¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Comparte

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Shenin el Mar Ene 29, 2013 10:10 am

    el_republicano2 escribió:
    A mi lo que me gustaría saber es, si actualmente en el Estado español se vive en una democracia burguesa, cuándo se da la ruptura, el salto cualitativo, entre la dictadura fascista y la supuesta democracia burguesa que tenemos hoy.

    Creo que ese es el tema clave a dilucidar: ¿se da una ruptura entre la dictadura fascista y la supuesta democracia burguesa actual, sí o no? Si se llega a la conclusión que no se da, la respuesta es clara: el Estado español sigue siendo una dictadura fascista, reformada y edulcorada, pero fascista al fin y al cabo. En cambio, si se llega a la conclusión que dicha ruptura sí se da, lo que debería averiguarse es cuando, en qué momento el cambio cuantitativo deviene cualitativo, cuando puede empezarse a dejar de hablar de fascismo y cuando puede empezarse a hablar de democracia burguesa.

    Yo pensaba que el salto cualitativo que nos interesa es el que se da entre la dictadura del capital y la dictadura del proletariado y no entre tal o cual forma de dominación del capital. Que yo sepa, nuestro objetivo es la demolición del Estado burgués y no simplemente depurarlo de fascistas.

    Creo que JoseKRK y Winstanley han dado en el clavo.

    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Mar Ene 29, 2013 2:54 pm

    ndk escribió:
    JoseKRK escribió:La democracia burguesa es democracia para los sectores principales de la burgusía y dictardura para el proletariado, pero te aseguro, porque lo he vivido, que es claramente diferente de la forma fascista de dictadura burguesa.

    ¿Y cual es esa gran diferencia?


    Saludos, camarada ndk.

    Eso creo haberlo contestado ya en mi primer comentario en este hilo, que cito a continuación:

    Yo caracterizo al Estado español como un Estado plurinacional imperialista (burgués, por tanto y que oprime a diferentes naciones de dentro de sus fronteras como pais) que adopta la forma política de monarquía parlamentaria surgida de la reforma política directa del franquismo, que era la forma local del fascismo.

    Esa reforma fue fruto tanto de los pactos y maniobras de las oligraquías aliadas al franquismo hasta entonces, necesitadas de un cambio superestructural para adaptarlo a las dinamicas internacionales predominantes, como de las presiones de las luchas populares y burguesas antifranquistas, por lo que contiene muchos elementos contradictorios conviviendo e interactuando en un equilibrio sumamente inestable, que obliga a la fracción burguesa que hegemoniza el control del Estado a un uso muy grande y despiadado de la coerción estatal violenta, incluso del terrorismo de Estado abierto, casi sin máscara que lo disimule.

    Es una democarcia burguesa por sus formas parlamentarias y su relativo pluralismo político burgués, limitado crecientemente por el desarrollo imperialista del Estado, que es de Monopolismo de Estado, pero la forma en que se desarrolló mantiene muchas de las formas coercitivas de la etapa fascista, si bien ha liquidado las estructuras corporativistas propias del fascismo. Antes de que el Estado español estuviera (aún después de la "transición") tan desarrollado imperialistamente como en la actualidad, mostraba unos rasgos mayores de "democracia", de permisividad o tolerancia política, que se va erradicando rápidamente con el desarrollo del Capitalismo Monopolista de Estado.

    Suponer que por ser democrático, un Estado burgués será tolerante con los movimientos y tendencias revolucionarios o que puedan debilitar su desarrollo como Estado imperialista y, que de no ser así, es que no es "democrático", sino que es fascista, es un error, en mi opinión.

    Considero que el fascismo y el democratismo burgués se diferencian ante todo en la forma en que resuelven el reparto del poder entre las fracciones de la burguesía, siendo la más propia del fascismo el corporativismo, que conlleva un fuerte control político y represivo monolíticos para mantener a las clases sociales y sus diferentes sectores agrupados en las corporaciones fascistas, mientras que el democratismo burgués usa del reparto electoral de las distintas fracciones de la burguesía y de la aristocracia obrera a la hora de ejercer el poder, la dictaura de la burguesía sobre el proletariado explotado.

    Pero a medida que un Estado burgués se va desarrollando como Estado imperialista, el monopolismo creciente va limitando el reparto del poder entre diferentes sectores de la burguesía para irlo derivando a las manos de la gran burguesía financiera, lo que se refleja en el, digamos, "juego parlamentario".

    Superficialmente, el Estado Imperialista, el del Capitalismo Monopolista de Estado, es muy parecido al fascista, aunque sus superestructuras son muy diferentes.

    Obviamente, todo Estado burgués tiene en común, como todo Estado, el uso de la coerción de la clase dominante sobre las demás, que implica el uso creciente de la violencia a media que la lucha de clases se agudiza, lucha que llega a su paroxismo, a su máximo nivel en el Imperialismo y a media que este avanza.

    Y ese desarrollo, muy particular o especial en el caso del Estado español, puede llevar a confundirlo con un desarrollo fascista, cuando sólo se trata del desarrollo "natural" de un Estado "democrático" burgués durante el imperialismo en realidad, que por sus niveles de represión de todo posible competidor o amenaza, se parece muchísimo al terror burgués fascista. Lo que pasa es, en mi opinión, que en el Estado español, por haber surgido directamente de la reforma del franquismo, ese proceso es mucho más claro, rápido y "descarado" o visible.

    Evidentemente, diferencia en cuanto a la naturaleza esencial de dictadura burguesa para explotación y dominación del proletariado, no hay diferencia alguna.

    Cambios en cuanto a la forma en que la propia burguesía organiza sus formas concretas de ejercer esa dictadura de clase, los hay considerables.

    Respecto a las masas populares, las diferencias son ante todo formales, en cuanto al "goce" de determinadas libertades y derechos formales propios del derecho burgués, tales como unas ciertas libertad de sindicación, de culto, de expresión, derechos de huelga y de manifestación, de reunión, de circulación, etc. siempre dentro de márgenes que no pongan en peligro (bajo el criterio de la misma burguesía, que para eso tiene el dominio) la dictadura burguesa, el dominio burgués del Estado y de la economía y supeditados al poder adquisitivo de cada persona. Son derechos formales que sólo se hacen efectivos dentro de esos márgenes.

    Pero, tampoco hay que olvidar que todo esto se produce en una realidad sociohistórica determinada y en evolución hacia formas cada vez más monopolistas, propias del avance del imperialismo a nivel mundial y dentro del propio Estado español.

    No se puede analizar este asunto como uno de categorías fijas, estáticas y metafísicas que pugnan entre ellas a modo de lucha entre el Bien y el Mal, sino como una realidad en movimiento que se despliega desde una base material, social e histórica concreta.

    Es más complicado analizarlo así, pero es lo que corresponde hacer científicamente y si queremos tener posibilidades de éxito en acertar y en revolucionar esa realidad material cambiante, dinámica, dialéctica y sumamente compleja que nos está ahogando como clase explotada, como individuos y como humanidad en general.

    Bostezos
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 666
    Reputación : 953
    Fecha de inscripción : 01/02/2010

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Bostezos el Mar Ene 29, 2013 3:51 pm

    Shenin escribió:
    el_republicano2 escribió:
    A mi lo que me gustaría saber es, si actualmente en el Estado español se vive en una democracia burguesa, cuándo se da la ruptura, el salto cualitativo, entre la dictadura fascista y la supuesta democracia burguesa que tenemos hoy.

    Creo que ese es el tema clave a dilucidar: ¿se da una ruptura entre la dictadura fascista y la supuesta democracia burguesa actual, sí o no? Si se llega a la conclusión que no se da, la respuesta es clara: el Estado español sigue siendo una dictadura fascista, reformada y edulcorada, pero fascista al fin y al cabo. En cambio, si se llega a la conclusión que dicha ruptura sí se da, lo que debería averiguarse es cuando, en qué momento el cambio cuantitativo deviene cualitativo, cuando puede empezarse a dejar de hablar de fascismo y cuando puede empezarse a hablar de democracia burguesa.

    Yo pensaba que el salto cualitativo que nos interesa es el que se da entre la dictadura del capital y la dictadura del proletariado y no entre tal o cual forma de dominación del capital. Que yo sepa, nuestro objetivo es la demolición del Estado burgués y no simplemente depurarlo de fascistas.

    Creo que JoseKRK y Winstanley han dado en el clavo.

    La visión del " salto cualitativo" proviene en mi opinión de una lectura rígida de Dimitrov. Por ejemplo

    La subida del fascismo al poder no es un simple cambio de un gobierno burgués por otro, sino la sustitución de una forma estatal de la dominación de clase de la burguesía -la democracia burguesa- por otra, por la dictadura terrorista abierta

    http://www.marxists.org/espanol/dimitrov/1935_1.htm


    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Mar Ene 29, 2013 5:04 pm

    Si es que, en cualquier caso los análisis marxistas no consisten en encontrar la cita "adecuada" a la situación a analizar o al problema actual a resolver, para así ver cómo "fue resuelta ya esa cuestión" en el pasado por "los maestros", ya que el transcurso de la historia no permite encontrar situaciones idénticas a las ya acontecidas. La historia nunca jamás se repite, sino que se desarrolla sobre la base de un modo de producción u otro.

    Lo que hay que aprender es a comprender y transformar la realidad de cada momento mediante las herramientas que nos proporciona la praxis revolucionaria, que también está en constante cambio y desarrollo.

    Una cosa son las categorías y leyes generales descubiertas por el Marxismo-leninismo, y otra es la capacidad de usarlas en cada situación a analizar y a transformar.

    A mi entender, Dimitrov y la IC desarrollaron un análisis incompleto del fascismo, que ahora podemos desarrollar mejor gracias a la experiencia histórica y revolucionaria acumuladas desde entonces, que nos proporciona una perspectiva más amplia y un enfoque más afinado de la cuestión. Y además, porque en aquella época se estaba planteando la forma de derrotar un avance bélico, cada vez más abierto, articulado en torno al nazifascismo y que iba destinado a liquidar el primer Estado de la Dictadura del Proletariado de la Historia y a liquidar la IC, el cuartel general del proletariado revolucionario internacional, por lo que el análisis buscaba ante todo los aspectos que permitieran articular una alianza interclasista muy urgente, dirigida por el proletariado revolucionario de cada Estado en coordinación con la IC (objetivo en el que se fracasó en buena parte de los casos) destinada a derrotar ese avance bélico internacional anticomunista al tiempo que erigiera a los PC's como los lideres victoriosos de la lucha y les pusiera en disposición de articular con ello la Dictadura del Proletariado en cada Estado.

    Era un análisis necesariamente limitado e incompleto, quizás "demasiado" unilateral y algo superficial, con el fin de que cumpliera los objetivos buscados de alianza interclasista bajo dirección del proletariado revolucionario.

    En mi opinión, el fascismo no es sólo el cambio de la forma "democrática" de dominación burguesa por la forma de "dictadura terrorista abierta" (dando así a entender que la democracia burguesa no es violencia terrorista al menos sobre el proletariado), ya que ese es sólo un aspecto de la cuestión que emana de la forma en que la burguesía organiza el reparto del poder.

    La forma en que se aplica el terrorismo de Estado burgués varía según la forma en que la burguesía se organiza en su propia lucha interna de clases, entre sectores de la propia burguesía, por un lado, y según la forma en que el proletariado se organiza para desarrollar su lucha de clases en contra de la burguesía.

    La cuestión principal no es pues, en mi opinión, el grado o la forma de violencia usados, sino cómo el sector dominante de la burguesía ha emprendido el reparto del poder entre las diferentes fuerzas sociales, y fruto de esa forma particular de reparto del poder surge la forma en que se aplica la violencia, que siempre está presente mientras exista el Estado y para mantener esa forma particular de reparto del poder que favorece al sector dominante de la burguesía, por el otro.

    Por eso, para el proletariado la cuestión no se resuelve planteándola en términos de "dictadura o democracia" o de "fascismo o democracia", sino de dictadura burguesa o de dictadura del proletariado, quedando la cuestión democrática subsumida en esa otra.

    Evidentemente, la existencia de un mayor grado de democratización burguesa en un Estado, puede facilitar las labores de acumulación de fuerzas para el proletariado revolucionario, pero al mismo tiempo esa democratización burguesa actúa como un anestésico muy eficaz y poderoso contra el instinto proletario de resistencia contra la burguesía, que se ve agudizado en el fascismo, al tiempo que se ven obstaculizadas las labores prácticas abiertas de acumulación de fuerzas revolucionarias.

    En ambos casos, la situación es penosa para el proletariado y sus posibilidades revolucionarias, por eso la cuestión revolucionaria no puede plantearse desde el enfoque de "fascismo o democarcia burguesa", al menos en los Estados imperialistas, donde se hace innecesaria la etapa democrático-popular en el proceso revolucionario hacia el comunismo.

    el_republicano2
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2371
    Reputación : 2802
    Fecha de inscripción : 10/12/2009

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por el_republicano2 el Miér Ene 30, 2013 1:50 am

    En primer lugar, camaradas, iré respondiendo por partes, pues no dispongo de todo el tiempo que me gustaría tener para intervenir en el foro como se merece. Así que empezaré por el primer mensaje del camarada JoseKRK.

    El camarada JoseKRK en su mensaje expone que, gracias a la reforma que las élites fascistas hicieron de sí mismas, el Estado fascista pasó a ser una democracia burguesa. Es decir, según lo que expone el camarada, el fascismo español se haría el “hara-kiri”, al más puro estilo japonés: él mismo prepararía su muerte, siendo así el primer Estado fascista que planearía su propia defunción.

    Sin embargo, ¿podemos decir que el Estado dejara de ser fascista solo por un cambio de apariencias? No sería el primer caso de fascismo vestido de formas democráticas: también Alemania e Italia tuvieron períodos “parlamentarios”, aunque cierto es que de menor duración.

    El que un Estado fascista cambie o no sus apariencias bien poco debería importarnos a los comunistas: nadie dijo que el Estado español dejara de ser fascista cuando se fueron turnando las diferentes “familias” en el gobierno, ni cuando de dejó de lado el saludo y el azul fascistas.

    ¿Qué es el fascismo? Esto es lo primero que hay que dejar claro: el fascismo es un tipo de dictadura de la burguesía propio de la fase monopolista del capitalismo, es decir, un tipo de dictadura burguesa que aparece solamente en el período en que la burguesía se ha convertido ya en oligarquía financiera: el capital industrial se ha fusionado con el capital bancario.

    De aquí se deduce, primero, que el fascismo es una superestructura que corresponde únicamente al capitalismo monopolista, al imperialismo. Sin una estructura económica determinada, el imperialismo, el gobierno de la economía por unos pocos financieros, sin la existencia de la oligarquía financiera, no puede existir el fascismo, que es una superestructura, una forma de dominación de la oligarquía financiera.

    Pero cuidado, no digo aquí que al imperialismo corresponda automáticamente el fascismo como forma de dominación, sino que, sencillamente, sin imperialismo, estructura económica, no puede haber fascismo, superestructura política.

    En segundo lugar, también se extrae que el fascismo no entiende de convencionalismos, lo mismo le da mostrarse abiertamente con sus saludos y su simbología fascista, que sin ellos, bajo el manto “democrático”: o ambos a la vez.

    Por lo que respecta a las puntualizaciones que haces sobre la democracia burguesa, para qué clases es dictadura y para cuáles democracia, etcétera, creo que en eso estamos todos de acuerdo. O deberíamos estarlo.

    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Miér Ene 30, 2013 9:55 am

    Saludos, camarada El Republicano_2.

    En tu respuesta, a mi entender, se plantean dos dificultades interrelacionadas que habría que resolver. De hecho, es casi el mismo problema visto desde dos ángulos diferentes.

    La primera es que en tus cosideraciones sigue sin aclararse cuál es la diferencia entre las dictaduras burguesas fascista y democráctica, más allá del grado de violencia empleada en ambas, ya que ambas se dan y pueden darse en el imperialismo, lo que dejaría sorprendentemente fuera de la calificación de fascismo a las infames juntas militares argentina, uruguaya o chilena, por ejemplo, además de al franquismo, que se originó en un Estado español casi, casi semifeudal e, indiscutiblemente, aún no imperialista en su desarrollo capitalista, que aún era algo muy embrionario.

    A no ser que te refieras a que es el imperialismo el que necesariamente impulsa el fascismo allá donde la burguesía financiera considera que es necesario para sus intereses, cosa con la que estoy plenamente de acuerdo. Pero, en cualquier caso, con la definición que manejas seguimos sin tener clara la diferencia de base entre una forma y otra de dictadura burguesa, sino sólo que sin imperialismo no hay fascismo.

    Es decir, queda sin aclarar la base concreta sobre la que la burguesía de un Estado establece una forma u otra de dictadura, si democrátcica o fascista. Sólo queda clara la base clasista del fascismo, que la clase que lo impulsa es la burguesía monopolista, la financiera o imperialista y que el fascismo es muy represivo y violento, terrorista de hecho, lo que también es todo Estado democrático burgués con todo movimiento social, político, ideológico o económico que el sector dominante de la burguesía considere que amenaza su dominación.

    Y es algo que se remarca cuando primero achacas al fascismo el ser una forma superestructural que corresponde únicamente al capitalismo monopolista, al imperialismo, pero por otro, acto seguido, dices que una cosa no conlleva necesariamente la otra; esto es, que se puede dar imperialismo sin superestructura fascista, con lo que al final, nos quedamos como estábamos, que es sin más base para distinguir fascismo de democracia que la cantidad y calidad de la violencia estatal, lo que, lo siento en el alma, pero me parece un análisis del fascismo de origen burgués, que bebe directamente de los conceptos burgueses de democracia como "tolerancia", "diversidad" y "pluralismo", con sus correlatos de electoralismo, competencia, libertades de prensa y expresión, de empresa, de reunión, etc., lo cual me parece que son sólo las diferencias superficiales entre el democratismo burgués y el fascismo, pero no las de fondo, las que hay en la base material que diferencia ambas formas de ejercicio de dictadura burguesa. De ahí a caer en establecer como criterio el grado de "totalitarismo" (categoría falaz, anticientífica y burguesa como pocas otras) de una forma de gobierno, hay un paso muy corto.

    No es que considere a esa descripción o a esa definición de fascismo que usas como errónea de raíz, sino que la considero calcada de la de Dimitrov y la IC, por lo que adolece de sus virtudes y de sus defectos.

    Como virtudes, destaca su facilidad de ser empleada para establecer alianzas interclasistas antifascistas, estén o no dirigidas por el proletariado revolucionario. Y eso es una ventaja sólo en caso de peligro inminente de avance bélico fascista que arrolle con todo atisbo y semilla de movimiento revolucionario del proletaraido. Era irreprochable en ese aspecto en la época en que se elaboró esa definición y descripción del fascismo.

    Como defecto, el principal es, a mi entender (y no es un defecto baladí), su carácter incompleto, casi unilateral, que propicia el que se pierda de vista que fascismo y democracia son tan sólo dos formas concretas de ejercer la dictadura burguesa, lo que puede llevar (y lleva de hecho) a plantear objetivos estratégicos y estrategias erróneas al proletariado revolucionario, lanzándolo a luchas "democráticas" en contra del fascismo, en vez de a la conquista del Nuevo Poder, de la Dictadura del Proletariado como forma de Estado que arrase con toda forma de Estado burgués y emprenda la edificación (en las etapas que sea preciso) del Comunismo bajo la dirección del PC.


    Última edición por JoseKRK el Miér Ene 30, 2013 12:12 pm, editado 1 vez

    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Miér Ene 30, 2013 10:34 am

    Se me olvidadba la otra cuestión que planteas del "suicido" del fascismo.

    Creo que aquí imputas al fascismo, que es tan sólo una forma concreta en que un sector de la burguesía realiza su dominación de clase, características casi de ser vivo consciente y dotado de voluntad.

    El fascismo, dicho de manera muy esquemática y simplificada, es un instrumento suprestructural de la burguesía financiera. El franquismo fue sólo la forma local, en el Estado español, del fascismo.

    En el proceso de reforma de la superestructura no se suicidó la burguesía financiera que ya dominaba el Estado, sino que sólo cambió las formas superestructurales por otras más favorales a sus intereses del momento, que pasaban por la democratización burguesa, imprescindible para integrase en los bloques imperialistas "occidentales" y para acabar con la creciente presión popular e internacional por el cambio, cada vez más decidida y violenta, cosa nada favorable a los intereses oligárquicos.

    Sólo una parte ínfima de los políticos y de los lacayos de la burguesía financiera (que no la burguesía dominante misma, que siguió tan pancha dominando) fue "sacrificada" en el proceso de reforma política. Y fue "sacrificada" de una forma muy poco cruenta: con privilegios de todo tipo a cambio de dejar hacer o de convertirse en "demócratas de tooooda la vida".

    No fue un cambio de fondo, de naturaleza de clase, sino de formas de ejercer la dictadura la misma clase en ambos casos.

    No hubo suicidio alguno, salvo un aparente suicidio de las estructuras del "Movimiento Nacional", pero los protagonistas de ese suicido, gozan todos de excelente salud física y financiera en la actualidad, salvo los que ya murieron por diversos motivos.

    Pero eso, en ningún caso significa que el cambio en las formas de ejercer el dominio no fue real, que lo fue. Se cambió una forma de ejercer la dictadura de la burguesía financiera por otra más "democrática" según los cánones y cosmovisión imperialistas, burgueses.

    Claro que, como ya he explicado en mi primer comentario en este hilo, la forma en que se hizo mantuvo lo más útil de la época fascista en cuanto a represión, que la burguesía "moderna" será muy "demócrata", pero tonta cuando se trata de sus intereses no es.

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Shenin el Miér Ene 30, 2013 12:09 pm

    Bostezos escribió:
    Shenin escribió:
    el_republicano2 escribió:
    A mi lo que me gustaría saber es, si actualmente en el Estado español se vive en una democracia burguesa, cuándo se da la ruptura, el salto cualitativo, entre la dictadura fascista y la supuesta democracia burguesa que tenemos hoy.

    Creo que ese es el tema clave a dilucidar: ¿se da una ruptura entre la dictadura fascista y la supuesta democracia burguesa actual, sí o no? Si se llega a la conclusión que no se da, la respuesta es clara: el Estado español sigue siendo una dictadura fascista, reformada y edulcorada, pero fascista al fin y al cabo. En cambio, si se llega a la conclusión que dicha ruptura sí se da, lo que debería averiguarse es cuando, en qué momento el cambio cuantitativo deviene cualitativo, cuando puede empezarse a dejar de hablar de fascismo y cuando puede empezarse a hablar de democracia burguesa.

    Yo pensaba que el salto cualitativo que nos interesa es el que se da entre la dictadura del capital y la dictadura del proletariado y no entre tal o cual forma de dominación del capital. Que yo sepa, nuestro objetivo es la demolición del Estado burgués y no simplemente depurarlo de fascistas.

    Creo que JoseKRK y Winstanley han dado en el clavo.

    La visión del " salto cualitativo" proviene en mi opinión de una lectura rígida de Dimitrov. Por ejemplo

    La subida del fascismo al poder no es un simple cambio de un gobierno burgués por otro, sino la sustitución de una forma estatal de la dominación de clase de la burguesía -la democracia burguesa- por otra, por la dictadura terrorista abierta

    http://www.marxists.org/espanol/dimitrov/1935_1.htm

    Así es, Bostezos. El salto es en cuanto a la forma de gobierno, como bien dice Dimitrov, no en cuando al carácter de clase del Estado. Sigue siendo un cambio dentro del capitalismo, en la línea de la tendencia hacia la reacción, que se agudiza en la etapa imperialista.

    Además, Dimitrov nunca afirmó que todo Estado burgués en la época del imperialismo, del capitalismo monopolista, sea fascista. Lo que dijo es que el peligro fascista, bajo las condiciones del capitalismo monopolista es constante y creciente.

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Shenin el Miér Ene 30, 2013 12:15 pm

    JoseKRK escribió:
    A mi entender, Dimitrov y la IC desarrollaron un análisis incompleto del fascismo, que ahora podemos desarrollar mejor gracias a la experiencia histórica y revolucionaria acumuladas desde entonces, que nos proporciona una perspectiva más amplia y un enfoque más afinado de la cuestión. Y además, porque en aquella época se estaba planteando la forma de derrotar un avance bélico, cada vez más abierto, articulado en torno al nazifascismo y que iba destinado a liquidar el primer Estado de la Dictadura del Proletariado de la Historia y a liquidar la IC, el cuartel general del proletariado revolucionario internacional, por lo que el análisis buscaba ante todo los aspectos que permitieran articular una alianza interclasista muy urgente, dirigida por el proletariado revolucionario de cada Estado en coordinación con la IC (objetivo en el que se fracasó en buena parte de los casos) destinada a derrotar ese avance bélico internacional anticomunista al tiempo que erigiera a los PC's como los lideres victoriosos de la lucha y les pusiera en disposición de articular con ello la Dictadura del Proletariado en cada Estado.

    Era un análisis necesariamente limitado e incompleto, quizás "demasiado" unilateral y algo superficial, con el fin de que cumpliera los objetivos buscados de alianza interclasista bajo dirección del proletariado revolucionario.

    En mi opinión, el fascismo no es sólo el cambio de la forma "democrática" de dominación burguesa por la forma de "dictadura terrorista abierta" (dando así a entender que la democracia burguesa no es violencia terrorista al menos sobre el proletariado), ya que ese es sólo un aspecto de la cuestión que emana de la forma en que la burguesía organiza el reparto del poder.

    La forma en que se aplica el terrorismo de Estado burgués varía según la forma en que la burguesía se organiza en su propia lucha interna de clases, entre sectores de la propia burguesía, por un lado, y según la forma en que el proletariado se organiza para desarrollar su lucha de clases en contra de la burguesía.

    La cuestión principal no es pues, en mi opinión, el grado o la forma de violencia usados, sino cómo el sector dominante de la burguesía ha emprendido el reparto del poder entre las diferentes fuerzas sociales, y fruto de esa forma particular de reparto del poder surge la forma en que se aplica la violencia, que siempre está presente mientras exista el Estado y para mantener esa forma particular de reparto del poder que favorece al sector dominante de la burguesía, por el otro.

    Camarada, eso es precisamente lo que plantea Dimitrov:

    El fascismo en el poder, camaradas, es, como acertadamente lo ha caracterizado el XIII Pleno del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, la dictadura terrorista abierta de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialistas del capital financiero.
    http://www.marxists.org/espanol/dimitrov/1935_1.htm

    Es cierto que no lo desarrolla demasiado, pero sí lo sitúa. Sí que plantea el fascismo no solo en base a la relación entre el proletariado y la burguesía, sino también entre las distintas capas de la burguesía. Precisamente, para elaborar la táctica del frente popular, que buscaba, como comentas la formación de alianzas entre la clase obrera y otras capas (algunas de ellas pequeñoburguesas o no tan pequeñas) era necesario situar el fascismo en base no solo a la contradicción proletariado-burguesía, sino también fascismo-democracia burguesa en el seno de la burguesía misma.

    Esta cuestión (la de la contradicción en el seno de la propia burguesía) la profundiza más Kurt Gossweiler en su artículo sobre los orígenes del nazismo: http://www.forocomunista.com/t15795-clase-obrera-y-fascismo-texto-de-kurt-gossweiler-publicado-en-la-revista-etudes-marxistes-en-2007-el-original-es-de-1978-conferencia-cientifica-de-historiadores-urss-rda-celebrada-en-kiev

    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Miér Ene 30, 2013 12:38 pm

    Sí, camradada Shenin. Sin duda que no sólo lo sitúa correctamente, sino que incluso lo desarrolla bastante, pero en la dirección que era más conveniente para los objetivos estratégicos del momento, que eran la conformación de los Frentes Populares y de las alianzas antifascistas.

    El problema viene cuando se pierde de vista eso y se pretende dar por concluido y definitivo ese análisis, haciendo uso de él de una manera casi mecánica, en vez de desarrollarlo en el contexto adecuado en cada momento y lugar, lo que lleva a juzgar y evaluar procesos en desarrollo y condiciones muy diferentes como si fueran idénticos, llevando con ello a errar en la estrategia y en los objetivos estratégicos.

    Cuando "acuso" a Dimitrov de limitado en su análisis, en realidad no es algo exclusivo de él, que fue un revolucionario irreprochable, a mi entender, sino que sucede con cada análisis hecho en cada momento, etapa y lugar diferentes. Sólo tienen validez universal las leyes generales y las categorías básicas desveladas en esos análisis, pero no sus desarrollos concretos.

    Creo que en ese punto es donde se yerra con cierta frecuencia en el campo revolucionario actual, quizás por falta de hábito de pensar desde la Dialéctica Materialista y hacerlo, aún inconscientemente, desde el Materialismo Mecanicista o, incluso, desde el Idealismo velado. O quizás por querer que la realidad sea más estática y fija de lo que es en verdad, anhelando soluciones más o menos fáciles y casi enlatadas, listas para usar la "correcta" en cada situación que se presente, con un gesto de gratitud a los chefs que las elaboraron con tanto amor y acierto.

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Shenin el Miér Ene 30, 2013 1:09 pm

    Cuelgo un texto del camarada José María Sisón (del PC filipino) que puede venir bien:

    Spoiler:
    Imperialismo, fascistización y fascismo

    José María Sison,
    Presidente Fundador del Partido Comunista de Filipinas


    Contribución al Seminario Comunista Internacional
    "Imperialismo, Fascistización y Fascismo"
    Bruselas, 2 - 4 de mayo 2000


    Camaradas:
    Es de gran importancia para el proletariado y para el resto de la población mundial, en sus luchas actuales contra el imperialismo y por la liberación nacional, la democracia y el socialismo, que revisemos el fenómeno del fascismo antes de la Segunda Guerra Mundial.
    Al respecto, se me ha pedido enfocarme sobre el fascismo alemán en consonancia con el tema de la conferencia: el imperialismo, la fascistización y el fascismo. Es apropiado concentrarse en el jefe de las potencias del Eje y mantenerse dentro del tiempo asignado por el seminario. Simplemente no hay tiempo de tratar con cierta profundidad el fenómeno del fascismo en otros países.
    Aunque nos enfoquemos en el fascismo alemán, nos referiremos al contexto histórico más amplio, que involucra el desarrollo de la crisis general del capitalismo monopolista, la lucha entre el proletariado y la burguesía monopolista y la correlación entre los fascistas, los social demócratas y los comunistas en el tiempo de la república de Weimar.
    Más importante aún, nuestra revisión histórica debe ser útil para comprender la persistencia y desarrollos adicionales de los factores que generan el fascismo y la guerra hasta las circunstancias actuales, tal que podamos encontrar una guía para la lucha revolucionaria actual. Necesariamente, debemos considerar todas las etapas de la crisis general del capitalismo monopolista hasta el presente tal que podamos entender el estado actual, las tareas y perspectivas de las fuerzas revolucionarias y del pueblo en contra del imperialismo, la reacción fascista y el revisionismo.

    I. Imperialismo, Fascistización y Fascismo
    Aún cuando el capitalismo monopolista empezó a ser dominante en los países capitalistas más desarrollados industrialmente desde los años 1870's, la burguesía monopolista proclamó la doctrina de no interferencia. Este ha sido su grito de batalla en contra de las regulaciones y monopolios del comercio estatales.
    Hacia el último cuarto del siglo 19, la burguesía monopolista suplantó la libre competencia con el monopolio, consolidando un estado burgués monopolista y usándolo para oprimir y explotar a la clase trabajadora. Cuando empezó la era global del imperialismo moderno hacia comienzos del siglo 20, la burguesía monopolista de un país, el cual combinó el capital bancario e industrial para formar el capital financiero, usó al estado para proteger sus propias industrias y competir con las burguesías monopolistas de otros países por mercados, fuentes de materias primas, campos de inversión y dominación de colonias, semicolonias y países dependientes.
    El imperialismo invocó el libre comercio solo para proteger sus intereses económicos nacionales y ultranacionales y efectuar la guerra a gran escala para lograr una re-división del mundo. El imperialismo tomó forma final como la etapa superior del capitalismo desde 1898 hasta 1914. La guerra hispano-norteamericana (1898), la guerra anglo-sudafricana (1898-1902), la guerra ruso-japonesa (1904-5) y la crisis económica en Europa en 1900, marcaron el advenimiento de la era global del capitalismo moderno.
    Algunos países imperialistas, como Inglaterra, tenían la ventaja de posesiones coloniales aún antes de la era imperialista. Otros países imperialistas como los Estados Unidos, Alemania y Japón llegaron tarde al negocio de adquirir colonias y se hicieron catalizadores por una re-división del mundo a través de la guerra. Para lograr la expansión del capital, la burguesía monopolista en todos los países imperialistas iniciaron una cierta forma de capitalismo monopolista de estado bien a través de la igualdad del estado en las industrias estratégicas o a través de contratos y subsidios en relación a la guerra.
    Conforme se desarrollaba el capitalismo monopolista, en Alemania, como en el resto de Europa, se intensificaba la lucha de clases entre la burguesía monopolista y el proletariado. En el curso de la lucha de clases, crecía la fortaleza del movimiento de la clase trabajadora. Hacia la última década del siglo 19, el Marxismo se convirtió en la corriente dominante en el seno del movimiento de la clase trabajadora. El Partido Social-demócrata Alemán era el partido más grande y principal soporte de la Segunda Internacional.
    Después de todos los esfuerzos anteriores por suprimir el socialismo desde los tiempos de Bismarck, la burguesía monopolista logró acuerdos con el (irreprimible) partido social-demócrata e intentó cultivar a los reformistas a su interior. Bernstein fue el primero en emerger como líder del revisionismo, abogando por el socialismo evolutivo bajo los auspicios del estado burgués. Entonces su primer protagonista, el mismo Kautsky, se volvió revisionista e hizo del revisionismo, la principal corriente de la Segunda Internacional.
    La Social Democracia claramente se convirtió al liberalismo burgués revestido con una terminología marxista y socialista. Era una ideología pequeño-burguesa al servicio de la burguesía monopolista. Los líderes social-demócratas abrazaron el reformismo y realizaron la colaboración de clase con la burguesía monopolista. Ellos apoyaron el fortalecimiento del estado burgués monopolista y la colonización de los pueblos y naciones oprimidas. Resulta instructivo estudiar los trabajos de Lenin que mantuvieron la esencia revolucionaria del marxismo y opusieron de manera exhaustiva y profunda la línea revisionista renegada de Kautsky y sus seguidores.
    Cuando las potencias imperialistas se prepararon para la guerra en conexión con la lucha intensa por la re-división del territorio económico, los social-demócratas votaron a favor de los créditos de guerra, con la verborrea del social-chovinismo y del social-pacifismo. Cuando irrumpió la guerra, ellos estaban avergonzados, pero no tanto como mostrarán los eventos posteriores.
    La Primera Guerra Mundial empezó en 1914 como una culminación de la primera etapa de la crisis general del capitalismo monopolista. Ella tuvo consecuencias desastrosas para el sistema capitalista mundial en la medida en que las potencias imperialistas trataron de destruirse unas a otras y consecuentemente los bolcheviques y el proletariado convirtieron la guerra imperialista en guerra civil revolucionaria y triunfaron en el eslabón mas débil de la cadena de potencias imperialistas, en Rusia, la cual conforma una sexta parte del mundo.
    Alemania y sus colegas perdieron la guerra entre las potencias imperialistas. Revoluciones proletarias surgieron en Europa Central. Los trabajadores fueron capaces de hacerse del poder pero lo perdieron a causa de la traición de la clase dominante de la sección colaboracionista del movimiento social-demócrata. La más importante de esas revoluciones fue la revolución alemana de noviembre de 1918.
    Los espartaquistas e Independientes obtuvieron la mayoría en el Consejo de Berlín de Soviets de Trabajadores y de Soldados. Pero los Independientes no siguieron a su líder Liebknecht para rechazar la clase de líderes colaboracionistas desacreditados del partido social-demócrata y les permitieron ganar nuevamente prominencia política y penetrar y traicionar el liderazgo de la revolución.
    La burguesía monopolista alemana, sacudida por la derrota de la guerra, la victoria de la revolución rusa, de la revolución alemana de 1918 y el agravamiento de la crisis económica, reconocieron más que nunca la necesidad de mantener los servicios del partido social-demócrata como una herramienta especial para encadenar la clase trabajadora al estado burgués y para prevenir el avance de los comunistas alemanes y el movimiento revolucionario proletario.
    Como lo señalo Lenin, el desarrollo del capitalismo monopolista de estado se aceleraría después de la Primera Guerra Mundial. La burguesía monopolista de todos los países capitalistas, ganadores y perdedores en la guerra anterior, tenían que usar al estado para concentrar capital y controlar a la clase trabajadora para otra ronda de competencia monopólica y otra guerra para re-dividir al mundo. Especialmente para un perdedor como la Alemania imperialista, la burguesía monopolista tuvo que usar al estado para reconstruir su economía arruinada y al mismo tiempo pagar las imposiciones de los ganadores de la guerra.
    Persistentes en su idea de que el socialismo puede evolucionar pacíficamente desde el capitalismo monopolista, los social-demócratas interpretaron el desarrollo acelerado del capitalismo monopolista como las condiciones crecientes para la evolución pacífica hacia el socialismo. Ellos creyeron que antes de eso podrían volcar el estado burgués en contra de la burguesía monopolista. No aceptaban que esta burguesía dirigí a y controlaba el capitalismo monopolista de estado a costa de la clase trabajadora. Ellos evitaron la lucha de la clase proletaria en contra de la burguesía monopolista y de su estado.
    La burguesía monopolista alemana favoreció a los social demócratas como el instrumento especial más importante para controlar la a burocracia sindical, dividiendo a la clase trabajadora y oponiendo a los comunistas en el periodo de 1918 a 1930. Pero posteriormente, esto favoreció el uso de los fascistas para la represión directa de los comunistas y del movimiento de la clase trabajadora conforme empeoraba la crisis económica global y nacional y la república de Weimar se tornaba inestable. Esto también favoreció la eliminación de los comunistas por los fascistas en Italia desde 1922.
    Como un elemento esencial para entender la subida de los fascistas al poder en Alemania, es necesario ver a la social democracia y a los fascistas como elementos complementarios y alternativos de la burguesía monopolista alemana. La burguesía monopolista tuvo en su mano izquierda a la social democracia y en la derecha al fascismo.
    Los social demócratas y fascistas tuvieron carácter de clase y una inclinación comunes por la demagogia. Ellos adoptaron una posición pequeño-burguesa y apelaron al nivel de conciencia de la clase media, aunque los social demócratas se especializaron en construir sindicatos burocráticos y los fascistas en movilizar a la juventud. Usando un sermoneo anticapitalista y revolucionario sirvieron a la burguesía monopolista. Por encima de todo, sus líderes eran igualmente anticomunistas, aunque la social democracia tenía un ala de izquierda debido a sus seguidores del proletariado mientras que el fascismo era rabiosamente anticomunista.
    Los social demócratas y fascistas diferían en métodos. Los social demócratas vivían en el reformismo y lealtad a la constitución democrático-burguesa. Los fascistas estaban por el uso abierto del terror en contra de los comunistas, la clase trabajadora y otros oponentes políticos. Ellos fueron mucho más lejos que los social demócratas al emplear la demagogia para organizar un movimiento de masas. Ellos emplearon el chovinismo y los prejuicios raciales y religiosos. Combinaron esto con el malestar de la población en contra del Tratado de Versalles, contra los capitalistas, miserables y oficiales corruptos y contra las condiciones económicas y sociales extremas.
    En el periodo de la búsqueda del poder político, los fascistas alemanes obtuvieron la simpatía de la burguesía monopolista basándose en un rabioso anticomunismo, haciendo provocaciones durante mítines u otras actividades de los comunistas, rompiendo las huelgas de los trabajadores y golpeando o asesinando a los comunistas. Colaboraron con militares y la policía y motivaban a los oficiales para ingresar a las filas del partido Nazi. Después de que una actividad comunista era brutalmente disuelta por una pandilla fascista, los militares o la policía arrestaban y encarcelaban a las víctimas, quienes eran enviados a las cortes y recluídos por los jueces.
    En Mi Lucha, Hitler abiertamente admite que para derrotar a los comunistas, los fascistas deben arrebatarles el color rojo. Es así como él se apropió la palabra socialismo. Los 21 puntos del programa Nazi cínicamente incluía lo siguiente: abolición del salario no trabajado, rompimiento del interés esclavista, confiscación de los ingresos no trabajados, confiscación de todos los beneficios de guerra, nacionalización de todas las empresas, repartición de los grandes beneficios, confiscación de las tierras sin compensación para propósitos comunales y pena de muerte para los usureros y especuladores.
    A escondidas, los fascistas recibían, de manera profusa, contribuciones para sus extravagantes propagandas de parte de los Krupps y Thyssens, Deterlings y Hohenzollerns. En el crítico año de 1932, la burguesía monopólica aclamó a los fascistas como su instrumento favorito para engañar al pueblo y combatir a los comunistas. Los veían como un instrumento necesario para un tipo ``restringido" de constitución en la consolidación del capitalismo alemán. Este esquema esta documentado en el Deutsche Führerbriefe, boletín confidencial de la Federación de Industrias Alemanas.
    Los principales dirigentes del partido social demócrata participaron en el proceso de fascistización de largo plazo y facilitaron la subida de los fascistas al poder. Eran social-fascistas, por ser socialistas en el discurso pero fascistas en los hechos, por haber colaborado con el enemigo de clase al suprimir la revolución proletaria de Noviembre de 1918, por apoyar los decretos de emergencia y otras medidas anti-trabajadores y antipopulares en una serie de regímenes bajo la república de Weimar y por rechazar y haberse opuesto de manera activa a los oportunos llamados de los comunistas para conformar un frente unido antifascista.
    De haber aceptado los social demócratas la oferta de un frente unido contra los fascistas, dicha unión podría haber sido capaz de aislar y derrotar a los fascistas. En todas las elecciones anteriores a la elección de Hitler en 1933, los votos combinados de los socialistas y comunistas constituían la aplastante mayoría. Pero cuando los comunistas ofrecieron un frente unido, los social demócratas incrementaron su propaganda anticomunista, eliminaron a los comunistas de los sindicatos y expulsaron a los conocidos social demócratas de izquierda.
    Los dirigentes del partido social demócrata acordaron la elección de Hitler como primer ministro con el extraño argumento de que los fascistas serían desacreditados después de que no cumplieran sus promesas. Y aun después de que Hitler adoptó una serie de medidas para monopolizar el poder político y reprimir a los comunistas, la clase trabajadora y otros opositores políticos, el dirigente social demócrata Ebert pidió a Hitler a través de Hindenburg que los social demócratas fueran tolerados y acomodados bajo el régimen fascista.
    Los comunistas cometieron sus propios errores y tuvieron sus propias equivocaciones al enfrentar la subida de los fascistas al poder. Permitieron a los fascistas el tomar la iniciativa al desairar las quejas populares contra las imposiciones de los ganadores de la primera guerra mundial y al despreciar el poner tanta atención, como lo hicieron los fascistas, de levantar, organizar y movilizar a la juventud, los desempleados, la pequeña burguesía y las masas semiproletarias urbanas.
    A pesar de los llamados del camarada Thaelman y del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista hacia los comunistas alemanes de poner una atención adecuada, de trabajar al interior de los sindicatos dominantes bajo el control de los social demócratas, los comunistas alemanes destinaron solo 10 por ciento de sus miembros a este trabajo y se confinaron de manera sectaria en el sindicato Rojo de oposición.
    Habiendo subido al poder, los fascistas convirtieron al estado burgués en una dictadura abiertamente terrorista, con los elementos mas reaccionarios, chovinistas e imperialistas del capital financiero. Fue el más feroz ataque del capital contra el pueblo trabajador, sujeto a un desenfrenado chovinismo, una guerra depredadora, una reacción y contrarevolución rabiosa.
    Durante un tiempo, el régimen Nazi pareció ser capaz de estabilizar la situación y de favorecer a la burguesía monopolista con los elementos del capital monopolista de estado. Impulsó los trabajos públicos de proyectos y producción armamentista, generando así beneficios para la burguesía monopolista y un incremento temporal del empleo. Pero la implacable crisis económica mundial y el rápido incremento de la producción de guerra y militarización de la juventud deprimieron aún más la economía y el nivel de vida de la población y condujeron a los fascistas a iniciar la agresión y emprender la Segunda Guerra Mundial, con el último fin de destruir la Unión Soviética.
    La Segunda Guerra Mundial fue el clímax de la segunda etapa de la crisis general del capitalismo monopolista. Fue básicamente una guerra inter-imperialista, en la cual una parte de las potencias imperialistas se aliaron para luchar contra la otra por una re-división del mundo. Sin embargo, la guerra no podía ser decidida únicamente entre las potencias imperialistas. La Alemania fascista tenía como principal objetivo la destrucción de la Unión Soviética. Por su parte, como parte integrante de las potencias Aliadas, la Unión Soviética contribuyó a la derrota de las potencias del Eje y al avance de las fuerzas de liberación nacional, la democracia y el socialismo. Ella sirvió también como el más poderoso bastión en contra del fascismo y concluyó de manera victoriosa la guerra patriótica. Cargó con el principal peso de la ofensiva fascista en Europa, pero también le asestó al fascismo alemán su golpe más demoledor. Después de ganar la batalla de Stalingrado, el hecho crucial de la guerra, la Unión Soviética emprendió una poderosa contraofensiva para infringir la derrota a los fascistas alemanes y sus aliados.
    La Tercera Internacional y los comunistas de varios países consistentemente hicieron llamados para crear un frente unido de los trabajadores y por el Frente Popular en contra de los fascistas. Fueron los más resueltos y militantes a la hora de efectuar estos llamados. La aplicación de la política del frente unido se extendió a todas las formas de lucha, dependiendo de las circunstancias de los diferentes países. El frente unido por una lucha armada revolucionaria contra los fascistas fue de crucial importancia. Esto derivó en la liberación de pueblos enteros y en el establecimiento de democracias populares en Asia y Europa Oriental.
    El mejor y más amplio ejemplo de la política del frente unido antifascista por parte de los comunistas puede apreciarse en China. Manteniendo su independencia como iniciativa, los comunistas chinos hicieron un acuerdo de alianza con el Kuomintang en contra de Japón, tomaron ventaja de la guerra imperialista para fortalecer la armada popular y emergió preparada para la guerra civil revolucionaria después de la Segunda Guerra Mundial.

    II. El Fascismo durante el periodo de la Guerra Fría
    Poco después de terminada la Segunda Guerra Mundial con la victoria de las potencias Aliadas, empezó la tercera etapa de la crisis general del capitalismo monopolista. Una tercera parte de la humanidad pasó al liderazgo de la revolución proletaria. Varios países socialistas surgieron en Asia y Europa Oriental. Una gran ola de movimientos de liberación nacional sacudió Asia y África. Sin embargo, los Estados Unidos emergieron como la potencia imperialista número 1, habiendo salido ileso y habiéndose apropiado el botín de guerra por incorporarse tardíamente a la Primera Guerra Mundial. Los políticos estadounidenses se alarmaron por el hecho de que la Segunda Guerra trajo la creación de varios países socialistas y movimientos de liberación nacional. Estaban preocupados de que hubiera un resurgimiento de la crisis económica estadounidense si la producción de guerra se detenía y sus tropas se desmovilizaban. Los Estados Unidos decidieron emprender la Guerra Fría como un pretexto para continuar con su producción de guerra, para emplazar sus tropas en bases militares en el extranjero y construir alianzas militares. Se proclamó a sí mismo como el líder de la alianza imperialista en contra del comunismo y defensor del ``libre mercado". Sobrepasó entonces a la Alemania fascista en tanto que potencia anticomunista y el enemigo más agresivo de los países socialistas y los movimientos de liberación nacional.
    Los Estados Unidos adoptaron la demagogia fascista. No teniendo partidos social demócratas o comunistas al interior de sus fronteras, establecieron una distorsión del capitalismo monopolista como ``libre empresa" y lo emplearon como una ``moderación" entre los supuestos extremos del fascismo y del comunismo. La propaganda imperialista de Estados Unidos empezó equiparando a la Unión Soviética con la Alemania Hitleriana.
    Al interior de la sociedad estadounidense, la cacería Macartista se dirigió a los comunistas y a todos los sospechosos de serlo en todos los aspectos de la vida. Pero la burguesía monopolista de estado de los Estados Unidos quedó lejos de convertirse en una dictadura fascista completa. Al cosechar los más altos beneficios de la Segunda Guerra Mundial, adquirió una bonanza económica plena como para mantener la cara amable de la democracia burguesa. También obtuvo beneficios de la reconstrucción de las economías devastadas de Europa y Japón y de la expansión neocolonial estadouidense a costa de sus propios aliados imperialistas. Concibieron a las Naciones Unidas y los acuerdos de Bretton Woods como el marco para la Pax Americana.
    La política de contención de la Guerra Fría consistió en el bloqueo económico y en la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y otras alianzas militares para presionar a la Unión Soviética y otros países socialistas. Si la Unión Soviética no hubiera desarrollado la bomba atómica tempranamente para lograr una paridad nuclear en Europa, los Estados Unidos habría usado su monopolio nuclear para provocar una guerra directa con la Unión Soviética. A principios del último año de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos usaron la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki para adelantarse a una ofensiva soviética contra Japón.
    En su búsqueda de la cruzada anticomunista, los Estados Unidos encubrieron los crímenes de la guerra fascista de la burguesía monopolista de las antiguas potencias del Eje y los motivaron a iniciar la reconstrucción económica bajo la subordinación al capitalismo monopolista de los Estados Unidos. Alemania Occidental sirvió como base de avanzada para contener a la Unión Soviética por el oeste y Japón por el pacífico, China, la Republica Popular y Democrática de Corea y Vietnam en Asia.
    Fue en los países de Asia, África y América Latina donde el imperialismo norteamericano instaló gobiernos fascistas para dominar al pueblo trabajador y suprimir las fuerzas democráticas legales y los movimientos de liberación nacional. Fueron regímenes anticomuistas que ejercieron el terror abierto. Fue también en esos países que los Estados Unidos emprendieron guerras de agresión. Las guerras de agresión contra Corea y luego contra Vietman y el resto de Indochina, mantuvieron el crecimiento del complejo industrial y militar de los Estados Unidos.
    La Guerra Fría constituyó en la práctica, la Tercera Guerra Mundial si tomamos en cuenta lo siguiente: 1) la escala masiva de las bases militares en el extranjero, el personal y el equipo que los Estados Unidos movilizaron para cercar los países socialistas y suprimir sus pueblos; 2) los millones de bajas causadas entre combatientes y poblaciones locales en estas guerras de agresión; 3) las victimas inocentes de las matanzas dirigidas directamente por los Estados Unidos y perpetradas por los regímenes fascistas que dirigieron.
    Solamente en Asia Suroriental, el imperialismo norteamericano y sus títeres fueron responsables de asesinar más de seis millones de personas en Vietnam y la masacre de más de un millón de comunistas y sospechosos de serlo por el régimen militar fascista de Suharto en Indonesia. ?`Por qué llamamos fascistas al terror abierto ejercido por los regímenes títeres después de la Segunda Guerra Mundial? Ellos usaron la demagogia anticomunista y un desvergonzado terrorismo de estado en nombre de las grandes burguesías nacionales e internacionales.
    Es así como, en la experiencia histórica Filipina, hemos descrito como fascista al régimen de Marcos de 1972 a 1986. Este fue un gobierno rabiosamente anticomunista que otorgó algunos detalles democrático-burgueses y que al mismo tiempo asesinó al menos 100,000 personas (incluyendo los Moro) para servir los intereses de las burguesías nacional y extranjera. La conquista militar de Filipinas por los Estados Unidos, la cual empezó en 1899, asesinó al menos un millón o el diez por ciento de la población. Pero no le llamamos fascista únicamente porque haya sido una guerra imperialista de agresión.
    Debemos incluir en la galería de pillos dictadores fascistas o terroristas del estado burgués a ``héroes" del ``mundo libre" estadounidense como Chiang Kaishek de China, Sygman Rhee y Park Chung Hee de Corea del Sur, Ngo Dinh Diem y Nguyen van Thieu de Vietnam del Sur, Lon Nol de Camboya, Suharto de Indonesia, Marcos de Filipinas, Zia Ul-Haq de Paquistán, el Sha de Irán, Mobutu del Congo, Botha de Sudáfrica, Idi Amin de Uganda, Videla de Argentina, Castello Branco, Costa e Silva, Medici y Geisel de Brasil, Batista de Cuba, Somoza de Nicaragua, Pinochet de Chile, Stroessner de Paraguay, Duvalier de Haití, Fujimori de Perú y otros.
    A pesar de los millones de bajas y de los recursos colosales empleados por los Estados Unidos durante la Guerra Fría, las fuerzas revolucionarias del mundo obtuvieron grandes victorias sin precedente hasta mediados de la década de los setenta. Estas incluyeron la gran Revolución Proletaria y Cultural en China y la victoria de los vietnamitas y otros pueblos de Indochina contra el imperialismo yanqui. Puede decirse que fueron grandes victorias de la causa revolucionaria del socialismo y de la liberación nacional, una consecuencia de la tercera etapa de la crisis general del capitalismo monopolista y anteriores al retroceso del socialismo en China.
    Ningún país socialista fue derrotado por una guerra de agresión estadounidense. Cuando la Unión Soviética cayó bajo el gobierno revisionista, los Estados Unidos tuvieron éxito al manejar a la Unión Soviética durante la Guerra Fría empujando el neocolonialismo y la carrera armamentista y penetrando todos los países gobernados por los revisionistas. El factor más importante que causó la restauración del capitalismo en los países socialistas fue el surgimiento y avance del revisionismo moderno, con centro en la Unión Soviética y diseminado a escala mundial. Desde los tiempos de Kruschchov hasta los de Gorbachov, los revisionistas modernos declararon que la clase trabajadora había completado su misión histórica de edificación del socialismo para liquidar así la dictadura del proletariado y la lucha de clases y poder impulsar la restauración del capitalismo.
    Ahí donde la clase trabajadora había tomado el poder y construí do el socialismo y donde la burguesía recobró posteriormente el poder político y privatizó los bienes públicos, los revisionistas modernos jugaron el rol de los revisionistas clásicos, los social-decmócratas, como traidores del socialismo. Tan pronto como los revisionistas modernos tomaron el poder, se convirtieron en capitalistas monopolistas burócratas y social-fascistas usando la demagogia y el terror contra los genuinos marxistas-leninistas, la clase trabajadora y el pueblo entero.
    En Europa Oriental, Tito de Yugoslavia fue el pájaro tempranero del revisionismo moderno y del social-fascismo, precediendo a Krushchov por unos años, de la misma manera que Mussolini fue precursor de Hitler. Bajo el aliento nada menos que de los revisionistas krushchovianos, las resoluciones de los partidos de Europa Oriental tomaron de manera entusiasta el camino del revisionismo, bajo la cubierta de una campaña anti-estalinista. Estos incluían en sus rangos a los colaboradores de clase social-demócratas que repentinamente se habían vuelto comunistas después del triunfo de la contraofensiva soviética.
    Durante más de 30 años desde 1956, la fortaleza política y económica de la Unión Soviética fue minada por la auto-indulgente y ladrona burguesía burócrata monopolista, la cual se la apropió de manera indebida para su auto-enriquecimiento y, debido a la carrera armamentista con los Estados Unidos, de una parte cada vez más grande de los productos excedentes producidos por el proletariado. La burguesía burócrata monopólica pretendía ser comunista y elogiaba como socialista al estado propietario de los medios de producción, hasta que Gorbachov y Yeltsin abandonaron sus máscaras de comunistas y socialistas y desintegraron la Unión Soviética e impulsaron la privatización indiscriminada de los bienes públicos.
    En el caso de China, hubo condiciones internas que introdujeron el revisionismo moderno como en los países revisionistas precedentes. Aún cuando los capitalistas y las clases propietarias habían sido legal y económicamente eliminadas, ellas resurgieron debido a que los revisionistas las germinaron y desarrollaron a partir de la sección pequeño-aburguesada de la burocracia y la intelligentsia, quienes declararon prematuramente que la lucha de clases ya estaba moribunda.
    Como en el caso de la Unión Soviética después de la muerte de Stalin, los revisionistas saltaron a la escena para tomar el poder político del proletariado revolucionario en China poco después de la muerte de Mao. Convirtieron la dictadura de clase del proletariado en la de la burguesía burócrata monopolista. De manera social-fascista, sistemáticamente persiguieron y removieron a los comunistas genuinos del partido comunista y de las posiciones de liderazgo del estado. Ellos predicaban el orden social y la estabilidad y alardeaban acerca de la disciplina del trabajo socialista solo para permitir la explotación del pueblo trabajador por parte de los monopolios extranjeros y de la gran burguesía local.
    La restauración disfrazada del capitalismo en China sucedió aún más rápidamente que en la Unión Soviética después de que los revisionistas chinos tomaron el poder político. A la vieja burguesía inmediatamente le regresaron sus bienes, por segunda vez recibió los pagos de bonos de guerra y se le permitió pedir prestado capital por parte de los bancos estatales para hacer negocios privados. La nueva burguesía desmanteló el sistema comunista, asalto los bancos del estado tomando créditos sin respaldo, apropiándose de pequeñas y medianas empresas existentes bajo la falsa legalidad de contratos de gestión, creando empresas privadas mediante la adquisición de equipo y materias primas baratas de parte del sector estatal abriendo la economía a las inversiones directas e indirectas a los monopolios capitalistas extranjeros.
    En cualquier país donde el socialismo fue traicionado, la nueva burguesía dominante tiende a asumir el carácter de gran burguesía compradora porque ésta subordina la economía a los bancos y firmas imperialistas extranjeros, debilita y destruye la base industrial previamente creada por el socialismo y promueve la fuga de capitales de la manera más desenfrenada. Siempre temerosos del pueblo trabajador, a quienes han robado, rápidamente usan la fuerza coercitiva del estado así como fuerzas de seguridad privadas para reprimirlos.
    Desde finales de la Segunda Guerra Mundial, los comunistas han ganado grandes batallas contra el imperialismo, el revisionismo y fascismo y toda la reacción. Pero hasta ahora, el enemigo mortal ha sido el revisionismo moderno, el cual ha derribado partidos comunistas y sociedades socialistas desde el interior. Los renegados revisionistas inicialmente se basan en la burocracia pequeño-aburguesada y en la intelligentsia y gradualmente escalan a los niveles más altos de autoridad en el partido, estado, armada, empresas económicas e instituciones culturales hasta que alcanzan el poder político y usan las palancas del poder para restaurar el capitalismo.
    Los comunistas poseen un arma para luchar y derrotar al revisionismo moderno en una sociedad socialista. Esta es la teoría y la práctica de continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado para consolidar el socialismo, combatir el revisionismo y prevenir la restauración del capitalismo. Es necesario pero no suficiente, instalar la dictadura de clase del proletariado por medios político-militares, transformar la propiedad privada de los medios de producción a propiedad pública en la construcción socialista, formar un gran número de profesionales y técnicos, emprender medidas administrativas y judiciales en contra de las clases adversarias locales y construir la defensa contra el imperialismo.
    Para llenar una era histórica completa, es necesario mantener la hegemonía de la clase trabajadora y conducir la lucha de clases a la base y la superestructura de la sociedad socialista, para mantener la primacía de las relaciones socialistas de producción por encima de las fuerzas de producción, para profundizar la postura de clase proletaria de la burocracia y la intelligentsia y para realizar la revolución cultural proletaria contínuamente en etapas para poder completar las conquistas proletarias de la superestructura a través de la educación y el movimiento de masas bajo el liderazgo del partido revolucionario del proletariado hasta la derrota del imperialismo a la escala global y que el comunismo se vuelva posible.
    En China, donde la teoría y práctica antirrevisionista de continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado a través de la revolución cultural fue primero puesta a prueba, la Gran Revolución Cultural Proletaria prevaleció por una década (1966 a 1976) pero no pudo evitar la subida al poder de los revisionistas encabezados por Deng Xiaoping y su restauración del capitalismo.
    La actitud Marxista-Leninista ante este retroceso no debería ser diferente que la que se tuvo hacia el éxito y posterior caí da de la Comuna de Paris en 1871. Esto requiere de todos los comunistas estudiar las condiciones objetivas y los factores subjetivos en la construcción del socialismo como un fenómeno revolucionario que tiene éxito por un periodo pero que es derrotado, para apreciar la victoria del proletariado revolucionario y aprender todas las lecciones positivas y negativas para alcanzar un nivel más alto de conciencia revolucionaria y lucha de clases en la defensa, consolidación y desarrollo aún más alto del socialismo.
    Debemos enfrentar honradamente el hecho de que el revisionismo moderno ha destruído el socialismo desde dentro más que el imperialismo desde fuera. Es nuestra tarea enfrentar el problema y trabajar por una solución sobre la base de todas las experiencias y logros anteriores. El problema práctico más urgente ahora a escala global es luchar y derrotar a la gran burguesía y todos los reaccionarios y lograr la liberación nacional, la democracia y el socialismo. Pero debemos ser capaces de responder inmediatamente la pregunta honesta de los camaradas y del pueblo así como la malicia ridícula del enemigo sobre la genuina decisión y competencia de los comunistas por sostener y desarrollar el socialismo hasta que este gane.
    Mientras tanto, el imperialismo y toda la reacción están creando las condiciones objetivas para el resurgimiento de los movimientos de liberación anti-imperialistas y socialistas. Tenemos una abundancia de evidencias de que la teoría y práctica Marxistas-Leninistas ha sido probada en la conducción y construcción de la revolución socialista hasta un cierto punto. Debemos preveer la manera de ir más allá de este punto, previendo la subida del revisionismo y la restauración del capitalismo en cualquier futura sociedad socialista y mantener la bandera Roja del socialismo ondeando durante una época histórica completa hasta que alcancemos el umbral del comunismo.

    III. Las Corrientes y Perspectivas del Fascismo
    Bajo las condiciones de una restauración completa del capitalismo en la antigua Unión Soviética, China y otros países, los imperialistas y reaccionarios se atreven temerariamente a afirmar que la historia no puede ir más allá del capitalismo monopolista e intensifican de una manera sin precedentes la opresión y la explotación del pueblo trabajador.
    Por segunda ocasión desde 1870, la burguesía monopolista esta haciendo esfuerzos colosales y absurdos por pintarse a sí mismos como el parangón de la globalización del "libre mercado" y usar el monopolio del estado burgués así como los estados títeres neocoloniales para llevar a cabo una campaña sistemática de ataques a la clase trabajadora y pueblos oprimidos y entonces maximizar los beneficios de la burguesía monopolista. Los monopolios gigantes han acelerado la concentración del capital productivo y financiero y centralizado el control de los mercados. Retomando la moda neoliberal impuesta por el imperialismo norteamericano, todos los imperialistas aliados y los gobiernos títeres neocoloniales se alaban a si mismos con el lenguaje de la democracia burguesa y del ``libre mercado". Los partidos burgueses de todo tipo hacen lo mismo a través del mundo. En Europa, los Social-demócratas, los Verdes y otros partidos que disfrazan sus ideas de grandes burgueses con palabras pequeño-burguesas, difícilmente pueden ser distinguidos ahora de los grandes partidos burgueses al empujar las reformas neoliberales.
    Aun cuando la globalización del "libre mercado" trata de aparentar la ilusión de que se trata de la privatización de los bienes públicos más que de las inversiones directas del estado en las empresas productivas, el capitalismo monopolista de estado continua creciendo como el generador del capital financiero y proveedor de contratos de compra y subsidios a la burguesía monopolista. Basado en su historial previo, la burguesía monopolista puede saltar del anacrónico lenguaje del neoliberalismo a los términos descarados de la intervención del estado y el proteccionismo hasta un cierto punto del empeoramiento de la crisis capitalista.
    Contra la siempre creciente productividad social debido al avance de la tecnología y niveles de habilidad mas altos del proletariado, la burguesía monopolista esta enfrascada en una desenfrenada obtención de ganancias, presionando por bajos salarios, causando desempleo masivo, eliminando la competencia, arruinando aún más a sus países clientes y hundiendo el mercado capitalista mundial. La crisis de sobreproducción en el sistema del mundo capitalista está empeorando y profundizándose. Un ciclo de destrucción de las fuerzas productivas conduce a otro, agravando el desempleo crónico de las masas y de la crisis financiera y contrayendo el mercado global.
    Estamos ahora en una nueva etapa de la crisis general del capitalismo monopolista, la cual se extiende desde la última parte de la década de los 70's. Esta nueva etapa comprende el exprimir a los países tercermundistas y de los estados burócratas monopolistas (aunque estos últimos aparezcan enmascarados como socialistas), la derrota de la Unión Soviética en la Guerra Fría y la actual sobreproducción de todo tipo de bienes, últimamente extendido a las altas tecnologías. Las contradicciones entre el imperialismo y los pueblos oprimidos, entre las potencias imperialistas, y entre la burguesía monopolista y el proletariado en los países imperialistas, se están agudizando. Los Estados Unidos todavía se las arreglan para mantener la alianza imperialista contra los trabajadores y pueblos oprimidos. Pero se esta incrementando el resentimiento de sus aliados imperialistas por actuar unilateralmente de acuerdo a sus propios intereses nacionales. Están creciendo también las contradicciones entre imperialistas y los estados neocoloniales. El nuevo desorden mundial se está volviendo turbulento y generando las condiciones para el fascismo y la guerra así como el resurgimiento de los movimientos anti-imperialistas y socialistas.
    Entre los países imperialistas, los Estados Unidos son la economía más fuerte al liderar la alta tecnología, atrayendo a Europa y Japón para invertir en la seguridad estadounidense, empujando una ofensiva comercial y practicando el proteccionismo, succionando principalmente a los estados clientes bajo su dominación neocolonial y tomando ventaja de sus aliados imperialistas.
    Sin embargo, los Estados Unidos tienen graves dificultades tratando de superar los costos de haber ganado la Guerra Fría como una pesada deuda surgida de los altos costos militares y de los acomodos comerciales de sus antiguos aliados más fuertes durante la guerra fría. Los Estados Unidos son todavía el deudor número 1 del mundo y carga grandes deficiencias comerciales a pesar de su ofensiva comercial. La burbuja financiera más grande del mundo está ahora en los Estados Unidos. Consiste en la sobrevaluación de sus bienes, principalmente en las áreas de servicios financieros y de alta tecnología. Las actuales cifras de alto crecimiento están infladas por tal sobrevaluación y su actual alta tasa de empleo esta rellenada con trabajos de tiempo parcial, los cuales han reemplazado a los empleos regulares en gran proporción.
    Se puede decir que Alemania ha realizado la ambición de Hitler sobre la supremacía económica alemana en Europa. Pero como resultado de la competencia intensa del capitalismo monopolista estadounidense, Alemania y el resto de Europa Occidental se ha estancado y visto afligida por una crisis de sobreproducción y de desempleo masivos crónicos. Rusia y Europa Oriental están disponibles para la expansión del capital, pero esto está limitado por la política imperialista de vertirles sus productos excedentes y por la degradación contínua de las economías bajo los auspicios de la gran burguesía compradora, la cual es de un carácter extremadamente corrupta y criminal, especialmente en Rusia.
    Desde el estallido de su burbuja financiera en 1990, Japón ha permanecido prácticamente en un estado de depresión económica. La burguesía monopolista ha construído plantas industriales en el exterior y esto ha servido para bajar la producción y el desempleo en casa. Como el más importante acreedor para financiar el alto consumo de las clases explotadoras del Este Asiático y la sobreproducción de ciertos bienes, Japón ha golpeado fuerte por el estallido de la burbuja del Este asiático de 1997. Los Estados Unidos continúan empujando fuerte por el comercio y la ofensiva financiera en el Japón y Asia.
    En los países capitalistas menos industrializados, donde los trabajadores sufren más desempleo masivo y más retrocesos en sus conquistas sociales que en ninguna otra parte, los movimientos de la clase trabajadora y de amplias bases populares se han vuelto más militantes contra la burguesía monopolista y los partidos políticos burgueses. En tiempos venideros, serán restricciones que harán propagarse y aumentar la defensa de los derechos de los trabajadores y poblaciones en todos los países capitalistas industrializados.
    En ausencia de un partido revolucionario fuerte del proletariado, la burguesía monopolista parece estar desinteresada en financiar el fascismo en los países capitalistas más avanzados industrialmente. Es así como los partidos burgueses propagan la falacia de que los comunistas engendran a los fascistas. En primer lugar, es la crisis del sistema gobernante el que engendra la resistencia de los trabajadores y del pueblo y el avance del movimiento socialista conducido por los comunistas. Cuando la burguesía monopolista adopta el fascismo para sembrar el terror, los comunistas, los trabajadores y el resto del pueblo tienen todo el derecho de emprender la revolución armada.
    Debido a la crisis económica, los tres centros globales del capitalismo (Estados Unidos, la Unión Europea y Japón) acrecentan sus diferencias entre ellos en cuestiones políticas, económicas, financieras y militares. Las corrientes nacionalistas, racistas y fascistas están creciendo en proporción directa al deterioro de la condiciones sociales y económicas que resultan de las reformas neoliberales emprendidas por los partidos burgueses dominantes. Los partidos, grupos y movimientos fascistas están desde ahora influenciando la propaganda burguesa y preparándose para tomar la iniciativa a los partidos democrático burgueses.
    Deseando compartir los costos de las agresiones y todavía temerosos de incurrir en bajas terrestres estadounidenses, los Estados Unidos han estimulado a Alemania y Japón a rearmarse y a hacer crecer la producción armamentista mas allá de limites anteriores y a participar en guerras de agresión. Ahora, la disputa se centra en la cuestión de si Europa debe tener una fuerza militar independiente de los Estados Unidos. En Japón, crece el resentimiento sobre los términos de los ``nuevos acuerdos de seguridad" Estados Unidos--Japón que permiten a los Estados Unidos usar al Japón y sus recursos para propósitos militares estadounidenses. En cualquier momento las máquinas de guerra pueden arrancar y los fascistas realizar su sueño de volver algún día.
    La guerra ya ha surgido en Europa, con los Estados Unidos y la OTAN efectuando guerras de agresión en los Balcanes y con Rusia emprendiendo una guerra en Chechenia. Conforme el fantasma de la guerra avanza en Europa, Alemania puede emplazar tropas y poder de fuego primero en alianza con los Estados Unidos y posteriormente de acuerdo a sus propios intereses imperialistas. Los Estados Unidos están también involucrando al Japón en preparativos y tensiones de guerra sobre el asunto de Taiwán y en preparativos de guerra contra China, Corea del Norte y los movimientos de liberación nacional en el Este Asiático. Japón se está rearmando más allá de los términos de ``auto-defensa", primero como aliado de los Estados Unidos pero también de acuerdo con sus propios intereses imperialistas en el largo plazo.
    Rusia, la potencia imperialista más debilitada, es hoy un semillero de nacionalismo y fascismo. Se encuentra en una posición similar a Alemania después de su derrota en la Primera Guerra Mundial. Está en aprietos económicos extremos y bajo crecientes imposiciones de parte de las potencias imperialistas, los ganadores de la guerra fría, y que está estratégicamente determinada a mantenerse débil económica y socialmente para volverlo impotente de usar su arsenal nuclear y otros modernos sistemas de armamentos.
    Una dictadura militar fascista puede surgir para aprovechar las quejas del pueblo ruso haciendo promesas de revivir la industria y la agricultura, sembrando el terror en nombre de la ley y el orden, emprendiendo una intensificación militar y efectuando acciones agresivas con el pretexto de defender el territorio ruso y las poblaciones rusas en los países vecinos. El remanente del prolongado social-fascismo de los pasados regímenes y la actual deriva de la gran burguesía criminal compradora hacia una dictadura militar fascista están muy cerca.
    La expansión de la OTAN hacia las fronteras de Rusia, la guerra de agresión contra Yugoslavia y la neocolonización de los Balcanes por parte de la alianza Estados Unidos-OTAN son provocativas y pueden estimular la subida de una dictadura militar-fascista en Rusia. Esto está también siendo ayudado localmente por el partido sucesor del viejo partido revisionista el cual gratuitamente juega el rol de oposición legal y al igual que los social-demócratas bajo la República de Weimar, bloquean el desarrollo de un genuino liderazgo Marxista-Leninista entre los trabajadores y el resto de la población. Hay una necesidad urgente de que los genuinos sucesores de Lenin y de Stalin se preparen para la revolución proletaria.
    China, es uno de los grandes países ex-socialista sobre el cual el imperialismo norteamericano está aplicando una doble táctica de apoyo y contención. La política de apoyo tiene el propósito de estimular un mayor crecimiento de las inversiones extranjeras y del capitalismo comprador y la destrucción del sector estatal en la economía, y asegurar que los comités socialistas y comunistas sean desechados en su momento. La política de contención por su parte permitiría, sutil o abiertamente, debilitar militarmente a China para obligarla a volverse una neocolonia de los Estados Unidos. Los Estados Unidos deliberadamente bombardearon la embajada china en Belgrado para demostrar la precisión de su alta tecnología armamentista.
    La gran burguesía compradora ya es dominante en China, con capitalistas privados y capitalistas burócratas. La burguesía nacional, que busca defender la independencia china y desarrollar su propia base industrial, ya está tocando el segundo violín y es la fuerza motriz para un nacionalismo burgués de tipo anti-imperialista. Las condiciones económicas y sociales se están deteriorando rápidamente en la actualidad. Brotes de alzamientos espontáneos de trabajadores y campesinos se están incrementando. Conforme avanza la polarización, las perspectivas contradictorias de una dictadura militar fascista y la revolución proletaria se vuelven discernibles.
    Los países más arruinados por la crisis de sobreproducción en curso en el sistema del mundo capitalista están en África, Asia y América Latina y algunos países retrógrados del antiguo bloque soviético. Ellos poseen la aplastante mayoría de la población mundial. Ellos están estancados por el sobresuministro global de la mayor parte de materias primas y algunas manufacturas de bajo costo que producen para exportar. Ellos están aplastados por déficits comerciales y deudas externas perennes. Incapaces de cumplir con la carga de la siempre creciente deuda externa, ellos deber seguir estrictas normas de austeridad y otras condiciones impuestas por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio. Ellos racionalizan las intervenciones y agresiones militares en contra del pueblo y las fuerzas anti-imperialistas con el argumento de que combaten a los comunistas y "terroristas". En todos los países subdesarrollados, el imperialismo norteamericano y sus aliados imperialistas intervienen de alguna manera para determinar el curso de los eventos. Ellos ``normalmente" cultivan los grupos gobernantes locales para que les sirvan como títeres y para controlar la situación local aún a través del fascismo.
    Los estados títeres neocoloniales están dispuestos a usar el terror para ejecutar las políticas imperialistas y suprimir la resistencia del pueblo. Hay una tendencia creciente a instaurar regímenes fascistas en lugar de gobiernos con una fachada democrático-burguesa. Las guerras y tensiones de guerra de proporciones regionales surgen porque el imperialismo norteamericano manipula a unos estados neocoloniales contra otros con la regla de `divide y vencerás' y porque ciertos estados neocoloniales tratan de desviar la atención de sus malos gobiernos y crisis locales siendo hostiles a sus países vecinos.
    La violencia y el uso demagógico de fanatismos anticomunistas, nacionalistas, etnocentristas y religiosos caracterizan de manera creciente la conducta de los grupos gobernantes para oprimir los pueblos así como en la competencia con sus rivales políticos. Masacres despiadadas son perpetradas y millones de personas son desplazadas, principalmente en África. Solamente en Ruanda, un millón de personas fueron masacradas en la década pasada. Cientos de miles también fueron masacrados en Bosnia debido a conflictos étnicos incitados por los imperialistas y sus títeres.
    El imperialismo norteamericano esta dispuesto a intervenir militarmente de manera directa en conflictos armados de países que producen petróleo o que tienen una importancia estratégica para los intereses petroleros de los Estados Unidos. De forma hipócrita los Estados Unidos invocan razones humanitarias o el mantenimiento de la paz para desplazar y usar sus fuerzas militares para la agresión. Es así como ha lanzado guerras de agresión contra Irak y Yugoslavia para afianzar su control sobre las fuentes de petróleo y obtener posiciones estratégicas de fuerza.
    Los éxitos del imperialismo en sus guerras de agresión contra Irak y Yugoslavia e imponiendo la Pax Americana en el Medio Oriente, los Balcanes y Europa Central y Oriental son solo temporales. Ellos solo sembraron las semillas de guerra en el futuro cercano, tanto entre las mismas potencias imperialistas como entre los imperialistas y pueblos oprimidos.
    El imperialismo norteamericano alardea de su potencia económica y financiera y de la destreza militar de alta tecnología como instrumentos para subyugar a otros países manteniéndolos como neocolonias. Al mismo tiempo, está preocupado por las demandas de independencia nacional, inestabilidad social y posesión de armas nucleares por parte de los estados clientelares y trata de intervenir rápidamente en los conflictos, tales como el de India y Paquistán sobre el asunto de Cachemira, para promover así la hegemonía estadounidense.
    En Asia, África y América Latina, existen movimientos de masas legales y movimientos revolucionarios armados para la liberación nacional y la democracia. Los partidos Marxistas-Leninistas conducen un número significativo de dichos movimientos. Los movimientos revolucionarios armados mas sostenidos son aquellos que siguen la línea estratégica de rodear las ciudades desde el campo acumulando fuerzas sobre un periodo de tiempo largo hasta la última toma del poder político en todo el país.
    La política neoliberal de los imperialistas norteamericanos pretende abandonar o reducir la idea Keynesiana de la "ayuda para el desarrollo" para extraer más superganancias de las neocolonias a través de la operación del "libre mercado". Esta política está conduciendo a la formación de regímenes fascistas, con o sin una fachada democrático-burguesa. Esto es extremadamente severo para los pueblos y les llevan a resistir. También desacredita y debilita los gobiernos títeres y los vuelve blancos vulnerables ante la guerra popular prolongada, contra la cual el alto costo del lejano armamento moderno estadounidense resulta poco efectivo.
    El imperialismo norteamericano se burla de los estados que adoptan una posición anti-imperialista como "estados pillos" para disfrazar su propio rol agresivo y preparar o emprender una guerra de agresión. Con una arrogancia y cobardía sin límites, ha usado y amenazado con continuar usando armamento sofisticado contra tales estados y contra la población civil, la infraestructura civil, escuelas y hospitales, fuentes de energía y agua, los medios de masas y otras. Sin embargo, los regímenes títeres neocoloniales de los Estados Unidos son blancos vulnerables ante una guerra popular prolongada.
    Por décadas, han usado continuamente el bloqueo económico y las amenazas militares contra la República Democrática Popular de Corea y Cuba. Estos países han defendido su independencia nacional y las aspiraciones socialistas de sus pueblos de manera sabia, valiente y exitosa. Ellos inspiran a los pueblos del mundo a luchar contra el imperialismo y toda la reacción y por la realización de sus propias aspiraciones nacionales, democráticas y socialistas.
    El nuevo desorden mundial genera el fascismo y la guerra e inflinge grandes sufrimientos a los pueblos. Al mismo tiempo, conduce al pueblo a emprender la lucha revolucionaria. El camino de los comunistas para hacer a un lado o superar el fascismo y la guerra es fortalecer sus rangos ideológica, política y organizacionalmente y comprometerse en el frente unido en un movimiento de masas legal y, donde sea practicable, en una revolución armada para lograr la liberación nacional, la democracia y el socialismo.
    En todos los países dominados por el imperialismo, debe existir un partido revolucionario del proletariado para conducir las masas proletarias y no proletarias en el movimiento revolucionario. En los países capitalistas industrializados, tal partido debe ser capaz de despertar, organizar y movilizar a los trabajadores y al resto del pueblo. En los países donde los campesinos todavía componen la mayoría o una parte significativa de la población, tal partido debe basarse él mismo en una alianza de campesinos y obreros como la fuerza principal del movimiento revolucionario.
    Los partidos revolucionarios del proletariado en países semicoloniales y semifeudales tienen un papel especial al efectuar la guerra popular prolongada. Esta es, la forma inmediata y decisiva de efectuar la revolución armada contra los imperialistas y las clases explotadoras locales. Esta es también la forma de hacer crecer las condiciones para el movimiento revolucionario del proletariado y del pueblo en los países capitalistas industrializados, para evitar el fascismo y la guerra y derrocar el estado burgués monopolista en caso de que el fascismo y la guerra no puedan ser evitados.
    Los trabajadores y pueblos oprimidos del mundo deben unirse para combatir al imperialismo y proponerse la realización del socialismo. La luchas revolucionarias en los países subdesarrollados deben apoyarse unas a otras para hacer evolucionar los movimientos anti-imperialistas y socialistas hacia niveles superiores. En todo momento, los revolucionarios proletarios deben mantener la independencia de iniciativa y ejercer vigilancia sobre los revisionistas quienes se especializan en sabotear el movimiento o gobierno revolucionario desde dentro, aún cuando sea necesario conducir un frente unido amplio contra el enemigo común.
    Cualquier desarrollo adicional del monopolio estatal en los países imperialistas, bien como generadores del capital financiero o como inversores directos en empresas productivas, con o sin la mascarada del ``libre mercado", amplifica las condiciones materiales generales para el socialismo o se vuelven el argumento para una evolución pacífica al socialismo. El capitalismo monopolista de estado en los países imperialistas es precisamente un instrumento para evitar la revolución socialista, intensificando las contradicciones inter-imperialistas, explotando más los pueblos oprimidos del mundo, destruyendo las fuerzas de producción en un ciclo tras otro en la crisis de sobreproducción y provocando el fascismo y la guerra.
    El desarrollo de las fuerzas productivas bajo el capitalismo monopolista no puede por sí mismo conducir al socialismo a escala nacional o internacional. El socialismo solo puede ser logrado cuando las fuerzas subjetivas de la revolución adquieren la fuerza suficiente para quebrar y destruir al estado burgués. La toma armada del poder político por el proletariado y el establecimiento de la dictadura de clase del proletariado en un país tras otro, son prerrequisitos de la revolución socialista, pase ésta o no a través de la nueva revolución democrática.
    La agitación social que se está expandiendo e intensificando a través del mundo es el preludio del resurgimiento del movimiento socialista y anti-imperialista del siglo XXI. ¡Grandes victorias están por delante del proletariado y de los pueblos oprimidos del mundo!

    Digo que puede venir bien porque, aunque en algunos aspectos concretos se pueda discrepar con él, aborda el desarrollo histórico que demandas, JoseKRK, del fenómeno fascista.

    Araka la kana
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 308
    Reputación : 500
    Fecha de inscripción : 08/08/2010

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Araka la kana el Jue Ene 31, 2013 12:31 am

    No dispongo del tiempo que me gustaría para intervenir en este hilo, que sin duda trata un tema de vital importancia hoy para el Movimiento Comunista del Estado español. Solo quería aportar mi punto de vista, sobre todo al hilo de las intervenciones de los camaradas JoseKRK y Winstanley.

    Todos los que intervenimos en este hilo estamos de acuerdo en que el problema de fondo para el proletariado y los comunistas del Estado español es, como en cualquier país capitalista, el carácter de clase del Estado y no su forma concreta de dominación político-jurídica. También parece que concordamos (casi todos, al menos) en que, el hecho de que Dimitrov determinara que el imperialismo es la fase del capitalismo en que el fascismo encuentra mejor acomodo, esto no implica en absoluto que todo régimen político del modo de producción capitalista en su fase imperialista sea de tipo fascista.

    Creo que la importancia de esta discusión (Estado español: ¿régimen fascista o democracia burguesa?) radica en el hecho de que está estrechamente relacionada con las tareas teóricas y políticas que hoy debe acometer la vanguardia comunista en el Estado español. Yo comparto la visión de quienes sostienen que el Estado español es un Estado democrático-burgués con estructuras y elementos ultrarreaccionarios, fruto de su historia y su construcción política y jurídica.

    El fascismo no es la superestructura política y jurídica de todo Estado imperialista per se. El fascismo es la organización estatal de la burguesía financiera, que barre de un plumazo todo atisbo de alianzas entre distintas fracciones de la clase dominante y que, por este motivo, elimina todos aquellos aparatos e instituciones que, en un Estado democrático-burgués, sirven para representar y defender los intereses de las distintas capas de la burguesía (la financiera, el capital no monopolista, la aristocracia obrera o la pequeña burguesía). Por tanto, lo que caracteriza a un Estado fascista no es que reprima más o menos, que ilegalice y torture más o menos, sino que haya creado una superestructura política corporativista en la que el capital financiero detente el dominio absoluto del poder.

    Si entendemos que el Estado español es un Estado fascista, estamos obviando que aquí sí hay (por ahora, pues la situación puede cambiar: de hecho, el fascismo es siempre un arma política que la burguesía necesita tener a mano para aplastar al movimiento revolucionario) una alianza entre diferentes fracciones de la clase burguesa. Por mucho que se haya debilitado por un dominio cada vez mayor del capital financiero, todavía sigue en pie la alianza (levantada en el Estado español con la nueva superestructura política orquestada en la "Transición") entre esos diversos sectores de la clase explotadora.

    Sobre quienes fundamentan el régimen fascista en la existencia de represión, criminalización, tortura y asesinato sistemáticos de comunistas o "disidentes" políticos, solo diría que, en el país donde tuvo lugar la primera revolución burguesa, el Estado burgués ha hecho uso, sin necesidad de vestirse de fascista, de las más brutales armas para detener y masacrar a los revolucionarios o militantes de movimientos de liberación nacional. A la burguesía británica no le hizo falta tener su Estado fascista para expandir su poder omnímodo y cometer masacres contra la clase obrera inglesa, los independentistas irlandeses o las masas oprimidas de sus colonias.

    En definitiva, todos los elementos analizados me llevan a pensar que el Estado español es, a día de hoy, un Estado democrático-burgués cada vez más reaccionario y represivo. Obviamente, para un comunista hay enormes diferencias en función de si el Estado es fascista o democrático-burgués, pero en ambos casos la única tarea pendiente para cualquier Estado imperialista es la Revolución proletaria y no una fase intermedia, "progresista", "cívica" o de depuración de los elementos fascistas. Al Estado burgués no hay que depurarlo de elementos fascistas, sino destruirlo completamente y sustituirlo por la dictadura revolucionaria del proletariado.

    GhostRider
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 77
    Reputación : 117
    Fecha de inscripción : 04/12/2011
    Localización : S-Pain

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por GhostRider el Jue Ene 31, 2013 4:25 am

    Yo difiero un poco con todos, camaradas.

    Creo que obviamos la naturaleza de la democracia burguesa. Ésta se caracterizaba, precisamente, por el carácter democrático de la vida política, por la representación efectiva de cada facción de la burguesía (bancaria, industrial, comercial, pequeña, etc.) e incluso de la aristocracia obrera. Los parlamentos tenían sentido, la separación de poderes era concebible, etc (sin olvidar nunca el carácter de clase de las instituciones estatales -estado que, aun siendo democrático burgués, era tremendamente represivo y violento cuando lo necesitaba-). ¿Por qué era posible todo esto? Porque correspondía a la fase pre-monopolista del capitalismo, caracterizada por la libre concurrencia. Pero, como sabemos, la naturaleza de la competencia hace que ésta degenere en el monopolio. Cuando los monopolios se van fundiendo con el estado burgués nace el capitalismo monopolista de estado. Por tanto, en el transcurso dialéctico de estos acontecimientos, muere una fase del capitalismo para que nazca otra: el imperialismo. Pero la joven oligarquía financiera, por su naturaleza monopolista, tiene intereses diferentes a los de las demás facciones burguesas, ahora menos relevantes en el terreno económico y, por ende, absolutamente prescindibles en el político. Algunos estados se transforman paulatinamente (sin sufrir grandes conmociones), por la existencia de una aristocracia obrera y una burguesía (no-monopolista) desorganizada o conforme (y conformista). Pero otros, en los que la clase obrera (y, por qué no decirlo, también otras clases) poseían conciencia y una mejor organización, hizo falta una violencia mayor (en todos sus sentidos y ámbitos) para evolucionar hacia lo nuevo (aunque terriblemente reaccionario). Así nace el fascismo, como forma superestructural específica (aunque no única) del imperialismo.
    Pero ¿qué pasa con los estados, anteriormente democrático-burgueses, que ahora afrontan la fase imperialista? Conservan el contenido (contradicción principal capital/trabajo) pero no la forma. Mejor dicho, esconden su forma superestructural nueva en la pretérita. La forma es distinta, pues, aun preservando el carácter de clase del estado, se ha esfumado la democracia interburguesa. Aun con todo, la apariencia no es muy diferente, lo que parece confundirnos. Pero sabiendo esto, no podemos concluir que el estado español (y otros estados imperialistas) sean democracias burguesas, pues éstas son incompatibles por su naturaleza con la fase imperialista.

    Pero precisamente estas diferencias en la forma de la superestructura son objeto de debate (y me temo que este debate es más que nada nominal). Entonces nuestra disyuntiva parece ser otra: o renovamos la definición de fascismo observando con perspectiva el desarrollo de los estados monopolistas (y acepamos como fascista todo estado imperialista) o inventamos una denominación nueva para los estados monopolistas que, sin ser fascistas "a lo clásico", dejaron hace tiempo de ser democrático-burgueses.

    Además, todo esto ha de ser debidamente enmarcado en el contexto histórico concreto y su desarrollo (I GM, aparición del primer estado socialista, movimientro obrero en europa, II GM, bloque socialista, nacimiento de bloques imperialistas, etc).

    Por lo expuesto, insisto en que creo que a veces se hacen análisis sesgados en torno a esta cuestión y que, en otras ocasiones, las divergencias en las conclusiones son puramente nominales.



    Espero haber aportado algo al interesante debate.


    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Jue Ene 31, 2013 12:34 pm

    En cualquier caso, lo que está para mí claro es que, dentro de que no hay categorías completamente fijas y separadas por una especie de muralla, mientras en un Estado burgués exista reparto de cotas de poder entre los diversos sectores de la burguesía por medio de procesos electorales más o menos "universales" que decidan ese reparto y cámaras de representación de los grupos electos, así como ciertas libertades y derechos burgueses, hay base para considerarlo un Estado democrático burgués, independientemente del grado de violencia que use con el proletariado (violencia clasista que es la esencia misma de todo Estado).

    Creo que lo que diferencia de base al fascismo de la democracia burguesa es el modo de gestionar el poder por parte de la burguesía, el modo en que se reparte este entre las fuerzas sociales burguesas, que siempre están en pugna, en competencia a muerte entre ellas y por mantener al proletariado lo más explotado que les resulte posible sin reventar el modo de producción.

    Y, como dije en mi primer comentario (y como también ha señalado GhostRider) a medida que avanza el monopolismo, se reduce el número de fracciones de la burguesía que tienen acceso al poder, aún por medio de elecciones democráticas burguesas, ya que a medida que avanza el imperialismo la propia estructura clasista de la sociedad está cada vez más polarizada en dos clases sociales antagónicas: una ínfima y gigantescamente poderosa y rica burguesía financiera y un gigantesco en número proletariado cada vez más pobre, tanto en términos relativos como absolutos.

    Considero, en base a todo esto y lo que ya he mencionado anteriormente, que sigue habiendo diferencia de base entre fascismo y democracia burguesa, incluso dentro del imperialismo, si bien el monopolismo del poder político es en ambos casos muy alto, pero se articula de maneras diferentes, con diferentes superestructuras.

    Y basándome en todo ello es por lo que caracterizo al Estado español de democracia burguesa muy represiva en comparación con otras de su entorno y evolucionando en la lógica imperialista.

    el_republicano2
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2371
    Reputación : 2802
    Fecha de inscripción : 10/12/2009

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por el_republicano2 el Jue Ene 31, 2013 4:43 pm

    Este mensaje va para los camaradas Winstanley, Shenin y Bostezos, por este mismo orden.

    El camarada Winstanley se pregunta por qué entre el fascismo y la democracia burguesa, que son dos tipos distintos de dictadura de la burguesía, debería existir un salto cualitativo.

    En primer lugar, porque no son idénticos, sino contrarios, pese a ser ambas formas de dictadura de la burguesía. No son idénticos porque, mientras que en la democracia burguesa las diferentes facciones de la burguesía estaban representadas por partidos políticos que se iban turnando en el poder (la burguesía liberal, la pequeña burguesía, la burguesía progresista, la burguesía propietaria de tierras, la industrial, la bancaria, las diferentes burguesías de las nacionalidades oprimidas, etcétera), en el fascismo se da la dictadura de una sola burguesía: la oligarquía financiera; oligarquía que no solo oprime al proletariado y al campesinado, sino también a las otras burguesías (especialmente a la pequeña), a las naciones oprimidas y a las colonias; en definitiva, a todo lo que no sea la oligarquía financiera.

    Principalmente porque la oligarquía financiera nace con el imperialismo, que es la estructura económica necesaria para que la superestructura que es el fascismo pueda desarrollarse. En segundo lugar, porque la tendencia a la concentración de capitales implica precisamente eso: la tendencia a una mayor fusión de capitales, a una desaparición progresiva de diferentes burguesías, que van a parar todas, antes o después, al mismo paradero: al campo de la oligarquía financiera, a vivir, básicamente, de “recortar papeles”.

    También pregunta el camarada Winstanley: “¿La ampliación del bloque dominante con la reentrada de sectores de la burguesía, por ejemplo, las nacionales (vasca y catalana), y la aristocracia obrera, que estaban excluidos hasta el momento, no es suficiente?

    En primer lugar, la respuesta a esa pregunta es: no, no es suficiente. ¿Y por qué no es suficiente? En primer lugar porque la dictadura de clase que se da en el Estado español es, desde 1939, la de la oligarquía financiera, la del capitalismo monopolista de Estado. Desde 1939 ni las burguesías nacionales ni la aristocracia obrera se han incorporado al bloque dominante: ¿o es que acaso las riendas del Estado las llevan CiU, el P.N.V., I.U. y el tándem formado por CC.OO. y U.G.T.? Se les ha dado pequeñas concesiones, a cambio de que frenaran, respectivamente, tanto los movimientos a favor de la autodeterminación de las naciones oprimidas (principalmente en Euskal Herria y en Catalunya), como el movimiento obrero: son un instrumento de la oligarquía financiera, pero no la oligarquía financiera misma.

    En segundo lugar, eso de que la aristocracia obrera esté “excluida” del fascismo, es una completa mentira. Y ya no lo digo por lo que expusiera el camarada Dimitrov, que parece que a algunos eso de citar a otros marxistas-leninistas les da una especie de urticaria, sino por los casos de fascismos que se dieron: en Italia, por ejemplo, una facción del P.C.I., encabezada por Nicola Bombacci (quién aseguraba que el fascismo italiano era la realización del leninismo) decidió postrarse a los pies de la oligarquía, convirtiéndose en uno de los principales soportes del fascismo italiano.

    En el caso del Estado español, no fueron pocos los intentos del fascismo por integrar a la C.N.T. en su sindicato vertical, cuya oposición por parte de destacados dirigentes del anarcosindicalismo les costaría la vida.

    Vemos como no es que la aristocracia obrera esté “excluida” del fascismo, de la dictadura de la oligarquía financiera: es que su existencia es necesaria para que se pueda asentar dicha dictadura; y más si tenemos en cuenta que ésta surge, generalmente, en períodos de crisis capitalista en que a la burguesía le resulta imposible seguir dominando al proletariado y al pueblo trabajador en general bajo su bota democrática.
    Por último, del mensaje del camarada Winstanley se desprende que, sino varía la esencia de una cosa (dictadura de la burguesía), los cambios que se den en ella (de democracia burguesa a fascismo, por ejemplo), pueden ser solo cambios de carácter cuantitativo.

    No creo que el camarada en cuestión aplique esta concepción de la dialéctica únicamente al ámbito de la sociedad; ya sabemos que las leyes de la dialéctica rigen por doquier. Pues bien, partiendo de las premisas expuestas, ¿el cambio que se da del hielo al agua líquida y de esta al vapor es también un cambio meramente cuantitativo? Creo que la respuesta es por todos conocida.

    Por lo que respecta al camarada Shenin, parece que o se ha perdido de hilo o no se ha leído el título del mismo. De lo que se trata en este hilo, camarada, es de la caracterización del Estado español: sobre si es una democracia burguesa o sobre si es un Estado fascista. Evidentemente el cambio cualitativo que interesa a los comunistas, en este hilo y fuera de él, es el que se da entre la dictadura de la burguesía y la dictadura del proletariado, pero para eso mismo hay que hacer un análisis concreto de la situación concreta, y eso incumbe también a la superestructura del Estado, que es de lo que se trata en este hilo.

    Ya para ir acabando, el que se considere o no que el Estado español es fascista, no implica que la revolución pendiente pase a ser otra que no sea la socialista. De hecho, el único Partido Comunista del Estado español que caracteriza al Estado como fascista, el PCE(r), ya deja bien claro en su Programa que la revolución pendiente es socialista.

    Y, ¿quién ha dicho que de que el Estado sea fascista se desprende que lo que hay que hacer es depurarlo de fascistas para volver a la “democracia” de la burguesía? Creo que nadie, o como mínimo yo no, ha planteado algo así en este hilo, camarada.

    Para acabar mi mensaje me gustaría preguntar al camarada Bostezos si sería tan amable de indicar a los comunistas cómo se debe leer a Dimitrov, para ir corrigiendo lo de las lecturas rígidas y tal.

    Segundo Vilaboy
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 172
    Reputación : 187
    Fecha de inscripción : 20/05/2012

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Segundo Vilaboy el Vie Feb 01, 2013 9:34 pm

    el_republicano2 escribió: Y, ¿quién ha dicho que de que el Estado sea fascista se desprende que lo que hay que hacer es depurarlo de fascistas para volver a la “democracia” de la burguesía? Creo que nadie, o como mínimo yo no, ha planteado algo así en este hilo, camarada.

    ¿Podrías profundizar un poco en esta cuestión? Porque por lo que tengo entendido, numerosos comunistas, así como la propia Internacional, apostaba por esta vía, la de aliarse con los sectores burgueses excluidos de la dictadura de la oligarquía financiera para volver a una situación de democracia burguesa en la que poder tener mayor libertad de actuación. ¿O me estoy confundiendo?

    el_republicano2
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2371
    Reputación : 2802
    Fecha de inscripción : 10/12/2009

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por el_republicano2 el Vie Feb 01, 2013 10:36 pm

    Camarada Segundo Vilaboy, te agradecería que me pusieras una fuente sobre eso que mencionas. Dimitrov habla, en su discurso “El frente único de la clase obrera contra el fascismo”, de algo parecido a lo que comentas. Dice el búlgaro:

    Pero el odio creciente de la clase obrera contra el "gobierno nacional" congrega a masas cada vez más extensas bajo la consigna de un nuevo gobierno laborista en Inglaterra. ¿Pueden los comunistas pasar por alto este estado de ánimo de las amplias masas, que todavía conservan fe en un gobierno laborista? ¡No camaradas! Tenemos que encontrar el camino hacia estas masas. Les decimos francamente, como lo hizo el XIII Congreso del Partido Comunista de Gran Bretaña: los comunistas somos partidarios del poder soviético, único poder capaz de emancipar a los obreros del yugo del capital. Pero, ¿queréis un gobierno laborista? Perfectamente. Nosotros hemos luchado y luchamos mano a mano con vosotros por derrotar al "gobierno nacional". Estamos dispuestos a apoyar vuestra lucha por la formación de un nuevo gobierno laborista, a pesar de que los dos gobiernos laboristas anteriores no han cumplido las promesas hechas por el Partido Laborista a la clase obrera. No esperamos de este gobierno que se realicen medidas socialistas. Pero, en nombre de millones de obreros, le formulamos la exigencia de que defienda los intereses económicos y políticos más apremiantes de la clase obrera y de todos los trabajadores. Vamos a discutir un programa común de tales reivindicaciones y a poner en práctica la unidad de acción que necesita el proletariado para hacer frente a la ofensiva reaccionaria del "gobierno nacional", al a ofensiva del capital y del fascismo y a la preparación de la nueva guerra. Los camaradas ingleses están dispuestos a actuar sobre estas bases, conjuntamente con las organizaciones del Partido Laborista, en las próximas elecciones parlamentarias, contra el "gobierno nacional" y también contra Lloyd George que a su modo intenta arrastrar consigo a las masas contra la causa de la clase obrera en interés de la burguesía inglesa.

    Esta posición de los comunistas ingleses es justa. Ella les ayuda a establecer el frente único de lucha con las masas de millones de hombre de las tradeuniones inglesas y del Partido Laborista. Permaneciendo siempre en las primeras líneas del proletariado combatiente, señalando a las masas el único camino justo -el camino de la lucha por abatir revolucionariamente la dominación de la burguesía y por instaurar el Poder Soviético- los comunistas no deben, al fijar sus tareas políticas actuales, empeñarse en saltar las etapas necesarias del movimiento de masas, a lo largo del cual las masas obreras superan, a base de la propia experiencia, sus ilusiones y pasan al lado del comunismo.
    ”(1)

    Evidentemente, estas palabras hay que tenerlas en cuenta conociendo el contexto en el que fueron anunciadas: auge del fascismo en los países capitalistas, auspiciado por la facción más reaccionaria, imperialista y chovinista del capital financiero, así como un movimiento obrero sólido, que se oponía al fascismo, formado en torno a la Segunda Internacional y en torno a la Internacional Comunista. Ahora bien, también se daban, en esa época, unas contradicciones internas en el seno de las burguesías de los países capitalistas: estaba la facción que apostaba por el fascismo y la que aún defendía los métodos democráticos burgueses para dirimir las disputas entre las diversas facciones de la burguesía.

    Así pues, la táctica del Frente Único propuesto por Dimitrov era, ante todo, el de unir a todo el proletariado (perteneciese a Partidos Socialdemócratas o a Partidos Comunistas, o a ninguno) y al pueblo trabajador en torno al Frente Único, sobre la base del cual se levantaría el Frente Popular Antifascista, que sería una alianza también con los sectores más progresistas de la burguesía (que existían en aquél entonces) para derrotar la amenaza fascista: objetivo táctico en el que coincidían la burguesía progresista, el proletariado revolucionario, así como el conjunto del pueblo trabajador.

    ¡Pero cuidado! Apoyar puntualmente, de manera táctica, a un gobierno burgués no significa perder de vista la independencia política del proletariado ni de su vanguardia, del Partido Comunista. Es decir, la unidad de contrarios (que como bien dijo Mao es relativa), no implica que se deje de lado la lucha de contrarios (que es absoluta, universal).

    En palabras de Dimitrov:

    Además, hay que tener presente que, si las acciones conjuntas con los partidos y organizaciones socialdemócratas exigen de los comunistas, en general, una crítica seria, razonada, del socialdemocratismo como ideología y práctica de la colaboración de clases con la burguesía, así como esclarecer infatigablemente y con espíritu de camaradería a los obreros socialdemócratas el programa y las consignas del comunismo, esta tarea es de singular importancia para la lucha del frente único, precisamente en los países donde existen gobiernos socialdemócratas.”(2)

    Es decir, unidad con otras organizaciones, siempre que tengan influencia entre la clase obrera, las masas campesinas y el pueblo trabajador en general, sí; crítica hacia sus posiciones burguesas, independencia política del proletariado y organización comunista del proletariado, también: eso es lo que proponía Dimitrov y la Internacional Comunista en su contexto concreto.

    Ahora bien, a la hora de aplicar esta táctica, la del Frente Único, a nuestra realidad concreta, los comunistas debemos primero hacer un análisis concreto de dicha realidad: análisis que nos lleva a la conclusión que ya no hay burguesía progresista, ésta o bien fue aniquilada por el fascismo o se difuminó con la Transición, con lo cuál no cabe plantear una alianza con ella. Eso no implica que la táctica del Frente Único no sea igualmente aplicable hoy día: de lo que se trata es de unir al proletariado revolucionario, a la pequeña burguesía, al campesinado e incluso a los movimientos de liberación nacional contra el enemigo común, que es el Estado monopolista. Tal y como lo expuso el camarada Dimitrov:

    Los comunistas, que forman parte de una nación oprimida o dependiente, no podrán luchar con éxito contra el chovinismo, en el seno de su propia nación, si al mismo tiempo no ponen de manifiesto, en la práctica del movimiento de masas, que luchan realmente por redimir a su nación del yugo extranjero. Por otra parte, los comunistas de la nación opresora tampoco podrán hacer lo que es necesario para educar a las masas trabajadoras de su nación en el espíritu del internacionalismo, si no libran una lucha decidida contra la política de opresión de su "propia" burguesía, por el derecho a la completa autodeterminación de las naciones esclavizadas por ellas. Si no lo hacen, tampoco ayudarán a los trabajadores de las naciones oprimidas a sobreponerse a sus prejuicios nacionalistas.”(3)

    (1) El frente único de la clase obrera contra el fascismo, Jorge Dimitrov
    (2) Ídem.
    (3) Ídem.

    kARLnAVAS
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 547
    Reputación : 657
    Fecha de inscripción : 12/09/2011
    Localización : Valladolid

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por kARLnAVAS el Sáb Feb 02, 2013 12:42 pm

    Ленина escribió:Es frecuente que surja el debate entre los comunistas de si España es realmente un Estado fascista; una degeneración con rasgos fascistas al carecer de una transición que rompiera con las instituciones del viejo régimen, o una democracia burguesa completa.

    Bajo mi punto de vista, es evidente que en España no ha existido una transición, y que las mismas instituciones, tales como el Rey y la Audiencia Nacional, y la misma élite burguesa que controlaba la economía durante la etapa franquista, siguen ocupando hoy los mismos papeles dirigentes que ocuparon. Por otra parte, los textos de Dimitrov muestran cómo un Estado fascista puede camuflarse bajo un falso sistema multipardisita que legalice incluso la socialdemocracia. Así pues, aunque los rasgos característicos del fascismo lo definan como la dictadura terrorista abierta de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialistas del capital financiero; en condiciones especiales éste puede degenerar en otros sistemas de características, influencia y procedencia puramente fascistas. Citando textualmente a Dimitrov: "lo cual no excluye que el fascismo, en el momento en que se agudezca de un modo espacial su situación, intente extender su base para combinar -sin alterar su carácter de clase- la dictadura terrorista abierta con una burda falsificación del parlamentarismo".

    Pero, por otra parte, deberíamos observar qué diferencias notables hay entre España y otro país cualquiera de su entorno en el que exista, indudablemente, una democracia burguesa. Pues, si bien es cierto que en España el franquismo no ha experimentado una ruptura, la deriva que éste ha seguido ha llevado a este país a una forma muy similar a la democracia burguesa común en los países imperialistas de capitalismo monopolista de la actualidad.

    totalmente de acuerdo, la transición fue una farsa, de capitalismo a capitalismo y tiro por que me toca, ¿donde está la necesaria condena y criminalización del fascismo?, ¿donde la crítica al fascismo en la tv, radio o prensa?, ¿donde la ilegalización de partidos criminales fascistas? ¿porque no se han celebrado juicios contra crimenes de lesa humanidad realizados por la guardia civil? ¿y porque no han sido quemados y destruidos los símbolos fascistas?

    y junto con todo esto, porque siendo tantos los medios que tratan de lavar el régimen criminal fascista, que quieren pintarlo como un "mal necesario", canales públicos haciendo apología del fascismo como la 1 o la 2 entre otros, quienes no dudan en ofrecernos documentales de dudosa credibilidad condenando al socialismo una y otra vez, si, así es camaradas, del fascismo ni pio ni en escuelas ni en medios de comunicación, ni puedes tocarles porque entonces eres un terrorista y ellos mártires.

    Sin embargo contra el socialismo y el comunismo se vierten pestes, desde blasfemias hasta mentiras exageradas, desde la blasfema y falsa persecución de cristianos en el Este, los gulags, la "dictadura staliniana", la falta de libertad, la supuesta pobreza, la arquitectura austera y sin expresión, toda esta falsa mierda que muchos comunistas y socialistas tragan en España, si, muchos comunistas y socialistas.

    todos sabemos de series y películas que lavan la cara al fascismo, desde las numerosas películas de paco martinez soria hasta las series de televisión reaccionarias como la señora, amar en tiempos revueltos o cuentame.

    Yo pienso al contrario que Kautsky, el decía: anarquía social y dictadura económica, yo proclamo dictadura social y democracia económica, para toda esa escoria, que deberían ser encerrados como criminales que son y sin embargo debes vivir en silencio por miedo a que alguna de esas pandillas criminales te raje si te encuentra por la calle.

    Y luego se consideran patriotas los muy borregos, serán nacionalistas trasnochados pero no patriotas, patriota significa luchar por tu país, por un país de todos y para todos, para mi eso es patriotismo, luchar por un mañana mejor para la mayoría del pueblo obviamente obrero oprimido y manipulado por la oligarquía criminal española, europea y mundial

    la ideología burguesa impregna cada momento de nuestra vida, pienso que el error mas grande del socialismo fue el no impregnar la sociedad con ideología anticapitalista y prosocialista a través de sus medios de comunicación y la escuela, y la propaganda visual de los carteles.
    Frente al individualismo, socialismo, frente a la desigualdad promulgada por el capitalismo fascista, igualdad real, frente a la opresión de clase, liberación y emanciapación obrera, conquistemos los medios de comunicación, todo el poder para la clase obrera.

    el fascismo solo es la cara reaccionaria del capialismo, entre tanto "antipoliticismo actual" puede surgir el fascismo, estemos alerta

    Rousseau escribió:Con garantías constitucionales y pluralidad de partidos políticos creo que decir que España es un estado fascista es demasiado. Si bien es innegable que esta plagado de fascistas y que hay una clase dominante. Aun así pienso que hay herramientas y mecanismos para vencer sin tener que recurrir a la violencia.

    como bien te contestó "asterisco" la conquista del poder político-económico no se hace lanzando besitos sino con la cruda revolución, acaso no utilizan los capitalistas mecanismos de coerción como la policía antidisturbios o la censura de la alternativa comunista y socialista en los medios de comunicación, acaso los fascistas no son capitalistas que reaccionan ante un levantamiento popular, acaso no utilizaron ellos una revolución para tomar el poder.

    la revolución es necesaria para cualquier transformación social, ello está corroborado por la historia, no es necesario remitirme a ningun "argumento de autoridad" de ningún pensador para corroborarlo, la historia está llena de ejemplos de las consecuencias nefastas de tal afirmación, toda intención de tumbar un régimen por medios pacíficos está condenada al fracaso.

    el ejemplo de la caída del bloque socialista no sirve, el aparato político de esos países había claudicado ya al capital internacional, prueba de ello son las abundantes fotografías que muestran la alianza del capital internacional con el gobierno soviético


    la única forma de acabar con el fascismo es condenarlo en los medios de comunicación y en la escuela, hasta que la gente pida a gritos la ejecución de cada fascista, igual que han conseguido los capitalistas condenar al comunismo y al socialismo con falsedades, nosotros igual solo que no es necesario inventarse nada, las persecuciones, la violencia sin sentido, la horrible sociedad fascista donde todo individuo siempre es desigual a otro, mujer por debajo del hombre, ateo por debajo del cristiano, civil por debajo del militar, obrero por debajo del empresario, todas las razas por debajo de la raza aria, comunista asesinado por sus ideas, la violencia y la guerra vistas como algo natural en el fascismo frente a la armonía social del socialismo y el comunismo,

    el fascismo tiene motivos suficientes para su criminalización y ejecución sin piedad, pero antes necesitamos preparar el terreno, primero conquistar el poder político y económico, despues criminalizarlo en medios de comunicación y por último será la población quien pida a gritos su necesaria muerte.

    ferro0
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 11
    Reputación : 13
    Fecha de inscripción : 23/11/2012

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por ferro0 el Sáb Feb 02, 2013 12:59 pm

    1. España carece de Constitución, durante la transición no se abrió un periodo constituyente, jamás se convocaron elecciones para una asamblea constituyente, la Constitución es nula y según la doctrina jurídica del "fruto del árbol envenenado" todo lo que deriva de un acto nulo es igualmente nulo, la única legitimidad del Estado actual deriva de su victoria en la guerra civil

    2. La legislación fascista (represiva y no represiva) jamás fue derogada, el Estado actual nunca se ha desligado del anterior, la jurisprudencia que se sigue invocando hoy como argumento ante los tribunales es la que procede de los jueces franquistas, los cargos dirigentes del aparato judicial han sido copados por los sectores más reaccionarios del fascismo, como el Opus Dei

    3. La Constitución no reconoce e impide reconocer el derecho a la autodeterminación de las naciones, que es un derecho democrático y cuyo ejercicio en España se configuró en 2003 como delito

    4. La transición jamás exigió responsabilidades políticas por los crímenes fascistas, jamás se depuraron a los aparatos del Estado, los fascistas siguieron en sus cargos, e incluso ascendieron, fueron premidos y condecorados

    5. Los demócratas, las víctimas del fascismo y los represaliados por el terrorismo de Estado jamás han sido reconocidos y rehabilitados; siguen siendo considerados como bandidos y terroristas

    6. La transición fue un baño de sangre, el régimen asesinó a 600 antifascistas de diversas organizaciones y a otros que no pertenecían a ninguna organización

    7. Los detenidos políticos se contaron por decenas de miles, los periodos de detención eran de diez días y la mayoría de ellos fueron brutalmente torturados, detuvieron a los antifascistas, a sus familiares, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo, a sus vecinos y a los abogados que les defendían

    8. La transición se llevó a cabo en medio del pánico masivo a un golpe de Estado militar que volviera la situación de la posguerra si las masas seguían protestando: "o tragas o damos marcha atrás"; hay que recordar la Operación Galaxia, el golpe de Tejero y las múltiples declaraciones intimidantes de los jefes militares

    9. El Estado fascista creó, financió y protegió organizaciones parapoliciales como el Batallón Vasco Español, los Guerrilleros de Cristo Rey, la Triple A, los GAL que actuaron impunemente durante años, asesinando e intimidando a las masas

    10. En España la suspensión de garantías constitucionales es general y permanente según el artículo 55 de la Constitución, lo cual supone que no existe el derecho a la libertad, ni el derecho a la intimidad, ni a la presencia de un abogado durante el periodo de detención, la transición se llevó a cabo bajo un estado de excepción y el imperio de la legislación llamada antiterrorista

    11. Durante la transición los partidos políticos no se legalizaron sino que tuvieron que "pasar por la ventanilla" (pasar por el aro), incluso partidos hoy legales, como ERC y otros, como el PCE(m-l) o el carlista; ni siquiera legalizaron a las asociaciones de familiares de los presos políticos, hoy está vigente la Ley de Partidos, algunos partidos legales han sido ilegalizados y otros no se han legalizado jamás, como el PCE(r)

    10. Desde 1939 hasta hoy en España existen presos políticos, es el país de Europa con mayor número de presos políticos, no ha habido ni un dia sin presos políticos porque no ha habido ninguna clase de amnistía

    11. En 1977 se creó ilegalmente la Audiencia Nacional, un tribunal fascista que aún subsiste y que sigue encargado de perseguir a los antifascistas en delitos políticos típicos como las injurias a la monarquía, además de la resistencia de las organizaciones armadas

    12. España es el país del mundo con mayor número de personas desaparecidas; en la posguerra fueron censados más de 100.000 casos; los más recientes proceden de la transición: son los de Eduardo Moreno Bergaretxe, "Pertur", José Miguel Etxeberria "Naparra" y Jean Louis Larre, "Popo Larre", aunque hay otros pendientes, como el de Santiago Corella "El Nani" o Antonio Anglés

    13. La desaparición es un crimen de lesa humanidad que no prescribe nunca, pero en 76 años, aquí no se ha juzgado ni un solo caso de ellos; ante esa impunidad, son los jueces argentinos los que están investigando los delitos cometidos por el franquismo

    14. Niños recién nacidos de personas humildes han sido secuestrados desde el final de la guerra hasta hoy con intervención de la Iglesia católica para ser adoptados por los fascistas, militares y oligarcas, la impunidad es total: no se ha investigado, ni juzgado, ni condenado a nadie, las familias no saben donde están sus hijos, los hijos no saben quiénes son sus padres

    15. El derecho de huelga se convierte en un delito de sedición en la Ley fascista de Movilización Nacional de 1970, que sigue vigente y que por decreto del gobierno permite convertir a los obreros en soldados sometidos a la disciplina de los tribunales militares

    16. No hay libertad de expresión sino diversos delitos, como el de apología del terrorismo que conducen a una estricta censura de los artículos de prensa y radio, así como de las letras de las canciones

    17. Hay dos instituciones especialmente intocables, la monarquía y el ejército, que vienen a ser lo mismo, los jueces consideran como delito incluso la quema de las fotos del rey, las críticas al rey no son un derecho sino un delito de injuras por el que han sido condenados muchos periodistas y otras personas que no lo eran, en 2009 fue condenado José Antonio Barroso Toledo, alcalde de Puerto Real, en un acto conmemorativo del aniversario de la II República por unas declaraciones contra la monarquía, el año pasado la Audiencia Nacional condenó por delitos contra la Corona al grupo musical "Ardor de estómago" y abrió diligencias contra el coronel Martínez Inglés por lo mismo

    18. Durante la transición fueron sistemáticamente perseguidos, denunciados, juzgados y condenados todos los periódicos y periodistas progresistas que llevaron a cabo algún tipo de denuncia de la continuidad del fascismo y sus crímenes, el último de ellos es Alfredo Grimaldos condenado en 2009 por el Tribunal Supremo por su libro "La sombra de Franco en la transición"

    19. El cierre de determinados periódicos, como Egunkaria, fue un auténtico crimen de Estado porque era el único en el mundo en una lengua tan característica como la vasca, que hubiera debido ser objeto de especial reverencia en un país democrático

    20. En la década de los años ochenta fueron cerradas casi todas las radios libres

    21. Han incautado y cerrado periódicos y revistas como Hermano Lobo, Triunfo, Egin, El Jueves, Crash, Área Crítica, dirigida por Alfredo Grimaldos y muchas otras

    22. Han clausurado varios blogs y páginas web, la más conocida de las cuales es Antorcha, cerrada en 2008, el año anterior cerraron la de El Jueves, otras se cerraron ellas solas el años pasado tras la aprobación de la "Ley Sinde" por puro pánico en un ejercicio de autocensura que ha afectado a una de cada diez de las páginas de enlaces

    23. Han censurado y prohibido conciertos de música, discos y vetado a grupos musicales, como Sociedad Alcohólica; en 2007 fue condenado Rivas Leyva, cantante de hip hop del grupo canario "Poetas de la Calle" por una letra contra el rey y la guardia civil, el año pasado la Audiencia Nacional detuvo a los raperos Pablo Hasél y Marc Falcó

    24. Los delegados del gobierno prohiben casi 300 manifestaciones al año, que siempre versan sobre los mismos asuntos, es decir, que la censura se ceba siempre sistemáticamente sobre determinadas protestas, como las manifestaciones ateas en Semana Santa, las multas en las manifestaciones se han disparado en los últimos años como medio intimidante no sólo para convocar sino para acudir a ellas

    25. Ha desaparecido el derecho a la intimidad, el control policial de la correspondencia, del teléfono y de los correos electrónicos es total, absoluto y sin ninguna clase de control judicial

    26. Ya no hay procesos judiciales de extradición sino entregas automáticas de una policía a otra (órdenes europeas de detención), ha desaparecido el derecho de asilo político (salvo si eres un gusano cubano y similares)

    27. La Iglesia católica aún no ha sido separada del Estado, se ha convertido en un negocio espiritual libre de impuestos, el Estado la financia a través de la enseñanza concertada, los obispos disponen de facultades públicas, como las notariales, que utilizan para apoderarse de tierras y fincas que no son suyas

    (Los países democrático burgueses también pueden tener alguno de estos rasgos; pero sólo España los tiene todos al mismo tiempo)

    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Sáb Feb 02, 2013 3:36 pm

    Creo que hemos llegado (o estamos muy cerca de ello) a un punto muerto en esta cuestión y creo saber la causa de ello. Me explico:

    Mucho me temo que en este asunto, la mayor dificultad con que nos estamos encontrando es precisar bien qué entendemos como Democracia Burguesa para así poder diferenciarla bien del Fascismo, que todos tenemos claro, con algunas diferencias de énfasis en unos u tros aspectos del mismo, qué es.

    He estado buscando durante varios días, sin éxito, alguna definición más o menos clara de Democracia Burguesa, que pudiera servirnos como referencia, realizada por el MCI en alguna etapa de su historia como tal, y lo cierto es que no he encontrado ninguna, a diferencia de la de "fascismo", que se elaboró, al menos en sus lineamientos principales, en el VII Congreso de la Internacional Comunista.

    No sé si mi impresión está errada, pero percibo que la base misma de esta discusión y de las dicrepancias que en ella mostramos, es que no tenemos acuerdo sobre qué entender por "democracia burguesa" y cuáles serían sus límites más o menos objetivos.

    Quizás se deba a que en realidad los límites que separan ambas formas de dictadura burguesa sean mucho más difusos de lo que les atribuimos de una manera más o menos "intuitiva". O incluso, no existen de manera objetiva y todo responda a que adoptamos sin querer una conciencia burguesa o los planteamientos burgueses como base de la cuestión, poniéndonos así, sin querer y sin advertirlo, a rebufo de la burguesía en este asunto, en vez de adoptar una posición proletaria independiente en todo momento.

    Para algunos de nosotros, parece que los criterios básicos para diferenciar ambas formas de dictadura burguesa son, teniendo ambos la misma base clasista de burguesía financiera (en etapas anteriores a la hegemonía del capitalismo en fase imperialista, no existía el fascismo y eso eliminaba el problema que estamos abordando y tratando de clarificar colectivamente) las formas superestructurales que adoptan una y otra dictadura burguesa con el fin de ejercer su poder, que determinan el grado cuantitaivo y cualitativo de violencia estatal que ejercen uno y otro.

    Y para los otros, me da la impresión (no lo afirmo de manera categórica, ojo) de que las diferencias se centran más en la forma de ejercer la represión o violencia estatal sobre los sectores populares a oprimir (el proletariado y las demás fracciones de la burguesía no hegemónicas).

    Estamos todos plenamente de acuerdo en el carácter de clase del fascismo, que es de burguesía financiera, imperialista. También en que el fascimso supone una forma de represión, de ejercer la violencia estatal, especialmente cruel y despiadada, terrorista de manera abierta. Lo que deja entonces entendido que la democracia burguesa es terrorista de manera encubierta, no abierta, o que asumimos que no es terrorista en absoluto (lo que es claramente falso).

    Pero las diferencias entre nosotros se disparan a la hora de caracterizar qué podemos entender por "democracia burguesa". Por desgracia, no he visto nada en los materiales del Marxismo-leninismo que aclare esa cuestión, al menos de forma tan directa y clara como la IC lo hizo respecto al fascismo.

    Quizás esta cuestión de caracterizar al Estado español como democracia burguesa o como degeneración o continuidad fascista, apunte a una carencia histórica que arrastre el MC en clarificar bien la cuestión general de las diferencias entre democracia burguesa y fascismo, para lo que es necesario definir con cierta precisión ambas formas de dictadura burguesa.

    Es por este tipo de dificultades (y no porque me salga ninguna urticaria por citar a nuestros predecesores y fundadores del Socialismo Científico en nada que no sea resolver cuestiones puramente históricas o de fundamentos basicos), por lo que no me gusta analizar los problemas de la realidad actual a transformar revolucionariamente basándome en las citas históricas, sino en las leyes y categorías generales descubiertas por el Marxismo-leninismo aplicadas creativamente a la realidad concreta a analizar y transformar, por mucho que se corra el riesgo de errar, pero es que a caminar se aprende intentando caminar (lo que supone tropezones y caídas, a veces muy jodidas pero siempre temporales) y no consultando obras de referencia.

    Quizás nos corresponde a nosotros el clarificar de manera más exacta y precisa las diferencias de base entre democracia burguesa y fascismo, pues veo que no está debidamente desarrollada esta cuestión en el bagaje que tenemos en la actualidad.

    Por otro lado, personalmente no sé hasta qué punto es de importancia radical el definir ese asunto en el caso del Estado español, que todos sabemos que es imperialista, de cara a la elaboración de la estrategia revolucionaria en el mismo, que esa es otra duda que tengo. ¿Que fuera un Estado imperialista fascista marcaría una estrategia revolucionaria diferente de si fuera un Estado "democrático" imperialista?

    Es más, voy más lejos: ¿Existe algo que podamos definir como Estado imperialista democrático, o todo Estado imperialista es fascista (en cuyo caso el Estado español es tan solo el caso más claro de ello de que disponemos en el planeta Tierra)?

    Se plantean, como véis, varias cuestiones relacionadas. Y para clarificarlas y poder resolverlas se hace necesario definir y delimitar qué es Democracia Burguesa y qué es Fascismo con el máximo de precisión posible, cuando nos encontramos con lo que en realidad no son sino dos formas muy parecidas, sobre todo en el imperialismo o en los Estados imperialistas, de dictadura burguesa.

    Dejo planteado esto para su resolución colectiva, en la medida en que a nosotros nos sea posible abordarla desde este medio del foro, ya que mi principal interés siempre en el mismo es aprender a través del esfuerzo colectivo de la vanguardia m-l que nos reunimos en el foro de manera habitual. Y creo que hemos dado con un punto muy jugoso para ello.

    kARLnAVAS
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 547
    Reputación : 657
    Fecha de inscripción : 12/09/2011
    Localización : Valladolid

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por kARLnAVAS el Sáb Feb 02, 2013 4:54 pm

    ferro0 escribió:4. La transición jamás exigió responsabilidades políticas por los crímenes fascistas, jamás se depuraron a los aparatos del Estado, los fascistas siguieron en sus cargos, e incluso ascendieron, fueron premidos y condecorados

    5. Los demócratas, las víctimas del fascismo y los represaliados por el terrorismo de Estado jamás han sido reconocidos y rehabilitados; siguen siendo considerados como bandidos y terroristas

    estos dos puntos a mi parecer resumen las principales evidencias de la falsa transición, si alguien comenta que es rojo se le echan encima todos pero si un fascista habla, hay que respetarle con eso de la libertad de expresión, esta es la cruda realidad

    Winstanley
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 118
    Reputación : 130
    Fecha de inscripción : 10/03/2010

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Winstanley el Sáb Feb 02, 2013 5:21 pm

    Bueno, partimos de una premisa que supongo compartida por todos los que nos consideramos leninistas, que es la de que el imperialismo genera una tendencia natural a la reacción. De eso no cabe duda. Se puede dudar más de las conclusiones que algunos sacan de esto.

    A ver, camarada el_republicano2, empezaremos por el final.

    el_republicano2 escribió:No creo que el camarada en cuestión aplique esta concepción de la dialéctica únicamente al ámbito de la sociedad; ya sabemos que las leyes de la dialéctica rigen por doquier. Pues bien, partiendo de las premisas expuestas, ¿el cambio que se da del hielo al agua líquida y de esta al vapor es también un cambio meramente cuantitativo? Creo que la respuesta es por todos conocida.

    Very Happy

    OK, usaré el ejemplo de marras para explicarme. Efectivamente, el agua entra en ebullición a una temperatura de 100ºC (para entendernos, ya comentaré), y da un salto cualitativo cambiando la materia a otro estado, el gaseoso.

    Pero la cuestión es desde qué prisma aplicamos está ley a la política: para un materialista marxista la base del análisis es el régimen de producción, el capitalismo en su fase monopolista en este caso. Para un idealista demócrata radical la base es la superestructura política, el Estado y sus constituciones políticas.

    Un marxista te podría decir que al fin y al cabo entre 0ºC y 100ºC todo es agua (capitalismo), y que en ambas te puedes ahogar, pero en agua a 90ºC además de ahogarte te escaldas. Y, efectivamente, para llegar a este efecto novedoso sólo ha habido un cambio cuantitativo. Y en cambio, tras el salto cualitativo (el socialismo, cambio de régimen social), lo que anteriormente era agua y te ahogaba ahora, como vapor, puede servir para despejarte las vías respiratorias.

    Por cierto, decía que el agua entra en ebullición a 100ºC, pero no es completamente cierto, esto también depende de otros factores, como por ejemplo la presión a la que está sometida el agua, la cantidad de sales que contenga, etc. Decir que el agua se convierte en vapor a los 100ºC es útil desde un punto de vista pedagógico, pero un científico sabe que es un empobrecimiento de la física. Del mismo modo, hacer encajar mecánicamente la infraestructura y la superestructura (por ejemplo, monopolismo y dominio de la oligarquía financiera=fascismo) es útil a nivel educativo para dar unos rudimentos de materialismo en política, pero cualquier marxista debería saber que es un empobrecimiento del materialismo histórico y dialéctico, y que la fisonomía del Estado depende de más factores, como la correlación de fuerzas de clase y la lucha entre ellas en ese régimen de producción.

    Y digo esto porque, a pesar de que dices que bajo el imperialismo pueden caber otras superestructuras que no sean fascistas, la lógica de tu argumentación lleva inevitablemente a la conclusión contraria:

    el_republicano2 escribió:en el fascismo se da la dictadura de una sola burguesía: la oligarquía financiera; la oligarquía financiera; oligarquía que no solo oprime al proletariado y al campesinado, sino también a las otras burguesías (especialmente a la pequeña), a las naciones oprimidas y a las colonias; en definitiva, a todo lo que no sea la oligarquía financiera.

    Principalmente porque la oligarquía financiera nace con el imperialismo, que es la estructura económica necesaria para que la superestructura que es el fascismo pueda desarrollarse. En segundo lugar, porque la tendencia a la concentración de capitales implica precisamente eso: la tendencia a una mayor fusión de capitales, a una desaparición progresiva de diferentes burguesías, que van a parar todas, antes o después, al mismo paradero: al campo de la oligarquía financiera, a vivir, básicamente, de “recortar papeles”.

    Efectivamente, el imperialismo supone el dominio del capital financiero. Pero que la lógica de la competencia lleva a la concentración y ésta, entre otras cosas, a la opresión y el aplastamiento del pequeño capital por el grande es una característica general del capitalismo (precisamente, una de las cosas que lo llevaron al conformarse en capitalismo monopolista), y no una novedad del imperialismo, que sólo representa este proceso en un grado avanzado de desarrollo.

    Por ejemplo, medio siglo antes del advenimiento del imperialismo:

    Pequeños industriales, pequeños comerciantes y rentistas, artesanos y campesinos, toda la escala inferior de las clases medias de otro tiempo, caen en las filas del proletariado; unos, porque sus pequeños capitales no les alcanzan para acometer grandes empresas industriales y sucumben en la competencia con los capitalistas más fuertes; otros, porque su habilidad profesional se ve depreciada ante los nuevos métodos de producción. De tal suerte, el proletariado se recluta entre todas las clases de la población.

    Marx y Engels: “Manifiesto del Partido Comunista” (1848)

    Así que claro, el párrafo en el que dices:

    en la democracia burguesa las diferentes facciones de la burguesía estaban representadas por partidos políticos que se iban turnando en el poder (la burguesía liberal, la pequeña burguesía, la burguesía progresista, la burguesía propietaria de tierras, la industrial, la bancaria, las diferentes burguesías de las nacionalidades oprimidas, etcétera)

    Además de admitir implícitamente la idea correcta de que democracia burguesa significa simplemente una ampliación de la cantidad de fracciones de la burguesía que participan de la gestión del Estado, del ejercicio del poder...

    ...por otro lado, idealizas esa democracia imaginándote una en la que las “burguesías de las naciones oprimidas” o las “pequeñas burguesías” dirigen los Estados burgueses. Por supuesto, en la base de esta afirmación no hay análisis histórico alguno... la pequeña burguesía no dirige Estados capitalistas, por su propia y endeble naturaleza, a lo sumo algunos sectores participan del Estado subordinados a determinadas fracciones del gran capital, y eso, dependiendo de la correlación de fuerzas de clase sucede tanto en la época imperialista como, por ejemplo, en la Inglaterra victoriana (y recordemos como Engels aún hablaba de Inglaterra como uno de los países más libres del mundo capitalista, donde menos peso tenían la burocracia y el militarismo), ¿o me vas a decir que, por ejemplo, los whig/liberales o los tories/conservadores, los partidos, sólo dos, que dirigen durante todo este periodo el Estado británico eran partidos dirigidos por la pequeña burguesía o, pongamos, la burguesía irlandesa?

    Y ya ni hablamos claro de la opresión colonial en este periodo, no hará falta recordar la brutalidad con la que los británicos aplastaron a los rebeldes cipayos en la India en 1857.

    Por cierto, digo lo de dirigen, porque parece ser que es lo único que aceptas para admitir que una clase o fracción de clase participa (que es, en mi opinión la forma adecuada de entenderlo) de la gestión del poder:

    el_republicano2 escribió:Desde 1939 ni las burguesías nacionales ni la aristocracia obrera se han incorporado al bloque dominante: ¿o es que acaso las riendas del Estado las llevan CiU, el P.N.V., I.U. y el tándem formado por CC.OO. y U.G.T.?

    Claro, remitiéndome a lo anterior, según este criterio la reina Victoria era una fascista de cuidado. Pero, más allá de rígidos esquematismos, lo cierto es que el Estado español en Catalunya es dirigido y gestionado por CiU, la cual ha usado y usa esas posiciones para negociar e influir en las políticas generales del Estado. Exactamente lo mismo que sucede con el PNV en Euskadi. Vamos, que es evidente que participan del bloque de dominación y del Estado español... tienes incluso todos los patéticos gemidos de algunos voceros de la pequeña burguesía quejándose de lo “sobrerrepresentados” que están. Por cierto, incluso tienes al MLNV gestionando una parcelita del Estado “fascista” (Gipuzkoa).

    Respecto a la aristocracia obrera, la existencia de esta fracción de clase es una característica de todos los estados imperialistas, sean fascistas o no. La diferencia entre unos y otros es cómo se integra en la estructura del Estado. La burguesía, en su democracia, reconoce la división del cuerpo social y la existencia de intereses enfrentados, a los que atempera mediante su institucionalización formal del antagonismo (parlamentarismo), mientras que en un Estado fascista esto no se reconoce y tiende a articular el Estado como un solo órgano armónico (corporativismo). Una democracia burguesa reconoce a la aristocracia obrera, a través de los sindicatos, como sujeto con entidad jurídica propia, es decir como interlocutor y cogestor del Estado (entendido como cristalización del conjunto de relaciones entre clases) en un ámbito determinado. Esto sucede también en el ámbito laboral mediante elementos como el convenio colectivo, que otorga a los sindicatos capacidad de interlocución y gestión como sujeto formalmente independiente. Algo que no sucedía con el sindicato vertical.

    Obviamente, toda esta parlamentarización de las relaciones laborales (la otra forma, junto a la corporativa de articular el capitalismo monopolista de Estado) no es más que otra manera de aplastar y someter al proletariado, siendo los gestores sindicales que diseñan las estrategias sindicales, atendiendo a las necesidades de acumulación del capital (ahí tienes el papel clave que CC.OO. y UGT ha jugado en el desarrollo del Estado burgués español), auténticos cuadros del capital ¿pero alguien espera otra cosa de una democracia burguesa imperialista? Parece que extrañamente hay gente que sí.

    Y por cierto, yo insisto en las continuidades entre las diversas formas de régimen capitalista, debidas a la idéntica naturaleza clasista de esas formas (son otros los que buscan antagonismos entre esas formas). Insisto en lo que señalé en mi primer post, estas continuidades también se pueden encontrar, de forma muy significativa, en la transición previa entre la democracia burguesa y el fascismo en los años 20 y 30 en Europa, Estado español incluido. De hecho, el establecimiento del fascismo no supuso en ningún caso una ruptura del aparato burocrático-militar del Estado burgués que venía conformándose desde el siglo XIX y aún antes. No sé por qué se pretende que eso suceda cuando luego se pasa del fascismo a la democracia burguesa.

    Como digo, son otros los que entienden la democracia burguesa y el fascismo como contrarios:

    el:republicano2 escribió:El camarada Winstanley se pregunta por qué entre el fascismo y la democracia burguesa, que son dos tipos distintos de dictadura de la burguesía, debería existir un salto cualitativo.

    En primer lugar, porque no son idénticos, sino contrarios, pese a ser ambas formas de dictadura de la burguesía.


    Es un ejemplo de aplicación de esa ley dialéctica de la que hablábamos de forma idealista, obviando el idéntico régimen de producción sobre el que se sustentan y la idéntica esencia de clase de ambos regímenes. Yo, al igual que otros camaradas, propongo otra pareja de contrarios: dictadura de la burguesía/dictadura del proletariado. Entre éstos está el verdadero salto cualitativo. Los lectores pueden juzgar cuál de los dos esquemas (fascismo/democracia; capitalismo/socialismo) se ajusta más al marxismo, y cuál deja menos puertas abiertas al democratismo pequeñoburgués.

    Obviamente, achacar sólo al imperialismo y al fascismo las características generales del capitalismo (opresión colonial y nacional, aplastamiento del pequeño capital por el grande, preeminencia de éste en la dirección política del Estado, carácter dictatorial sobre el proletariado, etc), sólo es una manera de embellecerlo. Toda esta lógica “antifascista” conduce inevitablemente a la idealización de la democracia, “verdadero contrario” del fascismo...

    el_republicano2 escribió:De hecho, el único Partido Comunista del Estado español que caracteriza al Estado como fascista, el PCE(r), ya deja bien claro en su Programa que la revolución pendiente es socialista.

    Sí, está claro cuál es la “antorcha” que “ilumina” este tipo de análisis, pero efectivamente, eso dice, pero en la práctica establece programas mínimos y repúblicas populares previas a la dictadura del proletariado, además de que el contenido que se oculta tras la palabra “socialista” es realmente democrático-popular, como demuestra, en mi opinión, excelentemente el camarada RDC en este hilo:

    http://www.forocomunista.com/t21565p40-pcer-partido-comunista-de-espana-reconstituido

    Para acabar, si entendemos que la competencia es la base de la democracia burguesa (como parece sugerir el esquema capitalismo concurrencial=democracia; capitalismo monopolista=fascismo), ésta no queda erradicada con el imperialismo, del mismo modo que las estructuras monopólicas existían antes del siglo XX. A menos que no se quiera caer en las tesis kautskianas del ultraimperialismo, la competencia sigue existiendo en el imperialismo, sobre la base de la competencia entre grupos monopolistas y el resquicio que el imperialismo deja a la pequeña producción, que, a pesar de ser cuantitativamente cada vez más reducida, no acaba de ser eliminada de forma total (pues entre otras cosas, la existencia de la aristocracia obrera es una base material para la constante reproducción de pequeñas aventuras capitalistas).

    Pues, por desgracia, ha quedado todavía en el mundo mucha y mucha pequeña producción y ésta engendra al capitalismo y a la burguesía constantemente, cada día, cada hora, por un proceso espontáneo y en masa.

    Lenin: “La enfermedad infantil del 'izquierdismo' en el comunismo” (1920)


    Última edición por Winstanley el Sáb Feb 02, 2013 5:29 pm, editado 2 veces

    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Sáb Feb 02, 2013 5:25 pm

    Debe ser que en otros Estados burgueses "democráticos", si te declaras marxista-leninista (o incluso sólo algo tan reaccionario como anarquista) y demuestras que lo eres con tu praxis, te premian o te dejan hacer a tu gusto todo lo necesario para articular el Movimiento Revolucionario del Proletariado, y todo en nombre de la democracia, por supuesto.

    Lo mismo si luchas por la independencia de alguna nación oprimida por dicho Estado.

    Se ve que sólo en el Estado español se reprimen las luchas revolucionarias, de clase o simplemente de independecia nacional.

    De acuerdo en que en el Estado español se reprime además las luchas que demandan la condena del franquismo (para condenar los demás fascismos hsitóricos, hay más bien pocos problemas), cosa completamente lógica teniendo en cuenta la forma concreta en que se originó la reforma política de la dominación de la burguesía financiera; pero en cualquier democracia burguesa declararse rojo no sólo de palabra se paga muy caro.

    Cada vez tengo más claro que todos sabemos muy bien qué es fascismo (o creemos saberlo), pero no pasa lo mismo con lo que entendemos o debemos entender por democracia burguesa.

    Tengo la impresión de que abundan, al menos en el Estado español, quienes idealizan la democracia burguesa o la imaginan o pintan mucho más democrática para el pueblo y para los trabajadores de lo que es en la realidad, y más en la época del dominio ya casi absoluto del imperialismo. Las demás etapas capitalistas, con sus correspondientes sueprestructuras, ha sido superadas y no hay vuelta atrás, (afortunadamente, ya que el imperialismo es la antesala del socialismo, y cualquier otra forma de capitalismo es la antesala del imperialismo y no de ninguna otra cosa).

    Para los que gustan tanto de las citas:

    Democracia para una minoría insignificante, democracia para los ricos: ésa es la democracia de la sociedad capitalista. Si observamos más de cerca el mecanismo de la democracia capitalista, veremos siempre y en todas partes restricciones y restricciones de la democracia: en los detalles "pequeños", supuestamente peuqueños, del derecho de sufragio (censo de asentamiento, exclusión de la mujer etc.), en la técnica de las instituciones representativas , en los obstáculos efectivos que se oponen al derecho de reunión (¡los edificios públicos no son para los "miserables"!), en la organización puramente capitalista de la prensa diaria, etc.,etc.

    Estas restricciones, excepciones, exclusiones y trabas impuestas a los pobres parecen insignificantes,sobre todo a quienes jamás han sufrido la penuria ni han estado en contacto con la vida cotidiana de las clases oprimidas (que es lo que les ocurre a las nueve décimas partes, si no al noventa y nueve por ciento, de los publicistas y políticos burgueses); pero, en conjunto estas restricciones excluyen, eliminan a los pobres de la política, de la participación activa en la democracia.

    Marx percibió magníficamente esta esencia de la democracia capitalista al decir en su análisis de la experiencia de la Comuna; ¡a los oprimidos se les autoriza para decidir una vez cada varios años qué mandatarios de la clase obrera han de representarlos y aplastarlos en el Parlamento!

    Pero, partiendo de esta democracia capitalista -inevitablemente estrecha, que repudia por debajo de la cuerda a los pobres y que es, por tanto, una democracia profundamente hipócrita y falaz-, el desarrolo progresivo no discurre de modo sencillo, directo y tranquilo "hacia una democracia cada vez mayor", como quieren hacernos creer los profesores liberales y los oportunistas pequeños burgueses.

    No. El desarrollo progresivo, es decir, el desarrollo hacia el comunismo, pasa por la dictadura del proletariado, y sólo puede ser así, ya que no hay otra fuerza ni otro camino para romper la resistencia de los explotadores capitalistas.

    V.L. Lenin, El Estado y la Revolución.

    Winstanley
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 118
    Reputación : 130
    Fecha de inscripción : 10/03/2010

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Winstanley el Sáb Feb 02, 2013 6:32 pm

    En general, estoy de acuerdo con el espíritu de gran parte de lo que ha señalado el camarada JoseKRK, pero me gustaría hacer unos pequeños matices.

    Éste es un poco off-topic, así que no me extenderé:

    JoseKRK escribió:Cuando "acuso" a Dimitrov de limitado en su análisis, en realidad no es algo exclusivo de él, que fue un revolucionario irreprochable, a mi entender,

    Pues, sin pensar mucho, a mí se me ocurre un reproche que hacerle: firmar, como su secretario general, la autodisolución de la Internacional Comunista. Precisamente este año se cumple el 70 aniversario de ese hecho, y el proletariado internacional aún no se ha conseguido recuperar (es decir, no ha conseguido reconstituir ese organismo, y lo que te rondaré morena).

    Por no hablar de los resultados prácticos de la política de frente popular... habría que preguntarse, por ejemplo en el fragmento de Dimitrov que ha traido el_republicano2 sobre la táctica de los comunistas ingleses, cuáles fueron los resultados prácticos de esa política que Dimitrov considera justa, ¿aumentó la influencia de los comunistas británicos y acercó la revolución socialista? La respuesta parece clara.

    Por lo demás, en mi opinión, todo este debate, que es tan viejo como la propia transición, no es el resultado de un problema de tipo metodológico de definición, sino que representa el enfrentamiento entre mecanicismo y dialéctica, que en última instancia es una lucha ideológica de clases para definir el programa del futuro PC, si será la dictadura del proletariado o una forma idealizada de algún tipo de Estado "democrático" de "transición" (transiciones que siempre se declaran "breves" pero que la historia demuestra que tienden a eternizarse).

    JoseKRK escribió:Es más, voy más lejos: ¿Existe algo que podamos definir como Estado imperialista democrático, o todo Estado imperialista es fascista (en cuyo caso el Estado español es tan solo el caso más claro de ello de que disponemos en el planeta Tierra)?

    Esta tesis de que la superestructura del imperialismo es necesariamente el fascismo no es nueva y es una muestra de ese mecanicismo que señalo: la superestructura deriva mecánicamente del grado de desarrollo de las fuerzas productivas (en este caso del grado de concentración del capital), sin dejar espacio ni lugar a la lucha de clases a la hora de conformar esa superestructura, que es la verdadera posición dialéctica y marxista. La base económica determina el terreno de la lucha de clases pero no sus resultados, ni como cristalizan estos de forma estatal, que depende de la lucha y de la correlación de fuerzas entre clases (incluida la lucha entre facciones de la burguesía).

    JoseKRK
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2438
    Reputación : 2612
    Fecha de inscripción : 15/10/2011
    Edad : 55
    Localización : Celtiberialandia

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por JoseKRK el Sáb Feb 02, 2013 7:09 pm

    Con tu valoración de Dimitrov y de sus políticas que mencionas, camarada Winstanley, estoy por completo de acuerdo, pero me he centrado sólo en lo que atañe a este asunto de la definición de fascismo y a cómo lo planteó en un contexto muy limitado, aunque en general bien encuadrado, en mi opinión.

    Respecto a las preguntas que planteo, las hago para mover a reflexión y que cada uno clarifique mejor su posición a nivel "íntimo" o de manera abierta, como considere adecuado, pero no signfica que yo me las plantee como tesis que defienda, que son las que he declarado ya en este hilo en mis comentarios anteriores. A veces, el desarrollar una tesis que hemos asumido sin desarrollarla, nos puede revelar cosas que nos pasaron inadvertidas y llevarnos a cambiar nuestra postura ante ellas al ver a dónde conduce.

    Y respecto a clarificar el concepto de Democracia Burguesa, creo sinceramente que los marxistas deberíamos profundizar en ese tema si lo vemos determinante para elaborar la estrategia revolucionaria, pero no para fines de erudición, que es siempre ajena a la praxis revolucionaria.



    Última edición por JoseKRK el Sáb Feb 02, 2013 8:04 pm, editado 2 veces

    Contenido patrocinado

    Re: ¿Opináis que España se rige por un fascismo de Estado enmascarado por una "democracia"?

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:35 pm


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 9:35 pm