Revisión del libro "Lenin Redescubierto ¿Qué hacer? En contexto" de Lars Lih

    Comparte

    ñángara
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos: 179
    Reputación: 318
    Fecha de inscripción: 18/02/2010

    Revisión del libro "Lenin Redescubierto ¿Qué hacer? En contexto" de Lars Lih

    Mensaje por ñángara el Miér Nov 03, 2010 9:48 pm

    Contribución de Lars T. Lih a un leninismo para el siglo 21
    Comentado por Barry Healy


    Si un fantasma atormentó en el siglo 19 a Europa, como decía Marx en el movimiento comunista embrionario, entonces el nombre de Lenin no era ningún fantasma para la burguesía del siglo 20, era una realidad aterradora.

    Para los capitalistas, el leninismo fantasma comunista llegó aullando desde los bajos fondos, comenzando con la Revolución Rusa de 1917, barriendo continentes enteros limpiándolos de la dominación capitalista. Millones de seres humanos encontraron un propósito en su vida aprendiendo de y extiendo a sus propios contextos nacionales las ideas de Lenin.

    Una épica intelectual -y más amargamente a veces, física - los conflictos se han librado sobre el significado de las ideas de Lenin. Entre los izquierdistas, los trotskistas en particular, a su crédito eterno, abogaron por una lectura revolucionaria, liberadora de Lenin, en desafío de las burocráticas entrañas de Stalin, a menudo a costa de sus vidas.

    A la derecha, toda una industria de conservadores, intelectuales de la Guerra Fría han hecho una vida fácil probando que Lenin se opuso realmente a la independencia de la clase obrera y que sus ideas se dirigían directamente al estalinismo. Su lógica es que no importa cuán infelices los trabajadores pueden sentirse bajo el capitalismo, no se atreven a manipular el mundo tal como es: cualquier cosa es mejor que el temido leninismo / estalinismo.

    Es mejor que caminemos penosamente a trabajar cada día con nuestros ojos bajos, que el sueño de las utopías, entonan tristes estos ideólogos burgueses. Sus relatos reaccionarios casi invariablemente se centran en un libro de Lenin (pero no en su totalidad): ¿Qué hacer?

    Sólo tres palabras sacadas de dos párrafos famosos son la fuente de todas las faltas supuestamente del leninismo: la "espontaneidad", "Desvío" y "desde fuera". Sobre este desvencijado andamio se afirma que Lenin temía desarrollar la espontaneidad de los trabajadores, quería desviarlos de su curso natural por la intervención arrogante de no-trabajadores y expresó la esperanza de crear una nueva, no democrática y centralizada "vanguardia" de Partido de operando conspirativamente.

    En esencia, lo representan como deshonesto, pretendiendo defender la ortodoxia marxista.

    ¿Qué hacer?

    Por lo tanto, un punto de partida fundamental para todas las lecturas de Lenin, ya sean revolucionaria, estalinista o burgués-reaccionaria, es este breve folleto de 1902, subtitulado "Preguntas candentes de nuestro movimiento", fue una contribución a un debate dentro de la Partido Obrero social-demócrata de Rusia (POSDR), que culminó en la famosa división del movimiento en su congreso de 1903, donde las palabras bolcheviques (mayoría) y mencheviques ( minoritarios) entraron por primera vez a la historia.

    Lenin abogaba por un nuevo tipo de organización del partido para el POSDR, que llegó a ser conocido como la vanguardia "leninista" del partido. Entre los trotskistas y stalinistas se desarrolló, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial, una lucha para ejemplificar mejor este principio bolchevique, dando lugar a todo tipo de distorsiones.

    Los estalinistas, infames, se invistieron como el liderazgo de la clase trabajadora, creyeron que podían prescindir de sutilezas como, por ejemplo, la democracia en las elecciones sindicales, o la libertad de pensamiento dentro de sus organizaciones, o del movimiento obrero en su conjunto. Los trotskistas, que compiten para eclipsar a los estalinistas con su ardor, a menudo muestran el voluntarismo (la práctica, vista como una virtud, de exigir niveles de compromiso irreales), destructivo personal y organizativamente.

    Una terrible ironía es que el movimiento trotskista produjo algunos de los peores líderes ególatras, dedicados a luchar contra el culto estalinista de la personalidad a través de la construcción de la suya propia. Nombres como Juan Posadas, Pablo Michel, Healy y Gerry Jack Barnes significan poco fuera del pequeño círculo de iniciados, pero esos individuos en gran medida mancillaron el nombre de León Trotsky, tratando de reclamar su manto, y a través de él, el de Lenin.

    Los conservadores reaccionarios se deleitan en la denuncia de todo esto y trazan una línea entre Lenin y las locuras perpetradas en su nombre. Todos los pecados comienzan, según ellos, con la actitud elitista y manipuladora de Lenin hacia la clase obrera y con frecuencia su lectura hastiada de ¿Qué hacer? es su punto de partida.

    A medida que la Revolución Bolivariana que emana de América Latina forja una nueva tradición del socialismo del siglo 21, Lars Lih, sin decirlo, ha hecho una importante contribución hacia la creación de un leninismo "del siglo 21". Ha traído conocimientos lingüísticos y la capacidad de un forense para profundizar en los archivos originales para traer las concepciones de Lenin a la luz.

    El proyecto de Lih

    En ¿Qué hacer?, Lenin se refiere a un pequeño número de personas en casi todas las páginas, Lih señala: Elena Kuskova y Sergei Prokopovich del grupo Credo, KM Taktarev de Rabochaia mysl, Krichevskii Boris y Martynov Alexandr y "bv" (seudónimo de Boris Savinkov) de Rabochee Delo, L. Nadiezhdin de Svoboda y la carta conjunta (que se envió a Iskra por un grupo de exiliados de Siberia) [1]. La mayoría de estos apenas no se incluyen como notas históricas a pie de página histórica más.

    El proyecto de Lih es arrastrarse a través de todos los textos originales en lengua rusa que Lenin menciona (aún de pasada), extrayendo de su significado (a menudo mediante el examen metódico de la gramática rusa y sealando problemas de traducción), comparándolas con el pensamiento general de la Internacional Socialista de la época, dominado como estaba por el Partido Socialdemócrata Alemán, y explicar cómo los debates se llevaron a cabo en el POSDR.

    Todo eso, además de argumentar un caso en contra de lo que él llama la interpretación como libro de texto de ¿Qué hacer? La interpretación de "libros de texto" es la que desde hace mucho tiempo mantienen tanto los académicos (por lo general anti-leninistas) y las de los que Lih llama "activistas": Paul Le Blanc, Tony Cliffy otros dirigentes socialistas. (Lih no distingue "activistas" estalinistas de anti-estalinistas; el estalinismo simplemente no entra en su esquema de las cosas.)

    Todo esto es coronado con su propia traducción de ¿Qué hacer?

    No es de extrañar que sea el portero de un libro y páginas interminables abogando por una mejor definición de, por ejemplo, una palabra en particular de Rusia, o por qué una traducción de 1929, que se ha llevado a través de otras ediciones más tarde, es inexacta.

    Se trata de un tomo académico, pero sólo un trabajo tal podría servir al proyecto de Lih, que consiste en renovar completamente nuestra comprensión de Lenin y del leninismo. El mérito de Lih es que él dirige con éxito al lector a través de este salón de los espejos.

    El proyecto de Lenin

    ¿Es realmente legítimo que voces dispares tomen a Lenin como su fuente para reclamarlo como suyo ¿Qué hacer? Lih cita a Lenin, quien escribió en el prefacio a una colección de 1907 de sus escritos llamada Doce Años, advirtiendo precisamente en contra de que:
    El error básico cometido por personas que polemizan con ¿Qué hacer? en la actualidad es que hacen polvo de esta producción totalmente fuera de un contexto histórico específico, de un específico y ahora ya pasado período en el desarrollo de nuestro partido. [2]
    Doce años se escribió en un breve período de libertad democrática impuesta al zarismo por la revolución rusa de 1905. Lenin tuvo que argüir larga y arduamente para convencer a los bolcheviques, los expertos de la lucha clandestina, de la necesidad de emerger y organizarse utilizando los atributos pleno de la democracia interna.

    Esto contrasta con el período en que ¿Qué es hacer? fue escrito, en el que el asediado movimiento marxista ruso empezaba a salir de su existencia de "pequeño círculo". Constantemente hostigados por la policía secreta zarista, en 1903 los revolucionarios rusos (de todo tipo) se vieron forzados a operar clandestinamente en auto-seleccionados, grupos secretos.

    Diferentes círculos de los socialdemócratas revolucionarios (como eran conocidos los marxistas a esa hora) produjeron periódicos de corta duración que se distribuyeron de mano en mano en las fábricas (por lo general cada círculo era conocido por el nombre de su periódico). En promedio, los principales activistas podían esperar funcionar durante unos tres meses antes de ser arrestados y deportados a Siberia, tras lo cual nuevos líderes tendrían que empezar todo el proceso doloroso de organización de nuevo.

    La agrupación en el exilio de la que formó parte Lenin publicó Iskra (La Chispa). "¿Qué hacer? es un resumen de las tácticas de Iskra y la política de organización de Iskra en 1901 y 1902. Precisamente un «resumen», nada más y nada menos, escribió Lenin en Doce años. [3]

    En 1902, lo que fue crucial para los trabajadores rusos fue el movimiento, en última instancia, hacia la revolución de 1905, preludio de 1917. Los trabajadores se estaban moviendo más allá de la "espontaneidad" de su lucha.

    Stijinost'

    Así, explicó Lenin, en uno de los pasajes que, arrancados de su contexto, se utiliza para golpear su nombre:
    Por lo tanto, nuestra tarea, la tarea de la socialdemocracia, consiste en combatir la espontaneidad, para desviar el movimiento de la clase trabajadora de este espontáneo sindicalismo pujando por cobijarse bajo el ala de la burguesía y ponerlo bajo el ala de la democracia social revolucionaria [4].
    Como Lih explica cuidadosamente, la palabra "espontaneidad" fue una traducción de 1929, del término ruso stijinost que usa Lenin y que, Lih dice, contiene el significado de "espontaneidad" combinado con un sentido de una fuerza elemental.

    Un ejemplo político reciente: el motín de Palm Island en Queensland que siguió a la escalada de la muerte del indígena Mulrunji Doomadgee fue un stijinost no planificado, apasionado, justificado, pero en última instancia autodestructivo.

    Antes de 1903, en Rusia, no era desconocido para los trabajadores la huelga, sacar a la policía de áreas enteras de una ciudad o población, y a continuación, entrar en las tiendas de vodka y en la borrachera dejar que la policía recuperara la ventaja. Fue porque los trabajadores habían empezado a ir más allá de este stijinost que Lenin exigó que el POSDR se organizara seriamente para dirigir las rebeliones.

    Lenin estaba discutiendo tanto contra el peligro de los activistas del POSDR que reducían el nivel de su política para reflejar el nivel de stijinost de los trabajadores y de la necesidad de que los activistas se pusieran al día con los trabajadores cuya "espontánea" lucha fue avanzando rápidamente y podría dejar al POSDR atrás.

    Un ejemplo interesante de la ignorancia en que se basan las críticas a Lenin lo explica Lih. Rosa Luxemburgo fue captada por los mencheviques opositores a Lenin para escribir contra él. Ella escribió un artículo en 1904 criticando su subestimación del movimiento creativo de los trabajadores rusos. Como evidencia ella utilizó un artículo de Iskra que demostraba el ingenio del proletariado de Rusia, de la que dijo que Lenin no estaba al tanto. Poco sabía ella que la fuente misma en que basaba su caso, de hecho, fue escrito por Lenin en Iskra sin firmarlo.

    Es más, sostiene Lih, la expresión rusa "tredunionizm" que Lenin criticó, no se puede entender correctamente si simplemente se transcribe como sindicalismo en español. El objetivo de Lenin fue la ideología sobre que los sindicatos son todo lo que se necesita, a diferencia de un partido obrero independiente basado en la clase “socialista”

    El hogar clásico de este tredunionizm fue Inglaterra, pero la visión de Lenin del sindicalismo británico fue matizada. Estaba en contra tredunionizm pero todavía admiraba en muchos sentidos el sindicalismo británico, es decir, la actividad, las prácticas de organización, etc. de los sindicatos británicos, citando el ejemplo del líder militante Robert Knight.

    Lenin explicó que todos los secretarios sindicales "siempre ayudan a los trabajadores a continuar con la lucha económica, que les ayuda a exponer los abusos de fábrica, explica la injusticia de las leyes y de medidas que obstaculicen la libertad de huelga y de piquetes", etc. [5]

    Pero Lenin fue firme para distinguir la actividad revolucionaria sindical del trediunionizm, en uno de los pasajes más famosos en ¿Qué hacer?:
    No puede sostenerse más fuertemente que esto todavía no es socialdemocracia, que el ideal del socialdemócrata no debe ser el de secretario sindical, sino el tribuno del pueblo, quien es capaz de reaccionar a cada manifestación de tiranía y opresión, no importa donde aparece, no importa qué estrato o clase de personas afecta, quien es capaz de generalizar todas estas manifestaciones y producir una sola imagen de la violencia policial y la explotación capitalista; quien es capaz de aprovechar cada acontecimiento, por pequeño que sea, con el fin de exponer ante todos sus convicciones socialistas y sus reivindicaciones democráticas, con el fin de aclarar a todos y cada uno la importancia histórico-mundial de la lucha por la emancipación del proletariado [6].
    Lenin reconoció la importancia de la lucha económica, sindical, ya que enfrenta a los trabajadores contra los capitalistas. Pero el movimiento socialista requiere eso y más, la lucha contra el zarismo, que necesitaba un nivel mucho más alto de entendimiento político, debido a su complejidad.

    Revoliutsioneri po professii

    Para unir todas estas tareas ideológicas y prácticas juntas, argumentó Lenin, el partido tendría que tomar en serio la clandestinidad y organizarse conspirativamente para evitar ser desguazado. El secreto era adherirse profesionalmente a diferencia de lo que se ha traducido como "amateurismo" o "primitivismo".

    Este período de auge de la clase obrera, Lenin argumentó, requiere revoliutstioneri po professii, un experto en las artes de las operaciones clandestinas. Estas personas no eran intelectuales "revolucionarios profesionales", ya que ese término ha sido traducido e interpretado, Lih dice. En Inglés el término "profesional" ha adquirido connotaciones de alguien que se gana la vida en forma superior a la normal de muchos trabajadores, como un ingeniero profesional o incluso un deportista profesional.

    En Rusia, el sustantivo professiya se aplica a casi cualquier tipo de trabajo que requiere habilidades y formación. La frase de "plomero por contrato", por ejemplo, es santekhnik po professii.

    El sentido de revoliutsioner po professii de Lenin es, pues, algo así como: "capacitado y con experiencia revolucionaria". No tiene el más mínimo olor de elitismo; tal persona está totalmente de acuerdo con los trabajadores que él o ella se esfuerza por influir. El punto de Lih es que, cuando se entiende de esta manera, el argumento de Lenin adquiere un significado muy diferente de la que habitualmente se supone.

    Para Lenin, el revoliutsioner po professii podría ser trabajadores o cualquier otra persona que pudiera organizar y dirigir, respetando el secreto, no intelectuales de clase media que intervienen en el movimiento obrero para llevarlos por mal camino, que es el sentido impuesto sobre su obra por lectores hostiles (y algunos fervientes ultra-izquierdistas). El revoliutsioner po professii de Lenin interviene para reconducir (o desviar) a los trabajadores para ir más allá de sus luchas económicas hacia la lucha política por los derechos democráticos y de allí hacia el socialismo.

    La luz y el aire del movimiento obrero

    El objetivo principal de Lenin en 1902 fue Rabochee Dielo como representante de la tendencia política del "economicismo" en el movimiento socialdemocrático de Rusia. "Los economicistas" minimizaron la importancia de luchar por la libertad política en Rusia como un requisito para formar el movimiento obrero.

    Lenin resumió el "economicismo" como "enamoramiento con el movimiento de huelga y las luchas económicas". Por otra parte, en el momento en que escribió, el "economicismo" fue "la tendencia entonces dominante" dentro de la democracia social del siglo decimonono a nivel internacional, no sólo en el movimiento ruso. Las palabras "económica" y "política", tienen un significado particular. En Alemania y en Rusia la democracia social sufría la represión y tuvo que actuar de manera ilegal.

    La "lucha política" fue esencialmente la batalla por ganar la legalidad, o en Rusia, para derrocar el zarismo y ganar la libertad política como una plataforma de lanzamiento para la lucha por el socialismo. La "lucha económica", enfatizó el trabajo para las cosas tales como la legislación de la fábrica como un principio.

    Por supuesto, los anarquistas y otros que insistieron en la primacía de la lucha económica tenían una forma de política. El propio Lenin se disculpó por usar la expresión torpe "economicismo", pero lo hizo porque era de uso común.

    Lih sostiene que sin una comprensión del movimiento socialista internacional de la época, dominado como estaba por los socialdemócratas alemanes, ideológicamente bajo la tutela de Karl Kautsky y en el que Eduard Bernstein fue una figura controvertida, pero importante, las disputas dentro del POSDR no pueden ser comprendidas.

    Al oponerse a los "economicistas", Lenin apoyaba el pensamiento de Kautsky, tal como se expresa en su libro Lucha de Clases, que fue un comentario sobre el Programa de Erfurt del SDP alemán:
    A cuenta de esto, siempre que la clase obrera se ha esforzado por mejorar su situación económica ha hecho demandas políticas, en especial las demandas de una prensa libre y el derecho de asambleas. Estos privilegios son para el proletariado los requisitos previos de la vida, ellos son la luz y el aire del movimiento obrero. Quienquiera que los intente negar, no importa sus pretensiones, hay que considerarlo entre los peores enemigos de la clase obrera [7].

    La lucha por la "luz y el aire" de la democracia es la idea motivadora de ¿Qué hacer? y sin una comprensión de su importancia fundamental no hay un entendimiento de Lenin.

    Más que esto, Lenin aspiraba a organizar el POSDR tan apegado a una unidad de campaña como el alemán SDP. En su período de lucha clandestina contra Bismarck, el SDP había publicado un periódico semanal en el extranjero. Tan efectivamente fue introducido de contrabando en Alemania y distribuido que Bismarck mismo se cree que bromeó que "el servicio postal del SDP" era mejor que la oficina de correos del Estado.

    Kautsky esbozó un esquema para construir la influencia del SDP que adelantó la fórmula de que la socialdemocracia es la fusión de la ideología del socialismo y del movimiento obrero. Esto estaba en oposición a las primeras tendencias criticadas por Marx en el Manifiesto Comunista, que vio el socialismo como una especie de actividad benévola misionera realizada desde arriba por intelectuales filantrópicos.

    Kautsky previó círculos de influencia en continuo movimiento hacia el exterior desde los más altamente educados y políticamente organizados trabajadores, a través de capas de las zonas menos avanzadas de la clase hasta que toda la clase fuera organizada y dirigida por los socialistas.

    Para Lenin, siguiendo a Kautsky, el papel de los marxistas por lo tanto era luchar contra los que querían mantener la separación del socialismo del movimiento de los trabajadores, incluidos simplistas "economistas" del sindicalismo no político que ignoran la causa política de la clase.

    La necesidad de luchar contra la separación del socialismo de los trabajadores es el significado de la polémica contra el "economicismo" en el libro. Los objetivos secundarios fueron los terroristas, que también ignoraron la necesidad de combinar el movimiento obrero con el socialismo.

    La clave de todo esto era la necesidad de ganar espacio democrático para que los revolucionarios operaran.

    Lih resume los argumentos de Lenin, que la gran mayoría del POSDR apoyó:
    La fórmula de fusión -"la socialdemocracia es la fusión del socialismo y el movimiento trabajador"- tira de todos los diversos argumentos de Kautsky juntos. El círculo en expansión de la conciencia, la separación original y casi fatal del socialismo y del movimiento obrero, la guerra polémica en dos frentes contra los que niegan la gran síntesis, la libertad política como la luz y el aire para el proletariado, la fuerza que proviene de un objetivo final inspirador, la necesidad de disciplina, de partidos modernos de alcance en todo el país, la aspiración de convertirse en un Volkspartei, la necesidad de llevar a cabo las tareas democráticas que la burguesía tiene demasiado miedo para llevar a cabo, y finalmente, el propio sentido exaltado de la misión de la Democracia Social -todos estos se derivan de la narrativa de fusión. [8]
    Lih cita extensamente de los líderes socialistas de la época, los mencheviques y los bolcheviques, para mostrar el carácter común de este "argumento" de fusión. Esto es lo que Lih llama a la "buena noticia", la misión histórica-mundial de la democracia social, para imponer el socialismo a los trabajadores dispuestos, y que establece el marco para el libro de Lenin sobre cómo la socialdemocracia rusa puede llevar a cabo esta empresa.

    El Lenin de ¿Qué hacer? es el socialdemócrata ejemplar de su tiempo. Él está ferozmente argumentando que los trabajadores pueden y van a abrazar las enseñanzas del marxismo -de hecho, está poseído por su confianza en la clase obrera. Su tono polémico parece urgente porque debe convencer a los escépticos de que los trabajadores se pueden ganar directamente para la socialdemocracia, no diluirse en cualquier sustituto de ella, y efectivamente a organizar el partido para la tarea.

    De ahí el celo de su causa severa contra aquellos que tratan de decir que los trabajadores necesitan pasar por etapas más tempranas de desarrollo político, o no están preparados, o no deberían incluir las tareas políticas que están más allá de ellos.

    Y de ahí el enorme valor de esta obra magna de Lars Lih. Mientras los restos de los fracasos estalinistas del siglo XX son dejados de lado por la articulación de las fuerzas que articulan un socialismo renovador, Lenin Redescubierto nos permite ver de nuevo a Lenin, volver a aprender las lecciones de su épica lucha y aplicarlas de forma creativa.

    Los que puedan con este reto serán los leninistas ejemplares del siglo 21.

    Leninismo: pasado, presente y futuro

    ¿Cómo enfrentó estos desafíos Lenin? Tal vez la más clara guía está dada en su Prefacio a la Colección Doce Años de 1907, donde reflexionó que las condiciones democráticas que aparecieron en 1905 requieren "una ruptura irrevocable con las formas del viejo círculo que había sobrevivido a su tiempo." [9]

    "Los círculos eran necesarios en su día y jugaron un papel positivo", explicó. En efecto, bajo el zarismo, el socialismo sólo podría haberse desarrollado a través de ellos, con su organización conspirativa e inherente democracia interna limitada, "casi siempre se basan en la amistad personal".

    Los círculos de tono controversial, polémico se debieron al hecho de que se estaban debatiendo "los principios más generales y los objetivos fundamentales de toda política social-demócrata en general" y "estas diferencias aparentemente menores eran en realidad de inmensa importancia".

    La historia posterior desgraciadamente forjó "leninistas" que confundieron este invernadero ambiente polémico como que representaba lo mejor de la tradición, sin darse cuenta de que el propio Lenin lo describió como "heredados del pasado e inadecuados para nuestras tareas actuales". Como Pablo Kellogg, así como Lars Lih, otro "re-contexturalizador" de Lenin lo ha denominado, "El leninismo: No es lo que usted piensa" [10].

    Lenin, fuertemente exhortó a sus lectores "a romper con muchas de las tradiciones de los círculos, olvidar y desechar muchas de las características de la actividad trivial de los círculo y disputas de círculo, con el fin de concentrarse en las tareas de la socialdemocracia en la época actual."

    Leninistas de diversas tradiciones están empezando a reconsiderar sus dogmas anteriores y romper con ellos. En Francia, se ha fundado el Nouveau Parti anticapitaliste (Nuevo Partido Anticapitalista, NPA), en Australia la Alianza Socialista y muchos están informando acerca de formaciones similares en otros países.

    Lenin quería socialistas para aprovechar "la luz y el aire" de la democracia para organizar la lucha de clases, no perder el tiempo en juegos sectarios piadosos, lo que ha sido el destino de demasiados leninistas del siglo 20.


    Notas:
    [1] Lih, Lenin Rediscovered: What Is to Be Done? In Context, Haymarket Books, Chicago, 2008, p. 218.

    [2] Lenin, Preface to the Collection Twelve Years, LCW Vol.13, Marxist Internet Archive, http://www.marxists.org/archive/lenin/works/1907/sep/pref1907.htm. Quoted, frontispage, Lih Lenin Rediscovered: What Is to Be Done? In Context. It should be noted that Lih’s translation is slightly different to that in LCW.

    [3] Lenin, Preface to the Collection Twelve Years, LCW Vol.13, Marxist Internet Archive, http://www.marxists.org/archive/lenin/works/1907/sep/pref1907.htm.

    [4] Lenin, What Is to Be Done?, LCW Vol. 5, http://www.marxists.org/archive/lenin/works/1901/witbd/ii.htm.

    [5] Lenin, What Is to Be Done?, LCW Vol. 5, http://www.marxists.org/archive/lenin/works/1901/witbd/iii.htm.

    [6] Lenin, What Is to Be Done?, LCW Vol. 5, http://www.marxists.org/archive/lenin/works/1901/witbd/iii.htm.

    [7] Kautsky, The Class Struggle (Erfurt Program), 1888, Marxist Internet Archive, http://www.marxists.org/archive/kautsky/1892/erfurt/ch05.htm.

    [8] Lih, Lenin Rediscovered: What Is to Be Done? In Context, Haymarket Books, Chicago, 2008, p. 102.

    [9] Lenin, Preface to the Collection Twelve Years, LCW Vol.13, Marxist Internet Archive, http://www.marxists.org/archive/lenin/works/1907/sep/pref1907.htm.

    [10] Kellogg, Leninism: It’s not what you think, Links International Journal of Socialist Renewal, http://links.org.au/node/1407.


      Fecha y hora actual: Dom Sep 21, 2014 7:05 am