DISTRIBUCIÓN DE LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS

    Comparte

    noticiaselgrito
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 34
    Reputación : 48
    Fecha de inscripción : 21/06/2010

    DISTRIBUCIÓN DE LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS

    Mensaje por noticiaselgrito el Lun Jul 19, 2010 5:28 pm

    DISTRIBUCIÓN DE LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS * DE IBEROAMÉRICA
    (*fácilmente localizables a través de internet)

    Argentina 2.780.400 km2 superficie 40.913.584 habitantes 24 organizaciones
    Bolivia 1.098.581 km2 superficie 9.775.246 habitantes 1 organizaciones
    Brasil 8.514.877 km2 superficie 198.739.269 habitantes 5 organizaciones
    Chile 756.102 km2 superficie 16.601.707 habitantes 3 organizaciones
    Colombia 1.138.914 km2 superficie 45.644.023 habitantes 8 organizaciones
    Costa Rica 51.100 km2 superficie 4.253.877 habitantes 1 organizaciones
    Cuba 110.860 km2 superficie 11.451.652 habitantes 1 organizaciones
    Ecuador 283.562 km2 superficie 14.573.101 habitantes 5 organizaciones
    El Salvador 21.041 km2 superficie 7.185.218 habitantes 1 organizaciones
    Guatemala 108.889 km2 superficie 13.276.517 habitantes 1 organizaciones
    Honduras 112.090 km2 superficie 7.792.854 habitantes 1 organizaciones
    México 1.964.375 km2 superficie 111.211.789 habitantes 5 organizaciones
    Nicaragua 130.370 km2 superficie 5.891.199 habitantes 1 organizaciones
    Panamá 75.420 km2 superficie 3.360.474 habitantes 1 organizaciones
    Paraguay 406.752 km2 superficie 6.995.655 habitantes 6 organizaciones
    Perú 1.285.216 km2 superficie 29.546.963 habitantes 4 organizaciones
    Puerto Rico 13.790 km2 superficie 3.971.020 habitantes 2 organizaciones
    Rep. Dominicana 48.670 km2 superficie 9.650.054 habitantes 1 organizaciones
    Uruguay 176.215 km2 superficie 3.494.382 habitantes 1 organizaciones
    Venezuela 912.050 km2 superficie 26.814.843 habitantes 7 organizaciones

    España 505.370 km2 superficie 40.525.002 habitantes 36 organizaciones
    Portugal 92.090 km2 superficie 10.707.924 habitantes 3 organizaciones

    TOTAL 20.586.733 km2 622.376.353 hab 118 organizaciones

    El término Iberoamérica sólo lo conocemos por los medios oficiales (del sistema capitalista) como la conjunción de intereses políticos y económicos de las burguesías dependientes del Imperialismo norteamericano de cada país iberoamericano. Evidentemente, cómo marxistas sabemos que las ideas tienen naturaleza de clase y que sirven a los intereses de una determinada clase, en este caso, a los intereses de la clase dominante, la burguesía monopolista. Pero, ¿son sólo relaciones políticas y económicas las que mantienen estos paises y sus pueblos o hay algo más?

    Nosotras y nosotros defendemos que sí, que hay algo más pero que para entenderlo hay que partir de la posición de las clases populares y en especial de la posición del proletariado como única clase revolucionaria. Sólo desde esta posición de clase se puede entender cual es esa relación y cual es la estrategia para los revolucionarios y las revolucionarias de cada uno de los países que históricamente componen esta relación económica, política y familiar. Atendiendo al principio revolucionario de que cada país ha de resolver sus propias contradicciones y llevar adelante su propio proceso revolucionario.

    Las relaciones desde la posición de las diferentes clases populares son de iguales ante el mundo (aunque sea por capàs sociales), van desde el proletariado y el campesinado-proletarizado, pasando por el campesino-propietario, la pequeño burguesía, los funcionarios (burguesía burocrática) medios y bajos hasta la pequeña burguesía industrial y comercial que de un modo u otro están explotadas u oprimidas por el verdadero enemigo de cada pueblo: su propia burguesía monopolista, aliada y dependiente de los EEUU, el principal enemigo de los pueblos del mundo. Son relaciones de fraternal unidad ante las adversidades, lo demuestran con las asociaciones de barrio, de vecinos, comisiones de fiestas, ong´s..., son ejemplos de esta fraternal unidad.

    Las relaciones desde la posición del proletariado son relaciones de solidaridad y camaradería, de fraternal unidad y de lucha organizada frente al Capitalismo. Los proletarios demostramos día a día nuestra capacidad de lucha manteniendo la gigantesca industria mundial (qué sino el trabajo del “Hombre” mantiene la maquinaria de la producción en marcha) y también lo demostramos en nuestras luchas, cuando son organizadas, en contra del capital: Huelgas, Piquetes, Cajas de Resistencia, Partidos Comunistas...

    Las relaciones entre las diferentes organizaciones iberoamericanas que se reclaman la vanguardia del proletariado han de ser de franternal unidad y de lucha organizada. Nuestros pueblos así nos lo demandan, nuestros pueblos así lo aprueban, nuestros pueblos así lo viven.


    Si hace 500, 300, 100 o 50 años eramos las clases populares españolas y portuguesas las que nos veíamos obligadas a emigrar al otro lado del océano atlántico por las imposiciones del sistema de relaciones. Hoy en día es al revés, la obligación es para las clases populares de los pueblos de américa, de la américa de habla española o portuguesa, de iberoamérica. De este modo nuestros pueblos ahondan en la relación familiar que une a los dos lados del océano a innumerables familias de trabajadores porque no sólo emigran los capitales y las estructruas de dominio capitalista. Emigran miembros de uno y otro pueblo que se funde en su destino. Históricamente ha sido así siempre, las clases populares no practican la exclusión o el rechazo al diferente, lo asimilan para mejor conocimiento colectivo, para el beneficio de todo el pueblo. Entonces, los que nos reclamamos la vanguardia del proletariado debemos saber que nuestros pueblos nos piden unidad, nos piden lucha y nos piden solidaridad, nuestros pueblos así lo demuestran en su práctica (único criterio de verdad).

    Como organización llevamos tres años trabajando, nosotras y nosotros no somos la escisión de ningún partido ni somos ningún partido nuevo. Nuestra organización cuenta con un órgano de propaganda y organización dinámico y efectivo (contamos con unos 4.000 lectores de los cuales 350 son suscritos, es decir reciben periódicamente nuestra publicación previa solicitud por su parte). Hay que tener presente que nuestra organización se mide por los lectores sistemáticos de nuestras publicaciones, así como por los asistentes a las actividades de formación interna, de formación de revolucionarias y revolucionarios: personas autónomas e independientes que luchan por los intereses del proletariado como clase revolucionaria y por los intereses de las clases populares en general.

    Nuestra organización es una organización de trabajadores, de profesionales de la revolución. Dos de nuestras tesis fundacionales son de Lenin: “Hacer la revolución es organizarla” y “las publicaciones escritas del Partido son su principal herramienta de organización”. Con estas dos tesis (y unas cuantas más) hace ya tres años que un grupo de estudiantes y trabajadores nos pusimos en Santiago de Compostela, España, a trabajar por el objetivo de crear una herramienta propia (de clase) para dar salida al inmenso caudal creador que hay en nuestro pueblo, al enorme caudal cultural, intelectual, artístico, productivo... toda la energía de transformación menos alienada y que no está puesta al servicio del Capital Financiero Internacional y a las diferentes Burguesías Monopolistas (aliadas y dependientes de los EEUU) que explotan a los pueblos del mundo.

    Nuestra publicación “El Grito” y nuestra organización OPR (Organización Proletaria Revolucionaria) están al servicio de las organizaciones propias del proletariado para servir de medio de propaganda, es un periódico que no pagan bancos o empresas sino quién lo compra cada día en las calles o quién se ha suscrito y lo recibe cómodamente en su casa o en su puesto de trabajo. Nuestra publicación no tienen publicidad de ninguna organización (ya sea económica o política) pero nuestra publicación si hace propaganda, de lo que la Asamblea de Redacción considera justo y revolucionario: “Que las masas dominen las ideas más avanzadas es una condición fundamental (aunque no la única ni la determinante) para plantear una alternativa, para coquistar el poder y luchar por el Comunismo”.

    Siempre existen contradicciones, entre las Líneas Ideológicas y Políticas, entre los objetivos a corto, medio y largo plazo, entre muchas cuestiones fundamentales y que necesitan de una resolución. Como ejemplo la lucha intestina que encabezó Lenin contra la Socialdemocracia antes y después de la toma del poder el Rusia, en el 17. La consiguiente lucha interna entre bolcheviques y mencheviques y la única posición justa y, por lo tanto, revolucionaria que fue la de tomar el poder e instaurar la Dictadura del Proletariado. Fue la primera vez y la que nos guía hacia nuestros objetivos políticos.

    Nuestra organización cuenta con otra tesis fundacional que es determinante: “Todos los que estamos en contra de la explotación capitalista tenemos muchos puntos de unidad y también tenemos puntos de división, tenemos que trabajar por elevar la unidad (de clase)” y otra más que establece un marco: “Existen cuestiones de principios que son determinantes: sin principios revolucionarios no hay teoría revolucionaria”, sin los principios fundamentales a los que aspira y que defiende cualquier ser humano cabal, como guía y garantía de nuestra labor, nunca conseguiremos ser la vanguardia del proletariado ni de las clases populares en la lucha por la consecución de sus objetivos históricos. “Sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria”:

    “La existencia social de la gente determina sus pensamientos. Una vez dominadas por las masas, las ideas correctas características de la clase avanzada se convertirán en una fuerza material para transformar la sociedad y el mundo. En la práctica social, la gente se enfrenta con toda clase de luchas y extrae ricas experiencias de sus éxitos y fracasos. Innumerables fenómenos de la realidad objetiva se reflejan en los cerebros de las gentes por medio de los órganos de sus cinco sentidos, la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Al comienzo, el conocimiento es puramente sensitivo. Al acumularse cuantitativamente este conocimiento sensitivo se producirá un salto y se convertirá en conocimiento racional, en ideas. Este es el proceso del conocimiento. Es la primera etapa del proceso del conocimiento en su conjunto, la etapa que conduce de la materia objetiva a la conciencia subjetiva, de la existencia a las ideas. En esta etapa, todavía no se ha comprobado si la conciencia y las ideas (incluyendo teorías, políticas, planes y resoluciones) reflejan correctamente las leyes de la realidad objetiva, todavía no se puede determinar si son justas. Luego se presenta la segunda etapa del proceso del conocimiento, la etapa que conduce de la conciencia a la materia, de las ideas a la existencia, esto es, aplicar a la práctica social el conocimiento obtenido en la primera etapa, para ver si esas teorías, políticas, planes y resoluciones pueden alcanzar las consecuencias esperadas. Hablando en general, los que resultan bien son adecuados, y los que resultan mal son erróneos, especialmente en la lucha de la humanidad contra la naturaleza. En las luchas sociales, las fuerzas que representan a la clase avanzada a veces padecen algún fracaso, más no a causa de que sus ideas sean incorrectas, sino de que en la correlación de las fuerzas en lucha, las fuerzas avanzadas aún no son tan poderosas por el momento como las reaccionarias, y por consiguiente fracasan temporalmente, pero alcanzan los éxitos previstos tarde o temprano. Después de las pruebas de la práctica, el conocimiento de la gente realizará otro salto, que es más importante aún que el anterior. Porque sólo mediante el segundo salto puede probarse lo acertado o erróneo del primer salto del conocimiento, esto es, de las ideas, teorías, políticas, planes y resoluciones formadas durante el curso de la reflexión de la realidad objetiva. No hay otro método para comprobar la verdad. La única finalidad del proletariado en su conocimiento del mundo es transformarlo a éste. A menudo sólo se puede lograr un conocimiento correcto después de muchas reiteraciones del proceso que conduce de la materia a la conciencia y de la conciencia a la materia, es decir, de la práctica al conocimiento y del conocimiento a la práctica. Esta es la teoría marxista del conocimiento, es la teoría materialista dialéctica del conocimiento. Muchos de nuestros camaradas todavía no comprenden esta teoría del conocimiento. Cuando se les pregunta de dónde extraen sus ideas, opiniones, políticas, métodos, planes, conclusiones, elocuentes discursos y largos artículos, consideran extraña la pregunta y no pueden replicar. Encuentran incomprensibles los frecuentes fenómenos de salto en la vida cotidiana en que la materia puede transformarse en conciencia y la conciencia en materia. Por eso, es preciso educar a nuestros camaradas en la teoría materialista dialéctica del conocimiento para que orienten correctamente sus pensamientos, sepan investigar y estudiar bien, realicen el balance de sus experiencias, superen las dificultades, cometan menos errores, trabajen bien y luchen esforzadamente para convertir sus propios paises en grandes potencias socialistas y ayudar a las grandes masas de los pueblos oprimidos y explotados del mundo, cumpliendo así los grandes deberes internacionalistas que habremos de asumir.”

    Nuestro objetivo a corto plazo es crear las condiciones, mínimas y necesarias, para que todas las organizaciones que se reclaman la vanguardia del proletariado se propongan seria y firmemente trabajar por establecer comunicaciones básicas y estables entre ellas. Es imposible tomar el poder si en cada pueblo, en cada región, en cada ciudad hay un Partido Comunista.

    Para que se conquiste el Comunismo, y la forma en la que se haga, depende de que sigamos cada organización por su lado o que trabajemos por la Unidad de Clase, los explotados contra los explotadores, a todos los niveles y en todas las circunstancias porque si sabemos algo más del proceso de construcción del socialismo y del Comunismo en Rusia es que las luchas entre los seguidores de la vía socialista y los seguidores de la vía capitalista continúan incluso después de la toma del poder por parte del proletariado organizado y que además es en el seno del Partido, en la vanguardia dirigente, donde esas luchas se tornan deterninantes para el destino de la Revolución. Así como no podemos culpar a Stalin por la implosión de la URSS a partir de los años 50, si podemos responsabilizarlo de haber formado parte del proceso de asentamiento de las condiciones materiales para esa implosión. Bajo su dirección (acertada en cuestiones también determinantes para el conjunto de la humanidad) se comenzaron a asentar las bases para la burocratización del Partido y las bases del reviosionismo que entiende el marxismo cómo un método que además ha de ser adaptado según las circunstancias. El ascenso de una nueva manifestación de la clase burguesa en el seno mismo del primer Partido Comunista que tomó el poder del Estado: la burguesía burocrática que no es dueña en los papeles (legalemente) pero si en los hechos (si ejerce esa propiedad: privilegios, castas...). A todo esto hay que sumarle una cuestión de principios y es que “las contradicciones en el seno del pueblo y las contradicciones con el enemigo son de naturaleza totalmente contratia”. Durante la Dirección del Camarada Stalin sobre PCUS se cometieron errores de principios y se trataron contradicciones en el seno del pueblo como si fuese con el enemigo, por ese motivo muchos y muy buenos revolucionarios pagaron hasta con su sangre y su vida. Esto es un principio fundamental: “las contradicciones en el seno del pueblo, en el terreno de los amigos, se solucionan por la vía democrática del debate, la negociación y la persuasión, pero nunca por la vía de la imposición y menos con la coacción y la ”.

    Pero ante todo, lo sucedido en Rusia, el desastre económico y social que supuso y propició su disolución no es “un muerto” del campo socialista, lo es del Capitalismo. La clase en el poder en Rusia, la que se fue haciendo con la Dirección del PCUS después de los años 50, pertenece al conjunto de clases explotadoras que ha dado la historia, que ha dado la sucesión de modos de producción: esclavistas, feudales, burgueses y burgueses burocráticos no cómo clase en sí sino como manifestación particular de la clase burguesa disfrazada de revolucionaria y proletaria. Este es uno de los más poderosos enemigos de la Revolución, el revisinismo y su ejército: los seguidores de la vía capitalista.

    Cómo revolucionarios sabemos que el destino de la Revolución depende de cada decisión que tomamos. Por eso animámos a todos los demócratas, progresistas o de izquierdas a luchar contra los designios de dominio económico, político, militar, cultural, ideológico... de los principales centros de poder mundiales, animámos a todos los revolucionarios a ser valientes y a trabajar unidos por los intereses del pueblo, de quién nos ha puesto en el lugar que ocupamos como su vanguardia, como su posición de avanzadilla, como su guía para la acción.

    A pesar de todo el poder de las potencias imperialistas, ellos son fuertes porque nosotros no estamos organizados. Es en torno a la construcción de una organización revolucionaria –que proporcione un cauce a los inmensos anhelos de cambio de los pueblos- donde nos jugamos dos destinos: o permitir, a pesar de que generen una amplia oposición, que continúe dominando el imperialismo, o levantar una alternativa que defienda realmente los intereses populares.

    .- El dominio de las principales burguesías y potencias imperialistas es cada vez más incompatible con los intereses más básicos de la humanidad: han provocado guerras, genocidios, sangrientas dictaduras fascistas o envenenamientos masivos para mantener su poder, para seguir vampirizando nuestras horas de trabajo.
    .- En los pueblos existe una inagotable energía revolucionaria, cuando se organizan conscientemente en torno a una alternativa revolucionaria, no hay fuerza que los pueda detener. Esta es una ley general de la historia y lo hemos comprobado históricamente: fueron los pueblos quienes infringieron las primeras derrotas al hegemonismo norteamericano.
    .- Pero para que esa energía sea efectiva es imprescindible que se transforme en organización. Ellos, las burguesías más poderosas del planeta, son conscientes de que su principal enemigo, el único que puede amenazar seriamente su poder, es que el pueblo nos organicemos para defender nuestros intereses.
    .- Hay que organizarse en una organización política, que se plantee acabar con el dominio del imperialismo sobre nuestras vidas, y organizar la sociedad desde los intereses del pueblo. Es la falta de una alternativa y una organización revolucionaria nuestro principal factor de debilidad, lo que impide que pueda hoy cuestionarse su poder.
    .- Para construir una alternativa que defienda realmente los intereses populares, es necesario enfrentarse a las traiciones que, desde la socialdemocracia o el revisionismo, se han hecho en nombre de la izquierda: es necesario que sea independiente para empezar en su base financiera y no subvencionada: que defienda la democracia y las libertades y no que concilie o respalde el fascismo y que defienda de verdad los intereses populares: vivir en un mundo sin clases, sin explotación y sin violencia, vivir en el Comunismo.


    De todas nosotras y todos nosotros depende el destino de la Revolución, de todas y todos los Proletarios Revolucionarios, de todas y todos los Comunistas. Y queda un largo camino por delante.

    Saludos comunistas. [b]

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 10:49 pm