¿Quién tiene la culpa?

Comparte
avatar
Pyongyang
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 638
Reputación : 1084
Fecha de inscripción : 27/01/2010
Edad : 28

¿Quién tiene la culpa?

Mensaje por Pyongyang el Jue Jul 01, 2010 12:26 am

Kim Chol Jun

Desde que hace dos años el traidor Ri Myong Bak asumió el poder en el Sur de Corea las relaciones Norte-Sur corrieron hacia la catástrofe y por fin, convertidas en una ruina total, todos los logros se quedaron nulos ciñéndose sobre la nación las nubes negras de la guerra.

Entonces, ¿quién tiene la culpa de tal situación catastrófica?
“Hipótesis de involucración del Norte”, habitual medida para salir de la crisis

Durante los dos años de su mandato la banda traidora de Ri Myong Bak fue objeto de desprecio de los surcoreanos por ejercer una política antipopular y llegó a encontrarse en una crisis difícil debido a la bancarrota general de su política interior y exterior. Por encima, en vísperas de las “elecciones de autonomías regionales” efectuadas a principios de junio pasado, el ambiente de juzgar al “poder” traidor cobraba más auge.

La camarilla títere de Ri Myong Bak, teniendo en cuenta que sería difícil salir de la crisis mediante método corriente, fraguó un nuevo “viento del Norte” que es precisamente el incidente del hundimiento del barco “Chonan”, con el maligno objetivo de eludir la crisis desviando la atención pública y aprovechar las “elecciones” como un motivo para fortalecer el poder de la dictadura fascista.

A las 9 de la noche del 26 de marzo pasado en las aguas cercanas a las islas Paekryong y Taechong del Mar Oeste de Corea se produjo un incidente trágico de hundirse dividido en dos partes el buque de guerra “Chonan” de la Marina títere por una causa desconocida.

Al principio decían que posiblemente su causa estaría en la “explosión interior” producida en el tanque de combustible, el depósito de municiones o la sala de máquina o en la “explosión exterior” causada por el choque con una mina flotante o un torpedo. Además decían que era posible que el barco se hundiera por la “destrucción natural” causada debido a la corrupción del mismo barco o por una encalladura.

A medida que pasaba el tiempo la responsabilidad por el hundimiento del buque recaía poco a poco sobre las autoridades militares títeres y el actual gobierno títere. La banda de traidores, apurados, comenzó a divulgar rumores de que era grande la posibilidad de la involucración de la RPDC diciendo que el lugar de hundimiento estaba “cerca del Norte”, que el hundimiento ocurrió en el “momento oportuno para el Norte” y que la causa del hundimiento estaba indudablemente en la “explosión exterior” y no en la “explosión interior” del mismo barco.

Posteriormente fabricó y divulgó la “hipótesis de la involucración del Norte” de que la “explosión exterior” se produjo con seguridad por un torpedo y que era grande la posibilidad de que dicho torpedo fuera lanzado por un submarino o antisubmarino de la RPDC.

Luego dio a conocer el “resultado de la pesquisa” pasado más de 50 días después del incidente, o sea, el 20 de mayo en que se iniciaba oficialmente la “campaña electoral” para las “elecciones de autonomías regionales”.

No es casual que el periódico surcoreano “Hangyore” escribiera así: “Todo el mundo sabe que si el resultado de la indagación se publica unos días antes de las ‘elecciones de autonomías regionales’ influirá considerablemente en el sufragio. Este asunto no podrá pasar si el resultado de la pesquisa, aun defectuoso, se dio a conocer deliberadamente en dicho momento. Es difícil evitar la crítica de que había aprovechado en la política el incidente de hundimiento del buque de guerra.”

Inventar la impactante “hipótesis de la involucración del Norte” para desviar la opinión pública cada vez que se encuentran en apuros constituye el método rutinario de las fuerzas conservadoras surcoreanas.

En 1978 en el Sur de Corea estalló el tercer “incidente de túnel” construido por el “Norte” para “agredir al Sur”. Pero fue revelado que el entonces dictador de “renovación” Pak Jong Hui inventó dicho incidente por conducto de Jon Tu Hwan, entonces jefe de la división de infantería No.1, con el objetivo de evitar el momento crítico que se encontraba e impedir la “retirada” de las tropas norteamericanas desde el Sur de Corea. El informe de los geólogos que efectuaron la indagación in situ en esa ocasión mostró que dicho incidente fue una farsa cínica.

Aún después en el Sur de Corea fueron inventadas muchas farsas contra nuestra República tales como “incidente de penetración del barco espía armado” e “incidente del secuestro”. Ya fueron comprobados que dichas farsas fueron abusadas para la “seguridad del poder” de sucesivas fuerzas gobernantes y la justificación de sus maquinaciones de provocación de guerra.

No es excepción la banda de traidores de Ri Myong Bak.

Cuando las manifestaciones con velas contra la importación de carne de res norteamericana efectuadas hace dos años, al cabo de un mes corrió el rumor de la existencia de “fuerzas manipuladoras” y en agosto del mismo año, cuando las manifestaciones cobraban mayor auge fue inventado apresuradamente el “incidente de una espía”.

Particularmente, el año pasado la “Casa Azul”, la “Agencia de Información” y los Ministerios de “Defensa Nacional”, “Asuntos Exteriores y Comercio” y “Reunificación” formaron el alboroto de dar a conocer “informaciones sobre el Norte”. Mediante los órganos de prensa informaron en gran escala los datos sobre el Norte tales como “preparativos para el lanzamiento de misiles”, “reinicio del funcionamiento de instalaciones nucleares” y “almacenamiento de municiones” y los transmitieron directamente por teléfono a los diputados de la “Cámara de Representantes”. Eso también fue otro “viento del Norte” destinado a salir del callejón sin salida aplacando el aliento de lucha antigubernamental de distintas capas de la población que se explotaba con motivo de la trágica muerte del ex “presidente” surcoreano Roh Moo Hyun con el alboroto de “seguridad” y justificar la represión fascista sobre las fuerzas patrióticas prorreunificación.

No puede ser una excepción el incidente del buque “Chonan” que es un complot militar sin precedente en las relaciones Norte-Sur.

La banda traidora de Ri Myong Bak tomó dicho incidente como un importante motivo para denigrar y estrangular a nuestra República intensificando el alboroto de “sanción” contra nosotros en el ámbito internacional. Recorriendo varios países incluyendo EE.UU. insistió obstinadamente que el hundimiento del barco “Chonan” era “obra del Norte” y, presentando el caso en el Consejo de Seguridad de la ONU, trató de establecer la red internacional de sanciones mediante el “renombramiento del país patrocinador del terrorismo”. Declaró abiertamente cerrar herméticamente las relaciones Norte-Sur y bloquear y estrangular a la RPDC en confabulación político-militar con las fuerzas exteriores.

Debido a las maquinaciones de la camarilla traidora títere los preciosos éxitos logrados con la fuerza unida de todos los connacionales durante los 10 años pasados bajo la bandera de “Entre nosotros, los compatriotas” fueron atropellados despiadadamente y en la Península Coreana se ciñeron las negras nubes de la guerra.
Realidad oculta del “incidente del 11 de septiembre” de versión asiática

Es bien conocido que el imperialismo norteamericano presta importancia a la región de Asia y el Pacífico en el cumplimiento de su estrategia mundial.

Lo fundamental en esto es dominar al Noreste de Asia que tiene abundantes recursos humanos y materiales y está ubicado en una posición importante en lo político y militar. Para ello es indispensable agredir primero a la RPDC utilizando como trampolín el Sur de Corea y, a la larga, a otros países asiáticos.

Para su materialización EE.UU. aplica activamente la “guerra antiterrorista” iniciada con motivo del “incidente del 11 de septiembre”.

En 2001, cuando la guerra de agresión a Afganistán, primer objeto de su “guerra antiterrorista”, el imperialismo norteamericano libró intencionalmente la campaña de desviación de la opinión pública y la propaganda de reprobación y, al crearse el ambiente internacional favorable, llevó a cabo su plan de guerra. También cuando la invasión a Iraq en 2003 propagó en el círculo social mundial la “hipótesis de la posesión de armas de exterminio masivo” por este país árabe. Posteriormente fue comprobado que todo ello fue el pretexto inventado para agredir a Iraq.

A fin de utilizar dicho método también en Corea EE.UU. fabricó el “incidente del 11 de septiembre” de versión asiática que es precisamente el de barco “Chonan”.

La invención de este incidente y el “resultado de su indagación” fueron estrictamente una farsa fraguada bajo la aprobación, el amparo y el control de EE.UU.

Considerando este incidente como una ocasión providencial para someter a su control a los “aliados” de la región de Asia y el Pacífico, contener a las grandes potencias y ampliar su ofensiva de aplastamiento a nuestra República hablando ruidosamente sobre la “amenaza del Norte de Corea”, EE.UU., aun hablando aparentemente de la “pesquisa científica y objetiva”, dijo, desde antes de publicarse su resultado, que “casi no hay otro autor además del Norte de Corea”, “muy probablemente la causa del hundimiento está en el ataque del torpedo norteño” y condujo la pesquisa conforme a su sugestión.

EE.UU. mantuvo su posición de apoyo y colaboración en la política de los títeres surcoreanos, pues cuando éstos publicaron el resultado de la pesquisa sobre el barco “Chonan” y después Ri Myong Bak pronunció un “discurso al pueblo” aquél publicó una declaración primero y manifestó su posición de apoyo después.

Tan pronto como fue publicado el “resultado de la indagación” EE.UU. habló ruidosamente sobre intensificar la “sanción” y presión mediante el Consejo de Seguridad de la ONU y agravó la situación ordenando a las tropas norteamericanas en el Sur de Corea estar en estado de alerta frente a la guerra coreana.

Calculando erróneamente que la RPDC se doblegaría ante las sanciones EE.UU. optó por eludir el diálogo y la negociación bajo el rótulo de “paciencia estratégica”.

Como parte del esfuerzo por resucitar el marco de seis bandas según la propuesta de la tercera etapa hecha por China, país presidente de las conversaciones de seis bandas, la RPDC y EE.UU. estaban negociando para realizar otra conversación en Nueva York luego de sostener un encuentro bilateral en Pyongyang en diciembre de 2009.

Pero, al ser criticado por ser débil en la política exterior y derrotado ante el Partido Republicano en la elección suplementaria del Senado en enero del presente año, la Administración de Obama volvió a tomar una actitud dura e interrumpió totalmente hasta el proceso de la desnuclearización de la Península Coreana so pretexto del incidente del hundimiento del buque de guerra surcoreano.

En enero pasado la RPDC propuso cambiar el acuerdo de armisticio por el de paz en el presente año del 60 aniversario del estallido de la Guerra Coreana e hizo todo lo posible para su materialización, pero ese tesonero esfuerzo fue frustrado totalmente debido a las maquinaciones de enfrentamiento contra nuestra República de EE.UU. y sus títeres surcoreanos.

EE.UU y el traidor títere Ri Myong Bak no deberían equivocarse.

    Fecha y hora actual: Sáb Jul 21, 2018 11:34 pm