LOS COMUNISTAS EN LA RESISTENCIA Y LA GUERRA PARTISANA EN ITALIA

Comparte
avatar
GagarinCCCP
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 990
Reputación : 2858
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : España

LOS COMUNISTAS EN LA RESISTENCIA Y LA GUERRA PARTISANA EN ITALIA

Mensaje por GagarinCCCP el Dom Ago 05, 2018 12:14 pm

Por Plataforma Comunista

Características generales de la Resistencia italiana


La Resistencia y la guerra partisana [de guerrillas], tuvieron en Italia un carácter distinto del que se dio en otros países europeos. Italia no era un país invadido por el extranjero, sino un país oprimido por una dictadura fascista. La guerra partisana, fue una lucha por la independencia y una insurrección nacional para conquistar la libertad, y fue –mucho más que en otros países- lucha militar y lucha social al mismo tiempo: fue antifascista con características de lucha contra los grupos del gran capital que habían creado el fascismo y llevado el país a la ruina. La guerra de liberación llevada a cabo en Italia –aunque traicionada en sus aspiraciones más avanzadas- representa la experiencia histórica más importante llevada a cabo por el proletariado y las masas populares, en la lucha por tomar el Poder, liberarse del capitalismo y lograr la transformación socialista de la sociedad italiana.



Se ha demostrado ampliamente que el principal protagonista de la guerra partisana y de la Resistencia, fue la clase obrera de los centros industriales, y la mayor contribución a esa lucha fue la de la vanguardia de la clase obrera y de los trabajadores, el Partido Comunista.



Todos los destacamentos de partisanos independientemente de cual fuese su orientación política, se apoyaban directa o indirectamente en la clase obrera, en los campesinos, en los trabajadores. La Resistencia no hubiera podido aguantar ni siquiera un mes sin la ayuda –directa o indirecta-de las masas trabajadoras, sin los miles de huelgas y agitaciones encabezadas por los comunistas y los socialistas, y sin la ayuda directa y cotidiana de las masas campesinas, cuyo heroísmo simboliza el sacrificio de los hermanos Cervi.



La Resistencia italiana se caracterizaba por su capacidad para combinar diversas formas de lucha: la guerrilla en las montañas; las acciones de pequeños grupos armados en las ciudades contra los ocupantes alemanes y sus lacayos fascistas, las huelgas de masas, el sabotaje de la producción bélica, el rechazo a incorporarse a filas, la defensa de las plantas industriales y de la infraestructura contra la destrucción de los nazis, la protección a los perseguidos políticos y raciales, la elaboración y difusión de material propagandístico y de agitación (periódicos, octavillas, emisoras clandestinas...)



La Resistencia era un gran movimiento unitario que tenía el objetivo común de derrotar a los alemanes y a los fascistas, y en el que participaban hombres y mujeres de diversas clases sociales, con diferentes adscripciones políticas. Pero no todas esas fuerzas contribuyeron en la misma medida: fue el Partido Comunista el que dio a la Resistencia, a la lucha partisana, a la insurrección nacional, la mayor contribución con ideas, con organización, con hombres, sangre y sacrificios. En cuanto a los otros partidos políticos tampoco todos compartían los objetivos más avanzados de la Resistencia, más bien los combatieron: el Partido Liberal y el de la Democracia Cristiana llevaron a cabo en la Resistencia una continua acción de contención, con el objetivo final de la restauración del capitalismo y la vuelta a un régimen conservador en el cual seguiría intacta la estructura fundamental del Estado.



En el norte de Italia, donde la Resistencia tuvo el desarrollo mayor, las fuerzas de izquierda (comunistas, socialistas y accionistas[1]), llevaron a cabo un trabajo decisivo y lograron tomar la dirección de los Comités de Liberación Nacional, del Mando del Cuerpo de Voluntarios de la Libertad y de los principales destacamentos partisanos. Fueron las fuerzas de izquierda y en primer lugar el Partido comunista, los que lograron que fuese aceptada en el Comité de Libración Nacional Alta Italia y en el Cuerpo de Voluntarios de la Libertad, la nómina de los comisarios políticos en las formaciones partisanas; los que promovieron la constitución de los Comités de Liberación Nacional, no sólo en las capitales regionales, sino en todos los centros provinciales y en cada localidad de cierta importancia; fueron sobre todo los comunistas los que lucharon para que esos comités unitarios no fueran sólo organismos ínter partidos sino también de los órganos de autogobierno de las masas, de los instrumentos de democracia directa e inmediata; fueron esencialmente los comunistas los que promovieron e hicieron aceptar a los otros partidos, la constitución de los comités de agitación unitaria dentro de las fábricas. Y fue principalmente el Partido Comunista el que logró imponer la victoriosa insurrección popular de abril de 1945. “Es nuestro interés vital que el ejército nacional y el pueblo se alcen en una sola lucha para destruir a los nazifascistas antes de la llegada de los aliados. Esto es indispensable especialmente en las grandes ciudades como Milán, Turín, Génova, etc., a las que debemos hacer todo lo posible por liberarlas con nuestras fuerzas y depurar íntegramente a los fascistas”.Para dirigir la insurrección de Milán se instaló un Comité Insurreccional compuesto por Luigi Longo por los comunistas, Sandro Pertini por los socialistas y Leo Valiani por los accionistas. Los aliados angloamericanos, el Vaticano y las fuerzas conservadoras de la Resistencia estaban en contra de la insurrección y trataron por todos los medios de sabotearla y hacerla fracasar en Milán, Turín y Génova. Sin la decidida iniciativa del Partido Comunista, del Partido de Acción y otras fuerzas de izquierda, la insurrección del Norte no se hubiera dado, como no se dio en Roma donde las fuerzas conservadoras se opusieron contra viento y marea a ella.



La resistencia italiana empezó mucho antes que en los otros países europeos, mucho antes del 25 de julio de 1943 (día en el que la monarquía tambaleante trató de separar su responsabilidad de la del régimen de Mussolini); mucho antes del 8 de septiembre (día en el que la monarquía derrotada pidió el armisticio a los aliados). En Italia, durante veinte años se dio una lucha encarnecida contra el fascismo, por pequeñas minorías, pero sobre todo por la vanguardia de la clase obrera y de los trabajadores: el Partido Comunista (de los 4.671 antifascistas condenados por el Tribunal Especial para la Defensa del Estado, 4.040 eran comunistas con un total de 23.000 años de cárcel).

La resistencia empezó en los años 1921-22, aunque fue después de septiembre de 1943 cuando tomó la forma más avanzada de lucha armada y, después de veinte meses de duros y heroicos combates, concluyó con la victoriosa insurrección nacional de las ciudades de Italia del Norte, seguida –agosto de 1944- de la insurrección en Florencia en la cual, (por vez primera en una gran ciudad italiana) todo el Poder del Gobierno Provisional fue asumido por el Comité Toscano de Liberación Nacional.



La insurrección representó un momento de protagonismo popular, único en la historia de Italia, el epílogo de las variadas y complejas formas de lucha que – en esos veinte meses- la Resistencia supo llevar a la práctica.





La Brigada de Asalto Garibaldi





Fue creada en septiembre de 1943 en Milán a iniciativa de Luigi Longo, Pietro Secchia, Antonio Roasso,Francesco Scotti, Humberto Massola y otros dirigentes comunistas, que, meses después, formaron el Mando General de las Brigadas Garibaldinas.La 575 Brigada de asalto Garibaldi (210 mil combatientes) presente y activa en todas las regiones italianas ocupadas por los alemanes. La unidad de base de cada brigada era el destacamento (40-50 hombres)m formado por 4-5 escuadras, compuesta cada una por núcleos de 5-6 combatientes.



Él partido comunista dio a esta brigada sus mejores cuadros, sin discriminación: la responsabilidad se asignaba en base a la capacidad personal y al espíritu de sacrificio. El comandante tenía la responsabilidad de velar por la preparación militar, de fijar los objetivos de las operaciones y asegurar su realización práctica. El comisario político debía cuidar la preparación política de la brigada, la moral y la combatividad de los hombres, las buenas relaciones con la población, la propaganda y la agitación. Los garibaldinos lucían el pañuelo rojo en el cuello, y a veces la camisa roja.



La incomprensión del carácter popular de la guerra de Liberación, creó en un primer momento contradicciones entre los dirigentes comunistas de la lucha partisana, con los de las otras corrientes políticas que escogieron preferentemente a oficiales del ejército. Éstos creían que podrían encuadrar y dirigir la lucha con criterios jerárquicos y el reglamento y la disciplina del ejército monárquico. Estaban completamente contra al desarrollo del trabajo político en las unidades partisanas. Los comisarios políticos enviados por el partido Comunista a los destacamentos y a las Brigadas garibaldinas, eran considerados por los representantes de los partidos burgueses como intrusos, pero poco a poco, aunque las formaciones partisanas dirigidas por los otros partidos empezaron a introducirlos, al principio como “delegados civiles”, terminaron aceptándolos como comisarios políticos.



La constitución de la Brigada de Asalto Garibaldi, fue un viraje de importancia decisiva para la Resistencia italiana. Por su disciplina y organización, se impuso como modelo a las demás formaciones partisanas de combate que adoptaron su estructura y criterios operativos. Todo el movimiento partisano se organizó en brigadas, divisiones y grupos de divisiones; poco a poco el desarrollo de la lucha exigía una unidad operativa cada vez más fuerte y organizada, y llevar a cabo acciones combinadas entre diferentes formaciones partisanas.



En la primavera de 1944, los dirigentes del Partido Socialista Italiano de Unidad Proletaria, organizaron la Brigada Giacomo Matteotti (el diputado socialista asesinado por los fascistas en 1926) Esa Brigada operó principalmente en el Piamonte (en Monferrato, Canavese y en el Langhe). La Brigada “Justicia y Libertad”, formada por militantes del Partido de Acción, fueron activas particularmente en el Val Pellice y en las provincias de Cuneo y de Ivrea.



Aunque de forma autónoma, en la guerra de liberación tomaron parte liberales y monárquicos, así como formaciones de inspiración católica, organizadas en el Partido de la Democracia Cristiana, como la “Llama Verde” en la provincia de Bergamo, y la Brigada del Pueblo, que operaron sobre todo en el Véneto.



En vísperas de la insurrección, las formaciones partisanas comunistas y accionistas representaban más del 70 % del total, y en las ciudades el porcentaje era aún mayor.



Los Grupos de Acción Patriótica





Los Grupos de Acción Patriótica (GAP) eran pequeños grupos de asalto que operaban en las ciudades contra los oficiales alemanes y los jerarcas fascistas, contra las sedes de las Comandancias, los depósitos de municiones, las columnas militares en movimiento, la red ferroviaria y centrales eléctricas. Era la mejor forma de lucha armada que podía golpear en el corazón de las ciudades ocupadas: el terror implantado por el enemigo, sólo el terror partisano podía romperlo



Cada GAP se componía de 3-4 hombres (el jefe de escuadra, un jefe subalterno y dos “gapistas”) que llevaban a cabo sus acciones con armas de fuego, blancas y explosivos. La iniciativa de crear los GAP fue del Partido Comunista, y estaban formados exclusivamente por miembros del partido, bajo el mando del comunista Ilio Barontini, que había sido jefe del Estado Mayor de la XII Brigada Garibaldi en la guerra de España, además de organizador y dirigente de los Franc-Tireurs Partisans. En una segunda fase nacieron los GAP “Justicia y Libertad” formado por militantes del Partido de Acción.



En Turín, las dos primeras acciones del GAP tuvieron lugar el 22 de noviembre de 1943: dos “gapistas” en bicicleta hicieron fuego sobre soldados alemanes de guardia en la estación ferroviaria de Porta Nova; minutos después, explotaba una bomba en un local de Via Nizza, y a consecuencia de los golpes de los “gapistas” cayó un alto jerarca de la milicia fascista.



En Milán, los gapistas son mandados por el comunista Giovanni Pesce, también combatiente en España con los republicanos contra el franquismo, y con los Franc Tireurs Partisans[2]. La primera acción fue el 2 de octubre, día en que salta por los aires un depósito de munición en el aeropuerto. El 3 de noviembre sabotean un convoy alemán en Lodi; el 7 de noviembre explota una bomba en la Comandancia de los SS cerca de la Estación Central de Milán. El 18 de diciembre tiene lugar la acción más importante: el ajusticiamiento por tres obreros gapistas, del Fiscal fascista de Milán, Aldo Resega.



En Bolonia, los gapistas entran en acción en diciembre, mandados directamente por Ilio Barontini al que el partido le había encargado la coordinación de la Resistencia en Emilia-Romana.El 18 los gapistas boloñeses hacen explotar una bomba en la Comandancia alemana de Villa Espada. En Génova, sabotean las líneas de tranvías en apoyo a la huelga de los tranviarios; en La Spezia, lanzan bombas de mano contra convoyes ferroviarios alemanes; en Savona, hacen saltar por los aires la cantina de la estación, auténtica guarida de nazifascistas.



En Florencia, los gapistas, en su mayoría obreros mandados por Alejandro Sinigagia, Bruno Fanciullacci y Faliero Pucci, ajustician el 1 de diciembre al coronel Gino Gobbi, comandante del distrito militar fascista. En Roma, los gapistas son en su mayoría estudiantes universitarios: el 18 de diciembre numerosos alemanes y fascistas, resultan muertos por una bomba colocada ante el cine Barberini; el 19, Rosario Bentivegna y Carla Capponi lanzan una bomba contra el hotel Flora, sede de una comandancia alemana y de una corte marcial, mientras un gapista en bicicleta alcanza con una carga explosiva un camión lleno de alemanes estacionado en el paseo del río Tíber, ante la cárcel Regina Coeli.



En Ferrara, en noviembre, es ajusticiado el jerarca fascista Igino Ghisellini. La represalia fascista es feroz: los miembros de una escuadra fascista acuden a Ferrara, junto a un grupo de militares veroneses, arrestan o secuestran en las cárceles once personas y las fusilan ante el castillo.



Durante la guerra de liberación, se multiplicaron los atentados con paquetes bomba y con armas de fuego contra los ocupantes alemanes y los fascistas. El 7 de enero de 1945, el GAP de Milán, vuela el bar Manetto lleno de soldados alemanes y de fascistas con el resultado de nueve muertos y catorce heridos. En Milán, en la noche de Año Nuevo, suben al escenario de tres cine-teatros, Smeraldo, Imperio y Pace, y en este último disparan ráfagas de metralleta contra un grupo de fascistas que se encontraban en una platea.



Dos fueron las acciones del GAP que tuvieron una gran repercusión nacional. La primera fue llevada a cabo el 15 de abril de 1944 en Florencia, por un grupo de gapistas mandado por Bruno Fanciullacci, con el ajusticiamiento del filósofo Giovanni Gentile, gran corruptor de la cultura italiana durante los veinte años de dictadura fascista, ministro de Mussolini y cómplice de su régimen, desde la marcha sobre Roma hasta la República de Saló. El otro fue el atentado de Via Rasella, realizado el 23 de marzo de 1944 por los gapistas romanos contra un batallón alemán (treinta muertos y decenas de heridos). A este atentado siguió la atroz represalia nazi en las Fosas Ardentinas, en cuyas cavernas fueron fusilados por los SS 335 rehenes. A raíz de esa matanza, un comunicado de la Resistencia reafirmó su voluntad de continuar la lucha hasta el fin: “La acciones de la guerrilla partisana y patriótica en Roma, no cesarán hasta la total evacuación de la capital por los alemanes, hasta la insurrección nacional para expulsar a los alemanes de Italia, la destrucción del fascismo, la conquista de la independencia y de la libertad”.



Las Escuadras de Acción Patriótica (SAP)





Eran formaciones clandestinas en las que participaban personas, que continuaban su actividad civil, normal, y llevaban a cabo acciones organizadas por la guerrilla en las zonas rurales (donde las escuadras existían para proteger a los campesinos de las confiscaciones nazifascistas del trigo y el ganado), las escuelas y las fábricas. En la ciudad, realizaban trabajo logístico y de reclutamiento de voluntarios dispuestos a empuñar las armas, también llevaban a cabo tareas de protección de las huelgas y manifestaciones populares de protesta contra el nazifascismo, e indicaban acciones de sabotaje.



En Turín, ya desde 1943, las SAP- superaban las 700 personas entre hombres y mujeres- En el verano de 1944, el Mando General de la Brigada Garibaldi, promovió organizadamente la formación de las SAP para involucrar ampliamente a las masas populares en la guerra de liberación. “Combinar los golpes de los pequeños grupos y las acciones militares más vastas con el movimiento y las acciones de grandes masas, con el fin de llegar a la insurrección general”, escribió en la primavera de aquel año Palmiro Togliatti, en un documento enviado a la dirección comunista de Alta Italia. Y Luigi Longo, en agosto del 44, escribió que había llegado el momento en el que los GAP, SAP y las brigadas partisanas debían constituir “el tridente, las tres armas de la insurrección victoriosa”.



A finales de 1944, cincuenta brigadas SAP se habían juntado con las ciento veinte brigadas partisanas Garibaldi, participando directamente –el situaciones precisas- en los combates. En 1945, en la fase final de la insurrección fueron un peso decisivo en la conducta de la lucha armada –como en Milán y Turín- antes de la entrada de las brigadas partisanas.





Las huelgas de marzo de 1943 y la huelga general de 1944





Las huelgas de marzo del 43 marcan un importante momento de ruptura en el último año de vida del régimen fascista. En Turín, los obreros de las mayores fábricas (desde la FIATde Mirafiori a la Nabioli, desde la Westinghouse a los Talleres Savigliano), dejaron de forma compacta el trabajo con la consigna de “pan y paz”. De gran relieve fue el papel desempeñado por las mujeres que difundieron por toda la ciudad miles y miles de manifiestos convocando a los trabajadores, y arrancaron de viva fuerza a sus compañeros de trabajo de las manos de la policía. La agitación se extendió poco a poco a todos los centros industriales del Piamonte. A final de mes, se pusieron en huelga, en Milán, los trabajadores de la Falck, de la Pirelli y de la Marelli, sincronizando perfectamente su acción con la de sus compañeros piamonteses.



Las huelgas de marzo del 43 fueron la culminación de la larga experiencia de lucha antifascista llevada a cabo por la vanguardia de la clase obrera, desde la llegada al poder del fascismo el éxito de su organización, dobló las campanas para el régimen mussoliniano que rápidamente entró en crisis profunda y a los cuatro meses, el 25 de julio, se derrumbaba con el desembarco en Sicilia de las tropas angloamericanas. El Partido Comunista recogía con esas huelgas, los frutos de la paciente política que sus cuadros llevaron a cabo clandestinamente en el seno de la clase obrera, desde que fuera ilegalizado en 1926.



La huelga general de marzo del 44, en la que participó más de un millón de trabajadores, fue la huelga general más grande en la Europa ocupada por los alemanes; fue también el inicio de la ofensiva partisana de la primavera y el verano de ese año. La preparación la llevó a cabo la dirección comunista de Alta Italia, formada por Longo, Secchia, Roasio, Massola y otros dirigentes del Triunvirato de la insurrección de Piamonte, Lombardía y Liguria. Con ello se consolidó e hizo más operativo el pacto de unidad de acción entre el Partido Comunista y el Partido Socialista. Al Comité de Liberación Nacional Alta Italia, le fue reconocida la responsabilidad de la huelga.



Abandonaron el trabajo los obreros de las mayores fábricas de la Italia septentrional y central: la FIAT, RIV, Lancia, Snia Viscosa, en el Piamonte; Talleres Breda, Alfa Romeo, Falck, Pirelli,Borletti,Dalmine, en Lombardía; Ilva y Piaggio en Liguria; Los Lanifici Rossi y Mazzoto, en Véneto; Talleres Galileo y Pignone, en Toscana; la Ducati en Bolonia.



Milán y Turín estaban, ya entonces, a la vanguardia. En Milán, junto a los trabajadores de las fábricas, se unen a la lucha los tranviarios, paralizando la vida en la ciudad; los secundan los gapistas que vuelan la cabina que abastece la red norte. También van a la huelga los trabajadores del “Corriere de la Sera”, y durante tres días el más importante diario de la burguesía italiana no aparece. Una vez más, las mujeres participan decididamente en la lucha: en Turín van a las puertas de las fábricas a repartir los manifiestos; en Milán se ponen a la cabeza de la manifestación que va desde la Borletti a la OLAP, obligando incluso a los técnicos a unirse a la huelga. En Sarono cortan el acceso al puente de acceso a una fábrica e impiden el paso a los fascistas: Los alemanes decretan el estado de sitio de las fábricas milanesas y imponen la suspensión del pago de los salarios, empero los trabajadores se mantienen firmes.



En Turín el Comité de Agitación declara en un comunicado: “¡Si no cesan los arrestos arbitrarios y las deportaciones, no se trabaja! ¡Todos los patriotas han de ser liberados! ¡Ni un obrero, ni un joven, ni una máquina, deben ser enviados a Alemania! ¡A la violencia nazifascista los obreros responderemos con la violencia! ¡Viva la huelga política- reivindicativa!”



La huelga general del 44 fue una gran operación estratégica, cuyo éxito demostró el aislamiento total de los fascistas, y el profundo desprecio de la mayoría de los trabajadores por los engaños demagógicos de la llamada “República Social Italiana” creada por Mussolini al servicio de los alemanes.





La zona libre y la república partisana





El verano del 43, ve una mayor ocupación de los territorios por las fuerzas partisanas, ocupación que se prolonga hasta finales otoño. Es un ejército popular que libera su propia tierra, sus pueblos, de los invasores alemanes: nace así una “república partisana” las “pequeñas” (como la del Val de Lanzo, Val Maira, Langhe, Valsesia, en Piamonte; Oltrepo Pavía, en Lombardía;la República de Torrigia, en Liguria; la de Montefiorino, en los Apeninos boloñeses) y las “grandes” (como la de Val de Ossola y el Alto Monferrato,en Piamonte, la Carnia y gran parte del Friuli).



En las zonas liberadas se constituyeron órganos de poder popular. La población reconquistó su libertad después de veinte años de dictadura fascista y, en estrecha colaboración con los partisanos, se autogobernaron democráticamente. El Comité de Liberación Nacional preparó las listas de los candidatos, pero a menudo las elecciones se hacían directamente a mano alzada entre los participantes a las asambleas. Se constituyeron administraciones populares, que impedían el aumento de los precios de los alimentos, distribuían el pan y la carne, combatían el contrabando y el mercado negro. Las nuevas Juntas Comunales y los comandantes partisanos modificaron profundamente, a favor de la población, el cobro de los impuestos; en algunas localidades, se instauraron formas nuevas de contrato agrario. En todas partes se disponía de hospitales, escuelas, hogares para ancianos, asilos; donde era posible, se desarrollaban actividades culturales con noticieros cinematográficos, exposiciones fotográficas, secuencias de la vida partisana... La justicia se administraba de una forma nueva: por ejemplo en la República de Carnia, se instalaron tribunales del pueblo, compuestos por representantes de las organizaciones de masas y un representante partisano. “El Combatiente”órgano de las brigadas garibaldinas, escribía: “Necesitamos que, allá por donde han pasado los partisanos, quede una huella de enseñanza política indeleble, debemos ser el modelo del Estado italiano democrático”.



La república partisana tuvo una vida relativamente breve (unas semanas, o uno o dos meses) porque no estaban en condiciones de resistir, militarmente, a la dura contraofensiva de la 25 división alemana, provista de tanques, aviación y del potencial bélico de un ejército moderno, mientras que los partisanos no tenían más armamento que metralletas y bombas de mano (las ayudas tantas veces prometidas por los aliados angloamericanos, no llegaron nunca). Esta fue una de las diferencias con la resistencia yugoslava, que logró liberar importantes regiones del país y crear en ellas un gobierno popular antes de la llegada a Belgrado de las tropas liberadoras soviéticas. Los partisanos yugoslavos se vieron favorecidos por la configuración del terreno carente de importantes aglomeraciones industriales, con malas vías de comunicación y con montañas y bosques en el centro del país. En Italia, fue justa la decisión estratégica del Partido Comunista y las otras fuerzas de la resistencia, de no abandonar los centros industriales y las grandes ciudades en manos del enemigo, de organizar las huelgas en las ciudades, de llevar la guerrilla en las ciudades mediante los Gap y las SAP. Dada la situación política y militar de Italia, es completamente errónea la crítica según la cual el Partido Comunista hubiera debido llevar todas las masas obreras a la montaña, tras las formaciones partisanas.



Mas pese a la brevedad de su vida, el valor político –con tantos aspectos revolucionarios- de la “república partisana” durante la Resistencia, queda como ejemplo para el futuro de la revolución proletaria italiana.





Conclusiones





Hay que encuadrar la Resistencia italiana en el amplio movimiento europeo de resistencia y de guerra de guerrillas contra la ocupación militar hitleriana, movimiento en el que desempeñaron un papel de primer plano los gloriosos guerrilleros soviéticos que, en el territorio de la URSS invadido por los nazis, actuaron en estrecha unidad con el Ejército Rojo.



En muchos países de Europa, militarmente invadidos y ocupados por los nazis, la entrada de los partidos comunistas en gobiernos de unidad nacional, fue la aplicación de la justa táctica internacional de “Frente Nacional Antifascista”. La entrada en 1944-45 del partido Comunista Italiano en el gobierno de unidad nacional, presidido primero por Badoglio y después por Bonomi, estuvo caracterizada desde el principio, por una pesada subordinación a las posiciones políticas de las fuerzas conservadoras presentes en la formación antifascista, y a los intereses de clase del capitalismo italiano, que trataba de reciclarse después de dos decenios de colaboración con la dictadura fascista. A ello siguió la elaboración del grupo dirigente del Partido, encabezado por Togliatti, de posiciones ideológicas y políticas revisionistas incompatibles con el leninismo, particularmente:



1.- La afirmación por Togliatti y el grupo dirigente que le seguía, de que en Italia se abría, en aquel período, la fase de una “nueva revolución democrática” (en la clausura de la fundación del Partido, 1921, se expuso claramente que el objetivo revolucionario en Italia era el de la revolución proletaria)

2.- La elaboración, por Togliatti, de la línea de la “democracia progresiva” como nueva estrategia para lograr el socialismo en Italia (la llamada “vía italiana al socialismo, que no tenía nada en común con el marxismo-leninismo).

3.-La consiguiente construcción del “partido nuevo” togliatiano, un partido que en los sucesivos decenios se vació progresivamente de todo contenido revolucionario.



El fin de la monarquía, el advenimiento de la república, y una Constitución democrático burguesa entre las más avanzadas por entonces, fueron conquistas efectivas de la Resistencia. Empero, las aspiraciones al socialismo por la parte más revolucionaria de los combatientes en la guerra de guerrillas, fueron traicionadas: la continuación del Estado burgués como instrumento de dominación de la burguesía capitalista italiana, no fue derribada. Esta ruptura revolucionaria espera, en el siglo XXI, a las actuales generaciones del proletariado italiano que, bajo la dirección de un nuevo partido comunista que se haya reconstruido sobre sólidas bases del marxismo-leninismo, logre finalmente hacer de Italia un país socialista.

------------------------

Tributo de los comunistas a la lucha antifascista y de la liberación.



Condenados por los tribunales especiales



(Con un total de 23.000 años de cárcel) 4.030 sobre 4.671



Deportados 8.000 sobre 10.000



Partisanos combatientes 210.179 sobre 350.425



Condecorados con la Medalla de Oro 93

“ “ “ Medalla de Plata 217



Partisanos muertos en combate 40.123 sobre 69.250



Heridos y mutilados 22.521 sobre 36.321

    Fecha y hora actual: Sáb Ago 18, 2018 2:01 pm