La erística

    Comparte
    avatar
    El diccionario rojo
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 85
    Reputación : 93
    Fecha de inscripción : 25/04/2017
    Localización : España

    La erística

    Mensaje por El diccionario rojo el Miér Sep 06, 2017 10:44 am

    Muchas veces, a la hora de participar en un debate, nos encontramos con distintos puntos de vista, algunos son conciliadores, otros buscan romper con el esquema de pensamiento generalmente aceptado y otros, simplemente, presentan alternativas que quizás, raramente sea atendida o considerada, ya sea por la vagancia de los contertulios a contestar, ampliar o puntualizar los comentarios de algún compañero, o bien, por alguna especie de antipatía particular. En definitiva, un debate es siempre bueno, ya que las distintas realidades materiales percibidas por los contendientes chocan y se unen en un proceso dialéctico que nos permite avanzar y en definitiva, analizar la realidad. Sin embargo, esto no es siempre así, y muchas veces, los debates dados a través de las distintas redes sociales e incluso -aunque no tan a menudo- entre camaradas y simpatizantes en el exterior emanan en la erística, cuya máxima es ganar un debate o proceso dialéctico a través de distintas técnicas, las cuales inciden directamente no en los argumentos de los contendientes, sino en los participantes del debate en sí, cayendo en falacias, como la falacia del hombre de paja, la falacia del francotirador o ad hominem, entre otras.

    La Real Academia Española define erística y al erístico como:

    Real Academia Española escribió:erística

    1. adj. Fil. Dicho de una escuela filosófica: Socrática, establecida en Mégara, ciudad griega situada al oeste de Atenas, y caracterizada por su inclinación al procedimiento dialéctico y a la controversia.
    [...]
    3. adj. Que abusa del procedimiento dialéctico hasta el punto de convertirlo en vana disputa.

    Fuente: pincha aquí

    El diccionario soviético de filosofía de 1984 incluiría el término por primera vez en su compendio, sin diferencias características con la definición de la Real Academia:

    Diccionario filosófico soviético (Ed. 1984) escribió:Arte de sostener disputa, que se desarrolló sobremanera entre los sofistas antiguos griegos. Surgió como método de búsqueda de la verdad por medio de la discusión; al poco tiempo se dividió en dialéctica y sofística. La primera fue desarrollada por Sócrates en su método. Procurando sólo conseguir la victoria sobre el contrincante, la sofística redujo la erística a la suma de procedimientos con cuya ayuda se podía demostrar y refutar con igual éxito cualquier afirmación, por lo cual Aristóteles no establecía ya diferencia entre la erística y la sofística.

    Fuente: pincha aquí

    Así, podemos dividir la erística entre dialéctica (aquella que busca la verdad a través de la contradicción de una proposición para así llegar a una síntesis que nos permite avanzar) y sofística (que busca y fundamenta un método para demostrar y refutar con igual éxito cualquier argumento, independientemente de su veracidad material). En esta entrada, nos centraremos en la erística-sofística, matriz y enemiga del debate y el avance del análisis dialéctico.

    Carlos Marx y Federico Engels - Manifiesto del Partido Comunista :

    Carlos Marx - Federico Engels escribió:
    La única preocupación de los literatos alemanes era armonizar las nuevas ideas francesas con su vieja conciencia filosófica, o, por mejor decir, asimilarse desde su punto de vista filosófico aquellas ideas.

    Esta asimilación se llevó a cabo por el mismo procedimiento con que se asimila uno una lengua extranjera: traduciéndola.

    Todo el mundo sabe que los monjes medievales se dedicaban a recamar los manuscritos que atesoraban las obras clásicas del paganismo con todo género de insubstanciales historias de santos de la Iglesia católica. Los literatos alemanes procedieron con la literatura francesa profana de un modo inverso. Lo que hicieron fue empalmar sus absurdos filosóficos a los originales franceses. Y así, donde el original desarrollaba la crítica del dinero, ellos pusieron: “expropiación del ser humano”; donde se criticaba el Estado burgués: “abolición del imperio de lo general abstracto”, y así por el estilo.

    Esta interpelación de locuciones y galimatías filosóficos en las doctrinas francesas, fue bautizada con los nombres de “filosofía del hecho”, “verdadero socialismo”, “ciencia alemana del socialismo”, “fundamentación filosófica del socialismo”, y otros semejantes.

    De este modo, la literatura socialista y comunista francesa perdía toda su virilidad. Y como, en manos de los alemanes, no expresaba ya la lucha de una clase contra otra clase, el profesor germano se hacía la ilusión de haber superado el “parcialismo francés”; a falta de verdaderas necesidades pregonaba la de la verdad, y a falta de los intereses del proletariado mantenía los intereses del ser humano, del hombre en general, de ese hombre que no reconoce clases, que ha dejado de vivir en la realidad para transportarse al cielo vaporoso de la fantasía filosófica.

    Fuente: pincha aquí

    Así, unas de las características fundamentales del contendiente erístico es adaptar la realidad material a su realidad subjetiva. Confundiendo su propia subjetividad con la realidad material en sí, buscando, aparte, hacer creer a los demás que su particular visión del mundo es realidad en sí. Al erístico no le importa si la propia realidad en sí contradice sus dichos, tergiversará lo que dicen sus contendientes o las fuentes que utilice con el objetivo de llevar la sofística hacia el infinito, buscando una lucha de egos, más que una voluntad por avanzar en el debate dialéctico. Carlos Marx, nos ilustra nuevamente en su obra Miseria de la filosofía sobre este fenómeno en crítica a la obra de Pierre-Joseph Proudhon La filosofía de la miseria:

    Carlos Marx - Miseria de la filosofía:

    Carlos Marx escribió:
    En la razón absoluta todas estas ideas... son igualmente simples y generales... De hecho no llegamos a la ciencia sino levantando con nuestras
    ideas una especie de andamiaje. Pero la verdad en sí no depende de estas figuras dialécticas y está libre de las combinaciones de nuestro espíritu”.
    (Proudhon, t. II, pág. 97.)

    Por tanto, de golpe, mediante un brusco viraje cuyo secreto conocemos ahora, ¡la metafísica de la economía política se ha convertido en una
    ilusión
    ! Jamás el señor Proudhon había dicho nada más justo. Naturalmente, desde el momento en que el proceso del movimiento dialéctico se reduce al simple procedimiento de oponer el bien al mal, de plantear problemas cuya finalidad consiste en eliminar el mal y de emplear una categoría como antídoto de otra, las categorías pierden su espontaneidad; la idea “deja de funcionar”; en ella ya no hay vida. La idea ya no puede ni situarse en sí misma en forma de categorías ni descomponerse en ellas. La sucesión de categorías se convierte en una especie de andamiaje. La dialéctica no es ya el movimiento de la razón absoluta. De la dialéctica no queda nada, y en su lugar vemos todo lo más la moral pura.

    Fuente: pincha aquí

    La utilización de elementos metafísicos como herramienta de análisis de la realidad -y de debate, respectivamente- no responde de ninguna manera a la realidad material y su utilización es puramente abstracta. La erística-sofística basa sus argumentos en ilusiones, sesgos cognitivos y las artimañas más inconexas con el mundo material. Así, muchas de las falacias de los erísticos -o seguidores directos e indirectos de esta escuela- atacan de raíz al sujeto a través de abstracciones, buscando minar la moral de sus oponentes a través del descalificar y otras impertinencias.

    Lo antedicho es un fenómeno fundamental: se busca atacar al ego de la persona y también se busca hacer temblar los cimientos que los otros participantes puedan tener de este sujeto, buscando la humillación directa y la imposición directa bajo relaciones de opresión, que por inclinación hacia el conocimiento. En un debate, esto resulta evidente, dos consciencias que chocan. Jean-Paul Sartre a través de José Pablo Feinmann nos explica este fenómeno a través de otro fenómeno, que es el amor, donde se da justamente el efecto opuesto:



    Los argumentos de los erísticos son sistematizados y no dejan nada a la imaginación: esta cualidad, siendo su punto fuerte, también es su debilidad, ya que esta construcción armoniosa no es más que un punto de vista pre-fabricado o fabricado para durar ante cualquier argumento, aludiendo al pensamiento metafísico, abstracto, falaz y al racionalismo idealista, y quizás utilitario, en contra de la realidad material. Este inhibición de la realidad material, nos recuerda a René Descartes en su Discurso del método

    René Descartes escribió:Pienso, luego existo

    Fuente: pincha aquí

    Vladimir Lenin también hablaría al respecto en su obra ¿Qué hacer?

    Vladimir Lenin - ¿Qué hacer?:

    Vladimir Lenin escribió:La socialdemocracia debe dejar de ser el partido de la revolución social para transformarse en un partido democrático de reformas sociales. Bernstein ha apoyado esta reclamación política con toda una batería de "nuevos" argumentos y razonamientos concertados con bastante armonía. Se ha negado la posibilidad de basar el socialismo en argumentos científicos y demostrar que es necesario e inevitable desde el punto de vista de la concepción materialista de la historia; se ha refutado la miseria creciente, la proletarización y la exacerbación de las contradicciones capitalistas; se ha declarado carente de fundamento el concepto mismo de "objetivo final" y rechazado de plano la idea de la dictadura del proletariado; se ha denegado que haya oposición de principios entre el liberalismo y el socialismo, se ha rebatido la teoría de la lucha de clases, afirmando que es inaplicable a una sociedad estrictamente democrática, gobernada conforme a la voluntad de la mayoría, etc.

    Fuente: pincha aquí

    Algunos sujetos, han comprendido muy bien los puntos de la escuela erística-sofística y no repararán en utilizar estas técnicas con fines para nada educados y constructivos con el fin último de hacer perder la paciencia de sus contendientes. Unos ejemplos muy característicos:

    Ejemplo de intervención erística 1:

    Sin embargo, las intervenciones de este sujeto se repiten y se repiten contra sus contendientes entendidos como adversarios  de carácter sofísticos, y aparte de utilizar las herramientas anteriormente dichas, no considerarán el perjuicio del spam masivo, ya que ni permite avanzar en el debate, ni se da la intención de hacerlo. La estructura apenas cambia, modificándose si hay algo nuevo que destacar o dar nuevos arreglos estéticos, por páginas y páginas:

    Ejemplo de intervención erística 2:

    Esta estrategia se demuestra efectiva ya que fue comprobada y utilizada contra otros usuarios. No importa el formato ni tampoco el debate que se dé: toda línea que disienta será acusada con cualquier término predeterminado para la ocasión, utilizando un análisis vago, y para nada demostrativo con la realidad material a la que se alude. En general, la terminología es constante y nada original a lo largo de las intervenciones por estos erísticos-sofísticos.

    Ejemplo de intervención erística 3:

    El erístico, no nos habla aportando las pruebas y formulaciones que demuestren lo que dice, sino que sus palabras bastan. El hecho de cuestionarle implicaría la toma de un lenguaje reacio, abandonando toda forma cortés de debate, simplificando su discurso hasta la nausea y utilizando los términos creados por la erística para ese fin: carentes de contenidos, pero utilizados de múltiples formas. Significando algo la terminología utilizada, no busca fundamentar lo que se dice, dejándose llevar la pura sofística de la dominación y la humillación, contrapuesto al amor al bien de Robespierre como las dos caras de la misma moneda metafísica; Sobre los principios de la moral política:

    Maximilien Robespierre escribió:Pero, hasta el momento preciso en que os hablo, hay que reconocer que, en circunstancias tan tempestuosas, hemos sido guiados por el amor al bien y por la intuición de las necesidades de la patria, y no por una teoría exacta o por reglas precisas de conducta, que ni siquiera teníamos tiempo disponible para trazar.

    Fuente: pinche aquí

    Conclusiones:

    1. El erístico de carácter sofístico es propenso a las falacias, las conoce y sabe utilizarlas efectivamente.
    2. Este busca someter la realidad material a una visión particular subjetiva, haciendo daño al análisis científico de la materia. Incluso aunque posea evidencias de lo contrario, manipulará, distorsionará o adoptara a su singular cosmovisión a sus intereses y sus ideas.
    3. Utiliza alusiones metafísicas. Buscan minar la moral de su adversario dialéctico a través del ataque al emisor de las antítesis: sin emisor, no hay antítesis, y sin antítesis, no podría haber una sintesis posible a la tesis prinicipalmente presentada. Ergo, atacar de raíz al adversario dialéctico y acabar con él, es acabar de raíz con el problema dialéctico, aunque la materia funcione de otra manera; el pensamiento erístico, como se ha dicho, busca coherencia a través de proposiciones inicialmente falsas.
    4. Necesita de la repetición exhaustiva. La repetición exhaustiva es el mejor arma para alterar cognitiva y racionalmente a los sujetos, tanto externos como internos en un debate. El erístico no busca la verdad -tampoco la persigue ni dejará que alguien se acerque a ella-, impone la verdad a través de artimañas repetitivas. En estas, incluirá todos los elementos susodichos, como falacias e improperios. El erístico, no dudará en desarrollar las últimas técnicas heredadas de los griegos y a su vez, de la propaganda nazi. Se asocia a Joseph Goebbels -ministro de propaganda de Adolf Hitler- la frase una mentira mil veces contada se convierte en una verdad, propia y proporcional en este caso.
    5. Es propio en las redes sociales y otras comunidades el spam por parte de los erísticos.

      Fecha y hora actual: Jue Sep 21, 2017 4:13 pm