Venezuela: la presión imperialista aumenta bajo el disfraz de la 'ayuda humanitaria' - Por Lucha de Clases

Marx 12
Marx 12
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 171
Reputación : 558
Fecha de inscripción : 26/10/2018
Localización : Argentina

Venezuela: la presión imperialista aumenta bajo el disfraz de la 'ayuda humanitaria' - Por Lucha de Clases Empty Venezuela: la presión imperialista aumenta bajo el disfraz de la 'ayuda humanitaria' - Por Lucha de Clases

Mensaje por Marx 12 el Dom Feb 24, 2019 5:42 pm


"Estáis arriesgando vuestro futuro y vuestras vidas", así se dirigía Trump a los oficiales militares venezolanos en un discurso belicista en Miami el 18 de febrero. “No encontrareis un puerto seguro, ni una salida fácil o escapatoria. Lo perderéis todo", agregó, tal vez frustrado de que hasta el momento no haya habido grietas significativas en las fuerzas armadas venezolanas, un mes después del inicio de la tentativa de golpe de Estado que planea Estados Unidos.

La presión aumenta a medida que se acerca el 23 de febrero: fecha que el títere estadounidense Guaidó se ha fijado para que la "ayuda humanitaria" ingrese al país.

Un mes después de que se proclamara "presidente encargado", Guaidó todavía no tiene el poder real. No ha habido levantamiento en el ejército. Salvo un par de oficiales estacionados en EE. UU. y un oficial de la Fuerza Aérea sin mando de tropas, las fuerzas armadas venezolanas permanecen leales al presidente Maduro. Incluso la BBC ha vuelto a llamar a Guaidó "el líder de la oposición". El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, ha estado recorriendo el país organizando grandes manifestaciones antiimperialistas en las principales ciudades. Las más recientes en Mérida (en la frontera con Colombia) y en Bolívar (el estado que limita con Brasil).

El Wall Street Journal se vio obligado a admitir que el cambio de régimen de Trump en Venezuela no va de acuerdo con el plan:

"Muchos de los opositores de Venezuela y sus partidarios de Estados Unidos pensaron que el régimen del presidente Nicolás Maduro se derrumbaría rápidamente después de que Washington apoyara un plan diseñado para socavar su apoyo militar y estimular su salida. No ha sucedido de esa manera ".

Luego citó a un "ex funcionario de alto rango de los Estados Unidos" que dijo que "las personas que diseñaron [el golpe] en Caracas y lo vendieron aquí [en Washington], lo vendieron con la promesa de que si Guaidó iniciaba un movimiento y [los países de América del Sur] y EE. UU. lo secundaban, los militares se rebelarían y Maduro dimitiría, pensaron que era una operación de 24 horas".

La ayuda humanitaria: una estratagema para la provocación

Carlos LatuffPor esta razón, y para no perder el impulso, los conspiradores del golpe tenían que dar un paso audaz, galvanizando sus fuerzas y aumentando la presión sobre el ejército. La excusa que se está utilizando es la "ayuda humanitaria", que desempeña el mismo papel que las "armas de destrucción masiva" en el período previo a la invasión de Irak. La fecha se ha fijado para el 23 de febrero.

Juan Guaidó ha dicho, repetidamente, que hay 300,000 personas a punto de morir por inanición a menos que se permita la ayuda. Una mentira en toda regla. La crisis económica en Venezuela es muy grave y ha tenido un impacto masivo en el nivel de vida de las personas, pero la afirmación de Guaidó es completamente falsa, al igual que las "armas de destrucción masiva" que representaban una "amenaza inminente" en el caso de Irak.

Estados Unidos ha concedido gentilmente 20 millones de dólares en ayuda, luego de haber incautado 7 mil millones en activos venezolanos. El Reino Unido se ha unido con unos "generosos" 8 millones de dólares, que se vuelve insignificante si se considera que el Banco de Inglaterra está reteniendo el oro venezolano por un valor de 1.200 millones de dólares.

De hecho, cualquiera puede ver que esto no tiene nada que ver con la ayuda ni con ninguna preocupación humanitaria. En la región colombiana de la Guajira, más de 4000 niños han muerto de desnutrición. En Haití hay una grave crisis humanitaria y un gobierno corrupto que usa el poder del Estado para sofocar una rebelión en masa. No ha habido llamadas de Washington para un cambio de régimen en Colombia ni en Haití, ni tampoco una campaña en los medios de comunicación masiva sobre la ayuda humanitaria. Naturalmente, estos dos países ya tienen regímenes que cumplen con los Estados Unidos.

Se identificaron tres lugares separados como puntos de entrada para la ayuda “humanitaria”: uno en la frontera con Brasil, otro en la isla holandesa de Curazao (frente a la costa de Venezuela) y un tercero (el más importante) en Cúcuta, en Colombia. Se han entregado toneladas de ayuda en aviones militares. En la última semana, el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos visitó Colombia, Brasil y Curazao, donde también ofreció unas provocadoras y amenazadoras declaraciones dirigidas a los oficiales del ejército venezolano. El presidente colombiano, Duque, pieza clave del rompecabezas, estuvo en Washington para conversar. El senador republicano Marco Rubio, uno de los jefes políticos de la reaccionaria mafia de exiliados cubanos de Miami, ya se encuentra en Cúcuta para coordinar las operaciones. El presidente chileno de derecha, Piñera, también está en camino.

El gobierno cubano, que es el objetivo secundario de la agresión contra Venezuela, como Trump y otros funcionarios estadounidenses han explicado abiertamente, emitió una declaración con una fuerte redacción en la que advirtió sobre los aviones de transporte militar estadounidenses que habían estado volando a varias islas del Caribe.

Agresión imperialista

Es claro, por lo tanto, que ésta es una escalada muy seria en las provocaciones imperialistas contra Venezuela.

venezuelaliveaidComo parte de la portada "humanitaria" para la agresión imperialista, el millonario británico Richard Branson organizó un concierto ("Venezuela Live Aid") en la frontera. La oposición venezolana afirma haber contratado a decenas de voluntarios para traer la ayuda. Guaidó ha emitido un ultimátum a las fuerzas armadas: “tienen tres días para cumplir con la orden del presidente encargado y ponerse del lado de la Constitución”. Añadió: "el día 23 iremos al cuartel militar para exigir la entrada de ayuda humanitaria".

La idea es crear una provocación en la frontera donde "civiles desarmados" intenten traer la "ayuda humanitaria" y sean detenidos por la "represión y violencia" por parte de las "fuerzas armadas de la dictadura". El imperialismo estadounidense y sus aliados regionales están creando presión, calculando que esto empujará al menos a una parte del ejército venezolano a rebelarse y mover ficha para eliminar a Maduro, o que Maduro renunciará él mismo.

Además de las provocaciones en la frontera, en Costa Rica, el “embajador” designado por Guaidó y un grupo de matones vinculados al ex gobernador de Guárico Manuitt, se hicieron cargo de la embajada de Venezuela y están impidiendo el acceso de los legítimos embajador y personal diplomático. El consulado de Venezuela en Guayaquil también fue atacado.

Trump y otros funcionarios estadounidenses han dicho que "todas las opciones están sobre la mesa": la implicación es que no se descarta una invasión militar estadounidense. El propio Guaidó, en un acto que sólo puede tildarse de traición, dijo en una entrevista con AP que no descartó "autorizar la intervención militar extranjera" en Venezuela.

Probablemente ésta no sea la primera opción contemplada por Washington. La agresión militar directa contra Venezuela sería costosa, tanto en términos de vidas como de consecuencias políticas. Más de 15 años después de las invasiones de Irak y Afganistán, Estados Unidos aún no ha podido irse. Una invasión de Venezuela requeriría un gran número de tropas, que ciertamente enfrentarán una fuerte resistencia armada. También tendría consecuencias importantes en toda América Latina, donde hay un sentimiento antiimperialista profundamente arraigado.

Lo más probable es que los planificadores estadounidenses calculen que la combinación de sanciones económicas contundentes, el aislamiento diplomático y la presión de la amenaza de una acción militar serán suficientes para expulsar a Maduro del poder, de una forma u otra. Esto no se descarta, pero sigue siendo una lucha de fuerzas vivas y el resultado no se decide de antemano.

Trump jugando con fuego

La bravuconada de Trump también está en parte dirigida al público estadounidense. Tiene un ojo puesto en las próximas elecciones presidenciales y está tratando de asegurarse el apoyo de la derecha republicana atacando a Venezuela y Cuba. En su discurso en Miami, destacó que el socialismo es una ideología fallida "que nunca permitiremos que llegue a las costas de Estados Unidos", un comentario que apuntaba claramente a Sanders y los demócratas en general.

Está jugando con fuego. Las personas clave involucradas con Venezuela (Bolton, Cruz, Abrams, Rubio) son rabiosos anticomunistas que no dudarían en utilizar todos los medios a su disposición para aplastar las revoluciones bolivariana y cubana, independientemente de las consecuencias. Si bien la intervención militar directa podría no ser la opción más inteligente para el imperialismo estadounidense desde el punto de vista de un frío análisis de costo-beneficio, hay muchos que no piensan necesariamente de esta manera en el régimen de Trump.

La situación es muy grave. Debemos oponernos a esta agresión imperialista con todas las fuerzas a nuestra disposición. Algunos de la izquierda han intentado tomar una posición de "ni Maduro ni Guaidó". Ese es un punto de partida completamente erróneo. Primero, porque no se trata de Guaidó, sino de los planes y ambiciones de Trump en Venezuela. Durante la lucha para oponerse a la agresión imperialista en Irak, todos los antiimperialistas consistentes tomaron una posición clara, independientemente del hecho de que Saddam Hussein fue un dictador asesino que había masacrado a su propio pueblo (como aliado del imperialismo). El caso aquí es aún más claro. Uno de los objetivos de la agresión estadounidense es precisamente aplastar la Revolución Bolivariana, o lo que queda de ella. No se necesita apoyar a Maduro y su gobierno para adoptar una postura intransigente de oposición a la agresión imperialista de Estados Unidos y su títere Guaidó.

Si Estados Unidos tiene éxito en este intento de golpe de Estado, no sólo se destruirán los logros restantes de la revolución, sino que también se destruirán sin piedad las organizaciones y cuadros de trabajadores, campesinos y pobres revolucionarios. Cualquiera que no pueda ver las implicaciones que esto conlleva no merece llamarse de izquierda.

¿Ni Maduro ni Guaidó?

De hecho, las consecuencias prácticas de esta posición de "ni, ni" se pueden ver en un ejemplo reciente. Un grupo de ex ministros chavistas han establecido la Plataforma para un Referéndum Consultivo. No representan a nadie más que a sí mismos y anhelan una solución "democrática" y "constitucional" a la crisis. ¡Como si pudieras convencer al imperialismo de detener la agresión imperialista agitando una copia de la Constitución! El 5 de febrero, este grupo se reunió con Guaidó con el objetivo de plantearle sus demandas. Como era de esperarse, fue Guaidó quien ganó capital político con eso, diciendo: "mira, incluso los ex ministros de Chávez están en contra de Maduro, tenemos puntos en común".

De manera escandalosa, también estuvo presente en esta reunión Gonzalo Gómez, un miembro destacado de Marea Socialista (una sección simpatizante de la llamada "Cuarta Internacional"). Justificó su presencia en la reunión argumentando que "debemos hacer todo para evitar la guerra". Bueno, seguramente, nadie quiere la guerra, pero lo que estamos tratando aquí es la agresión imperialista abierta y un intento de golpe de Estado. ¿Lo impides entablando un diálogo con el agente local de Trump? ¿Esperas convencerlo? ¿O haces un llamamiento a los trabajadores y campesinos para que se organicen y se armen (políticamente y con las armas) para luchar contra el imperialismo? Parece que el camarada Gonzalo elige la primera opción.

¿Significa esto que suspendemos las críticas al gobierno de Maduro? De ningún modo. Todo lo que significa es que tenemos que plantear la pregunta en términos de qué medidas se requieren para luchar realmente contra el plan de golpe de Estado imperialista.

image1 1 1Los compañeros de Lucha de Clases en Venezuela están haciendo precisamente eso. A iniciativa suya, una serie de organizaciones revolucionarias en Caracas han organizado un mitin el viernes 22 de febrero con los siguientes eslóganes: “¡Prisión para Guaidó y sus cómplices! ¡No más impunidad para los golpistas! Disolución de la Asamblea Nacional golpista ya! ¡Armas para las milicias bolivarianas ahora! ¡Confiscación de las transnacionales imperialistas y monopolios nacionales involucrados en el golpe! ¡No más concesiones a la burguesía parasitaria! ¡Que los capitalistas paguen por la crisis!

Varias organizaciones y colectivos revolucionarios se han sumado a la convocatoria y también se ha planteado en los lugares de trabajo y en los sindicatos. Las organizaciones más grandes como el PPT no han firmado la declaración, pero han prometido participar en la manifestación. El Partido Comunista y otros colectivos del Frente Popular Antifascista y Antiimperialista han emitido una declaración pública que apunta en la misma dirección, aunque tampoco han firmado el llamamiento del 22 de febrero.

Otras sectores de entre las filas chavistas también están comenzando a entrar en acción por su cuenta. En la región de Apure, en la frontera con Colombia, la Corriente Revolucionaria de Bolívar Zamora ha revivido las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Hugo Chávez.

La idea central que los compañeros están proponiendo es que un serio intento contrarrevolucionario imperialista como este sólo puede combatirse eficazmente con medidas revolucionarias, enfrentándose a las multinacionales y los capitalistas locales que están detrás de la trama y confiando en el ímpetu revolucionario y entusiasmo de la clase obrera y de las masas pobres.

La posición de la Corriente Marxista Internacional es clara:

¡Manos fuera de Venezuela!

¡Oponerse al golpe imperialista!

¡Expropiar a la oligarquía y el imperialismo!

¡Armar a las milicias!

http://www.luchadeclases.org/internacional/14-america-latina/78-venezuela/2986-venezuela-la-presion-imperialista-aumenta-bajo-el-disfraz-de-la-ayuda-humanitaria.html

    Fecha y hora actual: Sáb Jul 20, 2019 3:42 pm