La Huelga General del 29-S en Aragón y las estructuras de acción de la clase trabajadora aragonesa (PCPE - CJC Aragón)

Comparte
avatar
ara_1917
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 153
Reputación : 182
Fecha de inscripción : 18/02/2010

La Huelga General del 29-S en Aragón y las estructuras de acción de la clase trabajadora aragonesa (PCPE - CJC Aragón)

Mensaje por ara_1917 el Lun Oct 04, 2010 3:59 pm

http://www.comunistasdearagon.org

La Huelga General del 29 de septiembre llegó y la clase trabajadora aragonesa secundó la convocatoria de una manera desigual dependiendo de su sector productivo. En el sector industrial, la huelga fue un éxito y la mayoría de los y las trabajadores/as pararon. Por el contrario, los y las trabajadores/as del sector servicios secundaron la huelga de forma mucho más minoritaria, lo que provocó que la mayor parte de las tiendas y establecimientos permanecieran abiertos durante el día, dando una imagen de relativa normalidad a las calles de nuestros pueblos y ciudades.

Según las estadísticas, Aragón fue el segundo territorio del Estado Español donde la huelga fue secundada en menor medida, con un 65%. El primer lugar lo ocupó el País Vasco, donde muy pocos trabajadores/as secundaron la huelga ya que sus sindicatos mayoritarios ELA y LAB no convocaban a ella.

Ante esta situación, los y las comunistas aragoneses/as debemos analizar las circunstancias que provocaron este hecho y trazar estrategias para que las siguientes huelgas sean más exitosas.

Pero la lectura que debemos hacer de la huelga general del 29-S tampoco ha de ser negativa. Quizás en cifras totales de paro no haya sido multitudinaria, pero sí lo ha sido en otro aspecto no menos importante: esta huelga ha marcado el principio del fin de la hegemonía de CCOO y UGT, vistos hasta ahora como únicos sindicatos con capacidad de movilización y actuación.

Este hecho es de notable importancia. Los dirigentes de ambos sindicatos mayoritarios han perdido toda voluntad combativa y se pliegan únicamente a intereses egoístas, traicionando a sus compañeros/as de base del sindicato y a sus propios compañeros/as de trabajo. Ni siquiera en una huelga general como esta han demostrado ímpetu contestatario. Encabezaban movilizaciones con el único objetivo de “hacerse la foto”. Tampoco es menos cierto que convocaron esta huelga únicamente por imagen. Así es la realidad.

CCOO y UGT ya no pueden dirigir y representar la lucha sindical de la clase obrera. No tienen inconveniente en abandonar los piquetes y traicionar al resto de piqueteros, como el pasado día 29 en Pla-Za o en MercaZaragoza. No dudan en poner en marcha todos los mecanismos posibles para impedir la unidad obrera reivindicativa, como hicieron para que la Plataforma “Que la crisis la paguen los ricos” no compartiera el mismo recorrido que ellos en la manifestación del día de huelga. Son oportunistas y aprovechados.

La función de estos sindicatos no es representar la lucha de los trabajadores/as, es exclusivamente servir al gobierno y pactar con la patronal. Así lo demuestra su política de “Pacto Social”, que nos ha conducido a la sumisión con respecto a la clase capitalista y a la falta de combatividad. Y esta falta de combatividad es el motivo por el cual los diversos gobiernos se han atrevido a atacar nuestros derechos laborales y sociales.

La clase trabajadora debe desentenderse de CCOO y UGT y conformar estructuras sindicales renovadas, de carácter combativo y basadas en la democracia interna, dirigidas por los propios trabajadores y las propias trabajadoras (*)

Para que una huelga sea exitosa, debe haber un trabajo de difusión y agitación previo. En Aragón ese trabajo apenas ha existido. ¿Cómo la población va a secundar la huelga contra la reforma laboral si ni siquiera conoce lo que dice ese texto?

Para que la huelga sea exitosa, las organizaciones sindicales y políticas deben salir a las calles e informar, deben convocar asambleas en los centros de trabajo, deben pegar carteles reivindicativos. CCOO y UGT apenas lo hicieron. Aprovecharon su amistad con los medios de comunicación (privados o del gobierno) para hacer en ellos su campaña. Se limitaron a buzonear panfletos y a reunirse con las Asambleas de Vecinos.

Sí han intentado realizar una campaña previa de difusión y agitación las organizaciones sindicales y políticas alternativas, aunque con deficiencias. Por ejemplo, el PCPE y los CJC realizamos una campaña previa de agitación acorde con nuestras posibilidades. Por desgracia, nuestras posibilidades no son tan grandes como desearíamos y no pudimos hacer más. Nuestro caso demuestra que una campaña de información previa es posible. Igualmente lo hicieron la Plataforma Sindical “Que la crisis la paguen los ricos” y el PCE.

Otra clave para explicar que la huelga no fuera más secundada es la falta de crítica por parte de CCOO y UGT hacia el gobierno del PSOE, ejecutivo responsable de la aprobación de la Reforma Laboral, de los recortes sociales y otras medidas anti-populares. En ningún momento el discurso de CCOO y UGT excedió el tono de recomendación hacia Zapatero. No fueron capaces de señalarlo como un responsable más de la crisis capitalista que padece la clase trabajadora ni como otro subalterno de la patronal, como fueron anteriormente José María Aznar o Felipe González. Aunque este hecho no nos debe extrañar. Zapatero está afiliado a UGT y la mayoría de los dirigentes de CCOO y UGT militan o simpatizan con el PSOE. No serían capaces de tirarse piedras contra su propio tejado, y menos si en el otro tejado también les pueden dar cobijo.

En Aragón gobierna el PSOE y en Zaragoza, la capital de Aragón, también. Si los sindicatos no son capaces de dirigir críticas contra el PSOE, obviamente, la capacidad de respuesta por parte de la población (esa que en las elecciones vota al PSOE) no será elevada.

Uno de los grandes problemas es que aún se sigue creyendo que el PSOE es socialista y obrero, cuando no es así desde hace ya años. Si en verdad el PSOE fuera socialista y obrero no ejercería como subordinado del Fondo Monetario Internacional (FMI) y no apoyaría las políticas propuestas por la patronal, haciendo pagar la crisis a la clase trabajadora. Y la razón por la cual ya no es ni obrero ni socialista no es que el poder cambie a las personas y a los partidos. El PSOE dejó de ser socialista y obrero hace tiempo, antes de que subiera al poder en cualquier mandato. El socialismo aboga por la expropiación de los medios de producción a la burguesía, el reparto igualitario de la riqueza y la justicia social. En la España del PSOE los medios de producción siguen siendo propiedad de los capitalistas, la riqueza pertenece únicamente a estos y a unos privilegiados más y la justicia social carece incluso de cariz democrático. La España del PSOE no es socialista.

Durante los días previos a la huelga, los medios de comunicación de la extrema derecha (La Razón, Intereconomía, ABC, etc.) intensificaron su promoción del “derecho al trabajo”. ¿Derecho al trabajo? ¡Ese derecho también lo deberían tener los cuatro millones y medio de parados que hay actualmente en este estado! Los piquetes aseguramos el “derecho a la huelga”, informando a los y las trabajadores/as para que no cedieran a las presiones y chantajes de sus jefes y/o patronos y no fueran a trabajar. El derecho a trabajar el día de huelga es una gran mentira derechista que engaña al trabajador y a la trabajadora insistiéndole en que no debe hacer huelga. Detrás de ese gran engaño está, obviamente, la patronal más represiva.

Pero la situación para hacer huelga ya es de por sí complicada, sobre todo para los y las jóvenes. No asistir a trabajar estando como temporal o precario en un trabajo puede significar la no renovación de tu contrato o, directamente, tu inminente despido. Además la reforma laboral le pone las cosas fáciles al empresario a este respecto. Pero este también es un chantaje capitalista que quiere impedir ejercer el “derecho a la huelga” a los y las trabajadores/as. Debemos romper con el individualismo propugnado por este sistema capitalista y ejercer un compromiso voluntario tanto por uno mismo como por el total de la clase trabajadora. La huelga no se hace solo por uno mismo, sino por los y las compañeros/as de trabajo y por toda la clase trabajadora. El dinero que se pierde por no trabajar un día de huelga es nada comparable con el dinero y los derechos que vamos a perder con la reforma laboral, los recortes sociales y otro saco más de medidas que el gobierno está dispuesto a aprobar.

Los y las trabajadores/as debemos enfrentarnos a la influencia ideológica de los capitalistas que, a través de la televisión, radio y prensa, pretenden engañarnos y mantenernos sumisos. Nos insistieron en que la huelga general sería un fracaso para que fuéramos a trabajar. Nos mostraron a CCOO y UGT como los únicos sindicatos existentes para que no nos uniéramos a los sindicatos combativos. Una vez pasada la huelga, informaron únicamente de los piquetes y acciones violentas durante el día de huelga y no sobre el trabajo sindical honrado que se hizo. Suma y sigue.

La huelga no fue un fracaso tal como auguraron, pero por si sola no va a solucionar la crisis que padecemos y menos la explotación que sufrimos como clase oprimida. La huelga general del 29-S hemos de asumirla como un paso para la acumulación de fuerzas, como un revulsivo en la conciencia de los y las trabajadores/as. Las condiciones objetivas están dadas, las condiciones subjetivas se van creando. Es necesario que asentemos lo que hemos conseguido con esta primera lucha, prosigamos con nuestro trabajo de formación y conciencia y reivindiquemos la convocatoria de otra huelga general, la cual debe ser aún más secundada y exitosa.

El PCPE y los CJC de Aragón saldremos de nuevo a la calle para informar a la clase trabajadora aragonesa y promover una nueva huelga general.

Solo así lograremos derrotar la reforma laboral, los recortes sociales y la crisis que los trabajadores y las trabajadoras padecemos por culpa del capitalismo.

¡Viva la lucha obrera!

¡Por el socialismo real!

Partido Comunista de los Pueblos de España en Aragón

Colectivos de Jóvenes Comunistas de Aragón

…………

(*) Con esto tampoco queremos decir que no haya que hacer trabajo dentro de CCOO y UGT como “sindicatos reaccionarios”. Pero sí decimos y aseguramos que este trabajo en los sindicatos reaccionarios debe ir encaminado a desabastecer a las cúpulas y a promover la conciencia dentro de la base sindical obrera.

    Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 8:07 pm