Foro de debate, intercambio y opinión


No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Miér Feb 27, 2019 3:47 am

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico


Romina Rocha administra la página La batalla Cultural y es secretaria de redacción de la Revista Hegemonía. También colabora en las revistas Insomnio y Lo inventó Perón.
Nancy Giampaolo es periodista cultural, guionista y docente, y escribe en los diarios Los Andes y Perfil, y en Revista Paco, entre otros medios. Con el boom de las políticas de género, las dos periodistas asumieron una postura disidente que se atreve a cuestionar al feminismo hegemónico, impuesto desde los medios masivos. En esta primera parte de una extensa conversación que publicaremos en etapas, reflexionaron sobre los problemas de un feminismo que elige aliarse, discursiva y activamente, al movimiento LGBTIQ

Nancy Giampaolo: Cuando me contaste sobre la interrupción que sufriste durante una charla que estabas dando por parte de un trans que te criticó por no usar lenguaje inclusivo, me quedé pensando en esta idea cada vez más fogoneada desde los medios y desde el sistema educativo en la que, cambiando una vocal, ya estaríamos dando un gran paso en la justicia social, mientras lo que en la realidad sucede es que cada vez estamos más lejos de ella. Es casi como adjudicarle un valor mágico al lenguaje, una cosa medio a lo “abracadabra” ¿no? Al mismo tiempo tenés la partícula "trans" que hasta hace no mucho se asociaba a los transgénicos y tenía una prensa desastrosa porque casi todos sabemos que la producción y el consumo de esos alimentos afecta negativamente a la salud, pero, aplicada al humano, cobra una valoración positiva...

Romina Rocha: Es súper interesante el planteo que hacés sobre cómo aquello que antes era considerado un perjuicio para la salud de los seres humanos, al ser aplicado bajo esta pretendida nueva "normatividad", pasa a ser un valor agregado para los mismos seres humanos, transformando en el proceso discursivo dos cuestiones complejas en elementos inocuos. Por un lado, permitiendo que se le baje el precio a la lucha de años que llevan miles de personas en todo el mundo, pero en especial en nuestro país y en particular en la provincia de Entre Ríos, en donde la mayoría de los habitantes que viven expuestos a los agrotóxicos están enfermos y muriendo, cuestión que es absolutamente invisibilizada por los medios de difusión hegemónicos y que, por causa de los intereses extranjeros y de los acuerdos irresponsables de los locales, sigue avanzando y llevándose la vida de seres humanos que son, a raíz de ello, transgénicos en sí mismos. Sin embargo, eso de que ahora "ser trans" es "cool" (y para algunos un orgullo y hasta una obligación postmoderna) tiene mucho que ver con eso del lenguaje que marcás. En los hechos, no hay justicia social posible ni realizable por causa de una letra en el lenguaje, pero sí podemos ver cómo esa imposición forzada altera y desequilibra la convivencia en sociedad, ya que nos pone a discutir las formas dejando de lado los contenidos e invitándonos a ser parte de una desarticulación feroz de lo que somos. Eso de "Quien nomina, domina" creo que es la clave de por qué el énfasis en esto del "lenguaje inclusivo", que hasta hace un tiempo nos podía parecer una pelotudez pero que ahora, pienso, nos cae la ficha de lo complejo que es en realidad este fenómeno.

Nancy Giampaolo: Y se repite un esquema de mayorías subordinadas a minorías. Hace poco leía un informe muy serio de Ivan Beisel en el que se establecen distinciones entre: Persona cisgénero, Disconformidad de género, Persona Transgénero, Disforia de género y Persona Transexual. Las estimaciones ponderadas para las categorías no cis oscilan entre algo así como el 0,05 y el 0,5% y se agrega que "hay una gran dificultad para los estudios científicos, ya que se hace imposible usar procedimientos aleatorios para tomar muestras lo más representativas posibles, especialmente porque muchas personas transgénero llevan su identidad en secreto". Mi impresión al terminar de leer el artículo, (que es muy claro incluso para personas de un palo alejado de la ciencia como el mío y por eso lo recomiendo), es que hay un largo recorrido de investigaciones por delante para entender el fenómeno LGTBIQ. Lo único genuinamente irrefutable por ahora es que estamos ante algo que afecta a una minoría muy pero muy mínima, valga la redundancia, si la comparamos con las mayorías afectadas por fenómenos como la pobreza, la contaminación, la violencia callejera, el trabajo precarizado y todo lo que sí es moneda corriente en Argentina. Por lo tanto, desde mi oficio de periodista, sigo sosteniendo que no es coherente que la prensa de un espacio tan grande a grupos minoritarios y ningunee fenómenos masivos. Lo que dijiste de los agrotóxicos es perfecto para ilustrar este ejercicio sesgado del oficio periodístico que engloba a medios tan supuestamente disimiles como La Nación, Página 12 o los numerosos portales y revistas progresistas o autoproclamados como de izquierda. Por otra parte, personas como yo, catalogadas como “feministas disidentes” por no adherir al feminismo corporativo, que es el que se ha impuesto masivamente en el mundo, pero acá en Argentina más especialmente aún, son frecuentemente rechazadas por los editores. Nuestra prensa se blindó en gran medida a cualquier voz disruptiva, cosa que no ocurre por ejemplo en Francia o en Estados Unidos, y tampoco en el marco de los feminismos islámicos o algunas vertientes latinoamericanas sobre las que acá ni se habla, porque se privilegian movidas elitistas como el Me too. Y además se pegan las reivindicaciones de las mujeres a las de las minorías sexuales de las que hablábamos recién. Para mí es un error analogar las necesidades de dos grupos que son muy diferentes entre sí, so pretexto de que ambos han sido víctimas del “patriarcado”, otro concepto que vale la pena que discutamos más adelante. ¿Vos qué pensás que perdemos las mujeres al pegar nuestras luchas a las de la comunidad LGBTIQ?

Romina Rocha: No está mal esa categoría de “disidente”, más allá de que los rótulos son siempre una cagada y, en este caso, buscan polarizar para que peleemos. Me parece que es bueno que tengamos al frente a minas como vos que se plantan ante estas embestidas corporativistas y que representen la voz de quienes no comulgamos con las movidas identitarias; de lo contrario, pareciera que todas las mujeres estamos representadas por el radicalismo feminista cuando no es así. Por el contrario, cada vez más mujeres se están dando cuenta de que todo esto viene a retrasar más que a hacernos avanzar y que no es lo que necesitamos para convivir y desarrollarnos como individuos. Y en este sentido, eso que planteás sobre poner en un mismo lugar las reivindicaciones de las mujeres y de las minorías sexuales es como decís, una trampa muy jodida en la que muchas minas, algunas de ellas con la mejor de las intenciones, se pliegan creyendo que hay una especie de hermandad o solidaridad de grupo que se respeta y que es recíproca cuando esto no es así. Porque creo, respondiendo a eso que preguntás sobre lo que perdemos en este menjunje, que lo principal es lo que no tenemos necesidad de pensar, porque naturalmente venimos preparadas para algo que es pura y exclusivamente femenino: la capacidad de albergar vida. Y esto no significa que tengamos el mandato de la maternidad ni nada de eso, se trata de posibilidades o imposibles, no hay medias tintas. Un hombre no puede albergar vida en su vientre, por más mujer que se sienta o se autoperciba. Esto no lo cambia un DNI, una ley, un lenguaje ni un tratamiento hormonal. No hay chance. Y desde esa imposibilidad de deshacer algo que es intrínsecamente femenino, el hecho de permitir que la comunidad LGBTIQ sea la que se pone al frente de una cuestión tan delicada como lo es, por ejemplo, la ley del aborto, creo que es en sí mismo una derrota del movimiento feminista que no supo (ni sabe) ver la enorme contradicción que hay en hacer de cuenta que todo es lo mismo y que no importa lo biológico porque todo es cultural y relativo. Además, los grupos minoritarios siempre pugnaron por sus propias reivindicaciones, jamás se plegaron a la lucha colectiva de ningún sector que no fuese el propio o afín, pero ahora pareciera que sin ellos no hay lucha que valga y eso es una paparruchada. Es como pensar que los porteños que salían a cacerolear por los dólares van a ir a reclamar también por los jubilados. No va a pasar, como tampoco va a pasar que el colectivo LGBTIQ vaya a seguir apoyando incondicionalmente todo lo que el feminismo propone, ya que básicamente lo único que hace como colectivo es hablar de sí mismo y señalar a todos quienes no comulguen con ellos. Por eso creo que van a empezar a tener rupturas fuertes dentro del movimiento que engloba a feministas y minorías sexuales enfrentadas a lo que denominan “patriarcado”, porque las diferencias concretas entre ambos grupos en algún momento se van a hacer evidentes y ahí sí que vamos a ver a muchas pibas conflictuadas. Es muy grave no distinguir y no hacer autocrítica, siempre es un pelotazo en contra.

Nancy Giampaolo: volviendo al lenguaje inclusivo, me viene a la mente una nota muy buena de Daniel Molina titulada “Una solución falsa para un problema que no existe” en la que te explica claramente por qué imponerlo haría que el castellano pase a ser otra lengua, y por qué en realidad es una movida sin otros sustento que la militancia de lo políticamente correcto, pero además, agrega una reflexión excelente que cito textual y que me parece un buen cierre para esta parte de la charla: “¿Por qué convendría seguir con el castellano? Porque es el idioma más inclusivo que jamás existió. Lo hablan 570.000.000 de personas desde que nacen, desde analfabetos pobres a catedráticos ricos. Se habla en más de 30 países en cientos de culturas distintas, en miles de contextos lingüísticos. No existe nada parecido al castellano: no son culturalmente semejantes ni el inglés (el idioma más hablado por los que aprenden una segunda lengua) ni el chino mandarín (el idioma más hablado -algo más que el castellano-, pero solo por una parte de los chinos y por nadie fuera de ese territorio acotado de China)”. Y luego se explaya: “Según los militantes del género neutro (o “lenguaje inclusivo”), el masculino genérico es un resabio machista que debe ser eliminado de la lengua. Esa es la posición que sostiene la gente que apoya lo políticamente correcto. Creemos que se debe a la ignorancia de la gramática castellana. ¿Por qué decimos esto? El masculino genérico no viene del castellano medieval ni del latín, sino del indoeuropeo. Viene del fondo de la generación del lenguaje”.
Ante esto, me parece que el corolario es el frecuente en muchas iniciativas del feminismo hegemónico: la ignorancia hace que la buena intención quede solamente en el plano de la intención y nada se concrete o, peor aún, se concretan algunas cosas que son buenas para unos pocos y dejan afuera a muchos... ¿o muches?

https://www.noticiasentrerios.net.ar/2018/12/pareciera-que-todas-las-mujeres-estamos.html

Es ingenuo hablar de patriarcado


Nancy Giampaolo: Ahora se impone revisar esto del "patriarcado" que es, en rigor de verdad, una forma arcaica de organización social en la que las minas no votaban, no heredaban, no laburaban, etc. Por lo tanto, hay que entender que, cuando el feminismo de género o hegemónico habla de patriarcado, en realidad, está hablando de machismo (que sí sigue existiendo, y que por supuesto que está mal) pero han preferido usar una palabra grandilocuente -y falaz si la tomamos por lo que realmente significa-. ¿Qué pensás de esto? ¿Se te ocurre alguna explicación? De nuevo estamos ante una suerte de intervención sobre el lenguaje, como la generación de jerga y esa clase de iniciativas de corte meramente dialéctico que, en la acción, no tienen la misma envergadura...

Romina Rocha: Bueno, creo que este punto es clave para entender con claridad lo que nos está pasando, porque partimos de una falacia. El patriarcado es, como bien decís, una forma de organización social pero que no tiene que ver con esto que indicás como machismo; es decir, patriarcado y machismo no son sinónimos y eso es algo que hay que poder diferenciar. El patriarcado al que tanto quieren "tirar abajo" es básicamente la forma de organizarnos que nos permitió sobrevivir como especie a lo largo de todo nuestro desarrollo. Los hombres, por ser más fuertes, salían de las cuevas a cazar para proveer a la familia de alimentos y la protegían de los peligros que, históricamente, tuvimos que afrontar en estado de naturaleza. Y las mujeres, por ser las únicas capaces de gestar vida y darle los primeros cuidados a la descendencia, se quedaban en la protección de las cuevas ejerciendo ese rol, tan fundamental como el de su par masculino en pos de la preservación de la especie. Así es como llegamos a formar comunidades y sociedades que, luego de haber superado los peligros del mundo natural gracias a los avances en ciencia, industria y tecnología, pasamos a constituir un conglomerado de cuestiones culturales que, partiendo de esa base en la que el hombre proveía para que la mujer pudiera dar vida, se fue transformando en la forma machista de concebir las relaciones en sociedad. Entonces, cuando escuchamos hablar de que "el patriarcado mata" equiparado a "el machismo mata", estamos ante una falsedad y una construcción peligrosa de un sinsentido, ya que es justamente lo contrario y es gracias a la estructura patriarcal que pudimos sobrevivir como especie. En este sentido, cuando la respuesta al "machismo" es el "feminismo", en verdad no estamos ante una solución a una desigualdad, sino ante una inversión en los roles de esa misma desigualdad, en la que se propone que para "dejar de ser machista" una persona debe ceder en todo lo que implique al hombre y su desempeño histórico para que ese lugar sea ocupado por las mujeres, dejando de esta manera en evidencia que cuando vemos todo este menjunje estamos, en realidad, ante una disputa por el poder sobre el conjunto y no ante una lucha por una equidad ni mucho menos por algo que se asemeje a la justicia. Más bien, estamos hablando de una revancha sexista.

Nancy Giampaolo: Todo eso me hace pensar en la vieja frase patriarcal “Las mujeres y los niños primero”. Después de todo, reconocer que los que históricamente han muerto por millones en las guerras siempre fueron mayoritariamente los hombres, sería un acto enaltecedor, lo mismo que reivindicar los enormes logros científicos que los varones desarrollaron a lo largo del tiempo en beneficio de las mujeres, entre tantas otras cosas que se cargaron al hombro y de las que hoy nosotras, afortunadamente, nos podemos servir a gusto. Esta idea pueril de “derribar al patriarcado”, además, molesta a muchas activistas, digamos, pioneras, porque se desvalorizan sus logros y luchas en tiempos y contextos muchos más adversos para las reivindicaciones de género. No sucede sólo acá, se vio muy claramente en Francia el año pasado, con el manifiesto firmado por un centenar de intelectuales feministas advirtiendo sobre el sectarismo y la infantilización victimista de la mujer de este nuevo feminismo, que parece no conocer demasiado de historia, política y, sobre todo, de justicia social. En cuanto a esto de arrancar desde una falacia que decís, me parece que cuando el feminismo local finge desconocer ciertas realidades o, peor aún, cuando falsea datos en pos de sus objetivos, se entrampa a sí mismo porque cae en una cosa al estilo “la mentira tiene patas cortas”. Se habla de brecha salarial y techo de cristal sin presentar estadísticas correctamente hechas y cuando alguien lo aclara, como la filósofa Roxana Kreimer a través de su proyecto feminismo científico, es desoído o ninguneado. No se blanquea nunca la gran mayoría femenina en PAMI y ANSES, los dos principales entes autárquicos del Poder Ejecutivo, o de la incorporación de cada vez más mujeres a la policía y, en cambio, se pide más cupo femenino en todas las áreas. Se acusa a la Justicia de “patriarcal” sin decir que dispone de tres unidades de la Corte Suprema destinadas a las mujeres en exclusiva como la Oficina de la Mujer, la de Violencia Doméstica, y el Registro Nacional de Femicidios, además del Instituto Nacional de la Mujer. Los cargos en estos organismos suelen estar muy bien remunerados y quien haya conocido un juzgado de familia puede dar fe de la mayoría de presencia femenina en peritos que, a veces, trabajan mancomunadamente con ONGs feministas dedicadas a intervenir en denuncias de violencia familiar y demás. También existen las comisarías para la mujer, algo conceptualmente bizarro si pensamos que el feminismo habla de igualdad, equidad y otros principios que entran en coalición con tener una institución policial a tu exclusivo servicio. Creo que Kreimer también dio a conocer los números reales de presos por violación en Argentina, dejando claro que no es real que las violaciones no se paguen, pero lamentablemente es casi la única feminista que conozco capaz de reconocer esta clase de cosas y difundirlas con valentía y amor a la verdad. Se machaca con la violencia contra la mujer, pero se soslaya que el 100 por ciento de las víctimas de gatillo fácil son hombres pobres, se insta a dar a conocer los abusos sufridos mediante el escrache, pero no se propone visibilizar el abuso institucional y policial sufrido por tipos, se dan a conocer las cifras de femicidio (según decía hace poco Casa del Encuentro, la ONG que nutre a los medios con sus números, siguen siendo alrededor de 29 por día, al igual que en 2015 cuando empezó la movida niunamenos) pero no se insiste con los números de pobreza y mortalidad infantil. Y Cambiemos está a full con todo esto, pese a  que lo progres pretendan que no es así. La inversión en campañas contra la violencia machista del gobierno de Macri no tiene precedentes en el país y es una de las más grosas de America Latina. En fin, con la palabra patriarcado se fue articulando un feminismo endogámico, sectario, elitista y rimbombante en sus arengas, pero no tan eficaz en sus resultados. Al menos no para los sectores populares que cada día están más complicados económica y socialmente, independientemente del género al que sus integrantes correspondan.

Romina Rocha: Además, hay algo que no se discute directamente desde estos postulados posmodernos pero que se sugiere permanentemente a través de la imposición de los "nuevos modelos" de familia, en los cuales los roles son invertidos y las estructuras naturales se exponen como algo malo que debemos combatir. Y este punto es crucial, porque es la familia la clave y el objetivo que los intereses corporativos a nivel mundial quieren destruir. ¿Por qué? Porque la base fundacional de nuestras sociedades y sus avances a lo largo de la historia es justamente la familia en la que la división de tareas, originada allá en la caverna por necesidad de supervivencia y luego esquematizada para evolucionar, motivo por el cual ahora los capitales financieros a nivel mundial están trabajando fuertemente para destruirla, ya que para incrementar las "ganancias" lo que necesitan es que estemos enfermos, deprimidos y ansiosos (para comprar medicamentos), que estemos confundidos sobre nuestras identidades (para que gastemos guita en tratamientos, hormonas y operaciones que nos invisibilicen nuestra condición natural) y que estemos enojados y frustrados (para que consumamos cualquier cosa prefabricada que nos haga evadirnos de nosotros mismos). Por eso es que la defensa de la familia no tiene que ver con volver al pasado, como nos quieren hacer creer desde el menosprecio con el que se dirigen a quienes no comulgamos con esta deformación del tejido social, sino por el contrario, es la mayor defensa que tenemos los pueblos ante el enemigo máximo que enfrentamos en todo el planeta, que son las corporaciones apátridas que buscan un globalismo sin gobiernos, sin familias, sin amor y sin futuro en el que sólo nos mueva la necesidad de un capital que ahogue nuestro ser para entregarlo al servicio del dios dinero.

Nancy Giampaolo: En esto que decís hay bastante consonancia con lo que el filósofo coreano tan de moda, Byul Chun Han, asevera en relación al hombre explotándose a sí mismo para alimentar a la maquinaria capitalista. Claramente una gran victoria de lo que conocemos como sistema es haber logrado que practiquemos la opresión hacia nosotros mismos y el feminismo de género no es una excepción. Cuando llegamos a creer que la libertad y la equidad van a conseguirse a través de un corte trasversal de la sociedad y no a través de la identificación de los poderosos, corruptos y opresores como verdaderos enemigos de la justicia, nos estamos haciendo un gran daño. Ideas fomentadas tanto desde sectores progres como desde la propaganda oficialista de género como “cualquier mujer que vive con un hombre está en peligro de ser golpeada, violentada y abusada física o simbólicamente” o “el varón es naturalmente violento” o “la mujer tiene sí o sí una relación de inferioridad frente a él” no hacen más que generar una división entre personas de condiciones económicas y sociales similares, eliminando el ideal de “pueblo” y favoreciendo la preservación de las elites y de los referentes y activistas financiados que, con todo este fervor feminista, están de para bienes. Mientras asumíamos una deuda monumental con el FMI salimos a la calle a pelear por el aborto con el glitter y el misoprostol como emblemas de un derecho básico; y mientras se daban a conocer las nuevas estadísticas de pobreza infantil, todos los diarios importantes sacaban en tapa el caso Darthes. El aborto y el abuso existen, al igual que otros muchos problemas que afectan a las mujeres, pero ponerlos tan por encima de otros problemas aún más urgentes en el contexto de una economía deprimida como la nuestra, es funcional al poder y no ayuda realmente a nadie. Por ahora, el feminismo no atina a fomentar en serio la justicia social con la que se llena la boca.

https://www.noticiasentrerios.net.ar/2019/01/es-ingenuo-hablar-de-patriarcado.html?m=1&fbclid=IwAR3fouEaqFj5FQFUjsZiMiG4wmw_PDyX9vfHHQaMInFeSrjM1onUBCKYweo

Contra el dogma de “poner el cuerpo”


Las periodistas continúan su reflexión en torno a las contradicciones del feminismo hegemónico.


Romina Rocha: Hay contradicciones dentro de lo que llamamos “feminismo hegemónico”, que están emparentadas a la estética. Podríamos resumirlas en dos grandes temas: los cuerpos y el arte. Cuando escuchamos decir que lo que reclama el feminismo hegemónico es la soberanía del propio cuerpo, vemos en los hechos una serie de aspectos que hacen el camino inverso; es decir, que aumentan la presión sobre la condición física y, por lo tanto, limitan la libertad que se pretende alcanzar desde las proclamas públicas. Porque dentro del mismo movimiento nos encontramos con que las maneras en las que creen que se “combate” al “patriarcado” y al “machismo” son diversas y se chocan entre sí, aumentando el desconcierto sobre los objetivos reales que se persiguen. Unas dicen que hay que dejar de depilarse o no atender al sobrepeso tiene que ver con la lucha, mientras que las otras salen, con una depilación definitiva y los cuerpos súper laburados en gimnasios y centros de estética, a decir que la lucha es la misma que la de las primeras a las que, se supone, representan mediáticamente.

Nancy Giampaolo: Unas usan unos jeans de 2500 pesos y otras de 250, no tan lindos, pero parecidos. Unas son rentadas por las marcas para venderlos, las otras aspiran a comprarlos, si tienen suerte. Esa diferencia es muy significativa.

Romina Rocha: Claro. Las mujeres que adhieren al feminismo desde la idea de pueblo y ponen el cuerpo a lo que ellas creen que es justo y verdadero, ¿son realmente representadas por un discurso que pasó a estar hegemonizado por estrellas de Twitter o actrices (que además ahora se organizaron en una especie de sindicato que ya se está complicando con peleas internas)? Las mujeres de los medios que dicen “mi cuerpo, mi decisión” y cobran fortunas por posar semidesnudas en producciones elogiadas por el público masculino, con títulos del estilo “Hay que apoyar la lucha feminista”, ¿tienen tanto que ver con las pibas que en la calle la están peleando a muerte porque tienen una necesidad insoportable de ser escuchadas y de tener la razón?

Nancy Giampaolo: Es muy difícil que la mayoría de las argentinas esté genuinamente representada por quienes  acceden casi irrestrictamente a los medios masivos, gozan de una realidad socioeconómica privilegiada, de una ocupación llena de disfrute y recompensa, y que viven, en buena medida, de su apariencia física, como todo actor o sujeto mediático. No hay nada nuevo en la fascinación que despierta la farándula dentro de las masas que desean imaginarse conviviendo en un espacio común con sus famosos favoritos. Pero a la inversa no es igual: el famoso en general sabe perfectamente que no forma parte de la masa. Y el famoso es en muchísimos casos el elemento del que se sirve el mercado para promocionar sus productos entre la masa, como decíamos recién. Hay un libro genial de Diego Vecino “La felicidad según Coca Cola” (Paco Ediciones) que da cuenta de la fagocitación de las causas sociales por parte de la maquinaria de publicidad capitalista. A partir de un momento, el sistema capitalista (del que ni siquiera estoy renegando tanto porque, como vos y como la mayor parte del mundo, vivo dentro de él) comprende que las mujeres son un agente de consumo ultra valioso y que la industria, por ejemplo, cosmética, puede crecer exponencialmente gracias a ellas. Empieza a venderles modelos a seguir, al tiempo que se apodera de parte de sus reclamos y los banaliza. El panorama hoy, según la mayor parte de las encuestas globales, es que las mujeres monopolizan bastante más de la mitad del consumo mundial. Sin caer en tecnicismos, es fácil entender que amalgamar las luchas sociales con el consumo va a ser en detrimento de las primeras. Con el feminismo hegemónico viene sucediendo eso en todo el mundo y, aunque acá las voces críticas son, aún, escasas, es cuestión de tiempo para que proliferen como sucede en Francia o Estados Unidos, dos países en los que la trayectoria del feminismo es muy extensa. En esto de parodiar acciones de las celebrities norteamericanas, pero no molestarse en investigar a las pensadoras disidentes de allá, mostramos nuestro gusto por transitar la superficie de los problemas. Igual hay mucha gente que ve como medio bizarro el hecho de pensar que se pelea por el bien de todas las mujeres de nuestro país con una movida ampulosamente llamada “Me Too Argentino”, y que la fiebre desatada por lo de Darthés (un personaje que ni siquiera se puede analogar a Westein, porque está muy lejos de haber tenido un poder de la magnitud del que tienen productores o estrellas mucho más rutilantes del cine y la televisión) es un despertar de las conciencias. Y aparecen más preguntas a responderse sobre los cuerpos. Aquellos que son admirados, envidiados, emulados y aptos para la exhibición masiva y la propaganda, esos cuerpos a los que un progresismo mediático tilda de hegemónicos: ¿qué representan realmente? ¿Los cuerpos de las mujeres valen todos lo mismo? ¿Y los de los tipos? ¿Y los de las católicas, “antiderechos”, Pro-vida? ¿Sufre igual un cuerpo de una mujer pobre, sub alimentada y expuesta a un trabajo duro e insalubre que el de una actriz de telenovelas? ¿O la mujer pobre sufre de una manera mucho más cercana a la del hombre pobre?

Romina Rocha: Son demasiado evidentes las contradicciones, aunque pareciera que se invisibilizan por el sólo hecho de pasar por el filtro mediático. Por otro lado, al plantear el tema del arte volvemos a ver una contradicción entre los dichos y la práctica. Porque una de las peleas que vemos es la del uso de los símbolos y de cómo se la muestra a la mujer dentro de la música, la pintura, la fotografía, las producciones audiovisuales y cuanto elemento artístico exista, planteando que hay un factor de sometimiento hacia la figura femenina en prácticamente todo lo que vemos y que eso debe acabarse, porque es censura de la libertad de las mujeres.

Nancy Giampaolo: Claro, y, de nuevo, copiando las acciones más berretas de la seudocultura global que cae en cruzadas por la ignorancia internacional, pretendiendo censurar a Polanski o a Balthus, por nombrar sólo a dos, o aplica revisionismos forzados, acá hay voces censuradoras que se alzan sin sonrojarse por su bestialidad. El arte es el lugar en el que una parte muy enardecida del feminismo hegemónico muestra con menos disimulo una visión pacata del mundo y sus problemas para separar goce estético de la moral, la moralina, o las reivindicaciones sociales. Y existen cosas que sólo sirven para darle argumentos al machismo que nos supone inferiores artística e intelectualmente además de incapaces de generar obras que compitan en talento y calidad con los producido por hombres, como los grupos de escrachadoras de “obras machistas”...

Romina Rocha: Es que en esto de indicar qué se puede y qué no, hay una lógica absurda de definir sobre los cuerpos de los demás, cuando se reclama por la soberanía del propio. Es realmente preocupante, no tanto por nosotras, que somos adultas y podemos decidir y determinar los límites de lo que aceptamos y de lo que no, sino más que nada por los más chicos, en formación aún, que se encuentran en medio de este menjunje de contradicciones. Ahí es donde tenemos que poder poner los límites reales: no estamos discutiendo el color de un pañuelo o un proyecto de ley puntual, estamos conformando los cimientos en los que las nuevas generaciones se van a apoyar para construir el futuro...

Nancy Giampaolo: Esa idea de un cuerpo “soberano” te hace preguntarte: ¿qué grado de soberanía individual se puede alcanzar si uno está inmerso en un contexto como el nuestro, en el que la soberanía a nivel colectivo se pierde día a día? Pero, sobre soberanía y geopolítica, dos temas que ninguna referente del feminismo parece encontrar prioritarios, podemos hablar más adelante.

https://www.noticiasentrerios.net.ar/2019/01/romina-rocha-y-nancy-giampaolo-contra.html
SS-18
SS-18
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 16298
Reputación : 20798
Fecha de inscripción : 16/06/2010

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por SS-18 el Dom Mar 03, 2019 11:08 pm

El feminismo reaccionario: arma de propaganda imperialista

Los agravios, la infravaloración, la sumisión, la violencia, la invisibilidad, la opresión, la explotación y el desprecio hacia el género femenino a lo largo de los siglos, comportó que desde finales de siglo XIX se levantaran voces, para cambiar el estado de las cosas.

Desde las mujeres proletarias, obreras, asalariadas, en los conglomerados industriales que reclamaban mejoras de sueldo y rebaja de los precios de los alimentos, hasta las pertenecientes a la burguesía progresista que reclamaban el derecho de voto y la igualdad política, se extendió en el seno de los países industrializados un amplio movimiento, diverso, pero con puntos de confluencia ya sea en el ámbito económico, político, legal o cultural, transformando la inmensa mayoría de las protestas en oleadas progresistas e incluso revolucionarias.

Esta situación fue en aumento durante todo el siglo XX y los “derechos de las mujeres”, se fueron incrementando en las metrópolis imperialistas en buena parte debido a la necesidad del género femenino, para asegurar la reproducción humana masculina masacrada por las dos grandes guerras mundiales, al mismo tiempo que la necesidad de mantener la producción en épocas de guerra (o periodos de entreguerras), durante los cuales la mano de obra masculina era enviada a los frentes de guerra.

Pasada la gran reestructuración del capital mundial después de la Segunda Guerra Mundial, donde los hombres volvieron a ocupar un lugar privilegiado en el sistema productivo, las mujeres vieron congelados algunos de los “derechos” concedidos durante la etapa bélica. Poderes políticos, económicos y culturales asignaron a las mujeres el papel fundamental de reproductoras de la especie.

La existencia de la URSS, donde se hacía patente la igualdad jurídica y económica de las mujeres en el proceso de construcción social, fue un detonante y espejo por las formaciones revolucionarias o de izquierdas de los centros imperialistas. Junto al inicio de una explosión productivista en la década de los años ‘60 que suponía una cierta liberación debida a la posibilidad de salir del estado de sumisión, tanto por la posibilidad de incorporación al proceso productivo, como por las legislaciones respecto al derecho de divorcio.

Si bién la revolución china aportó también una ruptura en cuanto a la sumisión de la mujer, su influencia no fue tan notable respecto a los países dependientes, colonizados o neocolonizados es decir, las áreas geográficas ajenas a los centros de decisión imperialistas.

En la década de los años ‘70, el movimiento feminista se extiende por todas partes y algunas de sus exigencias topan frontalmente con el orden establecido, (básicamente el tema del aborto). Al mismo tiempo, el capital, saca lecciones de lo que representaron las grandes protestas “del ‘68” en Francia, Alemania, Italia, Estados Unidos. Se inició una gran operación muy muy analizada por Luc Boltanski y Eve Chiapello en “El Nuevo Espíritu del Capitalismo” en la cual se incluye una apuesta por la incorporación de algunas mujeres al proceso de acumulación.

Desde entonces, el elemento reivindicativo feminista ya no se potestad de los sectores progresistas y/o revolucionarios, sino que “el mercado” se apodera de una parte cada vez más importante de sus plataformas, y se inicia un proceso de incorporación de la mujer –de clase media- a los círculos periféricos del capitalismo, entre ellos el espacio de representación política, llegando a la presidencia o primera ministra de algunos países desde 1964 en (India, Sri Lanka Pakistán, Birmania, República de Malawi, Chile, Namibia, Taiwán, Corea del Sur, Filipinas, Ecuador, Liberia, Argentina, Islas Marshall, Islas Mauricio, Mongolia, Moldavia, Malta, Polonia, Irlanda, Croacia, Estonia, Lituania) añadidas a las que lo fueran en países más “centrales” cómo; (Gran Bretaña, Alemania, Israel, Noruega, Finlandia, Islandia) e incluso recientemente a la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI)


Pero precisamente no se han distinguido por sus políticas progresistas, (a excepción de Sirimavo Bandaranaike) más bien al contrario. Hay que recordar Maria Estela Martínez creadora de la “Triple A” y los decretos de aniquilamiento de la disidencia en Argentina; Golda Meir “la dama de hierro”, Margaret Thatcher “madre del neoliberalismo”, Angela Merckel, Christine Legard o Hillary Clinton, la impulsora de las “primaveras de colores” y espaldarazo del terrorismo en Oriente Medio. Sin hablar de las mujeres que han jugado un papel político importando en España: Rita Barberà, Cospedal, Santamaria, Villalobos, etc.

De todas formas, al conjunto del colectivo social, podemos decir que no le ha hecho ni frío ni calor este papel político, lo mismo da hombre o mujer, y la apuesta del capital para dibujar una imagen equilibrada quedaba difuminada. La gran apuesta ha sido la cooptación de mujeres para jugar un papel importante o si no mediático en la mal llamada “sociedad civil”, es decir, en el entramado social, y para ser utilizadas precisamente por ser mujeres, y amparadas por el sentimiento corporativo de una buena parte del movimiento feminista occidental, en todos los frentes de intervención del imperialismo.

Hace falta también reconocer el valor de muchas mujeres empezando por las “Madres de la Plaza de Mayo y podríamos seguir por el conjunto de la geografía mundial hasta acabar con las mujeres voluntarias que componen los batallones femeninos y la General de Brigada Nibal Madhat Badr del Ejército Árabe Sirio que luchan contra la invasión euronorteamericana.

Antes y durante la invasión norte americana de Afganistán el movimiento feminista occidental desplegó una campaña inmensa contra el “burka”, estableciendo un vínculo de éste con la opresión de las mujeres afganas, y por lo tanto apoyando la invasión en nombre de unos hipotéticos “derechos humanos”. Aun así centenares de las llamadas organizaciones no gubernamentales, ponían al frente a mujeres como una especie de certificado de “calidad”, cuando estas organizaciones eran las organizadoras de las “revueltas de colores”, creadas, impulsadas, y financiadas, desde los servicios secretos de los centros imperialistas, (Ucrania, Birmania,... y recientemente Siria para argumentar como “progresista” por la participación de las mujeres en las milicias del YPG, la creación de un Kurdistán sirio siguiendo las instrucciones del imperialismo euronorteamericano e israelí). El último papel jugado lamentablemente por mujeres, ha sido la llamada “caravana por la paz en Nicaragua”, que se está paseando por Europa con la tarea de blanquear el intento de golpe de Estado en Nicaragua.

Los nombres de activistas, periodistas, estudiantes, etc. que disponen de grandes espacios inmerecidos en todos los medios de comunicación abonan y justifican las intervenciones cívico-militares en todo el mundo. Personajes como Noura Ghazi Safadi –coautora de la campaña de internet junto con Bassel Khartabil de la “Syrian Revolution” en 2011-, financiada por los servicios secretos euronorteamericanos, han tenido cabida y amplia difusión dentro de los medios de la llamada izquierda.

Aun así, personajes tan oscuros como Leila Nachawati que Euskal Herria Socialista, el 10 de octubre de 2016 la denominaba “La Perra de Soros en España” a raíz de sus publicaciones y explicando que esta co-fundadora de “Syria Untold”, web agregada a Open Democracy, una "plataforma global de medios independientes" con sede en Inglaterra que recibe financiación del poder económico occidental a través de diversas agencias, fondos, fundaciones, etc., como la Open Society Foundation de Georges Soros, Rokefeller Brothers Fund, Ford Foundation o la National Endowment Democracy (NED). Bien pués Leila Nachawati parece ser la niña de los ojos de cierta izquierda, puesto que es la invitada de honor tanto en la Escuela de Verano de la CUP, como estos próximos días en las actividades de la semana de solidaridad con Siria organizadas por el Ayuntamiento de Barcelona. A su lado otra joya de la propaganda a favor de las intervenciones militares imperialistas, del Ejèrcito Libre Sirio, las PYD o el ISIS: Nour Salameh como se puede ver reflejado en el artículo de IEMED (*). Sólo hay que buscar sus escritos en internet para apreciar el veneno que destilan sus artículos hacia los pueblos que intentan resistir la ofensiva imperialista.

Del mismo modo, la nicaragüense Jessica Cisneros, dirigente de un fantasmagórico “Movimiento Cívico de Juventudes” y Yerling Aguilera del “Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas” (**) ampliamente conocido por recibir financiación de la Fundación Nacional por la Democracia (NED) -órgano ligado al Departamento de Estado norteamericano- del cual, que se tenga constancia pública, recibió del 2015 al 2017 un total de 224.162 dólares para organizar actividades paralelas al intento de golpe de Estado de junio de 2018. Estas dos mujeres, amparadas, invitadas y homenajeadas por un ancho sector del movimiento feminista de Barcelona, el Parlamento de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona, se pasean haciendo de portavoces del imperialismo norteamericano y de la COSEP (gran patronal nicaragüense) e incluso “intercambiando puntos de vista” con parlamentarios de la CUP.

Hace falta pues discernir el grano de la paja, no por el hecho de ser mujer, no por el atributo de género, se es consecuentemente progresista o revolucionario. Esto viene determinado por la posición que se toma y la actuación que se lleva a cabo en el espacio de la lucha de clases, tanto a nivel interno como internacional. En el caso contrario, se abandona el necesario internacionalismo –el proletario- y se cambia por un cosmopolitismo sectorial a mayor gloria del capital.



Josep Cónsola
noviembre de 2018




(*)
MAX BLUMENTHAL, publicó recientemente un amplio reportaje donde destapa el plan de financiamiento del organismo National Endowment for Democracy (NED), para ejecutar el golpe de Estado en Nicaragua, a través del Movimiento Estudiantil 19 de Abril (M-19), el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas ( IEEPP ) y la llamada Alianza Cívica por la Democracia.

Hagamos Democracia , o Let’s Make Democracy, es el mayor receptor de fondos NED, cosechando más de $ 525,000 en subvenciones desde 2014. El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas ( IEEPP ) de Managua, recibió al menos $ 260,000 del NED desde 2014. Las subvenciones se destinaron para apoyar el trabajo del IEEPP en la capacitación de activistas para “fomentar el debate y generar información sobre seguridad y violencia.

Tan pronto como se iniciaron las violentas protestas contra Ortega, el director de IEEPP, sacó a la luz su agenda. Ex líder global del Young World Forum educado en Yale y Harvard, fue elogiado por La Prensa por “sudar, sangrar y llorar junto a los jóvenes estudiantes que han encabezado las protestas en Nicaragua que continúan desde abril hasta finales de mayo”.


http://redroja.net/index.php/noticias-red-roja/opinion/5070-el-feminismo-reaccionario-arma-de-propaganda-imperialista?fbclid=IwAR3Lz7XmOAunWHTyh7o-pM9Ef-uz3DdD-2c7kqzqmcYcKNCRCwnEFxz6byA


------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
Marx: “Nuestra tarea es la crítica despiadada, y mucho más contra aparentes amigos que contra enemigos abiertos“.
SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
Obligatorio leerse las reglas del foro
http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm

https://lamayoria.online/
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Vie Mar 08, 2019 3:17 am

Comparto análisis hecho por una camarada.


Para este 8M, el feminismo propone “El bombachazo” como una de las manifestaciones contra el “patriarcado”. A su vez, lanzan un manifiesto (puede encontrarse en la página "ni una menos ")(*) con el cual pretenden ideologizar a las mayorías… Estos tipos de eventos, acciones organizados por colectivos- organizaciones “transversales” (como así se catalogan) que se han ido dando una imagen de ser “revolucionarios” no son más que lo contrario, no solo desde lo cultural sino que también desde lo estructural. Son movimientos que hoy día resurgen de manera paralela en la medida que el capitalismo profundiza su descomposición y que va necesitando de este tipo de consignas y de objetos de consumo para su reorganización…
Si hacemos un breve repaso del papel que la lucha por los derechos de la mujer desempeño en las sociedades, nos encontramos que desde los inicios del movimiento comunista mundial se lo comprendía desde una mirada marxista auténtica, desde la cual no se entiende a la mujer como separada de su clase social (ni tampoco del resto que componen esta), se planteaba la lucha de la mujer como parte indivisible de la lucha de clases y de la lucha por el poder político. En una de las fotos expuestas aquí arriba muestra como una huelga de mujeres trabajadoras (en la cual ni se pensaba en discriminar a hombres y niños) fue fundamental para que se lograra el cambio de régimen con la salida del zar Nicolás II en lo que se conoce como “Revolución de Febrero”.
En ese sentido, la familia obrera en su totalidad, conformaba el núcleo social desde el cual se podía pensar en un cambio paradigmático en el que las mayorías sociales pasaran a tomar las riendas de su propio destino. De esta manera se planteaba la cuestión en el texto de Clara Zetkin denominado “Directrices para el movimiento comunista femenino” el cuál estaba dirigido para el II Congreso de la Tercera Internacional (comunista), celebrado en 1920:

“necesidad de dar consciencia de clase a las grandes masas de mujeres proletarias, de educarlas en los ideales comunistas, de convertirlas en compañeras de lucha y en seguras y decididas colaboradoras hacia el comunismo. (…)

Para que la mujer llegue a obtener la plena equiparación social con el hombre -de hecho y no sólo en los textos de leyes y sobre el papel- para que pueda conquistar como el hombre la libertad de movimiento y de acción para todo el género humano. existen dos condiciones indispensables: la abolición de la propiedad privada de los medios de producción y su sustitución por la propiedad social, y la inserción de la actividad de la mujer en la producción de bienes sociales dentro de un sistema en el que no existan ni la explotación ni la opresión.”

En contraste, vemos a los eventos actuales de los movimientos posmodernos (entre ellos claramente, el feminismo), y notamos la diferencia entre un planteo basado en el materialismo histórico el cuál afirma la necesidad de la inserción plena de la mujer en el ámbito productivo, y no menos importante, la abolición de la propiedad privada de los medios fundamentales de producción. Por otro lado, los planteos contemporáneos que imaginan una revolución basada en la destrucción de la familia, en el odio hacia género-sexo determinado donde como solución proponen la “deconstrucción”, en métodos de lucha reaccionarios y absurdos (tal como la foto del evento del “bombachazo”), la división de la población, el cambio del lenguaje y otros planteos acientíficos…

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico 53712779_10214269484191224_2007082691807150080_n.jpg?_nc_cat=102&_nc_ht=scontent.faep13-1
Arabista
Arabista
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 172
Reputación : 185
Fecha de inscripción : 30/05/2018
Localización : Emirato de Granada

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Arabista el Lun Abr 01, 2019 7:30 pm

Nancy Giampaolo: Ahora se impone revisar esto del "patriarcado" que es, en rigor de verdad, una forma arcaica de organización social en la que las minas no votaban, no heredaban, no laburaban, etc. Por lo tanto, hay que entender que, cuando el feminismo de género o hegemónico habla de patriarcado, en realidad, está hablando de machismo (que sí sigue existiendo, y que por supuesto que está mal) pero han preferido usar una palabra grandilocuente -y falaz si la tomamos por lo que realmente significa-. ¿Qué pensás de esto? ¿Se te ocurre alguna explicación? De nuevo estamos ante una suerte de intervención sobre el lenguaje, como la generación de jerga y esa clase de iniciativas de corte meramente dialéctico que, en la acción, no tienen la misma envergadura...

1. El patriarcado no es una forma de organización. Es una consecuencia de las distintas superestructuras que se han dado desde la abolición del matriarcado allá por el comunismo primitivo. El patriarcado ha sobrevivido desde la prehistoria hasta el día de hoy.
2. El patriarcado no tiene absolutamente nada que ver con votar, heredar, trabajar entre otros ejemplos totalmente sesgados e irrelevantes de la señora Giampolo.

A. Kolontai en Tesis sobre la moral comunista en el ámbito de las relaciones conyugales escribió:

Cada época histórica (y por lo tanto económica) en el desarrollo de la sociedad tiene su propio ideal de matrimonio y su propia moral sexual. Bajo el sistema tribal, con sus lazos de parentesco, la moral era diferente a la que se desarrolló con el establecimiento de la propiedad privada y del gobierno del marido y el padre (el patriarcado). Los diferentes sistemas económicos tienen diferentes códigos morales. No sólo cada etapa del desarrollo de la sociedad, sino cada clase tiene su correspondiente moral sexual (basta con comparar la moral de la clase terrateniente feudal y de la burguesía en una misma época para ver que esto es cierto). Cuanto más firmemente se establecen los principios de la propiedad privada, más estricto es el código moral. La importancia de la virginidad antes del matrimonio legal nació del principio de la propiedad privada y la renuencia de los hombres a pagar por los hijos de otros.

La hipocresía (la observancia externa del decoro y la práctica actual de la depravación) y el doble código (un código de conducta para el hombre y otro para la mujer) son los dos pilares de la moral burguesa. La moral comunista debe, ante todo, rechazar resueltamente toda la hipocresía heredada de la sociedad burguesa en las relaciones entre los sexos, y rechazar el doble estándar de moralidad.

Fuente: https://www.marxists.org/espanol/kollontai/1921/002.htm

F. Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado escribió:Las cosas
cambiaron con la familia patriarcal y aún más con la familia individual monogámica. El
gobierno del hogar perdió su carácter social. La sociedad ya no tuvo nada que ver con ello.
El gobierno del hogar se transformó en servicio privado; la mujer se convirtió en la criada
principal, sin tomar ya parte en la producción social. Sólo la gran industria de nuestros días
le ha abierto de nuevo —aunque sólo a la proletaria— el camino de la producción social.
Pero esto se ha hecho de tal suerte, que si la mujer cumple con sus deberes en el servicio
privado de la familia, queda excluida del trabajo social y no puede ganar nada; y si quiere
tomar parte en la gran industria social y ganar por su cuenta, le es imposible cumplir con
los deberes de la familia

Fuente: https://www.marxists.org/espanol/m-e/1880s/origen/el_origen_de_la_familia.pdf

3. Cuando K. Marx, F. Engels y N. Lenin se refieren a patriarcado, definen de forma abierta y premonitoria el término machismo como vendría a explicar en este hilo. El machismo es una de las consecuencias y fundamento del patriarcado.

Romina Rocha escribió: El patriarcado al que tanto quieren "tirar abajo" es básicamente la forma de organizarnos que nos permitió sobrevivir como especie a lo largo de todo nuestro desarrollo. Los hombres, por ser más fuertes, salían de las cuevas a cazar para proveer a la familia de alimentos y la protegían de los peligros que, históricamente, tuvimos que afrontar en estado de naturaleza.

A lo que F. Engels responde:

F. Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado escribió:El derrocamiento del derecho materno fue la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo. El hombre empuñó también las riendas en la casa; la mujer se vio degradada, convertida en la servidora, en la esclava de la lujuria del hombre, en un
simple instrumento de reproducción
. Esta baja condición de la mujer, que se manifiesta
sobre todo entre los griegos de los tiempos heroicos, y más aún en los de los tiempos
clásicos, ha sido gradualmente retocada, disimulada y, en ciertos sitios, hasta revestida de
formas más suaves, pero no, ni mucho menos, abolida.
El primer efecto del poder exclusivo de los hombres, desde el punto y hora en que
se fundó, lo observamos en la forma intermedia de la familia patriarcal, que surgió en aquel
momento. Lo que caracteriza, sobre todo, a esta familia no es la poligamia, de la cual
hablaremos luego, sino la «organización de cierto número de individuos, libres y no libres, en una familia
sometida al poder paterno del jefe de ésta
. En la forma semítica, ese jefe de familia vive en
plena poligamia, los esclavos tienen una mujer e hijos, y el objetivo de la organización
entera es cuidar del ganado en un área determinada».

Los rasgos esenciales son la incorporación de los esclavos y la potestad paterna; por eso, la familia romana es el tipo perfecto de esta forma de familia. En su origen, la palabra familia no significa el ideal, mezcla de sentimentalismos y de disensiones domésticas, del filisteo de nuestra época; al principio, entre los romanos, ni siquiera se aplica a la pareja
conyugal y a sus hijos, sino tan sólo a los esclavos.

Fuente: ídem.

Nancy:Después de todo, reconocer que los que históricamente han muerto por millones en las guerras siempre fueron mayoritariamente los hombres, sería un acto enaltecedor, lo mismo que reivindicar los enormes logros científicos que los varones desarrollaron a lo largo del tiempo en beneficio de las mujeres, entre tantas otras cosas que se cargaron al hombro y de las que hoy nosotras, afortunadamente, nos podemos servir a gusto.

¿Y cómo cree esta mujer que la mujer se haya podido dedicar al estudio si estaba recluida a los designios del varón, tanto el padre que la custodiaba hasta casarla y el otro varón, su marido, le sometía al cuidado obligatorio del hogar y la prole? Algunas burguesas podían estudiar solo para enaltecimiento de la grandeza de su familia y muy pocas han desempeñado funciones realmente relevantes para la ciencia y la humanidad hasta el desarrollo medio del capitalismo y el empoderamiento que dieron ciertas circunstancias históricas a la mujer, como la Revolución Francesa o la Soviética.

Por otra parte, cabe destacar la importante labor de las mujeres en aspectos militares de retaguardia, como la fabricación de armas, munición, artillería, uniformes, hasta transportes de suministros. En la Segunda Guerra Mundial, muchas mujeres soviéticas demostraron ser incluso hasta más eficaces en algunos campos que los hombres, como aviación, ejecuciones a larga distancia -especialmente divisiones de francotiradoras, respetando la memoria de grandes francotiradores como Zaitsev-. Las mujeres, a diferencia de lo que alguna obtusa no solo se quedaban en casa porque "ah, son mujeres, no van al frente", sino porque muchas veces, estas eran las custodias de la propiedad familiar, ya sean obreros con pocos recursos o bien pequeñoburgueses o burgueses de pleno.



Romina Rocha: Además, hay algo que no se discute directamente desde estos postulados posmodernos pero que se sugiere permanentemente a través de la imposición de los "nuevos modelos" de familia, en los cuales los roles son invertidos y las estructuras naturales se exponen como algo malo que debemos combatir. Y este punto es crucial, porque es la familia la clave y el objetivo que los intereses corporativos a nivel mundial quieren destruir. ¿Por qué? Porque la base fundacional de nuestras sociedades y sus avances a lo largo de la historia es justamente la familia en la que la división de tareas, originada allá en la caverna por necesidad de supervivencia y luego esquematizada para evolucionar, motivo por el cual ahora los capitales financieros a nivel mundial están trabajando fuertemente para destruirla

Ya no solo es por conspiración los grandes capitales y entidades financieras las que quieren acabar con el modelo de familia establecido, sino que es el propio marxismo-leninismo el que quiere acabar con la familia individual que estas mujeres tan ufanamente se aferran y defienden hasta como necesario -con insinuaciones infundadas a la dialéctica y al darwinismo social vacuo y fútil-:


F. Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado escribió: El hombre es en la familia el
burgués; la mujer representa en ella al proletario. Pero en el mundo industrial el carácter
específico de la opresión económica que pesa sobre el proletariado no se manifiesta en todo
su rigor sino una vez suprimidos todos los privilegios legales de la clase de los capitalistas
y jurídicamente establecida la plena igualdad de las dos clases

Fuente: ídem.

Los profetas y advenedizos de que la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres ya no tiene sentido, que el capitalismo ha avanzado a tal punto que las mujeres son iguales que el hombre, o bien que ambos están explotados de la misma manera y que es absurdo hablar de feminismos en los tiempos corren, se pueden dar un canto en los dientes cuando el propio N. Lenin exclama:

N. Lenin en El poder soviético y la posición mujer escribió:La democracia burguesa promete de palabra la libertad y la igualdad. Pero en la práctica ni una sola república burguesa, ni la más avanzada, ha otorgado a la mujer (la mitad del género humano) plena igualdad de derechos con los hombres, ante la ley, ni ha liberado a la mujer de la dependencia y opresión de los hombres.

[...]

Pregúntenles:

- ¿Existe igualdad entre un sexo y otro?

- ¿Entre una nación y otra nación?

- ¿Entre una clase y otra clase?

- ¿Libertad de qué yugo o del yugo de qué clase? ¿Libertad para qué clase?

Aquel que hable de política, de democracia y libertad, de igualdad, de socialismo, sin plantear estas cuestiones, sin darles prioridad, que no luche contra su ocultamiento, encubrimiento y disimulo, es el peor enemigo de los trabajadores, un lobo con piel de oveja, feroz adversario de los obreros y los campesinos, un lacayo de los terratenientes, de los zares y los capitalistas.

¡Libertad e igualdad para el sexo oprimido!

¡Libertad e igualdad para los obreros y para los campesinos trabajadores!

¡Lucha contra los opresores, lucha contra los capitalistas, contra los kulaks especuladores!

Esa es nuestra consigna de lucha, esa es nuestra verdad proletaria, la verdad de la lucha contra el capital, la verdad que lanzamos a la cara del mundo del capital, con sus melosas, hipócritas y pomposas frases sobre libertad e igualdad en general, sobre libertad e igualdad para todos.

La democracia burguesa es la democracia de las frases pomposas, de las palabras solemnes, de las promesas liberales, de las consignas grandilocuentes sobre libertad e igualdad, pero en la práctica, todo esto oculta la falta de libertad y la desigualdad de la mujer, la falta de libertad y la desigualdad de los trabajadores y explotados.

Y sin embargo, busca resolver el problema de la cuestión femenina y hacer un análisis medianamente serio sin atacar a la raíz del problema, que es el capitalismo. El capitalismo no me molesta, pero la culpa la tienen élites judeo-masónicas (un derechista te añadiría "marxista"). Qué contradicción más linda.

Si vivimos en el feudalismo, para qué renegaron los burgueses de él, si vivían en él. ¡Oh, qué estupidos! Y más aún los comunistas. ¿Para qué renegar del sistema capitalista por modelos evolucionados que tiendan al socialismo-comunismo? Si total, vivimos en el capitalismo -como dando a entender que no tiene arreglo, de sufrimiento perpetuo-.

Y es más que curioso que unos de los baluartes del marxismo-leninismo fue, entre todas las luchas para mejorar las condiciones de la clase trabajadora, la lucha por los derechos de la mujer y la igualdad entre ambos sexos. Algunos -en su inmensa mayoría hombres y autoproclamadas simpatizantes o conformistas del capitalismo como las citadas- quieren repetir de forma empecinada, falaz y anti-feminista que incluir el feminismo en la lucha obrera es un lastre, innecesario y hasta contraproducente, mientras estas luchas casan perfectamente y se pueden trabajar en ella de forma totalmente armoniosa. Lo demostró N. Lenin, que no tuvo que gobernar un páis como España o Argentina, sino los resquicios del Imperio Ruso, una guerra civil, los desastres de la Primera Guerra Mundial y la reconstrucción de su país; y con todo esto, N. Lenin jamás abandonó la posición primer-planista del feminismo y la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres junto a otros factores elementales, como el desarrollo de la economía o educar a los campesinos analfabetos o dar las herramientas y el descanso requerido a los obreros cosmopolitas.

Por supuesto, si Lenin no fuese un ente histórico como el que es, le hubiesen llamado también posmoderno. Y más aún si hablamos de F. Engels o K. Marx. Si un intelectual publicase bajo su autoría El origen de la familia en los tiempos que corren le acusarían de posmoderno, constructivista, amante de la pedofilia y cualquier cosa que se nos ocurra. Si bien el revisionismo era la tónica general a la hora de criticar todo aquello que discrepa de una visión concreta del marxismo, ahora, en entente con la derecha reaccionaria, tradicionalista, católica y neoliberal, la izquierda busca a gurús del conocimiento que sostengan sus puntos de vistas, lo revisten de verborrea marxista y te dicen que esto es lo más lógico, lo más "marxista". Son personas simples que quieren soluciones simples para su simple mente. Son personas que prefieren educarse en YouTube, darse golpes en el pecho estableciéndose como la vanguardia del proletariado y ni siquiera ha consultado bibliografía del marxismo-leninismo.[/b]

Y todo esto es igualmente respuesta a ese texto penúltimo que me antecede.
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Lun Abr 01, 2019 11:49 pm

Si el patriarcado es la consecuencia de las distintas superestructuras dadas por el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas (que son las que determinan las relaciones sociales de producción) entonces no es erróneo definir al patriarcado (parte de la superestructura) como un elemento (entre otros tantos) que incide en las formas en que una sociedad se organiza. El error constante es disociar a la mujer como sujeto de clase, separar de manera mecánica la familia patriarcal del modo de producción y suponerlos como dos realidades distintas. Es decir, se centran en un análisis puramente de "género", construyendo dialécticamente la dicótoma entre hombres y mujeres proletarias, reduciendo el margen analítico a una cuestión de sexos, desentendiéndose del sistema imperante que determina las relaciones sociales de producción, o la vinculación entre familia y modo de producción.

“Teorizar” sobre la existencia de “clases sexuales” no sólo es teóricamente equivocado, sino que sus consecuencias políticas son absolutamente reaccionarias: divide y confronta a las masas oprimidas en función del género dificultando la lucha por el socialismo. Esto es un crimen para el movimiento y es muy conveniente para una clase dominante (formada por hombres y mujeres) que está interesada en mantener a la familia tradicional (para explotar y oprimir a hombres y mujeres de la clase trabajadora). La familia monogámica y patriarcal no podrá ser desmontada sin liquidar la opresión de clase, lo que significa acabar con la última expresión de ésta: el capitalismo

Por supuesto que Lenin no se equivoca al plantear que "En ninguna república burguesa, ni la más avanzada, ha otorgado a la mujer plena igualdad de derechos con los hombres", pero al mismo tiempo, brinda una respuesta categórica a dicha problemática "Esa es nuestra consigna de lucha, esa es nuestra verdad proletaria, la verdad de la lucha contra el capital, la verdad que lanzamos a la cara del mundo del capital, con sus melosas, hipócritas y pomposas frases sobre libertad e igualdad en general, sobre libertad e igualdad para todos".

El feminismo no es revolucionario, las orgas feministas pequeñoburguesas nada tienen que ver con el movimiento comunista femenino, tal cual se refleja en la lectura que deje mas arriba, "la lucha por los derechos de la mujer se lo comprende desde una mirada marxista auténtica, desde la cual no se entiende a la mujer como separada de su clase social (ni tampoco del resto que componen esta), se planteaba la lucha de la mujer como parte indivisible de la lucha de clases y de la lucha por el poder político". El carácter de clase en toda lucha es fundamental. Por supuesto que ningún marxista debe ser dogmático, sino no seria marxista. Pero tampoco ser torpes, hacer seguidismo ciego de movimientos pequeñoburgueses y muchos menos tergiversar a cuadros del comunismo para hacerlos encajar ideológicamente con estos sectores aburguesados que le son funcionales al capital.

Saludos ...
Arabista
Arabista
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 172
Reputación : 185
Fecha de inscripción : 30/05/2018
Localización : Emirato de Granada

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Arabista el Mar Abr 02, 2019 3:45 am

La dicotomía entre hombres y mujeres en aspectos como la familia y el matrimonio es algo que F. Engels remarcaría y más que negarlo para llegar a consensos erroneos, es algo visible y que el movimiento obrero debe erradicar en la persecusión por la igualdad entre ambos sexos.

F. Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado escribió:Sin embargo, en el marco de este desmembramiento de la sociedad basada en los
lazos de parentesco, la productividad del trabajo aumenta sin cesar, y con ella se desarrollan
la propiedad privada y el cambio, la diferencia de fortuna, la posibilidad de emplear fuerza
de trabajo ajena y, con ello, la base de los antagonismos de clase: los nuevos elementos
sociales, que en el transcurso de generaciones tratan de adaptar el viejo régimen social a las
nuevas condiciones hasta que, por fin, la incompatibilidad entre uno y otras no lleva a una
revolución completa. La sociedad antigua, basada en las uniones gentilicias, salta al aire a
consecuencia del choque de las clases sociales recién formadas; y su lugar lo ocupa una
sociedad organizada en Estado y cuyas unidades inferiores no son ya gentilicias, sino
unidades territoriales; se trata de una sociedad en la que el régimen familiar está
completamente sometido a las relaciones de propiedad y en la que se desarrollan libremente
las contradicciones de clase y la lucha de clases, que constituyen el contenido de toda la
historia escrita hasta nuestros días.


Fuente: ídem

Realmente cuestiones como la igualdad entre los sexos o la colectivización de ls granjas durante la Revolución Bolchevique han estado equiparadas como objetivos fundamentales y ninguno ha sido más que otro o ha dificultado el desarrollo de otro. Por supuesto, todo esto englobado dentro de una idea de partido obrero emancipador y globalizador de todos los intereses de la clase trabajadora. Porque como diría Lenin, no hubiese sido posible ninguna revolución -ni la será- si no es gracias a las mujeres unidas al partido obrero y campesino.

Como en todos los aspectos de la vida, hay personas que se centran en sus intereses individuales dentro de los distintos colectivos. Hay mujeres interesadas en avanzar hacia la igualdad entre los sexos dentro de un marco neoliberal; hay homosexuales que adoran la propiedad privada y la estructuración del capital privado y sus intereses reivindicativos están enfocados a conseguir derechos como el matrimonio o la adopción. Empero, que haya personas que se centren en reivindicaciones individuales no significa que el partido de la clase trabajadora no pueda incluir junto a otras medidas, medidas realmente feministas.

Estoy totalmente de acuerdo. El hombre y la mujer por su condición sexual no forman una clase per se, pero como bien analizaría F. Engels, existe una dialéctica innegable entre el hombre y la mujer en el sistema patriarcal donde la mujer es doblemente explotada, tanto por la burguesía como por la automática carga de la familia y los quehaceres hogareños que no la dejan desarrollarse en pos de criar a la prole.

Hay muchas formas de luchar contra el capitalismo y todas han estado englobadas en su contexto, según la sociedad y sus gentes. El primer gran intento fue el modelo bolchevique que en su contexto y circunstancias desarrollaron una revolución concreta, con unas reivindicaciones concretas y con un modelo concreto que fue mutando con el tiempo y murió dentro del mismo partido del que se formó. Recapitulando a Lenin, las cuatro preguntas fundamentales son:

Pregúntenles:

- ¿Existe igualdad entre un sexo y otro?

- ¿Entre una nación y otra nación?

- ¿Entre una clase y otra clase?

- ¿Libertad de qué yugo o del yugo de qué clase? ¿Libertad para qué clase?

Aquel que hable de política, de democracia y libertad, de igualdad, de socialismo, sin plantear estas cuestiones, sin darles prioridad, que no luche contra su ocultamiento, encubrimiento y disimulo, es el peor enemigo de los trabajadores, un lobo con piel de oveja, feroz adversario de los obreros y los campesinos, un lacayo de los terratenientes, de los zares y los capitalistas.


Por tanto, la pregunta sobre ambos sexos se engloba como algo fundamental que jamás ha negado ninguna de las otras reivindicaciones y que se debe incluir forzosamente en todo análisis marxista-leninista a la hora de evaluar entidades como "política", "democracia", "libertad", "igualdad" o el socialismo.

Se puede luchar paralelamente como bien nos demostraron los bolcheviques por llevar a los barrios obreros la palabra de Marx y Lenin y también se puede educar en cuestiones elementales como ayudar a tu esposa/madre en las tareas domésticas, que si bien no se duda que algunos de este foro sean copartícipes, hay una clara tendencia estadística a relegar las tareas domésticas exclusivamente a las mujeres u otros miembros femeninos de la saga.

El feminismo ni es unitario ni obedece a intereses concretos, sino que es heterogeneo y mama de muchas corrientes filosóficas y/o económicas. El feminismo como entidad esencial obedece a los más nobles intereses del marxismo-leninismo, que es la igualdad entre hombres y mujeres. Podemos debatir sobre la existencia de un feminismo hegemónico o no; podemos hablar sobre las distintas denominaciones que recibe el feminismo y en qué se basan, pero esto es irrelevante si analizamos al feminismo en su contemporaneidad sin analizar su evolución histórica y sin entender que este movimiento se ha fragmentado y es baluarte de muchas caras.

El feminismo puede ser pequeñoburgués, burgués, elitista, liberal de pleno, populista, FEMEN y un sinfín de partículas individuales que giran en torno a sí mismas y por interés determinados.

Lo que yo planteo es un feminismo genuinamente marxista, desprovisto de su críticas echas por autoras como Kolontái o Luxemburgo al feminismo propiamente burgués, cuyas tesis comparto. El partido comunista y la clase trabajadora en su vanguardia no puede apoyar movimientos de mujeres que solo quieren igualarse a sus congéneros masculinos para explotar de la misma forma a la clase trabajadora, sino un femeninismo, como repito de forma redundante, original, incluido de pleno en las reivindicaciones de la clase trabajadora como haría N. Lenin. Este planteamiento ya sería desarrollado por otros compañeros comunistas que han llamado a este feminismo "de clase" o "marxista" en contraposición del feminismo burgués que solo busca intereses determinados sin atacar a la raíz del problema relevante a la cuestión femenina.

Este feminismo de clase o marxista, es la alternativa de los comunistas para resolver los principales problemas de la cuestión femenina desde una óptica plenamente marxista y sin hacer seguidismo de una derecha tradicional, católica y moralista que está empapando con su hedor un análisis justo y de clase para la cuestión femenina, muchas veces, ya no queriendo desmontar intereses burgueses en movimientos feministas burgueses, sino convertirse en reacción para la emancipación de la mujer.

De hecho, los grandes propagandistas del anti-feminismo en las redes sociales, son, de forma casual o no, los grandes baluartes del anti-comunismo y el neoliberalismo:

J. Dobbs



2. Un hombre blanco hetero (comparando el nazismo con comunismo)

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Captur10



3. Joan Planas

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Captur11

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Captur12

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Captur13
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Mar Abr 02, 2019 7:02 am

El problema es la abstracción que se hace cuando se plantean conceptos como "igualdad" dentro una estructura social de clases oprimidas, devenida del sistema de producción imperante. Si hablamos de un sistema donde existen clases sociales, entendemos también que existen explotados y explotadores. Una clase dominante compuesta de mujeres y hombres, que somete a una clase oprimida, compuesta de mujeres y hombres, naturalmente. El feminismo no discute al sistema dominante, no busca atacar los cimientos sobre los cuales se constituye la superestructura, que es la que determina las relaciones sociales de producción y de familia, por ende, el modo en que se comprenden los roles de género dentro de una sociedad. El feminismo aborda la cuestión de la mujer de manera abstracta, por eso toma como punto de partida la opresión del hombre proletario sobre la mujer como eje central del análisis, y no al sistema propio capitalista. El análisis de clase (marxista) permite llegar a la raíz de la problemática, y canalizar la lucha desde un enfoque verdaderamente revolucionario.

Por otra parte se argumenta que debemos posicionarnos en favor del feminismo, por el hecho que ésta corriente de pensamiento es atacada por sectores conservadores. Podría argumentar también que "la revolución feminista", es propiciada por sectores ultra-conservadores.

En Argentina, por ejemplo, medios de comunicación de derecha, tienen secciones sobre feminismo.

Clarín: https://www.clarin.com/tema/feminismo.html

La Nacion: https://www.lanacion.com.ar/tema/feminismo-tid63766

Infobae: https://www.infobae.com/tag/feminismo/

Perfil: https://www.perfil.com/tags/Feminismo

Mismos medios que atacan toda política progresista, serviles a los intereses de la oligarquía, pero interesados en propagar al feminismo "la igualdad" de la mujer con el hombre. ¿Raro, no? ... Y decir que dejo de lado el financiamiento de muchas ONG feministas.

Se pueden apoyar ciertas reivindicaciones que afectan a la mujer en particular, pero sepamos discernir y remarcar los limites ideológicos que nos separan de estas orgas pequeñoburguesas, y no adoptar como propias a estas corrientes de pensamiento que son ajenas al marxismo, por no decir contrarias. Y dejo en claro que no hablo desde una postura dogmática y purista, sino en pos de no abandonar el materialismo histórico como herramienta tan importante de análisis teórico-practico.
Arabista
Arabista
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 172
Reputación : 185
Fecha de inscripción : 30/05/2018
Localización : Emirato de Granada

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Arabista el Miér Abr 03, 2019 1:53 pm

Hay muchas aspectos dentro del marxismo primitivo y futuras ramificaciones como el marxismo-leninismo o el comunismo consejista que muchas veces han basado sus tesis a posteriori o in evolutionis. Es decir, se hablaban de muchos conceptos teórico-prácticos como a desarrollar según aspectos específicos en una sociedad y a unas necesidades específicas. Por ejemplo, en todas las teorizaciones de K. Marx o F. Engels, lo que K. Marx y su compañero no pudieron ver es cómo la revolución no se dio en el occidente industrializado sino en el oriente subdesarrollado, cuasi-feudal y centrada en señores feudales como en el Imperio Ruso y luego en otros países asiáticos.

Todos, dentro de una asimilación más o menos fundada del marxismo podemos declarar unánimemente que una de las tesis fundamentales del marxismo es el materialismo dialéctico ejemplificado como máxima en la lucha de clases como motor histórico. Nadie lo puede negar. Ahora bien, eso, como repito, no es irrelevante a otra problemática de fondo que afecta a un sexo, que es el patriarcado. Cuando yo, y otros compañeros tanto dentro como fuera de Foro Comunista de un feminismo marxista o de clase no estamos abogando por simplemente dar apoyo a movimientos feministas sino estructurar dentro del partido de la clase trabajadora la cuestión femenina entre sus principales consignas como lo harían en los albores del socialismo científico y los bolcheviques dando un verdadero y eficaz representación a las ideas marxistas-leninistas en la lucha contemporánea. No se trata de defender proclamas individuales en contextos individuales con motivos electoralistas o con estrategias "atrapalotodistas" como el progresismo español representado en Unidas Podemos que para alzarse con el poder parlamentario, debe conformar una amalgama de minorías no necesariamente interconectadas entre sí y con interés, muchas individuales, desde la legalización del cannabis, pasando por un referendo en Cataluña, el animalismo o las energías renovables. Es el carácter heterogéneo de toda confluencia política.

Yo entiendo -basándome en razones históricas y lo que puedo ver en la calle y en las organizaciones- es que el feminismo es muy diverso y puede obedecer de distinta índole. El feminismo que muchas veces se crítica desde medios de derecha alternativa, reaccionario y católica y que muchas veces se critica también en este foro y se le da el envoltorio de la representación absoluta del feminismo es el feminismo burgués que solo obedece a la inclusión de la mujer como patrona explotadora y acumuladora de capital. También hay otras denominaciones que se acercan bastante al concepto marxista de solución al problema del capital. En España, integrados dentro de Izquierda Unida, está el Partido Feminista de España que proclama lo siguiente:

Partido Feminista de España escribió:El feminismo marxista es una corriente de la teoría feminista que defiende la abolición del capitalismo y la implantación del socialismo como forma de liberación de las mujeres, partiendo de que el sistema capitalista conlleva la opresión de las mujeres, materializada en desigualdad económica, confusión política, moral burguesa y relacionales sociales insalubles.

Fuente: http://partidofeminista.es/feminismo-marxista/

Partido del cual en aspectos con el que no estoy de acuerdo en aspectos como que la mujer de por sí representa una clase social independiente al hombre, pero que en una definición generalista atina con la clase de feminismo que yo creo que se debe desarrollar dentro de la vanguardia del proletariado, como el análisis de la cuestión femenina dentro de la teoría marxista, confiriéndole, primeramente una definición genuina de feminismo, y segundamente, íntegrando este feminismo dentro de la lucha proletaria.

Totalmente errónea la suposición de que se deba defender o fomentar un feminismo dentro del marxismo en base a que haya críticos liberales para ello. Lo que yo digo es lo siguiente:

Yo escribió:Este feminismo de clase o marxista, es la alternativa de los comunistas para resolver los principales problemas de la cuestión femenina desde una óptica plenamente marxista y sin hacer seguidismo de una derecha tradicional, católica y moralista que está empapando con su hedor un análisis justo y de clase para la cuestión femenina, muchas veces, ya no queriendo desmontar intereses burgueses en movimientos feministas burgueses, sino convertirse en reacción para la emancipación de la mujer.

De hecho, los grandes propagandistas del anti-feminismo en las redes sociales, son, de forma casual o no, los grandes baluartes del anti-comunismo y el neoliberalismo.

Sino que la izquierda, dentro su incapacidad para conectar con la clase trabajadora y abordar la cuestión femenina debe abandonar el seguidismo a las tesis neoliberales y reaccionarias que solo van a dar más votos y más apoyo de la clase trabajadora a partidos neoliberales y reaccionarios como Vox en España y el PLA en Austria y desarrollar dentro de su teoría y práctica tesis sobre la cuestión femenina.

Clara Zetkin citando a N. Lenin escribió:“Y las soportan porque quieren que los Soviets salgan adelante, porque quieren la libertad, el comunismo. Sí; nuestras proletarias son unas magníficas luchadoras de clase. Merecen que se las admire y se las quiera. Por lo demás, hay que reconocer que también las damas de la “democracia constitucional” demostraron en Petrogrado mucha más valentía contra nosotros que los hombrecillos terratenientes. Eso es verdad. En el partido, tenemos camaradas de confianza, inteligentes e incansables para la acción. Con ellas, hemos podido cubrir no pocos puestos importantes en los Soviets y Comités ejecutivos, en los comisariados del pueblo y en las oficinas públicas. Algunas trabajan día y noche en el partido o entre las masas de los proletarios y los campesinos y en el Ejército rojo. Esto, para nosotros, tiene mucha importancia. Y lo tiene también para las mujeres del mundo entero, pues demuestra la capacidad de la mujer, la gran importancia que tiene su valor para la sociedad. La primera dictadura del proletariado está siendo su verdadero campeón en la lucha por la plena equiparación social de la mujer. Desarraiga más prejuicios que muchos volúmenes de literatura feminista. Pero, a pesar de todo y con todo, todavía no existe un movimiento femenino comunista internacional[/u], y es necesario crearlo a todo trance. Es necesario entregarse inmediatamente a esta tarea. Sin esto, la labor de nuestra Internacional y de sus partidos no es ni será nunca lo que debe ser. Y hay que conseguir que lo sea, pues lo exige la revolución.

Fuente: http://archivo.juventudes.org/clara-zetkin/entrevista-realizada-por-clara-zetkin-vlad%C3%ADmir-lenin-en-1924


En esta supuesta abstracción de un movimiento femenino comunista internacional N. Lenin, siguiendo las tesis marxistas, entiende la necesaria inclusión de un movimiento femenino a la lucha comunista internacional, no como hecho aislado al comunismo, sino conformando parte de la III internacional -aunque N. Lenin propiamente parece indicar una organización paralela más que incluida-. Fue un proyecto totalmente necesario que jamás se dio y que a día de hoy no se ha dado. La falta de un referente feminista dentro del marxismo que trate la cuestión femenina ha dejado a la vanguardia del proletaria expectante de distintos movimientos surgidos especialmente en los tumultosos años del siglo XX en occidente y que si bien muchas fueron reivindicaciones basadas en el descontento de la juventud occidental, no se desarrolló de pleno una teoría feminista o sobre la mujer dentro del marxismo salvo los principios recogidos por K. Marx y F. Engels y que N. Lenin desarrolló en su contexto, sin poder delegar su pensamiento en esa organización internacional comunista que tratase, precisamente, como repito, la cuestión femenina.

Con un poco de exégesis, podemos entender que N. Lenin, pese a que reniega de forma totalmente acertada de un feminismo burgués arraigado en la época e incluido dentro los comportamientos más libertinos de la burguesía más adinerada -dando igualdad de explotación a mujeres que amasaron un capital, se les fue dado o lo heredaron simplemente-, clama necesariamente por un movimiento feminista plenamente marxista o si se quiere, un movimiento que abogue por la igualdad entre hombres y mujeres dentro del movimiento y teoría comunista. (. Desarraiga más prejuicios que muchos volúmenes de literatura feminista. Pero, a pesar de todo y con todo, todavía no existe un movimiento femenino comunista internacional, y es necesario crearlo a todo trance)

La emergencia o prioridad que N. Lenin da a esta lucha por las reivindicaciones y plena equiparación entre hombres y mujeres son constantes en sus obras y en recopilaciones hechas por otros autores, como en este caso, C. Zetkin. Por tanto, en base a la bibliografía de escritos de K. Marx, F. Engels, F. Engels o A. Kolontai, solo podemos concluir que, la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres (en su sentido legislativo, oportunidades, asistencias estatales, maternidad, labores domésticas..., y no en un sentido abstracto) debe estar incluida como otra medida prioritaria que deben tener los partidos de izquierda y más aún la vanguardia del proletariado en sus análisis.

Sobre Clarín, La nación u otros medios citados, seguimos hablando de un feminismo plentamente burgués. El feminismo no solo es burgués. Hay parte de la burguesía que apoya este feminismo burgués y hay otra burguesía ultracatólica y neoliberal que precisamente no quiere ni escuchar nada del feminismo y precisamente, en su falaz repetición de mantas anticomunistas, asociará todo desarrollo de tesis feministas al marxismo-leninismo y este, a su vez, como una conspiración internacional judeo-masónica que busca acabar con la gente de bien, destruir al macho ibérico-heterosexual, acabar con la familia individual (en esto tienen razón) o colectivizar a las mujeres, porque al fin y al cabo, en la mente simplista de estos reaccionarios el comunismo es la equivalencia al altruismo católico formulada de forma magistral en que todo es de todos.

Sigo repitiendo algo que creo no es difícil de entender y es que el feminismo es extremadamente heterogéneo por mucho que muchos medios propagandísticos quieran hablar de un feminismo dominante. El feminismo no solo es burgués y adquiere formulaciones según la teoría política y/o económica de la que hablemos. En el marxismo toma su propia formulacion, en el liberalismo, otra. En la teoría queer, otro, independientemente quién financie a qué o a quién, ya que esto es irrelevante si no sabemos diferenciar las distintas capas y diferencias entre tesis feministas. Y más aún si nos ceñimos a las acciones. Las palabras se las lleva el viento y aquel que actúe con declaraciones vacuas y no actúe en consecuencia acabará en el agujero negro de la historia. Un movimiento se puede proclamar feminista, recibir financiación de corporaciones internacionales, pero si no actúa en consecuencia a sus postulados solo será un resto ideológico residual. Si determinadas organizaciones soportan el feminismo burgués y están financiadas por dinero de grandes empresas, lo más lógico es que actúen en consecuencia y defiendan un feminismo burgués, declaren abiertamente que quieren plantear un sistema capitalista donde una mujer y hombre puedan explotar y/o acceder a puestos de explotación de forma igualitaria; conociendo la naturaleza de estos movimientos lo sensato es denunciar sus actitudes y atacar ideológicamente su estructura burguesa. Empero, otra cosa es asociar a todo el movimiento feminista al feminismo burgués, como si fuese el único que existiese. Sé que me estoy repitiendo más que una cebolla, pero parece que esto no queda claro.

Los bolcheviques atracaban bancos para financiar su propaganda y sus acciones. ¿Son los bolcheviques unos atracadores-anarquistas-terroristas-pequeñoburgueses? Si bien por esa época les salió bien la jugada y recibieron hasta el apoyo popular, una banda de atracadores marxistas en la España o la Argentina contemporánea lo más probable es que tenga un carácter terminador y rematador al nombre del por sí desgastado, del marxismo, asociándosele al robo, el crimen organizado o en bocas de una persona con nombre de misil balístico "el anarcotrotskismo". En estos tiempos trémulos se entiende como fundamental el montante para estructurar herramientas de lucha que lleguen a toda la clase trabajadora. La mayoría de partidos parlamentarios acuden a bancos o a donaciones de lo más sospechosas. Estaría bien, a modo de inciso, abrir un hilo sobre cómo debería financiarse o cómo se financiará un movimiento hipotético de comunistas insurrectos. ¿Atracarán bancos? ¿Pedirán prestamos? ¿Secuestrarán a hijas de millonarios? ¿Pedirán impuestos revolucionarios como hacían los del IRA en Irlanda, las FARC en Colombia o la ETA en el País Vasco? El capital financiero no sale de los árboles y eso lo entendieron los propios bolcheviques. ¿Con este inciso estoy intentando defender de alguna u otra forma la financiación burguesa de determinadas organizaciones para que defiendan sus intereses? No. Pero a partir de esto, creo que sería relevante analizar las distintas vías en las que una organización comunista puede financiarse sin ser sospechoso de agente-burgués-contrarrevolucionario. Algunos dirán el micromecenazgo o crowdfunding, pero dudo bastante que este método funcione si se quieren tomar vias no parlamentarias para acceder al poder.

Y ya no es que debamos incluir algunas cosas que afectan a la mujer en particular, sino que sus intereses estén en primer linea en las tesis del partido de vanguardia como ya lo recomendaría N. Lenin en la evolución del bolchevismo y la construcción de la República Soviética. Esto no significó abandonar el materialismo dialéctico, sino precisamente, utilizar la dialéctica para entender que en la superestructura sustentada por la infraestructura capitalista el patriarcado ha sometido a las mujeres a una doble explotación: industrial y doméstica; entendiendo que por patriarcal existe una dialéctica innegable en las familias individuales que son el máximo baluarte del capitalismo en el ámbito doméstico y que da por tanto una lucha dialéctica entre la dominación del varón en el matrimonio monogámico y la sumisión de la mujer y su relegación a las tareas domésticas de lleno.

Como F. Engels profetizaría, estas relaciones de dominación en el ámbito doméstico no cesarán hasta las primeras fases del comunismo, donde la familia como entidad individual e individualista desparezca. Por esto, es esencial y hasta "dialécticamente marxista" incluir la lucha por los derechas de la mujer en los primeros planos de la lucha proletaria, primero porque sin ellas, no hay revolución posible, y segundamente porque la propia dialéctica nos empuja a ello. No es que haya que esperar a la revolución socialista para luchar por los derechos de la mujer, sino que en las luchas presentes de la clase trabajadora, debe estar incluida de pleno la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres como elemento emancipador: emancipación de la clase trabajadora de la burguesía tomando las herramientas que dan el trabajo y generan riqueza y emancipación de la mujer de la familia individual y por tanto, de su patriarca. Y no es que una tenga que venir una detrás de otra sino que se dan de forma simultánea. Ergo, la cuestión femenina debe darse de forma totalmente paralela a las demás tesis relevantes del movimiento comunista, como así lo enunciaron los clásicos, así se demostró en la revolución bolchevique y así lo demuestra el sentido común.
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Miér Abr 03, 2019 5:01 pm

Bueno, Arabista. Supongo que después de todo no estamos tan distanciados en el balance general sobre la cuestión del feminismo. En el Partido del cual formo parte acá en Argentina, este tipo de debates no están ajenos. La influencia de este feminismo pequeñoburgués no es menor, feminismo del cual muchas compañeras/os se nutren, lo que deriva en este tipo de análisis abstractos que te mencionaba, como por ejemplo, poner como eje central de todos los males que padecen las mujeres al hombre de la clase proletaria y no al capitalismo, plantear temas como la "deconstrucción" y como "reeducar al macho", poner en agenda la cuestión de las minorías identitarias, el "lenguaje inclusivo", etc. Por supuesto, también influenciadas por feministas liberales a las cuales leen asiduamente.
No rechazamos un movimiento femenino comunista, al contrario. Pero no podemos dejar pasar por alto este tipo de desviaciones ideológicas, y debe ser una obligación alertar y combatir toda influencia pequeñoburguesa, todo bagaje ideológico que provoque rechazo en las masas y se desentienda de las mismas. Como el ejemplo que vos mismo mencionabas de "Unidas Podemos". Ese es un claro ejemplo del porque crece la derecha y va ganando terreno político a pasos agigantados, y porque los sectores de "izquierda" o "progres" retroceden en igual proporción. Nosotros al criticar las desviaciones actuales del feminismo no estamos ayudando para nada a que los sectores conservadores ganen terreno, todo lo contrario. Es la propia "izquierda" la que se margina con sus políticas que le dan la espalda a la mayoría de la sociedad y que a la vez se desentiende de las necesidades inmediatas del pueblo. La derecha fue mas astuta en este aspecto, y supo canalizar las problemáticas sociales que afectan a las mayorías. Saben y comprenden como lograr una identificación con las masas, y su éxito esta a la vista.
Por eso recalco la importancia de depurar toda contaminación ideológica pequeñoburguesa dentro del movimiento de mujeres proletarias, y del propio Partido. No desechar al feminismo, sino conducirlo en términos revolucionarios y no desde una lucha que le haga cosquillas al capitalismo. Y supongo que en eso coincidimos, a pesar de los matices en nuestras posturas.

avatar
Invitado
Invitado

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Invitado el Miér Abr 03, 2019 7:45 pm

El feminismo, a pesar de que, como dice Arabista , es un movimiento heterogéneo y puede haber en él corrientes más "radicalizadas" que otras, es siempre en todas sus formas un movimiento de carácter burgués. No porque esté integrado por elementos burgueses (que lo está) ni por ser susceptible de acabar corporativizado por el aparataje burgués y por sus voceros propagandísticos para diversos intereses de clase (que lo es), si no porque nace como respuesta inmediata a una serie de injusticias y contradicciones intrínsecas al sistema y a las relaciones de producción capitalistas y se desarrolla como lucha espontanea cuyo fin es la resolución de éstas dentro de la sociedad burguesa. En resumidas cuentas, el feminismo es burgués porque ni precisa ni aspira ni puede trascender el sistema burgués de producción, sólo reformarlo.

Y sí, hay quien se autodenomina marxista-feminista, feminista de clase o cualquier otro epíteto semejante. Esto son sólo trampas conceptuales que demuestran el desconocimiento de las limitaciones connaturales del feminismo y de la capacidad revolucionaria del marxismo, que no necesita ninguno de estos agregados, pues por sí solo, como cosmovisión totalizadora y con el materialismo dialéctico de su lado, comprende no solo la opresión que se ejerce contra la mujer, sino también su origen, y es capaz de dar las herramientas para superar dicha opresión, y no limitarse únicamente a aplicar paliativos que la atenúen.    

Quizás el ejemplo más claro de todo esto, al menos aquí en España, es el Partido Feminista de España, al que tú citas aludiendo que "se acercan bastante al concepto marxista de solución al problema del capital". ¿Pero es esto verdaderamente así más allá de un párrafo vago y superficial? ¿Existe siquiera en su programa alguna mísera tentativa de abolir el capitalismo e implantar el socialismo?  Basta un rápido vistazo para tener bastante claro que no. Para empezar está el hecho, que ni siquiera me pararé a comentar, de formar parte de Izquierda Unida. Pero además está el hecho, por el que has pasado de puntillas, como si se tratara de un error menor, de considerar a la mujer como una clase social, lo que constituye toda una declaración de intenciones de interés burgués, pues desde una pretendida visión clasista de la sociedad, demuestra que el feminismo es, por necesidad, un movimiento interclasista que aglutina por igual a burguesas y proletarias y que "defiende los intereses de las mujeres de todos los sectores sociales, entendiendo que tienen unos problemas comunes y que sufren idéntica explotación y opresión" (Artículo 1 del los Estatutos del PFE).

Si seguimos leyendo estos estatutos, el propio Programa del PFE, entrevistas, documentos, comunicados, etc... en seguida nos damos cuenta de que este feminismo que presupones "próximo al marxismo" no aspira en ningún momento a destruir el Estado burgués y a construir el Nuevo Poder; muy al contrario, entre sus proyectos a corto plazo está el de asegurar que "el feminismo participa en el poder y llega a los órganos desde los que se gobierna" y "pasar del movimiento social a la participación política" (Lidia Falcón, https://www.publico.es/sociedad/feminismo-lidia-falcon-no-derrotas-fiesta-manifestacion.html) para, a largo plazo, "proclamar la III República Federal" (capítulo I del Programa del PFE), no la Dictadura Revolucionaria del Proletariado; o "modificar las leyes laborales actuales para devolver a las trabajadoras y los trabajadores los derechos que se les han arrebatado" (Capítulo IV del Programa del PFE) no abolir el sistema y las relaciones de producción capitalistas, y con ello el trabajo asalariado y la forma mercancía.

Estos pocos ejemplos ya me son suficientes, Arabista, para preguntarte qué diferencia a este feminismo "próximo al marxismo" que aspira a alcanzar cotas de poder dentro del sistema burgués de ese otro "feminismo burgués que solo obedece a la inclusión de la mujer como patrona explotadora y acumuladora de capital".

Respecto a la cita de Zetkin, creo que equiparas, hasta tergiversar el texto, los conceptos de "movimiento feminista" con "movimiento femenino comunista internacional" cuando ni son ni se refieren a lo mismo, pues Clara Zetkin nunca se denominó feminista ni apostó por, como tú propones, "integrar este feminismo dentro de la lucha proletaria."

Clara Zetkin en \"Sólo con la mujer proletaria triunfará el socialismo" escribió:El principio-guía debe ser el siguiente: ninguna agitación específicamente feminista, sino agitación socialista entre las mujeres. No debemos poner en primer plano los intereses más mezquinos del mundo de la mujer: nuestra tarea es la conquista de la mujer proletaria para la lucha de clase. Nuestra agitación entre las mujeres no incluye tareas especiales. Las reformas que se deben conseguir para las mujeres en el seno del sistema social existente ya están incluidas en el programa mínimo de nuestro partido.

También te esfuerzas en tildar siempre de "feminismo burgués" todo aquello que era blanco de las críticas de Kollontai o Zetkin, cuando en numerosos textos ambas prescinden de esta segunda condición (la de burgués; y basta con mirar la cita anterior), no por cuestiones históricas, si no porque ellas, al igual que Lenin, sí comprendían que todo feminismo responde ineludiblemente a unos intereses burgueses de clase:

Alejandra Kollontai en \"Los fundamentos sociales de la cuestión femenina" escribió:Las feministas buscan la igualdad en el marco de la sociedad de clases existente, de ninguna manera atacan la base de esta sociedad. Luchan por privilegios para ellas mismas, sin poner en entredicho las prerrogativas y privilegios existentes. No acusamos a las representantes del movimiento de mujeres burgués de no entender el asunto, su visión de las cosas mana inevitablemente de su posición de clase…

Por si el contenido de esta cita no fuese lo suficientemente claro, aquí Kollontai usa directamente "movimiento de mujeres burgués" como sinónimo de feminismo, siendo este "burgués", no una especificación que lo separe de otros movimientos de mujeres no-burgueses (que te veo venir), sino una particularidad inherente al propio feminismo.

Dicho esto, la labor de todo marxista no es la de incluir el feminismo o ciertas corrientes feministas dentro del marxismo, ni nominal ni conceptualmente, pues, insisto, ya cuenta con la capacidad para lograr la emancipación de la mujer por sí mismo, sino la de elaborar una crítica fundamentada contra el feminismo sin caer en desviaciones reaccionarias y misóginas, las cuales creo que son persistentes en este foro.

También me gustaría dar la enhorabuena a pablo13, pues, sin estar de acuerdo en todo, y sin intención de sonar paternalista, he notado cierta madurez y evolución en sus posiciones respecto a este tema. Desconozco si consciente o inconscientemente, pero le animo a seguir por esta senda.

Un saludo.
Arabista
Arabista
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 172
Reputación : 185
Fecha de inscripción : 30/05/2018
Localización : Emirato de Granada

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Arabista el Jue Abr 04, 2019 2:10 am

Pablo13 escribió: como por ejemplo, poner como eje central de todos los males que padecen las mujeres al hombre de la clase proletaria y no al capitalismo, plantear temas como la "deconstrucción" y como "reeducar al macho", poner en agenda la cuestión de las minorías identitarias, el "lenguaje inclusivo", etc. Por supuesto, también influenciadas por feministas liberales a las cuales leen asiduamente.

Personalmente creo no haber expresado que todos los males de la mujer trabajadora sea el hombre trabajador. A lo que me he limitado es a hablar primeramente de la teoría marxista y segundamente, a partir de esta teoría, intentar formar una tesis relevante a la anterior teoría. Yo creo que la definición con la que me he sentido identificado y con la que quiero construir mis planteamientos aboga precisamente por la liberación de la mujer a través de la revolución socialista y la abolición del capitalismo, en consonancia con la definición del feminismo marxista dada por el PFE y que me permito repetir:

PFE escribió:El feminismo marxista es una corriente de la teoría feminista que defiende la abolición del capitalismo y la implantación del socialismo como forma de liberación de las mujeres, partiendo de que el sistema capitalista conlleva la opresión de las mujeres, materializada en desigualdad económica, confusión política, moral burguesa y relacionales sociales insalubles.

Partiendo de eso, ni se está planteando ni ninguna deconstrucción de ningún concepto salvo, quizás, la corrección de ciertas actitudes realmente cuestionables, como no ayudar en casa, ser un hijo de puta con tu madre -como los hay muchos-, y otros asuntos relevantes al trabajo doméstico que estadísticamente está soportado por la mujer, independientemente de que en casos puntuales fulanito ayude en casa o no.

Tampoco creo que mis planteamientos tengan mucho que ver con las identidades minoritarias, como los transexuales. De hecho, tengo una crítica bastante aguda al respecto en este hilo cuando tenía acceso a mi otra cuenta: (http://www.forocomunista.com/t25180-el-estudio-de-la-materia-gris-confirma-raices-biologicas-en-la-transexualidad)

Sobre el lenguaje inclusivo, también tengo mi opinión y la repito de forma más contundente y sencilla: me parece una chorrada. No en el sentido peyorativo, sino literal. Es una tontería que no merece más de un minuto. Puedes usarlo o no, no molesta a nadie -creo yo- y solo aporta riqueza al lenguaje -más que masacrarlo como dicen algunos-. "Les comunistes seguimos a K. Marx y su compañero F. Engels", por ejemplo. Ya está, suena raro, pero tampoco pasa nada por no utilizarlo. Yo personalmente he conocido a personas que quieren utilizar el lenguaje inclusivo y me parece genial. Yo no lo utilizo y no por ello me han acuchillado en algún tipo de reunión de un sindicato o partido político.

Sobre la utilización del plural femenino para expresar una colectividad generalista y mixta, pues..., a mí personalmente no me molesta. No es lo común, no es lo aconsejable por el conjunto de academias de la lengua, pero tampoco le hace daño a nadie y solo es una construcción artístico-reivindicativa. Si a alguien le ofende esto es que o bien no tiene personalidad o simplemente es una persona que se da por aludido y se ofende muy rápido por tonterías. Creo que por esto no soy un posmoderno deconstructivista foucaltiano pro-pedofilia.

Pablo13 escribió: Por supuesto, también influenciadas por feministas liberales a las cuales leen asiduamente.

Que te influencien determinados colectivos intelectualmente no tiene porque ser necesariamente malo, es decir, D. Ricardo y A. Smith inspiraron a K. Marx en la formulación matemática de la plusvalía y sus formulaciones prácticas, pero no por ello vamos a satanizar esa gran verdad porque ya hayan sido planteadas por capitalistas acérrimos por excelencia con anterioridad.

Por supuesto, habrá que ver qué influencias son esas y si se ajustan o no a la teoría marxista y al puro materialismo dialéctico, más allá de construcción y ensoñaciones románticas.

Pablo13 escribió:Pero no podemos dejar pasar por alto este tipo de desviaciones ideológicas, y debe ser una obligación alertar y combatir toda influencia pequeñoburguesa, todo bagaje ideológico que provoque rechazo en las masas y se desentienda de las mismas. Como el ejemplo que vos mismo mencionabas de "Unidas Podemos"

Habrá que ver qué tal les va en las elecciones generales que se celebran el 28 de este mes. Todo apunta a que UP se va a descalabrar, pero..., el discurso que Podemos y sus confluencias dio en sus primeras elecciones eran mucho más radicales y hay muchos aspectos a destacar en el posible descalabro de UP, como la casa en Galapagar de Pablo Iglesias, la purga de todos los miembros fundadores de Podemos, la poca intervención que está teniendo Podemos en la campaña electoral...

No creo que el nombre inclusivo en condiciones normales hubiese afectado en lo más mínimo a los resultados electorales en pos de formación como Vox o PP/Cs.

Pablo13 escribió:Por eso recalco la importancia de depurar toda contaminación ideológica pequeñoburguesa dentro del movimiento de mujeres proletarias, y del propio Partido. No desechar al feminismo, sino conducirlo en términos revolucionarios y no desde una lucha que le haga cosquillas al capitalismo. Y supongo que en eso coincidimos, a pesar de los matices en nuestras posturas.

Estoy de acuerdo.

Anxe_Elard escribió:El feminismo, a pesar de que, como dice Arabista , es un movimiento heterogéneo y puede haber en él corrientes más "radicalizadas" que otras, es siempre en todas sus formas un movimiento de carácter burgués. No porque esté integrado por elementos burgueses (que lo está) ni por ser susceptible de acabar corporativizado por el aparataje burgués y por sus voceros propagandísticos para diversos intereses de clase (que lo es), si no porque nace como respuesta inmediata a una serie de injusticias y contradicciones intrínsecas al sistema y a las relaciones de producción capitalistas y se desarrolla como lucha espontanea cuyo fin es la resolución de éstas dentro de la sociedad burguesa. En resumidas cuentas, el feminismo es burgués porque ni precisa ni aspira ni puede trascender el sistema burgués de producción, sólo reformarlo.

El socialismo, como concepto, empezó siendo un concepto burgués de la Ilustración basada en el contrato social de los hombres. Luego, surgieron los socialistas utópicos y los reformistas pequeñoburgueses que tomando las ideas  Ferdinando Facchinei, empezaron a forma a lo que futuramente llamaría socialdemocracia y reformas dentro del capital, desde el bonapartismo y para mitigar las penurias de la clase trabajadora dentro del capitalismo y sin querer evadirlo. Luego, tras muchos planteamientos, utopías e intentos fallidos -destáquese R. Owen-, surgió el socialismo científico que vendría a echar por tierra todos los planteamientos anteriores y plantear su modelo económico-social en la materia y su carácter eminentemente dialéctico.

En sus orígenes el socialismo, como digo, fue una construcción pequeñoburguesa y hasta burguesa de pleno. ¿Podemos decir que por esa regla de tres donde el feminismo empezó como un movimiento burgués haga que el principio de causalidad haga que todos los movimientos e ideas posteriores sean burguesas? Yo, opino que no. Es más, si aceptásemos ese principio de causalidad, estaríamos diciendo que el socialismo científico es burgués por el hecho de ser socialismo como entidad.

Donde s es socialismo, u es utópico, b es burgués y c es científico podemos construir una estructura de lógica proposicional que demuestre lo anterior en términos absolutos si tomamos como conceptos absolutos los pretéritos; tal que:

s -> b ]
s-> u]       -> b -> u]
s -> c                       s->c ]      -> (b-> u) -> (s->c)

Lo que equivaldría a decir que si el socialismo científico es socialismo, esto implica que este socialismo es utópico y burgués., basándonos en un principio de causalidad, que en mi opinión, es absurdo.

Sobre la lógica proposicional: http://www.forocomunista.com/t39489-aprendamos-logica-proposicional

Anxe_Elard escribió:Esto son sólo trampas conceptuales que demuestran el desconocimiento de las limitaciones connaturales del feminismo y de la capacidad revolucionaria del marxismo, que no necesita ninguno de estos agregados, pues por sí solo, como cosmovisión totalizadora y con el materialismo dialéctico de su lado, comprende no solo la opresión que se ejerce contra la mujer, sino también su origen, y es capaz de dar las herramientas para superar dicha opresión, y no limitarse únicamente a aplicar paliativos que la atenúen.

Partiendo de la base que el feminismo burgués fue el primer feminismo que se expresó como tal y tuvo una importancia histórica relevante en revoluciones burguesas como la Revolución Francesa, y que sus primeras y más básicas reivindicaciones fueron el derecho al voto y por extensión, la equiparación jurídica entre hombres y mujeres:

Historiasiglo20.org sobre Los orígenes del feminismo histórico escribió:En el Antiguo Régimen la desigualdad jurídica de los miembros de la sociedad era la norma. Nobles y clérigos gozaban de privilegios (exención fiscal, monopolio de los altos cargos públicos, leyes y tribunales especiales) vedados a la gran mayoría de la población (el tercer estado o estado llano). La ausencia de derechos políticos (voto) y libertades (expresión, reunión, religión) era otra característica clave del Antiguo Régimen.
En el caso de las mujeres, la mitad de la población, a todo lo anterior se le debía unir su función social circunscrita a lo doméstico, a las labores de la casa, de la procreación y del cuidado de los hijos; y su subordinación legal al hombre, padre o esposo.

La Revolución Francesa (1789) y las demás revoluciones liberal-burguesas plantearon como objetivo central la consecución de la igualdad jurídica y de las libertades y derechos políticos.
Pronto surgió la gran contradicción que marcó la lucha del primer feminismo: las libertades, los derechos y la igualdad jurídica que habían sido las grandes conquistas de las revoluciones liberales no afectaron a la mujer. Los "Derechos del Hombre y del Ciudadano" que proclamaba la revolución francesa se referían en exclusiva al "hombre" no al conjunto de los seres humanos.

A partir de aquel momento, en Europa Occidental y Norteamérica se inició un movimiento, el feminismo, que luchó por la igualdad de la mujer y su liberación. Durante ese período,  el principal objetivo del movimiento de las mujeres fue la consecución del derecho de voto. Nacía así el movimiento sufragista.

"El feminismo ha sido, como movimiento social, una de las manifestaciones históricas más significativas de la lucha emprendida por las mujeres para conseguir sus derechos. Aunque la movilización a favor del voto, es decir, el sufragismo, haya sido uno de sus ejes más importantes, no puede equipararse sufragismo y feminismo. Este último tiene una base reivindicativa muy amplia que, a veces, contempla el voto, pero que, en otras ocasiones, también exige demandas sociales como la eliminación de la discriminación civil para las mujeres casadas o el acceso a la educación, al trabajo remunerado (...)"

NASH, Mary y TAVERA, Susanna:
Experiencias desiguales: Conflictos sociales y respuestas colectivas (Siglo XIX)
Madrid, 1995, Ed. Síntesis, p. 58

Esta equiparación jurídica sería unos de los baluartes, como lucha por los derechos de la mujer, de la Revolución Bolchevique y los planteamientos leninistas:

N. Lenin en as tareas del movimiento obrero femenino en la República Soviética escribió:Querría decir algunas palabras acerca de las tareas generales del movimiento obrero femenino en la República Soviética, tanto de las que guardan relación con el paso al socialismo en general, como de las que ahora se destacan en primer plano con una fuerza especial. El problema de la situación de la mujer, camaradas, ha sido planteado por el poder soviético desde el primer momento. Me parece que la tarea de todo Estado obrero en su paso al socialismo tiene un doble carácter. La primera parte de esta tarea es relativamente fácil y sencilla. Se refiere a las viejas leyes que colocaban a la mujer en una situación de inferioridad jurídica con respecto al hombre.

Fuente: ídem.

Partiendo desde los principios básicos del feminismo, cómo surgió y con qué reclamaciones, podemos decir que lo planteado por N. Lenin son conceptos prácticamente iguales, por lo que es lícito asociar un feminismo primitivo, histórico o esencial al marxismo-leninismo que tiene que desarrollarse en consonancia con la teoría marxista-leninista para darle a este feminismo -o movimiento femenino- un carácter puramente marxista-leninista.

Solo tomando en esencia lo que representó el feminismo, podemos construir y asociar. Por supuesto, este feminismo fue derivando al reconocimiento exclusivo de la equiparación del hombre y la mujer en el sistema capitalista, dando lugar a un feminismo burgués que respondía a los intereses de las mujeres burguesas y que como digo, no quiere ni quería transcender y entender el origen del problema, primeramente porque no habrá igualdad entre hombres y mujeres, burguesas o no, mientras no se acabe con la familia individual.

Anxe_Elard escribió: ¿Existe siquiera en su programa alguna mísera tentativa de abolir el capitalismo e implantar el socialismo?

Como digo, me quedo con la definición por representar de forma concisa lo que quiero expresar con mis recopilaciones de obras marxistas y mis tesis. Como dije, yo disiento del PFE en muchos aspectos, especialmente en aquel que toma a la mujer como clase social y la ensalza, en la dualidad de proletarios vs. burgueses en mujeres proletarias vs. hombres proletarias o mujeres burguesas vs. hombres burgueses como clase de por sí. Así que creo que está más que claro la relación de mis tesis con susodicho partido, haciendo que este párrafo sea redundante, ya que de ese partido, solo tomo, en esencia, su definición del feminismo marxista que considero absolutamente correcta y en consonancia con lo que quiero expresar.

Anxe_Elard escribió:Estos pocos ejemplos ya me son suficientes, Arabista, para preguntarte qué diferencia a este feminismo "próximo al marxismo" que aspira a alcanzar cotas de poder dentro del sistema burgués de ese otro "feminismo burgués que solo obedece a la inclusión de la mujer como patrona explotadora y acumuladora de capital".

Decir, por enésima vez, que yo no suscribo las tesis del PFE, por lo que asociar mis planteamientos a tal partido es irrelevante y contradictorio con lo que he expresado.

Si el feminismo A -entendido como próximo al marxismo- aspira a alcanzar cotas de poder dentro del sistema burgués sin destruirlo y sin incluir paralelamente y con las mismas prioridades el empoderamiento de la clase trabajadora sobre los medios de producción y el Estado, entonces no es ni próximo al marxismo ni es marxista. Por lo que con el otro feminismo, B, equivalen de forma precisa, ya que ambas tienden a conseguir que haya mujeres patronas y explotadoras.  

Yo planteo un feminismo no basado en aproximaciones, sino un feminismo paralelo a la lucha de la clase trabajadora. INCLUIDO, no paralelo, equidistante, colaborador o acompañante, sino, repito, INCLUIDO. El feminismo marxista como baluarte de la igualdad entre sexos en el proceso revolucionario para derrocar al capital debe estar en la primera línea de tesis que la vanguardia marxista-leninista contemporánea debe incluir, junto al empoderamiento estatal de la clase trabajadora, la sanidad universal y gratuita, la educación totalmente gratuita, la correcta alimentación y provisión de todas las capas sociales, la formación de la clase trabajadora dándole según sus necesidades y aprovechándola según sus capacidades, como bien plantearía N. Lenin y que yo cito anteriormente, como has podido leer.

Anxe_Elard escribió:Respecto a la cita de Zetkin, creo que equiparas, hasta tergiversar el texto, los conceptos de "movimiento feminista" con "movimiento femenino comunista internacional" cuando ni son ni se refieren a lo mismo, pues Clara Zetkin nunca se denominó feminista ni apostó por, como tú propones, "integrar este feminismo dentro de la lucha proletaria."

No. Yo no puedo equiparar el feminismo marxista el movimiento femenino comunista internacional porque primeramente este solo fue un proyecto que N. Lenin consideró necesario en paralelo a la III internacional y que jamás se desarrolló. Esta hipotética internacional de mujeres jamás ha tenido un conjunto de hipotéticas tesis que den hipotéticas soluciones a hipotéticos problemas, por lo que, comparar algo tangible con un movimiento jamás creado y solo perfilado por encima es absurdo. Yo lo que hago, como digo, es exégesis, es decir, interpretación, basada a su vez en tesis anteriormente construidas:

Yo mismo escribió:Con un poco de exégesis, podemos entender que N. Lenin, pese a que reniega de forma totalmente acertada de un feminismo burgués arraigado en la época e incluido dentro los comportamientos más libertinos de la burguesía más adinerada -dando igualdad de explotación a mujeres que amasaron un capital, se les fue dado o lo heredaron simplemente-, clama necesariamente por un movimiento feminista plenamente marxista o si se quiere, un movimiento que abogue por la igualdad entre hombres y mujeres dentro del movimiento y teoría comunista. (. Desarraiga más prejuicios que muchos volúmenes de literatura feminista. Pero, a pesar de todo y con todo, todavía no existe un movimiento femenino comunista internacional, y es necesario crearlo a todo trance)

Si N. Lenin dice desarraiga más prejuicios que muchos volúmenes de literatura feminista y luego utiliza la conjunción pero definida por la RAE como para contraponer a un concepto otro diverso o ampliativo del anterior y luego dice a pesar de todo y con todo, todavía no existe un movimiento femenino comunista internacional la interpretación más lógica es que N. Lenin, en contraposición de ese feminismo y su literatura -eminentemente burgueses-, plantea o busca construir, en asociación directa con la teoría marxista, un movimiento femenino internacional comunista que siendo contrario al feminismo burgués, es un feminismo marxista o proletario, acorde al materialismo dialéctico y al propio funcionar, primero del curso de la historia, y segundamente, como feminismo, en su sentido genuino, como la búsqueda de la igualdad entre hombres y mujeres. Este tipo de estructuras las trataría F. Engels en el Anti-Dühring sobre un tema crucial, como la moral:

F. Engels en el Anti-Dühring escribió:No obstante, la cuestión no es tan fácil de liquidar. Si tan sencilla fuera, tampoco habría discusión sobre el bien y el mal, todo el
mundo sabría lo que son el bien y el mal. Pero ¿cuál es hoy la situación? ¿Qué moral se nos predica hoy? Hay, por de pronto, la cristiano-feudal, heredera de siglos de fe, que se divide fundamentalmente en una moral católica y otra protestante, con subdivisiones que
van desde la jesuítico-católica y la protestante ortodoxa hasta la moral laxa ilustrada. Se tiene además la moral moderno-burguesa y,
junto a ésta, la moral proletaria del futuro, de modo que en los países más adelantados de Europa el pasado, el presente y el futuro suministran tres grandes grupos de teorías morales que tienen una vigencia contemporánea y presente. ¿Cuál es la verdadera? Ninguna
de ellas, en el sentido de validez absoluta y definitiva; pero sin duda
la moral que posee más elementos de duración es aquella que presenta el futuro en la transformación del presente, es decir, la moral proletaria.

Fuente: https://www.fundacionfedericoengels.net/images/PDF/engels_antiduhring_interior.pdf

Igualmente, este feminismo marxista, en contraposición al feminismo burgués desaparecerá de la misma forma que desaparecerá el concepto de comunismo como ideología una vez el ser humano haya evolucionado tanto que haya podido construir una república socialista y posteriormente, destruido el Estado, dando lugar no al fin de la historia como algunos podrian aventurar, sino al máximo desarrollo humano posible, donde las ideologías, como el dinero, dejarán de tener sentido, porque precisamente, las ideologías tienden a extinguirse en su consecución.

Clara Zetkin escribió:ninguna agitación específicamente feminista, sino agitación socialista entre las mujeres

Lo que yo planteo no es una agitación específicamente feminista, sino la agitación por una multitud de derechos englobada en un conjunto de tesis por una vanguardia proletaria en consonancia a una teoría en armonía y que se complementa con la práctica. Que ya sería planteado por N. Lenin dos décadas después del escrito de C. Zetkin en plena victoria bolchevique:

N. Lenin Las tareas del movimiento obrero femenino en la República Soviética escribió:En la búsqueda del ideal socialista, luchamos por la realización total del socialismo, y en este camino se abre un amplio campo de acción para la mujer. Nos disponemos ahora a emprender concretamente la tarea de desbrozar el terreno para la construcción del socialismo, y la edificación de la sociedad socialista solo comienza allí donde, después de haber logrado la igualdad completa de la mujer, abordamos las nuevas labores junto a ella, libre y de esas faenas mezquinas, embrutecedoras e improductivas. Y estas labores nos ocuparán durante muchos, muchísimos años.

Fuente: https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/23ix1919.htm

Por lo que N. Lenin, da por hecho, en consonancia con F. Engels que la mujer no estará plenamente emancipada hasta la abolición de la familia individual y que no se podrá avanzar a estadios superiores del socialismo si no se construye socialismo con ella, liberada y en igualdad con el varón. Las especifidades nos redirecciona a que la vanguardia del proletariado debe trabajar, en concreto, en la cuestión femenina para avanzar a estadios superiores que conllevarán el triunfo de la clase trabajadora en camino al comunismo.

Anxe_Elard escribió:Por si el contenido de esta cita no fuese lo suficientemente claro, aquí Kollontai usa directamente "movimiento de mujeres burgués" como sinónimo de feminismo, siendo este "burgués", no una especificación que lo separe de otros movimientos de mujeres no-burgueses (que te veo venir), sino una particularidad inherente al propio feminismo.

K. Marx y F. Engels en el Manifiesto Comunista exclaman lo siguiente:

K. Marx y F. Engels en El manifiesto comunista escribió:Los verdaderos sistemas socialistas y comunistas, los sistemas de Saint-Simon, de Fourier, de Owen, etc., brotan en la primera fase embrionaria de las luchas entre el proletariado y la burguesía, tal como más arriba la dejamos esbozada. (V. el capítulo “Burgueses y proletarios”).

Cierto es que los autores de estos sistemas penetran ya en el antagonismo de las clases y en la acción de los elementos disolventes que germinan en el seno de la propia sociedad gobernante.  Pero no aciertan todavía a ver en el proletariado una acción histórica independiente, un movimiento político propio y peculiar.

A su vez, como supongo habrás leído el manifiesto, encontrarás citas como estas:

En estas circunstancias, las ideas socialistas se extienden entre los trabajadores y crece la demanda del Manifiesto Comunista.  En este sentido, el número de ejemplares del Manifiesto que circulan en un idioma dado nos permite apreciar bastante aproximadamente no sólo las condiciones del movimiento obrero de clase en ese país, sino también el grado de desarrollo alcanzado en él por la gran industria.

[...]

Esto deparaba al “verdadero” socialismo la ocasión apetecida para oponer al movimiento político las reivindicaciones socialistas, para fulminar los consabidos anatemas contra el liberalismo, contra el Estado representativo, contra la libre concurrencia burguesa, contra la libertad de Prensa, la libertad, la igualdad y el derecho burgueses, predicando ante la masa del pueblo que con este movimiento burgués no saldría ganando nada y sí perdiendo mucho.  El socialismo alemán se cuidaba de olvidar oportunamente que la crítica francesa, de la que no era más que un eco sin vida, presuponía la existencia de la sociedad burguesa moderna, con sus peculiares condiciones materiales de vida y su organización política adecuada, supuestos previos ambos en torno a los cuales giraba precisamente la lucha en Alemania.

1. El socialismo reaccionario: a) El socialismo feudal; b) El socialismo pequeñoburgués; c) El socialismo alemán o "verdadero" socialismo

2. El socialismo burgués o conservador

3. El socialismo y el comunismo crítico-utópico

(y cuarto, por inferencia y dialéctica, el socialismo científico)

Con anterioridad:

K. Marx en Manuscritos económicos y filosóficos escribió:Se ve como en lugar de la riqueza y la miseria de la Economía Política aparece el hombre rico y la rica necesidad humana. El hombre rico es, al mismo tiempo, el hombre necesitado de una totalidad de exteriorización vital humana. El hombre en el que su propia realización existe como necesidad interna, como urgencia. No sólo la riqueza, también la pobreza del hombre, recibe igualmente en una perspectiva socialista un significado humano y, por eso, social. La pobreza es el vinculo pasivo que hace sentir al hombre como necesidad la mayor riqueza, el otro hombre. La dominación en mi del ser objetivo, la explosión sensible de mi actividad esencial, es la pasión que, con ello, se convierte aquí en la actividad de mi ser.

K. Marx, a posteriori, habla en sentido generalista del socialismo al principio, desboza las distintas evoluciones del socialismo y los va tachando uno a uno como aproximaciones dialécticas necesarias hasta llegar al socialismo científico. Con anterioridad, el concepto de socialismo científico no estuvo desarrollado plenamente en K. Marx y F. Engels, por lo que se denominaban a sí mismos socialistas a secas, o socialdemócratas. ¿Significa por tanto que el socialismo es un concepto estático o ha sido estático? No. Por tanto. ¿Significa que el feminismo es plenamente burgués porque al igual que el socialismo primitivo este empezó a gestarse por la burguesía y por elementos realmente reaccionarios o reformistas? Tampoco.

De hecho, si el feminismo solo fue burgués, sería totalmente absurdo y asquerosamente redundante decir "feminismo burgués"  como decir "nazi fascista" o "subir arriba":

A. Kolontái en ibídem escribió:¿Por qué razón, entonces, debe la mujer trabajadora buscar una unión con las feministas burguesas? ¿Quién, en realidad, se beneficiaría en el caso de tal alianza? Ciertamente no la mujer trabajadora. Ella es su propia salvadora, su futuro está en sus propias manos. La mujer trabajadora protege sus intereses de clase y no se deja engañar por los grandes discursos sobre el “mundo que comparten todas las mujeres”. La mujer trabajadora no debe olvidar y no olvida que si bien el objetivo de las mujeres burguesas es asegurar su propio bienestar en el marco de una sociedad antagónica a nosotras, nuestro objetivo es construir, en el lugar del mundo viejo, obsoleto, un brillante templo de trabajo universal, solidaridad fraternal y alegre libertad…

Por tanto, ninguna estructura ideológica esta exenta de quedar inalterada y representar a determinados intereses y/o a clases sociales. Ni el socialismo como concepto quedó inalterable -algunos nazis seguramente se quedarían locos al escuchar eso de "socialismo reaccionario"- ni el socialismo quedó, ni queda, ni quedará inalterable.

Anxe_Elard escribió:pues, insisto, ya cuenta con la capacidad para lograr la emancipación de la mujer por sí mismo

Esto es totalmente falso desde la óptica del marxismo-leninismo, ya que el propio N.  Lenin exclamó lo siguiente:

1. Se debe luchar por la emancipación de la mujer para construir plenamente el socialismo o ponerse en camino para este.
2. Se deben construir asociaciones o divisiones del partido o del Estado que trate la cuestión femenina, se involucre con las mujeres, su situación y analice la situación contemporánea y aporte soluciones para avanzar a la igualdad entre varón y fémina como exige el punto primero para avanzar al socialismo.
3. Es imperativo defender el objetivo de construir una internacional feminista comunista -y así lo deja caer N. Lenin- en contraposición del feminismo burgués y su literatura fantasiosa.
4. Nada surge de la nada en el mundo macroscópico y tiene su causa y efecto. Hablar de la revolución en abstracto sin un contexto, sin un partido y sin unas medidas es como hablar sobre qué es la fase última del comunismo y cómo llegar a ella. Y esta se construye con la práctica, con medidas y avanzado bajo límites humanos y estructurales, desarrollándose la infraestructura haciendo a su vez mutar a la superestructura. Lo que no se puede decir es que: "va, tomemos el Estado, colectivicemos granjas que surgirá de un árbol la igualdad entre hombres y mujeres". Eso no existe y no encontrarás en la historia un efecto que no haya surgido sin una causa, y no encontrarás que se hayan dado revoluciones sin puntos programáticos, tesis relevantes al contexto o posibles soluciones según las posibilidades y capacidades de este momento en concreto.
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Jue Abr 04, 2019 4:20 am

Arabista, aclaro que en ningún momento te acuse de plantear los tópicos del feminismo burgués como propios de tu pensamiento. Solo destaque algunos ejemplos que forman parte de las reivindicaciones que levantan como bandera estas agrupaciones. Lo aclaro por si hubo algún mal entendido.

Saludos.

avatar
Invitado
Invitado

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Invitado el Jue Abr 04, 2019 1:10 pm

Arabista escribió: ¿Significa que el feminismo es plenamente burgués porque al igual que el socialismo primitivo este empezó a gestarse por la burguesía y por elementos realmente reaccionarios o reformistas?

No has entendido por qué el feminismo es burgués, a pesar de que yo he especificado que no es por estar integrado por elementos burgueses. Puedo entender cierta confusión al haber utilizado yo la expresión "el feminismo nace..." aunque por contexto creí que estaba claro que no me refería a la ontogénesis del feminismo sino al feminismo como movimiento contestatario en cualquiera de sus manifestaciones históricas, incluyendo el movimiento feminista actual (que es el que nos ocupa), por muy heterogéneo que éste sea.

A partir de esta comprensión errónea de lo que yo he escrito procedes a comparar la evolución histórica del socialismo con la del feminismo. Esto no es solo incomparable a no ser que se hagan verdaderos ejercicios de abstracción, sino que además, al estar "refutando" argumentos que me atribuyes infundadamente, es también del todo innecesario.

Arabista escribió:De hecho, si el feminismo solo fue burgués, sería totalmente absurdo y asquerosamente redundante decir "feminismo burgués"

De nuevo, el feminismo no solo fue sino que ES burgués. De todas formas, aun jugando a tu juego, aun suponiendo que Lenin, Zetkin o Kollontai dirigían sus críticas solamente a este feminismo burgués (que con un par de citas ya he demostrado que no es así sin necesidad de interpretaciones propias), esto revelaría que tenían constancia de un feminismo no-burgués. ¿Por qué nunca nombraron explícitamente a este feminismo revolucionario o feminismo marxista? ¿Por qué andarse con tanto eufemismo? ¿Por qué jamás hablaron de "incluirlo" en la teoría marxista?

Arabista escribió:Por lo que N. Lenin, da por hecho, en consonancia con F. Engels que la mujer no estará plenamente emancipada hasta la abolición de la familia individual y que no se podrá avanzar a estadios superiores del socialismo si no se construye socialismo con ella, liberada y en igualdad con el varón. Las especifidades nos redirecciona a que la vanguardia del proletariado debe trabajar, en concreto, en la cuestión femenina para avanzar a estadios superiores que conllevarán el triunfo de la clase trabajadora en camino al comunismo.

Nadie ha negado nada de esto, con lo que por supuesto estoy de acuerdo. En la primera frase ya das cuenta clara de que el marxismo es capaz de discernir el origen de la opresión a la mujer (que no es la familia como tal, sino el sistema de producción que da lugar a ese tipo de familia y a la división sexual del trabajo, entre otras cosas) y de superarlo. En lo que Lenin y Engels estaban en consonancia era en avanzar en este tema, en tratar desde el propio marxismo, desde el materialismo dialéctico, la cuestión de la mujer, no en incluir en él ninguna lucha ajena a él y que, por sus limitaciones intrínsecas, es eminentemente de ideología burguesa.

Arabista escribió:No. Yo no puedo equiparar el feminismo marxista el movimiento femenino comunista internacional

Pero también Arabista escribió:la interpretación más lógica es que N. Lenin [...] plantea o busca construir, en asociación directa con la teoría marxista, un movimiento femenino internacional comunista que siendo contrario al feminismo burgués, es un feminismo marxista o proletario

Deja de hacerte trampas al solitario. De cada cita haces una exégesis muy particular para que los clásicos (o yo mismo) digan lo que tú quieres que digan. El  movimiento femenino comunista internacional tiene poco que ver con este "feminismo marxista", y se contempla, como su propio nombre indica, desde el comunismo, desde el marxismo; no tiene necesidad de incluir en él o de establecer una "asociación directa con la teoría marxista" a movimientos ajenos a él que son, y que los propios clásicos consideraban, burgueses.

Un saludo.
Arabista
Arabista
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 172
Reputación : 185
Fecha de inscripción : 30/05/2018
Localización : Emirato de Granada

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Arabista el Jue Abr 04, 2019 6:30 pm

Anxe_Elard escribió:No has entendido por qué el feminismo es burgués, a pesar de que yo he especificado que no es por estar integrado por elementos burgueses. Puedo entender cierta confusión al haber utilizado yo la expresión "el feminismo nace..." aunque por contexto creí que estaba claro que no me refería a la ontogénesis del feminismo sino al feminismo como movimiento contestatario en cualquiera de sus manifestaciones históricas, incluyendo el movimiento feminista actual (que es el que nos ocupa), por muy heterogéneo que éste sea.

El feminismo, igual que el socialismo surgió desde una base reformista e intrínsecamente relacionada con la burguesía y la pequeñaburguesía. Esto no significa que el socialismo como el feminismo sean estáticos y no tengan desarrollos evolucionados y que se asocien de forma armoniosa con distintas ideologías, sistemas filosóficos o estructuras menores de pensamiento.

Anxe_Elard escribió:A partir de esta comprensión errónea de lo que yo he escrito procedes a comparar la evolución histórica del socialismo con la del feminismo. Esto no es solo incomparable a no ser que se hagan verdaderos ejercicios de abstracción, sino que además, al estar "refutando" argumentos que me atribuyes infundadamente, es también del todo innecesario.

No hay que hacer grandes ejercicios de abstracción. Simplemente hay que tomar como herramienta de análisis al materialismo dialéctico y darse cuenta que la superestructura no es estática ni tampoco las ideologías inherentes o surgidas como critica y/o herramienta superadoras de la antedicha. El socialismo como concepto no lo inventó K. Marx, sino que fue desarrollándose dialécticamente hasta llegar al concepto de socialismo científico. El feminismo, igualmente tuvo su desarrollo y por la época de C. Zetkin, Kolontái, Lenin o Luxemburgo tenían un carácter eminentemente burgués como en sus inicios -porque estos autores viven el inicio y el desarrollo del feminismo burgués, y no su culminación o desarrollo efectivo, porque, por ejemplo, en el caso del voto femenino, solo muy pocos países lo habían autorizado allá por el 1917 y tendrían que esperar un tiempo más para tener derecho a voto. No sería hasta por ejemplo, los años 40 del siglo pasado cuando el voto femenino tomó carácter de Derecho Humano y no sería hasta tiempo después que otros países no permitiesen el voto femnino-. El hecho de que N. Lenin plantea o busca construir un movimiento femenino internacional comunista en contraposición del feminismo burgués y sus romanticismos literarios, solo nos puede hacer entender que N. Lenin lo que buscaba es formar un feminismo proletario tomando los principios de igualdad entre hombres y mujeres y la inclusión de esta lucha dentro del movimiento comunista, confiriéndole una organización y unas herramientas de análisis, relacionadas al comunismo, pero paralelo a la III internacional cuyo objeto de trabajo sea la cuestión de femenina y la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. La lucha genuina por la igualdad entre hombres y mujeres es, desde sus inicios "feminismo". Utilizar el término "marxista" para denominar al "feminismo marxista" solo es la misma asimilación teórico-práctica que hicieron K. Marx y F. Engels para diferenciarse del socialismo reaccionario, el socialismo burgués, el socialismo verdadero o el socialismo utópico, es decir, diferenciarse del feminismo burgués que solo busca la igualdad en el acceso a la explotación del proletariado para ambos sexos pero no quiere destruir el sistema capitalista porque sus herramientas de análisis y/o sus conclusiones están limitadas y no entienden que el patriarcado y la superioridad del hombre sobre la mujer en el ámbito doméstico no desaparecerán hasta que precisamente desaparezca la familia individual.

Anxe_Elard escribió: De todas formas, aun jugando a tu juego, aun suponiendo que Lenin, Zetkin o Kollontai dirigían sus críticas solamente a este feminismo burgués (que con un par de citas ya he demostrado que no es así sin necesidad de interpretaciones propias), esto revelaría que tenían constancia de un feminismo no-burgués. ¿Por qué nunca nombraron explícitamente a este feminismo revolucionario o feminismo marxista? ¿Por qué andarse con tanto eufemismo? ¿Por qué jamás hablaron de "incluirlo" en la teoría marxista?

Yo no juego a ningún juego. Utilizo un tiempo muy valioso en debatir con personas anónimas a través de la red sobre teoría marxista tanto para formarme como para aplicar mis conocimientos en consonancia con mis compañeros del foro y mi militancia en la vida real. Especialmente porque este tipo de debates son mucho más fáciles en la vida real y a mí, leer, revisar, y reflexionar las obras marxistas me ocupan tiempo que podría utilizar por ejemplo en estudiar más para mis exámenes de la universidad, salir con mis amigos o dedicarme a otras actividades dentro de la militancia en la vida real. Aunque no lo parezca, yo para recopilar e interpretar los textos marxistas que arriba cito estimo de horas de búsqueda y reflexión y eso, se quiera o no, quema mucho para estar jugando. Y me ofende, porque sencillamente podría dejar de debatir contigo, cerrar el foro y no volver a entrar a Foro Comunista y utilizar herramientas mucho más eficientes a la hora de debatir, como llevar la agitación a sindicatos, partidos y a una militancia a tiempo completo en vez de, como digo, debatir con una persona que considera mis postulados o mi forma de demostrarlos como "juegos".

Anxe_Elard escribió: esto revelaría que tenían constancia de un feminismo no-burgués. ¿Por qué nunca nombraron explícitamente a este feminismo revolucionario o feminismo marxista? ¿Por qué andarse con tanto eufemismo? ¿Por qué jamás hablaron de "incluirlo" en la teoría marxista?

¿Por qué K. Marx en vez de centrarse tanto en el análisis de El Capital no presentó una serie de medidas prácticas para el gobierno del proletariado del Estado y hacer un esfuerzo intelectual para entender cómo el proletariado llegará al comunismo? ¿Por qué entendemos que el leninismo es la forma más correcta de acercarse a la continuación práctica de las ideas marxistas en vez del luxemburguismo? ¿Por qué N. Lenin no desarrolló cómo deberían plantearse los planes quinquenales como salto a la colectivización dejando tal actividad teórico-práctica a la posterior Oposición de Izquierda cuya inmensa mayoría de planteamientos serían tomados (tras purgar a todos los viejos bolcheviques) posteriormente por Stalin y terminar con la NEP?

O una pregunta mucho más pertinente: ¿Por qué el marxismo-leninismo y la ampliación de su teoría debe terminar en 1924 con la muerte de su fundador? ¿O por qué solo se aceptan determinadas excepciones hechas por I. Stalin para justificar lo ecléctico y complicado de las colectivizaciones en las repúblicas soviéticas?

Como bien has podido leer -supongo- el marxismo salvo pequeños esbozos jamás se ha definido de forma absoluta y con una estructura ideológica sólida sobre la cuestión femenina o incluso ha hecho una crítica exhaustiva o métodica del feminismo burgués en una obra dedicada a tal misión. Solo han sido esbozos y bocetos literarios para un futuro debate y resolución en una organización internacional de mujeres marxistas que definieran una teoría marxista sobre la cuestión femenina que jamás se dio y dejó, con el paso de las décadas al marxismo como muy relegado en esta cuestión y que a día de hoy, sigue sin resolverse.

Si vamos a esperar que K. Marx, F. Engels o N. Lenin salgan de sus tumbas-cristales, la llevamos clara. Y más aún si creemos que con una teoría inalterable de principios del siglo XX vamos a poder resolver el contexto material presente, muy diferente al de esa época y planteando problemas que solo a la vanguardia proletaria de estos tiempos le tocará resolver, de la nada, aunque por supuesto, con una continuación, dentro de lo posible, de las ideas marxistas-leninistas que a día de hoy se han mostrado vigentes.

Para la segunda mitad del siglo XIX se han dado muchos feminismos que han estado conectados a realidad materiales y contextos concretos. Hablamos del sufragismo como unas de las primeras reivindicaciones del feminismo de primera ola, sin embargo, no todo es Europa, también existe un feminismo árabe que por entonces estuvo muy pero que muy relacionado con la lucha por la independencia nacional de Imperios y potencias coloniales. También hay feminismos con verdaderos tintes ideológicos encontrados en el anarquismo, como por ejemplo el desarrollado por Emma Goldman.

Así, la teoría marxista-leninista no se acaba con la muerte de N. Lenin, sino que se desarrolla con el tiempo según las necesidades históricas, el análisis del contexto y una vanguardia relevante que sepa aplicar semejante teoría en un contexto concreto y ampliarla o adaptarla al redundante contexto.

Anxe_Elard escribió:En la primera frase ya das cuenta clara de que el marxismo es capaz de discernir el origen de la opresión a la mujer (que no es la familia como tal, sino el sistema de producción que da lugar a ese tipo de familia y a la división sexual del trabajo, entre otras cosas) y de superarlo

El origen de la opresión a la mujer es la caída del matriarcado, como primera pérdida importante del sexo femenino en la historia. Con la caída del matriarcado, vendría el patriarcado.  El patriarcado, se extendió desde la prehistoria hasta la época contemporánea y afecta, como superestructura, a la mayoría de aspectos de la sociedad. El origen del patriarcado, como supestructura es obviamente formado por la infraestructura, pero una cosa no quita la otra. El capitalismo ha dado lugar a la familia individual que está dominada por un hombre, una mujer, en matrimonio monogámico y un entorno de convivencia llamado hogar donde la mujer vive en estado de esclavización. La mujer igualmente, debe sufrir todas las consecuencias de la reproducción. A su vez, las mujeres que quieran dedicarse a trabajar en la industria van -y tienen- que sufrir una doble explotación, la doméstica y la industrial.

Anxe_Elard escribió:En lo que Lenin y Engels estaban en consonancia era en avanzar en este tema, en tratar desde el propio marxismo, desde el materialismo dialéctico, la cuestión de la mujer, no en incluir en él ninguna lucha ajena a él y que, por sus limitaciones intrínsecas, es eminentemente de ideología burguesa.

Demuéstralo. Demuestra que el marxismo no quería incluir una lucha ajena a él. ¿Te olvidas de los sindicatos? ¿Te olvidas del derecho al aborto? ¿Te olvidas de la maternidad apoyada por el Estado? Estas reivindicaciones no vienen de K. Marx o F. Engels ni tampoco es algo que N. Lenin plantease como algo propiamente marxista, sino como cuestiones básicas para la supervivencia y el bienestar de la sociedad. Lo mismo pasa con la homosexualidad, mostrada con animadversión por los padres del marxismo pero que en la URSS, por primera vez, y valiendo de precedente, despenalizó la homosexualidad. ¿Acaso no había homosexuales soviéticos que querían vivir su condición sexual sin ser perseguidos, asesinados o encarcelados?

En el caso del feminismo es lo mismo. Si las feministas burguesas quieren solo la igualdad dentro del sistema capitalista, el feminismo marxista solo sería la herramienta verdadera y concisa que diese y luchase por la igualdad real entre hombres y mujeres destruyendo el capitalismo, rompiendo con las relaciones machistas dentro de la familia y el matrimonio y luchando, precisamente, hasta la eliminación y el sentido de la familia, el matrimonio y la propiedad y las relaciones de dominación sexual dentro de las reivindicaciones de un partido comunista, conectado con las masas trabajadoras. Decir que esto es "ideología burguesa" es desconocer de pleno qué es la ideología burguesa.

Anxe_Elard escribió:Deja de hacerte trampas al solitario. De cada cita haces una exégesis muy particular para que los clásicos (o yo mismo) digan lo que tú quieres que digan. El  movimiento femenino comunista internacional tiene poco que ver con este "feminismo marxista", y se contempla, como su propio nombre indica, desde el comunismo, desde el marxismo; no tiene necesidad de incluir en él o de establecer una "asociación directa con la teoría marxista" a movimientos ajenos a él que son, y que los propios clásicos consideraban, burgueses.

Si no hay una explicación detallada y concisa de determinados conceptos solo se puede hacer exégesis o interpretación, por mucha tirria que le tengamos a usar la cabeza para pensar. Yo sé que duele, es más, sé que jode muchas veces tener que comerse la cabeza para intentar entender la realidad, pero es no existen formulas mágicas que conformen, muevan y manipulen la materia y su comportamiento dialéctico. Lo más fácil es coger el catecismo marxista-leninista y convertir al marxismo-leninismo en atemporal, eterno, descontextualizado y sin implicaciones para futuro.

El movimiento femenino comunista internacional no está definido, ni por N. Lenin ni por nadie como para que tú digas que tiene mucho o poco que ver con algo. Por lo que lo único que te queda es hacer exégesis sobre una propuesta que jamás fue materializada y tampoco contó con tesis inaugurales o pre-inaugurales.  

Como le digo arriba, muchas reivindicaciones y necesidades han llegado al marxismo y se han materializado según el contexto histórico en el que se han dado. El marxismo-leninismo no es un corpus inalterable desproviso de espacio-tiempo, sino que se desarrolla, se corrige o se adapta a una infinitud de contextos.  

No existe la teoría marxista que dé soluciones a todos los problemas ni tampoco existe una teoría marxista que pretenda dar respuesta a todas las preguntas sino por la propia resolución de una vanguardia dentro del proletariado que resuelva dichas preguntas y problemas en base a su contexto espacio-temporal.

Por si no te habías dado cuenta, la propia revolución comunista internacional o regional jamás podrá ser bolchevique o basada en la comuna de París, ya que estos contextos materiales están extintos y la realidad material es y será bien distinta.

P. D. Como es posible que la represión estalinista de SS-18 haga que no pueda entrar en este foro por un meses -de hecho, si esa sanción se hace vigente, no volveré a entrar a este foro nunca más ni con esta cuenta, ni con ninguna otra que me pudiese crear-. Como por esta posdata quizás SS-18 borré este mensaje que me ha costado bastante tiempo escribir, Anxe_Elard, te envío esta respuesta por privado para que, no para tener la última palabra, sino para que recibas una respuesta por de mi parte, como compañeros comunistas, tengas una respuesta que quizás puedas desarrollar en el futuro, todo, siempre, por el avance del socialismo y su teoría revolucionaria.
Claudio Forján
Claudio Forján
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 274
Reputación : 277
Fecha de inscripción : 25/01/2016

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Claudio Forján el Miér Abr 10, 2019 1:23 pm

Sinceramente, discutir sobre si el término feminista es burgués o no es una discusión bizantina que no conduce a nada más que a afianzar una identidad cultural suburbana pretendidamente "comunista pura". En tiempos de Lenin y Kollontai sólo se identificaban como feministas las mujeres de la burguesía. Y hoy en día se identifican como tales la gran mayoría de las mujeres en una sociedad europea occidental como es el caso de la española: https://elpais.com/sociedad/2018/11/07/actualidad/1541616264_498265.html

Lo que hay que combatir son las concepciones liberales que predominan en el movimiento feminista. Que eso se haga bajo el nombre de un "feminismo socialista" o de un "socialismo en general" es algo que depende del contexto histórico y cultural, no de esencialismos identitarios.
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Miér Abr 10, 2019 5:05 pm

Es que creo que en cierta forma (al menos en estos debates "puertas adentro" que damos entre nosotros), no es menor plantear estos temas. El feminismo (como ideología burguesa que és)  se ha posicionado como idea propia de la clase dominante, y por ende, representan las ideas dominantes de esta época. Ideología hegemónica, que moviliza en mayor o menor medida, a una buena parte de la sociedad. Discutir la esencia liberal del feminismo, analizarlo y criticarlo de forma dialéctica, es un deber. Combatirlo como ideología de clase dominante, también.
Esto no quiere decir, que no podamos compartir algunas reivindicaciones puntuales de estas corrientes. Pero entendemos las limitaciones propias de todo movimiento impregnado con ideología pequeñoburguesa, entendemos también que la lucha de la mujer proletaria, no va por un camino distinto al de la lucha de clases. Fragmentar al proletariado, es el triunfo de clase dominante. Clase dominante, que entiende mejor que nadie los límites del feminismo, que ellos mismos impulsan, y que jamas pondrá en riesgo su posición de dominio. Límites que muchos izquierdistas no comprenden, y por eso hablan abiertamente del feminismo y la mujer como si fuese algo "revolucionario" ...
Claudio Forján
Claudio Forján
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 274
Reputación : 277
Fecha de inscripción : 25/01/2016

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Claudio Forján el Jue Abr 11, 2019 2:31 pm

En 1902 Lenin se presentaba como "socialdemócrata". Al igual que todos los bolcheviques. Porque en ese momento "socialdemócrata" en Rusia era la etiqueta política con que se identificaba a un marxista. Cuando ya se produce la escisión de la II Internacional Lenin propone el cambio de nombre de socialdemócrata a comunista. Porque la bancarrota de la II Internacional en un contexto revolucionario hace asociar la etiqueta de "socialdemócrata" al reformismo y la contrarrevolución.

La cuestión es distinguir la posición marxista sobre la emancipación de la mujer de la posición liberal-burguesa y someter la segunda a crítica a la luz de la primera. A partir de ahí, ponerle a una u otra la etiqueta de "feminista" es algo secundario y que depende del contexto cultural. En 1910 las masas obreras asociaban en término "feminista" a las mujeres burguesas y pequeñoburguesas que exigían la igualación de derechos con los hombres de su clase. En España en 2019 con el término "feminista" se asocia desde eso hasta simplemente estar de acuerdo en general con la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, con lo cual se vuelve un término aceptado como positivo por la mayoría de la sociedad, más allá de las majaderías posmodernas de turno. Por eso digo que vayamos a las esencias y no a las etiquetas.
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Jue Abr 11, 2019 3:51 pm

Es que justamente, Claudio. El feminismo como concepto, hoy está más vinculado a las "majaderías posmodernas" que mencionas. Realmente somos testigos de lo ridículo e infantil del feminismo actualmente (gran parte de este movimiento). Qué si bien, moviliza gente, no podemos dejar de observar el rechazo que generan en gran parte de la sociedad. "La igualdad" en términos genéricos, siempre va a tener una connotación positiva, aunque sea un concepto sumamente abstracto. Quizás hoy el feminismo ya no se entienda como sinónimo de igualdad. La sociedad, quizás, ya no vincule a estas corrientes con la defensa de la "igualdad" de derechos. Por eso es importante saber, que representa realmente hoy el feminismo, y como se lo entiende en esta época.
Claudio Forján
Claudio Forján
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 274
Reputación : 277
Fecha de inscripción : 25/01/2016

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Claudio Forján el Jue Abr 11, 2019 6:54 pm

Yo no sé cómo será en Argentina. Pero en España el rechazo del término feminismo se da sobre todo en ambientes reaccionarios o conservadores. De hecho el "antifeminismo" se asocia con estos sectores. Otra cosa es la crítica del feminismo oficial. Estoy hablando a nivel de masas, no de los círculos militantes . No sólo o no principalmente se asocia con "majaderías posmodernas". El PSOE está haciendo una campaña electoral con consignas como La España que quieres es feminista y va en cabeza en todas las encuestas, siendo también el partido al que más obreros votan. He puesto más arriba un enlace a un artículo que cita encuestas al respecto. Los datos son bastante claros:

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico 1541616264_498265_1541620243_sumario_normal_recorte1

Como mínimo, hay que evitar la hostilidad hacia el término y centrarse en el contenido programático respecto a las desigualdades entre sexos, ya sea para difundir el marxista o para criticar el neoliberal. Hay que diferenciar cómo hablamos a las masas y cómo hablamos a los cuadros. Una cosa es que aquí entre comunistas digamos que el marxismo ya incorpora en sí mismo la perspectiva de la emancipación de la mujer como parte de la emancipación del trabajo y no necesita de teorías feministas ajenas a él para abordar la cuestión. Pero otra cosa muy distinta es promover o aplicar políticas en base a las concepciones marxistas en beneficio de las mujeres trabajadoras en un contexto cultural en el que esto se incluye dentro de lo que lleva la etiqueta de "feminismo". Son dos niveles distintos de comunicación, de Agit-Prop, como decían los soviéticos. El término "feminismo" no tiene por qué significar lo mismo en cada contexto. Yo mismo he criticado en este foro a Arabista por leer a los clásicos del marxismo desde una óptica liberal. Pero no me expreso en esos términos cuando hablo con gente "normal", ajena a los círculos militantes.

Y luego, bueno... A ver hasta dónde llevamos la lucha ideológica entre comunistas sobre el feminismo burgués. Porque yo estoy llegando a ver afirmaciones de "comunistas" casi sugiriendo que el acceso de mujeres a puestos directivos en el Estado o las empresas capitalistas es algo negativo. Porque el contenido programático del feminismo burgués gira en torno a esto. No nos pensemos que el meollo del asunto son las "majaderías posmodernas". Esas cosas son en todo caso el "ariete" en la batalla actual. El asunto central es el acceso de mujeres burguesas y de capas medias a esos puestos directivos. Lógicamente, nuestro programa, el comunista, no se basa en esto. Pero afirmar que esto es algo negativo es como, yo qué sé, decir que el gobierno de Nelson Mandela en Sudáfrica fue negativo por eliminar el Apartheid y permitir el acceso de los negros a los puestos directivos del Estado y las empresas capitalistas. Precisamente, este tipo de igualdades entre sexos, razas, nacionalidades, etc., permiten desenmascarar que la verdadera desigualdad en la que se basa el capitalismo es la de clase. El problema no es reconocer esto como positivo, sino subordinar la actividad del partido obrero marxista a estas cuestiones. La tarea importante ahora mismo es hacer calar la idea de que, aunque haya coincidencias en cosas muy puntuales, existe un antagonismo de intereses entre las mujeres trabajadoras y las mujeres burguesas. Por ejemplo aquí en España esto está empezando a estallar, porque las feministas liberales, sobre todo del entorno del partido Ciudadanos, están planteando abiertamente la regulación de la prostitución y de los "vientres de alquiler", fenómenos que sobre todo recaen sobre las mujeres trabajadoras. Lo que mantiene unido el movimiento feminista es el #MeToo y cosas así, pero sobre cuestiones como las que digo las diferencias son cada vez mayores.
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Jue Abr 11, 2019 8:58 pm

Claudio Forjan escribió:Yo no sé cómo será en Argentina. Pero en España el rechazo del término feminismo se da sobre todo en ambientes reaccionarios o conservadores. De hecho el "antifeminismo" se asocia con estos sectores. Otra cosa es la crítica del feminismo oficial. Estoy hablando a nivel de masas, no de los círculos militantes . No sólo o no principalmente se asocia con "majaderías posmodernas". El PSOE está haciendo una campaña electoral con consignas como La España que quieres es feminista y va en cabeza en todas las encuestas, siendo también el partido al que más obreros votan.

Bueno, una encuesta realizada a poco mas de mil personas, no sé que tan representativo sea en un país como España, en donde viven al rededor de 46 millones de habitantes. Pero te lo tomo como valido, sin desconocer el margen pequeño de estudio en el que se basan estas encuestas. El PSOE entiendo que es un partido tradicional allí, usualmente posicionado como primera o segunda fuerza política en España. No necesariamente que el PSOE este haciendo politiquería oportunista con la cuestión del feminismo, significa que sea el factor fundamental por el cual este encabezando las encuestas.

Por otro lado, Claudio, en parte la respuesta la das vos mismo con respecto de los sectores reaccionarios "antifeministas". Si, es cierto, el feminismo es "atacado" por sectores conservadores. Pero lo que nosotros hacemos, no es combatir al feminismo desde una lógica reaccionaria, sino abordarlo desde el materialismo dialéctico. No somos reaccionarios por esto, somos marxistas. Pequeña gran diferencia. Así mismo, debemos considerar que el feminismo es una corriente de pensamiento bastante heterogénea, con mucha influencia de "intelectuales" iconos del posmodernismo. Y como ya mencione antes, combatimos al feminismo como ideología de clase dominante, entendiendo sus grandes limitaciones en lo que respecta a esa búsqueda abstracta de igualdad, dentro del propio sistema capitalista.

Eso no significa, y lo repito, que no podamos compartir reivindicaciones validas que afectan a las mujeres. No somos hostiles ni indiferentes a un sinfín de problemáticas que padecen las mujeres dentro de una sociedad regida por determinadas superestructuras, donde se naturalizan conductas machistas en áreas domesticas, como laborales, etc. Lo que destacamos es la esterilidad del feminismo (como ideología de clase dominante) para resolver dichos problemas. Entendemos que esta ideología no busca mover los cimientos de la estructura capitalista, sino buscar tibias reformas (en el mejor de los casos) para acomodarse dentro de ella. La desigualdad de clases es contra lo que luchamos, porque entendemos que la disparidad "de género" (en ciertos aspectos) esta dada por la propia superestructura.

Que parte de la sociedad se identifique con las consignas de "igualdad" que plantea el feminismo, es bastante lógico. Hasta diría que en términos razonables es lo "políticamente correcto". La cuestión es explicar el trasfondo de dicha desigualdad, y alertar la esterilidad del feminismo para combatirla.
Claudio Forján
Claudio Forján
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 274
Reputación : 277
Fecha de inscripción : 25/01/2016

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Claudio Forján el Jue Abr 11, 2019 10:38 pm

pablo13 escribió:Bueno, un encuesta realizada a poco mas de mil personas, no sé que tan representativo sea en un país como España, en donde viven al rededor de 46 millones de habitantes. Bueno, un encuesta realizada a poco mas de mil personas, no sé que tan representativo sea en un país como España, en donde viven al rededor de 46 millones de habitantes. Pero te lo tomo como valido, sin desconocer el margen pequeño de estudio en el que se basan estas encuestas. El PSOE entiendo que es un partido tradicional allí, usualmente posicionado como primera o segunda fuerza política en España. No necesariamente que el PSOE este haciendo politiquería oportunista con la cuestión del feminismo, significa que sea el factor fundamental por el cual este encabezando las encuestas.

Las encuestas se hacen con muestras de esa proporción. Las electorales también. No se puede preguntar a 46 millones de personas para hacer una encuesta. El PSOE ciertamente es un partido existente en España desde 1879, pero no son tan torpes como para hacer campaña con eso, si es mal visto por los obreros.

pablo13 escribió:Por otro lado, Claudio, en parte la respuesta la das vos mismo con respecto de los sectores reaccionarios "antifeministas". Si, es cierto, el feminismo es "atacado" por sectores conservadores. Pero lo que nosotros hacemos, no es combatir al feminismo desde una lógica reaccionaria, sino abordarlo desde el materialismo dialéctico. No somos reaccionarios por esto, somos marxistas. Pequeña gran diferencia. Así mismo, debemos considerar que el feminismo es una corriente de pensamiento bastante heterogénea, con mucha influencia de "intelectuales" iconos del posmodernismo. Y como ya mencione antes, combatimos al feminismo como ideología de clase dominante, entendiendo sus grandes limitaciones en lo que respecta esa búsqueda abstracta de igualdad, dentro del sistema capitalista.

Mi planteamiento es el de distinguir el feminismo como ideología del feminismo como activismo por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Del mismo modo que se distingue el sindicalismo como activismo sindical del sindicalismo como desviación político-ideológica consistente en subordinar la militancia comunista al activismo sindical. Hace 100 no se entendía así. Se hablaba de "movimiento femenino" o "movimiento de mujeres". Pero hoy en día, al menos un país como España, el término "feminismo" se asocia a cualquier actividad militante en favor de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Antes había organizaciones obreras de mujeres por un lado y organizaciones feministas por otro. Pero hoy te vas, por ejemplo, a las secciones sindicales que tratan problemáticas de las mujeres obreras y la etiqueta de "feminista" no se ve como algo "burgués". Al menos en España, que es de lo que hablo con conocimiento de los hechos.

pablo13 escribió:Eso no significa, y lo repito, que no podamos compartir reivindicaciones validas que afectan a las mujeres. No somos hostiles ni indiferentes a un sinfín de problemáticas que padecen las mujeres dentro de una sociedad regida por determinadas superestructuras, donde se naturalizan conductas machistas en áreas domesticas, como laborales, etc. Lo que destacamos es la esterilidad del feminismo (como ideología de clase dominante) para resolver dichos problemas. Entendemos que esta ideología no busca mover los cimientos de la estructura capitalista, sino buscar tibias reformas (en el mejor de los casos) para acomodarse dentro de ella. La desigualdad de clases es contra lo que luchamos, porque entendemos que la disparidad "de género" (en ciertos aspectos) esta dada por la propia superestructura.

No, la "disparidad de género" no viene dada por "la propia superestructura", sino por división sexual del trabajo. Eso se manifiesta en la superestructura a través de conductas como el machismo o regímenes de organización familiar como el patriarcado. Pero la base económica es el confinamiento de la mujer al trabajo doméstico y reproductivo. El capitalismo tiene una relación contradictoria con esto, como traté de explicarle a Arabista en otro hilo antes de que fuese baneado. El capitalismo al desarrollar la gran industria requiere cada vez más que la mujer se incorpore al trabajo productivo. Pero esto hace que no pueda atender el trabajo doméstico/reproductivo, que es necesario en cualquier sociedad o modo de producción para la reproducción de la vida y de la fuerza de trabajo. Esta contradicción se resuelve mediante la socialización del trabajo doméstico/reproductivo. Pero, claro, bajo el capitalismo esto está sometido a la lógica mercantil, para quien se lo pueda pagar, que son las familias burguesas. Una familia obrera no tiene tanto poder adquisitivo para contratar a alguien que cuide a sus hijos o les limpie la casa. Para afrontar esto hacen falta servicios públicos de acceso universal para la población que al capital le suponen un coste. Un coste que se ahorraba con el confinamiento de la mujer al trabajo doméstico, ya que a las amas de casa no se les paga un salario, sino que se las mantiene con el salario del obrero. Cada vez hay menos mujeres que se dedican en exclusiva al trabajo doméstico, pero sí está muy extendido el fenómeno de mujeres que tienen empleos a tiempo parcial (menos remunerados que los de jornada completa) para poder precisamente dedicar el resto de la jornada al trabajo doméstico. Esto es lo que llaman la "brecha salarial" (los empleos a jornada parcial se pagan menos que a jornada completa) y se resuelve mediante el desarrollo de servicios públicos de atención a la infancia (aparte de permisos de paternidad/maternidad de larga duración) y otras tareas domésticas/reproductivas, además de una reducción general de la jornada de trabajo (sin pérdida de poder adquisitivo). Como ves, estas problemáticas no están en los "márgenes" de lo que es el capitalismo como modo de producción, sino que afecta a sus esencias. No se puede socializar el trabajo doméstico/reproductivo y disminuir la jornada de trabajo (sin pérdida de poder adquisitivo) sin afectar al funcionamiento del capitalismo, sin avanzar hacia el socialismo. No es una lucha más, sino que es una parte esencial del programa comunista, junto a la dictadura del proletariado y la socialización de los medios de producción.

La "esterilidad" del feminismo burgués consiste en que éste tiene como objetivo la equiparación de las mujeres burguesas y pequeñoburguesas con sus pares masculinos. Al final esto se concreta en lo que ya he comentado: el acceso de las mujeres en igualdad con los hombres a puestos directivos del Estado y las empresas capitalistas. El feminismo posmoderno, es decir, neoliberal, lo que hace es expresar de diferentes formas esta aspiración. Que, insisto, no debería escandalizarnos tanto. Cuanto más "iguales" sean los hombres y mujeres de la burguesía, más claro estará que la diferencia de clase es la fundamental. Lo que es un error es que las organizaciones obreras y comunistas se dediquen a esto como parte esencial de su militancia.

pablo13 escribió:Que parte de la sociedad se identifique con las consignas de "igualdad" que plantea el feminismo, es bastante lógico. Hasta diría que en términos razonables es lo "políticamente correcto". La cuestión es explicar el trasfondo de dicha desigualdad, y alertar la esterilidad del feminismo para combatirla.

En el caso de España no es "parte", sino la mayor parte de la sociedad. La cuestión es explicar la importancia de la emancipación femenina como parte de la emancipación del trabajo y que, en última instancia, las mujeres trabajadoras tienen intereses antagónicos con los de las mujeres burguesas, una vez las luchas puntuales en las que pueden coincidir hayan terminado.
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Vie Abr 12, 2019 4:01 am

Claudio Forjan escribió:Las encuestas se hacen con muestras de esa proporción. Las electorales también. No se puede preguntar a 46 millones de personas para hacer una encuesta. El PSOE ciertamente es un partido existente en España desde 1879, pero no son tan torpes como para hacer campaña con eso, si es mal visto por los obreros.

Claramente. Solo (como algo personal) lo cuestiono cuando se pretende dar a entender que una encuesta de esas pequeñas magnitudes, representa la opinión o tendencia del pueblo en términos casi absolutos. Por otro lado, imagino que el PSOE no se limita solamente a hacer campaña con el feminismo, debe tener una agenda de propuestas varias, para acaparar distintos potenciales votantes. También hay que tener en cuenta que todos los partidos políticos tienen un núcleo duro de votantes, que apoyan con su voto al partido de manera prácticamente mecanizada. Porcentualmente vos sabrás decírmelo mejor. Con un piso significativo de electores, obviamente van a ir en busca de los potenciales votantes, abarcando temáticas diversas.

Claudio Forjan escribió:Mi planteamiento es el de distinguir el feminismo como ideología del feminismo como activismo por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Del mismo modo que se distingue el sindicalismo como activismo sindical del sindicalismo como desviación político-ideológica consistente en subordinar la militancia comunista al activismo sindical. Hace 100 no se entendía así. Se hablaba de "movimiento femenino" o "movimiento de mujeres". Pero hoy en día, al menos un país como España, el término "feminismo" se asocia a cualquier actividad militante en favor de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Antes había organizaciones obreras de mujeres por un lado y organizaciones feministas por otro. Pero hoy te vas, por ejemplo, a las secciones sindicales que tratan problemáticas de las mujeres obreras y la etiqueta de "feminista" no se ve como algo "burgués". Al menos en España, que es de lo que hablo con conocimiento de los hechos.

En este pasaje de tu intervención, logre comprender perfectamente tu postura. Solo, con un pequeño matiz sobre el final (lo remarcado en negrita). Esta claro que el feminismo es burgués en esencia, pero en estos términos lo entendemos debatiendo entre nosotros. Es decir, desde nuestra perspectiva como marxistas comprendemos las limitaciones del feminismo, el cual aspira a una "igualdad" en ciertos aspectos, y dentro del marco capitalista. Esta claro que en el inconsciente popular el concepto de feminismo como tal, lejos de vincularlo con la burguesía, lo relacionan en general con el progresismo, la izquierda, etc. Pero eso no quita que esta ideología sea fundamentalmente burguesa. A eso apunto ...

Claudio Forjan escribió:No, la "disparidad de género" no viene dada por "la propia superestructura", sino por división sexual del trabajo. Eso se manifiesta en la superestructura a través de conductas como el machismo o regímenes de organización familiar como el patriarcado. Pero la base económica es el confinamiento de la mujer al trabajo doméstico y reproductivo.

Creo que fue exactamente lo que dije.

(...) "un sinfín de problemáticas que padecen las mujeres dentro de una sociedad regida por determinadas superestructuras, donde se naturalizan conductas machistas en áreas domesticas, como laborales" ...

Me refería a los aspectos culturales, como el machismo, devenidos de las relaciones sociales de producción. (Quizás estoy malinterpretando conceptos, si me equivoco hacérmelo saber).


Y en esto ultimo estoy totalmente de acuerdo.

Claudio Forjan escribió:La "esterilidad" del feminismo burgués consiste en que éste tiene como objetivo la equiparación de las mujeres burguesas y pequeñoburguesas con sus pares masculinos. Al final esto se concreta en lo que ya he comentado: el acceso de las mujeres en igualdad con los hombres a puestos directivos del Estado y las empresas capitalistas. El feminismo posmoderno, es decir, neoliberal, lo que hace es expresar de diferentes formas esta aspiración. Que, insisto, no debería escandalizarnos tanto. Cuanto más "iguales" sean los hombres y mujeres de la burguesía, más claro estará que la diferencia de clase es la fundamental. Lo que es un error es que las organizaciones obreras y comunistas se dediquen a esto como parte esencial de su militancia.
Claudio Forján
Claudio Forján
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 274
Reputación : 277
Fecha de inscripción : 25/01/2016

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Claudio Forján el Vie Abr 12, 2019 1:25 pm

pablo13 escribió:Claramente. Solo (como algo personal) lo cuestiono cuando se pretende dar a entender que una encuesta de esas pequeñas magnitudes, representa la opinión o tendencia del pueblo en términos casi absolutos. Por otro lado, imagino que el PSOE no se limita solamente a hacer campaña con el feminismo, debe tener una agenda de propuestas varias, para acaparar distintos potenciales votantes. También hay que tener en cuenta que todos los partidos políticos tienen un núcleo duro de votantes, que apoyan con su voto al partido de manera prácticamente mecanizada. Porcentualmente vos sabrás decírmelo mejor. Con un piso significativo de electores, obviamente van a ir en busca de los potenciales votantes, abarcando temáticas diversas.

Las encuestas funcionan con muestras de esa proporción. Lo puedes preguntar a cualquier sociólogo. Claro que el PSOE hace campaña con más temas, como todos los demás partidos. Pero no haría campaña con eso, si no creyera que le hace ganar más votos aún.

pablo13 escribió:En este pasaje de tu intervención, logre comprender perfectamente tu postura. Solo, con un pequeño matiz sobre el final (lo remarcado en negrita). Esta claro que el feminismo es burgués en esencia, pero en estos términos lo entendemos debatiendo entre nosotros. Es decir, desde nuestra perspectiva como marxistas comprendemos las limitaciones del feminismo, el cual aspira a una "igualdad" en ciertos aspectos, y dentro del marco capitalista. Esta claro que en el inconsciente popular el concepto de feminismo como tal, lejos de vincularlo con la burguesía, lo relacionan en general con el progresismo, la izquierda, etc. Pero eso no quita que esta ideología sea fundamentalmente burguesa. A eso apunto ...

Fíjate que, aún así, eso depende de lo que defiendan quienes se autodefinen como "feministas". Lo que es burgués es defender que las mujeres como tales tienen una comunidad de intereses frente a los hombres, independientemente de su posición de clase. Yo mismo he colgado en este foro un artículo de una autora francesa que somete a crítica, y además en profundidad, estas posiciones burguesas y liberales sobre la comunidad de intereses entre las mujeres de todas las clases sociales frente a los hombres. Pero ella se considera "feminista marxista". ¿La descartamos por revisionista? Sería absurdo. Incluso lo que he dicho de "feminismo como ideología" es inexacto. Lo que es burgués es el feminismo como ideología que promueve una comunidad de intereses entre las mujeres frente a los hombres independientemente de la posición de clase.
pablo13
pablo13
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1988
Reputación : 2218
Fecha de inscripción : 07/06/2014
Localización : Argentina

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por pablo13 el Vie Abr 12, 2019 2:58 pm

Creo que pasa un poco por lo que decía anteriormente. Mi postura no es descartar de raíz al feminismo, sino reorientarlo en términos ideolólicos. Ya que el capitalismo se vale de estas desigualdades para sostener su propia reproducción como sistema. Por eso remarcaba la esterilidad del feminismo, que si bien, puede tener un costado positivo, como la de reflejar ciertas problemáticas de la mujer que quizás estaban naturalizadas. No obstante, las limitaciones meramente reformistas jamás podrán emancipar verdaderamente a las mujeres proletarias del yugo capitalista, porque el objetivo real del feminismo, no es ese.

Por eso no hablo de descartar al feminismo en términos absolutos, sino descartar los elementos pequeñoburgueses de estas corrientes, y reunificarlo en una sola lucha, la de clases. La verdadera lucha emancipadora.

Saludos !
gatopardo2015
gatopardo2015
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1249
Reputación : 1278
Fecha de inscripción : 26/12/2014

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por gatopardo2015 el Vie Abr 12, 2019 10:41 pm

pablo13 escribió:Creo que pasa un poco por lo que decía anteriormente. Mi postura no es descartar de raíz al feminismo, sino reorientarlo en términos ideolólicos. Ya que el capitalismo se vale de estas desigualdades para sostener su propia reproducción como sistema. Por eso remarcaba la esterilidad del feminismo, que si bien, puede tener un costado positivo, como la de reflejar ciertas problemáticas de la mujer que quizás estaban naturalizadas. No obstante, las limitaciones meramente reformistas jamás podrán emancipar verdaderamente a las mujeres proletarias del yugo capitalista, porque el objetivo real del feminismo, no es ese.

Por eso no hablo de descartar al feminismo en términos absolutos, sino descartar los elementos pequeñoburgueses de estas corrientes, y reunificarlo en una sola lucha, la de clases. La verdadera lucha emancipadora.

Saludos !

Esa tarea dejásela a las mujeres marxistas que activan como militantes, junto al resto de sus cras. en los lugares de trabajo correspondientes.
Ellas saben perféctamente lo que hacen desde hace más de un siglo. La tienen muy clara, desde mucho antes de que existieran las redes de Internet.

Salvo, claro está, que estés en plan novedoso de:

1) Cambiar de sexo.
2) Entrar a trabajar a un taller como operaria.
3) O atendiendo un comedor infantil, en alguna barriada, como cocinera.

Hay otras opciones, por el monento se me ocurren estas.

Saludes !

Contenido patrocinado

No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico Empty Re: No todas estamos representadas por el feminismo hegemónico

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Mar Oct 22, 2019 9:54 pm