El trabajo intelectual de Martín Licata (IonaYakir, D'Amico) en Facebook

Alexéi
Alexéi
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 10
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/08/2016

El trabajo intelectual de Martín Licata (IonaYakir, D'Amico) en Facebook Empty El trabajo intelectual de Martín Licata (IonaYakir, D'Amico) en Facebook

Mensaje por Alexéi el Sáb Nov 24, 2018 7:30 am

Las publicaciones de Martin D’Amico contra el “posmodernismo” en Facebook

Cronología y recuento histórico de publicaciones

Compilado y comentado por Fabrizio Picco (Alekséi) con citas textuales de Martín D’Amico.

Declaración:
Los camaradas de D’Amico, aquellos que lo conocieron en persona o por las redes sociales seguiremos luchando contra la cruzada posmoderna liberal para hacer justicia a la memoria de nuestro camarada. No podrán las feministas liberales, los posmodernos, los ultraizquierdistas, amedrentarnos eternamente a través de los medios hegemónicos bajo falsas acusaciones, amenazas de agresiones físicas, estigmatizarnos con epítetos y asfixiando nuestro discurso. Al final, el movimiento liberal y reaccionario pasará como una ola de patetismo y dolor.

“Si hay algo que suelen hacer los militantes de la diversidad y la tolerancia, es que siempre buscan diferenciar a las personas, para clasificarlas en términos cualitativos, jerarquizarlas y tasarlas como medidas de valor. Apuntan con el dedo al que es hombre, heterosexual, blanco, porque creen que las personas con ese sexo y esa piel, son producto de una estructura cultural que es la puesta en práctica de algo que ellos llaman: ‘hetero-patriarcado’” Martín D’Amico

Martín D’Amico comienza a publicar posts desde el 29 de Agosto de 2017. Antes su cuenta de Facebook era familiar hasta que decidió hacerla “política”. Había participado anteriormente del forocomunista.com con el pseudónimo de IonaYakir.

La problemática posmoderna en la izquierda internacional desde una perspectiva marxista-leninista

Su primer post sobre el posmodernismo resume su concepción sobre éste, que irá desarrollando a lo largo del último año (lo reproduzco completo):
“Recientemente la CIA desclasificó un documento donde admiten que entre sus prioridades de agenda figura una "politica cultural" para influenciar a la izquierda francesa (y podemos suponer, europea, norteamericana) para que adopten politicas culturales (genero, ecologismo, indigenismo) y se alejen del marxismo clásico y la cuestión económica.
Es de notar que solo 20 años después de la caída de la URSS, la izquierda occidental es postmoderna y liberal, llegando a niveles de caricatura infantilistas que explican el porqué el movimiento es inoperante y marginal.” (fin cita)

Da la publicación al siguiente enlace de un artículo de Pablo Pozzi: http://razonyrevolucion.org/la-cia-y-los-intelectuales-progresistas-pablo-pozzi/?fbclid=IwAR1sgS5mao4uyQlY7D6Ol8UDSsDoWfXZjLnOw57cnBC2raUt6M8pitYAvTA

El 29 de septiembre de 2017, D’Amico nos habla de la “’Asociación Medica Britanica’ (que) impuso a sus mas de 160.000 medicos, un manual acorde al dogma de las ideologias de genero.” (cita textual)

El 13 de octubre de 2017 critica posiciones izquierdistas de los trotskistas (también consideradas por él como “posmodernas”) como el “manoseo de la figura del Che que los empresarios que hacen circular mercancias con su imagen y nombre. Todos estos productos, son una profanación a las acciones de este comunista, no solo por el uso indiscriminado de su imagen, sino por el hecho de que se vendan en el mercado capitalista para engrosar los bolsillos burgueses o para engrosar las filas de partidos anticomunistas.” (fin cita)

El 5 de noviembre de 2017 retoma la crítica antiposmoderna con el siguiente post que reproduzco completo
“Los eslogan mas célebres de lxs defensores de la tolerancia y la diversidad: "Muerte al macho", "mata a tu novio", "aborta al hombre", "lo masculino es tóxico".
Si les dijeran cuantos miles de millones de dolares invierte la ONU y los grandes magnates en el funcionamiento de las ideologias de genero burguesas, no lo creerían.”

El 11 de noviembre de 2017 es claro para comprender el enlace entre el izquierdismo descrito por Lenin y las prácticas de los partidos de izquierda (sobre todo Trotskystas) que se regodean con el posmodernismo (teoría queer, “género”, etc.). Cito el post completo:
“Lenin, al describir el espíritu pequeño burgues del "Izquierdismo" enfermedad infantil del comunismo', decía: "Son de público conocimiento la inconstancia de ese revolucionarismo, su esterilidad y su tendencia a transformarse rápidamente en sumisión, apatía e incluso en ENTUSIASMO FRENETICO por una u otra CORRIENTE BURGUESA DE MODA"
La realidad nos sigue ofreciendo una y otra vez, pruebas de la precision de los análisis del marxismo, hoy que el ultra izquierdismo (trotkismo, anarquismo, etc) abraza a la corriente burguesa de moda: el POSMODERNISMO y sus IDEOLOGIAS DE GENERO.
En la imagen podemos ver como la troupe de la nueva izquierda se dirige a donde pertenece, el basurero de la historia. Lugar reservado para los enemigos del pueblo.” (fin cita)

El 19 de noviembre de 2017 hace una crítica a las posiciones de la Fede (PCA) respecto al posmodernismo y sentencia:
“Los comunistas de verdad pensamos que entre la línea liberal del feminismo no igualitario y el machismo, hay un gran campo que explotar y por el cual atraer a la mayoría de las mujeres y no espantar a los hombres.”
Deberían aprender los comunistas de todos los partidos argentinos esta diferencia.

El 30 de noviembre de 2017 comparte un fragmento de Zizek sobre el multiculturalismo llamado En defensa de la intolerancia

El 1ero de diciembre de 2017 critica el fatalismo de ciertos profesores (Iñigo Carrera, R. Astarita) universitarios que ven inevitable la Revolución y que “llaman a no militar”.

Podemos de España era considerado por D’Amico como otro partido entregado al posmodernismo. El 15 de diciembre de 2017 critica su “fraseología ultra revolucionaria y posiciones principistas.”

El 22 de diciembre de 2017 comparte un enlace sobre la heterofobia de Judith Butler: http://euskalherriasozialista.blogspot.com/2017/03/la-heterofobia-de-judith-butler.html?fbclid=IwAR3Wf6N1HOoD4_HsGcsicRDyDpRlzoicPTJu1AfHX5zpsTuYB6pXr-0P52c
Y sentencia: “Es cierto que la definición clásica (y anacrónica) del feminismo como “igualdad de derechos entre hombres y mujeres” hace sonreír, pero hay que tener piedad con lxs mentirosxs.”

Martín D’Amico no consideraba que las feministas buscaban “igualdad de derechos”. Esto para él y sus camaradas es un “timo” para realizar la agenda de Soros y el Banco Mundial, entre otras entidades internacionales que gobiernan el Estado Argentino “por arriba”

Ya el 16 de enero de 2018 D’Amico critica la defensa vergonzante de Malena Pichot a Nahir Galarza, la asesina de Fernando Pastorizzo.

El 1ero de febrero de 2018 D’Amico nos dice: “Hay que volver a Alejandra Kollontai, revolucionaria soviética y teórica marxista-leninista, estudiosa de la cuestión de la mujer, ella dividía en dos grupos antagónicos la lucha de las mujeres trabajadoras y los intereses de las feministas burguesas.”

Y comparte esta nota del NYT: https://www.nytimes.com/es/2018/01/05/america-latina-necesita-su-metoo/?fbclid=IwAR2IBk9K3NWK1Z3dT9vYMp1LHCD3dw0X-kPyd-f5SS3pkSF6yMKPAH5-dTM con el agregado: “En esta nota del “New York Times” se puede ver como en materia de género, el imperialismo le baja línea a las burguesías regionales y sus sectores cómplices de la izquierda:”

D’Amico y sus camaradas denunciamos el capital internacional y las burguesías nacionales de “bajarle línea” a las izquierdas nacionales con el tema del “feminismo burgués” que distorsiona la conciencia de clase.

El 14 de febrero de 2018 Sobre una nota del ridículo “poliamor” que se opone a las “relaciones hetero-patriarcales normativas”, (“supuestamente” se opone.) y sentencia con justicia:
“El activismo progre liberal, por más que diga ser antisistema y se llene la boca repitiendo un discurso contestatario, forma parte de la retórica y el análisis del imperialismo, ya que defiende de forma consciente o inconsciente las ideas y las posiciones de la ideología dominante.”

El 22 de febrero de 2018 nos da un ejemplo para ver les contradictions del feminismo con su contenido clasista interno:
“Si sos una militante de izquierda, como podes negar que las ventajas y privilegios son de Clase? Clase de la que forman parte tanto mujeres como hombres en una estructura social de interrelación que nos incluye a todos. ¿Los trabajadores, qué privilegio dentro del Capitalismo y dentro de la cultura machista, tienen por ser hombres frente a Hilary Clinton, Angela Merkel o Margaret Teatcher? Una mujer burguesa que cumpla su rol de clase va a abusar de trabajadores hombres sin importar su color de piel, su identidad sexual o su genero.” (fin cita)

El post 28 de febrero de 2018 es bastante importante. Contrapone el “Realismo Socialista” que defiende contra toda la producción artística de los “círculos progres y ultra-izquierdistas” que están “no solo en el cine independiente, sino también en la música” y continúa: “elementos como ‘Sudor Marika’, ‘Cumbia Queers’ y otros, como productos para el consumo del activismo liberal, que comparte misma retorica con esa militancia, donde ensalzan aspectos étnicos y sexuales como factores políticos, donde el "Sujeto" ya no es el trabajador, sino las crías del capitalismo.”
Y continúa: “Estas corrientes descompuestas de la decadencia burguesa, parecieran querer destruir las formas de vida de las mayorías sociales en pos de una minoría retrograda, además de conservar la propiedad privada, promover los valores del liberalismo, el individualismo y el consumo descontrolado.” (fin cita)
Cuando D'Amico dice que quieren “destruir las formas de vida de las mayorías” sociales se refiere a destruir los valores de la clase obrera con conciencia de clase “en pos de una minoría retrógrada”
Y continúa el post hasta el final: “El liberalismo cultural en cuestión, trata de domesticar a las masas a través de la cultura, predican la exaltación de la debilidad, asumiendo ésta como un valor. Transforman la impotencia en virtud. Son precursores de una ideología hedonista, que trata de huir de la realidad, que la niegan mediante creencias consoladoras (como la idea del genero auto-percibido). Están atravesados por ideas surgidas de la debilidad y la inmadurez. Todas sus ideas concluyen en el resentimiento, en el odio contra lo que no se puede ser o no se puede tener, en la culpabilización permanente del otro. El resentimiento no solo es la intención de vengarse y triunfar por parte de las autodenominadas “victimas” de un supuesto hetero-patriarcado, sino el hecho de que estos triunfen como tales, que usen su victoria para imponer la tabla de valores surgida de su humillación, de su eterna actitud acusatoria.
Como bien se sabe, la tarea de todo revolucionario, consiste no solo en saber reconocer los peligros, sino en combatirlos y superar las ideologías reaccionarias que colaboran en el debilitamiento de las fuerzas progresistas. “Cuando surgió en 1903 —escribía Lenin—, el bolchevismo tomo la tradición de lucha implacable contra el revolucionarismo pequeñoburgues, semianarquista…” V. I. Lenin, obras XXXIII, pág. 137.” (fin cita)

Cuando hablamos los camaradas de Martin D'Amico de “supuesto hétero patriarcado” es porque consideramos el Patriarcado como una formación socioeconómica pre-capitalista y no un ente suprahistórico. Las feministas deberían escribir (si es que pueden) la Historia del Patriarcado con fundamentos económicos, materiales y científicos y no abstracciones estereotipadas sobre “la explotación de la mujer” que se “dan siempre y en todas partes”. Dudamos que salga a la luz tal libro, y si sale estaremos dispuestos a criticar el transplante de los estereotipos feministas a la fundamentación histórica.

Prosigamos. El 3 de marzo D’Amico se pregunta sobre la financiación al 8 de marzo al movimiento feminista por parte de George Soros: “¿Cuantos cientos de millones de dólares donará el supercapitalismo este 8 de Marzo? Sin dudas estamos ante un movimiento anti-capitalista...”

El 7 de marzo de 2018 D’Amico pide cordura a las feministas para que no ataquen a los hombres ese día. Cito completo:
“Si sos feminista y vas al 8M no le digas a los hombres lo que tienen que hacer. Si trabajas, no te creas con el derecho de maltratar a tus compañeros varones. Si tenes un hijo varon no te la agarrés con él. Si sos “feminista clasista” no te creas con el derecho de negarnos a los marxistas a estudiar y analizar lo que se está gestando desde la izquierda y la naturaleza de donde proceden determinadas líneas ideológicas irracionales. Si sos feminista “clasista” critica las corrientes enajenadas que distorsionan la lucha de las mujeres y la degradan a formas de lucha hembristas. Admití que es fácil de comprobar la existencia de actitudes reaccionarias dentro del movimiento con respecto a las relaciones entre hombres y mujeres. Si ya sospechas que existe algo “enrarecido” dentro de tu movimiento y es justo criticarlo no veas estas líneas como un mansplaining.” (fin cita)

Eso deben aprender a hacer las feministas, a no pretender dictarle a los marxistas qué estudiar y analizar en la situación política y “de género” actual. Y pide que “no veas estas líneas como mansplaining”, ya conociendo la terminología sexista y discriminadora de las feministas burguesas.

El 22 de marzo de 2018 hace un post muy importante que resume su tesis desde la perspectiva marxista:
“Si para el marxismo clásico el sujeto de la revolución social era el proletariado, el sujeto de la revolución cultural para la nueva izquierda son los transgeneros, las feministas, gays y lesbianas, diferentes etnias, indigenistas, y otras minorías. La empíria de la naturaleza y el uso político de los frentes de masas de la nueva izquierda está plasmada en muchos autores postmarxistas como Laclau en su clásico “Hegemonía y estrategia socialista”. Esta nueva izquierda no tiene interés en la lucha de clases, su único objetivo es destruir la superestructura de la sociedad. ¿Con qué quieren reemplazar la cultura actual? Los postmodernos no tienen la mas remota idea, en ninguna de sus obras se describe una propuesta, su objetivo es la destrucción por la destrucción.
La única teoría incompleta pero desarrollada es la teoría Queer, cuyo objetivo radica en deconstruir el binarismo hombre-mujer, alterando el estado de genero, y pervirtiéndolo hasta el ridículo. Frases de Simone de Beauvoir como ‘la mujer no existe’, o Butler ‘El sexo siempre fue genero’ son las piedras angulares de la teoría queer. Se descompone el sexo en términos de dualidad exacerbándola en más de 150 sexualidades absurdas.
Qué hace la izquierda, las organizaciones de orientación marxista llevando adelante esta agenda? Nadie explica nada, son preguntas sin respuestas.” (fin cita, post completo)

El 23 de marzo de 2018 se pregunta sobre la inmigración en un post: “Pero que hay detrás de la inmigración europea? No sera el aprovechamiento de la explotación en las relaciones productivas el abaratar costos en beneficio de las clases dominantes?”

El 18 de abril de 2018 retoma su tesis en un post con muchas réplicas:
“Según la nueva izquierda el sujeto histórico de la revolución no es determinado por el desarrollo económico capitalista, sino que se explica en términos culturales. Toda la producción intelectual de la izquierda como movimiento de transformación está concentrada en los conflictos culturales que hacen surgir. Como enseñaba el postmarxista Ernesto Laclau se trata de “crear nuevos antagonismos sociales…” de tipo “sexual y étnico”. En ese sentido, la nueva izquierda no tiene nada que agradecer al auge del feminismo y movimientos lgtb, ya que éstos son simplemente sus instrumentos políticos.
La teoría científica del marxismo analiza la sociedad desde la estructura compuesta por lo real donde se constituyen las fuerzas productivas y las relaciones sociales, que sostienen a su vez una supestructura ideológica, cultural. Marx entendió que las fuerzas revolucionarias de la historia son las clases sociales, como demostraron todas las revoluciones en miles de años de civilización. Pero para la nueva izquierda, la vanguardia es representada por la intelectualidad, por los estudiantes, los transgeneros, las feministas y sus aliados, los inmigrantes, los negros y otras minorías en oposición a las mayorías sociales que son dejadas inocentemente a la derecha. Es una “izquierda” burguesa, sin obreros y con un desprecio visceral hacia las masas.
Se trata de una fuerza política que no solo revisiona al marxismo sino que identifica en el bando de los “enemigos” a las masas populares, a los trabajadores, a los hombres y las mujeres por su género y su orientación sexual, su etnia, etc.
Esta fragmentación y mutilación de la teoría revolucionaria se empieza a ver en la Argentina pero se ve con mayor claridad en Europa y EEUU.
Por qué la izquierda “real” no está combatiendo este caballo de troya? Porque los marxistas no denuncian y cuestionan esta clase de influencias degenerativas y perturbadas producto de un infantilismo izquierdista y liberal subdesarrollado e indignante mentalmente?
Hasta que no empecemos a poner de moda, a hacer bullyng político y desarticular intelectualmente a estas corrientes hasta convertirlas en un colador purgado y destrozado, la generación de militantes que caminamos a la sombras de esta masa de alienados, no va a poder nunca desarrollar canales de comunicación y menos ser la vanguardia de los cerebros mas maduros y evolucionados de la clase obrera, que son por lejos, mucho mas consientes de lo que es el idealismo metafísico y reaccionario del izquierdismo postmoderno aunque los trabajadores no conozcan el lenguaje técnico y científico del materialismo histórico.” (fin cita post completo)

D’Amico se apoyaba en el materialismo dialéctico e histórico para criticar teórica y metódicamente las posiciones idealistas subjetivas de los movimientos posmodernos.

Para nosotros, el grupo de D’Amico, las contradicciones fundamentales son de clase. El feminismo entiende datos de la estadística como “sexo, raza, lugar de origen” como las contradicciones fundamentales; dando lugar a su izquierdismo como lo definió Lenin. Cuando hablamos de contradicciones fundamentales no negamos contradicciones secundarias, pero a diferencia de los posmodernos sabemos diferenciarlas para un programa político concreto. Si no pregúntenle a las feministas cómo se supone que “se va a caer” el semificticio patriarcado si no tiene una base económica que lo sustente. El capitalismo es un sistema antipatriarcal, ha roto –y sigue rompiendo—con todas las formas de dependencia personal heredadas del patriarcalismo pre-capitalista feudal y esclavista, los únicos con contenido histórico real.

Para continuar esta idea, el 26 de abril D’Amico precisa la tesis sobre contradicciones fundamentales y secundarias (que viene de Lenin el El izquierdismo enfermedad infantil del comunismo, ¿Qué hacer? y tantos otros trabajos contra los economicistas, oportunistas y mencheviques. Estas contradicciones no son estáticas, cabe aclarar, se definen en la lucha concreta):

“Cuando los marxistas decimos que las revoluciones las hacen los trabajadores y no las minorías, no estamos excluyendo a las minorías como tales, sino que estamos diciendo que lo determinante es el lugar en el que el individuo se ubica frente a la producción material de la economía, independientemente de su orientación sexual, su color de piel, etc. Los postmodernos en su calidad de liquidacionistas, malinterpretan maliciosamente este análisis, porque saben que el principal trabajo de todo revolucionario, es desarrollar un movimiento eficaz con la capacidad de trascender a las MAYORIAS sociales, que sirva de vehículo para influenciar a la masa, comunicarse con ella, y poder así tener la capacidad de transformación del contexto y de la materia.
La nueva izquierda critica al marxismo clásico porque para ella el trabajador no es el sujeto político de la revolución, por eso estructuran un lenguaje y una comunicación endogámica centrada solamente para esa izquierda sociológica y universitaria, con mentalidad y formas analíticas ácratas identificadas con los intereses y posiciones de capitalistas como George Soros, el Partido Demócrata de EU, etc.” (fin cita)

El 24 de mayo de 2018 D’Amico da vuelta la teoría de Foucault sobre el poder contra las feministas:
“Si al postmodernismo ideológico y su activismo político lo estudiamos desde las relaciones de poder y analizamos este espacio social y físico, se puede llegar a la idea de las organizaciones postmodernas como “prisiones” donde se vigila y castiga. Para este caso, la “microfísica del poder” queda plasmada en las relaciones de pareja heterosexuales, ya que el esquema ideológico de esos espacios (el ambiente militante), esconde en lo operativo, una montaña de imperfecciones, ambigüedades, de arbitrariedades que se vuelven visibles en la práctica cotidiana. Entre esto se puede observar el ilegalismo con el que opera la militancia feminista que cree tener patente de corso. Basta el testimonio verbal o escrito de una feminista para disciplinar a su ex pareja acusándolo de “macho” y por ende, susceptible de padecer cualquier clase de escarnio público además de arruinar su carrera universitaria o profesional. Este funcionamiento automático del poder hace que muchas veces se avale descaradamente situaciones de extrema injusticia, de procedimientos turbios, en los que además de lo mencionado, terminan con la “expulsión” del espacio físico de la victima de estos mecanismos de poder. Es normal escuchar a muchas feministas quejarse porque se sienten violentadas al ver a sus ex parejas en marchas, pretendiendo una suerte de privatización del espacio físico. Se trata de una conciencia mercantilista, la subjetividad de sus emociones patentadas como una especie de propiedad privada.” (fin cita)

El 21 de junio de 2018 D’Amico analiza el concepto de “deconstrucción” que nos viene del filósofo nazi Heidegger pasando por Derrida hasta Butler y contrapone este concepto a la teoría materialista dialéctica.
(continúa) “Deconstrucción significa lo que parece que significa y lo más inquietante es que es dicho en serio. La “Deconstrucción” es la herramienta de análisis más importante para los postmodernos. En teoría, permitiría deconstruir opresiones enraizadas por las contradicciones del capitalismo, como el machismo, el racismo, etc. Para ello reemplazan el proyecto de transformación real de la materia (marxismo), por la superficialidad de la lingüística y el estilo. Para J. Derrida lo correcto sería invertir el sentido prioritario de los binarismos u oposiciones, lo verdadero y lo falso, la razón y la locura, la naturaleza y la cultura, todo binarismo es subsidiario de una metafísica donde una es la negación de la otra. Mas tarde Judith Butler, del Partido Demócrata de EEUU, nos va a decir que se deben deconstruir los géneros, por eso el sujeto transgenero es el sujeto político de estas corrientes. La idea sería entonces desmantelar el sentido objetivo de la realidad, el ser humano debe vivir sin origen, sin cultura, sin verdades.
En oposición a esto, los marxistas y las ciencias, tenemos la certeza de que toda conducta humana (u animal, o cualquier cosa existente) está determinada por causas materiales. Desde el marxismo sabemos que la materia es lo primero mientras que el pensamiento y la conciencia son un producto de un largo proceso del mundo material como consecuencia de un estado altamente organizado. En la sociedad, la estructura económica es lo que determina el comportamiento social, que surge y se desarrolla bajo la influencia de factores materiales. No es el idioma, ni los estilos, ni la estética, lo que forma la conciencia del ser social, sino sus condiciones materiales de existencia. Marx decía: “…no es la conciencia de los hombres la que determina su ser; a la inversa, es su ser social el que determina su conciencia.” (fin cita)

El 28 de junio de 2018 D’Amico se da cuenta del plagio del marxismo por las feministas burguesas en su publicación más extensa en facebook:
“Desde hace uno o dos años se viene escuchando en el feminismo la frase “Esto atrasa”, referida a alguna actitud “machista”, para presentar al movimiento de género como lo “nuevo” que viene a destronar a lo “viejo” (que “se va a caer”). En realidad esta idea nace, o está desarrollada mejor dicho, en el materialismo dialéctico, se trata de “La fuerza irresistible de lo nuevo” como proceso inevitable del progreso dialéctico del mundo.”
(continúa in extenso)

El 6 de julio de 2018 critica a Agustín Laje y Nicolás Márquez con su crítica liberal del feminismo y su manipulación del marxismo. Aquí D’Amico analiza la manipulación de Engels por Laje y su amigo:
“Agustin Laje y Marquez en cada entrevista, en cada conferencia, en sus artículos y en su famoso libro sobre las ideologias de genero donde destruyen a la nueva izquierda, el argumento que usa para relacionar al comunismo con el feminismo postmoderno, es una frase de Engels que decía "En el hogar la mujer es el proletario" frase del libro "El origen de la familia, la propiedad privada y el estado" obra muy citada por la derecha últimamente. En ella no se habla de "constructos", no se ataca a la heterosexualidad, no se ataca los roles, no es falaz.
Engels en “El origen dela familia, la propiedad privada y el estado”:
“En el modo de producción se desliza lentamente la división del trabajo…”
Este primer capítulo del desarrollo social tiene su continuidad ahí donde los hombres:
“…se encontraron en presencia de animales que primero se dejaron domesticar y después criar. Un cierto número de tribus, las mas adelantadas… hicieron de la cria de ganado su principal rama de trabajo. Tribus de pastores se separaron de la masa de los bárbaros. Fue la primera gran división del trabajo”
Engels ignora lo que los postmodernos analizan en torno a su propia concepción subjetiva del patriarcado. La primera división social del trabajo se da en efecto en el comunismo primitivo donde no habían clases sociales. Los hombres cazan, pescan, guerrean, y las mujeres cuidan el hogar y se ocupan de la crianza de los niños. No existen intereses particulares o “privados”. El marxismo presta atención al modo de producción y no al “constructo cultural hetero normativo y patriarcal”. Los hechos relevantes están en el modo de producción, que continua su desarrollo hacia estadios superiores de civilización hasta alcanzar el segundo modo de producción: crianza de ganado, tribus de pastores. El desarrollo de estas ramas productivas dan origen al modo de producción esclavista:
“El crecimiento de la producción en todas sus ramas –crianza de ganado, agricultura, oficios domésticos- dio a la fuerza de trabajo humano la capacidad de crear más productos que los necesarios para el mantenimiento. Aumentó al mismo tiempo la suma cotidiana de trabajo que incumbía a cada miembro de la gens, de la comunidad doméstica o de la familia aislada. Se hizo deseable englobar fuerzas de trabajo nuevas. La guerra las proporcionó: los prisioneros de guerra fueron transformados en esclavos. Debido a que aumentaba la productividad del trabajo y por consiguiente la riqueza, y a que extendia el campo de la producción, la primera gran división social del trabajo tenia como consecuencia necesaria, en el conjunto de esas condiciones histórica, la esclavitud. De la primera gran división social del trabajo nacio la primera gran escición de la sociedad en dos clases: amos y esclavos. Explotadores y explotados”
Ese es Engels. Lo demás son tergiversaciones.” (fin cita del post completo)

Prestar atención: “El marxismo presta atención al modo de producción y no al ‘constructo cultural hetero normativo y patriarcal’”.

El 18 de julio de 2017 D’Amico contrapone idealismo posmoderno al materialismo dialéctico. Es un texto filosófico:
“Para los posmodernos, las palabras no significan nada real. Separan la conciencia del lenguaje, como si ésta fuera independiente de la realidad... cuando solo la lengua permite a la conciencia reflejar la realidad objetiva. Pero el idealismo cree que la verdad siempre es relativa, que es propiedad del sujeto y la buscan en un circulo vicioso consigo mismo.” (fin cita)

“Los comunistas y la mayoría de los lingüistas creemos que el lenguaje es el resultado del individuo conceptualizando con palabras a los objetos reales en su pensamiento. El proceso no es "aleatorio", al contrario, en el desarrollo de la cognición y de la actividad social, las palabras se van adjudicando a determinados objetos. Por más que se cambie el sentido de las palabras, esos procesos objetivos no varían.” (fin cita)

El 6 de Agosto de 2018 toca un tema importante de actualidad. La cuestión del aborto y cito el post entero:
“El debate sobre el aborto gira en torno a la narrativa feminista o la pro-vida, supuestamente. En realidad hay un problema de fondo y ninguno de estos dos títeres corta ni pincha. El principal actor que motoriza la campaña del aborto en todo el mundo es el gran Capital. No tiene nada de malo admitirlo, es la verdad, el que diga otra cosa está mintiendo o es ignorante. No todo lo que toca el Capital es malo, en este caso se cumple un papel progresista (legalizar el aborto). Está en las recomendaciones del acuerdo del FMI que firmó Macri, esta en la letra chica del Banco Mundial, en la OMC, etc. está en las recomendaciones de la ONU y el G20 para el Estado Argentino. En fin, todos los organismos gubernamentales y de finanzas internacionales están comprometidos en la legalización. La izquierda progre en matrimonio con el Capital financiero, como marido y mujer, juegan en equipo siempre, pero esta vez no cumplen un papel reaccionario, sino progresista, tiene que ver con un abanico de factores, explicados por los documentos de los organismos mencionados y otro tanto por el informe Kissinger. Lo que no explican oficialmente, pero si lo hacen economistas heterodoxos, es lo mas importante, y es que las “soluciones prácticas” de los capitalistas están motivadas por un problema social de fondo. La precarización laboral que crece al compás de la eliminación de puestos de trabajo es una realidad mundial, y tiene que ver con el aborto porque los pobres se reproducen tres veces más rápido que la población ocupada laboralmente. El economista marxista Anwar Shaikh el año pasado en una entrevista con la revista Crisis arrojó ejemplos que no son nada puntuales sino generales. Hay una pérdida de trabajo generalizada en todo el mundo, tiene que ver con el problema del aumento de la productividad como consecuencia de la maquinización y desarrollo de las nuevas tecnologías y robotización que hace "inevitable y deseable una reducción drástica" de puestos de trabajo. Los capitalistas y sus economistas ortodoxos no son sociólogos, son simples "técnicos" y ven la cuestión en números, no les preocupa en nada este problema, total con una izquierda destrozada por idioteces culturales, los pueblos no van a tener mecanismos de defensa para salir a pelear por sus intereses materiales y a lo máximo que aspiran es a votar a la derecha populista como ya pasa en el primer mundo, los votan atraídos por un discurso coherente en lo cultural-social y de proteccionismo económico.
Según la OIT la tasa de participación en el mercado laboral viene bajando ininterrumpidamente desde hace casi dos décadas en un contexto de desigualdad creciente. Bill Gates, Mark Zuckerberg (primero y quinto en el ranking de Forbes) apoyan la política de un "Ingreso básico universal" como solución a la destrucción del trabajo. Va un poco en la misma línea que la CTEP en Argentina , es lo mismo que pide el movimiento de desocupados.
Esto parece muy bonito, pero quien va a pagar ese ingreso? Si precisamente la radicalización ultra liberal del capital financiero nos propone un Estado subsidiario que se ocupe nada más que de seguridad y justicia, ja ja ja, va a haber un problema muy grande en las décadas futuras, lo vamos a poder ver, y si no hacemos algo para aniquilar a la izquierda posmoderna y reemplazarla por una izquierda madura que luche por causas reales, vamos a condenar a nuestros hijos, nietos y vaya a saber cuántas generaciones más, al sufrimiento y al desempleo permanente.” (fin cita)

El 9 de agosto de 2018 analiza a los teóricos nazis (y de los que éstos se inspiraron) que enriquecen el discurso feminista:
“La idea de ‘deconstruirse’ para ‘inventarse a si mismo’ niega la realidad de los procesos históricos y su influencia sobre los espíritus de épocas enteras. El mundo real les parece demasiado opresivo, entonces se inventan uno imaginario, no pueden aceptar que la conciencia, los deseos, la voluntad de las personas, están determinadas por las circunstancias en las que el individuo se desarrolla.” (fin cita)

Es un post de Martin D'Amico de crítica filosófica que recomendamos leer para entender los fundamentos fascistas, de filósofos “nazis” que se inspiran las feministas liberales.

El 14 de Agosto de 2018 comienza el post:
“Alguien notó la ideología que se desprende de la famosa frase del feminismo posmo ‘Mi cuerpo es mi propiedad’?” (fin cita)
D’Amico critica “la propiedad del cuerpo” que hacen las feministas, desarrolla la publicación y define: “La materia corporal es tu propio Ser y nada más, no es ninguna propiedad más dentro de la sociedad de consumo, ni tampoco le pertenece a otros... así piensan los esclavos. La propiedad tiene carácter histórico y es determinada por las formas de producción, no por los sentimientos.”

El post del 12 de noviembre, el penúltimo es importante. Habla sobre “la crisis de valores de la posmodernidad”

“La derecha nos hace cargo a los comunistas de la desgracia posmoderna, hasta inventaron el termino "marxismo cultural", no hay peor insulto... Los mismos que tras la caída de la URSS anunciaron el “fin de las ideologías”, ahora tienen que explicar el resurgir del debate de ideas, en un presente donde no solo no hubo ningún fin de las ideologías (esto hubiera sido antidialéctico), sino que hay más ideologías que antes. Como materialista la explicación la encuentro en la base, la ideología está en el proceso de producción. Por ejemplo, la posmodernidad se caracteriza por esa crisis de valores, donde uno cree un día en una cosa para después dejarla por otra, en un círculo de ideas superadas y abandonadas, donde la norma es la novedad que envejece y es cambiada inmediatamente por una novedad mas nueva. El mismo caso encontramos en el modo de producción, ahí donde todo es convertido en mercancía, trascendiendo la individualidad en cosas abstractas, impersonales, donde se pierde la esencia con la misma velocidad con la que se gana y se pierden los objetos materiales, las posesiones. Esa correlación del dinero como reflejo del sistema, es plausible que cree en las personas una subjetivación ante la sociedad de consumo, donde uno siente con mucha inseguridad que la esencia y el sentido de las cosas se le escapan de las manos. La absorción de la realidad por ese subjetivismo es una proposición donde se esconden los aspectos políticos de la anatomía burguesa para responder a exigencias de coyuntura. Tal vez eso explique el éxito de las retoricas desconstructivistas donde se plantea vivir sin verdad, sin culpa, sin origen. Existe una imbricación y una interrelación entre el proceso de producción y las ideologías, donde estas últimas intervienen movidas por la base material; las nuevas preguntas y sus problemáticas, la reformulación de los planteos, la adopción de teorías y metodologías inéditas, la reorganización del sistema educativo, etc. son novedades que en calidad de valores, están insertas no solo dentro de la nueva izquierda sino también dentro de las instituciones burguesas, donde se impone el sistema como un todo, junto a los bienes y servicios que produce, los medios de comunicación de masas, se moldean nuevos hábitos y comportamientos prescritos, algunas predisposiciones emocionales que vinculan de forma satisfactoria a los consumidores con los productores y a través de éstos a la totalidad de un sistema, que se organiza en torno a la necesidad de ampliar el capital. Este aspecto es el que está detrás de toda esa división y polarización cultural cada vez mayor, tanto dentro como entre las sociedades en permanente y creciente alienación.” (fin cita post completo)

Y la siguiente es su última publicación. La del 15 de noviembre de 2018:

“Se supone que el hombre moderno es más libre que nunca en la historia porque tiene libertades democráticas, libertad de expresión, libertad de culto, libertad sexual, y sobretodo es libre porque puede vender todo, y libre porque puede comprar todo, busca en la sociedad de consumo, en los objetos, la plenitud que perdió en las relaciones modificadas por la producción, la libertad del hombre aparece no de forma directa sino mediante el trueque en el mercado. ¿No es el mercado el ente que regula el carácter ideológico bajado por los medios de comunicación masivos? ¿No es el mercado el sistema que resuelve la libertad sexual de las minorías a través de los procesos de hormonización y cirugías de reasignación de género? La materialización de esas relaciones termina siendo transformada de manera indirecta en relaciones de cosas, en propiedades de cosas, en mercancías. La base de ese consumismo ininterrumpido y ascendente, es el hecho de que, como apuntaba Marx: "...la riqueza de las sociedades capitalistas aparece como una monstruosa colección de mercancías, y la mercancía singular como su forma elemental". En su desarrollo natural el capitalismo neutraliza todas las reivindicaciones liberales, reivindicaciones que se toleran y se promueven, porque así se despolitiza la economía y se mata a la verdadera política, por lo que la única relación que puede existir en los reclamos liberales es la relación que tienen con el Capital. Producto de todo eso es la militancia posmoderna que hoy plantea la idea de una libertad llevada hasta sus últimas consecuencias, libertad incluso de cambiar las vocales. ¿La verdadera libertad no sería en realidad, la de independizarse de la economía? Librarse de esa fuerza independiente de uno, fuerza que nos domina, que desfigura y falsea nuestra conciencia como resultado de las contradicciones del proceso social, liberarse en fin, de la lucha por la existencia de ganarse la vida, liberarse de esas condiciones materiales sobre las que no ejercemos ningún control. Esa es la única liberación de masas que confirma la necesidad de una sociedad libre capaz de convertir valores humanistas en condiciones humanas de vida. En resumen, los reclamos liberales son la consecuencia de una compleja forma de alienación, en donde las falsas necesidades a la larga imponen a los individuos su propia represión, así es como la izquierda posmoderna cumple una función social determinada por factores económicos.” (fin cita, post completo)

Recomendamos el artículo del 13 de septiembre de 2018 en que D’Amico habla de Soros y el capital internacional en La Batalla Cultural: https://www.labatallacultural.org/2018/09/01/lo-que-hay-detras-de-lo-visible-y-casi-nunca-vemos/?fbclid=IwAR08zUdjvy11b-S5myly-6qP-PU1lL24e7ruWBDkPzHCg4WpqvaKkRNOWQQ

Recomendamos el artículo publicado en kontrainfo: http://kontrainfo.com/la-trampa-de-la-posmodernidad-y-la-nueva-izquierda-por-martin-damico/?fbclid=IwAR1XvyEIn5UPBsI4kktdATTjhHs2L8HURbcoRJKoSVk0CNqDOrM_DY9x1ow

¡La Revolución Feminista se va a caer!
Gaijin
Gaijin
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 354
Reputación : 397
Fecha de inscripción : 21/04/2017

El trabajo intelectual de Martín Licata (IonaYakir, D'Amico) en Facebook Empty Re: El trabajo intelectual de Martín Licata (IonaYakir, D'Amico) en Facebook

Mensaje por Gaijin el Dom Nov 25, 2018 1:52 am

La cita del 6 de agosto es realmente muy buena. Yo he tenido varias disputas con él puesto que me pareció que muchas veces utilizaba información de dudosa procedencia o tenía un sesgo algo complicado a la hora de tratar el feminismo en general o las teorías posmodernas, pero estoy seguro que venía de una intención clara de reavivar al movimiento comunista por fuera de los reclamos culturalistas y vacuos, cosa que comparto al 100%. El asunto de la desocupación, la creciente pobreza y la incontrolable reproducción cultural y material de la misma (como en falta de educación o de un hábitus social mínimo, degenerando en lumpenismo; sumado a la falta de muchos bienes básicos) es algo demasiado importante y estamos perdiendo el tren debatiendo si usar "le, lxs o los/as"... Te querés morir pensando en esto, realmente. Estamos cooptados por debates de forma y de moral todo el tiempo. Es la tradición de la nueva izquierda europea y estadounidense permeada por problemas de otro tipo o directamente el liberalismo.

Yo no soy M-L, otro de nuestros puntos calientes, pero es obvio que la crítica es general y yo pienso que por ejemplo el FIT hoy día es de lo más servicial al regreso de la burguesía a la "gobernabilidad" y del deterioro de las condiciones de vida, al no hacer nada ni iniciar algo. El día de la devaluación, con el dólar a 40 y todo a punto de aumentar terriblemente de precio, el FIT no hizo nada. Ni un acto, ni cortar la calle, nada. Es una izquierda del hablar y del moralismo, pero de ahí a querer realmente intervenir en el desbalance de poder... te la regalo. Quiere estar atrás, como "perro guardián" de las libertades democráticas a lo sumo, pero no más. No quiere pelear, no se plantea cómo tomar el poder, ese tema ni existe. Lo sé, milité en un tiempo en el PO, todo se tiraba para el futuro hipotético, primero era "concientizar", la de siempre. ¿Con qué lucha? ¿Con qué demostración? La mayoría se forma teóricamente en la práctica real, no en el día a día y en este caso, en la ruptura del nihilismo del capitalismo tardío con una verdadera irrupción de la izquierda revolucionaria en el campo político.

Sé bien a lo que apuntaba Iona. Sus preocupaciones son enteramente legítimas y su crítica al culturalismo por lo menos en su finalidad también. Es una pena no haber discutido más con él.

Gracias por sumarte al foro, está bueno que de un suceso tan terrible pueda surgir por lo menos una pizca de debate e interés por el comunismo.

Saludos.

    Fecha y hora actual: Vie Sep 20, 2019 12:39 pm