El trotskismo y la cuestión de la revolución en un sólo país [OCTE]

Comparte
avatar
GagarinCCCP
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 971
Reputación : 2806
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Localización : España

El trotskismo y la cuestión de la revolución en un sólo país [OCTE]

Mensaje por GagarinCCCP el Lun Abr 09, 2018 9:30 pm

Los trotskistas son conocidos por desempeñar una interpretación dogmática de las obras de Marx y Engels. En este caso concreto, toman el siguiente pasaje de "Principios del comunismo" (Engels, 1847):

"¿Es posible esta revolución en un solo país? No. La gran industria, al crear el mercado mundial, ha unido ya tan estrechamente todos los pueblos del globo terrestre, sobre todo los pueblos civilizados, que cada uno depende de lo que ocurre en la tierra del otro. Además, ha nivelado en todos los países civilizados el desarrollo social a tal punto que en todos estos países la burguesía y el proletariado se han erigido en las dos clases decisivas de la sociedad, y la lucha entre ellas se ha convertido en la principal lucha de nuestros días. Por consecuencia, la revolución comunista no será una revolución puramente nacional, sino que se producirá simultáneamente en todos los países civilizados, es decir, al menos en Inglaterra, en América, en Francia y en Alemania. Ella se desarrollará en cada uno de estos países más rápidamente o más lentamente, dependiendo del grado en que esté en cada uno de ellos más desarrollada la industria, en que se hayan acumulado más riquezas y se disponga de mayores fuerzas productivas. Por eso será más lenta y difícil en Alemania y más rápida y fácil en Inglaterra. Ejercerá igualmente una influencia considerable en los demás países del mundo, modificará de raíz y acelerará extraordinariamente su anterior marcha del desarrollo. Es una revolución universal y tendrá, por eso, un ámbito universal." (op. cit.)

El trotskismo no necesita cotejar si esta afirmación de Engels, formulada mucho antes del nacimiento del imperialismo, sigue siendo cierta o no. En la época en la que escribía Engels, tan sólo un puñado de países se contaban entre los ejemplos del modo capitalista de producción. En este contexto la revolución proletaria sólo podía tener lugar en estos países más avanzados y su principal garantía es que ocurriese en todos ellos a la vez. Por aquél entonces esto no era imposible. Pero el desarrollo del comercio internacional, de la monopolización, el capital financiero y, a fin de cuentas, el imperialismo (resultado de lo anterior) llevaron la gran industria a las colonias y a los países feudales, desarrollando en todos estos a un proletariado incipiente que coexistía con un proceso democrático-burgués, antifeudal, aún no completado (o siquiera comenzado). Los países más desarrollados se nutrieron de superbeneficios imperialistas, utilizando una parte de estos para corromper a la clase obrera. Las condiciones revolucionarias objetivas no tenían por qué coincidir con los países más industrializados o desarrollados. Sin embargo, aquéllos países donde existía el proletariado y las tareas democráticas, antifeudales, aún no se habían desarrollado, la situación estaba "preñada" de revolución: la revolución democrática seguía siendo inminente y ya contaba con el fermento proletario. En tanto que se formase en estos países un sólido partido marxista-leninista, la revolución democrática podía transformarse en una revolución socialista, y esto se encuadraba de lleno en el poderoso movimiento anticolonial de los pueblos. "Las colonias pasaron de ser reserva del imperialismo a ser reserva de la revolución", decían Lenin y Stalin.

* * *

La cuestión de la revolución internacional no se plantea en el sentido de que ocurra simultáneamente en varios países. Lenin hablaba de las condiciones objetivas (una crisis) y subjetivas (dirección efectiva de las masas por el PC) para la revolución. Si al menos una de ellas no se cumplía, sería imposible lanzarse al asalto por derrocar al capitalismo y herir de gravedad al imperialismo, arrebatándole uno de sus eslabones. Los reproches trotskistas sobre la "interconexión global" y que esto llevaría a un proceso revolucionario simultáneo no tienen fundamento. Sí, es cierto: la interconexión global que supone el imperialismo facilita en sumo grado este efecto dominó: la revolución en una punta del mundo tiene consecuencias en toda la economía global. Pero la revolución no podrá contagiarse allá donde no se den las condiciones objetivas y subjetivas, igual que no puede ahogarse en países donde sí se den pero no casen con el ideal de "metrópolis del desarrollo" de Trotski. Nos referimos a su prédica de que la revolución debería desarrollarse en Alemania antes que en Rusia, pese a que delante de sus narices estaba ocurriendo lo contrario.

Vivimos la época del imperialismo, última y putrefacta fase del capitalismo, donde las revoluciones no pueden sino ser proletarias, sea su carácter democrático-burgués o socialista. Este hecho, junto con la agudización del desarrollo desigual de los países capitalistas, llevaba a Lenin y Stalin a hablar con toda la razón de la imposibilidad de un proceso revolucionario simultáneo en todo el globo.

"El desarrollo del capitalismo sigue un curso extraordinariamente desigual en los diversos países. De otro modo no puede ser bajo el régimen de la producción mercantil. De aquí la conclusión irrefutable de que el socialismo no puede triunfar simultáneamente en todos los países. Empezará triunfando en uno o en varios países, y los demás seguirán siendo, durante algún tiempo, países burgueses o preburgueses.” (Lenin; "El programa militar de la revolución proletaria", 1916)

L. W.

    Fecha y hora actual: Dom Jul 22, 2018 6:28 am