La Revolución Francesa

    Comparte

    Sondeo

    ¿Como valoras la influencia de la Revolución Francesa?

    [ 94 ]
    88% [88%] 
    [ 6 ]
    6% [6%] 
    [ 7 ]
    6% [6%] 

    Votos Totales: 107

    Gagarín
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1282
    Reputación : 1582
    Fecha de inscripción : 05/01/2010

    La Revolución Francesa

    Mensaje por Gagarín el Sáb Jun 19, 2010 1:03 am

    Estados Generales de 1789

    Los Estados Generales estaban formados por los representantes de cada estamento. Estos estaban separados a la hora de deliberar y tenían sólo un voto por estamento. La convocatoria fue un motivo de preocupación para la oposición, por cuanto existía la creencia de que no era otra cosa que un intento, por parte de la monarquía, de manipular la asamblea a su antojo. La cuestión que se planteaba era importante. Estaba en juego la idea de Soberanía Nacional, es decir, admitir que el conjunto de los diputados de los Estados Generales representaba la voluntad de la nación.

    El tercer impacto de los Estados Generales fue de gran tumulto político, particularmente por la determinación del sistema de votación. El Parlamento de París propuso que se mantuviera el sistema de votación que se había usado en 1614, si bien los magistrados no estaban muy seguros acerca de cuál había sido en realidad tal sistema. Sí se sabía, en cambio, que en dicha asamblea habían estado representados (con el mismo número de miembros) la nobleza (Primer Estado), el clero (Segundo Estado) y la burguesía (Tercer Estado). Inmediatamente, un grupo de liberales parisinos denominado «Comité de los Treinta», compuesto principalmente por gente de la nobleza, comenzó a protestar y agitar, reclamando que se duplicara el número de asambleístas con derecho a voto del Tercer Estado (es decir, los «Comunes»). El gobierno aceptó esta propuesta, pero dejó a la Asamblea la labor de determinar el derecho de voto. Este cabo suelto creó gran tumulto.

    El rey y una parte de la nobleza no aceptaron la situación. Los miembros del Tercer Estamento se autoproclamaron Asamblea Nacional, y se comprometieron a escribir una Constitución. Sectores de la aristocracia confiaban en que estos Estados Generales pudieran servir para recuperar parte del poder perdido, pero el contexto social ya no era el mismo que en 1614. Ahora existía una élite burguesa que tenía una serie de reivindicaciones e intereses que chocarían frontalmente con los de la nobleza (y también con los del pueblo, cosa que se demostraría en los años siguientes).

    Asamblea Nacional

    Cuando finalmente los Estados Generales de Francia se reunieron en Versalles, el 5 de mayo de 1789 y se originaron las disputas respecto al tema de las votaciones, los miembros del Tercer Estado debieron verificar sus propias credenciales, comenzando a hacerlo el 28 de mayo y finalizando el 17 de junio, cuando los miembros del Tercer Estado se declararon como únicos integrantes de la Asamblea Nacional: ésta no representaría a las clases pudientes sino al pueblo en sí. La primera medida de la Asamblea fue votar la «Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano». Si bien invitaron a los miembros del Primer y Segundo Estado a participar en esta asamblea, dejaron en claro sus intenciones de proceder incluso sin esta participación.

    La monarquía, opuesta a la Asamblea, cerró las salas donde ésta se estaba reuniendo. Los asambleístas se mudaron a un edificio cercano, donde la aristocracia acostumbraba a jugar el juego de la pelota, conocido como Jeu de paume. Allí es donde procedieron con lo que se conoce como el «Juramento del Juego de la pelota» el 20 de junio de 1789, prometiendo no separarse hasta tanto dieran a Francia una nueva constitución. La mayoría de los representantes del clero se unieron a la Asamblea, al igual que 47 miembros de la nobleza. Ya el 27 de junio, los representantes de la monarquía se dieron por vencidos. También por esa fecha grandes contingentes de tropas militares comenzaron a llegar a París y Versalles. Los mensajes de apoyo a la Asamblea llovieron desde París y otras ciudades. El 9 de julio la Asamblea se nombró a sí misma «Asamblea Nacional Constituyente».


    Estalla la revolución


    El 11 de julio de 1789, el rey Luis XVI, actuando bajo la influencia de los nobles conservadores al igual que la de su hermano, el Conde D'Artois, despidió al ministro Necker y ordenó la reconstrucción del Ministerio de Finanzas. Gran parte del pueblo de París interpretó esta medida como un auto-golpe de la realeza, y se lanzó a la calle en abierta rebelión. Algunos de los militares se mantuvieron neutrales, pero otros se unieron al pueblo por el miedo a lo que les podría suceder.

    El 14 de julio el pueblo de París respaldó en las calles a sus representantes y, ante el temor de que las tropas reales los detuvieran, asaltaron la fortaleza de la Bastilla, símbolo del absolutismo monárquico pero también punto estratégico del plan de represión de Luis XVI, pues sus cañones apuntaban a los barrios obreros. Tras cuatro horas de combate, los insurgentes tomaron la prisión, matando a su gobernador, el Marqués Bernard de Launay. Si bien sólo cuatro presos fueron liberados, la Bastilla se convirtió en un potente símbolo de todo lo que resultaba despreciable en el antiguo régimen. Retornando al Ayuntamiento, la multitud acusó al Alcalde Jacques de Flesselles de traición, quien recibió un balazo que lo mató. Su cabeza fue cortada y paseada por la ciudad clavada en una pica, naciendo desde entonces la costumbre de pasear en una pica las cabezas de los decapitados, lo que se volvió muy común durante la Revolución.

    La Revolución se fue extendiendo por ciudades y pueblos, creándose nuevos ayuntamientos que no reconocían otra autoridad que la Asamblea Nacional Constituyente. Los campesinos dejaron de pagar impuestos y destruyeron castillos y todo lo que simbolizara al feudalismo. La Asamblea Nacional, actuando detrás de los nuevos acontecimientos, suprimió por ley las servidumbres personales (abolición del feudalismo), los diezmos, y las justicias señoriales, que ya habían sido suprimidos de hecho por el campesinado, instaurando la igualdad ante el impuesto, ante penas y en el acceso a cargos públicos. El rey, junto con sus seguidores militares, retrocedió al menos por el momento. Lafayette tomó el mando de la Guardia Nacional de París y Jean-Sylvain Bailly, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, fue nombrado nuevo alcalde de París. El rey visitó París el 27 de julio y aceptó la bandera tricolor.

    Sin embargo, después de esta violencia, los nobles, no muy seguros del rumbo que tomaría la reconciliación temporal entre el rey y el pueblo, comenzaron a salir del país, algunos con la intención de fomentar una guerra civil en Francia y de llevar a las naciones europeas a respaldar al rey. Éstos fueron conocidos como los émigrés («emigrados»).

    La insurrección y el espíritu de poder popular siguieron extendiéndose por toda Francia. En las áreas rurales se llevaron a cabo actos de quema de títulos sobre tierras, y varios castillos y palacios fueron atacados. Esta insurrección agraria se conoce como La Grande Peur («el Gran Miedo»).

    Pérdida de poder de la Iglesia

    La revolución se enfrentó duramente con la Iglesia Católica que paso a depender del Estado. En 1790 se eliminó la autoridad de la Iglesia para imponer impuestos sobre las cosechas, se eliminaron también los privilegios del clero y se confiscaron los bienes de la Iglesia. Bajo el Antiguo Régimen la Iglesia era el mayor terrateniente del país. Más tarde se promulgó legislación que convertía al clero en empleados del Estado. Éstos fueron unos años de dura represión para el clero, siendo comunes la prisión y masacre de sacerdotes en toda Francia. El Concordato de 1801 entre la Asamblea y la Iglesia finalizó este proceso y establecieron normas de convivencia que se mantuvieron vigentes hasta el 11 de diciembre de 1905 cuando la Tercera República sentenció la separación definitiva entre la Iglesia y el Estado. El viejo calendario gregoriano, propio de la religión católica fue anulado por Billaud-Varenne, en favor de un calendario republicano y una nueva era que establecía como primer día el 22 de septiembre de 1792.

    Aparición de las facciones

    Pronto comenzaron a aparecer facciones dentro de la Asamblea. El aristócrata Jacques Cazales y el abad Jean-Sifrein Maury encabezaron un grupo derechista opuesto a la Revolución. Otros, como Jean Mounier, el Conde de Lally-Tollendal, el Conde de Clermont-Tonnerre y el Conde de Vyrieu, formaron un grupo denominado «Demócratas Realistas», que abogaba por el establecimiento de un régimen parecido al británico. Por otra parte, Mirabeau, Lafayette y Bailly representaban el ala centro-izquierdista de la asamblea. No faltaban los radicales izquierdistas entre los que destacaba el abogado Maximilien Robespierre.El 27 de agosto de 1789 la Asamblea publicó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano inspirándose en gran parte en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y estableciendo el principio de libertad, igualdad y fraternidad. Dicha declaración establecía una serie de principios más que una constitución con efectos legales.


    Maximilien Robespierre:



    La Toma de la Bastilla:


    Juramento del Juego de la pelota:


    Continuará...

    Camarada Víctor
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 1903
    Reputación : 3194
    Fecha de inscripción : 06/08/2009

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Camarada Víctor el Sáb Jun 19, 2010 11:26 am

    La burguesía tomó el poder quitándoselo a la nobleza, la realeza y parte al clera, pero aún así en el contexto histórico en que la tratamos, no estuvo mal. Pero fue mejor la rusa.


    ------------------------------
    "El motor de la historia es la lucha de clases".[b]

    "Argumentos tenemos millones para defendernos; el capitalismo es indefendible, el imperialismo es indefendible; el socialismo, cualesquiera que sean los errores que puedan cometer los hombres —y no habrá ninguna obra humana en que los hombres no cometan errores—, es lo más noble, lo más justo y lo más digno que se pueda llevar a cabo".

    Gagarín
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1282
    Reputación : 1582
    Fecha de inscripción : 05/01/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Gagarín el Dom Jun 20, 2010 6:59 pm

    Camarada Víctor escribió:La burguesía tomó el poder quitándoselo a la nobleza, la realeza y parte al clera, pero aún así en el contexto histórico en que la tratamos, no estuvo mal. Pero fue mejor la rusa.
    Sí,pero dentro del contexto histórico la Revolución Francesa fue un referente político y además introdujo muchísimas ideas necesarias para dejar atrás el oscuntarismo y el absolutismo.

    Camarada Víctor
    Moderador de Reserva
    Moderador de Reserva

    Cantidad de envíos : 1903
    Reputación : 3194
    Fecha de inscripción : 06/08/2009

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Camarada Víctor el Dom Jun 20, 2010 7:04 pm

    Gagarín escribió:
    Camarada Víctor escribió:La burguesía tomó el poder quitándoselo a la nobleza, la realeza y parte al clera, pero aún así en el contexto histórico en que la tratamos, no estuvo mal. Pero fue mejor la rusa.
    Sí,pero dentro del contexto histórico la Revolución Francesa fue un referente político y además introdujo muchísimas ideas necesarias para dejar atrás el oscuntarismo y el absolutismo.
    Claro, eso mismo dije camarada


    ------------------------------
    "El motor de la historia es la lucha de clases".[b]

    "Argumentos tenemos millones para defendernos; el capitalismo es indefendible, el imperialismo es indefendible; el socialismo, cualesquiera que sean los errores que puedan cometer los hombres —y no habrá ninguna obra humana en que los hombres no cometan errores—, es lo más noble, lo más justo y lo más digno que se pueda llevar a cabo".

    Gagarín
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1282
    Reputación : 1582
    Fecha de inscripción : 05/01/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Gagarín el Dom Jun 20, 2010 7:17 pm

    Camino a la Constitución

    La Asamblea Nacional Constituyente no era sólo un órgano legislativo sino la encargada de redactar una nueva Constitución. Algunos, como Necker, favorecían la creación de una asamblea bicameral en donde el senado sería escogido por la Corona entre los miembros propuestos por el pueblo. Los nobles, por su parte, favorecían un senado compuesto por miembros de la nobleza elegidos por los propios nobles. Prevaleció, sin embargo, la tesis liberal de que la Asamblea tendría una sola cámara, quedando el rey sólo con el poder de veto, pudiendo posponer la ejecución de una ley, pero no su total eliminación.

    El movimiento de los monárquicos para bloquear este sistema fue desmontado por el pueblo de París, compuesto fundamentalmente por mujeres (llamadas despectivamente «Las Furias»), que marcharon el 5 de octubre de 1789 sobre Versalles. Tras varios incidentes, el rey y su familia se vieron obligados a abandonar Versalles y se trasladaron a Las Tullerías en París.


    Desde el aniversario de la toma de la Bastilla hasta la muerte de Mirabeau

    Los electores habían escogido a los miembros de los Estados Generales por un periodo de un año, pero de acuerdo al Juramento del Jeu de paume, los miembros del Tercer Estado, también llamados los «comunes», acordaron no abandonar la Asamblea en tanto no se hubiera elaborado una Constitución.

    Durante 1790 se intensificó la lucha política e incluso se produjeron movimientos anti-revolucionarios, pero sin éxito. En este periodo se comenzaron a formar «clubes» políticos entre los que destacaban los Jacobinos. En agosto de 1790 existían 152 clubes jacobinos.

    Mientras tanto, la Asamblea trabajaba para establecer una nueva Constitución. Una nueva organización judicial dio características temporales a todos los magistrados y total independencia de la Corona. Al rey sólo le quedó el poder ejecutivo. La asamblea, por su parte, eliminó todas las barreras comerciales y suprimió las organizaciones empresariales y obreras; en adelante, los individuos que quisieran desarrollar prácticas comerciales necesitarían una licencia, y se abolió el derecho a la huelga.

    A principios de 1791, la Asamblea consideró introducir una legislación contra los franceses que emigraron durante la Revolución (émigrés). Se pretendía coartar la libertad de salir del país. Mirabeau se opuso rotundamente a esto. Sin embargo, el 2 de marzo de 1791 Mirabeau fallece, y la Asamblea adopta esta draconiana medida.

    El 20 de junio de 1791, Luis XVI, opuesto al curso que iba tomando la Revolución, huyó junto con su familia de las Tullerías. Sin embargo, al día siguiente cometió la imprudencia de dejarse ver, fue arrestado en Varennes por un oficial del pueblo y devuelto a París escoltado por la guardia. A su regreso a París el pueblo se mantuvo en silencio, y tanto él como su esposa, Maria Antonieta, sus dos hijos (María Teresa y Luis-Carlos, futuro Luis XVII) y su hermana (Madame Isabel) permanecieron bajo custodia.



    [b]Últimos días de la Asamblea Constituyente[/b]

    Aun cuando existía una fuerte corriente política que favorecía la monarquía constitucional, al final venció la tesis de mantener al rey como una figura decorativa. Jacques Pierre Brissot introdujo una petición insistiendo en que, a los ojos del pueblo, Luis XVI había sido depuesto por el hecho de su huida. Una inmensa multitud se congregó en el Campo de Marte para firmar dicha petición. Georges Danton y Camille Desmoulins pronunciaron discursos exaltados. La Asamblea pidió a las autoridades municipales guardar el orden. Bajo el mando de La Fayette, la Guardia Nacional se enfrentó a la multitud. Al principio, tras recibir una oleada de piedras, los soldados respondieron disparando al aire; dado que la multitud no cedía, Lafayette ordenó disparar a los manifestantes, ocasionando más de 50 muertos.

    Tras esta masacre, las autoridades cerraron varios clubes políticos, así como varios periódicos radicales como el que editaba Jean-Paul Marat. Danton se fugó a Inglaterra y Desmoulins y Marat permanecieron escondidos.

    Mientras tanto, la Asamblea había redactado la Constitución y el rey había sido restituido, aceptándola. El rey pronunció un discurso ante la Asamblea, que fue acogido con un fuerte aplauso. La Asamblea Constituyente cesó en sus funciones el 29 de septiembre de 1791.


    La Asamblea Legislativa y la caída de la monarquía

    Bajo la Constitución de 1791, Francia funcionaría como una monarquía constitucional. El rey tenía que compartir su poder con la Asamblea, pero todavía mantenía el poder de veto y la potestad de elegir a sus ministros.

    La Asamblea Legislativa se reunió por primera vez el 1 de octubre de 1791, degenerando en un caos un año después. La componían 264 diputados situados a la derecha: feuillants (dirigidos por Barnave, Duport y Lameth), y girondinos, portavoces republicanos de la gran burguesía. En el centro figuraban 345 diputados independientes, carentes de programa político definido. A la izquierda 136 diputados inscritos en el club de los jacobinos o en el de los cordeliers, que representaban al pueblo llano parisino a través de sus periódicos L´Ami du Peuple y Le Père Duchesne, y con Marat y Hebert como portavoces. Pese a su importancia social y el apoyo popular y de la pequeña burguesía, en la Asamblea era escasa la influencia de la izquierda, pues la Asamblea estaba dominada por las ideas políticas que representaban los girondinos. Mientras los jacobinos tienen detrás a la gran masa de la pequeña burguesía, los cordeliers cuentan con el apoyo del pueblo llano, a través de las secciones parisienses.

    Este gran número de diputados dio lugar a los clubes, germen de los partidos políticos. El más célebre de entre éstos fue el partido de los jacobinos, dominado por Robespierre. A la izquierda de este partido se encontraban los cordeleros, quienes defendían el sufragio universal masculino (derecho de todos los hombres al voto a partir de una determinada edad). Los cordeliers querían la eliminación de la monarquía e instauración de la república. Estaban dirigidos por Jean-Paul Marat y Georges Danton, representando siempre al pueblo más humilde. El grupo de ideas más moderadas era el de los girondinos, que defendían el sufragio censitario y propugnaban una monarquía constitucional. También se encontraban aquellos que formaban parte de «el Pantano», o «el Llano», como eran llamados aquellos que no tenían un voto propio, y que se iban por las proposiciones que más les convenían, así ya vinieran de los jacobinos, ya de los girondinos.

    En los primeros meses de funcionamiento de la Asamblea, el rey había vetado una ley que amenazaba con la condena a muerte a los émigrés, y otra que exigía al clero prestar juramento de lealtad al estado. Desacuerdos de este tipo fueron los que llevaron más adelante a la crisis constitucional.

    Mientras tanto, dos potencias absolutistas europeas, Austria y Prusia, se dispusieron a invadir la Francia revolucionaria, lo que hizo que el pueblo francés se convirtiera en un ejército nacional, dispuesto a defender y a difundir el nuevo orden revolucionario por toda Europa. Durante la guerra, la libertad de expresión permitió que el pueblo manifestase su hostilidad hacia la reina María Antonieta (llamada «la Austriaca» por ser hija de un emperador de aquel país y «Madame Déficit» por el gasto que representaba al Estado, que no era mayor que la mayoría de los cortesanos) y contra Luis XVI, que casi siempre se negaba a firmar leyes propuestas por la Asamblea Legislativa.

    El 10 de agosto de 1792, las masas asaltaron el Palacio de las Tullerías, y la Asamblea Legislativa volvió a suspender las funciones constitucionales del rey. La Asamblea acabó convocando elecciones con el objetivo de configurar (por sufragio universal) un nuevo parlamento que recibiría el nombre de Convención. Aumentaba la tensión política y social en Francia, así como la amenaza militar de las potencias europeas. El conflicto se planteaba así entre una monarquía constitucional francesa en camino de convertirse en una democracia republicana, y las monarquías europeas absolutas. El nuevo parlamento elegido ese año abolió la monarquía y proclamó la República. Creó también un nuevo calendario, según el cual el año 1792 se convertiría en el año 1 de la nueva era.

    El gobierno pasó a depender de la Comuna insurreccional. Cuando la Comuna envió grupos de sicarios a las prisiones, asesinaron a 1.400 víctimas, y pidió a otras ciudades de Francia que hicieran lo mismo, la Asamblea no opuso resistencia. Esta situación persistió hasta el 20 de septiembre de 1792, en que se creó un nuevo cuerpo legislativo denominado Convención, y que de hecho se convirtió en el nuevo gobierno de Francia.


    La Convención

    El poder legislativo de la nueva República estuvo a cargo de la Convención, mientras que el poder ejecutivo recayó sobre el Comité de Salvación Nacional.

    En el Manifiesto de Brunswick, los Ejércitos Imperiales y de Prusia amenazaron con invadir Francia si la población se resistía al restablecimiento de la monarquía. Esto ocasionó que Luis XVI fuera visto como conspirador con los enemigos de Francia. El 17 de enero de 1793, la Convención condenó al rey a muerte por una pequeña mayoría, acusándolo de «conspiración contra la libertad pública y la seguridad general del Estado». El 21 de enero el rey fue ejecutado, lo cual encendió nuevamente la mecha de la guerra con otros países europeos. La reina Maria Antonieta, nacida en Austria y hermana del Emperador, fue ejecutada el 16 de octubre del mismo año, iniciándose así una revolución en Austria para sustituir a la reina. Esto provocó la ruptura de toda relación entre ambos países.


    El nuevo calendario republicano:



    Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano:



    Ejecución de Luis XVI:

    Gagarín
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1282
    Reputación : 1582
    Fecha de inscripción : 05/01/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Gagarín el Mar Jun 22, 2010 5:08 pm

    Para mí,una de las figuras más relevantes de la revolución como fue Robespierre junto con el bando jacobino con sus medidas orientadas a las clases más desfavorecidas:

    — La venta en pequeños lotes de los bienes expropiados a la nobleza para que pudieran ser adquiridos por los campesinos.

    — Ley que fijaba el precio máximo de los artículos de primera necesidad y la reglamentación de los salarios.

    — Persecución de los especuladores, confiscación de sus bienes y distribución de ellos entre los pobres.

    — Obligatoriedad y gratuidad de la enseñanza primaria, prohibición de la mendicidad, atención a los enfermos, a los niños y a los ancianos.

    — Proceso de descristianización, que comportó la sustitución del calendario cristiano por el que se iniciaba con la proclamación de la República y la sustitución del culto católico por un culto cívico; el de la razón.

    A pesar de que oficialmente los jacobinos representaban a la mediana y pequeña burguesía tenían inclinaciones y simpatias hacia las clases populares de la sociedad francesa.Un personaje digno mención y estudio como es Robespierre.

    Dimitri Kalashnikov
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2226
    Reputación : 2555
    Fecha de inscripción : 04/06/2010
    Edad : 23
    Localización : Stalingrado

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Mar Jun 22, 2010 5:17 pm

    sin duda la revolucion francesa fue un gran logro

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por gazte el Mar Jun 22, 2010 5:19 pm

    fue la evolucion del feudalismo al capitalismo, a ver si nos empapamos de materialismo historico, la rusa no fue mejor, fue simplemente el siguiente paso, la evolucion del capitalismo al socialismo.

    julss
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1448
    Reputación : 1742
    Fecha de inscripción : 29/12/2009
    Edad : 23
    Localización : ningun lugar de ninguna parte

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por julss el Mar Jun 22, 2010 5:48 pm

    fue el referente de todas las que vinieron despues, como luego pudo ser la rusa

    RDC
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2541
    Reputación : 3027
    Fecha de inscripción : 19/08/2009
    Edad : 25
    Localización : Galicia

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por RDC el Mar Jun 22, 2010 5:51 pm

    En algunos países como Inglaterra el paso del feudalismo al capitalismo se hizo antes. La diferencia radica en que en la Revolución Francesa se rompió de raíz con el régimen anterior eliminando todo vestigio del feudalismo. Mientras que en Inglaterra no se rompió de raíz con el régimen anterior así nos encontramos con la permanencia de elementos como la Cámara de los Lores y la Monarquía inglesa, que siguen vigentes hoy en día.

    Gagarín
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1282
    Reputación : 1582
    Fecha de inscripción : 05/01/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Gagarín el Mar Jun 22, 2010 5:58 pm

    RDC escribió:En algunos países como Inglaterra el paso del feudalismo al capitalismo se hizo antes. La diferencia radica en que en la Revolución Francesa se rompió de raíz con el régimen anterior eliminando todo vestigio del feudalismo. Mientras que en Inglaterra no se rompió de raíz con el régimen anterior así nos encontramos con la permanencia de elementos como la Cámara de los Lores y la Monarquía inglesa, que siguen vigentes hoy en día.
    Cierto,además la francesa tuvo un particularidad con respecto a otras revoluciones burguesas que era su aspecto social como las medidas que apoyaron los jacobinos ó los cordeliers.

    Dimitri Kalashnikov
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2226
    Reputación : 2555
    Fecha de inscripción : 04/06/2010
    Edad : 23
    Localización : Stalingrado

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Mar Jun 22, 2010 6:01 pm

    RDC escribió:En algunos países como Inglaterra el paso del feudalismo al capitalismo se hizo antes. La diferencia radica en que en la Revolución Francesa se rompió de raíz con el régimen anterior eliminando todo vestigio del feudalismo. Mientras que en Inglaterra no se rompió de raíz con el régimen anterior así nos encontramos con la permanencia de elementos como la Cámara de los Lores y la Monarquía inglesa, que siguen vigentes hoy en día.

    exactamente ,es la diferencia entre una transicion y una revolucion

    javicho II
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 650
    Reputación : 905
    Fecha de inscripción : 30/07/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por javicho II el Jue Ago 26, 2010 7:22 pm

    LA CLASE OBRERA EN LA REVOLUCIÓN DE 1789 (PRIMERA PARTE)

    Por Etienne Fajon

    (Escrito en 1939 por el 150 aniversario de la Revolución Francesa)

    La Revolución Francesa del año 1789 fue una revolución democrática burguesa. Abolió las condiciones feudales de reproducción, las relaciones de propiedad que obstaculizaban el crecimiento de la industria capitalista, el comercio y la economía que se habían desarrollado dentro de la sociedad feudal. Arrancó el poder de las manos de la nobleza y lo pasó a manos de una nueva clase: la burguesía. En este sentido fue una revolución burguesa.
    Sin embargo, la Revolución en 1789 no fue obra de la naciente burguesía solamente. Fue una revolución en que “la masa del pueblo en su mayoría, sus capas sociales mas bajas y más profundas, marcadas por el yugo y la explotación, se levantaron espontáneamente y pusieron sobre el curso de la revolución el sello de sus demandas, sus esfuerzos por construir a su propio modo una nueva sociedad en lugar de la sociedad antigua que destruían”(Lenin). En este sentido fue democráticamente popular.
    Hoy, cuando una nueva revolución está inscrita en la agenda de la historia, una revolución proletaria que tiende a abolir las relaciones capitalistas históricamente condenadas, y a establecer el poder de la clase obrera alida a toda la población trabajadora, es interesante examinar el lugar que ocupó la clase obrera ¬los asalariados¬ en la sociedad francesa en 1789, y el papel que esta clase desempeñó en la Gran Revolución.
    La clase obrera francesa nació con la producción capitalista y se desarrolló mediante ésta. Creció con el descubrimiento de nuevos mercados (América, la India, la China) a comienzos del siglo XVI, y luego con el desarrollo de la industria en el siglo XVII.
    Sin embargo, la clase obrera francesa, en vísperas del año 1789, era muy diferente a la clase obrera francesa en la actualidad. Era aún una clase naciente, mientras que hoy Francia tiene 10. 984.000 asalariados en la industria y el comercio, o, exactamente, más de la mitad de la población activa (censo de 1931). La mayoría de los historiadores calculan el número de proletarios franceses en 1789, en 600.000, de una población de 25 millones.
    Los pueblos industriales más importantes en esta época era Marsella, con 80.000 asalariados (azúcar, jabón, licores, algodón y telas); Lyon, con 58.000 (principalmente en la seda); Reims y San Quintín, con una in dustria que empleaba a 60.000 obreros de ambos sexos; Burdeos (refinadoras y astilleros); Ruán y Lille (textiles). París era principalmente un centro de la artesanía. En cuanto a la minería y centros metalúrgicos, a pesar de que incluían sectores importantes de los asalariados en el 1789, no podían compararse en modo alguno con lo que han llegado a ser después.
    Veinte veces menos numerosa que hoy, la clase obrera francesa estaba en 1789 muy dispersa todavía.
    Cierto que la introducción de maquinaria había comenzado. Ya la industria textil tenía 900 hiladoras Jennie; la Compañía Minera de Anzín estaba equipada con doce máquina de vapor. La concentración capitalista, hija de la mecanización, ya era aparente en la industria textil(1200 obreros empleados en la fábrica de Van Bobais en Abboeville) y en las minas (4.000 obreros en la Mina de Anzín).
    Pero éstos sólo eran signos precursores de industrias centralizadas en gran escala. El sistema de competencia capitalista y, con esta, la inversión de capital. La pequeña industria se mantuvo como forma dominante de la economía urbana. Por ejemplo, 2.287 obreros de Orleáns fueron empleados por cincuenta y cinco empresas independientes en la manufactura de medias. Es decir, la población obrera del país estaba dispersa y separada.
    Además, en la Francia de 1789, las formas de explotación del proletariado no eran tan uniformes como en nuestros tiempos. El proletariado se dividía en grupos distintos, de los cuales los principales eran los obreros de fábrica y los artesanos. Los primeros trabajaban en empresas donde el carácter social de la producción y la división entre el capitalista y la clase obrera ya había surgido. Los últimos trabajaban por su propia cuenta, o en pequeños grupos, para maestros, siendo ellos explotados por los comerciantes. En estas condiciones, el proletario carecía de esa homogeneidad sin la cual no puede adquirir un conocimiento de su fuerza colectiva y de su interés de clase.
    Se necesitarían muchas páginas para describir detalladamente las condiciones de vida y de trabajo de la clase obrera en los distintos distritos de Francia en el año 1789. Nos conformaremos con demostrar cuán miserables eran las condiciones generales dando algunos ejemplos. La jornada de trabajo en general era de dieciséis horas, desde las cuatro de la mañana hasta las ocho de la noche. Los artesanos ¬por ejemplo, los impresores¬ trabajaban sólo catorce horas, pero éstas eran excepciones.
    He aquí las cifras de los salarios diarios: el promedio de ingresos de los albañiles era de 2.30 francos diarios; los tejedores del Mosela, 75 centavos; un hilador bretón (mujer) 30 centavos; un minero bien calificad, de 1 franco a un 1 franco 28 centavos.
    En cuanto al poder de compra aproximado de estos salarios, lo siguientes precios darán alguna indicación: en 1778, un kilogramo de carne costaba 1 franco 10 centavos en París, y 65 centavos en el resto del país; 1 kilogramo de mantequilla, en París, costaba 1 franco 28 centavos. En general, el promedio del salario diario equivalía al precio de 6 libras de pan.
    Los jornaleros veían que sus condiciones empeoraban constantemente. El alza en el costo de la vida era mayor que el eventual aumento en salario. La carne y el vino rara vez se hallaban en las mesas de la clase obrera. El historiador Henri Sée declara que “en cada periodo de crisis, un gran número de obreros era forzado a la completa mendicidad”.
    Tales eran las condiciones de los obreros de Francia en vísperas de la Revolución de 1789.
    ¿Cuáles fueron las demandas de los obreros franceses en esta situación, y cómo se manifestaron?
    Los Cahiers de Doleánces de 1789, tan ricos en contenido, sólo dan un débil eco de alguna demanda salarial.
    En los pueblos, los Cahiers, por lo general, eran redactados por los elementos mejor educados, mejor organizados, los más conscientes de clase de Tercer Estado: la burguesía. Por lo regular, los obreros no tomaban parte alguna en las asambleas electorales. En París, la calificación electoral era el pago de un impuesto de 6 libras, la que excluía de las asambleas electorales a los 80.000 trabajadores más pobres y, por lo tanto, a la mayoría de los obreros.
    La clase obrera en 1789 no poseía ni el número, ni la organización, ni la consciencia política que la capacitara para poner su sello en las elecciones a los Estados Generales.
    Sin embargo, algunos cahiers dedican algún lugar a las demandas de los obreros. Así, el cahier del Tercer Estado de Mariel: “También piden que la cuota diaria de los trabajadores sea aumentada de acuerdo con el precio de la harina. Cuando la harina costaba solo 20 libras, ganaban 20 sous (5 centavos); hoy cuesta tanto como 40-42 libras y sólo ganaba 20 sous. Por lo tanto, el padre de familia no puede vivir y mantener su familia”.
    Los hiladores de Caen consideraban “... que las máquinas son un perjuicio serio para la gente pobre: reducen el precio de hilara a nada, y, por lo tanto, los hiladores piden que se supriman”.
    La destrucción de las máquinas. Esa era la demanda primitiva del proletariado naciente. Hasta el inmediato siglo no adquirieron una consciencia socialista, aprendiendo del socialismo científico de Marx y Engels que su ataque debía dirigirse contra el sistema capitalista de explotación y no contra los instrumentos modernos de producción.
    Sin embargo, en vísperas de la Revolución de 1789, hubo luchas entre los jornaleros y los capitalistas sobre las demandas de la clase obrera, principalmente sobre salarios. Hubo huelgas de los tejedores de Lyon en 1744, 1779 y 1788, extendiéndose la última también entre los albañiles sombrereros. Hubo conflictos violentos a fines de 1789 en el Faubourg Saint-Antoine, en París, provocados por el industrial Réveillon, quien fue acusado en la asamblea electoral del Tercer Estado de haber concebido el plan de bajar los salarios de los jornaleros en general.
    Estos conflictos a veces eran extremadamente violentos. (En 1774, los obreros de Lyon fueron los amos del pueblo durante varios días, y la lucha ocasionó sentencias de muerte y condenas a galeras.) Pero su característica común estuvo en que fueron locales y espontáneos: para esa época la clase obrera de Francia carecía de una organización amplia, con una política unificadora. Existían sociedades de jornaleros que agrupaban a algunos de los obreros, pero dedicaban más tiempo a las cuestiones relacionadas con la competencia del trabajo que a la lucha contra los patronos.
    Una clase que surgía, pequeña, dispersada, heterogénea, ignorante de su futuroy a menudo también de sus intereses inmediatos, mal organizada: tal era la clase obrera en vísperas de 1789.
    Durante el siglo siguiente ¬el siglo de la expansión capitalista¬ se multiplicó, se concentró en gigantescas fábricas, se organizó, consciente al fin de su papel histórico en la lucha por la liberación de la humanidad.
    En 1789 se presentaba una etapa diferente del desarrollo social. Al derrocar el feudalismo, en la época del capitalismo ascendente, era a la burguesía, entonces revolucionaria y progresista, a la que pertenecía el papel principal, El naciente proletariado sólo podía desempeñar en esta lucha un papel de apoyo.
    “En esta etapa, los obreros forman una masa diseminada por todo el país y desunida por la concurrencia. La cohesión de masas de obreros no es todavía fruto de su propia unión, sino de la unión de la burguesía, que para alcanzar sus fines políticos tienen que poner en movimiento ¬cosa que todavía logra¬ a todo el proletariado. En esta etapa, los proletarios no combaten, por tanto, contra sus enemigos, sino contra los enemigos de sus enemigos, contra los restos de la monarquía absoluta, los grandes señores de la tierra, los burgueses no industriales, los pequeños burgueses. La marcha de la historia está toda concentrada en manos de la burguesía, y cada triunfo así alcanzado en un triunfo de la clase burguesa. (Manifiesto del Partido Comunista)”.
    De este modo obtenemos un panorama general de la clase obrera en 1789; conocemos su lugar y su papel en la capa de la sociedad francesa que se disponía a dar la batalla al viejo régimen.
    Sin embargo, las relaciones entre las distintas clases no se mantuvieron estáticas durante los años de la Revolución. Estas relaciones fueron modificadas de continuo, según la situación social sufría una sucesión de cambios rápidos durante toda la época revolucionaria. Debemos considerar, desde el punto de vista de la clase obrera, algunos de los momentos decisivos de la Gran Revolución.
    El 14 de julio de 1789, con la toma de la Bastilla, se dio el primer gran día revolucionario.
    La toma de la Bastilla fue obra del pueblo de París en general: burgueses, artesanos y obreros. Entre los que dirigieron el movimiento había industriales, oficiales, profesionistas, pequeños burgueses. Los carpinteros desempeñaron un papel activo durante la batalla. De cien muertos en el ataque, varias docenas fueron obreros.
    Al principio de la Revolución, todas las clases estaban unidas contra el feudalismo; el proletariado participó en la lucha, la burguesía la dirigió.
    Pero aunque la burguesía utilizó la ayuda de la clase obrera para destruir los obstçáculos que presentaba el sistema feudal a su industria y su comercio, no tenía intenciones de permitir que la Revolución se desarrollara hasta más allá de sus intereses. Se oponía a las demandas económicas de los trabajadores; se oponía alos derechos políticos exigidos por las masas populares, a las que bajó la Constituyente, especialmente, les fue negado el derecho al voto.
    En la primavera del 1791, los obreros de la construcción lucharoin en París por el mejoramiento de sus deplorables condiciones. Los representantes de la burguesía industrial, amos de la Constituyente, el 14 de junio, aprobaron la famosa ley de Le Chapelier. Esta ley prohibía que los obreros se reunieran o se organizaran; imponía fuertes multas y prisión contra los obreros que violaran sus provisiones. Fue una de las manifestaciones del egoismo de clase por parte de explotadores recién llegados al poder. Un mes más tarde, el 17 de julio, cuando los obreros y la pequeña burguesía demandaban el destronamiento de Luis XVI y la extensión de los derechos políticos, la Guardia Nacional, comandad por La Fayette, abrió fuego sin aviso sobre una gran multitud reunida en el Campo de Marte. Murieron cincuenta trabajadores.
    A partir de este momento la Revolución entró en una nueva fase. La lucha contra el viejo régimen se desarrollaba junto con la nueva lucha: la de la gran burguesía contra los obreros, los artesanos y las masa populares que peleaban bajo el estandarte de la República y la democracia.

    javicho II
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 650
    Reputación : 905
    Fecha de inscripción : 30/07/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por javicho II el Miér Sep 08, 2010 7:41 pm





    LA CLASE OBRERA EN LA REVOLUCIÓN DE 1789 (SEGUNDA PARTE)

    POR ETIENNE FAJON

    (ESCRITO POR EL 150 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA)

    Marat, el gran revolucionario, parecía tener un presentimiento del antagonismo de clase del futuro cuando proclamó el 8 de mayo de 1791:

    “Jamás esperen nada de hombres ricos y opulentos, de hombres que han sido criados en el lujo y el placer, de hombres llenos de codicia que aman el oro. Sólo los campesinos, pequeños comerciantes, artesanos y obreros, los trabajadores y proletarios ¬como los ricos les llaman con insolencia¬ impacientes bajo el yugo de la opresión y siempre dispuestos a arrancárselos, pueden constituir un pueblo libre”.

    Las conquistas de la Constituyente son claras características de este aspecto doble de las contradicciones de clase. La Constituyente hizo una tarea eminentemente progresista al destruir la base jurídica de la sociedad feudal; pero la Constitución de 1791 que redactó estaba concebida para dar todo el poder a los ricos y nada al pueblo; excluía de la participación política y de la Guardia Nacional a los ciudadanos “pasivos”, que no pagaban un impuesto mínimo especificado, es decir, en la práctica, a los proletarios. El derecho a la elección de la Asamblea Legislativa estaba abierto solamente a los ciudadanos ricos que pagaran por lo menos 54 libras en impuestos.
    Lenin a comparado el día 10 de agosto de 1792 con el 14 de julio de 1789: el 10 de agosto marcó el comienzo de la verdadera revolución democrática popular. El 14 de julio, los obreros lucharon contra el feudalismo al lado de toda la burguesía. El 10 de agosto fueron las masa populares de París (los obreros del Faubourg Saint-Marceau a la cabeza), en colaboración con los Federales de las provincias (especialmente de Marsella), quienes capturaron las Tullerías por asalto. La gran burguesía, cuyos representantes formaban la mayoría de la Asamblea Legislativa, eran hostiles al movimiento.
    Desde el punto de vista de la clase obrera, los acontecimientos del 10 de agosto tienen una importancia considerable. El movimiento popular obligó a la Asamblea Legislativa a decidirse por fin a convocar para la Convención Nacional elegida por sufragio universal. Por vez primera, la clase obrera tenía el derecho al voto. En el mes siguiente, la intervención de los obreros y de las masas populares dio por resultado la victoria de Valmy y la proclamación de la República en la primera reunión de la Convención
    La historia de la Convención es la historia de la dominación política de los representantes de las masas populares, los jacobinos, la política de la lucha inmisericorde contra el enemigo externo: contra los ejércitos del rey de Prusia y el emperador de Austria; contra el enemigo interno: contra las rebeliones, los complots, las conspiraciones para restaurar la monarquía, de aliados de los monarcas extranjeros.
    La política de los jacobinos sólo podía imponerse echando del poder a los representantes de la burguesía rica, los girondinos, que estaban a favor del apaciguamiento, de la colaboración con los remanebtes de la nobleza y los agentes de las potencias extranjeras, contra las masas populares.
    Los jacobinos pudieron tomar el poder y aplastar a los enemigos de la Revolución dentro de las fronteras y en el exterior, porque se basaban en las masas populares.
    Lenin, en su polémica con Plejánov, subrayó que:

    “...la Convención fue precisamente la dictadura del pueblo bajo, es decir, la capa social inferior de las masas más pobres de los pueblos y la zona rural. En la revolución burguesa fue el órgano del poder soberano, en que el factor dominante, totalmente y sin división, no fue ni la gran burguesía ni la burguesía media, sino los estratos inferiores, los elementos pobres, es decir, precisamente lo que llamamos el proletariado y los campesinos”.

    En esta actividad revolucionaria, la clase obrera, particularmente la de París, desempeñó un papel especialmente importante.
    El 31 de mayo, los obreros constituyeron la mayoría de los ciudadanos armados que invadieron la convención, y de este modo prepararon el camino para el 2 de junio, el día de la caída de los girondinos, la victoria de los sans-culottes sobre la burguesía rica. Después ocuparon un lugar en las más avanzadas filas de la lucha contra la reacción.
    El año 1793 fue el año de la victoria contra la intervención extranjera. La clase obrera fue un factor decisivo en la organización de esta victoria.
    La participación en el levantamiento en masa de agosto de 1793 no fue el único aporte de los obreros a la salvación de la independencia nacional y a la salvaguardia de las libertades francesas. A la tarea general de todo el pueblo combatiente, se añadió la especial y decisiva tarea de producir armas.
    El Comité de Salvación Pública fue encargado, en efecto, el 23 de agosto de 1793, “de tomar las medidas necesarias para establecer sin demora una producción extraordinaria de armas de todas clases que correspondían a la creciente energía del pueblo francés”. La clase obrera respondió al llamamiento de la Revolución con entusiasmo.
    Gracias a su iniciativa creadora, los obreros de Francia pronto pudieron aumnetar la producciónn de armas en diez veces. El 3 de noviembre de 1793, la delegación de una nueva fábrica parisina presentó a la Convención los primeros seis mosquetes manufacturados, y prometieron que producirían mil mosquetes diarios rápidamente. Las tres antiguas fábricas reales que producían 650 mosquetes mensuales en 1791 produjeron 16.000 mensuales en 1794.
    Los mismos milagros, como resultado de trabajar día y noche, se lograron en la manufactura de la pólvora. Sólo en el arsenal de Grenoble se producían diariamnete no menos de 20.000 kilogramos.
    Así, lo mismo en las manifestaciones de masas que en el campo de batalla, en las fábricas como en el ejército, ya en 1792, la clase obrera comenzaba a rebelarse como factor decisivo para la independencia nacional y para salvaguardar la libertad.
    Aunque aquí no podemos analizar detalladamente las causas de la vuelta a la ofensiva de los reaccionarios del 9 Termidor, es necesario subrayar que una aplicación demasiado formal de la ley del precio máximo (el 29 de septiembre de 1793) a los salarios de los obreros, tenía que substraer el apoyo popular a la política de Robespierre y de este modo facilitar incidentalmente la caída del Incorruptible; un acontecimiento que fue presagio de la eliminación de la República durante medio siglo.
    A pesar de esto, la Convención logró lo esencial de la Revolución democrático-burguesa en Francia. Proclamó la abolición, sin indemnización, de los derechos feudales; derrocó el régimen de los terratenientes; estableció la igualdad ante la ley y afirmó el derecho de todos a la educación.
    Durante el auge de la revolución, la clase obrera derramó sus tesoros de iniciativa y heroísmo. Pero, aunque participó activamente en la destrucción del feudalismo, la clase obrera no podía entonces ver dentro de sus propios destinos el papel histórico que le pertenecía de abolir toda dominación de clases, Toda explotación del hombre por el hombre, y crear la sociedad comunista del futuro.
    La sociedad capitalista no se había desarrollado bastante en el año 1789 para que fueran perceptibles sus leyes fundamentales. Además, los métodos científicos de análisis no se habían perfeccionado lo suficiente para permitir su aplicación con éxito al fenómeno de la vida social, tan complejo.
    Sin embargo, las primeras señales de antagonismo entre el capital y el trabajo, que se desarrollaron en este periodo durante la liquidación de las relaciones feudales, inspiró a los hombres más avamzados y más cercanos a la clase obrera las perspectivas del futuro, que el socialismo científico, sesenta años más tarde, pudo definir a la luz del conocimiento científico.
    Contentémonos con nombrar al más grande de los precursores del comunismo en la Revolución de 1789, Graco Babeuf. Babeuf previó el papel histórico de la clase obrera. Como observa Jaurés en su historia socialista de la Revolución Francesa:

    “Babeuf encontró apoyo especialmente entre los obreros de las fábricas. Cuando fundó su club, fue en un lugar que era al mismo tiempo el centro de la barriada de Saint-Marcel, con sus tabernas, y la barriada de Saint-Antoine, con sus numerosas y grandes fábricas”.

    Uno de los méritos de Babeuf, según Engels, es el de haber llegado a “la conclusión final de la idea de igualdad incorporada en la Constitución de 1793”, es decir, de haber comprendido que la igualdad social no puede existir mientras que la sociedad esté dividida en clases y la explotación del hombre por el hombre sea permitida.
    Por consiguiente, Babeuf vio en la revolución de 1789 “solamente la precursora de otra revolución”, de la revolución socialista, que sería la última, puesto que liberaría a la sociedad finalmente de todos los antagonismos de clase.
    Además, deduciendo la consecuencia de la revolución democrática-burguesa de 1789, Babeuf previó que la clase obrera y las masas populares tendrían que recurrir a los mismos métodos dictatoriales para terminar con la dominación capitalista. La noción de la dictadura del proletariado, la dictadura sobre la minoría explotadora, con democracia ilimitada oara las masas populares, existía en germen en la doctrina de Babeuf.
    Cierto que el comunismo de Babeuf antes de tiempo su conspiración terminó en el fracaso, y él mismo fue guillotinado el 17 de mayo de 1797. Sus proyectos eran necesariamente utópicos. Hablando de Babeuf, Marx y Engels escribieron en el Manifiesto Comunista:

    “Las primeras tentativas del proletariado para imponer directamente sus intereses de clase, en momentos de conmoción general, en el periodo de derrumbamiento de la sociedad feudal, tenían que fracasar necesariamente por falta de desarrollo del propio proletariado, de una parte, y de otra por la ausencia de las condiciones materiales indispensables para su emancipación, que habían de ser de la época burguesa. La literatura revolucionaria que acompaña a estos primeros pasos de proletariado tiene forzosamente un contenido reaccionario. Estas doctrinas predican un ascetismo universal y un burdo igualitarismo”.

    Pero en otro lugar Marx demostró la importancia de las ideas y las actividades de Babeuf y de los precursores del comunismo en Francia:

    “La Revolución Francesa dio a luz nociones que trascend´ñian a las ideas del estado de cosas establecido. Aquel movimiento revolucionario que, con el Circulo Social, encontró sus principales representates durante el desarrollo de su evolución, Leclerc y Roux, y que acabó con la conspiración de Babeuf, produjo las nociones comunistas que Buonarotti, amigo de Babeuf, volvió a introducir en Francia después de la Revolución de 1830. Esta idea, es la del nuevo estado de cosas”.

    De esta manera la Revolución de 1789 no sólo produjo la muerte del absolutismo feudal, sino que sembró en Francia y en el mundo los principios de la democracia.
    Al liberar de la ergástula feudal a las fuerzas productivas, abrió el camino al desarrollo de la producción capitalista, y, consecuentemente, al veloz crecimiento del proletariado mundial numérica y organizativamente, y su coinciencia de clase.
    Así como las ideas de Babeuf fueron los heraldos del socialismo científico ¬la doctrina de la clase obrera perfeccionada¬, también las ya lejanas luchas libradas entre el capital y el trabajo hace 150 años eran solamente un preludio de la actividad coordinada y organizada de millones de obreros en nuestros días.
    La producción social demanda para su desarrollo la correspondiente socialización de la propiedad de los grandes medios de la propiedad de los grandes medios de la producción, y por esta razón la clase obrera lucha para poner fin a la dominación capitalista, de la misma manera que la burguesía de 1789 luchó para cabar con la dominación feudal.
    La clase obrera victoriosa no substituira, sin embargo, los actuales antagonismos de clase por otros nuevos, en consonancia con otra nueva etapa del desarrollo social. Al contrario, la lucha de clase ha:

    “llegado a una fase que la clase explotada y oprimida (el proletariado) no puede ya emanciparse de la clase que la explota y la oprime (la burguesía), sin emancipar para siempre a la sociedad entera de la opresión, la explotación y la lucha de clases. Esta idea cardinal pertenece única y exclusivamente a Marx”.

    Tomado del libro:

    -THOREZ, Maurice; DUCLÓS, Jacques; POLITZER, Jorge; et. al. "La Revolución Francesa". México: Grijalbo, Colección 70, 1968.



    Camarrrrada
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 521
    Reputación : 726
    Fecha de inscripción : 02/09/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Camarrrrada el Miér Sep 08, 2010 8:02 pm

    gazte escribió:fue la evolucion del feudalismo al capitalismo, a ver si nos empapamos de materialismo historico, la rusa no fue mejor, fue simplemente el siguiente paso, la evolucion del capitalismo al socialismo.

    Totalmente de acuerdo.

    SovietML
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1231
    Reputación : 1655
    Fecha de inscripción : 28/05/2010
    Localización : Achinech, Canarias, Norte de África

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por SovietML el Jue Sep 09, 2010 12:02 am

    gazte escribió:fue la evolucion del feudalismo al capitalismo, a ver si nos empapamos de materialismo historico, la rusa no fue mejor, fue simplemente el siguiente paso, la evolucion del capitalismo al socialismo.


    Bueno, la Rusia Zarista era un país semi-feudal, no era capitalista completamente, sino me equivoco


    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por gazte el Jue Sep 09, 2010 12:06 am

    y la falta de base material fue lo que propicio su corrupcion y colapso. si se daban las condiciones sociales para ello, pero no habia una base material para edificarlo, (ademas, la politica de los años 20 de crecimiento lento y pausado no ayudo, mas bien lo contrario), por eso era muy necesaria la revolcuion en alemania. la urss nacio herida de muerte., pero demostro que que la economia planificada es infinitamente superior.

    hubiera sido necesario para suplir esa carencia un plan de industrializacion acelerado desde sus inicios basado en planes quinquenales, como proponia trotsky, pero no se dio, se dilataron los tiempos y luego fue demasiado tarde.

    javicho II
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 650
    Reputación : 905
    Fecha de inscripción : 30/07/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por javicho II el Vie Sep 10, 2010 2:03 pm

    Vaya, vaya con el trotskismo.

    Camarada Edhaar
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 35
    Reputación : 46
    Fecha de inscripción : 20/11/2009
    Edad : 25
    Localización : Leningrado

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Camarada Edhaar el Vie Sep 10, 2010 3:59 pm

    gazte escribió:y la falta de base material fue lo que propicio su corrupcion y colapso. si se daban las condiciones sociales para ello, pero no habia una base material para edificarlo, (ademas, la politica de los años 20 de crecimiento lento y pausado no ayudo, mas bien lo contrario), por eso era muy necesaria la revolcuion en alemania. la urss nacio herida de muerte., pero demostro que que la economia planificada es infinitamente superior.

    hubiera sido necesario para suplir esa carencia un plan de industrializacion acelerado desde sus inicios basado en planes quinquenales, como proponia trotsky, pero no se dio, se dilataron los tiempos y luego fue demasiado tarde.

    Pero porfavor,ahora ni conoces lo que proponia tu "pensador" de referencia el pobrecillo y victima del estalinismo totalitario el camarada renegado Trotsky???
    Creo que te confundes cuando afirmas que el proponia la industrializacion... mas bien adopto una posicion derrotista afirmando que la revolucion rusa fracasaria y el estado socialista se derrumbaria sino se daba una revolucion en algun pais desarrollado que pudiera auxiliar al nuevo estado sovietico.
    En cambio el gran "verdugo" y "sanguinario" Stalin fue el que analizando la realidad y el contexto europeo llego a la conclusion de que una revolucion socialista en algun pais desarrollado de Europa era muy improbable y por lo tanto sino se hacia nada para remediarlo la Union Sovietica no tendria mucha vida al carecer de dicha base material para la construccion del socialismo.
    Entonces propuso una industrializacion acelerada y masiva (que no forzada) junto con la colectivizacion del campo para abastecer esa industrializacion y dotar de las bases materiales a la Unión Soviética para la construcción del socialismo.
    Esa tesis se llamó "socialismo en un solo pais" y fue la que gano en el congreso del Partido y la que estuvo adoptada,y por otra parte,la que la historia demostro cierta en contraposicion a la tesis de Trotsky que se demostro ser totalmente falsa.
    Al haber perdido en el congreso,Trotsky empezo a hechar mierda sobre Stalin,tachandole de nacionalista y de todo haciendole el juego al imperialismo (nada raro en el).
    Por otra parte,afirmar eso de que la Union Sovietica nacio herida de muerte es cuanto menos ignorancia y desocnocimiento sobre las verdaderas causas del derrumbamiento de esta.

    salud!

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por gazte el Vie Sep 10, 2010 4:17 pm

    y luego soy yo el que no sabe de lo que habla, los planes quinquenales fueron adoptado a principios de los años 30, trotsky los propuso nada mas terminar la guerra civil, osea que no era una idea innovadora.

    ademas, la politica de stalin durante los años 20 permitio al kulak enriquecerse a expensas de los campesinos, cuando se hicieron demasiado fuertes es cuando se colectiviza el campo, pero forzados por la situacion, no con una planificacion previa, por el camino se dejaron una hambruna y mcuhos trabajadores muertos, para quitarse el sombrero con "el socialismo en un solo pais".

    y todavia estoy esperando a escuchar una explicacipon del colapso de la urss que no sea unos revis se la cargaron, joder,e s que no habia ningun elemento sano en el partido que les plantara cara con el pueblo de su parte?. el partido estaba corrompido y burocratizado, ese proceso comenzo en los los 20 y 30.

    Mario el Rojo
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 264
    Reputación : 429
    Fecha de inscripción : 01/07/2010
    Localización : Apuntando a la cabeza del Tío Sam

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Mario el Rojo el Sáb Sep 11, 2010 8:29 pm

    gazte escribió:y la falta de base material fue lo que propicio su corrupcion y colapso. si se daban las condiciones sociales para ello, pero no habia una base material para edificarlo, (ademas, la politica de los años 20 de crecimiento lento y pausado no ayudo, mas bien lo contrario), por eso era muy necesaria la revolcuion en alemania. la urss nacio herida de muerte., pero demostro que que la economia planificada es infinitamente superior.

    hubiera sido necesario para suplir esa carencia un plan de industrializacion acelerado desde sus inicios basado en planes quinquenales, como proponia trotsky, pero no se dio, se dilataron los tiempos y luego fue demasiado tarde.

    Jamás se ha dado una revolución en un país desarrollado por el simple hecho de que en los países desarrollados se vive mejor y las masas no tienen tanta necesidad de revolución.
    Cuba, Rusia, Mongolia, China, Vietnam, Corea... semicapitalistas o directamente feudales o semi-colonias.
    La URSS se convirtió en un país muy industrializado, y todos Estados que llegaron al socialismo siguieron o siguen ese camino, independientemente del ritmo al que lo hagan.
    ¿No es más fácil llegar al poder sin apenas base material que azuce a los obreros hacia la revolución y una vez en el poder construir esa base material?

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por gazte el Dom Sep 12, 2010 5:08 pm

    entonces por que es necesario el capitalismO?

    EH Gorria
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 159
    Reputación : 215
    Fecha de inscripción : 11/10/2010

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por EH Gorria el Lun Oct 11, 2010 5:11 pm

    IEP:

    Si la Revolucion Rusa de Octubre es nuestra madre, la Revolucion Francesa en nuestra abuela.

    creo que la epoca que mejor nos podemos reflejar es el gobierno de rodespierre.


    por cierto que opinais sobre napoleon

    izquierda_independiente
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 245
    Reputación : 415
    Fecha de inscripción : 15/09/2010
    Edad : 34
    Localización : Venezuela

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por izquierda_independiente el Lun Oct 11, 2010 5:27 pm

    Uno de los hechos más gloriosos de la historia universal, acabó con el oscurantismo monárquico y religioso y abrió el paso a una nueva etapa republicana con múltiples conquistas como la soberanía popular, el voto universal, los derechos del hombre y del ciudadano, las libertades públicas, etc.

    Esa fue una revolución burguesa, porque la burguesía tuvo un rol progresista frente a la nobleza, hubo un reacomodo de los modos de producción del feudalismo al capitalismo, pero en su fase más elaborada, los ideales de la ilustración, al ser llevados a su estadio superior tienen en el socialismo su expresión más consecuente. Por lo menos así lo dejó plasmado Engels en su obra "Del socialismo utópico al socialismo científico".

    Un saludo.-


    Aquí les dejo este precioso himno que es La Marsellesa, interpretado por el Ruiseñor de París, Edith Piaff.


    izquierda_independiente
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 245
    Reputación : 415
    Fecha de inscripción : 15/09/2010
    Edad : 34
    Localización : Venezuela

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por izquierda_independiente el Lun Oct 11, 2010 5:30 pm

    gazte escribió:entonces por que es necesario el capitalismO?

    Aunque parezca contradictorio, el capitalismo es la base sobre la cual se edifica el socialismo, no se puede llegar al socialismo sin antes haber desarrollado el modo de producción capitalista. Eso lo indican las leyes de la dialéctica.

    Contenido patrocinado

    Re: La Revolución Francesa

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:09 am


      Fecha y hora actual: Dom Dic 11, 2016 3:09 am