El crimen gratuito

    Comparte

    Nestor Estebenz Nogal
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 48
    Reputación : 118
    Fecha de inscripción : 23/05/2010

    El crimen gratuito

    Mensaje por Nestor Estebenz Nogal el Lun Sep 20, 2010 8:35 pm

    El crimen gratuito. Néstor Estebernz Nogal.
    Alfred Hitchcock en La soga explora la posibilidad del crimen gratuito y por ende intencionalmente perfecto ya que carece de móvil y de lógica para un análisis criminológico ordinario. Dos amigos deciden asesinar a un tercero. No solo eso, sino que guardan su cadáver dentro de un arcón que hace de mostrador de la cena en la que se sirven los comensales invitados, entre ellos el padre de la víctima y su cuñada, la del padre. También está la novia del fallecido. En esa pequeña reunión hacen coincidir a un antiguo profesor, ahora amigo, y a un expretendiente de esa novia con la que ya habían roto. También esta una doméstica encargada de la cocina y del servicio. La relación entre los dos asesinos no queda aclarada pero se supone que es de carácter homosexual. Los dos se creen superiores al resto de los mortales y no tienen porque regirse por las leyes de los demás. Uno es mucho más firme que el otro de carácter mas débil mostrando su inseguridad creciente según va pasando la velada. A lo que llaman “fiesta” (una simple cena autoservida y cada cual con su plato en un sitio distinto del salón, también tenía que ir la victima pero por supuesto no va ni da señales de aviso lo cual crea una inquietud en todos.
    El núcleo de la trama es el placer que se supone experimentan los dos asesinos al poder tener una reunión social ordinaria con el cadáver escondido en la misma estancia y el sentimiento de superioridad que eso les pueda proporcionar.. Su exprofesor ,durante sus cursos, teorizó o defendió la tesis del hombre digno por encima del que no lo es, del superhombre por encima del ordinario, del electo por encima del rechazado. Durante la velada ironiza sobre la cuestión defendiendo una sociedad que pudiera prescindir de los mas infortunados, ordinarios y mezquinos de los humanos para que los más valiosos disfrutaran de una existencia mejor. Por su parte, uno de los asesinos lleva a un extremo mayor los enunciados del profesor que mantiene como mera hipótesis de discurso, hasta el punto de decir que habla completamente en serio. Eso agria la situación hasta el punto que uno de los invitados, el padre del asesinado, dice no estar dispuesto a seguir escuchando más semejante posicionamiento. Este hombre ha venido a ver los libros de uno de los asesinos que guardan justamente en el arcón y que ha trasladado a la mesa del comedor para que los pueda consultar tranquilamente.
    Mientras la reunión va siguiendo su curso el profesor sospecha que algo no marcha y así lo dice. Su relación con los dos hombres es especial, sentimentalmente especial. El encuentro verbal es exquisito pero breve. Para cuando se van los invitados, uno de los asesinos, el más firme en todo momento, ata los libros que se lleva su consultante como préstamo con la misma cuerda con la que han estrangulado a su hijo. Eso divierte a uno pero enfurece y pone más nervioso al otro de los criminales.
    Antes, cuando ya todos han terminado de cenar la doméstica se apresura a desalojarlo todo de encima del arcón y abre la tapa para meter los libros dentro, en ese momento el asesino más firme lo impide. Para cuando se va el profesor la doméstica le da un sombrero que no es el suyo y que deduce que es el del cadáver. Un rato después el profesor vuelve al apartamento con el pretexto de haberse dejado la pitillera para sonsacar a los asesinos lo que está sucediendo. Su deducción logica es que lo han matado y que han escondido el cadáver en el arcón. Ambos, los asesinos, aceptan lo que les tenga que pasar una vez descubiertos. La contundencia del profesor es total; se avergüenza de todo lo que ha explicado en clase, de sus ideas mismas por el uso aprovechado que han hecho unos homicidas latentes como ellos. Expresa su deseo de que la sociedad los mate como escarmiento.
    Toda el argumento se desarrolla dentro de un apartamento, un solo escenario. Es un texto teatral que no necesita acciones en exteriores. El texto fue escrito basado en un hecho real: el del crimen gratuito por el solo placer de sentir la superioridad al disponer de la vida ajena de alguien más confiado. La intención de los asesinos es no solo disfrutar con esa superioridad matando sino además pudiendo hacer vida social en esa particular situación de un cadáver reciente escondido.
    Una vez más, aquí no hay ningún crimen perfecto aun con el hecho extraordinario de que no hay ningún motivo para asesinar salvo el de su acto como espectáculo para ver morir a alguien a manos de quienes lo matan. De todos los tipos de asesinatos el de matar por placer es el más horrendo aunque se quiera vestir de solvencia intelectual. El tema explora la prerrogativa que se toman unos de matar a otro por considerarlo que sobra de la sociedad mientras que ellos son más dignos de ser sus miembros. En virtud de qué alguien se puede tomar la vida de otro cuando ni siquiera concurre enfrentamiento ni motivo alguno por intereses contrarios. Si el asesinato es posible es por la confiabilidad de la víctima hacia sus “amigos”. Históricamente ha habido ideas que han inyectado de furia expansionista a unos considerando que debían sojuzgar a pueblos inferiores. Alejandro III de Macedonia, que recibiera clases de Aristóteles, éste hablaba de otros países como bárbaros. Cuando su ejército conquistó Persia encontraron un civilización exquisita y tan culta o más que la suya. La presuposición de que el otro es inferior a uno es una constante histórica en la psicología de los hombres. Eso empuja al desprecio, generalmente infundado, y a partir de él a la agresión y decisión de dominarlo, hecho este que convierte al agresor en el más despreciable de los mortales.

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 5:36 pm