"El Restaurador de Leyes"

    Comparte
    avatar
    Veretta_23
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 15
    Reputación : 23
    Fecha de inscripción : 19/12/2015
    Edad : 16
    Localización : Argentina

    "El Restaurador de Leyes"

    Mensaje por Veretta_23 el Vie Oct 21, 2016 1:10 am

    Hola Camaradas hoy les vengo a contar/consultar de una duda que tengo sobre Juan Manuel de Rosas. Pero antes de esto daré una introducción para el que no lo conoce

    Juan Manuel de Rosas (Buenos Aires, 30 de marzo de 1793 – Southampton, Gran Bretaña, 14 de marzo de 1877) fue un militar y político argentino. En 1829, tras derrotar al general Juan Lavalle, fue gobernador de la provincia de Buenos Aires llegando a ser, entre 1835 y 1852, el principal caudillo de la Confederación Argentina. Su influencia sobre la historia argentina fue tal que el período marcado por su dominio de la política nacional es llamado a menudo época de Rosas.

    Nacimiento, familia y primeros años

    Los inicios en la política Editar

    Hasta 1820 se dedicó a sus actividades privadas. Desde ese año hasta su caída producida en la batalla de Caseros, en 1852, consagró su vida a la actividad política, liderando —ya en el gobierno o fuera de él— la provincia de Buenos Aires, que contaba no sólo con uno de los territorios productivos más ricos de la naciente Argentina, sino con la ciudad más importante —Buenos Aires— y el puerto que concentraba el comercio exterior de las restantes provincias, así como los derechos de importación de la aduana (controlados hasta 1865 por la provincia de Buenos Aires). En relación a estos recursos se desarrollaron gran parte de los conflictos institucionales y las guerras civiles argentinas del siglo XIX.

    En 1820 concluyó la etapa del Directorio con la renuncia de José Rondeau a consecuencia de la Batalla de Cepeda que dio paso a la Anarquía del Año XX. Fue en esa época que Rosas comenzó a involucrarse en la política, al contribuir a rechazar la invasión del caudillo Estanislao López al frente de sus “Colorados del Monte”. Participó en la victoria de Dorrego en el Combate de Pavón pero junto a su amigo Martín Rodríguez se negó a continuar la invasión hacia Santa Fe, donde Dorrego fue derrotado completamente en la Batalla de Gamonal.

    Con apoyo de Rosas y otros estancieros fue electo gobernador de la Provincia de Buenos Aires su colega el general Martín Rodríguez. El 1º de octubre estalló una revolución, dirigida por el coronel Manuel Pagola, que ocupó el centro de la ciudad. Rosas se puso a disposición de Rodríguez, y el día 5 inició el ataque, derrotando completamente a los rebeldes. Los cronistas de esos días recordaron la disciplina que reinaba entre los gauchos de Rosas,[4] que fue ascendido al grado de coronel. Con Rodríguez, el grupo de los estancieros empezó a tener un papel público.

    También fue parte de las negociaciones que concluyeron con el Tratado de Benegas, que puso fin al conflicto entre las provincias de Santa Fe y Buenos Aires. Fue el responsable del cumplimiento de una de las cláusulas secretas del mismo: entregar al gobernador Estanislao López 30.000 cabezas de ganado como reparación de los daños causados por las tropas bonaerenses en su territorio. La cláusula era secreta, para no "manchar el honor" de Buenos Aires. Así se iniciaba la alianza permanente que tendría esta provincia con la de Buenos Aires hasta 1852.

    Los primeros años después de la disolución de los poderes nacionales fueron un período de paz y prosperidad en Buenos Aires, conocido como la "feliz experiencia", principalmente debido a que Buenos Aires usufructuó en su exclusivo provecho las rentas de la Aduana, una fuente inagotable de riqueza que la provincia decidió no compartir con sus hermanas ni con ejércitos exteriores.

    Entre 1821 y 1824 compró varios campos más, especialmente la estancia que había sido del virrey Joaquín del Pino y Rozas (conocida como Estancia del Pino, en el partido de La Matanza), a la que llamó San Martín en honor del general José de San Martín.

    También aprovechó la ley de enfiteusis promovida por el ministro Bernardino Rivadavia para aumentar sus campos. En lugar de ayudar a los pequeños hacendados, esta ley terminó dejando en propiedad de unos pocos grandes terratenientes cerca de la mitad de la superficie de la provincia.


    Afiche de la época de Rosas.
    Los desórdenes producidos por la Anarquía del Año XX habían dejado desguarnecida la frontera sur, por lo que habían recrudecido los malones. Martín Rodríguez dirigió entonces tres campañas al desierto, usando una extraña mezcla de diálogos de paz y guerra con los indios. En 1823 fundó Fuerte Independencia, la actual ciudad de Tandil. En casi todas estas campañas lo acompañó Rosas, que también participó de una expedición en que el agrimensor Felipe Senillosa delineó y estableció planos catastrales de los pueblos del sur de la provincia. El jefe nominal de esa campaña era el coronel Juan Lavalle.

    Durante la guerra del Brasil, el presidente Rivadavia lo nombró comandante de los ejércitos de campaña a fin de mantener pacificada la frontera con la población indígena de la región pampeana, cargo que volvió a ejercer después, durante el gobierno provincial del coronel Dorrego.

    En 1827, en el contexto previo al inicio de la guerra civil que estallaría en 1828, Rosas era un dirigente militar, representante de los propietarios rurales, socialmente conservadores e identificados con las tradiciones coloniales de la región. Estaba alineado con la corriente federalista, proteccionista, adversa a la influencia foránea y a las iniciativas de corte librecambistas preconizadas por el partido unitario.

    La revolución de diciembre Editar
    Terminada la guerra del Brasil, el gobernador Manuel Dorrego —por una intensa presión diplomática y financiera— firmó un tratado de paz que reconoció la independencia de Uruguay, y la libre navegación del Río de la Plata y de sus afluentes solo por parte de la Argentina y del Imperio del Brasil pero por el término acotado de quince años; lo que fue visto por los miembros del ejército en operaciones como una traición. En respuesta, la madrugada del 1 de diciembre de 1828, el general unitario Juan Lavalle tomó el Fuerte de Buenos Aires y reunió a miembros del partido unitario en la iglesia de San Francisco —nominamente como representación del pueblo— siendo elegido gobernador. Siguiendo la misma lógica, disolvió la Junta de Representantes de Buenos Aires.

    Juan Manuel de Rosas levantó la campaña contra los sublevados y reunió un pequeño ejército de milicianos y partidas federales, mientras Dorrego se retiraba al interior de la provincia para buscar su protección. Lavalle, con sus tropas se dirigió a la campaña para enfrentar a las fuerzas federales de Rosas y Dorrego, a quienes atacó sorpresivamente en la batalla de Navarro, derrotándolos.

    Debido a la disparidad existente entre las aguerridas y experimentadas fuerzas sublevadas bajo el mando de Lavalle, con respecto a las milicias que defendían al gobernador Dorrego, Rosas le aconsejó a éste retirarse a Santa Fe, para unir fuerzas con las de Estanislao López, pero el gobernador se negó. Mientras Rosas se retiró a Santa Fe con aquél propósito, Dorrego decidió refugiarse en Salto, en el regimiento del coronel Ángel Pacheco. Pero, traicionado por dos oficiales de éste —Bernardino Escribano y Mariano Acha— fue enviado prisionero a Lavalle.

    Lo que digo es como un gobernador (presidente por así decirlo) tuvo tantas facultades que pasaban el límite de la ley. Además este era ¿Unitario? ¿Federal? Varios profesores de historia me cambian un poco la introducción de este. Mi última profesora dijo que era un unitario con forma de gobernar federal.

    Espero con ansias todas sus respuestas...

    - Comrade Ignaxio
    avatar
    ajuan
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 9252
    Reputación : 10958
    Fecha de inscripción : 09/05/2010
    Localización : Latinoamerica

    Re: "El Restaurador de Leyes"

    Mensaje por ajuan el Vie Oct 21, 2016 2:42 am

    Primero borro tu otro hilo igual a este.

    Segundo Rosas era uno de los terratenientes con mas guita en Bs As. Controlaba los saladeros y tenia miles de hectáreas. Presionado por el Federalismo impone una ley arcelaria de 1835 la cual no es revolucioanaria ni hace cambios realmente profundos pero es un intento de acallar a los federales (suba de impuestos y prohibición de artículos que se hacian aca) pero sin fomento e impulso industrial la economia regional nada podia hacer y menos cubrir toda la demanda (peor en tiempos de bloqueo) lo queda termino sofocandola.. Logra su apoyo politico y asi se gana tiempo en el poder para despues por constantes bloqueos levantar la ley e imponer un sistema unitario totalitario camuflado en un federalismo medio trucho. Se sigue enriqueciendo y fomentando las economias unitarias. En una reflexion final su ley arcelaria paso todo el coste de la guerra a las provincias que terminaron sofocadas. Fijate que sus enemigos no sos los unitarios sino otro terrateniente pero del sector del Litoral...Urquiza.

    Es innegable igual el intento de organizacion nacional y de la formación de una confederación que al pasar el tiempo terminarían siendo las bases de la nación pero tampoco hizo mucho en el ambito estatal.


    ------------------------------
    :minihoz: "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos. Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."John Reed  :minihoz:

    Blog sobre Vladimir Lenin:  :urss:
    http://vlenin.blogspot.com.ar/
    avatar
    surfas
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4113
    Reputación : 4329
    Fecha de inscripción : 15/10/2011

    Re: "El Restaurador de Leyes"

    Mensaje por surfas el Vie Oct 21, 2016 4:41 am

    Rosas era el representante de los terratenientes. Bajo el gobierno de Rosas la tierra se concentró en muchas menos manos y en grandes latifundios.

    Ademas hay que decir que Rosas intentó pagar la deuda con el Reino Unido cediendo la soberania de Malvinas. Si, asi como lo leen.
    avatar
    ajuan
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 9252
    Reputación : 10958
    Fecha de inscripción : 09/05/2010
    Localización : Latinoamerica

    Re: "El Restaurador de Leyes"

    Mensaje por ajuan el Vie Oct 21, 2016 4:42 am

    surfas escribió:Rosas era el representante de los terratenientes. Bajo el gobierno de Rosas la tierra se concentró en muchas menos manos y en grandes latifundios.

    Ademas hay que decir que Rosas intentó pagar la deuda con el Reino Unido cediendo la soberania de Malvinas. Si, asi como lo leen.

    Patriotas si los hay What a Face


    ------------------------------
    :minihoz: "Y comprendí de pronto que el devoto pueblo ruso no necesitaba ya sacerdotes que le ayudasen a impetrar el reino de los cielos. Este pueblo estaba construyendo en la Tierra un reino tan esplendoroso como no hay en ningun otro cielo,reino por el cual era una dicha morir..."John Reed  :minihoz:

    Blog sobre Vladimir Lenin:  :urss:
    http://vlenin.blogspot.com.ar/
    avatar
    gatopardo2015
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1053
    Reputación : 1086
    Fecha de inscripción : 26/12/2014

    Re: "El Restaurador de Leyes"

    Mensaje por gatopardo2015 el Sáb Oct 22, 2016 4:58 pm

    Está bueno el tema de Malvinas, del Empréstito Baring Brothers y la Ley de Enfiteusis; porque como dijo Pancho Ibánez "todo tiene que ver con todo".

    Y las figuritas del Billiken, son para la gilada.

    La misma gilada que caracteriza a Macri como neo-liberal. Y hablando de Rosas, ayer estuvo en un acto con la Vidal; atrás tenía la guardia de Mazorqueros de doña Encarnación Ezcurra de Rosas.
    La misma que cuidaba a Cristina Kirchner. Se chorean entre ellos la mitología.
    avatar
    Blood
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1274
    Reputación : 1445
    Fecha de inscripción : 11/09/2011
    Localización : En todos los barrios, junto a la clase obrera♫

    Re: "El Restaurador de Leyes"

    Mensaje por Blood el Miér Nov 23, 2016 6:43 am

    Hola, compañero. Me encanta que hayás traído tu consulta a este foro, y voy a intentar resolverla de forma breve pero con contenido. Sólo te pido que me comentés si logré mi objetivo.

    Antes que nada, quiero que comprendamos la lucha por la memoria nacional no como una lucha académica sino como una lucha política y académica. Como vos ya sabrás, el nacionalismo construye su historia desde adelante hacia atrás. Es decir, que en vez de reconocer su nacimiento objetivo, se retrotrae y recrea un pasado imaginario (en términos historiográficos). Por ejemplo, en la discusión sobre el Ser de España, donde se destacaron Claudio Sánchez Albornoz y Américo Castro, se llegó a plantear que cuando el imperio romano ingresó en la península ibérica, quienes resistieron su invasión ya eran españoles.

    Esto no es exclusivo del nacionalismo, sino que podemos encontrarlo en muchas luchas políticas y otro tipo de confrontaciones. En el caso de las corrientes historiográficas, es lo que sucedió con los revisionistas argentinos. Se le dice "revisionista" a cualquiera que plantee una "revisión" de la "historia oficial". Pero ojo, en la medida en que en cada país la historia oficial es de otro oficialismo, el revisionismo es distinto. En Alemania, por ejemplo, "el revisionismo" de Ernst Nolte es fuertemente anti-comunista y ¿casi? filo-fascista. El revisionismo argentino nace de un grupo de intelectuales jóvenes que es excluido del circuito oficial de la academia historiográfica argentina. En el combate para ingresar y quitarle la hegemonía a la "escuela oficial" de ese momento, esta nueva corriente de "revisionistas" arma una retórica de confrontación en la cual se reivindican como el empuje de la juventud contra lo que sería una tradición liberal, anti-nacional (y a veces también anti-popular), que habría armado un discurso demonizando la figura de Rosas para ocultar sus beneficios con su caída y lo que sería la entrega de nuestra nación al imperialismo británico. Ellos son un grupo de jóvenes frente a intelectuales ya asentados, y para ganar fuerzas plantean que su nacimiento no se encuentra sólo hace dos horas, sino que marcan como sus antecesores a Quesada y Saldías como dos historiadores contemporáneos a Mitre, por haber reivindicado a Rosas.
    Suena bien. ¿Cuál es el problema? Que objetivamente* esto es FALSO.
    *esto es: en el terreno de la realidad objetiva, material, concreta; más allá de los meros deseos de los hombres.

    Como podrás ver, estoy describiendo una historia en dos frentes: Por un lado tenemos que revisar lo que es Rosas y su rosismo (régimen político), y por el otro la producción historiográfica posterior y su rosismo (reivindicación política posterior).

    Veamos: El problema del revisionismo es que la construcción de la corriente liberal es falsa. No existe tal corriente tal y como la plantean los revisionistas. La escuela académica oficial de su momento (años '30) era la Nueva Escuela Histórica de Rojas, Ravigniani, Levene, etc. Estos ya venían de haber destronado en su momento a la escuela que uno podría decir que nació con mitre, el mitrismo original puro y duro. Irónicamente, la Nueva Escuela Histórica en su etapa de juventud también le criticó al mitrismo ser una corriente de viejos que habían monopolizado el poder. Irónicamente, la Nueva Escuela Histórica había llevado su debate más a fondo, porque les criticó la cuestión del método, algo que está absolutamente ausente en la discusión que plantea el revisionismo.

    Dentro de la corriente de primeros historiadores argentinos y de la Nueva Escuela Histórica no todos rechazaban la figura de Rosas. El propio Rojas planteaba que "la barbarie" de Rosas era así de "barbárica" porque expresaba la barbarie gaucha y, por lo tanto, era una barbarie "nuestra", una barbarie "nacional" que había que aprender a valorar (contra la inmigración de anarquistas, comunistas y otros varios agitadores sociales, se entiende). Quesada y Saldías nunca salieron del arco del liberalismo, e incluso provenían de familias acomodadas: No eran unos marginetas. Mitre había hecho comentarios elogiosos del libro de uno de ellos (no recuerdo ahora cuál de los dos, te pido disculpas); y sólo cambió su opinión con el avance del tiempo y la toma de consciencia de parte suya de que ya había nacido una generación que no había luchado en Caseros, y la lucha por la configuración de la memoria del pasado histórico se había tornado, por eso, más picante. También es falso que la Nueva Escuela Histórica no tenga pasión por lo nacional, tampoco el mitrismo: Los hombres de la Nueva Escuela pusieron su conocimiento al servicio del reforzamiento del Estado nacional con la construcción de una tradición histórica nacional y de una educación nacional, que inspire pasión nacionalista. En los años '30, con el anarquismo ya en decadencia, era muy común ver que el sentimiento nacional estaba ascendiendo de forma tal que algunos autores se peleaban con otros por ver quién era más nacionalista. En los archivos de las legislaturas argentinas (no recuerdo si esto es del Congreso Nacional o del congreso provincial cordobés) en el año '41, uno o dos meses antes de la entrada de la URSS a la Guerra, un político acusa a otro de ser no "nacionalista de Argentina" sino "nacionalista de Roma, Berlín o Moscú".

    Los revisionistas tampoco son una corriente homogénea. Y hoy en día tienen incluso muchas mutaciones que uno podría llegar a decir que no se parecen en casi nada al núcleo original. El revisionismo nace antes del peronismo, y cuando llega éste el revisionismo se parte en dos: revisionistas peronistas y revisionistas anti-peronistas. Había revisionistas pone-bombas y revisionistas torturadores. Y, por supuesto, también había peronistas revisionistas y peronistas anti-revisionistas, y peronistas rosistas y peronistas anti-rosistas.

    Todos los Estados necesitan una legitimidad política. Y la batalla por el recuerdo nacional e histórico forma parte de la construcción de esa legitimidad. Al mismo tiempo, los académicos batallan entre sí por beneficios académicos, "económicos" pero también simbólicos. Es una batalla que puede ser "linda" (en términos de debate exquisitamente sobre conocimientos, donde se pone a prueba la calidad de cada historiador como si fuera una gesta medieval) o "fea" (en términos de camarilla y maniobras). Cuando se torna "fea", vas a ver a los historiadores convertirse en hombres de Academia, que vendría a ser algo muy parecido a ser un hombre de Estado: Intelectuales oficiales de una estructura engarzada al Estado, intelectuales oficiales del circuito oficial de producción científica. Así, el interés del Estado en conseguir legitimidad política y el interés de la Academia en conseguir prebendas se une en un matrimonio donde los que pierden somos los trabajadores y estudiantes, pero también los que apreciamos el desarrollo científico humano.

    El peronismo durante sus primeros dos gobiernos (1946-1955) no fue revisionista. Perón viene de una formación historiográfica más fuerte de lo que te podés imaginar: él daba clases de Historia militar en un liceo militar. Su formación, sin embargo, estaba empapada de pies a cabeza del modelo de la Nueva Escuela Histórica y el mitrismo original. Él reivindicaba a las figuras clásicas del relato oficial del mitrismo y de la Nueva Escuela Histórica: San Martín, Urquiza, Mitre, Sarmiento. Si te fijás, son los nombres que les puso a los trenes...
    Luego del golpe gorila del '55, cuando se forma la Resistencia, Perón en sus declaraciones comienza a reivindicar la escuela revisionista como la escuela "oficial" del peronismo. Un oficialismo de la oposición política proscripta, aunque suene raro. Eso hace que los hombres del revisionismo consigan un éxito fenomenal en la batalla por la memoria histórica, y en el mercado de bienes cultural, por supuesto. Es decir: Con la bendición de Perón la pegaron, comenzaron a vender libros a lo loco, se hicieron fama y todos los querían. Aunque no hayan entrado a la Academia, porque estaba lleno de gorilas y el peronismo estaba proscripto.

    ¿Por qué el peronismo reivindica la figura de Rosas? Porque la utiliza como parte del imaginario de una corriente nacional que lucha contra una anti-nacional. El peronismo revisionista comenzó a utilizar la idea de una "línea San Martín-Rosas-Perón" para responderle a la "línea" de los gorilas: la "línea Mayo-Caseros-Libertadora". Es decir, los revisionistas rosistas reivindican en Rosas la figura de un gran caudillo que trató de construir un proyecto de desarrollo nacional frente a los "traidores" anti-nacionales. Depende del autor, se agregan otros términos: Hombres como José María Rosa, que proviene del catolicismo integrista, repudia la revolución liberal de Mayo como el terror que cortó el buen gobierno católico de España; y hombres como Rodolfo Puiggrós, que proviene del marxismo del PC, la reivindica como una revolución democrático-burguesa. En cambio, José Abelardo Ramos reivindicó a Roca y caracterizó a Rosas como bonapartista y tituló a su libro sobre él "Rosas, el pequeño" ("Napoleón, el pequeño" fue un libro de Víctor Hugo contra Napoleón III, sobre la base de su figura es que Marx acuñó el término "bonapartismo"). ¿Qué coño tienen en común estos tres locos? Que son tres peronistas. Como verás, hay de todo en la villa del Señor.

    ¿Y qué hizo Rosas realmente? Sirvió al desarrollo de un modelo a medida de los estancieros porteños, como te indicó otro compañero. ¿Y qué tiene de malo eso? Que ese modelo era un modelo de atraso en términos de desarrollo nacional. Los rosistas suelen ser anti-roquistas, y los roquistas suelen ser anti-rosistas (como Ramos): Sin embargo, tanto Roca como Rosas trabajaron políticamente en función del mismo interés social, y por eso es que reforzaron el atraso nacional.

    Los rosistas suelen comparar a Caseros con la guerra civil norteamericana, y a Rosas con Lincoln. Es decir, mientras que en Norteamérica triunfó el Norte industrializador sobre el Sur algodonero, aquí habría triunfado la alianza del atraso contra el Rosas nacional.
    En realidad, el drama de Caseros es que ambas facciones en pugna eran grupos "del atraso". Lincoln fue factor de progreso histórico en Norteamérica porque quebró el poder de los terratenientes. Rosas lo reforzó. En función de ello es que, como te comentaron más arriba, lanzó campañas de masacre contra los indios. ¿Ves cómo hay lazos de continuidad muy fuertes con la política de Roca?

    El primer historiador marxista crítico contra la figura de Rosas que leí fue Milcíades Peña. Creo que lo leí cuando tenía tu edad. Ahora yo mismo soy crítico con la figura de Milcíades Peña, pero puede servirte muy bien para darte aproximaciones. Él escribe su texto sobre la base de la polémica, y no es un hombre de la Academia sino un militante. Se nota. Tiene mucha calidad su texto.

    ¿Fue Rosas un unitario o un federal? Puedo responderte lo siguiente: El discurso de Rosas, sobre el cual busca conseguir legitimidad política como cualquier otro gobernante, era federal. Sus métodos efectivos fueron unitarios. La concentración del poder sobre su persona, estableciendo un régimen de arbitraje personal (eso define al bonapartismo), así lo prueba. Durante su gobernación (que, como vos decís, fue una "presidencia de facto") impidió que se forme una Constitución federal. Directamente asfixió cualquier intento de armar cualquier tipo de Constitución.

    A la concentración de poder a la cual vos te referís se le llama suma del Poder Público. En su primer gobierno tuvo dos de los tres poderes del Estado concentrados en su persona. A su retorno luego de la campaña de exterminio contra los indios, cuando instauró el segundo gobierno, tuvo los tres juntos, y a eso se lo conoce como la suma del Poder Público: Ejecutivo, legislativo y judicial. Sentenció según las leyes (judicial), administró según las leyes (ejecutivo)... y formuló él mismo las leyes (legislativo). Lo que encarnó no fue una tendencia hacia un desarrollo nacional emancipador, sobre la base de la pequeña propiedad y el desarrollo industrial (como Lincoln); sino la tendencia hacia el bonapartismo que excluye a las masas de la política y, en América Latina, hunde nuestras naciones en el atraso impidiéndoles cortar sus lazos con el capital extranjero opresor, sobre la base de la oligarquía agraria (como Bolívar).

    Cualquier consulta me complace. Espero tu respuesta. Saludos.

    Contenido patrocinado

    Re: "El Restaurador de Leyes"

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Sáb Oct 21, 2017 6:04 pm