Los "boli-bolcheviques"

    Comparte
    avatar
    ñángara
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 432
    Reputación : 735
    Fecha de inscripción : 18/02/2010
    Localización : Venezuela

    Los "boli-bolcheviques"

    Mensaje por ñángara el Sáb Oct 10, 2015 2:31 pm

    Los "Boli-Bolcheviques"
    Por: Temir Porras | Domingo, 13/09/2015


    Corría el año de 1919. La Primera Guerra Mundial había devastado por primera vez Europa en el siglo XX. Se habían desmoronado cuatro grandes imperios (el alemán, el austro-húngaro, el otomano y el ruso) y se vivía una de las llamadas "primaveras de los pueblos". Pero sobre todo había triunfado la Revolución Bolchevique en Rusia, causando un electrochoc en el movimiento obrero internacional. Aspirando a conducir, con la legitimidad derivada de su inesperada victoria, los destinos de tal movimiento, los Bolcheviques con Lenin a la cabeza emplazaron a los partidos miembros de la Internacional Obrera a aceptar "21 condiciones" impuestas por esta dirigencia emergente, como requisito para permanecer como miembros del movimiento. Esto generó un debate violento y fratricida en el seno de los partidos socialistas, y concluyó en términos generales con la victoria de los partidarios del alineamiento con Moscú. En Francia por ejemplo, país al que a veces se me reprocha conocer demasiado, la Sección Francesa de la Internacional Obrera (SFIO) celebró dos Congresos entre 1919 y 1920, siendo el último tal vez el más famoso de la historia del socialismo en ese país: el Congreso de Tours. Allí, la gran mayoría de la militancia obrera se adhirió a la línea bolchevique, aunque concretamente nunca se haya votado específicamente sobre la adopción de las "21 condiciones", y una minoría de la militancia, pero que contenía a la mayoría de los cargos de elección popular del partido (sobre todo alcaldes y diputados), la rechazó. Fue en este Congreso, y en congresos similares en otros países, que se produjo el cisma fundamental del movimiento obrero y de la izquierda en el siglo XX. De los viejos y tradicionales partidos socialistas nacieron, por decisión de la mayoría de su antigua militancia, los partidos comunistas. Fue a partir de ahí que se institucionalizó la dicotomía clásica entre "social democracia" y "comunismo". También, para simplificar, la oposición entre "reforma" y "revolución".

    Pero para volver brevemente al contexto en el cual se produjo este cisma, el debate en aquel entonces se cristalizó alrededor de un texto muy concreto. Tan concreto que constaba de "21 condiciones". Por ejemplo, para ser un auténtico revolucionario en el contexto particular de la Europa de 1919-1920, había que estructurar una "organización clandestina paralela a la legal", pues países como Rusia y Alemania se encontraban prácticamente en guerra civil. También había que adoptar el "centralismo democrático" como forma organizativa y de debate, o manifestar su "respaldo irrestricto a las Repúblicas Soviéticas" que nacían como una esperanza para el movimiento obrero y se encontraban militarmente asediadas dentro y fuera de sus territorios. Al contrario de lo que había preconizado el propio Marx, la primera revolución proletaria de Europa se había producido en un país rural y atrasado como Rusia, y la toma del poder había sido producto de un golpe de Estado "a la Blanqui" (del apellido del socialista francés del siglo XIX), pues una vanguardia revolucionaria desprovista de organización de masas había literalmente asaltado el Palacio de Invierno en un momento de debilitamiento general del poder imperial del Zar. Pertenecer al campo de la "revolución" o de la "reforma" en 1920 era menos una cuestión de sustancia que de método. Los socialistas que rechazaron las 21 condiciones eran ideológicamente igual de anticapitalistas que los que se adhirieron a ellas, pero diferían en la estrategia, los métodos y la interpretación de la coyuntura. Preconizar por ejemplo la participación en elecciones generales con el objetivo de conformar una mayoría que condujera a la constitución de un gobierno progresista que promoviera la aprobación de legislación social favorable a los trabajadores y contraria a los intereses del capital, era una postura considerada como reformista. El tema no era si quienes promovían esa política eran genuinamente fieles a los intereses de los trabajadores, sino que a través de ese método no lograrían hacer LA revolución, que era perseguida como un fin en sí mismo.

    Lo interesante de revisitar esta historia es que, curiosamente, aunque las circunstancias hayan cambiado radicalmente desde 1920, todavía haya quienes utilicen la dicotomía entre "revolución" y "reforma" para intentar darle el mismo contenido que tenía hace casi 100 años. Más curioso aún, es que lo intenten hacer en Venezuela, pues además de la distancia temporal, a los venezolanos de hoy nos separa un abismo histórico, político o cultural con, digamos, la Alemania de los años 20 del siglo pasado. Si cometiéramos el anacronismo de examinar a la Revolución Bolivariana intentando juzgar si se adecúa o no a lo que en su momento preconizaban las 21 condiciones de Lenin, es bastante probable que los bolivarianos de hoy no superásemos la prueba de los bolcheviques de ayer. Y si todos entendemos que tal ejercicio no tiene absolutamente ningún sentido, también deberíamos entender que es absurdo utilizar aquí y hoy, las categorías que surgieron de ese debate en ese momento. Salvando las distancias históricas y geográficas, si miramos los últimos 16 años en retrospectiva, la Revolución Bolivariana ha transformado a la sociedad venezolana a través de una serie de reformas. Reformas profundas, radicales, incluso reformas revolucionarias si se me permite esta aparente contradicción, pero la verdad es que, a los ojos de un bolchevique de 1920, la Revolución Bolivariana tendría serios visos de desviacionismo reformista. Aquello del pluralismo, la participación protagónica, la centralidad de la constitución y la ley como herramientas de construcción de una nueva institucionalidad, la separación de poderes, la transferencia de poder al pueblo y la conformación de un poder comunal como auténtica descentralización del poder, la organización de elecciones libres y abiertas, con sufragio universal y directo… Francamente, no sonaría muy revolucionario a los oídos del Komintern. Y sin embargo nosotros sabemos lo que ha costado y sigue costando, lo que ha implicado e implica en términos de confrontación de intereses, en suma, conocemos el carácter profundamente revolucionario de este "reformismo radical".

    La situación política y económica compleja que atraviesa la Revolución Bolivariana ha hecho surgir, entre otras, una crítica dirigida hacia el gobierno y sus políticas, que se posiciona a sí misma desde la "izquierda del chavismo". Sin entrar en detalles que francamente no me apasionan, estas críticas insisten en la pérdida del carácter "revolucionario" del gobierno y argumentan que se ha vuelto "reformista", en una suerte de pacto secreto con las élites. Curiosamente, algunas de estas críticas han sido dirigidas hacia mi, porque en algún momento dije algo que sigo pensando hoy, y es que el gobierno del Presidente Maduro debe hacer prueba, particularmente en su política económica, de pragmatismo. Digo curiosamente por dos razones que me resultan casi cómicas. La primera, es que yo no tengo ninguna responsabilidad en el gobierno desde hace ya dos años, de modo que es perfectamente inútil atacarme a mi con la intención de atacar al gobierno. Pero aparentemente hay a quienes le resulta cómodo no darse por enterados. Y la segunda, tal vez la más jocosa, es que la crítica que formulan a la política económica de estos últimos dos años es que ha sido, en parte por mi nefasta y excesiva influencia, ¡demasiado pragmática!

    Como no hay mal que por bien no venga, al menos esto deja claro que no tenemos la misma concepción del pragmatismo, pues para mi, una política pragmática en economía buscaría generar crecimiento y mantener la inflación en niveles razonables, teniendo como postulado central que el ingreso real de la mayoría de los venezolanos no retroceda, sino que progrese. Al conjugar estos postulados con los de priorizar al máximo la inversión social de la manera que se ha venido haciendo desde 1999, tengo la impresión de estar describiendo el núcleo fundamental de la acción del chavismo desde que llegó al poder. Pero quién sabe, mientras algunos hemos estado aportando para transformar la realidad aquí y ahora, hay quienes se pasan el día entero buscando clasificar a los demás, como en 1920, entre "revolucionarios" y "reformistas".

    Parecen pasar por alto que Chávez llamó a construir un socialismo "del siglo XXI", y que para adaptar el socialismo a nuestros tiempos, no basta con disfrazarse de "boli-bolcheviques".

    @temirporras
    avatar
    ñángara
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 432
    Reputación : 735
    Fecha de inscripción : 18/02/2010
    Localización : Venezuela

    Re: Los "boli-bolcheviques"

    Mensaje por ñángara el Sáb Oct 10, 2015 2:33 pm

    Hay que temer a los sofismas de Temir (I)
    Por: Jesús M. Vivas P. | Viernes, 25/09/2015

    El pasado 13 del corriente mes, pude leer en este mismo portal de aporrea, un artículo escrito por el señor Temir Porras (a quien llamaremos STP), titulado: “Los Bolibolcheviques”. Lo trataré con respeto y altura, pero debo defender mis convicciones. He oído hablar de él y lo colocan en el centro izquierda deslizándose a la derecha. Forma parte de un equipo por unos llamados “los franceses”, por otros “los pragmáticos”, con sólido apoyo dentro y fuera del país, lo cierto es, que sus peligrosas propuestas políticas y económicas, muy “pragmáticas” son no solo diferentes, sino opuestas a lo que es el socialismo verdadero. Sus vínculos con el más alto nivel de Miraflores es lo que preocupa. Quiere más mercado y menos controles estatales. Como toda palabra está llena de contenido y cada contenido tiene intención, debemos registrar en sus escritos, sus intenciones.

    Soy de los que tienen profundo temor, desconfianza y recelo de los socialdemócratas. Han destruido tantos intentos revolucionarios, que algunos han llegado a ser tarifados del capitalismo. Se trata de personajes que conocen el marxismo y saben cómo deformarlo, son excelentes émulos de Bernstein y Kautsky entre otros. Muchos “socialistas” se han vuelto “socialdemócratas” para terminar en la derecha plena. En la izquierda, los conversos son superlativamente peligrosos. Cooptados por nuestro enemigo histórico, han dividido partidos de izquierda, debilitado y destruidos proyectos revolucionarios. Sus “reformas” están en el contexto del sistema capitalista, es decir: todo dentro del capitalismo, fuera de él nada, son cambios gatopardianos. Pretenden gerencias la pobreza, sin tocar su etiología. Saben que el capitalismo es una creación humana condenada a desaparecer, pero se empecinan con el “Fin de la historia”. Ejemplos sobran: Feli-pillo Gonzáles, Pablo Iglesias, Alexis Tsipras, Holland y paremos de contar, unos más de derecha que otros, pero siempre al servicio del capital. Veracidades las tenemos, Pablo Iglesias, quiere suelto a Leopoldo López y Alexis Tsipras tratará de “barrer a la izquierda” parlamentaria griega, para encajar plácidamente con la Troika europea. Feli-pillo, exonera el terrorismo de Franco y ataca mintiendo biliosamente a Maduro. Holland agrede a pueblos, se cuadra con los sionistas y gringos para acabar con el gobierno Sirio. Si la circunstancia apremia, podemos señalar a Presidentes y altos líderes latinoamericanos, cuyos vínculos con la CIA son conocidos. Mussolini y Hitler en su momento, también fingieron ser “socialistas”.

    Dice STP en su artículo: “La Primera Guerra Mundial había devastado por primera vez a Europa en el siglo XX”, pero no dice que fue una guerra “inter imperialista”. Califica la llegada al gobierno de los bolcheviques, como “inesperada victoria”, de una “dirigencia emergente”, entonces ¿el zarismo no tenía oposición?, no se habían desarrollado las contradicciones del régimen opresor zarista, todo desembocó en una suerte, en una casualidad, las largas luchas de revolucionarios contra el zarismo no cuentan, no existieron, los bolcheviques llegaron al poder “inesperadamente”, que sortarios fueron. Supone el Señor TP que aquellos cuadros bolcheviques, eran aprendices de la política. Señala que los triunfantes revolucionarios bolcheviques, “emplazaron a los partidos miembros de la Internacional Obrera (Congreso Obrero de Francia 1919 y 1920) a aceptar 21 condiciones”. No señala quienes controlaban esta “Internacional Obrera” ni cuáles eran sus propuestas y propósitos, ocultando la pérfida presencia socialdemócrata en el seno de aquel Congreso. Admite el choque de posiciones, “en el seno de los partidos SOCIALISTAS” obviando lo de socialdemócratas, cuyas posiciones reformistas, conciliadora y evolucionistas, oxigenaban al capitalismo en crisis. ¿Será que el Sr TP concuerda con Bakunin en aquello de que “Marx echó a perder a los obreros al querer convertirlos en razonadores”? Ciertamente el alineamiento con Moscú, tuvo un final fatal burocrático y contrarrevolucionario. El proyecto bolchevique murió con su creador, en parte por sus propios errores.

    Señala STP, “Francia, país al que a veces se me reprocha conocer demasiado”, no se lamente, ese país no es ningún referente revolucionario, y sus presidentes “socialistas” han sido tan defensor del imperialismo y agresores de los pueblos, como el terrorista Obama. En Francia la ultraderecha podría llegar al poder, gracias a las ambigüedades y entrega a los intereses del capitalismo por parte de los “socialistas” que la han gobernado, y pensar que fue la cuna de La Comuna de París y al Mayo Francés. Admite STP, que “la gran mayoría de la militancia obrera se adhirió a la línea bolchevique”. El estallido revolucionario bolchevique se inició en Rusia, pero debía continuar por el resto de Europa, lo que no ocurrió. Lenin muere en 1924 y Stalin como es bien sabido, cambió todo el proyecto leninista. Continua STP afirmando que “una minoría de la militancia (Burócratas), que contenía la mayoría de los cargos de ELECCIÓN popular” (vía que les encanta a los socialdemócratas), “rechazó” la incorporación de los trabajadores a los dictámenes de Moscú. Continúa afirmando STP: “Fue en ese Congreso, y…similares en otros países, que se produjo el cisma fundamental del movimiento obrero”, pero no hace análisis sobre estas contradicciones y las causas que produjeron “el cisma”.

    En su “Crítica al Programa de Gotha” mucho antes, en 1875, Marx advirtió de los peligros que ocultaba este reformismo: “Un programa que es en mi convicción absolutamente inadmisible y desmoralizador para el partido”, y advierte las mentiras allí manifiesta, como señalar por ejemplo que “El trabajo es la fuente de toda riqueza”. ¿Cómo explicar que en la producción capitalista, los que no trabajan son los ricos? Los pobres producen la riqueza pero no la disfrutan, por el contrario, reproducen su pobreza y al sistema que los explota. Afirma C M: “El socialismo vulgar, ha aprendido de los economistas burgueses a considerar y tratar la distribución como algo independiente del modo de producción,” claro, es precisamente en la producción donde más está contenido “el metabolismo del capital”. Las críticas de Marx al Programa Socialdemócrata de Gotha, se continúan en las Críticas al Programa de Erfurt de Engels en 1891. El lúcido “Moro”, advertía que: “No podremos salir victoriosos en nuestra guerra contra el capital, si deducimos nuestra táctica de la economía política”, que es precisamente el espacio más preciado de los socialdemócratas. He aquí la suficiente claridad que debemos tener entre Poder Constituyente y poder constituido. ¿Qué contiene el Estado liberal burgués? Las ambiciones sin límites y sin ética de una minoría, ponen en peligro la existencia humana. El Papa Francisco advierte de los peligros y clama justicia.

    El bárbaro de Eduardo Bernstein insólitamente aseveró que “Como socialista no se tenía que ser necesariamente marxista”, opinión con la que comulgan todos los socialdemócratas. Marx reta a la perfidia: “Mientras exista, la burguesía se acordará de mis forúnculos”. Asevera STP, “De los viejos y tradicionales partidos socialistas nacieron… los partidos comunistas”. En verdad estos partidos socialistas han sido SOCIALDEMOCRATAS, es decir nacieron “torcidos”. Ciertamente Venezuela no es Rusia, ni el “bolivianismo” es el bolcheviquismo, lo que si es cierto, es que la naturaleza y la lógica del capital no ha cambiado; siempre ha sido destructivo inhumano e insaciable. No hay capitalismo ni humano ni bueno. Si no destruye perece. (Continuará el próximo sábado)
    avatar
    ñángara
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 432
    Reputación : 735
    Fecha de inscripción : 18/02/2010
    Localización : Venezuela

    Re: Los "boli-bolcheviques"

    Mensaje por ñángara el Sáb Oct 10, 2015 2:34 pm

    Hay que temer a los sofismas de Temir (II)
    Por: Jesús M. Vivas P. | Sábado, 03/10/2015

    En 1917, Lenin considera dadas "las condiciones" (No es un determinismo, no se dan solas, es el resultado de la participación humana consciente y organizada) para que El Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDR, creado en 1898) desaparezca y de paso al Partido Comunista de Rusia: "Las Tesis de Abril". (A la muerte de Lenin en 1924, este partido se divide en tres tendencias: trotskistas, bujarianos y estalinistas. Los dos primeros fueron asesinados por el tercero). Las luchas contra el zarismo habían tomado cuerpo, las guerras, el latifundio y el hambre del pueblo eran insoportables. Una recesión ocurrida a principios del siglo XX, tensaba la relación capital-trabajo, se agudizaba los conflictos. El resultado de estas luchas no sería "inesperado", ni sus guías eran "emergentes", estaban curtidos en la contienda política. Un hermano de Lenin pagó con su vida su irreverencia. El ostracismo la cárcel y las persecuciones eran comunes en el ocaso del régimen zarista. De igual manera Lenin entendió que había que construir una vanguardia más instruida que la clase trabajadora, y estos podían ser los intelectuales, pero este partido tenía que estar estrechamente vinculado con el pueblo. El debate teórico en torno a la realidad, dividió en bolcheviques y mencheviques a los que habían estado vinculados en torno al Iskra. Los primeros vistos como jacobinos y los segundos como socialdemócratas. Se buscaba la unidad entre proletarios y campesinos, para construir "La dictadura del proletariado", que acabaría con "el despotismo asiático" y por la vía del capitalismo se llegaría al socialismo. Era la vía evolutiva y etapista, que Marx veía sólo para Europa occidental.

    En su segundo párrafo acota STP: "Al contrario de lo que había preconizado el propio Marx la primera revolución proletaria de Europa se había producido en un país rural y atrasado como Rusia", vieja falacia socialdemócrata. STP debe saber, que los populistas rusos, desde su periódico "Voluntad del Pueblo" le preguntaron a Marx: "Si no existía una vía…sin tener que transcurrir por las penurias y horrores que el capitalismo imponía, y si dicha vía podía basarse en la vitalidad de la Comuna Rusa que abarcaba más de la mitad del territorio del país". Del mismo modo, el 8 de marzo de 1881 la revolucionaria rusa Vera Sazulich, por carta le pregunta a Marx: "Si todos los países del mundo deben por una ley histórica inevitable atravesar todas las fases de la producción capitalista". Marx les respondió que: "Esta fatalidad…estaba….restringida a los países de Europa occidental".

    Que el camarada Lenin, más cerca y más conocedor de Engels que de Marx (El manualismo soviético inventó el marxismo-leninismo), propusiera la necesidad de una revolución democrática burguesa para luego ir al capitalismo, es decir la vía "etapista", forma parte de sus errores políticos, y de sus simpatías Engelianas y Hegelianas lo mismo que con el cientificismo positivista, en particular con las ciencias naturales, lo que facilitó después de muerto Lenin, la tarea deformadora del marxismo tanto a Stalin como a los enemigos de la revolución bolchevique. Invitamos a la lectura del trabajo de Marx: "El porvenir de la comuna rural rusa", donde pone de manifiesto su visión multilineal y multitemporal, "para evitar el tránsito por el calvario capitalista". Esta genial idea, le permitió a Trotsky escribir sobre "el desarrollo desigual y combinado", apuntalado en la también idea de Marx, de "la Revolución Permanente". Marx había estudiado parte de la historia de Rusia, China, y aborígenes americanos. Incluso previó la posibilidad de una revolución en Rusia, lo que aconteció. Más aún, había aprendido el idioma ruso. Recordemos que inicialmente Marx se equivocó en su juicio sobre "el papel de Inglaterra en la India", que prontamente enmendó su entuerto, comprendiendo la esencia del colonialismo en el seno del capitalismo. Hoy los socialdemócratas solicitan e impulsan las inversiones foráneas del capital trasnacional, señalándolo como "civilizador", creador de empleo y modernizador, ocultando que la esencia del capital es ir donde las condiciones más le favorecen, procurando mano de obra barata, abundante y segura materia prima a precios bajos, moneda nacional devaluada y leyes débiles con desregularizaciones, amén de lo que significa la plusvalía para el capital. El desarrollo científico y tecnológico del capitalismo, es una necesidad intrínseca a su propia naturaleza, por esto la obsolescencia inducida de las mercancías y la desvalorización de la fuerza de trabajo no es una casualidad.

    Nuestro escritor señalado STP, incluye el "centralismo democrático" que terminó en un "centralismo burocrático", que liquidó el socialismo soviético, y hoy se debate sobre los peligros que se ciernen sobre los partidos revolucionarios rigurosamente verticales, lo que favorece su burocratización, planteándose la necesaria horizontalidad en su toma de decisiones. "El respaldo irrestricto a la República Soviética", era una unidad vital táctica de Lenin, para la sobrevivencia del socialismo, y constituye este propósito, parte de la armazón del internacionalismo socialista de Lenin, que prontamente Stalin cambio por "el socialismo en un solo país". Esta integración que hoy se procura en "la patria grande", no puede quedarse a nivel de la institucionalidad burguesa, pues sabido es que del seno del capitalismo no saldrá el socialismo, se requiere la desintegración del Estado capitalista, del ejercicio político permanente del poder constituyente, pues el constituido suele estar controlado por el capital.

    En las propias palabras de Marx, en el artículo anterior advertí, que la "vía etapista" inducida por la socialdemocracia, que deformó opiniones de Marx, y luego proliferaron en los manuales soviéticos de la época, resultado de un idealismo hegeliano con elementos positivistas de Engels y que Lenin tomó, había sido desechada por el propio Marx en respuesta a los camaradas rusos, que ya señalamos anteriormente.

    La "inesperada victoria" producida por una "dirigencia emergente" fue "un golpe de Estado", nos referimos a la toma del poder por los bolcheviques. Debe usted STP releer a John Reed en su obra vivida en carne y hueso: "Los diez días que estremecieron al mundo". Esta "dirigencia emergente" que usted considera improvisada, novata que contaba en su seno con líderes de la talla de Lenin, Trotsky y Alexandra Kollontay y Bujarin, no eran pues, anodinos en política. El STP, califica de "inesperada victoria" a este histórico acontecimiento. Por poco no mete a Dios en el contexto.

    Los socialdemócratas prefieren la vía pacífica, evolucionista, etapista, progresista, electoral y de respeto al orden burgués, para hacer "su revolución". Más adelante afirma: "Los socialistas que rechazaron las 21 condiciones eran ideológicamente igual de anticapitalistas que los que se adhirieron a ellas, pero diferían en la estrategia, los métodos y la interpretación de la coyuntura". Si el asunto era tan simple, ¿por qué la división política entre ellos? ¿En verdad cree usted que la socialdemocracia es anticapitalista? Usted sabe que la categoría "ideología" en Marx está referida a la "falsa conciencia", y por lo tanto toda ideología es contrarrevolucionaria, es "cosificación". Ideología es apología al capitalismo. Afirma STP que "la participación en ELECCIONES generales con el objetivo de CONFORMAR UNA MAYORIA que condujera a LA CONSTITUCIÓN DE UN GOBIERNO PROGRESISTA (esto le encanta al Sr Falcón en Lara), que promoviera la aprobación de legislación social favorable a los trabajadores y contrario a los intereses del capital, era una postura considerada como reformista". Señor sofista, ¿en verdad usted cree en esta afirmación? ¿Cree usted que los gobiernos "progresistas" producen "legislaciones favorables a los trabajadores"?. Cuénteme una de vaqueros: ¿Cómo está la situación laboral hoy en Europa, en los Estados Unidos y donde gobiernan los "progresistas"? Las relaciones jurídicas y económicas que usted defiende, se expresan en las condiciones materiales de vida de las personas. Usted sabe que las categorías progreso desarrollo y civilización, son hijas de la modernidad, es decir del capitalismo, y constituyen categorías reproductoras del capital. En el capitalismo, "el hombre actúa como propietario antes de actuar como trabajador".

    No es cierta la afirmación de Saint Simón que "el bienestar general" hará desaparecer las contradicciones del capital, o la creencia de Proudhon sobre las bondades de la "fusión obreros burguesía". Que empecinamiento por ocultar la verdad. Lo que el Estado burgués llama "Contrato de trabajo", no es más que la legitimación del derecho burgués, de la producción de plusvalía, explotación y creación de capital. "Lo que aparece como progreso en la ciencia no es progreso en la conciencia" (Tesis Doctoral de Marx). Sujeto y acción es la conciencia social. "El mercado encubre las relaciones de propiedad". Ese "sujeto histórico" llamado a transformar el mundo, "posee historicidad" (Ludovico Silva).

    Le asombra a nuestro aludido intelectual que "todavía haya quienes utilicen la dicotomía entre "revolución" y "reforma". Le asombra que "hayan" quienes nos alarmamos denunciamos y enfrentamos las trampas de los socialdemócratas, guardianes oficiosos del capitalismo, pero admite que esta lucha entre reformismo y revolución, es decir entre capitalismo y socialismo o "barbarie o civilización", tiene hoy "el mismo contenido que tenía hace casi 100 años". Si no enfrentamos a la socialdemocracia, si nuestro gobierno no se aleja de ella, este proceso bolivariano se perderá.(continuará el próximo sábado)
    avatar
    ñángara
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 432
    Reputación : 735
    Fecha de inscripción : 18/02/2010
    Localización : Venezuela

    Re: Los "boli-bolcheviques"

    Mensaje por ñángara el Sáb Oct 10, 2015 2:36 pm

    Hay que temer a los sofismas de Temir (III)
    Por: Jesús M. Vivas P. | Sábado, 10/10/2015

    Todo parece indicar, que los gobiernos llamados progresistas que hoy existen en América Latina, son socialdemócratas, incluyendo el venezolano, que se caracteriza por ser un Estado paquidérmico, burocrático e ineficiente. El carnaval electorero ayuda a que "los árboles no dejen ver el bosque". El chavismo puede desembocar en un régimen militarista fascistoide. Adiós a la revolución.

    Tenemos la absoluta convicción de que la socialdemocracia es aliada del capitalismo. Su criterio sobre la revolución, la justicia social y la paz ciudadana, está encuadrada dentro del marco de los intereses del capital. Son impulsores del "socialismo de mercado", reformadores y revisionistas de las tesis clásicas y contemporáneas del marxismo, negándolas o acomodándolas a sus intereses. Hábiles hipócritas y farsantes, han penetrado las más altas instancias de este gobierno. Desde allí están destruyendo este proceso bolivariano.

    El Sr TP se frota alegremente las manos cuando se habla de socialdemocracia. Estos gobiernos "progresistas" están entrando en el túnel donde las esperanzas populares se pierden. En Venezuela en las sombras y el olvido, van quedando, "Las Tres R", "El Golpe de Timón" y el "Plan de la Patria", la soberanía se marchita, ahora hablan oficialmente de los 17 puntos abstractos y etéreos acordados por la ONU, que es un organismo controlado por Los Estados Unidos. En el Consejo de Seguridad de la ONU, Venezuela votó a favor de Arabia Saudí que es aliado incondicional de los Estados Unidos, para que se invada y destruya al empobrecido Yemen. Arabia Saudí es quien promueve y financia el terrorismo en el medio oriente. Entre los siete países que Estados Unidos busca desestabilizar hasta su caída, con apoyo Saudí, está Venezuela. Estamos ciegos.

    El TSJ, está devolviendo tierras que el Comandante Chávez por justicia, había confiscado y entregado a los campesinos. Se está oficializando el aumento de los precios de productos básicos. Se flexibilizan las leyes laborales. La Ley habilitante está paralizada. El derroche en las instituciones no se detiene. La semiótica revolucionaria se debilita. Se agota la credibilidad del gobierno. Se disfrazan algunos espacios de socialistas. Aceleradamente el Estado se burocratiza. Los especuladores hacen lo que les da la gana. El PsuV confiscado por sus "líderes", no sale de ser una mediana máquina electoral. Nuestra moneda ha perdido más del 80% de su poder de compra. El cementerio de obras inconclusas aumenta. La ambigüedad del Presidente confunde. La izquierda está fragmentada y opacada. No hay política de comunicación del Estado. El gobierno tiene miedo a la revolución. El gobierno insiste en que la salida es el mercado en manos de "los empresarios" parásitos. Se cuestiona y castiga a la crítica. Las colas infernales crecen. El bachaqueo interno aumenta. Todo esto incidirá en las próximas elecciones. El gobierno no oye a las voces sensatas, revolucionarias y con experiencia. Sus asesores son socialdemócratas, amén de todo su equipo de gobierno. Todo parece indicar que los resultados electorales del 6D, serán muy reñidos, y esto podría llevar al gobierno a un pacto de gobernabilidad abierto con la burguesía y sus partidos, asunto que por demás desde hace tiempo el gobierno viene buscando. Será El Pacto de Miraflores, Chávez se revuelve en la tumba.

    La oposición irá al gobierno "por la paz del país". ¿Qué le exigirá la oposición al gobierno? Será el mayor éxito de los socialdemócratas, eyacularan de alegría, será el mejor de sus orgasmos. Luego vendrán las medidas neoliberales y "el Legado de Chávez" quedará para el recuerdo. ¿Qué hará el pueblo, cuando las medidas neoliberales toquen sus particulares interés? ¿Qué pasará en el seno del ejército? ¿Qué harán los Estados Unidos? ¿Qué hará el gobierno chino? ¿Qué pasará en el seno del PsuV y el Polo Patriótico? Se confirmará que "con las armas melladas del capitalismo", no se hace socialismo.

    Expertos en sofismas, los socialdemócratas logran adormecer la conciencia de los explotados. TODO ES VÁLIDO CON TAL DE SALVAR AL CAPITAL. Estos sofistas, exitosamente han podido penetrar a muchos partidos de izquierda, lo que explica las derrotas revolucionarias. En esto andan "los franceses", o "pragmáticos" de Miraflores. No están solos, tienen poderosos aliados dentro y fuera del gobierno, dentro y fuera del país. De ellos es nuestro embajador en USA, y un mundialmente conocido periodista que se camufla de "socialista". Crecerá la riqueza de pocos y la pobreza de muchos, las luchas populares se tensionaran. ¿Erradicará la pobreza la socialdemocracia?

    Los "socio listos" y socialdemócratas, creen en una historia que se auto regula, así los problemas del capitalismo irán mermando hasta desaparecer. Deducen que la historia tiene un "espíritu" propio, que no es otro, que la voluntad divina (Hegel). Esta falsa perennidad del capitalismo, este falso "fin de la historia", niega el verdadero socialismo. No son utopistas, son traidores a la clase trabajadora. Lo advirtió Chávez y se burlan de él.

    No está lejos el día que el PsuV forme parte de la Internacional Socialista. Se colocará en el puesto trasero de Acción Democrática. Con populismo, asistencialismo, desarrollismo y neo keynesianismo no se construye socialismo. La burguesía desnacionalizada y parasita, será impactada por el desarrollo de las contradicciones del capitalismo. Los intereses del capital se enfrentarán cara a cara con los intereses del pueblo. Las guerras serán de clases. "La aristocracia obrera" creada por el capital, será sacada a patadas del juego político y reducida a cenizas. "Sólo el pueblo salva al pueblo".

    La lucha revolucionaria demanda de partidos con direcciones horizontales. Lamentablemente la izquierda está muy fragmentada. Los burocratismos amenazarán con paralizar toda revolución. El Estado burgués contiene en su vientre la cicuta contra el socialismo; debe desaparecer.

    Este determinismo hegeliano y Bernsteniano, tan manoseado por los socialdemócratas, no quiere el desarrollo de la consciencia de la clase explotada. Idólatras del mercado, con su pragmatismo pretenden sustituir a los principios y la conciencia revolucionaria por la ética burguesa. No pretenden disolver el orden capitalista sino ordenarlo integrándolo. No se proponen acabar con la pobreza sino gerenciarla. Profetizan que las contradicciones insolubles del capitalismo son ilusiones, fantasías, quimeras de "trasnochados". Como reformadores, revisionistas y pérfidos, hablan de la espera de "las condiciones" necesarias para llegar al socialismo (evolución, etapas). Su "desarrollo de las fuerzas productivas", está articulado con "sus luchas economicistas". Propagan la mentira de que son solo salarios mejores lo que necesitan los trabajadores.

    Mienten cuando afirman que por la evolución del capitalismo se llegará al socialismo. Sustituyen a la revolución por "el progreso" y a la dialéctica por la evolución, hasta que un día despertaremos en el socialismo. Usan diversas máscaras: socioliberales, eurocomunistas, ecososialistas, socialistas democráticos, pero son los mismos. Son cínicos además de mentirosos.

    Contenido patrocinado

    Re: Los "boli-bolcheviques"

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Sep 25, 2017 10:29 pm