La caza de un demonio (el nazismo) alimentó otro demonio (el sionismo) a base de mentiras - artículo de Guy Walters

avatar
RioLena
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7134
Reputación : 13824
Fecha de inscripción : 24/03/2011

La caza de un demonio (el nazismo) alimentó otro demonio (el sionismo) a base de mentiras - artículo de Guy Walters Empty La caza de un demonio (el nazismo) alimentó otro demonio (el sionismo) a base de mentiras - artículo de Guy Walters

Mensaje por RioLena el Miér Ene 29, 2020 8:28 pm

La caza de un demonio (el nazismo) alimentó otro demonio (el sionismo) a base de mentiras

Guy Walters


publicado en enero de 2020 en el blog «Movimiento político de resistencia»


Desde principios de los años 60, el nombre de Simon Wiesenthal se convirtió en sinónimo de cazador de nazis. Su estatus es el de un santo laico. Fue nominado cuatro veces para el Premio Nobel de la Paz, nombrado caballero honorario en Gran Bretaña, ha recibido la Medalla Presidencial de la Libertad en EE.UU., la Legión de Honor Francesa y al menos otras 53 distinciones, y a menudo se le han acreditado unas 1.100 "cabelleras" nazis. Es mejor recordado por sus esfuerzos para rastrear a Adolf Eichmann, un notorio criminal de guerra.

Sin embargo, su reputación se basa en la arena. Era un mentiroso... y uno muy malo. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta el final de su vida en 2005, mintió repetidamente sobre su supuesta persecución de Eichmann y sus otras hazañas como cazador de nazis. También inventó historias grotescas sobre sus años de guerra e hizo falsas afirmaciones sobre su educación universitaria. Hay tantas inconsistencias entre sus tres principales memorias autobiográficas, y entre estas memorias y los documentos contemporáneos, que es imposible construir una narrativa fiable basada en ellas. La falta de respeto de Wiesenthal por la verdad permite cuestionar todo lo que escribió o hizo.

Si su duplicidad tenía un motivo, probablemente se basaba en buenas intenciones. Porque sus mentiras no son los únicos descubrimientos impactantes que he podido hacer mientras estudiaba la fuga de los criminales de guerra nazis. Encontré una falta de voluntad política para cazarlos. Muchos de ellos podrían haber sido llevados ante la justicia si los gobiernos hubieran estado dispuestos a asignar incluso pequeñas cantidades de dinero para este fin.

Nació en 1908 en Buczacz, en Galicia, que entonces pertenecía al Imperio Austrohúngaro y ahora en Ucrania. Después de la Primera Guerra Mundial, Buczacz cambió de manos muchas veces, de polacos a ucranianos y luego a las fuerzas soviéticas. En 1920 Wiesenthal, de 11 años de edad, fue atacado con una espada por un ucraniano a caballo que le cortó el muslo hasta el hueso. Wiesenthal vio la cicatriz como una de las muchas pruebas de que estaba protegido de una muerte violenta por un “poder invisible” que quería mantenerlo vivo para un propósito particular.

Sus antecedentes eran ideales para cualquier aspirante a fabulista. Como muchos otros en Galicia, Wiesenthal pasó su infancia inmerso en el género literario polaco de la narración de cuentos contados durante las comidas. En un lugar como el Buczacz de los años 20, la verdad era un concepto bastante elástico. A la edad de 19 años, se matriculó como estudiante de arquitectura en la Universidad Técnica de Praga, donde descubrió su vocación de narrador y dio espectáculos unipersonales.

Sus estudios no fueron tan bien. Aunque la mayoría de sus biografías, incluyendo la del sitio web del Centro Simon Wiesenthal, indican que se graduó, en realidad no completó sus estudios. En algunas biografías se afirma que se graduó como ingeniero de arquitectura en el Politécnico de Lvov, en Polonia, pero no hay ningún registro de sus estudios allí en los archivos públicos de Lvov y su nombre no figura en el registro polaco de arquitectos e ingenieros de construcción de la preguerra.

Toda su vida afirmó fraudulentamente que tenía un título; su membrete lo mostraba con orgullo.

Del mismo modo, hay grandes contradicciones en sus dramáticos relatos de la Segunda Guerra Mundial. Estaba en Lvov cuando cayó ante los nazis en 1941. Afirma que él y un amigo judío llamado Gross fueron arrestados a las 4 p.m. el domingo 6 de julio, una de las pocas fechas que permanecen inalteradas en su siempre cambiante biografía. Sin embargo, siempre que es tan preciso, suele mentir.

Lanzados a prisión, fueron puestos en fila con otros 40 judíos en un patio. La policía auxiliar ucraniana comenzó a disparar balas rúnicas en la nuca de cada hombre, avanzando hacia Wiesenthal. Fue salvado por las campanas de una iglesia que llamaba a la oración del atardecer. Increíblemente, los ucranianos interrumpieron sus ejecuciones para ir a misa. Los supervivientes fueron llevados a celdas donde Wiesenthal afirma que se durmió. Fue despertado por un amigo ucraniano de la policía auxiliar que lo salvó a él y a Gross diciéndoles que se hicieran pasar por espías rusos. Fueron interrogados brutalmente -Wiesenthal perdió dos dientes- pero fueron liberados después de limpiar la oficina del comandante.

El relato de esa sensacional fuga -uno de los más famosos de Wiesenthal y que ayudó a establecer la noción de su misión divina- es con toda probabilidad completamente fabricado. Ciertamente, los ucranianos llevaron a cabo brutales pogromos en Lvov a principios de julio de 1941, pero fueron seguidos por una pausa y sólo se reanudaron el 25 de julio. Según el testimonio de Wiesenthal a los americanos que investigaron los crímenes de guerra, no fue arrestado hasta el 13 de julio, cuando logró huir gracias a un soborno. Al datar su arresto en el 6 de julio, su historia encajaba en el calendario de los pogromos.

A finales de 1941 Wiesenthal estaba en Janowska, un campo de concentración cerca de Lvov. Asignado a pintar insignias nazis en locomotoras soviéticas, se hizo amigo de Adolf Kohlrautz, el inspector jefe del taller, que se oponía secretamente al nazismo. Aparentemente el 20 de abril de 1943 fue seleccionado de nuevo para una ejecución masiva. La Janowska SS lo había escogido entre los judíos para ser fusilado durante una sombría celebración del 54 cumpleaños de Hitler. Caminaron silenciosamente hacia una gran zanja de arena, de dos metros de profundidad y 450 metros de largo. Allí pudieron ver algunos cadáveres. Obligados a desnudarse, tuvieron que caminar en fila india por un pasillo de alambre de púas llamado la cañería para ser tiroteados uno a uno al borde de la zanja.

Un silbido interrumpió los disoparos, seguido de un grito que decía “¡Wiesenthal!” Un hombre de las SS llamado Koller corrió hacia él y le dijo a Wiesenthal que lo siguiera. “Me tambaleé como un borracho”, recordó Wiesenthal. “Koller me dio un par de bofetadas y me devolvió a la realidad. Caminé de espaldas por la cañería, desnudo. Detrás de mí, el sonido de los disparos comenzó de nuevo, pero se detuvo mucho antes de que yo llegara al campamento”. De vuelta al campo, encontró un radiante Kohlrautz que había persuadido al comandante del campo de que era esencial mantener vivo a Wiesenthal para pintar un póster con una esvástica y las palabras “Agradecidos a nuestro Führer”.

Según Wiesenthal, el 2 de octubre de 1943 Kohlrautz le advirtió de que pronto serían liquidados el campo y sus prisioneros. El alemán le dio a él y a un amigo permiso para visitar una papelería en la ciudad, acompañado por un guardia ucraniano. Se las arreglaron para escapar por la puerta de atrás mientras el guardia esperaba delante.

Una vez más, parecía haber engañado milagrosamente a la muerte. Pero sólo tenemos su palabra. Según Wiesenthal, Kohlrautz fue asesinado en la batalla de Berlín en abril de 1945. Sin embargo, le había dicho a uno de sus biógrafos que Kohlrautz había sido asesinado en el frente ruso en 1944. Y en una declaración jurada hecha en agosto de 1945 sobre las persecuciones sufridas durante la guerra, omitió completamente esta historia. En este documento, como en su testimonio ante los americanos en 1945, menciona a Kohlrautz sin decir que este alemán le salvó la vida.

A partir de esto es imposible establecer una secuencia fiable de eventos en el curso de la vida de Wiesenthal durante la guerra. Con al menos cuatro versiones muy diferentes de sus actividades entre octubre de 1943 y mediados de 1944 -incluyendo su supuesto papel como oficial de la Resistencia-, merecen plantearse cuestiones importantes. En los decenios de 1970 y 1980, algunos, como Bruno Kreisky, el ex canciller austríaco, acusaron repetidamente a Wiesenthal de colaborar con la Gestapo. Las afirmaciones de Kreisky fueron apoyadas por pruebas no confirmadas de los gobiernos soviético y polaco. Wiesenthal lo demandó y ganó el caso.

Sea cual sea la verdad, en noviembre de 1944 Wiesenthal estaba en Gross-Rosen, un campo cerca de Wroclaw. Le dijo a Hella Pick, su biógrafo, que había sido obligado a trabajar descalzo en la cantera del campo y que pronto descubrió que el equipo de 100 prisioneros asignados a la brigada de trabajo se reducía en una persona al día. Después de unos días, se aseguró de que su turno estaba cerca. “Mi verdugo estaba detrás de mí”, recordó, “listo para romperme el cráneo con una piedra. Me di la vuelta y el hombre, sorprendido, dejó caer su piedra y me aplastó el dedo del pie. Grité de dolor”.

La rápida reacción de Wiesenthal y sus gritos aparentemente le salvaron la vida porque había una especie de inspección ese día -pensó que debía ser la Cruz Roja-, así que fue llevado a la clínica de emergencias. Le amputaron el dedo del pie sin anestesia mientras dos hombres lo sostenían. Al día siguiente, Wiesenthal dijo que estaba agonizando. El doctor regresó y vio que tenía una ampolla llena de pus en las plantas de los pies. “Lo cortó y la gangrena brotó por toda la habitación”.

Una vez más, hay que poner en duda uno de los “milagros” de Wiesenthal. En primer lugar, esta historia no aparece en ninguna otra biografía o declaración. Segundo, si la Cruz Roja hubiera realizado una inspección ese día, las SS habrían detenido temporalmente las ejecuciones. Y de hecho, a la Cruz Roja no se le permitió ir a los campos en ese momento. Finalmente, las consecuencias médicas parecen muy poco probables.

Poco después, según el relato de Wiesenthal, se las arregló para caminar 200 kilómetros al oeste de Chemnitz después de la evacuación de Gross-Rosen. Caminar con un pie gangrenoso y un dedo recientemente amputado debería haber sido un infierno. Como un zapato, tenía la manga de un viejo abrigo envuelta alrededor de su pie con un poco de alambre. Utilizó un palo de escoba como bastón. De los 6.000 prisioneros evacuados a pie, sólo 4.800 llegaron a Chemnitz. Con su pie infectado, Wiesenthal tuvo la suerte de ser uno de ellos.

Desde Chemnitz, los prisioneros llegaron al campo de Mathausen cerca de Linz, Austria. Wiesenthal llegó allí en la helada noche del 15 de febrero de 1945.

En “Asesinos entre nosotros” cuenta que él y otro prisionero, el príncipe Radziwill, se apoyaron mutuamente en su camino hacia el campo. El esfuerzo fue demasiado grande y se desplomaron en la nieve. Un hombre de las SS disparó un tiro que se interpuso entre ellos. Como los dos hombres no se levantaron, fueron dados por muertos a temperaturas bajo cero. Cuando llegaron los camiones para recoger a los que habían muerto en la marcha, Wiesenthal y Radziwill, inconscientes, fueron arrojados a una pila de cadáveres. En el crematorio los prisioneros que descargaban los cuerpos se dieron cuenta de que estaban vivos. Se les puso bajo una ducha fría para descongelarlos y a Wiesenthal le llevaron al Bloque VI, el “bloque de la muerte” para los pacientes condenados.

En 1961 entrevistado para los archivos de Yad Vashem por el periodista israelí Haim Maas acerca de sus años de guerra, Wiesenthal informó de que la infección de su pie se había vuelto verde azulado y se había extendido a su rodilla. Estuvo en el pabellón de la muerte durante tres meses hasta el final de la guerra. Demasiado débil para levantarse de la cama, afirmaba haber sobrevivido, increíblemente, con 200 calorías diarias, simplemente con un trozo de pan o una salchicha que un amigo polaco había introducido de contrabando para él.

Mathausen fue liberado el 5 de mayo de 1945. A pesar de su peso de apenas 50 kilos, Wiesenthal había salido corriendo para recibir a los tanques americanos. “No sé cómo me las arreglé para levantarme y caminar”. Si pudo caminar, fue porque su pierna gravemente infectada tuvo que ser tratada durante los tres meses anteriores, ya sea por amputación o antibióticos. Sabemos que no fue amputado y que el tratamiento con antibióticos no era común para los pacientes judíos en los campos de concentración. Una vez más, es como si un milagro hubiera ocurrido.

La velocidad de la recuperación de Wiesenthal es tan sorprendente que uno podría pensar que no estaba tan enfermo como decía. Sólo veinte días después de su liberación, escribió al comandante americano del campo para preguntarle si podía participar en la asistencia a las autoridades que investigaban los crímenes de guerra. Afirmando haber permanecido en 13 campos de concentración -en realidad no fue a más de seis campos- Wiesenthal entregó una lista de 91 nombres de los que se sentía responsable de un “sufrimiento incalculable”.

Según la mayoría de los relatos, Wiesenthal había preguntado si podía unirse a los investigadores de crímenes de guerra americanos, pero éstos se negaron, diciéndole que no estaba lo suficientemente bien. Después de ganar algo de peso, volvió al caso y fue asignado a un capitán con el que Wiesenthal afirma haber capturado su primera “cabellera”, un guardia llorón de las SS llamado Schmidt.

“Hubo muchos más en las semanas siguientes”, escribió más tarde Wiesenthal. “No había necesidad de ir lejos. Prácticamente podrías matarte caminando”.

Un curriculum vitae escrito después de la guerra no menciona su trabajo para los americanos pero cita su actividad como vicepresidente del Comité Central Judío en Linz, en la zona de ocupación americana. Su tarea era recopilar listas de supervivientes que otros supervivientes pudieran consultar en la búsqueda de sus seres queridos.

Durante al menos un año después del final de la guerra, otra de las tareas de Wiesenthal fue ejercer una fuerte presión en nombre de sus correligionarios judíos; se convirtió en presidente de la Organización Internacional de Campos de Concentración, que tenía su sede en París. También había establecido contactos con el Plan Brichah, que enviaba en secreto a los judíos de Europa a Palestina.

Hasta febrero de 1947 no creó la organización que lo hizo famoso: el Centro de Documentación e Historia Judía de Linz. Su propósito era recopilar información sobre la Solución Final con el fin de procesar a los criminales de guerra. Wiesenthal afirmó haberla creado debido a los comentarios antisemitas hechos por un oficial americano, lo que le hizo darse cuenta de que los Aliados no cazarían a los nazis, como era necesario.

Es triste, pero tenía razón. Él y su equipo de 30 voluntarios recorrieron los campos de desplazados recogiendo pruebas de las atrocidades cometidas por los antiguos prisioneros de los campos de concentración. En total, el equipo de Wiesenthal compiló 3.289 cuestionarios, una hazaña mucho más extraordinaria que cualquier cosa que los Aliados pudieran lograr.

Wiesenthal murió en 2005 a la edad de 96 años y fue enterrado en Israel. Los homenajes y elogios eran numerosos y excesivos, y en la época ocupada podría haber sido mezquino disminuirlo en vista de los muchos aspectos positivos del papel que desempeñaba. Era fundamentalmente un “showman” y cuando encontró su papel como el principal cazador de nazis del mundo, lo interpretó bien. Como es el caso de muchos espectáculos populares, era imposible para los críticos decir al público que el Gran Espectáculo de Wiesenthal era poco más que una ilusión. Al final fue una ilusión creada para una gran causa.


►El artículo que traducimos estaba en este enlace hasta el año pasado:

http://entertainment.timesonline.co.uk/tol/arts_and_entertainment/books/book_extracts/article6718913.ece

Pero ha desaparecido por motivos obvios de censura, así que para leerlo hay que recurrir a otro enlace:

https://web.archive.org/web/20091103094210/http://entertainment.timesonline.co.uk/tol/arts_and_entertainment/books/book_extracts/article6718913.ece

*El artículo se compone de extractos del libro que el autor había publicado el año anterior: Hunting Evil: The Nazi War Criminals Who Escaped and the Quest to Bring Them to Justice, Random House, Nueva York, 2009


    Fecha y hora actual: Sáb Feb 29, 2020 2:18 am