El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Comparte
avatar
Comunista
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 402
Reputación : 809
Fecha de inscripción : 02/04/2010
Localización : Argentina

El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por Comunista el Vie Sep 03, 2010 6:05 pm

El anarquismo es una variante de la ideología burguesa

La concepción del mundo de los anarquistas es la concepción burguesa vuelta del revés. Sus teorías individualistas y su idea individualista están en oposición directa con el socialismo. Sus opiniones no expresan el futuro del régimen burgués, que marcha con fuerza incontenible hacia la socialización del trabajo, sino el presente e incluso el pasado de ese régimen, el dominio de la ciega casualidad sobre el pequeño productor aislado y solitario. Su táctica, que se reduce a negar la lucha política, desune a los proletarios y los transforma de hecho en participantes pasivos de una u otra política burguesa, pues para los obreros es imposible e irrealizable apartarse de verdad de la política.
Lenin, Socialismo y anarquismo, 7 de diciembre de 1905

Nuestros amigos de España verán ahora el abuso que hacen estos señores de la palabra ‘autoritario’. En cuanto a los bakuninistas les desagrada alguna cosa, dicen: ‘Eso es autoritario’, y con ello creen haberlo condenado para siempre. Si en lugar de ser burgueses, periodistas, etc., fueran obreros, o si hubieran estudiado solamente un poco las cuestiones económicas y las condiciones de la industria moderna, sabrían que ninguna acción común es posible sin la imposición a algunas personas de una voluntad extraña, es decir, de una autoridad. Ya sea la voluntad de una mayoría de votantes, de un comité director o de un solo hombre, será siempre una voluntad impuesta a los disidentes; pero sin esta voluntad única y dirigente, ninguna cooperación es posible. ¡Pruebe a hacer marchar una de las grandes fábricas de Barcelona sin dirección, es decir, sin autoridad! ¡O administrar un ferrocarril sin la certidumbre de que cada ingeniero, fogonero, etc., se encontrará en su puesto en el momento exacto en que deba estar en él! Me gustaría saber si el bravo Bakunin confiaría su obeso cuerpo a un vagón de ferrocarril si ese ferrocarril fuera administrado de acuerdo con los principios que proclaman que nadie se encontrará en su sitio si no le gusta sufrir la autoridad de los reglamentos, ¡mucho más autoritarios en todo estado posible de la sociedad que el Reglamento aprobado en el Congreso de Basilea! Todas estas grandes frases ultrarradicales y ultrarrevolucionarias ocultan únicamente la más completa miseria de ideas y la más completa ignorancia de la condiciones en que transcurre la vida cotidiana de la sociedad.
Engels, Carta a Pablo Lafargue, 30 de diciembre de 1871

Me parece que se abusa demasiado de las frases sobre la ‘autoridad’ y la centralización. No conozco cosa más autoritaria que una revolución y creo que cuando se impone la propia voluntad a otros con bombas y con balas de fusil, como ocurre en toda revolución, se comete un acto autoritario. Es precisamente la falta de centralización y de autoridad lo que le ha costado la vida a la Comuna de París. Después de la victoria, haced de la autoridad, etc., lo que queráis; pero para la lucha es preciso reunir todas nuestras fuerzas en un solo puño y concentrarlas en el punto mismo de ataque. Y cuando se me habla de la autoridad y de la centralización como de dos cosas condenables en todas las circunstancias posibles, me parece que quienes hablan así o no saben lo que es una revolución, o son revolucionarios sólo de palabra.
Engels, Carta a Carlos Terzaghi, 14 de enero de 1872

No discrepamos en modo alguno de los anarquistas en cuanto a la abolición del Estado como meta. Lo que afirmamos es que, para alcanzar esta meta es necesario el empleo temporal de los instrumentos, de los medios, de los métodos del Poder estatal contra los explotadores, igual que para destruir las clases es necesaria la dictadura temporal de la clase oprimida [...]

La diferencia entre los marxistas y los anarquistas consiste en lo siguiente:

— En que los primeros, proponiéndose como fin la destrucción completa del Estado, reconocen que este fin sólo puede alcanzarse después de que la revolución socialista haya destruido las clases, como resultado de la instauración del socialismo, que conduce a la extinción del Estado, mientras que los segundos quieren destruir completamente el Estado de la noche a la mañana, sin comprender las condiciones bajo las que puede lograrse esta destrucción.

— En que los primeros reconocen la necesidad de que el proletariado, después de conquistar el poder político, destruya totalmente la vieja máquina del Estado, sustituyéndola por otra nueva, formada por la organización de los obreros armados, según el tipo de la Comuna [de París], mientras que los segundos, abogando por la destrucción de la máquina del Estado, tienen una idea absolutamente confusa respecto al punto de con qué ha de sustituir esa máquina el proletariado y cómo éste ha de emplear el poder revolucionario. Los anarquistas rechazan incluso el empleo del poder estatal por el proletariado revolucionario, su dictadura revolucionaria.

— En que los primeros propugnan que el proletariado se prepare para la revolución utilizando el Estado moderno, mientras que los anarquistas lo rechazan.
Lenin, El Estado y la revolución, 17 de diciembre de 1918

La abolición del Estado tiene para los comunistas el único sentido de que es un resultado necesario de la abolición de las clases, junto con las cuales desaparece por sí sola la necesidad de la fuerza organizada de una clase para tener subordinadas a las demás [...]

Entretanto, la abolición del Estado, la anarquía se ha convertido en Alemania en una palabra de moda. Los contados discípulos alemanes de Proudhon, la ‘alta’ democracia berlinesa e incluso las olvidadas ‘mentes preclaras de la nación’ del Parlamento de Stuttgart y de la Regencia imperial, todos ellos, cada uno a su manera, han asimilado esta expresión, terrible en apariencia [...]

Ante la anarquía auténtica de las crisis revolucionarias, cuando las masas (y el poder del Estado) recurrieron entre sí a la ‘fuerza bruta’, estos representantes de la anarquía hicieron en cada ocasión todo lo posible para contener la anarquía. El contenido de esa cacareada ‘anarquía’ se redujo, a fin de cuentas, a lo que en países más desarrollados se expresa con la palabra ‘orden’. Los amigos de la anarquía en Alemania se encuentran en completa entente cordiale con los ‘amigos del orden’ en Francia.

En la medida en que los amigos de la anarquía no dependen de los franceses Proudhon y Girardin, en la medida en que su mentalidad es de origen germano, tienen todos ellos un venero común: Stirner [...] La prédica de Stirner sobre la sociedad sin Estado ha sido especialmente beneficiosa para dar a la anarquía a lo Proudhon y a la abolición del Estado a lo Girardin la ‘bendición suprema’ de la filosofía alemana. Es cierto que el libro de Stirner El Único y su propiedad ha sido olvidado; pero su modo de pensar y en particular, su crítica del Estado, emerge de nuevo en los amigos de la anarquía.
Engels, La consigna de abolición del Estado y los amigos de la anarquía alemanes, octubre de 1850

He leído ya la mitad de Proudhon y estimo que tu opinión es completamente justa. Su apelación a la burguesía, su retorno a Saint-Simon y centenares de otras cosas, ya en la parte crítica, confirman que considera la clase industrial, la burguesía y el proletariado, en el fondo, idénticos y supone que el antagonismo entre ellos existe únicamente por no haber terminado la revolución. La construcción seudofilosófica de la historia está completamente clara: hasta la revolución, la clase industrial existía ‘en sí’; de 1878 a 1848, en estado de antagonismo; negación; la síntesis proudhoniana resuelve todo esto de golpe. Todo junto me parece el último intento de salvar teóricamente a la burguesía [...]

El gobierno no es más que el poder de una clase para someter a otra clase y desaparecerá junto con la desaparición de las contradicciones de clase.
Engels, Carta a Marx, 21 de agosto de 1851

Los señores de París tienen la cabeza atiborrada de las más hueras frases proudhonianas. Charlan de la ciencia y no saben nada. Mantienen una actitud despectiva hacia todo lo revolucionario, es decir, hacia toda acción que dimane de la propia lucha de clases, hacia todo movimiento social concentrado, que, por tanto, pueda llevarse también por medios políticos (por ejemplo, la reducción de la jornada de trabajo). Bajo el pretexto de libertad y antigubernamentalismo o individualismo antiautoritario, estos caballeros, que durante dieciséis años vienen soportando tan calladamente el más vergonzoso despotismo ¡predican de hecho la economía burguesa ordinaria idealizada por Proudhon! Proudhon ha hecho mucho daño. Su aparente crítica y su aparente oposición a los utopistas (él mismo era solamente un utopista pequeño burgués, mientras que en las utopías de Fourier, Owen, etc., podemos encontrar el presentimiento y la concepción fantástica de un mundo nuevo) atrajo y conquistó al principio a la jeunessse brilliante, a los estudiantes, y luego a los obreros, sobre todo a los de París.
Marx, Carta a Kugelmann, 9 de octubre de 1866

Los anarquistas plantean todo al revés. Declaran que la revolución proletaria debe empezar por suprimir la organización política del Estado. Pero la única organización que el proletariado encuentra ya preparada después de su victoria es precisamente el Estado. Es cierto que este Estado requiere cambios muy considerables antes de que pueda cumplir sus nuevas funciones. Pero destruirlo en tal momento significaría destruir la única arma con que el proletariado victorioso puede utilizar el poder que acaba de conquistar, aplastar a sus enemgos capitalistas y llevar a cabo la revolución económica de la sociedad, sin la cual toda victoria debería terminar en una nueva derrota y en el asesinato en masa de los obreros, como ocurrió después de la Comuna de París.
Engels, Con motivo de la muerte de Carlos Marx, 12 de mayo de 1883

La ‘teoría’ era el programa de Bakunin. Constaba, de hecho, de tres puntos.

— Primera reivindicación de la revolución social: abolición del derecho de herencia, vieja morralla saint-simonista, de la que el charlatán e ignorante Bakunin se hizo editor responsable. Es evidente: si tuviera usted la posibilidad de hacer la revolución social en un día, por decreto plebiscitario, aboliría en el acto la propiedad agraria y el capital, y con ello no tendría ninguna necesidad de ocuparse del derecho de herencia. Por otra parte, si no tuviera esa oportunidad (y, naturalmente, sería absurdo suponer esa posibilidad), proclamar la abolición del derecho de herencia no sería un acto serio sino una amenaza estúpida que agruparía a todo el campesinado y a toda la pequeña burguesía alrededor de la reacción. Suponga, por ejemplo, que los yanquis no hubieran podido abolir la esclavitud por la fuerza de las armas. ¡Qué imbecilidad habría sido proclamar la abolición del derecho a heredar los esclavos! ¡Toda esta teoría se basa en el anticuado idealismo que considera la jurisprudencia actual como la base de nuestro sistema económico en lugar de ver en nuestro sistema económico la base y la fuente de nuestra jurisprudencia. En lo que se refiere a Bakunin, quería únicamente improvisar un programa de su propia cosecha. Eso es todo. Era un programa de ocasión.

— ‘La igualdad de las diferentes clases’. Suponer, por una parte, que han de seguir existiendo las clases y, por otra, la igualdad de los miembros de estas clases, este absurdo, muestra en el acto la desvergonzada ignorancia y superficialidad de ese sujeto, que ve su ‘misión especial’ en enseñarnos ‘teoría’.

— La clase obrera no debe ocuparse de política. Su tarea consiste solamente en organizarse en tradeuniones. Un buen día, con ayuda de la Internacional, ocuparán el lugar de todos los Estados existentes. ¡Ahí tiene en qué caricatura ha convertido mi doctrina! Por cuanto nuestro objetivo final es transformar en asociaciones los Estados existentes, debemos según él, permitir a los gobiernos, a estas gigantescas tradeuniones de las clases gobernantes, que hagan lo que les venga en gana, ya que si tratamos con ellos eso significará que los reconocemos. ¡Así! Exactamente lo mismo decían los socialistas de la vieja escuela: No debéis ocuparos de los problemas del salario, por cuanto queréis abolir el trabajo asalariado; ¡y luchar contra el capitalismo por aumentar los salarios significa reconocer el trabajo asalariado! Este asno no ha comprendido siquiera que todo movimiento de clase como tal es y ha sido siempre un movimiento político.

Ese es todo el bagaje teórico del profeta Bakunin, de este Mahoma sin Corán.
Marx, Carta a Lafargue, 19 de abril de 1870

Bakunin tiene una teoría propia, consistente más o menos en una mezcla de comunismo y de proudhonismo. El querer reunir estas dos teorías en una demuestra que es absolutamente ignorante en economía política. Ha tomado de Proudhon, entre otras frases, la anarquía como el estado final de la sociedad. Es contrario a toda acción política de la clase obrera, por cuanto esa acción significaría reconocer de hecho el Estado existente y, además, porque todos los actos políticos son, en su opinión, ‘autoritarios’. No explica de qué modo espera que sean destruidas la presente opresión política y la tiranía del capital ni cómo intenta llevar adelante sin ‘actos de autoridad’ su idea favorita de la abolición de la herencia. Durante la insurreción de Lyon en septiembre de 1870, aplastada por la fuerza armada, Bakunin decretó en la Casa Consistorial la abolición del Estado, sin tomar ninguna medida contra todos los burgueses de la Guardia Nacional, que se dirigieron tranquilamente a la Casa Consistorial, echaron a la calle a Bakunin y en menos de una hora restablecieron el Estado. Como quiera que sea, Bakunin ha fundado con su teoría una secta a la que pertenecen una pequeña parte de los obreros franceses y suizos, muchos de los nuestros en España y algunos en Italia, entre los que se encuentran Caporusso y sus amigos, con lo que Caporusso hace honor a su nombre: tiene por jefe a un ruso.

Pues bien, nuestra Asociación [la I Internacional] es un centro de convergencia y de correspondencia entre las sociedades obreras de los distintos países que aspiran a un mismo fin, a saber: la protección, el progreso y la completa emancipación de la clase obrera (artículo primero de los Estatutos de la Asociación). Si las teorías especiales de Bakunin y de sus amigos se limitaran a estos objetivos, no habría objeciones para aceptarlos como miembros y permitirles hacer cuanto pudieran para propagar sus ideas por todos los medios adecuados. En nuestra Asociación tenemos hombres de todo género: comunistas, proudhonistas, unionistas, tradeunionistas, cooperadores, bakuninistas, etc., e incluso en nuestro Consejo General hay hombres de opiniones bastante diferentes.

En el momento en que la Asociación se convirtiera en una secta, estaría perdida. Nuestra fuerza reside en la amplitud con que interpretamos los Estatutos, a saber: que son admitidos todos los hombres que aspiran a la emancipación completa de la clase obrera. Por desgracia, los bakuninistas, con la estrechez de espíritu común a todos los sectarios, no se han considerado satisfechos con eso. El Consejo General, según ellos, estaba compuesto de reaccionarios y el programa de la Asociación era demasiado inconcreto. El ateísmo y el materialismo -que el propio Bakunin ha tomado de nosotros, los alemanes- deben, a su juicio, ser obligatorios; la abolición de la herencia, del Estado, etc., deben formar parte de nuestro programa. Pero Marx y yo somos tan viejos y buenos materialistas como Bakunin, igual que lo son casi todos nuestros miembros; que el mencionado derecho de herencia es una absurdidad lo sabemos tan bien como Bakunin, aunque nos diferenciamos de él en lo que concierne a la importancia y la conveniencia de presentar su abolición como la liberación de todos los males. ‘La abolición del Estado’ es una vieja frase filosófica alemana de la que hicimos mucho uso ya cuando éramos simples jóvenes. Pero incluir todo eso en nuestro programa significaría alejar a un inmenso número de nuestros miembros y dividir, en lugar de unir, al proletariado europeo. Cuando fracasaron los esfuerzos por conseguir que el programa bakuninista fuese adoptado como programa de la Asociación, se intentó empujar indirectamente a la Asociación por un camino equivocado. Bakunin formó en Ginebra una Alianza de la Democracia Socialista, que debía ser una asociación internacional separada de la nuestra. ‘Las mentes más radicales’ de nuestras secciones, los bakuninistas, debían formar en todas partes secciones de esta Alianza, y estas secciones tenían que someterse a un Consejo General separado en Ginebra (Bakunin) y tener Consejos Nacionales distintos a los nuestros. En nuestro Congreso General la Alianza debía sesionar por la mañana con nosotros y después de mediodía celebrar su propio congreso separado. Este gracioso plan fue presentado al Consejo General en noviembre de 1868. Pero el 22 de diciembre de 1868, el Congreso General anuló estas reglas como contrarias a los Estatutos de nuestra Asociación y declaró que las secciones de la Alianza podían ser admitidas sólo separadameente y que la Alianza debía disolverse o dejar de pertenecer a la Internacional. El 9 de marzo de 1869, el Consejo General informó a la Alianza que no existe, por consiguiente, ningún obstáculo para que las secciones de la Alianza se transformen en secciones de la Asociación Internacional de los Trabajadores. Si la disolución de la Alianza y el ingreso de sus secciones en la Asociación Internacional de los Trabajadores son decididos definitivamente, será necesario, según nuestro Reglamento, comunicar al Consejo General el lugar de residencia y la fuerza nurnérica de cada nueva sección. Estas condiciones jamás fueron cumplidas exactamente. La Alianza como tal fue desaprobada en todas partes excepto en Francia y Suiza, donde a fin de cuentas ha creado la división: cerca de 1.000 bakuninistas -menos de una décima parte de nuestros adeptos- se han retirado de la federación francesa y suiza y han pedido al Consejo General que se les reconozca como una federación aparte, cosa que el Consejo, probablemente, no obstaculizará. Por todo esto verá que el resultado principal de la acción de los bakuninistas ha consistido en crear la división en nuestras filas. Nadie ha puesto obstáculos a sus dogmas especiales, pero no se han dado por satisfechos con eso y han querido mandar e imponer sus doctrinas a todos nuestros miembros. Hemos resistido, como era nuestro deber; sin embargo, si aceptan existir tranquilamente al lado de nuestros otros miembros, no tenemos ni el derecho ni el deseo de excluirlos. La cuestión consiste en si es conveniente destacar a tales elementos, y si sabemos ganarnos las secciones italianas, no embebidas de este fanatismo especial, podremos ciertamente trabajar mejor con ellos. Usted mismo podrá juzgar de esto de acuerdo con las condiciones que encuentre en Nápoles.
Engels, Carta a Carlos Cafiero, 1 de julio de 1871

Por medio de esta organización secreta tratan de imponer a la Internacional la doctrina personal y ortodoxa del señor Bakunin. Ellos que exigen que la Internacional se organice de abajo arriba se someten con humildad como miembros de la Alianza a las órdenes que les llegan de arriba abajo [...]

Nos hallamos por vez primera en la historia de las luchas de la clase obrera ante una conspiración secreta urdida en el seno de la propia clase obrera con el fin de hacer saltar no el régimen explotador existente, sino la Asociación misma, que le combate con la mayor energía.
Engels, El Consejo General a todos los miembros de la AIT, 6 de agosto de 1872

La abstención absoluta en política es imposible; todos los periódicos abstencionistas hacen también política. El quid de la cuestión consiste únicamente en cómo la hacen y qué política hacen. Por lo demás, para nosotros la abstención es imposible. El partido obrero existe ya como partido político en la mayoría de los países. Y no seremos nosotros los que lo destruyamos predicando la abstención. La experiencia de la vida actual, la opresión política a que someten a los obreros los gobiernos existentes, tanto con fines políticos como sociales, les obligan a dedicarse a la política, quiéranlo o no. Predicarles la abstención significaría arrojarlos en los brazos de la política burguesa. La abstención es completamente imposible, sobre todo después de la Comuna de París, que ha colocado la acción política del proletariado a la orden del día.

Queremos la abolición de las clases. ¿Cuál es el medio para alcanzarla? La dominación política del proletariado. Y cuando en todas partes se han puesto de acuerdo con ello, ¡se nos pide que no nos mezclemos en la política! Todos los abstencionistas se llaman revolucionarios y hasta revolucionarios por excelencia. Pero la revolución es el acto supremo de la política. El que la quiere debe querer el medio, la acción política que la prepara, que proporciona a los obreros la educación para la revolución y sin la cual los obreros, al día siguiente de la lucha serán siempre engañados por los Favre y los Pyat. Pero la política a que tiene que dedicarse es la política obrera; el partido obrero no debe constituirse como un apéndice de cualquier pártido burgués, sino como un partido independiente, que tiene su objetivo propio, su política propia.
Engels, Acta del discurso pronunciado en la Conferencia de Londres de la AIT, 21 de setiembre de 1871

Considerando:

que en el preámbulo a los Estatutos se dice: ‘La emancipación económica de la clase obrera es, por lo tanto el gran fin al que todo movimiento político debe ser subordinado como medio’;

que el Manifiesto inaugural de la Asociación Internacional de los Trabajadores (1864) dice: ‘Los señores de la tierra y los señores del capital se valdrán siempre de sus privilegios políticos para defender y perpetuar sus monopolios económicos. Muy lejos de contribuir a la emancipación del trabajo, continuarán oponiéndole todos los obstáculos posibles. La conquista del poder político, ha venido a ser por lo tanto, el gran deber de la clase obrera’;

que en el Congreso de Lausana (1867) se aprobó la siguiente resolución: ‘La emancipación social de los obreros está inseparblemente unida a su emancipación política’;

que en la declaracion del Consejo General con motivo del pretendido complot de los miembros franceses de la Internacional en vísperas del plebiscito (1870) se dice: ‘Ciertamente, a tenor de nuestros Estatutos, todas nuestras secciones en Inglaterra, en el Continente y en América tienen la misión especial no sólo de servir de centros de organización militante de la clase obrera, sino también apoyar, en los países respectivos, todo movimiento político que contribuya a alcanzar nuestro objetivo final: la emancipación económica de la clase obrera;

que las traducciones falsas de los Estatutos Provisionales han dado motivo a interpretaciones equivocadas, que han perjudicado el desarrollo y la acción de la Asociación Internacional de los Trabajadores;

ante la desenfrenada reacción, que aplasta violentamente todo intento de emancipación por parte de los obreros y que pretende mantener por la fuerza bruta las diferencias de clase y la dominación política de las clases poseedoras, engendrada por ellas;

Considerando:

que contra este poder colectivo de las clases poseedoras la clase obrera puede actuar como clase únicamente si se constituye en partido político especial, distinto y opuesto a todos los partidos formados por las clases poseedoras;

que esta constitución de la clase obrera en partido político es indispensable para asegurar el triunfo de la revolución social y su objetivo final: la abolición de las clases;

que la combinación de fuerzas conseguida ya por la clase obrera como resultado de la lucha económica debe servir, al mismo tiempo, como palanca en su lucha contra el poder político de los grandes propietarios agrícolas y de los capitalistas,

la Conferencia recuerda a los miembros de la Internacional que en la lucha de la clase obrera, su movimiento económico y su acción política están indisolublemente unidos.
Engels, Resoluciones de la Conferencia de Londres de la AIT, 23 de setiembre de 1871

La Internacional fue fundada para remplazar las sectas socialistas o semisocialistas par una organización real de la clase obrera con vistas a la lucha. Los Estatutos provisionales y el Manifiesto Inaugural lo muestran a simple vista. Por otra parte, la Internacional no hubiera podido afirmarse si el espíritu de secta no hubiese sida ya aplastado por la marcha de la historia. El desarrollo del sectarismo socialista y el desarrollo del movimiento obrero real se encuentran siempre en proporción inversa. Las sectas están justificadas históricamente mientras la clase obrera aún no ha madurado para un movimiento histórico independiente. Pero en cuanto ha alcanzado esa madurez, todas las sectas se hacen esencialmente reaccionarias. Por cierto, en la historia de la Internacional se ha repetido lo que la historia general nos muestra en todas partes. Lo caduco tiende a restablecerse dentro de las nuevas formas aparecidas.

La historia de la Internacional también ha sido una lucha continua del Consejo General contra las sectas y los experimentos de diletantes que tendían a echar raíces en la Internacional contra el verdadero movimiento de la clase obrera. Esta lucha se ha librado en los Congresos y, mucho más aún, en las reuniones especiales del Consejo General con las distintas secciones.

Como en París los proudhonistas (los mutualistas) figuraban entre los fundadores de la Asociación, tuvieron las riendas en sus manos durante los primeros años. Posteriormente surgieron allí como era lógico, unos colectivistas, positivistas y otros que se opusieron a ellos [...]

A fines de 1868 ingresó en la Internacional el ruso Bakunin con el fin de crear en el seno de ella y bajo su dirección una segunda Internacional titulada ‘Alianza de la Democracia Socialista’. Bakunin, hombre sin ningún conocimiento teórico, pretendía que esta organización particular dirigiese la propaganda científica de la Internacional, propaganda que quería hacer especialidad de esta segunda Internacional en el seno de la Internacional.

Su programa estaba compuesto de retazos superficialmente hilvanados de ideas pequeñoburguesas arrebañadas de acá y de allá: igualdad de las clases (!), abolición del derecho de herencia como punto de partida del movimiento social (morralla saint-simonista), el ateísmo como dogma obligatorio para los miembros de la Internacional, etc., y en calidad de dogma principal, la abstención (proudhonista) del movimiento político.

Esta fábula infantil fue acogida con simpatía (y hasta cierto punto es apoyada aún hoy) en Italia y en España, donde las condiciones reales del movimiento obrero están aún poco desarrolladas, y también entre algunos fatuos, ambiciosos y hueros doctrinarios en la Suiza Latina y en Bélgica.

Para el señor Bakunin su doctrina (bazofia de trozos tomados de Proudhon, Saint-Simon y otros) era y es un asunto secundario, un simple medio para su encumbramiento personal. Como teórico es un cero a la izquierda, pero las intrigas son su elemento.

El Consejo General ha tenido que luchar durante años contra este complot (apoyado hasta cierto punto por los proudhonistas franceses, sobre todo en el Mediodía de Francia). Finalmente, valiéndose de las resoluciones l, 2 y 3, IX, XVI y XVII de la Conferencia, descargó el golpe que tanto tiempo llevaba preparando.

Como es lógico, el Consejo General no va a apoyar en América lo que combate en Europa. Las resoluciones 1, 2, 3 y IX dan ahora al Comité de Nueva York armas legales para terminar con todo sectarismo y con todos los grupos diletantes, expulsándolos si llega el caso...

Nota bene: Sobre el movimiento político.

... El movimiento político de la clase obrera tiene como último objetivo, claro está, la conquista del poder político para la clase obera y a este fin es necesaria, naturalmente, una organización previa de la clase obrera, nacida en su propia lucha económica y que haya alcanzado cierto grado de desarrollo.

Pero, por otra parte todo movimiento en el que la clase obrera actúa como clase contra las clases dominantes y trata de forzarlas ‘presionando desde fuera’, es un movimiento político. Por ejemplo, la tentativa de obligar mediante huelgas a capitalistas aislados a reducir la jornada de trabajo en determinada fábrica o rama de la industria es un movimiento puramente económico; por el contrario, el movimiento con vistas a obligar a que se decrete la ley de la jornada de ocho horas, etc., es un movimiento político. Así pues, de los movimientos económicos separados de los obreros nace en todas partes un movimiento político, es decir, un movimiento de la clase, cuyo objeto es que se dé satisfacción a sus intereses en forma general, es decir, en forma que sea compulsoria para toda la sociedad. Si bien es cierto que estos movimientos presuponen cierta organización previa, no es menos cierto que representan un medio para desarrollar esta organización.

Allí donde la clase obera no ha desarrollado su organización lo bastante para emprender una ofensiva resuelta contra el poder colectivo, es decir, contra el poder político de las clases dominantes, se debe, por lo menos, prepararla para ello mediante una agitación constante contra ese poder y adoptando una actitud hostil hacia la política de las clases dominantes. En caso contrario, la clase obrera será un juguete en sus manos, como lo ha demostrado la revolución de setiembre en Francia y como lo está, hasta cierto punto, demostrando el juego que aún hoy llevan con éxito en Inglaterra Gladstone y Cía.
Marx, Carta a Federico Bolte, 23 de noviembre de 1871

El [II] congreso [de la Internacional Comunista] llama la atención de todos los camaradas, sobre todo los de los países latinos y anglosajones, sobre el siguiente hecho: después de la guerra se produjo una profunda división de ideas entre los anarquistas de todo el mundo con respecto a la actitud a observar frente a la dictadura del proletariado y el poder soviético. En esas condiciones, entre los elementos proletarios que con frecuencia se sintieron atraídos al anarquismo por el odio plenamente justificado al oportunismo y al reformismo de la II Internacional, se observa una comprensión particularmente exacta de esos principios, que se extiende cada vez más a medida que la experiencia de Rusia, Finlandia, Hungría, Lituania, Polonia y Alemania es mejor conocida.

Por esas razones, el Congreso considera un deber de todos los camaradas el sostener por todos los medios la transición de todos los elementos proletarios de masas del anarquismo a la III Internacional.

El Congreso considera que el éxito de la acción de los partidos verdaderamente comunistas debe ser apreciado entre otras cosas en la medida en que hayan logrado atraer a todos los elementos verdaderamente proletarios del anarquismo.
Resoluciones del II Congreso de la Internacional Comunista
Intervenciones y acuerdos del Congreso del teatro de la Comedia de CNT en 1919
Somos partidarios [...] por necesidad de la realidad [...] no en teoría, de entrar en la Tercera Internacional [...] porque esto va a avalar nuestra conducta en el llamamiento que la CNT va a hacer a las organizaciones sindicales del mundo para constituir la verdadera, la única, la genuina Internacional de los trabajadores [...] Sostenemos que hay necesidad de incorporarnos a la Tercera Internacional circunstancialmente, y que luego la Confederación española convoque a todas las organizaciones sindicales del mundo para organizar definitivamente la verdadera Internacional de los trabajadores.
Salvador Seguí, intervención en el Congreso de CNT, Madrid, 1919

Nosotros, que somos enemigos del Estado, como lo hemos demostrado en algunas de las mociones aprobadas por este Congreso, entendemos que la revolución rusa, por el hecho de ser una revolución que ha trastornado todos los valores económicos o, mejor dicho, por el hecho de ser una revolución que ha dado al proletariado el Poder, los instrumentos de producción y la tierra, debe interesarnos siquiera sea en este aspecto y para impedir que esta revolución, que ese gobierno de los soviets, quede estrangulado por los Estados capitalistas.
Manuel Buenacasa, intervención en el Congreso de CNT, Madrid, 1919

Empecemos por la dictadura del proletariado. Muchos compañeros [...] no aceptan la dictadura del proletariado como no aceptan ninguna clase de dictadura [...] Naturalmente, en principio, no debemos aceptar ninguna violencia, porque toda violencia es dictadura. Pero nosotros no somos solamente idealistas [...] tenemos que aceptar la violencia porque es una necesidad misma de la sociedad y de las condiciones en que vivimos [...] Y se justifica la teoría de la dictadura del proletariado, no ya como ideal último [...] sino como una solución media inevitable, necesaria, fatal, una medida contradictoria para derrocar de una vez y por completo los poderes de los privilegiados; y, por otra parte, para capacitar [...] a las masas obreras que han sido durante siglos expoliadas y reducidas a la más cruel ignorancia.
Hilario Arlandis, intervención en el Congreso de CNT, Madrid, 1919

Somos anarquistas; negamos la razón de Estado, como la razón del capitalismo. Todos los poderes de coacción niegan el principio de la libertad, y no lo diríamos nunca bastante [...] ¿Quiere esto decir que somos enemigos de la dictadura? Desde el punto de vista de los pricipios, sí; desde el punto de vista de la realidad apremiante, inaplazable, no [...] Nosotros justificamos la dictadura, nosotros admiramos la dictadura, nososotros ansiamos que llegue la dictadura y la ansiamos, la admiramos, la justificamos y la queremos porque esos mismos que aquí la combaten [la burguesía española] la justifican cuando ella tiende a mantener entronizadas la infamia y la iniquidad. Nosotros, recíprocamente, la cantamos, la queremos, si ella ha de servir para establecer en el mundo, de un modo definitivo, el imperio de la justicia; por eso nosotros admiramos y queremos la dictadura del proletariado.
Eusebio Carbó, intervención en el Congreso de CNT, Madrid, 1919

La Confederación Nacional del Trabajo se declara firme defensora de los principios que informan a la Primera Internacional, sostenidos por Bakunin. Declara que se adhiere, y provisionalmente, a la Tercera Internacional, por el carácter revolucionario que la preside, mientras se organiza y se celebra el Congreso Internacional en España que ha de sentar las bases por que ha de regirse la verdadera Internacional de los trabajadores.
CNT, resoluciones del II Congreso, 1919

¿Sabías que...

... hace unos años los autónomos publicaron el certificado de su propia defunción en forma de libro, al que titularon Armarse sobre las ruinas. Historia del movimiento autónomo en Madrid (1985-1999), en el que, entre un sinfín de tonterías, afirman en la página 45 que la lucha antirrepresiva la desarrollaron ellos en solitario (Les recomendamos un vistazo a nuestros 25 años de resistencia en las prisiones).

... el 8 de marzo de 1921 tres militantes de la CNT, Luis Nicolau, Pedro Mateu y Ramón Casanellas ejecutaban en Madrid a Eduardo Dato, presidente del gobierno. Los dos primeros fueron detenidos; el tercero, Casanellas, consiguió refugiarse en la Rusia bolchevique, donde vivió 10 años. (Pero, ¿no se quejan los anarquistas de que allá eran perseguidos?)

... cuando Lenin murió, el diario del gobierno Izvestia publicó notas necrológicas de todas las organizaciones políticas y sociales de la URSS, entre ellas una el 2 de febrero de 1924 del entonces conocido anarquista Sandomirski, en la que decía que el anarquismo es muy superior al comunismo y que Lenin había sido el más consecuente discípulo ruso de Bakunin.

... los anarquistas critican la lucha armada y, sin embargo, reivindican a Buenaventura Durruti, que fue detenido al menos 56 veces y estuvo preso en 23 ocasiones en cárceles de todo el mundo, la gran mayoría de ellas por hacer uso de la violencia revolucionaria (Del libro anarquista en apoyo a los presos Extrema indigencia, extrema violencia).

... uno de los primeros en caer fusilados en París, tras ser ocupada por los nazis, fue el anarcosindicalista J.P.Timbaud, secretario general del metal de la CGT en la capital francesa, que gritó ¡Viva Stalin! en el momento de ser acribillado el 22 de octubre de 1941 por sus verdugos [¿Estaría alucinado por el culto a la personalidad?]

... Bakunin siempre dio una enorme importancia a la abolición de las herencias pero peleó desesperadamente por la de sus padres. Encargó a un agente suyo, Karl Arved Roman, que era un policía zarista (pero Bakunin no lo sabía), que viajara a Rusia para que reclamara a sus hermanos la entrega de la parte que le correspondía. Había escrito numerosas cartas, siempre sin resultado ninguno. El policía fue hasta su casa, entregó la carta que Bakunin enviaba a sus hemanos (dejó una copia en la central de policía) y regresó con 70 rublos para Bakunin. La operación volvió a repetirse de nuevo, pero esta vez Roman ni siquiera se molestó en viajar a Rusia y entregó directamente el dinero a Bakunin de los fondos de la policía zarista. En un informe el espía decía a sus jefes que Bakunin no sabía que hasta los sellos los ponía la policía zarista (Carr: Los exiliados románticos, pgs.261 y 267).

... Bakunin siempre dio una enorme importancia a la abolición de las herencias pero peleó desesperadamente por obtener la herencia del gran intelectual y revolucionario ruso Alexander Herzen. Él y su compinche Nechaiev presionaron a su hija Natalia para que se uniera a su asociación para apoderarse así de la herencia de Herzen, que no pudieron obtener.

... según cuenta el anarquista Pestaña, durante la I Guerra Mundial la redacción de Solidaridad Obrera, y específicamente su director José Borobio, aceptaron dinero de los imperialistas alemanes por publicar artículos redactados por la propia embajada contra los aliados y contra la intervención de España en la guerra (Lo que aprendí en la vida, I, pgs.67-68, citado por Antonio Bar: La CNT en los años rojos, Akal, Madrid, 1981, pgs.343, 390 y 432). En aquel tiempo la burguesía catalana acusó a la CNT de estar subvencionada por el gobierno alemán porque fomentaba huelgas en las fábricas catalanas que trabajaban para los aliados.

... el ministro fascista Sáinz Rodríguez contó cómo utilizó al periódico anarquista La Tierra en la matanza de Casas Viejas en 1931: Esta campaña -se sabe ahora porque yo creo conveniente revelarlo- fue impulsada por las derechas. Yo, personalmente, redacté algunos de los artículos que se publicaron en La Tierra, y el señor Cánovas Cervantes, director y propietario del periódico, se citaba conmigo precisamente en la rinconada que hace el callejón del Arenal [...] enfrente de la librería de los Bibliófilos [...] Allí recibía Cánovas Cervantes un sobre en el que iban las directrices de la campaña, textos redactados por nosotros y una muestra de nuestro agradecimiento por esta colaboración política (Testimonio y recuerdos, Barcelona, Planeta, 1978, pg. 246). Las víctimas de Casas Viejas fueron anarquistas en su mayor parte.

... los falangistas nunca han ocultado sus simpatías por un anarquista como Cipriano Mera al que recientemente reivindicaban en internet (http://www.falange-autentica.org/article.php?sid=559), como antes lo hizo también Federico Jiménez Losantos, que lo consideraba como uno de Los Nuestros (El Mundo, 10 de agosto de 1997 y http://www.segundarepublica.com/index.php?opcion=2&id=10).

... también los anarquistas expresaron su amor por los falangistas, de manera que, después de alabar a Jose Antonio Primo de Rivera, el anarquista Diego Abad de Santillán, se lamenta de no haber podido llegar a un acuerdo con él: A pesar de la diferencia que nos separaba, veíamos algo de ese parentesco espiritual con Jose Antonio Primo de Rivera, hombre combativo, patriota, en busca de soluciones para el porvenir del país. Hizo antes de julio de 1936 diversas tentativas para entrevistarse con nosotros [...] Españoles de esa talla, patriotas como él, no son tan peligrosos ni siquiera en las filas enemigas. Pertenecen a los que reivindican a España y sostienen lo español aun desde campos opuestos, elegidos equivocadamente como los más adecuados a sus aspiraciones generosas. ¡Cuánto hubiera cambiado el destino de España si un acuerdo entre nosotros hubiera sido tácticamente posible, según los deseos de Primo de Rivera (Por qué perdimos la guerra, México, 1940, pgs.20-21).

... que el anarquista Kropotkin era un foribundo antialemán que durante la I Guerra Mundial Imperialista adoptó una postura chovinista y antinternacionalista. Firmó un manifiesto contra Alemania junto con otros 16 dirigentes anarquistas mundiales y llegó a afirmar que Francia debía contraatacar a Alemania en caso de conflicto. Aquello fue un ataque de incalculables proporciones contra el pretendido internacionalismo proletario del anarquismo. Sólo Malatesta siguió fiel a dicho principio. Ricardo Mella (el de Más allá del ideal hay siempre un ideal), Federico Urales (padre de Federica Montseny), Eleuterio Quintanilla (siempre reacio a posteriori a la revolución bolchevique) y otros dirigentes anarquistas españoles se declararon igualmente partidarios de los imperialistas aliados.

... en lo que los autores de la Enciclopedia histórica del Anarquismo español (de la Fundación Anselmo Lorenzo, editada en 2001) catalogan de escrita y nutrida por la objetividad y la realidad de los datos, mienten y tergiversan sobre José Díaz. Dicen que su papel fue oscuro en comparación con Adame o Mije en la Sevilla de 1930-1932. Pero durante 1930 y 1931 su papel fue tan oscuro en Sevilla que ¡¡se hallaba a miles de kilómetros de dicha ciudad!! Durante casi 10 meses permaneció en dichas fechas en la URSS, formándose como el máximo dirigente del proletariado que luego llegó a ser durante la guerra civil. Estos mentirosos le califican como perro fiel de Moscú y en el colmo de las falsedades dicen que se suicidó al sentirse menospreciado por su amante, con la que había marchado a París y Moscú. La verdad es ésta: desde 1925, su durísimo encarcelamiento y las torturas que padeció, le dejaron gravísimas lesiones de por vida. Tuvo que ser operado en repetidas ocasiones. Se temió tanto por su vida por sus reiterados ataques estomacales, que en 1939 le hizo una revisión en profundidad el médico personal de Stalin. Le determinó un cáncer gástrico muy avanzado. El 12 de marzo de 1942, remitió una carta a Stalin y a La Pasionaria, en la que decía literalmente: Tengo los días contados, este cáncer es de carácter terminal, y mis dolores insoportables (Documentos del archivo de la KGB sobre el PCE; carta desclasificada en 1990). Una semana exacta después, el 19 de marzo de 1942 y a los 47 años, en uno de sus ataques de dolor inhumanos que venía sufriendo en el último año, se arrojó por la ventana. Vivía en total compenetración con su compañera e hija. Esta Fundación anarquista, a la que en tiempos perteneció el cura Soriano y que fue financiada por el Ministerio de Cultura, rellena de esta forma las 650 páginas de su Enciclopedia.

... dentro de la FAI existe un grupo autodenominado Camilo Berneri que en su web sigue manteniendo a viento y marea que al anarquista italiano Camilo Berneri le mataron los comunistas estalinistas [http://www.camiloberneri.org/index.htm]. En nuestra información sobre el golpe de Estado de mayo de 1937 en Barcelona ya hemos demostrado que esto es mentira, pero hay quien no se cansa de intentar manipular a la gente. ¿Es que no tienen otros enemigos?

... el fundador del anarquismo, Proudhon, sostenía posiciones abiertamente misóginas, y llegó a escribir que una mujer igual al hombre significaría el fin de la institución del matrimonio, la muerte del amor y la ruina de la raza humana. Según este anarquista, el lugar ideal de la mujer era el hogar: No hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas. Por el contrario, las tesis de Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado equiparaban la dominación de clase con la dominación de la mujer por el hombre. Para Marx y Engels, la igualdad política entre los sexos era una condición necesaria para la plena emancipación de la sociedad. Además, los fundadores del socialismo científico entendían que la base fundamental de la emancipación femenina era su independencia económica frente al hombre.

... los anarquistas dicen que no admiten ningún Estado ni, por tanto, ninguna frontera, pero durante nuestra guerra civil fueron ellos los encargados de mantener la frontera con Francia en Catalunya, impidiendo la llegada de las Brigadas Internacionales. Escribió Abad de Santillán: Dimos orden a los delegados de frontera para que no permitiesen el paso de los voluntarios [...] Hemos llegado a tener detenidos en la frontera a más de mil de esos voluntarios (Por qué perdimos la guera, pgs.174-175). Mantienen las fronteras, dan órdenes, detienen a los antifascistas,...

... el símbolo libertario de la A mayúscula dentro de un círculo es de origen masónico. El círculo simboliza el universo, el infinito y la perfección. La A mayúscula es, en realidad, un compás que antiguamente iba acompañado de un nivel que, en la masonería, es el símbolo de la igualdad. Por otra parte, es también un triángulo que representa la letra griega delta, es decir, la imagen de dios. En muchos lienzos y libros religiosos se simboliza a dios dentro de un triángulo.

... además de El Estado y la Anarquía y Dios y el Estado, Bakunin también escribió el Catecismo de la Francmasonería moderna

... la masonería italiana encumbró a Bakunin al grado 32 de la secta, cuyo lema era: Spes mea in Deo est, es decir, En Dios está mi esperanza.

... muchos conocidos anarquistas formaron parte de sectas masónicas: Proudhon, Giuseppe Fanelli, Anselmo Lorenzo, Ferrer y Guardia, Eliseo Reclús, Paul Robin, Farga Pellicer, Malatesta,... Es la masonería la que asegura la continuidad entre el liberalismo burgués de mediados del siglo XIX y el anarquismo. A través de la masonería, el anarquismo adopta sus métodos conspirativos de organización y su ideología filantrópica.

Tomado de la web antorcha.org

podes seguirla leyendo en: http://web.archive.org/web/20070927213510/www.antorcha.org/galeria/anarq.htm
avatar
m-l Power
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 705
Reputación : 902
Fecha de inscripción : 08/04/2010

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por m-l Power el Mar Sep 07, 2010 4:15 pm

Joder, podrías haber estructurado y ordenado más el texto, como sale en antorcha.org.

Como siempre, el PCE(r) poniendo las cosas en su sitio.
avatar
joaquin montaña
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 1
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/09/2010

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por joaquin montaña el Sáb Sep 11, 2010 7:30 pm

El primer impedimento para que las revoluciones se ejecuten por un grupo de inconformes con el sistema capitalista es aquel embotamiento que genera el sobre debatir sobre ambas doctrinas y sobre su posterior aplicación en la construcción de la nueva nación, claro no debemos negar la importancia del debate,pero debatir con fundamento real teniendo en cuenta todos los aspectos que componen al ser humano para que desde su individualidad contribuya al bienestar colectivo de todos los habitantes de la nación.lo mas importante es la constante revolución de conceptos importantes para el desarrollo colectivo como lo son : el concepto de educación integral,el de trabajo asociado ,el de el compromiso ecológico y con la constante y obligatoriedad de la palabra solidaridad :hoz:
avatar
Erazmo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1305
Reputación : 1446
Fecha de inscripción : 21/04/2010

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por Erazmo el Sáb Sep 11, 2010 10:21 pm

Lenin quizá más sintéticamente resumió la crítica, y se la señaló a un anarquista Néstor Makhno en Abril de 1918, textual, y está en la red para quién quiera leer el escrito.

"Los anarquistas tienen las mejores ideas para explicar el porvenir, pero para explicar el presente no tienen nada solo vaguedades y por eso jamás podrán lograr una revolución".

Añadamos que las ideas anarquistas deben ser incorporadas por el socialismo científico dentro de un marco explicativo para el futuro ya que quiénes contaran la historia del anarquismo, sí es que la humanidad logra sobrevivir a lo que se avecina, serán los partidarios del socialismo científico, los comunistas en 1º lugar.


Saludos Revolucionarios
avatar
sinope
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 6
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 30/07/2012

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por sinope el Lun Jul 30, 2012 11:55 am

¿estas son las criticas demoledoras? uuuuufffffffffffff, cualquiera con dos dedos de frenter (abstenerse estalinistas) que tengan un minimo de informacion de lo que es el anarquismo, se da cuenta que no es mas que un texto lleno de calumnias y mentiras. ¿como rebatir algo que no tiene nada que ver con el anarquismo? voy a intentarlo.

El anarquismo al no ser una ideologia dogmatica ha evolucionado con los años.Aunque todas las formas de anarquismo tienen en comun la negacion del estado existen diferentes formas de entender la economia socialista(colectivistas, mutualistas, comunistas...) y la estructura organizativa. Voy a escribir desde una optica anarcosindicalista, ya que es la forma de anarquismo que mas ha influido en el movimiento obrero.

"El anarquismo es una variante de la ideología burguesa" ¿ein? que alguien me lo explique, si es posible. El anarquismo busca la autogestion de los medios de producion por parte de los trabajadores organizados de forma asamblearia ¿como puede ser una ideologia burguesa? ¿En una asamblea de trabajadores quien es el burgues? ¿quien es el que especula o acapara la plusvalia? Esta tonteria tan repetida por tantos marxistas no se sostiene por ningu lado, solo alguien que desconozca lo que es el anarquismo o la ideologia burguesa podria sostenerlo hoy en dia algo parecido.

"su idea individualista están en oposición directa con el socialismo" Esta afirmaciones sin argumentos parece un chiste. El anarquismo promueve el individualismo en cuanto a que no lo ve como algo supeditado a lo colectivo.Todo lo contrario, entiende lo colectivo como la suma de todo lo individual, no como cosas antagonicas ¿los derechos de un colectivo no son la suma de los derechos de los individuos que lo integran? ¿puede existir una libertad colectiva si no existe la libertad individual? El anarquismo predica esa libertad individual pero impulsando al mismo tiempo la cooperacion entre esos mismos individuos libres,sin jeraraquias ni privilejios, decidiendo asambleariamente y respetando la maxima comunista que "cada cual segun sus posibilidades , a cada cual segun sus necesidades" ¿donde esta la oposicion directa al socialismo?

"sabrían que ninguna acción común es posible sin la imposición a algunas personas de una voluntad extraña, es decir, de una autoridad" ¿como una accion es comun si emana de una autoridad y es impuesta? ¿y si la accion es comun (decidida por todos) para que es necesaria imponerla mediante la autoridad?. El anarquismo lo que dice es que esa direccion(desde el anarquismo lo llamariamos gestion o administracion) no tiene por que emanar de una autoridad, puede surgir de la autogestion asamblearia. Si son los trabajadores los que hacen funcionar el ferrocarril con su trabajo ¿porque ivan a necesitar una autoridad que les diga como hacer algo que ya hacen todos los dias? ¿porque es imposible esa cooperacion entre trabajadores de forma asamblearia, sin crear una minoria con privilejios para decidir sobre el resto? ¿estaria el hipocrita de Engels (este si que era un pequeñoburgues, proveniente de una familia rica no tuvo que tragbajar en su vida) dispuesto a ser un peon obediente produciendo para una autoridad privilejiada?
"la certidumbre de que cada ingeniero, fogonero, etc., se encontrará en su puesto en el momento exacto en que deba estar en él!" Al parecer segun ese señor los trabajadores somos burros que no somos capaces de organizarnos ni para establecer un horario, necesitamos una autoridad para ello y para que nos recuerde la hora de entrar a trabajar.Eso si que es un verdadero comunista.

"igual que para destruir las clases es necesaria la dictadura temporal de la clase oprimida" Las mismas instituciones del estado con su sitema parlamentario es el que impide que los oprimidos puedan llegar a ostentar el poder. Las instituciones del estado solo permiten centralizar el poder en una minoria, sustituyendo la burguesia por una burocracia politica con capacidad de decidir sobre los trabajadores, que acabaran haciendo valer sus privilejios para imponer su voluntad. . ¿cuantos de esos estados "comunistas" han abolido las clases sociales y el estado? y ¿cuantos han acabado degenerando en un capitalismo de estado dictatorial?

Seguiria rebatiendo pero son tantas las tonterias que todavia voy por el primer parrafo y ya me he aburrido.Si alguien quiere aprender algo de anarquismo que se informe de las fuentes originales y despues saque sus propias conclusiones, pero seguir repitiendo las mismas majaderias una y otra vez solo es sintoma de ignorancia o ganas de tergiversar.Si fuese marxista me daria verguenza el texto, los estalinistas en su linea, tampoco esperaria otra cosa.
avatar
ArmaTuMente
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1286
Reputación : 1657
Fecha de inscripción : 12/09/2010
Edad : 23
Localización : Bogotá

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por ArmaTuMente el Jue Ago 02, 2012 8:38 pm

El anarquismo promueve el individualismo en cuanto a que no lo ve como algo supeditado a lo colectivo.Todo lo contrario, entiende lo colectivo como la suma de todo lo individual

Absurdo, la suma de todo lo individual en una sociedad genera estructuras de organizacion social. Tal vez tu seas subjetivista, pero nosotros partimos del estructuralismo.

¿como una accion es comun si emana de una autoridad y es impuesta? ¿y si la accion es comun (decidida por todos) para que es necesaria imponerla mediante la autoridad?

Y Engels dijo

Tomad una fábrica, un ferrocarril, un barco en alta mar,
dice Engels: ¿acaso no es evidente que sin una cierta subordinación y, por consiguiente, sin una cierta autoridad o Poder será imposible el funcionamiento de
ninguna de estas complicadas empresas técnicas, basadas en el empleo de máquinas y en la cooperación de muchas personas con arreglo a un plan?
". . . Cuando opongo parecidos argumentos a los mas furiosos antiautoritarios -- dice Engels -- no pueden responderme más que esto: ¡Ah! Eso es verdad, pero aquí no
se trata de una autoridad de que investimos a nuestros delegados, sino de un encargo determinado '. Esta gente cree poder cambiar la cosa con cambiarle el nombre. . ."
Respecto a esto:
Las mismas instituciones del estado con su sitema parlamentario es el que impide que los oprimidos puedan llegar a ostentar el poder
A repasar la constitucion sovietica del 36 y recuerda, las negaciones en la dialectica son parciales, no totales.
avatar
sinope
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 6
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 30/07/2012

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por sinope el Mar Ago 07, 2012 11:51 am

Absurdo, la suma de todo lo individual en una sociedad genera estructuras de organizacion social.
Por supuesto, el trabajador es el sujeto individual y la asamblea es lo colectivo y la federacion de esas asambleas seria la estructura de la organizacion social.

Y Engels dijo
Una forma estraña de contestar a mis preguntas citando a un hombre que murio hace mas de un siglo. Me recuerda a cuando hablas con un testigo de jehova y responde a tus argumentos y preguntas repitiendo las escrituras de su libro sagrado , como un papagayo, sin ninguna capacidad de raciocinio propio.
Vuelvo a preguntar ¿porque la gestion de un barco, fabrica o ferrocarril tiene que proceder de una autoridad y no puede emanar de la autogestion de los trabajadores que hacen posible ese trabajo diariamente? ¿acaso no navegaban los piratas? ¿no funcionaba la industria colectivizada en el 36?
se trata de una autoridad de que investimos a nuestros delegados, sino de un encargo determinado '. Esta gente cree poder cambiar la cosa con cambiarle el nombre. . ."

la diferencia sustancial que existe en el anarquismo (y no se trata del nombre )es que el delegado jamas sera una autoridad porque el unico organo con capacidad para tomar decisiones (eso que llamais autoridad)seria la asamblea de trabajadores, y el delegado un mero ejecutor de las decisones que la asamblea adopte, por supuesto sin privilejios de salario ni de ningun tipo.

A repasar la constitucion sovietica del 36
Cualquiera que dentro de un siglo repase la constitucion española del 78 puede llegar a la conclusion que todos los españoles tenemos derecho a una vivienda digna, que de verdad existe una separacion de poderes, que el estado protege las libertades individuales de expresion, informacion, educacion,asociacion....etc. Permitame que me ria.
avatar
ArmaTuMente
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1286
Reputación : 1657
Fecha de inscripción : 12/09/2010
Edad : 23
Localización : Bogotá

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por ArmaTuMente el Jue Ago 09, 2012 5:51 pm

sinope escribió:
Absurdo, la suma de todo lo individual en una sociedad genera estructuras de organizacion social.
Por supuesto, el trabajador es el sujeto individual y la asamblea es lo colectivo y la federacion de esas asambleas seria la estructura de la organizacion social.

Y Engels dijo
Una forma estraña de contestar a mis preguntas citando a un hombre que murio hace mas de un siglo. Me recuerda a cuando hablas con un testigo de jehova y responde a tus argumentos y preguntas repitiendo las escrituras de su libro sagrado , como un papagayo, sin ninguna capacidad de raciocinio propio.
Vuelvo a preguntar ¿porque la gestion de un barco, fabrica o ferrocarril tiene que proceder de una autoridad y no puede emanar de la autogestion de los trabajadores que hacen posible ese trabajo diariamente? ¿acaso no navegaban los piratas? ¿no funcionaba la industria colectivizada en el 36?
se trata de una autoridad de que investimos a nuestros delegados, sino de un encargo determinado '. Esta gente cree poder cambiar la cosa con cambiarle el nombre. . ."

la diferencia sustancial que existe en el anarquismo (y no se trata del nombre )es que el delegado jamas sera una autoridad porque el unico organo con capacidad para tomar decisiones (eso que llamais autoridad)seria la asamblea de trabajadores, y el delegado un mero ejecutor de las decisones que la asamblea adopte, por supuesto sin privilejios de salario ni de ningun tipo.

A repasar la constitucion sovietica del 36
Cualquiera que dentro de un siglo repase la constitucion española del 78 puede llegar a la conclusion que todos los españoles tenemos derecho a una vivienda digna, que de verdad existe una separacion de poderes, que el estado protege las libertades individuales de expresion, informacion, educacion,asociacion....etc. Permitame que me ria.
1)Es absurdo hablar de que no es valido citar a alguien que murio hace un siglo. Entonces no habria que citar ni a Bakunin, ni a Proudhon, ni a Kropotkin, ni a Maquiavelo, ni a Marx, ni a Engels, y las c. sociales se volverian un desierto.
2)Respecto a la constitucion de la URSS, pues te puedes echar una mirada por el foro
3)Creo que no entendiste respecto a la estructura. Cuando hablo de estructuras no hablo de formas de gobierno o poder parecidas a un Estado(Que eso es la asamblea), sino a otras como estructuras culturales, estructuras economicas, micropoderes etc. La asamblea seria solo un tipo de estructura. Te recomiendo, para que me entiendas un poco mas, que le eches una ojeada al libro Sociología para principiantes (tienes que estar registrado en 4Shared para descargarlo: 4shared.com/office/FsXzqZYP/sociologia_para_principiantes.html )Es corto y muy sencillo y te explica lo de estructuralismo y subjetivismo.
4)¿Que porque se llama autoridad? Division técnica del trabajo. Creo que el problema es que los anarquistas y los marxistas difieren en su uso. Cuando Engels en susodicho texto se refiere a autoridad se refiere a que debe existir una division y control del trabajo para que haya un nivel de produccion que permita a la poblacion subsistir. Da igual si es delegado o no, dicha persona aun siendo delegada esta encargada de administrar y controlar la produccion en una fabrica; ver como los marineros se encargan de la limpieza, el orden, el control de la maquinaria en un barco, etc.
5)Una cosa es a nivel macro y otra a nivel micro. No es lo mismo el control de una industria a nivel local como en el 36, con sus variables a nivel micro, es decir, la produccion se reduce a solo una parte de la poblacion, que a nivel macro, que tiene que satisfacer a un pais entero como en la URSS,Cuba,Corea del Norte, etc. No es lo mismo como manejas una lancha a un buque de guerra, ¿no?
avatar
GAZGRAFF
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1246
Reputación : 1290
Fecha de inscripción : 21/09/2011
Edad : 24
Localización : Una vieja cantina perdida...

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por GAZGRAFF el Jue Ene 10, 2013 8:44 pm

Iconoclasta escribió:El problema mayor de los leninistas con los libros, es que cualquier libro que no sea de un autor marxista (incluso leninista) es baneado con la etiqueta de "burgués" o "anticomunista"... bueno, hay muchos libros, incluso de autores abiertamente "anticomunistas", de los que se pueden se pueden sacar muy buenas cosas y conclusiones... la mayoría de los autores tiene su par de cosas muy buenas cuando el lector apunta hacia un horizonte comunista

PD: lo más probable es que todo el foro se venga contra mí, y me diga "AJÁ, así que ahora SÍ QUE SÍ descubrimos que eres un anticomunista encubierto"... un montón de mierda

Yo soy leninista y jamas me vas a ver etiquetando libros de burgueses por no ser de escritores marxistas. En mi opinion, tu tienes la necesidad de hacerte notar como un intelectual que no se va por nada y es independiente... Es decir, "ni chicha ni limona'", mas claramente: nada.

Contenido patrocinado

Re: El anarquismo es una variante de la ideología burguesa Texto del PCE (r)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 1:53 pm