Akademgorodok. La ciudad soviética de la ciencia en Siberia.

    Comparte

    Brunete
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 49
    Reputación : 61
    Fecha de inscripción : 17/07/2016

    Akademgorodok. La ciudad soviética de la ciencia en Siberia.

    Mensaje por Brunete el Vie Nov 25, 2016 9:21 pm


    Saludos, camaradas. Os traigo unas entradas sobre Akademgorodok, un naukogrado (ciudad de la ciencia) a unos pocos kilómetros de la ciudad de Novosibirsk, en Siberia. En Akademgorodok, creado en 1956, se encuentra la Universidad Estatal de Novosibirsk, además de otras instituciones científicas. Con la caída de la Unión Soviética ya os imaginaréis  que sucedió, pero por lo visto desde hace unos 10 años se está "recuperando". Por lo visto, en verano hacen cursos de ruso para extranjeros.




    Akademgorodok, la ciudad de la ciencia soviética

    La Unión Soviética nació demacrada. La guerra civil, rojos contra blancos, las hambrunas y las purgas ideológicas fueron un cruel crescendo que culminó en una apoteosis infernal: la Gran Guerra Patria —la Segunda Guerra Mundial para nosotros. Si cualquiera de estos desastres hubiera sucedido en España ya haría mucho tiempo que habríamos cerrado todos los colegios, universidades y centros de investigación para transformarlos en algo que produjera de verdad. Bares de copas, por ejemplo. Esa gente extraña y sin gracia del este tenía un plan diferente. Hacia el final de la década de los 50, la voluntad colectiva por alcanzar ese futuro perfecto que prometía el ideal comunista había operado el milagro. La URSS se había convertido en una superpotencia. Su industria, su ciencia y su influencia internacional crecían sin tregua. Los líderes del autodenominado “mundo libre” miraban de reojo con preocupación disimulada. El “momento Sputnik” de 1957 acabó con cualquier disimulo: los comunistas habían conquistado la última frontera. ¿Qué sería lo siguiente?

    En medio de la euforia, un grupo de científicos apoyados desde las más altas instancias del estado soviético estaba dispuesto a liderar el definitivo salto hacia adelante. Mijaíl Lavrentiev, matemático y físico especializado en hidrodinámica, presidente de la recién fundada división siberiana de la Academia de Ciencias de la URSS, planteó el proyecto de una gran ciudad de las ciencias en Siberia, alejada —a propósito— de la influencia moscovita. Akademgorodok (Академгородок, “ciudad de la ciencia” en ruso) sería una comunidad científica modelo, en la que las mejores mentes de la Unión pudieran trabajar e interaccionar sin preocupaciones materiales o restricciones políticas. El mismo Nikita Jrushchov tomó un interés personal en el desarrollo de los trabajos, que consideraba esenciales para llevar a término su visión de la ciencia comunista igualando y superando a la ciencia occidental.



    La construcción de Akademgorodok comenzó en 1958: el plan consistía en levantar toda una ciudad a 27 kilómetros del centro de Novosibirsk, en la que hubiera institutos equipados para el avance en todas las ramas del conocimiento: desde la física hasta la economía, pasando por la biología y las especialidades tecnológicas. Akademgorodok contendría el campus de la nueva Universidad Estatal de Novosibirsk, 35 institutos de investigación, un hospital universitario, hoteles, cines y una Casa de los Científicos que albergaría una sala de conciertos, salones de conferencias y exposiciones y una biblioteca con capacidad para 100000 volúmenes con libros y revistas de todo el mundo. El estilo arquitectónico del lugar era pedestre, rectangular y gris: cualquier concejal español habría empezado por contratar a un Calatrava para erigir la octava maravilla aunque quedara después vacía por falta de presupuesto —o sin construir: hay maquetas que son francamente caras. Pero aquí estamos hablando de perversos comunistas. Siguiendo un manual de estilo escasamente español, aquellos planificadores urbanos intentaron preservar la belleza natural del lugar, inmerso en un bosque de pinos y abedules. El río Ob, represado, proporcionaba una playa lacustre de arena dorada.


    Al contrario que las ciudades secretas, dedicadas en su mayoría a la investigación, desarrollo y producción militares, Akademgorodok surgió como una ciudad abierta al mundo. Quienes la conocieron en sus primeros días cuentan que podían escucharse apasionadas discusiones allá donde la gente tuviera que esperar haciendo cola: ecología en la lavandería, sociología en el cine, fusión nuclear en correos. Los locales nocturnos tenían nombres como “Bajo la integral” o el “Club Cibérnético-Cafeínico” (traducción libre del ruso Кофейный Кибернетический Клуб).

    Akademgorodok fue el escenario de grandes éxitos en física y su Instituto de Física Nuclear fue la ubicación uno de los primeros colisionadores de haces electrón-positrón del mundo, el VEP-1, precursor de máquinas como el LHC del CERN. Pero fue la apertura de pensamiento que se potenciaba allí lo que materializó lo mejor de los años del deshielo. Asuntos que en Moscú eran tabú se discutían abiertamente en Siberia. Akademgorodok situó a los científicos en el centro de la reforma social, aunque también representó cierto aislamiento y elitismo que entorpeció en ocasiones los esfuerzos de los intelectuales para mejorar los usos soviéticos. En ese sentido, una de las anécdotas más curiosas de la época ocurrió cuando los responsables del gobierno de Novosibirsk, molestos con la prioridad de la ciudad de los científicos en la asignación de suministros, se apropiaron de un tren completo dirigido a Akademgorodok. El académico Lavrentiev, alcalde de facto, hubo de telefonear al mismo Jrushchov para poder recuperarlo.

    La Akademgorodok de Novosibirsk fue el modelo de otras “Akademgorodok” en las proximidades de Tomsk, Krasnoyarsk y Kiev. Tras la decadencia sufrida como consecuencia de la caída del comunismo y la posterior depresión económica, estas poblaciones, junto con las antiguas ciudades secretas y algún desarrollo nuevo, forman hoy parte del colectivo de naukograd (наукоград) o “ciudades de la ciencia”, que intenta preservar con desigual éxito este aspecto de la pujanza científica de la antigua Unión Soviética.

    de: http://brucknerite.net/2012/05/akademgorodok-la-ciudad-de-la-ciencia-sovietica.html



    Última edición por Brunete el Vie Nov 25, 2016 9:37 pm, editado 1 vez

    Brunete
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 49
    Reputación : 61
    Fecha de inscripción : 17/07/2016

    Re: Akademgorodok. La ciudad soviética de la ciencia en Siberia.

    Mensaje por Brunete el Vie Nov 25, 2016 9:22 pm



    Aquí una noticia de RBTH:

    Akademgorodok, la capital científica de Siberia
    24 de diciembre de 2012

    La trayectoria del físico Mijaíl Lavrentiev, nacido en la capital tártara de Kazán, hubiera dado un giro radical si, al igual que otros colegas suyos, se hubiese involucrado en el 'caso Luzin', nombre que recibió la persecución emprendida contra Nikolái Luzin, uno de los mentores de Lavrentiev, acusado de plagio y de antipatriota por sus propios alumnos.

    Mijaíl Alekséevich Lavrentiev inició sus estudios en la Universidad Estatal de Kazán y, posteriormente, pasó a la Universidad Estatal de Moscú, donde se trasladó con su familia en 1921.

    Lavrentiev no tomó parte del mencionado proceso contra su profesor, ya que en sus propósitos no figuraban los escándalos políticos. Y es que, si por algo es recordado Lavrentiev es por hacer realidad la capital científica de Siberia; Akademgorodok.

    El origen de Akademgorodok está en los naukogrados soviéticos que puso en marcha el aparato estatal, especialmente durante la Guerra Fría. A diferencia de otros tipos de localidades soviéticas, los naukogrados no tenían que ser, necesariamente, ciudades cerradas o secretas.

    El motivo de la creación de estos asentamientos fue la concentración del conocimiento y desarrollo científico como academia para todo el país.

    El primer naukogrado que se creó en Rusia fue el de Óbninsk, que albergó la primera central nuclear del mundo, la APS-1 Óbninsk, inaugurada en 1954 junto al Instituto de Física y Energética del Ministerio de Energía Atómica (Minatom, hoy Rosatom).

    Fundación de Akademgorodok

    Mijaíl Lavrentiev entró en conversaciones con el gobierno de Nikita Jrushchov, que dio luz verde a la creación del proyecto en 1957.

    El lugar escogido fue en los bosques de Siberia, cerca de la ciudad de Novosibirsk, una de las más importantes y pobladas de la Unión Soviética con alrededor de 885.000 habitantes en ese momento.

    El complejo Akademgorodok –nombre que en castellano significa, simplemente, “ciudad académica”– fue inaugurado en 1958 y se situaba a unos 25 kilómetros al sur de Novosibirsk. La división siberiana de la Academia de las Ciencias Soviética –y posteriormente de rusa– concretó su sede en este nuevo, pero ya importante, centro de la ciencia.

    El lugar donde se erige Akademgorodok es en las frondosas reservas forestales de abedules y pinos adyacentes al río Ob. Las autoridades soviéticas eligieron este enclave para asegurar el bienestar de los científicos y presentar un estilo de vida inmejorable para los que serían el futuro de la Unión Soviética, ya que éste era el centro científico más importante de los Urales hasta el océano Pacífico.

    Akademgorodok está dividido en dos partes: la zona norte, que incluye Morskoi Prospect, la calle Ilicha y sus alrededores; y el distrito de Schya, con Stroiteley Prospect y las calles Demakova, Ivanov, Arbuzova y Musy Dzhalilya.

    A raíz de su fundación, Akademgorodok no cesó de recibir el apoyo de innumerables instituciones de prestigio. Mijaíl Lavrentiev, en compañía de Serguéi Sobolev y Serguéi Khristianovich, fundó la Universidad Estatal de Novosibirsk en mayo de 1959 y fijó su sede en la ciudad académica que él mismo diseñó.

    Los científicos más notables de la Unión Soviética no dudaban en trasladarse aquí por sus excelentes condiciones de vida y medio ambiente, mejores que en la inmensa Moscú, con confortables edificios residenciales y tiendas con productos de primera calidad.

    La ciudad, de hecho, funciona como cualquier otra localidad y cuenta con sus propios servicios de transporte, ocio y comercio, pese a formar parte de Novosibirsk.

    Akademgorodok se estaba convirtiendo en un centro elitista, donde los científicos podían debatir asuntos que eran tabú en Moscú, pero no en Siberia. Los avances no tardaron en llegar y se alcanzaron enormes progresos en física, genética y cibernética.

    Los mejores años en investigación y desarrollo científicos se estaban viviendo en esta enorme y cosmopolita academia.

    Con la caída de las políticas comunistas soviéticas, unido al boom de la informática e internet, las empresas más importantes del sector abrieron sucursales en Akademgorodok, como Intel e IBM, conscientes del enorme potencial de sus estudiantes.

    Es por ello que se ha ganado el sobrenombre de Silicon de la Taiga, en alusión a Silicon Valley, el epicentro de las empresas tecnológicas estadounidenses. El crecimiento de las empresas denominadas high-tech crecía a finales de la década de 2000 a un ritmo del 15% anual e ingresos de 150 millones de dólares al año.

    Otros Akademgorodok en Rusia

    La proliferación de naukogrados en la Unión Soviética fue una particularidad de la República Socialista Soviética de Rusia y se extendió a todo su territorio, desde los alrededores de Moscú hasta Siberia. No obstante, la mayoría de ellos se concentran en la capital rusa y su óblast.

    Uno de ellos es el naukogrado de Troitsk, situado a unos 40 kilómetros de Moscú y sede de TRINITI, siglas en inglés del Instituto para la Innovación y el Desarrollo Termonuclear de Troitsk.

    También próximo a la megalópolis moscovita está el naukogrado de Reutov, que alberga la compañía Mashinostroyeniya, una de las más importantes de la defensa armamentística y que tuvo un papel destacado en la Guerra Fría.
    Lea más

    Sin embargo, y prueba de la multitud de estos tipos de proyectos, el Akademgorodok de Novosibirsk no fue el único que fue bautizado con este nombre.

    Existen otros dos Akademgorodok: uno en Krasnoyarsk y otro en Tomsk. El Akademgorodok de Tomsk no está lejos del naukogrado de Seversk, tristemente célebre por el accidente nuclear de la central Tomsk-7 en 1993.

    El hijo de Mijaíl Lavrentiev, llamado Mijaíl M. Lavrentiev, representa el presente y futuro de Akademgorodok, ya que es uno de los matemáticos más destacados de la ciudad.









    Brunete
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 49
    Reputación : 61
    Fecha de inscripción : 17/07/2016

    Re: Akademgorodok. La ciudad soviética de la ciencia en Siberia.

    Mensaje por Brunete el Vie Nov 25, 2016 9:27 pm

    Y, por último, unas fotos:









    Espero que les haya gustado Smile

    Saludos.

    EL KAISER
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 177
    Reputación : 201
    Fecha de inscripción : 18/06/2015
    Edad : 25
    Localización : Argentina

    Re: Akademgorodok. La ciudad soviética de la ciencia en Siberia.

    Mensaje por EL KAISER el Lun Nov 28, 2016 2:15 am

    ¡Que aporte! Se nota que te interesa el tema! Debe haber estado genial vivir en esa ciudad, o en una de ese estilo (en la URSS había de a veintenas  Cool ). Hasta el NOMBRE es "ciudad académica" jaja eso me causo gracia...

    Contenido patrocinado

    Re: Akademgorodok. La ciudad soviética de la ciencia en Siberia.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:24 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 1:24 am