Mi reflexión sobre Santiago Maldonado y la marcha

Comparte
avatar
AKenig
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 30
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 07/09/2017
Localización : Argentina

Mi reflexión sobre Santiago Maldonado y la marcha

Mensaje por AKenig el Jue Sep 07, 2017 6:56 am

El último viernes 1° de Septiembre, luego de la marcha que se conmemoró por el pedido de aparición de nuestro compañero Santiago Maldonado, alrededor de las 4 am del otro día, sentí un impulso de escribir algo respecto al tema, no es algo que suela pasar debido a que soy alguien que se sienta y mira opiniones, reflexiones, puntos de vista, etc de los demás... sin más se los dejo, lo voy a publicar tal cual salió, sin ninguna corrección, sinceramente no volví a releerlo.

"¿Quién diría que 250mil personas se congregarían por una sola misma persona? Una persona, desconocida para casi todos los presentes, desconocida en sus experiencias, en sus hábitos de vida, en su forma de ser, sin embargo estábamos allí, por esa persona, casi como si fuera un familiar, un amigo, un compañero de trabajo. Pero finalmente, congregados por una misma causa, por un mismo objetivo, algunos con distintas intenciones que otros, sin embargo en el fondo todos los presentes comprendíamos porque estábamos donde estábamos, la aparición con vida de Santiago Maldonado, un desconocido que cada vez se familiarizaba más con nosotros, sin siquiera tener relación con él, pero poco a poco formaba parte de nosotros.
Música, cantos, bailes, murgas, con alegría se desenvolvía una jornada histórica, ¿Por qué de esa forma? ¿Por qué parecía una fiesta en vez de un funeral?, la respuesta tal vez sea que esa es nuestra forma de desahogar, entre tanto mar de furia reaccionaria, un atavismo de alegría se desprendía de Plaza de Mayo. Sin embargo la densa atmósfera se respiraba, latente como nunca, ese sentimiento de miedo, de tristeza, de bronca hacia la impunidad de los grandes poderes, de la frustración porque los días pasan y los medios solamente se encargan de implantar nuevas operaciones, desviando la atención de quienes deben ser investigados realmente, operaciones de desprecio hacia la humanidad de una persona, críticas constantes a su estilo de vida, como si el debate fuera el hecho de ser persona o no, una familia señalada más allá del sufrimiento que puedan tener y una desaparición puesta en duda por el interés de cierto sector que en el poder, de forma descarada, se manejo de la misma forma que el gobierno actual.
Hoy los enemigos ya están marcados, las minorías como los Mapuches son los nuevos terroristas de Latinoamérica, armados con elementos de trabajo que son amenazantes para ciertos grupos políticos, hoy son los nuevos extremistas radicales. El miedo de la gente vuelve a ser el papel más importante en esto… el miedo, la ignorancia e indiferencia de la mitad del país logró instaurar en la cabeza de muchos una nueva célula cancerígena que se tiene que combatir de cualquier forma, no importa si esto requiere de mano de hierro, no importa si esto requiere la resurrección de personajes como Margaret Thatcher, Jorge Videla o que Patricia Bullrich deje de tener la mínima consciencia que posee, pero el problema real no sería que estos personajes reaparezcan o empeoren, el verdadero problema es que la sociedad como tal retroceda, que esta juventud tan evadida siga indiferente ante estas injusticias, que las justifiquen y las avalen como si de una involución a los oscuros años de la Década Infame se tratara, y es que normalizar la desaparición en democracia de un militante opositor puede luego transformarse en normalizar dictaduras, normalizar grupos de extrema-derecha, continuar con la normalización de la explotación de la clase trabajadora, apoyar al sector empresarial como si buscaran la prosperidad en el país y en el mundo.
Muchos exigieron tapar esto en los colegios, los partidarios de cierto sector político sintieron que este caso afectaba su moral, afectaba el hecho de que ellos habían votado y apoyado un partido que desde el minuto cero de llegar a la presidencia tomaron medidas que golpearon y avasallaron los derechos de los sectores populares, pero una vez más la enajenación de éste sector político justificó todas las acciones, con un aire de revanchismo contra los antiguos fantasmas, nuevamente con protagonismo de los grandes medios que 24 hs al día se encargaron de hacer una campaña muy dura, campaña que sirvió para que se rebuznaran tópicos de la peor calaña, “Se fue a la montaña a fumar porro” “¿Por qué le va a importar un hippie el gobierno? “Lo único que no encuentra es una ducha” “Ni si quiera laburaba”.
Pero a pesar de todo esto, estábamos ahí, por él, como si su imagen misma movilizara, muchos entendimos la importancia que hoy tiene su vida, como la de cualquier persona, sin embargo a él lo atacó el organismo que tiene que velar por su bienestar, el Estado, y si no es el Estado el que vela por nuestro bienestar, ¿Cómo vamos a poder vivir con seguridad? ¿Cuándo vamos a dejar de tener miedo? Preguntas que generan un vacío interno cuando las hacemos.
La jornada terminó como era de esperarse, el sector hoy en el poder movió sus fichas para que sólo se hable de la brutalidad, el salvajismo y la inmoralidad del reclamo, la astucia para que se invisibilice el grito de 250mil por la violencia de 50, como de costumbre se alimento a la gente con odio, miedo y prejuicios,  proclamándose nuevamente como los mesías de la situación socio-económica de éste país, que sigue sin levantar y el futuro es tan incierto que provoca que el estómago se te revuelva  y te haga sentir que lo único cierto es que no nos irá bien y las políticas se recrudecerán y la sociedad se deteriorará hasta tal punto que la existencia en comunidad se volverá insoportable para todos.
Pero si hay una luz entre todo esto, es ver que nuestra voz, agrupada, tiene un valor inmenso y el empoderamiento que nos da también es gigante, nos acompañaremos los unos a los otros, hasta el final de todo esto, nuestros pies se van a volver incansables y nuestras voces serán imposibles de callar hasta que se esclarezca todo y a pesar de que mientras más tiempo pasa más tememos lo peor, Santiago Maldonado va a estar una vez más con nosotros, donde nosotros lo vamos a acompañar en otro paso de libertad y él nos va a acompañar a nosotros, con alegría nos va a devolver el apoyo que de forma desinteresada le dimos, lo recibiremos como un familiar, un amigo, un compañero de trabajo, será bienvenido, y de no ser así, su recuerdo perdurará en la lucha diaria de todos."


    Fecha y hora actual: Mar Oct 16, 2018 3:23 am