Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Comparte
    avatar
    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1150
    Reputación : 1232
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por Máquina el Jue Dic 29, 2016 1:10 pm

    En las sociedades Asiáticas como la Japonesa, la India, la Coreana o la China... ¿hubo un Esclavismo como el Romano, basado en la propiedad Privada, o se pasó de la Esclavitud General al Feudalismo?


    Según el desarrollo de las Fuerzas Productivas de menor a mayor, éste es el orden que entiendo como correcto:

    Primitivo--Germánico--Asiático(Esclavitud General)--Antiguo(Esclavista)--Feudal--Burgués(Capitalista)

    ¿Pero igual ciertas Civilizaciones consiguieron llegar al límite del Asiático y de ahí al Feudal? Esa es mi básicamente mi duda.



    Transición entre Latifundio Romano y Feudo

    Historia Antigua - Universidad de Zaragoza
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7700
    Reputación : 8132
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por PequeñoBurgués el Jue Dic 29, 2016 1:27 pm

    Hay sociedades que pasaron del comunismo primitivo al capitalismo de golpe y porrazo. No es una biblia donde las cosas ocurren de una manera perfectamente estructurada.

    En el caso chino la transición de un modelo de producción asiático a uno feudal ocurrió, por los mismo motivos que el feudalismo llegó a europa... pero claro, el feudalismo chino llegó antes de cristo. Es algo muy flexible históricamente y que no se puede entender sin las peculiaridades de cada país.

    Es también importante resaltar que el esclavismo es un modo de producción exótico en la historia de la humanidad, muy raro pues es muy difícil de mantener, y mucho más difícil aún de mantener por parte de un imperio grande. Y no, la posesión de esclavos no es signo de un modo de producción esclavista, al igual que cobrar un salario no te convierte en proletario (dónde narices está ese hilo donde unos alucinados decían que un funcionario administrativo era un proletario?).

    Saludos.


    Última edición por PequeñoBurgués el Jue Dic 29, 2016 1:44 pm, editado 1 vez
    avatar
    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 4359
    Reputación : 4462
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 58
    Localización : Terrassa

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Jue Dic 29, 2016 1:43 pm

    Frederich Engels en Karl Marx. Contribución a la crítica de la economía política:
    La tesis de que «el modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general», de que todas las relaciones sociales y estatales, todos los sistemas religiosos y jurídicos, todas las ideas teóricas que brotan en la historia, sólo pueden comprenderse cuando se han comprendido las condiciones materiales de vida de la época de que se trata y se ha sabido explicar todo aquello por estas condiciones materiales; esta tesis era un descubrimiento que venía a revolucionar no sólo la Economía Política, sino todas las ciencias históricas (y todas las ciencias que no son naturales, son históricas). «No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia». Es una tesis tan sencilla, que por fuerza tenía que ser la evidencia misma, para todo el que no se hallase empantanado en las engañifas idealistas. Pero esto no sólo encierra consecuencias eminentemente revolucionarias para la teoría, sino también para la práctica: «Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica, se revoluciona, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella... Las relaciones burguesas de producción son la última forma antagónica del proceso social de producción; antagónica, no en el sentido de un antagonismo individual, sino de un antagonismo que proviene de las condiciones sociales de vida de los individuos. Pero las fuerzas productivas que se desarrollan en el seno de la sociedad burguesa brindan, al mismo tiempo, las condiciones materiales para la solución de este antagonismo». Por tanto, si seguimos desarrollando nuestra tesis materialista y la aplicamos a los tiempos actuales, se abre inmediatamente ante nosotros la perspectiva de una potente revolución, la revolución más potente de todos los tiempos.

    Pero, mirando las cosas de cerca, vemos también, inmediatamente, que esta tesis, en apariencia tan sencilla, de que la conciencia del hombre depende de su existencia, y no al revés, rechaza de plano, ya en sus primeras consecuencias, todo idealismo, aun el más disimulado. Con ella, quedan negadas todas las ideas tradicionales y acostumbradas acerca de cuanto es histórico. Toda la manera tradicional de la argumentación política se viene a tierra; la hidalguía patriótica se revuelve, indignada, contra esta falta de principios en el modo de ver las cosas. Por eso la nueva concepción tenía que chocar forzosamente, no sólo con los representantes de la burguesía, sino también con la masa de los socialistas franceses que pretenden sacar al mundo de quicio con su fórmula mágica de liberté, égalité, fraternité. Pero, donde provocó la mayor cólera fue entre los voceadores democrático-vulgares de Alemania. Lo cual no fue obstáculo para que pusiesen una especial predilección en explotar, plagiándolas, las nuevas ideas, si bien con un confusionismo extraordinario.

    El desarrollar la concepción materialista, aunque sólo fuese a la luz de un único ejemplo histórico, era una labor científica que habría exigido largos años de estudio tranquilo, pues es evidente que aquí con simples frases no se resuelve nada, que sólo la existencia de una masa de materiales históricos, críticamente cribados y totalmente dominados, puede capacitarnos para la solución de este problema. La revolución de febrero lanzó a nuestro partido a la palestra política, impidiéndole con ello entregarse a empresas puramente científicas. No obstante, aquella concepción fundamental inspira, une como hilo de engarce, todas las producciones literarias del partido. En todas ellas se demuestra, caso por caso, cómo la acción brota siempre de impulsos directamente materiales y no de las frases que la acompañan; lejos de ello, las frases políticas y jurídicas son otros tantos efectos de los impulsos materiales, ni más ni menos que la acción política y sus resultados.
    http://www.marxismoeducar.cl/me16.htm

    Los seres humanos y sus ideas son producto, en primer lugar, de las cuatro interacciones fundamentales que determinan el movimiento de la materia, en segundo lugar de las fuerzas que determinan la evolución biológica, en tercer lugar de actos consciente de infinidad de seres vivos y por último, el homo sapiens, es un producto del desarrollo económico, del desarrollo de las fuerzas productivas y de las relaciones de producción por ellas sustentadas, más el desarrollo ideológico y político en una formación social históricamente determinada.
    Friedrich Engels en Carta a José Bloch:
    …Según la concepción materialista de la historia, el factor que en última instancia determina la historia es la producción y la reproducción de la vida real. Ni Marx ni yo hemos afirmado nunca más que esto. Si alguien lo tergiversa diciendo que el factor económico es el único determinante, convertirá aquella tesis en una frase vacua, abstracta, absurda. La situación económica es la base, pero los diversos factores de la superestructura que sobre ella se levanta --las formas políticas de la lucha de clases y sus resultados, las Constituciones que, después de ganada una batalla, redacta la clase triunfante, etc., las formas jurídicas, e incluso los reflejos de todas estas luchas reales en el cerebro de los participantes, las teorías políticas, jurídicas, filosóficas, las ideas religiosas y el desarrollo ulterior de éstas hasta convertirlas en un sistema de dogmas-- ejercen también su influencia sobre el curso de las luchas históricas y determinan, predominantemente en muchos casos, su forma. Es un juego mutuo de acciones y reacciones entre todos estos factores, en el que, a través de toda la muchedumbre infinita de casualidades (es decir, de cosas y acaecimientos cuya trabazón interna es tan remota o tan difícil de probar, que podemos considerarla como inexistente, no hacer caso de ella), acaba siempre imponiéndose como necesidad el movimiento económico. De otro modo, aplicar la teoría a una época histórica cualquiera sería más fácil que resolver una simple ecuación de primer grado.

    Somos nosotros mismos quienes hacemos nuestra historia, pero la hacemos, en primer lugar con arreglo a premisas y condiciones muy concretas. Entre ellas, son las económicas las que deciden en última instancia. Pero también desempeñan su papel, aunque no sea decisivo, las condiciones políticas, y hasta la tradición, que merodea como un duende en las cabezas de los hombres. También el Estado prusiano ha nacido y se ha desarrollado por causas históricas, que son, en última instancia, causas económicas. Pero apenas podrá afirmarse, sin incurrir en pedantería, que de los muchos pequeños Estados del Norte de Alemania fuese precisamente Brandeburgo, por imperio de la necesidad económica, y no por la intervención de otros factores (y principalmente su complicación, mediante la posesión de Prusia, en los asuntos de Polonia, y a través de esto, en las relaciones políticas internacionales, que fueron también decisivas en la formación de la potencia dinástica austríaca), el destinado a convertirse en la gran potencia en que tomaron cuerpo las diferencias económicas,  lingüísticas, y desde la Reforma también las religiosas, entre el Norte y el Sur. Es difícil que se consiga explicar económicamente, sin caer en el ridículo, la existencia de cada pequeño Estado alemán del pasado y del presente o los orígenes de las permutaciones de consonantes en el alto alemán, que convierten en una línea de ruptura que corre a lo largo de Alemania la muralla geográfica formada por las montañas que se extienden de los Sudetes al Tauno.

    En segundo lugar, la historia se hace de tal modo, que el resultado final siempre deriva de los conflictos entre muchas voluntades individuales, cada una de las cuales, a su vez, es lo que es por efecto de una multitud de condiciones especiales de vida; son, pues, innumerables fuerzas que se entrecruzan las unas con las otras, un grupo infinito de paralelogramos de fuerzas, de las que surge una resultante --el acontecimiento histórico--, que a su vez, puede considerarse producto de una fuerza única, que, como un todo, actúa sin conciencia y sin voluntad. Pues lo que uno quiere tropieza con la resistencia que le opone otro, y lo que resulta de todo ello es algo que nadie ha querido. De este modo, hasta aquí toda la historia ha discurrido a modo de un proceso natural y sometida también, sustancialmente, a las mismas leyes dinámicas. Pero del hecho de que las distintas voluntades individuales --cada una de las cuales apetece aquello a que le impulsa su constitución física y una serie de circunstancias externas, que son, en última instancia, circunstancias económicas (o las suyas propias personales o las generales de la sociedad) -- no alcancen lo que desean, sino que se fundan todas en una media total, en una resultante común, no debe inferirse que estas voluntades sean = 0. Por el contrario, todas contribuyen a la resultante y se hallan, por tanto, incluidas en ella.

    Además, me permito rogarle que estudie usted esta teoría en las fuentes originales y no en obras de segunda mano; es, verdaderamente, mucho más fácil. Marx apenas ha escrito nada en que esta teoría no desempeñe su papel. Especialmente, "El 18 Brumario de Luis Bonaparte" es un magnífico ejemplo de aplicación de ella. También en El Capital se encuentran muchas referencias. En segundo término, me permito remitirle también a mis obras La subversión de la ciencia por el señor E. Dühring y Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, en las que se contiene, a mi modo de ver, la exposición más detallada que existe del materialismo histórico.

    El que los discípulos hagan a veces más hincapié del debido en el aspecto económico, es cosa de la que, en parte, tenemos la culpa Marx y yo mismo. Frente a los adversarios, teníamos que subrayar este principio cardinal que se negaba, y no siempre disponíamos de tiempo, espacio y ocasión para dar la debida importancia a los demás factores que intervienen en el juego de las acciones y reacciones. Pero, tan pronto como se trataba de exponer una época histórica y, por tanto, de aplicar prácticamente el principio, cambiaba la cosa, y ya no había posibilidad de error. Desgraciadamente, ocurre con harta frecuencia que se cree haber entendido totalmente y que se puede manejar sin más una nueva teoría por el mero hecho de haberse asimilado, y no siempre exactamente, sus tesis fundamentales. De este reproche no se hallan exentos muchos de los nuevos «marxistas» y así se explican muchas de las cosas peregrinas que han aportado…
    http://www.marxists.org/espanol/m-e/cartas/e21-9-90.htm

    Desarrollo de las fuerzas productivas y relaciones de producción
    Karl Marx en Carta a Joseph Weydemeyer escribió:...Por lo que a mí se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses habían expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases…
    http://www.marxists.org/espanol/m-e/cartas/m5-iii-52.htm
    La Historia es el campo de conocimiento que estudia la sucesión de formaciones sociales humanas. Es decir, la relación existente entre el desarrollo de las fuerzas productivas, objeto de estudio de las ciencias “naturales”, y las relaciones de producción, objeto de estudio de la economía política y las ciencias “sociales”. El “continente” del conocimiento Historia se halla en los albores del conocimiento científico.

    Karl Marx en El Capital, tomo I, capítulo V escribió:Lo que diferencia unas épocas de otras no es lo que se hace, sino cómo, con qué medios de trabajo se hace. Los medios de trabajo no sólo son escalas graduadas que señalan el desarrollo alcanzado por la fuerza de trabajo humana, sino también indicadores de las relaciones sociales bajo las cuales se efectúa ese trabajo.
    http://www.ucm.es/info/bas/es/marx-eng/capital.htm
    Un primer problema surge al tratar de medir el desarrollo de las fuerzas productivas. Lo que caracteriza el desarrollo de las fuerzas productivas es la cada vez menor necesidad de fuerza de trabajo para producir bienes de consumo, debido al descubrimiento y el perfeccionamiento de las máquinas utilizadas por la fuerza de trabajo, a una más eficiente división técnica del trabajo y, especialmente, a la utilización a gran escala de fuentes de energía distintas a la fuerza de trabajo. Si bien es posible medir el desarrollo de las fuerzas productivas, utilizando la escala de Kardashev-Sagan, o la escala John D. Barrow basada en la manipulación de las partículas materiales atendiendo a su tamaño. Princeton; escala de Kardashev-Sagan y escala John D. Barrow Un segundo problema que surge es ¿cómo se establece y se mide la relación que guarda el desarrollo de las fuerzas productivas con las relaciones de producción?

    De todas maneras, lo que resulta innegable es que las fuerzas productivas se han desarrollado y las relaciones de producción dominantes han variado, a lo largo de la historia de la humanidad, dando lugar a diferentes formaciones sociales, a la división de la humanidad en clases sociales y a distintos modos de producción.

    Formación social
    Karl Marx en Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política escribió:…Al llegar a una fase determinada de desarrollo las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas, y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica se transforma -más o menos rápidamente- toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian esas transformaciones hay que distinguir siempre entre los cambios materiales ocurridos en las condiciones económicas de producción y que pueden apreciarse con la exactitud propia de las ciencias naturales, y las formas jurídicas, políticas, religiosas, artísticas o filosóficas, en una palabra, las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de este conflicto y luchan por resolverlo. Y del mismo modo que no podemos juzgar a un individuo por lo que él piensa de sí, no podemos juzgar tampoco a estas épocas de transformación por su conciencia, sino que, por el contrario, hay que explicarse esta conciencia por las contradicciones de la vida material, por el conflicto existente entre las fuerzas productivas sociales y las relaciones de producción.
    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/criteconpol.htm
    Las hordas de australopitecos, como el resto de animales sociales, mantenían relaciones de supervivencia, hasta que el desarrollo de las fuerzas productivas permitió al género humano, crear las relaciones sociales de producción, la división técnica del trabajo y la transformación de las hordas del homo hábil en las primeras formaciones sociales. Las relaciones de producción dentro de las primeras formaciones sociales eran de igualdad, ayuda mutua, beneficio recíproco y carecían de estado como forma de organización social. Las formaciones sociales humanas son el producto de desarrollo de las fuerzas productivas.

    Karl Marx en Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política:
    Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella, y jamás aparecen nuevas y más elevadas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado dentro de la propia sociedad antigua. Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, porque, mirando mejor, se encontrará siempre que estos objetivos sólo surgen cuando ya se dan o, por lo menos, se están gestando, las condiciones materiales para su realización. A grandes rasgos, podemos designar como otras tantas épocas de progreso en la formación económica de la sociedad el modo de producción asiático, el antiguo, el feudal y el moderno burgués. Las relaciones burguesas de producción son la última forma antagónica del proceso social de producción; antagónica, no en el sentido de un antagonismo individual, sino de un antagonismo que proviene de las condiciones sociales de vida de los individuos. Pero las fuerzas productivas que se desarrollan en la sociedad burguesa brindan, al mismo tiempo, las condiciones materiales para la solución de este antagonismo. Con esta formación social se cierra, por lo tanto, la prehistoria de la sociedad humana.
    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/criteconpol.htm
    Algunos teóricos del subjetivismo metafísico sostienen que la historia de la humanidad es una sucesión de distintos modos de producción, comunismo primitivo, asiático, esclavista, feudal, capitalista y comunista, cuando la realidad de los hechos históricos demuestra que a lo largo de dicha historia se han sucedido diferentes formaciones sociales, esta sustitución se produce cuando las relaciones de producción dominantes, en dichas formaciones sociales, se convierten en una traba para el desarrollo de las fuerzas productivas sociales. Han existido y existen diferentes formaciones sociales con distintos tipos de estados, en las que coexisten distintos modos de producción, debido a los diferentes grados de desarrollo de las fuerzas productivas en diferentes ramas de la producción. Formaciones sociales que se caracterizan en función de la clase social o alianza de clases dominantes. En la actualidad existen 192 estados o formaciones sociales. Un ejemplo esquemático de formación social y los modos de producción en ella existentes;

    La diferencia entre un modo de producción y otro lo constituye el desarrollo de las fuerzas productivas, y las relaciones de propiedad sobre los medios de producción. En primer lugar, si la fuerza de trabajo es o no un medio de producción, y en segundo lugar, si la fuerza de trabajo está privada de propiedad sobre los medios de producción.

    El desarrollo de las fuerzas productivas bajo las relaciones de producción primitivas utilizando la escala de Kardashev-Sagan se estima en < tipo I
    Daniel Bouille en La Economía de la energía:
    Es la etapa del hombre primitivo y su consumo energético, tal como se lo mide actualmente, se puede decir que era nulo. Si se incluye el contenido energético de los alimentos se puede estimar una cifra del orden de las 2.000 kcal/día/persona.

    Es la etapa que comienza con el hombre nómada, cazador, que aún no ha descubierto la agricultura y cuyo consumo energético se ha estimado en unas 5.000 kcal/día/persona parte de las cuales correspondían a la "producción" del fuego. A partir de allí se producen una serie de desarrollos tecnológicos simples que le permiten al hombre mejorar la captación de los flujos energéticos (la vela, la palanca, la rueda), perfeccionar el aprovechamiento de la energía animada (humana y animal) y por lo tanto incrementar paulatinamente su consumo de energía.

    Así tenemos que, a lo largo de los siglos, la humanidad va pasando de la mera agricultura de subsistencia, con un consumo del orden de 12.000 kcal/día/persona, a un sistema socioeconómico integrado como el que se desarrolla en la Edad Media. El consumo llega a unas 27.000 kcal/día/persona, en las áreas más desarrolladas del mundo en esa época, de las cuales unas 7.000 correspondían a las necesidades de alimentación, unas 12.000 a la satisfacción de otras necesidades personales y el comercio, 7.000 al desarrollo de la agricultura y unas 1.000 al transporte. En 1870 el consumo energético es de 70.000 kcal/día/persona, para alcanzar la cifra 230.000 kcal/día/persona en 1970.
    http://www.posgradofadu.com.ar/archivos/biblio_doc/Economia_de_la_energia.pdf
    Atendiendo al tipo de propiedad y a la distinta forma en que las clases sociales perciben su parte de la riqueza social, se pueden distinguir diferentes modos de producción;
    · Modo de producción primitivo. No existen clases sociales, formaciones sociales de guerreros cazadores-recolectores; son propietarios colectivos de los recursos naturales y propietarios individuales de los medios de trabajo. Frecuentemente entran en conflicto armado con tribus y clanes vecinos por la propiedad de los terrenos de caza y recolección. El desarrollo de las fuerzas productivas bajo las relaciones de producción primitivas utilizando la escala de Kardashev-Sagan se estima en ≤ tipo 0’1.

    · La tributación. Bandas armadas, políticos profesionales, funcionarios; no son propietarios de medios de producción. Tributarios; pueden ser propietarios de medios de producción o no serlo, están sometidos al pago de impuestos.

    · La usura. Usureros; son propietarios de valores de uso que prestan a cambio de un interés. Prestatarios; pueden ser propietarios de medios de producción, de valores de uso o de fuerza de trabajo que ofrecen como garantía de devolución del préstamo. Al no poder hacer frente a las deudas contraídas, el deudor, debía hacer frente a las deudas con su fuerza de trabajo por un tiempo limitado, con el tiempo esta práctica fue una de las fuentes de fuerza de trabajo esclava.

    · Modo de producción esclavista. Esclavistas; son propietarios de medios de producción y de fuerza de trabajo ajena. Esclavos; son medios de producción. Independientemente de las deudas impagadas, otra causa del origen de la esclavitud lo constituyen los prisioneros de guerra, en vez de ser exterminados como era la práctica habitual en las sociedades primitivas. El desarrollo de las fuerzas productivas bajo las relaciones de producción primitivas utilizando la escala de Kardashev-Sagan se estima en ≤ tipo 0’25.

    · Modo de producción feudal. Señores; son propietarios de los recursos naturales, Siervos; están ligados al feudo, son propietarios de medios de producción, pagan una renta a los señores mediante trabajo personal, un porcentaje sobre lo producido o con una renta fija. El desarrollo de las fuerzas productivas bajo las relaciones de producción primitivas utilizando la escala de Kardashev-Sagan se estima en ≤ tipo 0’5.

    · Modo de producción capitalista. Capitalistas (burgueses); son propietarios de medios de producción. Trabajadores asalariados (proletarios); son ciudadanos libres, pero carecen de medios de producción y de consumo propios, deben vender el usufructo de su fuerza de trabajo. En el capitalismo no se reconoce la propiedad del trabajador sobre su propia fuerza de trabajo, por eso éste no puede venderla de una vez y para siempre. A diferencia con el esclavismo donde el esclavo es propiedad individual del esclavista, aunque existían esclavos propiedad del estado, y al igual con el feudalismo donde el siervo de la gleba estaba ligado al feudo, no era propiedad individual del señor feudal, en el capitalismo la fuerza de trabajo está socializada, es propiedad colectiva de todos los capitalistas. Este es el motivo por el que algunos autores denominan el trabajo asalariado como esclavitud asalariada. El desarrollo de las fuerzas productivas bajo las relaciones de producción primitivas utilizando la escala de Kardashev-Sagan se estima en ≤ tipo 1.
    · Gerentes; son propietarios de su fuerza de trabajo, no son propietarios de medios de producción, pero por el papel que ocupan en la organización de la producción se apropian de fuerza de trabajo ajena.

    · Modo de producción comunista. Los trabajadores son propietarios de forma colectiva de los recursos naturales, de los medios de trabajo y objetos de producción que usan, y de forma individual del producto de su trabajo. Trabajadores cooperativistas; son propietarios, de forma colectiva, de los medios de producción que usan. Trabajadores autónomos; son propietarios individuales de algunos medios de producción.

    En cuanto a la naturaleza de los objetos de producción se pueden distinguir tres grandes sectores productivos;
    · Extractivo; el objeto de producción es la naturaleza de la cual extrae recursos naturales que se transforman en las materias primas para otros sectores productivos. Los recursos naturales no tienen costo de producción, su coste económico, cuando lo tienen, es consecuencia de tributos impuestos por los políticos profesionales y de rentas impuestas por señores feudales.
    · Industrial; transforma las materias primas en valores de uso, ya sean medios de producción o bienes de consumo.
    · Comercial; transporta los valores de uso impidiendo que sufran transformación al mercado.

    Una empresa puede desarrollar su actividad abarcando solo uno, dos o los tres sectores.

    Saludos.
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7700
    Reputación : 8132
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por PequeñoBurgués el Jue Dic 29, 2016 1:48 pm

    Esto mismo:

    "Algunos teóricos del subjetivismo metafísico sostienen que la historia de la humanidad es una sucesión de distintos modos de producción, comunismo primitivo, asiático, esclavista, feudal, capitalista y comunista, cuando la realidad de los hechos históricos demuestra que a lo largo de dicha historia se han sucedido diferentes formaciones sociales, esta sustitución se produce cuando las relaciones de producción dominantes, en dichas formaciones sociales, se convierten en una traba para el desarrollo de las fuerzas productivas sociales. Han existido y existen diferentes formaciones sociales con distintos tipos de estados, en las que coexisten distintos modos de producción, debido a los diferentes grados de desarrollo de las fuerzas productivas en diferentes ramas de la producción".

    De todas formas como ya puse en mi anterior mensaje (y quedó un tanto oculto) quería sacar a relucir que el esclavismo en la historia de la humanidad es un modo de producción bastante exótico y difícil de mantener en Estados de grandes dimensiones. El ejemplo más claro es el Imperio Romano, donde siempre hubo dificultades para mantener el esclavismo. Esto se evidencia cuando el imperio deja de crecer y por lo tanto ya no puede ir a esclavizar a sus vecinos.

    En el imperio romano el esclavismo como modo de producción (tener esclavos no es de por sí esclavismo como modo de producción) comienza a ser un lastre y se opta por firmar contratos con ciudadanos libres, surgiendo las primeras relaciones de tipo feudal. Este protofeudalismo se asienta totalmente en el momento en el que el Imperio deja de defender adecuadamente sus fronteras. Los latifundistas pasan a una economía de subsistencia y a reclutar sus propias milicias, es el nacimiento de los primeros señores feudales y a lo que se dedicaron a imitar los germanos (que siempre fueron una minoría que se fue latinizando).

    Como curiosidad, Trajano fue una suerte de "keynesianista" del esclavismo. Hizo una serie de inversiones públicas muy fuertes para invadir la Dacia (Rumanía más o menos). Lo siguiente que hizo fue coger a todos los Dacios, sacarlos de sus tierras y esclavizarlos, lo que produjo una fuerte inyección de esclavos frescos en el imperio. La Dacia quedó despoblada y la colonizó con ciudadanos de la península itálica, por eso hoy en día en Rumanía se habla un dialecto del latín.

    Este "keynesianismo" de Trajano duró poco, pues los hijos de esclavos dejaban de ser esclavos, así que cuando esa generación murió el ciclo de crisis volvió a empezar. Sería muy interesante trazar una correlación entre las oleadas de esclavos importados, la vida media de éstos y las crisis económicas romanas, seguro que saldría una correlación temporal muy interesante.

    Saludos.
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7700
    Reputación : 8132
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por PequeñoBurgués el Jue Dic 29, 2016 2:11 pm

    Esta definición Jordi:

    "· Modo de producción feudal. Señores; son propietarios de los recursos naturales, Siervos; están ligados al feudo, son propietarios de medios de producción, pagan una renta a los señores mediante trabajo personal, un porcentaje sobre lo producido o con una renta fija. El desarrollo de las fuerzas productivas bajo las relaciones de producción primitivas utilizando la escala de Kardashev-Sagan se estima en ≤ tipo 0’5."

    No me queda muy clara, en el feudalismo clásico lo normal es que el señor feudal fuese el propietario de los medios de producción, por ejemplo poseía los molinos que eran de aquella época estratégicos en la economía. Incluso no era raro que la vivienda, aparejos de labranza, etc, fuesen del señor feudal y al vasallo se le dejaba operarlos a cambio de dar parte de su producción.

    Cierto es que había más de una modalidad, por ejemplo los campesinos que trabajaban la tierra comunalmente y pagaban un impuesto al señor feudal, sí que sería propietarios de los medios de producción, o al menos de parte de ellos ya que las obras importantes como los molinos los feudales nunca las cedían, pues era el medio de crear ese lazo de dependencia.

    Luego está el campesino libre (libre porque no estaba sujeto a un contrato feudal de vasallaje) que no poseía tierras, pero las alquilaba a un propietario a cambio de una renta en especia, modelo imperante en Asturias por ejemplo.

    Saludos.
    avatar
    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 4359
    Reputación : 4462
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 58
    Localización : Terrassa

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Jue Dic 29, 2016 2:42 pm

    ¿Qué es lo que no entiende? Usted lo desarrolla en su mensaje.

    El feudalismo como todo en este Universo está en continuo y permanente desarrollo, movimiento. Los siervos “contribuían” en el mantenimiento de los señores mediante la prestación directa de trabajo personal, en las tierras del señor, construyendo sus castillos, catedrales…, y/o con una parte de su cosecha, el diezmo…, y/o pagando una renta fija por el uso de los medios de producción.

    Dependiendo del desarrollo histórico de una formación social determinada, estas relaciones adquieren una expresión jurídica determinada.

    De lo que se trata es de desvanecer la idea que un modo de producción es “resolver una ecuación de primer grado

    Karl Marx en trabajo asalariado y capital escribió:El esclavo no vendía su fuerza de trabajo al esclavista, del mismo modo que el buey no vende su trabajo al labrador. El esclavo es vendido de una vez y para siempre, con su fuerza de trabajo, a su dueño. Es una mercancía que puede pasar de manos de un dueño a manos de otro. Él es una mercancía, pero su fuerza de trabajo no es una mercancía suya. El siervo de la gleba sólo vende una parte de su fuerza de trabajo. No es él quien obtiene un salario del propietario del suelo; por el contrario, es éste, el propietario del suelo, quien percibe de él un tributo.
    http://www.marxismoeducar.cl/me04.htm
    El feudalismo, es una sociedad rural y fundamentalmente europea, el siervo dependía sobre todo del señor feudal como propietario de la tierra, la dependencia personal del trabajador en relación con el explotador es menos fuerte que en el esclavismo. Jurídicamente el propietario no puede disponer del siervo como de una cosa y utilizar impunemente la violencia. Las obligaciones de los siervos como sujetos del dominio señorial estaban oficialmente reglamentadas por la ley. Sin embargo, en la realidad, la situación económica y jurídica de los siervos, en un principio, era poco diferente de la de los esclavos, con el desarrollo del feudalismo, el trabajo personal en las tierras del señor feudal fue sustituido por el pago de una renta sobre una parcela del feudo que el siervo usufructuaba. El estado garantiza el pago regular de la renta feudal. Desarrollo de las fuerzas productivas bajo el feudalismo
    Frederich Engels, 1878, La revolución de la ciencia de Eugenio Dühring, 'anti-Dühring' escribió:El estamento burgués, inicialmente tributario de la nobleza feudal, compuesto de vasallos y siervos de todas clases, ha conquistado una posición de poder tras otras a lo largo de una duradera lucha contra la nobleza, y en los países más desarrollados ha acabado por tomar el poder en vez de ésta; en Francia lo hizo derribando a la nobleza de un modo directo; en Inglaterra, aburguesándola progresivamente y asimilándola como encaje ornamental de la burguesía misma. Mas ¿cómo ha conseguido eso la burguesía? Simplemente, transformando la "situación económica" de tal modo que esa transformación acarreó antes o después, voluntariamente o mediante lucha, una modificación de la situación política. La lucha de la burguesía contra la nobleza feudal es la lucha de la ciudad contra la tierra, de la industria contra la propiedad rural, de la economía dineraria contra la natural, y las armas decisivas de los burgueses en esa lucha fueron sus medios económicos en continuo aumento, por el desarrollo de la industria, que empezó artesanalmente para progresar luego hasta la manufactura, y por la extensión del comercio. Durante toda esta lucha el poder político estuvo de la parte de la nobleza, con la excepción de un período en el cual el poder real utilizó a la burguesía contra la nobleza para mantener en jaque a un estamento por medio del otro; pero a partir del momento en que la burguesía, aún impotente políticamente, empezó a hacerse peligrosa a causa de su creciente poder económico, la monarquía volvió a aliarse con la nobleza y provocó así, primero en Inglaterra y luego en Francia, la revolución de la burguesía. La "situación política" era aún la misma de antes en Francia cuando la "situación económica" la rebasó. Desde el punto de vista político, el noble seguía siéndolo todo mientras que el burgués no era nada; desde el punto de vista social, el burgués constituía ahora la clase más importante del estado, mientras que la nobleza había perdido todas sus funciones sociales y se limitaba a percibir bajo forma de rentas el pago de esas desaparecidas funciones. Aún más: la población de las ciudades se había quedado coartada en las formas políticas feudales de la Edad Media, formas de antiguo superadas por la producción burguesa —no ya por la manufacturera, sino incluso por la artesanal—; la producción quedaba bloqueada en los miles de privilegios gremiales y en los obstáculos aduaneros locales y provinciales convertidos ya en meras molestias y ataduras para la producción. La revolución de la burguesía terminó con eso. Pero no adaptando la situación económica a la política, como querría el señor Dühring —pues esto precisamente es lo que durante años intentaron en vano la nobleza y la corona—, sino destruyendo a la inversa el viejo y podrido mobiliario político y creando una situación política en la cual la nueva "situación económica" podía existir y desarrollarse.
    http://www.marxismoeducar.cl/me48b.htm

    Saludos.
    avatar
    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 4359
    Reputación : 4462
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 58
    Localización : Terrassa

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Jue Dic 29, 2016 2:59 pm

    Apropiación del excedente de producción. La lucha de clases
    Friedrich Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado:
    Pero no en todas par­tes se de­tu­vie­ron los hom­bres en esta etapa. En Asia en­con­tra­ron ani­ma­les que se de­ja­ron pri­me­ro do­mes­ti­car y des­pués criar. Antes había que ir de caza para apo­de­rar­se de la hem­bra del bú­fa­lo sal­va­je; ahora, do­mes­ti­ca­da, esta hem­bra su­mi­nis­tra­ba cada año una cría y, por aña­di­du­ra, leche. Cier­tas tri­bus de las más ade­lan­ta­das -los arios, los se­mi­tas y qui­zás los tu­ra­nios-, hi­cie­ron de la do­mes­ti­ca­ción y des­pués de la cría y cui­da­do del ga­na­do su prin­ci­pal ocu­pa­ción. Las tri­bus de pas­to­res se des­ta­ca­ron del resto de la masa de los bár­ba­ros. Esta fue la pri­me­ra gran di­vi­sión so­cial del tra­ba­jo. Las tri­bus pas­to­ri­les, no sólo pro­du­je­ron mu­chos más, sino tam­bién otros ví­ve­res que el resto de los bár­ba­ros. Te­nían sobre ellos la ven­ta­ja de po­seer más leche, pro­duc­tos lác­teos y carne; ade­más, dis­po­nían de pie­les, lanas, pelo de cabra, así como de hilos y te­ji­dos, cuya can­ti­dad au­men­ta­ba con la masa de las ma­te­rias pri­mas. Así fue po­si­ble, por pri­me­ra vez, es­ta­ble­cer un in­ter­cam­bio re­gu­lar de pro­duc­tos. En los es­ta­dios an­te­rio­res no puede haber sino cam­bios ac­ci­den­ta­les. Ver­dad es que una par­ti­cu­lar ha­bi­li­dad en la fa­bri­ca­ción de las armas y de los ins­tru­men­tos puede pro­du­cir una di­vi­sión tran­si­to­ria del tra­ba­jo. Así, se han en­con­tra­do en mu­chos si­tios res­tos de ta­lle­res, para fa­bri­car ins­tru­men­tos de sí­li­ce, pro­ce­den­tes de los úl­ti­mos tiem­pos de la Edad de Pie­dra. Los ar­tí­fi­ces que ejer­ci­ta­ban en ellos su ha­bi­li­dad de­bie­ron de tra­ba­jar por cuen­ta de la co­lec­ti­vi­dad, como to­da­vía lo hacen los ar­te­sa­nos en las co­mu­ni­da­des gen­ti­li­cias de la India. En todo caso, en esta fase del desa­rro­llo sólo podía haber cam­bio en el seno mismo de la tribu, y aun eso con ca­rác­ter ex­cep­cio­nal. Pero en cuan­to las tri­bus pas­to­ri­les se se­pa­ra­ron del resto de los sal­va­jes, en­con­tra­mos en­te­ra­men­te for­ma­das las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias para el cam­bio entre los miem­bros de tri­bus di­fe­ren­tes y para el desa­rro­llo y con­so­li­da­ción del cam­bio como una ins­ti­tu­ción re­gu­lar. Al prin­ci­pio, el cam­bio se hizo de tribu a tribu, por me­dia­ción de los jefes de las gens; pero cuan­do los re­ba­ños em­pe­za­ron poco a poco a ser pro­pie­dad pri­va­da, el cam­bio entre in­di­vi­duos fue pre­do­mi­nan­do más y más y acabó por ser la forma única. El prin­ci­pal ar­tícu­lo que las tri­bus de pas­to­res ofre­cían en cam­bio a sus ve­ci­nos era el ga­na­do; éste llegó a ser la mer­can­cía que va­lo­ra­ba a todas las demás y se acep­ta­ba con mucho gusto en todas par­tes a cam­bio de ellas; en una pa­la­bra, el ga­na­do desem­pe­ñó las fun­cio­nes de di­ne­ro y sir­vió como tal ya en aque­lla época. Con esa ra­pi­dez y pre­ci­sión se desa­rro­lló desde el co­mien­zo mismo del cam­bio de mer­can­cías la ne­ce­si­dad de una mer­can­cía que sir­vie­se de di­ne­ro.

    El cul­ti­vo de los huer­tos, pro­ba­ble­men­te des­co­no­ci­do para los bár­ba­ros asiá­ti­cos del es­ta­dio in­fe­rior, apa­re­ció entre ellos mucho más tarde, en el es­ta­dio medio, como pre­cur­sor de la agri­cul­tu­ra. El clima de las me­se­tas tu­rá­ni­cas no per­mi­te la vida pas­to­ril sin pro­vi­sio­nes de fo­rra­je para una larga y ri­gu­ro­sa in­ver­na­da. Así, pues, era una con­di­ción allí ne­ce­sa­ria el cul­ti­vo pra­ten­se y de ce­rea­les. Lo mismo puede de­cir­se de las es­te­pas si­tua­das al norte del Mar Negro. Pero si al prin­ci­pio se re­co­lec­tó el grano para el ga­na­do, no tardó en lle­gar a ser tam­bién un ali­men­to para el hom­bre. La tie­rra cul­ti­va­da con­ti­nuó sien­do pro­pie­dad de la tribu y se en­tre­ga­ba en usu­fruc­to pri­me­ro a la gens, des­pués a las co­mu­ni­da­des de fa­mi­lias y, por úl­ti­mo, a los in­di­vi­duos. Estos de­bie­ron de tener cier­tos de­re­chos de po­se­sión, pero nada más.

    Entre los des­cu­bri­mien­tos in­dus­tria­les de ese es­ta­dio, hay dos im­por­tan­tí­si­mos. El pri­me­ro es el telar y el se­gun­do, la fun­di­ción de mi­ne­ra­les y el la­bra­do de los me­ta­les. El cobre, el es­ta­ño y el bron­ce, com­bi­na­ción de los dos pri­me­ros, eran con mucho los más im­por­tan­tes; el bron­ce su­mi­nis­tra­ba ins­tru­men­tos y armas, pero éstos no po­dían sus­ti­tuir a los de pie­dra. Esto sólo le era po­si­ble al hie­rro, pero aún no se sabía cómo ob­te­ner­lo. El oro y la plata co­men­za­ron a em­plear­se en al­ha­jas y ador­nos, y pro­ba­ble­men­te al­can­za­ron un valor muy ele­va­do con re­la­ción al cobre y al bron­ce.

    A consecuencia del desarrollo de todos los ramos de la producción -ganadería, agricultura, oficios manuales domésticos-, la fuerza de trabajo del hombre iba haciéndose capaz de crear más productos que los necesarios para su sostenimiento. También aumentó la suma de trabajo que correspondía diariamente a cada miembro de la gens, de la comunidad doméstica o de la familia aislada. Era ya conveniente conseguir más fuerza de trabajo, y la guerra la suministró: los prisioneros fueron transformados en esclavos. Dadas todas las condiciones históricas de aquel entonces, la primera gran división social del trabajo, al aumentar la productividad del trabajo, y por consiguiente la riqueza, y al extender el campo de la actividad productora, tenía que traer consigo necesariamente la esclavitud. De la primera gran división social del trabajo nació la primera gran escisión de la sociedad en dos clases: señores y esclavos, explotadores y explotados.
    http://www.marxismoeducar.cl/me53.htm
    La lucha de clases aparece hace unos 12.000 años cuando unos seres humanos tratan de apropiarse del exceso de producción expropiando al resto. El proceso de apropiarse de fuerza de trabajo, es un largo período de lucha de clases que dará lugar a la aparición de las clases sociales, nuevas formaciones sociales que sustituyen a las primitivas formaciones sociales sin clases, de “comunismo” primitivo, y que culmina con la aparición y consolidación de los primeros estados, en Sumer sobre el año 4.000 a. C. Con el desarrollo de las fuerzas productivas, conocido como la revolución del neolítico, la humanidad descubre la agricultura y la ganadería de subsistencia, la industria textil y la alfarería, con lo que se crea un excedente de producción notable, que no se consolida hasta mediado o final del neolítico.
    Friedrich Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado:
    1. [Barbarie] Estadio inferior. Empieza con la introducción de la alfarería. Puede demostrarse que en muchos casos y probablemente en todas partes, nació de la costumbre de recubrir con arcilla las vasijas de cestería o de madera para hacerlas refractarias al fuego; y pronto se descubrió que la arcilla moldeada servía para el caso sin necesidad de la vasija interior.

    Hasta aquí hemos podido considerar el curso del desarrollo como un fenómeno absolutamente general, válido en un período determinado para todos los pueblos, sin distinción de lugar. Pero con el advenimiento de la barbarie llegamos a un estadio en que empieza a hacerse sentir la diferencia de condiciones naturales entre los dos grandes continentes. El rasgo característico del período de la barbarie es la domesticación y cría de animales y el cultivo de las plantas. Pues bien; el continente oriental, el llamado mundo antiguo, poseía casi todos los animales domesticables y todos los cereales propios para el cultivo, menos uno; el continente occidental, América, no tenía más mamíferos domesticables que la llama -y aun así, nada más que en la parte del Sur-, y uno sólo de los cereales cultivables, pero el mejor, el maíz. En virtud de estas condiciones naturales diferentes, desde este momento la población de cada hemisferio se desarrolla de una manera particular, y los mojones que señalen los límites de los estadios particulares son diferentes para cada uno de los hemisferios.
    http://www.marxismoeducar.cl/me53.htm
    En la distribución del excedente de producción surge la división social del trabajo. Ante la necesidad provocada por malas cosechas o por el aumento de la población, los seres humanos recurrirían a la tradicional solución de organizar bandas para robar a los clanes o tribus vecinas, o para apropiarse de sus territorios. Los clanes y tribus más débiles, gracias al excedente producido por la agricultura y la ganadería, aceptarían el pago de un tributo para evitar el saqueo, la destrucción y la muerte. En un principio estas bandas eran el conjunto del clan o de la tribu en armas, con el paso del tiempo estas bandas y sus jefes, que cobraban y distribuían los impuestos, se especializaron e independizaron del resto de los trabajadores del poblado, a los que acabaron imponiéndoles impuestos por protección. Desarrollo de las fuerzas productivas en el neolítico. Agricultura. Ganadería (10.000 a.C.) Martillo de piedra (10.000 a.C.) Red (10.000 a.C.) Barco de remos (7.500 a.C.) Hilado (7.000 a.C.) El cobre y el estaño junto con el oro y la plata (6.000 a.C.) Piedra de moler (Egipto y Sumer 5.000 a.C.) Regadío por acequias. Casas de adobe y ladrillo (Sumer 5.000 a.C.) Inventos

    Con el desarrollo de la agricultura, y la necesidad de los estados para cobrar tributos en función de las parcelas cultivadas, se desarrolló la geometría.
    Friedrich Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado:
    2. [Barbarie] Estadio medio. En el Este, comienza con la domesticación de animales y en el Oeste, con el cultivo de las hortalizas por medio del riego y con el empleo de adobes (ladrillos secados al sol) y de la piedra para la construcción.

    Comenzamos por el Oeste, porque aquí este estadio no fue superado en ninguna parte hasta la conquista de América por los europeos.

    Entre los indios del estadio inferior de la barbarie (figuran aquí todos los que viven al este del Misisipí) existía ya en la época de su descubrimiento cierto cultivo hortense del maíz y quizá de la calabaza, del melón y otras plantas de huerta que les suministraban una parte muy esencial de su alimentación; vivían en casas de madera, en aldeas protegidas por empalizadas. Las tribus del Noroeste, principalmente las del valle del Columbia, hallábanse aún en el estadio superior del estado salvaje y no conocían la alfarería ni el más simple cultivo de las plantas. Por el contrario, los indios de los llamados pueblos de Nuevo México, los mexicanos, los centroamericanos y los peruanos de la época de la conquista, hallábanse en el estadio medio de la barbarie; vivían en casas de adobes y de piedra en forma de fortalezas; cultivaban en huertos de riego artificial el maíz y otras plantas comestibles, diferentes según el lugar y el clima, que eran su principal fuente de alimentación, y hasta habían reducido a la domesticidad algunos animales: los mexicanos, el pavo y otras aves; los peruanos, la llama. Además, sabían labrar los metales, excepto el hierro; por eso no podían aún prescindir de sus armas a instrumentos de piedra. La conquista española cortó en redondo todo ulterior desenvolvimiento independiente.

    En el Este, el estado medio de la barbarie comenzó con la domesticación de animales para el suministro de leche y carne, mientras que, al parecer, el cultivo de las plantas permaneció desconocido allí hasta muy avanzado este período. La domesticación de animales, la cría de ganado y la formación de grandes rebaños parecen ser la causa de que los arios y los semitas se apartasen del resto de la masa de los bárbaros. Los nombres con que los arios de Europa y Asia designan a los animales son aún comunes, pero los de las plantas cultivadas son casi siempre distintos.

    La formación de rebaños llevó, en los lugares adecuados, a la vida pastoril; los semitas, en las praderas del Éufrates y del Tigris; los arios, en las de la India, del Oxus y el Jaxartes; del Don y el Dniéper. Fue por lo visto en estas tierras ricas en pastizales donde primero se consiguió domesticar animales. Por ello a las generaciones posteriores les parece que los pueblos pastores proceden de comarcas que, en realidad, lejos de ser la cuna del género humano, eran casi inhabitables para sus salvajes abuelos y hasta para los hombres del estadio inferior de la barbarie. Y, a la inversa, en cuanto esos bárbaros del estadio medio se habituaron a la vida pastoril, nunca se les hubiera podido ocurrir la idea de abandonar voluntariamente las praderas situadas en los valles de los ríos para volver a los territorios selváticos donde habitaran sus antepasados. Y ni aun cuando fueron empujados hacia el Norte y el Oeste les fue posible a los semitas y a los arios retirarse a las regiones forestales del Oeste de Asia y de Europa antes de que el cultivo de los cereales les permitiera en este suelo menos favorable alimentar sus ganados, sobre todo en invierno. Es más que probable que el cultivo de los cereales naciese aquí, en primer término, de la necesidad de proporcionar forrajes a las bestias, y que hasta más tarde no cobrase importancia para la alimentación del hombre.

    Quizá la evolución superior de los arios y los semitas se deba a la abundancia de carne y de leche en su alimentación y, particularmente, a la benéfica influencia de estos alimentos en el desarrollo de los niños. En efecto, los indios de los pueblos de Nuevo México, que se ven reducidos a una alimentación casi exclusivamente vegetal, tienen el cerebro mucho más pequeño que los indios del estadio inferior de la barbarie, que comen más carne y pescado. En todo caso, en este estadio desaparece poco a poco la antropofagia, que ya no sobrevive sino como rito religioso o como un sortilegio, lo cual viene a ser casi lo mismo.
    http://www.marxismoeducar.cl/me53.htm
    I. La jefatura. Forma intermedia de organización política entre la tribu y el estado. Las relaciones de igualdad y ayuda mutua disminuyen a medida que se incrementa el tamaño del poblado y la densidad de población. Las relaciones sociales se basan en el parentesco, matrimonio, edad y género. Tienen un acceso diferencial a los recursos y una estructura política permanente. Algunas personas tienen más poder, riqueza y prestigio que otras. Redistribución de los recursos desde y hacia un cargo central. Es una posición permanente, que tiene que ser ocupada de nuevo cuando queda vacante por destitución, jubilación o muerte. Las jefaturas y los estados arcaicos tenían economías similares, a menudo basadas en el cultivo intensivo, y ambos administraban sistemas de intercambio o comercio regional. La jefatura se basaba en la edad y la filiación, no existía una separación clara entre jefes y resto de la población, eran características comunes a todas las jefaturas. Las jefaturas crearon las culturas megalíticas de Europa. Las relaciones sociales están reguladas por el parentesco, el matrimonio, la filiación, la edad y el sexo. Se caracterizan por una regulación política permanente del territorio que administran. La regulación la realizan el jefe y sus ayudantes quienes ocupan cargos políticos. Su estructura perdura a lo largo de generaciones. Aparece la propiedad individual sobre los recursos naturales. Algunos hombres y mujeres tenían un acceso privilegiado al poder, el prestigio y la riqueza. Estas personas solían ser los propios jefes, ayudantes y parientes más próximos. Los jefes están exentos del trabajo ordinario y tienen derechos y privilegios que no están al alcance del resto de la población. Los vínculos de parentesco no se extendían desde los patricios hasta los plebeyos debido a la endogamia del estado.

    Existe un antiguo y precioso poema que relata la transición de una sociedad primitiva cuya ancestral asamblea de ancianos es desplazada por una nueva organización la asamblea de los guerreros. Los hechos suceden en la ciudad de Uruk en el antiguo país de Sumer;
    Samuel Noah Kramer, 1956, La historia empieza en Sumer:
    Los principales personajes del drama son Agga, último soberano de la primera dinastía de Kish, y Gilgamesh, rey de Uruk y «señor de Kullab». El poema da comienzo con la llegada a Uruk de los enviados de Agga, portadores del ultimátum. Antes de dar su respuesta, Gilgamesh consulta con la «asamblea de los ancianos de la ciudad» instándoles con ahínco a que no se sometan a Kish, sino a que tomen las armas y salgan a combatir por la victoria. Sin embargo, los «senadores» están muy lejos de compartir los mismos sentimientos y dicen que preferirían la sumisión a fin de tener paz. Pero semejante decisión disgusta a Gilgamesh, quien se presenta entonces ante la «asamblea de los hombres de la ciudad» e insiste de nuevo en sus alegatos. Los miembros de esta segunda asamblea deciden echarse al combate: ¡Nada de sumisión a Kish! Gilgamesh se muestra encantado con el resultado y parece estar convencido de que la lucha no puede terminar más que con la victoria. La guerra duró muy poco tiempo: «no duró ni cinco días», dice el poema, «no duró ni diez días». Agga sitió a Uruk y aterrorizó a sus habitantes. El resto del poema no queda nada claro, pero parece ser que Gilgamesh acabó, de un modo u otro, por ganarse la amistad de Agga, y por hacerle levantar el asedio sin haber tenido que combatir.

    He aquí, extraído del poema, el pasaje relativo al «Parlamento» de Uruk; la traducción es literal y consta de las verdaderas palabras del antiguo poema. Sin embargo, se han suprimido algunos versos, cuyo contenido nos es incomprensible.

    Los enviados de Agga, hijo de Enmebaraggesi,
    Partieron de Kish para presentarse ante Gilgamesh, en Uruk.
    El señor Gilgamesh ante los ancianos de su ciudad
    Llevó el asunto y les pidió consejo: «¡No nos sometamos a la casa de Kish, ataquémosles con nuestras armas!»

    La asamblea reunida de los ancianos de su ciudad
    Respondió a Gilgamesh:
    « ¡Sometámonos a la casa de Kish, no la ataquemos con nuestras armas!»

    Gilgamesh, el señor de Kullab,
    Que realizó heroicas hazañas por la diosa Inanna,
    No aceptó en su corazón las palabras de los ancianos de su ciudad.

    Por segunda vez, Gilgamesh, el señor de Kullab,
    Ante los combatientes de su ciudad llevó el asunto y les pidió consejo:
    «¡No os sometáis a la casa de Kish! ¡Ataquémosla con nuestras armas!»

    La asamblea reunida de los combatientes de su ciudad
    Respondió a Gilgamesh:
    «¡No os sometáis a la casa de Kish! ¡Ataquémosla con nuestras armas!»

    Entonces, Gilgamesh, el señor de Kullab, ante este consejo de los combatientes de su ciudad, sintió alegrarse su corazón, esclarecerse su alma.
    http://www.mioasis.org/LIBROS/La%20Historia%20Empieza%20en%20Sumer-%20%20Kramer,%20S.%20N.pdf
    El viejo orden es desbancado y la nueva formación social dividida por primera vez en clases sociales claramente diferenciadas, y con ellas el primer estado del que se tiene conocimiento. Las formaciones sociales con estado se organizan en torno a mandatos, y se caracterizan por;
    · Existencia de un aparato especial de coerción de la voluntad de los demás. Este aparato comprende formaciones especiales de hombres armados: ejército, policía, conjunto de organismos punitivos, prisiones, tribunales, etc.
    · Existe una categoría de ciudadano, cuya principal o única ocupación es la gestión de los asuntos públicos.
    · Una legislación que ordena hacer cosas determinadas en circunstancias particulares: legislación fiscal, leyes administrativas.
    · EI mandato obliga a actuar de una manera concreta al margen de la capacidad y del conocimiento particular.
    · En el sistema de mandatos, para lograr unos fines se está obligado a luchar por el poder político para conseguir los propios objetivos y no los de los políticos profesionales.
    · Sistemas de impuestos directos e indirectos, pagados por la población destinados a mantener el aparato administrativo y el coercitivo.
    Friedrich Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado:
    3. [Barbarie] Estadio superior. Comienza con la fundición del mineral de hierro, y pasa al estadio de la civilización con el invento de la escritura alfabética y su empleo para la notación literaria. Este estadio, que, como hemos dicho, no ha existido de una manera independiente sino en el hemisferio oriental, supera a todos los anteriores juntos en cuanto a los progresos de la producción. A este estadio pertenecen los griegos de la época heroica, las tribus ítalas poco antes de la fundación de Roma, los germanos de Tácito, los normandos del tiempo de los vikingos.

    Ante todo, encontramos aquí por primera vez el arado de hierro tirado por animales domésticos, lo que hace posible la roturación de la tierra en gran escala -la agricultura- y produce, en las condiciones de entonces, un aumento prácticamente casi ilimitado de los medios de existencia; en relación con esto, observamos también la tala de los bosques y su transformación en tierras de labor y en praderas, cosa imposible en gran escala sin el hacha y la pala de hierro. Todo ello motivó un rápido aumento de la población, que se instala densamente en pequeñas áreas. Antes del cultivo de los campos sólo circunstancias excepcionales hubieran podido reunir medio millón de hombres bajo una dirección central; es de creer que esto no aconteció nunca.

    En los poemas homéricos, principalmente en la "Ilíada", aparece ante nosotros la época más floreciente del estadio superior de la barbarie. La principal herencia que los griegos llevaron de la barbarie a la civilización la constituyen instrumentos de hierro perfeccionados, los fuelles de fragua, el molino de brazo, la rueda de alfarero, la preparación del aceite y del vino, el labrado de los metales elevado a la categoría de arte, la carreta y el carro de guerra, la construcción de barcos con tablones y vigas, los comienzos de la arquitectura como arte, las ciudades amuralladas con torres y almenas, las epopeyas homéricas y toda la mitología. Si comparamos con esto las descripciones hechas por César, y hasta por Tácito, de los germanos, que se hallaban en el umbral del estadio de cultura del que los griegos de Homero se disponían a pasar a un grado más alto, veremos cuán espléndido fue el desarrollo de la producción en el estadio superior de la barbarie.
    http://www.marxismoeducar.cl/me53.htm

    Modo de producción asiático o de tributación (5.000 – 1.000 a.C.) Los historiadores reconocen tres edades de los metales, según el material usado con más intensidad: Edad de cobre, Edad de bronce y Edad de Hierro. Es la etapa en la cual el hombre descubre el uso de los metales y los incorpora a su cultura para fabricar distintas herramientas y fundamentalmente armas. El cobre y el estaño junto con el oro y la plata, son los primeros metales utilizados en la prehistoria unos 6.000 años a. de C. Al principio trabajaron los metales más blandos. El descubrimiento que los metales se pueden fundir inició la metalurgia que permitió alear el cobre con el estaño y producir el bronce, metal mucho más duro. La aleación del bronce se origina en la actual Armenia, en torno al año 2800 a.C., pero también simultáneamente en la India, Irán, Sumer y Egipto. Hacia el 2400 a.C. llega al Egeo y hacia el 1700 a.C. a Europa. Al ir perfeccionando las técnicas fue posible hacer objetos de mejor calidad y utilizar metales más duros como el hierro, el cual permitió fabricar mejores armas con las que pudieron vencer fácilmente a los pueblos que no las tenían. Los primeros en trabajar el hierro en abundancia fueron los hititas, hacia el 1300 a.C., que lo exportaban a Egipto y a Asiria. En Grecia el hierro entró con los dorios hacia el 1200 a.C. En el resto de Europa alcanzó su máximo esplendor hacia el 450 a.C., con la cultura de La Tène. Desarrollo de las fuerzas productivas, los metales . Arado (Sumer 3.500 a.C.) Clavo (Sumer 3.500 a.C.) Espejo (Egipto 3500 a.C.) Rueda (Sumer 3.200 a.C.) Tinta (Egipto 3.200 a.C.) Escritura (Sumer 3.000 a.C.) Yugo. Vaso (Sumer 3.000 a.C.) Anzuelo (Escandinavia 3.000 a.C.) Plomada. Vidrio (Egipto 3.000 a.C.) Calendario (Sumer-Egipto 3.000 a.C.) Barco de vela (Egipto 3.000 a.C.) Espada (2.300 a.C.) Carro (Sumer 2.000 a.C.) Alfabeto (Fenicia 1.700 a.C.) Cuchara (1.500 a.C.) Reloj de sol (Egipto 1.000 a.C.) Inventos

    En el código del rey Hammurabi de Babilonia (¿1790-1750? a. C.) primer conjunto de leyes conocido donde se regulan los derechos y deberes de las diferentes clases sociales, los precios y los salarios, la responsabilidad civil, el funcionamiento judicial y las penas según los delitos y la clase social a la que pertenece quien los comete.

    Saludos.
    avatar
    militiano
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 762
    Reputación : 815
    Fecha de inscripción : 03/01/2015

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por militiano el Jue Dic 29, 2016 4:16 pm

    de hecho , ha existido el feudalismo y el sistema de castas , hasta la actualidad,
    avatar
    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1150
    Reputación : 1232
    Fecha de inscripción : 04/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por Máquina el Jue Dic 29, 2016 5:51 pm

    Muchas gracias.

    Si que ví que el Esclavismo es básciamente Romano, mientras que incluso en Mesoamérica hay civilizaciones basadas en el Despotismo Asiático y en Europa Esparta, por eso no me cuadraba nada realmente.

    Jordi vió rápido cuál era mi problema:

    "De lo que se trata es de desvanecer la idea que un modo de producción es “resolver una ecuación de primer grado”

    Aunque no creyese que la Historia humana ha sido una sucesión esquemática (por eso tenía esta duda), sí que creía que a cierto Modo le correspondía necesariamente unos valores de desarrollo en sus fuerzas productivas. Tenía 2 ideas incompatibles entre sí, por lo que fuese.



    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7700
    Reputación : 8132
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por PequeñoBurgués el Jue Dic 29, 2016 7:44 pm

    Máquina escribió:Muchas gracias.

    Si que ví que el Esclavismo es básciamente Romano, mientras que incluso en Mesoamérica hay civilizaciones basadas en el Despotismo Asiático y en Europa Esparta, por eso no me cuadraba nada realmente.

    Jordi vió rápido cuál era mi problema:

    "De lo que se trata es de desvanecer la idea que un modo de producción es “resolver una ecuación de primer grado”

    Aunque no creyese que la Historia humana ha sido una sucesión esquemática (por eso tenía esta duda), sí que creía que a cierto Modo le correspondía necesariamente unos valores de desarrollo en sus fuerzas productivas. Tenía 2 ideas incompatibles entre sí, por lo que fuese.

    Los antiguos griegos eran también esclavistas y gestionaban muy bien dicho sistema al gobernar una región muy pequeña, así que les sobraba terreno para or a por esclavos. De hecho al estar divididos en polis bastaba con esclavizar a la polis del vecino.

    Con Alejandro Magno se hizo insostenible el asunto y creo que solo Grecia y Macedonia continuaron con dicho sistema pero no estoy seguro.

    Saludos.

    Contenido patrocinado

    Re: Sociedades Asiáticas y sus Modos de Producción

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Sáb Jun 24, 2017 4:05 pm