Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Comparte
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7803
    Reputación : 8196
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Mar Mar 08, 2016 12:14 pm

    Pongo un documento para debatir entre todos, en origen lo trajo el usuario Máquina al foro, me gustaría conocer las opiniones al respecto de todos los usuarios. Es un poco largo, pero bien escrito y se hace ameno de leer.

    Gracias.

    https://prosveschenie.wordpress.com/2014/08/18/no-hay-peor-ciego-que-el-que-no-quiere-ver-corea-del-norte-la-esperanza-revisionista/

    En la situación que se nos presenta a los comunistas en la actualidad, una situación donde el marxismo ha sido derrotado, parece que muchos prefieren inventarse una realidad inexistente en vez de cumplir con la tarea necesaria en este momento, la reconstitución ideológica del comunismo. Y es que muchos ven socialismo y revolución donde no los hay, claro ejemplo es el conflicto ucraniano, donde las conocidas como “milicias antifascistas” no son más que grupos armados que luchan por los intereses del nacionalismo ultraconservador e imperialismo ruso, esto no quiere decir que en eses grupos no existan de verdad comunistas, pero el bando que están apoyando no es ni antifascista, ni comunista, ni nada que se pueda relacionar con el marxismo. Otro ejemplo son las luchas de resistencia como Gamonal, donde el proletariado nos deja claro que no hace falta ningún comunista para que se den estas luchas ni para dirigirlas, ya que son luchas donde se pone de manifesto la conciencia en sí de la clase trabajadora, una conciencia que no es revolucionaria y que está bajo los marcos del capitalismo sin embargo, muchos “comunistas” ven ahí un claro ejemplo de que la revolución está cerca, mientras tanto, el marxismo sigue sufriendo los efectos de su derrota y sigue atado a unas limitaciones que han de ser superadas para poder rearticular el proyecto revolucionario a nivel mundial. El tema que trataremos hoy es otro ejemplo de esta tendencia que busca una esperanza de forma equivocada, vamos a analizar a Corea del Norte, centrándonos tanto en el Juche, una teoría que como veremos no es marxismo, como en su organización económica y social, la cual nada tiene que ver con el socialismo.


    ¿Qué es el Juche?
     La filosofía Juche es nombrada por primera vez en 1955 por Kim Il Sung, éste la presentaba como la nueva ideología revolucionaria que daría las soluciones al MCI, y la definió como “la independencia política, autosuficiencia económica y autodefensa militar”. Es una teoría con un fuerte carácter nacionalista  que defiende que el hombre solo ha de preocuparse por la revolución en su país. Según la filosofía Juche las masas populares son el motor de la historia; la lucha revolucionaria y el cambio en la naturaleza son producidos por el pensamiento independiente, la conciencia y la iniciativa de las masas populares[i]; el líder tiene un papel fundamental pues es él quien interpreta y da forma a las aspiraciones de las masas, y es la lealtad hacia él y hacia el Partido de quienes depende la independencia de las masas; el desarrollo histórico de la sociedad refleja el movimiento creativo de las masas populares. Otros aspectos de la Idea Juche es la importancia del honor, la familia, o como señalé antes la nación. Esta ideología ha cobrado tanta importancia en Corea del Norte que existe el calendario Juche, que empieza la fecha del nacimiento de su fundador, Kim Il Sung en 1912. Por lo tanto según el calendario Juche estamos en el año 102.
     
    ¿El Juche es Marxsimo?
    Respondiendo a la pregunta del apartado diremos que el Juche no es Marxismo, el mismo Kim Il Sung la definió como “una nueva filosofía revolucionaria”, no como Marxismo aplicado a la situación de la RPD de Corea, como muchos prokimilsumgismo nos intentan hacer creer, consiguiéndolo con muchos elementos, de tal forma que en el panorama actual nos encontramos a un montón de comunistas y de organizaciones comunistas defendiendo un Estado que nada tiene que ver con el Marxismo. Y es que mismo en la cuestión fundamental de la filosofía se diferencian, para el Marxismo-Leninismo esa cuestión no es otra que la relación entre la materia y el conocimiento, la relación entre el ser y el pensamiento, en cambio según la Idea Juche esta cuestión fundamental de la filosofía es la relación entre mundo y hombre, la posición de éste y el papel que desempeña en el mundo, el Juche tiene una visión totalmente antropocéntrica, que sitúa al hombre como el dueño de todo y quien lo decide todo, y es que el Juche está plagado de rasgos idealistas y metafísicos como “la voluntad del hombre” o como los que vimos en el apartado anterior. Esto va en contra de la concepción materialista y dialéctica de la historia, según la cual las ideas y las sensaciones son un reflejo de la realidad primaria, objetiva, que existe por sí misma, independientemente de la voluntad del hombre y su mente, porque la materia es objetiva, se encuentra fuera de la conciencia. Esta visión antropocéntrica de la Idea Juche es contraria al Marxismo-Leninismo, según el cual la posición del hombre en el mundo, en la sociedad, está determinad por un orden social específico, fuera del marco social existente, solo es posible definir al hombre en términos idealistas y metafísicos. El Marxismo lo contextualiza tanto en la historia como en la sociedad, el Juche no hace esto, el Juche separa al hombre de su clase social, lo considera como una abstración individual, lo que provoca perpetuar el capitalismo y defender posiciones idealistas. El Juche ve al hombre como abstracto y dice que tiene la capacidad de transformar tanto la naturaleza como la sociedad por su propia voluntad, como refleja aquí Kim Jong Il: “El movimiento social cambia y se desarrolla por su propia voluntad y por el papel que ejerce su sujeto con iniciativa (masas populares)” Esta postura totalmente idealista como no tiene cabida en el marxismo pues para nosotros, los marxistas, “la libertad de voluntad no es más que la capacidad de poder decidir con conocimiento de causa”, para nosotros “la libertad consiste en el dominio sobre nosotros mismos y sobre la naturaleza exterior, basado en el conocimiento de las necesidades naturales; por eso es necesariamente un producto de la evolución histórica.”(Engels). Por lo tanto tenemos al Juche como una ideología idealista y metafísica, contraria al Marxismo, y por lo tanto enemiga. Pero las diferencias entre Juche y Marxismo no son solo sobre “el hombre” o la transformación de la sociedad, aunque sean importantísimas ya que de este modo el Juche niega el materialismo dialéctico y pierde todo carácter revolucionario y marxista, pero no es lo único.
     
    Juche, una teoría nacionalista
     El Juche carece de todo carácter internacionalista, es una teoría nacionalista que además defiende que “el hombre” solo ha de preocuparse por la revolución en su país, como reflejó Kim Il Sung: “La revolución y su construcción vienen de las actividades conscientes del hombre y para establecer la Idea Juche hay que ser consciente de que uno es el dueño de la revolución y de su desarrollo, pensando y haciéndolo todo, centrando la revolución en el país de uno mismo y solucionando todos los problemas que éste pueda tener mediante la iniciativa y el talento individual de cada uno.” Como vemos además de carecer de carácter internacionalista se muestra como algo individualista. Esto no acaba aquí, para el Juche la nación es caracterizada por la comunidad de sangre, el lenguaje y la región, aunque como rasgos más importantes destaca los lazos sanguíneos homogéneos y un mismo lenguaje, en cambio, en la concepción Marxista-Leninista, la nación es caracterizada por una comunidad de lenguaje, el territorio, la vida económica y la comunidad psicológica, esto se refleja en la cultura y marca la identidad nacional. La concepción Juche de la nación no dista mucho de la de los nazis, y es que por ejemplo tenemos citas como “Nuestra nación es una nación homogénea descendiente de Tangun que ha compartido solo una línea de sangre durante 5000 años” , esta mistificación de la nación, hablando sobre un grupo étnico homogéneo es totalmente despreciable, nuestra sangre es totalmente heterogénea, somos mestizos. Y es que el Juche es una ideología totalmente nacionalista y que no le importa la lucha de clases mientras se defienda la nación, una nación que al igual que como vimos antes con el hombre está tratada desde posturas idealistas, metafísicas y místicas, es decir, totalmente en contra de la naturaleza dialéctica de las leyes objetivas que gobiernan el mundo, por lo tanto en contra del Marxismo-Leninismo.
     
    ¿Socialismo sin dictadura del proletariado?
    En el anterior Ciclo Revolucionario las teorías revisionistas se hicieron las hegemónicas en el MCI, llevando a situaciones donde un país se proclamaba socialista sin existir la dictadura del proletariado en él, proponiendo otras formas de Estado más democráticas en términos burgueses, fue lo conocido como socialismo real, donde el proletariado no tenía el poder y por lo tanto no empleaba el Estado como un arma para acabar con la sociedad clasista, lo que existía eran posturas conciliadoras entre clases. Corea del Norte también carece de dictadura del proletariado, por lo tanto no puede ser socialista, pero no es de extrañar que los Kim y sus seguidores hablen de socialismo cuando Kim Il Sung siempre apoyó a ese revisionismo, ejemplo claro fue su apoyo a Gorbachov: “Este nuevo cambio que se está produciendo en la Unión Soviética es impensable al margen de las actividades energéticas del camarada M.S. Gorbachov, un firme marxista-leninista”. Y  es que Kim Il Sung no veía necesaria la dictadura del proletariado en Corea del Norte, en cambio en 1948 definió al Estado de la RPDK como un Estado basado en la dictadura conjunta de varias clases, la unión de un frente unido “democrático”, donde incluso tenían cabida los capitalistas nacionales. Es bien sabido por todo comunista que la dictadura del proletariado es el órgano que emplea el proletariado para acabar con la sociedad clasista y avanzar hasta el comunismo, no un Estado en el que existen posturas conciliadoras entre clases, como Corea del Norte. Por lo tanto en Corea del Norte no existe dictadura del proletariado, lo que a su vez implica que no exista socialismo (aunque está claro que la existencia del socialismo no se puede limitar a que haya dictadura del proletariado, pero es algo fundamental), aunque en 1958 el PTC se molestase en presentarla como la dictadura del proletariado pese a existir varias clases. La solución que da el kimilsungismo a esto es que la convivencia pacífica entre clases llevará a que los burgueses nacionales acepten la línea proletaria, como vemos con estas palabras de Kim Il Sung: “Los elementos capitalistas que aún permanecen en la ciudad y el país tienen que ser (…) remoldeados en las líneas socialistas, en lugar de expropiarlos.” Es decir, dejémosles seguir con su forma de producción, ya si eso algún día se darán cuenta de que el socialismo es mejor. Y esto lleva a que nos encontremos con que la economía de Corea del Norte no es una economía socialista, el tipo de economía que sigue la RPDK es un capitalismo monopolista de Estado donde un grupo de esos capitalistas burocráticos estatales son quienes dirigen todo. Y es que toda esta concepción errónea del socialismo, esa convivencia entre clases, lleva a que ese Estado autoproclamado socialista funcione de forma neocapitalista, con un permanente contrato social que se basa que el Estado cuidará de las masas mientras éstas trabajan por y para el honor y bienestar de la nación, de esta forma mantiene a las masas enajenadas bajo la falsa bandera roja a la vez que siguen siendo explotadas. Todo esto viene dado por ese nacionalismo que se antepone a la lucha de clases, por convivir pacíficamente con la burguesía y por basarse en una ideología metafísica e idealista.

    Centralismo democrático
    Uno de los principios básicos del Marxismo-Leninismo es el centralismo democrático, en cambio en Corea del Norte no existe tal forma de organización. La sociedad se organiza de una forma que recuerda a la de una familia patriarcal, se podría decir que los Kim funcionarían como un cabeza de familia, que junto con el puñado de capitalistas dominan al resto, si bien es cierto que el cargo de presidente de la RPDK no es hereditario, los Kim siempre se hallan en el poder, eso se contrapone totalmente al centralismo democrático, todo funciona de una manera totalmente paternalista, como vimos antes, el Estado y su líder cuidarán de las masas siempre que estas contribuyan al bienestar de la nación. Es un modo de crear unas masas pasivas, obedientes, sin ningún poder, es como tener un ejército de robots. Muchos dirán que no se está teniendo en cuenta la cultura oriental, pero claro que se tiene en cuenta, pero estos son principios enemigos del marxismo, que recuerdan más al fascismo, encuadrando a todas las personas, independientemente de su clase, en lo que llaman en la RPDK “masas populares”, esa concepción de nación, un pueblo sin poder, etc, que hasta al más revisionista de los marxismos. Otros nos venderán que hay elecciones, que todos pueden optar al poder, que todas las masas pueden dirigir, pero si nos fijamos en quién puede presentarse a las elecciones nos encontramos con que esa persona ha de tener unos méritos reconocidos por el Partido y por la sociedad de su distrito, algo que tampoco tiene que ver con el marxismo, ya que nos pone ante una meritocracia totalmente diseñada por “el cabeza de familia” y el puñado de capitalistas, como podemos observar en palabras de Alejandro Cao de Benós (delegado especial del Comité de Relaciones Culturales con el Extranjero de la RPDK): “Normalmente las elecciones a la Asamblea Popular Suprema son cada 5 años -actualmente 687 diputados- . La mayoría de edad es a los 17 y ya se puede elegir y ser elegido. Las listas se conforman de acuerdo a los méritos de la persona, se necesita el apoyo popular para incluir el nombre en la lista. En las listas hay miembros del Partido del Trabajo de Corea, Partido Social-Demócrata, Partido Chondoista e independiente.”.De esta forma evitan que las masas adquieran conciencia revolucionaria, contraponiéndose a la estrategia comunista de que las masas estén en los órganos de Nuevo Poder siendo educadas y gestionando el poder político a la vez que adquieren conciencia para sí. Por lo tanto podemos observar que poco pinta el proletariado en la RPDK, quien manda es el PTC junto a los Kim y el pequeño grupo de capitalistas, las masas trabajadoras simplemente están para producir y “cuidar” de la nación, nada más.
     
    Culto a la personalidad
    No es una cuestión de monumentos a Kim Il Sung o de plazas con su nombre, es algo más serio, y es que el culto a la personalidad en Corea del Norte es de unos niveles estratosféricos. Como vimos cuando definíamos al Juche, el líder juega un papel principal en esta filosofía, es quien interpreta y da forma a las aspiraciones de las masas, quien las dirige, de quien dependen. El calendario Juche que citamos al inicio del artículo es otra muestra de este culto a la personalidad, es decir, se ha llegado a crear un calendario a medida de los Kim, a medida de su filosofía. Pero quizás la mayor muestra sea en la propia Constitución de la RPDK, al principio de ella podemos observar: “La República Popular Democrática de Corea es la Patria socialista del Juche, que encarna la ideología y dirección del gran Líder, camarada Kim Il Sung, quien: Fue fundador de la República Popular Democrática de Corea y padre de la Corea Socialista; Creador de la inmortal idea Juche y organizador y conductor bajo esta bandera de la Lucha Revolucionaria Antijaponesa, en cuyo proceso estableciera las gloriosas tradiciones revolucionarias y lograra la histórica causa de la restauración de la Patria, fundó la República Popular Democrática de Corea sobre los sólidos cimientos que estableciera para la constitución de este Estado soberano e independiente en las esferas política, económica, cultural y militar”. Cómo puede haber marxistas que justifiquen este culto a la personalidad, que a su vez está totalmente relacionado con el paternalismo que vimos en el apartado anterior y  con cómo las masas están totalmente enajenadas. Esto llega a tal nivel que el aniversario de la muerte del  hijo del “gran líder” las masas salen a la calle y lloran desconsoladamente como veremos en un vídeo que enlazaré a continuación:http://youtu.be/tZsVP2WoE9E , ¿qué es eso? ¿cultura oriental?, perdonen pero si pretenden justificarlo todo con lo de cultura oriental bájense del autobús de los marxistas, esto es culto a la personalidad en toda regla, y sumado a lo que hemos citado anteriormente es un despropósito llamar marxistas a eses personajes que como dijo Hoxha de Kim Il Sung, son unos vacilantes, megalómanos revisionistas.
     
    Conclusión
    Como hemos podido ver a través de este artículo, Corea del Norte no es socialista, no es marxista, en cambio es una sociedad paternalista, con un increíble culto a la personalidad, militarizada, donde el proletariado no tiene el poder y simplemente obedece al Kim de turno y a los capitalistas estatales. Corea del Norte es un capitalismo monopolista de estado, seguidora de una ideología metafísica, idealista, nacionalista y de valores abstractos. Ante la situación actual es normal que se den casos de desesperanza entre los marxistas, en los que nos agarramos a cualquier cosa que no lleve una bandera de USA, pero eso no es una actitud marxista, esa no es nuestra tarea, hemos de ser críticos y ser capaces de analizar para poder transformar, Corea del Norte no es socialista y va en contra de nuestros principios filosóficos, económicos y organizativos, por lo tanto, por mucho que luche contra el imperialismo americano, no es un país a apoyar, es un país al que criticar y al que no cederle un palmo entre los marxistas, por supuesto que también hay que ejercer una crítica contra las experiencias socialistas que hemos tenido, pero también es importante este tipo de crítica, no podemos permitir que el revisionismo más rancio penetre en nuestras filas y hemos de combatirlo siempre ideológicamente, haciendo que la línea revolucionaria sea la victoriosa. Nuestra tarea actual es la reconstitución ideológica del comunismo, superando las limitaciones del anterior ciclo revolucionario, creando el Partido y rearticulando el proyecto revolucionario mundial, no apoyar al revisionismo y seguir atrapados en las limitaciones que impidieron derrotar al capitalismo a nuestros heroicos camaradas del anterior ciclo. No es fácil aceptar que ahora mismo no existe el socialismo en el mundo, pero es necesario aceptarlo para poder avanzar.
     
    1  Las masas populares es un concepto que bajo los parámetros que emplea la RPDK, engloba a todas las personas independientemente de su clase, que apoyen el proceso revolucionario.
    avatar
    Argala82
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 740
    Reputación : 855
    Fecha de inscripción : 08/07/2015
    Localización : Euskal Herria

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Argala82 el Mar Mar 08, 2016 4:21 pm

    La Republica Popular Democratica de Corea no es la esperanza revisionista porque ni estan ni se los espera. Fueron los revisionistas (camarilla Brezhnev) y sus seguidores en el pais, los que intentaron derrocar al Camarada Kim Il Sung, fueron revisionistas los qie buscaron imponer a la RPDC la entrada en el CAME,... Los que defendemos la causa revolucionaria coreana, no ganamos un centimo, ni Cao de Benos y eso que trabaja para el gobierno norcoreano en las relaciones culturales internacionales, ni nos pondran medallitas, ni ganaremos en popularidad. La esperanza revisionista esta en los partidos socialdemocratas, "ciudadanistas", "transversales", representan su nido para MEDRAR. Ademas ya hemos escuchado todas las versiones, nos faltaba una: la coreana.


    Spoiler:
    KIM JONG IL  
    LA DIFAMACION DEL SOCIALISMO NO SERA TOLERADA

    Declaraciones a la revista Kulloja, órgano del Comité  Central del Partido del Trabajo de Corea
    1 de marzo de 1993

    Con el recrudecimiento sin precedentes de las aviesas intrigas de los imperialistas y otros reaccionarios contra el socialismo, se están difundiendo los más disímiles sofismas para difamarlo. Los enemigos lo tachan de “totalitarismo”, “campamento militar” y “sistema de administración de ucase”, tergiversando la realidad como si por ello precisamente hubiera fracasado. Esos términos calumniosos no difieren en nada, en esencia, de la propaganda que los imperialistas han venido orquestando con perfidia contra él desde los primeros días de su aparición en el globo terráqueo. Argüían que era un sistema inhumano, carente de libertad y democracia. “Totalitarismo”, “campamento militar” y “sistema de administración de ucase” son precisamente otras expresiones falaces de esa vil campaña. El ideal de la democracia que, oponiéndose al despotismo feudal, tempranamente abogó por la libertad, la igualdad y los derechos humanos fue trocado por la clase capitalista en una democracia burguesa que impone y esgrime la explotación y la subyugación del capital. Los imperialistas recurrieron a todo tipo de artificios para embellecer esa democracia, adjetivándola de “liberal”, pero no pudieron ocultar su falsedad y su carácter reaccionario ni impedir la aspiración y simpatía de las masas populares por el socialismo que les asegura genuina libertad y democracia. No obstante, en los últimos años las argucias como “totalitarismo”, “campamento militar” y “sistema de administración de ucase”, una repetición de esta propaganda imperialista, provocaron una confusión ideológica entre la población de varios países socialistas. Los enemigos clasistas inflaron tal confusión ideológica y desorientaron la opinión pública, llevando al socialismo al desmoronamiento. Su frustración en varios países se debe a la confabulación de los imperialistas con las fuerzas contrarrevolucionarias y a la penetración ideológico-cultural imperialista y la acción corrosiva de la mentalidad del oportunismo de derecha. El rol decisivo lo desempeñaron las conjuras contrarrevolucionarias de los traidores agazapados en sus filas. Para sofocar el socialismo, desde temprano los imperialistas perpetraron directamente, por una parte, agresiones y presiones, bloqueos y marrullerías y otros múltiples actos subversivos, y, por la otra, utilizaron como sus marionetas a disidentes y renegados de la revolución que surgieron en la capa superior del movimiento comunista y obrero. Como muestra la historia del movimiento comunista internacional, la confusión ideológica y los reveses están íntimamente ligados a la aparición de traidores a la revolución entre la dirigencia. En vista de la conversión histórica del socialismo en una poderosa fuerza material, los imperialistas concedieron mayor importancia a la estrategia de desintegrarlo desde adentro y actuaron con virulencia para conseguirlo.

    Con esta estrategia recrudeció como nunca la difamación contra el socialismo y surgieron los aviesos términos de “totalitarismo”, “campamento militar” y “sistema de administración de ucase”. Ha quedado demostrado que tales sofismas son resultado de la estrategia antisocialista de los imperialistas puesto que los criminales actos para destruir el socialismo bajo esos pretextos se cometieron sin excepción con el apoyo y manipulación de ellos. Actualmente se tornan más inmorales las intrigas de los renegados para difamar el sistema. Se trata de una desesperada tentativa encaminada a justificar su traición e impedir el renacimiento del socialismo. El hecho de que ahora, cuando en varios países se desmoronó el socialismo y se restauró el capitalismo, los traidores lo difaman tildándolo de “totalitarismo”, “campamento militar” y “sistema de administración de ucase”, pone al descubierto su repugnante rostro de lacayo del imperialismo. Es absurdo emplear esos términos para difamarlo. El totalitarismo ha servido siempre de ideal político a los dictadores fascistas. Los tristemente célebres Hitler, de Alemania, y Mussolini, de Italia, lo utilizaron como recurso ideológico para justificar su dictadura fascista. Bajo el engañoso lema “socialismo estatal” esos tiranos argumentaban que en aras de toda la nación o de todo el Estado no se debía permitir ningún tipo de movimiento obrero ni de lucha de clases y se entregaron a pisotear hasta la más elemental libertad y derechos democráticos de las masas trabajadoras y a imponer una política represiva de un salvajismo sin precedentes. La esencia del totalitarismo consiste en sacrificar los intereses del pueblo trabajador a favor de los de las codiciosas clases dominantes reaccionarias con el argumento de que el individuo debe someterse a la totalidad. El término totalidad al que se refiere en el totalitarismo no significa todas las masas populares, sino la escasa minoría de capitalistas monopolistas, latifundistas, burócratas reaccionarios, cabecillas militares y demás sectores privilegiados. Tachar de “totalitarismo” al socialismo donde las masas populares son dueñas de todo, implica, a fin de cuentas, un argumento sin fundamento alguno que trata de igualar el más avanzado ideal que refleja las exigencias de las masas populares con el reaccionario de los gobernantes fascistas. Acusar al socialismo de “campamento militar” es también una argucia harto absurda. El modo de vida social se determina por la ideología y cambia según el régimen de la sociedad. El socialismo es la ideología más progresista, la que refleja la exigencia esencial del hombre, y su régimen, el más avanzado, ya que permite a las masas populares disfrutar a plenitud de su existencia independiente y creadora. El régimen que reprime su espíritu independiente y creador, no es el socialista sino el capitalista. En la sociedad capitalista, donde el pueblo trabajador es esclavo del capital, es imposible asegurarle una digna vida independiente y creadora. Desacreditar al socialismo tildándolo de “campamento militar” es una propaganda perversa que presenta lo blanco como negro. También es una patraña sin fundamento tachar el socialismo de “sistema de administración de ucase”.

    En general, la administración por ucases es un caduco método de gobernar en la sociedad explotadora con el que las clases privilegiadas imponen por coerción sus exigencias. En la sociedad capitalista, donde la vida económica se realiza de modo espontáneo en virtud de la ley de la oferta y la demanda, la administración del Estado y la sociedad se desenvuelve por órdenes en todos los casos y las masas populares, simple objeto de ese sistema, tienen sólo la obligación de obedecerlas. En contraste, en la sociedad socialista ellas, convertidas en protagonistas del Estado y la sociedad, disfrutan de esta posición también en la administración y desempeñan el papel correspondiente. El rasgo característico de la administración del Estado y la sociedad por las masas radica en la prioridad que se le concede a la labor política, en la ayuda que brindan las instancias superiores a las inferiores y en la colaboración camaraderil. Esto es radicalmente diferente del método de administración burocrática de la vieja sociedad, en la que todo se impone por mandato. Ese método que se hizo sentir anteriormente en la práctica del socialismo no emanó de la naturaleza de este régimen, sino que fue heredado de la vieja sociedad explotadora. Con el pretexto de oponerse al “sistema de administración de ucase” los traidores al socialismo dirigieron su punta de lanza contra el centralismo democrático. Este constituye el principio básico que rige las actividades del Estado socialista, y el centralismo está orgánicamente relacionado con la democracia, lo cual deviene característica particular de estas actividades. Los que bajo la consigna de “democracia” eliminaron el centralismo e implantaron un estado de caos, van abiertamente por el camino de la dictadura burguesa después de haber destruido el socialismo. La principal causa de que la componenda contra el socialismo, pese a ser una campaña en extremo absurda, haya provocado confusión ideológica, se localiza en el hecho de que las masas populares no poseían un firme criterio del socialismo. Por supuesto, no fue fácil percatarse desde el comienzo de la esencia reaccionaria que escondía esa campaña, porque se perpetró con astucia, desde supuestas posiciones socialistas. Pero, si se hubiera empleado un correcto cartabón al desarrollar y perfeccionar la teoría del socialismo y pertrechado a las masas populares con esa doctrina, ellas no se habrían dejado arrastrar fácilmente por tales embustes. Para defender la causa socialista y conducirla al triunfo, es indispensable desarrollar y perfeccionar sin interrupción su ideología y armar firmemente con ella a las masas populares, de manera que la asimilen como inconmovible fe. Cuando la confianza en la justeza de la causa socialista es sólida, se llega a tener esa fe. El gran Líder, camarada  Kim Il Sung concibió la idea Juche y, sobre su base, desarrolló y perfeccionó en un nuevo plano la ideología socialista.

    Ella manifiesta que el socialismo es la sociedad más avanzada, en la cual todas las cosas pertenecen y sirven a las masas populares, y que se desarrolla sin cesar por la fuerza mancomunada de éstas. La justeza de la causa socialista consiste en hacer que las masas populares disfruten plenamente de una vida independiente y creadora como dueñas del Estado y la sociedad. Si nuestro pueblo avanza con pasos enérgicos, sin vacilar ante ningún vendaval antisocialista, es porque está firmemente convencido de la justeza de la causa socialista del Juche. Sea cual fuere el país, si hubiera desarrollado y perfeccionado la ideología socialista conforme a la exigencia de la época y la revolución y pertrechado sólidamente con ella a las masas populares para que la aceptaran como su firme credo, no habría llegado  al  trágico derrumbe socialista, al vacilar ideológicamente e ilusionarse con la sociedad capitalista, sin poder valorar su naturaleza reaccionaria y carácter corrupto. La experiencia demuestra que para defender la causa socialista y hacerla brillar, es necesario perfeccionar su ideología y dotar sólidamente con ella a las masas populares, de modo que la conviertan en credo. Con miras a alcanzar este objetivo, es preciso, además, persuadir a las personas de que su obligación moral es salvaguardar el socialismo. En la sociedad explotadora la política de la clase gobernante y la moral del pueblo trabajador se contraponen, pero en el socialismo donde éste es dueño de la sociedad y del Estado, política y moral se identifican. Implantar a plenitud la moral socialista es lo único que asegura una firme unidad político-moral entre las masas populares. Cuando los principios morales se asientan sobre la base de la camaradería y la obligación moral revolucionarias y cristalizan como hábitos de vida, el socialismo llega a enraizar profundamente en la realidad. Sólo entonces las masas populares pueden construirlo de modo irreprochable cumpliendo con su responsabilidad y papel como dueñas de la sociedad, defender decididamente la causa socialista y llevarla a buen término venciendo cualquier prueba. Si en el proceso de la construcción del socialismo aparecen traidores a la revolución, es porque no hicieron de él su convicción y moral. La causa socialista es del pueblo, y traicionarla es traicionarlo a él, lo cual es el summum de la expresión de bajeza moral. Defraudar la confianza de los militantes y del resto del pueblo, a pesar de ser promovido por éstos a un puesto directivo en el partido o el Estado, es la más inmoral de las conductas. Quien renuncia al cargo por falta de capacidad, o se retira del partido por alguna razón, se podría decir que posee algo de conciencia. El hecho de que los que hablaban ruidosamente de su fidelidad a la causa socialista, se convirtieron de la noche a la mañana en traidores, se debe, a fin de cuentas, a que no estaban moralmente convencidos de ella. Esto quiere decir que la transformación ideológica encaminada a hacer de ella el credo y la moral de todos los miembros de la sociedad es la tarea de mayor importancia y de preferencia para defenderla y llevarla a cabo. Esa tarea debe marchar en estrecha ligazón con la lucha práctica por la construcción del socialismo. El objetivo principal que se persigue al armar a las masas populares con la ideología socialista, consiste en edificar con éxito la sociedad que les ofrezca una vida aún más independiente y creadora, apoyándose en la fuerza que brota de su concientización revolucionaria. Al margen de la práctica de la construcción del socialismo, es imposible dotar con satisfacción a las masas populares con su ideología. Las personas llegan a aceptarla como una exigencia vital, cuando con una eficiente construcción del socialismo experimentan sus ventajas en la vida real. El partido y el Estado de la clase obrera deben concentrar sus esfuerzos en manifestar en alto grado la superioridad del socialismo mediante su exitosa edificación. La superioridad esencial del socialismo radica en que las masas populares son las dueñas de todo. Para ocupar esta posición ellas deben ser primero dueñas de la política. Sólo entonces, pueden ser protagonistas en todas las actividades sociales. La política socialista es popular, pues la protagoniza el pueblo. En la sociedad explotadora la política es, en esencia, para asegurar el poder de la clase dominante, y el pueblo trabajador es simplemente su objeto. Allí, la vida de cada persona transcurre vegetando para mantener su existencia. En contraste, en el socialismo las mismas masas populares, en calidad de dueñas de la política, organizan y efectúan de manera unificada todas las actividades sociales. La política se ejerce a través de determinadas organizaciones. Si en la sociedad socialista las masas populares quieren ejercer sus derechos y cumplir con su responsabilidad como dueñas del Estado y la sociedad, deben contar con organizaciones políticas que representen su voluntad e intereses, como el partido y el poder de la clase obrera. El primero es la máxima organización política y el segundo, el organismo más abarcador. Ambos aseguran la posición y el papel de las masas populares como protagonistas del Estado y la sociedad. Las organizaciones políticas de la sociedad socialista deben actuar conforme a fórmulas idóneas a sus atributos como representantes de la voluntad e intereses de las masas populares. Crear estas fórmulas constituye la condición principal para ejercer la política popular. Aunque existan el partido de la clase obrera y el poder socialista, si no se establecen fórmulas políticas correspondientes, es imposible que las masas populares ejerzan sus derechos y cumplan con su responsabilidad como auténticas protagonistas de la política. Nadie ha recorrido el camino del socialismo, por lo que formular políticas acordes constituye una tarea muy difícil y complicada. Sin embargo, en otros tiempos, muchos, recurriendo a la consabida teoría de que el sistema económico define la política, pensaban que el establecimiento del régimen socialista solucionaría con facilidad el problema de administrar el Estado y la sociedad. Por lo tanto, no se resolvió debidamente el problema de crear nuevas formas políticas conforme al carácter de esta sociedad y se revalidaron no pocas prácticas del viejo sistema. El que en la sociedad socialista no se pudieran liquidar esos vestigios está relacionado también con que no se comprendía de manera correcta la naturaleza de sus organismos políticos que difieren de los del régimen anterior. En el pasado, el partido era considerado fundamentalmente como unidad organizada de determinada clase para defender sus intereses y arma de la lucha de clases; y el régimen como un órgano de poder de la clase dominante para ejercer su potestad política sobre la sociedad.

    A partir de ahí, en su estructuración y actividad dirigían la atención principal a fortalecer sus funciones y papeles como arma de la lucha de clases y ejecutor del poder. La naturaleza del partido de la clase obrera y del poder socialista consiste, ante todo, en que son servidores del pueblo. Sólo manteniéndose con firmeza en esta posición, pueden conducir acertadamente, tanto la lucha de clases como el ejercicio del poder político de acuerdo con las exigencias de las masas populares por la independencia. La esencia y superioridad del partido y el régimen de la clase obrera, que los diferencian totalmente de los de la clase explotadora, radican en que son servidores del pueblo. En las actividades del partido de la clase obrera y del órgano de poder socialista como servidores del pueblo no se puede permitir ningún ápice de privilegio, por más insignificante que sea. El socialismo, por su esencia, rechaza toda clase de prerrogativas. La aparición del abuso de autoridad y el burocratismo en la práctica socialista del pasado fue porque no se logró estructurar con acierto el partido y el poder en conformidad con su misión como servidores del pueblo. El abuso de autoridad y el burocratismo son engendros de ideas antisocialistas y expresiones de métodos de índole semejante. En la sociedad socialista es posible eliminarlos, si bajo la correcta guía del partido de la clase obrera se materializa de modo consecuente la línea de masas, de suerte que éstas ocupen la posición de dueñas del Estado y de la sociedad y cumplan con su papel como tales. Para alcanzarlo es necesario que todos los funcionarios tengan el espíritu de servirle fielmente al pueblo. En la consigna lanzada por nuestro Partido: “¡Servimos al pueblo!” están reflejadas nítidamente la posición y actitud que deben asumir los funcionarios al tratar y trabajar con y para el pueblo. Nuestra experiencia muestra que si se desarrollan enérgicamente entre ellos la educación y lucha ideológicas para mejorar sus métodos y estilos de trabajo, es del todo posible eliminar el abuso de autoridad y el burocratismo, lacras de la vieja sociedad. De lo contrario, el abuso y el burocratismo no desaparecen, sino se fomentan. En la sociedad socialista esto llega a separar a las masas del partido y el Estado, y de eso se aprovechan los enemigos. Lo demuestra precisamente la situación de los países en que se desmoronó el socialismo. En cualquiera de esos países lo que deseaba el pueblo era un socialismo sin abuso ni burocratismo, y nunca el capitalismo. Sin embargo, en algunas naciones, con motivo del debilitamiento de la confianza en el partido y el gobierno a causa del abuso y el burocratismo, se azuzó con perfidia al pueblo para que se opusiera al partido gobernante y poder socialistas, engañando a la opinión pública con la calumnia del “totalitarismo”, y con la melosa promesa de que le ofrecerían un “socialismo humanitario y democrático”. Con la destrucción del sistema, lo que se implantó no fue tal “socialismo”, sino el capitalismo donde predominan la explotación, opresión y desigualdad y campan por sus respetos toda clase de delitos y males sociales. En esos países donde fue destruido el socialismo y restaurado el capitalismo, el abuso de autoridad y el burocratismo no desaparecieron, sino se han institucionalizado o legalizado, convirtiéndose en fenómenos que rigen la sociedad.

    La superioridad esencial del socialismo consiste en que en él todo está al servicio de las masas populares. Que todo está al servicio de las masas populares significa que las actividades del partido y el Estado se subordinan a la tarea de asegurarles la verdadera libertad y derecho, una vida abundante y culta. Los enemigos vituperan con mordacidad el hecho de que el partido y el Estado se responsabilizan de la vida independiente y creadora de las masas populares, calificándolo de “método cuartelario”. El socialismo les garantiza a éstas una vida plena y culta. Sólo en esta sociedad, donde el partido y el Estado se la aseguran bajo su responsabilidad, se puede hacer realidad su deseo secular de verse libres de preocupaciones. En el capitalismo no pueden imaginarlo siquiera. Allí hasta personas de posición económica más o menos acomodada no se sienten tranquilas ni un momento porque no saben cuándo van a caer en el abismo de la ruina, desempleo y pobreza. Vivir solo en opulencia sin trabajar, pase lo que pase, no puede considerarse como una verdadera razón para existir. Una vida digna y feliz que concuerde con la exigencia esencial del hombre ha de ser aquella  en  que se goce desarrollando actividades transformadoras del mundo, una vida sana y rica, igual y equitativa para todos. Sólo así las gentes pueden sentir el orgullo de ser dueñas del mundo y la dignidad como miembros iguales de la sociedad. Una vida creadora, sana y equitativa a tenor de las exigencias primordiales del hombre puede asegurarse perfectamente en la sociedad socialista, en la que el partido y el Estado se responsabilizan por la existencia del pueblo. Lo más importante del hombre como ente es cumplir con lo que le exige su vida política: unirse y colaborar con los demás, bajo el amor y confianza del colectivo social. En la sociedad capitalista, donde la dignidad e individualidad del pueblo trabajador son pisoteadas brutalmente por la prepotencia y arbitrariedad del capital, está descartado poder llevar una vida política digna del hombre. De ésta puede gozar sólo en la sociedad socialista en la que, bajo la dirección y atención del partido y el Estado, se elimina todo privilegio y se aseguran verdadera libertad y derecho. El socialismo proporciona todas las condiciones para una vida estable en virtud de un perfecto orden social. Este orden, como sistema revolucionario, permite a las masas vivir libres y tranquilas, bajo la protección del partido y el Estado, liberadas de toda clase de agresiones y perjudicaciones, y es una normativa colectivista observada conscientemente. Destruirlo es un acto criminal que convierte a las masas en víctimas de los males sociales. En los países que lo abandonaron, surgió un estado anárquico, señorean estos fenómenos y obran a su antojo los estafadores y delincuentes como en su propio ambiente. El que los traidores al socialismo repitieran su gastada música de “campamento militar”, cuya desentonación fue revelada ya totalmente, parte del necio artificio de encubrir la perfidia con que hicieron de los pueblos trabajadores víctimas del desempleo, pobreza, delincuencia y otros males sociales. La superioridad esencial del socialismo reside en que la sociedad avanza ininterrumpidamente gracias a las fuerzas unidas de las masas populares.

    Desarrollar la sociedad significa elevar la posición y papel del hombre en el mundo, y esto, a su vez, aumentar sus atributos vitales que son el espíritu de independencia y creación y la conciencia. Es decir que en correspondencia con el crecimiento de su conciencia de independencia y facultad creadora, se eleva su papel y en la misma medida crecen los bienes sociales y van mejorando las relaciones sociales. Por eso, definir qué sociedad tiene más capacidad de desarrollo se reduce, en fin de cuentas, a qué sociedad es más capaz de resaltar el espíritu de independencia y creación y la conciencia del hombre. El espíritu de independencia y creación es garantizado por la conciencia, de manera que puede decirse que en sus actividades la conciencia desempeña el papel decisivo. Decir esto significa hablar de la conciencia ideológica, que, reflejando la exigencia y los intereses del hombre, determina el objetivo y dirección de sus actividades, su voluntad y capacidad combativa. Por lo tanto, el principal factor impulsor del desarrollo social, se debe buscar, en todo caso, en la conciencia ideológica. La que impulsa con energía el progreso de la sociedad es la de independencia de las masas populares y la que representa la más alta etapa de su desarrollo es la conciencia socialista. No cabe discusión que el socialismo, que progresa por la elevada conciencia revolucionaria y la actividad creadora de las masas populares, dotadas con la idea socialista, es la sociedad con más alta capacidad de desarrollo. Si bien con el establecimiento del sistema socialista se preparan las condiciones socio-económicas para que todos los miembros de la sociedad se unan y cooperen sobre la base de una misma ideología, esto no se logra de modo espontáneo. Para hacer compactas su unidad y cohesión, es preciso intensificar la educación en la ideología socialista. Pero en el pasado, por no comprender correctamente que la principal fuerza impulsora de esta sociedad radica en la unidad y colaboración de las masas populares basadas en su elevada conciencia ideológica, en la práctica socialista se descuidaba la transformación en este campo ideológico. En especial, surgieron tendencias a incrementar el celo de la gente por la producción sólo empleando palancas económicas como incentivo material, buscando esa fuerza en el factor económico como la adaptación de las relaciones de producción al carácter de las fuerzas productivas. Huelga decir que la sociedad socialista, al ser transitoria, puede aprovecharse de la palanca del estímulo material. Pero debe hacerse sólo sobre la base de dar prioridad a la educación en la ideología socialista. En otras palabras, mantener el principio de combinarlo adecuadamente con el incentivo político-moral que ha de tomarse como lo principal. Si, de lo contrario, se promueve sólo el interés material, las personas acabarán por convertirse en egoístas que persiguen sólo beneficios personales, y como consecuencia se estanca la sociedad y destruyen los fundamentos del socialismo.

    En los países en que se abandonó la educación en la ideología socialista y fomentó el egoísmo, aparecieron fenómenos de estancamiento en la construcción económica socialista, lo cual dio pie para preconizar la oposición al sistema de administración de ucase, negar la dirección del partido y el Estado de la clase obrera sobre ella, e introducir la economía de mercado. En el socialismo la dirección política y la orientación planificada y centralizada sobre la economía constituyen uno de los deberes fundamentales del partido y el Estado de la clase obrera porque ellos asumen la responsabilidad de atender la vida de las masas populares. Renunciar a su función de dirigir la economía significa eludir esa responsabilidad. Según las condiciones concretas y el requisito de la revolución, de cada país puede diferir las formas de dirigir la economía, pero en ningún caso deben abstenerse de ello. Una economía desvinculada de esa dirección no es socialista y tampoco lo es una sociedad que no se base en una economía correspondiente. Las ventajas de la economía socialista dependen de cómo el partido y el Estado la dirigen. Nuestras experiencias demuestran que es posible administrar y manejar magníficamente la economía de conformidad con la naturaleza de la sociedad socialista si se asegura la orientación colectiva del comité partidista, se materializa la línea de masas, se prioriza la labor política y se establecen entre los funcionarios métodos revolucionarios y estilos populares de trabajo. Los renegados del socialismo, alegando que el “sistema de administración de ucase” se apoya en el dominio absoluto de la propiedad estatal, convierten la socialista en particular. La propiedad socialista, formada por la estatal, la de todo el pueblo, y la cooperativa, constituye la base socio-económica que le permite a las masas ocupar su posición de dueñas del Estado y la sociedad y cumplir su papel como tales. Si se desmiembra, convirtiéndose en privada, está claro que, tarde o temprano, los medios de producción, independientemente de los métodos de su privatización, se concentrarán en manos de un puñado de privilegiados, especuladores y otros explotadores. Aunque no hace mucho se pusieron en práctica tales tentativas en los países donde se frustró el socialismo, han surgido ya millonarios en tanto que la mayoría absoluta de los trabajadores padecen el desempleo y la miseria. Como evidencian los hechos históricos, la oposición a la dirección del partido y el Estado de la clase obrera sobre la economía y la eliminación de la propiedad socialista dan paso al resurgimiento del sistema explotador capitalista, no importa bajo qué rótulo se efectúen.

    Todo tipo de propaganda falaz que tacha al socialismo de “totalitarismo”, “campamento militar” y “sistema de administración de ucase” es, a fin de cuentas, la denigración al colectivismo socialista y. el elogio al individualismo burgués. Esto muestra que la lucha entre los socialistas y los renegados implica la opción por el socialismo sustentado en el colectivismo, o por el capitalismo apoyado en el individualismo. Con miras a hacer añicos todo tipo de difamación de los renegados y defender la causa socialista, hay que cumplir estrictamente el principio colectivista en todas las esferas de la vida social. La esencia del socialismo está en el colectivismo, y en éste radica también la fuente de su ventaja y vitalidad. Colectivismo es, en una palabra, un concepto que valora más los intereses del colectivo que los individuales. La sociedad socialista, donde todos los que trabajan se han transformado por vía socialista, es una gran familia unida sobre la base de intereses comunes. En ella el colectivismo es la suma de los intereses del Estado y la sociedad. El colectivismo socialista no contrapone esos intereses a los del individuo, sino los adecua. Bajo el socialismo servir al Estado y la sociedad significa, en fin de cuentas, hacerlo en bien de las masas populares que son sus dueñas. Estas son un colectivo social compuesto por los trabajadores, y defender sus intereses significa proteger los de cada uno de éstos. El requisito fundamental del colectivismo socialista es poner los intereses del Estado y la sociedad por encima de los personales y realizar éstos dentro de aquéllos.

    El colectivismo socialista no censura los intereses mismos de los individuos, sino la práctica de su consecución en detrimento del Estado y la sociedad. El que viola los intereses personales no es el colectivismo socialista, sino el individualismo burgués. La esencia reaccionaria de este individualismo está en el hecho de que perjudica los intereses de todos los que trabajan para favorecer los de una minoría explotadora. Es, precisamente, el factor que engendra todas las contradicciones y los males sociales en el capitalismo. El colectivismo, como concepto socialista, ha venido desarrollándose sin interrupción. En este proceso tuvo una importancia trascendental el nacimiento del marxismo. Esta doctrina definió que el hombre como individuo no puede lograr su emancipación y que sólo la fuerza de la clase obrera unida puede liquidar la explotación y opresión del hombre por el hombre y alcanzar su auténtica libertad e igualdad. El colectivismo alcanzó una fase nueva, superior, al crear el gran Líder, camarada Kim Il Sung la idea Juche y, basándose en ella, desarrollar y perfeccionar en un nuevo plano la ideología socialista. La doctrina Juche define en forma original que el sujeto de la historia, quien fragua el destino del hombre, no es el individuo, sino las masas populares, y que éstas, para forjar su destino de manera independiente y creadora, deben unirse en un solo ente socio-político. Un individuo aislado no puede constituir el sujeto del movimiento socio-histórico, ni llevar la vida socio-política como ser social provista de atributos independiente, creativo y de conciencia. La génesis de la vida socio-política del hombre es la colectividad social. Un individuo puede tener vida sociopolítica, aparte de la física, y vivir y progresar de modo independiente y creador como dueño de su propio destino, sólo cuando lo comparte con el colectivo social en calidad de integrante. En el colectivo social donde las masas populares, sujeto de la historia, están aglutinadas en un ente socio-político, lo que rige las relaciones entre él y sus integrantes y las interpersonales, es el principio del amor camaraderil y la obligación moral revolucionaria, por los que comparten un mismo destino, la vida o la muerte, y se ayudan y se entregan unos a otros. Una expresión de esas relaciones es, precisamente, el colectivismo socialista que encarna el principio de “Uno para todos y todos para uno”.

    El socialismo de nuestro país, fundamentado en la idea Juche materializa del modo más cabal tal colectivismo. La idea de nuestro Partido sobre el colectivismo tiene sus raíces en la Lucha Revolucionaria Antijaponesa, organizada y dirigida por el gran Líder, camarada  Kim Il Sung. En aquellas circunstancias inenarrablemente difíciles los combatientes comunistas coreanos estaban unidos firmemente como un ente socio-político en torno al Líder de la revolución y dieron ejemplo de estrecha vinculación, basada en el colectivismo, entre las filas revolucionarias y las masas populares. A través de dos etapas de la revolución social, en nuestro país se eliminó el origen social que impedía la unidad y cohesión de las masas populares, y a medida que avanzaron y se profundizaron la construcción socialista y la' educación en el colectivismo, el pueblo se convirtió en un ente socio-político, un sujeto soberano de la revolución, sólidamente unido alrededor del Partido y el Líder, y en todas las esferas de la existencia social se implantó un elevado ambiente de vida colectivista basada en el amor camaraderil y la moral revolucionaria. Hoy nuestro pueblo ocupa la posición de dueño del Estado y la sociedad y cumple tal responsabilidad y papel en la política, economía, cultura y otras esferas sociales y, aunado con una sola alma en torno al Partido y el Líder, avanza con brío para dar cima a la causa revolucionaria del Juche, compartiendo las penas y las alegrías, la vida y la muerte. La vida de una persona no ha de ser valorada teniendo en cuenta simplemente las condiciones materiales, sino considerando principalmente las actividades socio-políticas que realiza como verdadera dueña del Estado y la sociedad. Nuestro pueblo disfruta de una genuina vida independiente y creadora, la cual es prueba fehaciente de la superioridad esencial del socialismo a nuestro estilo, centrado en las masas populares, y que encarna el colectivismo socialista. Como en la sociedad socialista las masas populares son dueñas del poder estatal y las riquezas materiales y culturales, todos tienen el derecho a llevar una vida independiente y creadora, y asumen la responsabilidad de consolidarla y desarrollarla sin cesar con esfuerzos conjuntos. Aquí no existe ningún desempleado ni nadie que no pueda estudiar o recibir tratamiento médico, ni tampoco mendigos. Todos ponen en pleno juego su talento creador en su puesto de trabajo apropiado a su vocación y capacidad, y sin preocupaciones por la existencia, viven felices por igual. Asimismo, incorporados a una determinada organización social o política, realizan actividades independientes como dueños del Estado y la sociedad.

    Nuestro Partido, organización revolucionaria de tipo jucheano y orientador político de la sociedad, asume la responsabilidad del destino de las masas populares y lo guía, atiende minuciosamente su vida en todos los aspectos, mientras sus comités, supremos órganos directivos en sus respectivos niveles, aseguran con firmeza, mediante la dirección colectiva, el derecho del pueblo trabajador a la independencia y organiza con acierto sus actividades creadoras. Unirse los superiores y los subordinados y ayudarse todos de manera camaraderil es un rasgo social, una costumbre en nuestro país. La fuente del ilimitado orgullo y la invencible fuerza de nuestro pueblo radican en el hecho de que el Partido le sirve y él sigue su dirección, compartiendo todas las penas y las alegrías. Nuestro socialismo se mantiene imperturbable ante toda tempestad, porque el Líder, el Partido y las masas están unidos con firmeza con una sola voluntad, y éstas crean una nueva vida según su propia exigencia independiente bajo la dirección de aquéllos. Es más que absurdo difamar a la nueva vida socialista, valiéndose de viejas nociones a las que la historia había echado tierra ya hace mucho. El valor de lo nuevo sólo es posible medirlo con un nuevo cartabón.

    La realidad proporciona otra prueba patente de que el modo de pensar de los que predican el retorno a lo viejo, no es nuevo de modo alguno. Parlotear acerca de un nuevo modo de pensar, sin siquiera saber distinguir el colectivismo del totalitarismo, es ridículo, y tergiversar la realidad socialista con la mentalidad y las reglas anacrónicas y resucitar el capitalismo, no pasa de ser una bufonada. Debemos sacar las debidas lecciones del derrumbe del socialismo en algunos países, y rechazando tajantemente todo tipo de difamaciones de tales o más cuales gentuzas contra el socialismo, hacer gala de nuestro talento y osadía para sacar beneficio de la adversidad, y avanzar con más energía hacia el luminoso futuro de la humanidad


    Última edición por Argala82 el Mar Mar 08, 2016 4:31 pm, editado 1 vez
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7803
    Reputación : 8196
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Mar Mar 08, 2016 4:29 pm

    Opiniones serias por favor.
    avatar
    Argala82
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 740
    Reputación : 855
    Fecha de inscripción : 08/07/2015
    Localización : Euskal Herria

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Argala82 el Mar Mar 08, 2016 4:36 pm

    Los que defendemos a este pais socialista nos basta con ejercer el internacionalismo proletario, y para poder decir algo, no hay mejor forma que empezar por conocer la Idea Juche, luego que sea el trabajador el que decida.

    Editado por la moderacion pongo Spolier a textos demasiados largos que entorpecen el debate

    Spoiler:

    KIM JONG IL
    LA FILOSOFIA JUCHE ES UNA ORIGINAL FILOSOFIA REVOLUCIONARIA
    Declaraciones a Kulloja, revista teórica del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea
    26 de julio de 1996


    Ultimamente entre nuestros sociólogos hay quienes al interpretar la filosofía Juche expresan opiniones erróneas, contrarias a la ideología de nuestro Partido, y se ha presentado el problema de que esas opiniones también se están difundiendo en el exterior. La explicación de los principios fundamentales de la filosofía Juche no se ha encaminado a aclarar las leyes propias del movimiento social, sino se ha tratado de interpretarlos desde el punto de vista de las leyes generales del desarrollo del mundo material. Según estoy informado, quienes insisten en esta opinión proceden así para demostrar que la filosofía Juche desarrolló también la dialéctica materialista marxista en un nuevo plano. Al explicar y difundir la filosofía Juche, no tenemos necesidad de tratar de convencer que ella elevó la dialéctica materialista marxista a un nuevo plano de desarrollo. Por supuesto, es cierto que en el caso de esta doctrina nuestro Partido no la trató dogmáticamente, sino la estudió y analizó desde una posición propia y dio nuevas interpretaciones a una serie de problemas. Pese a esto, el desarrollo del materialismo y la dialéctica en cierta medida no constituye lo principal de la filosofía Juche.

    La filosofía Juche es una doctrina original desarrollada y sistematizada con sus propios principios. Su mérito histórico en el progreso de las ideas filosóficas no está en haber desarrollado la dialéctica materialista marxista, sino en haber definido nuevos principios filosóficos centrados en el hombre. La filosofía marxista planteó como cuestión fundamental de la filosofía las relaciones entre la materia y la conciencia, el ser y el pensamiento, y sobre la base de esclarecer la primacía de la materia y el ser, demostró que el mundo está constituido por materia y que se transforma y evoluciona por su movimiento. La filosofía Juche planteó como nuevo problema fundamental de la filosofía las relaciones entre el mundo y el hombre y la posición y el papel que tiene este en el mundo, y sobre la base de dilucidar el principio filosófico de que el hombre es dueño de todo y lo decide todo, señala el camino más correcto para forjar su destino. Si la filosofía marxista se planteó como una importante tarea el esclarecimiento de la esencia del mundo material y las leyes generales de su movimiento, la filosofía Juche considera como tal la aclaración de las características esenciales del hombre y las leyes propias del movimiento social, del movimiento de los seres humanos. Así pues, la filosofía Juche es una filosofía original cuyas tareas y principios difieren de modo radical de los de la filosofía precedente. Por esta razón, no es correcto comprender que la filosofía Juche desarrolló la dialéctica materialista ni tampoco tratar de demostrar su originalidad y ventaja, refiriéndose de tal o cual manera a la esencia del mundo material y las leyes generales de su movimiento explicadas por la filosofía marxista. La filosofía Juche, siendo la doctrina que dilucidó nuevos principios filosóficos, no se puede interpretar en el marco de la anterior, pues de procederse así no solo es imposible demostrar su originalidad, sino que, al contrario, quedará ambigua y su esencia no podrá comprenderse correctamente. Al haber aclarado por primera vez en la historia las características esenciales del hombre basadas en fundamentos científicos, la filosofía Juche valora al hombre como el ser superior y más poderoso en el mundo y plantea un nuevo criterio sobre el mundo: este último es dominado y transformado por el hombre. El que la filosofía Juche haya planteado una nueva concepción del mundo no significa negar la dialéctico materialista. La filosofía Juche la tiene como premisa. Su criterio original sobre el mundo de que este es dominado y transformado por el hombre no puede concebirse al margen de la comprensión dialéctico-materialista sobre la esencia del mundo material objetivo y las leyes generales de su movimiento. Si se considera el mundo como una existencia misteriosa tal como pretende el idealismo, no se puede llegar a la conclusión de que el hombre es capaz de dominarlo, y de verlo como algo invariable, tal como lo plantea la metafísica, no es posible llegar a la conclusión de que el hombre puede transformarlo.

    El criterio original de que el mundo es dominado y transformado por el hombre puede establecerse solo bajo la premisa de reconocer la comprensión dialécticomaterialista sobre el mundo, según la cual este está constituido por materia y se transforma y evoluciona ininterrumpidamente. Aunque la dialéctica materialista marxista tiene una serie de limitaciones e insuficiencias, sus principios fundamentales son ciencia y verdad. Por esta razón, afirmamos que la filosofía Juche toma la concepción dialéctico-materialista sobre el mundo como su premisa. Esto no significa que la filosofía Juche ha heredado y desarrollado simplemente la dialéctica materialista. Al margen del conocimiento dialéctico-materialista acerca del mundo material objetivo, es imposible comprenderlo y transformarlo de modo científico, pero basándose solo en el principio del materialismo de que el mundo está formado por materia y el de la dialéctica de que el mundo cambia y evoluciona incesantemente, no se llega a la conclusión de que el hombre ocupa la posición de dueño en el mundo y desempeña el papel determinante en su transformación. Unicamente bajo la condición de aclarar las características esenciales del hombre, que se distingue de modo fundamental de todas las demás materias, pueden dilucidarse justamente la posición y el papel especial del hombre como dueño y transformador del mundo. Solo al dilucidarse por la filosofía Juche, sobre fundamentos científicos, las características esenciales del hombre —un ser social con independencia, espíritu creador y conciencia—, pudo definirse el principio fundamental de que él ocupa en el mundo la posición de dueño y desempeña el papel decisivo en su transformación. Partiendo del principio filosófico centrado en el hombre, la filosofía Juche estableció la concepción jucheana de la historia social, el punto de vista jucheano de la historia, gracias a lo cual se superó la limitación de la anterior concepción de la historia social y se registró un cambio radical en el criterio y concepción de esta. Al aplicar a la historia social las leyes generales del desarrollo del mundo material, la filosofía marxista estableció una concepción dialéctico-materialista sobre esta, el punto de vista materialista de la historia. Por supuesto, no negamos el mérito histórico del concepto materialista en cuanto a la historia. Este hizo una importante contribución a la lucha contra las concepciones reaccionarias de la historia social, carentes de fundamentos científicos y basadas en el idealismo y la metafísica. Por otra parte, como el hombre vive en el mundo material objetivo y la sociedad está inseparablemente ligada a la naturaleza, es cierto que también en los fenómenos sociales actúan las leyes generales del desarrollo del mundo material. Pero si estas leyes se aplican tal como son a los fenómenos sociales, sin ver que en el movimiento social actúan sus propias leyes, la comprensión de la historia social no puede resultar menos que unilateral. El movimiento social cambia y se desarrolla según sus propias leyes.

    Es la acción del hombre que domina y transforma al mundo. El hombre realiza actividades de transformación de la naturaleza para alcanzar su propósito de dominar y transformar el mundo material objetivo. Con la transformación de la naturaleza crea los bienes materiales y las condiciones para su vida material. Esta actividad está encaminada a satisfacer sus necesidades sociales y puede realizarse solo mediante la cooperación social. Los hombres ejecutan las actividades de transformación de la sociedad para mejorar y completar sus relaciones de cooperación social. Son ellos quienes transforman tanto la naturaleza como la sociedad. A la vez que realizan estas actividades, no cesan de transformarse y desarrollarse a sí mismos. En resumidas cuentas, la dominación y transformación del mundo por el hombre se realizan por medio de la transformación de la naturaleza, la sociedad y el ser humano, y su sujeto son las masas populares. Estas crean todas las riquezas materiales y culturales de la sociedad y también desarrollan las relaciones sociales. El movimiento social, siendo una actividad que tiene por sujeto a las masas populares, posee sus propias características, diferentes de las de la evolución de la naturaleza. Esta se produce espontáneamente por la interacción de la materia, que existe objetivamente, pero el movimiento social surge y avanza por la acción y el papel que ejerce su sujeto por iniciativas. Por eso, si los principios de la dialéctica materialista, que dilucidan las leyes generales del desarrollo del mundo material, se aplican tal como son a la historia social, no se puede esclarecer correctamente la esencia de la sociedad, ni la legitimidad de su movimiento. La principal limitación de la concepción materialista de la historia radica en que no aclaró con certeza las leyes propias del movimiento social, sino que desarrolló sus principios principalmente según los puntos comunes entre este y la evolución de la naturaleza, que son igualmente materiales. La concepción materialista marxista de la historia dividió la sociedad en ser social y conciencia social y en sus relaciones concedió un significado determinante al ser social. También en el caso de la estructura de la sociedad, la dividió en fuerzas productivas y relaciones de producción, en la base y la superestructura, y dio importancia decisiva a la producción material y las relaciones económicas. Esto es una aplicación fiel en la historia social del principio de la dialéctica materialista de que el mundo está integrado por materia y se transforma y evoluciona según las leyes generales del movimiento de esta. El mundo que analizaron los creadores del marxismo al aplicar en la historia social las leyes generales del mundo material, fue uno unificado en el sentido de que no solo la naturaleza sino también el hombre y la sociedad son materias. De ver al hombre como un componente del mundo unido por la materia, sin ver en él un ser social dotado de independencia, espíritu creador y conciencia, y de aplicar en la historia social, tal como son, las leyes generales del movimiento del mundo material, no puede menos que considerarse el movimiento histórico social como un proceso de la historia de la naturaleza. Desde luego, también la sociedad cambia y se desarrolla no por la libre voluntad del hombre, sino según determinadas leyes. Sin embargo, la acción de las leyes en la sociedad difiere esencialmente del caso de la naturaleza. En esta las leyes actúan de modo espontáneo, independientemente de las actividades del hombre, pero en la sociedad actúan por medio de las actividades independientes, creadoras y conscientes del hombre.

    Entre las leyes sociales existen tanto las generales, válidas para todas las sociedades, sin que importen regímenes, como las que actúan solo en determinados regímenes sociales. Como todas las leyes sociales se ejercen por medio de la actividad del hombre, esta acción puede realizarse sin tropiezos, detenerse o restringirse según cómo actúe el hombre. La afirmación de que las leyes sociales actúan mediante la actividad del hombre no significa que estas no tengan un carácter objetivo y que en el movimiento social no pueda haber espontaneidad. Cuando se crean ciertas condiciones socioeconómicas entran en acción inevitablemente las leyes sociales correspondientes y, por consiguiente, adquieren carácter objetivo al igual que las de la naturaleza. El que en el movimiento social actúe la espontaneidad está relacionado con el hecho de que es relativamente bajo el nivel de desarrollo del espíritu independiente y creador y la conciencia del hombre, y que no está establecido un régimen social en el que se fomenten plenamente estos atributos del hombre. Con el crecimiento del espíritu independiente y creador y de la conciencia del hombre y el establecimiento de un sistema social que los ponga en plena acción, la gente actuará ateniéndose más a las exigencias de las leyes objetivas y se reducirá la esfera de su espontaneidad. El progreso de la sociedad es precisamente el desarrollo del espíritu independiente y creador y de la conciencia de las masas populares, y si se elevan estos atributos y se perfecciona el sistema social según sus demandas, la sociedad logrará avanzar más por las actividades conscientes y bien intencionadas de las masas populares. Esto significa que se aplican en todos los terrenos las leyes propias del movimiento social que cambia y se desarrolla gracias a las acciones conscientes del sujeto y su papel. Si bien los creadores del marxismo establecieron la concepción dialéctico-materialista de la historia social aplicando las leyes generales de la evolución del mundo material, tropezaron con muchos problemas que surgían en el movimiento social y a los que no pudieron encontrarles solución con esas leyes. Por eso, con el propósito de evitar la parcialidad de esa concepción presentaron algunas teorías incluyendo la de que la conciencia social reacciona a las condiciones materiales y económicas, aunque surge en reflejo de las mismas, y también la política, si bien se determina por la economía, reacciona a ella. No obstante, la concepción materialista marxista de la historia es, en todo caso, una concepción de la historia social, que considera como lo principal los puntos comunes de la evolución natural y el movimiento social, y con esta doctrina no era posible evitar la limitación que obligaba a considerar la evolución de la sociedad como la de la historia natural. En fin, la diferencia esencial de la filosofía Juche y la anterior parte de una comprensión diferente del hombre. La filosofía marxista, aunque define la esencia del hombre como la totalidad de las relaciones sociales, no dilucida de manera correcta sus características peculiares como ser social.

    De ahí que esa doctrina desarrollara los principios del movimiento social adhiriéndose fundamentalmente a las leyes generales de la evolución del mundo material. Las características peculiares del hombre como ente social fueron aclaradas por primera vez y en forma integral por la filosofía Juche. Como se refiere en documentos de nuestro Partido, el hombre es un ser social que posee independencia, espíritu creador y conciencia; nadie objeta esto. Sin embargo, algunos sociólogos persisten en su errónea opinión al explicar cómo el hombre se ha convertido en un ser social con esos atributos. Ellos interpretan las características esenciales del hombre como una cuestión de su nivel de desarrollo como ser material e insisten en buscar su origen en la heterogeneidad de componentes de la materia y la complejidad de las estructuras. Esta es, de hecho, una opinión que considera las características esenciales del hombre como producto de su atributo natural y biológico, como resultado de su desarrollo y perfeccionamiento. Cuando se habla del hombre como un ser vivo, es posible compararlo con otros organismos y analizar los componentes biológicos de su cuerpo y las características de las estructuras. Pero el hombre al que se refiere la filosofía Juche no solo tiene un organismo altamente desarrollado, sino también vive y actúa con espíritu independiente y creador y con conciencia, los cuales no puede poseer ningún otro ser vivo. El punto de partida de estos atributos hay que encontrarlo en la peculiaridad que ningún otro organismo puede poseer, y no en el desarrollo de alguna propiedad común de los seres vivientes. El hombre tiene espíritu independiente y creador y conciencia por ser un ente social que vive y actúa formando parte del colectivo social y manteniendo relaciones sociales.

    Son atributos sociales que se forman y desarrollan en el curso de la historia social en el que las personas actúan en medio de las relaciones sociales. Por supuesto que no se pueden imaginar separados del organismo humano altamente desarrollado. Por tener el hombre tal organismo, puede afirmarse que este es el último producto de la evolución y el ser material más desarrollado. Por más desarrollado que fuera su organismo, el hombre no habría podido convertirse en un ser independiente, creador y consciente si no hubiera vivido y actuado en relaciones sociales formando un colectivo social. Si el hombre no tiene vida física, no puede tener vida socio-política, pero esta no nace de aquella. Del mismo modo, al margen del organismo desarrollado del hombre no se pueden imaginar su espíritu independiente y creador y su conciencia, pero sus características biológicas no le crean atributos sociales. Estos se forman y desarrollan en el curso de su nacimiento y desarrollo como ser social, es decir, únicamente en el curso del desarrollo histórico de sus actividades y relaciones sociales. Afirmar que la historia de la evolución de la sociedad es la del desarrollo del espíritu independiente y creador y de la conciencia del hombre, quiere decir que estos son atributos sociales que se forman y desarrollan a lo largo de la historia social. Así pues, al analizar al hombre desde el punto de vista filosófico se debe partir, en todos los casos, de la premisa de que el hombre es un ser social. No obstante, algunos sociólogos sacan a colación los componentes de la materia y sus estructuras, relacionándolos con las características esenciales del hombre y hablan como si ellos constituyeran una parte importante del contenido de la filosofía Juche, lo cual es una expresión de la tendencia a interpretarla ajustándola a la dialéctica materialista marxista, y no pasa de ser un intento de justificar el erróneo método evolucionista de comprender las características esenciales del hombre como el desarrollo y perfeccionamiento de sus atributos biológicos. En cuanto a las características esenciales del hombre, es importante tener una clara conciencia del ente social. Los creadores del marxismo, aun presentando el asunto de la esencia del hombre en el marco de las relaciones sociales, emplearon el término ente social solo como un concepto que significa las condiciones materiales de la vida social y las relaciones económicas que existen en forma objetiva y se reflejan en la conciencia social. Por supuesto que del ente social del que hablaron también es integrante el hombre, porque lo consideraron como un componente de las fuerzas productivas, como la totalidad de las relaciones sociales. Así y todo, ellos no utilizaron ese término para determinar las características esenciales del hombre.

    Al formular la filosofía Juche, nosotros lo empleamos en el sentido original que determina las características esenciales del hombre. Según los principios de esta filosofía, el hombre es el único ente social en el mundo. Pese a ello, algunos sociólogos siguen obstinándose en incluir en el ente social las riquezas y las relaciones sociales, diluyendo así la diferencia entre estos factores. Las riquezas y las relaciones sociales las crea y desarrolla el hombre y, por consiguiente, no pueden incluirse en el concepto que define las características propias del hombre. Desde luego, cuando se habla de la filosofía marxista, es posible usar el término ente social en el sentido que le atribuyeron sus creadores. Pero, en lo referente a la filosofía Juche, si se interpreta el concepto de ente social en este sentido, resultaría que sea vaga la comprensión sobre las características esenciales del hombre. Como la filosofía Juche es nueva, con un sistema y contenido propios, no se debe tratar de interpretar sus categorías en el mismo sentido de las convencionales. Una razón importante por la que algunos sociólogos cometieron desviaciones en la explicación y la difusión de la filosofía Juche consiste en que ellos no partieron de la exigencia de la práctica revolucionaria al analizar los problemas filosóficos. La teoría debe basarse en la práctica y estar a su servicio. La teoría separada de la práctica no puede aclarar la verdad de manera correcta, y no tiene ningún valor. También en el análisis de los problemas filosóficos, el gran Líder, camarada Kim Il Sung, siempre partió de la exigencia de la práctica revolucionaria y, en el curso de dar respuestas científicas a los urgentes problemas ideológicos y teóricos que esta presentaba, concibió la filosofía Juche. Nuestro Partido la sistematizó,  profundizó y desarrolló  integralmente, generalizando las fecundas y profundas experiencias acumuladas en la práctica revolucionaria. La práctica revolucionaria es la lucha por la realización de la independencia de las masas populares, y estas son las encargadas de ella, razón por la cual en la búsqueda filosófica es importante desplegar la teoría reflejando con acierto sus exigencias y aspiraciones y generalizando sus experiencias en la lucha, y convertirla en su patrimonio. En la sociedad explotadora, la clase gobernante reaccionaria trata de utilizar la filosofía para defender y justificar su régimen de dominación y de hacer de esta un objeto monopolizado por los filósofos que representan sus intereses, considerando a las masas populares como seres ignorantes que no tienen nada que ver con la filosofía, ni pueden comprenderla. Al reflejar las exigencias y las aspiraciones de las masas populares y generalizar sus experiencias de lucha, partiendo del punto de vista y la posición de que ellas son las dueñas de todas las cosas y los entes más inteligentes, nuestro Partido logró formular, profundizar y desarrollar la filosofía Juche y convertirla en su arma para la lucha. He aquí precisamente la razón por la que la filosofía Juche sea una verdad absoluta apropiada a las exigencias y aspiraciones de las masas populares en cuanto a la independencia, y también sea una filosofía popular que estas comprenden con facilidad y toman como arma para su lucha. Sin embargo, ciertos sociólogos discuten cuestiones que no tienen casi ningún sentido práctico para indicar el camino de forjar el destino de las masas populares.

    El objetivo que perseguimos estudiando la filosofía, consiste, en todos los casos, en esclarecer en qué principios y metodología debemos basarnos para desarrollar la sociedad y forjar el destino de las masas populares. El desarrollo de la sociedad se orienta por la política y la filosofía Juche es, precisamente, aquella que le indica el fundamento de principio de la política que lo guía por el camino más correcto. En este sentido, puede afirmarse que la filosofía Juche es la filosofía política. Algunos sociólogos argumentan que para divulgar la idea Juche a tenor de la peculiaridad de su difusión hacia el exterior, explicaron su filosofía como el desarrollo de la dialéctica materialista marxista; pero no deben proceder así, sino dar a conocer con claridad que es una nueva filosofía revolucionaria. Es un error que con el pretexto de la peculiaridad de la divulgación al exterior la expliquen adaptándola a la filosofía anterior o la interpreten como si pertenecieran a la filosofía Juche asuntos no concordantes con su principio fundamental. Por añadidura, en el plano de la divulgación hacia el exterior, no hay por qué sacar a colación esas cuestiones carentes de sentido político y de significación teórica y práctica, pasando por alto la exigencia real de dar claras respuestas, ateniéndose al principio fundamental de la filosofía Juche, a muchos y urgentes problemas teóricos y prácticos que se presentan a escala internacional. En la difusión de la idea Juche hacia el exterior, hay que explicar de manera correcta y haciendo referencia a los problemas reales, el hecho de que la filosofía Juche es totalmente original, nueva y revolucionaria. Hay que procurar que no surjan desviaciones tanto en la divulgación hacia el exterior como en la investigación, el estudio y la enseñanza de la filosofía Juche. Esta es la filosofía revolucionaria, la filosofía política de nuestro Partido, que aclara el fundamento filosófico de su ideología rectora, la idea Juche, y los principios fundamentales de la revolución. Cómo la traten no es un mero problema relativo a la teoría filosófica, sino un problema vinculado con el criterio y la posición hacia la ideología del Partido. Se procurará que asimilen como verdad absoluta la ideología del Partido, la defiendan con firmeza y la conviertan en convicción revolucionaria para comprender, interpretar y divulgar la filosofía Juche de manera correcta. Debemos sentir un alto orgullo y dignidad por tener una gran filosofía política como la Juche y, estudiando con profundidad sus principios, aplicarlos al pie de la letra en las actividades prácticas para la revolución y la construcción. Y tenemos que analizar y juzgar todos los fenómenos de la sociedad en estricta adhesión a los principios de la filosofía Juche y aglutinar con firmeza a las masas populares en torno al Partido y elevar el papel del sujeto según las exigencias de ella, impulsando así con fuerza el proceso revolucionario y constructivo. Aunque sea la filosofía Juche la que nuestros científicos y el resto del pueblo deben estudiar, aprender y seguir, también han de conocer la anterior ideología filosófica marxistaleninista. Sobre todo, los sociólogos tienen que conocerla con claridad.

    En el estudio de la filosofía anterior es importante evaluar de manera correcta sus aspectos progresistas y positivos y, al mismo tiempo, sus limitaciones e insuficiencias. Solo de conocer con claridad las limitaciones de la época e insuficiencias ideológicas y teóricas de la filosofía anterior, junto con sus méritos, es posible evitar el dogmatismo al tratarla y comprender con profundidad la originalidad y superioridad de la filosofía Juche. Sobre la base del estudio y la asimilación de esta y a la luz de sus principios, los sociólogos deben prestar una profunda atención a conocer claramente los méritos de la filosofía anterior y, al mismo tiempo, sus limitaciones e insuficiencias. Por otra parte, han de defenderse estrictamente de toda clase de tendencias filosóficas extrañas, contrarias a la filosofía Juche, y asegurar de lleno la pureza de esta. Se trata de la filosofía más ventajosa y vital, que ha reflejado la exigencia de la práctica revolucionaria y cuya verdad y justeza esta ha demostrado. Hoy, en el escenario internacional se incrementa más el interés por la filosofía Juche y se amplían las filas de sus adeptos, lo cual es una prueba elocuente de que es una filosofía que da las respuestas más correctas a la práctica revolucionaria. Nuestros sociólogos, firmemente convencidos de la cientificidad, verdad, originalidad y superioridad de la filosofía Juche, y con esta como guía, deben analizar y juzgar todas las demás teorías filosóficas y así prevenir la infiltración en ella de las corrientes filosóficas extrañas, incluso las más pequeñas. Al estudiar y divulgar con amplitud y profundidad la filosofía Juche, de acuerdo con el propósito del Partido, todos los sociólogos deben resaltar su grandeza y aumentar su fuerza de atracción.
    avatar
    IS-2
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 382
    Reputación : 399
    Fecha de inscripción : 19/01/2015
    Edad : 99
    Localización : Argentina

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por IS-2 el Mar Mar 08, 2016 6:13 pm

    Mas alla de que concuerdo con que el Juche es una filosofia nacionalista, el articulo no es serio.

    Se concentra demasiado en la supuesta adoración a kim-hijo (humo) y demás mitos sobre corea del norte como su militarismo o su enfrentamiento imaginario al imperialismo de la otan, siendo su unica fuente un video de youtube y no habla sobre si hay o no un regimen socialista en corea del norte. Lo veo bastante sectario, esa "ortodoxia" desde la que habla el autor. Pero eso es lo lindo de corea del norte, por mucho circo que armen con que van a destruir el mundo un dia de estos, ellos siguen, flotando.

    Ah, y aprovecho para preguntarte de donde es la cita de tu firma pequeñoburgues? "con el apoyo abierto o encubierto nace una nueva Izquierda, la Izquierda imperialista,un aborto de la lucha de clases" Tuya?
    avatar
    ajuan
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 9141
    Reputación : 10836
    Fecha de inscripción : 09/05/2010
    Localización : Latinoamerica

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por ajuan el Mar Mar 08, 2016 6:48 pm

    Argala82
    4.7.- No se recomiendan citas largas de documentos o artículos más de lo necesario para la comprensión del tema.


    Sobre el Juche estos temas:
    http://www.forocomunista.com/t23827-juche-una-teoria-y-practica-revisionista-norberto-steinmayr?highlight=juche
    http://www.forocomunista.com/t775-en-que-se-basa-el-pensamiento-juche?highlight=juche


    ------------------------------
    :minihoz: "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos. Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."John Reed  :minihoz:

    Blog sobre Vladimir Lenin:  :urss:
    http://vlenin.blogspot.com.ar/
    avatar
    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1193
    Reputación : 1273
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Máquina el Mar Mar 08, 2016 11:07 pm

    IS-2 escribió:Mas alla de que concuerdo con que el Juche es una filosofia nacionalista, el articulo no es serio.
    El Juche es una ideología, y es distinta al Marxismo, no aplica los razonamientos ni cadenas de ideas Marxistas, esto es algo reconocido desde la propia RPDC:
    Según los actuales dirigentes coreanos, la idea Juche no es el marxismo-leninismo adaptado a la realidad coreana, sino una nueva ideología, superior al propio marxismo. Es el socialismo científico alzado al máximo exponente.  

    http://coreasocialista.blogspot.com.es/p/que-es-la-idea-juche.html?m=1

    Esto quiere decir que de un origen Marxista se ha virado hacia un rumbo no Marxista, lo que el título del artículo "La esperanza Revisionista..."denomina Revisionismo acertadamente. Esto solo, le otorga al texto un 80% más de fiabilidad de la que tienen los testamentos copiados de Argala82, el cual tampoco diferencia entre Socialismo y Nacionalización de medios o entre Fascismo y Represión.

    El nivel de las fuentes pro-Juche en Castellano es de esta guisa:
    http://kfa-eh.org/2013/03/21/rpdc-pais-libre-de-impuestos/

    Esto es un artículo que dejó en el libro de impresiones una escritora extranjera quien estaba de visita en la RPDC.
       La abolición del sistema tributario fue un gran acontecimiento en la vida del pueblo coreano que fue objeto de toda clase de impuestos en el tiempo pasado.
       El anhelo histórico del pueblo coreano de vivir en el mundo libre de impuestos se realizó por primera vez bajo el régimen socialista centrado en las masas populares preparado por el Presidente Kim Il Sung.
       El Presidente ya presentó el programa de abolir todos los impuestos misceláneos y establecer el revolucionario sistema tributario en el Programa de Diez Puntos de la Asociación para la Restauración de la Patria.
       Después de la libración de Corea (15 de agosto de 1945), abolió el régimen de tributo saqueador de los imperialistas japoneses y preparó el popular y democrático.
       A medida que iba consolidándose la base de la economía nacional independiente, hizo disminuir sistemáticamente la carga de impuesto y una vez preparada la firme base de la industrialización socialista, propuso el problema de abolición del sistema tributario y condujo la labor para llevarlo a cabo.
       Según la medida estatal, se eliminaron totalmente los impuestos agrícolas en especie en el 55 (1966) de la Era Juche, gracias a lo cual los campesinos se liberaron de la carga de impuestos.
       Como resultado, quedaron sólo el impuesto por ingresos y el de autonomía local fútil que pagaban los obreros y oficinistas.
       Para liberar por completo de dicha carga de impuestos a los habitantes, el Presidente determinó en la “Constitución socialista de la RPDC” abolir totalmente el régimen de tributo, vestigio de la sociedad vieja.
       Después tomó las medidas para abolirlo en la octava reunión plenaria de la V Legislatura del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea e hizo promulgarlo como ley en la Asamblea Popular Suprema el día 21 de marzo de 1974.
       Así la RPDC se ha convertido en el primer país libre de impuestos en el mundo.
       El pueblo coreano manifiesta de generación en generación el agradecimiento infinito al Presidente quien construyó el país libre de impuestos.
    KCNA

    Como se puede apreciar en el artículo no se precisa ni explica nada, sólo que por Constitución y decisión de Asamblea no hay impuestos en la RPDC.
    Los datos disponibles de fuentes Pro-Juche suelen ser de este tipo, inexactos, vagos y muy abstractos.
    Por contra los datos anti RPDC de los medios tienen una fría exactitud, muchos de ellos bulos o distorsiones fáciles de crear ante el nulo conocimiento occidental y aún así creíbles en el sentido de que no son auto parodias.

    He dedicado algo de tiempo a rastrear la web, te puedo asegurar que comparativamente el artículo que abre el hilo es de lo más serio.

    .Se concentra demasiado en la supuesta adoración a kim-hijo (humo)
    http://kfa-eh.org/2016/02/16/el-pueblo-coreano-celebra-el-dia-de-la-estrella-luz/
    http://kfa-eh.org/2016/02/16/kim-jong-il-gran-dirigente-del-partido-del-trabajo-de-corea/

    (Estoy convencido de que hay más post así, como estos 2, pero paso de buscarlos todos)
    avatar
    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1193
    Reputación : 1273
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Máquina el Mar Mar 08, 2016 11:17 pm

    Así mismo recomiendo a la moderación que antes de permitir que Argala82 " " debata" " a base de copiar propaganda se tomen medidas o en caso de que Argala82 incurra en lo que es su vicio y método no se le consienta, más que ná por respeto a los que quieran aprender, la misma actitud con propaganda anti-RPDC no sería jamás tolerada más que para criticarla y curtir al autor.

    Gracias.
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7803
    Reputación : 8196
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Miér Mar 09, 2016 12:01 am

    http://kfa-eh.org/2016/02/16/el-pueblo-coreano-celebra-el-dia-de-la-estrella-luz/
    http://kfa-eh.org/2016/02/16/kim-jong-il-gran-dirigente-del-partido-del-trabajo-de-corea/

    Se llama día de la estrella-luz porque el nacimiento de Kim Jong-Il fue precedido por el de una estrella nueva en el firmamento.

    Pero más allá del desmesurado culto a la personalidad y su ideología "superadora del marxismo", el artículo trata más puntos interesantes. Sobre todo esa desesperación por agarrarse a cualquier cosa que luzca banderolas rojas... aunque luego retiren los cuadros de Marx y Lenin y como ya fuera demostrado en el foro, sin un ápice de socialismo.

    Saludos.
    avatar
    IS-2
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 382
    Reputación : 399
    Fecha de inscripción : 19/01/2015
    Edad : 99
    Localización : Argentina

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por IS-2 el Miér Mar 09, 2016 9:04 am

    Máquina escribió:
    IS-2 escribió:Mas alla de que concuerdo con que el Juche es una filosofia nacionalista, el articulo no es serio.
    El Juche es una ideología, y es distinta al Marxismo, no aplica los razonamientos ni cadenas de ideas Marxistas, esto es algo reconocido desde la propia RPDC:
    Y yo que dije?. No encuentro serio el articulo, no por eso defiendo que el juche sea marxismo o una superación del mismo. Con el tema del culto a la personalidad se estan ahogando en un vaso de agua, no tiene nada de raro que celebren el aniversario del nacimiento o muerte de un dirigente. Pasa en todos lados y nadie arma tanto circo.

    Puede haber otros ejemplos mejores y validos.Pero el autor insiste con eso citando http://youtu.be/tZsVP2WoE9E

    Esta ideología ha cobrado tanta importancia en Corea del Norte que existe el calendario Juche, que empieza la fecha del nacimiento de su fundador, Kim Il Sung en 1912. Por lo tanto según el calendario Juche estamos en el año 102.

    Aunque eso si suena demasiado bizarro
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7803
    Reputación : 8196
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Miér Mar 09, 2016 10:13 am


    Aunque eso si suena demasiado bizarro

    scratch ... creo que te estás ahogando en un vaso de agua.

    Feliz día de la estrella Luz en este año 105.

    avatar
    Argala82
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 740
    Reputación : 855
    Fecha de inscripción : 08/07/2015
    Localización : Euskal Herria

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Argala82 el Miér Mar 09, 2016 10:26 am

    Para empezar me quedo con todos mis "vicios", con todos y cada uno y que basicamente es dar la version norcoreana, como a nosotros nos gusta dar nuestra version cuando hablan de nuestro pais, antes que difamar el trabajo de mas de 20 millones de personas durante decadas, despues de liberarse del imperialismo japones, derrotar al yanqui y que su pueblo trabajador lleve adelante la construccion socialista en medio de bloqueos, sanciones y amenazas de agresion nuclear.

    El articulo esta escrito por dogmaticos ultra izquierdistas aunque cuando hablan del estado español no son tan "rigurosos", con Corea del Norte si, porque ¿quien se va a molestar en comprobar si es cierto o no?. El panorama del comunismo a nivel de estado español y europa en general deja bastante que desear y con "catedras" como las de este "articulo" demuestra el trabajo que queda por delante para que sea util para los trabajadores.

    Kim Il Sung para el Pueblo Coreano es como un Bolivar y un Marti juntos, un Libertador, y alguien que en lugar de quedarse en un despacho estuvo siempre a pie de calle, con su pueblo, aparte de razones culturales, como simbolo de unidad (la mayor arma, la mas poderosa que tienen los norcoreanos), es por lo que usan esa peculiar cronologia y porque a partir de 1945 nacio una nueva Corea.

    Is-2, sobre el tema del nacionalismo, ten en cuenta que hablamos de un pequeño pais que ha sido disputado por chinos, japoneses, europeos y yanquis, te dejo este pequeño trabajo del Compañero Kim Jong Il (elegido como los demas cada 5 años por la Asamblea Popular Suprema): KIM JONG IL : PARA COMPRENDER CORRECTAMENTE EL NACIONALISMO http://institutoperuano-coreano.blogspot.com.es/2012/02/kim-jong-il-para-comprender.html?m=1

    Saludos
    avatar
    sorge
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4963
    Reputación : 5692
    Fecha de inscripción : 15/12/2009

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por sorge el Miér Mar 09, 2016 11:45 am

    Corea del Norte también carece de dictadura del proletariado, por lo tanto no puede ser socialista, pero no es de extrañar que los Kim y sus seguidores hablen de socialismo cuando Kim Il Sung siempre apoyó a ese revisionismo, ejemplo claro fue su apoyo a Gorbachov: “Este nuevo cambio que se está produciendo en la Unión Soviética es impensable al margen de las actividades energéticas del camarada M.S. Gorbachov, un firme marxista-leninista”.
    El que este libre de pecado que tire la primera piedra y en el MCI nadie puede tirar ni un chino. La afirmacion sobre el caracter del estado se queda corta,porque es verdad que en su articulo 1 afirma representar a todo el pueblo pero en el articulo 4 dice lo siguiente
    Artículo 4.El poder de la República Popular Democrática de Corea pertenece a los obreros, campesinos, militares, intelectuales y demás sectores del pueblo trabajador.
    El pueblo trabajador ejerce el poder a través de sus órganos representativos: la Asamblea Popular Suprema y las asambleas populares locales a todos los niveles
    http://www.naenara.com.kp/sp/great/constitution.php?2
    aunque en 1958 el PTC se molestase en presentarla como la dictadura del proletariado pese a existir varias clases. La solución que da el kimilsungismo a esto es que la convivencia pacífica entre clases llevará a que los burgueses nacionales línea proletaria, como vemos con estas palabras de Kim Il Sung: “Los elementos capitalistas que aún permanecen en la ciudad y el país tienen que ser (…) remoldeados en las líneas socialistas que, en lugar de expropiarlos.”
    Recurramos a Lenin para ver como se resuelve esta contradicción
    Suprimir las clases no consiste únicamente en expulsar a los terratenientes y a los capitalistas -- esto lo hemos hecho nosotros con relativa facilidad --, sino también en suprimir los pequeños productores de mercancías. Pero a éstos e s i m p o s i b I e e x p u l s a r l o s, es imposible aplastarlos; hay que entenderse con ellos, se les puede (y se les debe) transformar, reeducar tan sólo mediante una labor de organización muy larga, lenta y cautelosa
    http://www.marx2mao.com/M2M(SP)/Lenin(SP)/LWC20s.html#s5
    Sobre todo esa desesperación por agarrarse a cualquier cosa que luzca banderolas rojas...
    Evidentemente que Juche es revisionismo,tal vez sea consecuencia de la influencia que tiene la pequeña burguesia, pero la RPDC es un aliado poco convencional al fin y al cabo.
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7803
    Reputación : 8196
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Miér Mar 09, 2016 12:08 pm

    Evidentemente que Juche es revisionismo

    En efecto, recordemos:

    "Según los actuales dirigentes coreanos, la idea Juche no es el marxismo-leninismo adaptado a la realidad coreana, sino una nueva ideología, superior al propio marxismo. Es el socialismo científico alzado al máximo exponente.  "


    http://coreasocialista.blogspot.com.es/p/que-es-la-idea-juche.html?m=1


    Y para celebrar la estrella-luz que apareció en el firmamento justo antes de nacer Kim Jong-Il (http://kfa-eh.org/2016/02/16/el-pueblo-coreano-celebra-el-dia-de-la-estrella-luz/), en este año juché 105 hago un bonito homenaje florar con la kimilsungia, la flor que porta el nombre del eterno hijo del eterno líder.



    (no, no es broma, es la kimilsungia, muy bonita por cierto).
    avatar
    Argala82
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 740
    Reputación : 855
    Fecha de inscripción : 08/07/2015
    Localización : Euskal Herria

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Argala82 el Miér Mar 09, 2016 2:46 pm

    Sorge escribió: pero la RPDC es un aliado poco convencional al fin y al cabo.

    Es un pais que es dificil comparar con otro, me imagino que el Juche tendra que ver pero no lo considero revisionismo, desarrolla algunos aspectos como la conciencia ideologica, el papel del individuo y del colectivo en la revolucion y construccion, su lucha ideologica frente al dogmatismo y servilismo,etc, sin renunciar a las premisas marxistas-leninistas. El leninismo tambien desarrollo la teoria del estado y la dictadura del proletariado, como no pudieron desarrollar Marx y Engels. No voy a decir que soy jucheano ni tengo una estatua de Kim Il Sung en casa pero el socialismo coreano es una contribucion al movimiento comunista internacional, no como el revisionismo, el dogmatismo o el oportunismo.

    Por ejemplo, cuando hablan de que si este es el hijo de el otro, a mi lo que me importa es si es algo impuesto o es el pueblo el que lo ha decidido asi, y nos guste o no, son elegidos democraticamente cada 5 años con la participacion de mas del 90% de los votantes.
    avatar
    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 4451
    Reputación : 4540
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 58
    Localización : Terrassa

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Miér Mar 09, 2016 3:00 pm

    La doctrina juche no es revisionismo;
    Kim Jong-il en La filosofía Juche es una original filosofía revolucionaria escribió:La filosofía Juche es una doctrina original desarrollada y sistematizada con sus propios principios. Su mérito histórico en el progreso de las ideas filosóficas no está en haber desarrollado la dialéctica materialista marxista, sino en haber definido nuevos principios filosóficos centrados en el hombre…

    …La filosofía Juche, siendo la doctrina que dilucidó nuevos principios filosóficos, no se puede interpretar en el marco de la anterior, pues de procederse así no solo es imposible demostrar su originalidad, sino que, al contrario, quedará ambigua y su esencia no podrá comprenderse correctamente.
    La filosofía juche es una interpretación del Mundo, y no nueva. Es una nueva forma del viejo idealismo humanista;
    Si el hombre no tiene vida física, no puede tener vida socio-política, pero ésta no nace de aquella
    https://kfaeuskalherria.files.wordpress.com/2015/10/kimjongil3045-33.pdf

    La concepción materialista;
    Marx en Prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política escribió:…en la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general.
    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/criteconpol.htm

    La doctrina juche, subjetivismo humanista, se fundamenta en el culto a la familia Kim y en tres mentiras teologales. La primera, Kim Il-sung, fundador de la dinastía, liberó a la RPDC de la ocupación japonesa y derrotó a los EE.UU., en la Guerra de Corea. La segunda, Kim Jong-il, hijo del eterno líder, es el creador del humanismo filosófico, y que la familia Kim ha hecho contribuciones al conocimiento de la humanidad en los campos económico e histórico. La tercera, el estado de la RPDC dirigido por Kim Jong-un, tercero de la dinastía, ofrece bienes y servicios a los ciudadanos de forma gratuita, a pesar de un bloqueo comercial.

    Saludos.
    avatar
    Argala82
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 740
    Reputación : 855
    Fecha de inscripción : 08/07/2015
    Localización : Euskal Herria

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Argala82 el Miér Mar 09, 2016 6:14 pm

    Que facil es coger una frase o una palabra para "justificar" algo a priori, en este caso un supuesto "subjetivismo humanista". Yo tambien puedo hacer lo mismo pero al contrario:

    KIM JONG IL LA FILOSOFIA JUCHE ES UNA ORIGINAL FILOSOFIA REVOLUCIONARIA escribió:Aunque sea la filosofía Juche la que nuestros científicos y el resto del pueblo deben estudiar, aprender y seguir, también han de conocer la anterior ideología filosófica marxistaleninista. Sobre todo, los sociólogos tienen que conocerla con claridad.

    Que se lean este y otros documentos sobre el tema, algunos ya los ire subiendo. Como es la practica donde se comprueba la veracidad o no de una teoria o pensamiento, y no repartiendo lecciones desde el pulpito,

    El control popular: las bases de la democracia socialista

    En Corea, la participación de los trabajadores y cooperativistas a todos los niveles es fundamental. Es imposible comprender el espíritu democrático y socialista de los órganos de poder en Corea si no se entiende que estos órganos no son sólo cámaras de representantes, sino entidades que llevan a cabo un trabajo político y permiten la participación constante de las masas. Es decir, los órganos rompen con el esquematismo del parlamentarismo burgués. Si únicamente viésemos en el organigrama político de Corea una serie de instituciones elegidas por sufragio, estaríamos quedándonos con una parte muy reducida.Es muy importante la participación de los trabajadores en su centro productivo o cooperativa. Cada cooperativa y cada fábrica tiene los siguientes órganos de dirección: la Sesión Plenaria o Conferencia de Delegados, el Comité de Dirección y el Comité de Supervisión.

    Sesión Plenaria o Conferencia de Delegados

    El órgano legislativo superior es la asamblea de todos los trabajadores de la empresa o de la cooperativa. Una convocatoria de Sesión Plenaria se realiza a todos los miembros y para ser legítima ha de contar con la participación de al menos la mitad más uno.En algunas ocasiones, la Sesión Plenaria puede ser sustituida por una Conferencia de delegados si la mayoría de miembros no van a poder acudira la sesión (por ejemplo, en el caso de las cooperativas, en los picos de trabajo de la cosecha,...). Se eligen delegados y al menos dos tercios de los mismos han de acudir a la conferencia para que ésta sea legítima.

    La Sesión Plenaria y la Conferencia de Delegados tienen la misma legitimidad y las mismas funciones:

    Legislar todo lo relativo a la producción, construcción, distribución, intercambio, crédito, educación, fondos de bienestar, salud, estado anual de las cuentas y distribución de los salarios.

    Organizar los equipos de trabajo y los objetivos de producción.

    Dirigir las relaciones de la fábrica o la cooperativa con otras instituciones, como puedan ser las estaciones de maquinaria agraria.

    Autoridad para admitir, expulsar y sancionar a los miembros de la cooperativa.

    Comité de Dirección

    Es el órgano ejecutivo, encargado de llevar a cabo todas las resoluciones adoptadas en la Sesión Plenaria o la Conferencia de Delegados. Se elige un Comité de Dirección cada año, a través de voto secreto. No es necesario pertenecer a ningunode los tres partidos políticos existentes en Corea para ser elegido miembro del Comité de Dirección.El Comité cuenta con entre 9 y 26 miembros electos. De entre ellos, se elige un presidente, dos vicepresidentes y un jefe técnico, que generalmente es un experto y se encarga de introducir y supervisar todos los aspectos tecnológicos.El Comité se reune ordinariamente dos veces al mes y gestiona y supervisa la producción, las finanzas e incentiva la vida cultural y material de los trabajadores.

    Comité de Supervisión

    Supervisa todas las actividades del Comité de Dirección, incluyendo la gestión, las finanzas,los créditos y alcanzar las metas de producción. Está formado por entre 5 y 15 miembros, elegidos por voto secreto. Miembros de una misma familia no pueden pertenecer al Comité de Dirección y al Comité de Supervisión

    Por otro lado, la misma Constitución reconoce el derecho de todo a ciudadano a”presentar su queja o petición. El Estado debe procurar que las quejas y peticiones sean analizadas y respondidas imparcialmente según lo establecido en las leyes.” (art. 69). Existen centros estatales donde los ciudadanos pueden reclamar sus derechos, presentar quejas y hacer solicitudes.Finalmente, la participación en la vida pública está asegurada a través de las organizaciones de masas (sindicatos, organizaciones culturales, feministas, juveniles,...) y a través de las elecciones a las asambleas de todos los niveles. En cada lugar se hacen reuniones y debates abiertos a través de los que se nominan candidatos. Una vez elegido un candidato por cada unidad territorial, se hace una elección de una lista única, con los candidatosde todo el país, para reafirmar la unidad y el apoyo en torno al socialismo. Participan en las elecciones todo ciudadano con 17 años o más, ya resida dentro o fuera de Corea. Los coreanos residentes en Japón tienen también derecho a voto y a ser elegidos.La lista unificada suele contar con una participación y un apoyo superior al 90% y en la Asamblea Popular Suprema la mayoría de diputados son políticos no profesionales y de clase obrera o campesina. Entre los diputados hay hombres y mujeres, militantes de los tres partidos, representantes de la Juventud y de todas las organizaciones de masas, personas de la cultura,... etc Es importante entender que, más allá del procedimiento por el que se eligen, lo que verdaderamente hace socialista y democrático el sistema es el compromiso que los órganos de poder tienen con los intereses de la clase obrera y el pueblo.

    http://labastilla.foroactivo.com/t333-61-anos-de-revolucion-en-corea-juan-nogueira-lopez-2009

    Recomiendo la lectura de este documento para saber de que estamos hablando mas alla de tergiversaciones. Porque siempre acabamos en lo mismo, en los hechos de cada uno, el socialismo coreano, tu les criticas de renegar del marxismo leninismo, cuando te pida tu curriculum militante y le demuestres la falsedad de su filosofia juche y la veracidad de tu version del "marxismo leninismo", ¿que le vas a enseñar? Aun me parece mas admirable que los coreanos con sus "subjetivismo idealista, caduco, de medio pelo y revisionista" hayan logrado lanzar satelites al espacio, 100% con su tecnologia, medios, inteligencia,en medio de un bloqueo y sanciones como no se les a aplicado a nadie, es decir, mientras unos llevan 70 años de revolucion y construccion, cubriendo las necesidades y el trabajo de su poblacion, otros nos piden, con su ""marxismo leninismo"" que sigamos el camino de Syriza y su trabajo socialista en Grecia.


    Última edición por Argala82 el Miér Mar 09, 2016 6:25 pm, editado 3 veces
    avatar
    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1193
    Reputación : 1273
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Máquina el Miér Mar 09, 2016 6:15 pm

    IS-2 escribió:Y yo que dije?.
    Dijiste que el culto a la personalidad era humo.

    Si el Juche es revisionista, hay culto a la personalidad y se admite a la RPDC como referente por cuestiones más relacionadas con símbolos que con hechos entonces el artículo va bastante encaminado.

    No me extrañaría que ahora te replanteases tus palabras.

    IS-2 escribió:Mas alla de que concuerdo con que el Juche...
    avatar
    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 4451
    Reputación : 4540
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 58
    Localización : Terrassa

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Miér Mar 09, 2016 6:44 pm

    Fácil, fácil… Simplemente hay que leer La filosofía Juche es una original filosofía revolucionaria;
    …Si el hombre no tiene vida física, no puede tener vida socio-política, pero ésta no nace de aquella…
    https://kfaeuskalherria.files.wordpress.com/2015/10/kimjongil3045-33.pdf
    y reflexionar; si la vida socio-política no nace de la vida física ¿dónde nace?

    Para el humanismo materialista el pensamiento proviene de la cosa que se es;
    René Descartes en El Discurso del Método escribió:Pero advertí luego que, queriendo yo pensar, de esa suerte, que todo es falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese alguna cosa; y observando que esta verdad: «yo pienso, luego soy», era tan firme y segura que las más extravagantes suposiciones de los escépticos no son capaces de conmoverla, juzgué que podía recibirla sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que andaba buscando.
    http://rpsico.mdp.edu.ar:8080/jspui/bitstream/123456789/7/3/Descartes Rene - Discurso del Metodo.pdf

    En la concepción materialista la base real de la conciencia social son las relaciones de producción;
    Marx en Prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política escribió:…en la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general.
    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/criteconpol.htm

    La doctrina juche, subjetivismo humanista, se fundamenta en el culto a la familia Kim y en tres mentiras teologales. La primera, Kim Il-sung, fundador de la dinastía, liberó a la RPDC de la ocupación japonesa y derrotó a los EE.UU., en la Guerra de Corea. La segunda, Kim Jong-il, hijo del eterno líder, es el creador del humanismo filosófico, y que la familia Kim ha hecho contribuciones al conocimiento de la humanidad en los campos económico e histórico. La tercera, el estado de la RPDC dirigido por Kim Jong-un, tercero de la dinastía, ofrece bienes y servicios a los ciudadanos de forma gratuita, a pesar de un bloqueo comercial.

    Saludos.
    avatar
    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1193
    Reputación : 1273
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Máquina el Miér Mar 09, 2016 6:45 pm

    Argala82 escribió:  cuando te pida tu curriculum militante y le demuestres la falsedad de su filosofia juche y la veracidad de tu version del "marxismo leninismo", ¿que le vas a enseñar? Aun me parece mas admirable que los coreanos con sus "subjetivismo idealista, caduco, de medio pelo y revisionista" hayan logrado lanzar satelites al espacio en medio de un bloqueo y sanciones como no se les a aplicado a nadie, es decir, mientras unos llevan 70 años de revolucion y construccion, cubriendo las necesidades y el trabajo de su poblacion, otros nos piden, con su ""marxismo leninismo"" que sigamos el camino de Syriza y su trabajo socialista en Grecia.  
    Vaya tela.

    Jordi de Terrassa escribió:.La doctrina juche no es revisionismo  
    No es Marxista. Como todos los no Marxismos que dicen buscar el Socialismo presenta características idealistas. Todas las formas de Revisionismo lo son por abandonar la Ciencia en su búsqueda de Socialismo, no importa que se definan así mismas como Marxistas o como completamente distintas al Marxismo.

    Es revisionista históricamente, hace unas décadas se puso por escrito que era un ideario nuevo y único en la historia, algo que ambos sabemos es muy difícil por no decir imposible, por tanto, si quien puso tal cosa por escrito es una fuente fiable entonces no hay nada que hacer.

    Las tesis de Berstein por ejemplo no eran materialistas ni sus conclusiones o justificaciones.
    Les tesis de Berstein reconocían una lucha de clases entre proletarios y otra entre burgueses amén de la lucha entre proletarios y burgueses, está al nivel de pensar que el nieto Kim regala bienes y servicios.

    Jordi de Terrassa escribió:Kim Jong-il, hijo del eterno líder, es el creador del humanismo filosófico...
    Si te refieres al Juche, aunque tiene varios teóricos, el fundador es el abuelo del actual no el padre, si bien el padre lo moldeó más.
    https://groups.google.com/forum/m/#!topic/cuba-coraje/d5aZd9SHRT8
    avatar
    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 4451
    Reputación : 4540
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 58
    Localización : Terrassa

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Miér Mar 09, 2016 7:22 pm

    La doctrina juche no es revisionismo, de la misma forma que no es revisionismo el anarquismo o el resto de socialismos utópicos;
    Kim Jong-il en La filosofía Juche es una original filosofía revolucionaria escribió:La filosofía Juche es una doctrina original desarrollada y sistematizada con sus propios principios. Su mérito histórico en el progreso de las ideas filosóficas no está en haber desarrollado la dialéctica materialista marxista, sino en haber definido nuevos principios filosóficos centrados en el hombre…

    …La filosofía Juche, siendo la doctrina que dilucidó nuevos principios filosóficos, no se puede interpretar en el marco de la anterior, pues de procederse así no solo es imposible demostrar su originalidad, sino que, al contrario, quedará ambigua y su esencia no podrá comprenderse correctamente.

    Ni la doctrina juche, ni el anarquismo, ni el resto de socialismos utópicos, se reclaman marxistas por lo que estas ideologías no se pueden definir como revisionistas del marxismo.

    Saludos.
    avatar
    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1193
    Reputación : 1273
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Máquina el Miér Mar 09, 2016 7:42 pm

    La ideologí­a Juche fue considerada en un principio como una adaptación creativa del Marxismo-Leninismo y gradualmente fue cobrando importancia hasta convertirse en la filosofí­a oficial del paí­s
    http://www.north-korea-travel.com/idea-juche.html
    La idea Juche es históricamente revisionista, de ahí viene la aclaración de que actualmente no lo es tan reproducida en este foro por mí entre otros.

    No hay mucho más que decir, surgió en un contexto revolucionario en Asia, una época de Independencias y Revoluciones, en ese contexto la teoría central era el Marxismo que fué revisado para la RPDC, bastantes años después se asumió que no había adaptación alguna, en todo ese tiempo los cambios fueron a más dentro de su teoría y praxis.

    Hace 2 post fuí poco preciso y hace uno lo corregí.
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7803
    Reputación : 8196
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por PequeñoBurgués el Miér Mar 09, 2016 7:53 pm

    Lo cierto es que analizándolo friamente el Juché no es siquiera revisionista, no llega a eso, simplemente está adscrito al humanismo subjetivista, es decir, no es materialista, luego está lejos de revisar algo.
    avatar
    IS-2
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 382
    Reputación : 399
    Fecha de inscripción : 19/01/2015
    Edad : 99
    Localización : Argentina

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por IS-2 el Jue Mar 10, 2016 12:15 am

    Máquina escribió:
    IS-2 escribió:Y yo que dije?.
    Dijiste que el culto a la personalidad era humo.

    Si el Juche es revisionista, hay culto a la personalidad y se admite a la RPDC como referente por cuestiones más relacionadas con símbolos que con hechos entonces el artículo va bastante encaminado.

    No me extrañaría que ahora te replanteases tus palabras.

    IS-2 escribió:Mas alla de que concuerdo con que el Juche...

    Que concuerdo con que el juche es una filosofía nacionalista, pero el articulo es amarillista cuando tiene que criticarlo basta con demostrar como no es materialista y niega la lucha de clases. No hace falta ver como lloran o no a un dirigente. Me trae sin cuidado que allá artículos filo-juche que sean una pavada.
    avatar
    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1193
    Reputación : 1273
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Máquina el Jue Mar 10, 2016 7:45 am

    Resaltar hechos no es amarillista, con unas cuantas fotos de gente recogiendo chatarra , edificios en ruinas, niños famélicos o cosas así lo hubiese sido.

    Contenido patrocinado

    Re: Corea del Norte la esperanza revisionista : ¿Es Corea del Norte Comunista?

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue Ago 24, 2017 5:07 am