados.





Última edición por Dimitri Kalashnikov el Mar Nov 23, 2010 1:48 am, editado 1 vez
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Deng el Mar Nov 23, 2010 1:42 am

Joven Guardia escribió:El PC de China y sus diálogos estratégicos con el PASOK y la Internacional Socialista

Comentario del periódico “Rizospastis” – Órgano del CC del KKE (Partido Comunista de Grecia-19/11/2010)

Es bien sabido que el KKE ha llegado a la conclusión que en la China actual se desarrollan las relaciones capitalistas con la particularidad de que esto ocurre bajo la dirección política de un partido que lleva el título de “comunista”.

Son bien conocidas las consecuencias de este desarrollo: ascenso de China en la posición superior entre los países con la mayor tasa de desarrollo capitalista y número de multimillonarios; abolición de logros importantes de los trabajadores como la atención sanitaria y la educación gratuitas que los trabajadores hoy en día tienen que pagar, millones de desempleados y trabajadores mal pagados.

Así que no fue por casualidad que Liu Jieyi -Director Adjunto del Departamento de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de China- en su reunión (16/1) con el primer ministro griego y presidente del PASOK y de la Internacional Socialista , Georgios Papandreou, dijo que: “La relación entre el PASOK y el Partido Comunista de China es excelente y tenemos toda la intención de colaborar estrechamente para promover las relaciones entre los partidos y a través de este canal a reforzar la cooperación estratégica excelente entre los dos países, especialmente ahora que nos enfrentamos a tantos desafíos”. Liu Jieyi no se olvidó a felicitar a G.Papandreou para “los resultados excelentes de las elecciones”. No podría ser de otra manera, ya que los representantes políticos de los monopolios (como COSCO), independientemente de su presentación (“socialista” en Grecia o “comunista” en China), entienden sus intereses clasistas comunes.

Las decisiones antipopulares del gobierno del PASOK reciben el saludo y el apoyo de los funcionarios chinos con la condición de que abran el camino para los monopolios chinos.

Como nos hemos enterado por Liu Jieyi, el interés del Partido Comunista de China no se limita solamente hacia el PASOK “socialista” sino que abarca la Internacional Socialista en su conjunto. Como ha dicho él mismo: “Consideramos muy importante la continuación de la coordinación y el intercambio de puntos de vista, así como el diálogo estratégico entre la Internacional Socialista y el Partido Comunista de China. Tenemos toda la intención de continuar este diálogo porque en las reuniones de estos dos últimos días nos hemos dado cuenta de las cosas en común entre la Internacional Socialista y la orientación política del Partido Comunista de China”.

Hay que recordar que esta “Internacional” en concreto ha apoyado las guerras imperialistas de los EE.UU. y de la OTAN, que constituye un pilar político de apoyo del sistema de explotación capitalista en Europa y en todo el mundo.

Después de todo eso, uno se puede preguntar si el Partido Comunista de China está a punto de abandonar su última “hoja de higuera”, su título.

Respetable opinión del KKE. Aunque habría que ver si el PTB diría lo mismo. Dúdolo.

Se basa en hechos ciertos. Aunque por lo que es de la atención sanitaria y gratuita, la realidad de momento desmiente esas afirmaciones (gratuitas).

Creo que está tirado de los pelos relacionar la situación socio-económica de China con las relaciones entre el PC de China y la Internacional Socialista. Ejemplo de ello lo vemos cuando se ensañan con el hecho de que haya millones de parados en China. Lógico, es un país de 1300 millones de habitantes. Casi nada Very Happy

Aunque no deja de tener fundamento la crítica, la argumentación es falaz. Creo que si se siguiera esa regla de 3, se podría especular sobre una vía hacia el capitalismo por parte del PC de Cuba por... negociar con Moratinos y colaborar con el PSOE, pongamos.

El KKE no ha protestado cuando el PC de China ha tenido compromisos con fuerzas aún más reaccionarias que la Internacional Socialista. Sin embargo, lo hace cuando el PC de China lo hace con un representante griego. Denoto cierta falta de internacionalismo proletario en ello y sí mucho nacionalismo exclusivista.

En cualquier caso, el KKE es un gran partido, marxista-leninista, y su opinión es a tener en cuenta. A diferencia de otros que presumen de ortodoxia y en realidad son unos republicano-burgueses que luchan por la "igualdad, libertad, fraternidad" (Octubre #35, Abril 2010).
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Deng el Mar Nov 23, 2010 1:47 am

Dimitri Kalashnikov escribió:
Dimitrov escribió:
Dimitri Kalashnikov escribió:Yo creo que apoyar a China es apoyar al imperialismo, lo unicop que ha hecho china por el movimiento obrero es apoyar en todo el mundo partidos revisonistas ,eurocomunistas y demás , como el partido comunista de la república de moldavia y demás partidos que se definen como partidos acceptantes de la economía mixta de mercado.

China hoy en dia podría perfectamente desarollarse en un sistema socialista más de lo que la URSS ya que la URSS contaba con infinitamente menos bases materailes ,con una guerra que se le vino encima y demás obstaculos.

Como ya he dicho China ya ha mostrado su caractrer imperialista adquiriendo por ejemplo unas explotaciones petroliferas en Iraq o diferentes explotaciones de recursos naturales en países tercermundistas, sin contar las pesimas condiciones laborales que tienen los trabajadores chinos(jornadas laborales de 12 horas).

Se trata de ver esto desde la lucha de clases no del apoyo y posicionamiento de uno u otro bloque imperialista.

Y eso de afirmar que el proletariado chino se apoya en el capitalismo para construir el socialismo me parece fuera de lugar en una organisación marxista-leninista seria como pretende ser UP.




Bueno y afirmar que hacen falta dos revoluciones, una Revolución Democrática y luego una Socialista, para un país imperialista como es España (http://www.jovenguardia.es/web/biblioteca/category/27-estrategia-y-tactica.html?download=103%3Asobre-la-unidad-popular-la-lucha-por-la-republica-y-el-socialismo)
o que "la República es el único camino para construir un futuro de solidaridad, igualdad, y justicia social" (Octubre nº35, Abril de 2010), a mí me parece muy revisionista en una organización como la suya que encima presume de ortodoxia. Smile

Eso por no decir que además apoya a policías "de izquierdas" en Ecuador.

¡Viva China Popular!

Saludos Socialistas.

Pues informate un poco mejor ya que al parecer no tienes ni idea de lo que propone el PCE(m-l).

El PCE(m-l) plantea lo siguiente. COmo objetivo general la conquista del socialismo y el comunismo. En las condiciones actuales de nuestro pais, las tareas de revolucion socialista se entrelazan con tareas democratico revolucionarias y antiimperialistas( por ej, derecho de autodeterminacion)
La propuesta de Republica popular y federativa consiste en: derrocar a la monarquia oligarquica e imperialista, supresion del aparato judicial y represivo; y un nuevo aparato estatal bajo control de las organizaciones de clase
Implantacion de un nuevo poder popular, expulsion del imperialismo del pais y abandono de la OTAN y la UE.
Nacionalizacion de todas las empresas bajo capital extranjero y de las grandes empresas en general. Nacionalizacion de bancos, empresas del suelo, bosques, energia electrica, astilleros, siderurgia, minas, seguros..etc.
Lo nacionalizado integraran el sector estatal que se regira por principios de economia socialista.
Expropiacion forzosa de tierras de latifundistas y demas y apoyo a la formacion de cooperativas y granjas estatales en el campo. Confiscacion de riquezas en manos de ordenes religiosas.
Reduccion de jornada laboral y nueva legislacion laboral. Igualdad de hombre y mujer, y reconocimiento del migrante entre otras muchas cosas.

Antes de hablar de una organisación enterate como funciona antes de decir estas cosas , además no estamos en el hilo del PCE(m-l), asi que no se a que viene esto.

Pues a eso viene: a que un partido que dice que en nuestro país hay tareas "antiimperialistas" y "democrático-revolucionarias" cuando está en un País de capitalismo imperialista, es decir que peca de revisionismo jruschovista, se permite llamar a China imperialista y a decir quien es m-l y quien no.

Usted dedíquese a llevar la libertad, la igualdad y la fraternidad al pueblo recitándole discursos de Azaña y olvídese de los camaradas chinos.

¡Viva China Popular!
Dimitri Kalashnikov
Dimitri Kalashnikov
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2226
Reputación : 2555
Fecha de inscripción : 04/06/2010
Edad : 26
Localización : Stalingrado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Mar Nov 23, 2010 1:54 am

Dimitrov escribió:
Dimitri Kalashnikov escribió:
Dimitrov escribió:
Dimitri Kalashnikov escribió:Yo creo que apoyar a China es apoyar al imperialismo, lo unicop que ha hecho china por el movimiento obrero es apoyar en todo el mundo partidos revisonistas ,eurocomunistas y demás , como el partido comunista de la república de moldavia y demás partidos que se definen como partidos acceptantes de la economía mixta de mercado.

China hoy en dia podría perfectamente desarollarse en un sistema socialista más de lo que la URSS ya que la URSS contaba con infinitamente menos bases materailes ,con una guerra que se le vino encima y demás obstaculos.

Como ya he dicho China ya ha mostrado su caractrer imperialista adquiriendo por ejemplo unas explotaciones petroliferas en Iraq o diferentes explotaciones de recursos naturales en países tercermundistas, sin contar las pesimas condiciones laborales que tienen los trabajadores chinos(jornadas laborales de 12 horas).

Se trata de ver esto desde la lucha de clases no del apoyo y posicionamiento de uno u otro bloque imperialista.

Y eso de afirmar que el proletariado chino se apoya en el capitalismo para construir el socialismo me parece fuera de lugar en una organisación marxista-leninista seria como pretende ser UP.




Bueno y afirmar que hacen falta dos revoluciones, una Revolución Democrática y luego una Socialista, para un país imperialista como es España (http://www.jovenguardia.es/web/biblioteca/category/27-estrategia-y-tactica.html?download=103%3Asobre-la-unidad-popular-la-lucha-por-la-republica-y-el-socialismo)
o que "la República es el único camino para construir un futuro de solidaridad, igualdad, y justicia social" (Octubre nº35, Abril de 2010), a mí me parece muy revisionista en una organización como la suya que encima presume de ortodoxia. Smile

Eso por no decir que además apoya a policías "de izquierdas" en Ecuador.

¡Viva China Popular!

Saludos Socialistas.

Pues informate un poco mejor ya que al parecer no tienes ni idea de lo que propone el PCE(m-l).

El PCE(m-l) plantea lo siguiente. COmo objetivo general la conquista del socialismo y el comunismo. En las condiciones actuales de nuestro pais, las tareas de revolucion socialista se entrelazan con tareas democratico revolucionarias y antiimperialistas( por ej, derecho de autodeterminacion)
La propuesta de Republica popular y federativa consiste en: derrocar a la monarquia oligarquica e imperialista, supresion del aparato judicial y represivo; y un nuevo aparato estatal bajo control de las organizaciones de clase
Implantacion de un nuevo poder popular, expulsion del imperialismo del pais y abandono de la OTAN y la UE.
Nacionalizacion de todas las empresas bajo capital extranjero y de las grandes empresas en general. Nacionalizacion de bancos, empresas del suelo, bosques, energia electrica, astilleros, siderurgia, minas, seguros..etc.
Lo nacionalizado integraran el sector estatal que se regira por principios de economia socialista.
Expropiacion forzosa de tierras de latifundistas y demas y apoyo a la formacion de cooperativas y granjas estatales en el campo. Confiscacion de riquezas en manos de ordenes religiosas.
Reduccion de jornada laboral y nueva legislacion laboral. Igualdad de hombre y mujer, y reconocimiento del migrante entre otras muchas cosas.

Antes de hablar de una organisación enterate como funciona antes de decir estas cosas , además no estamos en el hilo del PCE(m-l), asi que no se a que viene esto.

Pues a eso viene: a que un partido que dice que en nuestro país hay tareas "antiimperialistas" y "democrático-revolucionarias" cuando está en un País de capitalismo imperialista, es decir que peca de revisionismo jruschovista, se permite llamar a China imperialista y a decir quien es m-l y quien no.

Usted dedíquese a llevar la libertad, la igualdad y la fraternidad al pueblo recitándole discursos de Azaña y olvídese de los camaradas chinos.

¡Viva China Popular!

Los camaradas chinos que por ciero muchos estan en la carcel.
http://www.forocomunista.com/republica-popular-china-f93/china-condena-a-activista-maoista-a-tres-anos-de-prision-t6556.htm

CHINA SE APODERA DE LA TORTA
En los próximos tres años China concederá a Africa 33.000 millones de dólares en préstamos preferenciales y otros 2.000 millones en créditos. Paul Wolfowitz (presidente del Banco Mundial) criticó estos “préstamos suaves” chinos, porque rivalizan directamente con el papel que tienen organismos como el Banco Mundial o el FMI en la esclavización de estos países y en velar por los intereses del imperialismo estadounidense en la región. Pero la relativa “suavidad” de China no debe confundirnos porque sus intereses son similares, el control de los recursos naturales, pero en la medida que ha entrado más tarde en la escena del mercado capitalista necesita este tipo de política que la diferencia del imperialismo norteamericano y europeo con sus rudos métodos de explotación y dominio.

Pero además ha empezado a surgir otro problema más serio para el gobierno chino, las protestas de los trabajadores africanos. Las empresas chinas en África imponen unas condiciones laborales draconianas, no sólo ritmos de producción, escasas medidas de seguridad sino que además prohiben cualquier actividad sindical. En la última visita de Hu Jintao hace unas semanas al continente tuvo que suspender su viaje a Zambia por las protestas de los trabajadores.

En este país la empresa minera estatal china, China Non-Ferreus Metal Mining (Group) compró una mina en el cinturón del cobre, en Chambishi, en 1998, es verdad que eso generó empleos e inversiones. Pero los nuevos dueños chinos impusieron nuevas condiciones laborales y prohibieron la actividad sindical. En 2005 hubo una explosión que provocó decenas de muertes debido a la falta de medidas de seguridad, no es casualidad que China tenga la tasa más alta del mundo de muertes en la minería. Fue el peor desastre laboral de la historia del país. Los empresarios ni siquiera indemnizaron a las familias. Al año siguiente estalló una protesta laboral en la misma mina contra las condiciones de vida y los trabajadores se encontraron con la feroz represión de los vigilantes privados de la mina que asesinaron a cinco trabajadores. Esto ha provocado un gran resentimiento con el gobierno chino. Y este descontento con las condiciones impuestas por las empresas chinas no es algo aislado de Zambia sino que empieza a generalizarse.

España es un país imperialista de segundo orden , osea es un país que ya no tiene independencia nacional y prueba de ello es la UE y OTAN asi como las multinacionales que actuan aqui , asi como que en españa asi como en muchos países europeos el que decide es el FMI(banco privado de EEUU), por eso se dice que se tiene que hacer una revolución por etapas ININTERUMPIDA , que otra vez criticas sin saber ni lo que es.
Afirmar que en españa no hay tareas antiimperialistas es absurdo , al igual que en muchos países europeos,
Para ti la UE , el FMI y la OTAN y demás multinacionales las controla España .
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Deng el Mar Nov 23, 2010 2:01 am

Vaya, o sea que ahora apoya usted a los maoístas cuando le interesa. Como cambiais en el PCE (m-l). ¿No decíais que Mao nunca había sido marxista?

¿Revolución por etapas? ¿En un país, como usted dice, imperialista de segundo orden?

Pues oiga, dos cosas:

1. Lo primero, me dice usted donde dice que el PCE (m-l) diga ahora que España es un país imperialista, porque yo aún no lo he visto. Es lo que tiene heredar la costumbre de decir en los años 70 que era una colonia. Pero vamos, de verdad quisiera verlo si dice tal cosa ahora.

2. El KKE, precisamente, no dice que en su país, que califica de imperialista, haya que hacer una revolución "por etapas". Vamos, al menos eso es lo que dice en las tesis de su último congreso. ¿Está equivocado en su análisis el KKE?

¿No sufriréis de algún tipo de Revisionismo Jruschovista? Es que oiga, eso de la revolución "por etapas", el "gobierno antimonopolista" en países de capitalismo en su fase superior, esas son las tesis de Jruschov en el XX Congreso del PCUS.

¿No será que no queréis responsabilizaros de vuestras tareas COMUNISTAS y os escaqueais de ellas bajo un disfraz republicano-burgués?
Dimitri Kalashnikov
Dimitri Kalashnikov
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2226
Reputación : 2555
Fecha de inscripción : 04/06/2010
Edad : 26
Localización : Stalingrado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Mar Nov 23, 2010 2:18 am

Dimitrov escribió:Vaya, o sea que ahora apoya usted a los maoístas cuando le interesa. Como cambiais en el PCE (m-l). ¿No decíais que Mao nunca había sido marxista?

¿Revolución por etapas? ¿En un país, como usted dice, imperialista de segundo orden?

Pues oiga, dos cosas:

1. Lo primero, me dice usted donde dice que el PCE (m-l) diga ahora que España es un país imperialista, porque yo aún no lo he visto. Es lo que tiene heredar la costumbre de decir en los años 70 que era una colonia. Pero vamos, de verdad quisiera verlo si dice tal cosa ahora.

2. El KKE, precisamente, no dice que en su país, que califica de imperialista, haya que hacer una revolución "por etapas". Vamos, al menos eso es lo que dice en las tesis de su último congreso. ¿Está equivocado en su análisis el KKE?

¿No sufriréis de algún tipo de Revisionismo Jruschovista? Es que oiga, eso de la revolución "por etapas", el "gobierno antimonopolista" en países de capitalismo en su fase superior, esas son las tesis de Jruschov en el XX Congreso del PCUS.

¿No será que no queréis responsabilizaros de vuestras tareas COMUNISTAS y os escaqueais de ellas bajo un disfraz republicano-burgués?



No es mi culpa si no lo ves , España es un país que va a rebufo de las grandes potencias imperialistas.
Estas afirmando entonces que en España manda el gobierno de ZP y el FMI , la UE , y la OTAN obedecen , no?no seas ingenuo.

No proponemos dos procesos uno popular y otro socialista sino un unico proceso ininterrumpido.


¿La pregunta es si España tiene independecia política y económica? QUe no la tiene ya que esta sujeta a organisaciones como las antes nombradas , otra cosa es que a su vez España ejerzca el imperialismo sobre otras naciones más debiles.

Yo considero que no estan del todo acertados los del KKE , pero yo no estoy aqui(a diferencia de ti) para difamar de organisaciones comunistas muy respetables como el KKE.

¿Que tendra que ver la posicion del partido con que en China se detiene a activistas maoístas?

Solo te he puesto un ejemplo de lo comunista que es China y su imperialismo apoyo a partidos revisonistas y demás cosas , como la adquisición de explotaciones petroliferas en IRAQ, cosa que todo el mundo se esperaba que las tomaran multinacionales de EEUU y resulta que son Chinas.

Como ya te he dicho las tareas no estan seaparads , se ENTRELAZAN aver si te enteras, no hables sin saber.

No se a que viene este trolleo hacia el PCE(m-l) ya que esto es un hilo para hablar de CHINA.


Bostezos
Bostezos
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 666
Reputación : 953
Fecha de inscripción : 01/02/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Bostezos el Mar Nov 23, 2010 2:34 pm

No se a que viene este trolleo hacia el PCE(m-l) ya que esto es un hilo para hablar de CHINA.


Viene a que su nueva estrategia es atacar por la espalda al PCEml. Cualquiera que este en Madrid lo sabra.

Sobre lo de España como pais imperialista de segundo orden en nuestros documentos del II Congreso queda explicitado(Documento de Situacion Internacional por ej)

Joven Guardia
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Joven Guardia el Miér Nov 24, 2010 4:36 pm

El texto esta muy bien, pero tras leer una buena exposición de la historia de China y conceptos marxista todavia no me queda claro como China ayuda al movimiento obrero la verdad. Que conste que para nada soy estoy convencido de la restauración capitalista de China, pero graves y serios indicios para criticar y temer la deriva de China si tenemos.

El PC de China tiene relaciones preferentes con los partidos comunistas y participa en los debates y resoluciones del movimiento comunista internacional, etc. ¿Intentan engañarnos con palabras y apariencias? ¿Se engañan a sí mismos, haciendo concesiones innecesarias y fatales a la burguesía? ¿O su política, aunque innovadora y arriesgada, es correcta según el criterio marxista, es decir, proletario?

Esto es una de las cosas que no tengo muy claro, el PC Chino lleva años siendo un ausente en los distintos encuentros y foros internacionales, o si aparece lo hace de mirandas, coño, que en el encuentro de PCs y organizaciones obreras de Lisboa de hace años los unicos que se abstuvieron apoyar una resolución contra la guerra de Irak fue el PC Chino y el PC Iraqui. Y el puesto de observador en la internacional socialista que obstenta el PCCh no ayuda a clarificar sus posiciones como también observa el KKE.

No niego la necesidad de desarrollar las fuerzas productivas y pasar por la fase capitalista, ni lo justo sus acuerdos comerciales con los países africanos, pero que los dirigentes chinos nos vayan especificando cuanto más va a durar esta NEP de 30 años...
Winstanley
Winstanley
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 118
Reputación : 130
Fecha de inscripción : 10/03/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Winstanley el Miér Nov 24, 2010 4:43 pm

ES IMPRESCINDIBLE DESLINDAR CON EL REVISIONISMO Y EL REFORMISMO PARA AVANZAR


ODIO DE CLASE


"Qué requisitos han de llenar los continuadores de la causa revolucionaria del proletariado? Deben ser verdaderos marxistas-leninistas, y no, como Jruschov, revisionistas disfrazados de marxista-leninistas. Deben ser revolucionarios que sirven de todo corazón a la inmensa mayoría de las masas populares de China y del mundo, y no individuos como Jruschov, que sirve a los intereses de una exigua capa social burguesa privilegiada en su país, y a los intereses del imperialismo y la reacción en el plano internacional". Mao Tse-tung


Hoy el movimiento comunista se encuentra en una encrucijada y la única manera para salir del recodo y avanzar es quitarse todo el lastre que hay en el interior y que falsamente se hace pasar por “comunista”. Sin combatir el revisionismo y toda clase de oportunismo y reformismo es imposible avanzar y desarrollar el comunismo.

Los revisionistas consiguieron revertir los procesos revolucionarios y de construcción socialista en la Unión Soviética y la Republica Popular de China, y restaurar el capitalismo con la cual asestaron un duro golpe al movimiento comunista internacional.

No nos vamos a extender mucho en este articulo pero si vamos a señalar algunas cuestiones básicas.

El revisionismo es una teoría que haciéndose pasar por “roja” y “marxista” en realidad desvirtúa el marxismo y lo quita toda su esencia revolucionaria. El revisionismo es un oportunismo de derechas que engaña, crea confusión y sirve a la burguesía. Los revisionistas amputan al marxismo, al comunismo su medula revolucionaria y lo convierten en una doctrina reformista. Sacrifican los intereses cardinales del proletariado para conformarse con las necesidades de la burguesía y son hoy una de las principales manifestaciones, sino la principal de la influencia burguesa sobre el proletariado.

El revisionismo contra el contenido revolucionario del marxismo hace pasar a primer plano y ensalza lo que es aceptable para la burguesía. Los revisionistas olvidan, relegan a un segundo plano, tergiversan el aspecto revolucionario de la doctrina marxista, su espíritu revolucionario.

El revisionismo es un peligro en el interior mismo del movimiento obrero y popular. Son falsos marxistas, que distorsionan los principios fundamentales planteados por Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao. Son una avanzada de la burguesía en el seno del movimiento obrero y constituyen por ello una verdadera amenaza para el desarrollo de la lucha revolucionaria de los pueblos.

Algunos canallas que se cuelgan la etiqueta de “comunistas” y “defensores de la clase obrera” están en la actualidad apoyando y justificando a estados falsamente socialistas que explotan y oprimen salvajemente a la clase obrera y resto de clases populares.

¿Cómo estos canallas pueden explicar que mientras supuestamente luchan por una sociedad sin clases y sin opresión defienden estados donde se oprime y explota a la clase obrera y al pueblo?




¿Cómo se puede ganar para la causa del comunismo el corazón y la mente de los oprimidos si se defiende y justifica a regimenes que precisamente explotan y machacan a los oprimidos?

En el blog Odio de Clase hemos dedicado y vamos a seguir dedicando mucho espacio a combatir el revisionismo y dentro de este al régimen revisionista chino, al cual consideramos punta de lanza del revisionismo mundial. Defender el comunismo y defender a la China revisionista es incompatible.

La degeneración capitalista del PCCh y de todo el Estado chino son evidentes y notorias. Esta se manifiesta en todos los terrenos:

- En el ideológico cuando defienden el llamado “socialismo de mercado” que nos es más que una burda y cínica justificación de las políticas abiertamente capitalistas que están llevando a cabo.



- En la política internacional practica una política imperialista y reaccionaria. Realiza unas relaciones económicas imperialistas en relación con países pobres de los que se aprovecha en África y Asia. Esta intentando competir con el imperialismo yankee y europeo para ganar zonas de influencia y dominación.



- En el interior reprime duramente a los sectores populares que tratan de organizarse, luchar y denunciar la explotación y opresión. Como es el caso del activista sindical y maoísta Zhao Dong-min que ha sido condenado recientemente a tres años de cárcel por intentar organizar a los trabajadores en la defensa de sus derechos.



- La sociedad china es una sociedad donde aumentan día a día las desigualdades sociales, donde se somete a la clase obrera a jornadas de hasta doce horas de trabajo diario, con salarios muy bajos y sin derechos laborales. Una sociedad donde por una parte crece la propiedad privada y los nuevos ricos, y por otra parte aumentan la exclusión social y la pobreza.

Ante esto no podemos evitar que cuando vemos a canallas salir en defensa del régimen chino nos den ganas de vomitar. Este es el caso de un documento titulado “Cómo China ayuda al movimiento obrero” (http://www.unionproletaria.net/spip.php?article363 ) del grupo oportunista Unión Proletaria.



Según estos oportunistas China esta ayudando al moviendo obrero al favorecer “un crecimiento importante de las relaciones de producción mercantiles e inclusive capitalistas y como consecuencia de ello desarrollar mucho las fuerzas productivas”. Ósea que el desarrollo del capitalismo en China está favoreciendo al movimiento obrero mundial. Tendrán cara dura estos canallas.



Con el reconocimiento del derecho a la propiedad privada, por el Congreso Nacional del Pueblo de la República Popular China culmino el largo proceso de restauración del capitalismo en la patria de Mao Tse Tung, iniciado el año de 1978 por Den Xiaoping, llamado con justa razón el Jruschov chino.



Deng Xioping desarrollo la teoría de las “cuatro modernizaciones “. En la III Sesión Plenaria del XI Comité Central del PCCh celebrada en 1978 se dio comienzo a una radical reforma económica que condujo finalmente a la restauración del capitalismo, bautizada con el nombre de economía socialista de mercado. Esta economía “socialista” china tiene las siguientes características: tanto los productos de consumo como los instrumentos y medios de producción son reconocidos y circulan como mercancías; el mercado se ha extendido a la tecnología, a los bienes raíces y fundamentalmente AL SERVICIO LABORAL.



Desde los años 80 los economistas chinos vienen afirmando que, ”En el pasado se consideraba que en la economía socialista solo los productos de consumo eran mercancía... Los medios de producción no eran reconocidos como mercancías y por eso no podían entrar en el mercado”. Los revisionistas chinos afirman que han desarrollado la teoría económica socialista “porque actualmente los productos de consumo y los medios de producción son reconocidos todos como mercancías y son vendidos en crecientes cantidades en el mercado”.

Es necesario recordarles a los revisionistas chinos que la producción mercantil conduce inevitablemente al capitalismo cuando existe la propiedad privada sobre los medios de producción y “si la fuerza de trabajo aparece en el mercado como una mercancía que el capitalista puede comprar y explotar en el proceso de la producción". El socialismo “con peculiaridades chinas”, niega esta ley económica y se propone; “IMPULSAR LA REFORMA, APERTURA , ESTABILIDAD Y DESARROLLO DEL MERCADO DE CAPITAL. DESARROLLAR MERCADOS COMO LOS DE DERECHOS DE PROPIEDAD, DE TIERRA, DE FUERZA LABORAL Y DE TECNOLOGÍAS”.



Todavía hay algunos canallas supuestamente de izquierdas que defienden el actual modelo chino. Pero conviene dejarlo claro: treinta años de reformas han configurado un capitalismo salvaje sin paliativos. Y este es el horizonte hacia donde va el país, a pesar de toda la retórica con que tratan de enmascarar su vil traición.



China está atravesada por grandes desequilibrios sociales y regionales. Las reformas han provocado concentración de la renta, polarización social y un aumento de las desigualdades.
En este contexto, no es de extrañar que las luchas sociales hayan aumentado desde finales de los noventa. Sin embargo, estas son todavía muy fragmentadas y aisladas debido a la férrea represión que no deja tras de sí casi ningún poso organizativo. A pesar de ello poco a poco van surgiendo en el interior sectores que reivindican la época de Mao Tse-tung y se tratan de organizarse para luchar contra el régimen capitalista actual. Hace poco un llamado Partido Comunista Maoísta de China público un manifiesto en que llamaba a luchar por derrocar a la actual camararilla revisionista y por una segunda revolución socialista en China.

http://odiodeclase.blogspot.com/2010/11/es-imprescindible-deslindar-con-el.html
Cómo China ayuda al movimiento obrero LENIN%2B%25282%2529
Deng
Deng
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 916
Reputación : 1262
Fecha de inscripción : 29/08/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Deng el Miér Nov 24, 2010 5:07 pm

Ok, tenéis razón este hilo es para hablar de China. Y lo haré contestando a Joven Guardia.

Bueno, a mi parecer en el texto creo que se dice que China apoya al movimiento obrero incluso aunque sus dirigentes quisieran restaurar el capitalismo en su totalidad, puesto que las relaciones comerciales que tiene China con estados africanos (beneficiosas para los pueblos africanos) minan la base de la aristocracia obrera en países imperialistas al provocar pérdidas en las rentas que obtienen de los de países oprimidos. De alguna forma el texto diceque esta política debilita al imperialismo.

Claro está que los habrá que digan que China es un país imperialista y que está expoliando África. A ese tipo de "marxistas" les diría dos cosas:

1. Que cojan un libro de Lenin y empiecen a aprender lo que es el imperialismo, que ya viene siendo hora.
2. Que se informe sobre la estructura económica de la R.P. de China y de lo que realmente está haciendo el gobierno de China en África, en lugar de especular y de escribir novelas literarias en plan trosko, en lugar de hacer un análisis materialista y desapasionado de lo que ocurre:

www.infochina.be

Por otra parte es cierto que el PC de China debería dar muchas explicaciones, sobre todo por su ambiguo posicionamiento sobre Irak. Pero de la misma forma que se dice esto, también se puede decir que es el principal aliado de la RPDC en lo político o uno de los principales socios comerciales de Cuba. Ya solo por eso, se puede decir que ayuda al movimiento obrero.

Luego, en el encuentro comunista internacional que hubo en la India en 2008, me consta que hubo una delegación del PC de China.

Finalmente, en lo que respeta a la "NEP" por la que están pasando, ellos dicen que la "fase primaria del socialismo" va a durar hasta mediados del siglo XXI. ¿Falta de espíritu revolucionario, conformismo, revisionismo o dificultades para dar pasos hacia el comunismo en un país de 1300 millones de habitantes?

Esa no es la cuestión. La cuestión es si sabemos aprovechar lo bueno que tiene la R.P. de China para fortalecer las posiciones del comunismo, o si nos dedicamos a atacarla como hacen socialdemócratas, hoxhistas, trostskistas y demás sectas.
SS-18
SS-18
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 16316
Reputación : 20814
Fecha de inscripción : 16/06/2010

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por SS-18 el Miér Nov 24, 2010 6:50 pm

Dimitrov.

Existe la explotación del trabajador en China pese a que el estado tenga total control de la economia y los medios de producción.

No entiendo, por falta de formacion teorica debe de ser, como es posible que un estado socialista pase al comunismo , estando rodeado de estados imperialistas. Estrategicamente, no entiendo como puede eso beneficiar al hombre socialista.


------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
Marx: “Nuestra tarea es la crítica despiadada, y mucho más contra aparentes amigos que contra enemigos abiertos“.
SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
Obligatorio leerse las reglas del foro
http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm

https://lamayoria.online/
Dimitri Kalashnikov
Dimitri Kalashnikov
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2226
Reputación : 2555
Fecha de inscripción : 04/06/2010
Edad : 26
Localización : Stalingrado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Miér Nov 24, 2010 10:51 pm

Desde mi punto de vista lo unico que hace China al tratar mejor a estos países es ganarle terreno a EEUU ya que esta es la potencia imperialista de hoy en dia, China pretende como objetivo tomar el lugar de EEUU.

Los trabajadores Chinos son explotados al igual que he puesto las distintas epmresas chinas que operan en distintos países con recursos naurales o de mano de obra barata, son hechos que no se pueden pasar por alto
para hacer un analisis de algo se tiene que evaluar todo en su conjunto y no solo las cosas buenas.

El capitalismo de China esta pasando cada vez más desde su fase de auge hasta su fase de decadencia ya que es el imperialismo.

Tambien no es ningun secreto que en el PCCh hay muchisimos empresarios.






Contenido patrocinado

Cómo China ayuda al movimiento obrero Empty Re: Cómo China ayuda al movimiento obrero

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun Nov 18, 2019 7:38 pm