Günther Gillaume o la mayor hazaña de la Stasi

    Comparte

    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    Günther Gillaume o la mayor hazaña de la Stasi

    Mensaje por Chapaev el Miér Jun 09, 2010 10:47 pm

    Tal vez ningún espía de la Stasi haya vivido menos en la clandestinidad que Günther Gillaume. Su vida política y social era tan intensa como la de cualquier político socialdemócrata alemán en la época de Konrad Adenauer (1949–1965). Günther Gillaume nació en Berlín el año de 1927. A finales de la segunda guerra mundial, Günter Bröhl –su verdadero nombre– se desempeñó como ayudante en la artillería antiaérea, a su regreso del frente trabajó como fotógrafo en una revista y, unos años después, como redactor en una editorial. En octubre de 1950, la Stasi reclutó a Guillaume, lo sometió a un riguroso entrenamiento y, en abril de 1956, se le envió a Frankfurt, donde puso primero una cafetería frente a la catedral, Boom am Dom. Guillaume se había casado unos años antes con Christel Boom, una agente de la Stasi perfectamente adiestrada, y tuvieron un hijo.

    Hacia julio de 1957, mientras su esposa trabajaba como secretaria particular del secretario de la socialdemocracia en el estado de Hessen, él obtuvo su credencial de miembro del Partido Social Demócrata. En el transcurso de los años sesenta, Günther Guillaume fue ascendiendo los peldaños de una carrera política siempre en segundo plano; no era un protagonista, sino el asesor por excelencia en cuestiones interalemanas, un workaholic ejemplar, siempre atento, puntual y obsesivo, nadie dudaba de su compromiso con los ideales socialdemócratas. En marzo de 1968, Guillaume resultó electo en la Asamblea Central de la ciudad de Frankfurt y, al año siguiente, dirigió con gran éxito la campaña electoral de Georg Leber, por ese entonces ministro federal de Comunicaciones.

    El día que Günther Guillaume conoció a Willy Brandt supo que estaba muy próxima la culminación de su tarea. Había trabajado doce años en el Partido Social Demócrata y ahora, en 1971, se acercaba la aventura final. De modo que no fue por una negligencia política alemana, sino por una experiencia acendrada y fructífera, que Guillaume se convirtió en el coordinador de asesores de Willy Brandt, el jefe de gobierno de la República Federal de Alemania. En la oficina de la Cancillería tuvo acceso a los secretos de Estado, a las informaciones militares de la otan y a las conversaciones en el círculo más íntimo del jefe del gobierno. El año de 1972, Willy Brandt se perfilaba como uno de los políticos más importantes de Europa, había ganado las elecciones con un cuarenta y cinco por ciento de los votos, su política de apertura con la Unión Soviética (Ostpolitik) significaba un gran paso hacia el futuro de, en ese tiempo, la Comunidad Económica Europea. Por esos años, Guillaume se había vuelto también un confidente, viajaba con Brandt a Noruega, su segunda patria, donde tenía una casa, conocía los asuntos más íntimos de su vida y mantenía informado al detalle a Markus Wolf y a la Stasi.

    El 1 de mayo de 1974, Hans Dietrich Genscher, ministro del Interior, envió a Willy Brandt el expediente de Horst Herold, director de Inteligencia y Contraespionaje de Alemania Federal: en ese expediente se presentaban copias fotografiadas de los informes confidenciales que Günther Guillaume enviaba a la Stasi sobre la vida privada de Willy Brandt –su consumo excesivo de alcohol, sus relaciones íntimas con otras mujeres y sus estados depresivos. "Quien, como yo, haya nacido en 1913 –escribía Brandt–, no podrá quejarse de falta de experiencias aterradoras o de un inimaginable número de profundas decepciones." Los colaboradores de Brandt temieron desde el primer momento que el escándalo fuera minando el prestigio del Partido Social Demócrata, tuviera graves consecuencias en las próximas elecciones y lanzara por la borda cuatro años de conquistas políticas. Michael Frayn, autor de la obra Copenhague, estrenó hace dos años (2005), en Londres, Democracia, drama basado en la traición de Guillaume y la soledad de Willy Brandt.

    El escándalo Guillaume estalló cinco días después de haber inaugurado el edificio de la primera Representación Permanente de la República Federal en la rda. Según Markus Wolf, la renuncia de Brandt no estaba planeada por la Stasi, "más bien fue un enorme error estratégico, el control de los daños fue –escribe en sus memorias– un trabajo arduo y difícil". Los argumentos de Markus son poco creíbles, recuerdan más bien una intempestiva coartada. Aunque los Servicios de Inteligencia de Bonn tenían –desde mayo de 1973– claros indicios de que Guillaume era un agente de la Stasi, transcurrió casi un año hasta su captura –uno de los enigmas que nunca se han explicado. El miércoles 24 de abril de 1974, los Servicios de Inteligencia del Ejército capturan al matrimonio Guillaume, se les acusa de espionaje y violación de secretos militares. En el momento de ser esposado, Günther Guillaume les dijo: "Soy un ciudadano de la rda y oficial de la Stasi, les solicito respeto a mi rango militar." Willy Brandt renunció el 7 de mayo a la jefatura del gobierno; de este modo la Stasi había alcanzado, sin duda, su mayor hazaña.

    http://www.jornada.unam.mx/2007/06/03/sem-jose.html


    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    Re: Günther Gillaume o la mayor hazaña de la Stasi

    Mensaje por Chapaev el Jue Jul 22, 2010 9:45 am

    los circulos anticomunistas disfrutaron con las mentiras de "La vida de los otros".

    Mentiras que dan paso a la realidad del siniestro estado democratico capitalista de la Alemania unificada

    Alemania espiará a los 'extremistas' para evitar la vuelta del comunismo

    El Mundo / EFE


    El servicio secreto alemán está legalmente autorizado a espiar a los políticos de La Izquierda, partido heredero de los comunistas de la extinta República Democrática de Alemania (RDA) y con representación parlamentaria, según una decisión del Tribunal Federal Administrativo con sede en Leipzig.

    La Corte germana adoptó esta decisión después de la demanda presentada contra la llamada Oficina de Protección de la Constitución (espionaje interno) por el diputado Bodo Ramelow, presidente de La Izquierda en el estado federal de Turingia (centro del país), quien ya había ganado en dos instancias anteriores.

    Según argumentó el tribunal, la observación es legítima, porque algunas corrientes de este partido persigue fines anticonstitucionales.
    Más de 50 espiados

    Entre 2005 y 2009 al menos 53 parlamentarios de La Izquierda fueron espiados por el servicio secreto, según Ramelow. "Es un escándalo", subrayó. "Comprenderán que estoy profundamente decepcionado al ver que seis años de recursos se deciden de una vez y con razones que no comprendo", señaló Ramelow tras conocer la sentencia, basada en la supuesto "extremismo" de La Izquierda y en la amenaza de un posible regreso del comunismo al poder en Alemania.

    El político, de 54 años, anunció inmediatamente que recurrirá la decisión al Tribunal Constitucional y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. "Ahora cualquiera con funciones de responsabilidad en este partido puede ser espiado. Esta sentencia no puede quedar así", señaló.
    'Heredera' del comunismo

    Los agentes de la Oficina para la Protección de la Constitución vigilan desde hace años a diputados regionales y federales de La Izquierda, una formación nacida en 2007 como fusión de los postcomunistas del Partido del Socialismo Democrático y de una escisión del Partido Socialdemócrata (SPD). Pese a que Ramelow ganó en dos instancias judiciales previas, el Gobierno alemán interpuso recurso contra ambas.

    La semana pasada varias personalidades de la vida política y cultural de Alemania firmaron un llamamiento contra la "vigilancia arbitraria" de La Izquierda. Entre otros, el documento fue firmado por el jefe del sindicato Ver.di, Franz Bsirske, el socialdemócrata Ottmar Schreiner y el cantante Konstantin Wecker.

    En las elecciones generales de 2009, La Izquierda obtuvo el 12,2% de los votos y 76 escaños. Además, está representada en trece de los dieciséis parlamentos regionales.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/07/21/internacional/1279733173.html

    leido en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=110167


      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 3:48 am