Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884

avatar
RioLena
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7134
Reputación : 13824
Fecha de inscripción : 24/03/2011

Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884 Empty Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884

Mensaje por RioLena el Jue Dic 26, 2019 8:53 pm

Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado»

Federico Engels
- año 1884

Acerca de la situación jurídica de la mujer y las condiciones para su liberación (*)

tomado de la versión al castellano de Editorial Progreso, Moscú - páginas 55 y 56 de la edición utilizada - formato pdf

https://www.ebookelo.com/download/11722/pdf


[...] Por cierto, nuestros jurisconsultos estiman que el progreso de la legislación va quitando cada vez más a las mujeres todo motivo de queja. Los sistemas legislativos de los países civilizados modernos van reconociendo más y más, en primer lugar, que el matrimonio, para tener validez, debe ser un contrato libremente consentido por ambas partes, y en segundo lugar, que durante el período de convivencia matrimonial ambas partes deben tener los mismos derechos y los mismos deberes. Si estas dos condiciones se aplicaran con un espíritu de consecuencia, las mujeres gozarían de todo lo que pudieran apetecer.

Esta argumentación típicamente jurídica es exactamente la misma de que se valen los republicanos radicales burgueses para disipar los recelos de los proletarios. El contrato de trabajo se supone contrato consentido libremente por ambas partes. Pero se considera libremente consentido desde el momento en que la ley estatuye en el papel la igualdad de ambas partes. La fuerza que la diferente situación de clase da a una de las partes, la presión que esta fuerza ejerce sobre la otra, la situación económica real de ambas; todo esto no le importa a la ley. Y mientras dura el contrato de trabajo, se sigue suponiendo que las dos partes disfrutan de iguales derechos, en tanto que una u otra no renuncien a ellos expresamente. Y si su situación económica concreta obliga al obrero a renunciar hasta a la última apariencia de igualdad de derechos, la ley de nuevo no tiene nada que ver con ello.

Respecto al matrimonio, hasta la ley más progresiva se da enteramente por satisfecha desde el punto y hora en que los interesados han hecho inscribir formalmente en el acta su libre consentimiento. En cuanto a lo que pasa fuera de las bambalinas jurídicas, en la vida real, y a cómo se expresa ese consentimiento, no es ello cosa que pueda inquietar a la ley ni al legista. Y sin embargo, la más sencilla comparación del derecho de los distintos países debiera mostrar al jurisconsulto lo que representa ese libre consentimiento. En los países donde la ley asegura a los hijos la herencia de una parte de la fortuna paterna, y donde, por consiguiente, no pueden ser desheredados —en Alemania, en los países que siguen el Derecho francés, etc.—, los hijos necesitan el consentimiento de los padres para contraer matrimonio. En los países donde se practica el derecho inglés, donde el consentimiento paterno no es la condición legal del matrimonio, los padres gozan también de absoluta libertad de testar, y pueden desheredar a su antojo a los hijos. Claro es que, a pesar de ello, y aun por ello mismo, entre las clases que tienen algo que heredar, la libertad para contraer matrimonio no es, de hecho, ni un ápice mayor en Inglaterra y en América que en Francia y en Alemania.

No es mejor el Estado de cosas en cuanto a igualdad jurídica del hombre y de la mujer en el matrimonio. Su desigualdad legal, que hemos heredado de condiciones sociales anteriores, no es causa, sino efecto, de la opresión económica de la mujer. En el antiguo hogar comunista, que comprendía numerosas parejas conyugales con sus hijos, la dirección del hogar, confiada a las mujeres, era también una industria socialmente tan necesaria como el cuidado de proporcionar los víveres, cuidado que se confió a los hombres. Las cosas cambiaron con la familia patriarcal y aún más con la familia individual monogámica. El gobierno del hogar perdió su carácter social. La sociedad ya no tuvo nada que ver con ello. El gobierno del hogar se transformó en servicio privado; la mujer se convirtió en la criada principal, sin tomar ya parte en la producción social. Sólo la gran industria de nuestros días le ha abierto de nuevo — aunque sólo a la proletaria— el camino de la producción social. Pero esto se ha hecho de tal suerte, que si la mujer cumple con sus deberes en el servicio privado de la familia, queda excluida del trabajo social y no puede ganar nada; y si quiere tomar parte en la gran industria social y ganar por su cuenta, le es imposible cumplir con los deberes de la familia. Lo mismo que en la fábrica, le acontece a la mujer en todas las ramas del trabajo, incluidas la medicina y la abogacía. La familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica franca o más o menos disimulada de la mujer, y la sociedad moderna es una masa cuyas moléculas son las familias individuales. Hoy, en la mayoría de los casos, el hombre tiene que ganar los medios de vida, que alimentar a la familia, por lo menos en las clases poseedoras; y esto le da una posición preponderante que no necesita ser privilegiada de un modo especial por la ley. El hombre es en la familia el burgués; la mujer representa en ella al proletario. Pero en el mundo industrial el carácter específico de la opresión económica que pesa sobre el proletariado no se manifiesta en todo su rigor sino una vez suprimidos todos los privilegios legales de la clase de los capitalistas y jurídicamente establecida la plena igualdad de las dos clases. La república democrática no suprime el antagonismo entre las dos clases; por el contrario, no hace más que suministrar el terreno en que se lleva a su término la lucha por resolver este antagonismo. Y, de igual modo, el carácter particular del predominio del hombre sobre la mujer en la familia moderna, así como la necesidad y la manera de establecer una igualdad social efectiva de ambos, no se manifestarán con toda nitidez sino cuando el hombre y la mujer tengan, según la ley, derechos absolutamente iguales. Entonces se verá que la manumisión de la mujer exige, como condición primera, la reincorporación de todo el sexo femenino a la industria social, lo que a su vez requiere que se suprima la familia individual como unidad económica de la sociedad. [...]



Última edición por RioLena el Jue Dic 26, 2019 9:00 pm, editado 1 vez
avatar
RioLena
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7134
Reputación : 13824
Fecha de inscripción : 24/03/2011

Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884 Empty Re: Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884

Mensaje por RioLena el Jue Dic 26, 2019 8:56 pm

(*) figura con este título en el libro «El Marxismo y la Cuestión femenina»

selección de textos realizada por Isabel Santamaría Aparicio - Editorial Cierzo Rojo, noviembre de 2019
avatar
RioLena
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7134
Reputación : 13824
Fecha de inscripción : 24/03/2011

Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884 Empty Re: Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884

Mensaje por RioLena el Jue Dic 26, 2019 8:58 pm

En el Foro está publicado el tema:

El origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado - Engels (1884)

Contenido patrocinado

Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884 Empty Re: Breve extracto de «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» - Federico Engels acerca de la situación jurídica de la mujer - año 1884

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Feb 29, 2020 5:19 am