Se cumplen 100 años de la histórica huelga general de Seattle - WSWS.org - febrero 2019

avatar
RioLena
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4724
Reputación : 9297
Fecha de inscripción : 24/03/2011

Se cumplen 100 años de la histórica huelga general de Seattle - WSWS.org - febrero 2019 Empty Se cumplen 100 años de la histórica huelga general de Seattle - WSWS.org - febrero 2019

Mensaje por RioLena el Jue Feb 21, 2019 7:47 pm

Se cumplen 100 años de la histórica huelga general de Seattle

fuente: www.wsws.org/es/articles

tomado del blog Movimiento político de resistencia en febrero de 2019


Del 6 al 11 de febrero de 1919 más de 60.000 trabajadores en Seattle, Washington, se sumaron a una de las huelgas generales más importantes en la historia de Estados Unidos. Durante seis días, alentada por los llamamientos de los trabajadores de los astilleros locales, unida en todas las industrias, la clase obrera tomó el control de la vida económica de la ciudad principal del noroeste del Pacífico.

La élite financiera y política de Seattle fue sacudida profundamente por la huelga, viendo en ella el latido de la reciente Revolución de Octubre y el toque de alarma de la revolución en Estados Unidos. Los titulares de los periódicos capitalistas pusieron el grito en el cielo por el peligro de los actos “antiestadounidenses” y “bolcheviques” de los obreros. Se movilizó a miles de tropas federales, policías e incluso estudiantes universitarios de clase alta para reprimir la lucha.

Efectivamente, los trabajadores de Seattle se inspiraron en la revolución rusa. En los meses anteriores a la huelga, los estibadores se negaron a cargar barcos destinados al contrarrevolucionario Ejército Blanco de Rusia. Luego se negaron a cargar a los barcos que abastecían a la guerra no declarada del imperialismo en la Unión Soviética. Y en los años previos a 1919 muchos miles de obreros en Seattle y las regiones circundantes se sintieron atraídos por el socialismo y el sindicalismo revolucionario de Trabajadores Industriales del Mundo (IWW), a pesar de la intensa represión del gobierno de Wilson.

La huelga estalló como una épica expresión de conflicto de clases impulsada por las bases, pero en gran medida quedó bajo el control de los dirigentes sindicales de Seattle, que se aseguraron de que no se moviera más allá de su forma espontánea. Esto fue decisivo. La huelga finalizó sin que se cumplieran las demandas y fue seguida por detenciones, redadas y censura de grupos radicales y comunistas.

En menos de una semana los trabajadores de base de Seattle ofrecieron una muestra del inmenso poder de la clase obrera en lucha unificada, y en una sola ciudad de Estados Unidos. Pero también demostraron que hasta la acción más militante será desactivada y derrotada si no cuenta con una dirección políticamente consciente.

El inicio de la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914 fue un punto de inflexión en la historia de la humanidad, llevando al capitalismo mundial a una crisis sin precedentes. En la época del imperialismo, las contradicciones internas del capitalismo obligaron a la clase dominante a sumir al mundo en una guerra en la que murieron millones de trabajadores.

Ganando la reelección en 1916 con el lema “Él nos mantuvo fuera de la guerra”, en 1917 Wilson lanzó a Estados Unidos a la vorágine mundial. Dependientes de la paz laboral para que la producción fuera constante en tiempo de guerra, las grandes empresas y el gobierno de Estados Unidos permitieron la libre sindicación de la Federación Estadounidense del Trabajo (AFL), pero con la condición de que los burócratas sindicales ayudaran a reprimir las huelgas durante la guerra. El gobierno también promulgó la Ley de Espionaje de 1917, que otorgó al Estado el derecho a detener y procesar a cualquier persona que participara en actividades antibelicistas. Se usó la ley para hacer una redada en la oficina de IWW y detener a sus dirigentes. También detuvieron a los dirigentes antibelicistas del Partido Socialista (PS), prominente entre ellos Eugene Debs.

Sin embargo, los trabajadores se unieron en masa al Partido Socialista y a IWW, que se opusieron abiertamente a la guerra y al “sindicalismo empresarial” patriótico de la AFL y su presidente, Samuel Gompers. Los miembros de IWW llegaron a su pico en 1917 con unos 150.000 afiliados y Seattle fue el centro de la actividad en gran parte de la costa oeste. El Partido Socialista de Washington también tuvo una presencia concentrada en Seattle, con cerca de 4.000 miembros que pagaban cuota en el partido, situado en el ala izquierda de la organización.

Pese a los esfuerzos de la AFL para bloquear las huelgas, entre 1916 y 1918 el número promedio de trabajadores en huelga por año fue 2,4 veces mayor que en 1915. Más de un millón de obreros estadounidenses paralizaron la producción en 1917 y 1918, y más de 4 millones lo hicieron en 1919, en la mayor ola de huelgas en la historia de Estados Unidos hasta ese momento. El profundo sentimiento antibelicista en la clase obrera se entrelazó cada vez más con los cambios económicos causados por la guerra, especialmente la inflación, para impulsar la ola de huelgas. El costo de vida en Seattle se duplicó entre 1913 y 1919.

Muchas de estas huelgas mostraron una creciente solidaridad y coordinación entre los diferentes sectores de la clase obrera. En la costa oeste los trabajadores de los astilleros desaceleraron el proceso de distribución al negarse a procesar madera “de 10 horas” durante varios meses, en solidaridad con los madereros que estaban en huelga por una jornada de ocho horas. En 1919 los obreros en Winnipeg, Canadá, hicieron otra huelga general, y 500.000 obreros del acero y mineros del carbón en Estados Unidos realizaron huelgas superpuestas. El espíritu del socialismo y la Revolución rusa inspiró todas estas luchas.

Las condiciones que provocaron la huelga general de Seattle no fueron para nada locales. La Primera Guerra Mundial y sus consecuencias inmediatas galvanizaron a los obreros en los centros imperialistas y a las masas oprimidas en las colonias. Las huelgas, protestas, revueltas y luchas revolucionarias se extendieron por todo el mundo, especialmente después de que la clase trabajadora tomó el poder en Rusia en octubre de 1917.

Las noticias sobre la Revolución de Octubre fueron leídas ampliamente por los obreros en Estados Unidos, sobre todo tras los informes de John Reed, oriundo de Oregón, en “Diez días que estremecieron al mundo”. A menudo los barcos rusos llegaban a los puertos de San Francisco y Seattle. El 3 de enero de 1918 el Consejo Central del Trabajo de Seattle envió una carta a los obreros rusos tras los intercambios con la tripulación del barco Shilka :

“Extendemos a todas las facciones de obreros por igual nuestra buena voluntad y firme creencia de que, al final, el gobierno de los trabajadores será absoluto y que los asuntos de vuestro gran país, el primero en la historia moderna, permanecerán en las manos de la única clase necesaria y responsable de la sociedad: la clase obrera. Expresándoles nuevamente nuestra profunda simpatía por vuestros esfuerzos por establecer una verdadera democracia y prometiendo nuestro sincero apoyo para acelerar ese fin, les saludamos fraternalmente”.

Muchos más se sintieron profundamente inspirados por el triunfo de la clase obrera rusa y se opusieron a los esfuerzos de los capitalistas estadounidenses para derrotarla. En el otoño de 1919 los obreros portuarios de Seattle se negaron a cargar y enviar un barco de Estados Unidos que transportaba municiones para el Ejército Blanco contrarrevolucionario.

Preparativos para la huelga

La clase obrera en Seattle estaba organizada en 110 sindicatos de oficio afiliados a la AFL, que representaba a más de 65.000 miembros. Además, había un puñado de locales de IWW con 3.500 miembros, sobre todo en trabajos de madera, agrícolas y marítimos, y algunos sindicatos artesanales y segregados de trabajadores negros y japoneses. Los sindicatos dirigidos por la AFL separaron deliberadamente a la clase obrera por oficio y ocupación, nacionalidad, raza y género. Desde la década de 1880 muchos sindicatos de la AFL prohibieron a los obreros blancos organizarse con sus compañeros negros, hispanos y asiáticos.

Sin embargo, también existía un marco sindical general en Seattle. Todos los sindicatos de la AFL elegían delegados para una organización mayor, el Consejo Central del Trabajo. En respuesta a los abrumadores sentimientos políticos de los obreros de base, muchos dirigentes llevaron concepciones radicales a sus asientos en el Consejo, al menos en comparación con la dirección nacional de la AFL. Harry Ault y Hulet Wells, entre otros, eran militantes activos del Partido Socialista de Washington. Incluso James Duncan, elegido secretario del Consejo en 1915, era un “respetado progresista” y autodenominado socialista, más orientado al sindicalismo industrial que al artesanal, promovido por la AFL.

En 1919 los obreros de Seattle pudieron recurrir al Consejo Central del Trabajo para iniciar la huelga general. Pero la chispa que la encendió provino de los 35.000 trabajadores de los astilleros de la ciudad —la sección más grande de la clase obrera— que se declararon en huelga desde el martes 21 de enero para exigir los aumentos salariales prometidos como compensación por sus sacrificios durante la guerra. Se dieron cuenta de su importancia industrial tras construir suministros navales y operar los puertos del área de Seattle, tarea que servía directamente a los intereses de las empresas y el gobierno de Estados Unidos.

Al día siguiente de comenzada la huelga, los trabajadores de los astilleros enviaron representantes de su Consejo de Comercio del Metal a una reunión del Consejo Central del Trabajo para exigir una huelga en toda la ciudad en muestra de apoyo a su lucha.

El día de la apelación, casualmente o no, los principales dirigentes del Consejo estaban en Chicago para una reunión de la Liga Internacional de Defensa de los Trabajadores en relación a la condena de Tom Mooney, dirigente de la AFL en San Francisco. Con sustitutos de los 25 delegados desaparecidos, el Consejo aprobó el llamamiento para la huelga general y se envió un voto a los 110 sindicatos de la ciudad.

Al cabo de una semana los trabajadores de base votaron abrumadoramente a favor de la huelga general. Los obreros exigieron unirse a la huelga general incluso en sindicatos que parecían conservadores —Sindicato de Carpinteros, Unión de Músicos, Unión Tipográfica y algunos locales de camioneros—, a menudo arriesgando sus propias negociaciones y luchando contra las intenciones de sus dirigentes locales. Solo un puñado de sindicatos no se declararon en huelga, sobre todo en sectores gubernamentales como el Servicio Postal, donde el riesgo de ser despedido era especialmente alto.

Incapaces de parar el apoyo que había crecido, los miembros del Consejo Central del Trabajo votaron el 29 de enero para establecer la primera reunión del Comité de Huelga General para el 2 de febrero. El Comité de Huelga General funcionaría como el órgano más importante de la lucha, compuesto en gran parte por delegados de base de todos los sindicatos participantes, incluyendo al Consejo Central del Trabajo.

Simultáneamente, surgió un grupo ejecutivo de los principales funcionarios laborales llamado el “Comité de los Quince”, que se convirtió en el representante más agresivo de la aristocracia laboral, que constantemente buscó formas de acabar la huelga. La tensión entre los intereses de las bases, representadas por el Comité de Huelga General, y los de la aristocracia laboral —y de los capitalistas de Seattle detrás de ella— representada por los “Quince”, fue un componente clave de la conducta y derrota de la huelga.

En los cuatro días siguientes al 2 de febrero, el Comité de Huelga General coordinó todos los aspectos de la preparación logística. Varias personas —representantes sindicales, miembros del Comité de Huelga, Wobblies (miembros del IWW), funcionarios de la ciudad—entraron y salieron del Templo del Trabajo para hacer solicitudes a los tres subcomités de construcción, transporte y provisiones. En estas discusiones los dirigentes organizaron cocinas, el cuidado de niños, periódicos y comunicados de prensa. Se aseguraron de que las tiendas de comida no perecieran, que la basura no se amontonara y que se atendieran las necesidades básicas de la clase trabajadora.

Revelando el carácter conservador de la dirección superior, el “Comité de los Quince” efectuó exenciones para ciertos trabajos, planteadas sobre todo por desesperados ejecutivos de sindicatos locales y funcionarios públicos. Se obligó a algunos lavanderos, trabajadores de servicios públicos y operadores telefónicos a realizar su tarea durante la huelga para no obstaculizar las operaciones económicas y financieras esenciales. Pero algunas de las exenciones aprobadas fueron pedidas por las bases, como que los trabajadores de hospital pudieran procesar recetas de farmacia y que se autorizara a los trabajadores de hostelería a producir comida para los huelguistas, siempre y cuando tuvieran la tarjeta firmada que decía “Exento por el Comité de Huelga”.

Entre los trabajadores hubo intensas discusiones ideológicas sobre el socialismo y el significado más amplio de la huelga. El término “bolchevismo”, usado por los enemigos de los obreros como epíteto, fue asumido por muchos. Pero la dirección sindical sofocó estas discusiones para mantener a raya la influencia del socialismo. Por ejemplo, los Quince votaron contra el eslogan de huelga, “No tenemos nada que perder, salvo las cadenas, y un mundo que ganar”, eligiendo en cambio, “Juntos Ganamos”.

Con miedo de que la lucha se escapara de su control, la dirección sindical argumentó que la huelga general debía anunciar su fecha de finalización. Esto fue derrotado. Como escribió Anne Louise Strong para el Comité de Historia un mes más tarde: “Francamente, muchos de los miembros más antiguos del movimiento obrero le temían a la huelga general. Veían en ella posibilidades como la interrupción total del movimiento obrero de Seattle. Instaron a que se fijara a la huelga un límite de tiempo definido”.

Mientras los comités de trabajo efectuaban los preparativos, el miedo creció entre la burguesía, ilustrado por los titulares: “Paren antes de que sea muy tarde”, “Seattle será destruida en dos días” y “Fuerzas federales listas para cualquier crisis en la ciudad”.

Los burgueses local almacenaron comida, equipos de iluminación y otras provisiones. Algunas familias ricas se fueron a Portland para quedarse en hoteles durante la huelga. El alcalde de Seattle, Ole Hanson, pidió que miles de tropas estatales y federales se unieran a la policía local, veteranos y estudiantes universitarios voluntarios, cuyas amenazas de detención e incluso disparo a cualquier trabajador revoltoso debían tomarse en serio debido a hechos recientes como el asesinato en Montana de Frank Little, organizador de IWW, y la redada policial y deportación de mineros del cobre en Bisbee, Arizona.

Mientras los principales funcionarios sindicales trabajaban para atenuar las implicaciones revolucionarias de una huelga tan masiva, los capitalistas y sus armas representativas vieron correctamente en ella las reverberaciones de la Revolución rusa. Un día antes de la huelga, el periódico el Seattle “Star” publicó un editorial de portada que hacía un llamamiento desesperado al nacionalismo y el anticomunismo:

“Denominamos a esto que está ante nosotros una huelga general, pero es más que eso. Será una prueba de fuego para la ciudadanía estadounidense, una prueba de fuego de todos los principios por los cuales lucharon y murieron nuestros soldados. Es para determinar si este es un país en el cual vale la pena vivir y un país por el cual vale la pena morir. El desafío depende de ustedes, hombres y mujeres de Seattle. ¿Bajo qué bandera se ponen ustedes?”


    Fecha y hora actual: Dom Ago 18, 2019 11:13 am