Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Comparte

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Mar Ago 02, 2011 4:16 am

    Noticias de Nepal



    MIÉRCOLES 27 DE JULIO DE 2011
    Nepal: la llamada “fracción roja” en la que centristas-conciliadores depositan la confianza


    Colectivo Odio de Clase

    Es bien conocido que algunos que se niegan a denunciar nítidamente y a romper rotundamente con el revisionismo del PCN-U(M), siguen empeñados en su deriva conciliadora con dicho revisionismo y se agarran al clavo ardiente de la llamada “fracción roja” encabezada por Kiran.

    A continuación vamos a exponer brevemente las últimas actuaciones de esta “fracción roja” para que se vea el grado de consecuencia y coherencia de la misma.

    - A mediados de julio elaboran un documento de denuncia de 18 puntos en el que entre otras cuestiones acusan a Prachanda de haber traicionado la revolución, de eclecticismo, de reformismo de derechas, de ser amigo del Imperialismo hindú, de irregularidades financieras, etc. Las acusaciones tan graves que contiene este documento, que son completamente ciertas, no son coherentes con seguir compartiendo partido con el líder del que lanzan estas acusaciones. Enlace al documento de los 18 puntos: http://thenextfront.com/uncategorized/now-we-have-more-than-18-points.html

    - Pocos días después de estas duras acusaciones a Prachanda la “fracción roja” de Kiran se alia con el ala más derechista del PCN-U(M), la fracción de Battarai, para quitar poder a Prachanda dentro del partido. “La descentralización del poder es el tema principal de debate en la situación actual. Recientemente facciones en el partido de Mohan Baidhya y Baburam Bhattarai han llegado a un acuerdo político sobre las cuestiones relativas a la descentralización del poder y otras cuestiones tácticas . Esto ha creado fuertes olas dentro y fuera del partido. Hay, sin duda, un montón de curiosidades y preguntas relativas a esta alianza.” Tanto Prachanda como Battarai representan el oportunismo de derechas, el revisionismo y es injustificable que la llamada “fracción roja” busque la alianza con la fracción más derechista para combatir a la fracción de Prachanda. ¿Es está la forma de practicar la lucha de dos lineas de la “fracción roja” de Kiran? ¿Así pretenden volver al camino de la revolución?. Señores de la “fracción roja” sean consecuentes y rompan con el revisionismo o acabaran ahogados en el mismo. Aquí el enlace de la noticia de la alianza de Kiran con Battarai: http://thenextfront.com/politics/yes-he-is-being-challenged.html

    - La “fracción roja” había creado muchas expectativas ante una posible dura lucha en la última reunión a celebrar del Comité Central del Partido Comunista de la 'Unificado de Nepal (Maoísta). Con su documento de los 18 puntos y todas las declaraciones previas a la reunión daba la impresión que dicha reunión iba a transcurrir en un ambiente de gran tensión y que incluso podría producirse la ruptura. Nada más lejos de la realidad. La reunión se celebro finalmente el día 25 de julio y todas las fracciones en lucha llegaron a compromisos y acuerdos. En la reunión se decidió respaldar la continuación del “Proceso de Paz” y de la redacción de una nueva Constitución para Nepal. Ósea se decidió respaldar la profundización de la capitulación con el visto bueno de la “fracción roja” de Kiran. Y además a la “fracción roja” se la recompenso con el nombramiento de Kiran como responsable del departamento de Organización. Ósea la “fracción roja” pasa a tener más `poder dentro del Partido pero ello nos tememos que no sea para dar un giro a la izquierda sino una maniobra de Prachanda que llevarla por su carril. Enlace a la noticia de la reunión del Comité Central del PCN-U(M) que había generado muchas espectativas: http://democracyandclasstruggle.blogspot.com/2011/07/nepal-maoists-adopt-peace-and.html

    Con todo esto queremos decir que todas las falsas expectativas que crean los centristas-conciliadores en torno a la “fracción roja” del PCN-U(M) no es más que pura fantasía y fuegos de artificio. Hoy esa “fracción roja” en la que tantas esperanzas depositan secunda la profundización de la capitulación y actua de manera contradictoria e incoherente.
    Publicado por Odio de Clase

    internacionalista_90
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 253
    Reputación : 338
    Fecha de inscripción : 03/04/2010

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por internacionalista_90 el Vie Ago 05, 2011 12:07 pm

    Nepal: un nuevo país socialista


    Hace pocos días, el gobierno de Nepal anunció al mundo entero el carácter socialista de su República, con todas sus consecuencias. Para entender qué pasa en Nepal, hay que remontarse cinco siglos antes de Cristo, cuando las tribus indias del sur de Nepal se instalan en los valles fértiles que hay en las faldas del Himalaya, y comienzan a cultivar el yute y a pastorear ganado bovino y caprino. La nación nepalí se forma con los aportes de población de origen indio por el sur y de origen tibetano y chino por el norte.

    Todo el territorio nepalí tiene una extensión de 159.000 kilómetros cuadrados, y en ese territorio se formó un reino que mantuvo su independencia hasta el siglo XIX, en el que fue sometido por el Imperio británico. Este lo convirtió en un protectorado con el beneplácito de la monarquía nepalí, que de esa manera se veía protegida de las continuas rebeliones de los gurkas que le disputaban el poder.

    Con la independencia de la India al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el Imperio británico afloja su presión sobre el Nepal, y finalmente le otorga la independencia total en 1953. Cuando la metrópoli inglesa abandona el país, no existen ni la electricidad, ni maquinaria agrícola, ni hospitales, y el analfabetismo es de un 89 por ciento. Todo esto crea una situación social explosiva con permanentes rebeliones de campesinos y pastores, que reclaman mejores condiciones de vida bajo la dirección del Partido Comunista. Mientras el movimiento popular se convierte en ejército popular y se enfrenta al ejército nepalí en forma cada vez más efectiva, se produce un golpe de estado palaciego, dado por el príncipe Birendra, que aprovechando una comida familiar y con la complicidad de una parte del ejército regular, entra en el palacio real y acribilla a toda la familia real proclamándose rey de Nepal.

    Estos hechos ocurren en el año 2001, y marcan un punto de inflexión en la historia reciente de Nepal. A partir de ese momento, el nuevo rey intenta sin éxito derrotar al ejército popular, y desata una brutal represión contra los campesinos bajo la acusación de ser cómplices de la guerrilla del Partido Comunista. El territorio de Nepal tiene solo dos fronteras; una en el norte donde limita con Tíbet (China), y en el sur, este y oeste donde limita con la India. La frontera norte es el cordón umbilical de la guerrilla, que recibe todo tipo de pertrechos y material militar moderno de la vecina República Popular China. Ello culminó hace cinco años con las negociaciones de paz entre el gobierno de Birandra y la guerrilla que lleva a que la misma se integre en el ejército regular y nombre al primer ministro, en un régimen parlamentario impuesto por las armas, y donde el rey va perdiendo cada vez más facultades, hasta que es destronado y reemplazado por una república popular.   Actualmente el rey destronado es una suerte de hombre en libertad vigilada, ya que no se le permite salir del país, se le han quitado todos sus bienes, y está sometido a estricta vigilancia día y noche. Lo que era el palacio real se ha convertido en la Casa de la Cultura de Nepal, y se han confiscado sus cuentas bancarias. Se le permite vivir en unas dependencias del palacio real que ocupaban los encargados de la limpieza del mismo; y se prepara un juicio popular y público contra él acusándolo de la muerte de sus hermanos y sobrinos en la masacre de la anterior familia real y de haber robado el dinero del pueblo nepalí. Sus cuentas bancarias fuera de Nepal, que tenía en Suiza e Inglaterra han sido congeladas, y ya no tiene acceso a ellas.

    El nuevo gobierno socialista de Nepal ha declarado la tierra entera del territorio nepalí propiedad del estado; se han creado granjas colectivas, se está mecanizando el agro, y las industrias de lana, del yute, madera, tabaco, maíz y patata se han nacionalizado. Una de las industrias más importantes que es la textil, la cual destaca por la confección de chales de vivos colores se ha cooperativizado. Nepal tiene en su territorio las cumbres más altas del planeta. El Himalaya, el Daulaghiri, el K-2 y los que se llaman ocho miles, que son las cumbres más altas, están en su territorio, y son una gran atracción turística, que ha pasado a ser controlada por el estado, con lo cual recauda importantes cantidades dinerarias que aportan a la economía nacional.

    Su posición estratégica fronteriza con China en el Tíbet, convierten a Nepal en un objetivo del imperialismo norteamericano, a través del cual infiltra agentes provocadores en China, en la región del Tíbet alentando proyectos secesionistas. La proclamación del carácter socialista del gobierno de Nepal, es sin duda un gran triunfo del campesinado nepalí, y abre una perspectiva de vida mejor para ese pueblo que se ha liberado de una monarquía corrupta y criminal, y del imperio norteamericano.

    Dario, militante de Iniciativa Comunista
    http://www.iniciativacomunista.org/venceremos/spip.php?article931

    m-l Power
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 705
    Reputación : 902
    Fecha de inscripción : 08/04/2010

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por m-l Power el Vie Ago 05, 2011 4:15 pm

    El nuevo gobierno socialista de Nepal ha declarado la tierra entera del territorio nepalí propiedad del estado; se han creado granjas colectivas, se está mecanizando el agro, y las industrias de lana, del yute, madera, tabaco, maíz y patata se han nacionalizado. Una de las industrias más importantes que es la textil, la cual destaca por la confección de chales de vivos colores se ha cooperativizado. Nepal tiene en su territorio las cumbres más altas del planeta. El Himalaya, el Daulaghiri, el K-2 y los que se llaman ocho miles, que son las cumbres más altas, están en su territorio, y son una gran atracción turística, que ha pasado a ser controlada por el estado, con lo cual recauda importantes cantidades dinerarias que aportan a la economía nacional.

    Bueno, pues no suena mal. ¿Alguna objección?

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Vie Ago 05, 2011 8:56 pm

    La objeción es que el proceso de Nepal fue traicionado por Prachanda, la sangre de miles de los mejores hijos de Nepal que dieron sus valiosas vidas en la Guerra Popular, fueron entregadas de manera cobarde en manos de las clases dominantes de Nepal; el pacto y la conciliación de clases es la piedra angular del revisionismo, ningún marxista puede apoya bajo ningún criterio a los traidores al pueblo de Nepal, y sus reformuchas, solo son fuegos artificiales para engañar a los ingenuos e ignorantes de la traición, aquellos que conocen el proceso jamás se tragaran este caramelo envenenado, que nos pretende entregar el renegado Prachanda.

    DECLARACIÓN SOBRE LA SITUACIÓN DE LA REVOLUCIÓN EN NEPAL



    [Este documento es de noviembre de 2009 pero las cuestiones que plantea son plenamente vigentes para analizar los acontecimientos de Nepal]



    "Las diferentes tendencias que se han abierto al interior del Partido tampoco van más allá del proyecto reformista, algunos disidentes dentro del “nuevo” Partido expresan diferencias de forma y no cuestionan los nuevos objetivos de la dirección "

    "... en el caso de Nepal la situación ya transitó más allá de una discusión entre organizaciones comunistas o partidos hermanos. Los planteamientos de la dirección del PCN(M), ahora PCUN(M), se han puesto en el lado contrario del marxismo, del leninismo y del maoísmo y por lo tanto se han puesto del lado contrario de la revolución, por lo tanto su tratamiento no puede ser el de contradicciones en el seno del pueblo o contradicciones dentro del movimiento comunista internacional. En Nepal se ha consumado una traición al pueblo nepalés y al proletariado internacional y las posiciones de estos dirigentes representan el peligro principal que debe ser combatido por el movimiento comunista internacional como una línea revisionista, oportunista de derecha, capitulacionista y traidora"



    “El que la línea ideológica sea correcta o no lo decide todo”
    Mao Tsetung



    Esta cita del Presidente Mao es certera para referirnos a la situación en Nepal, un proceso revolucionario que fue traicionado por su propia dirección al cambiar un camino revolucionario por un camino reformista, un proceso de transformación radical de la sociedad por el camino de “reforma del Estado”, el camino revolucionario de la Guerra Popular para tomar el Poder por el camino parlamentarista y de negociación con las fuerzas reaccionarias, cambiar la meta del establecimiento de un Estado de Nueva Democracia por una república democrática federal (burguesa), en definitiva, cambiar la línea ideológica revolucionaria del marxismo-leninismo-maoísmo por la línea revisionista, reformista, ecléctica y oportunista de conciliación con las clases dominantes nacionales y de capitulación ante el imperialismo internacional. Ese es el camino que está siguiendo la dirección del Partido Comunista (hoy Unificado) de Nepal (Maoísta) que implica perder todos los logros que se consiguieron durante el periodo de la Guerra Popular que costó mucha sangre de las masas, combatientes y militantes comunistas maoístas.

    La transformación radical de la vieja sociedad en una nueva sociedad, llámese nueva democracia o socialista, tiene como cuestión clave la toma del Poder bajo la dirección proletaria que conjuntamente con las clases explotadas construyen una nueva sociedad, dicha transformación sólo se ha conseguido en la historia a través de la ruptura radical y la transformación de la estructura de clases de la vieja sociedad, el sistema de Estado como planteaba Mao Tsetung. Luchar para conquistar el Poder ha sido y es la meta de los comunistas revolucionarios hoy en día, luchar para conseguir saltos cuantitativos y cualitativos, para hacer la revolución.

    Muy distinto es hacer la guerra para conquistar reformas, luchar para pedir concesiones al viejo Estado, para pretender hacer cambios en el sistema de gobierno (en la forma de organizar el Estado), eso no es revolucionario, es el camino reformista que el nacionalismo o la pequeña burguesía han intentado en el pasado buscando reeditar el viejo sueño de la revolución democrática burguesa, camino que también el revisionismo ha promovido y promueve en las filas del proletariado y las masas empobrecidas, vendiendo ilusiones reformistas con la promesa de que mediante ellas, de manera gradual, llegaremos a la sociedad socialista, pero que en realidad terminan sosteniendo al viejo Estado con el discurso de defender la democracia en contra de la dictadura, defender la paz en contra de la violencia (venga de donde venga), defender los “Derechos Humanos” soslayando los derechos del pueblo. Eso hacen los revisionistas modernos que apuntalan a los gobiernos reformistas de América Latina en estos momentos.

    Los “maoístas” nepaleses empezaron a transitar el camino reformista dejando el camino revolucionario, no solamente cuando firmaron el Acuerdo de Paz con los partidos burgueses reaccionarios y detuvieron la guerra, sino además con todos los planteamientos políticos propuestos a partir de este acuerdo y las propuestas ideológicas que elaboraron para justificar este camino.

    Sin embargo, es importante señalar que la experiencia de la revolución nepalesa ha tenido y tiene un significado importante para el proletariado internacional, pues se erigió en momentos difíciles para los comunistas cuando la Revolución Peruana sufría golpes del enemigo, levantó la roja bandera de la revolución a más altas montañas y llenó de esperanzas a los oprimidos del mundo. El proceso revolucionario nepalés logró importantes avances en la construcción del Nuevo Poder, en el desarrollo de las bases de apoyo, los éxitos militares fueron resonantes y alcanzó un punto alto al llegar a la etapa del equilibrio estratégico, así de importante fue el proceso en tanto fue guiado por una correcta línea ideológica, que no implica desconocer la existencia de ciertos criterios que abordaremos más adelante, sin embargo una línea comunista se imponía.

    Por esta razón es importante analizar este hecho, explicar las razones que lo llevó a cambiar de línea y combatir las líneas erróneas que nos permitan sacar las lecciones necesarias para enfrentar el futuro.

    Breve recuento histórico

    El 13 de febrero de 1996 fue un día histórico que despertó en el pueblo nepalés y comunistas del mundo sentimientos de emoción y alegría revolucionaria porque las masas nepalesas, dirigidas por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) [PCN(M)], iniciaron la Guerra Popular para liberarse de la opresión de la semifeudalidad, del capitalismo burocrático y del imperialismo; y proclamaron su meta de establecer un Estado de Nueva Democracia, donde el objetivo central era conquistar el poder y construir una nueva sociedad a través de la dictadura del proletariado.

    Todo esto se presentó como un gran aliento para el Movimiento Comunista Internacional en un momento particularmente difícil, cuando la Revolución Peruana había recibido duros golpes con la detención de su dirección principal y la aparición de una Línea Oportunista de Derecha que negaba la continuidad de la Guerra Popular planteando una línea de conciliación de clases.

    Diez años de Guerra Popular en Nepal, en medio de éxitos y derrotas, dieron por resultado la construcción de un Nuevo Poder en el campo que organizaba de una manera nueva la vida de los campesinos, un nuevo Estado en gestación frente a una monarquía decadente en descomposición. Los maoístas nepaleses declararon que habían entrado en la fase final de la guerra: la ofensiva estratégica, mientras que los medios informativos anunciaban grandes éxitos militares de los guerrilleros así como los creativos esfuerzos de las masas en la construcción del Nuevo Poder en las zonas controladas por los maoístas.

    Toda esta efervescencia por el desarrollo revolucionario en Nepal entró en auge cuando en abril de 2006 el pueblo nepalés, dirigido por el PCN(M), acorralaron a la monarquía y lograron quebrar la medida que hizo cerrar el parlamento 14 meses antes. Durante la última etapa de estos hechos históricos, el PCN(M) entró en una serie de negociaciones con los partidos parlamentarios burgueses que lo llevaron a sustituir sus metas y comprometerse con el viejo Estado burocrático terrateniente. El 21 de noviembre del 2006, la dirección del PCN(M) encabezado por su Presidente Prachanda, firma un acuerdo con las fuerzas parlamentarias que representan a las clases dominantes de Nepal y ponen fin a la Guerra Popular. El PCN(M) participa en el gobierno interino conformado por los viejos partidos reaccionarios y coloca a 5 ministros en el gabinete.

    Se producen elecciones para la Asamblea Constituyente que busca una nueva Constitución y una república para Nepal, los “maoístas” quedan como primera fuerza de este conciliábulo, las negociaciones con las fuerzas dentro de la Asamblea Constituyente llevan a Prachanda como Primer Ministro del nuevo gobierno. La “comunidad internacional” (compuesta por los países imperialistas y sus instituciones internacionales multilaterales) saluda al nuevo gobierno y deposita su esperanza en el compromiso con la democracia de los “líderes maoístas”.

    Aunque Prachanda se había esforzado por mostrarse conciliador con las clases dominantes nepalesas, -porque los terratenientes y grandes burgueses capitalistas no han sido destruidos en Nepal-, y con los países imperialistas que habían saludado su gobierno (Unión Europea, India, China entre otros); esto no ha servido para que se respeten los pactos que hicieron al firmar el fin de la guerra. Hoy los representantes “maoístas” están fuera del gobierno mientras los viejos partidos parlamentarios reaccionarios tienen un nuevo gobierno que se legitima cada vez más frente a las clases dominantes y su “comunidad internacional”.

    Derrotero ideológico de la capitulación

    ¿Por qué el PCN(M) ha llegado a esta situación? ¿Por qué se han puesto en serio peligro los logros alcanzados en la Guerra Popular? Sin duda el problema central tiene que ver con las concepciones ideológicas de los líderes “maoístas” nepaleses.

    En el libro “Algunos documentos importantes del Partido Comunista de Nepal (Maoísta)” publicado el 2006 se pueden ver algunos criterios que desde nuestro punto de vista no se ajustan al maoísmo.

    El documento de 1991, “Línea Política del PCN (Centro de Unidad)” (1) contiene concepciones que se refieren a la estrategia de toma del poder, allí se habla de dos formas de lucha armada desarrolladas en dos condiciones distintas, según dicen “Hasta ahora el proletariado internacional ha experimentado dos formas fundamentalmente diferentes de lucha armada en dos condiciones fundamentalmente diferentes como se demostró de manera exitosa y científica. Éstas son 1) la estrategia de insurrección general de tomarse primero la ciudad y el poder central en los países capitalistas e imperialistas, y 2) la estrategia de Guerra Popular prolongada de rodear las ciudades desde el campo en los países oprimidos, semifeudales y semicoloniales” (2).

    Concebir de esta manera la estrategia de la toma del Poder lleva a negar la universalidad de la Guerra Popular, esto es lo que hace la dirección nepalesa al reducir la estrategia militar de la Guerra Popular a los países oprimidos, semifeudales y semicoloniales, esto implica negar que ésta se pueda desarrollar en los países imperialistas. El PCN(M) parece tener una confusión en la aplicación de la estrategia militar del proletariado y el camino de la revolución, tanto en países oprimidos como en países imperialistas. Hasta ahora el camino conocido en los países semifeudales y semicoloniales es del campo a la ciudad, y es una tarea pendiente el cómo desarrollar la Guerra Popular en los países imperialistas, la insurrección ciertamente se desarrolló en un país imperialista como Rusia, sin embargo, en esa experiencia aún no se había sintetizado la Guerra Popular Prolongada como estrategia militar proletaria. Identificar la estrategia militar proletaria, únicamente con el camino del campo a la ciudad es rebajar el desarrollo del pensamiento marxista de la estrategia para tomar el Poder, eso hace la dirección nepalesa al pretender “superar la forma clásica en que se ha desarrollado la revolución”, y al verlas como dos estrategias fundamentalmente diferentes. Las concepciones más recientes, contando la del Partido Comunista del Perú en la década de 1980 ya integran la insurrección dentro del camino del campo a la ciudad, y ésta, la insurrección, forma parte de la última etapa de la Guerra Popular, de ahí que los preparativos de insurrección se planificaron con el trabajo en las zonas pobres de las grandes ciudades. Por ello la propuesta nepalesa contrariamente a un desarrollo significa un retroceso.

    Pero los hechos que muestra la política aplicada en Nepal son contrarios a los “aportes” del PCN(M). La orientación presentada como novedosa de unir las dos estrategias, -como eran dos estrategias separadas- los llevó a detener la Guerra Popular, hacer acuerdos con los partidos burgueses y a comprometerse con el viejo Estado. Amenazaron de cuando en cuando con que si los partidos burgueses no cumplían el acuerdo ellos iban a preparar la insurrección. Esta forma aparentemente mecánica de presentar el problema en realidad significó acabar con el camino revolucionario para embarcarse en el camino reformista del compromiso con las viejas clases dominantes, con el Estado burocrático terrateniente a cambio del cese de funciones de la monarquía, los preparativos de insurrección nunca llegaron, hoy todas las acciones de protesta callejeras (manifestaciones masivas de sectores populares y organizaciones que dependen del Partido) y las “amenazas” con hacer una insurrección en el país se encaminan a condicionar el actuar de los partidos parlamentarios con el fin de obtener uno que otro espacio de poder en el gobierno.

    Pasando a otro tema, en los documentos oficiales también podemos ver posiciones oportunistas como la que se encuentra en el documento “El gran salto adelante: una inevitable necesidad histórica” (2001) sobre la situación internacional encontramos párrafos como el que sigue: “las clases dominantes indias han estado apoyando el plan general del imperialismo para acorralar a China y hacerla capitular completamente” (3). ¿Qué significa acorralar a China y hacerla capitular completamente? ¿Acaso no es China un componente central del imperialismo mundial en la actualidad? El papel de China en las decisiones como las guerras de agresión yanquis en las últimas décadas ha sido determinante. El Estado chino ha consentido las agresiones yanquis a cambio de que no se metan en sus zonas de tradicional dominio. ¿O acaso los camaradas nepaleses creen que el Estado Chino tiene algo de comunista? A 33 años de la muerte del Presidente Mao, no cabe duda que la camarilla revisionista que dirige China liquidó la Gran Revolución Cultural Proletaria y dirige hoy un proceso de completa restauración capitalista.

    Este párrafo precede a los contenidos claramente oportunistas que buscaron justificar la conclusión de la Guerra Popular y su pacto con las clases dominantes nepalesas. Planteando que las condiciones en el mundo han cambiado, dicen que “debido a las particulares condiciones económicas, políticas, culturales y geográficas y al innegable dominio del capitalismo monopolista indio, será muy difícil que en un solo país de la región se complete exitosamente la revolución democrática nacional, e incluso si ésta triunfa, con las particulares contradicciones resultantes, será casi imposible que la revolución triunfante sobreviva” (4).

    Esta declaración tiene serias implicancias porque expresa total desconfianza en el proletariado internacional y además niega la posibilidad de establecer el socialismo en un solo país. Si bien existe un déficit en la dirección proletaria en las luchas y manifestaciones populares a nivel mundial, ya que éstas están ganadas por diferentes direcciones ideológicas distintas al marxismo, sin embargo la energía de las masas en estos movimientos muchas veces sobrepasa a estas direcciones y un eventual triunfo de la Guerra Popular en Nepal podría haber marchado en esa dirección. Además otro aspecto que los dirigentes del PCN(M) no consideran es que en la India, su gigante vecino, existe una gran expansión del movimiento maoísta que pudo tener implicancias directas con un eventual triunfo comunista en Nepal.

    Sin embargo los dirigentes “maoístas” han hecho todo lo contrario, pretendieron pasar su análisis acerca de la particularidad nepalesa (incorrecto desde nuestro punto de vista) como una generalidad a toda la región incluyendo a la India y cuando conformaron el gobierno interino establecieron relaciones amistosas con el reaccionario gobierno indio. Esto es oportunismo inmenso.

    En el mismo documento se pueden ver análisis mecanicistas sobre el proceso nepalés. En la página 105 se dice que “La fundación del Partido, su manifiesto, política y programa preliminares, constituyen la unidad o tesis. En el proceso de desarrollo, las diversas tendencias, conflictos internos, altibajos y escisiones y fracciones, constituyeron la lucha o antítesis en el movimiento comunista nepalés. La grandiosa Guerra Popular dirigida por el PCN (Maoísta) desde hace cinco años es la manifestación de la transformación y síntesis o de la nueva unidad sobre una nueva base. Todo el proceso del movimiento comunista nepalés, también puede ser visto como la negación de la negación”. Plantear el proceso dialéctico de desarrollo como producto de “la negación de la negación” implica dos cosas: una, esta ley no describe como cambian las cosas en la realidad, siendo expresión del materialismo mecánico; dos, niega o entra en antagonismo con la única ley fundamental del materialismo dialéctico, la contradicción, que se expresa como unidad y lucha de contrarios, motor de desarrollo del Partido.

    El 2003 se sientan las bases para la negociación y futura capitulación de la lucha. Estas ideas están plasmadas en el Resumen ejecutivo de la propuesta presentada por el PCN (Maoísta) para las negociaciones (5), en dicho documento se reconoce que siete años de guerra popular han conducido al equilibrio estratégico pero que debido a la particular posición geopolítica del país, se considera apropiado buscar inmediatamente una solución política pacífica progresista. Con esos considerandos, el PCN(M) propone una agenda que tiene como metas y objetivos de la negociación lo siguiente:
    - Poner fin al actual estado de conflicto mediante una solución política progresista,
    - Resolver las actuales contradicciones de clase, nacionalidades, regionales, de género y otras mediante cambios políticos, económicos y culturales,
    - Establecer una unidad nacional nueva, fuerte y democrática y defender la independencia y soberanía nacionales propugnando por la democracia y el nacionalismo como un conjunto indivisible, interdependiente e interrelacionado, y
    - Garantizar los más amplios derechos humanos y ciudadanos para todos.
    Para el cumplimiento de estas metas solicitan la formación de un comité con autoridad con representación de organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos, importantes organizaciones profesionales, sindicales y sociedad civil.

    Con esto el PCN(M) sustituye los objetivos de la Guerra Popular a cambio de ciertas reformas en el viejo Estado burocrático terrateniente nepalés. Si bien para el momento se pudo pensar que esta era una estrategia de negociación que no implicaba comprometer los objetivos iniciales de la revolución, los hechos posteriores demostraron que en realidad no se trataba de una estrategia distractiva sino que en realidad estaban sentando las bases para una orientación política estratégica que los miembros de la dirección del PCN(M) iban a seguir en el futuro inmediato a nombre de seguir pasos tácticos.

    Ya en este documento se demandaba que se realicen esfuerzos para llevar a una conclusión significativa la negociación lo más pronto posible, ya que no sólo es inapropiado sino también riesgoso continuar indefinidamente con el actual estado de suma fluidez en la situación política del país. La salida política que presentan está relacionada a un nuevo sistema de Estado progresista y a una nueva constitución que se adapte a él. Proponen una Asamblea Constituyente, la que debe formular y promulgar la nueva constitución, la misma que contemplaría la creación de una Asamblea Popular representativa, la creación de un ejército nacional unificado que incluiría al Ejército Real Nepalés y al Ejército Popular de Liberación, entre otras demandas democráticas burguesas.

    Todos estos planteamientos del año 2003 van a ser seguidos por los dirigentes “maoístas” en el futuro inmediato. Inicialmente se presentaron como objetivos tácticos que no sacrificaban la estrategia revolucionaria, pretendieron hacer creer a las masas nepalesas y al proletariado internacional que se trataba de meras propuestas de negociación con el fin de desenmascarar a la monarquía y alcanzar los objetivos revolucionarios, sin embargo, cada “paso táctico” que el PCN(M) daba, en realidad apuntaba a comprometer su estrategia y finalmente estas concepciones “tácticas” reemplazaron la estrategia revolucionaria por el camino de la capitulación y traición a la lucha del pueblo nepalés al comprometerse juntamente con las clases dominantes a retirar a la vieja monarquía de la dirección del Estado y conformar un Estado burgués republicano, que nada tiene que ver con el objetivo de conformar el Estado de nueva democracia.

    El mismo 2003, en el documento “La situación actual y nuestra tarea histórica” (6) se esboza el planteamiento de la democracia en el siglo XXI, se reafirma que la Guerra Popular se encuentra en equilibrio estratégico y que se hacen los preparativos para la ofensiva estratégica, y cuando en el mundo de hoy no existe ningún país auténticamente socialista y el imperialismo norteamericano está tratando de poner a todo el mundo bajo sus garras, entonces es obvio que la GP de Nepal se tornará particularmente más compleja y por tanto adquirirá más importancia.

    El PCN(M) señala que junto con la expansión en calidad y cantidad de la Guerra Popular, se han intensificado las actividades intervencionistas del imperialismo norteamericano en Nepal, buscando impedir al movimiento maoísta nepalés conquistar el Poder. También señala que en este contexto es muy importante desarrollar más seriamente la estrategia y las tácticas del Partido. Luego de señalar que en la actualidad no hay ninguna ola revolucionaria bajo la dirección del proletariado (…) es esencial entender que la serie de pasos tácticos emprendidos por el Partido, como el cese del fuego, la negociación, la salida política, etc., están basados en la situación mundial estratégicamente favorable y tácticamente desfavorable y en la condición de equilibrio estratégico dentro del país, para luego preguntarse, ¿es posible, para un país pequeño con una presión geopolítica específica como Nepal lograr la victoria, al punto de capturar el Estado central a través de la revolución? La respuesta que ensaya el PCN (M) está en avanzar movilizando la opinión pública y desgastando al imperialismo, para lo que considera que hay que tener en cuenta los siguientes puntos:
    - Poner el acento en hacer lo más concreta y amplia la relación entre el proletariado mundial y el Partido,
    - Engranar la revolución nepalesa con la creciente opinión mundial contra el imperialismo,
    - Hacer mayores esfuerzos por utilizar diferentes fuerzas imperialistas y reaccionarias que tienen contradicciones con el imperialismo yanqui.

    De esta manera el PCN(M) descarta la posibilidad de la toma del poder vía Guerra Popular en las actuales condiciones en que se encuentra la situación mundial. El último punto es reflejo del manejo de la teoría revisionista de los tres mundos levantada por Teng Siao-ping: unirse a otras potencias imperialistas para luchar contra el imperialismo yanqui. Esta idea se ha ido confirmando a lo largo del interinato en el gobierno de Prachanda, con sus saludos efusivos a los gobiernos de China e India, con la admiración que dijo profesar al “modelo japonés”, etcétera, podemos señalar que esta orientación en el ámbito internacional de la dirección del PCN(M) es una política oportunista para quedar bien con las potencias imperialistas. Basta ver su accionar en casos como el reclamo del Partido Comunista de Afganistán que denunció la existencia de tropas nepalesas como parte de la ocupación de la OTAN a ese país, no se hizo nada en concreto, vergonzosa fue también la omisión de una condena al Estado Israelí que atacó en diciembre del año pasado al pueblo palestino, cuando otros gobiernos reformistas de América Latina (Venezuela y Bolivia) hicieron alardes de antiimperialismo rompiendo relaciones con dicho Estado.

    En realidad en lo internacional se siguió una línea de capitulación ante el imperialismo, de boca se criticó al imperialismo yanqui en tanto que se elogiaba el “desarrollo económico” de los demás imperialismos, esto significa hacer la política de cambio de “bastón de mando”, aplicando la tesis de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, exactamente la política que aplican la nueva camada de gobiernos oportunistas y reformistas en América Latina.

    La desviación está consumada

    Los posteriores hechos de la dirección del PCN(M) como la firma del Acuerdo de Paz para poner fin a la Guerra Popular, el desarmamiento y el acantonamiento del Ejército Popular de Liberación (EPL) en campamentos supervisados por la ONU y el desmantelamiento del nuevo poder en el campo son muestras clarísimas de que la revolución en Nepal ha sido desviada de su camino y dirigida al barranco. Esto más las propuestas de unir a los dos ejércitos (el EPL y el Ejército reaccionario de Nepal) así como la formación de una “República Democrática Federal”, que la entendemos como una república burguesa, son realidades de la bancarrota ideológica de los dirigentes “maoístas” nepaleses.

    Esto se puede ver en la propuesta de formar una “república federal” (supuestamente fuera del marco de la semifeudalidad y el imperialismo) como paso intermedio antes de un Estado de Nueva Democracia. En estos planteamientos se argumenta a favor de la democracia burguesa, colocando como gran avance la competencia multipartido para frenar los problemas de centralización y “totalitarismo”. En realidad la concepción de democracia de la dirección del PCN(M) carece de todo análisis de clase y conciben a este como en un estado de pureza, por ello ven la competencia electoral desligada de las estructuras económicas del Estado. De ahí el razonamiento oportunista de pretender creer que transformar la superestructura (la dinámica política, o concretamente la electoral) va a transformar la estructura de la sociedad.

    Además de esto Prachanda y compañía hacen un “balance” de las experiencias socialistas del siglo XX y de un plumazo determinan que estos fueron maquinas totalitarias que suprimieron la democracia. En realidad no se hace ninguna apreciación de lo que significó la revolución y la experiencia socialista para el pueblo, aquello que Lenin caracterizaba como la mejor democracia que había existido, nada de eso, el balance del PCN(M) se contenta con coincidir con las conclusiones reaccionarias. Al hablar así de la experiencia socialista del siglo XX los dirigentes del PCN(M) desprecian en absoluto la herencia de las revoluciones rusa y china, particularmente la Gran Revolución Cultural Proletaria y hacen un balance acrítico y subjetivo, nunca desde una perspectiva científica proletaria.

    Este análisis falto de posición clasista no puede ser parte de la ideología marxista, todo lo contrario, es hacer concesiones a la ideología burguesa. No puede ser parte central de la creación de un nuevo Estado el que se le otorgue a los reaccionarios la oportunidad de retomar el poder, satisfacer las demandas de las clases dominantes que aún no han sido derrotadas y darles las herramientas necesarias para recuperar los espacios de poder temporalmente perdidos. Crear un Estado más democrático (un nuevo Estado) es todo lo contrario, es precisamente llevar la democracia a las masas, dotarlas de herramientas concretas que permitan su participación en la creación de la nueva sociedad y eso pasa por dotarles de los elementos centrales como la tierra, la propiedad de la gran burguesía y la propiedad imperialista; y acabar con las viejas relaciones sociales que son la base de reproducción del viejo Estado. Lo contrario implica capitular ante la gran burguesía y los terratenientes que aún perviven en Nepal (reconocido por los propios dirigentes nepaleses (7) ) y ante el imperialismo.

    El gobierno interino y el apoyo del revisionismo

    Ver la participación de los dirigentes del PCN(M) en el pasado gobierno interino es importante porque nos da una idea de lo que se puede esperar del anunciado “Estado Democrático Federal” propuesto por ellos. La fugaz experiencia de Prachanda en el poder no sólo no se desligó un milímetro del circuito imperialista sino que ensalzó las “bondades” de los modelos económicos imperialistas en diversos países, Prachanda, jefe del gobierno de Nepal, saludó con calidez a los chinos como “amigos del pueblo nepalés”, insistió mucho en tener buenas relaciones con el Estado indio, alabó el modelo japonés del cual dijo estar “interesado en aprender”, se dirigió a los “amigos norteamericanos” para decir que quiere establecer en Nepal una “democracia” como la que estableció George Washington y colocó el “modelo suizo” como ideal para llevar a Nepal por ese camino. ¿De qué sirvió toda esta verborrea a los objetivos de la revolución que las masas, miembros del EPL y militantes honrados del PCN(M) pagaron con sangre?, absolutamente para nada.

    En el plano nacional el gobierno interino no ha sido más que una marioneta de los viejos partidos parlamentarios. La propuesta de unificación de los ejércitos no fue aceptada, todo lo contrario, el jefe del Ejército de Nepal (EN) generó un incidente con Prachanda al negarse a obedecer la orden de unificar al EPL con el EN, y a la vez inició entrenamiento y reclutamiento de nueva gente a sus filas; este hecho terminaría con la renuncia de Prachanda del gobierno.

    Otro asunto serio fue lo ocurrido con el entonces Ministro de la Reforma Agraria y Administración de la Tierra, Matrika Yadav, alto dirigente del PCN(M), quien renunció porque se opuso a aceptar la violencia del Estado para desalojar a los campesinos de las tierras que la Guerra Popular les otorgó. La directiva del gobierno (de Prachanda) a Yadav era devolver la tierra de estos campesinos a sus antiguos dueños, es decir, a los terratenientes. Este ejemplo es muy importante porque nos dice cómo funcionaría el proyecto de los dirigentes del PCN(M).

    En medio de estos hechos el Partido se ha fraccionado, algunos grupos pequeños, otros del nivel central, se han separado del PCN(M) luego de la nueva orientación (revisionista), mientras que Prachanda y compañía se han unido con el antiguo partido revisionista Mashal, con quien habían roto antes de iniciar la guerra precisamente combatiendo la idea oportunista de Mashal de que era imposible desarrollar una Guerra Popular en Nepal y tomar el poder por ese medio. Hoy establecieron una alianza y el PCN(M) adquirió un nuevo nombre, Partido Comunista Unificado de Nepal (Maoísta).

    Las diferentes tendencias que se han abierto al interior del Partido tampoco van más allá del proyecto reformista, algunos disidentes dentro del “nuevo” Partido expresan diferencias de forma y no cuestionan los nuevos objetivos de la dirección, la gran mayoría está confiando en que en la Asamblea Constituyente se aprobará una nueva Constitución y que ésta formará un nuevo Estado y se crearía bajo las características que han propuesto los dirigentes “maoístas” nepaleses.

    Esta confianza en el camino parlamentario revela cual es la comprensión de la dirigencia nepalesa sobre el proceso revolucionario, expresa confianza en el viejo Estado, confianza en que el imperialismo les permitirá hacer realidad su proyecto haciendo una nueva Constitución, pero también se puede pensar que para ganar el favor de los reaccionarios nacionales e internacionales los dirigentes del PCN(M) tendrán que “suavizar” sus objetivos y reducirlos a un nivel “aceptable” para las clases dominantes.

    Los partidos reaccionarios y las clases dominantes de Nepal parecen estar más claros sobre cómo manejar este Estado en transición. Ellos se han opuesto a la integración de los dos ejércitos y han alentado al jefe del Ejército de Nepal a hacer reclutamiento de nuevos miembros. Esto generó la renuncia de Prachanda y se conformó un nuevo gabinete con los partidos reaccionarios que también ha contado con el beneplácito de la “comunidad internacional”.

    Los revisionistas en el mundo también han tenido su papel en este proceso. Cuando el PCN(M) obtuvo mayoría en la Asamblea Constituyente, muchos partidos de “izquierda” enviaron efusivos saludos y manifestaciones de apoyo a los “resonantes triunfos” de los “maoístas nepaleses”, esto se repitió cuando Prachanda se posesionó como primer Ministro y cuando renunció le enviaron notas de solidaridad, sin embargo muchas de estas organizaciones nunca saludaron el avance de la Guerra Popular, es decir jamás comprometieron algún apoyo al pueblo nepalés y a su proceso revolucionario cuando este verdaderamente lo era.

    Conclusión

    Si bien es cierto que el deber de los marxistas en relación al internacionalismo proletario es criticar a los partidos hermanos como una ayuda en sus procesos revolucionarios cuando éstos presentan problemas y viceversa, consideramos que en el caso de Nepal la situación ya transitó más allá de una discusión entre organizaciones comunistas o partidos hermanos. Los planteamientos de la dirección del PCN(M), ahora PCUN(M), se han puesto en el lado contrario del marxismo, del leninismo y del maoísmo y por lo tanto se han puesto del lado contrario de la revolución, por lo tanto su tratamiento no puede ser el de contradicciones en el seno del pueblo o contradicciones dentro del movimiento comunista internacional. En Nepal se ha consumado una traición al pueblo nepalés y al proletariado internacional y las posiciones de estos dirigentes representan el peligro principal que debe ser combatido por el movimiento comunista internacional como una línea revisionista, oportunista de derecha, capitulacionista y traidora.

    Esto ha puesto al Movimiento Comunista Internacional (MCI) en una situación difícil y compleja, y, expresión de esto, es la impotencia del Movimiento Revolucionario Internacionalista, frente a estos hechos, de sacar una posición pública, por ello la lucha de dos líneas cobra mucha importancia dentro del MCI en defensa del maoísmo y la Revolución Proletaria Mundial.

    Es cierto que dentro del PCN(M) hay diferencias y es preciso apoyar estas líneas a condición de que rompan radicalmente con las posiciones oficiales y reenrumben el proceso revolucionario en Nepal, aunque por la forma como se manifiestan es muy difícil que aquello suceda si no se da un proceso de reconstitución del Partido asumiendo nuevamente el marxismo-leninismo-maoísmo.

    ¡Viva el maoísmo, abajo el revisionismo!

    Noviembre de 2009

    Partido Comunista do Brasil Fração Vermelha – P.C.B.(FV)
    Partido Comunista del Ecuador “Sol Rojo”
    Frente Revolucionario del Pueblo (marxista-leninista-maoísta) de Bolivia
    Unión de Revolucionarios Comunistas (marxista-leninista-maoísta) de Chile [URC (mlm) de Chile]

    RDC
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2541
    Reputación : 3027
    Fecha de inscripción : 19/08/2009
    Edad : 25
    Localización : Galicia

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por RDC el Vie Ago 05, 2011 10:30 pm

    m-l Power escribió:
    El nuevo gobierno socialista de Nepal ha declarado la tierra entera del territorio nepalí propiedad del estado; se han creado granjas colectivas, se está mecanizando el agro, y las industrias de lana, del yute, madera, tabaco, maíz y patata se han nacionalizado. Una de las industrias más importantes que es la textil, la cual destaca por la confección de chales de vivos colores se ha cooperativizado. Nepal tiene en su territorio las cumbres más altas del planeta. El Himalaya, el Daulaghiri, el K-2 y los que se llaman ocho miles, que son las cumbres más altas, están en su territorio, y son una gran atracción turística, que ha pasado a ser controlada por el estado, con lo cual recauda importantes cantidades dinerarias que aportan a la economía nacional.

    Bueno, pues no suena mal. ¿Alguna objección?

    Suponiendo que las medidas que se exponen en ese párrafo fuesen ciertas, dichas medidas no serían socialistas porque el Estado nepalí no es una dictadura del proletariado ni una dictadura democrático-popular. Por mucho que ese artículo diga que Nepal es un país socialista, dicho socialismo no tiene nada que ver con el socialismo marxista, con la fase inferior del comunismo. En Nepal no se ha producido ninguna revolución proletaria que haya destruido el viejo aparato estatal burgués-terrateniente y que lo sustituyese por un Estado de nuevo tipo, un Estado obrero, organizado en base a órganos del Poder político proletario. Sino que a través de las elecciones en el seno del viejo Estado, unos partidos autodenominados comunistas han accedido a la administración de dicho Estado y desde esa posición plantean llevar a cabo una serie de reformas dentro de ese propio Estado.

    La nacionalización de los medios de producción solo es una medida socialista si dicho Estado está en manos de la clase obrera, si el que lleva a cabo las nacionalizaciones es un Estado burgués dichas nacionalizaciones lo que producen es el aumento del capitalismo burocrático.

    bandadaroja
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 862
    Reputación : 857
    Fecha de inscripción : 11/07/2011
    Edad : 33

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por bandadaroja el Vie Ago 05, 2011 11:52 pm

    La nacionalización por sí sola no es una medida socialista. Si el estado no es proletario la nacionalización le beneficia a dos sectores bien definidos: a la burguesía nacional, obviamente, ellos pueden acceder a los medios de producción o directamente al Estado. Ahi entra la figura del estado, su carácter y a quien pertenece, es decir si se nacionaliza y se estatiza u medio de producción sirve ala dictadura que controla el estado.

    El problema en Nepal se simplifica en sistema de gobierno y/o sistema de estado.

    Prachanda y sus secuaces hicieron o se aprovecharon de la Guerra Popular para distraerla o desviarla solo y únicamente para alterar el sistema de gobierno, es decir de la monarquía a la democracia republicana y burguesa, dejando intocado el problema de sistema de estado, es decir la dictadura.Consiguientemente no existió revolución sino una reforma en la forma cómo se organiza el gobierno. Entonces, reforma no es revolución, en Nepal hubo reforma, no revolución. Ojo, muchas veces las reformas también requieren de lucha armada y no por el método, es decir la violencia se vuelven radicales o revolucionarias.

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Sáb Ago 13, 2011 5:26 pm

    Sobre la cuestión de Nepal

    VIERNES 12 DE AGOSTO DE 2011
    A proposito del revisionismo nepales y del movimiento comunista



    La cuestion del Nepal es importante, ya que muestra hasta que punto se diferencian las organisaciones que se reclaman del movimiento comunista internacional.

    Para algunos en efecto, la teoria desarollada por Marx y Engels es solo una « caja de herramientas », donde se puede robar ideas y enfoques « revolucionarios ».

    Aquellos que afirman esa tésis erronea justifican los « acuerdos de paz » en el Nepal con razones « geopolilticas », tanto como apoyan al militar Chavez del Venezuela, unas u otras fuerzas religiosas fundamentalistas, etc.

    Calificamos esta deriva de « pragmatismo » ; los camaradas de Turquia, ya la calificaron de « pragmatismo-machiavelismo ».

    Pues existe el otro punto de vista, el solo correcto, que plantea que el marxismo-leninismo-maoismo es una ciencia, y que entonces hay que pensar y actuar cientificamente.

    Cuando hicimos criticas a Prachanda y al Partido Comunista del Nepal (maoista), lo fue desde este principio. Y cuando publicamos nuestras criticas a partir de septiembre de 2005, estuvimos bastante solos.

    Pero sabiamos que cuanto mas se enterarian de lo sucede en Nepal, mas los revolucionarios autenticos verian que los principios revolucionarios han sido barridos.

    En efecto, no se trata solo de una cuestion de « oportunidades ». El planteamiento de « salvar al enfermo curando la enfermedad » es correcto, pero hay limites que no hay que sobrepasar, y Prachanda les sobrepaso rotundamente.

    Si reaccionamos tan rapido, es porque en Francia tuvimos la experiencia de Thorez, y que en la vecina Italia hubo Togliatti. No era tan dificil ver hasta que punto las tesis de Prachanda no tuvieron nada nuevo (excepto el hecho de que serian « maoistas » y « la democracia del siglo 21 »). Asimismo, Tito en Yugoslavia pretendio tambien « inventar » una nueva via.

    Lo que sucedio despues tuvo importancia mayor. Hubo, desde junio de 2006, les documentos del Partido Comunista de India (maoista), que criticaron la perspectiva de los « acuerdos de paz » en Nepal. Hubo tambien, a partir de la secunda mitad de 2006, los numerosos pronunciamientos de la Union Obrera Comunista (Marxista-Leninista- Maoista) de Colombia.

    La UOC(MLM) de Colombia tuvo la justa initiativa de buscar a identificar precisamente el revisionismo nepales, y la llamada con mucha razon a los comunistas marxistas-leninistas-maoistas a unirse bajo una bandera roja de verdad.

    Queda claro que los comunistas marxistas-leninistas-maoistas deben apoyar esta iniciativa.

    Asimismo, queda claro que dentro de este proceso, al Partido Comunista de India (maoista) le toca un gran papel que desarollar, tanto como el Partido Comunista del Peru, puesto que fue muy significativo el hecho de que el revisionismo nepales comenzo a desenmascarase de verdad al atacar la guerra popular en el Peru.

    Como lo hizo la UOC(MLM) en su llamado « Al proletariado de todos los paises y a los Marxistas Leninistas Maoistas », tenemos que sentar bases de una nueva definicion, para orientar al movimiento comunista internacional, dentro de la perpectiva grandiosa de la revolucion mundial.

    Guerra popular hasta el comunismo !

    Partido Comunista Marxista-Leninista-Maoista de Francia, 2007

    http://www.contre-informations.fr/international/2007/08/a-proposito-del-revisionismo-nepales-y-del-movimiento-comunista-internacional/

    Publicado por Odio de Clase

    RDC
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2541
    Reputación : 3027
    Fecha de inscripción : 19/08/2009
    Edad : 25
    Localización : Galicia

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por RDC el Lun Ago 29, 2011 12:06 pm

    Nepal: el revisionista y liquidacionista Bhattarai ha sido elegido nuevo primer ministro

    [Nota de Odio de Clase: la camarilla revisionista del PCNU(M) se dispone de nuevo a gestionar el estado reaccionario. Dicha gestión lejos de producir una transformación de la sociedad servirá para legitimar al viejo estado reaccionario y sus instituciones. Así entre las metas de estos recalcitrantes revisionistas está la culminación del "proceso de paz" y la elaboración de la "nueva constitución", ambas destinadas a liquidar la Revolución de Nueva Democracia y a legitimar el sistema actual. El PCNU(M) es actualmente un partido abiertamente revisionista, que ha cometido graves crímenes contra el pueblo y la revolución. Dicho PCNU(M) merece toda la repulsa-desprecio de los MLM y ningún maoísta honesto puede defender la conciliación o tolerancia con dicho partido.]

    El "maoísta" Baburam Bhattarai ha sido elegido nuevo primer ministro de Nepal tras una votación en la Asamblea Constituyente gracias al apoyo de varios partidos regionalistas.

    Baburam Bhattarai ha sido elegido nuevo primer ministro de Nepal tras una votación en la Asamblea Constituyente gracias al apoyo de varios partidos regionalistas.

    "La culminación del proceso de paz y la elaboración de la nueva constitución serán mis prioridades. La tercera será prestar ayuda a la gente", ha afirmado Bhattari tras ser elegido.

    Bhattari, candidato del Partido Comunista Unificado de Nepal (PCUN, maoísta) ha recibido 340 de los 601 votos de la cámara, frente a los 235 logrados por el candidato del Congreso Nepalí, Ram Chandra Pudel.

    El nuevo primer ministro es uno de los ideólogos más derechistas del PCUN, principal fuerza política del país tras el inicio del "proceso de paz" que puso fin a la Guerra Popular (1996-2006) entre la monarquía absolutista y la guerrilla maoísta.

    Bhattari sustituye a Jhalanath Janal, del Partido Comunista de Nepal-Unificado Marxista-Leninista, quien dimitió hace dos semanas tras seis meses en el poder ante su incapacidad para hacer avanzar el proceso de paz.

    Nepal lleva inmerso en una crisis política desde 2009, cuando dimitió el entonces primer ministro, el histórico líder maoísta Pushpa Kamal Dahal, dimitió en respuesta a una decisión del presidente Yadav de revocar la destitución del jefe del Estado Mayor del Ejército.

    http://odiodeclase.blogspot.com/2011/08/nepal-el-revisionista-y-liquidacionista.html

    bandadaroja
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 862
    Reputación : 857
    Fecha de inscripción : 11/07/2011
    Edad : 33

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por bandadaroja el Lun Sep 05, 2011 11:40 pm

    El Poder nace del fusil”, sin lugar a dudas, pero siempre hay que entender que es el Partido el que manda al fusil. Son dos citas del P. Mao que dejan ver la naturaleza de las revoluciones y su vía. El aspecto ideológico y el método, la vía, la estrategia. Ese método en el Nepla fue la Guerra Popular y la guía definitivamente marxista-leninista-maoísta, expresa de manera clara como Revolución de Nueva Democracia.

    Ni Prachanda y sus cómplices son maoístas (ahora tienen cierto parecido a los delatores del PC MLM de Bolivia) y los fusiles están ya en manos de la reacción. Consiguientemente, no hay ideología correcta, política correcta y vía correcta. No hay revolución.

    Es duro para el Movimiento Comunista Internacional confrontar esta realidad, pero está ahí y no la vamos a ocultar o tratar de revestir de eufemismos. El revisionismo se apoderó de ese procesos y lo llevo arrastras a vivir el reformismo burgués a costa de la vida de muchísimos comunistas que murieron en combate enarbolando las banderas del Comunismo. A costa del esfuerzo histórico del proletariado y pueblo del Nepal que inicialmente vieron en la Guerra Popular la posibilidad de construir nuevo Poder. Hoy no queda nada de eso sino recomenzar de nuevo, luchar, fracasar, volver a luchar, volver a fracasar, así hasta la victoria. Eso es lo que nos enseñó Mariátegui. Eso es lo que hacemos los verdaderos comunistas. No todo está perdido, hay que seguir luchando, con la diferencia de que el proletariado y pueblo del Nepal debe ser más contundente, más determinante y de ser necesario más cruento con el revisionismo.

    El principal enemigo la reacción. El principal peligro: el revisionismo. Cuánta sabiduría en las palabras del P. Mao- Tse-tung………….

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Dom Sep 11, 2011 10:59 pm

    Análisis sobre el revisionismo prachandista que está liquidando la revolución en Nepal


    Ramesh Sharma (de The Next Front)

    16 de agosto de 2011.

    Ramesh Sharma, intelectual dedicado al Marxismo-Leninismo-Maoísmo, es ex presidente de la Organización Nacional de Intelectuales, organización hermana del Partido Comunista de Nepal Unificado ("Maoísta") [PCUN (M)]. Sharma se ha volcado en el análisis del desarrollo del revisionismo dentro del PCUN (M). Especialmente se ha centrado en el papel desempeñado por Prachanda para traicionar la revolución. Como afirma: “lo mínimo que se dede hacer en la actualidad es sustituir al arquitecto del revisionismo al frente de la dirección del PCUN (M) y retrotraer al partido a la etapa de 1994 con el objetivo de emprender medidas revolucionarias.”

    El siguiente discurso se centra en la aplicación del M-L-M a la situación actual en Nepal, en especialmente a las tácticas y acciones emprendidas por el autoconsiderado partido revolucionario, el PCUN (M).

    Antecedentes conceptuales

    Es un hecho bien sabido que los principios comunistas, recogidos por primera vez en el Manifiesto Comunista de 1848 con el objetivo de establecer el comunismo por todo el mundo, han atravesado hasta la fecha las fases del Marxismo, el Leninismo y el Maoísmo. Sin embargo, en ocasiones, en su proceso de desarrollo, los principios comunistas se han encontrado con obstáculos. Dichos obstáculos se pudieron observar, principalmente, con el establecimiento de la Comuna de París en Francia y después de la desaparición del camarada Stalin en la Unión Soviética y del camarada Mao en China. La responsabilidad del fracaso de la Comuna de París fue la inmadurez de la dirección [revolucionaria], mientras que los obstáculos observados en la URSS y China son atribuibles a la emergencia del revisionismo embozado en la capa del Marxismo. Es ampliamente sabido que el revisionismo de Kruschev, surgido tras la muerte del camarada Stalin en la URSS, fue el responsable del retraso de la sociedad soviética en su avance hacia el comunismo, mientras que el revisionismo de Deng, aparecido tras la muerte de Mao, es el culpable de obstruir el paso de la sociedad China a la fase del socialismo. Se considera, por lo tanto, que las dificultades del movimiento comunista internacional se han debido ya sea a la falta de madurez de la dirección del Partido Comunista, ya a la voluntaria aplicación del revisionismo por esos dirigentes. Por eso, la única razón para extender el M-L-M es el desarrollo del revisionismo. Al tomar conciencia de todos estos hechos, Marx, Lenin y Mao fortalecieron el Marxismo para luchar contra el revisionismo. Las dos contribuciones teóricas y estratégicas de Mao tanto para la realización de la revolución como para cortar las alas al revisionismo se deben considerar infalibles en estos momentos. La primera estrategia es la “Guerra Popular Prolongada” como medio de lucha para llevar a cabo la revolución proletaria y la segunda es la “Gran Revolución Cultural Proletaria” para luchar contra los obstáculos o el revisionismo que aparecen en el proceso que lleva a la sociedad hasta la última fase del comunismo. La evaluación integral del desarrollo de los principios del M-L-M y de su contraparte, el revisionismo, muestra que las armas teóricas, y concretamente las dos proposiciones más arriba mencionadas, son suficientes para triunfar sobre el revisionismo.

    La edición nepalí del revisionismo

    El dirigente pionero en la introducción del revisionismo en Nepal fue el difunto Manmohan Adhikari. Entre los dirigentes que han asumido su nueva edición revisada [del revisionismo] se encuentran principalmente Kesharjung Raymajhi, Mohanbikram Singh, Nirmal Lama y Madan Bhandari. El Sr. Prachanda es el nombre más reciente que se ha apuntado a la lista, el mismo que introdujo el revisionismo en 2006 bajo una nueva presentación adoptada por el PCUN (M) hasta la fecha. Esta edición revisada es, posiblemente, bastante nueva para los líderes revisionistas del movimiento comunista internacional. El propio Sr. Prachanda alardea de que su llamada “nueva doctrina” es el único camino para los comunistas del mundo, lo cual parece una declaración bastante ridícula. Una persona prudente no puede permanecer en silencio haciendo caso omiso de las traiciones del Sr. Prachanda, impuestas contra los sacrificios de combativos jóvenes, campesinos, obreros, intelectuales y de todo el pueblo oprimido de Nepal. En los siguientes puntos tratamos de explicar, en breve, el revisionismo introducido recientemente en Nepal.

    1. La introducción del “Camino Prachanda” como principio rector

    Es simplemente impaciencia pequeño burguesa pretender elevar el inicio de la guerra popular al nivel de principio guía en el transcurso de la asimilación de los cuadros de la rebelión en el seno de las masas. La tendencia a disfrutar en la jactancia, abandonando, a un tiempo, la tarea de completar la revolución, no se ajusta a las normas del Marxismo. También es característico de las desviaciones derechistas pretender elevarse al nivel de Marx, Lenin y Mao sobrevalorando el inicio de la guerra popular en un nuevo territorio. Por lo demás, la aparición de un nuevo principio [guía del comunismo] no es obligatoria siquiera tras la culminación de la revolución.

    2. La declaración de conclusión de la guerra popular

    El Sr. Prachanda, en alianza con el Sr. Girija, franqueó evidentemente el paso al revisionismo en el movimiento comunista nepalí al proclamar la conclusión de la guerra popular. La única manera admitida de lucha en el movimiento proletario internacional, a día de hoy, para tomar el poder del estado, es la “guerra popular prolongada”. Existe acuerdo en que dicha noción resulta aplicable tanto a los países en desarrollo como a los países desarrollados. Es un acto absurdo reemplazar la guerra popular por una asamblea constituyente en nombre del proletariado.

    3. Combinar dos en uno

    “Uno se divide en dos” es un principio del Marxismo. Significa que los revolucionarios y los contrarrevolucionarios están polarizados en sus respectivas posiciones. En última instancia, la creciente fuerza revolucionaria derrotará a los reaccionarios. En abierta contradicción con esta noción, el Sr. Prachanda asimiló a revolucionarios y contrarrevolucionarios en su partido, el PCUN (M), de tal manera que creó una situación en que hacer la revolución se ha vuelto imposible.

    4. Inversión del proceso de unidad-lucha-transformación

    De acuerdo con los principios del M-L-M, un partido revolucionario debería organizar el discurso teórico así como las luchas prácticas tanto dentro como fuera del partido, sin cesar, a fin de conducir a los cuadros y a las masas hacia el polo revolucionario. Por el contrario, al principio el Sr. Prachanda forjó la unidad del partido con reconocidos revisionistas y ahora trata continuamente de conducir a los cuadros revolucionarios del partido hacia el polo parlamentario y pluralista. Los líderes del PCUN (M), en la actualidad, recitan la fórmula de unidad-lucha-transformación ocultando su dirección revisionista de la transformación.

    5. Aplicación del anarquismo so capa de rebeldía

    Se trata de una novísima forma de revisionismo adoptada por el Sr. Prachanda. En diversas reuniones, como las celebradas en Balaju, Kharipati, Palungtar, etc., donde estuvieron presentes notables cuadros revolucionarios y participaron las masas, el Sr. Prachanda trató de mostrarse a sí mismo como un revolucionario con una teatral puesta en escena e igualmente aceptando, aunque sólo sobre el papel, la línea política de la rebelión. Él sabe perfectamente que un documento revolucionario no sirve de nada si no se apoya en un plan de trabajo con la vanguardia revolucionaria compuesta por dirigentes y cuadros con principios y disciplinados. El Sr. Prachanda pretende eludir estos aspectos necesarios de la revolución; para ello, ha adoptado métodos indirectos a fin de satisfacer sus propios intereses: ha relajadola tensión del partido y se ha introducido en él la corrupción económica, le ha privado de cualquier tipo de plan y programa, ha formado camarillas para obtener beneficios personales, ha transformado el partido en una multitud de anarquistas, etc. En abierta oposición al principio del M-L-M que dice “aplicar el Marxismo, no el revisionismo”, el Sr. Prachanda aplicó el revisionismo en la práctica so capa de la llamada línea revolucionaria de “rebeldía”. Quizá caviló que su plan maestro conduciría a un punto en que todo el mundo tendría que aceptar esta condición subjetiva inadecuada para la rebelión. El propio Sr. Prachanda, en la actualidad, se ha pasado de la línea política de la “rebeldía” a la de “paz y constitución”, siguiendo su plan de acción de largo alcance. Su método recién introducido para transformar un partido comunista en uno reaccionario se puede describir como “Marxismo o revolución de palabra y parlamentarismo o revisionismo en la práctica”.
    Publicado por Odio de Clase

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Miér Sep 14, 2011 6:31 am

    Segunda parte del análisis sobre la traición prachandista



    LUNES 12 DE SEPTIEMBRE DE 2011
    PARA COMPRENDER CÓMO FUE TRAICIONADA LA REVOLUCIÓN [PARTE 2ª DE 2]

    Traducido por ODIO DE CLASE



    6. Digno de fiar para los enemigos e impostor para el pueblo

    El propio Sr. Prachanda ha comenzado a revelarse como es él. Hace tiempo trató de mostrarse como un revolucionario e intentó convencer a los cuadros para que vieran los acuerdos por él firmados con los reaccionarios simplemente como una cuestión táctica. Ahora ha puesto al descubierto que sus concepciones, planes, vida física, etc. estuvieron bajo la protección del Sr. Girija Koirala [Presidente del Partido del Congreso nepalí hasta su fallecimiento en marzo de 2010], a quien el pueblo nepalí considera como un dirigente de mayor calado. Refiriéndose a los camaradas dedicados por entero al partido, dijo que sus compañeros de la época de la guerra popular intentaron asesinarlo, física o doctrinalmente. En todo caso, el Sr. Girija Koirala, en la historia de Nepal, es el primer ministro más traidor que haya sufrido el pueblo nepalí, quien hundió a la nación en la fosa de la miseria al poner toda la maquinaria de estado al servicio de la corrupción en 1991. Sin embargo, el Sr. Girija, como primer ministro elegido, perdió adrede una oportunidad de oro de conducir a la nación hacia la prosperidad después de la restauración del sistema multipartidista en 1990. Está claro, por lo tanto, que el Sr. Prachanda mantuvo un nexo con el jefe de los reaccionarios y que tuvo la suficiente habilidad, en sus despliegues teatrales, para crear ilusión entre las amplias masas.

    7. Arrogancia aristocrática

    El Sr. Prachanda fomenta ahora un sentimiento aristocrático e hipócrita en lugar de la igualdad, la fraternidad y el sentido colectivo desarrollado durante el periodo de la guerra popular. Las relaciones establecidas sobre la base de la igualdad están siendo demolidas y, en su lugar, se están levantando nuevas relaciones de consumo capitalistas. Contrariamente a la sencillez de la vida de los comunistas, el Sr. Prachanda ha tratado de ocultar su uso ostentoso de carísimos vehículos, ropa, edificios, medidas de seguridad, etc. procurando ciertos lujos tanto a los miembros de la asamblea constituyente como a los dirigentes de alto rango del partido. De esta manera, trata de convertir a los dirigentes del partido en una clase nobiliaria separándolos del pueblo llano. Se trata de otra medida suya para hacer permanente la línea revisionista.

    8. Dirección para ambas: para la revolución así como para la contrarrevolución

    El movimiento comunista nepalí estuvo dando vueltas en el círculo vicioso de revisionismo durante un largo periodo de tiempo. El PCUN (M) fue, encabezado en ese tiempo por el Sr. Prachanda, el partido de vanguardia que rompió el hielo. Ahora el partido ha terminado retornando al revisionismo de la mano del mismo dirigente. Durante el desencadenamiento de la guerra popular, el poder estaba centralizado en la dirección del partido o bajo el mando del Sr. Prachanda; ahora ha aplicado esta forma de organización para implantar el revisionismo en el partido con facilidad. La razón por la que dio el salto contrarrevolucionario en el momento en que la guerra popular en Nepal avanzaba con éxito –y también entre algunos pocos reveses- está aún por dilucidar.

    9. Intelectualismo

    Se han producido intensos debates sobre los principios del M-L-M dentro y fuera del partido antes y después del inicio de la guerra popular en Nepal. Es difícil imaginar que una interacción de semejante –por elevado- nivel teórico en las filas del partido se hubiera emprendido durante el periodo de la Revolución China. Esa interacción enriqueció la comprensión teórica revolucionaria de los dirigentes del partido maoísta. Los dirigentes maoístas están empleando ahora el ejercicio intelectual de la época de la guerra sencillamente como intelectualismo. Están utilizando sus conocimientos simplemente para ganarse la vida, desatendiendo la revolución proletaria, del mismo modo que un maestro en el sistema educativo burgués utiliza su título académico para su propio sustento, sin tener conciencia de la educación científica. Si los dirigentes maoístas venden entre las amplias masas es debido, principalmente, al menor nivel de conciencia filosófica y política de los líderes del Congreso Nepalí y del UML [Siglas del ultrarrevisionista Partido Comunista de Nepal Unificado Marxista-Leninista]. La revolución proletaria en Nepal se está acercando a un punto en que nunca podrá iniciarse.

    El PCUN (M) en su conjunto está de boquilla al servicio del M-L-M y en la práctica aplica el revisionismo en Nepal. Además, el revisionismo mantendrá sin duda su influencia dentro del partido mientras el jefe de su cuartel general, el propio Sr. Prachanda, permanezca como dirigente revisionista. El Maoísmo, que se adoptó hace mucho, por unanimidad, tras intensos debates en el seno del partido, es ahora objeto de polémica. Del mismo modo, el partido ya se había opuesto a la privatización de la educación y al papel de las organizaciones no gubernamentales y de las organizaciones no gubernamentales internacionales hace unos 20 años, pero ahora la cuestión se ha colado en la agenda de discusión. Todos estos acontecimientos tienen por finalidad convertir al PCUN (M) en el partido de la burguesía. Ni una persona ni un partido pueden ser revolucionarios en la práctica si se desvían de los principios. Esta noción científica del Marxismo se ha demostrado correcta con el giro revisionista del PCUN (M). Ha quedado confirmado que el Marxismo no es simplemente un bombo vacío con que hacer ruido sino una teoría científica concreta.

    Es un acontecimiento alentador que, en el transcurso de la reunión recientemente celebrada del Comité Central del propio PCUN (M), un sector de sus miembros haya desafiado al portador de la nueva edición del revisionismo, al Sr. Prachanda. Sin embargo, no se puede esperar mucho de las cuestiones concretas a que se refieren esos desafíos al Sr. Prachanda. De ellas, la principal tiene que ver con la descentralización del poder, concentrado en manos del Sr. Prachanda desde los inicios de la guerra popular. La cuestión es controvertida por cuanto podría plantearse a un doble nivel. Por un lado, podría referirse a la correcta asignación de los fondos obtenidos de la maquinaria estatal por el partido y, por otro, podría significar asumir la responsabilidad de salvaguardar al partido de despeñarse por la sima del revisionismo y darle un giro revolucionario. Esperemos, que el objetivo de esos miembros del Comité Central sea esto último.

    Conclusión

    Teniendo presentes todas estas cuestiones, resulta evidente que el Sr. Prachanda ha editado a bombo y platillo una nueva versión del revisionismo. Ni siquiera merece el beneficio de la duda. Sin embargo, no conviene precipitarse a la hora de adoptar una decisión firme con respecto a la línea política del llamado sector revolucionario del PCUN (M). Nos encontramos aún en una fase de esperar y ver que durará algún tiempo: habrá que observar si los dirigentes y cuadros del llamado sector revolucionario del PCUN (M) se adentrarán por el camino del poder burgués compartido o si seguirán una línea de trabajo preparatorio de la revolución. Se puede concluir que, en este momento, el sector revolucionario del partido no debe pretender, de inmediato, conseguir el nivel de ambición que se alcanzó durante el desencadenamiento de la guerra popular, porque el Sr. Prachanda ha puesto a las filas del partido, en su totalidad, a tomar el sol en una tumbona rodeados de reaccionarios. Lo mínimo, por lo tanto, que se dede hacer en la actualidad es sustituir al arquitecto del revisionismo al frente de la dirección del PCUN (M) y retrotraer al partido a la etapa de 1994 con el objetivo de emprender medidas revolucionarias.

    PRIMERA PARTE: http://odiodeclase.blogspot.com/2011/09/nepal-para-comprender-como-fue.html


    ------------


    (Nota del Colectivo Odio de Clase: Nosotros no estamos de acuerdo como dicé la conclusión del artículo que haya que esperar a ver que hace el "llamado sector revolucionario del PCUN (M)". ODC piensa que la denominada "fracción roja" del PCUN (M) es complice y responsable del revisionismo en el PCUN (M) y que depositar esperanzas en la misma es hacerse falsas ilusiones. Los centristas y conciliadores se hacen falsas ilusiones en torno a esta supuesta fracción roja y ello les lleva a acabar dando oxigeno al revisionismo y oportunismo.


    Compartimos plenamente esta cita de los camaradas de la UOC (MLM):
    " En cuanto al revisionismo del PCNU(M), luego de haber sido derrotado teóricamente, hoy vuelve a convertirse en un peligro, al ser oxigenado políticamente por algunos partidos y partidarios del MRI, quienes ocultan su carácter revisionista y perdonan su traición a la revolución, ilusionándose con la existencia de una supuesta izquierda, representada por Kirán, Basanta y Gaurav, en el seno de ese partido. Evaden el hecho de que esos personajes fueron defensores del “camino Prachanda” como un “desarrollo del marxismo”, defienden el “acuerdo de paz global”, son responsables del confinamiento del Ejército Popular de Liberación y del desmantelamiento del poder popular en las bases de apoyo, participan y defienden el Estado y el gobierno reaccionario de Nepal, fueron protagonistas de la unión con el viejo partido revisionista Mashall… en fin, evaden el hecho de que tales personajes y tal “izquierda” son tan responsables del revisionismo del PCNU(M) y de la traición a la revolución como Prachanda y Battharai a quienes endilgan toda la responsabilidad. Se engañan a sí mismos y engañan al proletariado pues las divergencias en la cúpula del PCNU(M) no son divergencias en el seno de un partido comunista revolucionario, sino en el seno de un partido revisionista, son divergencias entre revisionistas. Y más grave aún, evaden el hecho de que las teorías del PCNU(M) y su traición a la revolución en Nepal fueron la causa inmediata del derrumbe del MRI".)
    Publicado por Odio de Clase

    Finalmente me sumo a la opinión de los camaradas de Odio de Clase

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Miér Sep 14, 2011 6:37 am

    NOTICIAS SOBRE NEPAL


    MATRIKA YADAV CONDENA LA ENTREGA DE LAS LLAVES DE LOS ARSENALES

    El Partido Comunista Unificado de Nepal ("Maoísta") [PCUN (M)] ha abandonado ya el camino revolucionario.

    Katmandú, 2 de septiembre de 2011

    El Partido Comunista de Nepal (Maoísta) [PCN (M)] criticó al PCUN (M) por entregar las llaves de los contenedores de las armas al Comité Especial, afirmando que dicha decisión demuestra que el PCUN (M) se ha adentrado por el camino de la contrarrevolución y del revisionismo.

    Matrika Prasad Yadav, coordinador del PCN (M) hizo pública hoy una declaración de prensa en la que se señala que su partido condena la decisión de entregar las llaves y añade que el PCUN (M) ha abandonado ya el camino revolucionario.

    Yadav fue dirigente del antiguo partido Maoísta rebelde. Después de que el partido se unificara con otros pequeños partidos "comunistas" y adoptase el nombre de PCUN (M), lo abandonó y creó el PCN (M).

    En su declaración, Yadav instó además al PCUN (M) a unirse a todos los revolucionarios del país y a retornar al camino de la revolución.
    http://www.thehimalayantimes.com/fullNews.php?headline=Matrika+Yadav+condemns+aresenal+key+handover&NewsID=301407

    -----------
    Publicado por Odio de Clase

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Vie Sep 16, 2011 4:39 am


    JUEVES 15 DE SEPTIEMBRE DE 2011
    LOS TRAIDORES REVISIONISTAS EN NEPAL SIGUEN SIRVIENDO AL ESTADO REACCIONARIO
    —Comunicado—

    El 8 de noviembre de 2006 se confirmó la firma de un Acuerdo de Paz, entre el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) PCN(M) y el Gobierno interino de Nepal. Hasta ese momento una Guerra Popular de 10 años dirigida por el mencionado partido, había logrado acorralar en la capital Katmandú, a la centenaria monarquía de ese país y a su ejército reaccionario, obligando al rey a dejar el mando del gobierno directamente en manos de las clases dominantes, la burguesía y los terratenientes.

    Pero inesperadamente los dirigentes del PCN(M) decidieron parar la guerra popular, y abandonar el propósito programático de destruir el viejo Estado reaccionario con la violencia revolucionaria de las masas, y construir un Estado de Nueva Democracia, como forma de la Dictadura del Proletariado en ese país semifeudal y semicolonial. En su lugar, los dirigentes del PCN(M) se dedicaron a negociar, con los partidos políticos reaccionarios de las clases explotadoras y los partidos reformistas de la pequeña burguesía, su participación en el viejo Estado reaccionario para “remodelarlo”, comprometiéndose en el Acuerdo de Paz a desmantelar las bases del poder popular, desarmar al pueblo, guardar las armas del Ejército Popular de Liberación-EPL bajo llave en contenedores de la ONU, fusionar a sus soldados en el ejército reaccionario (el mismo ejército real que estaba a punto de rendirse), formar un nuevo parlamento, un gobierno interino donde los jefes maoístas tuvieran asiento en algunos ministerios y convocar una Asamblea Constituyente.

    Una abominable felonía que los dirigentes del PCN(M) presentaron bajo el nombre de “teoría táctica para la revolución en el siglo XXI”, por lo cual recibieron aplausos de todos los reaccionarios de Nepal y de la burguesía imperialista, respaldo del oportunismo internacional alabándola como muestra de cordura y sensatez de los “maoístas”, apoyo tácito en el silencio del extinto Movimiento Revolucionario Internacionalista-MRI y apoyo abierto de algunos de sus partidos para quienes era un “ejemplo de flexibilidad táctica” y de “desarrollo del marxismo” a las condiciones del nuevo siglo, llegando hasta el ridículo argumento de algún jefe del Grupo Comunista Revolucionario de Colombia (1) que en un acto público convocado por Revolución Obrera, él justificó el Acuerdo de Paz como “gran estratagema para engañar a los reaccionarios y a los imperialistas”.

    Por su parte, partidos y organizaciones marxistas leninistas maoístas de diversos países, de inmediato denunciaron la traición del PCN(M), tal como lo hizo el camarada Azad, Vocero del Partido Comunista de la India (Maoísta), quien luego fuera vilmente asesinado, porque sus ideas y su práctica eran completamente opuestas a la capitulación de los jefes maoístas de Nepal, como públicamente lo declaró el 13 de noviembre del mismo 2006: “Un nuevo Nepal sólo puede emerger derrotando al estado reaccionario. El depósito de las armas del EPL bajo la supervisión de la ONU llevará al desarme de las masas.” “No hay nada más peligroso para el imperialismo y los reaccionarios que las masas armadas y por tanto entrarán gustosas en cualquier acuerdo para desarmarlas.” “El acuerdo de los maoístas de ser parte del gobierno interino de Nepal no puede transformar el carácter reaccionario de la maquinaria del estado que le sirve para la explotación a las clases dominantes y al imperialismo.” “Un principio fundamental del marxismo es que no puede haber cambios básicos en el sistema social sin demoler la maquinaria del estado.”

    También el Comité Ejecutivo de la Unión Obrera Comunista (MLM) llamó públicamente el 14 de noviembre a “Combatir el Oportunismo Traidor en la Dirección del Partido Comunista de Nepal (maoísta)” “La decisión de la dirección del Partido, de firmar un Acuerdo de Paz bajo el compromiso de deponer las armas y participar en el gobierno burgués y en una Asamblea Constituyente, es una clara traición al pueblo y al proletariado internacional. Renunciar a destruir el Estado reaccionario con la Guerra Popular es una postración ante el poder de la burguesía y la peor manifestación de desconfianza en el Poder que emana de las masas armadas y organizadas. Rechazamos categóricamente la decisión de la dirección del Partido Comunista de Nepal (maoísta) de deponer las armas y renunciar al camino de la Guerra Popular.”

    En efecto, firmado el Acuerdo de TRAICIÓN en Nepal, sus dirigentes por unanimidad, se dedicaron al trapicheo politiquero con la burguesía y sus congéneres oportunistas, en especial tras el cargo de Primer Ministro, que desde entonces se lo han rotado entre Koirala (del burgués Partido del Congreso), Prachanda (del revisionista PCN(M)) quien dimitió a los 8 meses incapaz de remover al jefe militar del Ejército, Khanal (del oportunista partido pequeño burgués UML) y ahora Bhattarai (de nuevo por el revisionista PCNU(M) (2)) quien fue elegido a finales del pasado agosto por la Asamblea Constituyente.

    Así, Prachanda y Bhattarai, ayer jefes de la guerra popular, hoy con el respaldo de su partido han pasado en calidad de Primer Ministro, a encabezar en el Estado reaccionario, la ejecución de la dictadura de las clases explotadoras sobre el pueblo. Es la continuación de la traición y de su auxilio directo al Estado reaccionario, mediante la práctica del ministerialismo, denunciado ya en los tiempos de la II Internacional a fines del siglo XIX, pero que todavía es descaradamente saludada por partidos “maoístas” que ven en ella “pasos de avance de la revolución en Nepal”.

    El programa actual del PCNU(M), es el programa burgués y reaccionario de completar el proceso de paz y acordar la nueva Constitución, defendido tanto por el bloque de Prachanda–Bhattarai, como por el de Kiran-Badal-Gaurav-Basanta, éste último reivindicado por algunos partidos maoístas como la línea revolucionaria del PCNU(M) del cual niegan su carácter revisionista, cuando en realidad las diferencias entre esos dos bloques, son sólo en la forma de cumplir la traición pactada en el Acuerdo del 2006: mientras los primeros agregaron a la traición la entrega simbólica de las llaves de los contendores con las armas del EPL, a un Comité Especial de Integración del Ejército, los segundos exigen “la integración digna del EPL [al ejército reaccionario]… con armas y en grupo… con el espíritu del Acuerdo de Paz Global” (3). O sea, una divergencia completamente secundaria y sobre todo estúpida, porque de hecho las armas ya fueron arrebatadas de manos del pueblo por el Acuerdo de noviembre del 2006 que las entregó a la supervisión de la ONU!!!

    ¡Execrable traición consumada hace cinco años!, pero que el MRI de entonces y la mayoría de sus partidos de entonces, se empeñaron en ¡negar, eludir y silenciar!, en una conciliación con el revisionismo que el proletariado mundial nunca les perdonará, así ahora, algunos emitan voces de sorpresa, rabia y repudio ante las nuevas infamias del PCNU(M), y se vuelva a implorar, como ocurrió cuando Prachanda en el 2006, un compás de espera centrista de “no precipitarse” en la confrontación al bloque igualmente traidor de Kiran.

    La base teórica oficial del PCNU(M) no es el marxismo leninismo maoísmo, sino el revisionismo!

    La línea política oficial del PCNU(M) no es la destrucción violenta del Estado reaccionario, sino su defensa, “remodelación” y en últimas, sumisión a la dictadura burguesa!

    La simple denuncia a la camarilla Prachanda–Bhattarai no basta para el deslinde entre el marxismo y el revisionismo; es indispensable reconocer el carácter revisionista y traidor del PCNU(M) y renunciar a la pretensión centrista de promover la unidad de los MLM con ese partido!

    Una verdadera línea revolucionaria en Nepal, está obligada a romper con la línea revisionista del PCNU(M), a denunciar su traición perpetrada en el Acuerdo de Paz del 2006, y a levantar de nuevo las banderas de la lucha a muerte contra la burguesía, los terratenientes, los imperialistas y todos los reaccionarios!

    Confiamos plenamente en que los comunistas honrados y firmes de Nepal, armados del marxismo leninismo maoísmo, de nuevo encontrarán en los obreros y campesinos la base social de la revolución, que con las armas derrocará, hará añicos y barrerá el Estado reaccionario que oprime al pueblo para garantizar los privilegios de los explotadores, Estado que hoy encabeza el “maoísta” Bhattarai en el cargo de Primer Ministro.

    Periodista Vocero de Revolución Obrera

    Colombia, Septiembre 13 de 2011


    (1) Esta organización, que oficial y públicamente nunca dijo nada sobre la traición en Nepal, por esos días, en apoyo al revisionista Camino Prachanda, difundía sin crítica una recopilación de sus principales documentos.

    (2) Se refiere al Partido Comunista de Nepal Unificado (Maoísta), producto de la fusión el 13 de enero de 2009 del PCN (maoísta) y el PCN (Ekata Kendra Masal).

    (3) Ver Comunicado de Prensa de Kiran y Badal el 2 de septiembre: Let us oppose the decision of handing over the keys! Let us implement the decision of dignified army integration!

    ---------------
    Publicado por Odio de Clase


    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Dom Sep 18, 2011 3:46 pm

    Más sobre la traición prachandista



    Enviados activos de EEEUU y la UE en la política interna de Nepal, buscan apoyos sutiles para el primer ministro Bhattarai

    Cabe recordar que el embajador estadounidense Scott H. DeLisi pregunto el 31 de agosto de 2011 a un políticamente exhausto Ram Chandra Poudel del Congreso Nepali;

    ¿Que papel jugara el Congreso Nepali si los maoistas avanzan sin problemas y contribuyen en el proceso de paz hasta el fin deseado?

    Poudel contesto; "Vamos a apoyar a los maoistas estando en el banco de la oposición".

    Los embajadores de la UE en encuentros con el presidente del Congreso Nepali, Sushil Koirala, hicieron consultas muy similares a las formuladas por DeLisi la semana pasada.

    Significado de las preguntas y encuentros.

    "Estando en la oposición, ¿que papel jugara el Congreso Nepali en el proceso de paz?" preguntaron colectivamente los embajadores.

    Sushil respondió, "Mi partido siempre ha dado apoyo total al gobierno en el proceso constitucional y pacifico, y lo seguiremos haciendo".

    Parece que los embajadores europeos no están contentos del todo, a pesar de que no lo expresen abiertamente, en la manera que los lideres del Congreso Nepali han empezado a critica la alianza gubernamental de los Maoistas-Madhesi.

    En la reunión estuvieron el Líder del partido Sher Bahdur Deuba, el vicepresidente Ram Chandra Poudel y el miembro del comité central Dr. Shasank Koirala.

    "También nos preguntaron por nuestra posiciones en el Acuerdo de 4 puntos firmado entre los partidos Madhesi y Maoista para la formación del gobierno" dijo a los medios el Dr. Minendra Rijal del Congreso Nepali.

    Los embajadores europeos dieron la impresión de que llegaron a la residencia de Koirala para convencer al Congreso Nepali para extender el apoyo al gobierno liderado por Bhattarai del Partido Maoista Unificado, también revela el C.N.

    "Por que no hicieron lo mismo para el anterior gobierno es un misterio" concluyo el Congreso Nepali.

    El lobby indo-americano, parece, se esta uniendo recientemente a los países de la UE, opinan los analistas.

    La dimensión internacional en la política nepali esta saliendo poco a poco a la luz.

    http://revolutionaryfrontlines.wordpress.com/2011/09/07/us-eu-envoys-active-in-nepal-politics-seek-support-for-pm-bhattarai-subtly/


    ------
    Publicado por Odio de Clase

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Lun Oct 03, 2011 5:12 am

    Esta es la situación que la traición prachandista eternizó en Nepal

    domingo 2 de octubre de 2011
    Nepal: las resistentes cadenas de la esclavitud sexual

    [Este artículo muestra la muy degradante situación de opresión en Nepal, que es uno de los estados con mayor esclavitud sexual del mundo. Los revisionistas encabezados por Bhattarai actualmente gestionan este putrefacto Estado. Estos canallas traidores, en vez de luchar para demoler este siniestro Estado y construir uno nuevo, han pasado a gestionar este estado reaccionario y por tanto son responsables y complices de todos los crímenes contra los oprimidos en Nepal]

    KATMANDÚ, sep (IPS) - Nepal sigue siendo una de las principales fuentes de esclavitud sexual de Asia a pesar de las intensas campañas de la sociedad civil, que ganan incluso reconocimiento internacional.

    "Recolectamos firmas de 10.000 personalidades para instar al gobierno a que adoptara medidas más firmes contra el tráfico" de personas, dijo Benumaya Gurung, coordinadora de programas en la Alianza Contra el Tráfico de Mujeres y Niños en Nepal, una red de 27 organizaciones de derechos humanos.

    "Queríamos entregárselas al Ministerio para las Mujeres, la Infancia y el Bienestar Social. Lamentablemente, no existe tal Ministerio", añadió.

    Desde 2002 ha habido nueve gobiernos de corta vida en Nepal, que no han logrado encarar el problema. El décimo, que asumió el mes pasado, todavía no ha designado a los integrantes del Ministerio, y las medidas anunciadas este mes no incluyen el problema del tráfico de personas para el comercio sexual.

    Quizás el fracaso reside en la ausencia de un estudio definitivo sobre cuántas personas son traficadas al año.

    "El estudio más frecuentemente citado fue auspiciado por la Organización Internacional del Trabajo en 2001", señaló Hari Paudel, portavoz del Ministerio. "Estima en unas 12.000 las niñas nepalesas víctimas del tráfico anual a India para ser prostituidas", añadió.

    "La única información del gobierno es del censo de 2001, que enumera a 83.000 personas desaparecidas. De éstas, 36.000 eran mujeres. Sin embargo, la información es insuficiente, ya que no todas las personas desaparecidas han sido víctimas del tráfico", indicó.

    El número denunciado por la policía, principal fuente de información para el Estado, es demasiado bajo, de menos de 200 casos al año.

    "Las personas se resisten a reportar los incidentes de tráfico", dijo Paudel. "Hemos pasado por aldeas donde no hay mujeres. Los aldeanos dicen que sus mujeres se han ido a India en busca de trabajo y que volverán".

    El onceavo Informe Anual de Tráfico de Personas, divulgado por Estados Unidos este año, muestra brechas en las leyes nepalesas, aun cuando incluyen duras penas, de entre 10 y 20 años de prisión.

    "Los perpetradores tienen conexiones políticas y gozan de impunidad", concluyó el informe. "No hubo investigaciones ni condenas de funcionarios de gobierno por su complicidad en el tráfico durante el periodo del informe".

    Como la sociedad estigmatiza a los sobrevivientes, su rehabilitación es dolorosa y difícil.

    Un ejemplo clásico es el de Charimaya Tamang, quien recibió este año el premio del gobierno estadounidense al "Acto heroico contra la esclavitud moderna". Fue secuestrada en el distrito Sindhupalchowk cuando tenía 16 años y vendida más tarde a un burdel en la occidental ciudad india de Mumbai en 1994.

    Durante 22 meses, fue golpeada, violada y quemada con cigarrillos en la zona roja de Kamathipura. En 1996, Charimaya y cientos de otras prisioneras fueron rescatadas en una de las mayores redadas policiales hechas en los burdeles de Mumbai.

    Charimaya dijo que su aldea la condenó al ostracismo. Pero ella sola demandó a ocho aldeanos que la habían vendido, convirtiéndose en la primera sobreviviente en llevar a cabo una acción legal. En 1997, la Corte de Sindhupalchowk condenó a todos los acusados.

    Sunita Danuwar, de Udaypur, en el oriente de Nepal, fue vendida al mismo burdel cuando tenía 15 años, pero luego también fue rescatada.

    "Había cerca de 200 niñas de Nepal", dijo Danuwar. "Muchas tenían 12 o 13 años. Una murió de sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) en un hogar para menores. Eso me decidió a hacer algo cuando volviera a casa".

    En 2000, Charimaya, Sunita y otras 14 sobrevivientes fundaron "Shakti Samuha", organización no gubernamental contra el tráfico de personas. Hoy administran hogares de atención a sobrevivientes y realizan campañas de toma de consciencia e intervención en 10 de los distritos más vulnerables de Nepal.

    Este año, Charimaya, ahora con 34 años, viajó a Washington para recibir el premio de manos de la secretaria de Estado (canciller) de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton.

    El trabajo de otra activista, Anuradha Koirala, una ex maestra de 62 años cuya organización no gubernamental, Maiti Nepal, rescata y rehabilita a sobrevivientes del tráfico de personas, también recibió una gran atención este año cuando la actriz de cine estadounidense Demi Moore visitó Nepal para hacer un documental para la cadena CNN.

    El documental, titulado "Nepal’s stolen children" ("Los hijos robados del Nepal"), reúne historias de algunas de las niñas rescatadas por la organización de Koirala.

    Gracias a estas campañas, las actitudes sociales están cambiando hacia los sobrevivientes.

    "En 1996, hubo una fuerte resistencia cuando las víctimas de Kamathipura regresaban a casa", recordó Benumaya. "El temor público era que propagarían el sida y contaminarían a la sociedad. Algunas incluso pedían que fueran quemadas vivas".

    En 2000, la Organización de las Naciones Unidas adoptó la Convención contra el Crimen Organizado Trasnacional, que incluye al tráfico sexual. Está apoyado por tres protocolos, uno de los cuales, que castiga la trata de personas, en especial de mujeres, niños y niñas, es la herramienta fundamental de las campañas de la sociedad civil. Aunque Nepal firmó la Convención en 2002, todavía no ha ratificado el protocolo.

    Los activistas también quieren que los legisladores garanticen educación, empleos, atención médica y derecho a ciudadanía para los sobrevivientes en la nueva Constitución que están redactando.

    "Muchas de las víctimas fueron vendidas como menores y no tenían certificado de ciudadanía", dijo Benumaya. "Cuando regresaron, algunas tenían hijos. Tanto las madres como los hijos carecen de ciudadanía".

    http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=99158

    ----------------
    Publicado por Odio de Clase

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Miér Jun 13, 2012 5:11 am

    Un análisis interesante sobre la relación entre la concepción del trotskismo y la traición prachandista



    LUNES, 11 DE JUNIO DE 2012
    El PCI (Maoísta) contra el cripto-trotskismo de Prachanda y sus apologistas




    Un documento del Partido Comunista de la India (Maoísta) señala desviaciones revisionistas del líder nepalés Prachanda:


    Cita:
    "El Partido Comunista de Nepal unificado (maoísta) ha hecho de la formación del FSSA [Federación Soviética del Sur de Asia] como una pre-condición para la victoria de la revolución en Nepal.

    Este concepto es similar al concepto trotskista de la revolución permanente que impide el establecimiento del socialismo en un solo país.

    El documento de los maoístas nepaleses menciona específicamente que es casi imposible sostener la revolución en Nepal sin una revolución en toda el sub-continente.

    El éxito de las revoluciones en la India y otros países de Asia meridional se ha convertido en una pre-condición para el sostenimiento de la revolución en Nepal.

    Creemos que esto también es un motivo para la pérdida de convicción en el avance de la revolución en Nepal, su victoria final y, en cambio, toma el camino de la reconciliación y el compromiso entre clases".


    El argumento de Prachanda que el socialismo no puede ser sostenido en un solo país es similar a las ideas desarrolladas por Bob Avakian en su documento "Conquistar el mundo".

    La idea de Bob Avakian es que los países "coloniales y dependientes" del Tercer Mundo no pueden sostener la revolución socialista sin que la revolución socialista se extendienda hacia el exterior, especialmente a los países del Primer Mundo.

    En este punto de vista, la razón de esto es que las fuerzas productivas de los países del Tercer Mundo no están lo suficientemente avanzadas para la construcción del socialismo y, por tanto, los países del Tercer Mundo necesitan la ayuda de los países del Primer Mundo para mantener el progreso socialista.

    La idea entera detrás de como una cuarta internacional, es la coordinación de la revolución a escala mundial, entre el Primer y el Tercer Mundo.

    Como el documento de la India señala correctamente, este tipo de argumento es el trotskismo ortodoxo. Es la teoría de Trotsky de la revolución permanente.

    fuente: http://monkeysmashesheaven.wordpress.com/2009/07/01/cp-of-india-maoist-falls-short-of-breaking-with-revisionism-in-nepal-our-response-put-politics-in-command/
    Publicado por Odio de Clase

    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    "LOS MAOÍSTAS DE NEPAL SE DIVIEDEN; LA FACCIÓN DE MOHAN BAIDYA KIRAN SE ALEJA"

    Mensaje por Platon el Mar Jun 26, 2012 9:26 pm

    LAS CIRCUNSTANCIAS FAVORABLES PARA LA REVOLUCIÓN, DICE MOHAN BAIDYA "KIRAN"

    Katmandú, 18 de junio 2012

    Prashant Jha, The Hindu

    Después de una prolongada lucha interna del Partido Comunista Unificado de Nepal (Maoísta), llegarón finalmente escindir, el lunes por la tarde con la línea del vice-presidente de Mohan Baidya "Kiran" y otros varios altos dirigentes para formar otro partido : el Partido Comunista de Nepal (Maoísta). La decisión fue tomada al final de un encuentro nacional de tres días de cuadros asociados con la facción "Kiran".

    El nuevo partido ha calificado las dos decisiones claves del partido maoísta, Prachanda, liderada por - la aceptación de la "república democrática" línea en el 2005 (que permitió la colaboración con los partidos democráticos -burgueses), y la firma del Acuerdo General de Paz en 2006 - como grandes errores. En un documento presentado en la reunión, el Sr. Kiran dijo: "Las circunstancias objetivas son favorables para la revolución. Ahora debemos crear las circunstancias subjetivas para la revolución. "

    Los principales líderes que se han puesto del lado de Sr. Kiran para establecer un nuevo partido son muchos incondicionales del movimiento maoísta - "Badal" Ram Bahadur Thapa, Gajurel CP, Gurung Dev y 'Biplab' Netra Bikram Chand. El nuevo partido tendrá un comité de 44 miembros del comité central, la nueva estructura de liderazgo está aún por decidir.

    Conflicto Fratricida?:

    Hubo serias divisiones dentro del partido desde que los maoístas decidieron entrar en el proceso de paz (y, posteriormente, la política abierta), y luchar por una 'república democrática' en 2005-06. Sr. Kiran y Gajurel Sr. estaban en las cárceles de la India, cuando se tomó la decisión, y tenían reservas al respecto. Afirmaron que, si bien "república democrática" era un objetivo táctico, el objetivo final debe seguir siendo un " república federal popular" o "democracia popular". Esto fue visto por los opositores como un tablón maoísta de establecer un Estado de partido único.

    Esta tensión marcó los primeros años del proceso de paz, cuando la facción radical insistió en la declaración de una república y una plena representación proporcional basada en el sistema electoral para la Asamblea Constituyente (AC) encuestas. Esto llevó a la retirada de los maoístas del Gobierno provisional en 2007, y el retraso en las encuestas de CA. Durante la estadía del Sr. Prachanda como Primer Ministro, se mantuvo bajo la presión de sus colegas dogmáticos para empujar 'radicales' cambios, vistos como el detonante de su intento de destituir al jefe del Ejército luego en 2009, lo que finalmente condujo a la caída del gobierno maoísta.

    Mientras que los maoístas estaban fuera del gobierno entre 2009 y 2011, el Sr. Kiran y sus colegas exigieron que el Estado Parte adopte la línea de la "rebelión" en lugar de "la paz y la constitución", que estaba siendo defendido por el Dr. Baburam Bhattarai. Prachanda se alineó con el Dr. Bhattarai en una reunión clave del comité central en abril de 2011.

    Aunque el Sr. Kiran apoyó la candidatura del Dr. Bhattarai como el candidato de ultima instancia, en agosto de 2011, profundizó las diferencias entre el 'establecimiento' y facciones disidentes poco después. Los radicales se opusieron al acuerdo de cuatro puntos firmado entre los maoístas y los partidos madhesis que conducen a la formación del gobierno. La facción de Kiran discrepaba sobre varias medidas en relación con el proceso de paz. Esto incluyó la entrega de llaves de los contenedores de armas, y la reagrupación de los combatientes en los que deseaban optar por la integración y los que opten por la jubilación. El 10 de abril de este año, a raíz de las tensiones entre los combatientes, el gobierno decidió entregar a los acantonamientos del Ejército de Nepal. El Sr. Kiran llama ese proceso de "rendición y el desarme".

    Otra diferencia clave ha sido la posición con respecto al papel de la India. Mientras que el Sr. Prachanda y Dr. Bhattarai denomina el papel indio en el proceso de paz como "constructiva" y comprometidos con Nueva Delhi en los diferentes niveles, el Sr. Kiran planteó la cuestión de "proteger la independencia nacional", y acusó al gobierno de "rendirse" , exigió su dimisión.

    Cuando se le preguntó acerca de las implicaciones de la de Split, Sharma Sudheer, el editor en jefe del diario más grande de Nepal Kantipur , contadas The Hindu ", fueron los maoístas el partido más grande, y esta división los debilitará definitivamente. Si el nuevo partido decide adoptar un camino violento, que dará lugar a la inestabilidad. Incluso si no toma a la violencia, dado que adoptará una línea radical en nombre del nacionalismo o "anti-indinismo."


    Nepal: división de Los maoístas, Mohan Baidya "Kiran" nueva facción a la cabeza

    Utpal Parashar , Hindustan Times

    Katmandú, 18 de junio 2012

    Poner fin a días de especulaciones y los esfuerzos de reconciliación, el partido de los maoístas de Nepal se dividió el lunes con una nueva facción que dice seguir " la revolución del pueblo "como su objetivo.

    La facción disidente del gobernante Partido Comunista Unificado de Nepal (Maoísta) ha sido nombrado Partido Comunista de Nepal (Maoísta) y será dirigido por Mohan Baidya, el ex Vicepresidente del Congreso.

    Otro importante líder de Ram Bahadur Thapa, ha sido nombrado secretario general del nuevo partido. Las discusiones estaban en curso hasta la noche para decidir sobre los voceros.

    Los maoístas fueron el partido más votado en la Asamblea Constituyente disuelto y se dirigen a la coalición gobernante actual que comprende PCUN (M) y los partidos madhesis de la región de Terai.

    La decisión de dividir fue aprobada por el cónclave nacional de la facción disidente después de tres días de deliberaciones y los esfuerzos de la facción de establecimiento para evitar una fractura.

    El cónclave se aprobó el documento político presentado por Baidya que culpaba a la facción del partido el establecimiento de ser "reformista y de tendencia de derecha- " y llamó a los preparativos para la revolución popular.

    Baidya ha estado en desacuerdo con el PCUN (M), Pushpa Kamal Dahal presidente y el primer ministro Baburam Bhattarai para desviarse de la línea del de la revolución y centrarse en la paz y la constitución.

    Aunque Dahal había enviado una propuesta de siete puntos a aceptar la revisión de las decisiones del pasado, corregir sus errores y ni siquiera para discutir la posibilidad de su dimisión por la unidad del partido, Baidya lo habían rechazado.

    El grupo disidente no está contento con la decisión Dahal a entregar las armas que pertenecen a los combatientes maoístas y su integración en el Ejército de Nepal de una manera apresurada.

    El grupo Baidya está enojado con Dahal y el primer ministro Baburam Bhattarai por su cercanía cada vez mayor a la India, aunque el partido había acordado considerar al vecino del sur como el enemigo principal.

    "El tema de la creciente influencia de la India en el país también ha sido completamente pasado por alto", había dicho a Baidya en la 'República', un diario con sede en Katmandú, en una entrevista la semana pasada.

    La facción también exige la desafectación de la Promoción de la Inversión Bilateral y el Acuerdo de Protección de la India, así como todos los anteriores acuerdos entre las partes principales para la paz y la redacción de la Constitución.


    Fuente; Perspectiva Internacional.

    carlos3
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2793
    Reputación : 3012
    Fecha de inscripción : 30/09/2010

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por carlos3 el Vie Jul 06, 2012 4:08 pm

    voy a dar un pequeño voto de confianza, pero en realidad no veo mucha diferencia entre esta fracción, y la dirigencia de prachanda y batharai, si retoman la gpp, y asumen los errores y la línea roja , tendrán el apoyo de todos los maoistas, pero si es una fracción por problemas de poder , entonces es mas de la misma traición

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por kantaria el Vie Jul 06, 2012 4:16 pm

    Carlos3 bienvenido al foro después de la "sanción" que te aplicaron, es verdad si esta "facción" no muestra brevemente su tarea de reiniciar la guerra popular y derrotar al traidor Prachanda, pues no estamos sino ante la otra cara de la misma tortilla revisionista y capituladora

    carlos3
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2793
    Reputación : 3012
    Fecha de inscripción : 30/09/2010

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por carlos3 el Vie Jul 06, 2012 4:46 pm

    gracias camarada, si solo le doy el voto de confianza por que muchos camaradas de organizaciones que creen que es una línea roja que volverá a tomar la guerra popular, pues merecen al menos el beneficio de la duda, quizás sea lo mas antimarxista que se quiera y lo asumo, pero a veces hay que mostrar y acompañar a muchos camaradas en el error, y ojalá que el equivocado seamos en los que no confiamos, estaría feliz en equivocarme de esa manera

    bandadaroja
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 862
    Reputación : 857
    Fecha de inscripción : 11/07/2011
    Edad : 33

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por bandadaroja el Sáb Jul 07, 2012 4:24 am

    Saludos Carlos. De a buenas por acá.

    Comparto tu criterio. No encuentro pronunciamientos bien definidos por parte de la "línea roja". La demarcación o el deslinde debe ser claro y tajante. Dejar pasar tiempo es permitir que la línea capitulacionista se consolide.

    Ya leía el pronunciamiento de otros camaradas maoístas, por ahora es importante combatir a Prachanda y su línea e inclusive la de aquellos que desde la perspectiva burguesa le hacen el juego a la democracia burguesa. Pero de ninguna manera es centrismo y mucho menos oportunismo, si es cierto que la línea "roja" se va por los fueros de la GP y continúa con el proceso de destrucción de lo viejo incluido Prachanda y va por la construcción del nuevo Poder, pues esa es, vamos con ellos, la apoyamos al ciento, pero si sigue con ambigüedades sin poner las cosas claras, no hay de otra, hay que combatirlos. Entender esto considero que fortifica al MCI.....

    carlos3
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2793
    Reputación : 3012
    Fecha de inscripción : 30/09/2010

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por carlos3 el Sáb Jul 07, 2012 2:00 pm

    gracias bandada , veo que van quedando pocos camaradas de lo buenos , y después de ciertas barbaridades leídas , me alegro que ustedes sigan en el foro, ojalá que esta fracción retome el camino y que si lo retoma no sea utilizada como medida de presión tal como lo hizo prachanda sobre el estado burgues

    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por Platon el Mar Jul 10, 2012 8:12 pm

    La revolución en Nepal no quiere morir.


    Enorme concentración maoísta.

    Si ya es difícil que los medios de (des)información masivos nos hablen de revoluciones cuando no son del color de las naranjas, más complicado es que lo hagan de una que desprende un rojo tan intenso como la nepalí. Situada entre dos de las principales potencias mundiales, India y China, la revolución de este país de 30 millones de habitantes continúa dieciséis años después de que la insurgencia maoísta declarara la guerra a la monarquía en 1996. La revolución prosigue su camino, pero cada vez más como un rompecabezas que no cesa de fragmentarse. Hagamos un poco de memoria...

    Durante la guerra civil los maoístas se financiaron mediante el robo de bancos y la extorsión de capitalistas, terratenientes y “reaccionarios” junto a la ayuda de organizaciones guerrilleras y populares solidarias con su causa, repartidas principalmente por el sureste asiático. Allí donde controlaron el territorio, los insurgentes establecieron comunas populares al estilo de Mao en la Guerra Civil China (1927/1949) y los obreros junto a los campesinos maoístas ocuparon fábricas y sobre todo latifundios de terratenientes (pues la presencia maoísta era predominantemente rural, en un país donde el 80% de su población vive en el campo). Además, lograron mejorar en mucho la situación de la mujer y los intocables. Allí donde instalaron “gobiernos populares” su situación cambió de forma radical empoderándolos de un modo inédito en toda su historia. No en vano, en el caso de las mujeres, el 40% de la guerrilla estaba formado por ellas1. Frente a esto, el saldo de costos humanos mensurables por los enfrentamientos armados entre insurgentes y fuerzas promonárquicas fue de más de 13 000 muertos y 100 000 desplazados. Los cuales asolaron el país, una vez acabada la demoniaca sinfonía de disparos de fusiles y explosiones de minas.

    Después de una década de conflicto armado, en 2006, las fuerzas beligerantes alcanzaron un principio de acuerdo de paz que finalizó lo que Mao llamaba “política con efusión de sangre”, esto es: la guerra. El acuerdo de paz fue supervisado por la ONU que años más tarde abandonaría el país ante el desacuerdo de los partidos por renovar la misión de paz. Con el final de la guerra y la aprobación de una constitución interina que ya no contemplaba al rey como jefe del Estado (pero que tampoco abolía la monarquía), el conflicto armado dejaría paso a la política, esto es, volviendo a la cita del líder chino: la “guerra sin efusión de sangre”. Pero no sería una política dominada por las risas y las palmaditas en la espalda de cara a la galería, del tipo a la que tan acostumbrados estamos en la mayoría de países de la UE; sino atravesada de lucha de clases, candente, tensa y desbordante. Política salpicada de numerosas movilizaciones populares que desde la calle presionaban a la Asamblea y les recordaban a los políticos profesionales de cualquier color político, de dónde emanaba la auténtica soberanía, frente a los designios del capital transnacional fragmentado y representado por diferentes actores internacionales como los Estados Unidos, la India, China o la Unión Europea con Alemania a la cabeza.

    En el 2008, los resultados de las elecciones para la Asamblea Constituyente sorprendieron a propios y extraños con el triunfo de los exguerrilleros maoístas, los cuales fueron seguidos a bastante distancia por el Congreso Nepalí (CN) de centro-derecha y el Partido Comunista de Nepal-Unificación Marxista Leninista (PCN-UML), pese al nombre, una mezcla de socialdemócratas y “eurocomunistas”2. La voluntad popular, aun teniendo en cuenta la distorsión de voto propia de toda ley electoral “representativa”, produjo una correlación de fuerzas en la Asamblea favorable a los partidos englobados dentro de una “izquierda amplia” (desde los maoístas hasta los socialdemócratas de izquierda). Estos partidos recibieron el doble de votos que los de la “derecha amplia” (desde social-liberales hasta minorías de monárquicos radicales).

    Pero aun con esta mayoría de izquierdas, y pese a que en su primera sesión del 28 de mayo de 2008 fue proclamada la República; después de cuatro años de Asamblea Constituyente, Nepal sigue sin tener nueva Constitución. Las negociaciones políticas han fracasado ante la imposible cuadratura del círculo entre fuerzas representantes del capitalismo transnacional, las élites nacionales, el gobierno injerencista indio, los EUA y la UE por una parte; y las de las clases populares, por otra. Todo esto tiene su reflejo no sólo en los principales partidos sino entre ellos mismos y sus principales líderes. Es lo que el todavía primer ministro maoísta, Baburam Bhattarai, designó como los tres círculos concéntricos de contradicciones: los existentes en el interior de los partidos entre las diversas facciones, entre los diferentes partidos y entre los intereses nacionales y extranjeros. A finales de mayo de este año, Bhattarai, después de que los asambleístas sobrepasaran otra vez el plazo legal para redactar la constitución republicana, decidió disolver la Asamblea Constituyente y convocar nuevas elecciones para noviembre próximo, en contra de la voluntad de muchos políticos, incluso algunos de su propio partido. El principal escollo que impidió la finalización del texto constitucional radicaba en que los maoístas, Partido Comunista Unificado de Nepal Maoísta (PCUN(m)), abogaban por una división territorial federal según las diferentes etnias nepalíes, en consonancia con el significativo Foro Madhesí. Este último, socio gubernamental de los maoístas, reclama una mayor autonomía para la región de Terai, junto a las fronteras de India y el Reino de Bután. Frente a esta posición, el Congreso Nepalí y los marxistas-leninistas (PCN-UML) abogan por una división de carácter más económico-geográfico. El quid de la cuestión no es sólo los derechos de los diferentes pueblos de Nepal con sus varias decenas de lenguas habladas, sino cómo quedarían estipuladas las divisiones electorales y a qué partidos beneficiarían3.

    Por otra parte, para echar más leña al fuego, se ha producido una escisión importante dentro del partido maoísta. Liderada por el ala autoproclamada “revolucionaria” de Kiran4, se ha formado un nuevo partido llamado Partido Comunista de Nepal Maoísta (la única diferencia con el anterior maoísta es la ausencia del término “Unificado”)5. Con aproximadamente un tercio de los altos cargos (y los diputados) del antiguo partido y un importante apoyo de sus juventudes y lo que queda del ELP (Ejército de Liberación Popular), esta ala “izquierdista” venía un tiempo denunciando la deriva centrista del actual tándem maoísta formado por el presidente del partido “Prachanda” (antiguo líder guerrillero y primer ministro del gobierno republicano) junto al citado primer ministro Baburam Bhattarai (vicepresidente del partido). El ala “revolucionaria” de Kiran y otros líderes del nuevo partido como Badal6 denuncian el aburguesamiento de los líderes del partido “madre” (en especial de Prachanda), la falta de transparencia económica, su pusilanimidad con los intereses injerencistas del capital indio y la incapacidad de Bhattarai para cumplir las promesas realizadas a los obreros, campesinos, mujeres, dalits7, indígenas y al resto de los sectores populares nepalíes. Por todo ello, exigen la dimisión de su antiguo camarada Bhattarai, al igual que paradójicamente también la demandan el CN, los marxistas-leninistas y una parte de los propios maoístas que permanecen en el partido “nodriza”. Sin embargo los movimientos del nuevo partido maoísta son contradictorios, pues Kiran afirma, por ejemplo, que los maoístas “revolucionarios” no tienen intención de presentarse a las elecciones de noviembre, pero tampoco lo descartan, dejando el asunto como una cuestión todavía por dilucidar. Por no decidir, los maoístas “díscolos” o “revolucionarios” tampoco han decidido si volverán a las montañas para reanudar la “guerra popular” rompiendo por completo, esta vez sí, con el llamado “Camino Prachanda” (Prachanda's Path); o por el contrario, seguirán una vía institucional-popular como defendieron hace tan solo unos meses. Esta vía fue la teorizada por el ahora criticado como “neorevisionista” Bhattarai. La táctica consistía en dejar a una parte de la dirigencia del partido fuera de las instituciones, presionando desde la calle junto a las masas y evitando de este modo la burocratización de los camaradas con cargos institucionales, para así avanzar hacia su objetivo de la implantación del Estado de Nueva Democracia8. El “Camino Prachanda” en cambio, fue la estrategia política que comenzó el partido cuando se encontraba en el ecuador de la guerra insurgente en 2001. Según las tesis de Prachanda (“el fiero”), su estrategia debiera desembocar en lo que solía llamar la conclusión lógica: los acuerdos de paz y la derrota de las fuerzas reaccionarias. Hoy día, podemos afirmar que sí se logró una paz (débil) pero no una derrota de las fuerzas reaccionarias, y mucho menos un cese de la violencia estructural. Por esa razón, muchos exguerrilleros y simpatizantes maoístas observan con desilusión lo poco conseguido por su partido en el gobierno, si tenemos en cuenta el peso de tantísimos sacrificios en la guerra y los años posteriores de acantonamiento: leve disminución de la pobreza, algunas mejoras en la salud pública, supresión de la Haliya9, mayor transparencia ligada a tímidos intentos de democracia participativa, licencias generosas para los guerrilleros reinsertados en la vida civil, cierta progresividad fiscal, acciones para el mantenimiento de la fauna y la lucha contra el cambio climático, etc.


    Guerrillerxs maoístas.

    Son avances, por supuesto, pero la sociedad nepalí en su conjunto, continúa marcada por sus problemas estructurales de siempre: las tremendas desigualdades entre burgueses, terratenientes y asalariados, su estado semicolonial respecto a la India, una pobreza transversal asfixiante que le hace ser uno de los países con una de las Rentas per Cápitas más baja del mundo (1.300 $)10, una inflación galopante, carencia de servicios públicos de calidad, corrupción funcionarial, etc. De este modo, mientras los problemas de larga duración permanecen casi intactos, el actual gobierno maoísta se halla perdido en sus esfuerzos institucionales por aprobar la nueva Constitución y acabar de reintegrar en el ejército a los exguerrilleros que todavía no lo han hecho11; mientras, después de seis años, algunos de ellos todavía esperan en los campamentos de lona y latas donde la ONU los dejó a la espera del cumplimiento del acuerdo de paz. Otro problema clave para la no promulgación del texto constitucional y la disolución de la Asamblea Constituyente el pasado mayo radica en que la oposición de derechas quiere que los maoístas devuelvan las tierras ocupadas durante la guerra. Pero sus bases se niegan por completo mientras Prachanda y Bhattarai, presionados por estas, prometen que los campesinos no las abandonarán si no tienen un plan alternativo de trabajo o las entregan a cooperativas de agricultores.

    Volviendo al líder de los maoístas escindidos, Kiran, tenemos que resaltar que este antiguo comandante de la guerrilla se encontraba preso en la India cuando se firmaron los acuerdos de paz. Nunca se mostró muy convencido con los acuerdos alcanzados por la mayoría del partido, menos aún por su posterior desarrollo. Está en lo cierto cuando afirma que tras los acuerdos los maoístas renunciaron a mucho y las fuerzas reaccionarias a poco, más allá del fin de la monarquía y la inclusión de algunos guerrilleros a las fuerzas de seguridad del Estado. Las élites están intentando jugar, en términos gramscianos, a realizar una revolución pasiva en la que mediante el transformismo, coopten a los líderes maoístas hacia una política reformista alejada de todo horizonte revolucionario, sin tocar ningún aspecto fundamental del sistema. Pero Kiran, que parece resistirse a esta dinámica, se muestra muy contradictorio cuando afirma que no quiere saber nada de los “revisionistas” de su partido (sus antiguos “camaradas”, léase Prachanda, Bhattarai y compañía) mientras aboga por la formación de un gobierno de “unidad nacional” en el que él no estará ni con los “reaccionarios” ni con los “revisionistas”. ¿Entonces para qué quiere que se forme? Además, al poco de la primera reunión del Comité Central del nuevo partido, tanto Prachanda como Bhattarai pudieron hablar con él para intentar convencerlo de que su grupo volviera al PCUN(m), incluso el primer ministro lo visitó en su casa.

    Algunos, desde posiciones de apoyo a Bhattarai y Prachanda, acusan a Kiran (sin pruebas hasta la fecha) de estar financiado por el depuesto rey Gyanendra para debilitar al gobierno maoísta y favorecer un golpe de Estado en el que el exmonarca, con ayuda de gran parte del ejército y los servicios de inteligencia de India-EUA, reinstalaría una “monarquía parlamentaria” con la Carta Magna de 1990 . Esta jugada política sería vista con muy buenos ojos por el gobierno indio, y presumiblemente, a falta de un escenario mejor, sería también apoyada por gran parte de los políticos del statu quo del Congreso Nepalí y quizás también, por parte de los líderes marxistas-leninistas. En tal caso los maoístas “revolucionarios” posiblemente volverían a las montañas con Kiran convertido en líder maoísta y la estrategia de negociación de Prachanda-Bhattarai quedaría como un fracaso histórico a los ojos de las masas, con sus roles públicos totalmente desencajados en la sociedad nepalí. Podrían o bien tornar a las montañas como escuderos de Kiran o quedarse a probar suerte en las elecciones de noviembre (si al final se celebran). Si los resultados fueran decepcionantes porque no consiguieran que la sección de Kiran se volviese a unir, sus vidas correrían peligro si perdiesen el suficiente poder para quedar huérfanos de sus bases armadas, pues como es sabido, ni Roma ni Nueva Delhi pagan a los traidores. En cambio, si los resultados del PCUN(m) fueran buenos, dejarían a Kiran y a los suyos que hiciesen lo que les viniese en gana, pues no en vano, muchos exguerrilleros ya han sido licenciados o han abandonado los campamentos, por tanto las fuerzas insurgentes parece que en un principio nada tendrían que ver con lo que fueron en 2006. En todo caso, la vuelta a la constitución de 1990, con o sin Kiran detrás, está siendo alentada desde hace unos meses por una campaña orquestada por varios medios burgueses tanto nepalíes como indios, que pretenden desplazar la actual hegemonía hacia sus intereses, aprovechando el hastío cosechado por los políticos, durante estos cuatro años, en la sociedad civil. Aunque probablemente, de celebrarse las elecciones, los maoístas notarían el desgaste, desde las élites (nativas y foráneas) temen que más lo acusen el CN y los marxistas-leninistas, con lo cual la presencia maoísta en la nueva Asamblea podría aumentar pese al descenso de apoyo popular. No en vano, Baburam Bhattarai, pese a las críticas de no pocos maoístas, goza de muy buena popularidad entre los electores de otros partidos. Como por ejemplo los profesionales urbanos nepalíes, que lo ven como “un hombre de país”, ajeno a los sectarismos que dominan la acción del resto de partidos, de estilo sobrio a la par que ilustrado y cosmopolita. No en vano es uno de los dirigentes maoístas más cualificados: Doctor en la Universidad de Nerhu (India) y alumno de excelencia toda su vida académica. Bhattarai conecta con parte de las clases medias angloparlantes por quebrar la visión clasista y medio racista que tienen de los maoístas, filtrada/caricaturizada por los medios burgueses que frecuentemente los retratan como: delincuentes, corruptos, brutos e ignorantes fáciles de manipular con la demagogia igualitarista predicada por sus dirigentes.

    Pero para seguir complicando las cosas, resulta que el pretendido tándem “neorevisionista” de Bhattarai-Prachanda (Kiran, dixit) no parece ser tal. De hecho, Prachanda, como actual Presidente del PCUN(m) declaró recientemente que si Bhattari (Vicepresidente del partido) no renunciaba al cargo de Primer Ministro, él lo expulsaría del PCUN(m). ¿Eso es un tándem? ¿O no será en cambio una estrategia de Prachanda12 para reunificar el partido aproximándose a la actual escisión de Kiran para postularse como Presidente de la República en un futuro cercano, ofreciendo a Kiran el puesto de Primer Ministro, una vez fulminado Bhattari del panorama político?

    A todo este limbo preelectoral, preinsurgente y/o pregolpista, se le suma la presión que ejercen los mercados financieros, que por aquellos lares como por casi todo el orbe, se encuentran “inquietos” ante cualquier atisbo de que las masas populares alcancen poder político, o simplemente, se nieguen a aceptar sus designios financieros criminales. Afortunadamente para los nepalíes, su mercado de stock todavía no está privatizado y el gobierno obliga a pagar por las transacciones financieras entre un 5 y un 10% lo que frena las operaciones especulativas en corto, pese a los reclamos de la patronal de inversores que demandan una reducción de hasta el 0,1%13.

    Por su parte, Estados Unidos e India, juegan sus fichas para conseguir que los maoístas nepalíes se pierdan en el escenario institucional y se moderen (como sucedió con los comunistas indios que alcanzaron el poder regional en Kerala o Bengala Occidental), dejando intacto lo fundamental de sus relaciones asimétricas capitalistas, entre potencias imperialistas y la semicolonia que Nepal lleva siendo durante décadas. Mientras tanto, China observa con cautela. Pero también mueve sus fichas y consigue avanzar posiciones con importantes acuerdos comerciales como fue el caso del logrado por el gobierno de Bhattarai con la empresa estatal china 中国 长江 三峡 集团公司(Three Gorges Corporation) para la construcción de la hidroeléctrica West-Seti Project por 1600 millones de dólares14. Además, el gobierno chino le hizo saber a Biplap, importante dirigente del nuevo partido maoísta de Kiran, que el gigante asiático no estaba en absoluto contento con la escisión de los maoístas nepalíes. Temen por sus negocios. En todo este ir y venir de movimientos en el escenario geopolítico del país del Everest, el papel de los servicios secretos está siendo fundamental tal y como demostraron algunos cables publicados por Wikileaks. Estos mostraron las presiones y los chantajes comerciales y políticos que EUA y la Unión Europea estaban ejerciendo sobre el gobierno de Katmandú. Sin olvidar el fuerte espionaje al que la CIA estaba sometiendo a todos los diputados de la Asamblea Constituyente. En especial a los maoístas, considerados por los agentes estadounidenses como “no confiables” en contraste con los marxistas-leninistas que “sólo son comunistas en el nombre” (sic). Lo cierto es que ante este espectáculo político deplorable, enrevesado y exasperante, el pueblo nepalí asiste atónito a la incapacidad de los políticos de todo signo de solucionar sus problemas más acuciantes. Probablemente este escenario de fracaso de la vía negociadora llevará al pueblo o bien al hastío generalizado, o a la radicalización de sus posiciones.


    Manifestación maoísta con danzas y cánticos.

    Así pues, el país donde nació Buda hace más de 2500 años, se halla inserto en un nodo explosivo de la actual red de interdependencias del sistema-mundo capitalista. En esta fase histórica que estamos viviendo, que podríamos denominar como Nuevo Orden Multipolar Transitorio (NOMT), la economía-mundo está sufriendo una nueva crisis de sobreacumulación que le obliga a revolucionarse buscando nuevos espacios geográficos y culturales donde seguir acumulando capital por desposesión de las mayorías. Ello está provocando que países periféricos del centro (como España o Portugal) desciendan a la semiperiferia en la jerarquía capitalista y que (algunos) de la semiperiferia avanzada (como Brasil) asciendan a la semiperiferia del centro15. Durante los años que dure el NOMT, las potencias del sistema multiestatal jugarán sus bazas a fin de concentrar nuevas posibilidades favorables para la acumulación de sus agentes dirigentes mientras varias de ellas intentarán postularse como potencia hegemónica planetaria del mañana. Hasta que ese momento llegue, los Estados Unidos con sus aliados seguirán perdiendo su anterior estatus hegemónico, no sin ofrecer resistencias, y por consiguiente: nuevas guerras, dolor y muerte.

    Pero es un sufrimiento que se halla en el centro de la lógica capitalista y no en la razón de ser de ningún gobierno concreto. Esa es la ventaja señalada por Wallerstein del sistema capitalista de dominación interestatal: los Estados y las potencias hegemónicas son sacrificables, pero la lógica del sistema permanece inmune, ajena a la suerte de los primeros. El capital, imperialista por necesidad, como un alien, incuba los “cuerpos” políticos y extrae el plusvalor de los pueblos que mejor se adaptan a sus necesidades y una vez estos desfallecen, busca nuevas instituciones burguesas y seres humanos tornados mercancías de los que seguir sirviéndose para su reproducción ampliada. Porque del mismo modo que no puede existir soberanía sin democracia popular, no puede haber capitalismo sin estado.
    Por tanto, esta lógica capitalista de genocidio será interpretada con mayor brío por la potencia política dominante de turno y sus aliados: sin importar acentos ni colores. El capitalismo, subsumiendo toda creación humana bajo la forma de la mercancía (unidad fundamental donde se expresa la riqueza capitalista) seguirá ejerciendo de nivelador16 universal de la especie, bajo la poderosa bota del dinero-capital, acribillando a la mayoría de los mortales sin importar aquello que nos hace diversos dentro de nuestra familiaridad universal, como es el caso de nuestros acentos, destrezas, tendencias sexuales o la forma de nuestras orejas. El capitalismo seguirá matando/consumiendo cocineros, oficinistas, guitarristas y profesores; sin importar si son sirios, jamaicanos, españoles o portugueses; dándole absolutamente igual si son altos o bajos, feos o guapos, regordetes o más atractivos que el propio Narciso o su enamorada y desdichada ninfa Eco. Todos perecerán bajo los bombardeos de la reproducción ampliada de capital.

    En este escenario, los estados de China e India se vislumbran como los que mayores posibilidades poseen para suceder a EUA a medio plazo, como lo demuestran su crecimiento económico y sus crecientes presupuestos militares17. Si bien, nuevos acontecimientos que se encuentran a la vuelta de la esquina nos ayudarán a ver ese relevo hegemónico con mayor precisión. Quizás se produzcan nuevas guerras que pudieran desembocar en una guerra mundial de nuevo tipo, pues la “destrucción creativa” siempre ha sido una buena salida para que los gobiernos burgueses desplazaran temporal y geográficamente las contradicciones inherentes del sistema. Todo ello acontecerá, claro está, si las fuerzas populares volvemos a perder la batalla por la hegemonía, como nos ocurrió al estallar la I y la II Guerra Mundial.
    De esta forma, si la mayoría de la humanidad y en especial los asalariados no conseguimos vertebrar una alternativa contrasistémica mundial que logre la implantación del socialismo internacional, nuevas épocas de vergüenza y dolor vendrán a sumarse a la extensa lista que el ser humano ha cosechado desde el inicio del Neolítico. Largo camino que suma ya más de 12.000 años, con luces y sombras, regidos por sociedades de clases vertebradas hacia la explotación de las mayorías. Es, en esta larga marcha hacia nuestra humanización completa, en la que nos situamos todavía. Y es desde esta “Prehistoria” de la especie humana de la que aún no hemos escapado, de donde el homo sapiens debe dar el salto definitivo hacia su humanización. Impulso que nos haga avanzar sin retorno desde la cruel infancia de un niño que juega con armas de adulto (diferencia históricamente acumulada entre progreso ético y progreso técnico), hasta la madurez de ciudadanos que viviendo en una comunidad avanzada, pueden ser felices desde el cuerpo y la mente de un adulto, sin olvidar el corazón y la generosidad de un niño18.

    Mucho podemos aprender de los aciertos y errores de la revolución nepalí. Pero lo que está claro es que es muy difícil saber quién dice la verdad y quién no de los dirigentes maoístas. Quién está de lado del pueblo y quién de mano de los explotadores, porque ni nosotros ni sus propios seguidores nepalíes poseemos ni un tercio de la información que ellos manejan. ¿Cómo saber si Bhattarai es un “vendido” o está haciendo todo lo que puede para luchar por la acumulación de fuerzas revolucionarias en una posición precaria de fuego cruzado? ¿Cómo averiguar qué habló verdaderamente con el primer ministro de la India a puerta cerrada? ¿Cómo conocer qué les respondió Kiran a Prachanda y Bhattarai cuando le llamaron a su casa para que volviera al partido? ¿Cómo saber cómo y en qué términos hablaban todos ellos con los traficantes de armas cuando estaban en las montañas durante la guerra? ¿Cómo asegurar qué les cuentan verdaderamente a los funcionarios del Banco Mundial o al gobierno chino? ¿Alguien tiene idea, por ejemplo, de qué hablaron Raúl Castro y Bhattarai en la Cumbre de Río+20 cuando se fueron los periodistas?

    Es imposible saberlo y sin información no podemos obrar con conciencia. Por eso una de las principales conclusiones que podríamos extraer de la experiencia nepalí, además del enorme coraje y la capacidad de lucha de su pueblo, es que necesitamos no sólo trabajar desde nuestros espacios de poder y militancia por una colectivización lo más completa posible de la economía; sino por una colectivización de la información pública bajo control popular19 (salarios, presupuestos, rentas, activos, procedimientos, financiación, empleos, etc). Debemos exigirles a los “líderes” que nos lo cuenten todo, o que se bajen del puesto y se dediquen a trabajar para otros donde guardar secretos se premie: como la banca o la mafia. La obligación de los líderes revolucionarios debiera ser decirnos toda la verdad, correcto; pero la nuestra debiera ser exigírselo con la suficiente fuerza para que pudieran hacerlo sin que les volaran la tapa de los sesos. Porque se pueden matar a los líderes díscolos con los intereses de las clases dirigentes, pero no a la mayoría de los pueblos. O de lo contrario, si seguimos como hasta ahora, el divorcio entre las élites del partido y las bases derivado de la asimetría de información será inevitable repitiéndose una y otra vez como una farsa convertida en tragedia. Y la materialización de la traición o la falta de entendimiento entre la praxis de los primeros por un lado, y los militantes de base por otro, será simple cuestión de tiempo. Sólo la colectivización simultánea de la economía, la información y la toma de decisiones nos llevará a un mundo regido por una democracia verdaderamente mundial y socialista, que transforme a cada individuo de la especie humana en coprotagonista de su vida con iguales derechos que el resto de sus semejantes.

    Ya basta de figurar como “extras” o “secundarios” en esta historia dirigida por el Capital, pues como todos sabemos gracias al cine, la mayoría de ellos, o no pintan nada en la película, o al final de la misma mueren. Nosotros queremos vivir y vamos a luchar por hacerlo. Nuestros enemigos, pese a sus múltiples disfraces, se llaman capitalismo, ignorancia y cerrazón; mientras que nuestra única esperanza la porta aquella parte del género humano que fraternalmente lucha por su libertad con el poder revolucionario del amor20.

    Notas:

    1. En este sentido, es muy recomendable ver el documental “Women Rebel” de la directora Kiran Deol, que versa sobre el proceso vivido por las guerrilleras maoístas y la mujer nepalí en estos últimos años.
    2. Los miembros de este partido habían ocupado cargos gubernamentales mientras los maoístas combatían contra el ejército monárquico y frecuentemente se alineaban con posiciones defendidas por los conservadores del CN.
    3. Prensa Latina, Rechaza primer ministro de Nepal exigencias de dimisión. 25 de junio de 2012. Ver: http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=520131&Itemid=1
    4. Alias de la guerrilla, de verdadero nombre Mohan Baidya.
    5. Aunque algunos periodistas para facilitar un poco las cosas entre tanto baile de siglas “revolucionarias”, están optando por llamarlos Partido Comunista de Nepal Maoísta Revolucionario (PCN(m-r). Aquí un enlace del resumen de la sesión del nuevo partido para la prensa: http://revolutionaryfrontlines.wordpress.com/2012/06/21/nepal-the-new-maoist-party-meets-and-sets-its-course/.
    6. Alias de la guerrilla, de verdadero nombre Ram Bahadur Thapa.
    7. Los dalits son los llamados “intocables” en el sistema de castas. Según este sistema, los dalits no son siquiera una casta y por tanto están fuera del sistema, históricamente fueron condenados a realizar los peores trabajos y a vivir apartados de las castas superiores. Actualmente, al igual que en la India, en Nepal no es legal este sistema, pero sí tiene gran fuerza en las esferas de los privado y en las zonas rurales (el 80% de la población vive en el campo).
    8. El Estado de Nueva Democracia, según entrevista a Baburam Bhattarai realizada por el World People's Resistance Movement (Britain) en 2009, sería un “estado proletario democrático” que vendría después de que los maoístas, en ausencia de una burguesía nepalí, llevaran a cabo la transición política de Nepal de un estado semifeudal y semicolonial a una democracia burguesa. Sólo entonces darían una nueva batalla para pasar de una superestructura política burguesa a otra proletaria.
    9. La haliya era un sistema laboral que en la práctica resultaba un esclavismo parecido al que ejercen los terratenientes del norte de Brasil, en el cual los campesinos se endeudan por encima de sus posibilidades con el propio terrateniente para el que trabajan, para comprar enseres y alimentos que normalmente también vende aquel y de este modo quedan supeditados a su voluntad hasta que paguen la deuda (normalmente de por vida).
    10. Según la estimación de la CIA en 2011, publicada en el World Factbook.
    11. Según Balandana Sharma, coordinador del Secretariado para el Comité Especial para la Integración en el Ejército, ya “solamente” quedan, después de seis años, 3129 exguerrilleros en los acantonamientos, de los más de 19 000 desmovilizados en 2006. Ver en: http://timesofindia.indiatimes.com/world/south-asia/Over-6000-Maoists-retire-in-Nepal/articleshow/12748982.cms.
    12. Según opinión de algunos analistas, Prachanda vendría a ser un “Santiago Carrillo a la nepalesa”, o sea un vividor y un oportunista especialista en cualquier tipo de transformismo ideológico.
    13. Para conocer la opinión del Presidente de la Stock Broker's Association of Nepal, ver su entrevista en: http://www.gorkhapatra.org.np/rising.detail.php?article_id=67830&cat_id=29
    14. ILLESCAS MARTÍNEZ, Jon E. (2012) Nepal, la revolución desconocida. Crisis permanente en la tierra de Buda. Madrid: La Caída.
    15. ILLESCAS MARTÍNEZ, Jon E. (Jon Juanma) (2011) España, una nueva colonia en un mundo en quiebra. En CEPRID, el 10 de octubre de 2011. Ver en: http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1261 o en italiano: ILLESCAS MARTÍNEZ, Jon E. (Jon Juanma) (2011) Spagna, una nuova colonia in un mundo in fallimiento. En ComeDonChischiotte, 12 de octubre de 2011: http://www.comedonchisciotte.net/modules.php?name=News&file=article&sid=2135 .
    16. En el capítulo III del libro primero de El Capital, Marx define al dinero con su poder social privatizado como el gran leveller de la sociedad de mercancías, el que suprime todas las diferencias entre ellas.
    17. Cada vez más, India y China se mueven en una dirección cercana a instaurar una nueva guerra fría planetaria: http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2012/04/120419_china_india_gran_juego_adz.shtml.
    18. ILLESCAS MARTÍNEZ, Jon E. (Jon Juanma) (2010) Niños, hormigas y dinosaurios. En Rebelión, 2 de abril de 2011: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=125603.
    19. Por primera vez en la historia esto es posible, debido al prodigioso avance de las telecomunicaciones y la informática, lo que en el marxismo son consideradas como parte del desarrollo de las fuerzas productivas.
    20. El Che Guevara ya destacó que el amor debería ser una cualidad imprescindible en cualquier revolucionario.

    Fuente; Jon Juanma

    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por Platon el Mar Jul 24, 2012 7:04 pm

    NEPAL: El PCN-maoísta anuncia la creación de un frente.

    Kathmandu, 20.07.12

    El camarada Gaurav ( J.P. Gajurel), miembro del Buró Político del PCN-maoísta, informó en rueda de prensa en el Club de Periodistas, que el Partido había constituido un "tercer frente" con 12 organizaciones para luchar por la Soberanía Nacional y por una Constitución al servicio del Pueblo. Así mismo informo que se estaba preparando un gran programa de protestas contra el gobierno que preside el revisionista Bhattarai.

    El camarada Gaurav afirmo que el objetivo del programa es derrocar al gobierno Bhattarai que califico de autocrático y puerta a la restauración de la monarquía feudal. Tambien descarto todo acuerdo con la pandilla de Prachanda/Bhattarai. "El partido liderado por Dahal-Bhattarai no tiene futuro, ya que no ha mencionado ni una sola palabra acerca de cómo proteger al pueblo y la soberanía ".Cuando se le preguntó sobre el objetivo de la visita del Presidente del PCN-maoista camarada Mohan Baidhya a la vecina China, Gajurel afirmo que Baidhya está en una misión para reparar las relaciones dañadas entre Nepal y China por el gobierno liderado por Bhattarai. Afirmó que las relaciones entre Nepal y China había entrado en un periodo inestable desde que Bhattarai llegó al poder.

    En otro orden de cosas se informa que dentro de las disensiones internas de los revisionistas de la pandilla Prachanda/Bhattarai seis de los siete Comandantes del desmovilizado EPL han renunciado de todos sus cargos en el PCN-U(m) y acusado a Prachanda de estar tramando una falsa acusación contra antiguos mandos del EPL para evitar ser investigado por corrupción y por la malversación de millones de rupias como máximo responsable del EPL.

    Según las fuentes periodisticas, la declaración de Dahal, pasado miércoles sobre una acción enérgica contra los implicados en las irregularidades financieras han dejado al descubierto sus planes. El PCN-U (m) organizo dos comisiones de investigación. La primera comisión de tres miembros encabezado por Bahadur Bogati ha sido asignado para investigar las irregularidades financieras en el acantonamientos del PLA y que incluye a Hitaraj Pande y Dor Prasad Upadhyaya como miembros.Del mismo modo, la otra comisión, formada bajo el liderazgo del miembro del Comité Permanente Sherchan Amik, se ha centrado en investigar las propiedades de los líderes del partido. Miembros de la misma son Lokendra Bista Magar y Subedi Nabaraj.

    Fuente; DAZIBAO ROJO

    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por Platon el Mar Jul 24, 2012 8:49 pm

    En una conferencia de prensa concedida el 19 de Junio, Kiran (Mohan Baidya), entre otras cosas, habló de continuar con la revolución, boicoteando el parlamentarismo. Afirma que combinara los métodos legales con los clandestinos con el objetivo de formar la Nueva República Democracia. Y ademas descartó una posible confrontación con la coalición neo-revisionista de Baburam-Prachanda.

    Fuente; World’s People’s Resistance Movement of Britain

    Veremos si pasa del dicho al hecho prontamente.

    Contenido patrocinado

    Re: Revolución en Nepal. Faro de esperanza en los oprimidos del mundo.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:24 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 1:24 am